You are on page 1of 13
we LA BELLEZA EN GENERO HUMAN O! ‘isto, wo los conocemos, y cop todo, para expresar B J, sumo de la belleza en un nif, una mujer, decimos: ello, bella como un angel. De hoy més, sepan euan: tos leyeren este libro, que cuando ocurra hablar de tna persona poseida de amor, amor inmenso, amor ato ¥ profundo, han de decie: “Inflamado de amor fomo un serafin”, supuesto que sea amor casto, pu fo, ese que arde sin volver escoria Ins entrafias, y le- junta al dichoso mortal que lo ebriga a las regiones jnfinitas de la gloria en Hamas que van haciendo viento saludable por el mundo. Fn tratindose del amor fverte, ese amor violento que chisporrotea en fa hoguera de la voluptuosidad, donde los pecados tin hirviendo en burbujas prefiadas de negra dicha, ya no podemos decir que ese triste mortal se halla Uebajo ‘del poder de Jos serafines. Las Mamas que alumbran las bodas de Pirithoo con Ipodimia son Vislumbees det infierno: embriaguez las exalta, con- eupiscencia las embrutcee, ira las destruye: Centau for y Lapitas, malos testigos son: et sosegado blan- an del himeneo da Ive gue ilumina et seno y ealies: {a el alma santamente: el amor de los serafines de- rama por Jos dmbitos del cielo ese calor que comu- fos entes divinos, Los gen anos, simbolizavon las eens Ht ta del Padre de la gloria. La felicidad de Serafines, seres predilecios del Al e luraleza es el amor violento. El eneai le e ae piritus inflamados es hacer pelea ican fon muy versos on Tos sont divinos,y inom a en ceo afecto de la justicia ("), | ra jerarquia, Las Domin reydseataas Las Dominacones, las Virtues, Jas Po deseubriéne la religion, La re: Querubines, 10s en los ewales habita al Todopoderose. Con nica bienestar indecible tiles, no menos aie Duenias pasiones, las prendas del las persenifiearon on sis dioses. Japiter, ambicion y poder: Marte, Palas y Belona, el furor guerrero: Apolo, Ta inepiracion poética: Cupido, cl amor. La helleza tivo en el rvundo antiguo sw represe el Olimpo, y fu Ja mas amable de las divinidades; To tiene en nuestro cielo, y ¢s el mis gtacioso y pur de los sores perfectos; es cl Angel que nos redea y ut encargo velar san mis los Setinas See se del Criador de ciclos y teary” Melento es digno weles, qui seles, quizi porque nuestra imaginacién finge e: : lo con nosotvos, son para el es Hirve de custadio, siendo como sobre mosotros. Un dechado de hermosura, que sea nifio, que sea mujer, es un dngel: es también mt angel ies bueno, si es buena eusauto cabe en humana eria 49 ero humane el tipo de Ia belleza: no los hemos (GY Doctrine teotépic, Dn 48 tura, El angel es familiar con nosotros; es nuestre anvigo, moet protector. Ser tan te oa one huatural que los filésofos.antiguos han poking + ssiguen cuando nos ponemos en camino; se detienen: ras pesaden que Hlamamos erties oy se Bs gde wines Shed emf ollader de Rae sel; y por lo tino, abandonados, trices Given a Puestos a las asechanzas del espiritu malo ye en sion. perjuri, caluimnia ans desley outa Hevandose consige a los que han slvgentade ee fnget'de ta quarda, Este no ex pajarile anton get senda que se enoja por quttame all ese poet ors safido: a toltanta apse Te Hate le nuestro merecimiento. Pere sit focwa oe dead nes le despedinos, cha sobre novation una niga de compasinfnfiitas Tevanta cl vaele yas aa pare cl inficma, ‘Micnd de sontenele a wees Jatle, colgaos de ss estos ya losanie t waclo & pear de tas ligriae tins poneos Hyer ids on cy wi st Sonate lato y hernoats os dos, dic de I sabidurin'y genera de Is ell, dejado deere da una acer en he asomindose al amor y | y 50 ja malicia, si malicia y amor culpable no fueran gaj@, muchas veces funestos, de la Gera. Mirad esa joven erguida con el donaire y clegancia que da su paso de princesa, alta la frente, ingenuia la mirada, como quien endereza su camino ;cia el trono que le han erigido las Gracias en la cumbre de la felicidad. Los eatorce afios, derra mndose en flores y rocio por toda ella, le conciian