You are on page 1of 382

001-008 Primeras paginas - Indice_Maquetación 1 02/07/15 10:41 Página 1

001-008 Primeras paginas - Indice_Maquetación 1 02/07/15 10:41 Página 2


001-008 Primeras paginas - Indice_Maquetación 1 02/07/15 10:41 Página 3

La imagen del mundo animal


en la España Moderna
001-008 Primeras paginas - Indice_Maquetación 1 02/07/15 10:41 Página 4

mHA
MONOGRAFÍAS
Historia y Arte
001-008 Primeras paginas - Indice_Maquetación 1 02/07/15 10:41 Página 5

La imagen del mundo animal


en la España Moderna

ARTURO MORGADO GARCÍA


001-008 Primeras paginas - Indice_Maquetación 1 02/07/15 10:41 Página 6

CórDoba Doña, Juan antonio / MartíNEz NiEto, José Manuel / alMENara


barrios, José (eds.)
la salud en Cádiz y sus determinantes
1ª ed.- Cádiz : Universidad de Cádiz, Editorial UCa, 2015. 326 p. ; 24 cm. - Monografías. Ciencias
biomédicas
D.l.  Ca-215-2015 . - isbN: 978-84-9828-517-8
1. salud pública-Cádiz i. Córdoba Doña, Juan antonio, ed. lit. ii. Martínez Nieto, José Manuel, ed.
lit. iii. almenara barrios, José, ed. lit. iV. Universidad de Cádiz, Editorial UCa
614

ilustración de portada: vista de Cádiz, en Georg braun y Franz Hogenberg,


Civitates Orbis Terrarum, lib. V (1598)
Primera edición: 2015
Edita:
Editorial UCa
servicio de Publicaciones de la Universidad de Cádiz
C/ Doctor Marañón, 3 - 11002 Cádiz (España)
http://servicio.uca.es/publicaciones
publicaciones@uca.es

© servicio de Publicaciones de la Universidad de Cádiz, 2015


© de los textos, los autores, 2015

Depósito legal: Ca-XXX-2015


isbN: 978-84-9828-508-6
Maquetación e impresión: Jiménez-Mena, s. l. Cádiz

«Esta editorial es miembro de la UNE, lo que


garantiza la difusión y comercialización de sus
publicaciones a nivel nacional e internacional.»

«Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra


sólo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase
a CEDro (Centro Español de Derechos reprográficos, www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear
algún fragmento de esta obra.»
001-008 Primeras paginas - Indice_Maquetación 1 02/07/15 10:41 Página 7

Índice

CAPÍTULO 1 Una historia cultural de los animales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9

CAPÍTULO 2 La visión emblemática de la naturaleza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17


La herencia previa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
Una mirada al diccionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
La historia natural emblemática en España . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42

CAPÍTULO 3 Los animales como espejo de virtudes y vicios . . . . . . . . . . . . . . . . . 57


Animales y literatura religiosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
La fábula en la España moderna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
Los animales y la sátira social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74

CAPÍTULO 4 El estudio de la fauna americana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87


América, tierra de maravillas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
El impacto de la fauna americana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
La aproximación jesuítica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
Expediciones científicas y ciencia europea versus colonial . . . . . . . . . . . . . . 124

CAPÍTULO 5 Hacia una naturaleza desencantada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143


Los animales y la Revolución científica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143
La historia natural en la España dieciochesca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155
Prensa e historia natural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 170
El Real Gabinete de Historia Natural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 188

CAPÍTULO 6 Animales exterminados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209


Espectáculos con animales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 210
001-008 Primeras paginas - Indice_Maquetación 1 02/07/15 10:41 Página 8

8 ÍNDICE

La caza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 220
El miedo al lobo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 234
Animales nocivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241

CAPÍTULO 7 Los animales de compañía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 251


Los animales tienen sentimientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 251
El mundo de las mascotas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 266
Las aves de jaula . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 277
El mejor amigo del hombre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 290

CAPÍTULO 8 El zoológico del Rey de España . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 301


Los precedentes renacentistas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 301
La menagerie de Versalles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 315
La colección zoológica de los Borbones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 321

CONCLUSIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 341

FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 345


009-016 Capitulo 1_Maquetación 1 02/07/15 10:42 Página 9

Capítulo 1
Una historia cultural de los animales

Aparentemente, constituye un contrasentido unir en un mismo término la refe-


rencia a cultura, vocablo íntimamente asociado a la experiencia humana, con el
mundo animal. Pero hay que superar esta dualidad: a lo largo de la historia, el
hombre ha tenido una determinada experiencia y ha desarrollado una serie de re-
presentaciones acerca de la naturaleza, representaciones y experiencias que, como
cualquier producto histórico, cambian a lo largo del tiempo, y que constituyen
un elemento digno de analizar y de estudiar. Esta historia de los animales (Cultural
History of Animals, o Animal Studies, aunque los franceses prefieren utilizar el tér-
mino zoohistoire)1 tiene unos objetivos distintos a los de la tradicional historia na-
tural: si esta tenía como principal preocupación el análisis de la evolución de la
percepción científica de los animales a lo largo del tiempo, transmitiendo subli-
minalmente una concepción whig y positivista2, en la cual había un especial interés
por poner de relieve los aciertos (el fetichismo del precedente) y los errores, olvi-

1 De hecho, es el término que utiliza una pionera en estas cuestiones, Dolores Carmen Morales Muñiz. Vid.
«Zoohistoria: reflexiones acerca de una nueva disciplina auxiliar de la ciencia histórica», en Espacio tiempo y
forma. Serie III, Historia Medieval, 4, 1991. De la misma autora, «El simbolismo animal en la cultura medieval»,
Espacio, tiempo y forma. Serie III. Historia medieval, 9, 1996; «Los animales en el mundo medieval cristiano-oc-
cidental: actitud y mentalidad», Espacio, tiempo y forma. Serie III. Historia medieval, 11, 1998; «La fauna exótica
en la Península Ibérica: apuntes para el estudio del coleccionismo animal en el Medievo hispánico», Espacio,
tiempo y forma. Serie III. Historia medieval, 13, 2000; «Las aves cinegéticas en la Castilla medieval según las
fuentes documentales y zooarqueológicas: un estudio comparativo», La caza en la Edad Media, coord. por
José Manuel Fradejas Rueda, 2002. Arturo Morales Muñiz, por su parte, ha trabajado sobre todo en los restos
faunísticos encontrados en los yacimientos arqueológicos, pero tiene alguna contribución sobre la época
medieval, como «De quién es este ciervo?: algunas consideraciones en torno a la fauna cinegética de la Es-
paña medieval», El medio natural en la España medieval: actas del I Congreso sobre ecohistoria e historia medie-
val, coord. por Julián Clemente Ramos, 2001.
2 Lo que, al fin, y al cabo, corresponde a lo que podríamos denominar una concepción «heroica» de la
historia de la ciencia. Vid. Juan Pimentel, «¿Qué es la historia cultural de la ciencia?», Arbor, 743, 2010,
pp. 417-424.
009-016 Capitulo 1_Maquetación 1 02/07/15 10:42 Página 10

10 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

dando en muchas ocasiones que la misma historia natural es un producto histórico;


los Animal Studies, en cambio, tal como son concebidos actualmente, enfatizan el
carácter evolutivo y cambiante de las percepciones y las representaciones, muy en
línea con las ideas postmodernistas que imperan actualmente en las ciencias so-
ciales. Y estas nuevas perspectivas comportan numerosas implicaciones. Desde el
punto de vista epistemológico, nos encontramos con el problema de la naturaleza
no verbal de nuestra comunicación con los animales. Por lo que se refiere a la me-
todología, bien es sabido que los animales no dejan documentos. E históricamente,
lo que se entiende por condición animal no ha sido siempre lo mismo desde el
punto de vista cultural3.
En el mundo anglosajón los denominados Animal Studies, Human-Animal Stu-
dies (HAS) o Anthrozoology constituyen una disciplina independiente, con la misma
dignidad que pudieran tener los Gender Studies, la Social History, la Economic His-
tory o la Cultural History. De hecho, recientemente, la prestigiosa editorial oxo-
niense Berg Publishers ha publicado una A cultural history of animals (2007) en
seis volúmenes a través de cuya lectura podemos apreciar cuáles son los temas pre-
dominantes: la domesticación de los animales, sus representaciones iconográficas,
los parques zoológicos, su papel en deportes y espectáculos, los planteamientos
filosóficos acerca de ellos... como es natural en este tipo de trabajos concebidos
en el mundo angloparlante, la mayor parte de los autores procede del ámbito aca-
démico británico y estadounidense, con algunos especialistas franceses que ponen
la necesaria nota continental4.
Naturalmente, este esfuerzo no ha surgido de la nada. Los animales siempre
han tenido cabida en estudios arqueológicos, literarios y artísticos, y los bestiarios
medievales han constituido, tradicionalmente, un campo privilegiado para ello.
Pero este nuevo enfoque, centrado sobre todo en la representación que el hombre
tiene de la naturaleza, probablemente tenga una de sus primeras manifestaciones
importantes con la obra de Keith Thomas, Man and the natural World: changing
attitudes in England 1500-1800, publicada por primera vez en 1983, la cual nunca
ha sido traducida al castellano, y en la que se planteaba cuál era la actitud ante la
naturaleza en la Inglaterra moderna, que experimenta una fuerte evolución desde
un absoluto antropocentrismo a una relación algo más igualitaria cuyos primeros
exponentes podemos apreciar en el siglo XVIII. La antorcha de Thomas ha sido re-
cogida en la actualidad por Erica Fudge, profesora de la Universidad de Strathclyde

3 Susan Pearson y Mary Weismantel, «Does the animal exist? Toward a Theory of Social Life with Animals», en
Dorothee Brantz (ed.), Beastly Natures: Animals at the Intersection of Cultural and Environmental History, Uni-
versity of Virginia Press, 2010, pp. 17-37.
4 Interesan para la época moderna B. Boehrer (dir.), A cultural history of animals in the Renaissance, y M. Senior
(dir.), A cultural history of animals in Enlightenment, tomos 3 y 4 de la serie.
009-016 Capitulo 1_Maquetación 1 02/07/15 10:42 Página 11

CAPÍTULO 1: UNA HISTORIA CULTURAL DE LOS ANIMALES 11

en Glasgow, y autora de una amplísima producción, centrada básicamente en los


siglos XVI y XVII5.
En el mundo académico francés, por su parte, fueron los medievalistas los que
jugaron el papel pionero, primero, porque derribaron con precocidad las barreras
que separaban unos temas de otros, lo que permitió cruzar informaciones de ca-
tegorías documentales diferentes. Por otro lado, los documentos medievales dan
mucha importancia a los animales, a los que podemos encontrar en textos, imá-
genes, materiales arqueológicos, heráldica, folklore, proverbios, canciones o jura-
mentos. Sin olvidar, por supuesto, la curiosidad que hacia ellos siente la cultura
medieval6. Podríamos señalar el trabajo de Jean Claude Schmitt (aunque no le in-
teresaban tanto los animales como la religiosidad) Le Saint Lévrier. Guinefort, gué-
risseur d’enfants depuis le XIIIe siècle (1979, trad, esp. 1984); al que pocos años
después se uniría la obra del también medievalista Robert Delort Les animaux ont
une histoire (1984), que fue realmente el gran impulsor de la zoohistoria en el país
vecino y que tendría un gran éxito mediático, hasta el punto de haber dado origen
a una serie de televisión. El siguiente hito vendrá dado por la figura de Eric Bara-
tay, algunas de cuyas primeras obras fueron L’ eglise et l´animal (France, XVIIe-XXe
siécle) (París, 1996), o Zoo: Histoire des jardins zoologiques en Occident (XVIe-XXe
siécle) (París, 1998), esta última en colaboración con Hardouin Fugiet. Con el
fino olfato que tradicionalmente han manifestado siempre los franceses ante las
nuevas líneas de investigación, ya en 1997 el mismo Baratay dirigía un número
monográfico de la revista Cahiers d’ Histoire dedicado a los animales domésticos,
y en cuya introducción señalaba cómo la historia de los animales, nacida tímida-
mente en la década de 1980, aún constituía un terreno prácticamente virgen, no
tanto para el mundo antiguo y medieval, pero sí para la época moderna, y, espe-
cialmente, contemporánea7. Aunque últimamente hay un creciente interés por
parte de los especialistas en la época moderna, vengan de la historia, la literatura,
o la filosofía, como revelan la celebración del coloquio organizado por el Centre
de Recherches sur le XVIIe siécle européen de la Universidad de Burdeos y dirigido
por Charles Mazouer, L´animal au XVIIe siécle (2003), o el hecho de que la revista

5 Podríamos destacar Perceiving Animals, Humans and Beasts in Early Modern English Culture, Urbana and
Chicago, University of Illinois Press, 2002, y Brutal Reasoning: Animals, Rationality and Humanity in Early Modern
England, Ithaca, Cornell University Press, 2006; así como la coordinación de obras de carácter colectivo tales
Renaissance Beasts: Of Animals, Humans, and Other Wonderful Creatures, Urbana and Chicago, University of
Illinois Press, 2004, y At the Borders of the Human: Beasts, Bodies and Natural Philosophy in the Early Modern Pe-
riod, Londres, Macmillan, 1999.
6 Michel Pastoreau, Una historia simbólica de la Edad Media Occidental, Buenos Aires, Katz Editores, 2006. De
hecho, Robert Fossier dedica un extenso capítulo a los animales en su síntesis Gentes de la Edad Media, Madrid,
Taurus, 2007. Y en Robert Delort, Elizabeth Mornet, Franco Morenzoni y Danielle Millioud, Milieux naturels,
espaces sociaux: études ofertes à Robert Delort, París, Publications de la Sorbonne, 1997; se incluyen numerosas
aportaciones dedicadas a los animales en la época medieval.
7 Eric Baratay y Jean-Luc Mayaud, «Avertissement», Cahiers d’histoire, 42-3/4, 1997.
009-016 Capitulo 1_Maquetación 1 02/07/15 10:42 Página 12

12 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

Dixhuitieme siécle (2010) haya dedicado un número al mundo animal. Quizás el


representante galo de la historia de los animales más conocido en España sea Mi-
chel Pastoureau, que muy recientemente ha publicado L´ours. Histoire d´un roi
déchu (2007), trabajo, que, en nuestra opinión, constituye todo un modelo de lo
que deben ser los Animal Studies8.
A pesar de estos destacados ejemplos franceses, la línea dominante viene mar-
cada por el mundo anglosajón. En primer lugar, a través de institutos de investi-
gación, como el Centre for-Human Animal Studies (NZCHAS) ubicado en la
Universidad de Canterbury de Nueva Zelanda, y a cargo de Annie Potts9 y Philip
Armstrong10. Un segundo foco viene dado por el British Animal Studies Network,
ubicado en la actualidad en la universidad de Strathclyde (Glasgow), y dirigido
por Erica Fudge, a quien ya nos hemos referido con anterioridad. En Estados Uni-
dos, por su parte, habría que destacar el Ecological and Cultural Change Studies
Group ubicado en la universidad estatal de Michigan, dirigido por Thomas Dietz,
y cuya figura principal, al menos para los historiadores, es la socióloga Linda Kalof,
autora de Looking at Animals in Human History (Londres, Reaktion, 2006), y, en
colaboración con la también socióloga Amy Fitzgerald, responsable de la obra co-
lectiva The Animals Reader: The Essential Classic and Contemporary Writings (Ox-
ford, Berg Publishers, 2007), amén de correr a su cargo la coordinación de A
Cultural History of Animals. El interés por los Animal Studies en el mundo anglo-
sajón también se plasma en la fundación de revistas específicamente dedicadas al
tema, destacando, sin lugar a dudas, Anthrozöos: A Multidisciplinary Journal of The
Interactions of People & Animals (publicada por Berg Publishers desde 1987, es el
órgano oficial de la Internacional Society for Anthrozöology, fundada en 1991) y
Society & animals. Journal for human-animal studies (editada desde 1993 por Brill
Academia Publishers), siendo su equivalente en el mundo académico galo Anthro-
pozoologica, que desde 1984 publica el CNRS.
Con todas sus lagunas e insuficiencias, fundamentalmente, la preferencia por
las épocas más recientes, y el predominio de los análisis sociológicos, antropoló-
gicos o etnológicos, antes que específicamente históricos, sin olvidar la dificultad
de identificar en muchas ocasiones las especies mencionadas por los textos con
las taxonomías actuales11, los Animal Studies parecen haberse anclado firmemente
en el mundo académico anglosajón, por encima de modas pasajeras o intereses

8 Michel Pastoureau, El oso. Historia de un rey destronado. Barcelona, Crítica, 2009.


9 Annie Potts, «Kiwis Against Possums: A Critical Analysis of Anti-Possum Rhetoric in Aotearoa New Zealand»,
Society & Animals, 2009; en Annie Potts y M. White, «New Zealand Vegetarians: At Odds with their Nation»,
Society & Animals 16-4, 2008, pp. 336-353.
10 Philippe Armstrong, What Animals Mean in the Fiction of Modernity. Londres y Nueva York, Routledge, 2008.
11 Un ejemplo en Sandra Coram-Mekkey, «Mys-mus, qui es tu?», en Robert Delort, Elizabeth Mornet, Franco
Morenzoni y Danielle Millioud, Milieux naturels, espaces sociaux: études ofertes à Robert Delort, París, Publica-
tions de la Sorbonne, 1997.
009-016 Capitulo 1_Maquetación 1 02/07/15 10:42 Página 13

CAPÍTULO 1: UNA HISTORIA CULTURAL DE LOS ANIMALES 13

académicos coyunturales. Muy distinto es, por el contrario, el panorama en el ám-


bito historiográfico español, y, más específicamente, por ser el que mejor conoce-
mos, en el modernista, por cuanto estas cuestiones poco han interesado a los
especialistas, salvando, muy recientemente, la notable excepción de Carlos Gómez-
Centurión12, prematuramente desaparecido. Las principales contribuciones, de
hecho, no proceden del terreno específicamente histórico, sino de disciplinas que
podríamos llamar colaterales, bastante ignoradas normalmente dado que en nues-
tro país los compartimentos estancos existentes entre las distintas ramas huma-
nísticas suelen estar bastante infranqueados. Es cierto que contamos con algunas
aportaciones procedentes del campo de la literatura13, el arte o la historia de la
ciencia, pero no lo es menos que queda mucho por hacer a la hora de formular
una historia de los animales en el mundo hispánico14, a pesar de algunos loables,
aunque incompletos, intentos recientes15. Sería necesario, ante todo, analizar la
percepción de las distintas especies en el imaginario colectivo, y estudiar la evolu-
ción que ha sufrido la misma, desde las primeras manifestaciones literarias e ico-
nográficas hasta su presencia en los medios de comunicación actuales. En segundo
término, analizar el modelo de relación entre hombre y animal existente, pasando
de la mera dominación y explotación (la caza), a la exhibición (los animales en el
circo y los espectáculos, los parques zoológicos) y a la conservación y protección
(legislación proteccionista, papel de las sociedades protectoras de animales, etc.).
Y, por último, analizar las grandes etapas en el pensamiento científico hispano
acerca del mundo animal, constituyendo un hito fundamental al respecto, la ex-
periencia que supuso el contacto con la fauna americana.
Esta laguna no puede ser atribuible, en modo alguno, a la falta de información.
Tan solo para lo que se refiere a la época moderna, podríamos contar al respecto
con la literatura emblemática, la producción cinegética y ecuestre, y la literatura
zoológica, sin olvidar las aportaciones de la literatura fabulística (Steinhowell, Fá-
bulas de Esopo, y, por supuesto, Iriarte y Samaniego), médica (por poner un ejem-

12 Carlos Gómez Centurión, «Exóticos pero útiles: los camellos reales de Aranjuez durante el siglo XVIII», Cua-
dernos dieciochistas, 9, 2008; «Treasures fit for a king. King Charles III of Spain´s Indian Elephants», Journal of
the History of Collections, 2009; «Exóticos y feroces. La ménagerie real del Buen Retiro durante el siglo XVIII»,
Goya. Revista de Arte, 326, 2009; «Curiosidades vivas. Los animales de América en la ménagerie real durante
el siglo XVIII», Anuario de Estudios Americanos, 66, 2, 2009. Y, sobre todo, Alhajas para soberanos. Los animales
reales en el siglo XVIII: de las leoneras a las mascotas de cámara, Junta de Castilla y León, 2011.
13 Se puede avanzar mucho a partir del enfoque de Manuel Pardo de Santayana et al., «Naturaleza a través
de la botánica y zoología en la literatura renacentista española: la Celestina», Asclepio, 63, 1, 2011, que utiliza
la cuantificación de las referencias animalísticas como una primera aproximación. Sería interesante hacer
para los animales lo que ha hecho para las plantas en la literatura de los siglos XVI y XVII, John Slater, Todo son
hojas: Literatura e Historia Natural en el Barroco español, Madrid, CSIC, 2010.
14 Un planteamiento en Arturo Morgado García, «Visiones del mundo animal en la España moderna», Revista
de Historia Moderna. Anales de la Universidad de Alicante, 29, 2011.
15 Abel Alves, The Animals of Spain: An Introduction to Imperial Perceptions and Human Interaction with Other
Animals, 1492-1826, Brill Academic Publishers, 2011.
009-016 Capitulo 1_Maquetación 1 02/07/15 10:42 Página 14

14 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

plo, el Dioscórides de Andrés Laguna), hagiográfica (los Flos Sanctorum de Villegas


y Ribadeneyra), demonológica (Jardín de Flores curiosas de Torquemada, Patrocinio
de ángeles y combate de demonios de Blasco Lanuza, Tribunal de superstición ladina
de Gaspar Navarro), la prensa (Semanario de Agricultura y Artes), la propia litera-
tura de creación (las novelas de caballerías, por ejemplo, y algunos títulos tan sin-
gulares como la Gatomaquia de Lope de Vega), la inmensa producción generada
por la exploración del continente americano, o los diccionarios (Tesoro de la lengua
castellana de Covarrubias y Diccionario de la Real Academia española)... refirién-
donos solamente a las fuentes de carácter libresco, ya que la iconografía y la do-
cumentación de carácter artístico nos brindan un material impresionante que poco
ha sido utilizado en estos menesteres.
Ciertamente, las etapas históricas al uso no tienen razón de ser en la historia
de los animales: tal como señala Erica Fudge, haciendo alusión al célebre interro-
gante de Joan Scott acerca de si hubo un Renacimiento para las mujeres, «Animals,
as far as we know, ...have no sense of periodization. So, give the question ‘dis dogs have
a Renaissance?’, the answer is clearly no... if we are to write the history of animals, a
wholly different organizing structure would seem to be necessary»16. No obstante, cabe
señalar que, desde la perspectiva de la imagen percibida por el ser humano, a lo
largo del tiempo vamos a ir encontrando una serie de visiones hegemónicas, pero
nunca exclusivas, ya que jamás llegan a desplazar por completo a la anterior, con
la que coexiste sin que ello suponga una contradicción. En este sentido, habría
que distinguir una primera fase, que llegaría hasta mediados del Seiscientos, en la
cual predomina la visión emblemática, a la que dedicamos el primer capítulo de
esta obra. La segunda visión, la positivista, estaría marcada fundamentalmente
por los intereses descriptivistas, siguiendo las pautas establecidas por lo que se ha
dado en llamar el método científico que se consolida a partir del siglo XVII. Y la
tercera, la afectiva (muy relacionada con su antítesis, la visión utilitaria, que siem-
pre ha estado presente), que no empieza a dar frutos hasta el siglo XIX con las pri-
meras medidas proteccionistas (aunque con antecedentes muy antiguos, siendo
Plutarco el ejemplo más destacado), que se caracterizaría por el intento de esta-
blecer un marco de relación más igualitario entre los animales y los seres humanos,
a la par que se consolida su papel como iconos del universo infantil.
Todas estas visiones las vamos a encontrar a lo largo de la Modernidad17. Por
un lado, la tradición emblemática sigue persistiendo en la fabulística y en los nu-
merosos juicios de valor vertidos en las obras de historia natural. Los intereses des-

16 Erika Fudge, «A left Handed Blow: Writing the History of Animals», en Nigel Rothfels (ed.), Representing an-
imals, University of Indiana Press, 2002, p. 6.
17 Una buena panorámica de las distintas vertientes del estudio de los animales durante esta época, en K. A.
E. Enenkel y P. J. Smith, Early modern zoology: the construction of animals in science, literature and the visual
arts, Leiden, Brill, 2007.
009-016 Capitulo 1_Maquetación 1 02/07/15 10:42 Página 15

CAPÍTULO 1: UNA HISTORIA CULTURAL DE LOS ANIMALES 15

criptivistas, por su parte, tienen plena cabida en la literatura naturalista del mo-
mento. La persistencia de actividades bien aceptadas socialmente como la caza o
los espectáculos, nos permiten comprobar la vigencia de una corriente que sitúa
a los animales al servicio del hombre, más allá de su eterno papel como criaturas
domesticadas, por lo que el culto a las mascotas que comenzamos a observar du-
rante este período es un buen ejemplo de la difusión de las tendencias afectivas.
Esta obra pretende ofrecer una primera aproximación a la presencia de estas
visiones en la Modernidad española (aunque, en muchas ocasiones, habrá que re-
trotraerse a tiempos anteriores), utilizando como fuentes de información la lite-
ratura de creación, las obras de historia natural, los libros de viajes y la prensa
como elementos fundamentales, aunque también nos han ayudado muchísimo
los trabajos de autores como Asworth, Asúa y French, Pastoureau, Gómez-Cen-
turión (los apartados «Las aves de jaula» del capítulo 7, y «La colección zoológica
de los Borbones» del capítulo 8, están basados casi exclusivamente en sus investi-
gaciones), o Juan Pimentel, cuyas aportaciones, en muchas ocasiones, reproduci-
mos in extenso, ya que nuestra intención no era tan solo ofrecer material inédito
o poco trabajado, sino apoyarnos además en la labor de nuestros predecesores (al
fin y al cabo, los historiadores siempre caminamos a hombros de gigantes). Resulta
obvio que los resultados vertidos en estas páginas constituyen tan solo un primer
esbozo de lo que hay que plantear como una labor larga, compleja y prolongada
en el tiempo, a la que las pinceladas que aquí vertemos no le hacen, en modo al-
guno, justicia.
Y por último, quisiera dedicar este libro a mi familia, tanto a la de origen como
a la que he formado. Esta obra no hubiera sido posible sin el apoyo ni el cariño
que he recibido por parte de ellos, comenzando por el de Loli, cuya vida se ha
cruzado con la mía hace ya más de treinta años, lo cual, entre los muchos privile-
gios que he tenido la fortuna de gozar, ha sido siempre el mayor.

ARTURO MORGADO
Universidad de Cádiz

19 de marzo de 2015
009-016 Capitulo 1_Maquetación 1 02/07/15 10:42 Página 16
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 17

Capítulo 2
La visión emblemática de la naturaleza

La herencia previa

Los primeros estudios zoológicos serios, como bien es sabido, fueron obra de Aris-
tóteles, que en su obra intentó superar el marco de la mera descripción y enume-
ración de especies, para acometer una sistemática de los distintos rasgos
anatómicos y fisiológicos que se podían observar en los diferentes animales, en-
contrándose entre sus logros la distinción entre los peces óseos y cartilaginosos, la
división de los invertebrados en crustáceos, cefalópodos, gasterópodos, bivalvos e
insectos, y la inclusión de los cetáceos entre los mamíferos. El propósito de Aris-
tóteles es científico, ignorando las explicaciones sobrenaturales y refiriéndose a los
fenómenos y a las causas según la lógica de los procesos naturales, sin pretender
instaurar una nueva nomenclatura ni utilizar una terminología novedosa. Su In-
vestigación sobre los animales constituye un auténtico tratado de zoología general,
la cual tuvo una enorme influencia en los siglos posteriores, tanto como obra cien-
tífica como por sus descripciones del comportamiento y la fisiología animal1.
Estos empeños, sin embargo, no tuvieron continuidad en el mundo clásico,
de tal modo que sus sucesores, de los que podríamos destacar a Plinio (que dedica
cuatro libros de su Historia natural a la zoología, distinguiendo entre animales te-
rrestres, acuáticos, voladores e insectos, no mencionando especies conocidas por
Aristóteles), Claudio Eliano, Solino, y el epílogo que supondría la figura de Isidoro
de Sevilla, realizarían un nuevo enfoque, en el que confluirían a la par la morali-
zación del mundo animal, en el que cada especie se podría asimilar a una virtud
o un vicio humano, lo cual, a su vez, era el fruto de la tradición fabulística iniciada

1 Agustín Muñoz-Alonso López, «La significación de los animales en la literatura y la filosofía clásica», María
Rosario García Huerta y Francisco Ruiz Gómez (dirs.), Animales simbólicos en la Historia. Desde la Protohistoria
hasta el final de la Edad Media, Madrid, Síntesis/Universidad de Castilla la Mancha, 2012, p. 164ss.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 18

18 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

por Esopo; y el recurso a lo mágico, lo mítico, lo maravilloso y lo fantástico, en


el que la India supone la tierra de maravillas por excelencia, lo que ya apreciamos
en la obra de Heródoto2.
Sin lugar a dudas, Plinio constituirá la referencia fundamental. Su intención
es enciclopedista, recogiendo una gran cantidad de datos sin la intención de ex-
plicarlos o analizarlos, no mostrando un especial interés ni por la anatomía ni
por la fisiología. Lo que de verdad le interesa es la observación de los animales
en su comportamiento, recogiendo numerosos elementos fantásticos e invero-
símiles, y mostrando episodios que ponen de manifiesto las relaciones de amis-
tad y colaboración entre los humanos y los animales3. Su influencia se prolongó
durante muchísimos siglos, primero por ofrecer una historia natural alegorizada,
de corte universal y plena de simpatías y antipatías, y, en segundo término, por
su elegancia literaria. Si Aristóteles deseaba formular leyes, Plinio recogió lo di-
verso y lo extraordinario de la creación4, y todavía durante los siglos xvI y xvII
su obra será comentada continuamente5. La Edad Media heredaría fundamen-
talmente la visión pliniana, inspirándose además en la obra del Fisiólogo6, su-
puestamente atribuido a san Epifanio (cuya traducción del griego fuera
publicada en la Roma de 1587 por Gonzalo Ponce de León), copiado, ampliado,
adulterado y plagiado hasta la saciedad durante este período, que daría origen
a los tan conocidos bestiarios, en los que predominaría igualmente la visión sim-
bólica. Escasas figuras realizarían durante este período una aportación original,
pudiendo destacarse, especialmente, la obra de San Alberto Magno, De anima-
libus.
El siglo xvI no supondría en absoluto una ruptura con la cosmovisión zoológica
heredada del pasado. Lo maravilloso y lo mítico serán muy reforzados por la pu-
blicación de la obra de Olao Magno, con su famosa Carta Marina (1539) (figura
1)7, y especialmente, con la Historia de gentibus septentrionalibus (1555)8, que tras-
ladará el reino de las maravillas de la India a los mares del Septentrión, (aunque
tendrá la virtud de basar parte de la información recogida en sus observaciones

2 Rudolft Wittkower, «Maravillas de Oriente: Estudio sobre la historia de los monstruos», Sobre la arquitectura
en la edad del Humanismo. Ensayos y escritos. Barcelona, Editorial Gustavo Gili, 1979, pp. 265-311.
3 Agustín Muñoz-Alonso López, «La significación», p. 171.
4 Juan Pimentel Igea, El rinoceronte y el megaterio, Madrid, Abada, 2010, pp. 60-61.
5 Yliana Ilyushechkyna, «Elephants and Bears through the eyes of Scholars: a case study of Pliny´s Zoology in
the 15th-16th centuries», A. E. Karl Enenkel (ed.), Transformations of the Classics via Early Modern Commentaries,
Leiden, Brill, 2014.
6 Jacques Voisenet, «El pensamiento simbólico según los clérigos de la Edad Media», Animales simbólicos en
la historia, pp. 198-201.
7 Chet Van Duzer, Sea Monsters on Medieval and Renaissance Maps, The British Library, 2013.
8 Olao Magno, Historia de las gentes septentrionales, Madrid, Tecnos, 1989, edición de Daniel Terán Fierro, que
utiliza el epítome latino publicado en Amberes en 1562.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 19

CAPÍTULO 2: LA VISIÓN EMBLEMÁTICA DE LA NATURALEZA 19

personales)9, que sería dado a conocer en España por Antonio de Torquemada10.


En varios capítulos el conocimiento de la naturaleza escandinava responde a ob-
servaciones directas efectuadas por el propio Olao Magno, que en su juventud re-
alizó misiones diplomáticas bajo los auspicios del rey Gustavo vasa, que le
proporcionaron algún dinero, prestigio y la oportunidad de conocer distintas re-
giones y países. La minuciosidad con la que describe distintos procedimientos de
caza, pesca o domesticación de la fauna nórdica revela igualmente un gran caudal
de información obtenida a partir de entrevistas o testimonios de los habitantes de
estas regiones: en la introducción al capítulo de los peces monstruosos, asegura
que su captura es seguro presagio de tempestades u otras calamidades, basándose
en las afirmaciones de los pescadores noruegos. Pero también es una información
erudita y libresca, citando a Plinio, Aristóteles, Eliano, Plutarco, Columela, va-
rrón, Paladio, Estrabón, Solino, Herodoto, poetas latinos, enciclopedistas medie-

Figura 1. Olao Magno, Carta Marina (1539), las figuras de muchas criaturas serán
reproducidas en la Historia gentibus septentrionalibus.

9 José Julio García Arranz, «Olao Magno y la difusión de noticias de fauna exótica del norte de Europa en el
siglo XVI», Encuentro de civilizaciones (1500-1750). Informar, narrar, celebrar. Actas del tercer coloquio internacio-
nal sobre relaciones de sucesos, Universidad de Alcalá, 2003. También, W. Brian Ogilvie, The science of describing.
Natural History in Renaissance Europe, University of Chicago Press, 2008.
10 Antonio de Torquemada, Jardín de flores curiosas (1570), edición de Giovanni Allegra. Madrid, Castalia, 1982.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 20

20 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

vales como Alberto Magno, vicente de Beauvais, Tomás de Cantimpré, Isidoro


de Sevilla, o humanistas coetáneos, como Paolo Giovio, Sebastián Munster, o su
hermano Juan Magno. También se detectan relatos cuyos contenidos proceden
de los bestiarios medievales, como la creencia de que las crías del oso nacen infor-
mes y ciegas y la madre les imprime su forma lamiéndoles con la lengua, la argucia
de la zorra que se finge muerta y atrapa por sorpresa a las aves que acuden a pico-
tear su cuerpo, o la leyenda escocesa del barnacle-goose, fruto que nace colgado de
determinados árboles y se convierte en ave acuática. No falta el relato medieval
del aspidochelone, monstruoso cetáceo con su dorso cubierto de arena, que atrae
a los marineros confiados en que se trata de una isla.
Especialmente interesantes resultan los capítulos dedicados a los peces mons-
truosos, fruto de una múltiple confluencia de tradiciones heredadas de fines de la
Edad Media: a las leyendas nórdicas sobre seres fabulosos que habitan los mares,
se unen la influencia de varias corrientes que configuraron el peculiar gusto por
lo monstruoso que caracterizó los últimos siglos medievales, la presencia de relatos
característicos de los bestiarios y de las enciclopedias tardomedievales (una de las
posibles fuentes gráficas pudo ser el libro dedicado a animales marinos en el Hortus
sanitatis de Johannes de Cuba de finales del siglo xv), la influencia de narraciones
maravillosas de viajeros europeos a tierras lejanas y desconocidas (Marco Polo,
Jean de Mandeville) que convirtieron los confines del mundo civilizado por Oc-
cidente en uno de los espacios más fértiles en cuanto a la generación de leyendas
fantásticas o seres prodigiosos (el mar del Norte juega el papel de frontera entre
lo conocido y lo ignoto), y la moda medieval intensificada a fines del siglo xv de
describir numerosos partos o apariciones monstruosas, por lo general como seguro
presagio de sucesos venideros, en muchas ocasiones de índole política.
A partir del siglo xvI comienzan a publicarse algunas grandes recopilaciones zoo-
lógicas que añaden nuevas especies a las ya conocidas por los autores clásicos, pu-
diendo destacar al respecto las obras de Conrad Gesner (que todavía se basa más en
los conocimientos transmitidos por los antiguos que en los adquiridos empírica-
mente)11, Pierre Belon (que realizó uno de los primeros viajes de la historia con fines
estrictamente naturalistas, que le llevaría a recorrer entre 1546 y 1549 las tierras de
Grecia, Palestina, Egipto, y la península arábiga)12, Guillaume Rondelet (más libresco
que el anterior, ya que nunca abandonaría su cátedra de anatomía de la Universidad
de Montpellier, si bien rechazaría expresamente todos los elementos fabulosos)13,

11 Conrad Gesner, Historiae animalium, 4 vols., Zurich, 1551-1558.


12 Pierre Belon, De aquatilibus libri duo, París, 1553.
13 Guillaume Rondelet, De piscibus marinis (Lyon, 1554). Sobre ambos autores, Stefano Perfetti, «Aquatilium
historiae. Epistemología aristotélica osservazioni sul campo nelle monogafie di Rondelet e Belon ( XVI secolo)»,
en S. Geruzzi (coord.), Uomini, demoni, santi e animali tra Medioevo ed Età moderna, Fabrizio Serra Editore,
Pisa-Roma 2010, pp. 169-183.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 21

CAPÍTULO 2: LA VISIÓN EMBLEMÁTICA DE LA NATURALEZA 21

Hipólito Salviani, que trabajara como médico de la corte pontificia14, centrados


estos tres últimos única y exclusivamente en los animales acuáticos, Ulises Aldro-
vandi, profesor en la universidad de Bolonia15, y, ya en el siglo xvII, Edward Top-
sell, párroco anglicano16, y el médico polacoescocés, aunque vivió muchos años
en los Países Bajos y Alemania, Jan (o Johannes) Jonston17.
Pero esta historia natural ocupa un lugar muy pequeño en la mayor parte de
los relatos sobre la revolución científica18. El problema, según expresara Ashworth,
es que no nos hemos planteado las preguntas correctas, que deberían ser el porqué
los autores del Renacimiento reunieron y publicaron información sobre el mundo
natural, qué clase de material incluyeron en sus compilaciones, y por qué motivo,
cuál era el público de estas recopilaciones y la utilización de la información con-
tenida en ellas, si el estudio de la naturaleza formaba parte de un esfuerzo cultural
más amplio, y si recibía apoyo por parte de príncipes y patronos. Si Gesner y Al-
drovandi intentaron escribir textos de biología y fallaron en el intento, pueden
merecer las críticas que han recibido, pero si pretendieron hacer algo muy distinto,
quizás deberíamos entender primero sus motivaciones y el contexto cultural de
las mismas, antes de despreciar sus esfuerzos tan rápidamente.
Cuando observamos la historia natural del período comprendido entre 1550
y 1650, nos encontramos con un mundo totalmente distinto al nuestro, un
mundo en el que los animales constituían un aspecto más de un intrincado len-
guaje de símbolos, metáforas y emblemas. Esta visión emblemática del mundo es
el factor más importante de los contenidos y del alcance de la historia natural del
Renacimiento. Ciertamente, la naturaleza de este mundo de símbolos y corres-
pondencias experimentó muchos cambios en esta época, se enriqueció mucho en
el período comprendido entre Gesner y Aldrovandi, y se había disipado casi por
completo en la obra de Jonston. La caída de esta visión emblemática fue un as-
pecto crucial en el desarrollo de la Revolución científica.
Quizás la mejor aproximación al mundo emblemático del Renacimiento sea
abrir la Historia animalium de Conrad Gesner (1516-1565). Oriundo de Zurich
fue un erudito que cultivó numerosas ramas del conocimiento, como la filología,
la física y la historia natural. Estudió con Zwinglio en varias universidades y en

14 Hipólito Salviani, Aquatilium animalium historiae, Roma, 1557.


15 Ulises Aldrovandi, Ornithologiae (Bolonia, 1599), De animalibus insectis (Bolonia, 1602), De piscibus (Bolonia,
1608), Quadrupedum omnium bisulcorum (Bolonia, 1621).
16 Edward Topsell, The history of four-footed beasts, Londres, 1607.
17 Jan Jonston, Historiae naturalis, Amsterdam, 1650-1657.
18 Para lo que sigue, básicamente, B. Jr. William Ashworth, «Natural History and the Emblematic World», en
M. Hellyer, The scientific revolution: the essential readings, Blackwell, 2003. También podemos encontrar noticias
sobre los naturalistas del Renacimiento en Miguel Ángel Asua y Roger French, A new world on animals. Early
Modern Europeans on the Creatures of Iberian America, Aldershot, Ashgate, 2005.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 22

22 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

1545 los Fugger le invitaron a Augsburgo, en cuya biblioteca Gesner leería a


Eliano, que le estimularía para escribir sobre historia natural, siendo el resultado
final los cuatro volúmenes de la Historia animalium, publicados entre 1551 y
1558, amén de un quinto tras su fallecimiento. Publicaría asimismo una serie pa-
ralela de tres volúmenes, Icones animalium (1553, 1555, 1560), una especie de
enciclopedia animal ilustrada que reproducía las ilustraciones de los trabajos pre-
vios complementadas con cortos textos.
Gesner agrupa los animales utilizando las categorías de cuadrúpedos, pájaros y
peces, en cada una de las cuales los enumera por orden alfabético. De cada uno de
ellos aborda su A) nombre, B) descripción morfológica, C) acciones vitales (co-
mida, sueño, etc), D) afectos, costumbre e inteligencia, E) utilización del animal,
F) si es comestible, G) remedios obtenidos del mismo, y, finalmente, H) filología,
dividida a su vez en ocho subcategorías que abordan a) los nombres, b) a f) aspectos
filológicos (gramática, poética, etc), y h) historias fabulosas, predicciones, prodi-
gios, monstruos, augurios, cosas sagradas, proverbios y emblemas. A su vez, la ca-
tegoría a) se subdivide en (1) nombres, (2) epítetos, (3) metáforas, (4) imágenes,
(5) plantas y piedras que tienen el mismo nombre del animal, (6) nombres de ani-
males similares al animal descrito, (7) nombres de cosas de la naturaleza que se
llaman igual que el animal. Los aspectos filológicos ocupan una considerable parte
de la obra: por ejemplo, el caballo tiene un total de 98 páginas para las categorías
A a G, y 79 para la H, para el perro usa 38 y 23 páginas respectivamente. Sus ani-
males son librescos, en el sentido de que ha utilizado numerosos textos, antiguos
y modernos, que hacen referencia a las distintas especies. Pero hay una novedad
importante: las ilustraciones, que le distinguen de otros meros comentadores de
los trabajos clásicos sobre animales como Giovio, Pomponazzi o Escalígero. Situado
en el corazón de Europa, Gesner funcionó como un centro de circulación de es-
pecímenes, pinturas y descripciones de animales, y, aunque tuvo corresponsales
en Cracovia y varsovia, concentraría sus informantes en Suiza, el sur de Alemania
e Italia, fundamentalmente Basilea, Estrasburgo, o Zurich, o las ciudades nordita-
lianas, destacando la gran cantidad de médicos que le remitieron información (un
total de 33 de los 63 de los que conocemos su profesión)19. Sea como fuere, su
obra le convertiría en la gran autoridad zoológica de la segunda mitad del siglo
xvI, aunque los textos impresionan menos que los grabados, con imágenes obte-
nidas de médicos, boticarios, coleccionistas o profesores. La representación visual
del animal era para el lector más ilustrativa que un millar de palabras.
Si consultamos, por ejemplo, el capítulo dedicado al pavo real (figura 2), ve-
remos al principio un atractivo grabado, seguido del nombre del animal en varias

19 Brian Ogilvie, The science of describing. Natural History in Renaissance Europe, University of Chicago Press,
2008, pp. 34 y 61.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 23

CAPÍTULO 2: LA VISIÓN EMBLEMÁTICA DE LA NATURALEZA 23

Figura 2. Pavo real. Conrad Gesner, Historiae Animalium liber. III qui est
de Avium Natura, Zurich, Christoph Froschoverum, 1555, p. 631.

lenguas y una descripción del mismo, reconstruida a partir de fuentes antiguas


como Aristóteles y Plinio. Se le concede una gran importancia al hábitat y a las
características del animal, lo que nos permite ver cómo su carne no se corrompe
tras su muerte y se avergüenza de sus pies. Se nos dice que el pavo real está asociado
a la diosa Juno y aparece en monedas antiguas. Se nos informa acerca del mito de
Argos, que tenía un centenar de ojos, y que tras su muerte fue transformado en
los puntos de la cola del pavo real. También encontramos proverbios, medicinas
y leyendas. Cada dato se apoya en una autoridad, normalmente clásica, pero tam-
bién, a menudo, contemporánea. Si lo que se busca es una descripción anatómica
o el lugar del pavo real en una taxonomía basada en características físicas, la obra
de Gesner defrauda. Pero si uno está interesado en confrontar la compleja red de
asociaciones que ligan al pavo real con la historia, la mitología, la etimología, el
resto del mundo animal y hasta con todo el universo, la recompensa será fructífera.
Gesner pensaba que para conocer al pavo real había que conocer todas sus asocia-
ciones (afinidades, similitudes, y simpatías) con el resto del mundo creado. Fou-
cault ha sugerido que esta búsqueda de las similitudes y los parecidos fue la
principal guía epistemológica del pensamiento renacentista20, y, en el caso de Ges-
ner, tiene toda la razón.
¿De dónde pudo sacar Gesner todo este mundo de asociaciones? Algunas de
ellas eran bien conocidas para los estudiantes de historia natural, como Aristóteles,

