You are on page 1of 4

Asistencia Técnica

¿Cómo realizar la retroalimentación efectiva a sus estudiantes?1

La retroalimentación es un componente importante del proceso de evaluación formativa. Esta


provee de información al docente y estudiante acerca de cómo están logrando los propósitos
de aprendizaje. En la retroalimentación formativa podemos encontrar aspectos que involucran
a los factores emocionales y otros a los cognitivos. Esta práctica le da al estudiante
información sobre lo que necesita para entender dónde se encuentra en relación al
aprendizaje. Al docente le permite obtener información acerca de cómo sus estudiantes están
logrando esos aprendizajes.

Brindar retroalimentación a los estudiantes sobre sus errores constituye una buena oportunidad
de aprendizaje. Este proceso tiene como propósito orientar al estudiante para que consiga
superar sus dificultades.

Tanto la retroalimentación oral como la escrita, son igualmente importantes. Por ello, el docente
debe proponer diversas oportunidades para brindar ambos tipos de retroalimentación a sus
estudiantes.

A continuación presentaremos algunas consideraciones para realizar una retroalimentación:

 Debemos asegurarnos de que los estudiantes hayan comprendido la pregunta. Para ello,
podemos pedirles que nos la expliquen con sus propias palabras.
 Luego, indaguemos sobre la estrategia que usaron para responder la pregunta.
Recuerde que pueden haber diferentes formas de hacerlo; por eso, valoremos la
estrategia planteada por cada uno y generemos espacios para justificar los
procedimientos realizados. No pretendamos que todos resuelvan la tarea de la misma
manera.
 Abordemos, una a una, todas las preguntas en las que los estudiantes se equivocaron.
En cada una, reflexionemos junto con ellos sobre sus respuestas y planteemos
preguntas que los lleven a comprender y a darse cuenta de su error. Evitemos darles a
los estudiantes las respuestas que estamos esperando. Lo que debemos buscar es darles
las pistas necesarias para que ellos las construyan.
 Una vez que los estudiantes hayan respondido de manera adecuada, ayudémoslos a
darse cuenta del procedimiento que siguieron. Para ello, podemos preguntarles qué
hicieron primero, qué información usaron, cómo construyeron la respuesta, etc.

En el contexto de una sesión de aprendizaje, los docentes pueden dar retroalimentación de


manera oral y escrita. A continuación, mostraremos algunas formas de cómo poder
retroalimentar a nivel oral y escrito.

Retroalimentación oral

Es un diálogo que se establece con un estudiante en particular, con un grupo o con todo el salón.
La ventaja de la retroalimentación oral es que permite brindar una atención personalizada a los
estudiantes de acuerdo con sus logros y dificultades. Además, la retroalimentación oral brinda
oportunidades para el interaprendizaje, pues se promueve el intercambio de ideas, la discusión

1
¿Qué logran nuestros estudiantes en lectura? Informe docentes ECE 2016- UMC MINEDU
Brookhart. S. (2008) ¿Cómo dar retroalimentación efectiva a sus estudiantes?

1
Asistencia Técnica

y es a partir de estas situaciones en que los estudiantes pueden aprender del aporte de sus
compañeros.

A continuación, se presentan dos ejemplos inadecuados de retroalimentación y un ejemplo


adecuado a partir de la lectura del texto “La rana de cristal”

Ejemplo 1, inadecuado
Estudiante: Profesor, no entiendo esta parte del texto.
Profesor: ¿Qué parte?
Estudiante: La que está después de las imágenes.
Profesor: Vuelve a leer esa parte del texto. Así comprenderás lo que no entiendes.
En el ejemplo 1, el docente le pide al estudiante que vuelva a leer el texto. Esto no asegura que
el estudiante pueda superar sus dificultades y comprenda el texto. Asimismo, el docente no
identifica la dificultad específica del estudiante ni le brinda una orientación adecuada.

Ejemplo 2, inadecuado
Estudiante: Profesor, no entiendo esta parte del texto.
Profesor: ¿Qué parte?
Estudiante: La que está después de las imágenes.
Profesor: Por favor, lee en voz alta la parte que no entiendes.
Estudiante: "Por eso, los científicos la utilizan para observar cómo funcionan sus
órganos". No entiendo cómo los científicos las utilizan.
Profesor: Esa parte del texto te explica que la piel de la rana es transparente y que,
gracias a eso, los científicos pueden ver cómo funcionan sus órganos.
En el ejemplo 2, el docente identifica de manera superficial cuál es la dificultad del estudiante.
No obstante, no brinda orientaciones para que pueda encontrar por sí mismo una solución a su
dificultad. Por el contrario, le da directamente la respuesta.

