You are on page 1of 2

El síndrome de Down es una anomalía en los cromosomas que ocurre en 1,3 de cada 1.

000
nacimientos. Por motivos que aún se desconocen, un error en el desarrollo del óvulo
fecundado lleva a que se formen 47 cromosomas en lugar de los 46 que se desarrollan
habitualmente. El material genético en exceso cambia levemente el desarrollo regular del
cuerpo y del cerebro del bebé.
El síndrome de Down es uno de los defectos genéticos de nacimiento más comunes. Afecta a
todas las razas, aún no existe cura para el síndrome de Down y tampoco es posible prevenirlo.
Los niños con síndrome de Down presentan una gran variedad de personalidades, estilos
de aprendizaje, niveles de inteligencia, apariencias, sentido del humor. Por otra parte, el
síndrome de Down confiere a los niños una apariencia física particular que se caracteriza
por ojos almendrados y orejas pequeñas y ligeramente dobladas en la parte superior. Suelen
tener la boca y los labios pueden ser pequeña, lo que hace que la lengua parezca grande. La
nariz también puede ser pequeña y hundida en el entrecejo. Algunos bebés con síndrome de
Down tienen el cuello corto y las manos pequeñas con dedos cortos. En general, lon niños con
síndrome de Down son niños muy cariñosos y con una inteligencia emocional excepcional.

PROBLEMAS DE SALUD DE LOS NIÑOS CON SÍNDROME DE DOWN

Entre el 30 y el 50 por ciento de los bebés con síndrome de Down tienen defectos cardíacos.
Algunas de estas cardiopatías congénitas son de poca importancia y pueden ser tratados con
medicamentos, pero hay otras para los que se requiere cirugía. Todos los bebés con síndrome
de Down deben ser examinados por un cardiólogo pediátrico, un médico que se especializa en
las enfermedades del corazón de los niños, y ser sometidos a un ecocardiograma durante los
2 primeros meses de vida para permitir el tratamiento de cualquier defecto cardíaco que
puedan tener. Entre el 10 y el 12 por ciento de los bebés con síndrome de Down nacen con
malformaciones intestinales, que requieren ser corregidas quirúrgicamente.
Más del 50 por ciento de los niños con síndrome de Down nacen alguna deficiencia visual o
auditiva. Entre los problemas visuales más comunes se encuentran el estrabismo, la miopía, la
hipermetropía y las cataratas. La mayoría de los casos pueden ser tratados con gafas, con
cirugía o mediante otros métodos. Se debe consultar a un oftalmólogo pediátrico durante el
primer año de vida del niño.
Los niños con síndrome de Down pueden tener deficiencias auditivas por causa de la presencia
de líquido en el oído medio, de un defecto nervioso o de ambas cosas. Todos los niños con
síndrome de Down deben ser sometidos a exámenes de visión y audición de forma regular
para permitir el tratamiento y evitar problemas en el desarrollo del habla y de otras
destrezas. Los niños con síndrome de Down tienen mayores probabilidades de
sufrir problemas de tiroides y leucemia. También tienden a resfriarse mucho y a
contraer bronquitis y neumonía. Los niños con síndrome de Down deben recibir cuidados
médicos regulares, incluyendo las vacunas de la niñez.