20 Michel Foucault, Las palabras y las cosas. Una arqueología de las ciencias humanas, Buenos Aires, Siglo XXI,
1968.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 24

24 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

Plinio, Eliano, Plutarco, Teofrasto, varrón, y todos los autores clásicos que escri-
bieron algo sobre animales. Al fin y al cabo, es lo que se espera encontrar en un
humanista tan leído como lo fue Gesner. Pero sorprende encontrar a autores como
Erasmo, Horapolo o Alciato. Puesto que estas fuentes son una parte importante
de la visión del mundo del autor y son poco conocidas por los historiadores de la
ciencia, parece necesario ponerlas de relieve. A lo largo del siglo xvI parece haber
habido seis líneas de pensamiento que se añadieron a la literatura clásica sobre la
historia natural, las cuales determinaron el carácter de la Historia natural del Re-
nacimiento tardío. Podemos llamarlas, por mera conveniencia, jeroglífica, anti-
cuaria, esópica, mitológica, adágica y emblemática.
La fascinación del Renacimiento por los jeroglíficos se inicia en el siglo xv,
cuando los Hieroglyphica de Horapolo, de fecha desconocida, fueron redescubier-
tos y traducidos al griego. El tratado de Horapolo es esencialmente un diccionario
de símbolos, de los cuales una elevada proporción son animales. Nos muestra, por
ejemplo, que cuando los egipcios dibujan un cerdo, se trata de una persona ma-
ligna, mientras que la comadreja significa debilidad y la mosca la insolencia. Mar-
silio Ficino se sintió muy impresionado por esta obra, cuya primera versión
impresa es de 1505, seguida de otras muchas a lo largo del siglo xvI. El temprano
impacto de la obra de Horapolo en la historia natural podemos apreciarlo en Al-
berto Durero. Su amigo Pirckheimer había traducido su tratado en 1512, co-
rriendo a cargo del pintor alemán las ilustraciones, y, aunque el manuscrito
original se ha perdido, sobrevive una copia conteniendo las meticulosas descrip-
ciones del artista, con jeroglíficos como el del perro llevando una estola (repre-
sentando el juicio de los reyes) o un león (representando el miedo). Durero
diseñaría un arco de triunfo en honor del emperador Maximiliano I, coronado
por la figura de este rodeado de animales simbólicos, como el león, el perro con
la estola, la grulla (guardián que advierte de los enemigos) y el toro (el coraje con
moderación).
Muy ligada al interés que encontramos en el Renacimiento por los jeroglíficos
se sitúa la fascinación por las antigüedades, especialmente por las monedas y las
medallas, y a lo largo del siglo xvI surgieron los primeros tratados sobre monedas
antiguas, plenas de símbolos y motivos, muchos de ellos animales. La más impor-
tante de estas compilaciones fue la de Aeneas vico (1553), seguida por la de Gui-
llaume du Choul (1556), trabajos que constituyeron una fuente muy importante
para los humanistas del Renacimiento tardío al estar basados en restos materiales
y no en documentos escritos, desarrollándose de esta forma la tradición anticuaria
como una forma alternativa de historia del pasado. La frecuencia con la que apa-
recen pavos reales, leones o águilas en las monedas antiguas, es un convincente
testimonio de que el estudio de las antigüedades fue un aspecto importante de la
historia natural.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 25

CAPÍTULO 2: LA VISIÓN EMBLEMÁTICA DE LA NATURALEZA 25

El tercer elemento fue la fábula, especialmente la esópica, llegando al Renaci-


miento diferentes versiones tanto en latín o en griego. A modo de ejemplo, pode-
mos citar la versión publicada en París en 1547 con ilustraciones de Bernard
Salomon, y otra en 1567 con ilustraciones de Marcus Gheeraerts, que fueron re-
editadas con frecuencia. Para los humanistas interesados en el significado simbó-
lico de los animales, el corpus esópico se convirtió en una fuente muy importante.
Ningún estudio sobre el pavo real podía ignorar la fábula de Juno y el pavo real,
en la que este se queja de no tener una voz tan agradable como la del ruiseñor.
La mitología clásica también dejó su huella en la Historia natural renacentista.
Los animales, después de todo, moraban en el monte Olimpo junto a los dioses,
donde era difícil imaginar a Júpiter sin el águila o a Hera sin el pavo real. La prin-
cipal fuente para ello fue la Metamorfosis de Ovidio, y Gesner estaba tan familia-
rizado con esta obra como con Aristóteles. A lo largo del siglo xvI Ovidio fue
complementado con otros tratados, como los de Lillio Giraldi, Natale Conti y
vincenzo Cartari, todos ellos publicados a mediados de la centuria. El de Cartari,
Imagines deorum (1556) sería particularmente influyente. A finales del siglo xvI
la tradición clásica sería enriquecida con la iconología, tras la publicación del tra-
tado homónimo de Cesare Ripa (1593), reimpreso con frecuencia. Muchos de
los atributos de Ripa pasaron a los libros de historia natural: una mujer con velo
junto a un elefante representaba la religión, una mujer con grandes orejas seña-
lando con su dedo y sosteniendo un pavo real, la arrogancia.
Quizás fueron más importantes las tradiciones adágica y epigramática. En el
siglo xvI el adagio era sinónimo de Erasmo de Rotterdam, que en 1500 publicaba
una colección de proverbios extractados de los autores antiguos y acompañados
con sus comentarios personales. Esta obra fue continuamente reimpresa durante
cuarenta años, y en la última edición había más de cuatro mil cien adagios en la
colección, concerniendo muchos de ellos a los animales, como Multa novit vulpes,
Echinus vero unum magnum (la zorra conoce muchos modos de sobrevivir, el erizo
solamente uno, pero muy grande, refiriéndose a la habilidad de este para enros-
carse como una bola). La recopilación de Erasmo fue una de las obras más influ-
yentes del siglo xvI, y Gesner parece haberla leído muy cuidadosamente.
Finalmente, nos encontramos con la literatura emblemática, iniciada por An-
drea Alciato, cuya intención fue acuñar divisas especialmente enigmáticas, que
desde la primera edición de 1531 eran acompañadas por un dibujo y un comen-
tario explicativo. Un ejemplo podía ser el del pavo real contemplando su pie, lo
que significaba Nosce te ipsum. Muy ligadas a los emblemas se encontraban las di-
visas particulares, una especie de emblemas personales con una imagen particu-
larmente apropiada para el propietario, incorporándose muchas de ellas al acerbo
de la literatura emblemática. Un ejemplo viene dado por el puercoespín de Luis
xII de Francia, con el lema Cominus et eminus (Mano a mano y de lejos), lo que
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 26

26 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

significaba que el monarca podía triunfar tanto con la guerra como con la diplo-
macia. Hacia 1600 se habían publicado cientos de títulos similares, hasta que en
1650 este género empezaría a declinar.
La visión emblemática del mundo es el factor más importante de la actitud
existente en el Renacimiento tardío hacia el mundo natural. La esencia de esta vi-
sión radica en la creencia de que cada cosa existente en el universo tiene una mul-
titud de significados ocultos y que el conocimiento consiste en aprehender tantos
significados como sea posible. Para saber, por ejemplo, sobre el pavo real, tal como
Gesner lo pretendía, había que conocer lo que significaba su nombre en todos los
idiomas, qué proverbios se relacionaban con esta especie, con qué animales tenía
simpatías y afinidades, y, si era posible, su conexión con las estrellas, plantas, mi-
nerales, números, monedas y cualquier otra cosa. Gesner incluía todo esto no por-
que fuese acrítico u obtuso, sino porque sin ello el conocimiento del pavo real
estaba incompleto. La noción de que se puede estudiar el pavo real aisladamente
del resto del universo, limitándose a su anatomía, fisiología, y descripción física,
era algo completamente ajeno al pensamiento renacentista.
Una vez que aceptamos esta idea, ciertos hechos parecen más comprensibles.
Las obras de ictiología de Pierre Belon y Guillaume Rondelet, centradas en los
aspectos anatómicos y descriptivos, no tuvieron apenas impacto en el Renaci-
miento tardío. Eran mejores zoólogos que Gesner desde nuestra perspectiva actual,
pero su visión era mucho más limitada. La anatomía, la clasificación y la fisiología
pueden ser el corazón de la zoología moderna, pero en el siglo xvI limitarse a esto
resultaba incompleto, y el mundo zoológico de Belon y Rondelet, que había per-
dido la riqueza de significados del mundo de Gesner, no era el del hombre rena-
centista.
Cometeríamos una equivocación si consideramos a Gesner como medieval,
como se ha hecho a menudo, por parte de, por ejemplo, Paul Delaunay en La
zoologie au seiziéme siécle (1962); ya que las fuentes de nuestro autor son funda-
mentalmente clásicas, mucho más que cristianas (como sí lo fueron los bestiarios
medievales), y muchas tradiciones contemporáneas que él utilizó eran desconoci-
das en la Edad Media. El simbolismo de los bestiarios procede fundamentalmente
del Fisiólogo, que Gesner apenas utilizaba, entre otras cosas, porque no fue impreso
hasta 1587. Hay muchas historias en Gesner incluidas en esta obra, pero ello se
debe a que ambos tienen a Plinio como fuente en común. Gesner rara vez utiliza
los moralia cristianos que fueron el corazón de los bestiarios. El mundo de Gesner
es muy rico en simbolismo animal, pero no es medieval. Tampoco se mueve en el
universo mágico. Estuvo familiarizado con estos tratados, pero solo una pequeña
parte de sus fuentes tiene esta procedencia. En los últimos tiempos se ha señalado
que la magia o el hermetismo constituían la visión del mundo típica del Renaci-
miento, que solamente sería reemplazada por la filosofía mecanicista. Pero, en re-
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 27

CAPÍTULO 2: LA VISIÓN EMBLEMÁTICA DE LA NATURALEZA 27

alidad, solamente era una tradición más entre las muchas que se fusionaron para
formar la visión emblemática del universo.
Gesner compiló su obra en los años cincuenta del siglo xvI, período en el que
circulaban los adagios de Erasmo y la mitología de Ovidio. Pero los Hyerogliphica
de Piero valeriano no fueron publicados hasta 1556. Las grandes enciclopedias
numismáticas aparecieron en esta década. La mayoría de las mejores ediciones de
Esopo se publicó después de 1570 y la tradición emblemática estaba en sus inicios
cuando Gesner dio a la luz su obra. De hecho, en la obra de Alciato los animales
juegan un papel marginal, pero sus sucesores utilizaron mucho las obras de Ho-
rapolo y Piero valeriano, que contenían numerosos jeroglíficos animales. Esta
tendencia culminaría con la publicación de la obra de Joachim Camerarius (1534-
1598), Symbola et emblemata, entre 1593 y 1604. Es importante señalar que Ca-
merarius fue mucho más estudioso de la naturaleza que Gesner, así como que su
obra es una contribución a la historia natural tanto como a la emblemática. El
emblema del pavo real, por ejemplo, contiene referencias a Aristóteles, Plinio, Isi-
doro, y Ovidio; y Camerarius no veía contradicción alguna entre su producción
emblemática y sus actividades botánicas, porque ambas iluminaban su visión de
la naturaleza, una visión en la cual, por cierto, la herencia medieval del Fisiólogo
sigue estando muy presente21.
Todo ello provoca que existan grandes diferencias entre Gesner y el siguiente
gran enciclopedista, Ulises Aldrovandi (1552-1605). Si vamos a su tratamiento
sobre el pavo real, al que Gesner despacha en ocho páginas, Aldrovandi le dedica
treinta y una, si Gesner lo divide en ocho secciones, Aldrovandi necesita 33: ae-
quivoca, synonyma, genus, differentiae, descriptio, locus, coitus, partus, incubatus,
educatio, vox, aetas, volatus, mores, ingenium, sympathia, antipathia, corporis affectus,
cognominata, denominata, praesagia, mystica, moralia, hieroglyphica, symbola, pro-
verbia, usus in sacris icones, usus in externis, usus in medicina, usus in cibis, apologi,
fabulosa, e historica. El espíritu de Aldrovandi es similar al de Gesner, pero mucho
más intrincado: Aldrovandi contaba con una rica tradición emblemática a su dis-
posición, y la inclusión de jeroglíficos, emblemas, adagios y antigüedades relativos
a cada especie animal provocaron que su obra fuese mucho más voluminosa que
la de Gesner.
En cierto sentido, Aldrovandi es un Gesner llevado hasta el límite, pero hay
un cambio de escenario, el Barroco italiano. Nacido en Bolonia en el seno de una
noble familia, viajó a través de Francia y España, estudiando en Padua y Bolonia,
y en esta última fue nombrado profesor de medicina. Su cátedra y su posición
como director del jardín botánico le sirvieron para enseñar historia natural. El
museo de curiosidades de Aldrovandi fue uno de los mayores de la época, con

21 Simona Cohen, Animals as Disguissed Symbols in Renaissance Art, Leiden, Brill, 2008, pp. 42-44.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 28

28 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

miles de pinturas, grabados, especímenes, un herbario y minerales. Él pretendía


realizar un teatro di natura, una representación de todo el mundo natural en un
pequeño gabinete que reprodujera el macrocosmos y el microcosmos. Su teatro
de la naturaleza contenía ocho mil ilustraciones, once mil animales, frutas y mi-
nerales, y siete mil plantas disecadas22. Tres de sus obras sobre animales fueron es-
critas de su propia mano, los tres volúmenes de Ornithologia (Bolonia, 1599,
1600, 1603), De animalibus insectis (1602), y, probablemente, De reliquis anima-
libus exanguis (editada póstumamente en 1606). El resto de su obra fue editada
por su discípulo Cornelius Uterverius, y, tras su muerte, por Bartolomeo Ambro-
sino.
Al igual que en Gesner, los relatos aldrovandinos de animales son un tesoro de
resúmenes, anotaciones y paráfrasis procedentes de todo el ámbito del conoci-
miento. La masa de estos materiales está ordenada en varias categorías, muchas
de las cuales ya habían sido usadas por Gesner. La historia natural de Aldrovandi
ha sido definida como emblemática, y como resultado cada animal se convierte
en el centro de múltiples asociaciones textuales y visuales. Según las acertadas pa-
labras de Foucault:

Cuando se hace la historia de un animal, es inútil e imposible tratar de elegir


entre el oficio del naturalista y el del compilador: es necesario recoger en una
única forma del saber todo lo que ha sido visto y oído, todo lo que ha sido re-
latado por la naturaleza o por los hombres, por el lenguaje del mundo, de las
tradiciones o de los poetas. Conocer un animal, una planta o una cosa cualquie-
ra de la tierra equivale a recoger toda la espesa capa de signos que han podido
depositarse en ellos o sobre ellos; es encontrar de nuevo todas las constelaciones
de formas en las que toman valor de blasón. Aldrovandi no era un observador
mejor ni peor que Buffon; no era más crédulo que él, ni estaba menos apegado
a la fidelidad de la mirada o a la racionalidad de las cosas23.

La visión emblemática de la naturaleza continuaría durante la primera mitad


del siglo xvII, y de ella participarían obras como The Histoire of four-footed beastes
(1607) del clérigo anglicano Edward Topsell. Este autor ha sido considerado, ma-
lignamente, como un plagiario de Gesner. Pero hay que señalar que en muchas
ocasiones Topsell añade nuevos materiales, y la mayor parte de ellos son referencias
extraídas de la literatura emblemática y jeroglífica, fundamentalmente de Piero
valeriano y Camerarius. Y sabía muy bien qué era lo que pretendía, por cuanto

22 Paula Findlen, Possessing Nature. Museums, Collecting and Scientific Culture in Early Modern Italy, University
of California Press, 1994.
23 Michel Foucault, Las palabras y las cosas, pp. 47-48.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 29

CAPÍTULO 2: LA VISIÓN EMBLEMÁTICA DE LA NATURALEZA 29

su «Epistled Dedicatory» es todo un himno a los animales como imágenes simbó-


licas, sugiriendo que la historia de las bestias es preferible a una crónica histórica,
por cuanto es una crónica que fue hecha por el mismo Dios, conteniendo un ad-
mirable conocimiento que continuará hasta que el mundo llegue a su fin.
Jan, John o Johannes Jonston (1603-1675)24, nacido en Polonia de una familia
de origen escocés, no pudo estudiar en la universidad de Cracovia dado su religión
calvinista, por lo que cursaría filosofía y teología en St. Andrews, y medicina en
Londres, Cambridge y Leiden, a la par que servía como tutor de una familia de
nobles polacos. Tras mucho viajar por Europa, se asentó en Laszlo y escribió varias
obras de medicina, ciencias naturales y filosofía, pasando los últimos años de su
vida en Ziebendorff, en Silesia. Recibiría muchas ofertas para trabajar como pro-
fesor universitario, pero prefirió seguir una vida retirada. Una de sus obras, Thau-
matographia naturalis (Amsterdam, 1632), fue traducida al inglés en 1657, y
participa del mismo espíritu erudito y maravilloso que la Physica curiosa de Schott,
pero está magníficamente ilustrada con grabados atribuidos a Merian. Dado estos
antecedentes, uno esperaría que su Historia naturalis (1657) fuese escrita conforme
al modelo aldrovandino, no obstante, aunque todas las ilustraciones de Aldrovandi
están allí, una lectura atenta del texto nos revela que el cosmos emblemático se ha
desvanecido.
Jan Jonston no es muy apreciado por los historiadores de la ciencia. Usual-
mente se le trata como un Aldrovandi de segunda mano, o un Gesner de tercera
mano, definiéndosele como el último de los enciclopedistas del Renacimiento.
Es extraño explicar por qué esta imagen ha persistido, cuando su trabajo es muy
distinto al de sus predecesores. La entrada dedicada al pavo puede ser un buen
punto de partida: tan solo ocupa dos páginas, con una descripción del animal y
una discusión de sus propiedades médicas y usos culinarios. Pero no hay refe-
rencia alguna a emblemas, proverbios o jeroglíficos, y ni una sola cita de Came-
rarius, Horapolo o Erasmo. Su descripción, de hecho, es idéntica a la que realizara
Francis Willughby en su Ornithologia (1676). Fue Foucault25 quien sugirió que
la enciclopedia de Jonston marca una clara ruptura con la historia natural del
Renacimiento, y parece haber apuntado en la dirección correcta. Los historiado-
res de la lingüística hablan de la descontextualización del mundo, los de la magia
del desencantamiento o desimbolización de la naturaleza, los de la ciencia sim-
plemente toman nota de ello. Pero Foucault está en lo cierto: la historia natural
de Jonston marca un punto de inflexión, aunque el filósofo francés no ofrece ex-
plicación alguna.

24 Sobre Jonston, Daniel Margocsy, «Certain Fakes and Uncertain Facts: Jan Jonston and the Question of Truth
in Religión and Natural History», en Marco Beretta y María Conforti (ed.), Fakes!?, Hoaxes, Counterfeits and De-
ception in Early Modern Science, Science History Publications, USA, 2014.
25 Michel Foucault, Las palabras y las cosas.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 30

30 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

Hay, empero, varios factores a tener en cuenta. En las primeras décadas del
siglo xvII aparecen las primeras historias naturales del Nuevo Mundo: los Exoti-
corum libri decem de Charles l´Ecluse o Carolus Clusius (1605)26, la obra de Nie-
remberg Historiae naturae (1635), de la que hablaremos en otro lugar, y la Historia
naturalis Brasiliae de Markgraf y Piso (1648)27. Se las suele presentar como una
demostración de la influencia de los planteamientos epistemológicos baconianos,
lo cual es cierto, pero su impacto también deriva del hecho de que los animales
americanos no tienen similitudes conocidas: el oso hormiguero no aparece en
Erasmo, Alciato o Piero valeriano. viene a Europa desnudo de cualquier signifi-
cación emblemática, por lo que a la nueva fauna no se le podía aplicar el modelo
aldrovandino, y su tratamiento debía limitarse a una descripción física, así como
de su hábitat, alimentación y leyendas contadas por la población local. La tensión
entre la historia natural del viejo y el Nuevo Mundo es muy clara en la obra de
Nieremberg, que empieza con un primer capítulo de diez y seis páginas que es
una obra maestra del tratamiento de la visión emblemática de la naturaleza. Pero
cuando habla de capibaras o titíes, no hay ni una sola mención de su significado
emblemático. Todo lo que puede ofrecer es una descripción física y una ilustra-
ción.
Los nuevos animales no habían sido descritos por Aristóteles, Plinio, o los au-
tores medievales y renacentistas. Jonston debía resolver una clara incompatibilidad
de estilos: animales del viejo Mundo, llenos de simbología, frente a animales del
Nuevo, desnudos de esta. Quizás para aportar mayor unidad a su obra, quizás por
gustos personales, quizás porque no se vio capaz de crear un mundo emblemático
para los animales americanos, Jonston adoptó este último modelo de historia na-
tural. Por primera vez, los animales del viejo Mundo aparecían desnudos a los
ojos del observador, de ahí que nunca volverían a ponerse su ropaje emblemático.
Esta visión contrastaba con el platonismo del Renacimiento tardío para el cual
los significados de las palabras eran inherentes a las mismas palabras, y el signifi-
cado de los animales estaba incrustado en su naturaleza. Las palabras y las cosas
formaban parte de un todo, de un mundo de objetos, signos y símbolos que for-
maban parte de un solo lenguaje, el significado del cual fue construido por el

26 Josep Lluis Barona y Xavier Gómez Font, La correspondencia de Carolus Clusius con los centíficos españoles,
Valencia, Universidad, 1998; Florike Egmond, Carolus Clusius: towards a cultural history of a Renaissance natu-
ralist, Amsterdam, 2007; Florike Egmond, World of Carolus Clusius: Natural History in the Making 1550-1610,
Ashgate, 2010; José Pardo Tomás, «Two glipses of America from a distance: Carolus Clusius and Nicolás
Monardes», en Florike Egmond (ed.), Carolus Clusius. Towards a cultural history of a Renaissance naturalist, Ams-
terdam University Press, 2007; Kasper Van Ommen (ed.), The Exotic World of Carolus Clusius, Leiden University
Library, 2009.
27 Amy Bono, «Interpretative ingredients: formulating art and natural history in Early Modern Brazil», Journal
of Art Historiography, 11, 2014; Rebecca Parker Brienen, «From Brazil to Europe. The zoological drawings of
Albert Eckhout y Georg Marcgraf», en Karl A. Enenkel y Paul J. Smith, Early Modern Zoology, Lovaina, 2007.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 31

CAPÍTULO 2: LA VISIÓN EMBLEMÁTICA DE LA NATURALEZA 31

mismo Dios. En última instancia, si los naturalistas del Renacimiento querían sa-
berlo absolutamente todo, sus sucesores pretenderán darle un sentido a lo ya sa-
bido. Ya ha pasado la era de la descripción para ser sustituida por la era de los
sistemas28.
No obstante, todavía podemos encontrar algunos ejemplos tardíos de esta vi-
sión emblemática. Resulta conmovedor el esfuerzo del jesuita Athanasius Kircher
(1602-1680), en su Arca de Noé (Amsterdam, 1675)29, un texto donde daba a co-
nocer muchos detalles sobre la construcción del arca y el diluvio universal basando
sus ideas en datos bíblicos. En su opinión, los animales se pueden clasificar en
cuatro grupos, Reptilia (que incluye también a los Insecta, diferenciándose de los
primeros en que no nacen por medio de la cópula, sino de la putrefacción), Qua-
drupeda (clasificados a su vez en carnívoros y herbívoros, reconociendo que algu-
nos de ellos son Amphibia, como el cocodrilo, el hipopótamo, la tortuga, la foca,
el castor, la nutria y la sirena), Volatilia y Natatilia, aunque estos últimos, por mo-
tivos evidentes, no se embarcaron con Noé. El criterio habitacional es, una vez
más, el que determina la clasificación de las distintas especies que podemos en-
contrar en el mundo animal.
Las ideas biológicas de Kircher en modo alguno se pueden definir como crea-
cionistas (las especies permanecen fijas e inmutables desde el momento de su crea-
ción), ya que, aquí y allá, espigamos numerosas alusiones según las cuales nuestro
autor reconoce la posibilidad de evolución. De este modo, nos señala que en las
regiones tropicales y en las más frías se producen animales distintos a los de las
zonas templadas: así, en estas últimas, «cervis in rangiferos, bobus in alces, lupis
in gulonem, cervis, ursis, vulpibus caeterisque animalibus mutato colore pelle». Nos
realiza asimismo una relación de los animales que embarcaron en el Arca: pasa re-
lativamente por alto a los Insecta, aunque algo menos a los demás Reptilia (incluye
entre los mismos las diversas serpientes, así como animales fantásticos tales el dra-
gón, la salamandra y el basilisco), y se detiene más en los Quadrupeda (donde po-
demos encontrar también animales fabulosos, como el unicornio) y los Volatilia.
Aquellos son clasificados a su vez en Munda e Inmunda, y llega incluso a contarnos
en qué disposición fueron alojados en el Arca, lo que nos indica una jerarquización
del mundo animal: así, los Inmunda son encabezados por el elefante, al que le
asigna la letra A, al camello la B, a los simios la H, al rinoceronte la O, al león la
P, al oso la Q, al lince la v, al lobo la x y a la zorra la Y (p. 105). La descripción

28 Brian Ogilvie, op. cit., p. 271.


29 Athanasius Kircher, Arca Noe in tres libros Digesta, Ámsterdam, Joannem Janssonium, 1675. Vid. Atilano
Martínez Tome, El Arca de Noé. El mito. La Naturaleza y el siglo XVII, Madrid, Octo, 1989. Nos falta un estudio
definitivo sobre Kircher, pero podemos acudir a Joscelyn Godwin, Athanasius Kircher. A Renaissance Man
and the Quest for Lost Knowledge, Londres, Thames and Hudson, 1979, reed. 2009, así como a la recopila-
ción coordinada por Paula Findlen, Athanasius Kircher. The last man who knew everything, Nueva York,
Routledge, 2004.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 32

32 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

de las diferentes especies animales está dominada, como es evidente, por la asig-
nación de virtudes y vicios de carácter moral. El lobo, por ejemplo, es «quadrupes
ululans hominibus animalibusque inscitum, rapacitate et voracitate insatiable ita ut
vel integra ovium, caeteramque animantium corpora, UNAM cum pilis et ossibus de-
voret potius, quam comedat» (p. 62). El cerdo, por su parte, es «grumniens, lascivum,
inmundum et vorax», en tanto que el perro se caracteriza por ser «latrable,sagax,
vigilans et fidelle».
No todos los animales fueron embarcados en el Arca. Kircher, en su exhausti-
vidad, especifica los que fueron excluidos, caracterizándose en la mayor parte de
los casos por tratarse de animales híbridos, como el camelopardo (cruce del pardo
y el camello) o el leopardo (de león y pardo), o, en otras ocasiones, por proceder
del Nuevo Mundo, tales el armadillo o el bisonte americano. Ello le lleva a un
cierto callejón sin salida desde el punto de vista intelectual: si no sobrevivieron al
Diluvio, ¿cómo es posible que en el Nuevo Mundo haya especies diferentes a las
del viejo? Kircher resuelve el problema afirmando que «Animalia Europea in In-
diam translata forman exteriores mutant», lo que le lleva a desarrollar cuales son
los procedimientos por medio de los cuales se pueden producir animales diferen-
tes: bien por la influencia de los astros y del clima, por el papel de la imaginación,
que puede provocar transformaciones del feto en el momento de la cópula o de la
incubación de los huevos dando así origen a formas monstruosas (p. 95), por el
cambio de la forma extrínseca, como el color, aunque se trate de la misma especie
(así pasa con el oso, la zorra y el ciervo en las regiones del norte), o bien por el
cruce de especies animales diferentes, siendo este el caso del mulo. Sin olvidar el
hecho de que, en otras ocasiones, algunas especies pudieron trasladarse del viejo
al Nuevo Mundo, bien nadando o cruzando los numerosos istmos formados des-
pués del Diluvio (como el existente entre Asia y el continente americano), bien
porque fueran llevados directamente por el hombre.
Kircher nunca salió de Roma, pero al formar parte de la red jesuita pudo ac-
ceder a numerosos informes y testimonios remitidos por los miembros de la Com-
pañía, manteniendo, en este sentido, una activa correspondencia con los jesuitas
americanos, que le remitieron plantas, animales y obras de arte. Su gran reto era
llegar a un conocimiento que permitiera comprender toda la naturaleza y desvelar
sus misterios30. Su trabajo, al igual que el de los hombres de ciencia del momento,
se caracterizaba por  una mezcla heterogénea de programas y métodos de investi-
gación, los cuales nos revelan cómo para Kircher el orden natural era el conjunto
de correspondencias entre todas las cosas establecido por el acto de la creación, y
ello aseguraba la regularidad de los eventos, lo que no excluía la inclusión de vir-

30 Luis Millones Figueroa, «La intelligentsia jesuita y la naturaleza del Nuevo Mundo en el siglo XVII», Luis Mi-
llones Figueroa y Domingo Ledezma (eds.), El saber de los jesuitas, historias naturales y el Nuevo Mundo. Ver-
vuet-Frankfurt/Iberoamericana-Madrid, 2005.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 33

CAPÍTULO 2: LA VISIÓN EMBLEMÁTICA DE LA NATURALEZA 33

tudes singulares y cosas maravillosas. No podía aceptar la idea de que las mate-
máticas podían ser utilizadas para construir el conocimiento del mundo físico, ya
que para él su estudio era una descripción de las apariencias sin ninguna posibi-
lidad de generalización. El universo de Kircher es de posibilidades infinitas que
son incomprensibles en la estructura fija de las leyes de la naturaleza del mundo
galileano, y es por ello por lo que incluye sirenas, gigantes y dragones, todos ellos
posibles aunque no fuesen probables. Ceñirse a las leyes matemáticas en el estudio
de la naturaleza, era limitar el acto de la creación31.
En una línea similar se mueve el también jesuita Gaspar (o Kaspar) Schott
(1606-1666), autor de Magia universalis (Wurzburg, 1657-1659) y Physica curiosa
(Wurzburg, 1662). Esta última es un curioso trabajo, ya que pertenece al mundo
de los fenómenos maravillosos, sean naturales o sobrenaturales, y en sus 2000 pá-
ginas contiene maravillas del mundo terrestre y del celestial. Los primeros seis li-
bros están dedicados a los mirabilia de ángeles y demonios, fantasmas, seres
humanos, endemoniados, monstruos y portentos, y los otros seis a los mirabilia
animales, meteoros y miscelánea. Un elevado porcentaje de sus páginas está dedi-
cado a los animales, basándose en testimonios de autores clásicos como Aristóteles
o Plinio, medievales como Alberto Magno, y modernos tales Gesner, Aldrovandi,
Nieremberg, Piso, Rondelet y Belon entre otros, y su obra puede ser considerada
como un compendio de lo que se sabía de los animales en aquella época. Sigue el
mismo orden de Gesner, a saber, dividiendo los animales en terrestres, aéreos y
acuáticos, y, en algunas ocasiones, pone de relieve la confianza que le merece Piso,
como cuando habla del oso hormiguero o cuando describe al opposum, utilizando
normalmente la metodología del «cortar y pegar». El tratado dedicado a los ani-
males aéreos nos trae algunas sorpresas, por cuanto no suele admitir la existencia
de animales fantásticos o legendarios, negando, por ejemplo, la existencia de los
grifos. La obra de Schott presenta una fuerte afinidad con la enciclopedia de John
Jonston. Ambos disponían de mucha información sobre los animales del Nuevo
Mundo, y tenían que encontrar su propio camino entre tanta literatura. Schott
vio probablemente en Nieremberg una guía bastante válida, incorporando mucho
material de la Historia Naturae a su obra. Los jesuitas, como Schott, que estudiaron
la naturaleza encontraron en los animales lo maravilloso, lo secreto y los poderes
ocultos. Pero era una batalla perdida, al menos si comparamos lo que ellos hacían
con sus contemporáneos, siendo un buen ejemplo el de la Royal Society. Su com-
promiso entre lo mecánico y lo oculto fue el último asalto de una visión del
mundo que estaba siendo derrotada32.

31 Carlos Ziller «Baroque Science betweeen the Old and the New World: Father Kircher and His Colleague
Valenti Stansel (1621-1705)», en Paula Findlen (dir.), Athanasius Kircher.
32 Miguel Ángel de Asúa y Roger French, A New World on Animals.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 34

34 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

Una mirada al diccionario

Un buen ejemplo de la concepción del mundo animal en la España de inicios de


la época moderna viene dado por la figura de Sebastián de Covarrubias y su Tesoro
de la lengua castellana o española, que viera su primera edición allá por 1611. Su
obra puede ser considerada un fiel exponente de la cosmovisión que un hombre
culto y letrado, dotado de una educación libresca en la cual el componente clásico
seguía teniendo una importancia fundamental, y en la que la referencia a la auto-
ridad era todavía inexcusable33, podía tener en la España de inicios del siglo xvII.
Y, más particularmente, del mundo animal, siendo partícipe, en este sentido, de
una visión emblemática plenamente operativa.
El elenco de especies animales incluidas es bastante considerable, aunque muy
inferior a las conocidas por aquel entonces: Covarrubias recoge un total de 79
mamíferos34 (si bien la cifra real sería inferior, ya que incluye las distintas deno-
minaciones que se pueden dar de una misma especie, lo cual es el caso del perro
o el caballo), omitiendo algunos tan conocidos hoy día para todos como pudieran
ser el tigre o el leopardo, 63 aves35, 15 reptiles y anfibios36, 34 peces37, 41 inver-
tebrados38, y 15 animales fantásticos39, extraídos sobre todo de la mitología gre-
colatina. El espacio dedicado a cada uno de ellos varía considerablemente,
oscilando desde un par de líneas (como el sargo, del que se limita a decir que es

33 C. S. Lewis, La imagen del mundo. Introducción a la literatura medieval y renacentista. Barcelona, Península,
1997, pp. 13-14, 18.
34 Acémila, alce, armiño, asno, bada (rinoceronte), ballena, becerro, bisonte, buey, búfalo, burra, caballo, cabra,
camello, castor, cebra, ciervo, cochino, comadreja, conejo, delfín, dromedario, elefante, erizo, espín puerco,
foca, fuina, galgo, gamuza, garañón, garduña, gato, gazapo, gineta, haca, harda (ardilla), hiena, hipopótamo,
hurón, jabalí, jumento, lebrel, león, liebre, lince, lirón, lobo, marta, mastín, mono, morueco, mulo, murciélago,
murgaño, novillo, nutria, orca, oso, oveja, perro, podenco, pollino, potro, puerco, raposa, ratón, rinoceronte,
rocín, tejón, ternero, toa, topo, toro, turón, vaca, varraco, venado, vulpeja, zurra (zorra).
35 Abejoruco, abubilla, águila, alcaraván, alcaudón, alcotán, alfaneque, alondra, ánade, ánsar, autillo, avestruz,
avión, avutarda, azor, baharí, buitre, búho, calamón, cerceta, cernícalo, chucho, cigüeña, cisne, clueca, codor-
niz, corneja, cuclillo, cuervo, estornino, faisán, falcón, flamenco, francolín, gallina, gallo, ganso, garza, gavilán,
gaviota, girifalte, golondrina, gorrión, grajo, grulla, halcón, hurraca (sic), ibis, lechuza, mirla, mochuelo, paloma,
papagayo, pavo, perdiz, pito, pollo, ruiseñor, sacre, tordo, tórtola, vencejo, zorzal.
36 Aspide, caimán, camaleón, cocodrilo, culebra, estelión, galápago, lagarto, rana, renacuajo, salamandra,
sapo, serpiente, tortuga, víbora.
37 Abadejo, acedia, aleche, anchova, anguilla, arenque, atún, barbo, bermejuela, besugo, carpa, cazón, céfalo,
congrio, dorada, gobio, lamprea, lampuga, lenguado, lija, merluza, mero, murena, rodaballo, sábalo, saboga,
salmón, salpa, sardina, sargo, sollo, tiburón, toñina, trucha.
38 Abeja, alacrán, almeja, araña, avispa, calamar, camarón, cangrejo, caracol, centolla, chinche, cientopiés, ci-
garra, cucaracha, escarabajo, escolopendra, escorpión, esponja, gámbaro, garrapata, gorgojo, grillo, gusano,
hormiga, jibia, langosta, langostín, lombriz, luciérnaga, mosca, moscarda, mosquito, oruga, piojo, polilla,
pulga, pulpo, sabandija, tábano, tarántula, zángano.
39 Basilisco, cancerbero, catoblepas, cerbero, cinocéfalo, dragón, esfinge, fénix, grifo, harpía, hidra, lamia, pe-
gaso, quimera, unicornio.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 35

CAPÍTULO 2: LA VISIÓN EMBLEMÁTICA DE LA NATURALEZA 35

pescado de mar), a las más de 7000 palabras dedicadas al elefante, sin lugar a
dudas, y con gran diferencia, la especie tratada con mayor prolijidad, a lo que no
debió ser ajena la preferencia manifestada por Plinio en su Historia natural hacia
esta especie, por delante incluso del león40, considerándolo nuestro autor

[...] el mayor de todos los animales y en los sentidos parece ir a los alcances al
hombre [...] vienen a percibir la lengua de los que los crían, que hablan con ellos,
y hacen lo que les mandan, y aprenden cuanto les enseñan, y tienen de ello me-
moria; son amigos de que les regalen, los muestren amor y los alaben y honren;
y se halla en ellos una manera de bondad, prudencia y equidad (p. 748)41.

Aunque no hay que perder de vista que, a medida que avanzamos en el abece-
dario, el espacio dedicado a las distintas voces zoológicas tiende a ser más reducido,
quizás por la premura del autor en finalizar su magna obra.
Las especies descritas pertenecen en su inmensa mayoría al viejo Mundo, lla-
mándonos la atención el silencio que Covarrubias manifiesta con respecto a la
fauna americana: es cierto que nos habla del caimán, el papagayo, «ave índica co-
nocida» (p. 1342) o el pavo, «gallo de las Indias» (p. 1350), pero no incluye, por
ejemplo, el armadillo, que sí aparece ya en la obra de Gesner, lo que podría deberse
al hecho de que el conocimiento de estos nuevos animales no trascendió de cír-
culos muy reducidos (por lo que sus denominaciones no se incorporaron al voca-
bulario cotidiano) y no a ignorancia por parte del autor, ya que algunos de los
libros que trataban las nuevas especies descubiertas y que circulaban por la España
del momento son utilizados por Covarrubias en alguna ocasión: en la voz América,
cita a Gonzalo Fernández de Oviedo, Francisco López de Gómara y José de Acosta
(p. 153), en elefante, a Acosta (p. 753), en tiburón, a Gómara (p. 1469).
Por lo que se refiere a las fuentes empleadas, son las propias de la cultura eru-
dita y libresca de inicios del siglo xvII. Es muy habitual el recurso a la Biblia, así
como a autores grecolatinos, de los que destacan, por encima de todo, Plinio e
Isidoro de Sevilla, aunque también encontramos referencias a Aristóteles, Cice-
rón, Eliano, Filóstrato, Horacio, Lucano, Marcial, Ovidio, Pausanias, Persio, Plu-
tarco, Procopio, Solino, varrón, y virgilio. Los tratadistas medievales son
sistemáticamente ignorados, a excepción del Fisiólogo, del que recoge el típico
elemento legendario42, y Alberto Magno (citado en el término esfinge). Tampoco

40 Michel Pastoureau, El oso. Historia de un rey destronado, Barcelona, Crítica, 2009, p. 162.
41 Sebastián de Covarrubias Horozco, Tesoro de la lengua castellana o española, edición de Ignacio Arellano y
Rafael Zafra. Universidad de Navarra/Editorial Iberoamericana, 2006, p. 172.
42 «Hablando de la naturaleza del elefante, que la hembra busca la hierba que se llama mandrágora, y después
que la ha gustado, instigada de un apetito lujurioso, busca al consorte y se la presenta; él la come, y se en-
ciende en amoroso ardor, que le despierta a juntarse con la hembra» (p. 757).
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 36

36 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

es muy amigo de consultar las grandes enciclopedias zoológicas del siglo xvI, si
salvamos alguna mención aislada a las obras de Conrad Gesner (alce, tordo),
Guillaume Rondelet (ballena, carpa, céfalo, orca, sábalo, salmón), o Ulises Al-
drovandi (cetrería). También observaremos el recurso al Dioscórides (anchova,
bada, caracol, cigarra, víbora), según la edición castellana que del mismo realizara
Andrés Laguna; a arabistas como Diego de Urrea (acémila, alcotán, azor) y el
padre Guadix (almeja, azor, baharí, caracol, garduña, garza, halcón); o a histo-
riadores como Ambrosio de Morales (león), Diego Pérez de Mesa (langosta) o
Juan de Mariana (cabra).
Y, sobre todo, Covarrubias prefiere extraer información contemporánea de
la literatura emblemática y simbólica, de la que se muestra como un buen co-
nocedor43, muy en la línea de lo que le interesa poner de relieve de cada especie
animal, a saber, la vertiente moralizante. Así, sin querer ser demasiado exhaus-
tivos, figuran entre sus fuentes, entre otras, Andrea Alciato y sus archiconoci-
dos Emblemas (águila, alce, anguila, asno, cigarra, cigüeña, corneja, delfín,
elefante, esfinge, gallo, murciélago, sardina, vibora); Angelo Poliziano, poeta
y traductor italiano del siglo xv (águila, bada, cisne), Giambattista Della Porta
y su De humana physiognomonia libri III (halcón); Horapolo y sus Hyerogliphica
(escarabajo); Juan de Horozco y sus Emblemas morales (víbora); Piero vale-
riano y sus Hieroglyphica sive de sacris Aegyptiorum litteris commentarii (águila,
bada, buitre, caballo, camaleón, ciervo, esfinge, hipopótamo, langosta, le-
chuza, león), o Ricardo Brixiano y sus Comentaría Simbólica (cuervo, fénix,
león).
La utilización de toda esta literatura es muy coherente con el hecho de que a
Covarrubias lo que le interesa sobre todo es poner de relieve la vertiente simbólica:
en algunas ocasiones nos describe todas las empresas, refranes, emblemas y jero-
glíficos relacionados con cada animal en cuestión (siendo algunos de los más pri-
vilegiados al respecto la abeja, el asno, el buey, el ciervo, el elefante, el gallo, el
león y el águila, que en la literatura emblemática es, al menos entre las aves, el
animal con mayor volumen de representaciones)44, a la par que los relaciona con
virtudes y vicios típicamente humanos, reconociendo su valor pedagógico y lo

43 Margarita Morreale, «Los Emblemata de Alciato en el Tesoro de la Lengua castellana de Sebastián de Co-
varrubias», Nueva Revista de Filología Hispánica, XL-1, 1992, pp. 343-382.
44 J. García Arranz, Ornitología emblemática, Universidad de Extremadura, 1996. «El águila que volando hacia
su nido lleva una piedra en las uñas, significa al que funda casa con buenos cimientos y la asegura con firme
mayorazgo. El águila que tiene la cola blanca echa sus pollos del nido, y proveyó naturaleza de que otra los
criase; en griego se llama pygargus, que vale de cola blanca; a esta se comparan los padres que no curan de
criar sus hijos. El águila que lleva en el pico una piedra de hechura de un huevo, significa la mujer que está
de parto y con peligro [...] El escarabajo sobre las espaldas del águila significa el enemigo tenido en poco,
que por poparle suele ser dañoso [...] El águila tendidas las alas sobre un sepulcro, es indicio de estar sepultado
en él hombre valeroso» (pp. 62ss).
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 37

CAPÍTULO 2: LA VISIÓN EMBLEMÁTICA DE LA NATURALEZA 37

que el hombre puede aprender de ellos45. Así, es frecuente que nuestro autor recoja
refranes donde los animales aparecen claramente como protagonistas o que en-
contremos relatos morales, como el de Torquemada y su asno, que le invita a re-
flexionar «de los que dondequiera que vayan llevan en su compañía un necio
pesado» (p. 234). También puede utilizar a los diferentes animales para identifi-
carlos con vicios y virtudes: la abeja destaca por su industria y su sagacidad, siendo
símbolo de la castidad y de la elocuencia (p. 21). El camaleón simboliza el hombre
astuto, disimulado y sagaz (p. 413). De la cigüeña destaca «su gobierno, que parece
humano y político, por cuanto en la parte donde se han de juntar para partirse,
castigan a la que se tarda» (p. 533). Por lo que se refiere al elefante;

[...] en él se halla cierta manera de religión, por cuanto cuando sale el sol acos-
tumbra el elefante hacer ciertas muestras de reverenciarle y adorarle, purificán-
dose con el agua lustral, y también adora la luna nueva, y busca las aguas vivas
y corrientes en que lavarse. Si se halla enfermo, parece invocar al cielo (p. 756).

