You are on page 1of 4

5/7/2018 La literatura del narcotráfico

Directora General: CARMEN LIRA SAADE
 
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
 
Domingo 26 de septiembre de 2010 Num: 812

 
La literatura del
Portada

Presentación

Bazar de asombros
narcotráfico
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

Orlando Ortiz
Pedro Infante y el
revolucionario romántico
MIRIAM JIMÉNEZ
La primera pregunta que me asalta a
Los dioses de Berlín propósito de la llamada “narcoliteratura” (el
Alexanderplatz entrecomillado obedece, como se verá, a
LOREL HERNÁNDEZ que cuestiono tal denominación) es si en
La visita cariñosa de la
verdad existe, o si es un prejuicio. Porque
Patria en la primera mitad del siglo pasado se
ALEJANDRO ARTEAGA escribieron muchas novelas cuyo eje eran
los caciques; sin embargo, nadie aventuró la idea de que hubiera una
La literatura del narcotráfico
ORLANDO ORTIZ caciqueliteratura. De igual manera, en la segunda mitad proliferaron los relatos
cuya acción se desarrollaba en el df y nunca oí que se hablara de
Los papeles del narco chilangoliteratura.
JORGE MOCH

El Museo del Gordo y el Posteriormente, en toda Latinoamérica se dieron novelas con el tema de los
Flaco dictadores y tampoco se habló de una dictadoliteratura o cosa por el estilo. El
RICARDO BADA nombre narcoliteratura tiene algo, o mucho, de retintín, de intención –consciente
o subconsciente– peyorativa. Y no es cuestión de semántica. En la expresión
Leer
narcoliteratura late, en el fondo, un silogismo del tipo: la droga es mala para la
Columnas: salud, luego la narcoliteratura es mala para la literatura. Por ello me inclino a que
Galería   se le denomine, en el peor de los casos, literatura del narcotráfico, para eliminar
 
ADRIANA DEL MORAL la calificación a priori.
Paso a Retirarme  
ANA GARCÍA BERGUA 
Bemol Sostenido  
En ese caso –al igual que en el de todas las otras novelas–, ya se podría señalar
ALONSO ARREOLA   si obras en particular son malas o buenas, no por abordar el tema del narco, sino
Cinexcusas   por ser novelas bien tramadas, con personajes convincentes, situaciones
LUIS TOVAR  
 
La Jornada Virtual verosímiles, excelente manejo de las voces narrativas, lenguaje eficaz (ojo, no
NAIEF YEHYA   dije “correcto”, sino, en última instancia, normal) y un manejo adecuado del punto
A Lápiz  
 
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR
de vista. Porque en este género, subgénero o como quiera llamársele, hay
Artes Visuales   buenas y malas novelas, independientemente del asunto que, curiosamente, en
 
GERMAINE GÓMEZ HARO muchas de ellas el tema central no es el narcotráfico y la delincuencia
Cabezalcubo  
JORGE MOCH   organizada, sino el amor, en una escenografía de narcotraficantes, y a veces lo
que está en primer término es la violencia, no el tráfico de estupefacientes,
tampoco las actividades de la delincuencia organizada con todas sus
Directorio implicaciones sociales, políticas y económicas.
 
Núm. anteriores
 
jsemanal@jornada.com.mx Adelantando vísperas: la narcoliteratura es un espejismo, y por lo mismo, algo
que no (o casi no) existe.

El primer libro de este tema que leí fue Diario de un narcotraficante, de a.
Nacaveva ( así, con a minúscula y punto), y sin ser un fan, he seguido el tema
desde entonces (1967) a la fecha, con Fiesta en la madriguera, de Juan Pablo
Villalobos, pasando por La Reina del sur, de Pérez Reverte, y San Isidro futbol,
de Pino Cacucci (estos últimos, por mencionar únicamente a los autores no
mexicanos); por eso creo estar más o menos enterado del desarrollo de la
narcoliteratura. Sin embargo, no soy ni panegirista ni detractor. Hay quienes la

http://www.jornada.com.mx/2010/09/26/sem-orlando.html 1/4
5/7/2018 La literatura del narcotráfico
cuestionan por su origen; no obstante, como el plebeyo, “su sangre, aunque
norteña, también tiñe de rojo el alma en que se anida su literario corazón”.

Estos “narcorrelatos” en su mayoría los
escriben autores del norte, pero ni todos los
escritores de allá escriben narcoliteratura ni
toda ella es escrita por autores de allá. Los
hay oriundos del Distrito Federal, de
Guanajuato, de Jalisco y de Hidalgo, y en
todos los casos no desmerecen frente a los
norteños en cuanto a manejo de ambientes,
vocabulario y personajes.

Hoy en día son numerosas las novelas y en
general los libros que abordan o giran
alrededor del narcotráfico. Unos se apuntan
como ficción del género negro o policíaco;
otros como crónicas o investigaciones
periodísticas o agudas tesis a propósito del
problema. No debe extrañar a los lectores esa abundancia de títulos, pues al
parecer todas las editoriales los están pidiendo con la idea de que se venderán
como pan caliente.

La producción de narconovelas es elevadísima, tal vez porque la demanda
editorial también es elevada –ignoro si el mercado también es muy amplio. Hay
tal saturación, que empalaga la abundancia de títulos y el primer impulso es
descalificar por completo todos los libros de este género, tanto los de ficción
como los de no­ficción. Sin embargo, no se puede hacer tabla rasa, aunque hasta
el momento no me he topado con “la novela” del fenómeno narco, es decir, no he
hallado un relato excelente o tan bueno que llegue a las alturas de lo
paradigmático. Algunas son muestra de un extraordinario oficio, pero adolecen de
pasajes facilistas o de tópicos tan gastados que caen en el lugar común, lo cual
incide en detrimento del texto. Otras no van más allá de la sencilla historia del
amor­pasión, o del amor­odio, o del amor­venganza, o del amor atormentado o
sádico, o masoquista o hasta ingenuo, pero inserto entre matones despiadados y
aparentes luchas por el poder (nunca se ve ni se dice de qué clase es).
LA REALIDAD CORRE MUCHO Y LA FICCIÓN SE QUEDARÁ...

Hasta el momento, me parece que los mejores libros sobre el tema son las
crónicas y los de carácter periodístico. Me refiero, por ejemplo, a El hombre sin
cabeza, de Sergio González Rodríguez; a Malayerba, de Javier Valdez Cárdenas;
a Herencia maldita, de Ricardo Ravelo; El otro poder, de Jorge Fernández
Menéndez; El narco: la guerra fallida, de Rubén Aguilar y Jorge Castañeda; El
cártel, del legendario Jesús Blancornelas, y hasta Me dicen la narcosatánica, de
Sara Aldrete, entre otros. Si a estas miradas sumamos los medios impresos y
electrónicos, la ficción sobre el tema se queda atrás; no puede competir en
cuanto a crueldad y excesos, por más imaginación que tenga el autor. Por poner
un ejemplo: ¿a algún autor serio se le habría ocurrido una puesta en escena
(este es el título, bastante afortunado, de una novela corta de Gabriel Trujillo)
como la que se hizo cuando mataron (¿ejecutaron?) a Héctor Beltrán Leyva,
cuyas imágenes aparecieron en numerosos medios? Y las mantas con mensajes
y las testas decapitadas dispuestas dramáticamente en diversos escenarios y...
en fin, los relatos literarios casi (o a veces sin el casi) nada tienen que hacer
frente a la realidad real y la mediática. (Cuando estaba redactando estas notas
salí a caminar un poco y a comprar el periódico. En el estanquillo me topé con la
primera plana de un periódico caracterizado por su amarillismo, pero, con todo,
nunca había llegado a tal extremo: la foto a color de dos cuerpos colgados de los
pies, decapitados y con los genitales cercenados; en una cabeza secundaria se
http://www.jornada.com.mx/2010/09/26/sem-orlando.html 2/4
5/7/2018 La literatura del narcotráfico
leía que sus partes las habían dejado sobre los carteles en los que se advertía
algo a alguien.) Si algún narrador quiere incursionar en el género, debe buscar
alguna vereda que no sea la de la violencia y el amarillismo, pero tampoco debe
caerse en el edulcoramiento o en la falsa idea de que la narrativa es escribir
bonito o poéticamente.

Además, los autores de ficción, más que abordar con acuidad el narcotráfico, se
quedan en el color, en los aspectos costumbristas (que no tienen por qué ser
malos en sí, sino más bien insuficientes). Corridos, botas picudas y de tacón a lo
Fox, fara fara, cintos piteados con hebillas costosas en las que lucen sendos
ak47 cruzados, o una rama de mariguana, sombrero texano, armas con chapa de
oro y con diamantes o esmeraldas en la cacha de marfil; lenguaje norteño
cargado de pistear, batos, morros, etcétera. A veces se menciona a la Santa
Muerte, a veces es Malverde el invocado. ¿Y luego? Los elementos mencionados
no serían nefastos si no se quedaran en eso: detalles de color que no van más
allá y, peor aún, que se presentan como si fuera lo esencial de los
narcotraficantes. ¡Ah! Olvidaba la violencia, a veces con fuertes matices de
gratuidad. Tampoco me parece mal la utilización del lenguaje norteño, es más, lo
considero indispensable, siempre y cuando se sepa utilizar con eficacia y no
como detalle de color o graciosa curiosidad lingüística.

Antes y después del movimiento revolucionario de 1910 menudearon los relatos
que recogían y plasmaban la visión que escritores de variopinta ideología tenían
sobre lo ocurrido –o lo que estaba ocurriendo. El espectro que ofrecen tales
obras es muy amplio y diverso; hay las que tienen como columna vertebral
batallas y caudillos, las que ubican la acción en las alturas políticas o les dan
como escenario el de los estratos sociales más bajos... incluso tenemos obras
construidas desde la perspectiva de simples testigos no involucrados en el
conflicto bélico o político, pero sí receptores de las consecuencias sociales,
bélicas o políticas.

Por lo tanto, en la actualidad podríamos elaborar un mural muy completo de esa
época, desde la perspectiva de los maderistas, villistas, zapatistas, carrancistas,
huertistas y hasta porfiristas, o incluso con la de todos ellos. De tal ensalada de
hechos y visiones quedaron grandes novelas: Campamento, Los de abajo, Se
llevaron el cañón para Bachimba, Tropa vieja, El águila y la serpiente, Cartucho,
El feroz cabecilla, El rey viejo, La sombra del caudillo, etcétera, y por otro lado
muchas más que no rebasan la mediocridad o son de plano pésimas. No se
deben ignorar las obras que abordan secuelas del movimiento revolucionario:
reforma agraria, expropiación petrolera, corporativización del movimiento obrero,
luchas contra fraudes electorales y temas por el estilo. Este manojo de obras,
¿son realistas, naturalistas, costumbristas? Las hay de todo e incluso algunas
han sido calificadas de novela histórica, por su temática y tratamiento.

La narcoliteratura es un espejismo, no existe. Hay relatos con violencia y
narcotraficantes –que luchan entre ellos o con otros, por “el poder”–, pero no hay
literatura del narcotráfico con todo lo que éste implica.

Después del movimiento estudiantil­
popular del ’68, y lo que implicó su
brutal represión –surgimiento de las
guerrillas rurales y urbanas, por un
lado y, por el otro, una presión social
que obligó al Estado a ampliar los
cauces de la democracia–, también
se escribieron innumerables páginas
a propósito. Igual que con la
narrativa de la Revolución, la calidad
literaria –incluso la histórica– fue de
http://www.jornada.com.mx/2010/09/26/sem-orlando.html 3/4
5/7/2018 La literatura del narcotráfico
un polo a otro polo, de lo bueno a lo
pésimo. Abreviando, podríamos
asegurar que los momentos
significativos de México han quedado
en su narrativa. Incluyendo los
hechos del siglo xix: consumación de
la Independencia –y en ella el
riquísimo período de Santa Anna–,
Reforma, Intervención estadunidense
e Intervención francesa, Segundo
Imperio y Porfiriato.

Hay buenas y malas novelas de
narcotraficantes –que no del narcotráfico y la delincuencia organizada. En
consecuencia, hay que evaluarlas como novelas a secas y no por el tema o el
lugar de origen de sus autores o la ubicación geográfica de las historias. No se
debe ignorar esa literatura, porque hacerlo equivaldría a no querer ver que el
problema del narco es ineludible y, en un futuro, los estudios –históricos,
sociológicos, antropológicos, jurídicos, etcétera– tendrán que abordarlo con casi
igual –o sin el casi– seriedad e importancia que el fenómeno de la rebelión
cristera o de las guerrillas posteriores al ’68. Mi afirmación es bastante temeraria,
pero no infundada. Porque hay quienes consideran que el tráfico de drogas es
solamente un delito contra la salud –esta posición lleva a cometer errores como
los que se han venido cometiendo en su combate–, pero habemos otros que
consideramos que va más allá de ser un delito contra la salud: el narcotráfico en
tanto delincuencia organizada, aquí y ahora, es un problema más complejo,
peliagudo, que colinda, en mucho, con los terrenos de la seguridad nacional. Si
no, piénsese que además del cultivo, “beneficio”, producción de estupefacientes,
tráfico interno y exportación, tenemos la penetración corruptora en los círculos de
la policía, en instancias gubernamentales de todos los niveles, en partidos
políticos; además están las repercusiones en la sociedad, pues cuentan con una
base social que los arropa y es sagazmente utilizada. Por otra parte, es
considerable su peso e importancia financiera por las fuertes cantidades de
dinero que manejan, lo cual se traduce en poder, o mejor dicho, en diversas
expresiones de poder, las cuales traspasan fronteras.

La narcoliteratura, en pocas palabras, debe ser mucho más de lo que se ha
pretendido que es. La literatura del narcotráfico y la delincuencia organizada está
esperando la pluma que, paradójicamente, “le haga justicia”.

La narcoliteratura es un espejismo que nada tiene del narcotráfico y a veces
tampoco nada –o muy poco– de literatura. Sin embargo, hay excepciones en
cuanto a lo literario.

Ir al inicio

http://www.jornada.com.mx/2010/09/26/sem-orlando.html 4/4

Related Interests