You are on page 1of 13

CIENCIAS SOCIALES E HISTORIA

MÓDULO 3
Eje temático: La herencia clásica: Grecia y Roma, cunas de la
Civilización Occidental

Introducción

¿Alguna vez te has preguntado por qué razón un grupo musical como Los
Beatles es considerado un “clásico” dentro de la historia de la música popular,
o por qué, después de varias décadas, se siguen escuchando con pasión sus
canciones? La respuesta es que su importancia fue tal, que traspasó el tiempo
en que recorrían el mundo entero dando recitales y entregando su creación a
los que los escuchaban. Los Beatles, considerados a estas alturas como una
banda clásica, marcaron una época, y continúan emocionando a los hijos y
nietos de quienes los escucharon en vivo o en algún tocadiscos.

Con los mundos griego y romano pasa algo similar. Su influencia fue tan
fundamental que marcó el surgimiento de las nuevas sociedades que se
desarrollaron con posterioridad a ella.

En este eje temático estudiaremos los elementos que heredamos de esa


experiencia histórica inicial, considerada como el comienzo de la llamada
“cultura occidental”. O sea, aquellas experiencias culturales que dieron forma
inicial a Europa y, por expansión posterior, a los continentes que fueron
conquistados por los europeos a partir de los siglos XV y XVI.

En primer lugar, te sugerimos analizar las características del desarrollo


histórico de los griegos y los romanos en el mundo antiguo, entendiendo por
antiguo el período que se extiende desde el surgimiento de la cultura griega o
helénica, hasta la caída del gran Imperio Romano en el siglo V después de
Cristo.

Es importante que entiendas que el mundo antiguo o greco-romano no se


acabó totalmente con la desaparición del Imperio Romano, ya que sus
influencias se extienden hasta el día de hoy, siendo América, e incluso Chile,
extensiones culturales de esa rica y variada experiencia política y cultural. Por
ello, estas culturas han sido llamadas “culturas clásicas”: su herencia traspasa
el tiempo y se instalan en el mundo occidental hasta la actualidad.

En segundo lugar, se espera que conozcas la organización política básica de la


ciudad de Atenas, especialmente en la época de Pericles, observando las
características políticas del período clásico griego. Es importante que observes
cómo se han ido traspasando, de época en época, las diferentes instituciones y
elementos culturales que hemos heredado de dicho sistema de organización
social.

1
Por otra parte, te sugerimos aplicar el mismo criterio cuando estudies el
Imperio Romano: conocer su legado en el mundo occidental, especialmente en
lo referido al derecho romano, base de los sistemas jurídicos de este mundo.

Con respecto al Imperio Romano (uno de los más grandes de la historia de


Occidente), es recomendable que fijes tu mirada en las influencias culturales
que Roma tuvo en las zonas que conquistó. Concentra tu análisis en los
procesos de sincretismo y transculturación que se produjeron en las costas del
mar Mediterráneo en los tiempos de los griegos y los romanos. Este aspecto es
de vital importancia, ya que estas culturas condicionaron la posterior formación
de la Europa medieval y con ello los tiempos modernos y contemporáneos.

Es importante que puedas reflexionar acerca de las profundas influencias de


aquellas antiguas culturas y relacionarlas con las distintas formas de pensar y
de entender el mundo en que vivimos hoy en día.

Por otra parte, te sugerimos complementar tus estudios con la información y


conocimientos que los distintos profesores y profesoras de tu establecimiento
te puedan entregar. Sin duda alguna, ellos te podrán ayudar en la búsqueda de
respuestas a las preguntas que vayan surgiendo a medida que avances en tu
aprendizaje.

La herencia clásica

Grecia y Roma fueron dos importantes civilizaciones que se desarrollaron en la


cuenca del mar Mediterráneo durante el primer milenio a. de C.

Para ver un mapa del Mundo Griego y su expansión en los siglos VIII-VI a. de
C., haz clic aquí.

