You are on page 1of 3

Universidad Veracruzana

Facultad de Psicología
E.E.: Dispositivos Grupales en la Intervención Clínica
Reporte de lectura: El quehacer de la psicología social: Intervención
en los efectos post-traumáticos ante la violencia
Autora: Baruch Martínez Treviño
Asunto o tema: La escucha en grupos
Resumen del contenido:
Idea principal

El texto busca presentar una mirada de la intervención psicológica social en un contexto de guerra
que ha generado estrés post-traumático, nos habla del origen de la psicología social y como puede
aportar una alternativa de apoyo ante la tragedia de la guerra.

Resumen

El documento pretender mostrar el trabajo de la psicología social en el contexto de la guerra, donde


surgen situaciones de estrés post-traumático y la psicología social surge para atender y acompañar
a las personas en casos donde lo fundamental se centra en la subjetividad, el vínculo y los grupos.

El autor del texto hace referencia a sus antecedentes personales que despertaron su interés en el
tema y en la investigación sobre los hechos violentos del 11 de septiembre de 2001 y las posteriores
consecuencias para el pueblo de Afganistán, cuando el presidentes de EEUU decide bombardear ese
país con el pretexto de estar en guerra contra los terroristas, sabiendo que su guerra traerá efectos
dañinos para los ciudadanos del país atrapados entre las balas, quienes sufrirán de estrés post-
traumático tras la muerte de seres queridos en bombardeos y otras acciones de guerra.

Baruch Martínez plantea para efectos de conceptualizar los antecedentes de la intervención desde
la psicología social identificar su historia, para ello se requiere conocer que es la sociología, la
psicología y la psicología social, así que el recurre a las palabras de Álvaro y Garrido (2003), quienes
dicen que la psicología social nace a partir de las 2 anteriores, y que en la actualidad ya cuenta con
un terreno propio donde su objeto de estudio se centra en los grupos, la subjetividad y el vínculo.

Con el propósito de hacer historia y encontrar la relación de estas tres disciplinas, nos remite a la
revolución industrial en 1850, cuando en Europa se sucedían cambios importantes en la vida
cotidiana, puesto que las personas comenzaron a mudarse a vivir cerca de las fabricas por
cuestiones de trabajo, creando así conglomerados poblacionales conceptualizados como masa, que
en palabras de Foucault (2014) se vuelven un recurso para la Nación siendo el resultado de un
trabajo para el Estado, es donde la sociología inspirada por Comte en su dicho: “saber para prever,
prever para proveer” aporta a las ciencias positivas como la Economía, Administración y las Ciencias
Políticas por citar algunas el marco de actuación.

El saber buscaba prevenir las causas de que generaban consecuencias indeseables, donde se centra
una de las principales críticas de la psicología social, por lo que respecta la prever era tratar de
adelantarse a las consecuencias de las causas de la naturaleza de la recién nacida sociedad, y
posteriormente corresponde a proveer los bienes, alimentos, salud, seguridad para satisfacer las
necesidades y dirigir las conductas de los demás a fines específicos.
Universidad Veracruzana
Facultad de Psicología
E.E.: Dispositivos Grupales en la Intervención Clínica
Reporte de lectura: El quehacer de la psicología social: Intervención
en los efectos post-traumáticos ante la violencia
Autora: Baruch Martínez Treviño
Asunto o tema: La escucha en grupos
Resumen del contenido:
La aportación de la psicología radica en intentar conocer la naturaleza del ser humano, cabe señalar
que en este camino se busca ir mas allá del conocimiento del cuerpo y el objeto de estudio es
comprender los procesos de la mente humana. La sociología centra su objeto de estudio en la
sociedad y sus interacciones, en este sentido podríamos pensar que la psicología social es una
aproximación entre estas 2 ciencias, y la respuesta sería Si y No.

