You are on page 1of 32

ESPIRITUALIDAD

MARIANA

D.P. ARMANDO R. LACOUTURE N.


ESPIRITUALIDAD
• Lo que no es espiritualidad
– Separación de la realidad
– Intelectualismo o racionalismo
– Separación del cuerpo
• Lo que si es espiritualidad
Es la participación de la respiración del amor
mutuo del Padre y del Hijo: la misma vida de las
personas divinas que nos da el Espíritu Santo
derramado en nuestros corazones (cf. Rm 5,5)
EVOLUCIÓN DE LA EXPRESIÓN
• Mística: misterioso, secreto, arcano.
• Ascética: esfuerzo metódico
• Teología ascético-mística
• Teología de la perfección cristiana
• Espiritualidad y Teología Espiritual
TEOLOGÍA ESPIRITUAL
Es una parte de la
teología, que estudia el
dinamismo de la vida
sobrenatural cristiana, con
especial atención a su
desarrollo perfectivo y a
sus connotaciones
psicológicas y
metodológicas
FUENTES DE LA T. ESPIRITUAL
• Principios doctrinales: Biblia, Magisterio,
Teología especulativa.
• Datos experimentales: Los santos (hagiografía)
y comunidades
ESPIRITUALIDADES EN LA
IGLESIA
• Una sola espiritualidad: cristiana
• Espiritualidad cristiana verdadera es aquella
que en la práctica hace santos a quienes la
siguen.
• Hay diversas modalidades de santidad (época,
estado, dedicación, escuela).
• Sola es universal la Espiritualidad de la Iglesia,
que tiene en la sagrada liturgia su principal
escuela, abierta a todos los cristianos.
MARÍA EN LA IGLESIA
• Jesús en la cruz «dijo a su madre: Mujer,
he ahí a tu hijo. Luego dijo al discípulo: He
ahí a tu madre» (Jn 19,26-27).
MARÍA EN LA IGLESIA
El concilio Vaticano
II define que María:
«es nuestra madre
en el orden de la
gracia» (LG 61).
MARÍA EN LA IGLESIA
«La Iglesia católica, basándose en su
experiencia secular, reconoce en la devoción a
la Virgen una poderosa ayuda para el hombre
hacia la conquista de su plenitud. Ella, la Mujer
nueva, está junto a Cristo, el Hombre nuevo,
en cuyo misterio solamente encuentra
verdadera luz el misterio del hombre, como
prenda y garantía de que en una simple
criatura —es decir, en Ella— se ha realizado ya
el proyecto de Dios en Cristo para la salvación
de todo hombre» (MC 57)
CENTRALIDAD DE CRISTO
Jesucristo es
• el único Maestro que debe enseñarnos,
• el único Señor de quien debemos depender,
• la única Cabeza a la que debemos estar unidos,
• el único Modelo a quien debemos conformarnos,
• el único Médico que debe curarnos,
• el único Pastor que debe apacentarnos,
• el único Camino que debe conducirnos,
• la única Verdad que debemos creer,
• la única Vida que debe vivificarnos y
• el único Todo que en todo debe bastarnos.
"No se ha dado a los hombres sobre la tierra otro Nombre
por el cual podamos ser salvados", sino el de Jesús.
DEVOCIÓN A MARÍA
La finalidad última del culto a la bienaventurada
Virgen María es glorificar a Dios y empeñar a los
cristianos en un vida absolutamente conforme a
su voluntad. (MC 39)
DEVOCIÓN A MARÍA
Es necesario además que
los ejercicios de piedad,
mediante los cuales los
fieles expresan su
veneración a la Madre del
Señor, pongan más
claramente de manifiesto el
puesto que ella ocupa en la
Iglesia: "el más alto y más
próximo a nosotros después
de Cristo" (MC 28)
DEVOCIÓN A MARÍA
La Iglesia no duda en
confesar esta función
subordinada de María, la
experimenta
continuamente y la
recomienda a la piedad de
los fieles, para que,
apoyados en esta
protección maternal, se
unan con mayor intimidad
al Mediador y Salvador
(LG 62)
FALSAS DEVOCIONES
1. Los devotos críticos;
2. Los devotos escrupulosos;
3. Los devotos exteriores;
4. Los devotos presuntuosos;
5. Los devotos inconstantes;
6. Los devotos hipócritas;
7. Los devotos interesados.
ESPIRITUALIDAD MARIANA
María no fue un
instrumento puramente
pasivo en las manos de
Dios, sino que cooperó
a la salvación de los
hombres con fe y
obediencia libres. (LG
56)
ESPIRITUALIDAD MARIANA
Lo atado por la virgen Eva con su
incredulidad, fue desatado por la virgen
María mediante su fe; y comparándola
con Eva, llaman a María «Madre de los
vivientes», afirmando aún con mayor
frecuencia que «la muerte vino por
Eva, la vida por María» (LG 56)
ESPIRITUALIDAD MARIANA
La unión de la madre con el Hijo en la
obra de la salvación:
• Concepción virginal
• Visita a Isabel
• El nacimiento de Jesús
• La presentación del niño en el templo
• La pérdida y hallazgo del niño
ESPIRITUALIDAD MARIANA
Es nuestra madre en el orden de la gracia (LG 61)
«Esta maternidad de María en la economía de gracia perdura
sin cesar desde el momento del asentimiento que prestó
fielmente en la Anunciación, y que mantuvo sin vacilar al pie de
la cruz hasta la consumación perpetua de todos los elegidos.
Pues, asunta a los cielos, no ha dejado esta misión salvadora,
sino que con su múltiple intercesión continúa obteniéndonos
los dones de la salvación eterna. Con su amor materno se
cuida de los hermanos de su Hijo, que todavía peregrinan y
hallan en peligros y ansiedad hasta que sean conducidos a la
patria bienaventurada. Por este motivo, la Santísima Virgen es
invocada en la Iglesia con los títulos de Abogada, Auxiliadora,
Socorro, Mediadora. Lo cual, sin embargo, ha de entenderse
de tal manera que no reste ni añada a la dignidad y eficacia de
Cristo, único Mediador»(LG 62)
ESPIRITUALIDAD MARIANA
«Recuerden, finalmente, los fieles que la
verdadera devoción no consiste ni en un
sentimentalismo estéril y transitorio ni en una
vana credulidad, sino que procede de la fe
auténtica, que nos induce a reconocer la
excelencia de la Madre de Dios, que nos impulsa
a un amor filial hacia nuestra Madre y a la
imitación de sus virtudes» (LG 67)
MANIFESTACIONES
Al paso de los siglos,
los cristianos
cumplimos la profecía
que María hizo sobre sí
misma: «Todas las
generaciones me
llamarán
bienaventurada» (Lc
1,48).
MANIFESTACIONES
La más antigua oración a la Virgen dice
así: «Bajo tu amparo nos acogemos,
santa Madre de Dios; no deseches las
súplicas que te dirigimos en nuestras
necesidades; antes bien, líbranos
siempre de todo peligro, oh Virgen
gloriosa y bendita»
MANIFESTACIONES
EL ANGELUS
«Nuestra palabra sobre
el "Angelus" quiere ser
solamente una simple
pero viva exhortación a
mantener su rezo
acostumbrado, donde y
cuando sea posible»
(MC 41)
MANIFESTACIONES
EL SANTO ROSARIO
• El Rosario, en efecto, aunque se
distingue por su carácter mariano, es
una oración centrada en la cristología
(RVM 1)
• Esta oración ha tenido un puesto
importante en mi vida espiritual desde
mis años jóvenes. (RVM 2)
VIDA MARIANA
1. Honrarla como a digna Madre de Dios, con un culto de
hiperdulía.
2. Meditar sus virtudes, privilegios y acciones;
3. Contemplar sus grandezas;
4. Ofrecerle actos de amor, alabanza y acción de gracias;
5. Invocarla de corazón;
6. Ofrecerse y unirse a Ella;
7. Realizar todas las acciones con intención de agradarla;
8. Comenzar, continuar y concluir todas las acciones por
Ella, en Ella, con Ella y para Ella a fin de hacerlas por
Jesucristo, en Jesucristo, con Jesucristo y para
Jesucristo, nuestra meta definitiva.
EL CULTO A MARÍA
Orientación:
• Bíblica
• Litúrgica
• Ecuménica
• Antropológica
EL CULTO A MARÍA
• La Iglesia la honra
como:
• Madre de Dios
• Madre de la Divina
Gracia
– Abogada, Auxiliadora,
Socorro, Mediadora
• Modelo de Iglesia
MODELO DE IGLESIA
• Virgen Oyente
• Virgen Orante
• Virgen Madre
• Virgen Oferente
• Maestra de vida
espiritual
DOGMAS MARIANOS
• Madre de Dios (Conc. Efeso, 431)
• Virgen perpetua (Conc. Letrán, 649)
• Inmaculada Concepción (Pio IX,
1854)
• Asunta al cielo (Pio XII, 1950)
EL DIÁCONO Y MARÍA
• Configurarse con Cristo Siervo, siguiendo
el modelo de María.
• Tener presente a María como modelo de
Iglesia.
• Profundizar en la espiritualidad mariana.
• Ser promotor de las prácticas piadosas
marianas.
LA DIACONÍA MARIANA
• Exaltar a María como Madre de la Divina
Gracia
• Promover las celebraciones litúrgicas
marianas.
• Practicar la humildad en el servicio.
• La disposición a la entrega.
MARÍA EN LA FAMILIA
• Promover el rezo del santo rosario como
momento de encuentro familiar y de
evangelización.
• Promover la consagración de los hogares
a María, para alcanzar la santidad.
FAMILIA DIACONAL MARIANA
• Adquirir el hábito del rezo en familia del
santo rosario y del Angelus.
• Prácticar con frecuencia el ejercicio de
peregrinar a santuarios marianos en
familia.
• Promover en el vecindario el rezo del
santo rosario y del angelus en comunidad.