También te recomendamos estudiar del mapa que aparece en Duby, Georges,


Atlas Histórico Mundial. Barcelona, 1987, Editorial Debate, p.14.

La civilización griega

Los griegos constituyen uno de los fundamentos culturales de la civilización


occidental. Entre sus logros podemos señalar el desarrollo de la democracia
como sistema político, el aporte al pensamiento filosófico, científico, y sus
reflexiones y creaciones artísticas.

¿Quiénes fueron los griegos? Una interesante respuesta la entrega el


historiador M.I. Finley en su texto Los griegos de la antigüedad:

2
“El pueblo de habla griega, emigrando hacia el sur, allá por los albores del
segundo milenio antes de Cristo, casi seguramente con anterioridad al año
1900, entró en la península que andando el tiempo habría de llamarse Grecia.
Fuese cual fuere el nivel de su cultura cuando sus gentes realizaron esta
entrada, lo cierto es que, a partir de entonces, contribuyeron a configurar la
técnicamente avanzada civilización del período de la Edad del Bronce, que se
suele denominar Micénico (1400-1200) y que tuvo sus centros principales en el
Peloponeso -la parte sur de la Grecia continental- en sitios como Micenas,
Argos y Pilos. El reciente desciframiento de su escritura silábica -conocida por
el nombre de “Lineal B”- ha puesto en claro que, al menos en los palacios, su
lengua era una forma arcaica del griego.

Los griegos nunca se llamaron a sí mismos, en su propio idioma, «griegos»;


esta denominación proviene del término con que los romanos los designaron:
graeci. En la época micénica (a juzgar por los monumentos hititas
contemporáneos) parece que eran conocidos por el nombre de aqueos, uno de
los varios nombres que se les da aún en los poemas homéricos, la más antigua
literatura griega que se ha conservado.

Durante el transcurso de la llamada Edad Oscura, o quizás al acabar ella, el


término “helenos” reemplazó constantemente a todos los demás, y ‘Hélade’
pasó a ser el nombre colectivo que se aplicaba al conjunto de los griegos. Hoy
en día, Hélade es el nombre de un país, como Francia o Italia. En cambio, en la
antigüedad, no había nada parecido a esto, nada a lo cual los helenos pudiesen
referirse como a “nuestro país”. Para ellos, la Hélade era esencialmente una
abstracción, igual que en la Edad Media, la cristiandad, o “el mundo árabe” en
nuestros tiempos, pues los griegos antiguos nunca estuvieron todos unidos
política y territorialmente.

La Hélade se extendió por un área enorme, que abarcaba, hacia el este, el


litoral del mar Negro, las zonas costeras del Asia Menor y las islas del mar
Egeo, la Grecia continental en el centro, y, hacia el oeste, la Italia del Sur y la
mayor parte de Sicilia, continuándose luego por las dos riberas del
Mediterráneo hasta Cirene, en Libia, y hasta Marsella y algunas localidades
costeras de España. A grandes rasgos, esta área venía a formar como una
gran elipse, cuyo eje mayor era la longitud del Mediterráneo, con el mar Negro
como prolongación; una elipse muy aplastada, puesto que la civilización griega
se desarrolló y floreció al borde del mar y no tierra adentro.

Todos aquellos griegos tan diseminados por lejanos confines tenían conciencia
de pertenecer a una cultura común: ‘siendo nosotros de la misma raza y de
igual idioma, comunes los altares y los ritos de nuestros dioses, semejantes
nuestras costumbres’, decía Herodoto (VIII, 144).”

3
Esta civilización se desarrolló a lo largo de varios siglos y para conocer sus
distintos momentos se la ha dividido en períodos. Sus orígenes se remontan a
finales del tercer milenio a. de C., primer período que se denomina época
arcaica. El siglo V (conocido como el siglo de Pericles) y el IV a. de C., fueron
de máximo florecimiento y se conocen como las épocas clásica y helenística.