Ejemplo 3, adecuado
Estudiante: Profesor, no entiendo esta parte del texto.
Profesor: ¿Qué parte?
Estudiante: La que está después de las imágenes.
Profesor: Por favor, lee en voz alta la parte que no entiendes.
Estudiante: "Por eso, los científicos la utilizan para observar cómo funcionan sus
órganos". No entiendo cómo los científicos las utilizan.
Profesor: Dime qué has entendido sobre toda esta parte del texto (el profesor señala el
cuarto párrafo).

2
Asistencia Técnica

Estudiante: He entendido que la rana tiene dos colores, verde y amarillo. Y también, la
rana es transparente.
Profesor: De las características que me has dicho, ¿cuál crees que puede ayudar a los
científicos a estudiar a la rana? Piénsalo un momento y conversamos luego.
Estudiante: Creo que puede ayudar que sea transparente.
Profesor: ¿Por qué crees eso?
Estudiante: Porque si la piel de su barriga es como el vidrio, entonces los científicos
pueden mirar dentro de la rana para que la estudien.
En el ejemplo 3, el docente identifica de manera específica, a través de preguntas, cuáles son
los logros y las dificultades del estudiante al comprender el cuarto párrafo del texto. A diferencia
del ejemplo anterior, el docente plantea una pregunta que permitirá que el estudiante pueda
relacionar lo que ha comprendido hasta el momento (las características de la rana) con otra
información del texto (la utilidad para los científicos en el estudio de los órganos internos de la
rana). Cabe señalar que las orientaciones que brinde el docente deben tomar en cuenta los
logros y las dificultades de los estudiantes. En este sentido, la retroalimentación que se brinda a
un estudiante no necesariamente será la misma para todos.

Revisemos algunos ejemplos complementarios:

En esta tarea, el estudiante resuelve situaciones donde identifica la necesidad de formar grupos
de diez a partir de un caso específico que involucra también juntar cantidades.

Preguntas propuestas para la retroalimentación


oral:
• ¿De qué trata el problema?
• ¿Qué información nos da?
• ¿Qué es lo que nos piden hallar?
• ¿Alguna vez has tenido que resolver una situación
parecida?, ¿cuándo?
• ¿Para qué sirvieron las latas que se muestra en el
problema?
• ¿Para qué el salón quería ahorrar dinero?
• ¿Cuánto costaba cada libro que se quería
comprar?
• ¿La tarea es solo saber cuántos libros se puede
comprar?

A los estudiantes que señalan que la respuesta es 38 libros, podríamos orientarlos de la siguiente
manera:
• ¿Qué indica el número escrito en las latas?, ¿qué significa la suma de esos números?, ¿es eso
lo que te piden hallar?
• ¿Cuál es el siguiente dato que se debe considerar?

También podemos proponer el proceso inverso: “Con 10 soles, ¿cuántos libros se puede
comprar? Y con 11; 12; 13… soles, ¿cuántos libros podemos comprar?”
• Pidamos al estudiante que indique la cantidad de libros comprados y la cantidad de dinero que
le sobraría en cada caso. Permitamos que extienda el caso y que comparta sus observaciones.
• Cuando llegue a una respuesta, pidamos que la verifique y que la comparta con sus
compañeros.
• Propongamos el uso de diversas estrategias para resolver esta situación. Puede ser por conteo,
mediante operaciones, usando gráficos o material concreto. Recordemos que, orientar al
estudiante con preguntas, ayuda a desarrollar su comprensión y a darse cuenta de su error.

3
Asistencia Técnica

Retroalimentación escrita

En el contexto de la evaluación formativa, una de las prácticas docentes que más debemos
intensificar en el marco de la evaluación formativa, es la retroalimentación escrita. Esta da la
posibilidad de que el docente haga comentarios, señalamientos, formule interrogantes frente a
la producción escrita de sus estudiantes. En este contexto es imprescindible que tanto el
docente como el estudiante tengan claridad sobre los aspectos que se van a evaluar y los
criterios para hacerlo.

A continuación, se muestra un ejemplo de retroalimentación escrita a partir de una pregunta


formulada en el texto “La rana de cristal”

El comentario escrito debe llevar al estudiante a revisar nuevamente el texto y poder


identificar las pistas necesarias para responder adecuadamente la pregunta.