You are on page 1of 5

Quema de libros

La quema de libros es la práctica, generalmente promovida por autoridades


políticas o religiosas, de destruir libros u otro material escrito; está vinculada al
fanatismo ideológico y suele acompañar muchos conflictos bélicos. La práctica
generalmente es pública y está motivada por objeciones morales, políticas o
religiosas al material publicado. En tiempos modernos, otras formas de
almacenamiento de información, como grabaciones, discos de vinilo, CD, DVD,
videocasetes y páginas de Internet, se han incluido dentro de esta práctica.

En 1933, los nazis quemaron


Índice muchos libros de autoresjudíos y
Introducción otros considerados antialemanes en
la biblioteca del Institut für
Hitos en la historia de la quema de libros
Sexualwissenschaft de Berlín.
La quema de libros en Bebelplatz del 10 de mayo de 1933
Lista de libros quemados en 1933
Bellas letras (autores)
En la literatura
Citas
Curiosidades
Véase también
Referencias
Bibliografía

Introducción
Mucha gente considera la práctica de quema de libros como algo ofensivo por
diferentes razones: para algunos, es una forma de censura que los líderes políticos o
religiosos aplican contra aquellos que se oponen a sus ideas. El ejemplo más famoso
fue el de la quema de libros durante el régimen de Hitler en la Alemania nazi
acaecido en la Bebelplatz de Berlín el 10 de mayo de 1933. Aquellos que se oponen
a la quema de libros comparan generalmente este hecho con lo ocurrido durante el
gobierno de los nazis.

Para otros, la quema pública de libros significa una publicidad gratuita cuyo efecto
es atraer la atención sobre libros que de otra manera quizá no habrían llegado a
conocerse ampliamente. Por eso algunas autoridades prefieren la destrucción privada
de los libros.

Sin embargo, existe una práctica distinta, aunque muy minoritaria, de quema de
libros que la entiende como un acto privado e individual de amor a la literatura. A
Quema de libros en Chiletras el
diferencia de la quema como censura y represión cultural, estos otros quemadores de
golpe de estado de 1973que instaló
libros no pretenden eliminar todas las copias de un mismo libro para evitar que los
la dictadura de Pinochet.
demás puedan leerlo, sino que ejecutan ritualmente ciertos ejemplares concretos como un acto de purga de la propia biblioteca, en
declaración de amor al resto de ejemplares de la misma.

La actual tendencia de las comunicaciones y archivos digitales ha dado como resultado catálogos de trabajos escritos que son
almacenados en medios digitales. Cuando estos trabajos son borrados a propósito para purgarlos se puede pensar en una forma de
quema de libros digital. En la actualidad la expresión quema de libros se asocia con la censura masiva de una publicación, ante la
imposibilidad de sistemáticamente eliminar información en la era digital.

Hitos en la historia de la quema de libros


La quema de libros y la destrucción de bibliotecastiene una larga historia. Estos son
algunos de los sucesos documentados:

La quema de libros y asesinato de académicos en la China de Qin Shi


Huang en el año 212 a. C.; muchos intelectuales que desobedecieron la
orden fueron enterrados vivos.
Los libros de alquimia de la enciclopedia de Alejandría fueron
quemados en 292 por el emperador Diocleciano.
A finales del siglo XV se produjo en Florencia una importante quema de
libros y obras artísticas de considerable valor, considerados todos ellos
inmorales, en la llamada "Hoguera de las vanidades", promovida por
Girolamo Savonarola.
Detalle de Santo Domingo y los
La quema de los manuscritos o códices mayas por el sacerdote Diego albigenses, de Pedro Berruguete, en
de Landa en la localidad de Maní (Yucatán) el 12 de julio de 1562. el que se muestra el milagro según
el cual los escritos del santo saltan
de la hoguera salvándose de las
Hallámosles gran número de libros de estas sus letras, y porque no
llamas de la ordalía, mientras se
tenían cosa en que no hubiese superstición y falsedades del demonio,
consumen los escritos de los
se los quemamos todos [...] albigenses.

Diego de Landa

A comienzos del siglo XVI, los residentes de Granada tenían la obligación


de entregar a las autoridades castellanas los libros escritos en árabe,
conservándose solo los que versaran sobre medicina (conservados en la
Biblioteca de El Escorial) y quemando los demás.1 Antes de estos
Decretos de Juana de Castilla se había producido la "Quema de Bib-
Rambla", por parte del Cardenal Cisneros, donde entre otras se quemó en
pública hoguera la biblioteca de la Madraza, la primera universidad que
tuvo Granada.
La quema de libros de autores judíos durante el régimen nazi, desde 1930
hasta 1945 en Alemania.
En Argentina, la dictadura instaurada en 1943 cerró y quemó los libros de
las editoriales comunistas del país.2
La quema de Geografía de Cuba de Antonio Núñez Jiménez, texto para
enseñanza incinerado por orden del gobierno de Fulgencio Batista en
1954.
Las declaraciones hechas por John Lennon en 1966 acerca de que los
Beatles «eran más populares que Jesucristo» (en inglés, We're more Quema de los ídolos y códices
popular than Jesus now) ocasionaron que muchas personas que residían
mayas por Fray Diego de Landa.
en el «Cinturón Bíblico» (Bible Belt) en los Estados Unidos se dieran a la
tarea de quemar sus discos en señal de protesta a la declaración antes Mural del pintor yucateco
citada. Fernando Castro Pacheco.
En la Argentina, a partir del golpe de estado del 24 de marzo de 1976 que
dio inicio al proceso de reorganización nacional, se quemaron un total de 1
millón y medio de libros: Uno de estos casos ocurrió bajo las órdenes de el general de división Luciano Benjamín
Menéndez, jefe del III Cuerpo de Ejército con asiento en Córdoba, que ordenó una quema colectiva de libros, entre
los que se hallaban obras de Proust, García Márquez, Cortázar, Neruda, Vargas Llosa, Saint-Exupéry, Galeano, etc.
Dijo que lo hacía «a fin de que no quede ninguna parte de estos libros, folletos, revistas... para que con este
material no se siga engañando a nuestros hijos». Y agregó: «De la misma manera que destruimos por el fuego la
documentación perniciosa que afecta al intelecto y nuestra manera de ser cristiana, serán destruidos los enemigos
del alma argentina». (DiarioLa Opinión, 30 de abril de 1976).3
En abril de 1979 durante la Batalla de Valencia los blaveros queman libros considerados "catalanistas" en la Plaza
de Manises frente a la Diputación Provincial de Valencia.
En 2015 el grupo terroristaEstado Islámico quemó unos ocho mil libros.4
En 2017 el ministro de educación del Paraguay se ofreció a quemar libros para complacer a ciertos grupos “pro
familia” y religiosos, indignados por la supuesta presencia de contenido sobre ideología de género en éstos.

La quema de libros en Bebelplatz del 10 de mayo de 1933


Poco tiempo después de la toma de poder de los Nacionalsocialistas en 1933 se inició en marzo una campaña denominada "Aktion
wider den undeutschen Geist" liderada por la Nationasozialistischer Deutscher Studentenbund (Unión Estudiantil Nacionalsocialista)
en contra de los escritores judíos, marxistas y pacifistas cuyas obras se considerasen de espíritu anti-alemán. Las persecuciones
alcanzaron su clímax el 10 de mayo del mismo año con una quema de libros previamente metódicamente organizada por estudiantes
de la Unión Estudiantil Nacionalsocialista. Ésta tuvo lugar en la Opernplatz delante de la Universidad Humboldt y fue el evento que
activó una reacción en cadena de quema de libros en 21 universidades alemanas. En ellas tanto estudiantes miembros de la Unión
Estudiantil Nacionalsocialista como docentes y representantes de los órganos nazis arrojaron al fuego los libros de los autores
censurados.