Desde el siglo VII a. de C., los griegos establecieron colonias a lo largo de una
extensa región del Mediterráneo, lo que les permitió entrar en contacto con
variadas culturas, hecho que enriqueció el helenismo como expresión cultural.
En este contexto de relaciones culturales, los griegos conquistaron Asia Menor,
donde entraron en contacto con los Persas, lo que les permitió establecer un
vínculo con el milenario Oriente, de donde extrajeron una serie de elementos
culturales importantes para su bagaje cultural. Hay que mencionar que todo
esto ocurrió gracias a las llamadas Guerras Médicas.

En el plano cultural, los griegos han hecho un gran aporte a la civilización


occidental. Para ellos, el hombre era “la medida de todas las cosas”, el centro
del Universo, y fue esta mirada antropocéntrica la que pasó a formar parte de
la cultura universal llamada “occidental”.

M.I. Finley, respecto de la filosofía griega escribe: “la religión griega tenía ya
una larga historia cuando se escribieron las obras en que hoy podemos leer las
primeras referencias a ella: la Ilíada, la Odisea y la Teogonía de Hesíodo. No
así la filosofía griega: la clase de indagaciones sobre la naturaleza del universo
iniciadas por los filósofos jonios de Mileto a comienzos del siglo VI fue algo
enteramente original. A partir de entonces, siguieron los griegos dedicándose
con ahínco a la filosofía hasta finales de la Antigüedad.

¿Qué es el mundo? ¿Qué es el hombre? Semejantes preguntas no eran nuevas,


pero antes las respuestas a ellas habían sido míticas. Leyendas que tenían a
menudo un carácter genealógico similar a éste.” (M.I. Finley. Los griegos de
la Antigüedad).

De esta manera, la filosofía griega, que buscó una explicación racional de las
cosas, reflexionó inicialmente acerca de las preguntas fundamentales del ser
humano, y sus respuestas complementaron las que se habían propuesto desde
las diversas explicaciones religiosas del mundo antiguo; sin duda alguna, esta
cultura significó un importante aporte al posterior desarrollo del pensamiento
occidental. Dentro de los filósofos griegos se destacan Heráclito y Parménides,
que estudiaron la naturaleza; Sócrates, que estudió al ser humano; y Platón y
Aristóteles, que estudiaron las formas del conocimiento, entre muchas otras
cosas.

Los griegos dejaron grandes nombres en todas las ramas del saber: Hipócrates
en la medicina; Heródoto, Tucídides y Jenofonte en la historia; Esquilo,
Sófocles y Eurípides en el teatro.

4
Pero uno de los más importantes aportes históricos del mundo griego fue, sin
duda, su experiencia política. Atenas, una de las ciudades más importantes de
la península helénica, implementó a lo largo de su historia una serie de
sistemas de gobierno que actuaron como antecedentes del sistema
democrático. Para ello, los griegos crearon en distintas épocas de su desarrollo
una serie de instituciones que se fueron perfeccionando a lo largo de su
historia.

La primera forma de gobierno fue la monarquía, que se estableció en las


antiguas civilizaciones minoica y micénica y en las primeras polis de la
península griega. Este tipo de gobierno fue sustituido por otras formas:
primero la aristocracia, después la tiranía y por último la democracia.

En la Atenas del siglo VII a. de C. se instaló un gobierno aristocrático, en el


que el Concejo Real fue substituido por el Areópago. Esta institución
correspondía al órgano supremo de gobierno, formado por todos los que eran y
habían sido arcontes, que eran personas encargadas de las distintas tareas del
gobierno, todas ellas, pertenecientes a la aristocracia ateniense.

Sin embargo, en el siglo VI predominó la tiranía como forma de gobierno. Esta


fue la expresión de los deseos populares de librarse del poder de las
oligarquías, que los habían dominado durante décadas. Así, a finales del siglo
VI a. de C. se logró implementar la democracia en Atenas, gracias a la obra de
legisladores como Solón y gobernantes famosos como Clístenes y Pericles.

