You are on page 1of 9

MOTOR MONOFÁSICO DE FASE DIVIDIDA

Los motores monofásicos son los motores eléctricos más conocidos porque se
utilizan en aparatos domésticos y herramientas portátiles. En general se emplean
cuando no se dispone de potencia trifásica. Existen muchos tipos de motores
monofásicos en el mercado, cada uno diseñado para satisfacer una aplicación
específica. Sin embargo, limitaremos nuestro estudio al motor de inducción de fase
dividida ampliamente utilizado.

Construcción de un motor de inducción monofásico

Los motores de inducción monofásicos son muy similares a los de inducción


trifásicos. Se componen de un rotor de jaula de ardilla (idéntico al de un motor
trifásico) y un estator (Fig.1). El estator tiene un devanado principal, el cual crea un
juego de polos N, S. También tiene un devanado auxiliar más pequeño que sólo
opera durante el breve periodo en que arranca el motor. El devanado auxiliar tiene
el mismo número de polos que el devanado principal.

La figura 2 muestra los pasos progresivos para devanar un estator de 36 ranuras y 4 polos.
Comenzando con el estator de hierro laminado, en las ranuras se insertan primero aislantes
de papel llamados forros de ranura. Luego el devanado principal se coloca en las ranuras
(Figs. 2a y 2b). A continuación, se inserta el devanado auxiliar de modo que sus polos
queden montados sobre los del devanado principal (Fig. 2c). La razón para este arreglo se
explicará en breve.

2a

2b 2c

Cada polo del devanado principal consta de un grupo de cuatro bobinas


concéntricas, conectadas en serie (Fig. 3a). Los polos adyacentes se conectan de
modo que produzcan polaridades N, S alternas. La ranura vacía en el centro de
cada polo (mostrada como una línea punteada vertical) y las ranuras parcialmente
llenas a ambos lados de ella se utilizan para alojar el devanado auxiliar. Éste tiene
sólo dos bobinas concéntricas por polo (Fig. 3c).

3
La figura 4 muestra un estator de 2 polos; el gran devanado principal y el devanado
auxiliar más pequeño están desplazados a ángulos rectos entre sí.

Principio de operación

El principio de operación de un motor de inducción monofásico es bastante complejo


y puede ser explicado mediante la teoría del campo cruzado. En cuanto el rotor
comienza a girar, se induce una fem de velocidad E en los conductores del rotor
cuando atraviesan el flujo ᶲs del estator (Fig. 5).

5
Este voltaje se incrementa a medida que se incrementa la velocidad del rotor, y hace
que fluyan corrientes Ir en las barras del rotor que están frente a los polos del estator.
Estas corrientes producen un flujo de ca ᶲr que actúa perpendicular al flujo ᶲs del
estator. Igualmente importante es el hecho de que el flujo ᶲr no alcanza su valor
máximo al mismo tiempo que ᶲs. En realidad, ᶲr se retrasa casi 90° con respecto a
ᶲs, debido a la inductancia del rotor.

La acción combinada de ᶲs y ᶲr produce un campo magnético rotatorio, similar al que


se produce en un motor trifásico. El valor de ᶲr se incrementa conforme se
incrementa la velocidad y llega a ser casi igual que ᶲs a la velocidad síncrona. Esto
explica, en parte, por qué el momento de torsión se incrementa conforme el motor
se acelera.

Podemos entender cómo se produce el campo rotatorio recurriendo a la figura 6. Es


una visión global de las corrientes y flujos creados por el rotor y el estator,
respectivamente, a intervalos de tiempo sucesivos. Se supone que el motor está
funcionando muy por debajo de la velocidad síncrona, por lo que ᶲr es mucho menor
que ᶲs. Observando el flujo en las imágenes sucesivas de la figura 6, es obvio que
la combinación de ᶲs y ᶲr produce un campo rotatorio. Además, el flujo es intenso
horizontalmente y más o menos débil verticalmente. Por lo tanto, la intensidad del
campo a baja velocidad sigue el patrón elíptico mostrado en la figura 6f. El flujo gira
en sentido contrario al de las manecillas del reloj en la misma dirección que el rotor.
Además gira a velocidad síncrona, independientemente de la velocidad real del
rotor. A medida que el motor se aproxima a la velocidad síncrona, ᶲr llega a ser casi
igual que ᶲs y se produce un campo rotatorio casi perfecto.

Figura 6
Figura 6
Resistencia de un motor de fase dividida

El devanado principal de un motor monofásico siempre se hace de alambre


relativamente grueso, para reducir las pérdidas I2 R (Fig. 7a). El devanado también
tiene un número relativamente grande de vueltas. Por lo tanto, en condiciones de
rotor bloqueado, la reactancia inductiva es alta y la resistencia es baja. Así, la
corriente Is con el rotor bloqueado se retrasa considerablemente con respecto al
voltaje E aplicado (Fig. 7b).

En un motor de fase dividida por resistencia (o simplemente motor de fase dividida),


el devanado auxiliar tiene un número relativamente pequeño de vueltas de alambre
fino. Su resistencia es mayor y su reactancia es menor que las del devanado
principal, por lo que la corriente Ia con el rotor bloqueado está casi en fase con E. El
ángulo de fase α resultante entre Ia e Is produce el momento de torsión de arranque.
La corriente de línea IL es igual a la suma fasorial de Is e Ia. Durante el arranque, por
lo general es 6 a 7 veces la corriente nominal del motor. Debido al fino alambre
utilizado en el devanado auxiliar, la densidad de corriente es alta y el devanado se
calienta muy rápido. Si el periodo de arranque dura más de 5 segundos, el devanado
comienza a humear y puede quemarse, a menos que el motor esté protegido por un
relevador térmico integrado. Este tipo de motor de fase dividida es muy adecuado
para el arranque infrecuente de cargas de baja inercia.

Los conductores de la armadura

Cuando en nuestro motor de fase dividida se introduce un rotor, se ejercerán fuerzas


sobre él que lo harán seguir el campo giratorio. Si el campo gira en sentido de las
manecillas del reloj, el rotor girará en sentido de las manecillas del reloj. Esto sucede
como sigue:

La figura 8 muestra una perspectiva de un rotor de jaula de ardilla para un motor de


fase dividida. La mayor parte de los motores de inducción tienen rotores que se
parecen a éste (el motor de fase dividida es un ejemplo específico de la clase
general de motores de inducción).

En forma básica, el rotor es un cilindro con ejes que sobresalen de sus dos
extremos. En la figura 8 no se muestran los ejes, que están sostenidos en cojinetes.
De este modo el rotor es libre de girar. El material del rotor es alguna aleación
ferromagnética (a base de hierro) que tenga buenas propiedades magnéticas. El
rotor tiene ranuras longitudinales en las que se insertan conductores de aluminio.
Los conductores están unidos entre sí en cada extremo, mediante un anillo extremo
o anillo de cortocircuito de aluminio. No hay aislamiento entre los conductores de
aluminio y el núcleo de hierro. Sin embargo, toda la corriente que vaya de un
extremo del rotor al otro, debe hacerlo por las barras de aluminio, porque el núcleo
es laminado, es decir, está hecho de capas del material del núcleo separadas por
capas de material aislante, que hace imposible que las corrientes vayan de uno a
otro extremo atravesando el material del núcleo.
8

Cuando gira el campo magnético del estator en tomo al rotor de jaula de ardilla,
induce el flujo de corriente en las barras conductoras de aluminio, por acción de
transformador. Debido a que pasan esas corrientes, sobre las barras conductoras
se ejercen fuerzas que hacen que el rotor gire en la misma dirección que el campo
giratorio. El origen de las fuerzas se puede imaginar de cualquiera de dos formas:

1. Las corrientes en los conductores del rotor interactúan con las líneas de campo
magnético y producen fuerzas mecánicas de acuerdo con la conocida regla de la
mano derecha de la interacción electromagnética.

2. El flujo de corriente en los conductores del rotor lo convierten en un poderoso


imán por derecho propio. Entonces los polos magnéticos del rotor tratan de
alinearse con los polos de campo del estator, de acuerdo con las leyes de atracción
y repulsión magnética (los polos distintos se atraen entre sí, y los polos iguales se
repelen entre sí).

De la forma que se vea, el rotor busca seguir el campo rotatorio, debido a las fuerzas
generadas. De esta forma se crea el par de giro en un motor de inducción de ca.