El gallo es ave peleona y lujuriosa (p. 950). La golondrina, símbolo del huésped
molesto (p. 981). El hipopótamo, de impiedad, irreverencia, ingratitud e injusticia
(p. 1059). La tortuga, de la tardanza (p. 1482).
Sin olvidar, naturalmente, que dentro de esta concepción simbólica algunos
animales presentan rasgos claramente demoníacos. Aquí, Covarrubias se remite
normalmente a aquellos seres más denostados por las fuentes bíblicas, actualizadas
en la España de los siglos xvI y xvII por la literatura devocional, tales la culebra,
«en las sagradas letras se toma muchas veces por el demonio y por el Anticristo»
(p. 652), el dragón, «significado el demonio en las Sagradas Letras y particular-
mente en muchos lugares del Apocalipsis», el escorpión, «significa al demonio,
del cual se puede entender, no menos que del escorpión terrestre, ponzoñoso y
engañoso» (p. 732), la serpiente, «tomó por instrumento el enemigo universal del
género humano, y revestido en ella engañó a nuestra madre Eva» (p. 1438), o la
zurra (zorra), «siempre que en la Escritura se hallare este nombre de vulpeja, sig-
nifica en el sentido espiritual, o el demonio o el hombre malo y astuto, y particu-
larmente el hereje» (p. 1561). La única excepción vendrá constituida por la cabra,
por cuanto aquí la referencia no es directamente bíblica, sino procedente de la li-
teratura demonológica46, y es por medio de la influencia de esta por lo que Cova-

45 Hablando de la golondrina, nos señala cómo «muchas cosas parece habernos enseñado los animales bru-
tos cuadrúpedes, reptiles, aves y peces, concernientes a nuestro gobierno y policía; y entre los demás, dicen
que la golondrina nos enseñó el edificar casas y hacer muros de argamasa y reparos para las crecientes de
los ríos, pues hace su nido tan fuerte y fornido, formando de tierra y del agua, que lleva en su pico, y pajuelas
su casita» (p. 982).
46 Michel Pastoureau, El oso, p. 244.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 38

38 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

rrubias la considera «símbolo del demonio, y en su figura cuentan aparecerse a las


brujas y querer ser reverenciado de ellas» (p. 387).
La taxonomía no es algo que a Covarrubias le interese demasiado, limitándose
a definir las diferentes especies como cuadrúpedos, aves, reptiles, insectos (abeja)
o animalejos (alacrán, harda o ardilla), participando de la inclusión, tan habitual
en la época (la encontramos en Gesner y Rondelet), de todos los animales acuá-
ticos entre los peces, puesto que la ballena es «el mayor pez de cuantos cría el mar»
(p. 281), el caimán, «pez lagarto que se cría en las rías de Indias» (p. 394), el ca-
lamar, «pescado conocido» (p. 399), el pulpo, «pescado conocido» (p. 1382), lo
que no hace más que seguir las tendencias clasificatorias de la época, basadas más
en el hábitat que en caracteres anatómicos47. Tampoco hace demasiado hincapié
en las descripciones físicas y del comportamiento de las distintas especies. Estos
elementos, ciertamente, se encuentran presentes en su obra, pero de un modo ais-
lado y tangencial, y predominando, en gran medida, las noticias de carácter ma-
ravilloso y fantástico, que se mezclan indistintamente con los elementos reales48.
Tampoco resulta muy explícito en sus ideas biológicas, si bien refleja la creencia,
muy extendida por entonces49, de considerar que los ambientes húmedos, sucios
y lóbregos permiten el nacimiento por generación espontánea de determinados
animales: la polilla, «engéndrase de no sacudir y orear la ropa» (p. 1369), la pulga,
«se cría del polvo y de alguna humedad» (p. 1381), el ratón «suele engendrarse de
la corrupción» (p. 1395).
Sí encontramos, por el contrario, numerosas referencias acerca de la valora-
ción que le merece el mundo animal. A veces aparecen en las definiciones ele-
mentos claramente descalificatorios, dotando la imagen de algunas especies de
una carga de negatividad bastante acentuada, fundamentada casi siempre en su
carácter dañino, sucio o feroz: la abubilla es «ave sucia» (p. 28), el bada (rino-
ceronte), «animal ferocísimo» (p. 271), el búho, «ave nocturna, infeliz y de mal

47 Sobre los criterios clasificatorios, una aproximación en José Luis Viejo Montesinos, «El hombre como animal:
el antropocentrismo en la zoología», Asclepio, XLVIII, 2, 1996. También, E. J. W. Hinds, «The Nature and Culture
of Species: Eighteenth Century and Contemporary Views», David Aftandillan y David Scofield Wilson (eds.),
What are the animals to us?, University of Tennessee Press, 2007.
48 Así, nos dice del águila que «mata el ciervo con maravillosa astucia [...] tiene particular enemiga con el dra-
gón o sierpe» (p. 61). El buitre, «luego que le viene el tiempo de concebir (porque es hembra sin macho) está
cinco continuos días sin comer, vuelta su natura al viento, del cual concibe, y está preñada dél ciento y veinte
días, y en otros tantos saca sus pollos y los cría y los otros ciento y veinte queda libre y huelga, rehaciéndose
y reforzándose. Para mayor confirmación desto dicen que pone trece huevos, los cuales responden a las trece
conjunciones lunares que se hacen en el año solar» (p. 362). El camello, «sufre mucho la sed, caminando diez
y doce días sin beber, pero cuando halla el agua saca el vientre de mal año, y bebe por lo pasado y por lo
porvenir» (p. 416). El cocodrilo, «es anfibio, que vive en el agua y en la tierra; tiene el cuero tan duro que no
hay arma que le ofenda, si no es hiriéndole en la barriga, por donde el delfín, su natural enemigo, suele ma-
tarle, hiriéndole con las agudas púas que tiene en el espinazo y poniéndosele debajo» (p. 566).
49 Y que encontramos fielmente reflejada en el modo de generación de los trasgos descrito por fray Antonio
de Fuentelapeña, El Ente dilucidado. Discurso único novísimo que muestra hay en naturaleza animales irracio-
nales invisibles y quales sean. Madrid, Imprenta Real, 1676.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 39

CAPÍTULO 2: LA VISIÓN EMBLEMÁTICA DE LA NATURALEZA 39

agüero» (p. 367), el cochino «animal que solo nació para la cocina y la gula» (p.
564), el escorpión, «animalejo ponzoñoso» (p. 814), la loba y el lobo, «animales
conocidos y perniciosos» (p. 1209), la raposa, «animal conocido y pernicioso»
(p. 1394).
Covarrubias tiene una visión muy utilitaria del mundo animal, y hace mucho
hincapié en los distintos servicios que prestan al ser humano, desde el punto de
vista de la alimentación, la vestimenta o el transporte; o de los diferentes prejuicios
que pueden ocasionar, lo que no hace más que reflejar implícitamente la idea de
que el hombre es el rey de la Creación, y todas las criaturas, por consiguiente, se
encuentran a su servicio. Así, nos hablará de sus cualidades alimenticias, sobre
todo en lo que se refiere a los peces y demás seres acuáticos, más valorados (aunque
no siempre la valoración de Covarrubias corresponde a los gustos actuales) cuanto
menor es su volumen de espinas, eterna preocupación de cualquier ictiófilo: el
abadejo, también llamado bacalao, pescado que se trae seco para la gente común
(p. 18); el aleche, del que se hace una salsa (p. 100); la almeja, comida de gente
pobre (p. 131); la anchova, que se echa en las ensaladas (p. 163); el atún, cuyas
ijadas son deliciosas (p. 248); el besugo, de carne delicada, sabrosa y libre de es-
pinas (p. 323); la lamprea, pescado regalado y sin hueso ni espinas (p. 1163); el
langostín (langostino), que se tiene por pescado regalado (p. 1166); el mero, bo-
cado de príncipes (p. 1276); o el salmón, de excelente sabor y gusto (p. 1424).
valoraciones gastronómicas que no solamente se extienden a los peces, puesto que
nos habla también de las delicias de la perdiz, sabrosa en su comer (p. 1355); el
zorzal, que los antiguos tuvieron por comida regalada y golosa (p. 1559); o el ca-
racol, más debatido por cuanto si Dioscórides alaba su sabor, Galeno lo considera
de pesada digestión y no apto para gente delicada (p. 449).
Animales como fuente de alimento, pero también como fuente de vestir, te-
niendo el autor un especial cuidado en señalar qué especies son las más útiles por
su piel, tales el armiño (p. 213), el avestruz (sus plumas, en este caso) (p. 254), el
búfalo, muy común en Italia (p. 366), el castor (p. 474), la gamuza (p. 953) o el
turón (p. 1497). Sin olvidar tampoco la utilidad que presentan los animales para
el trabajo, siendo la gran estrella, sin lugar a dudas, el asno (el caballo, como es
bien sabido, nunca tuvo mucha importancia en la economía agraria española, por
ser un animal demasiado delicado y valorado como para destinarlo a tan ruines
menesteres) (pp. 231-232), secundado eficazmente por los jumentos (p. 1146) o
para la medicina, donde nos transmite creencias de origen ancestral: así, el cuerno
del rinoceronte es un antídoto contra el veneno (p. 272), las chinches, bebidas
con vino o con vinagre, contribuyen a expulsar las sanguijuelas pegadas a la gar-
ganta, en tanto que, introducidas por la uretra, remedian la retención urinaria (p.
520), las tripas de comadreja saladas y secadas al sol son un antídoto contra el ve-
neno de las serpientes (p. 583)...
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 40

40 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

Sin perder de vista tampoco la utilidad que presentan los animales como ele-
mento lúdico y recreativo, y aquí destacarían las referencias a las actividades cine-
géticas: la caza es definida como «ejercicio de prender los animales y las aves», y
en ella el lebrel actúa como eficaz ayudante, ya que «acometen las fieras y las em-
barazan de manera que puede el cazador llegar con seguridad a matarlas» (p.
1174). vertiente lúdica que también conlleva la utilización del animal como ele-
mento espectacular, y aquí destacaría, obviamente, la figura del toro, reconociendo
cómo «los españoles son apasionados por el correr de los toros, y frisa mucho con
los juegos teatrales de los romanos» (p. 1479). Covarrubias tampoco olvida que
los animales exóticos pueden actuar como una fuente de prestigio para reyes y
príncipes, que coleccionando estas fieras lejanas tienen la ocasión de mostrar a
todos su universal poderío. Así, nos habla del rinoceronte de Manuel I de Portugal,
que este enviara al papa León x50, o del que fuera propiedad de Felipe II51 «que
por mucho tiempo estuvo en Madrid; tenía aserrado el cuerno y estaba ciega, por-
que no hiciese daño, y curaban della con mucho recato por el peligro de los que
la tenían a su cargo; de los cuales mató uno o dos» (p. 272). O de los elefantes
que estuvieron en posesión de ambos personajes, destacando el filipino, «tan do-
méstico que metía la mano o trompa en las faltriqueras de los que le entraban a
ver, y les sacaba los dineros o fruta que aposta traían en ellas» (pp. 754-755).
Pero los animales también ocasionan perjuicios, y a Covarrubias le preocupan
sobre todo aquellos seres que pueden provocar daños en las cosechas y en los ganados,
y no tanto los transmisores de enfermedades, por cuanto durante esta época aún no
había arraigado la idea de que eran los gérmenes presentes en determinados animales
los propagadores de las mismas, expresada por primera vez por Girolamo Fracastoro
en su De contagionibus et contagiosis morbis, libri tres (1546)52. Así, la chinche:

[...] da grande pesadumbre al hombre, porque en sintiendo en la cama su calor


sale de sus escondrijos, y le muerde con tanto rigor que le hace despertar tem-
blando; que sin duda debe tener algún tanto de ponzoña, y cuando tenga ven-
tura de haberla a las manos, es tan hediondo el olor que echa de sí que no la
osa matar y se contenta con arrojarla fuera de la cama, (p. 520),

50 Rinoceronte que fue inmortalizado por Alberto Durero (el cual, de paso, nunca lo vio), cuya ilustración fue
copiada hasta la saciedad por todos los enciclopedistas zoológicos del momento, y que acabó sus días en el
fondo del mar Tirreno en 1516. Vid. D. Salzgeber, Alberto Durero: el rinoceronte, Santa Marta de Tormes, Lóguez
Ediciones, 2005, y Juan Pimentel Igea, El rinoceronte y el megaterio, Madrid, Abada, 2010.
51 Es muy conocido el gusto de Felipe II por los elementos exóticos. Una descripción de su cámara de mara-
villas, en J. M. Morán y F. Checa, El coleccionismo en España. De la cámara de las maravillas a la galería de pin-
turas. Madrid, 1985. Precisamente, el rinoceronte filipino fue el segundo ejemplar vivo que se conoció en la
Europa del siglo XVI.
52 Una visión rápida de las teorías médicas de la época, en Mary Lindemann, Medicina y sociedad en la Europa
Moderna. Madrid, Siglo XXI, 2001.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 41

CAPÍTULO 2: LA VISIÓN EMBLEMÁTICA DE LA NATURALEZA 41

la fuina, asesina de gallinas y palomas; el gorgojo, que se come todo el trigo


(p. 935); el grillo, muy perjudicial para los campos (careciendo de cualquier rasgo
entrañable, a diferencia de nuestros días, donde somos herederos de la visión dis-
neyana al respecto) (p. 1002); la langosta, auténtica plaga en la España del Seis-
cientos, «según el daño que hace en los frutos de la tierra, y con tener unas alillas
muy débiles suelen levantarse en el aire muchedumbre de langostas que cubren el
sol y donde se asientan lo dejan todo roído y abrasado; en fin, plaga y azote de
Dios por los pecados de los hombres» (p. 1165); la tarántula, araña ponzoñosa
(p. 1460); o el topo, que mina las raíces (p. 1476).
Covarrubias, sin embargo, muestra hacia muy pocas especies un cariño especial.
Si los reyes absolutos en el mundo de las mascotas lo son en la actualidad el perro
y el gato, no parece tener demasiada inclinación por este último, señalando su ca-
rácter de «animal doméstico, que limpia la casa de ratones [...] con ser tan casero
jamás se domestica, porque no se deja llevar de un lugar a otro si no es metiéndole
por engaño en un costal, y aunque le lleven a otro lugar se vuelve, sin entender
cómo pudo saber el camino» (p. 964). Pero no es así con el perro, «símbolo de fi-
delidad y de reconocimiento a los mendrugos de pan que le echa su amo» (pp.
1357-1358), valoración positiva que no es de extrañar, por cuanto en algunos ám-
bitos europeos, como la Inglaterra Tudor, conoció un gran desarrollo la literatura
relacionada con la fidelidad canina53. Cariño que no aparece manifestado, empero,
hacia otro animal muy valorado por la aristocracia inglesa, a saber, el caballo54,
puesto que Covarrubias, asépticamente, se limita a afirmar que «en la lengua latina
caballus significa lo que en la nuestra rocín o caballo viejo y cansado, cuales suelen
ser los de los molineros y los demás de servicio, que no son para caballería de gente
noble, ni para la guerra; de los cuales se derivó el nombre de caballero».
En definitiva, la obra de Covarrubias es un fiel exponente de la cosmovisión
faunística existente en la España de inicios del Seiscientos, en la cual los autores
clásicos seguían jugando un papel determinante, en la que seguían circulando his-
torias fabulosas relativas a los distintos animales, resultado de unos parámetros
culturales en los cuales la fidelidad a la autoridad tiene tanto peso como lo cons-
tatado empíricamente (para Covarrubias, y para muchos otros, tan auténtico era
lo leído como lo visto), y en la que la vertiente moral y simbólica, heredada de la li-
teratura emblemática, los bestiarios medievales, y el venerable Fisiólogo, seguía ju-

53 Keith Thomas, Man and the Natural World. Change attitudes in England 1500-1800, Londres, Penguin Books,
1983, p. 108.
54 Peter Edwards, «Nature Bridled, The treatment and Training of Horses in Early Modern England», Dorothee
Brantz (ed.), Beastly Natures: animals, humans, and the study of history, University of Virginia Press, 2010, Donna
Landry, Noble bruted: how Eastern horses transformed English culture, The John Hopkins University Press, 2008.
Todavía a finales del siglo XIX los aristócratas ingleses valoraban más a sus caballos que a sus criados. Vid. Bár-
bara Tuchmann, La torre del orgullo 1890-1914: una semblanza del mundo antes de la Primera Guerra Mundial.
Barcelona, Península, 2008.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 42

42 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

gando un papel determinante, aunque este predominio de lo simbólico no impide


ni mucho menos la aparición de elementos descriptivistas, utilitarios o afectivos,
sin que ello suponga contradicción alguna. En otro ámbito distinto del conoci-
miento, podríamos señalar el caso de Newton, que supo compaginar sus intereses
ocultistas con sus estudios astronómicos, sin considerar que ambas fuesen activi-
dades incompatibles55 o el de los autores de literatura demonológica, comenzando
por el gran Jean Bodin, que hablaron con la misma seriedad y el mismo rigor del
demonio que de otros temas supuestamente más racionales, porque todo ello for-
maba parte de su visión del mundo56. Tal como ha puesto de relieve Peter Galison
con su concepto de trading zones, individuos adscritos a distintos paradigmas pue-
den colaborar en una empresa común57, y esta convivencia se puede aplicar tam-
bién a escala individual: la cosmovisión es única, es el historiador el que la parcela.
Sea como fuere, El Tesoro de la lengua castellana se inserta plenamente en la vi-
sión emblemática de la naturaleza, siendo mucho más rico en contenido que el
Diccionario de Autoridades58, cuya publicación se iniciara en 1726, y que parece
responder a un espíritu radicalmente diferente. Ciertamente, el bagaje zoológico
se ha enriquecido con nuevas especies, procedentes fundamentalmente del conti-
nente americano, como el armadillo, «animal pequeño en las Indias cubierto de
conchas» (vol. 1, p. 393) o el manato (o manatí), «especie de tiburón, que se cría
en el mar Indico [...] la hembra tiene dos grandes tetas» (vol. 2, p. 471). Pero la
poda de los elementos simbólicos y morales ha sido evidente: el águila, que tan
florida literatura generara al respecto, es descrita como «ave bien conocida y reina
de todas las otras» (vol. 1, p. 130). Y el elephante (elefante), tan querido por Co-
varrubias y su ilustre predecesor Plinio, se ha visto reducido a la condición de
«animal cuadrúpedo y el mayor en cuerpo de todos los animales» (vol. 2, p. 376).

La historia natural emblemática en España

La visión emblemática del mundo animal ha sido bastante estudiada en lo que se


refiere a la España moderna, siendo los historiadores del arte, probablemente, los
que nos han ofrecido mayor número de aportaciones a través del tratamiento de la
literatura homónima59, en cuyo análisis tendríamos que destacar a José Julio García

55 Brian Vickers, «Introducción», en Brian Vickers (comp.), Mentalidades ocultas y científicas en el Renacimiento,
Madrid, Alianza, 1990.
56 Stuart Clark, Thinking with demons. The idea of Witchcraft in Early Modern Europe, Oxford UP, 1999.
57 Concepto desarrollado en GALISON, Peter, Images and logic: a material culture of microphysics, Chicago UP, 1997.
58 Consultada la edición de la madrileña editorial Gredos publicada en 1984.
59 Por ejemplo, Ana Martínez Pereira «El símbolo de la grulla en la emblemática española», Revista da Facul-
dade de Letras. Lenguas e Literaturas, Oporto, XX, 1, 2003; o R. Solera López, «Estudio iconográfico del jabalí
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 43

CAPÍTULO 2: LA VISIÓN EMBLEMÁTICA DE LA NATURALEZA 43

Arranz60. Esta visión estará muy presente en obras como las escritas por Jerónimo
Cortés, Libro y tratado de los animales terrestres y volátiles (ediciones valencianas de
1605, 1613, 1615 y 1672), Andrés Ferrer de valdecebro, Gobierno general, moral y
político, hallado en las fieras y animales silvestres (Madrid,1658), y Gobierno general,
moral y político, hallado en las aves (Madrid, 1668), al que le añadiría un capítulo
con las aves monstruosas (Madrid, 1683), Francisco Marcuello, Primera parte de la
historia natural y moral de las aves (Zaragoza, 1617), Diego de Funes, Historia general
de aves y animales (valencia, 1621), Francisco vélez de Arciniega, Historia de los
animales más recibidos en el uso de la medicina (Madrid, 1613), o Francisco Ramírez
de Carrión, Maravillas de naturaleza (Córdoba, 1629). Sin olvidar la maravillosa
traducción de Plinio que Jerónimo de Huerta publicara en 162461. A pesar de estos
ejemplos, el acercamiento a la historia natural en nuestro país se vio reducido, con
muy escasas excepciones, a la traducción y anotación erudita del legado biológico
de la Antigüedad con un aún muy escaso aparato crítico, a las misceláneas de cu-
riosidades científicas y maravillas naturales o al empleo de la visión trascendente y
moralizada del mundo natural, basada en planteamientos medievales, con fines di-
dácticos y doctrinales, ámbito en que deben incluirse los libros de emblemas62.
Religioso carmelita, médico de cámara de Felipe Iv y familiar del Santo Oficio,
Huerta (1573-1643) no solamente traduce a Plinio, sino que también lo completa
y en la información añadida nos revela el dilema al que se enfrentaría Jonston un
cuarto de siglo más tarde. Debe hablar, como es obvio, de los animales americanos,
pero la información que nos proporciona de los mismos se limita a una mera des-
cripción física, prescindiendo por completo de elementos moralizantes y legen-

como animal simbólico y emblemático», Emblemata: Revista aragonesa de emblemática, 7, 2001. Algunas refe-
rencias extranjeras en Vincent Buyens, «A zoological emblem book. Willem van der Borcht´s Sedighe Sinne-
Beelden (1642)», en Karl Enenkel, Early Modern Zoology. The consruction of Animals in Science, literatura, and
the Visual Arts, Leiden, 2007; o ROGGEN, Vibeke, «Biology and Theology in Franzius´s Historia animalium sacra
(1612)», en Karl A. E. Enenkel y Paul J. Smith, op. cit.
60 José Julio García Arranz, «Las enciclopedias animalísticas de los siglos XVI y XVII y los emblemas: un ejemplo
de simbiosis», Víctor Minguez (ed.), Del libro de emblemas a la ciudad simbólica. Actas del III Simposio Interna-
cional de Emblemática Hispánica, volumen 2, Universitat Jaume I, 2000; «Fauna americana en los emblemas
europeos de los siglos XVI y XVII», Cuadernos de arte e iconografía, 11, 1993; «La literatura animalística ilustrada
en España durante la Edad Moderna: una panorámica», Libros con arte, arte con libros, 2007; «Olao Magno y
la difusión de noticias sobre fauna exótica del norte de Europa en el siglo XVI», Encuentro de civilizaciones
(1500-1750): informar, narrar, celebrar: actas del tercer Coloquio Internacional sobre relaciones de sucesos, Cagliari,
5-8 de septiembre de 2001, 2003; Ornitología emblemática, Universidad de Extremadura, 2006; «El papagayo y
la serpiente: historia natural de una empresa de Diego Saavedra Fajardo», Norba. Arte, 26, 2006; «La visión de
la Naturaleza en los emblemistas españoles del siglo XVII», Literatura emblemática hispánica : actas del I Sim-
posio Internacional, 1996.
61 Jerónimo de Huerta, Historia natural de Cayo Plinio segundo, traducida por el licenciado Jerónimo de Huerta...
y ampliada por él mismo, Madrid, Luis Sánchez Impresor, 1624.
62 Francisco Javier Pizarro Gómez y José Julio Garccía Arranz, «La visión de la naturaleza en los emblemistas
españoles del siglo XVII», en Sagrario López Poza (ed.), Literatura emblemática hispánica: actas del I Simposio
Internacional, Universidad de La Coruña, 1996.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 44

44 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

darios, acudiendo, cuando ello resulta necesario, a la comparación con los animales
de siempre conocidos:

Los tlaquacos o semivulpas, los cuales debajo del vientre tienen una bolsa en la
cual ponen sus hijos viéndose en peligro y huyen [...] En Brasil se cría allí uno lla-
mado tatusia, y de los españoles armadillo, es del tamaño de un lechón, y está cu-
bierto de conchas, como planchas, entre las cuales retira y esconde la cabeza, como
el galápago, para tenerla segura. Los cerigones tienen debajo del vientre dos bolsas,
donde viéndose en peligro ponen sus hijos y huyen, y éstos se hallan también en
las islas Malucas. También se cría allí un animal llamado de los portugueses pereza,
que es del tamaño raposa, y de tan lento y tardo paso, que parece increíble, y
jamás le apresura, aunque más le castiguen o fuercen. La tamandoa es tan grande
como un puerco pero tiene larguísimas uñas. Susténtase de hormigas, y habiendo
abierto con la uña el hormiguero mete dentro la lengua y la saca llena de ellas.
Tiene la cola tan larga y pelosa que cubre con ella todo el cuerpo. El antehanno
es algo semejante a la mula, aunque menor, tiene el labio bajo como trompeta,
las orejas redondas y la cola tuerta, reposa de día y apaciéntase de noche [...] En
Chile se crían gran número de vicuñas son como cabras silvestres sin cuernos cuya
lana es tan delgada y blanca como algodón, de color entre rubio y canelado. En
las tripas de estas cabras se crían piedras bezaares aunque no son tales como las
que se crían en las Indias orientales en otras cabras silvestres. Hay también muchos
guanacos y poacos, que son una especie de carneros en que trajinan63.

Muy distinto es el tratamiento de los animales del viejo Mundo. Pongamos,


por ejemplo, el caso del elefante64. Acude a autores tanto clásicos (Eliano, Galeno,
Opiano, Solino, Estrabón), la tradición cristiana (representada por la Biblia, el Fi-
siólogo), representantes de la literatura simbólica y emblemática del Renacimiento
(Piero valeriano), y algunos naturalistas contemporáneos (como Gesner, Acosta o
Jerónimo de Orta). La mayoría de las informaciones que nos proporciona va en la
línea simbólica y alegórica, aunque nos ofrece algunos datos de carácter médico
(«el uso que tenemos de ello en medicina es para confortar la virtud vital, y para
refrescar el hígado e impedir las purgaciones blancas de las mujeres y quitar las obs-
trucciones y dolores de estóago y también es remedio para hacerlas fecundas»), y
las experiencias habidas con estos animales en las lejanas tierras orientales, concre-
tamente en Goa, prueba de la apertura a los nuevos horizontes geográficos. Y todo
ello de forma absolutamente acumulativa, con una pretensión más erudita que sis-
temática. Pero es de destacar su esfuerzo de actualización informativa, especialmente

63 Jerónimo de Huerta, op. cit., pp. 237-242.


64 Jerónimo de Huerta, op. cit., pp. 361-364.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 45

CAPÍTULO 2: LA VISIÓN EMBLEMÁTICA DE LA NATURALEZA 45

acusado en los animales procedentes de territorios poco frecuentados por los espa-
ñoles, como los renos, uros y alces (llamado la Gran Bestia por los sicilianos y los
españoles) de las tierras septentrionales (mostrando su conocimiento de la obra de
Herberstein), la jirafa (transmitiéndonos el relato de la que recibiera Lorenzo de
Médicis del sultán de Egipto), el rinoceronte (y nos cuenta el famoso torneo habido
en Lisboa entre este y un elefante, hablándonos asimismo del que fuera propiedad
de Felipe II), el manatí (para lo que acude a la autoridad de López de Gómara), los
monos (conociendo la obra de vesalio, el cual había mostrado las diferencias ana-
tómicas entre estos y los seres humanos) y diversas especies marinas, para lo que
cita a Pierre Belon y Guillaume Rondelet, así como a Olao Magno y André Thevet,
utilizados estos últimos para todo lo relativo a los monstruos marinos. No se aprecia
un especial retraso en el conocimiento de las aportaciones foráneas, ya que la tra-
dición zoológica del Renacimiento es frecuentemente utilizada por nuestro autor.
Jerónimo Cortés65, por su parte, ha sido un tanto maltratado por los historia-
dores, por cuanto un autor tan solvente como López Piñero despacha su obra con-
siderándola «una mera reunión de materiales de segunda mano, realizada con muy
escaso rigor»66. Lo cierto es que tenía unos intereses muy amplios, por cuanto a
su pluma se debe un tratado de fisiogonomía, así como un lunario, dedicado bá-
sicamente a ofrecer consejos sobre agricultura, describiendo qué es lo que se debe
hacer en cada mes del año según la fase de la luna en que nos encontremos67. En
su obra animalística describe en primer lugar los animales terrestres, entre los cua-
les se encuentra el león, el asno (y, de paso, el mulo), el camello (distinguiéndolo
del dromedario), el lobo, el cordero (junto con el carnero y la oveja), la cabra, el
perro, la zorra, el cochino (denominando cochino montés al jabalí), el ciervo, el
gato (hablando también del gato cerval, y del gato de Algalia o de Angora), el
buey (junto con el toro), la hormiga, el dragón (junto con otros animales como
el basilisco o el áspid), el elefante, el caballo, el tigre o pantera, el castor, el uni-
cornio, el ratón, la rana, el mono o simio, el lince, la liebre, el conejo, el cocodrilo,
el camaleón, y la salamandra. Y, seguidamente, pasa a los volátiles, describiendo
el águila (a la que define como la reina de las aves), la paloma, el alción, el ánade,
la oca, el ave barliata, las diferentes aves que se suelen enjaular para recreo del oído
y la vista (entre las que cita el ruiseñor, el canario, y el papagayo), las aves de rapiña
que sirven para la caza (como el halcón y el gavilán), el gallo, la gallina, el capón,

65 Edición consultada, Jerónimo Cortés, Tratado de los animales terrestres y volátiles, y sus propiedades, Valencia,
Imprenta de Benito Macé, 1672. Sobre el autor, Francisco Javier Peris Felipo, «Aportación a la divulgación
zoológica valenciana en el siglo XVII. El Tratado de los animales terrestres y volátiles de Jerónimo Cortés
(1613)», Revista de Historia Autónoma, 2, 2013.
66 J. M. López Piñero, Ciencia y técnica en la sociedad española de los siglos XVI y XVII, Barcelona, 1979, p. 302.
67 Adelina Sarrión Mora, Médicos e Inquisición en el siglo XVII, Universidad de Castilla la Mancha, 2006, pp.
33-34.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 46

46 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

la grulla, la golondrina, el cuervo, el ave llamada del pito, el pelícano, la perdiz,


la tórtola, la abubilla, el pavón o pavo real, el buitre, la calandria, el ave fénix, la
cigüeña, el gorrión, el buho, el mochuelo, el cuco, la corneja, el cisne, y la abeja.
Es de destacar que el autor pasa mucho más de puntillas por los animales volátiles,
en los cuales su tratamiento es mucho más descriptivo, prescindiendo, salvadas
algunas excepciones, del tratamiento simbólico y moralizante. Su bestiario es un
bestiario del viejo Mundo, con ninguna referencia a los animales americanos (ex-
ceptuando el papagayo), y con la inevitable inclusión de seres míticos y fabulosos,
tales el dragón, el unicornio, la salamandra o el ave fénix.
Las fuentes que emplea son las que cabría esperar: ante todo los autores clásicos,
comenzando por los principales tratadistas zoológicos (a saber, Aristóteles, Plinio,
Eliano, y Solino), aunque acompañándolos de Plutarco, Marco Aurelio, Séneca,
o Cicerón entre otros. La tradición medieval apenas es utilizada: las inevitables
referencias al Fisiólogo y a Isidoro de Sevilla, la Patrística (San Jerónimo, San Am-
brosio, San Bernardo, San Gregorio), y, en mucha menor medida, los enciclope-
distas medievales, como San Alberto Magno o el Hortus Sanitatis, llamando la
atención la cita de Mandeville cuando habla de la paloma. Y se aprecia un gran
desconocimiento de la historia natural de los siglos xvI y xvII, salvada la cita de
José de Acosta cuando habla del elefante, limitándose a la utilización de alguna
literatura médica (la edición del Dioscórides realizada por Andrés Laguna), religiosa
(Fray Luis de Granada, al que utiliza para el perro y la liebre entre otros), misce-
lánea (la Silva de Varia lección de Pero Mexía, a la que cita en ocasión de la hor-
miga) o su contemporáneo vélez de Arciniega (el unicornio).
¿Qué información nos proporciona? Pues las virtudes o vicios característicos
de cada especie concreta, a saber, la fortaleza y la gratitud del león (p. 12), la obe-
diencia del asno (p. 57), la gula del lobo (p. 77), la humildad de la oveja (P. 95),
la necedad de la cabra (p. 109), la lealtad del perro (p. 114), la condición traicio-
nera de la zorra (p. 152), la pereza del cochino (162), el carácter temeroso del
ciervo, lo que le sirve de excusa para hablar de la necesidad del temor de Dios (p.
171), el amor a sus hijos del gato (p. 185), la malicia del buey (p. 202), el buen
gobierno de las hormigas (p. 228), el gusto por ser adulado del elefante (p. 258),
la vanagloria del caballo (p. 273), la crueldad del tigre (p. 283), la fuerza de cora-
zón del castor, reflejada en el ánimo con el cual se autocastra (p. 294), la costumbre
del unicornio (p. 306), el latrocinio del ratón (p. 309), el sigilo de la rana (p. 335),
el engaño del simio (p. 345), la envidia del lince (p. 353), la murmuración de la
liebre (p. 363), la mala lengua del cocodrilo (p. 379), la buena compañía del águila
(p. 407), el conocimiento de sí mismo de la paloma (p. 421), los celos del gallo
(p. 469), la hermosura del pavo real (p. 499), la castidad de la abeja (p. 537), etc.
También nos transmite diversas historias relacionadas con diferentes animales,
bien pasadas, entre las cuales figura el conocido relato de Androcles y el león (pp.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 47

CAPÍTULO 2: LA VISIÓN EMBLEMÁTICA DE LA NATURALEZA 47

13-15), bien presentes, ambientadas en muchas ocasiones en el reino valenciano,


así como sus propiedades naturales, las enfermedades que provocan (la rabia, en
el caso del perro), o las que padecen, especímenes monstruosos, y sus propiedades
medicinales. No podían faltar, obviamente, los típicos relatos legendarios, como
«el león es tan bravo y fiero, y todos los animales terrestres le respetan, temen, y
reconocen en él superioridad, y ventaja, con todo eso dicen los naturales, que él
teme y huye a más deprisa d ela presencia y vista del gallo, y más si fuere blanco,
o pintado, y no sólo teme de verle, pero tiembla como azogado, con sólo sentirle
cantar» (p. 6); las hormigas gigantes que se encuentran en la India, utilizando
como referencia a Pedro Mexía (p. 220) o el ave barliata, la cual, siguiendo a Isi-
doro de Sevilla, sale de la corteza de un árbol que crece en Germania (p. 426). Y,
por supuesto, tiene una concepción muy utilitaria del mundo animal, tratando
muy detalladamente las distintas propiedades medicinales que tiene cada especie
particular.
Un esquema parecido sigue el dominico Ferrer de valdecebro (1620-1680),
que pasó buena parte de su vida en Nueva España, algunos de cuyos escritos hu-
bieron de ser filtrados por la Inquisición68, y autor de sendos tratados dedicados
a los animales terrestres y a los volátiles respectivamente69. En el primero de ellos,
Gobierno general moral y político hallado en las fieras y animales silvestres sacado de
sus naturales propiedades y virtudes (1658)70, se explaya sobre el significado simbó-
lico del león (que, nuevamente, encabeza la obra, dado su condición de rey de los
animales), el elefante, el rinoceronte, el unicornio, el tigre, la onza, el leopardo, la
hiena, el lobo, el lince, el oso, el jabalí, el ciervo, el toro, el camello, el caballo, el
can y el cinocéfalo. Por lo que se refiere a las aves71, podemos encontrar referencias
al águila (para variar, la reina de las aves), el buitre, la cigüeña, la garza, el cisne,
el fénix, el pelícano, el halcón, el búho, el papagayo, el ansarón, el avestruz, el
pavo real, el cuervo, la paloma, el gallo, y una serie de aves consideradas mons-

68 Patricia Manning, Voicing dissent in Seventeenth Century Spain: Inquisition, Social Criticism and Theology in
the case of El Criticón, Brill, 2009, p. 101.
69 Vicente Roig Condomina, Las empresas vivas de Andrés Ferrer de Valdecebro, Valencia, Imprenta Llorens,
1989, «Los emblemas animalísticos de Fray Andrés Ferrer de Valdecebro, Goya: revista de Arte, 187-188, 1985.
Algunas referencias sueltas sobre el autor en Antonio Bernat Vistarini; John T. Cull y Antonio Aguayo Cobo;
Los días del Alción: emblemas, literatura y arte en el Siglo de Oro, J. J. de Olañeta editor, 2002; Víctor Mínguez,
Visiones de la monarquía hispánica, Castellón, Universitat Jaume I, 2007; Herón Pérez Martínez y Bárbara Skinfill
Nogal, Esplendor y ocaso de la cultura simbólica, El Colegio de Michoacán, 2002; Francisco Picinello, El mundo
simbólico. Serpientes y animales venenosos. Los insectos, México, El Colegio de Michoacán, 1999; Bárbara Skinfill
Nogal y Eloy Gómez Bravo, Las dimensiones del arte emblemático, El Colegio de Michoacán, 2002; Rafael Zafra
y José Javier Azanza (eds.), Emblemata Aurea. La emblemática en el arte y la literatura del Siglo de Oro, Madrid,
Akal, 2000.
70 Edición consultada, Andrés Ferrer de Valdecebro, Gobierno general moral y político hallado en las fieras y
animales silvestres sacado de sus naturales propiedades y virtudes, Madrid, Antonio de Zafras, 1680.
71 Edición consultada, Andrés Ferrer de Valdecebro, Gobierno general, moral, y político hallado en las aves más
generosas y nobles, sacado de sus naturales virtudes y propiedades, Barcelona, Cormellas, 1696.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 48

48 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

truosas por el autor y venidas de diferentes partes del Orbe, a saber, como la arpía
y el pegaso. Su bestiario, tanto para los animales terrestres como para los volátiles,
está vinculado al viejo Mundo, llamando la atención la significativa excepción
del papagayo, símbolo de la nueva naturaleza americana72, y con los añadidos de
rigor de distintos animales fabulosos.
Como señala su principal estudioso, Roig Condomina, el mayor interés de la
obra se va a situar en la gran capacidad del autor para extraer una serie de conclu-
siones didáctico moralizantes a partir de la conducta y de la morfología de unos
animales que, aunque desconocidos para él en algunos casos, considera reales por
su verosimilitud. Perteneciente a la orden de Predicadores, dedicó toda su vida al
arte de los sermones, publicando además gran cantidad de obras repletas de con-
sejos prácticos e índices que facilitaran el ministerio de la predicación. Se encuentra
plenamente inmerso en la idea contrarreformista, de procedencia medieval, que
considera a la naturaleza como un medio divino para mostrarnos todas sus verda-
des, por lo que su contemplación debe trascender lo sensible para poder acceder
al conocimiento de Dios. valdecebro se sirve de una tradición de la cultura ani-
malística clásica (historiadores y filósofos de la Antigüedad), bíblica, simbólica
(mitos paganos y jeroglíficos) y moralizante (textos medievales y coetáneos) para
fundirlas en una orientación hacia lo que debe ser la moral de un buen cristiano,
mostrando, a partir de las costumbres de los animales, qué virtudes han de culti-
varse y qué vicios han de prevenirse. De hecho, en el prólogo del tomo dedicado
a los cuadrúpedos, el autor menciona cómo

Muchos han escrito de animales, dando a conocer lo que el autor grande de


naturaleza Dios depositó en sus instintos irracionales, para admiración de sus
obras, fue empero haciendo pie en solo la propiedad o virtud especial de la
fiera, o bruto, sin adelantar el paso, para hacer senda a más elevado conoci-
miento [...] no destinó el cielo a los animales para el servicio material del hom-
bre solo, que la templanza del toro no sirve para la cultura de los campos. Ni
la continencia del camello para cargar más peso sobre sus espaldas. De donde
es preciso, que sus perfecciones a más elevado ministerio sirvan.

Sobre las fuentes consultadas, lo de siempre: una buena representación del


mundo clásico, de los autores medievales, y de la producción simbólica y emble-
mática del momento, y un olvido prácticamente total de la historia natural de
los siglos xvI y xvII, si exceptuamos la referencia a Escalígero. El tratamiento de
nuestro autor es muy similar al que habíamos visto en Jerónimo Cortés, adjudi-

72 Renate Pieper, «Loros y papagayos símbolos de un mundo nuevo», Eddy Stols, Wemer Thomas y Johan
Verbeckmoes (eds.), Naturalia, mirabilia et monstrosa en los imperios ibéricos siglos XV-XIX, Leuven University
Press, 2007.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 49

CAPÍTULO 2: LA VISIÓN EMBLEMÁTICA DE LA NATURALEZA 49

cando a cada animal una serie de virtudes y vicios concretos, como el ánimo del
león, la templanza y la grandeza del elefante, la velocidad del unicornio, la vora-
cidad del tigre, la liberalidad de la onza, la avaricia del leopardo, la discordia de
la hiena, la vista del lince, la ira del oso, la ignorancia y la gula del jabalí, la fide-
lidad del perro o la sabiduría del cinocéfalo. Al león, por ejemplo, nos lo presenta
como el rey de las fieras, «generoso en el ánimo, noble en el corazón, bizarro en
su aliento. Fió el desempeño de sus obras naturaleza, uniendo conformes la cle-
mencia y ferocidad, la venganza y piedad, la fortaleza y humanidad, en irracional
tan fiero y en bruto tan voraz». Nos cuenta que vive en África y en Asia, nos hace
una descripción física, y nos salpica su relato de elementos legendarios y morali-
zantes, concluyendo con la afirmación de que es el príncipe de las demás criaturas,
lo que le sirve de pretexto para moralizar sobre las virtudes que debe cumplimen-
tar el gobernante.
Tampoco es muy original el canónigo darocense Francisco Marcuello. La es-
tructura del contenido de su libro es similar para las cien aves que describe, a cada
una de las cuales dedica un capítulo. Estos capítulos están divididos en dos partes.
En la primera de ellas se hace la descripción física del pájaro, forma, costumbres,
lugares en que habita, de vez en cuando el arte de cazarlas, anécdotas, etc., par-
tiendo de lo que han dicho los diferentes tratadistas, especialmente Aristóteles,
Plinio y san Isidoro, con escasas aportaciones personales. La segunda parte de cada
capítulo es la descripción de la moralidad de las aves, extrayendo enseñanzas de
las formas, aspecto, comportamiento y demás características de las aves que han
aparecido a lo largo de la descripción, para aplicarlas a los hombres y sacar una
consecuencia moral de todo ello, con lo que el propósito moralizante vuelve a
estar presente: tal como el propio autor declara, «va cada ave con su moralidad,
para que no sea todo curiosidad sin fruto, y para que los doctos hallen motivos
para levantar más altos y delicados pensamientos»73.
El libro de Marcuello es riquísimo en informaciones procedentes de los autores,
tanto clásicos como modernos, que escribieron algo a propósito de las aves tratadas
o de la palabra con que se nombran. Únicamente en el primer capítulo, bien es
cierto que es el dedicado al águila, ave excelente por lo que se ha escrito sobre ella
y lo conocida que resulta, cita nuestro autor a san Isidoro, Eliano, Bartolomé Án-
glico, Píndaro, vespasiano, vejecio, Julio César, Dioncasio, san Ambrosio, Mateo
Silvático, Horapolo, Aristóteles, Plinio, valerio Máximo, Homero, etc. Los saberes
librescos acumulados se ven completados, de vez en cuando, con conocimientos
personales, por lo que no son pocos los lugares en que hace referencia a su Daroca
natal, o a otras tierras de Aragón, o vecinas. Menciona lugares no aragoneses al
hablar del borní: «ay muchos bornís en Nauarra, y en las Asturias de Ouiedo, y

73 Francisco Marcuello, Historia natural y moral de las aves, Zaragoza, Juan de Lanaja, 1617, Al lector.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 50

50 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

en los montes de Liébana», o cuando nos cuenta que en verano se ven muchos
francolines por las riberas del Ebro en Aragón, y del Turia en valencia. Predomina
nuevamente el bestiario del viejo Mundo, aunque incluye algunas especies ame-
ricanas (como la asinaria, el aura, el pintadillo, el rabo de junco y el zonzo; del
pájaro resucitado hasta proporciona el nombre indígena, vicicilin), junto a las ya
familiares ave del paraíso y el papagayo, amén de la obligatoria dosis de animales
fantásticos, como la arpía, el ave fénix, las memnónidas o pegaso, que se halla
entre las aves únicamente porque tiene alas y es capaz de volar74.
El murciano Diego de Funes y Mendoza (1560-1625), que llegaría a ejercer el
cargo de notario apostólico75, so pretexto de traducir la historia de los animales
de Aristóteles, añade numerosas aportaciones de otros autores (lo que cabría es-
perar: clásicos grecolatinos, padres de la Iglesia, representantes de la literatura sim-
bólica y emblemática del Renacimiento, Olao Magno, y autores que nos hablan
de la fauna americana como Mártir de Anglería) de modo que declara su intención
de añadir las aves y animales que le faltaban al autor griego, sin perder de vista
que

[...] viniendo a considerar las propiedades de tantos y tan varios animales, la


perfección y hermosura suya, el instinto de los osos, tigres, leones, vacas, yeguas,
y otros semejantes, en defender sus hijos, y el que muestran el pelícano, águila,
perdiz y demás aves, para amparar los suyos, con que viene a resplandor tanto
la providencia divina, me animo más a creer había de agradar este libro [...]
échanse más de ver estas grandezas de Dios, en el conocer los mismos animales
a sus enemigos, y huir de ellos [...] y si quisiésemos descender en particular a
las habilidades de los animales, hallaríamos en ellos un espacioso campo, y larga
materia para alabar y bendecir a Dios76.

