You are on page 1of 7

DESINTERMEDIACIÓN FINANCIERA

Proceso mediante el cual los agentes económicos dejan de utilizar los servicios de
intermediarios financieros para realizar los movimientos de sus cuentas financieras.
Las principales causas que están motivando este proceso de desintermediación
financiera a nivel global son las siguientes:
1. Innovación. Los sectores tradicionales del sistema financiero (banca, valores y
seguros) son muy maduros y apenas han invertido en innovación.
2. Comercio electrónico. El desarrollo del e-commerce y las elevadas comisiones
de los medios de pago tradicionales (Visa, American Express) han fomentado el
desarrollo de nuevos medios de pago digitales, como Paypal o Bitcoin.
3. Tiempo. El aumento de la competencia a nivel mundial ha convertido el tiempo
en una variable fundamental en nuestra vida diaria no pudiendo los usuarios
desplazarse a las oficinas tan habitualmente como hace 10-20 años. La oficina
bancaria ha perdido mucho protagonismo en el sistema financiero actual.
4. Restricciones crediticias. El largo periodo de tiempo de sequía crediticia en los
países desarrollados, principalmente en Europa, han obligado a las empresas a
buscar nuevas vías de financiación como el crowdfunding.
5. Confianza. La crisis financiera, los escándalos piramidales, los activos tóxicos y
la inestabilidad de la deuda soberana han dañado gravemente la confianza
sobre el sistema financiero tradicional. Los ahorradores buscan rentabilidad
invirtiendo en activos parabancarios, han aprendido las bondades de las nuevas
tecnologías y “perdido el miedo” al uso de internet para las operaciones
financieras.
6. Productividad. El desarrollo de internet y la generalización de su uso por los
agentes económicos han permitido reducir al máximo los costes de estructura
de los nuevos operadores.
7. Rentabilidad. El elevado coste actual de la financiación bancaria tradicional (vía
comisiones e intereses) ha aumentado el interés por las actividades financieras
de importantes empresas tecnológicas, como Apple, Google o Facebook.
DESINTERMEDIACIÓN
Proceso de exclusión de los intermediarios financieros de los canales de Distribución
del Ahorro. Los entes emisores de valores colocan directamente éstos entre el público
ahorrador sin tener que acudir a los instituciones financieras.
La idea consiste en que los ahorradores más dispuestos a asumir riesgos directamente
presten sus excedentes a quienes los soliciten para adquirir una vivienda, un automóvil
o invertir en un negocio. Los bancos y cajas se encargarían de buscar y encajar oferta y
demanda, realizar un prudente análisis de riesgos de la operación, gestionar los
procesos de pagos, cobro y recobro, formalización documental, asesoramiento y todo
ello como meros comisionistas.
Como podría operativamente desarrollarse el proceso:
a) Un solicitante de crédito plantea su petición ante su entidad de referencia.
b) La entidad bancaria analiza la propuesta, establece un scoring o puntuación y
determina que puede concederse de forma intermediada o desintermedida.