Las principales instituciones del gobierno ateniense eran:

La Asamblea o Ekklesía, en la que participaban y podían ejercer el derecho a


voto los ciudadanos varones mayores de 18 años. Este órgano de poder fue
uno de los más importantes de la democracia ateniense, sin embargo, las mu-
jeres, los extranjeros y los esclavos no podían participar en ella. Este detalle
ha llevado a diversos autores a definir a este sistema democrático como
eminentemente aristocrático, donde solo una minoría podía participar.

El Consejo de los Quinientos o Boulé, que ejecutaba las decisiones que


adoptaba la Ekklesia.

El Arcontado, órgano colegiado de gobierno (de varios integrantes), formado


por nueve arcontes. Los tres primeros se repartían las funciones que antes
correspondían a los reyes y correspondían al arconte rey, encargado de los
asuntos religiosos; el arconte polemarco, que dirigía los ejércitos; y el arconte
epónimo, que velaba por los derechos de las familias, además de dar su
nombre al año (por este motivo se denominaron “anárquicos” o “anarquías” los
años que no tuvieron arcontes epónimos). A partir de las reformas de Solón,
los arcontes no tenían que pertenecer necesariamente a la clase de los
aristócratas, pero sí tenían que ser elegidos entre los ciudadanos ricos.

5
El Areópago, ejercía las funciones judiciales, resolviendo los casos de especial
gravedad, como los homicidios; además, controlaba a los magistrados.

A partir de estas instituciones, cada una con una función específica, se


comienza a desarrollar, de alguna u otra manera, la idea de la independencia
de los poderes del Estado.

Es importante resaltar el carácter limitado de esta democracia, si se piensa en


que solo podían participar los hombres mayores de 18 años. Sin embargo, y a
pesar de aquello, los atenienses inauguran este tipo de gobierno participativo
que consideraba la discusión y el intercambio de ideas como fundamento para
sus relaciones políticas y sociales.

Con respecto a la participación ciudadana, es importante destacar que la mujer


tuvo en Atenas un importante rol en el espacio privado, no así en el público,
que se caracterizó por ser un área eminentemente masculina. Los hombres
manejaban lo público, lo político y todo lo que se refería al poder de la ciudad y
a la discusión de asuntos de Estado.

A modo de síntesis sobre la organización social de Atenas se puede decir lo


siguiente:

En Atenas, y en la mayoría de las polis de la Hélade durante la época clásica,


los habitantes se dividían en Ciudadanos (los únicos que gozaban de todos los
derechos); Metecos o extranjeros, dedicados a actividades como la artesanía
y el comercio; y Esclavos, que eran quienes llevaban a cabo los trabajos más
pesados en la agricultura, la minería o en los hogares de los sectores más
pudientes de la ciudad.

Los niños y las mujeres se concentraron en los espacios privados y no


participaron de las decisiones de orden político.

Si quieres tener más información sobre la democracia, la tiranía y la política en


Grecia, puedes visitar las siguientes páginas:

http://www.artehistoria.com/frames.htm?http://www.artehistoria.com/historia
/contextos/452.htm

http://www.artehistoria.com/frames.htm?http://www.artehistoria.com/historia
/contextos/373.htm

http://www.turemanso.com.ar/Paseo1/u04/unidad4a.htm

http://icarito.latercera.cl/icarito/2003/894/pag2.htm

http://155.210.60.15/HAnt/index.html

6
La civilización romana

Roma es fundada en el año 753 a. de C. a orillas del río Tíber. Al momento de


hablar de su fundación se mezcla la historia y la leyenda, según la cual Roma
fue fundada por dos hermanos: Rómulo y Remo.