La apertura hacia las nuevas perspectivas zoológicas abiertas por los descubri-
mientos geográficos es muy reducida. Es cierto que nos habla de los papagayos y
de las aves del paraíso, pero, en el caso de los cuadrúpedos, no añade ninguna es-
pecie ignorada por los clásicos. Y, nuevamente, observaremos el predominio de
los elementos moralizantes: el león, otra vez, sigue siendo el rey de los animales,
aludiendo a su generosidad, su misericordia, y su enemistad con los linces, así
como a su carácter lujurioso.

74 Manuel Alvar Ezquerra, «Los ornitónimos de la Historia natural y moral de las aves de Francisco Marcuello
(1617)» en Vicente Laguéns Gracia (ed.), Baxar para subir. Colectánea de estudios en memoria de Tomás Buesa
Oliver, Institución «Fernando el Católico», Zaragoza, 2009, págs. 297-324.
75 Francisco Javier Díez de Revenga y Mariano de Paco, Historia de la literatura murciana, Editora Regional de
Murcia, 1989, pp. 79-80.
76 Diego de Funes, Historia general de aves y animales, Valencia, Pedro Patricio Mey, 1621, prólogo.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 51

CAPÍTULO 2: LA VISIÓN EMBLEMÁTICA DE LA NATURALEZA 51

El boticario Francisco vélez de Arciniega, tiene un enfoque más utilitario77.


Sitúa al frente de las distintas especies animales a los monarcas que nos resultan
ya familiares, a saber, el león y el águila, pero añade otros nuevos, como el basilisco,
rey de las serpientes, y el rey de las abejas, con la finalidad de que «de los tres se
tomasen las costumbres, y del cuarto (el basilisco, naturalmente) escarmiento»,
añadiendo que

[...] crió la naturaleza otros muchos animales, de quien todos los demás pu-
diésemos aprender, y así el león, ciervo, palomas, grajos, mirlas, perdices, tór-
tolas, nos enseñaron el uso de las purgas, la anguila la traición y burla, la pereza
el pescado torpedo y la tortuga, el gallo la vigilancia, la prudencia las grullas,
lechuzas, y cigueñas, el apetecer su natural las ánades, la misericordia las palo-
mas, el daño que causa la lujuria a los cuerpos el gorrión, lo que es una mujer
deshonesta el abubilla, el avaricia el grifo, la buena muerte de los justos el cisne,
la ingratitud el cuclillo, el buitre la gula (p. 9).

Ofrece como novedad el tratar no solamente de los animales terrestres y volátiles,


sino también de los marinos. Los terrestres son encabezados por el león, para variar,
contándonos las típicas historias moralizantes, y refiriéndose a su clemencia, apo-
yándose para ello fundamentalmente en los clásicos (Solino, virgilio, Claudiano,
Ovidio, Aristóteles, Plinio, Eliano, Plutarco), y concluyendo con una breve alusión
a las propiedades medicinales de su carne, que aprovecha «para los dolores de juntura
y nervios encogidos de frialdad» (p. 26). La panoplia de los cuadrúpedos es com-
pletada con el tigre o pantera, el oso, el unicornio, el rinoceronte, la gacela, el onagro,
el lobo, el lince, el ciervo, el reno, el íbice, el camello, la jirafa (camelopardo), el ele-
fante, el puerco espín, el erizo, el jabalí, el hipopótamo, el castor, la zorra, el perro,
la comadreja, la liebre, el conejo, los ratones, la harda, el cerdo, el caballo, el carnero,
el toro (junto con la vaca y el buey), el búfalo, la cabra, el gato, el gato de algalia, el
asno, la cervicabra que cría la piedra bezoar, la mula, las hormigas, el alce y la nutria.
Nuevamente, la gran ausente es la fauna del Nuevo Mundo, ausencia que se extiende
incluso a las aves, por cuanto ni siquiera habla del papagayo.
La obra de Manuel Ramírez de Carrión78, secretario del marqués de Priego, y
más citado en la bibliografía por haber educado a algunos hijos sordos de nobles
españoles, aunque no se le conozca contribución alguna a la lengua de signos79,

77 Francisco Vélez de Arciniega, Historia de los animales más recibidos en el uso de medicina donde se trata para
lo que cada uno entero, o parte dél aprovecha, y de la manera de su preparación, Madrid, Imprenta Real, 1613.
78 Manuel Ramírez de Carrión, Maravillas de naturaleza en que se contienen dos mil secretos de cosas naturales
dispuestos por abecedario, Montilla, Juan Bautista de Morales, 1629.
79 Isabel de los Reyes Rodríguez Ortiz, Comunicar a través del silencio: las posibilidades de la lengua de signos
española, Sevilla, Universidad, 2005, p. 35.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 52

52 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

es una colección de sentencias y aforismos extraídos de diferentes autores, muchos


de los cuales, obviamente, se refieren también a animales, recogiendo, por su-
puesto, los típicos elementos legendarios. Por referirnos nuevamente al león, sa-
bemos que nace con los ojos abiertos y que duerme sin cerrarlos, que tiene los
huesos macizos, que come de dos en dos días, que la naturaleza templó su feroci-
dad con la cuartana, que le tiene miedo al gallo, sobre todo si es blanco, que
cuando se irrita se azota con la cola, que acomete al hombre antes que a la mujer,
que nunca ataca a los niños, y que cuando se quiere morir llora, apoyándose en
Plinio, Aristóteles, Lucrecio y Solino.
Toda esta literatura, como hemos visto, ofrece una serie de rasgos comunes.
Sus autores en ningún caso son naturalistas profesionales, y tan sólo en Francisco
vélez de Arciniega, boticario de ocupación, encontramos el desempeño de una
profesión ligada con los estudios zoológicos o botánicos80. La clasificación de las
diferentes especies animales se realiza según un criterio habitacional, aunque los
que más interesan son los cuadrúpedos y las aves. Las fuentes utilizadas hay que
buscarlas sobre todo en el mundo clásico, siendo Plinio una referencia absoluta-
mente fundamental, y manifestándose, normalmente, un gran desconocimiento
de la historia natural europea del momento. Su mundo es un mundo libresco, en
el cual el análisis directo de la naturaleza tiene poca o ninguna cabida, aunque
ello fuese ya frecuente allende los Pirineos81. El bestiario procede básicamente del
viejo Mundo, acompañado de los típicos seres legendarios, olvidándose práctica-
mente por completo las nuevas especies americanas, con la interesante excepción
de Marcuello, que recoge algunas de ellas. Por último, la información que se nos
aporta es básicamente de carácter simbólico y moralizante, lo que nos dice mucho
acerca de la visión que se tiene de los distintos animales, pero no de los animales
en sí.
Y, finalmente, llama poderosamente la atención la pobreza del aparato visual,
(no hay más que comparar el pavo real de Gesner con el de Ferrer de valdecebro,
representado en la figura 3), lo cual, por otro lado, ya ha sido señalado en otros
géneros literarios españoles del momento, como las crónicas indianas82. Ya lo ha-
bíamos apreciado en la obra de Huerta, que se limita a incluir unas láminas re-
presentando las distintas especies animales no en los capítulos correspondientes,
sino al principio de la obra, con lo cual la utilidad pedagógica de las mismas parece

80 José María Valderas, «Francisco Vélez de Arciniega en la polémica de la coloquíntida», Asclepio, LII, 1, 2000,
pp. 7-35.
81 Alix Cooper, Inventing the Indigenous: Local Knowledge and Natural History in Early Modern Europe, Cam-
bridge University Press, 2007. Brian W. Ogilvie, The science of describing.
82 Fermín del Pino Díaz, «Texto y dibujo. La Historia indiana del jesuita Acosta y sus versiones alemanas con
dibujos», Jahrbuch für Geschichte Lateinamerikas, 42, 2005, pp. 1-31.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 53

CAPÍTULO 2: LA VISIÓN EMBLEMÁTICA DE LA NATURALEZA 53

Figura 3. Pavo real, Andrés Ferrer de Valdecebro, Gobierno general moral y político
hallado en las aves más generosas y nobles, Barcelona, Cormellas, 1696, p. 329.

bastante reducida83, siendo de una calidad técnica bastante pobre, no pudiéndose


comparar en modo alguno con las magníficas ilustraciones que encontramos en
las recopilaciones enciclopédicas de Gesner, Aldrovandi o Jonston84. Las ilustra-
ciones contenidas en los tratados de Cortés, Marcuello y valdecebro, tampoco
nos ayudan precisamente a reconocer las diferentes especies. Podríamos alegar
como explicación el retraso técnico de la industria editorial española del mo-
mento85, pero ello nos lleva a formularnos otra cuestión: ¿realmente se necesitaban
ilustraciones? Tengamos en cuenta que nuestros autores no escriben con una in-
tención naturalista ni para un público ansioso de imágenes, sino, dependiendo
de los casos, para exponer un conjunto de símbolos y alegorías (Cortés), mostrar
los aprovechamientos medicinales de las diferentes especies (Arciniega), recopilar
un elenco de sentencias y moralejas (Carrión), completar a Aristóteles, aunque
muy a su modo (Funes), u ofrecer enseñanzas morales a los doctos (Marcuello) o
ejemplos a los predicadores (valdecebro). Es sintomático, en este sentido, el em-
pleo que este último realiza de la imagen. A diferencia de Camerarius, donde la

83 Sobre los usos de la imagen en este período, vid. Susana Gómez López, «Modelos y representaciones vi-
suales de la ciencia», Escritura e imagen, 1, 2005, pp. 83-116. Una buena introducción a la problemática de la
cultura visual en Antonio Sánchez, «Ciencia Moderna, cultura visual y epistemología artesanal», Asclepio, XLI,
1, 2009, pp. 259-274.
84 Algunas aproximaciones al papel de la imagen en la Historia natural de este período en Peter Mason, Before
Disenchantement: Images of Exotic Animals and Plants in Early Modern World, Londres, Reaktion Books, 2009,
y Brian Ogilvie, The science of describing.
85 Ricardo García Cárcel, Las culturas del Siglo de Oro, Madrid, Historia 16, 1989.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 54

54 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

imagen en muchas ocasiones presenta una composición narrativa o jeroglífica, en


valdecebro se trata de una simple reproducción del animal, sin desarrollar ninguna
actitud con carácter emblemático, salvando la cigüeña con la serpiente, el fénix
sobre las llamas, el pelícano que ofrece su sangre a sus pequeños o la grulla que
tiene una piedra en la pata levantada. También en Marcuello su centenar de gra-
bados sumamente esquemáticos son simplemente ilustrativos. Las imágenes de
los autores españoles no son fundamentales para la comprensión de significado
simbólico alguno, y son simples ilustraciones86.
La obra de todos estos autores tuvo un impacto muy limitado en el tiempo,
y ya en el siglo xvIII se les había olvidado por completo. Tampoco es de extrañar,
por cuanto la Historia Natural en la España de la Ilustración iría por unos de-
rroteros completamente diferentes, mucho más en sintonía con las tendencias
descriptivistas del momento, y que tendrían en la obra de Félix de Azara su ex-
ponente más conocido, o, al menos, más reconocido allende los Pirineos. Pero
no podemos perder de vista que hombres como Jerónimo Cortés o Ferrer de val-
decebro escriben lo que escriben y se preocupan por lo que se preocupan porque
están inmersos en un modelo de conocimiento muy concreto al que podríamos
denominar Ciencia Barroca87, que proporcionara ejemplos tan ilustres como Al-
drovandi, Kircher, Schott, o, en nuestro país, Juan Eusebio Nieremberg. Y olvi-
damos, con demasiada frecuencia, que Galileo, Kepler, Descartes o Newton, se
mueven en el mismo espectro cronológico que Shakespeare, Cervantes, Rubens
o Milton88.
Se trata de un modelo de conocimiento (que sería pulverizado a raíz del triunfo
de la Revolución Científica y de las nuevas tecnologías descriptivas y prácticas
científicas ligadas a la Royal Society y a la Academie des Sciences)89 muy ligado al
latín como medio de expresión (aunque nuestros autores utilizan el castellano), y

86 José Julio García Arranz, «Livres d´emblemes ou bestiaires modernes? Les traités animaliers d´Andrés Ferrer
de Valdecebro et de Francisco Marcuello», Wolfgang Harms y Dietmar Peil (eds.), Polyvalenz und Multifunk-
tionalität der Emblematik/Multivalence and Multifunctionality of the Emblem, Peter Lang, 2002.
87 Un planteamiento de la cuestión en Juan PIMENTEL y José Ramón Marcaida López, «La ciencia moderna
en la cultura del Barroco», Revista de Occidente, 328 (2008), pp. 136-151. Algunos estudios específicos
sobre este mundo intelectual, DASTON, Lorraine, «Preternatural Philosophy» en Lorraine Daston (ed.), Bio-
graphies of Scientific Objects, Chicago University Press, 2000; Paula Findlen (dir.), Athanasius Kircher. The
last man who knew everything, Nueva York, Routledge, 2004; Javier Moscoso, «Historia y Filosofía Preter-
natural en el mundo moderno», en Francisco Jarauta (ed.), El gabinete de las maravillas, Fundación Mar-
celino Botín, 2004, pp. 93-114; Mar Buenor Rey y Miguel López Pérez (coords.), El inquiridor de maravillas.
Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la obra de Juan Vincencio de Lastanosa, Huesca, Insti-
tuto de Estudios Altoaragoneses, 2012.
88 Ofer Gal y Raz Chen-Morris, Baroque Science, University of Chicago Press, 2013, p. 10.
89 Sobre las nuevas tecnologías científicas, Steven Shapin y Simon Schaffer, Leviathan and the air pump.
Hobbes, Boyle and the experimental life, Princeton U. P. 1985, reed. 2011, trad. castellana Universidad Nacional
de Quilmes (Argentina), 2005.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 55

CAPÍTULO 2: LA VISIÓN EMBLEMÁTICA DE LA NATURALEZA 55

no a las lenguas vernáculas; que toma sus referentes del mundo libresco (por lo
que los clásicos grecolatinos, y, en nuestro caso, Plinio, siguen siendo autoridades
indiscutibles), y no de lo que se ha experimentado personalmente90; interesado
en el estudio de las correlaciones ocultas que existen en el Universo; y preocupado
por lo único, lo individual, lo singular, y por realizar un inventario completo de
todo lo que hay en la Naturaleza antes que por reducir el funcionamiento de la
misma a un conjunto de leyes matemáticas. En un mundo como en el que vivi-
mos, donde no parece que tengan cabida de momento los sistemas filosóficos to-
talizadores, resulta mucho más fácil su comprensión que en otros tiempos
dominados por el holismo positivista, la concepción whig de la historia de la cien-
cia, y por la busca de una pretendida Objetividad que ha resultado ser una más
de tantas quimeras posibles.

90 Sobre el concepto de experiencia, Susana Gómez López, «Experiencia, historia, memoria. Acerca de una
transformación en la Revolución Científica», Revista de Filosofía, 27, 1, 2002, pp. 75-111.
017-056 Capitulo 2_Maquetación 1 02/07/15 10:45 Página 56
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 57

Capítulo 3
Los animales como espejo
de virtudes y vicios

Animales y literatura religiosa

Desde hacía muchos siglos, la naturaleza había sido considerada como un modelo
de vicios y virtudes. El mundo natural y sobre todo el reino animal, además de
ser considerado como reflejo divino, fue también contemplado desde un punto
de vista moralizador. Dios concedió a los seres vivos determinados rasgos físicos,
propiedades o actitudes cuya función primordial es la de servir de modelos vi-
vientes que nos muestren determinados vicios o virtudes, que nos adviertan de
las asechanzas del maligno, que nos ejemplifiquen hechos de la vida de Cristo, o
nos ratifiquen diversas verdades doctrinales. Se trata del sentido moral y alegórico,
aplicado de este modo a las criaturas de la Creación. Este empleo del mundo zoo-
lógico como repertorio de modelos de comportamiento tuvo su plasmación en el
Fisiólogo. Se trata de una obra que partiendo de las peculiaridades o propiedades
de los animales, las recubre de una intención moralizante cristiana. Así, la imagen
del hombre de vida virtuosa viene representada por el castor que amputa sus tes-
tículos para que el cazador deje de perseguirlo, lo que nos muestra que hemos de
despojarnos de nuestros pecados para alejar de nosotros al demonio. La zorra que
se hace la muerta para atraer las aves y devorarlas es el demonio que atrae a los
hombres por medio de la carne. El pelícano que ofrece su sangre para reanimar a
sus polluelos es alegoría del sacrificio de Cristo destinado a la salvación de los
hombres. El fénix que se autoinmola en el fuego y renace de sus restos prueba la
veracidad de la resurrección de los muertos. Y podemos encontrar otras muchas
significaciones: la tórtola solitaria como imagen de la vida eremítica, la elefanta
que come de la mandrágora e invita al macho es el símbolo del pecado original,
el onagro que castra a sus hijos para que no tengan descendencia representa a los
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 58

58 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

apóstoles. Con estas premisas, el Fisiólogo, que obtuvo un gran éxito y en el siglo
iv o v se tradujo al latín, incidirá en la literatura patrística, especialmente en los
comentarios del Génesis, de los que destaca los de Ambrosio de Milán o Basilio
Magno, en los que la visión edificante de la naturaleza se incorpora a la técnica
de exégesis bíblica. Enriquecido con adiciones de la obra de Ambrosio, isidoro o
Rabano Mauro, evoluciona hasta desembocar en los bestiarios del siglo xii. Estas
obras, unidas a las colecciones de sermones o exempla, se convertirán en la más
amplia manifestación medieval del empleo de la naturaleza como punto de partida
para la transmisión de enseñanzas morales1.
Enseñanzas morales que, por supuesto, perviven durante la modernidad. Es
muy conocido el ejemplo de Fray Luis de Granada en su Introducción al símbolo
de la fe, y en esta tradición se sitúa Jerónimo Gracián de la Madre de Dios en su
obra Dilucidario del verdadero espíritu (1604), especialmente en los capítulos 22
y 23, sistematizado a modo de bestiario sacado de la Biblia y de noticias de autores
como Plutarco, Plinio o Epicteto. El autor asume la concepción dualista de la Bi-
blia entre animales puros e impuros. Hace una distinción entre sabandijas asque-
rosas y ponzoñosas, las primeras, que solamente hacen algún daño, las identifica
con los pecados veniales, y las últimas, que matan con su veneno, con los pecados
mortales. La lista de animales principales es culebra, cerastes, basilisco, áspide, ví-
bora, escorpión, salamanquesa, leviatán serpiente, dragón bermejo y langostas del
pozo del abismo, siendo la serpiente el animal predominante, por cuanto ocho
de los diez animales, si nos atenemos a la clasificación de Rabano Mauro, com-
parten esa naturaleza, por lo que Gracián se inserta en el concepto cristiano que
partiendo del Génesis considera la serpiente origen de todo mal, y emblema de
las potencias de las tinieblas. Asimila el pecado de ilusión a la culebra, la murmu-
ración, la detracción y el falso testimonio al áspid, que causa la muerte con su
mordedura. Para ilustrar los pecados de ira, rencores y bandos, acude a la víbora.
El juicio temerario es comparado con el basilisco, que fue en los cultos precristia-
nos el emblema del mal y de la muerte y en la época cristiana representa a Satán,
siendo considerado la antítesis del gallo emblemático que sería la imagen del Sal-
vador: en las descripciones medievales se le representa con una corona en la cabeza,
alusiva a la cresta del gallo, que simbolizaría su soberanía por encima de las res-
tantes clases de serpientes. Los malos pensamientos son identificados con el le-
viatán, monstruo marino que en la Biblia designa distintas bestias como el
cocodrilo y la ballena y que Gracián caracteriza como serpiente ponzoñosa, si-

1 José Julio García Arranz, Ornitología emblemática. Las aves en la literatura simbólica ilustrada en Europa du-
rante los siglos XVI y XVII. Cáceres, Universidad de Extremadura, 1996. Precedentes medievales en Ángela Muñoz
Fernández, «Gusanos, serpientes y dragones. Fauna punitiva en las geografías del Más Allá» en María Rosario
García Huerta y Francisco Ruiz Gómez (dirs.), Animales simbólicos en la Historia. Desde la Protohistoria hasta el
final de la Edad Media, Madrid, Síntesis/Universidad de Castilla la Mancha, 2012.
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 59

CAPÍTULO 3: LOS ANIMALES COMO ESPEJO DE VIRTUDES Y VICIOS 59

guiendo a isaías y a Job, que la define como serpiente antigua y enroscada que se
esconde bajo el agua y provoca tempestades. Sobre el leviatán se superpone la fi-
gura del dragón que como encarnación de la resistencia contra Dios de las poten-
cias del mal, reviste alguna de las características del primero, ambos pueden ser
considerados como manifestaciones de la serpiente cósmica que simboliza el caos
primigenio. No obstante, en la tradición cristiana la serpiente también tiene una
vertiente positiva, y nuestro autor cuando trata de la doble moral que asimila al
escorpión, cita la prudencia de la serpiente. Su bestiario tiene un carácter libresco,
buscando en las figuras de los animales seleccionados un mero soporte que le dé
pie para explicar la naturaleza y características de los diversos pecados que men-
ciona, establecer una clasificación de los mismos, y señalar los daños que causan
en el alma2.
Estas alusiones simbólicas se encuentran por doquier en la hagiografía, lo que
es evidente ya en la misma Leyenda Dorada3, en la que podemos encontrar las fun-
cionalidades de la aparición de los animales en el género hagiográfico. El santo
no está ligado a animales particulares, y mantiene relaciones con numerosas espe-
cies y en situaciones variadas, tiene un poder sólido sobre los animales, expulsa a
animales malignos como las serpientes, convierte a los lobos en animales domés-
ticos, castiga a los animales recalcitrantes, y extiende su poder benéfico sobre el
reino animal, protegiendo a las bestias y alimentándolas. El comportamiento del
animal señala la perfección del santo, sea como compañero, enemigo o servidor,
y tiene la función de demostrar su poder y su bondad. En los esfuerzos del santo
por ofrecer el universo a Dios, el animal responde mejor que el hombre impío, ya
que si los adversarios del santo son feroces y amenazadores, las bestias feroces se
convierten en dulces, buenas, protectoras, convertidas a estas virtudes gracias al
contacto con el santo.
En la España moderna las vidas de santos jugaron un papel muy importante,
ya que su larga tradición y su carácter ejemplar las convierten en un elemento pri-
vilegiado en los mecanismos de creación, difusión e imitación de las conductas
devocionales, aunque su continua presencia responde no sólo a intereses religiosos
(en toda esta literatura podemos encontrar una especie de propaganda de las dis-
tintas órdenes religiosas deseosas de hacer ver su competencia «profesional» en la
obtención de intercesiones y gracias divinas) sino también al gusto por lo exótico,

2 M. P. Hernández Mercedes, «El bestiario alegórico en el Dilucidario del verdadero espíritu de Jerónimo Gra-
cián de la Madre de Dios», Estado actual de los estudios sobre el Siglo de Oro, vol. 1, Salamanca, Universidad,
1993, pp. 473-479.
3 Lucille Guilbert, «L’ animal dans la Légende Dorée», Legenda Aurea. Sept siècles de diffusion, Montreal/París,
Editions Bellarmin/Librairie J. Vrin, 1986. Una valoración general sobre los animales en la literatura religiosa
medieval en Sophie Page, «Good Creation and Demonic Illusions», Brigitte Resl (ed.), A cultural history of ani-
mals in the Medieval Age, Oxford, Berg Publishers, 2007.
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 60

60 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

maravilloso y entretenido4. El relato hagiográfico se podía convertir en casi una no-


vela de aventuras en la que tenían cabida los leones, tigres, toros, lobos, serpientes, ás-
pides y escorpiones amenazando a San Antonio5, la muerte de un dragón a manos de
San Jorge6 o la cierva postrada a los pies de san Gil Abad7. Las múltiples refundiciones
de vorágine realizadas en la Baja Edad Media desembocaron en el Flos Sanctorum re-
nacentista elaborado entre 1516 y 1580, y en la Leyenda de los santos, impresa en su-
cesivas ocasiones entre 1493 y 1579. Posteriormente vendrían las recopilaciones de
Luigi Lippomano (1500-1559) y Lorenzo Surio (1522-1578) Vitae sanctorum (1575),
el Flos sanctorum de Alonso de villegas, y la recopilación, del mismo título, del jesuita
Pedro de Ribadeneira (aumentada posteriormente por Juan Eusebio Nieremberg),
ambas publicadas a finales del siglo xvi8, y que conocerían numerosas reediciones
durante todo este período, imponiéndose Ribadeneira sobre villegas en el siglo
xviii, aunque ambos acabarían siendo desplazados por el Año Cristiano del ilus-
trado Joaquín Lorenzo villanueva, iniciador del nuevo estilo crítico, y, sobre todo,
por la obra del mismo título del francés Croiset, traducido por el padre isla.
Centrándonos en la obra de Ribadeneira, observaremos que la presencia de los
animales es muy recurrente, si bien no es muy habitual que sea un animal el que
vele por el santo, lo que confiere al relato de san Edmundo y el lobo un carácter
fuertemente original, máxime por cuanto en el imaginario hagiográfico éste suele
ser presentado como un animal feroz, maligno y cruel, lo que contrasta sobrema-
nera con el papel bienhechor que adquiere en este caso. Según la historia, San Ed-
mundo fue rey de East Anglia, siendo coronado en torno al año 855. Hubo de
enfrentarse a una invasión de los feroces daneses, que acabaron apresándole, y le
instaron a que renegara del cristianismo, a lo que él contestó que prefería el mar-
tirio. Sus crueles captores le apalearon, le ataron a un árbol y le desgarraron la piel
a latigazos, para ser finalmente acribillado a flechazos y decapitado, acontecimien-
tos que tuvieron lugar hacia el 869. Todo ello fue descrito en la Passio Sancti Ed-
mundi (en torno al año 1000) de Aelric, así como en la Passion de Seint Edmund
(ca. 1200) redactada por un cronista anglonormando, y hasta aquí no hay nada
que se salga de los lugares comunes del género hagiográfico9. Pero no así con lo
que sucedió después, según lo podemos encontrar relatado en la edición de 1790
del Flos Sanctorum de Pedro de Ribadeneyra:

4 León Carlos Álvarez Santalo, «La oferta de pautas de conducta y la cimentación de valores en el libro devo-
cional del Barroco: un ensayo metodológico», Archivo Hispalense, 220, 1989.
5 Alonso de Villegas, Flos sanctorum, Barcelona, Imprenta de los Herederos de María Angela Martí, 1775, p. 115.
6 Alonso de Villegas, op. cit., p. 203.
7 Alonso de Villegas, op. cit., p. 426.
8 Ángel Gómez Moreno, Claves hagiográficas de la literatura española (del Cantar de mío Cid a Cervantes), Ma-
drid, Iberoamericana/Vervuet, 2008, pp. 24-25.
9 Sophie Page, op. cit., pp. 45-46.
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 61

CAPÍTULO 3: LOS ANIMALES COMO ESPEJO DE VIRTUDES Y VICIOS 61

Fuéronse de allí los bárbaros dejando el cuerpo tronco, y llevándose la cabeza,


la cual arrojaron entre unos espesos zarzales, para que jamás pudiesen hallarla,
ni venerarla los cristianos. No quiso Dios privar a sus fieles de tan gran reliquia,
y así pasados algunos años y volviendo a gozar de su libertad y amada paz los
pocos cristianos que habían quedado en inglaterra, trataron de buscar el santo
cuerpo de su rey y Glorioso Mártir Edmundo. El cuerpo le hallaron fácilmente
[...] pero no tuvieron todo el gozo cumplido, por faltarles la cabeza, y no saber,
donde la hallarían [...] entonces vieron otro prodigio, y fue que un fiero lobo
tenía entre las zarzas la santísima cabeza en sus manos, para que no la tocasen
las espinas, y como si fuera racional la acariciaba y besaba. Entrególes el tesoro,
pero con tanto sentimiento de dejarle, que se fue, como si fuera un manso cor-
dero, en su seguimiento, sin que a ninguno causase asombro la fiera, ni hubiese
hombre tampoco, que la hiciese mal alguno [...] el lobo, habiendo cumplido
con ser custodio fiel de aquella santa reliquia, y defendídola de las otras fieras
tanto tiempo, se volvió a su bosque, sin que jamás fuese visto de hombre alguno
(iii, 456)10.

La hagiografía está llena de numerosos santos ascetas que pasaron su vida en


el desierto, purificando sus culpas mediante una vida llena de compunción y de
penitencia. Uno de ellos fue san Macario Alejandrino, discípulo nada menos que
de san Antonio, y que, al igual que su maestro, optó por retirarse a la lejana Te-
baida, en el alto Egipto. Desde luego, no se andaba con contemplaciones a la hora
de mantener su perfección espiritual, contándonos Rivadeneyra cómo

Tentóle una vez el espíritu de fornicación y para vencerle se sentó desnudo en


carnes en un lugar donde había innumerables y molestosos mosquitos, tan
grandes como abejas, y con aguijones tan agudos y penetrantes que pasaban el
cuero de un jabalí. En este lugar estuvo seis meses venciendo los estímulos de
la carne con los aguijones de los mosquitos (i, 92).

El relato hagiográfico también destaca por la aparición de un animal del cual


apenas existen referencias en el género, a saber, la hiena. Durante mucho tiempo
no se tuvo muy clara la naturaleza de esta criatura, y era bastante frecuente con-
fundirla con el lobo: de hecho, Ferrer de valdecebro nos dice cómo «hacen los
autores a esta fiera especie de lobo [...] sienten algunos que es imaginaria, sin bas-
tante fundamento. Otros la dan singular especie, y lo corriente es que es especie

10 Pedro de Ribadeneyra, Flos sanctorum, Barcelona, Imprenta de los consortes Sierra, Oliver y Martí, 1790,
tomo III, p. 456. Todas las referencias que siguen están tomadas de esta edición.
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 62

62 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

de lobo [...] en su estatura es como la del más robusto y crecido lobo»11, estando
muy extendida la creencia de que era hermafrodita, y, aunque nuestro autor lo
considera algo sin fundamento, la pone como ejemplo de la discordia, por sim-
bolizar dos naturalezas opuestas y enfrentadas. La opinión sobre este animal no
era, pues, muy halagüeña, y ello contrasta con el benéfico papel que en cierta oca-
sión jugaría en la vida de san Macario, en agradecimiento a un milagro realizado
por el santo (lo que nos prueba que la providencia divina vela por todas las cria-
turas, aún las más despreciables):

Estando un día sentado san Macario una hiena (que es animal feroz y bravo, a
manera de lobo pero de cuerpo mayor y más fiero) o como otros dicen, una
leona, le trajo un cachorrillo, hijo suyo, que era ciego, y habiendo con su cabeza
llamado a la puerta entró y le puso a los pies del santo el cual conoció lo que
aquella fiera quería de él, oró y escupió en los ojos del hijuelo ciego, y luego
cobró la vista y la madre le dio leche y se partió muy reconocida, y contenta y
para mostrar su agradecimiento el día siguiente volvió al santo, trayéndola por
presente una piel de una grande oveja. viola el santo Macario y dijo a la fiera:
si tú no hubieras comido la oveja que no era tuya no tuvieras su pellejo yo no
quiero recibir de ti lo que me traes con daño de otro, y la fiera bajando la ca-
beza, y como arrodillándose ponía a los pies del santo el pellejo y el santo tornó
a decirle. Ya te he dicho que no la tomaré si no me prometes de no hacer daño
a los pobres comiendo sus ovejas y ella con la cabeza dio a entender que así lo
haría y en todo lo obedecería y con esto Macario tomo el pellejo (i, 93).

Dentro de la simbología animal, el ciervo siempre ha gozado de un carácter


privilegiado, dado su condición de criatura fuertemente ligada a la figura de Je-
sucristo. Los Padres de la iglesia y los bestiaros valorizaron mucho al ciervo, apo-
yándose en diversos pasajes bíblicos y en algunas tradiciones antiguas para ver en
él un animal solar, un ser de luz, mediador entre el cielo y la tierra. De ahí las nu-
merosas leyendas hagiográficas medievales, que posteriormente pasaron a la lite-
ratura, donde aparece el tema del ciervo de oro, el ciervo blanco, el ciervo
maravilloso encontrado por un cazador que lleva un crucifijo o una cruz entre
sus cuernos. Los autores ven en él un símbolo de fecundidad y de resurrección
(sus cuernos se renuevan cada año) y una imagen del bautismo, adversario del
mal. Recuerdan el pasaje de Plinio según el cual el ciervo es enemigo de la ser-
piente, así como el Salmo 41 en el que se nos muestra que el alma del justo busca
al Señor, al igual que el ciervo busca el agua de la fuente. Olvidan voluntariamente

11 Andrés Ferrer de Valdecebro, Gobierno general moral y político hallado en las fieras y animales silvestres, Ma-
drid, 1680, p. 176.
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 63

CAPÍTULO 3: LOS ANIMALES COMO ESPEJO DE VIRTUDES Y VICIOS 63

sus aspectos negativos y sexuales, y le convierten en un animal puro y virtuoso,


una imagen del buen cristiano, un atributo o un sustituto de Cristo, a la misma
altura que el cordero, el pelícano y el unicornio, y no olvidan establecer un para-
lelismo entre los términos servus (siervo, servidor) y cervus (ciervo). El ciervo es
el Salvador.
No es por ello de extrañar que la caza del ciervo sea, desde la Edad Media, la
caza más valorada, y ya aparece así en los tratados cinegéticos franceses de los siglos
xiii y xiv, en los cuales la bestia noble por excelencia es el ciervo. Algunos, como
Gaston Phebus, en su Livre de la chasse de 1387-1389, llegan a establecer toda
una jerarquía en la que el ciervo aparece a la cabeza. Otros, como Henri de Fe-
rrières en su Livres du roy Modus et de la royne Ratio, aunque no establecen una je-
rarquía precisa, comienzan su obra por el ciervo, al que dedican más espacio que
a otros animales. Alguno, como el anónimo de la Chace dou cerf, poema com-
puesto en la Lorena de la segunda mitad del siglo xiii, consagra un poema entero
a este animal, derecho que nunca tuvo el jabalí. El discurso sobre el ciervo, además,
en ningún momento incide en sus caracteres negativos, y valoriza su caza desde
todos los puntos de vista. Gaston Phebus nos muestra que «c´est belle beste et plai-
sante, et je tiens que c´est la lus noble chasse». El papel de los clérigos en la valoriza-
ción del ciervo ha sido fundamental. Para la iglesia, enemiga durante mucho
tiempo de cualquier forma de caza, la del ciervo es un mal menor, menos salvaje
que la del oso (que se practica a pie y termina en un cuerpo a cuerpo con el animal)
o la del jabalí. Es una caza menos cruenta, por cuanto ve morir menos hombres
y menos perros, devasta menos los campos, provoca menos gritos y se apoya ante
todo en el cansancio de hombres y perros para ponerle fin. No es tan apacible
como la caza de pájaros, y en el otoño, la época de la berrea, tiene un carácter
mucho más furioso ya que los machos tienen un vigor sexual exacerbado, pero
exceptuando esta época del año no suscita en los cazadores la rabia que se observa
en la del oso o en la del jabalí. Es una caza más controlada, y el simbolismo del
animal le permite dotarla de una dimensión cristiano. El santo es la antítesis del
cazador en el sistema de valores medieval, pero la hagiografía nos muestra que al
perseguir al ciervo, el cazador se puede convertir en santo, siendo éste el caso de
san Eustaquio y de san Huberto12.
El primero de ellos, por ejemplo, «yendo un día a cazar y estando apartado de sus
criados y cazadores vio un ciervo de extraña grandeza y siguiéndole con deseo de co-
gerle quedó cogido y alumbrado del señor porque parándose el ciervo vio entre los
cuernos un crucifijo de inmensa claridad» (iii, 76). San Juan de Matha, por su parte,
vio junto a una fuente a un ciervo con una cruz de color carmesí sobre la frente, lle-
gando a fundar un convento en dicho paraje, que se denominaría de Ciervo Frígido

12 Michel Pastoureau, Les animaux célébres, París, Arléa, 2008, pp. 108ss.
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 64

64 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

(iii, 448-450). Otras veces, el ciervo aparece como un claro bienhechor del santo, tal
como le sucediera a santa Ofita virgen y mártir, a la cual en una ocasión que su de-
testado marido quería abusar de ella, «se levantó un gran ruido en el palacio real por
un ciervo de extraordinaria grandeza que había parecido a la puerta del mismo palacio
y el rey dejando a la reina Ofita sin tocarla salió a ver el ciervo y viéndole como era
amigo de caza se determinó a seguirle con sus cazadores hasta cogerle de esta manera
quedo Ofita libre esta vez» (iii, 188).
Lo más habitual, sin embargo, será que el santo ayude a un ciervo acosado por
sus enemigos. Un ciervo perseguido por los cazadores encontraría refugio bajo el
manto de san Humberto (iii, 561). Y en la vida de san Fructuoso podemos leer cómo

Una corza acosada y muy perseguida en la caza de los perros se vino a guarecer
del santo abad cuando estaba retirado en el desierto y el le amparo y defendió
de aquel peligro y ella como si tuviera entendimiento fue tan agradecida que
nunca jamás quiso dejar al santo ni apartarse de él y si algún día por estar el
santo fuera no le veía no cesaba de gemir a su modo y lamentarse hasta que volvía
y se echaba a sus pies [...] matóla un muchacho travieso y Dios le castigó (i, 609).

En la de san Gil Abad, se nos cuenta a su vez:

Halló en aquella parte donde el río Ródano entra en el mar un desierto retirado
y en él una grande espesura con una cueva y una clara y copiosa fuente de agua.
Halló más una cierva como enviada de la mano del señor, para que con su leche
se sustentase. Hizo su morada en este lugar viviendo sólo con Dios. Sucedió
que un día el rey de Francia salio a cazar hacia aquella parte y los perros en-
contraron con la cierva la cual se guareció con gran ligereza a la cueva de san
Gil y se echó a sus pies como pidiéndole ayuda y favor en aquel peligro. Hizo
oración el santo por su huéspeda y los perros no pudieron pasar adelante antes
dando grandes ladridos se volvieron atrás para sus amos (iii, 1).

Una de las imágenes que más ha pesado en la visión tópica de los primeros siglos
del cristianismo es la de los pacíficos e inocentes seguidores de Jesús arrojados a las
bestias feroces por mandato de algún cruento y corrupto emperador. Sin discutir
ahora acerca del impacto real de las persecuciones, tema sobre el cual se ha exage-
rado muchísimo, aunque haya servido para poblar el santoral de numerosos már-
tires y para que los hagiógrafos alimentaran el morbo de sus lectores aludiendo a
los crueles tormentos padecidos por aquéllos, lo cierto es que no siempre las fieras
acabaron con la vida de los santos, antes al contrario, en muchas ocasiones, tal
como nos muestra Ribadeneira, su bondad y su fidelidad a Cristo triunfaron sobre
la crueldad de los leones. Es sintomático el caso de santa Martina virgen, a la cual
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 65

CAPÍTULO 3: LOS ANIMALES COMO ESPEJO DE VIRTUDES Y VICIOS 65

Mandóla el emperador echar a las bestias bravas porque la despedazasen y ma-


tasen, soltáronle un león muy grande que había tres días que no le habían dado
de comer, porque la despedazase, y comiese, y no le aprovechasen sus encanta-
mientos, y viéndola el león comenzó a bramar, haciendo de ella compasión y
fuese a ella con cara blanda [...] derribóse a sus pies, y comenzóselos a besar, y
lamer. Santa Martina viendo esto dijo muy maravillosas son señor tus obras
porque veo a los ángeles estar alrededor de ti loar tu voluntad y refrenar la
crueldad de los bravos animales. viendo esto el emperador mandó tornar al
león a la jaula. El león arremetió y arrebató a Limineo pariente del emperador
matólo despedazólo y comiólo (i, 98).

No sería la única: también podemos ver a los leones lamiendo los pies de santa
Prisca (i, 191), san venancio (ii, 109) o los santos mártires Abdón y Senén
(ii, 385). Más ejemplar sería el caso de santa Eufemia, contra la cual se lanzaron
nada menos que cuatro leones y tres osos, y uno de estos «dióla un bocado y de-
jóla sin tocar ni comer sus carnes y los otros osos y cuatro leones estaban alrededor
respetándola y lamiendo sus pies» (iii, 45). Pero los leones no solamente respe-
taron la vida de los mártires. También encontramos a santos ascetas retirados al
desierto para llevar una vida de penitencia, que en más de una ocasión se cruzan
con un león que, milagrosamente, no arremete contra ellos. Así le sucedería a
san Pablo, primer ermitaño y confesor, que hubo de contemplar en mitad del
yermo cómo

Figura 4. León, en Jerónimo Cortés, Tratado de los animales terrestres


y volátiles y de sus propiedades, Valencia, 1672, p. 1.
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 66

66 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

[...] salieron dos leones corriendo y aunque con la primera vista tuvo un poco
de sobresalto después volviendo los ojos a Dios se estuvo quedo y sin temor al-
guno como si viera dos mansas ovejas. Los leones se fueron derechos al cuerpo
de san Pablo y se echaron a sus pies halagándole con sus colas, y dieron un gran
bramido como si lloraran su muerte a la manera que podían. Luego comenza-
ron con las manos a cavar la tierra haciendo un hoyo en que podía caber el
cuerpo de un hombre como si tuvieran sentido y pidieran paga por su trabajo
moviendo las orejas y bajando la cabeza se fueron para san Antonio lamiéndole
los pies y las manos (i, 154-155).

San Sabas entró a dormir inadvertidamente en una cueva donde vivía un león,
el cual, cuando volvió a su habitáculo, se limitó a asirle del manto con dulzura
para que se fuese (iii, 551). Y un león cavaría la tumba de santa María Egipcíaca
(i, 561). Este respeto, no obstante, no fue universal. San ignacio, obispo y mártir,
fue despedazado y devorado por los leones, aunque es cierto que previamente se
lo había rogado expresamente a la divinidad. Y, significativamente, dejaron in-
tactos sus huesos, a fin de no privar a los fieles de sus correspondientes reliquias
(i, 357).
El dominio ejercido por los santos (con la ayuda divina, naturalmente) sobre
los animales resulta especialmente sintomático en el caso de las serpientes. La vi-
sión cultural de éstas ha sido muy cambiante a lo largo del tiempo: veneradas en
el mundo clásico (eran identificadas con Esculapio)13, el cristianismo, como con-
secuencia de la herencia judía, aportó una imagen totalmente negativa: desde muy
pronto la serpiente que tienta a Adán en el Paraíso es identificada con el demonio,
pesando además sobre ella el repudio sentido por la cultura hebrea hacia todas las
criaturas que se arrastran por el suelo, sobre las cuales pesan incluso tabúes ali-
menticios. De hecho, las serpientes pertenecen al género más vil de animales que
pueda imaginarse, los reptilia, el lugar más bajo posible en la jerarquía habitacional
que durante mucho tiempo se utilizará para clasificar las diferentes especies.
Por tales motivos no ha de resultar extraño que, en más de una ocasión, nos
encontremos con santos controlando a tan inmundas criaturas, aunque ello no
tiene porqué denotar el dominio sobre las huestes demoníacas, sino, simplemente,
el poder sobre aquellas zonas salvajes que normalmente permanecen al margen de
la presencia humana, así como sobre las bestias que las habitan. San Hilario
obispo, por ejemplo, «navegando aportó a una isla llamada Gallinaria inhabitable
por la grande copia de varias y venenosas serpientes las cuales en desembarcando
el santo se retiraron a sus cuevas huyendo de él como si viniera a encantarlas en

13 Joaquín Ritore Ponce, «Los animales en la religión griega antigua: las serpientes», Arturo Morgado García
y José Joaquín Rodríguez Moreno (eds.), Los animales en la historia y en la cultura, Cádiz, Universidad, 2011,
María Tausiet Carles, «Serpientes sibilantes y otros animales demoníacos», Ibidem.
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 67

CAPÍTULO 3: LOS ANIMALES COMO ESPEJO DE VIRTUDES Y VICIOS 67

nombre del señor, y el santo fijó un palo en cierta parte de la isla y le puso por lí-
mite y mandó a las serpientes que no pasasen de allí y ellas obedecieron» (i, 146).
En la celda de Santa Cristina, virgen y mártir, arrojaron numerosos áspides, ser-
pientes y sabandijas, pero ella consiguió vencerlas con la fe de Cristo (ii, 369). A
santa Tecla, virgen y mártir asimismo, la echaron en una fosa llena de víboras y
serpientes venenosas, pero una nube de fuego bajada del cielo las exterminaría a
todas (iii, 82). Y no olvidemos el conocido episodio de san Pablo ambientado en
la isla de Malta, cuando una víbora se le subió al brazo sin hacerle daño alguno y
él la arrojó al fuego. La mayor proeza, no obstante, fue la de san Patricio de irlanda:
todos sabemos que en esta isla no hay serpientes gracias a su benéfica actuación.
Según Ribadeneira:

[...] el modo con que limpió la tierra de los animales ponzoñosos fue admirable
[...] juntáronse todos por ministerio angélico en un lugar y el siervo de Dios
con el milagroso báculo de Jesús los ahuyentó hasta un alto promontorio que
estaba en la orilla del mar y de allí se precipitaron en el océano. Desde entonces
no ha nacido más animal venenoso en irlanda y lo que es más a ningún irlandés
católico aunque sea fuera de su patria ha hecho mal ningún animal ponzoñoso
lo cual dura hasta hoy (i, 504).