c) Si la entidad entiende que puede desintermediarla, la publicita en su red


comercial para que la oferten a los ahorradores, aconsejando un tipo de
referencia, un plazo, un perfil de cliente y condiciones de suscripción, que los
interesados podrán renegociar con el solicitante o aceptar directamente.
d) Aceptada la operación por ambas partes, el banco se encargaría de todos los
trámites operativos, de constitución, abono del crédito y sucesivos trámites de
cobro, todo ello por una comisión a deducir en cada recibo de intereses y
capital. En caso de impago las acciones de recobro podrán ser gestionadas
directamente por el acreedor o por la entidad según acuerden.
e) Se crearía un mercado secundario para que los acreedores trasmitiesen los
activos crediticios si precisaran de liquidez, donde incluso en un momento dado
podría participar la entidad bancaria transformando el activo en intermediado.
El proyecto en su desarrollo siempre sería conveniente compatibilizarlo con la banca
tradicional, intermediada, donde ésta última tenga un mayor peso (70-80%). Permitiría
responder a la exigencia de los ahorradores de obtener una mayor rentabilidad, a la de
la sociedad de limitar el apalancamiento financiero de la banca y desacreditaría a
quienes tachan de usureros a los agentes crediticios.
Ejemplo: morosidad bancaria se habla de ratios de mora contable y temprana, de reservas de
liquidez, de intermediación financiera e instituciones de inversión, de dotaciones específicas y
genéricas, de daciones en pago, de refinanciaciones, compensación convencional, etc. Entre la
mora en sentido genérico y la mora estrictamente bancaria hay muchos elementos en común,
pero muchos otros diferentes y específicos, que de algún modo también pueden servir de guía
a la primera. Morosidad bancaria se habla de ratios de mora contable y temprana, de reservas
de liquidez, de intermediación financiera e instituciones de inversión, de dotaciones
específicas y genéricas, de daciones en pago, de refinanciaciones, compensación convencional,
etc. Entre la mora en sentido genérico y la mora estrictamente bancaria hay muchos
elementos en común, pero muchos otros diferentes y específicos, que de algún modo también
pueden servir de guía a la primera.

http://www.economia48.com/spa/d/desintermediacion-
financiera/desintermediacion-financiera.htm
https://www.euroresidentes.com/empresa/inversion-finanzas/las-7-principales-
causas-de-la-desintermediacion-financiera
https://www.eco-finanzas.com/diccionario/D/DESINTERMEDIACION.htm
http://morosidadbancaria.blogspot.com/2011/07/desintermediacion-financiera-el-
sendero.html
http://studylib.es/doc/4525853/la-desintermediaci%C3%B3n-financiera.
1. Crédito productivo Financiar proyectos productivos que en, al menos, un 90% sea para
adquirir bienes de capital, terrenos, construcción de infraestructura y compra de
derechos de propiedad industrial. Se exceptúa la adquisición de franquicias, marcas,
pagos de regalías, licencias y la compra de vehículos de combustible fósil. Este tipo de
crédito podrá ser Productivo Corporativo (personas naturales obligadas a llevar
contabilidad o empresas con ventas anuales superiores a USD 5 millones), Productivo
Empresarial (con ventas de más de USD 1 millón y más de 5 millones) y Productivo
Pymes (con ventas de más de USD 100 000 y hasta 1 millón).
2. Crédito Comercial Ordinario Es el otorgado a personas naturales obligadas a llevar
contabilidad o a empresas con ventas superiores a USD 100 000 y para adquirir o
comercializar vehículos livianos, incluyendo los que son para fines productivos y
comerciales.
3. Crédito Comercial Prioritario Es el otorgado a personas naturales obligadas a llevar
contabilidad o a empresas con ventas anuales superiores a USD 100 000 para adquirir
de bienes y servicios para actividades productivas y comerciales, que no estén dentro
del crédito comercial ordinario. Se incluye créditos para vehículos pesados y entre
