You are on page 1of 2

Comparación entre Modelo de Proceso Traductor y la Teoría de la Relevancia (TR)

Intentaré dar un esbozo acerca de lo que ha sido la lectura comparativa (lectura con intención de
comparar), en lo que se refiere al Modelo ESIT; haciendo tal lectura desde la perspectiva de los
conocimientos previos sobre la Teoría de la Relevancia. Tal esbozo que propongo, lo hago de forma
prosaica, de manera que, pueda leerse como una comparación más reflexiva que técnica, aunque no
se olvida dicho aspecto técnico, solo intento decir que mis aportes tienden más a lo reflexivo que a
lo empíricamente estructurado

Primeramente, Bell dice que “La Traducción implica, básicamente, la transferencia de sentido de un
texto en una lengua a un texto en otra lengua”. De alguna forma, existe en esta definición un buen
grado de contraste con la Teoría de la Relevancia (TR). De manera similar al modelo de código, la
premisa citada, establece que los textos son portadores de significado. Si bien el Modelo de ESIT;
de ahora en más ESIT, incorpora elementos que pudieran asemejarse a los términos usados en la
TR.

Entre tales elementos del ESIT, se consideran los complementos cognitivos, el bagaje cognitivo, el
contexto cognitivo, el efecto del sinécdoque, el sentido, el querer decir, la desverbalización, la
transcodificación, así como la memoria inmediata (formal) y la memoria cognitiva.

Mientras que el ESIT da especial importancia al texto, la TR la da al contexto. En el contexto la


semejanza interpretativa intenta hacer accesible el significado al destinatario, de esta forma el
significado media en la interacción de los contextos de las partes en comunicación (Texto fuente y
audiencia receptora). Ahora bien, y según entiendo, el proceso de traducción-interpretación en el
marco de la ESIT, se nota o percibe como un desempaquetado del significado contenido en el texto,
pero al ver la siguiente cita de Hurtado Albir, resalta cierta vinculación con el concepto de
semejanza interpretativa.

“Los trabajos de Seleskovitch y Lederer recorren dos aspectos esenciales: el hecho de


que el intérprete reproduce el sentido transmitido por los textos y no la lengua, y que
toda captación de sentido (sea del traductor o intérprete o la de un receptor normal) es
una interpretación.”

De esta forma, aunque conserva la posición que el texto es contenedor del significado, concuerda
con la TR en que las palabras poseen sentido, el cual es cambiante de acuerdo al contexto. Ahora
bien, ¿cuál es el ambiente donde según la ESIT se da la Interpretación? Para Seleskovitch, “el
ámbito de la interpretación es la comunicación, el análisis del mensaje original y su transposición en
una forma accesible al destinatario”. Interpretar es pues, comprender y reexpresar (o recontar). Con
respecto a este proceso de interpretación, se señalan tres fases del proceso: comprender, re-expresar,
y una fase intermedia, de carácter no verbal, la fase de desverbalización. La Desverbalización es la
segunda fase del proceso traductor. Consiste en aislar en la mente los conceptos que expresa el
enunciado que el traductor está leyendo o escuchando. Y es que en el fondo albergan el temor de
que, si no desverbaliza las palabras del original, si no descodifica los signos, el traductor pueda caer
en la traducción literal (V. Moya, 2004, 78).1

Esta fase del proceso es fácil de detectar en la interpretación, ya sea simultánea o consecutiva, pero
en el caso de la traducción escrita resulta más complicado ya que el texto que se está traduciendo se
encuentra permanentemente al alcance del traductor, no como en la interpretación, donde los signos
desaparecen una vez se han pronunciado. Seleskovitch expone de forma clara, que el planteamiento
1MOYA, V., (2004): La selva de la traducción: teorías traductológicas contemporáneas, Cátedra, Madrid
de su modelo, se basa mayormente en su experiencia como intérprete traductora, y no busca por
ningún motivo, ligarse a una escuela o posición de la investigación lingüística, si bien establece que
participan elementos lingüísticos, declara que la comprensión de conceptos es más cognitivo, y en
dicha comprensión no hay nada de lingüístico.

Para que se produzca la comprensión es necesario que el receptor, en este caso, el intérprete tenga
conocimientos lingüísticos, pero también conocimientos temáticos, produciéndose una interacción
entre conocimiento del receptor y comprensión del mensaje. Memoria y comprensión son
indisociables.

Seleskovitch distingue claramente entre comprensión de la lengua y comprensión del sentido, e


incide en el dinamismo propio del sentido por su carácter contextual.

El efecto de sinécdoque propone que “todo enunciado por el implícito conceptual al que remite es
más amplio, que su formulación linguistica”. Yo le denominaría efecto elíptico, por considerarlo
más . A partir de esta constatación, interviene un elemento muy importante: el saber compartido
entre los interlocutores, semejante a lo que la TR llama Ambiente Cognitivo Mutuo. Los elementos
elididos por el “efecto Sinécdoque” es lo que la TR llama Implicatura.

Lederer dice: “Todo texto es un compromiso entre un explícito suficientemente corto para no cansar
al enunciar cosas ya sabidas y un implícito suficientemente evidente para que el lector no pueda
ignorar el sentido designado por lo explícito. Esta cita me ha llamado mucho la atención, pues
consolida la correspondencia con el concepto de relevancia óptima.

Semejanzas con la Teoría de la Relevancia

Su punto de partida es lo Cognitivo.


La Interpretación se define como un proceso de fases de comprensión y reexpresión (reconteo), con
la salvedad que el Modelo de ESIT incluye una fase intermedia entre las mencionadas, con
características no verbales: desverbalización.
Debe haber un saber compartido entre los interlocutores, es decir un ambiente cognitivo mutuo.

Diferencias

Mientras que Seleskovitch intenta desligar su modelo del ámbito lingüístico, la TR se basa en la
escuela funcionalista del Lenguaje, derivándose de la Pragmática.

El Sentido en la Teoria de la ESIT es definido como un recuerdo cognitivo de carácter no verbal.


Mientras que en la TR, el sentido es el significado propiamente dicho, de lo enunciado.

Para el Modelo de Proceso Traductor el concepto son captados por mecanismos cerebrales no
lingüísticos, mientras que para la TR esos conceptos pertenecen al nivel universal del discurso.