La fábula en la España Moderna

Es evidente que el primer fabulista conocido es Esopo, cuyos personajes, casi siem-
pre animales, simbolizan vicios o virtudes del hombre, destacando entre los autores
latinos Horacio, Fedro y Aviano. En Fedro los elementos esópicos se convierten
en instrumento de critica social, describiendo los abusos de los gobernantes y de
los poderosos frente a la impotencia del pueblo, simbolizado en las ranas, que tras
pedir al sol un rey discreto obtuvieron una feroz serpiente o el asno que no aligeró
su carga al cambiar de dueño, mientras que el león aliado con todos los animales
podía escoger su presa entre cualquiera de éstos14. La fábula fue muy popular en
la Edad Media, con ejemplos tales Pero Alfonso con su Disciplina clericalis, Calila
y Dimna, el Llibre de les bestias de Ramon Llull, el Sendebar, la traslación al latín
del Panchatranta de Juan de Capua, el Conde Lucanor, el Libro de los Gatos, o el
Corbacho del arcipreste Talavera. Y la tradición esópica se mantendrá plenamente
operativa, como revela la obra de Heinrich Steinhowel (1412-1482), humanista
alemán fuertemente inspirado por la cultura italiana del momento. Su fama viene
motivada fundamentalmente por haber escrito una narración novelesca de la vida

14 Francisco Rodríguez Adrados, Historia de la fábula grecolatina, Madrid, 1979.


057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 68

68 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

de Esopo, así como una edición en latín y alemán de sus fábulas que conoció una
primera edición en Ulm en 1476, añadiendo en versiones posteriores materiales
procedentes del autor latino Aviano, del italiano Poggio Bracciolini, y de Pero Al-
fonso, siendo traducido al español en la edición sevillana de 152115.
El bestiario aparecido en la versión hispalense se caracteriza por ser totalmente
familiar para los lectores, ya que la presencia de animales exóticos brilla práctica-
mente por su ausencia, exceptuando alguna aparición esporádica del tigre o del
camello. Tampoco hay concesiones a animales fabulosos o míticos, si hacemos ex-
cepción del dragón o los monstruos, ambos figurantes en una ocasión. Serán los
mamíferos, con gran diferencia, los animales más representados: podemos com-
parar las cuatro fábulas en las que aparecen el águila o el gallo, las aves con una
presencia más recurrente, las cinco de la rana, o las tres de la hormiga (el insecto
más representado), frente a las ocho del asno, las trece del perro, las catorce del
león, las diez y nueve de la raposa, o las veintitrés del lobo. Habría que profundizar
en esta cuestión, pero es probable que, dado el talante fuertemente moralizante
con el que es presentado el mundo animal, sean los mamíferos las criaturas más
fácilmente asimilables a virtudes y vicios, y, de hecho, los animales más recurrentes,
pueden ser inmediatamente situados en esta escala de valores: la estupidez del
asno, la lealtad del perro, la clemencia y la fiereza del león, la astucia de la raposa,
y la crueldad (y la estulticia) del lobo. Por citar un ejemplo muy conocido, la fa-
mosa recopilación antropomórfica francesa, el Roman de Renart, atribuye dichos
caracteres al león, el lobo, y el zorro.
No obstante, no hay que destacar tan solo los rasgos morales atribuibles a
cada especie animal, sino también estudiar las relaciones y las oposiciones esta-
blecidas entre ellos, para lo cual sería útil estudiar los que figuran en los primeros
puestos. Destaca ante todo la asociación establecida entre el lobo con la oveja
(o, lo que es lo mismo, el cordero y el carnero), que aparece en media docena
de ocasiones, tantas como la que encontramos entre el lobo y la raposa, a las
que les seguirán las parejas perro/lobo (cuatro fábulas), hombre/león (cuatro),
lobo/cabra (tres), lobo/asno (tres), perro/oveja (tres), león/cabra (tres), y
león/asno (tres). Como de lo que se trata es de contraponer virtudes y vicios,
parece que el fabulista quiere poner de relieve básicamente la dicotomía entre
la astucia y la estupidez, especialmente reforzada cuando la primera está presente
en un animal débil, y la segunda en un ser aparentemente cruel y voraz, de ahí
que la pareja estrella sea la formada por el lobo y la raposa... tal cual en el Roman
de Renart. El lenguaje de la fábula, como vemos, está lleno de tópicos, pero son
precisamente esos tópicos los que han condicionado nuestra visión del mundo
animal durante siglos.

15 Heinrich Steinhowell, Libro del sabio [et] clarissimo fabulador Ysopu hystoriado [et] anotado, Sevilla, 1521.
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 69

CAPÍTULO 3: LOS ANIMALES COMO ESPEJO DE VIRTUDES Y VICIOS 69

La fábula persistiría con todo su vigor en el siglo xvii, como revelan la edición
de Francis Barlow de las fábulas de Esopo (1687), con sus maravillosas ilustracio-
nes, o la obra de La Fontaine. Entre 1668 y 1694 el autor francés publicó 230 fá-
bulas, y unas cincuenta adquirieron un gran renombre, siendo algunas enseñadas
a los niños, especialmente en el colegio de los Oratorianos, donde La Fontaine
había sido alumno, aunque en el siglo siguiente algunos encontraran esta enseñanza
injustificada, como Rousseau, que intenta demostrar que Le Corbeau et le Renard
(El cuervo y el zorro) es poco comprensible para un tierno infante. Es cierto que
los versos de La Fontaine no siempre resultan claros para los niños, pero la fauna
que pone en escena no presenta ningún problema de identificación. Se trata de
animales bastante familiares, algunos domésticos, otros salvajes, la mayor parte in-
dígenas, algunos exóticos. Todos forman parte del bestiario de la cultura occidental
aunque algunos como el león o el elefante no se encuentren en el continente eu-
ropeo. Estaríamos equivocados si pensáramos que son conocidos gracias a La Fon-
taine, antes al contrario, se conocían bien antes que él, gracias a otras fábulas,
imágenes, mitos y rituales de toda naturaleza que a lo largo de los siglos han pasado
la fauna universal por el tamiz de la cultura occidental para transformarla en un
bestiario relativamente restringido. Los proverbios, la antroponimia y la heráldica
son dominios que también han contribuido a la forja de este bestiario.
La Fontaine innova poco. No solamente porque el número de fábulas de sus
predecesores es limitado, sino porque el autor ha querido conservar los caracteres
más habituales de cada animal, no los de la naturaleza, obviamente, sino los de la
cultura. Sería absurdo llegar a la conclusión de que La Fontaine fuese un atento
observador de la fauna de las campiñas, y de pretender que su cargo de Maestro de
Aguas y Bosques de Château-Thierry, ocupado por él durante una veintena de
años, le haya permitido estudiar la fauna como si fuera un naturalista. En el siglo
xvii la creación literaria no se hace sobre el motivo directamente, sobre todo cuando
se trata de fábulas, género culto ante todo. La Fontaine como mucho era un jardi-
nero, pero no un amante de campos ni bosques. Los animales que pone en escena
no son los que podía ver directamente, sino los que ya habían sido tratados por los
fabulistas antiguos y medievales, los narradores orientales, el Roman de Renart y
todas las tradiciones ligadas al mundo de los isopetes y de la poesía animal. Su saber
es un saber libresco, que no tiene como objeto la naturaleza, sino la idea que se
tiene de la naturaleza, cuyo primer origen se encuentra en las bibliotecas.
Apoyándose sobre la tradición literaria anterior, nuestro autor se permite eli-
minar precisiones inútiles, así como transformar al lector en un cómplice atento
que encuentra lo que ya le es sobradamente conocido: el león, rey de los animales,
orgulloso y autoritario, el zorro, astuto, el lobo, cruel, el asno, estúpido y perezoso,
el conejo, despreocupado, el cuervo, voraz. De una fábula a otra, los animales con-
servan estos caracteres, los que poseían ya con Esopo, Fedro o Aviano, y los que se-
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 70

70 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

guían teniendo en el siglo xvii en cuentos, leyendas, proverbios, canciones, enci-


clopedias, libros de emblemas, tratados heráldicos o imágenes. Los animales de La
Fontaine no son animales verdaderos, aunque la cigarra cante, las golondrinas
hagan su nido, el lobo se coma al cordero o los asnos y las mulas lleven pesados
fardos. No son seres humanos, aunque hablen, discutan, vayan de peregrinación,
se casen, sueñen, se entierren, o que su peculiar organización social incluya un rey,
una corte, consejeros, palacios, o tribunales. No son más que, según Pastoureau,
meros tipos o máscaras. Algunos de ellos son bastante recurrentes: el león, el lobo,
el zorro, el asno, el perro y la rata se encuentran en al menos diez fábulas, el gallo,
el mono, el cuervo y el buey son bastante frecuentes, y solamente aparecen en total
una cincuentena de especies, algunas de ellas, como la ostra, en tan sólo una oca-
sión. Las grandes estrellas son el león y el zorro, los mismos que encontramos en
la época medieval, y que representan las dos caras de la simbología animal, un ani-
mal solar y uno lunar, uno viril y uno femenino, uno noble y otro plebeyo. Su bes-
tiario está jerarquizado, no según las leyes naturales, sino según la honorabilidad
de las figuras del blasón, que a inicios del siglo xiii había convertido al león en el
rey de los animales del mundo occidental. Y el empleo del artículo definido (le, la,
naturalmente en francés) y la utilización, en ediciones antiguas, de la mayúscula,
convierte a cada especie en un verdadero arquetipo: no es un zorro, es el zorro. Sus
caracteres físicos, sociales, morales o psicológicos, no son individuales, sino los ar-
quetipos de su especie, arquetipos que no vienen de la historia natural sino de la
tradición cultural. Ninguna cigarra come moscas ni gusanos, por cuanto solamente
se alimenta de la savia de los vegetales, pero ello contribuye a convertirla en un ani-
mal ruidoso y voraz, y ésta es la imagen que el lector siempre ha tenido de ella16.
La fábula sería asimismo muy recurrente en la Francia de la ilustración, donde
los fabulistas se dedicaron a ampliar el zoológico de La Fontaine, llegando a intro-
ducir incluso al opposum17, reflejando su conservadurismo y su visión pesimista de
la naturaleza humana, por cuanto, por mucho que se quiera, los cangrejos jamás
caminarán hacia delante, los asnos nunca serán filósofos, y si las ardillas son el sím-
bolo de la bondad natural, los cocodrilos nunca dejarán de ser carniceros18. Ob-

16 Michel Pastoureau, Les animaux célèbres, París, Arléa, 2008, pp. 204-211. Otras tradiciones fabulísticas del
momento en Johan Koppenol, «Noah´s Ark disembarked in Holland. Animals in Dutch Poetry 1550-1700»,
Karl A. E. Enenkel y Paul J. Smith, Early Modern Zoology.
17 Louise E. Robbins, Elephant slaves and pampered parrots. Exotic animals in Eighteenth Century Paris, The
Hohn Hopkins University Press, 2002.
18 Jean Noel Pascal, «La ménagerie des fabulistes des Lumiéres», Dixhuitieme secle, 2010. Más sobre la fábula
dieciochesca, en Frank Palmeri, «The autocritique of fables», Frank Palmeri (ed.), Humans and other animals
in eighteenth century Britain, Ashgate Publishing, 2006, o Jean Noel Pascal, La fable au Siècle des Lumieres 1715-
1815: anthologie des succeseurs de La Fontaine, Saint Etienne, 1991. Para la literatura inglesa, Laura Brown, Fa-
bles of Modernity. Literature and culture in the English eighteenth century, Cornell UP, 2003, y Homeless dogs and
melancholy apes: humans and other animals in the modern literary imagination, Cornell UP, 2010.
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 71

CAPÍTULO 3: LOS ANIMALES COMO ESPEJO DE VIRTUDES Y VICIOS 71

viamente, fue muy cultivada asimismo en la España del siglo xviii, llegando el Se-
manario de Salamanca en su número del 2 de mayo de 1795 a mencionar cómo:

[...] los inventores de la fábula han creído que podían poner discursos y pensa-
mientos en boca de los animales, los cuales teniendo casi los mismos órganos que
nosotros, acaso no nos parecen mudos, sino porque no entendemos sus lenguajes,
lo mismo han hecho con los árboles, a los cuales han dotado de sentimiento, y en
fin con todo lo que se mueve o existe en el universo. Hemos visto representar sus
personajes no solamente al lobo y al cordero, a la eneina y a la caña, sino también
a la olla de hierro y a la olla de barro [...] las fabulas son a la verdad las primeras
piezas de ingenio que se han conocido en el mundo, y han sido tenidas en mucho
aprecio no sólo en los tiempos de mayor rusticidad, sino en las mas cultas edades19.

Son muchos los testimonios que nos revelan la vitalidad de la fábula en la Es-
paña dieciochesca. En primer lugar, las traducciones de Esopo y Fedro, como las
realizadas por Juan de Lama (Fábulas y vida de Esopo, Madrid, 1739), Santos Díez
González (Fábulas de Fedro, Madrid, 1781), Joaquín Moles (Fábulas de Fedro, Ma-
drid, 1782) o Alfonso Gómez Zapata, Fábulas de Fedro (Madrid, 1789)20. A este
corpus se le añadirían, naturalmente, las traducciones de la obra de La Fontaine21,
como la de Bernardo María de Calzada, Fábulas morales escogidas de Juan de la
Fontaine en verso castellano (Madrid, 1787). Y producciones más o menos origi-
nales, como José Agustín ibáñez de la Rentería en Fábulas en verso castellano (Ma-
drid, 1789-1792), obra de la que se hacía eco el Correo de Madrid:

No es menester hacer análisis de esta fábula para conocer sus ventajas sobre las
de los modernos éste es Esopo traduzcámosle literalmente en prosa, y no pon-
gamos otras fabulas en manos de los niños ni del pueblo rustico, si queremos
hacer uso de sus lecciones con utilidad, hagámoslo así por mas que el señor
iriarte no sea de este dictamen según la gracia y la ironía con que trata al fabu-
lista griego en su fabula veinte y una del ratón y el gato, No obstante confese-
mos de buena fe que Fedro, Lafontaine y algunas fabulas de las nuestras
merecen correr entre los buenos literatos, permítaseme no citarlas por muy co-
nocidas, y señalar en general por publicadas recientemente las de don Joseph
ibáñez de la Rentería, vean los curiosos y hallaran en ellas mucha fecundidad
en la invención, gran facilidad en la versificación y gracia en la narración22.
19 Semanario de Salamanca, 2 de mayo de 1795.
20 Sobre esta cuestión, Santiago Talavera Cuesta, La fábula esópica en España en el siglo XVIII, Cuenca, Univer-
sidad de Castilla la Mancha, 2007.
21 María Rosario Ozaeta Gálvez, Las traducciones castellanas de la Fábula de La Fontaine durante el siglo XVIII,
Madrid, UNED, 1998, microficha.
22 Correo de Madrid, 330, 23 de enero de 1790.
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 72

72 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

Pero los ejemplos más conocidos vendrán dados por Tomás Ruiz de iriarte en
sus Fábulas (anteriores a 1808, podríamos citar las ediciones de Madrid, 1782,
1787, 1792 y 1802, Barcelona, 1782 y 1796, México, 1784 y 1785, Gerona,
1792 y 1803), y, por supuesto, Félix María de Samaniego en sus Fábulas, que co-
nocieron también un gran éxito editorial (anteriores a 1808, tenemos las ediciones
de valencia, 1781-1784, Madrid, 1787, 1789, 1796, 1797, 1804, 1805, 1806,
Barcelona, 1800, 1806, Madrid, 1804, Cádiz, 1804, Gerona, 1807, Málaga,
1807). Las fábulas de Samaniego solamente se justifican dentro de su labor peda-
gógica en el seminario de vergara, y el propósito que le movió a componerlas fue
el de formar buenos ciudadanos, constituyendo sus fábulas una especie de Manuel
de ética de la vida cotidiana. La fábula, que desde siempre fue un instrumento di-
dáctico, se desarrolla ampliamente en esta época como género pragmático y de
instrucción pública, y no es casual que florezca en un momento en el que los es-
critores se sienten fascinados por los problemas de conducta moral y en el que la
teoría literaria apoya y defiende la función didáctica del arte. Los temas de las fá-
bulas podrían reducirse a un compendio o manual de moralidad familiar extraí-
da de la experiencia más inmediata.
Samaniego no sigue la tradición medieval, sino que acude a autores que reco-
noce como maestros del género, siendo sus influencias Esopo, Fedro y La Fontaine.
Los animales que aparecen en su obra son los mismos que la tradición fabulística
ha consagrado. Ya en la tradición griega cada animal se había convertido en la en-
carnación de un carácter o cualidad humana, vicio o virtud: el poder se personifica
en el león o el águila, la zorra será el prototipo de la inteligencia, astucia o habili-
dad, el burro de la jactancia ridícula, la serpiente de maldad, el mono de vanidad23.
En el prólogo de su obra desvela de una forma muy clara sus intenciones:

El director de la Real Sociedad vascongada, mirando la educación como a basa


en que estriba la felicidad pública, emplea la mayor parte de su celo patriótico
en el cuidado de proporcionar a los jóvenes alumnos del Real seminario vas-
congado cuanto conduce a su instrucción, y siendo, por decirlo así, el primer
pasto con que se debe nutrir el espíritu de los niños las máximas morales dis-
frazadas en el agradable artificio de la fábula, me destinó a poner una colección
de ellas en verso castellana [...] deseo que respectivamente logren mis fábulas
igual acogida que en los niños, en los mayores, y aún en los doctos [...] después
de haber repasado los preceptos de la fábula, formé mi pequeña librería de fa-
bulistas, examiné, comparé y elegí para mis modelos, entre todos ellos, después
de Esopo, a Fedro y Lafontaine, no tardé en hallar mi desengaño. El primero,

23 Félix María de Samaniego, Fábulas, edición de Alfonso I. Sotelo, Madrid, Cátedra, 1997. También, E. Palacios
Fernández, , «Las fábulas de Félix María de Samaniego: fabulario, bestiario, fisiognomía y lección moral», Re-
vista de literatura, 119, 1998.
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 73

CAPÍTULO 3: LOS ANIMALES COMO ESPEJO DE VIRTUDES Y VICIOS 73

más para admirado que para seguido tuve que abandonarlo a los primeros
pasos.. empecé a aprovechárseme del segundo [...] pero reconocí que no podía,
sin ridiculizarme, trasladar a mis versos aquellas delicadas nuevas gracias y sales
que tan fácil y naturalmente derrama este ingenioso fabulista en su narración
[...] con las dificultades que toqué al seguir en la formación de mi obrita a estos
dos fabulistas, y con el ejemplo que hallé en este último, me resolvía escribir,
tomando en cerro los argumentos de Esopo, entresacando tal cual de algún
moderno, y entregándome con libertad a mi genio24.

Su corpus está formado por un total de 157 fábulas, de las cuales en 124 apa-
recen animales, aunque su bestiario tampoco se destaca por su originalidad, ya
que se trata de especies perfectamente reconocibles para todos. Los mamíferos
son, con gran diferencia, los animales más representados, figurando el zorro con
diez y seis, el león con catorce, el asno con trece, el perro y el lobo con diez cada
uno, el ciervo y el gato con siete, y, por debajo de ellos, el mono, la cabra, la co-
madreja, el jabalí, la oveja, el caballo, el cerdo, el carnero, la liebre, el oso, el leo-
pardo, la onza, el buey, el tigre, el conejo, el murciélago, el elefante y el toro. Otras
especies animales son mucho menos frecuentes, destacando entre las aves el águila,
con seis fábulas, seguida de la cigüeña, el gallo y el cuervo con tres, entre los ani-
males de sangre fría la rana con seis, la tortuga con tres, y la serpiente con dos, y,
finalmente, entre los invertebrados, la hormiga y la pulga con tres.
Su inmediato competidor, Tomás Ruiz de iriarte, parece alejarse más de la tra-
dición esópica, inventando nuevos temas que serán inmediatamente imitados por
otros autores, como el francés Jean Pierre Claris de Florián (1755-1794), que pu-
blicara una recopilación fabulística en 1792; centrando sus argumentos en todo lo
relativo al mundo del libro, bien sea el proceso de la creación literaria, los defectos
en los que suelen incurrir los escritores, las características negativas del mundillo
literario, la apreciación incorrecta de la obra literaria y consejos de carácter general.
Los animales son personajes recurrentes, aunque, a diferencia de lo que sucede con
Samaniego, ironizan, arguyen, discrepan o se burlan, pero no actúan con crueldad,
como tampoco se manifiesta en ellos el amor o la atracción sexual. A los animales
los mueve el deseo de emulación, el egoísmo o el engreimiento, pero nunca el
amor25. Si comparamos su corpus fabulístico con el de Samaniego observaremos
una mayor utilización de las aves exóticas, tales papagayos, guacamayos y canarios,
aunque su bestiario sea, una vez más, básicamente del viejo Mundo.
La popularidad de la fábula en la España del siglo xviii podemos medirla asi-
mismo por su recurrencia en la prensa periódica. En primer lugar, ésta se hizo eco

24 Félix María de Samaniego, op. cit., pp. 153-155.


25 Tomás de Iriarte, Fábulas literarias, edición de Ángel L. Prieto de Paula, Madrid, Cátedra, 1998, pp. 60ss.
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 74

74 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

de las novedades editoriales: en el Diario curioso, erudito, comercial, económico y


comercial de Madrid podemos leer la publicación de la traducción de las fábulas
de La Fontaine realizada por Bernardo María de Calzada, que se ponía al precio
de 34 reales en rústica y 44 en pasta26, siendo anunciada asimismo en el Memorial
literario, instructivo y curioso de la corte de Madrid de octubre de 1787. En el Diario
de Madrid podemos informarnos de la publicación de las Fábulas de José Agustín
de la Rentería en dos volúmenes27. En el Correo mercantil de España y sus Indias se
anuncia la publicación de las Fábulas de Fedro y Horacio y traducidas por Juan An-
tonio González de valdés, con un precio de venta al público de siete reales en
papel, ocho en rústica y nueve en pergamino28. Y, sobre todo, la prensa española
finidieciochesca fue muy amiga de incluir fábulas en su interior, que podemos en-
contrar espigadas, aquí y allá, fábulas en las que podemos apreciar la pervivencia
del bestiario más clásico, aunque abriéndose, nuevamente, a especies más exóticas
como canarios, papagayos y loros.

Los animales y la sátira social

La vitalidad de esta visión moralizante se refleja en la frecuencia con la que los


animales son usados, bien como personajes antropomorfos en la literatura29, bien
como motivo de sátira social y política30. Ello tiene unos precedentes muy ilustres
que se pueden remontar a la Edad Media, concretamente al ciclo conocido por
los eruditos con el nombre de Renart, que no es un texto único, sino un conjunto
de veinte y siete poemas más o menos independientes, de longitud desigual, y que
contienen, con un estilo que parodia las canciones de gesta, las aventuras de un
zorro astuto y querellador llamado Renart. Cada uno de estos poemas, rimados
en octosílabos, constituye un «branche» articulado en torno de un episodio prin-
cipal y de algunos episodios secundarios. Los más antiguos datan de finales del
siglo xi y parecen formar un nudo coherente, los otros, más dispares, han sido
compuestos en la primera mitad del siglo xiii. A continuación se añadieron otros
episodios en los que el humor y la parodia dejan lugar a una sátira áspera y viru-
lenta del mundo y de la sociedad. La unidad de los dos ciclos principales, escritos

26 Diario curioso, erudito, comercial, económico y comercial de Madrid, 1 de octubre de 1787.


27 Diario de Madrid, 27 de enero de 1790.
28 Correo mercantil de España y sus Indias, 29 de noviembre de 1792.
29 Jeannne Bloch, «Le héros animal dans les contes de fées de Mme. d´Aulnoy», Dixhuitieme siecle, 2010,
Bruce Boehrer, Animal characters : nonhuman beings in early modern literature, University of Pennsylvania
Press, 2011.
30 Kathryin Perry, «Unpicking the Seam: Talking Animals and Reader Pleasure in Early Modern Satire», Erica
Fudge (ed.), Renaissance Beasts. Of Animals, Humans and Other Wonderful Creatures, University of Illinois Press,
2004.
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 75

CAPÍTULO 3: LOS ANIMALES COMO ESPEJO DE VIRTUDES Y VICIOS 75

por una veintena de clérigos distintos, pertenecientes a tres generaciones sucesivas,


reside en la lucha permanente que opone a Renart y al lobo Ysengrin.
Los protagonistas forman una verdadera sociedad animal organizada a imagen
de la humana, cada especie está representada por un animal con nombre propio,
elegido en relación a sus caracteres físicos y su simbolismo tradicional. Noble es el
león, Brun el oso, Chantecler el gallo, Bruyant el toro, Belin el carnero, Couard la
liebre, Tardif el caracol. Cada personaje está totalmente individualizado, con su ca-
rácter, su historia, sus costumbres y su familia. Renart está casado con Hermeline
y es padre de tres hijos, su sobrino y su principal aliado es Grimbert el tejón. Ysen-
grin es el marido de la loba Hersent, tiene un hermano y dos hermanastros. En
torno del rey Noble y de su esposa, la leona Fiére, se desenvuelve toda una corte de
barones y de vasallos, de los cuales algunos desempeñan funciones precisas: el oso
es el castellano y el mensajero del rey (en algunos episodios, es el virrey, recuerdo
de su antiguo título de rey de los animales, perdido a favor del león), el lobo es el
condestable, el asno el arcipreste, el mono el bufón. Situaciones en apariencia ab-
surdas son frecuentes: el jabalí cabalga al caracol, el gallo mata al toro, todos los
animales hablan como seres humanos, y cada uno de ellos posee un carácter antro-
pomorfo: el rey león es majestuoso, fiero, justo, generoso, pero también ingenuo.
La leona, llena de cortesía y de buenas maneras, es orgullosa y tonta. El oso es lento,
hablador y sentencioso, y pierde fácilmente la razón por su gusto inmoderado por
la miel. El lobo, eterna víctima de Renart, encarna la mezcla de la fuerza bruta y de
la estupidez, y sus derrotas a manos de Renart simbolizan la revancha de la inteli-
gencia sobre el cuerpo. Los hombres aparecen aquí y allá, como señores belicosos,
burgueses o granjeros avarientos, campesinos estúpidos, o monjes poco devotos.
En la corte del rey Noble, los animales viven más o menos en paz, el lobo no
devora al carnero y los animales salvajes conviven en armonía con los domésticos.
Renart es el único que no respeta esta paz, ya que mata y se come a la gallina
Pinte, hermanastra de Chantecler, intenta hacer lo mismo con el gallo, se burla
del lobo, se acopla con la loba y la leona, provoca la cólera del león y la furia de
todos los animales contra él. En varias ocasiones se le declara la guerra, se asedia
su castillo, se le juzga y se le condena, pero siempre se salva por la astucia o la
mentira. Se muestra más maligno que todos los animales, astuto y sin escrúpulos,
su imagen corresponde a la que se da del zorro en las fábulas antiguas y la que ob-
servamos en los bestiarios y enciclopedias de los siglos xii y xiii, estos últimos in-
sisten siempre en su pelaje rojo, color abominable, señal de falsedad y de traición
(Judas es pelirrojo), nunca directo, nunca franco, lleno de malicia y que prefiere
la noche al día, como todas las criaturas del diablo. De hecho, con el tiempo el
personaje de Renart se vuelve cada vez más negativo, mero jugador tramposo al
principio, se acaba convirtiendo en un personaje cínico, que hace el mal por placer
y que termina por encarnar todos los vicios.
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 76

76 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

Considerado durante mucho tiempo literatura popular, hoy se piensa que per-
tenece a una literatura culta, que bebe sus fuentes no en el folklore, sino en la li-
teratura narrativa, en las fábulas imitadoras de las antiguas, en los textos épicos y
en las novelas de caballería. Los primeros textos en lengua vernácula han estado
precedidos de textos latinos escritos en la primera mitad del siglo xii, que ya se-
ñalan la lucha entre el lobo y el zorro. El texto más cercano a las primeras versiones
en francés es el Ynsengrin, en torno a 1150, donde ya encontramos a los principales
protagonistas. Hacer reír es el objetivo de los autores más antiguos, presentando
a Renart como un pequeño señor rebelde y batallador, que sostiene contra Ysen-
grin una auténtica guerra privada. Noble no es un  monarca absoluto, sino un rey
que pide consejo a sus barones, que se portan como señores feudales. Con el
tiempo todo cambia: las burlas se convierten en pullas, y después en sátiras, el
humor deja paso a la exposición didáctica y moral. Renart se convierte en un ca-
nalla, y cada categoría social es presentada con aspectos negativos. Los autores de-
nuncian a los reyes, a los monjes, a las órdenes mendicantes, las costumbres
judiciales, las cruzadas, las prácticas religiosas, y condenan el triunfo de la Renardie,
que implica la astucia, la mentira y la hipocresía. Pero el éxito de Renart fue in-
menso, se tradujo a muchas lenguas europeas, y el término reemplaza entre los si-
glos xv y xvii a goupil, heredero del latín vulpes31.
Esta utilización de los animales representando los distintos roles de la sociedad
humana también la podemos encontrar en la España medieval. Hacia 1289 Rai-
mundo Llull compone el Llibre de les merevelles, en cuyo interior se encuentra in-
crustado el Llibre de les Bestes. Los ejemplos lulianos no guardan relación con la
tradición animalística occidental, ya que, a pesar de la influencia vaga pero indis-
cutible (hasta en el nombre de la protagonista) del Román de Renard, predomina
la cultura oriental, sobre todo a través del Calila i Dimna, la cual le llega a Llull
principalmente a través del esclavo que se compró a fin de acercarse al mundo
árabe. También, visto de un modo más amplio, cabe considerar que esta inspira-
ción proceda de su afán de apertura cultural, que le lleva a impregnarse en pro-
fundidad de la sabiduría descendiente de Esopo y Fedro.
Se suele decir que el conjunto de la obra versa de la elección del señor de los
animales, pero en realidad desde el capítulo ii trata de la sujeción a esa señoría: en
el i (De l’elecció del rei) se elige al León, mediando las argucias de Na Renard, a
pesar de revelarse sus intereses espúreos para hacer predominar los intereses de los
carnívoros sobre los de los herbívoros; pero en los tres siguientes se reflejan las
maniobras de Na Renard, que ha quedado fuera del Consejo real, para medrar
(ii: Del consell del reí; iii: De la traído que Na Renard tractá del reí; iv: En qual ma-
nera Na Renard fo porter del rei), de modo que pacta con el Elefante a fin de trai-

31 Michel Pastoureau, Les animaux célebres, pp. 131-139.


057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 77

CAPÍTULO 3: LOS ANIMALES COMO ESPEJO DE VIRTUDES Y VICIOS 77

cionar al León o consigue manipular al Buey para infiltrarse ambos en círculos


próximos al regio felino. En el v (Deis missatgers que el Lleó trames al rei deis hó-
mens), tiene lugar la embajada del Leopardo y la Pantera al reino de los hombres,
por indicación del Buey, quien los conoce bien por haber sido su animal domés-
tico. En el vi (De la batalla del Leopard e de l’Ongá) luchan el Leopardo, ultrajado
en su honor al haber abusado el rey de su esposa en su ausencia, y la Pantera, que
representa al León. En el último capítulo (De la mort de Na Renard), ésta se ve
desenmascarada por los otros animales, que han aprendido de su hasta entonces
invencible astucia.
Pero de hecho, tras la supremacía del ingenio, que sería una primera lección
práctica, subyace otra íntimamente ligada: el poder que se asienta definitivamente
es el del León y son ensalzados los animales que le permancen fieles. Un análisis
simple del libro nos lleva a entender que el hombre puede aprender de los anima-
les, que usan espléndidamente de sus facultades de acuerdo con sus cualidades na-
turales; y esto lo extrae del bagaje oriental y occidental, en una peculiar hibridación
cultural. Utilizan, por tanto, para sus fines las dotes de que disponen, la fuerza
bruta o la sagacidad, puesto que cumplen su misión según la ley natural. En una
palabra, responden al orden en el que han sido creados32.
En la Castilla bajomedieval el león, personificación del mal y el diablo, a la
vez que emblema de la tribu de Judá y alegoría de Cristo muerto y vivificador,
adquirió una casi indiscutible posición, disputada, de forma muy eventual, por el
águila, como rey, ocasionalmente como señor, de los animales o de las bestias. Tal
condición tenía fundamento en sus altas cualidades físicas y morales, su pelambre,
a modo de corona, y sus potentes garras, así como el miedo despertado entre el
resto de los animales, su bravura y fortaleza, así como su piedad y clemencia. En
la iconografía el león aparece frecuentemente como coronado, uso difundido en
Castilla a partir del reinado de Sancho iv, y en el ámbito heráldico en posición
rampante. Esta entronización del león vino acompañada de la constitución de
una corte en torno a su figura, modelo difundido en Castilla a través de algunas
fábulas recogidas en obras de procedencia oriental, como el Calila e Dimna y
el Sendebar, así como en colecciones de exempla. Esta corte se dotaría de un con-
junto de actos que denotarían la condición regia del león, como el banquete real,
el besamanos, la organización de los funerales cortesanos o la convocatoria de
Cortes.
Por debajo de la corte se encontraban aquellos animales enemigos del león,
funciones desempeñadas normalmente por lobos, zorros y perros, siendo a su vez
los rasgos negativos atribuidos a estos animales base para el desarrollo de un dis-

32 Julia Butiña Jiménez, «Sobre el escandaloso Llibre de les bèstes de Ramón Llull y su audiencia», Espacio,
tiempo y forma, serie III. Historia Medieval, 17, 2004, pp. 79-94.
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 78

78 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

curso de protesta de carácter alegórico o satírico, del que tenemos buena muestra
en la Castilla medieval en las Coplas de Mingo Revulgo, en la Batalla campal de los
perros y lobos de Alonso de Palencia, o en el Espejo del mundo de Alonso de Jaén.
En un tercer escalón se encontrarían los animales indefensos, los simples súbditos,
generalmente herbívoros, destacando la oveja.
El señorío del león era sobre todo para los cuadrúpedos, ya que las aves y los
reptiles tenían su señor particular representado en el águila y el basilisco. Menos
claro era el dominio del mar, aunque con el tiempo el delfín irá asumiendo esta
función, quizás por ser el emblema del príncipe heredero al trono francés. En Cas-
tilla, particularmente, ya desde el siglo xiii el águila adquiere la condición de señora
de las aves, tendencia que continuaría durante el resto de la época medieval.
El reino animal, entendido como trasunto natural del gobierno humano, asistió
a una fuerte expansión en la época bajomedieval. Estas imágenes fueron objeto
de una especial consideración durante el reinado de Sancho iv, como el Lucidario o
los Castigos, o durante los Reyes Católicos, como en el Espejo del mundo o el Ra-
zonamiento de las reales armas, donde se observa la inclusión de águilas y leones
en las armerías como símbolo de renovación política, y la aparición de profecías
que se valen de animales para codificar los mensajes políticos. La colmena aparece
como la imagen perfecta del ideal monárquico: un rey único, elegido por el resto
de las abejas, por ser el ejemplar más sobresaliente de la colmena, protegido por
sus súbditos y caracterizado por su clemencia. A partir del siglo xiv observaremos
el uso literario de la figura del león como personificación del rey de Castilla, como
en el Poema de Alfonso XI, el Cancionero de Baena o el Espejo del mundo de Alonso
de Jaén. La identificación del águila con la realeza, por su parte, adquirirá su máxi-
mo esplendor durante el reinado de los Reyes Católicos33.
En la España del siglo xvii podemos encontrar la Curia Leónica del granadino
Álvaro Cubillo de Aragón (1596-1661), dramaturgo que compuso en verso esta
obra alegórica-política inicialmente en 1625 ad maiorem gloriam del conde duque
de Olivares, caracterizado en ella como un noble caballo andaluz. Obra que,
sin embargo ha llegado hasta nosotros reformada y reescrita en 1654, tras los ca-
taclismos separatistas de 1640 y con un monarca ya en plena decadencia, teniendo
entonces como valido a Luis de Haro, tan diferente de Olivares. Por este motivo
el Rey León y sus ministros, convertidos estos últimos en sabios elefantes, se nos
mostrarán sumamente agobiados en la tarea de aplacar las peticiones y atender
los caprichos de los distintos grupos de animales, para conseguir así gobernarlos.
De esta manera, encontraremos en estos versos cigarras que no trabajan, asnos

33 David Nogales Rincón, «El reino animal como gobierno utópico en la Castilla bajomedieval (siglos XIII-XV )»,
M. Alvira Cabrer y J. Díaz Ibáñez (eds.), Medievo utópico. Sueños, ideales y utopías en el imaginario medieval,
Madrid, Sílex, 2011, pp. 67-86, y «Animalización, sátira y propaganda real: la metáfora y la alegoría animal
como instrumento político en la Castilla bajomedieval (siglos XIV-XV )», Signum, 11, 1, 2010.
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 79

CAPÍTULO 3: LOS ANIMALES COMO ESPEJO DE VIRTUDES Y VICIOS 79

que pretenden ser tratados como caballos o lechuzas traidoras que mudan de plu-
maje, animales que terminarán por convertir las labores de gobierno del León, o
de Felipe iv, en una tarea ímproba, de tan ardua34.
Esta utilización de los animales para la crítica política o social la podemos apre-
ciar con cierta frecuencia en la prensa española finidieciochesca. En el Diario de
Valencia ello servía para reflexionar sobre la verdadera nobleza, por cuanto:

Publicó el león un día/ cortes alas que leales/ acudieron animales/ de toda su
monarquía/ pero al ver que prefería/ el león en el asiento/ al caballo desatento/
dijo el lobo con voz grave/ vuestra majestad no sabe /nuestro ilustre naci-
miento/ Pues como a un vil labrador/ que ayer un plebeyo era/ prefiere de esta
manera/ a tanto grande y señor/ oyó el león con dolor/ al lobo y dijo escuchad/
tú que heredas la nobleza/ o el que la gana y empieza/ a honrar su posteridad/
tu abuelo se gano fiel/ con su virtud la nobleza/ Y tu con vicio y fiereza/ piensas
ser mejor que el/ de hoy mas será noble aquel/ de virtud acrisolada/ que con la
pluma la espada/ o hechos de suma grandeza/ separa adquirir la nobleza/ o ob-
servar la heredada35.

En el Semanario de Salamanca, por su parte, se traducía la sátira de Simónides36,


siendo en este caso las mujeres los sujetos objeto de comparación con las diferentes
especies animales:

En el principio formó Dios las almas de las mujeres de diferentes materiales, y


en un estado separado de sus cuerpos. Las almas de algunas mujeres fueron
formadas de aquellos ingredientes que componen una marrana, Una mujer de
esta especie es sucia en su casa, glotona en la mesa, asquerosa en su persona,
desaseada en el vestir, y la hediondez se descubre en toda su familia como en
un muladar. Otras fueron criadas de los mismos materiales que entran en la
composición de una raposa. Estas tienen una alta penetración, preven todas
las cosas ya buenas o ya malas. En esta especie de mujeres hay algunas virtuosas,
y otras viciosas. El tercer género de mujeres fue formado de partículas caninas,
Estas son las que comúnmente llamamos regañonas que imitan a los animales,
de quienes han sido formadas, que están siempre ocupadas y gruñendo con
cualquiera que se presenta y viven siempre en un perpetuo clamor. El cuarto
genero de mujeres fue criado de la tierra [...] la quinta especie de mujeres fue

34 Ángeles Prieto Barba, «El bestiario fantástico de Joan Perucho», Arturo Morgado García y José Joaquín Ro-
dríguez Moreno (eds.), Los animales en la historia y en la cultura, Cádiz, Universidad, 2011.
35 Diario de Valencia, 7 de octubre de 1791.
36 Se refiere a Simónides de Amorgos, poeta griego de los siglos VII y VI, del que se conservan tan sólo breves
fragmentos, entre ellos una fuerte sátira misógina.
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 80

80 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

hecha del mar [...] la sexta especie fue formada de los ingredientes que compo-
nen u asno o una bestia de carga. Estas son demasiado flojas pero si el marido
sabe usar con ellas de su autoridad, harán cualquier cosa por complacerle, ellas
por consiguiente están muy lejos de ser repugnantes a los placeres del amor, y
rara vez rehusan la compañía del varón. La gata da materiales para la séptima
especie de mujeres, Estas son las de naturaleza poco sociable, melancólica y es-
quiva y tan repugnantes a los placeres del amor, que huyen la presencia de su
marido estas del mismo modo que los animales de que son compuestas son in-
clinadas a pequeños hurtos, engaños y trampas. La octava especie de mujeres
fue criada de la yegua, que tiene unas hermosas y floridas crines, y nunca fue
domada por un trabajo servil, Estas tienen poco respeto a sus maridos pasan el
tiempo en vestirse ataviarse y perfumarse componen su pelo con delicados bu-
cles y le adornan con las mas bellas flores y guirnaldas. Una mujer de esta es-
pecie es muy bella para un forastero, pero muy perjudicial a su marido, a no
ser que sea algún rey o príncipe que tenga gusto en tales juguetes. La mona
compone la nona especie de mujeres, éstas son feas y de muy mal humor que
no teniendo nada bueno en sí mismas procuran murmurar y ridiculizar cuanto
ven en otras. La décima y última especie de mujeres fue formada de la abeja y
feliz el hombre a quien le toca por suerte una mujer de esta especie. Ella es en-
teramente sin tacha, inocente e irreprensible. Su familia florece y se mejora por
su buena economía. Ama a su marido y es recíprocamente amada de él. Procrea
una raza de bellos y virtuosos hijos. Se distingue entre todas las de su sexo. Está
rodeada de gracias nunca se la ve entre la vil canalla de mujeres disolutas que
pasan el tiempo en locas diversiones y livianos discursos. Está llena de virtud y
de prudencia y es la mejor mujer que Júpiter pueda dar a un hombre37.

Y en la misma publicación se nos muestra, utilizando ejemplos zoomorfos, a


los historiadores que falsean la verdad:

Había un mono pintor pero fiel observador de la naturaleza pintaba los ani-
males con una verosimilitud escrupulosa. Daba al caballo su libre y noble ga-
llardía al oso su pesadez al tigre su cruel fisonomía al asno sus largas orejas.
Enfadados los animales carnívoros de su retrato le negaron su salario. Y aún
fue necesario que huyese de su venganza. Una zorra menos sabia pero mas as-
tuta dijo yo me aprovecharé de la necedad de este pintor exacto. ¿Y has de ser
haciendo un retrato verdadero de estos animales soberbios? No ellos quieren
que se les adule entonces es cuando pagan bien. La zorra mezcló sus colores
sobre una tabla diferente. Dio a la cabeza del león (a pesar de su horrible me-

37 Semanario de Salamanca, 18 de marzo de 1794.


057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 81

CAPÍTULO 3: LOS ANIMALES COMO ESPEJO DE VIRTUDES Y VICIOS 81

lena) una dulzura amable, hizo a su cola menos larga, hizo casi sonreír su ma-
jestad rugiente. El leopardo no tuvo ya sangrientos y feroces los ojos, el oso
vino a ser muy galán, corto al asno la mitad de las orejas y dio al cerdo una
veloz carrera, el lobo apareció manso y benigno, las aves de rapiña no tuvieron
más el pico corbo, ni desgarradoras las uñas. Estos fieros animales encantados
de su nueva figura, le dieron un crecido salario, y además una gruesa pensión38.