entidades financieras. Este tipo de crédito podrá ser de tres tipos: Comercial Prioritario
Corporativo (personas naturales obligadas a llevar contabilidad o a empresas con
ventas superiores a USD 5 millones), Comercial Prioritario Empresarial (ventas anuales
superiores a USD 1 millón y hasta 5 millones) y Comercial Prioritario PYMES (ventas
anuales de más de USD 100 000 y hasta USD 1 millón).
4. Crédito de Consumo Ordinario Es el otorgado a personas naturales, cuya garantía sea
de naturaleza prendaria o fiduciaria, con excepción de los créditos prendarios de joyas.
Incluye anticipos de efectivo o consumos con tarjetas de crédito corporativas y de
personas naturales, cuyo saldo adeudado sea superior a USD 5 000, excepto en
establecimientos médicos y educativos.
5. Crédito de Consumo Prioritario Es el otorgado a personas naturales para la compra de
bienes, servicios o gastos no relacionados con una actividad productiva, comercial y
otras compras y gastos no incluidos en el segmento de consumo ordinario, incluidos
los créditos prendarios de joyas. Incorpora los anticipos de efectivo o consumos con
tarjetas de crédito corporativas y de personas naturales, cuyo saldo adeudado sea
hasta USD 5 000; excepto en los establecimientos educativos. Comprende los
consumos efectuados en los establecimientos médicos cuyo saldo adeudado por este
concepto sea superior a USD 5 000.
6. Crédito Educativo Comprende las operaciones de crédito otorgadas a personas
naturales para su formación y capacitación profesional o técnica y a personas jurídicas
para el financiamiento de formación y capacitación profesional o técnica de su talento
humano, en ambos casos la formación y capacitación deberá ser debidamente
acreditada por los órganos competentes. Se incluye todos los consumos y saldos con
tarjetas de crédito en los establecimientos educativos.
7. Crédito de Vivienda de Interés Público Es el otorgado con garantía hipotecaria a
personas naturales para la adquisición o construcción de vivienda única y de primer
uso, cuyo valor comercial sea menor o igual a USD 70 000 y cuyo valor por metro
cuadrado sea menor o igual a USD 890.
8. Crédito Inmobiliario Es el otorgado a personas naturales para adquirir bienes
inmuebles para la construcción de vivienda propia no categorizados en el segmento de
crédito Vivienda de Interés Público, o para la construcción, reparación, remodelación y
mejora de inmuebles propios.
9. Microcrédito Es el otorgado a una persona natural o jurídica con un nivel de ventas
anuales inferior o igual a USD 100 000, o a un grupo de prestatarios con garantía
solidaria, destinado a financiar actividades de producción y/o comercialización en
pequeña escala, cuya fuente principal de pago la constituye el producto de las ventas o
ingresos generados por dichas actividades, verificados adecuadamente por la entidad
del Sistema Financiero Nacional. Este segmento se divide en los siguientes
subsegmentos:
a. Microcrédito Minorista (solicitantes de crédito cuyo saldo adeudado en
microcréditos a las entidades del sistema financiero nacional sea menor o igual
a USD 1 000, incluyendo el monto de la operación solicitada),
b. Microcrédito de Acumulación Simple (más de USD 1 000 y hasta USD 10 000
incluyendo el monto de la operación solicitada.) y Microcrédito de
Acumulación Ampliada (superior a USD 10 000 incluyendo el monto de la
operación solicitada.)
10. Crédito de Inversión Pública Financia programas, proyectos, obras y servicios
encaminados a la provisión de servicios públicos, cuya prestación es responsabilidad
del Estado, sea directamente o a través de empresas; y, que se cancelan con cargo a
los recursos presupuestarios o rentas del deudor fideicomitidas a favor de la
institución financiera pública prestamista. Se incluyen en este segmento a las
operaciones otorgadas a los Gobiernos Autónomos Descentralizados y otras entidades
del sector público