Roma representa otro importante pilar de la civilización occidental. De hecho,


de esta civilización nos llegó la lengua, el derecho y las obras públicas. Una
conquista fundamental de Roma fue la unificación de la cuenca del
Mediterráneo, tanto desde el punto de vista político (creación del Estado
Universal) como cultural (expansión de la romanización) (Valdeón Julio y otros,
Historia de las Civilizaciones y del Arte. Madrid, Ediciones Anaya S.A.,
1984, p.55).

Si quieres ver un mapa del Imperio Romano, haz clic aquí.

Para ver un mapa económico del Imperio Romano, haz clic aquí.

Además, te recomendamos revisar el Mapa económico del Imperio Romano


que aparece en la Guía Escolar Vox, Barcelona, 1990, Bibliograf, S.A., p.96.

7
CRONOLOGIA BASICA DE ROMA

La Monarquía
753 a. de C.
I. Fundación de Roma.
509 a. de C.
A. Expulsión del último rey etrusco.

La República
509 a. de C.
• Instauración de la República.
498 – 290 a. de C.
• Roma impone su dominio en la Península Itálica.
493 – 287 a. de C.
• Lucha de los plebeyos por conseguir la igualdad.
264 – 146 a. de C.
• Guerras Púnicas: destrucción de Cartago. Roma queda dueña del
Mediterráneo.
133 – 71 a. de C.
• Guerras civiles: movimiento reformador de los Graco: dictadura de Sila:
rebelión de los esclavos (Espartaco).
60 a. de C.
• Primer Triunvirato: César, Pompeyo y Craso.
44 a. de C.
• Asesinato de César: término de su dictadura.
43 a. de C.
• Segundo Triunvirato: Antonio, Lépido y Octavio.

Fuente: Jiménez Rodríguez, Patricia y otros, Historia Universal. Educación


Media.

El legado de Roma

La cultura de la civilización romana se nutrió de Grecia, Egipto y Mesopotamia.


Unos de los agentes más importantes de la universalización de su cultura fue el
latín, lengua que era usada en todos los pueblos que formaban parte del
Imperio Romano.

A su vez, el Derecho Romano ha sido uno de los aportes más significativos a


nuestra cultura, pues se sistematizó y enseñó como una disciplina, algo que no
habían hecho los griegos. Los jurisconsultos romanos distinguían entre derecho
público, derecho privado y derecho internacional.

Los jurisconsultos romanos, además, diferenciaban entre:

Ius publicum (derecho público), que regulaba las relaciones entre los
ciudadanos y el Estado.

8
Ius privatum (derecho privado), que regulaba las relaciones de los
ciudadanos entre sí.
Ius gentium (derecho internacional o de gentes), que regulaba las
relaciones entre los distintos pueblos (gens).

En los últimos tiempos del Imperio, en las principales ciudades romanas


(Roma, Atenas, Bizancio) existieron verdaderas universidades dedicadas a la
enseñanza del derecho.

Los romanos se destacaron también en la técnica aplicada a distintas áreas,


como la agricultura, las obras públicas y la tecnología militar.

9
Organización territorial del Imperio

Roma era el centro administrativo de todas las tierras que formaban parte del
Imperio, mientras el resto de las ciudades tenían diferentes categorías
dependiendo de cómo se hubiera llevado a cabo su anexión.

Las ciudades podían ser:

• Colonias romanas (latinas): fundadas y habitadas por ciudadanos


romanos y que tenían legislación propia.
• Municipios: con derecho al autogobierno, pero que no podían incidir en
la política exterior.
• Ciudades aliadas: ciudades libres, que habían firmado un tratado
comercial con Roma y debían proporcionarle soldados cuando esta lo
solicitara. Eran autónomas en su política interior, pero en relación a la
política exterior debían consultar a Roma.
• Provincias: eran los países conquistados por Roma, que repetían los
modelos administrativos y políticos de la metrópoli.

(Guía Escolar Vox, Barcelona, 1990, Bibliograf, S.A., p.92)

Las magistraturas romanas

Eran cargos honoríficos de carácter anual y electivo, ejercidos por


dos funcionarios con igualdad de poder.

Los cónsules: eran los encargados de aplicar las leyes y


mandar las tropas.
Los pretores: se encargaban de la administración de justicia.
Los censores: realizaban los censos de población y
determinaban las contribuciones. Durante el Imperio, se
ocuparon también de la vigilancia de las costumbres.
Los ediles curules: eran regidores municipales que
constituían la política de mercados y festejos.
Los cuestores: estaban encargados de la
administración de la hacienda pública.

Fuente: Jiménez Rodríguez, Patricia y otros, Historia Universal. Educación


Media.

10
CRONOLOGÍA DEL IMPERIO

El Imperio

27 a. de C. – 14 d. de C.
• Principado de Octavio. Inicio del Imperio. Siglo de Augusto.

14 d. de C.
• Tiberio asume como emperador.

64 d. de C.
• Incendio de Roma. Primera persecución de los cristianos.

79 d. de C.
• Erupción del Vesubio sepulta a Pompeya y a Herculano.

98 d. de C.
• Trajano asume como emperador. Máxima extensión del
Imperio.

212 d. de C.
• Caracalla extiende la ciudadanía a todos los habitantes del
Imperio.

235 – 285 d. de C.
• Anarquía militar. Sucesivo reemplazo de emperadores.

285 d. de C.
• El Dominado: instauración de la Tetrarquía.

313 d. de C.
• Edicto de Milán. Constantino proclama la tolerancia
religiosa.

330 d. de C.
• Traslado de la capital imperial a Oriente: fundación de
Constantinopla.

392. d. de C.
• Teodosio declara al cristianismo religión oficial.

395 d. de C.
• División del Imperio en Occidente y Oriente.

476 d. de C.
• Cae el Imperio Romano de Occidente frente a los hérulos.

Fuente: Jiménez Rodríguez, Patricia y otros, Historia Universal. Educación


Media.

11
Sitios sugeridos

Si quieres encontrar más información sobre los temas de este eje, puedes
visitar las siguientes páginas:

http://155.210.60.15/HAnt/index.html
Sitio de la Universidad de Zaragoza donde hay muchos mapas e información
sobre Historia Antigua.

www.hyperhistory.com. Sitio de Historia Universal en lengua inglesa, que


presenta información de todas las épocas, con registros visuales y cuadros
comparativos.

www.indexnet.santillana.es/. Sitio de la Editorial Santillana que presenta


mapas mudos de las distintas épocas que debes conocer en el Programa de
Estudio de Tercer Año Medio.

www.cyberfair.gsn.org/adelaar/index.htm. Sitio de arqueología.

http://www.artehistoria.com/frames.htm?http://www.artehistoria.com/historia
/contextos/452.htm

http://www.artehistoria.com/frames.htm?http://www.artehistoria.com/historia
/contextos/373.htm

http://www.turemanso.com.ar/Paseo1/u04/unidad4a.htm

http://icarito.latercera.cl/icarito/2003/894/pag2.htm

http://155.210.60.15/HAnt/index.html

Bibliografía

Si deseas ampliar y profundizar tus conocimientos te sugerimos revisar la


siguiente bibliografía:

Ariès, Phillipe y George Duby (1994). Historia de la vida privada. 10 tomos,


Taurus, Madrid.

Barrows, G. (1973). Los romanos. F.C.E.

Bowra, C.M. (1960). La aventura griega. Guadarrama/Labor.

Roig, Joan (1995). Atlas histórico. Ediciones Vicens Vives.

12
Varios Autores (1988). Historia de las civilizaciones. 12 volúmenes, Alianza
Editorial Labor (se recomiendan volúmenes 5, 6 y 7).

Varios autores (1992). Atlas de Arqueología. Plaza & Janés.

13