You are on page 1of 2

Gallegos Pérez Uriel

Ensayo sobre el libro “20 tesis de política” de Dussel.


El libro como tal es una introducción a temas relacionados con la política,
pues en una primera parte el autor se enfoca en definir todos los conceptos en
diferentes niveles, con el fin de hacer al lector entender sobre el oficio de lo político.
Para lograr el objetivo, hay que analizar las 20 tesis que el autor presenta, no solo
basarse en una o darle más importancia a otra. Aunque en el presente libro se marca
de manera muy precisa una división, donde la primera parte expone y define
conceptos clave para introducirnos a lo político y además nos habla sobre el modelo
actual, en una segunda parte nos presenta ideas sobre una transformación crítica
desde el punto de vista del autor.
Inicia con la definición de la corrupción, el autor aclara y mantiene la idea de que la
política tiene como referencia primera y última el poder de la comunidad, mas no
que las instituciones son las que entregan el poder político. Pero al estar corrompido
lo político, el delegado del poder cree que puede decidir por su voluntad, intereses,
clase o élite. Es una doble corrupción por quien lo hace (el delegado) y por quien lo
permite (la comunidad).
Todo esto se relaciona con varios sistemas y campos, tales como el económico,
cultural y por su puesto el político, ellos se relacionan entre sí, y el ciudadano o
sujeto se desenvuelve en varios de estos.
Dussel menciona en varias ocasiones la palabra “potentia”, la cual hace referencia
al poder de la comunidad, como una voluntad pero para que esto se logre
necesitamos de las instituciones, estas instituciones son las que les dan rumbo,
ejercicio y posibilidad a las “potestas”.
En el periodo actual la política se torna obediencial por vocación del delegado del
poder, el cual actúa por voluntad propia y no de la comunidad, así por lo anterior ve
el enriquecimiento de sus propios intereses. De manera contraria a actuar en
función de las necesidades de la vida de modo de favorecer a todos, el autor llama
a esto como el fetichismo del poder.
Es entonces, responsabilidad del delegado y de la comunidad el cumplimiento de la
ley. Y la ley e instituciones deben de hacer posible la organización de la “potentia”.
Así en conjunto hacer un cambio en favor a la voluntad de vida.
Con lo descrito anteriormente, se reconocen los principios políticos pero el autor
plantea después principios políticos críticos para momentos de crisis ya sea como
negación o superación de todo sistema político. No basta con la superación de
algunos, si no que se preserve la vida perpetua de todos bajo otro principio
ecológico, principio económico que reproduzca la vida y no el capital, y un principio
cultural que afirme y defienda el multiculturalismo.

1
Gallegos Pérez Uriel

El principio de democracia liberadora se trata de transformar el orden político y que


este llegue a nosotros.
La hiperpotentia como paso o práctica a la liberación encara a la injusticia, la
corrupción, la muerte, etc. Esta se puede fortalecer con paciencia, coherencia e
intersubjetividad hacia el nuevo orden, potestas 2, como momento positivo hacia
este orden.
Entonces se entiende que la finalidad del libro es entender la labor de la política la
cual es la preservación y la expansión de la vida, y por su parte las instituciones den
ventaja a una institución ecológica. De igual forma, la política habrá de determinar
el campo económico en sus diferentes sistemas. Esto es parte de lo que nos
describe Enrique Dussel, en su libro “20 Tesis de política.”