El mono será, probablemente, el motivo más recurrente. Ya Aristóteles y Plinio


habían señalado el fuerte parentesco entre éste y el hombre, idea que reaparece en
una parte del saber zoológico medieval, aunque sea poco conciliable con los valores
cristianos, no sólo porque el hombre ha sido creado a imagen y semejanza de Dios,
y el animal, sea cual sea, es una criatura imperfecta que no se le puede parecer,
sino porque el mono representa lo más feo, vil y diabólico, tratándose de un ser
obsceno y repugnante que no puede ser parangonado con la especie humana. La
escolástica acabó afirmando que el mono no se parece al hombre per natura, sino
per imitationem: finge parecerse al hombre, cuando en realidad no se le parece en
absoluto, sino que lo simula, como indica su nombre en latín, simius, y al hacerlo
es más demoníaco todavía, puesto que engaña y hace trampas. Jerónimo Cortés
nos mostrará cómo su parecido con el hombre le confiere un fuerte carácter mons-
truoso: «porque en muchas partes posteriores de su cuerpo es semejante al hombre,
y en otras a los brutos, porque tiene la faz y el rostro llano, como el hombre, aun-
que algo feo y monstruoso. La cabeza redonda, y no prolongada, como los demás
brutos animales terrestres. Tiene asimismo los pies y manos muy parecidos a las
del hombre, y con tener los demás brazos y las tetas de los pechos abajo hacia la
cola, este las tiene en los pechos, como el hombre»39. Hasta el siglo xviii no se
vuelve a la hipótesis de un parentesco anatómico entre el hombre y el mono, pre-
parando el terreno a la obra de Darwin40.
Los monos tuvieron un papel muy particular en el pensamiento moderno, ya que
suscitaban la cuestión de cual era la frontera entre lo humano y lo animal, un límite
incierto y contestado, ya que existía un miedo real a que el hombre pudiera meta-
morfosearse en un animal, lo que es abordado, en la literatura inglesa, en la obra de
George Chapman Sir Giles Goosecap (1606) en la que Bullokar, paje de un afectado
viaje francés, es abordado por dos pajes ingleses que le insultan llamándole «the great
baboon that was to be seen in Southwark»41, siendo muy utilizados en la literatura fa-

38 Semanario de Salamanca, 1 de julio de 1794.


39 Jerónimo Cortés, op. cit., pp. 339-340.
40 Michel Pastoureau, El oso. Historia de un rey destronado, Barcelona, Crítica, 2009, pp. 81-82.
41 James Knowles, «Can ye not tell a man from a marmoset? Apes and Others on the Early Modern Stage?»,
Erica Fudge (ed.), Renaissance Beasts, pp. 138-143.
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 82

82 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

bulística y emblemática del Renacimiento42. Algunos autores españoles del momento


no dejarán de señalar su inteligencia, como Alonso de Sandoval, que aludirá a «la li-
gereza y maña que tienen, porque parece que usan de discurso y razón»43.
Y este parecido es utilizado, como motivo de crítica social, en la prensa del
momento: en el Duende Crítico del 17 de mayo de 1736, leemos «Resucitó Pedro
/ que Marica en plaza / sale a ver el mundo / y sus cosas varias / ven a ver la corte
/ ven a ver la danza / de monos vestidos / que desnudos andan / que es el ver a
cuantos/ que es notar a cuantas/ hechos muy señores/ a costa de España»44. Por
su parte, en El censor, encontramos un Proyecto para usar de monos en vez de hom-
bres en los empleos de volantes, cocheros y lacayos, según el cual:

Un eclesiástico dignidad de una iglesia a cuyos individuos precisa la costumbre


a no salir sin lacayo a la calle, tenia la singularidad de vestir su librea a un mono,
que llevaba siempre consigo. El pueblo lo tenia por una extravagancia. Pero a
mí, que a pesar del cuidado que pongo para desviarme lo menos que sea posible
de sus dictámenes, tengo la desgracia de conseguirlo muy pocas veces, me pa-
reció tan feliz y tan útil su invención [...] no hay duda que la naturaleza dotó
a estos animales de tal sagacidad y de tan oportuna figura, que muy poca ins-
trucción seria bastante para poner al menos hábil de ellos en estado de desem-
peñar con perfección todas las funciones de este igualmente arduo que útil
empeño [...] estoy por decir que la naturaleza los hizo de propósito para este
empleo, previendo sin duda que su necesidad y utilidad lo haría intentar algún
día entre los hombres [...] tenemos pues a los monos capaces de servirnos de
lacayos, de volantes y aun también en parte de cocheros [...] ellos son muy so-
brios, o beben vino, y por consiguiente jamás se emborrachan, unas bellotas,
unas avellanas, unas nuececitas son todo su alimento. No necesitan reloj para
saber la hora en que están y para lucimiento bastarían dos cadenas pendientes
a los bolsillos de sus calzones. De manera que con lo que ahora cuesta un lacayo
se podría entonces mantener un par de docenas [...] por otra parte son suma-
mente fieles y no habría necesidad de laves para tener seguro de ellos el oro y
la plata, no echan juramento ni maldiciones, ni son amigos de palabras obsce-
nas, con que su trato no podría ser perjudicial a las costumbres del bonitos,
tan chulos, tan graciosos que sea un embeleso verlos45.

42 Antonio Serrano Cueto, «La imagen simbólica del simius en el Renacimiento latino a través del adagio, la
fábula y el emblema», Fortunatae. Revista canaria de filología, cultura y humanidades clásicas, 10, 1998.
43 Alonso de Sandoval, De Instauranda Aethiopum Salute, tomo primero, Madrid, Alonso de Paredes, 1647, p. 373.
44 Duende Crítico, 17 de mayo de 1736.
45 El Censor. Obra periódica que contiene la dedicatoria y los veinte tres primeros Discursos publicados en el año
de 1781, Madrid, 1781, Discurso II, pp. 29ss.
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 83

CAPÍTULO 3: LOS ANIMALES COMO ESPEJO DE VIRTUDES Y VICIOS 83

En el Semanario de Salamanca, a su vez, podemos leer cómo:

Los monos en la provincia nuevamente descubierta tienen igualmente que los


demás mucha semejanza exterior con el hombre, pero si se atiende a que todas
las acciones de éste deben ser relativas a la sociedad, que dependen inmediata-
mente de la racionalidad, y después de la educación, cuyo principio físico es la
necesidad de la larga frecuencia de los padres con los hijos, que esta frecuencia
es muy corta entre los monos, y particularmente menor en los que describe aquí
que no reciben sino una educación individual, y que ni aun son capaces de la
especie, será fácil juzgar que estos monos por naturaleza no pueden hacer nada
de lo que ejecuta el hombre, pues ninguna de sus acciones tiene el mismo prin-
cipio, ni el mismo fin. Estos monos se parecen más al hombre en el cuerpo y
los miembros, que en el que de ellos hacen. Todas sus acciones participan de su
educación, que es puramente animal [...] En la parte más meridional del conti-
nente, algunas leguas distante de la costa hay una muy buena población, cuyo
nombre lo da al reino, de que se cuenta capital, está situada en una dilatadísima

Figura 5. Ilustración de Viajes de Enrique Wanton al país de las monas,


Madrid, Antonio Sancha, 1778, p. 58.
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 84

84 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

y fertilísima huerta, y no mal poblado el país de cuantas clases de monos se ha-


llan en toda la extensión del continente [...] he aquí pues la monografía de estos
entes. Su naturaleza es vivaz y bulliciosa, en lo que como en lo insustancial de
sus talentos convienen con todos los demás de la provincia. Son extravagantes,
caprichudos y maniáticos y como obran por imitación no hay rareza que ya sea
producida de la insensatez de otro mono, o ya de alguna casualidad, con tal que
tenga algo de extraordinaria, que no la adopten inmediatamente. De esta clase
fue la que dio motivo al nombre que los distingue de monos maniculeros [...]
se tiene conocimiento que la moda de los pantalones tuvo su cuna en los vastos
países de la monería, inventados quizás para muy distinto objeto de lo que se
acostumbra entre nosotros, es decir, para cubrir los defectos monales46.

De la utilización de este animal con fines críticos da fe el hecho de que se ven-


dían incluso estampas de monos que satirizaban determinados hábitos sociales,
lo que constituía una venerable tradición de la que un ejemplo muy destacado
vendría dado por el pintor flamenco David Teniers el Joven (1610-1690), muchos
de cuyos cuadros con motivos simiescos se pueden contemplar en el Museo del
Prado. En el Diario de Madrid se anunciaba la venta de una estampa iluminada
de un mono vestido de charlatán y haciendo habilidades por cuatro reales47, así
como de dos estampas de monos, la una enseñando música a un gato, y la otra
haciendo juegos de manos, también por cuatro reales48. Pero el ejemplo más des-
tacado será la obra Viages de Enrique Wanton a las tierras incógnitas australes y al
país de las monas. Habían sido publicados en 1749 y reeditados en Nápoles en
1750 y 1756 por el veneciano Sacaría Seriman, que los había presentado como la
traducción del manuscrito de un viajero inglés. Los dos tomos de la traducción
española aparecieron en 1769 (Alcalá de Henares) y 1771 (Madrid), y en 1778
Gutierre Joaquín vaca de Guzmán le añadiría otros dos tomos de su cosecha bajo
el título de Suplemento... de los Viages de Enrique Wanton, que retoma el relato
donde Seriman lo había interrumpido, y que nos narra las aventuras de Enrique
y su compañero Roberto, en un país desconocido, el país de los monos, situado
en las antípodas, en las regiones australes, todo ello planteado como crítica a las
costumbres españolas de la época, comenzando por la propia capital, Simiópolis,
sospechosamente parecida a Madrid49 (figura 5). Por citar alguna referencia de la

46 Semanario de Salamanca, 6 de enero de 1795.


47 Diario de Madrid, 21 de julio de 1791.
48 Diario de Madrid, 8 de agosto de 1791.
49 La obra fue rescatada del olvido por José Escobar y Anthony Percival, «Viaje imaginario y sátira de costumbres
en la España del siglo XVIII: los Viajes de Enrique Wanton al país de las monas», Aufstig und Krise der Kernunf, Viena-
Colonia-Graz, 1984, pp. 79-94. Más recientemente, Claude Morange, «Variations sur un teme: le monde rural
dans le Suplemento de los Viages de Enrique Wanton (1778)», Iberica, 10, París, Sorbonne, 1998, pp.79 ss.
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 85

CAPÍTULO 3: LOS ANIMALES COMO ESPEJO DE VIRTUDES Y VICIOS 85

obra, podríamos hacerlo con el teatro cómico de los monos, relatando el prota-
gonista cómo:

[...] al anochecer me llevó a una de las tiendas del agua negra hirviendo, en
donde había una multitud de monos, y monas en traje de máscara [...] hicieron
gala de la disolución, cada cual exageraba sus excesos, creyendo que con tan
vergonzosa vanagloria pasaban por unos espíritus marciales. De cuando en
cuando se asomaban por fuera del aposento, para saludar a algunas hembras
de cabeza ligera, que andaban a caza de gangas50.

50 Viages de Enrique Wanton a las tierras incógnitas australes y al país de las monas en donde se expresan el ca-
rácter, ciencias y costumbres de estos extraordinarios habitantes, traducida del idioma inglés al italiano y de éste
al español por Don Joaquín de Guzmán y Manrique, tomo segundo, cap. X, «Del teatro cómico de los monos»,
Madrid, 1778, p. 70.
057-086 Capitulo 3_Maquetación 1 02/07/15 10:46 Página 86
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 87

Capítulo 4
El estudio de la fauna americana

América, tierra de maravillas

En España la Historia natural no alcanzó el nivel enciclopedista que podemos


apreciar allende los Pirineos, y, es más, los grandes naturalistas europeos no solían
contar con corresponsales españoles, siendo muy emblemático al respecto el ejem-
plo de Conrad Gesner, conociéndose los textos de autores como Fernández de
Oviedo, Monardes o García de Orta a través de sus ediciones ultrapirenaicas, nor-
malmente en latín, y no de las impresas en la Península1. Aunque no es menos
cierto que las aportaciones de los autores españoles fueron muy importantes, ya
que a ellos se les debió, en gran medida, el conocimiento de las nuevas especies
americanas, aplicando criterios de conocimiento empírico y no de respeto a los
autores anteriores. A la larga, este Nuevo Mundo zoológico va a provocar una rup-
tura de la visión emblemática de la naturaleza.
Pero no sería así en un primer momento, y Peter Mason, contrastando con las
opiniones de Asworth vistas en un capítulo anterior, nos brinda numerosos ejem-
plos de lo que podríamos llamar lo maravilloso americano2. El espejismo empieza
en los Diarios de Colón o en sus Cartas de Navegación,  herederas ambas de los via-
jeros medievales. Colón pensó que en el delta del Orinoco estaba el paraíso terrenal
y encontró una de las islas fabulosas de las que se hablaba en su tiempo, la Antilla,
prototipo del paraíso, que se hacía invisible a los navegantes y aparecía en cartas
de marear medievales al oeste de las Canarias y de las Azores, y cuyo recuerdo se

1 Brian W. Ogilvie, The Science of Describing. Natural History in Renaissance Europe, University of Chicago Press,
2008, pp. 56ss.
2 Peter Mason, Before Disenchantment: Images of Exotic Animals and Plants in the Early Modern World, Londres,
Reaktion Books, 2009.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 88

88 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

perpetuó en el Caribe. Durante los siglos siguientes los españoles buscaron en el


Nuevo Mundo la «confirmación de la existencia de lo maravilloso» que habían
aprendido y leído en las autoridades antiguas y medievales. Querían encontrar
seres imaginarios como amazonas y gigantes, sirenas y grifos. 
Todos estos ejemplos que conforman lo maravilloso medieval, que los con-
quistadores, cronistas y misioneros aprendieron de las autoridades clásicas y me-
dievales, se encuentran dispersos en crónicas, relaciones y relatos de expediciones.
Por otro lado, no debemos olvidar la Biblia como fuente primordial para dar una
explicación a la existencia de los animales de las nuevas tierras y a su origen. Es
inevitable para nuestros cronistas acudir al Génesis, al diluvio y a la propagación
de los animales por todos los confines según el episodio del arca de Noé. Para Fer-
nández de Oviedo no sólo los animales sino también los habitantes de estas lati-
tudes son descendientes de las ocho personas que se salvaron en el arca. De la
misma opinión es José de Acosta, quien reflexiona sobre el origen de ciertas fieras
como leones, osos y tigres. Pero en muchos casos ni la Biblia, ni las obras zooló-
gicas de Aristóteles, ni la Historia natural de Plinio, ni los monstruos de Mande-
ville fueron suficientes para clasificar a las nuevas criaturas de las Indias; de hecho,
Fernández de Oviedo ya no se interesa por las historias extraordinarias que difun-
dió Mandeville, que él califica de fábulas.
El exotismo de las nuevas tierras descubiertas rebasaba cualquier modelo tanto
de autores sagrados como de gentiles, además de proporcionar curiosidades a un lec-
tor ávido de noticias americanas. Todo lo nuevo era objeto de admiración; así, el
tucán fue considerado como un ejemplar monstruoso por ser su pico más grande
que todo el resto del cuerpo. Se hablaba de un pez extraño, el hoga, de colores varia-
dos y del tamaño de un ternero con bigotes, como un barbo, que se criaba «en la
gran extensión del lago dulce, sobre el que está edificada sobre pilares, como Venecia,
la gran ciudad de Themistitán, en el reino de Méjico» (Ambroise Paré). La novedad
también suponía espanto y temor ante lo desconocido. Los animales de las Indias se
clasificaron no sólo por su físico, su pelaje, sus propiedades alimenticias o terapéuticas,
sino también porque se vio en ellos tanto la grandeza de Dios y de su creación, como
el poder del demonio en las nuevas tierras. Los cronistas y viajeros debatían para dar
una explicación coherente, casi siempre maniquea, al tratar de interpretar el mundo
animal como maravillas de la creación de Dios o como engendros del diablo.
Pedro Cieza de León en su Crónica del Perú (1553) con frecuencia se refiere a
animales peligrosos como los caimanes, que se han comido a los españoles que
cruzaban los ríos; los tigres, que matan a los indios y al ganado, pero también a
los animales de aspecto fiero que pueden tener sabor exquisito: la iguana que,
como el manatí, dio qué pensar y discutir a los conquistadores, cronistas y evan-
gelizadores, pues su sabor no podía determinarse si se semejaba a carne o pescado.
Por las montañas de Antioquia, en la actual Colombia, dice que hay leones, tigres
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 89

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 89

y osos «crescidos»; y entre los espesos cañaverales, cerca de Cartago, un curioso ani-
mal, la chucha, parecido a una zorra, que puede recoger con toda rapidez a sus
siete hijos, guardarlos en una bolsa de su barriga y huir de algún cazador. También
despierta su curiosidad la raposa, muy amiga de hurtarles a los españoles «los lá-
tigos de las cinchas de los caballos o las riendas de los freno». La utilidad de la
nueva naturaleza, siempre latente en las crónicas de América, la encuentra Cieza
en lo que él llama las ovejas del Perú, las viscachas, de cuyos pelos o lanas se apro-
vechan los naturales para hacer sus ropas y mantas, tan blandas y suaves que pare-
cen de seda. Su espectro, en cuanto al reino animal, es tan variado que puede
describir desde una cacería real del Inca de guanacos, raposas y vicuñas, hasta la
fabricación de una hierba ponzoñosa de los indios de Cartagena y Santa Marta
con animales repelentes que nos recuerdan el caldero y los brebajes de las brujas.
En las zonas inhóspitas de las montañas inexpugnables de los Andes coloca toda
suerte de animales que él no ha visto, pero dice que puede ser verdad lo que se oye
que hay en ellas: «osos, tigres, leones, dantas, puercos y gaticos pintados, con otras
salvajinas muchas y que son de ver. En los espacios lejanos e ignotos brota también
la maravilla y la leyenda, hay culebras tan grandes como una viga y, sin embargo,
son mansas porque una vieja encantadora subió a los Andes a adormecerlas para
que no hiciesen mal». Por último, le admiran las auras, que son aves carroñeras y
hediondas y otras de su linaje, para cuya descripción no podía faltar la referencia
maravillosa: «del linaje de estas hay unos cóndores grandísimos, que casi parecen
grifos; algunos acometen a los corderos y guanacos pequeños de los campos».
Pero sobre todo, los animales son también representaciones del demonio en
esas tierras en las que ha extendido su señorío este antagonista de Dios3. El diablo,
que en su lengua se llama guaca, se les aparece en «figura de tigre, muy fiero»; a
veces para representarlo escogen figuras de gatos, o se metamorfosea en auras he-
diondas para tentar al cacique Tamaracunga, a quien, cuando trataba de bautizarse
cristiano, lo llevaban por los aires para despeñarlo dándole alaridos y silbidos «y
en el rostro le echaban saliva podrida y hedionda». También se manifiesta antro-
pomórficamente en forma de indio y copula con monas, de tal manera que en-
gendraban y parían monstruos que tenían las cabezas y miembros deshonestos
como hombres y las manos y pies como mona; son, según dicen, de pequeños
cuerpos y de talle monstruoso, y vellosos. En fin, parecerán (si es verdad que los
hay) al demonio, su padre. Dicen más: que no tienen habla sino un aullido o ge-
mido temeroso. También son dignas de relatarse las mitologías locales como la de
los gigantes de Santa Elena, descritos como monstruos por su enorme cabeza y su
cabellera larga que llegaba hasta la espalda, los ojos como platos y los vestidos,

3 Es un tema muy recurrente el señorío del demonio sobre unas tierras que nunca han recibido la luz divina.
Vid. Jorge Cañizares Esguerra, Católicos y puritanos en la colonización de Norteamérica, Madrid, Marcial Pons,
2008.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 90

90 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

como los de los hombres salvajes, eran de pieles de animales. Por el pecado de la
sodomía, que tan reiteradamente acusa Cieza en su Crónica, a estos gigantes les
sobreviene un castigo divino y un enviado celestial los mata con su espada de
fuego, interpretación de claras reminiscencias bíblicas.
De estos portentos, que podríamos calificar como humanidad monstruosa o
en una etapa bestial de su desarrollo, nos habla también un viajero giennense del
siglo xVI, Pedro Ordóñez de Ceballos (ca. 1545-1630), que a lo largo de su vida
fue soldado, comerciante, clérigo y misionero4. Durante sus andanzas recorrió el
Mediterráneo, llegado en peregrinación a Jerusalén, viajó a Inglaterra y los países
bálticos, intervino en la invasión de Portugal en 1580, se encaminó al continente
americano, donde participó en la represión de los cimarrones, allí fue ordenado
sacerdote, estuvo en el lejano oriente, concretamente en Indonesia, Filipinas y
Conchinchina, cuya reina llegó a enamorarse de él, aunque por su condición sa-
cerdotal (o, al menos, es lo que nos cuenta) no correspondió a sus sentimientos,
volvió a las Indias, y de allí a España. Tan azarosa singladura vital la recogió en
una obra publicada por primera vez en 1614, siendo traducida, aunque incom-
pleta, al holandés (1621), latín (1622), francés (1622) e inglés (1625), y reedi-
tándose en España en 1616 y 1691.
Naturalmente, en su obra podemos encontrar referencias animalísticas, lla-
mando la atención, más que la cita de Plinio e Isidoro de Sevilla, siempre tan so-
corridos, sus referencias a lo que ha visto o lo que le han contado, lo que nos revela
su dependencia de lo visto más que de lo leído. Sería un poco prolijo extenderse
sobre los animales mencionados por nuestro autor, ya que nos habla tanto de ba-
llenas y animales acuáticos, como de aves, como de mamíferos, ubicados bien en
el continente americano, bien en las tierras de Indochina, destacando sus referencias
a la colección zoológica de los reyes de Champa, en la actual Camboya. Nos mezcla
siempre elementos reales con los típicos componentes legendarios, como cuando
nos habla del ave del paraíso, que no tiene pies, creencia muy común en la época,
o del conocido árbol de las islas Orcadas cuyas hojas caídas se convierten en aves
que vuelan. Pero sus relatos están siempre llenos de frescura y de espontaneidad,
con el interés añadido de deberse a alguien que ha vivido lo que cuenta en primera
persona. Una de sus vivencias maravillosas más interesantes es sobre un monstruo
humano, una mujer «salvaje». Ordóñez nos da una explicación racional de su mons-
truo alegando que es fama, o sea, se sabe de oídas, que la parió una osa que habría

4 Pedro Ordóñez de Zevallos, Historia y viage del mundo del clérigo agradecido don Pedro Ordoñez de Cevallos,
natural de la insigne ciudad de Jaén, a las cinco partes d ela Europa, Africa, Asia, Amerixa y Magallanica con el iti-
nerario de todo, Madrid, Juan Garcia Infanzón, 1691. Sobre su figura, Fernando Escribano Martín, «El Viaje del
Mundo de Pedro Ordóñez de Cevallos», Arbor, 711-712, 2005; Manuel Morales Borrero, «Don Pedro Ordóñez
de Ceballos. El viaje del Mundo», Elucidario, 1, 2006; Raúl Manchón Gómez, Pedro Ordóñez de Ceballos: vida y
obra de un aventurero que dio vuelta y media al mundo (Universidad de Jaén, 2008).
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 91

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 91

copulado con algún indio, por lo tanto, su naturaleza estaría a caballo entre la hu-
mana y la animal y no hay duda, para estos cronistas y viajeros en que en semejan-
tes cópulas siempre está presente la tentación o la intervención del demonio. Recrea
también un interesante bestiario de animales exóticos: pájaros, cuyos graznidos son
voces que «parecen puramente de persona y que hablan en castellano» y hacen que
las personas pierdan el camino «y unos dar en pantanos, otros en los cimarrones y
en otras desgracias en que han perecido»; antas (tapires) que cuando están en celo,
hacen «ruido de gente»; el pez espada al que llama «el alguacil del mar» y fieras de
toda índole como una que vio en Cochinchina en las leoneras del emperador que
era «la cabeza y cara, hasta los pechos, de mujer, y lo demás de escorpión; tenía tres
brazas de largo y llamábanlo marichas; dícese que la trajeron de las montañas de
los Laos, de la provincia de Iangoma, y que hay muchas. Consideré que el demonio,
cuando engañó a nuestra madre Eva, fue en esta forma, y tengo para mí que por
allí cerca debe estar el paraíso terrenal». Buen discípulo de la patrística y la misoginia
medieval, los dos únicos monstruos que se detiene en describir Ordóñez son mu-
jeres: la india caudada y este monstruo llamado marichas, sin olvidarse de la pre-
sencia del diablo en ambos discursos. Casi todos los monstruos considerados
demonológicos son seres mixtos de parte humana femenina y parte animal.
Los animales del Mundo Nuevo pueden ser criaturas maravillosas dotadas de
cualidades y poderes curativos, un alimento exquisito y aptas para fabricar vesti-
mentas y utensilios. Su presencia en esas tierras provoca la alabanza a la providencia
divina, pero también pueden ser demonios o ídolos, monstruos o engendros dia-
bólicos; en suma, el símbolo del mal y del señorío que el diablo tiene en las nuevas
tierras. Esta necesidad de los cronistas, frailes, viajeros y exploradores por describir
plantas, animales, climas y paisajes de las nuevas tierras también atrae y contagia
a los investigadores de nuestros días5. Y este toque maravilloso no lo vemos sola-
mente en el Nuevo Mundo, sino también en el Viejo, según podemos apreciar en
cualquiera de los muchos relatos de viajeros españoles escritos durante esta época.
En la obra de Alonso de Sandoval, relativa al continente africano, podemos en-
contrar descripciones de crocutas, mantícoras, catoblepas, amphisbenas o drago-
nes, amén de toda una batería de peces y aves maravillosas6. Martínez de la Puente
nos cuenta una historia con resonancias del mítico pájaro rock cuando menciona
cómo:

Al septentrión del Golfo de Bengala es la tierra de los Mosolinos, donde se


crían los diamantes en unas tierras ásperas y abundantes de serpientes que de-
fienden aquellas preciosas piedras, pero la industria de los hombres hallo modo

5 María José Rodilla León, «Bestiarios del Nuevo Mundo: maravillas de Dios o engendros del demonio», RILCE:
Revista de Filología Hispánica, 23, 1, 2007, pp. 195-205.
6 Alonso de Sandoval, De Instauranda Aethiopum Salute, tomo primero, Madrid, Alonso de Paredes, 1647, pp. 377ss.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 92

92 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

para hurtárselas y es en esta manera. Súbense los hombres, que tratan de esto,
a cierto tiempo del año sobre otro monte vecino algo más alto, y allí matan al-
gunos bueyes que llevan consigo, y hácenlos piezas las cuales así calientes y en-
sangrentadas las arrojan con ciertos ballestones donde están los diamantes, y
sueltan luego algunos buitres, águilas y otras aves de rapiña, que crían para el
efecto, las cuales haciendo presa en la carne, la saben con los diamantes que se
han podido pegar en ella, con que enriquecen a sus amos y les pagan a este pre-
cio la comida. Escríbelo así micer Pogio florentino, secretario del papa Eugenio
cuarto, en el tratado que hizo de las cosas de la India7.

Y aún a mediados del siglo xVIII, en la obra del jesuita Pedro Murillo Velarde,
podemos encontrar elementos fantásticos, por cuanto, al referirse a la Etiopía, y
fundándose en la autoridad de Pomponio Mela, nos habla de «cruelísimas fieras,
como licaones, variados con manchas de todos colores y esfinges. Hay aves mara-
villosas, las tragopanes con sus cuernos, y los pegasos con orejas de caballo... la
catoblepa es fiera grande, de cabeza tan pesada, que apenas la puede mantener:
en mirándola a los ojos da muerte»8, mostrándonos además cómo en las cercanías
del mar Negro podemos hallar grifos, remitiéndose nuevamente a los autores clá-
sicos9. Sin olvidar de que se sigue haciendo de leyendas de nueva creación, como
el carácter ápodo del ave del paraíso10. Sin embargo, no carece de interés desde el
punto de vista zoológico la obra de este jesuita. Su monumental Geographia His-
torica apenas ha llamado la atención de los estudiosos, pero es una obra muy ilus-
trativa de cómo conviven en la España de la primera mitad del siglo xVIII lo
antiguo y lo nuevo, las informaciones zoológicas heredadas del mundo clásico con
las nuevas aportaciones de los enciclopedistas del Renacimiento como Gesner, Al-
drovandi y Jonston, sin olvidar, naturalmente, al socorrido Olao Magno, ni a la
literatura teratológica representada por Nieremberg o Kaspar Schott. El trata-
miento que nos da del mundo animal es muy diferente, en función de la zona ge-
ográfica de la que habla, cumpliendo la vieja ley según la cual a mayor distancia,
mayor profusión informativa animalística y mayor presencia de lo fabuloso, lo
cual, entre otros tantos casos, ya podemos apreciar en las informaciones vertidas

7 Joseph Martínez de la Puente, Compendio de las historias de los descubrimientos, conquistas y guerras de la
India oriental y sus islas. Madrid, Imprenta Imperial, 1681, p. 11. Sobre el ave rock, Sandra Saenz López, «El
vuelo de Oriente a Occidente del pájaro Rujj y las transformaciones de su leyenda», Anales de Historia del Arte,
2010, pp. 327-344.
8 Pedro Murillo Velarde, Geographia historica de las Islas Philipinas, del Africa y de sus islas, vol. 8, Madrid, Oficina
de D. Gabriel Ramírez, 1752, p.187. Sobre el autor Luis Díaz de la Guardia y López, «Datos para una biografía
del jurista Pedro Murillo Velarde», Espacio, tiempo y forma. Historia Moderna, IV, 14, 2001.
9 Pedro Murillo Velarde, Geographia Historica de Alemania, Flandes, Inglaterra, Dinamarca, Noruega, Suecia,
Moscovia y Polonia, tomo IV, Madrid, en la oficina de D. Gabriel Ramírez, 1752., p. 395.
10 Pedro Murillo Velarde, Geographia Historica de las islas Philipinas..., p. 22.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 93

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 93

en la Cosmographia Universalis de Sebastian Munster11, aunque ello no impide


que al hablar de los animales filipinos (bien conocidos por el autor dado su dila-
tada estancia en estas regiones) o americanos el tono sea, en muchas ocasiones,
bastante sobrio. Pero, en muchas ocasiones, el mundo animal constituye un re-
curso más para la descripción de mundos exóticos, lejanos y distantes. En este
sentido, su descripción del elefante blanco de Siam es absolutamente impagable:

Al lado del real dormitorio está un cuarto bien aderezado y en medio debajo
de un pabellón de lienzo el famoso elefante blanco, que desde el espinazo al
vientre está ceñido con una faja ancha, realzada con muchas y hermosas perlas,
en manos, pies y cuello. Tiene chapas de oro, engastadas en piedras ricas y pre-
ciosas, las artesas y vasos con que le sirven el sustento son de oro, y hay man-
darines destinados para servirle, y solo por gracia especial suele mostrarse, y
cuando el rey recibe alguna embajada, pone a su diestra el elefante blanco. Con-
cedió el rey de Siam, que pudiesen hacer los españoles una fortaleza junto a la
corte, y fabricar allí navíos [...] me dijo un español que fue en la embajada que
el celebre elefante blanco es pequeño y no es absolutamente blanco, sino algo
más claro que los otros. Hace el rey tanta estima de el elefante blanco, que por
él ha tenido sangrientas guerras con el rey de Pegu, y se intitula rey del elefante
blanco, y cuando muere le hacen un entierro tan solemne como a los grandes
del reino [...] El elefante blanco de Siam dicen ha costado la vida a 500 o
600.000 hombres por disputar su posesión y propiedad, cuatro mandarines le
quitan las moscas con abanicos y llevan el quitasol12.

El impacto de la fauna americana

Pero hacía mucho tiempo que se había iniciado un enfoque totalmente diferente.
A partir del siglo xVI se va introduciendo, tímidamente, una historia natural
menos descriptiva y que tiende a prescindir de lo que contaban los autores clásicos.
El surgimiento de nuevas especies y el incremento del nivel de especialización en
la escritura de la historia natural, provocaron que, al menos nominalmente, el es-
tudio de los animales se fuese convirtiendo en algo más definido, alejándose de
los esquemas totalizadores de Heródoto y Plinio y limitándose el campo de aná-
lisis. La descripción de nuevas especies forzaría un mayor énfasis en la observación,
comenzando a cuestionarse la veracidad de las historias transmitidas por los bes-

11 Matthew McLean, The cosmographia of Sebastian Munster. Decsribing the World in the Reformation, Alder-
shot, Ashgate, 2007.
12 Pedro Murillo Velarde, Geographia Historica, tomo VII, p. 111.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 94

94 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

tiarios medievales13. En este capítulo jugarán un papel muy importante los espa-
ñoles, cuya contribución a la primera Revolución científica ha sido injustamente
postergada. Es un tópico afirmar que el único objetivo de los colonizadores fue
«glory, gold and God», antes al contrario, hubo un proceso de continua recopilación
de informaciones, plantas, curiosidades y conocimientos indígenas. El olvido de
sus aportaciones se debe, una vez más, a la interpretación whig de la historia en la
cual estamos sumidos, según la cual el camino hacia el progreso ha pasado por el
protestantismo y los países anglosajones, frente a un catolicismo y una latinidad
símbolos de la barbarie y el oscurantismo. Pero también se debe en gran medida
a la cultura del secreto imperante en las burocracias ibéricas: el conocimiento es-
taba celosamente guardado en manuscritos que circulaban solamente entre unos
cuantos lectores elegidos a fin de esconder a los potenciales rivales imperiales la
verdad sobre fronteras y territorios14, y, en muchas ocasiones, las aportaciones de
los científicos ibéricos no vieron la imprenta, como sucedió con las magnas reco-
pilaciones de Francisco Hernández o Celestino Mutis15.
Entre los naturalistas españoles que trabajaron en el continente americano encon-
tramos numerosas prácticas empíricas, que se convertirían en el fundamento del tra-
bajo científico a partir de la Revolución científica del siglo xVII, debido a la necesidad
de acumular información sobre sus colonias americanas. En lo que se refiere a los
animales, los seres vivos del mundo atlántico carecían de referencias en la tradición
clásica, y, aunque algunas veces los textos proporcionaban alguna pista, esta no era lo
suficientemente específica. El manatí es una buena prueba de ello: los observadores
decidieron que era una sirena masculina, pero aunque los autores clásicos tenían
mucho que decir sobre sirenas, nunca habían imaginado una masculina. Las dispa-
ridades entre el conocimiento clásico y las experiencias del Nuevo Mundo provocaron
una reorganización de los modelos epistemológicos, iniciándose el proceso de erosión
de la autoridad del mundo impreso. España ofrece un ejemplo de cómo una nueva
cultura emergió de la circulación de productos comerciales, gentes e ideas durante el
siglo xVI, e institucionalizando estas prácticas la corona española lanzó un programa
empírico que no tuvo paralelo alguno en el mundo durante dicha centuria16.

13 Bruce Boehrer, «The Animal Renaissance», en Bruce Boehrer (ed.). A Cultural History of Animals in the Re-
naissance, Oxford, Berg Publishers, 2007, p. 8.
14 Un ejemplo de este secretismo en Alison Sandman, «Controlling Knowledge. Navigation, Cartography and
Secrecy in the Early Modern Spanish Atlantic», James Delbourgo y Nicholas Dew (eds.), Science and empire in
the Atlantic World, Nueva York, Routledge, 2007.
15 Jorge Cañizares Esguerra, «Introduction» en Daniela Bleichmar et al. (ed.), Science in the Spanish and Por-
tuguese Empires, Stanford University Press, 2009. Del mismo, «The Colonial Iberian Roots of the Scientific Revo-
lution», Nature, Empire and Nation: Explorations of the History of Science in Iberian World, Stanford U. P., 2007.
16 Antonio Barrera-Osorio, Experiencing Nature: the Spanish American Empire and the Early Scientific Revolution,
University of Texas Press, 2006, y «Knowledge and Empiricism in the Sixteenth Century Spanish Atlantic
World», en Daniela Bleichmar et al., Science in the Spanish and Portuguese Empires; «Experts, Nature, and the
Making of Atlantic Empiricism», Osiris, 25, 1, 2010.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 95

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 95

El descubrimiento de la fauna americana cambiaría la forma de aproximación


al mundo animal, que hasta el momento había seguido en la tradición occidental
dos vías diferentes17. Aristóteles intentó comprender a los animales en términos
de filosofía natural, que supuestamente intentaba explicar la naturaleza de los seres
vivientes e interrogarse acerca de las causas por las cuales fueron hechos como son.
Plinio, por su parte, pretendería compilar un catálogo de toda la naturaleza, y en
este proyecto los animales tuvieron un importante papel. Ambas tradiciones sir-
vieron como modelo en los tiempos medievales: los escolares universitarios des-
arrollaron las líneas establecidas por Aristóteles, que se había reintroducido en
Europa a través del mundo islámico. Los comentarios escolásticos sobre Aristóteles
formaron la base del conocimiento acerca de los animales hasta el Renacimiento,
y aún con posterioridad. Pero Plinio era mucho más divertido de leer.
Todas estas ideas estaban en las mentes de quienes exploraron el Nuevo
Mundo. Los hombres cultivados creían que Alejandro mandó especímenes de ani-
males a su maestro Aristóteles, quizás leyeron algún tratado de cetrería, cierta-
mente conocían a Plinio, Aristóteles y Esopo. Su familiaridad con estas fuentes
nos muestra que los animales les eran conocidos. No habían visto especies de los
países lejanos, pero sabían que existían por el testimonio de los antiguos. Los ani-
males eran conocidos según un esquema cristiano, ya que la Biblia decía que Adán
dio nombre a los animales de acuerdo con su naturaleza y su esencia. Pero de los
animales del Nuevo Mundo no se tenía conocimiento personal ni basado en la
autoridad, y, lo que era peor, carecían incluso de nombre. La fauna americana
provocó el surgimiento de una nueva historia natural.
Gonzalo Fernández de Oviedo (Madrid, 1478-Santo Domingo, 1557)18, aco-
metería uno de los esfuerzos más interesantes por reunir en una sola obra todo lo
que se deseara saber sobre las nuevas tierras descubiertas. En ella trabajaría entre

17 Para esta cuestión es fundamental Miguel de Asua y Roger French, A new world of animals. Early Modern
Europeans on the Creatures of Iberian America, Aldershot, Ashgate, 2005. También, Raquel Álvarez Peláez, La
historia natural en los siglos XVI y XVII (Madrid, Akal, 1991), La conquista de la naturaleza americana (Madrid, CSIC,
1993), «La historia natural en los tiempos del emperador Carlos V: la importancia de la conquista del Nuevo
Mundo», Revista de Indias, 60, 218, 2000.
18 Sobre Oviedo, Enrique Álvarez López, «Plinio y Fernández de Oviedo», Anales de Ciencias Naturales, I, Ma-
drid, 1940 y II, 194; Enrique Álvarez López, «La historia natural en Fernández de Oviedo», Revista de Indias, 17,
1957; Raquel Álvarez Peláez, «La descripción de las aves en la obra del madrileño Gonzalo Fernández de
Oviedo», Asclepio, 48, 1, 1996; Jesús Carrillo, «Taming the Visible: Word and Image in Oviedo´s Historia General
y Natural de las Indias», Viator, 31, 2000; Alexandre Coello de la Rosa, Historia y ficción: La escritura de la la es-
critura de la Historia General y Natural de las Indias de Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés (1478-1557), Uni-
versidad de Valencia, 2012; Antonello Gerbi, La naturaleza de las Indias nuevas (México, 1978); Edmundo
O’Gorman, Cuatro historiadores de Indias (México, 1972); Jeremy Paden, «The Iguana and the Barrl of Mud:
Memory, Natural History and Hermenutics in Oviedo´s Sumario de la Natural historia de las Indias», Colonial
Latin American Review, 16, 2, 2007; Alberto Salas, Tres cronistas de Indias (2ª edición, México, FCE, 1986); Day-
mond Turner, «The Forgotten Treasures from the Indies: The Illustrations and Drawings of Fernández de
Oviedo», Huntington Library Quaterly, 48, 1985. Podemos encontrar una edición completa de la Historia natural
y general de las Indias en la BAE (vols.117 a 121) debida a Juan Pérez de Tudela Bueso.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 96

96 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

1525 y 1548, sin demasiados prejuicios plinianos, pero inspirándose, obviamente,


en el gran naturalista de la Antiguedad, uno de los pocos autores de este género a
los que leería, junto a Columela y San Isidoro. En 1526 publicaría en Toledo el
Sumario de la natural y general historia de las Indias, que pretendía convertirse en
la primera obra que versase sobre las cosas naturales de América. Estaba dividida
en 86 capítulos, de los cuales los 10 primeros describían la navegación hasta el
continente, las islas de Cuba y Santo Domingo, y las gentes de las islas y de Tierra
Firme que él conoció, es decir, el Dairén. Del 11 al 61 se ocupa de la fauna de la
región, y es lo más original de la obra. Del 62 al 80, de los árboles y plantas. Y del
81 al 86, de los yacimientos auríferos, de las pesquerías de perlas y del mar del
Sur, una descripción minuciosa de dos de las vías más importantes de enriqueci-
miento inmediato en el continente, siendo un buen ejemplo de cómo eran inse-
parables los intereses científicos y los crematísticos. El Sumario fue conocido de
forma inmediata por Andrea Navagiero, embajador veneciano ante Carlos V, que
se lo llevó a Venecia, se lo enseñó a su amigo, el editor Giambattista Ramusio, y
ambos decidieron traducirlo al italiano y publicarlo, lo que tuvo lugar en Venecia
en 1534. Cinco años antes, Francisco Delicado, autor de La Lozana andaluza,
publicaría en Venecia la parte dedicada al guayaco. La obra de Oviedo, a través
de estos círculos, participaría en el debate científico sobre el Nuevo Mundo, y
muchas de las cosas que aportó se mantendrían en el centro de ese debate durante
mucho tiempo, tales los cielos del hemisferio austral, las formas de vida humana
en las zonas tórridas del globo, las variaciones de la marea en los dos océanos, los
mamíferos y reptiles americanos y sus diferencias con los del Viejo Mundo, etc.19
En 1535 publicaría en Sevilla la Primera parte de la historia general y natural de
las Indias occidentales, con un total de veinte libros, y dedicada al entonces presi-
dente del Consejo de Indias, García de Loaysa. Los 20 libros de la obra se pueden
dividir en tres grandes apartados. Del 2 al 6, los dedica al descubrimiento de Amé-
rica. Del 7 al 15, se centra en la flora y la fauna americanas, especialmente de las
Antillas y sobre todo de Santo Domingo. Del 16 al 19, describe las grandes islas
caribeñas, Cuba, Puerto Rico y Jamaica. Y el último, De los naufragios, pasará a
ser el embrión del libro 50 y último. Desde nuestra perspectiva animalística, nos
interesan los libros 12 (animales terrestres), 13 (animales acuáticos), 14 (aves) y
15 (insectos) (clasificación obviamente habitacional, que era la utilizada por los
naturalistas de la época), con descripciones detallistas y a veces ilustradas con imá-
genes precisas20. Durante el resto de su vida redactaría la segunda y tercera parte
de su Historia, cuyo manuscrito quedó en España a la espera de una publicación
que no llegaría hasta mediados del siglo xIx. Con su muerte quedarían inéditas

19 José Pardo Tomás, Oviedo. Monardes. Hernández. El tesoro natural de América. Colonialismo y ciencia en el
siglo XVI, Tres Cantos, Nivola, 2002, pp. 23-48.
20 José Pardo Tomás, op. cit., pp. 48-75.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 97

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 97

las adiciones a la primera parte, la segunda parte, a excepción del libro xx, publi-
cado en 1557, la carta a Bembo, y toda la tercera parte, exceptuando la versión
inicial del último libro, que ya había aparecido en 1535.
El afán de Oviedo es la precisión y la credibilidad, intentando poner de relieve,
siempre que ello es posible, su experiencia personal directa, y ello se refleja en las
puntillosas descripciones naturalistas. La huella de Plinio puede detectarse en las
frecuentes citas que hace del autor clásico, su rechazo de las fabulaciones, la idea
de que todas las cosas tienen una utilidad y el intento de explicar ciertos fenóme-
nos mediante los criterios de simpatía y antipatía. Pero Oviedo es mucho más rico
en informaciones detalladas y en observaciones precisas, y su experiencia directa
se completa con sus informadores, entre los que se cuentan médicos, boticarios,
e incluso informantes indígenas. Hay tres caracteres que explican su visión de la
naturaleza. El primero, el de la creencia, como ya hemos mencionado, de la uti-
lidad de todas las cosas, puestas por Dios en el mundo para el servicio de los hom-
bres. El segundo, su convicción de que el Nuevo Mundo no lo es en absoluto, es
decir, la afirmación constante de la unidad de todo lo creado y la intención de in-
cluir lo americano en las categorías de lo ya conocido, según expresa Antonello
Gerbi, uno de los mejores especialistas de su obra. Y, finalmente, la reafirmación
de la empresa imperial española, seleccionando lo escrito en función de los inte-
reses de los gobernantes coloniales.
Ya en su Sumario, que le valió la consideración de ser el primer naturalista del
Nuevo Mundo, trataba especies como el ocelote, el pecarí, el oso hormiguero, el
armadillo, los monos, el opossum, el tucán, la iguana y el aligator, y emplea la
fauna española como punto de comparación para describir la del nuevo conti-
nente. Cuando habla del tigre (el jaguar), recomienda al emperador que ordene a
sus cuidadores de Toledo tomar precauciones por tratarse de una bestia sumamente
feroz. El Sumario también nos trae otros ejemplos de la originalidad de la fauna
americana, como el perezoso, denominado irónicamente por los españoles perico
ligero. Por lo que se refiere a la Historia general y natural de Indias, aborda sucesi-
vamente las bestias, los peces, las aves y los insectos. Los libros dedicados a los
cuadrúpedos y los pájaros distinguen entre las especies nativas y las llevadas por
los españoles, y trata de forma separada los animales descubiertos por Colón en
la Española, por haberse prácticamente extinguido debido a las hambrunas que
afectaron a los primeros pobladores, entre ellos tres especies de roedores, la hutia,
el quemi y el mohuy. Algunas ilustraciones de la obra, como las dedicadas a la
iguana y el manatí, se sitúan entre las primeras imágenes de animales americanos
conocidas por los europeos.
El esfuerzo recopilador, descriptor y ordenador de la historia natural americana
desplegado por Francisco Hernández (1515?-1587) confirió a su obra unos ca-
racteres totalmente diferentes de la de Oviedo. Los rasgos distintivos de su empresa
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 98

