You are on page 1of 3

UN VIAJE INOLVIDABLE

Antes de terminar la secundaria tenía que hacer algo emocionante con mi


grupo de amigos, todos queríamos tener un buen recuerdo de nuestra
secundaria, pues claro quien no va a querer tener un hermoso recuerdo
con sus mejores amigos de esa edad, estuvimos planeando meses y meses
un gran viaje a la playa, habíamos decidido irnos a Miami, puesto que mi
amiga tenía familia allá y así evitaríamos gastar en el hospedaje.
Así fueron pasando los meses, hasta que llegó el gran día. Era momento
de irnos. Todos los padres estuvieron de acuerdo con que viajemos,
ninguno se opuso, y por el lado de los permisos no hubo problemas. Los
padres de cada uno fueron hasta el aeropuerto acompañando a sus hijos,
por mi lado fui sola mis padres no me acompañaron, ni el perro, ni el gato,
ni el alma. Siempre era así, tenían trabajo, reuniones, viajes pero algo
siempre les impedía estar conmigo en los momentos que yo consideraba
especiales.
Tomamos el vuelo a Miami, todos estábamos emocionados puesto que
nadie conocía el lugar, yo ya me lo imaginaba un lugar hermoso, con un
sol radiante, el mar precioso, con el agua tan clara y transparente como
los ojos de él, un cielo tan azul, quería llegar muy pronto.
Al fin llegamos después de 8 horas de viaje en avión, los tíos de mi amiga,
nos recibieron. Fueron muy amables con nosotros nos ayudaron con el
equipaje. Nos llevaron a casa, que por cierto era un lugar muy amplio,
lindo pero al mismo tiempo terrorífico, a mí me daban mucho miedo las
muñecas de porcelana, había escuchado muchas historias de ellas, la casa
estaba repleta de esas muñecas, sin embargo no le tome demasiada
importancia, trate de evitar ese detalle, había ido a divertirme no a
frustrarme con unas muñequitas.
El señor y la señora Zvicovitch nos invitaron un delicioso banquete, un
plato muy típico de Miami llamado FLORIBBEAN CUISINE.
Al terminar de comer, nos avisaron que ellos tenían que viajar fuera del
país y que probablemente iba a ser un viaje un poco largo, nos dieron
unas recomendaciones para el cuidado la casa. Ellos llegarían un día antes
que regresemos a casa, todos nos emocionamos porque sabíamos que sin
adultos iba a ver más diversión (o al menos eso creíamos)
Así pasamos la primera noche sin ellos. Toda la casa era nuestra, la
primera noche estuvo muy bien. Estaba demasiado cansada así que me
dormí de largo, no desperté ni para ir al baño. (me pareció muy raro)
Amaneció, nos fuimos a la playa, conocimos el lugar un poco, algo
relajado eran vacaciones teníamos que divertimos, después de cenar en la
calle, volvimos a casa, estuvimos un momento en la sala mirando una
película, y ahí fue donde todo comenzó.
Yo, como ya les dije temía de las muñecas de porcelana ya que se me
hacían tenebrosas y como muchos decían era diabólicas, estaba algo
asustada por que la señora Zvicovitch tenía esas muñecas por todo lado y
yo sentía que me observaban. Lamentablemente no mire la película nada
calmada, tampoco comente nada, ya que parecía que a nadie más le daba
miedo y no quería verme ridícula.
Fue en eso en que se escuchó un golpe muy fuerte en la cocina, pausamos
la película y todos nos paramos a ver qué había sucedido fuimos juntos
hasta la cocina, al inicio pensamos que se había caído algo por el viento,
entramos a la cocina y todo estaba en orden no había nada y fue en ese
momento en el que alguien empezó a reproducir la película, la cual
habíamos dejado pausada.
Regresamos a la sala rápidamente y sí, la película continuaba
reproduciéndose, nadie dijo nada, nos miramos unos a los otros y nos
hicimos de la vista ancha, continuamos viendo la película y volvió a
suceder pero ahora era alguien corriendo en el piso de arriba, nadie dijo
nada nos quedamos callados mucho tiempo, y en ese lapso sucedió lo
mismo tres veces, tres veces sentimos que alguien corría por la casa
mientras se reía.
Fueron así las cinco noches que estuve en aquella casa, todas empezaban
con el mismo suceso, la cocina, la sala, y luego el segundo piso, todos
estábamos aterrados, hacíamos de todo para no tener que ir a casa, hasta
que me harte, no pude más y la penúltima noche no dormí allí, así que me
fui con uno de mis uno de mis amigos a dormir a un hospedaje.
Prometimos volver a casa en la mañana para alistar las cosas e irnos. Eso
hicimos después de descansar.
Entramos y me pareció extraño que no estuvieran despiertos, puesto que
era muy tarde, conociéndolos ellos ya estarían despiertos.
Fue algo muy extraño que ese día sea la excepción. Subimos las gradas y
cuando llegamos al segundo piso nos extrañamos más ya que había ropa
por el callejón de los cuartos ropas de los que se habían quedado en la
casa, me asuste así que llame a la policía, mientras la policía llegaba yo
decidí entrar a revisar los cuartos con mi amigo, entramos al cuarto de la
sobrina de los dueños de la casa, y ella estaba tirada en el piso, apuñalada,
le habían cortado el cabello, tenía demasiadas cortaduras, y me percate
que no tenía un ojo, lo mismo con los otros dos que faltaban todos en la
misma posición con las mismas heridas, a todos les faltaba un ojo y justo
era el ojo derecho, yo sabía que era obra de las muñecas por ello me
asuste y jale a mi amigo insistí que saliéramos de la casa en ese preciso
momento pero él se opuso no pude evitarlo y me salí sola.
Llego la policía hizo las investigaciones correspondientes y encontraron
cuatro cadáveres a el también lo mataron si solo me hubiera hecho caso
de salir de aquella casa nada le hubiera pasado, pero no decidió quedarse,
a las horas me entere que los señores Zvicovitch murieron a casusa de un
asesinato.
Muchas personas me contaron que la señora Zvicovitch era bruja y que
ella había ordenado matar a mis amigos e incluso a su propia sobrina, a mi
pues a mi jaja me culparon de asesinato de mis cuatro amigos, quien iba
imaginar que una simple viaje terminaría así, ahora cumplo 12 años en
una prisión por algo que no hice, es injusto, yo no los mate, las muñecas lo
hicieron.

Related Interests