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente


dirección: http://www.elcomercio.com/actualidad/nuevos-tipos-credito-vigentes-
ecuador.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un
enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

Un aval bancario es una operación de garantía por la que el avalista (banco) se


compromete a responder del cumplimiento de una obligación del avalado (normalmente
cliente) ante un tercero (beneficiario), en caso de que el avalado no lo haga. Con
frecuencia las obligaciones garantizadas consisten en el pago de una determinada
cantidad de dinero, si bien, pueden emitirse avales en garantía de otras obligaciones
(buen fin de una obra, suministro de un material, participación en concursos y
licitaciones).

Para el banco, un aval supone un riesgo, como un préstamo. La diferencia con éste está
en que el aval no supone un desembolso inmediato de dinero por parte del banco a favor
del beneficiario del aval, pero sí puede suponerlo en un futuro, si dicho beneficiario lo
ejecuta, es decir, reclama el cumplimiento. Llegado ese momento el banco, que ha
cumplido ante el beneficiario del aval, requerirá al cliente que le reintegre dicha
cantidad.

Por tanto, el banco en estas operaciones se compromete a cumplir, si el cliente


(avalado) no lo hace, la obligación que hubiera contraído frente al beneficiario. El pago
de la obligación que se garantiza puede ser o no de carácter financiero.
Para el cliente (avalado), disponer de un documento de aval le permite cumplir con las
exigencias del beneficiario, derivadas de una relación comercial (contrato de
compraventa de bienes, ejecución o licitación de obras, etc.).

Para la entrega de un aval por parte del banco es necesario que el cliente (avalado)
formalice ante notario una Póliza de Cobertura de Garantía Bancaria, o bien una Póliza
de Cobertura para Límite de Garantías Bancarias si se van a formalizar varios avales, en
la que se regulan las relaciones entre el banco y el avalado derivadas de la garantía
bancaria prestada (pago de las comisiones, intereses y gastos estipulados, reembolso de
las cantidades que el Banco haya pagado como consecuencia de la garantía, etc.).

Los avales, en general, se manifiestan como una carta, como un documento que se
entrega a alguien garantizando el Banco el cumplimiento de una obligación de un
tercero. Esa obligación puede o no ser de contenido económico, pero necesariamente su
incumplimiento tiene una traducción en cifras. Esa es la cantidad que se avala, y sobre
la que el Banco cobrará sus comisiones de apertura y su comisión por riesgo
(generalmente trimestral).

En cuanto a las clases, en general las podemos resumir en:

 Avales técnicos: la entidad bancaria garantiza las obligaciones contraídas por su


cliente como consecuencia de la adjudicación de un concurso público, de un
contrato, etc. Suele ser ante la Administración, pero también se da ante empresas
privada o particulares (podría considerarse así los avales de los promotores ante
los compradores sobre plano). Se garantiza la entrega de la obra en un plazo y
condiciones dadas, por ejemplo.
 Avales económicos: se garantiza que se va a pagar una cantidad en un plazo
determinado. El aval comercial si se esta garantizando una transacción
mercantil (por ejemplo, el aval a un proveedor, muy habitual en el caso de bares
ante las empresas cervezeras), y es financiero si dicha garantía se plasma en un
documento financiero (un préstamo, una letra). Como vemos la frontera es
difusa, y puede ocurrir que simultanee ambas naturalezas, o no.
 Preavales: Pueden ser una mera carta de intenciones, o comffort letter, o bien
avales en toda regla. Digamos que se trata de un documento por el que la entidad
se compromete a avalar en firme en el futuro a una persona si se dan una serie de
circunstancias. Un caso claro es en los concursos públicos. Para participar en
muchos se pide un preaval, que garantice que si, finalmente es elegida, va a
disponer de un aval definitivo.
 Los créditos documentarios: A pesar de su nombre ya explicamos que,
realmente, son avales. Están muy ligados a las operaciones de comercio exterior,
pero también cabe que puedan ser usados en operaciones nacionales.

Los avales se pueden conceder aisladamente, uno a uno, o bien configurarlos dentro de
una linea de avales, en la que la entidad se obliga a emitirlos hasta un importe y
condiciones determinadas previamente. De este modo, la empresa esta segura que puede
disponer de los mismos y le resulta mucho más cómodo.