98 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

serán su completa formación científica y médica, la concentración y la pluralidad


de su trabajo durante los seis años que permaneció en México, su especial sensi-
bilidad hacia la cultura local, la recogida sistemática de información por parte de
expertos indios, su trabajo con pintores autóctonos y la ambición de reunir ex-
haustivamente el conocimiento científico y médico sobre las plantas y animales
de aquel territorio. No obstante, su obra nunca fue publicada, por lo que los es-
tudiosos del momento accedieron a ella de forma muy compleja, y, en ocasiones,
indirecta. La Historia natural de Nueva España es el resultado del empeño del autor
de convertirse en el Plinio del Nuevo Mundo. Sería el propio monarca, Felipe II,
el que financiara su empresa novohispana, y pasaría mucho tiempo hasta que la
ciencia europea produjese algo semejante en relación a América, tratándose de la
Historia naturalis Brasiliae (Amsterdam, 1648) de Willem Piso y Georg Marcgraff,
obra heredera de la tradición hernandina.
En 1570 Hernández era nombrado protomédico general de las Indias, con ins-
trucciones de realizar la historia natural de aquellas partes, comenzando por el vi-
rreinato de Nueva España, recabando información de los médicos españoles pero
también de los indios. Las instrucciones filipinas se limitaban a la recopilación de
plantas medicinales, pero Francisco Hernández lo concebía como «reunir la flora
y componer la historia de las cosas naturales del Nuevo Mundo». Su misión cien-
tífica también tenía un carácter cosmográfico, ya que se pretendía que aprovechara
la oportunidad para elaborar mapas y recoger informaciones de carácter geográ-
fico. Y un tercer objetivo era la labor etnográfica, que desarrollaría plenamente en
su obra Las antigüedades de Nueva España. La expedición partiría ese mismo año
de 1570, llegando a Santo Domingo, y, en febrero de 1571, nos encontramos a
Hernández en Veracruz, viajando hasta México, que se convertiría en su centro
de operaciones hasta el regreso definitivo a España en 157721.
Hernández dedicaría la mayor parte de los tres primeros años (hasta marzo de
1574) a recorrer la casi totalidad del virreinato de Nueva España. Desde la capital
efectuaría numerosas salidas a las poblaciones cercanas, en un radio de una jor-
nada. También realizaría viajes un poco más prolongados, que tenían como obje-
tivo la recogida de información en poblaciones de la región central que se
consideraban de especial interés: en Toluca los fósiles animales le llamaron espe-
cialmente la atención. Finalmente, organizaría tres salidas de gran recorrido: la
primera comprendió Oaxaca, hasta el Pacífico, la segunda se concentró en Mi-
choacán, y la tercera fue un dilatado viaje al Pánuco (actual estado de Hidalgo),

21 José Pardo Tomás, op. cit., pp. 127-146. Sus obras completas han sido publicadas en siete volúmenes por
la Universidad Nacional Autónoma de México entre 1960 y 1984. Sobre su figura, José Pardo Tomás, «La ex-
pedición de Francisco Hernández a México», Felipe II, la ciencia y la técnica, Madrid, 1999; José Pardo Tomás,
Un lugar para la ciencia: escenarios de práctica científica en la sociedad hispana del siglo XVI, Fundación Canaria
Orotava, 2006; Simon Varey, Rafael Chabran y Dora B. Weiner (eds.), Searching of the secrets of nature. The life
and works of Dr. Francisco Hernández, Los Angeles, 2001.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 99

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 99

pasando por Teotihuacan. En todas sus salidas iba siempre acompañado por un
grupo de colaboradores, tanto indios como españoles, que hacían de intérpretes,
dibujantes o escribientes. Tras su vuelta a la capital mexicana en marzo de 1574,
ordenaría y elaboraría los materiales recogidos, redactando su obra en latín, y tra-
duciéndola al castellano y el nahuatl, y probando experimentalmente el mayor
número de remedios medicinales que le fue posible, eligiendo para ello el Hospital
Real de Naturales en México. Al final, su Historia natural de Nueva España estuvo
formada por mil folios de textos en latín, divididos en tres mil capítulos y con
dos mil ilustraciones, describiendo unas tres mil plantas y mas de quinientos ani-
males. Todo ello estaba acompañado de una serie de libros dedicados a las Cana-
rias, la Española y Cuba, un tratado sobre la navegación del Pacífico hasta
Filipinas, y algunos capítulos dedicados a la flora y la fauna de este último país.
En marzo de 1576 enviaría a Sevilla los tomos que había hecho encuadernar
para presentárselos al Consejo de Indias y a Felipe II, y diez de ellos contenían
más de dos mil ilustraciones. En febrero de 1577 se embarcaría en Veracruz de
retorno a España, con 22 tomos de textos. A su vuelta, hubo de ver cómo el rey
encargaba al médico napolitano Nardo Antonio Recchi que ordenara los mate-
riales remitidos, aplicando un criterio utilitario y seleccionando unos 450 capítu-
los, la mayor parte de ellos relativos a plantas medicinales, lo que suponía un 15%
del material hernandino, y ordenándolos tomando como modelo el tratado de
Dioscórides (frente al original de Hernández, que utilizaba las taxonomías na-
huatl), creando así cuatro libros, los tres primeros dedicados a las plantas y el úl-
timo a los animales y los minerales. La edición de Recchi, aunque totalmente
preparada para la imprenta, nunca llegó a ser publicada en vida del autor, en tanto
Hernández, con continuos problemas de salud, fallecía en 1577.
La obra sufrió un destino final bastante triste. Los volúmenes con los textos
y las pinturas realizados por Hernández y enviados al rey estuvieron casi noventa
años depositados en El Escorial, hasta que fueron destruidos en el incendio de
1671. Entretanto, fueron vistos por varios estudiosos europeos, y algunos de sus
materiales fueron recogidos por Juan Eusebio Nieremberg en su Historia naturae
maxime peregrinae (Amberes, 1635), llegando por esta vía al mundo académico
una docena de imágenes y unas 160 descripciones de animales y plantas, algunos
de los cuales no figuraban en la selección de Recchi. Los originales en manos de
Hernández acabaron dispersos en varios lugares, tardaron siglos en ser redescu-
biertos (algunos terminaron en el Colegio Imperial de los jesuitas en Madrid,
fueron rescatados por el cronista real Juan Bautista Muñoz, y en 1790 se publi-
caron por Casimiro Gómez Ortega, director del Jardín Botánico de Madrid, en
tres volúmenes en latín, pero sin texto completo y sin ilustraciones) y todavía
hoy esperan una edición completa. Un resumen de la selección de Recchi, que
circuló en algunas copias manuscritas, fue publicado en México en 1615 por fray
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 100

100 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

Francisco ximénez, con el nombre Cuatro libros de la naturaleza y virtudes de las


plantas y animales que están recibidas en el uso de medicina en la Nueva España.
Cuando el italiano volvió a Nápoles en 1589, llevó consigo una copia de aquel
tratado Sobre la materia médica que no se había publicado jamás, y más de seis-
cientas copias de las pinturas de plantas y animales. Tras la muerte de Recchi, el
príncipe Federico Cesi, ligado a la Accademia dei Lincei, compró a sus herederos
los manuscritos, obteniendo permiso para copiar las imágenes. Cesi falleció en
1630, pero las gestiones y el apoyo económico del embajador de España en Roma
consiguieron finalmente que en 1651 se publicara Rerum medicarum Novae His-
paniae Thesaurus, donde muchos estudiosos europeos, entre ellos Linneo, apren-
dieron durante los siglos xVII y xVIII todo lo que sabían sobre la fauna y la flora
mexicana22.
Para entender mejor el tratamiento que realiza Francisco Hernández de los ani-
males de Nueva España debemos fijarnos en su traducción comentada de la His-
toria natural de Plinio, en cuyas notas añade algunas noticias sobre los animales
americanos, revelándose como un profundo conocedor no sólo de los clásicos
(Aristóteles, Opiano, Solino y Eliano), sino también de los modernos (Belon,
Rondelet y Gesner), aunque en algunas ocasiones discrepe de ellos. La Historia
animalium novae hispaniae contiene noticias sobre cuadrúpedos, pájaros, reptiles,
insectos y animales acuáticos, y aunque se publicó sin ilustraciones estaba conce-
bido originalmente como un conjunto de textos e imágenes. Solamente tenía pin-
turas de los animales desconocidos para los españoles, reproduciendo tan sólo los
animales indianos, y, al contrario que Oviedo o Acosta, no se refiere a los intro-
ducidos por los españoles. Describe muchas aves, prestando particular interés a
su valor alimenticio u ornamental. En el caso de las serpientes, señala hasta qué
punto son venenosas, y muestra los antídotos. Muchos de los animales acuáticos
que describe son los existentes en el lago donde se construyó la ciudad de México,
aunque también se refiere a peces del océano Pacífico y las Filipinas.
Pero su mayor interés se centra en los cuadrúpedos: el capítulo dedicado al co-
yote contiene una descripción del animal, continúa con un relato antropomórfico
de su comportamiento, enumera sus virtudes medicinales y los animales de los
que se alimenta, y concluye con una visión de los diferentes métodos empleados
por los indios para cazarlos. Casi todos los cuadrúpedos tienen un esquema similar,
y, acudiendo a un método empleado por todos los cronistas, compara los animales
indianos con los conocidos por los españoles: el bisonte, por ejemplo, es parecido
a un toro, si bien, exceptuando el manatí, nunca utiliza la técnica del puzzle. Al-

22 José Pardo Tomás, Oviedo. Monardes. Hernández, pp. 146-176. Sobre las repercusiones de la obra, puede
verse también Raquel Álvarez Peláez, «La obra de Hernández y su repercusión en las ciencias naturales», As-
clepio, XLVII, 2, 1995. El manuscrito de Recchi (De materia medicae Novae Hispaniae) ha sido traducido al español
en una edición publicada por la editorial Doce Calles en 1998.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 101

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 101

gunos capítulos se parecen mucho a la enciclopedia azteca compilada por Bernar-


dino de Sahagún, como la descripción del tapir, Utilizó libremente los nombres
indígenas para denominar a los animales, pero también empleó términos españoles
o latinos. El trabajo de Hernández es una síntesis del saber indígena y del cono-
cimiento de los clásicos y de las fuentes literarias modernas. Pero las instrucciones
de Felipe II se limitaban a la recopilación de las utilidades médicas, y Hernández
así lo hace con los cuadrúpedos y algunas aves, conteniendo algunas noticias de
recetas nativas. Su obra contiene mucho de la ciencia azteca, cuando habla de los
animales adopta los nombres en nahuatl y la taxonomía indígena, siendo el resul-
tado una mezcla del conocimiento europeo y azteca. Cuando John Ray escribió
su Ornithology (1676), basada en las notas de Francis Willughby, los animales
mencionados por Hernández fueron excluidos de su clasificación y agrupados en
un apéndice final, por juzgar que sus descripciones contenían demasiadas noticias
fabulosas y que no se ajustaban a la taxonomía que estaba construyendo.

La aproximación jesuítica

Muchas de las noticias sobre la fauna americana fueron dadas a conocer por lo
que, en una afortunada expresión, Asúa y French denominan «misioneros instrui-
dos», destacando entre los mismos los jesuitas. Hacia 1640 ya habían consolidado
el 90% de su propia red de comunicación, que permitía la circulación del cono-
cimiento entre las periferias exóticas y los nodos europeos23. Se especializaron en
las distintas ramas del saber con la finalidad de satisfacer las demandas de la dis-
tintas cortes europeas de producciones naturales y curiosas, para así lograr apoyo
económico con el que llevar a cabo sus tareas ecuménicas. La comunidad inter-
nacional estimaba que la utilización de las redes jesuitas suponía un adelanto in-
discutible para la realización de empresas científicas, y ello se ve muy bien en la
astronomía, en la que la repetición y la acumulación comenzaban a jugar un papel
primordial, creando la Compañía una red en filigrana con observadores en Pekín,
Goa, Madrid, Río de Janeiro, Madrid, Heidelberg, Milán, Vilna y Viena24.
El saber de los jesuitas debe entenderse como una combinación de tres coor-
denadas, la herencia del conocimiento aristotélico y de la tradición hermenéutica
cristiana, la orientación humanística de su régimen educativo, y sus prácticas ins-
titucionales o cultura corporativa, a lo que debe añadirse que la sólida formación
que recibía cada hermano jesuita se beneficiaba de adherirse a una posición diná-

23 Para un planteamiento general sobre actividad científica jesuita y misiones de ultramar, Steven J. Harris,
«Jesuit Scientific Activity in the Overseas Missions 1540-1773», Isis, 96, 1, 2005.
24 Nuria Valverde Pérez, Actos de precisión. Instrumentos científicos, opinión pública y economía moral en la Ilus-
tración española, Madrid, CSIC, 2007.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 102

102 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

mica. La versión final de la Ratio studiorum de 1599 autorizaba a los profesores


de filosofía a adaptar o desviarse del modelo inicial dominado por el neoaristote-
lismo, lo que dejó en claro que la Compañía adoptaba una posición flexible en
las áreas de conocimiento que le interesaban. Primero a través de un eclecticismo
filosófico y luego dejando espacios a posturas como el neoplatonismo y el sincre-
tismo hermético, fueron aceptadas otras formas de indagación de la realidad. La
cultura corporativa de la orden le permitió contar con recursos confiables para la
investigación de la realidad más alejada de los centros tradicionales, por lo que
los jesuitas no solamente desarrollaron su propio proyecto científico, sino que sus
aportaciones fueron significativas también para quienes no compartían sus pos-
turas intelectuales. Los frutos del trabajo de la Compañía se vieron reflejados en
tratados cosmográficos y de astronomía, diccionarios de lenguas no europeas, his-
torias naturales, gabinetes de curiosidades y rarezas, compendios de geografía y
botánica , y la actividad intelectual se vio beneficiada por el constante intercambio
de noticias, cartas e informes sobre la cultura, naturaleza y cosmografía de las re-
giones donde se asentaban las misiones, gracias a la creación de una vasta red de
información dentro de la Compañía.
En la historiografía jesuita la descripción de la naturaleza desempeña una fun-
ción encomiástica, los enigmas, prodigios y curiosidades proveyeron el contexto
adecuado para la apología de los hechos edificantes y ejemplares de la compañía,
lo extraño y lo fabuloso se rodeaba de un aura de veracidad gracias a su propósito
apologético. Los jesuitas buscaban resaltar las virtudes y destacar los sacrificios y
milagros de sus misioneros, así como reclutar a nuevos miembros. Martirios, sa-
crificios y fenómenos prodigiosos eran la prueba de una revelación divina. La di-
fusión de la nueva información aumentó más el interés por lo exótico y lo
desconocido, y para los jesuitas el contacto con el mundo natural de las tierras le-
janas ofrecía oportunidades para reflexionar y participar en muchos asuntos, como
el valor medicinal de las plantas o las cualidades de los minerales, la observación
de los cometas o de nuevas estrellas, el trazado de las distancias y las fronteras de
nuevos territorios, la ubicación del Paraíso terrenal o la diversidad de la flora y la
fauna americanas. El intercambio de noticias e informaciones tuvo un efecto no-
table en las obras que los jesuitas escribieron en sus centros académicos europeos.
El interés por todas estas novedades motivó un cuestionamiento del pensamiento
escolástico eurocéntrico. Algunos jesuitas plantearon que el mundo natural no era
más que un repertorio de significados simbólicos, y que su estudio e interpretación
llevaría a que se descifrasen los enigmas y secretos ocultos en el libro de la natu-
raleza25.

25 Domingo Ledesma y Luis Millones Figueroa, «Introducción: los jesuitas y el conocimiento de la naturaleza
americana», Luis Millones Figueroa y Domingo Ledezma (eds.), El saber de los jesuitas, historias naturales y el
Nuevo Mundo. Vervuet-Frankfurt/Iberoamericana-Madrid, 2005, pp. 9ss.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 103

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 103

Y es esta la aproximación que encontramos en los jesuitas que escriben desde


el lejano continente europeo. El principal ejemplo vendrá dado por la figura de
Juan Eusebio Nieremberg (1595-1658)26, que en 1623 recibía las órdenes sagradas,
y en 1625 empezaba a impartir clases de Historia Natural en el Colegio Imperial
de los jesuitas en Madrid, donde también enseñaba Gramática, Historia y Sagrada
Escritura. Aparte de una amplia producción religiosa, escribió algunos tratados
de Historia natural que durante mucho tiempo no han sido considerados rele-
vantes, y sus biógrafos suelen pasarlos por alto. Ello es comprensible, ya que la
mayor parte de la obra de Nieremberg trata de temas tales espiritualidad, atributos
divinos, la gracia, y el pecado, pero también Newton escribió muchas páginas de
exégesis bíblica y ello no ha causado su exclusión de la historia de la ciencia. Es
cierto que Nieremberg no deduce ninguna ley natural, y que su producción no
contiene ninguna idea que haya servido para el desarrollo del conocimiento, lo
que puede restar utilidad a sus contribuciones en la actualidad, pero seguramente
provoca que la lectura de su obra sea más provechosa para la comprensión de la
ciencia de sus días. Su Curiosa y oculta filosofía (1649) se sitúa muy en la línea del
neoplatonismo y el hermetismo, al igual que posteriormente haría Kircher, tra-
tándose de una obra que tiene su origen en las lecciones que impartía en el Colegio
Imperial y que versa sobre maravillas y curiosidades de la naturaleza, siendo una
fuente fundamental para el estudio de lo monstruoso en la España moderna, com-
pilando materiales de diversos géneros, tales libros de prodigios, libros de secretos
y manuales enciclopédicos de filosofía natural.
Su Historia naturae, maxime peregrinae (Amberes, 1635) es una obra que nunca
ha sido traducida a ninguna lengua. Es una miscelánea en la que aparecen refe-
rencias a la historia natural americana, junto a curiosidades, rarezas y hechos sor-
prendentes de la naturaleza, lo que la relaciona con los compendios realizados por
Gaspar Schott o Johannes Jonston, y, en el caso español, con Pedro Mexía y An-
tonio de Torquemada. Se basa en la idea de que la observación de los fenómenos
naturales es un posible medio de acercarse más estrechamente a Dios, ya que la
literatura sobre los animales había sido en el pasado la ocupación de muchos au-
tores espirituales. Estudiar y descifrar los hechos de la naturaleza, es desvelar los
misterios de su Creador. El universo de Nieremberg está inmerso en un mundo
dominado, tal como lo define Foucault, por las analogías, las simpatías y las co-
rrespondencias entre las cosas, ideas popularizadas en el Renacimiento por Mar-
silio Ficino y los neoplatónicos, y que continuarían los jesuitas, que habían

26 La obra fundamental sobre Nieremberg, José Ramón Marcaida López, Juan Eusebio Nieremberg y la ciencia
del Barroco. Conocimiento y representación de la naturaleza en la España del siglo XVII, Universidad Autónoma
de Madrid, Tesis doctoral, 2011. Sin olvidar el trabajo anterior de Juan Pimentel, «Baroque Natures. Juan E.
Nieremberg, American Wonders and Preterimperial Natural History», Daniela Bleichmar et al., Science in the
Spanish and Portuguese Empires.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 104

104 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

acometido la síntesis entre la tradición escolástica y el hermetismo renacentista.


Tomando una idea desarrollada, entre otros autores, por Robert Fludd, Nierem-
berg traza la relación entre la música y las criaturas vivientes desde la época de la
Creación, detecta y describe sus efectos en plantas, animales y hombres, lo que es
muy característico de una tradición neoplatónica según la cual la música consti-
tuye un lazo misterioso entre lo visible y lo invisible, y entre los sentidos y el es-
píritu. La naturaleza está concebida como un conjunto de emblemas, signos y
símbolos que esperan ser descifrados, y el reino de la ciencia de Nieremberg no es
de este mundo, o al menos no por completo. Está localizado en una zona inter-
media, entre la historia natural, emblemática y alegórica, del Renacimiento, y la
disciplina taxonómica y morfológica que se impone en la época de Linneo.
Sus precedentes son muy ilustres. Tenemos a Plinio, que nos cuenta la vida,
costumbres, usos y leyendas de todas las criaturas y que sigue muy vivo en la obra
de Nieremberg. La historia natural era, en esta perspectiva, una disciplina ligada
a términos tales cuentos, hechos curiosos y singulares, lo extraordinario y lo moral,
por cuanto ofrecía valores y enseñanzas que los hombres podían tomar de la vida
animada. Tenemos también a Aristóteles, el gran precursor de la taxonomía que
luego sería desarrollada por Cesalpino, Tournefort, y, finalmente, por Linneo,
cuya obra puede ser descrita como una disciplina auténticamente imperial, por
cuanto su deseo era nombrar, clasificar, representar y organizar en un sistema a
todas las criaturas. Linneo pretende legislar sobre todo el mundo natural, tanto
como Mercator lo había hecho con el espacio geográfico y Newton con los cuerpos
terrestres y celestes. Nieremberg representa, por el contrario, una disciplina más
centrada en las lecturas figuradas que en las literales, y más ligada a Dios que a los
hechos naturales. Aunque contiene muchas noticias americanas, Nieremberg
nunca abandonó España, por lo que se basa en las noticias proporcionadas por
Acosta, Mártir de Anglería, Oviedo, Cieza de León, y Francisco Hernández, del
que copia muchos capítulos e ilustraciones, cuyos originales pudo consultar en el
Colegio Imperial y en el Escorial. En la época en que Nieremberg escribía, la cul-
tura barroca había exacerbado el amor por lo nuevo y lo extraño, y América era
por entonces identificada todavía con lo extraño, lo curioso, lo extraordinario, e
incluso lo monstruoso.
La obra fue dedicada a Olivares, y contiene un sumario de filosofía natural y
una historia natural centrada en los animales. Su exposición sigue muy de cerca
las categorías aristotélicas, comenzando por el estudio de las cosas naturales con-
sideradas como peregrini (maravillosas y exóticas), sea los hombres, los animales
(cuadrúpedos, pájaros, peces, reptiles, insectos y zoofitos), las plantas o los mine-
rales. En su obra leemos que la enseñanza sobre los animales debe basarse en la
experiencia de los sentidos. En el libro II define al animal como un cuerpo ani-
mado provisto de sentidos, y esto es lo que los diferencia de otros cuerpos anima-
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 105

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 105

dos. Aquí se dedica a cuestionarse si hay seres intermedios entre animales y plantas,
qué tienen ambos en común, si las plantas pueden generar animales, o si aquellas
tienen otros sentidos además del tacto. Luego explora lo que distingue a los ani-
males de los seres humanos, siendo la razón la diferencia fundamental. Los ani-
males tienen impulsos similares a nuestros afectos, pero no tienen deseos libres
como los humanos, tan sólo una ruda libertas.
En el libro V encontraremos referencias a la generación de las criaturas fantás-
ticas del Nuevo Mundo, y aludiendo al pasaje de Mártir de Anglería que afirmaba
la existencia de arpías en el continente americano, Nieremberg no niega que exis-
tan. Cuando se plantea la presencia de grifos, piensa que tal vez se trate de grandes
aves, como las águilas o los cóndores. También cuestiona la llegada de los animales
al Nuevo Mundo, despachando rápidamente la cuestión diciendo que algunos lle-
garon por tierra y otros por la vía marítima. Aunque incorpora algunos animales
de las Indias orientales, se refiere sobre todo a la fauna de Nueva España, sugi-
riendo que ha utilizado los manuscritos de Francisco Hernández depositados en
El Escorial, y en algunas ocasiones encontramos interpretaciones alegóricas del
comportamiento o las características de ciertos animales. Hernández no fue su
única fuente, ya que también utiliza a Clusius, Oviedo, Gómara, Mártir de An-
glería, Staden, Thevet, Léry, Cardano, o Escalígero.
El capítulo dedicado a los animales con corazas nos sirve muy bien para com-
probar de qué manera utiliza sus fuentes, reproduciendo la descripción de Her-
nández del armadillo y el relato de Oviedo al respecto, incluyendo ilustraciones
de varios autores (Gesner y Clusius) mostrando que las diferencias se deben a que
se trata de especies distintas que se encuentran en diferentes lugares del Nuevo
Mundo (figura 6). La Historia de Nieremberg hizo disponible mucho material
acumulado por Hernández, aunque el jesuita utiliza de la misma manera fuentes
de muy diverso valor, como relatos de viajes, cronistas o textos médicos. La varie-
dad, bizarría y utilidad de los animales del Nuevo Mundo fue vista por Nierem-
berg como una expresión de la luz divina y un medio de contemplación. Era una
zoología llena de misticismo.
En su obra, podemos ver la influencia de la teratoscopia, la disciplina que abor-
daba los monstruos y los prodigios por su relación con lo divino, lo futuro y el
curso de la historia, tal como habían hecho Peucer, Lycostenes, o Ambroise Paré.
Por otro lado, también se deja llevar por la taumatografía, una aproximación ve-
nida desde la historia natural y la medicina, que pretendía observar, describir y
clasificar los fenómenos inusuales, representada por Jan Jonston, Schott y Am-
brosio Liceti, y que era más habitual en la época de Nieremberg, reemplazando la
hermenéutica metafísica por el acercamiento anatómico y fisiológico. Estas dos
aproximaciones las combina en su estudio de la naturaleza americana, aportando
una información abundantísima, en la que trata de cuadrúpedos, pájaros, peces,
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 106

106 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

Figura 6. Armadillo, en Juan Eusebio Nieremberg,


Historia Naturae Máxime Peregrinae, Amberes, 1635, p. 158.

reptiles, insectos, plantas y minerales, abordados a veces con simples notas des-
criptivas, y en otras ocasiones con mayor cantidad de información. Todos sus datos
proceden del mundo impreso, y Nieremberg desplaza al Nuevo Mundo el reper-
torio de la zoología fantástica, especulando con la posibilidad de que el cóndor
sea el grifo, en tanto el manatí y el ajolote le sirven para hablar de los tritones. Su
explicación del origen de la fauna americana es absolutamente preternatural, ya
que sus criaturas fueron transportadas al arca de Noé y devueltas al mismo por
medio de ángeles guardianes, por cuanto Dios había dispuesto que cada especie
fuese protegida de esta forma.
Pero este magno esfuerzo de recopilación informativa tenía un punto débil,
muy bien puesto de relieve por Marcaida: el libro de Nieremberg, a pesar de estar
basado en los materiales hernandinos originales, no podía considerarse una pu-
blicación importante porque no presentaba imágenes originales. Historia naturae
incluye setenta imágenes, todas ellas xilografías. Según su recuento, veintiséis son
de animales cuadrúpedos, dieciocho de pájaros, siete de animales acuáticos, cuatro
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 107

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 107

de reptiles y quince de plantas y árboles. No contiene ninguna imagen de insectos


o de minerales, ni tampoco de seres humanos. Las referencias que hay en la lite-
ratura generalmente describen estas imágenes como un corpus unitario cuando
en realidad conforman un conjunto no tan homogéneo, con varios tipos de ilus-
traciones. El grupo más numeroso lo constituyen los grabados realizados a partir
de imágenes provenientes de la obra de Clusius Exoticorum libri decem, publicada
en 1605 en Leiden por la imprenta plantiniana. Se trata de treinta y dos grabados
que acompañan muchos pasajes en los que Nieremberg hace referencias a Clusius
o cita expresamente sus textos. Debido al parecido casi exacto entre los grabados
de la obra de Clusius y los de Nieremberg es probable que fueran empleados los
bloques originales, ya que era una práctica habitual reutilizar este tipo de material,
no sólo en ediciones posteriores de un mismo libro sino también en ediciones de
libros diferentes, aunque de temática similar. El segundo grupo importante de
imágenes está formado por veintisiete xilografías que llevan la firma del grabador
flamenco Christoffel Jegher (1596-1652/53): diecinueve dedicadas a figuras de
animales, seis dedicadas a aves y dos a reptiles. Estas imágenes se caracterizan, ade-
más, por representar a los animales en un fondo con paisaje, muy similar en la
mayoría de los casos. El estudio de las ilustraciones revela que un gran número de
sus grabados son versiones de otros grabados, casi todas procedentes de obras del
naturalista suizo Conrad Gesner (1516-1565). Jegher copia la figura y le añade
su característico fondo. La mayoría de las imágenes son prácticamente idénticas,
aunque en algunos casos se aprecian ligeras variaciones. En términos de informa-
ción visual, estos grabados son tan (poco) novedosos como los sacados de la obra
de Clusius. Algunos son incluso menos actualizados, pues están basados en imá-
genes publicadas en fechas anteriores. El conjunto de imágenes de Historia naturae,
en definitiva, podría caracterizarse como un proyecto iconográfico bastante des-
lucido, pobre y, en gran medida, fallido.
En América, por el contrario, las cosas serían muy diferentes. Si en Europa,
buena parte de los recursos de la Compañía se destinó a sostener sus escuelas y
universidades, en América el foco principal fue la evangelización de las comuni-
dades nativas, y ello favoreció el surgimiento de una particular identidad profe-
sional como misioneros. La mayor parte de los textos sobre física, matemáticas o
historia natural producidos por los jesuitas europeos lo fueron por profesores de
los principales colegios o universidades en Italia, Alemania o Francia, y el objetivo
no solamente era proporcionar libros de texto para sus estudiantes, sino también
conseguir la protección de nobles y príncipes y reforzar la reputación de la orden
entre las clases dominantes. En América, por el contrario, el énfasis en la actividad
misional definió diferentes caminos para el estudio de la naturaleza. La estrategia
misionera adoptada por los jesuitas implicó un contacto prolongado entre los sa-
cerdotes y las comunidades nativas, y los desafíos prácticos y teológicos presenta-
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 108

108 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

dos por las culturas autóctonas y la necesidad de sobrevivir en un medio a menudo


hostil, forzó a los jesuitas a describir, explicar y utilizar la naturaleza y las tradi-
ciones indígenas para ello, aprendiendo sus lenguas y culturas y utilizando esta
información para sus esfuerzos proselitistas. En Chile y Paraguay los misioneros
emplearon a informantes nativos para aprender acerca de sus prácticas curativas,
especialmente el empleo de plantas medicinales.
La práctica científica de los jesuitas fue sumamente colaborativa, a lo que ayu-
daba la continua rotación de sus miembros. Un jesuita típico en Sudamérica podía
pasar por diferentes colegios y misiones durante el transcurso de su vida,  y si tenía
mucho éxito en sus actividades podía terminar en las capitales virreinales e incluso
en España.  Las características de las carreras jesuitas, junto con la práctica insti-
tucional de intercambiar información entre las diferentes provincias de la Com-
pañía, facilitaron la creación de una comunidad de naturalistas jesuitas en
permanente contacto unos con otros. Cobo, en su estancia en México, se carteó
con sus hermanos peruanos, enviándoles relatos de sus observaciones durante su
viaje. Nicolás Mascardi escribió durante toda su vida a su maestro Atanasius Kir-
cher. Desde las remotas regiones meridionales argentinas y chilenas, Mascardi envió
a Kircher relaciones regulares de sus observaciones astronómicas, mientras al
mismo tiempo intercambiaba información con sus colegas peruanos. El caso de
Mascardi nos muestra que los naturalistas jesuitas utilizaron una amplia red de in-
formantes, tanto en materias científicas como históricas. Estos informantes no
procedían solamente de las comunidades nativas, sino también de soldados, nobles
y aficionados con los que se encontraron en sus diferentes destinos. La acumulación
de información sobre el mundo natural cristalizó en los trabajos de unos cuantos
jesuitas que emplearon su tiempo en ordenar y sistematizar la riqueza de datos ob-
tenidos por numerosos investigadores e informantes de fuera de la Compañía 27.
El primer ejemplo importante vendrá dado por la figura de José de Acosta
(1540-1600)28, un teólogo envuelto en los asuntos eclesiásticos y políticos de las
Indias, y autor de una obra muy influyente, la Historia natural y moral de las Indias,
publicada en Sevilla en 1590, como resultado de sus casi veinte años de estancia
en el continente americano. Aunque se le ha comparado con Oviedo, el enfoque
de ambos es diferente, ya que si éste tiene a Plinio como referencia fundamental,
Acosta es plenamente aristotélico, intentando buscar las causas y las razones de las
maravillas y las novedades de la naturaleza, siendo la intención de su obra la glo-

27 Andrés I. Prieto, Missionary Scientists. Jesuit Science in Spanish South-America 1570-1810, Vanderbilt UP, 2011.
28 Sobre Acosta, Enrique Álvarez López, «La filosofía natural del padre Acosta», Revista de Indias, 4, 1943; Clau-
dio M. Burgaleta, José de Acosta. His life and thought, University of Chicago Press, 1999; Theodore Hornberger,
«Acosta´s Historia natural y moral de las Indias. A Guide to the source and the growth of the American Scien-
tific Tradition», Studies in English, Austin, University of Texas, 1939; Edmundo O’Gorman, Cuatro historiadores
de Indias, México, 1972; Andrés I. Prieto, Missionary scientists: Jesuit science in Spanish South Ameriva 1570-
1810. Edición reciente a cargo de José Alcina Franch (Madrid, Historia 16, 1987).
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 109

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 109

rificación del autor de la misma. Uno de los problemas que se plantea es cómo los
seres humanos y los animales alcanzaron el Nuevo Mundo, ya que es impensable
la existencia de una segunda arca de Noé. Debieron haber llegado por tierra des-
pués del diluvio, afirmando la existencia de una conexión terrestre entre el Nuevo
y el Viejo Mundo. Divide a los animales en tres grupos, los llevados por los espa-
ñoles, los que existen tanto en Europa como en América, y los que solamente se
encuentran en las Indias. Critica la opinión de que estos últimos se diferencian
accidentalmente, y no esencialmente, de sus homólogos del Viejo Mundo, afir-
mando la originalidad de la fauna americana, siendo muy reacio a identificar los
animales indianos con los descritos por Plinio. Sus breves relatos sobre los animales
americanos parecen proceder de sus experiencias de primera mano, haciendo alu-
sión a sus propias observaciones. Se extiende mucho sobre la utilización de los ani-
males por los indios o los españoles, prestando una particular atención a los
famosos trabajos en plumas de los aztecas. Describe la utilización del guano como
fertilizante, las cacerías de vicuñas citadas por Cieza o Garcilaso, y dedica un ca-
pítulo entero a la piedra bezoar que se encuentra en el estómago de los guanacos.
Si la obra de Oviedo había sido concebida como un catálogo de especies a la ma-
nera de Plinio, Acosta trata a los animales en relación a una serie de problemas fi-
losóficos, siendo el principal de ellos el origen y las causas de la especificidad de
los animales indianos. Construye su discurso en términos de la filosofía natural
aristotélica y no de la historia natural, manteniendo su discurso una cierta distancia
respecto a la visión del mundo proporcionada por la teología, como revela su fuerte
polémica contra la tradición patrística y las opiniones cosmológicas agustinianas.
La experiencia es el origen de todo conocimiento cierto para nuestro autor, en
lo cual no es un aristotélico desleal, y es por eso que adopta hacia Platón actitudes
muy despegadas, e incluso irónicas y hasta sarcásticas, como en su explicación del
mito de la Atlántida. Acosta es partidario decidido de valorar por encima de todo
las experiencias precisas, algunas de las cuales ha llevado a cabo él mismo. Expe-
rimentó muchas veces, tanto en temas de historia natural como moral, casi siem-
pre con resultados estratégicos: con los eclipses de sol en Perú y España para saber
la diferencia horaria; con los cientos de minerales, plantas y animales de que se
ocupa su historia. Experimentó con los tipos de arquitectura y puentes, midiendo
algunos monumentos indianos (Tiaguanaco, Sacsahuaman, Desaguadero...), con
las formas de pesca o navegación, con los modos de extraer plata y perlas, etc., y
de modo especial con los modos de escritura: con la escritura china (en México)
y japonesa (en El Escorial), la mexicana, la peruana, etc. Su historia indiana, como
los libros de viaje y el género de las historias naturales y morales, está llena de con-
fidencias personales29.
29 Fermín del Pino Díaz, «La historia natural americana como campo metafórico. A propósito de la ciencia jesuita
temprana, en estudios recientes», Dialogía: revista de linguística, literatura y cultura, 3, 2008, pp. 213-244.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 110

110 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

La obra de Acosta inauguraría una serie de textos jesuitas, como los de Alonso
de Ovalle (Histórica relación del reino de Chile, 1646), Bernabé Cobo (Historia del
Nuevo Mundo, 1653), o Diego de Rosales (Historia general del reino de Chile, ca.
1673). Todos ellos se apoyaron en las historias naturales escritas por sus predece-
sores y contemporáneos no jesuitas, pero también reflejan las continuidades y
transformaciones experimentadas por las aproximaciones jesuitas a la descripción
y el estudio e la naturaleza sudamericana durante los doscientos años de la pre-
sencia de la Compañía en el continente. Puesto que muchos de los jesuitas fueron
reclutados entre los criollos, ello provocaría un fuerte tinte patriótico en las his-
torias naturales generales y locales, y el creciente número de las mismas sería una
consecuencia del desarrollo institucional de la Compañía en tierras sudamericanas
a lo largo del siglo xVII. Aunque la obra de Acosta fue muy alabada, su modelo no
lo fue tanto, por lo que muchos decidieron centrarse en una región concreta y no
en todo el continente: Cobo se centraría casi exclusivamente en Chile, y no pre-
tende tanto mostrar la unidad fundamental del mundo como Acosta, sino reflejar
las diferencias entre Europa y América. En Ovalle y Rosales encontramos una
construcción narrativa de la superioridad del clima y la fauna chilenas sobre las
europeas. El primero focalizaría su discurso en lo maravilloso y en lo inusual, re-
cordando el árbol que se asemeja a Cristo en la cruz, o la aparición de monstruos
tras una erupción volcánica en las tierras mapuches. Ovalle entendía estas mara-
villas como el deseo divino de convertir a los mapuches. Rosales, por el contrario,
enfatizaba más la generosidad de la naturaleza chilena que sus maravillas, alu-
diendo así a la riqueza de sus tierras, la altura de los Andes y sus riquezas minerales,
reflejando todo ello el favor divino, a la vez que enfatizaba el carácter endémico
de la fauna y de sus plantas medicinales. Anticipándose a las críticas jesuitas contra
Cornelis de Pauw, desarrolladas por González de Molina, Ovalle presentaba una
encendida defensa de la naturaleza chilena30. Las noticias zoológicas recogidas por
Ovalle las encontramos en el libro primero de su obra, dedicando el capítulo xVII
a los peces, el xVIII y xIx a las aves, y el xxI a los animales y piedras bezoares, pre-
sentes, según el autor, en los guanacos mas viejos, aludiendo, como no podía ser
menos, a sus propiedades curativas31.
Bernabé Cobo (1580-1657)32, autor de una Historia del Nuevo Mundo que no
fue publicada hasta finales del siglo xIx, supone el último intento de hacer una

30 Andrés I. Prieto, Missionary Scientists.


31 Alonso de Ovalle, Histórica relación del reino de Chile, Roma, Francisco Caballo, 1648, p. 54.
32 La edición más reciente es la de Francisco Mateos, Obras del P. Bernabé Cobo, en la BAE (Madrid, Atlas, 1964).
Nos interesa desde una perspectiva el tomo 1 de la obra (BAE, vol. 91), que es la edición que utilizamos. Sobre
su figura, Luis Millones Figueroa, «La historia natural del padre Bernabé Cobo. Algunas claves para su lectura»,
Colonial Latin American Review, 12, 1, 2003; Margarita del Olmo Pintado, «La historia natural en la Historia del
Nuevo Mundo del P. Cobo», Revista de Indias, 52, 1992.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 111

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 111

historia global del continente. Cobo pasó casi toda su vida en Perú, y en su obra
dedica 55 capítulos a los animales acuáticos, 59 a las aves y 71 a los terrestres, ma-
nifestando un gran criticismo hacia los autores clásicos, a los que considera en
muchas ocasiones más un estorbo que una ayuda, por lo que ha de prescindir de
la tradición grecolatina y confiar en su capacidad para crear descripciones origi-
nales, esfuerzo que sería reconocido por los botánicos españoles del siglo xIx, que
vieron en Cobo un antecedente de su tradición científica. Lo que solemos encon-
trar en su obra es una perspectiva descriptiva y utilitaria, con algunos toques et-
nográficos al referirse a la forma de cazarlos, si bien en ciertas ocasiones no se
resiste a dar a estos animales un toque más humanizador: el quirquincha o arma-
dillo es «cauteloso y astuto» (p. 361), el zahíno o pecarí «animoso y feroz como
un león» (p. 364), el perico ligero o perezoso «inútil y feo». Pero predomina el
tratamiento meramente descriptivo:

Del oso hormiguero. Han puesto este nombre los españoles a cierto animal
que se mantiene de hormigas, muy semejante en la grandeza y disposición al
oso. Es pues el oso hormiguero pardo y lanudo, con el pelo áspero como cerdas
de puerco, con uñas largas de un jeme, y muy agudas, el hocico largo de un
codo y muy delgado, la boca pequeña y redonda, la lengua larga dos palmos y
tan delgada como almarfada, y la cola ancha y tan larga como la de un caballo
[...] dio la naturaleza particular instinto a este animal para alcanzar su sustento,
y es que se va a los hormigueros que los hay en esta tierra muy grandes [...]
saca su crecida lengua en la cual cargan de golpe con su natural codicia las hor-
migas la vuelve luego a sacar y hace olo mismo hasta que satisface su hambre33.

A pesar de que la naturaleza americana se presentaba muchas veces como un


espectacular obstáculo a la conquista y colonización del Nuevo Mundo, para la
mirada de religiosos como el padre Cobo, esa misma naturaleza agreste ofrecía
algo de enorme valor: la oportunidad de acercarse más a Dios. Así pensaban quie-
nes entendían el mundo natural como un medio para admirar las obras del su-
premo creador. La metáfora para referirse a la naturaleza era un libro: el libro de
las obras de Dios. Y junto con el libro de las palabras, la Biblia, la naturaleza era
el otro medio privilegiado que permitía al cristiano una ventana a la contemplación
de su Dios. En tal sentido, las Indias venían a ofrecer un enorme caudal de fasci-
nantes creaciones en las que el cristiano podía deslumbrarse con la imaginación
divina. El mundo natural de las Indias ampliaba los capítulos del libro de la natu-
raleza. Desde esta perspectiva debe entenderse el aprecio y la ilusión con que los

33 Bernabé Cobo, Obras del P. Bernabé Cobo. Historia del Nuevo Mundo, edición de Francisco Mateos, Madrid,
Atlas, 1964, tomo 1, BAE, vol. 91, p. 372.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 112

112 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

cristianos como Cobo descubrían e investigaban la naturaleza del Nuevo Mundo.


Una primera consideración, en la lectura de la Historia del Nuevo Mundo, es asumir
que se trata de un esfuerzo intelectual por acomodar el mundo natural de Indias
en el libro de las obras de Dios ya concebido por la tradición cristiana.
Cobo se refería a un orden jerárquico entre los elementos de la naturaleza que,
determinado por el proceso de creación, formaba una cadena ascendente que ter-
minaba en el hombre. Esta visión antropocéntrica y jerarquizada del mundo era
bastante común en la época, y para Cobo se trataba de un principio que determi-
naba tanto el orden natural de las cosas como la estructura que debía dar a su na-
rración. Así, por ejemplo, su historia se ocupa primero de los minerales, luego de
las plantas, para entonces pasar a los animales y terminar con los pobladores del
reino del Perú, a quienes dedica los cuatro últimos libros. El principio de proceder
de lo imperfecto a lo perfecto para ordenar el contenido del relato es consistente
a lo largo de la narración, de manera que permite ordenar tanto la secuencia para
describir las plantas (primero yerbas, luego arbustos y finalmente árboles), como
argumentar por el orden entre aves y peces (las primeras mejores que los últimos).
Otro aspecto que distingue a la Historia del Nuevo Mundo es su relación con
la historia natural de los antiguos. Todo naturalista de la época sabía que antes de
escribir su primera línea debía haber revisado la Historia Naturalis de Plinio el
Viejo. En su General y Natural Historia de las Indias Oviedo declaró que tenía
como modelo de su historia a Plinio, a quien admiraba y trataba de imitar. En
otros casos, los historiadores debieron desmentir las identificaciones que se hacían
de los animales y plantas americanos con los textos clásicos. Acosta (1540-1600)
tenía a la mano sus textos de Aristóteles y Plinio para ser consultados y citados si
convenía, pero ponía su experiencia en Indias en primer lugar. Cobo estaba con-
vencido de que la consulta de los clásicos no sólo no ayudaba sino que incluso di-
ficultaba su tarea, e invitaba al lector a comparar su texto con las historias naturales
anteriores y apoyarlo en su desdén por los antiguos, confiado en que sus descrip-
ciones superaban a las anteriores. No le hacía falta siquiera recurrir a las observa-
ciones del mundo natural de los clásicos, ya sea para confirmar o cuestionar sus
opiniones, como lo hacía Acosta, porque los había descartado para su propósito.
El naturalista se independizaba así de esa tradición y se apoyaba en su experiencia
como saber suficiente para la descripción de la naturaleza del Nuevo Mundo. El
reconocimiento de la obra de Cobo, en el siglo xVIII, por botánicos como Cava-
nilles (que lo glosaría en los Anales de Historia Natural)34, debe verse como parte
del proceso de establecimiento de una tradición científica en España.
Las plantas y animales hasta entonces desconocidos a los europeos reabrieron
el antiguo debate sobre la diversidad, dispersión y distribución de las especies en

34 «Descripción del reino del Perú por el padre Bernabé Cobo», Anales de Ciencias Naturales, 20, 1804.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 113

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 113

el mundo. El descubrimiento de las Indias había multiplicado el número de espe-


cies que debieron salvarse del diluvio y más de uno se preguntaba cómo fue posi-
ble. Bernabé Cobo examinó el problema con detenimiento y reconoció que
se trataba de un tema complejo; no obstante ensayó sus propias explicaciones para
reconciliar las Escrituras con las novedades de la naturaleza americana. La dife-
rencia fundamental con la solución de Acosta era que para Cobo la distribución
de plantas y animales en el mundo y el origen del hombre americano eran dos
asuntos no relacionados y era una equivocación combinarlos. Dios había creado
al principio del mundo a los animales en todas partes, y a cada especie de acuerdo
al lugar y clima que más le convenía, y afirmaba que los animales fueron «recogidos
y encerrados en el arca por ministerio de Ángeles», y que era lógico suponer que
luego del diluvio habían sido devueltos a sus lugares de origen de la misma ma-
nera.
La Historia del Nuevo Mundo de Cobo ofrece una historia natural de Indias ela-
borada a partir de la tradición bíblica (el Génesis y sus comentaristas) y la filosofía
natural clásica. Pero, al mismo tiempo, Cobo propone que el conocimiento de la
naturaleza americana contribuye al esclarecimiento de ambas tradiciones de manera
decisiva. El estudio del mundo natural de Indias le permite a Cobo observar y cri-
ticar el etnocentrismo de la tradición clásica y postular la necesidad de pensar una
nueva filosofía natural. Como parte de ese proceso de investigación y revisión del
mundo natural, y motivado por las novedades de Indias, Cobo decide prescindir
de la tradición de historias naturales cuyo paradigma es la obra de Plinio. En cam-
bio, decide confiar en su capacidad para crear descripciones originales y precisas.
Los hombres de la Compañía siguieron cultivando a escala local la historia na-
tural y moral, como había hecho Acosta, hasta su expulsión en 1767, pero se trató
de estudios particulares de cada una de sus tierras de misión, no de una historia
total de las Indias en el sentido de Acosta. Los conocimientos obtenidos por los
jesuitas fueron organizados según un plan que integraba en una totalidad los tres
reinos de la naturaleza y la cultura de las sociedades humanas que habitaban las
regiones americanas, y esas historias naturales y morales redactadas según un pa-
trón narrativo experimentado desde el siglo xVI presentaban a los seres vivos en
un continuum vital en el que cada una de las piezas encontraba sentido y estaba
en interacción con todas las demás35.
En el siglo xVIII tenemos a Pedro Lozano (1697-1752), con su Descripción Cho-
rographica del Chaco (1733), donde encontramos cumplidas descripciones de ani-
males como el jaguar, el tapir (denominado por el autor anta, la terminología
común en el momento), el oso hormiguero, la vicuña y el armadillo, dedicando

35 Antonio Lafuente y Leoncio López Ocon, «Tradiciones científicas y expediciones ilustradas en la América
Hispana del siglo XVIII»; Antonio Lafuente, Las dos orillas de la ciencia. La traza pública e imperial de la Ilustración
española, Madrid, Marcial Pons, 2013.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 114

114 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

una especial atención a los aprovechamientos de cada especie y a las formas de su


caza. Aquí tendríamos, por ejemplo, la descripción del tapir, en la que emplea la
conocida técnica del jiggsaw o puzzle, todavía utilizada en el siglo xVIII:

[...] la danta, o como otros quieren anta, a quien en Europa llaman la Gran bestia
[...] es animal bien extraño, que siendo de una especie es semejante a muchas, o
un monstruo natural compuesto de varias especies. Es del tamaño de un borrico,
el pelo castaño y largo, la cabeza de jumento, las orejas de mula, los labios de be-
cerro, y también las uñas [...] la piel seca al sol, es de extraña dureza... su carne
cocida es suave al gusto, como dicen los que la han probado, aunque por acá solo
la comen infieles [...] cázanla a flechazos, o sino con trampas, que le arman36.