Lista de libros quemados en 1933


Como guía de selección de libros a quemar sirvieron las denominadas "listas negras" escritas por el bibliotecario berlinés, el Dr.
Wolfgang Herrmann. Las listas estaban divididas en seis categorías:

Bellas Letras (inicialmente 71, luego 127 autores y 4 antologías)


Historia (51 autores y 4 antologías)
Artes (8 obras y 5 monografías)
Política (121 nombres y 5 obras sin autor)
Historia literaria (9 nombres de autores)
Religión, filosofía y pedagogía

Bellas letras (autores)


Asch, Nathan Edschmid, Kasimir Hofbauer, Josef
Asch, Schalom Ehrenburg, Ilja Hoffmann, Richard
Babel, Isaac Essig, Hermann Holitscher, Arthur
Barbusse, Henri Ewers, Hans H. Hotopp, Albert
Barthel, Max Felden, Emil Ilf, Iliá; Petrov, Yevgeni
Becher, Johannes R. Feuchtwanger, Lion Illés, Béla
Beer-Hofmann, Richard Fink, Georg Inber, Vera
Birkenfeld, Günther Frank, Leonhard Jacob, Heinrich Eduard
Bley, Fritz Frey, Alexander Johannsen, Ernst
Bobinskaja, Elena Geist, Rudolf Kästner, Erich
Bogdanov, Nikolai Gladkow, Fjodor Kallinikow, Josef
Bonsels, Waldemar Gläser, Ernst Katajew, Valentin
Braune, Rudolf Goll, Iwan Kaus, Gina
Brecht, Bertolt Gorki, Maxim Kellermann, Bernhard
Breitbach, Joseph Graf, Oskar Maria Kerr, Alfred
Brod, Max Grünberg, Karl Kesten, Hermann
Brück, Christa Anita Hašek, Jaroslav Keun, Irmgard
Carr, Robert Hasenclever, Walter Kisch, Egon Erwin
Doeblin, Alfred Hemingway, Ernest Klaeber, Kurt
Dos Passos, John Hermann, Georg Köppen, Edlef
Ebermayer, Erich Hirsch, Karl Jakob Kollontay, Alexandra
Kurtzig, Heinrich Olbracht, Ivan Sochaczewer, Hans
Kusmin, Michail Ottwalt, Ernst Zoschchenko, Mikhail
Latzko, Andreas Panfiorov, Fiodor Serafimovich, Alexander
Lampel, Peter Martin Panteleiev, Leonid Sologub, Fiodor
Leidmann, Eva Pinthus, Kurt Suttner, Bertha von
Leitner, Maria Plivier, Theodor Tetzner, Lisa
Leonov, Leonid Regler, Gustav Thomas, Adrienne
Lernet-Holenia, Alexander Remarque, Erich Maria Tokunaga, Sunao
Lewisohn, Ludwig Renn, Ludwig Toller, Ernst
Libedinsky, Juri N. Ringelnatz, Joachim Traven, B.
Lidin, Wladimir Roth, Joseph Tucholsky, Kurt
Liepmann, Heinz Rubiner, Ludwig Türk, Werner
Linck, Otto Rümann, Arthur Ulitz, Arnold
London, Jack Sachs, Nelly Unruh, Fritz von
Ludwig, Emil Sanzara, Rahel Vanek, Karl
Mann, Heinrich Schaeffer, Albrecht Wassermann, Jakob
Mann, Klaus Schirokauer, Alfred Wedding, Alex
Meyer-Eckhardt, Viktor Schlump (Grimm, Hans Herbert) Wegner, Armin T.
Meyrink, Gustav Schnitzler, Arthur Weiskopf, F. C.
Michael, Friedrich Schröder, Karl Werfel, Franz – todas
Neumann, Robert Seifullina, Lidija Wöhrle, Oskar
Neverov, Alexander S. Seghers, Anna Zweig, Arnold
Ogniev, Nikolai Sinclair, Upton Zweig, Stefan

