You are on page 1of 5

Astronautas mexicanos: orgullo nacional en órbita

Rodolfo Neri Vela

Rodolfo Neri Vela, primer mexicano en el espacio, vía Wikimedia Commons

El guerrerense Rodolfo Neri Vela fue el primer astronauta mexicano en participar


en una misión de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio
(NASA, por sus siglas en inglés). Su participación se dio gracias un programa de
colaboración entre esta organización y la Secretaría de Comunicaciones y
Transportes en México (SCT).

Neri Vela nació en Chilpancingo, Guerrero, el 19 de febrero de 1952. En 1975


recibió su título como Ingeniero Mecánico Electricista, con especialidad en
Comunicaciones por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Él
realizó una maestría y doctorado en el Reino Unido, en las Universidades de
Essex y Birmingham, especializándose en Telecomunicaciones y Radiación
Electromagnética. Su trayectoria profesional incluye tiempo en la SCT y 19 años
de docencia en la Facultad de Ingeniería de la UNAM.

No fue hasta el 26 de noviembre de 1985 que hizo historia: fue parte de la


tripulación de la Misión 61-B, en el Transbordador Espacial Atlantis. Su rol fue
el de especialista de carga en una misión de siete días, con el objetivo de poner
en órbita tres satélites: el Morelos II (México), AUSSAT-2 (Australia) y SATCOM
(Estados Unidos).
Despegue del Transbordador Espacial Atlantis en la Misión 61-B, vía Wikimedia Commons

Sus labores en este campo no acaban ahí. Cuatro años después colaboró en el
programa Columbus. Ayudó con el diseño de la estación espacial ALFA para la
Agencia Espacial Europea. En lo que respecta a México, en los años 2010 y 2011
participó en la creación de la Agencia Espacial Mexicana.

Actualmente es profesor de Telecomunicaciones en la Facultad de Ingeniería de la


UNAM. Además, cuenta con múltiples publicaciones, entre las que se
encuentran El planeta azul, El pequeño astronauta y Estaciones espaciales
habitadas. Sus labores inclusive han sido conmemoradas por nuestro Sistema de
Transporte Colectivo (STC) Metro. Por el aniversario de su viaje se tendrá un tiraje
de 10 millones de boletos conmemorativos a Neri Vela con su rostro y nombre.

Ellen Ochoa

Ellen Ochoa, primer mujer latinoamericana en el espacio, vía Wikimedia Commons

Ellen Ochoa también hizo historia al ser la primera mujer latinoamericana en viajar
al espacio en 1993. Fue seleccionada por la NASA como astronauta en 1990,
dando comienzo a una carrera que traería como fruto casi 1,000 horas en el
espacio y múltiples premios.

Nacida el 10 de mayo de 1958 en Los Ángeles, California, Ochoa cuenta con un


título en Física por la Universidad Estatal de San Diego. Ya en la Universidad de
Stanford, completó una maestría en ciencias y un doctorado en Ingeniería
Eléctrica.

El 8 de abril de 1993 formó parte de la tripulación del Transbordador Discovery


en la misión STS-56 de la NASA. Ésta fue la primera de cuatro misiones en su
trayectoria. Continuó en STS-66 en 1994, STS-96 en 1999, y STS-1 10 en el 2002.
Entre sus responsabilidades se encontraban controlar el software para vuelo,
desarrollo de hardware, desarrollo en robótica y entrenamiento.

Ellen Ochoa y Donald R. McMonagle en el Transbordador Atlantis, misión STS-66, vía Wikimedia
Commons

Actualmente es Directora del Johnson Space Center, la primer directora hispana y


la segunda mujer. Ahí mismo fungió en el 2002 como Subdirectora de
Operaciones de Tripulación. Ochoa ha recibido un gran número de galardones,
como el Premio de Ciencias de la Fundación Harvard, el Premio de Liderazgo de
la Herencia Hispana, el Premio a los Logros Excepcionales de las Mujeres en el
Espacio Aéreo y el Premio por Liderazgo Sobresaliente (NASA).

John D. Olivas
John D. Olivas, vía Wikimedia Commons

De origen californiano, John “Danny” Olivas tiene más de 330 horas en el espacio,
tiempo que incluye 14 horas y 13 minutos de caminatas espaciales. Con un título
de la Universidad de Texas-El Paso en Ingeniería Mecánica, una maestría en el
mismo campo de la Universidad de Houston y un doctorado en la Universidad de
Rice, fue elegido para el entrenamiento de astronauta en 1998 por la NASA.

Antes de su despegue, Olivas desempeñó tareas en la rama de robótica de la


NASA, investigación en el desarrollo de materiales y herramientas, al igual que en
técnicas de reparación de transbordadores.

El 8 de junio del 2007 dio inició la misión STS-117 en el Transbordador Atlantis,


donde Olivas fue especialista de misión. Ahí llevó a cabo la primer reparación de
un transbordador hecha en órbita. Además, repitió su cargo en la misión STS-
128, el 28 de agosto del 2009. Ahora en el Transbordador Discovery, se hizo
entrega e instalación de Leonardo, un Módulo Logístico Multipropósito.
John Olivas trabaja en el exterior de la nave, vía Wikimedia Commons

Por si fuera poco, Olivas también tiene cuatro premios de tecnología clase uno de
la NASA, cinco reconocimientos especiales del Instituto de Tecnología de
California, seis patentes de inventos, entre otros.

José Hernández Moreno

José Hernández Moreno, de campesino a astronauta, vía Wikimedia Commons

Muchos han descrito la historia de José Hernández Moreno como un perfecto


ejemplo del sueño americano. Nació en California el 7 de agosto de 1962, pero su
vida fue nomádica hasta sus 12 años. Sus padres, originarios de Michoacán,
viajaban a los Estados Unidos cada año para trabajar en las cosechas de fresas y
pepinos. Hernández, junto con sus tres hermanos, ayudaban a sus padres.

Fue hasta que una maestra aconsejó a la familia que establecerse en un lugar
sería más conveniente para la educación de los niños, por lo que decidieron
quedarse en California. Hasta esa edad, José no dominaba del todo el inglés,
obstáculo que superó rápidamente. Se tituló en Ingeniería Eléctrica en la
Universidad del Pacífico en 1984 y obtuvo una Maestría en el mismo campo y en
Informática por la Universidad de Santa Bárbara en 1986. NASA lo eligió como
astronauta en el 2014.

Tras 11 intentos fallidos, Hernández al fin cumplió su sueño el 28 de agosto del


2009, en la misión STS-128 (misma en la que formó parte John D. Olivas). Por
medio del Transbordador Discovery transportaron equipo, comida y agua a los
astronautas de la Estación Espacial Internacional. Su cargo fue de especialista de
misión.