Si porque comienza su recorrido en el sendero de las interacciones humanas, pero no porque como
disciplina forma su propio cuerpo teórico, sin olvidar a Weber, Marx, Le Bon y Freud, en el terreno
de la psicología social desde la sociología y la psicología el concepto de “hombre” fue visto como
un conjunto de individuos que debe ser administrados para los objetivos del Estado, pero en
palabras de Baruch Martínez la psicología social es más que ciencias, son saberes específicos que
abren nudos problemáticos sobre el ser sujeto.

Dentro de esos saberes encontramos al psicoanálisis y la filosofía, el primero nos habla de la


subjetividad donde existe algo que constantemente es irreconocible, que hace síntoma en nosotros,
nos anuda y nos lleva por caminos desconocidos lo que conocemos como el inconsciente, por lo que
respecta a la filosofía es el devenir del sujeto en la experiencia del hombre en el mundo.

Ser sujeto no es lo mismo que subjetividad, pero esta íntimamente relacionado, el ser sujeto
significa que a nosotros nos llenaron de deseos y esperanzas, algunos explícitos y otros implícitos,
así que estamos sujetos al deseo de los otros, principalmente nuestros padres, posteriormente
nuestros familiares, amigos y parejas, entonces estamos sujetos o amarrados a ellos, este fenómeno
se da por condiciones de grupalidad y la subjetividad esta dada en la forma en que respondemos a
este deseo.

El sentido es entendido como la esperanza que se lleva al acto de transitar entre ser sujeto y ser
subjetividad; en otras palabras, ser lo que los otros quieren que seamos y lo que nosotros queremos
ser, ósea el sentido de ser persona, cabe señalar que vivir en grupos nos brinda un sentido de
existencia o sentido de vida, que esta anudado a nuestra subjetividad

Por su parte el grupo es un conjunto de individuos que interactúan cara a cara en el cual existe una
una tarea y un propósito por cumplir como grupo, (Pichón-Riviere) lo que conforma al grupo es la
historia que nos une como sujetos y como subjetividad, esto nos sirve para comprender que la
subjetividad ni es una noción estática, en otras palabras la subjetividad es en palabras de Margarita
Baz la posibilidad de volver a cuestionarme lo que estoy siendo para ser otra cosa más de lo que he
sido. Es una formación que nunca termina porque seguimos deseando ser mejores.

Vinculo es la posibilidad de establecer una relación que es fuente de vida y apoyo entre las partes y
se vuelve una de las principales fuentes de subjetivación, porque te une o te separa del deseo, es lo
que permite ser sujetos y crear la subjetividad, el vínculo además ayuda a conformar el grupo.
Universidad Veracruzana
Facultad de Psicología
E.E.: Dispositivos Grupales en la Intervención Clínica
Reporte de lectura: El quehacer de la psicología social: Intervención
en los efectos post-traumáticos ante la violencia
Autora: Baruch Martínez Treviño
Asunto o tema: La escucha en grupos
Resumen del contenido:
En la intervención psicosocial en el ámbito de la violencia los factores como el ser sujeto, la
subjetividad y el vinculo se ven alterados por la violencia y deben trabajarse para reconstruir el
sentido de vida que se ha roto, en la intervención se busca rehacer que las agrupaciones que fueron
agraviadas por la violencia, conformando el vínculo que se ha roto con el mundo interior y exterior.

Opinión personal

No conocía esta forma de trabajar y aunque ya curse psicología social, me fue de mucha ayuda leer
este articulo para reforzar mis conocimientos y mejorar mi entendimiento de los conceptos de
sujeto, subjetividad, grupo y vínculo.

Conclusión

Es muy valioso el trabajo realizado para ayudar a las personas afectadas por la guerra en su salud
mental y reconstruir el sentido de vida de las personas, cuando un acontecimiento traumático ha
roto sus esperanzas y dañado su salud mental, esto se puede abordar desde los grupo creando redes
de apoyo y generando vínculos que los conformen como grupos que además dichos grupos tienden
a ser muy utilices como instrumentos de intervención.

Filemón Córdova Jiménez

Referencias
Martínez, B. (2017). El quehacer de la psicología social. Intervención en los efectos post-traumáticos ante la violencia.
Revista de Psicoanálisis. 9. Pp. 17-40