You are on page 1of 2

RECURSO DE APELACION

S.J.L.

ANDRES SQUELLA BOERO, abogado, por su mandante, en estos


autos sobre juicio sumario de comodato precario caratulados XXXXXX, RIT
XXXXXX, a SS. respetuosamente digo:
Interpongo recurso de apelación en contra de la sentencia definitiva
de fecha 10 de julio del año 2.013 rolante a fojas 21 de autos, que acogió la
demanda de comodato precario deducida en contra de mi mandante.
Fundo mi recurso en los siguientes antecedentes:

1º La acción que ha impetrado la actora, es la de comodato precario,


fundamentada en el artículo 2195 del Código Civil. Esta acción en forma mas
precisa se denomina acción de precario, ya que no existe un contrato de
comodato entre las partes.

2º Los requisitos necesarios para el éxito de tal acción, al tenor del artículo
citado, y conforme lo reconocen doctrina y jurisprudencia son tres, los cuales
deben concurrir en forma copulativa:

a) Que el demandante sea dueño del inmueble en cuestión.


b) Que el demandado ocupe el inmueble por ignorancia o mera tolerancia
del propietario demandante.
c) Que la ocupación del inmueble de parte del demandado no se funde en
un título que la legitime.

3º Tanto es así, que a fojas 12 de autos, la resolución que recibió la causa a


prueba, fijo estos tres puntos como los hechos sustanciales, pertinentes y
controvertidos, sobre los cuales debe rendirse toda diligencia probatoria.

4º En este sentido, el considerando sexto de la sentencia en su letra b) es


erróneo, por cuanto no basta para el éxito de una acción de precario que el
inmueble sea detentado u ocupado por el demandado sino que debe acreditarse
que lo es por ignorancia o mera tolerancia del propietario.

4º Es del caso que la parte demandante en este juicio no ha logrado probar de


manera alguna el requisito señalado en la letra b) del número 2 anterior, y que
fuera recogido por el Nº 2 de la resolución de fojas 2, es decir el auto de prueba.
En efecto, no se ha rendido prueba alguna en este sentido.

5º La única prueba rendida por la contraria se refiere a la copia de la


inscripción de dominio acompañada. Sin embargo este documento público solo
tiene el efecto procesal de acreditar que la demandante es propietaria del
inmueble. Sin embargo, no se ha acreditado en forma alguna que mi mandante
este ocupando o detentando el inmueble de autos por ignorancia o mera tolerancia
de la demandante.

6º La demandada en el comparendo de autos, al contestar la demanda


presentó una alegación o defensa, esto es se limitó a negar los hechos expuestos
en el libelo y sus fundamentos. En este escenario el peso de la prueba, recaerá
exclusivamente en la parte demandante. Es esta parte la que debió probar en la
etapa procesal pertinente, que por un lado, mi mandante ocupa actualmente el
predio de su propiedad, y en segundo término, que lo hace por ignorancia o mera
tolerancia suya.
El considerando séptimo del fallo incurre en un error al señalar que la
demandada no ha controvertido el hecho de que la propiedad sea detentada pro el
SR. Ulloa. Expresamente en el comparendo de estilo se negaron los hechos
expuestos por la demandada. Esto por sí sólo es una manifiesta contravención de
los mismos, y extraña que no sea así reconocido pro la sentencia.

7º La contraria, no rindió siquiera prueba testimonial en el sentido indicado, y


la absolución de posiciones que solicitó, no pude constituir plena prueba en contra
del Sr. Ulloa, por cuanto sólo se le citó una vez, exigiendo el 394 del CPC que
para ser tenido como confeso, debe esta citación efectuarse dos veces.

8º En consecuencia, al no haberse acreditado por quien correspondía, en la


causa, por medio probatorio alguno, el hecho sustancial pertinente y controvertido
Nº 2 del auto de prueba de fojas 12, no procede acoger la demanda, sino
rechazarla por falta de prueba. En este sentido el fallo causa un agravio a mi
parte que debe ser enmendado pro la vía de la apelación.
POR TANTO:
Conforme a lo expuesto, y artículo 186 y siguientes y 680 y
siguientes del CPC y 2195 del Código Civil, ruego a SS. se sirva tener por
interpuesto recurso de apelación en contar de la sentencia definitiva de autos,
darle tramitación legal, y disponer que los autos sean elevados a la Ilustrísima
Corte de Apelaciones Respectiva, a efectos de que sea este tribunal de alzada
quien, revoque la sentencia apelada, con costas.