You are on page 1of 2

* ¿Mi vida sin mí?

La vida es un laberinto que quizás, -como dicen las Tradiciones de Sabiduría-, tiene los recovecos exactos
por los que necesitamos pasar para desplegar nuestra identidad más profunda.

Pero... ¿qué pasa si la vida está aconteciendo, pero mientras tanto uno está con la mente en otra parte? Es
como si hubiésemos comprado, -con mucho esfuerzo-, la entrada para ver la película "El Rey León" y nos
quedáramos dormidos en la butaca... soñando con "Titanic"!

¿Por qué este punto es tan importante en un proceso que hemos llamado "de Autocuidado Consciente"?
Porque este punto subraya quizás el aspecto más profundo de ese Autocuidado: cuidar nuestro destino.

Sí: la vida que nos acontece necesita ser percibida lo más cabalmente posible, y si estamos sumergidos en
nuestra imaginación, nuestras proyecciones, nuestras distorsiones cognitivas... es como si estuviéramos
viviendo la vida de otro, sin percatarnos de la nuestra!

Una práctica esencial de la Psicología Transpersonal que está entre las que más aprecio se llama "Abrir los
Sentidos". Porque es despejando los canales sensoriales que la Vida ingresa a nosotros, tal como lo hacía
cuando éramos niños y nos asombrábamos de todo...

Vamos juntos hacia ella..

* Una práctica cotidiana: "Abrir los Sentidos"


Veamos de qué se trata esta práctica: clickeando aquí puede accederse a un breve video (realizado en
colaboración con la Fundación Gratum Facere) en el que se describe la práctica.

La propuesta grupal es que vayan incorporando esta práctica en la vida cotidiana. Empiecen por el lugar en
el que viven: el propio cuarto, sus cosas, lo que se ve desde la ventana, la ropa, los objetos. Traten de verlos
como por primera vez (o como por última vez). Colores, formas, texturas, olores, sonidos... Los sentidos
se abren y, de pronto, la realidad es más real si uno está en ella, presente.

Es más fácil practicar cuando no hace falta que interactuemos: ante las cosas, ante un paisaje, ante un
video... Pero el paso siguiente es percibir lo más nítidamente posible a las personas que te rodean.
Mirarlas, escucharlas, captarlas con plena atención. Como si hubieras hecho un larguísimo viaje sólo para
percibir quiénes son, qué sienten, cómo se manifiestan.... Sean quienes sean, no las
des por conocidas. Ver, escuchar, oler, palpar...

Hay algo fundamental: si hay cambios que siento necesarios en mi vida, sólo serán posibles si me doy
cuenta de mi realidad.. Al abrir los sentidos con intención de percibir, también se vuelve más nítida mi
propia persona. Sólo así puedo darme cuenta de quién soy, de qué me hace bien (para acercarme a ello), de
qué me hace mal (para tomar distancia o las medidas necesarias).

Se trata de habilitar también, con ello, un nuevo modo de funcionamiento del cerebro: este tipo de atención
nos modifica no sólo en lo subjetivo, sino también en nuestra biología profunda...

Este ejercicio de conciencia de sí es para practicarlo tantas veces como les sea posible, y será vital
mantenerlo durante estos 27 días a partir de hoy. Generen recordatorios, carteles, gentiles alarmas en el
teléfono móvil.... Como si fueran los 27 días que mejor quisieran recordar dentro de unos años!

¿Practicamos juntos? Y si quieren ir compartiendo sus experiencias serán bienvenidos en el Grupo de


Facebook! (Dejo abajo las indicaciones para quienes aún no las hayan leído.)

Un cálido abrazo colectivo!

Virginia Gawel

* El Grupo de Práctica
Si quisieras compartir tus experiencias a lo largo de estos 27 días restantes podrás hacerlo en un espacio de
Facebook que hemos creado para ello.

Para acceder clickea aquí. Abrazo y que lo disfrutes! ) y, la primera vez deberas indicar allí "Unirme al
Grupo". (Te sugerimos crear luego un acceso directo en tu escritorio para poder acceder a diario.)

Ese espacio tiene por objetivo compartir experiencias vinculadas con las prácticas que vayamos
convidándote. Tus aportes enriquecerán la experiencia de los demás, y así las de los otros la tuya. El
objetivo es aprender tod@s de tod@s. Que así sea!