En la literatura
En el campo de la ficción, Miguel de Cervantes, en el capítulo VI de la novela El Quijote, muestra la selección de
libros de caballerías y su posterior quema, en el episodio conocido comodonoso escrutinio.
Las quemas de libros han inspirado lanovela distópica de Ray Bradbury, Fahrenheit 451, en la cual se presenta una
sociedad donde los bomberos tienen la misión de localizar y quemar libros.
En la conclusión de la novela el nombre de la rosa de Umberto Eco la única biblioteca donde se encuentran unos
manuscritos de Aristóteles es quemada.
El gran quemador de libros de la literatura en castellano es Pepe Carvalho, el popular detective de la saga de
Manuel Vázquez Montalbán. Carvalho quema casi cada noche uno o dos ejemplares de su vasta biblioteca,
convencido de que los libros que ha leído no le han permitido aprender las grandes verdades de la vida. Pero el
acto pirómano de Carvalho no es, ni mucho menos, un acto de represión cultural o de censura, sino más bien una
poética expresion de amor a la literatura y a la vida, y un grito de desencanto.

Citas
El escritor Heinrich Heine escribió en 1821 “Ahí donde se queman libros se acaba quemando también seres
humanos”.."— Dort, wo man Bücher verbrennt, verbrennt man am Ende auch Menschen (en su tragedia Almansor).

Sigmund Freud, al enterarse que libros suyos habían sido quemados exclamó: «¡Cuanto ha avanzado el mundo: en
la edad media me habrían quemado a mí!»

Curiosidades
En Chile circula una leyenda urbana sobre militares pinochetistas, que buscando libros de carácter marxista,
encontraron en la biblioteca de la casa de Pablo Neruda, en Santiago, libros sobre cubismo y creyendo que estaban
relacionados con la Cuba castrista los quemaron todos por error.5

Véase también
Auto de fe
Destrucción de bibliotecas
Censura
Índice de libros prohibidos
Fahrenheit 451
La ladrona de libros Markus Zusak 2005

Referencias
1. Decreto de Juana I de Castilla de 1511, recogido en laColección de documentos inéditos para la historia de España,
vol. XXXIX (http://www.archive.org/details/coleccindedocu39madruoft), pags. 447-450.
2. Petra, A. (2012) Editores y editoriales comunistas: El caso de Problemas de Carlos Dujovne [en línea]. Primer
Coloquio Argentino de Estudios sobre el Libro y la Edición, 31 de octubre, 1 y 2 de noviembre de 2012, La Plata,
Argentina. En Memoria Académica. Disponible en:
http://www.memoria.fahce.unlp.edu.ar/trab_eventos/ev.1945/ev.1945.pdf
3. «Menéndez ordenó una quema de libros secuestrados de librerías de la ciudad de Córdoba» (http://www.unc.edu.ar/
400/linea-de-tiempo-unc/menendez-ordeno-una-quema-de-libros-secuestrados-de-librerias-de-la-ciudad-de-cordob
a). Línea de tiempo UNC. Universidad Nacional de Córdoba. Consultado el 3 de enero de 2016.
4. «El Estado Islámico quema 8.000 libros antiguos y manuscritos en Mosul» (http://www.elperiodico.com/es/noticias/int
ernacional/estado-islamico-quema-8000-libros-antiguos-manuscritos-mosul-3970399) . El Periódico. 26 de febrero de
2015. Consultado el 3 de enero de 2016.
5. El viejo que NO leía novelas de amor (https://web.archive.org/web/20080801171142/http://www .adn.es/cultura/2008
0729/NWS-0520-biblioteca-pinochet.html)en la página del diario ADN

Bibliografía
Lucien X. Polastron, 2007, Libros en Llamas: Historia de la interminable destrucción de bibliotecas, Libraria, ISBN
968-16-8398-6.

Obtenido de «https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Quema_de_libros&oldid=108683458
»

Esta página se editó por última vez el 14 jun 2018 a las 07:27.

El texto está disponible bajo laLicencia Creative Commons Atribución Compartir Igual 3.0 ; pueden aplicarse cláusulas
adicionales. Al usar este sitio, usted acepta nuestrostérminos de uso y nuestra política de privacidad.
Wikipedia® es una marca registrada de laFundación Wikimedia, Inc., una organización sin ánimo de lucro.

Related Interests