Y, sobre todo, destacaría Joseph Gumilla (1686-1750), instalado desde inicios de


la centuria en Nueva Granada y que misionara durante toda su vida en la cuenca del
Orinoco, al que dedicaría El Orinoco ilustrado y defendido37, reeditado más tarde con
el nombre de Historia natural, civil y geográfica de las naciones situadas en las riberas
del río Orinoco (1791)38, obras que acabarían convirtiéndose en referencias funda-
mentales de la fauna de la zona, siendo utilizadas, entre otros, por el propio Buffon.
Gumilla nos presenta una naturaleza absolutamente exuberante, llena de árboles, flo-
res, frutos y pájaros, retomando la vieja técnica retórica de presentar las tierras indianas
como un nuevo Paraíso Terrenal. Desde el punto de vista animalístico, se trata de un
tema abordado en muchas ocasiones en relación al aprovechamiento por parte de los
indios de los recursos naturales, por lo que dedica mucha atención a la forma que
tienen éstos de cazarlos, ya se trate de los pecaríes, los armadillos, los monos, los ta-
pires, los peces, las tortugas, y los manatíes, aunque este interés por poner de relieve
el aprovechamiento ecológico de las distintas especies se debe a la falta de recursos
alimenticios existentes en muchos ecosistemas americanos, especialmente los selvá-
ticos, lo que provocaba la necesidad de incluir la mayor cantidad de información al
respeto que fuese posible39, si bien podemos encontrar referencias de otros animales,
como el perezoso, del cual, con clara ironía castellana, nos cuenta cómo «se llama li-

36 Pedro Lozano, Descripción chorographica del terreno, rios, árboles, y animales de las dilatadísimas provincias
del Gran Chaco, Córdoba, Colegio de la Asunción, 1733, p. 39. Vid. Fermín del Pino y Carlos Lázaro Ávila, Des-
cubrimiento o invención entre el Nuevo Mundo y el Viejo, Madrid, CSIC, 1995, pp. 115ss, Carlos Vítar Muksdi,
Guerra y misiones en la frontera del Tucumán 1700-1767, Madrid, CSIC, 1997.
37 Joseph Gumilla, El Orinoco ilustrado y defendido. Historia natural, civil y geográfica de este gran río y de sus
caudalosas vertientes, 2 tomos, Madrid, Manuel Fernández, 1745. Sobre la producción relacionada con el Ori-
noco, Carlos Rojas Cocoma, «El Orinoco y la ciencia emocional en las imágenes del siglo XVIII», VII Encuentro
Internacional del Barroco, Arica, Chile, 2013.
38 Joseph Gumilla, Historia natural, civil y geográfica de las naciones situadas en las riberas del río Orinoco, 2
tomos, Barcelona, Imprenta de Carlos Gibert y Tutó, 1791.
39 Christian Fausto Moraes dos Santos, et al., «Um Eden hostil: a fauna aquática da América portuguesa e a cons-
truçao de saberes sobre o mundo natural no século XVI», Delaware Review of Latin American Studies, 14, 1, 2013.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 115

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 115

gero porque la mayor jornada de todo un día será un cuarto de legua, para levanta
runa mano gasta tanto tiempo que se puede rezar un credo despacio, de día duerme
y de noche en las selvas no deja dormir»40. Dedica asimismo mucha importancia a
los insectos y alimañas, ya que éstos suponían la mayor molestia para los europeos
que recorrían aquellos territorios, y se hacía por ende necesario recopilar la mayor
cantidad de información posible al respecto. Así, se explaya sobre los mosquitos, las
temibles niguas, y las hormigas. Sus descripciones prescinden de cualquier elemento
de carácter moralizante, salvando el caso de los caimanes, considerados:

[...] la ferocidad misma, y aborto tosco de la mayor monstruosidad, horror de


todo viviente, tan formidable que si el caimán se mirara en un espejo, huyera
temblando de sí mismo. No puede idear la mas viva fantasía una pintura más
propia del demonio [...] aquel dragón de cuatro pies horribles, espantoso en
tierra y formidable en el agua, cuyas duras conchas rechazan a las balas, frus-
trándoles el ímpetu y cuyo cerro de broncas y desiguales puntas, que le afea de
alto abajo, publica, que todo él es ferocidad, saña y furor.

Pero esto no es lo habitual, y generalmente se limita  a aportar información


sobre sus características físicas, especialmente su tamaño, cuando éste lo considera
fuera de lo común, o algunos rasgos de su comportamiento. No obstante, también
nos cuenta de vez en cuando alguna historia propia de los relatos de aventuras,
como los perros despellejados y descuartizados por los tapires, los enfrentamientos
de los osos hormigueros con los tigres (jaguares, en realidad), la forma de cazar de
los buios (las anacondas), empleando su aliento para ello, las épicas luchas entre
tigres y caimanes (según los relatos contados por los indios), o el insorportable
hedor del mapurito (la mofeta). Entre sus animales, destaca asimismo la descrip-
ción de un murciélago que ya había llamado la atención de autores anteriores,
como Mártir de Anglería o Jorge Juan y Antonio de Ulloa:

[...] estos son unos ordinarios, del tamaño de los que se ven en España, otros tan
grandes, que de punta a punta de sus alas tienen tres tercias: unos y otros gastan
la noche buscando a quien chupar la sangre: los que por no tener otra forma
duermen en el suelo, si no se tapan de pies a cabeza, cosa ardua en tierra de tanto
calor, los tales seguramente son heridos de dichos murciélagos; y también los que
duermen en camas sin toldillo, o sin mosquitero, auque no quede sin tapar sino
la frente, allí se muerden, y si por desgracia pican una vena como acontece, el
sueño pasa a ser muerte verdadera, desangrándose el cuerpo, sin sentirlo el dor-
mido, tanta es la suavidad con que clava el diente41.
40 Joseph Gumilla, El Orinoco, tomo 1, p. 298.
41 Joseph Gumilla, El Orinoco, tomo 2, p. 223.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 116

116 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

Esta historia sería conocida por el conde de Buffon, y la incluiría en el tomo x


de su Histoire naturelle genérale et particuliére (1763), en el que nos habla de un
murciélago cuyo nombre americano es ignorado en Europa, optando por deno-
minarlo vampiro «porque chupa la sangre de los hombres y de los animales que
están dormidos sin causarles dolor suficiente para despertarlos»42.
En la línea de su antecesor  José de Acosta, Gumilla cuestiona la rígida división
entre teología y ciencia, proponiendo una aproximación retórica distinta a las ma-
ravillas de la naturaleza y un modelo nuevo de escritura de la «historia natural»,
respetuoso tanto del método científico como de las emociones y de la imaginación.
Nuestro misionero está continuamente fascinado ante las maravillas del Nuevo
Mundo, conformando textualmente su propio cabinet de curiosités. Su historia na-
tural refleja un humanismo cristiano abierto a las interacciones entre el dogma
católico, las tradiciones locales y una ciencia «moderna». En este sentido, repre-
senta un aporte considerable al conocimiento de los saberes «transatlánticos» du-
rante las primeras décadas del siglo xVIII a la par que una verdadera propuesta
estratégica encaminada, no solo en dar a conocer esta región, sus pobladores in-
dígenas, la fauna, la flora y los minerales, haciendo hincapié en datos etnográficos,
sino también a poner en valor las riquezas naturales del Orinoco.
La importancia científica y política del texto de Gumilla se refleja en el hecho
de que en 1758 fue traducido al francés, idioma al que muy pocas crónicas se
habían traducido por entonces. Y ello se debe a que combina el saber de un mi-
sionero y de un viajero científico con el fin de producir una historia natural, pero
también civil y geográfica, que incluye descripciones etnográficas, cartografía, y
se presenta también como un documento literario, religioso y científico cuyo le-
gado hasta puede apreciarse en la obra de varios novelistas del siglo xx. De estas
características se deriva la influencia que ejerció en las élites hispanas del mo-
mento y en la búsqueda de una modernidad ostentada también por no pocos
cronistas y viajeros ilustrados del siglo xVIII y principios del siglo xIx, entre ellos
el barón de Humboldt. El mismo Gumilla no vaciló en destacar la importancia
del conocimiento y especialmente de la historia, «luz para todas las edades y ge-
neraciones»43.
Tras su expulsión los jesuitas siguieron cultivando la Historia natural, presen-
tando una serie de visiones de conjunto escritas desde Italia de sus tierras de origen.
No podemos olvidar a autores como José Sánchez Labrador (1717-1798), que es-
cribiría una Enciclopedia Rioplatense en tres partes, Paraguay natural (seis volúmenes

42 Buffon, Historia natural general y particular, traducida por Joseph Clavijo y Faxardo, tomo 12, Madrid, Im-
prenta de la viuda de Ibarra, 1793.
43 Margaret R. Ewalt, Peripheral wonders: nature, knowledge and enlightenment in the eighteenth century
Orinoco, Associated University Presse, 2008. También, «Father Gumilla, Crocodile Hunter? The Function of
Wonder in El Orinoco Ilustrado», Luis Millones y Domingo Ledezma (eds.), El saber de los jesuitas.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 117

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 117

de historia natural), Paraguay cultivado (cuatro tomos de agronomía) y Paraguay


católico (geografía humana). O a Salvatore Gilij (1721-1789), que completaría a
Gumilla en su Saggio di storia americana (Roma, 1780-1784), y su nostalgia criolla
se proyectó en un programa historiográfico que le permitió reivindicar la exube-
rancia de la naturaleza americana, loar las grandezas de su patria lejana y demostrar
la existencia de una tradición erudita. Pero las obras fundamentales serán el Com-
pendio della storia geografica, natural e civile del regno de Chile (Bolonia, 1776) de
Juan Ignacio Molina, la Storia antica del Messico (Cesena, 1780-1781) de Francisco
Javier Clavijero, y la Historia del reino de Quito en la América meridional (escrita
en 1789 pero no publicada hasta el siglo xIx) de Ignacio de Velasco, obras todas
ellas muy marcadas por el debate por la naturaleza americana44. Ya Jorge Juan y
Antonio de Ulloa habían hecho alusión a la inclemente naturaleza de algunas co-
marcas del Nuevo Mundo, indicando cómo en Portobelo:

[...] no procreaban allí los animales de otros climas y así las gallinas, que se in-
troducían de Panamá o Cartagena, se esterilizaban luego que llegaban allí, y
no ponían huevos y hoy sucede todavía, que la carne de vaca que se consume
se llea de Panamá en pie, y a poco tiempo de estad, se enflaquece tanto que no
se puede comer [...] tampoco se ven crías de caballos, o burros, y todo esto
confirma la opinión de aque aquel temple es contrario para la generación de
criaturas de otros temperamentos benignos45.

Pero el gran debate sería inaugurado por la Historia natural de Buffon, que
había señalado que las criaturas americanas eran menos activas, variadas y vigorosas
que las del Viejo Mundo. De este modo, los leones del nuevo no serían de ninguna
manera el mismo rey de los animales conocido en el viejo. No hay elefantes en
América, y no se encuentra ningún animal similar, el único que se le podría com-
parar lejanamente es el tapir brasileño, cuyo tamaño es el de una mula pequeña.
Tampoco hay jirafas, camellos, hipopótamos ni rinocerontes en América, y sus
bestias más grandes serían más pequeñas que las europeas. Tal como lo presenta
Gerbi46, la obra de Buffon es una clara afirmación del eurocentrismo en las ciencias
de la naturaleza. Estos puntos de vista sería popularizados por el prusiano De
Pauw en su Récherches Philosophiques sur les Américains (1771), en la que conside-
raba a los animales americanos monstruosos, poniendo como ejemplos al tapir y

44 Silvia Navia Méndez-Bonito, «Las historias naturales de Francisco Javier Clavijero, Juan Ignacio de molina
y Juan de Velasco», El saber de los jesuitas; WILLINGHAM, Hielen, «Locating Utopia: Promise and Patria in Juan de
Velasco´s Historia del reino de Quito», Ibidem.
45 Jorge Juan y Antonio de Ulloa, Relación Histórica del Viaje a la América meridional, Primera parte, tomo 1,
p.127.
46 Antonello Gerbi, La disputa del Nuevo Mundo. Historia de una polémica, 1750-1900, México, Fondo de Cultura
Económica, 2ª ed. corregida y aumentada, 1982.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 118

118 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

al oso hormiguero. En el clima americano los animales pierden la cola, los perros
no ladran, la carne de vaca se deteriora y los órganos sexuales de los camellos sen-
cillamente dejan de funcionar47.
El talante de las historias de Molina, Clavijero y Velasco es muy diferente. El
primero es un verdadero naturalista, y para él son importantes la formalidad, el
protocolo y el razonamiento científico, siendo relevantes la autoridad que se deriva
de la observación empírica directa y los estudios realizados por personas fiables.
Respeta a los antiamericanistas, los usa como autoridad y razona los fundamentos
de su desacuerdo con ellos. En este sentido es muy revelador el uso que realiza de
las nomenclaturas europeas, basadas en el sistema binomial de Linneo:

He acomodado todos estos seres y cosas a los géneros establecidos por el célebre
caballero Linneo, y cuando ha sido del caso he formado otros nuevos siguiendo
su método, pero he tenido por conveniente no adoptar su modo de distribuir-
los, pareciéndome poco adaptable a la naturaleza de esta obra, bien que para
reparar esta falta he puesto al fin un catálogo en el cual se encontrarán todos
los seres y cosas colocados por las clases y por los órdenes de aquel gran natu-
ralista [...] he seguido los pasos del naturalista sueco no porque esté yo persua-
dido de que su sistema sea superior a todos los otros, sino porque veo que en
el (xI) día el más generalmente seguido, pues a pesar de la grande estimación
que profeso a su sabiduría, no puedo dejar de decir que me desagrada en mu-
chos puntos muy esenciales su ingeniosísima nomenclatura, y que con mayor
gusto habría seguido a Brisson en la zoología porque me parecen más fáciles y
más acomodados a la inteligencia común48.

Para los vegetales y animales da el nombre vulgar autóctono, chileno o caste-


llano, seguido del nombre científico y de referencias a otras fuentes donde apare-
cen descritos, los describe con gran detalle en lo referente a su morfología y a su
fisiología, y comenta los usos que se hacen de ellos, o hábitos y costumbres de los
animales, siguiendo el método linneano en la flora, aunque reconoce el grave
problema de la nomenclatura al tratar de la naturaleza americana:

Nada ha sido tan pernicioso a la historia natural de la América como el abuso


que se ha hecho y se continua haciendo de la nomenclatura, de esto se han de-
rivado los voluntarios sistema de la degradación de los cuadrúpedos en aquel

47 Mauricio Nieto Olarte, Orden natural y orden social: ciencia y polítia en el Semanario del Nuevo Reino de Gra-
nada (1808-1810), Madrid, CSIC, 2007, pp. 202ss.
48 Juan Ignacio Molina, Compendio de la Historia Geográfica, Natural y Civil del Reino de Chile escrita en italiano
por... primera parte que abraza la Historia Geográfica y Natural, traducida por Domingo Joseph de Mendoza,
Madrid, Antonio de Sancha, 1788, pp. XI-XII.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 119

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 119

inmenso continente, y de aquí proceden los ciervos pequeños, los jabalíes pe-
queños, los osos pequeños, que se alegan y citan a favor de aquellos sistemas,
y los cuales no convienen con la especie a que se supone que pertenecen nada
mas que en el nombre abusivo que les pusieron [...] son poquísimas en la Amé-
rica meridional las especies de cuadrúpedos que se pueden llamar verdadera-
mente unas mismas con las que vemos en el antiguo hemisferio, y cuyos
individuos, o bien conservan la misma estatura, o bien la han aumentado con su
perenne propagación y continuo vivir en un clima tan favorable (pp. 303-304).

Su principal preocupación es mostrar la riqueza natural chilena, y la benignidad


de su naturaleza, donde no existen las especies nocivas y se desarrollan muy bien
las especies europeas:

El reino de Chile es uno de los mejores países de toda la América, pues la belleza
de su cielo, y la constante benignidad de su clima, que parece que se han puesto
de acuerdo con la fecundidad y riqueza de su terreno, le hacen una mansión tan
agradable, que no tiene que envidiar ningún dote natural de cuantos poseen las
más felices regiones de nuestro globo [...] los perros, los gatos y los demás ani-
males no están expuestos a padecer rabia, y gozan del mismo privilegio que es
común a toda la América meridional [...] no se encuentran víboras ni serpientes,
osos, lobos ni tigres, ni otra alguna especie de animal venenoso o dañoso, ni hay
más culebras que una especie de la Esculapio, que no tiene veneno [...] los leones,
que habitan los bosques más apartados y más espesos, son cobardes, y diferentes
de los leones guedejudos de Africa, de manera que no solamente no se ha atre-
vido jamás a hacer frente al hombre, sino que huyen de todos los lugares que
éste frecuenta, y así se puede estar sin cuidado, y echarse a dormir en cualquier
sitio del campo, y aún en lo más espeso de un monte (pp. 25, 40-41).

Clavijero no tiene una preocupación obsesiva por apoyarse en otras fuentes,


parte de su propia observación que completa con otras historias, destacando Her-
nández, de quien copia sus figuras de plantas y animales (figura 7)49. Desprecia
toda la información de carácter fantástico o fabuloso, como muestra su trata-
miento del ocotochtli, el cual:

[...] según la descripción del dr. Hernández parece pertenecer a la especie de


gatos monteses, pero aquel escritor le atribuye cualidades que parecen fabulosas,
no porque haya tenido intención de engañar a sus lectores, sino quizás por de-

49 Francisco J. Clavigero, Historia antigua de México y de su conquista, sacada de los mejores historiadores espa-
ñoles, y de los manuscritos y pinturas antiguas, traducida del italiano por D. Joaquín de Mora, tomo 1, México,
Imprenta de Lara, 1844, p. IX.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 120

120 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

Figura 7. Fauna mexicana. Clavijero, Historia antigua de México, tomo 1 (1844).


087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 121

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 121

masiada confianza en los informes que recogió. Dice en efecto que cuando este
animal se apodera de alguna presa la cubre con hojas y sube a un árbol inme-
diato y con sus aullidos convida a otras fieras a que coman de ella, y él come
lo que éstas han dejado por ser tan enérgico el veneno de su lengua que infi-
cionaría con él, la presa y morirían todas las otras fieras que de ella comiesen
después. Todavía se oye esta fábula en boca de las gentes del vulgo (p. 27).

Y opta por utilizar los nombres autóctonos, a lo que le mueve:

[...] la dificultad de distinguir las especies y la impropiedad de la nomenclatura


dada por analogía, hacen difícil y escabrosa la historia de los animales. Los pri-
meros españoles, más prácticos en el arte de la guerra que en el estudio de la
naturaleza, en lugar d conservar, como hubieran debido hacerlo, los nombres
que los mexicanos daban a sus animales, llamaron tigres, lobos, osos, leones,
perros, etc., a muchos animales de especies diferentes, guiados por la semejanza
del color de la piel o por algún otro rasgo exterior, o por la conformidad de
ciertas operaciones y propiedades (p. 29).

Al final incluye una serie de disertaciones para refutar las ideas antiamericanas,
a la vez que muestra como el mismo razonamiento que se emplea en detrimento
de América puede utilizarse para Europa. Para explicar el origen de los animales,
acude a la hipótesis de la unión de los continentes.
Velasco incluye muchos elementos fabulosos, faltándole rigor científico, aun-
que advierte que él no es un naturalista, siendo muy reveladora su descripción del
runavici mama:

Es un ente informe sin cabeza, cola, figura ni apariencia de viviente. Parece un


pedazo de leño cortado, bastante grueso y largo media vara. Por la una extremi-
dad que no tiene diferencia del aotra, abre la boca para comer lo que le dan por-
que no anda en busca de alimento, ni sale de su cueva sino a cantarse al sol. A
este aborto de la naturaleza lo mantienen unas hormigas llamadas runavincis, a
quienes les debe el nombre. Tiene con ellas amistad y estrecha unión, y por eso
es imposible consumir aquellas hormigas, mientras no se consigue matar ese
monstruo, logrando la ocasión de salir a calentarse [...] Siempre que los indianos
la mataban la dividían en menudas piezas y las arrojaban a partes muy distantes
porque de otra suerte se buscaban y reunían a la vista de todos de modo que
quedaba entero y con vida aquel informe tronco50.

50 Juan de Velasco, Historia del reino de Quito en la América meridional, tomo I, parte I que contiene la Historia
natural. Año de 1789, Quito, Imprenta del Gobierno, 1844, pp. 112ss.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 122

122 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

O de la huarmi machacuy, la mujer serpiente:

[...] debe ser la sirena de algunos mares, es el mayor espanto y horror para in-
dianos de Maynas, la muy rara vez que se ve. No creen que sea peje natural,
sino mujer de especie humana, convertida en media serpiente por algún castigo.
Por esto el indiano que la ve, se pone en peligro de morir del susto y espanto.
Es la estatura humana, con la cara muy fea, y lo demás perfectísimo hasta más
debajo de la cintura desde donde se sigue la figura de peje. Se vale de las manos
para subir sobre las peñas que sobresalen en los rios para calentarse al sol. Es vi-
vípara y tiene la leche en los pechos del mismo modo que una mujer (p. 128).

Velasco todavía vive en un mundo lleno de prodigios y habla de la posibilidad


de que no todas las especies conocidas procedan del arca de Noé. Defiende que la
hibridación de las especies da lugar a especies nuevas, no pudiendo asegurarse
como Buffon que estos cruces sean infértiles. Considera la importancia del medio
para que se produzca la hibridación. Acude mucho a los nativos como fuente de
información, ya que hablaba quechua, empleando los nombres quechuas en sus
taxonomías, lo que implica para América la restitución de animales y especies pro-
pias, trata de demostrar el origen común de americanos y europeos y que en el
Viejo Mundo hay los mismos vicios y virtudes que en el Nuevo.
Ni la historia natural de Clavijero ni la de Velasco dejan en el lector la impre-
sión edénica de la de Molina, Clavijero no tiene intención de dedicar uno de los
libros de su historia a la naturaleza de México por lo que resulta breve y esencial
en sus descripciones, en Velasco la presencia de lo fabuloso le da cierto tono de
misterio y primitivismo a su naturaleza. En la descripción de la naturaleza de Mo-
lina hay muy poco negativo o perjudicial para la vida del hombre, hasta el punto
de que ni las picaduras de los escorpiones hacen daño (p. 237), ni las culebras son
ponzoñosas (p. 240). Clavijero y Velasco, por el contrario, no son capaces de eli-
minar totalmente la presencia de animales dañinos, impresionando la descripción
de las terribles niguas que encontramos en el primero:

[...] se pega a los pies y rompiendo insensiblemente la película hace su nido


entre ella y la piel, si no se quita pronto rompe ésta pasa a la carne multipli-
cándose con increíble prontitud. No se siente por común hasta que al perforar
la piel ocasiona una picazón insoportable [...] en los pobres que por su miseria
están obligados a dormir en el suelo y a descuidar el aseo de sus personas suelen
multiplicarse tanto estros insectos que les hace grandes cavidades en las carnes
y le ocasiona llagas peligrosísimas. Lo que hacen las niguas en las casas hacen
en el campo las garrapatas [...] pasa con facilidad a la ropa y de la ropa al cuerpo
de los caminantes, al que se pega con tanta fuerza por la particular configura-
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 123

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 123

ción de sus pies que es muy difícil arrancarlas, y si no se logra pronto forma
una llaga semejante a la de la nigua (p. 44).

Clavijero y Velasco atacan abiertamente a los antiamericanistas. La crítica del


segundo hacia Buffon, en este sentido, es absolutamente demoledora: «Yo no
hallo otra diferencia entre los dos Plinios, sino que el antiguo revierte muchas
fábulas, por falta de critica y por sobra de buena fe, y el nuevo las refiere por sis-
tema» (p. 79), señalando además:

[...] sin moverse del mundo antiguo han querido hacer la más triste anatomía
del Nuevo. La elocuencia y el engañoso esplendor con que escriben aquellos
celebres literatos, han llegado a deslumbrar varios ingenios para que suscriban
tanto más incautos cuanto más ciegos, sus desviados sistemas (p. III).

Molina, por su parte, también arremete ferozmente contra De Pauw, mos-


trando cómo:

Los lectores a cuya noticia hayan llegado las Investigaciones filosóficas sobre
los americanos escritas por Mr. Paw se maravillarán de ver describir un país de
la América muy distintamente de cómo este autor quiere hacer creer que sean
todas las partes de aquel gran continente [...] Paw no sólo no ha visto nada de
lo que escribe y divulga, peor ni aun ha querido verlo en los autores que dice
haber leído para formar su obra [...] deslumbrado de las consecuencias del sis-
tema ideal que se propuso seguir por motivos fáciles de adivinar, lleva las cosas
a tal extremo, que su obra queda en la clase de una inverosímil novela [...] Paw
ha escrito de las Américas y de sus habitantes con la misma libertad que pudiera
haber escrito de la luna y de los Selenitas, pero quiere su desgracia que la Amé-
rica no diste tanto de nosotros como la luna, y así muchos sabios europeos que
han estado en aquellas regiones y que han visto lo que son con sus propios ojos,
afirman lo contrario de lo que afirma Paw (pp. xIV-xVII).

Y tampoco deja pasar la ocasión de poner en solfa las afirmaciones de Buffon:

[...] así me admiro de que a pesar del testimonio de todos los viajeros pretenda
todavía Mr. De Buffon en sus épocas de la naturaleza que los mares australes
no sean a propósito para la producción de las ballenas [...] este hombre grande,
que a veces se deja llevar demasiado de sus favoritos sistemas, podía acordarse
a lo menos de la monstruosa corpulencia de los falsos leones marinos de las
Islas de Juan Fernández, que él mismo describe (p. 255).
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 124

124 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

La tradición científica hispana relativa al continente americano no fue olvidada


en el siglo xVIII. Es muy sintomático que en la traducción de la obra de Juvenal
de Carlencas, el autor nos añada una nota relativa a la historia natural en la que
nos expresa cómo «aunque los españoles de hoy no hagan correrías y viajes, que
tanto ponderan de útiles los extranjeros, no dejaron de hacerlo cuando más esca-
seaban las luces de la Historia natural», pasando acto seguido a referirse a la obra
de Francisco Hernández, José de Acosta, Juan Eusebio Nieremberg, y, por su-
puesto, Joseph Gumilla, entre otros51.

Expediciones científicas y ciencia europea versus colonial

El creciente poder imperial de las metrópolis europeas a lo largo del siglo xVIII es-
tuvo acompañado del incremento del desarrollo científico, y ambos son fenóme-
nos muy estrechamente relacionados entre sí52. Se ha señalado en repetidas
ocasiones cómo la botánica fue la privilegiada de esta carrera por el poder imperial,
convirtiéndose en la gran ciencia y el gran negocio, convirtiéndose en una activi-
dad muy sensible para las ambiciones nacionales y comerciales europeas. Desde
los primeros viajes de descubrimiento, los naturalistas se fijaron en las plantas
aprovechables para sus reyes y sus naciones, tanto las costosas especias como las
plantas medicinales, o artículos como el tabaco, el azúcar o el té, que jugaron un
papel preeminente en los viajes de los europeos. Al mismo tiempo, el  aprovecha-
miento económico de las colonias dependía de la explotación, de la correcta iden-
tificación y del cultivo de plantas que pudieran resultar rentables53. Y todas estas
ideas dieron una justificación moral y política a la expansión colonial, ya que la
empresa colonial y las ciencias naturales están empapadas de los valores cristianos
donde los príncipes europeos aparecen como herederos de las responsabilidades
dadas a Adán por Dios de controlar la naturaleza y encontrar en ella los remedios
y alimentos para su reino. El imperio español, por ejemplo, era una monarquía
universal que tenía la misión mesiánica de evangelizar todo el mundo y esta em-
presa llevaba consigo una idea del conocimiento como apropiación del mundo54.

51 M. Juvenal de Carlencas, Ensayos para la historia de las ciencias y artes, traducción de Fray Pedro Rodríguez, tomo
1, Madrid, Imprenta de Antonio Marín, 1764, pp. 225-227. La obra original fue publicada en francés en 1757.
52 James Delbourgo y Nicholas Dew (eds.), Science and empire in the Atlantic World, Nueva York, Routledge, 2007.
53 Lucile H. Brockway, Science and Colonial Expansion. The Role of British Royal Botanical Gardens, Yale University
Press, 2002. Londa Schiebinger y Claudia Swan (eds.), Colonial Botany. Science, Commerce and Politics in the
Early Modern World, University of Penssylvania Press, 2005. Emma C. Spary, Utopia´s Garden: French Natural
History from Old Regime to Revolution, University of Chicago Press, 2000.
54 Elisa Sevilla, «Ciencias naturales e imperio», Mónica Mancero y Rafael Polo, Ciencia, política y poder. Debates
contemporáneos desde Ecuador, Quito, 2010.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 125

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 125

Durante casi dos décadas, los historiadores han estado explorando con una
creciente intensidad la conexión existente entre imperialismo y producción de co-
nocimiento, lo que ha enriquecido nuestra comprensión de las épocas moderna y
contemporánea y ha arrojado mucha luz sobre la relación existente entre el creci-
miento de la economía capitalista, la expansión colonial, la formación del estado
y el desarrollo de la moderna investigación científica, aunque nos falta una des-
cripción más comprensiva de las instituciones y de las técnicas del poder imperial.
La historia de Europa y de sus periferias coloniales en el siglo xVIII ha sido la
mayor  beneficiaria de este desarrollo, y en este sentido la pareja  conocimiento e
imperio ha supuesto un poderoso e influyente paradigma que junto con la historia
económica y comercial, la historia política de las rivalidades imperiales, y la historia
cultural e intelectual de la Ilustración, emplea métodos, instituciones y audiencias
de las ciencias naturales. La obra Green Imperialism: Colonial Expansion, Tropical
Island Edens and the Origins of Environmentalism 1600-1860 (Cambridge, 1995)
de Richard Grove, que se mueve a través de los espacios imperiales británico, ho-
landés y francés, demuestra que estos temas trascienden de la experiencia nacional.
Los estudios de Richard Drayton (Nature´s Government: Science, Imperial Britain
and the Improvement of the World, New Haven, 2000) y James E. McClellan (Co-
lonialism and Science: Saint Domingue in the Old Regime, Baltimore, 1992) trazan
los orígenes de las instituciones que actuaron como puntos de colección, experi-
mentación e intercambio tan cruciales para la empresa imperial científica.
Conocimiento e imperio trabajaron en estrecha relación en un campo en el que
la colección, la transmisión y la implementación de información útil se reforzaban
mutuamente. James McClellan y François Regourd («The Colonial Machine:
French Science and Colonization in the Ancien Régime», Osiris, xV, 2000) describen
lo que llaman «a colonial science bureaucracy» en Francia relacionada con la botánica,
la medicina y la cartografía que funcionó como una máquina propagando el poder
del estado y el control sobre la distante periferia colonial, en tanto que Londa Schie-
binger y Claudia Swam se refieren a un «European Colonial Science Complex» en su
obra Colonial Botany. Todos estos autores están de acuerdo en sostener que conoci-
miento e imperio significa una confluencia entre el estado y los actores privados, e
incluso cuando individuos e instituciones operaron fuera de la directa tutela estatal,
todas las partes contribuyeron al reforzamiento del espacio imperial.
La obtención de información acerca de las colonias fue una preocupación cons-
tante y provocó un espectacular aumento del conocimiento de lo exótico en los
imperios francés, holandés, británico e ibéricos. Los problemas de la administración
colonial francesa iluminan la situación general de los poderes europeos, donde el
tamaño de la burocracia colonial, el relativo desarrollo de la esfera pública, y la co-
ordinación produjeron resultados dispares. En los casos español y portugués, se
está empezando a descubrir una ingente masa de escritos producidos por los agentes
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 126

126 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

coloniales, pero al no existir una esfera pública desarrollada, la información des-


cartada u olvidada por los burócratas coloniales fue menos susceptible de aparecer
en foros donde se criticara la política colonial. En el caso británico, conocimiento
e imperio trabajaron al unísono y produjeron individuos extraordinarios que rea-
lizaron una integración que faltó en los casos español y francés, como Joseph Banks.
Este no solamente fue capaz de canalizar los recursos del gobierno hacia sus pro-
yectos científicos, sino que también utilizó su status como patrón para centralizar
el conocimiento resultante y movilizarlo hacia los diseños imperiales55.
El imperio y la universalidad del conocimiento se vinculan a través de una
compleja relación entre la construcción de redes, la creación de nuevos instru-
mentos y la fundamentación de la autoridad intelectual. El papel de los científicos
extranjeros, físicamente distantes, era considerado central a la hora de juzgar im-
parcialmente el mérito de los trabajos de un colega. Pero pervivía la idea de un
desigual desarrollo regional o nacional del conocimiento y la información que se
daba se seleccionaba dependiendo de la religión del destinatario. El proceso de
definición de la comunidad científica está lleno de exclusiones, y como compro-
baron Jorge Juan y Antonio de Ulloa en Sudamérica, era difícil hacerse valer como
científico cuando la procedencia y los contactos no le identificaban a uno de an-
temano como un posible miembro de la comunidad. Así que la América española
se convirtió en un lugar apropiado para la redefinición de la actividad científica.
Durante el siglo xVII la escasa información que llega procede sobre todo de los
misioneros, pero a medida que Gran Bretaña se define como un imperio colonial,
con un sentimiento nacionalista antiespañol y anticatólico, la necesidad de infor-
mación sobre el continente americano se hacía más acuciante.
Pero aunque la botánica y las delimitaciones geográficas fuesen las grandes pri-
vilegiadas, las expediciones científicas al continente americano56 también jugaron
su papel en un mayor conocimiento del mundo animal. Si bien solemos asociar
las expediciones científicas con las organizadas desde la lejana Península, no po-
demos olvidar la propia tradición expedicionaria colonial. Tendríamos en primer
lugar la actividad de la Iglesia, como muestran los ejemplos jesuitas que ya hemos
mencionado, amén de la labor recopilatoria de la fauna local que realizara entre
1782 y 1785 el obispo de Trujillo Martínez Compañón. También los virreyes tu-

55 Un buen estado de la cuestión en Loïc Charles y Paul Cheney, «The Colonial Machine Dismantled: Know-
ledge and Empire in the French Atlantic», Past and Present, 219, 2013.
56 Sobre la política científica borbónica, Paula de Vos, «Research, Development, and Empire: State Support
of Science in the Later Spanish Empire», Colonial Latin American Review, 15, 1, 2006; F. González de Posada,
La ciencia en la España ilustrada, Madrid, Instituto de España, 2007; Antonio Lafuente y Nuria Valverde, Los
mundos de la ciencia en la Ilustración española, Madrid, Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología,
2003; Almudena del Rosal (ed.), Madrid ciencia y corte, Madrid, CSIC, 1999; M. Selles et al., Carlos III y la ciencia
de la Ilustración, Madrid, 1988; Jesusa Vega González, Ciencia arte e ilusión en la España ilustrada, Madrid, CSIC,
2010. Para el mundo colonial, Antonio Lafuente, «Enlightenment in an Imperial Context: Local Science in the
Late-Eighteenth-Century Hispanic World», Osiris, vol. 15, 2000.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 127

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 127

vieron su papel, como revelan los viajes de exploración del noroeste norteameri-
cano o de la costa patagona chilena. Y la propia actividad de la corona no era tam-
poco una creación ex nihilo, sino que remontaba sus precedentes al reinado de
Felipe II, como hemos visto con el caso de Francisco Hernández57.
Podríamos comenzar por el Viaje a la América meridional 58 redactado por Jorge
Juan y Antonio de Ulloa59, y las Noticias secretas de América60 escritas asimismo por
ambos, y que durante mucho tiempo fueran prohibidas por el gobierno español. Esta
no ofrece datos de interés desde el punto de vista zoológico, pero no así la primera
(aunque sin añadir nada no conocido), en la cual podemos encontrar, amén de in-
formaciones dispersas por toda la obra relativas a los tigres o jaguares (tomo 1, p.
134), pericos ligeros o perezosos (tomo 1, p. 135), iguanas (tomo 1, p. 166), caimanes
(tomo 1, p. 268), las gigantescas culebras del río Marañón, probablemente anacondas
(tomo 2, p. 537), las pulgas y chinches de Lima (tomo 3, p. 101), los lobos y leones
marinos de la isla de Juan Fernández (tomo 3, p. 287), o el bacalao de Terranova
(tomo 4, p. 529); capítulos enteros dedicados a los especimenes de aquellas tierras.
Así, tendríamos el referido a «los animales y aves domésticos, silvestres y feroces que
se crían en las campañas y montes de Cartagena y de las varias especies de reptiles y
sabandijas ponzoñosas propias de ellas» (Primera parte, tomo I, cap. VII) en la que
predominan los elementos descriptivos, destacando su referencia a los murciélagos
sangradores, que por la noche y aprovechando que puertas y ventanas están abiertas,
«entran en los dormitorios, y hallando descubierto el pie de alguna persona le van
picando sutilmente hasta encontrar alguna vena, entonces chupan la sangre, y luego
que han saciado con ella su apetito, se van dejando peremne la sangría [...] atribúyese
el no sentirse la picada, además del mucho tiento y sutileza con que la dan, a estar
haciendo viento con las alas, con cuya frescura viene a ser insensible el mal»61. No
será la única alimaña existente, por cuanto, con la finalidad de hacer hincapié en la
inclemente naturaleza tropical, dedica bastante información a ciempiés, alacranes,
mosquitos, niguas, y polillas de efectos tan destructivos «que al querer manejar las

57 Antonio Lafuente y Leoncio López Ocon, «Scientific Traditions and Enlightenment Expeditions in Eigh-
teenth-Century Spanish America», Juan José Saldaña (eds.), Science in Latin America: a history, University of
Texas Press, 2009. Trad. Esp. En Antonio Lafuente, Las dos orillas de la ciencia. La traza pública e imperial de la
Ilustración española, Madrid, Marcial Pons, 2013.
58 Jorge Juan y Antonio de Ulloa, Relación histórica del viaje a la América meridional, 4 tomos, Madrid, Antonio
Marín, 1748.
59 Sobre la expedición de Jorge Juan y Antonio de Ulloa; Antonio Lafuente y Antonio Mazuecos, Los caballeros
del punto fijo: Ciencia, Política y Aventura en la Expedición Geodésica Hispanofrancesa al Virreinato del Perú en el
Siglo XVIII, Madrid, 1987; Emilio Soler Pascual, Viajes de Jorge Juan y Santacilla: ciencia y política en la España del
siglo XVIII, Barcelona, 2002, Nuria Valverde Pérez, Un mundo en equilibrio. Jorge Juan (1713-1773), Madrid, Marcial
Pons, 2012. Un contexto más amplio en Neil Safier, Measuring the New World: Enlightenment Science and South
America, Chicago UP, 2008.
60 Jorge Juan y Antonio de Ulloa, Noticias secretas de América, Londres, Imprenta de R. Taylor, 1826.
61 Jorge Juan y Antonio de Ulloa, Relación histórica, Primera parte, tomo 1, p. 81.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 128

128 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

telas quedan en las manos deshechas y reducidas a retazos cortos»62. Por su parte,
el dedicado a la fauna de los páramos (primera parte, tomo II, cap. VIII), contiene
informaciones relativas a la fauna andina, tales los venados, las llamas y algunas
aves, especialmente el cóndor. Llama la atención el capítulo siguiente, el Ix, de gran
interés etnográfico, por cuanto contiene cumplidas informaciones sobre las cacerías
de venados practicadas con caballos y perros. También aborda la fauna marina,
como cuando se dedica a describir la bahía de la Concepción (segunda parte, tomo
III, libro II, cap. VI), con sus peces, mariscos y conchas. El gran problema de la obra,
endémico en toda la producción española, es que su aparato gráfico, amén de re-
ducido, no destaca precisamente por su espectacularidad (figura 8).

Figura 8. Algunas especies de la región de Quito. Jorge Juan y Antonio de Ulloa,


Relación Histórica del viaje a la América meridional, tomo 3, Madrid, 1748, p. 405.

Por lo que se refiere a las Noticias americanas debidas a la pluma de Antonio


de Ulloa63, en la misma encontramos tres capítulos dedicados respectivamente a
los animales (VII), los volátiles (VIII) y los peces (Ix), lo que nos revela la persistencia
de la venerable clasificación habitacional. Muestra, sin embargo, un gran interés
por los beneficios particulares que pueden extraerse de las diferentes especies, de
ahí la atención que le dedica a los camélidos peruanos, así como los daños que
provocan, lo que le lleva a hablar de cucarachas, hormigas, langostas o abejas,

62 Ibidem, p. 92.
63 Antonio de Ulloa, Noticias americanas, Madrid, Imprenta de don Francisco Manuel de Mena, 1772.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 129

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 129

aportándonos además informaciones sobre el comportamiento de las diferentes


especies.
Las narraciones de expediciones posteriores también incluirán referencias ani-
malísticas. En el caso del relato del viaje de la fragata Santa María realizado entre
1785 y 1786 por el estrecho de Magallanes, podemos encontrar referencias al gua-
naco, el zorrillo y el ñandú64. También la muy conocida expedición de Malaspina65
aportaría la consiguiente recopilación de datos zoológicos, lo que ha sido bien es-
tudiado para Nueva España66, corriendo las ilustraciones a cargo fundamental-
mente de José Guío y José del Pozo. Las mismas nunca fueron publicadas, y se
reparten en la actualidad entre el Museo Naval y el Museo de Ciencias Naturales
de Madrid67. Sin olvidar el papel jugado por las traducciones de los viajes de fran-
ceses e ingleses, sirviendo como ejemplo el relato de Andrew Kippis sobre los viajes
de Cook, publicado en Londres en 1788, y traducido por Cesáreo de Nava Palacio,
y en el que podemos encontrar una referencia al canguro, especie tan diferente a
todo lo que hasta el momento se había visto68. La obra, anunciada por el Diario
de Madrid el 26 de abril de 1797, fue puesta a la venta por el precio de 32 reales
en rústica y 40 en pasta, precio que nos muestra cómo el conocimiento de estos
asuntos estaba reservado a una minoría.
El caso de Antonio Parra es interesante69 porque refleja muy bien las fuertes li-
mitaciones con las que se encontraban los cultivadores de la historia natural en el
mundo hispánico70. Militar destinado en la isla de Cuba, quedó fascinado por las
bellezas naturales de la isla, determinando coleccionar los especimenes más inte-
resantes de su fauna. Se centró en primer lugar en los animales marinos, comen-
zando a diseccionar algunos peces, y aumentando de forma imperceptible su

64 Relación del último viage del estrecho de Magallanes de la fragata de S. M. Santa María de la Cabeza en los
años de 1785 y 1786, Madrid, