You are on page 1of 3

11.

Reseñas 23/3/11 11:18 Página 234

RESEÑAS

TEOLOGÍA FUNDAMENTAL Y DOGMÁTICA

Fabrice HADJADJ, La fe de los demonios (o el ateísmo superado), Traducción


de Sebastián Montiel, Granada: Nuevo Inicio («Colección Areópagos»,
Publicaciones del Instituto de Teología «Lumen gentium»), 2009,
278 pp., 15,5 x 21,5, ISBN 978-84-9361-029-6.

En sus todavía escasos años de existen- Aunque el título pudiera sugerirlo, es-
cia, la joven Editorial Nuevo Inicio ya ha pu- te ensayo no es un tratado de demonolo-
blicado un buen número de obras, en diver- gía –lo advierte el autor en la introducción
sas colecciones, siguiendo así el reto (cfr. p. 22)–, sino más bien un ensayo so-
fundamental que le dio origen: contribuir a bre el combate de la fe. Su origen hay que
que la sociedad actual tome mayor concien- situarlo en una conferencia impartida en
cia del papel que juega el cristianismo como 2005 por Hadjadj en el Collège Supérieur
fundamento y plenitud de lo humano. Con- de Lyon, en el contexto de un ciclo sobre
cretamente, la colección «Areópagos» –en «El ateísmo interrogado».
la que se encuadra el libro que ahora rese- Al autor le interesa exponer los ele-
ñamos– reúne hasta ahora más de 10 obras mentos más genuinos sobre la lógica del
que buscan el diálogo del pensamiento cris- mal, según han sido experimentados por la
tiano con las realidades sociales y las ten- Iglesia y los creyentes en los más de vein-
dencias culturales contemporáneas. te siglos de tradición cristiana. Se trata de
El autor, Fabrice Hadjadj, es un fran- sacar a la luz toda la sabiduría acumulada
cés de origen judío, de nombre árabe y acerca de las argucias y estrategias del Ma-
convertido al catolicismo en París en el ligno en su tarea de apartar a los hombres
año 1998. Compatibiliza su trabajo como de Dios o, al menos, de estorbar y desna-
escritor y dramaturgo con la enseñanza de turalizar la relación de las criaturas con el
Filosofía y Literatura en la Provenza fran- Creador.
cesa. Hadjadj dedica la primera de las tres
Ganadora del Prix 2010, otorgado por partes en las que se divide la obra a estu-
el Syndicat des librairies de littérature reli- diar la fe de los demonios en sí misma, tal
gieuse de Francia, esta obra recoge unas como la muestra la Escritura, concluyen-
agudas reflexiones sobre las tentaciones do que el principio radical de la culpa no
que acechan al cristiano, las cuales pueden está en la ignorancia atea ni en la debilidad
llevarle a sucumbir ante una fe sin amor y carnal –a fin de cuentas los demonios ni
sin confianza en Dios. son ateos ni son carnales–, sino, sobre to-

234 SCRIPTA THEOLOGICA / VOL. 43 / 2011


11. Reseñas 23/3/11 11:18 Página 235

RESEÑAS

do, en la soberbia y la envidia: «Dios es punto, el autor se inspira en las experien-


amor, ¡enhorabuena! El diablo también, cias y las intuiciones de los grandes místi-
sólo que amor propio. Su odio únicamen- cos cristianos.
te corresponde a ese amor y a su deseo de La tesis básica del libro podría resu-
difundirlo» (p. 83). mirse quizás en la afirmación de que la ló-
En la segunda parte, analiza las mane- gica del mal no tiene su expresión más ge-
ras en que esa fe de los demonios fluye por nuina y más radical en el libertinaje o la
el mundo y fecunda los errores de los herejía; se encuentra más bien, en las ar-
hombres. Para el autor, se equivocaría gucias disfrazadas de moralidad que el
quien pretendiera explicar el origen de los «Maligno» siembra en el mundo. Al dia-
males del mundo a través de supuestas blo no le interesa un mundo sin cristianis-
teorías conspirativas y urdimbres secretas mo, sino un mundo sin Dios, un cristia-
de grupos humanos. La raíz del mal es más nismo sin Dios. No busca abolir la fe
profunda. Hay que remontarse hasta un cristiana, sino fomentar una fe a la medida
complot aún más secreto y más tentacular: de las vicisitudes de cada época, de las mo-
un complot angélico, una maquinaria das, de los caprichos. Su máxima preten-
sabia y astuta. «Una conspiración que sa- sión es, en definitiva, desligar el cristianis-
be jugar con facciones opuestas, que sabe mo del misterio de gracia en el que se
coordinar para la destrucción la entidades funda y en el que subsiste, y hacer de él
más contrarias: progresismo e integrismo, una comunidad de seres autosuficientes.
capitalismo y comunismo, satanismo en El autor reconoce que no pretende
bruto e irenismo remilgado, aquel ejército ofrecer una doctrina nueva, sino mostrar la
democrático y aquella otra organización novedad permanente de la doctrina eterna
islámica, americanismo belicoso y anti- sobre la auténtica fe en Dios. Siguiendo de
americanismo pacifista, militantes pro- cerca el pensamiento de san Agustín en La
abortistas y pro-Life feroces... (...) Lo ciudad de Dios (XIV, 2-3), Hadjadj rechaza
esencial para esta conspiración, simultá- con insistencia una concepción gnóstica de
neamente más alta y más baja, es cultivar la redención, que a su vez llevaría consigo
el odio tanto como las complacencias que una concepción reduccionista del pecado,
contribuyen a la condenación» (p. 102). desde la que se atribuiría a la carne todos
Las reflexiones de Hadjadj no cristalizan los desórdenes de la vida humana: «Quien
en un panorama negativo y pesimista de la hace a la carne responsable de todos los
vida humana: nada es malo ni diabólico en desórdenes «justifica al demonio»: ése es-
sí mismo y, aunque «cualquier cosa, salvo tima que domar sus deseos carnales sería
Dios y sus santos, puede ser corrompida» suficiente para hacerse bueno y olvida, por
(p. 128), todo puede ser también recon- tanto, el mayor desorden, que es el orgu-
quistado y recuperado, pasando por enci- llo. Quien hace del dominio de sí el nec plus
ma de las maquinaciones del «orquestador ultra de la moral cae en el mayor de los vi-
de debates» (cfr. p. 139). cios: desconoce ese amor que nos arranca
La última parte de la obra está dedica- de nosotros mismos y nos hace llorar «a
da a la fe de los fieles, tanto en su encar- pesar nuestro» y rechaza, por tanto, la mo-
nación concreta en el mundo –en su doble ral de la misericordia» (pp. 205-206).
tensión carnal y caritativa–, como en su El ensayo conjuga de manera equilibra-
«noche oscura», es decir, en su doble di- da una dosis de exégesis –profunda y senci-
mensión de oscuridad y certeza, según un lla al mismo tiempo, asequible al lector y
dinamismo interno que hace pasar al cre- desprovista de excesivos tecnicismos– de al-
yente del conocimiento al amor. En este gunos textos de la Sagrada Escritura, con

SCRIPTA THEOLOGICA / VOL. 43 / 2011 235


11. Reseñas 23/3/11 11:18 Página 236

RESEÑAS

las reflexiones de autores clásicos cristianos agudos análisis y fina ironía. Las numerosas
(san Agustín, S. Bernardo, santo Tomás, referencias literarias que enriquecen estas
etc.), filósofos (Pascal, Kant, Kierkegaard) páginas –entre las que pueden destacarse
o modernos (J. Maritain, Henri de Lubac, las de autores como Dostoyevsky, Baudelai-
J. Ratzinger, Serge-Thomas Bonino, etc.), re, Bernanos, Chesterton, y, cómo no, las
y la experiencia de los santos (santa Teresa Cartas del diablo a su sobrino de C. S. Lewis–
de Jesús, san Juan de la Cruz, santa Teresi- hacen todavía más atractiva la lectura de es-
ta del Niño Jesús o la Madre Teresa de Cal- te ensayo, que refresca el pensamiento y
cuta). Todo ello viene articulado según un edifica el espíritu.
estilo muy personal del autor, que sabe
combinar notables dosis de sentido común, Juan ALONSO

William T. CAVANAUGH, El mito de la violencia religiosa: Ideología secular y


raíces del conflicto moderno, Granada: Nuevo Inicio («Colección
Areópagos»), 2010, 144 pp., 15 x 22, ISBN 978-84-937488-1-4.

El autor de este libro, cuya publicación El autor usa la palabra «mito» no tan-
original es de 2009, William T. Cava- to con la intención de recalcar la falsedad
naugh, es un teólogo católico, casado, con de la proposición, sino más bien para ex-
tres hijos, que enseña actualmente en la presar la potencia que tiene dicho plan-
University of Saint Thomas, en Minneso- teamiento en las sociedades occidentales:
ta. Ha publicado numerosas obras en tor- un paradigma firmemente asentado con el
no a la relación entre religión y política, que se justifican incluso acciones violentas
entre otras Theo-Political Imagination: Dis- supuestamente racionales contra la violen-
covering the Liturgy as a Political Act in an cia de raíz religiosa, considerada a priori
Age of Global Consumerism, de la que tam- como extrema e irracional.
bién hay versión en castellano en la edito- En esta obra, Cavanaugh se propone de-
rial Nuevo Inicio. mostrar, argumentando a partir de fuentes
Un tema frecuentemente tratado en los históricas, teológicas y jurídicas, que la reli-
últimos años es el de la violencia que de un gión no es una realidad transcultural ni
modo u otro proviene de la religión. Para el transhistórica, ni se puede separar de las de-
autor, esta cuestión se ha convertido en una más esferas de la actividad humana, y que la
especie de estereotipo, un mito forjado en oposición religioso-secular es una invención
dos etapas: 1ª, pensar que la religión es un de la modernidad occidental para legitimar
fenómeno endémico de todas las culturas y la violencia supuestamente democrática y
épocas de la humanidad, separable de otros racional de los estados modernos; por el
aspectos de la actividad del hombre que, contrario, el ámbito de la religión estaría re-
como la política y la economía, son califica- lacionado con la irracionalidad, y por lo tan-
dos de seculares; 2ª, considerar que el ám- to proclive a una violencia desmedida.
bito de lo religioso es más proclive a la vio- En la Introducción, el autor afirma
lencia que el ámbito de lo secular. que no se propone defender la religión

236 SCRIPTA THEOLOGICA / VOL. 43 / 2011