https://www.pymesyautonomos.com/administracion-finanzas/el-aval-bancario
https://www.bbva.es/general/finanzas-vistazo/prestamos/que-es-aval-
bancario/index.jsp
Los títulos de crédito son documentos que registran y acarrean el ejercicio de un
derecho privado. Solo quien dispone del documento, por lo tanto, puede ejercer el
derecho en cuestión.
Cada título de crédito está formado por un valor específico y por el soporte que lo
registra: ambos componentes son inseparables. Cuando se transmite el derecho, se
transmite el documento y viceversa. El alcance de los títulos de crédito, de todas
maneras, depende de la legislación de cada país.
Los pagarés y las letras de cambio son ejemplos de títulos de crédito calificados como
típicos, ya que su reglamentación está detallada en las leyes. Otros títulos de crédito,
en cambio, se denominan atípicos porque carecen de una reglamentación específica
en la legislación.
Otra calificación que se aplica a los pagarés y a las letras de cambio está vinculada a la
singularidad: se dice que son títulos de crédito singulares debido a que se crean de a
uno en cada acto. Las acciones de una empresa resultan el caso opuesto al ser títulos
de créditos seriales, debido a que su creación se produce en serie (es decir, se crean
muchas acciones a la vez).
Los cheques también son títulos de crédito. En este caso, de acuerdo a cómo se
transmiten, es posible distinguir entre los títulos al portador (carecen de los datos del
titular y su sola tenencia legitima su efecto), los títulos a la orden (se expiden a favor
de una persona en específico) y los títulos nominativos (directos y de transmisión
limitada).
Como es de esperarse, cada título de crédito ha aparecido en un momento diferente
de la historia, y por esta razón se deben estudiar atendiendo las singularidades de cada
período. Sin embargo, desde comienzos del 1900, los juristas llevan buscando unificar
la teoría, y es así que todos estos documentos han entrado en la misma categoría.
Veamos a continuación los elementos que la Doctrina advierte en los títulos de crédito,
aunque no todos sean reconocidos de manera unánime:
* incorporación: este tipo de documento incorpora un derecho, de manera que ambos están
ligados íntimamente y para ejercerlo es necesario que se exhiba el primero. En otras palabras,
si no se presenta el título de crédito ante una persona, tampoco es posible ejercer el derecho
que incorpora. Del mismo modo, el hecho de poseer uno nos da la posesión del otro;

* legitimación: se trata de una consecuencia del elemento anterior. Para el ejercicio del
derecho incorporado en el título de crédito, el titular debe legitimarlo tras su exhibición,
y esto puede ocurrir de forma activa (cuando exige la obligación del pago) o pasiva (el
deudor cumple con su parte cuando el primero procede a presentar el documento);

* literalidad: se refiere al hecho de que el derecho incorporado en el título de crédito se


mide por medio de la letra, por lo que el emisor haya escrito en él. Esto no significa que
no haya límites, ya que la ley puede anular ciertos documentos, así como también otros
documentos pueden contradecirlos;

* autonomía: cada titular del documento adquiere un derecho que se renueva, que no
deriva del que tuvo el anterior ni de sus restricciones o relaciones entre él y su emisor.
Cuando alguien recibe un título de crédito, se convierte automáticamente en el “primer”
dueño. Del mismo modo, cada signatario tiene una obligación “autónoma”,
independiente y diferente de la que haya tenido el suscriptor;

* circulación: muchos autores no reconocen este elemento, el cual hace alusión al


destino de todo título de crédito, que es circular, ser transmitido de una persona a
otra. Esto da lugar a una clasificación que reconoce los títulos nominativos y a la
orden, explicados en un párrafo anterior.

https://definicion.de/titulos-de-credito/
las cartas de crédito son: una promesa de un banco o instituto de crédito
de pagar una cierta suma de dinero; se paga contra la presentación de documentos que
certifican un hecho o acto jurídico; su plazo para hacer uso de la carta de crédito debe
estar pre-establecido. Vencido el plazo, el beneficiario de la carta de credito no puede
girar sobre esta; debe ser emitido por un banco comercial

Dentro de las cartas de crédito podemos encontrar numerosos tipos y entre los más
importantes están:
a) Carta de crédito revocable
b) Carta de crédito irrevocable
c) Carta de crédito transferible
d) Carta de crédito “Back to Back”
e) Carta de crédito único y rotativo
f) Carta de crédito Stand By
g) Carta de crédito condicional
h) Carta de crédito confirmado
i) Carta de crédito no confirmado
A continuación describimos algunos de los tipos de cartas de crédito más importantes:
1) Revocable: Una carta de crédito revocable permite reformas, modificaciones y
cancelaciones en cualquier momento y sin el consentimiento del exportador o
beneficiario de los términos explicados en la carta de crédito. Debido al riesgo
considerable para el exportador, no se aceptan normalmente.
https://www.gestiopolis.com/cartas-de-credito-definicion-clasificacion-y-
caracteristicas/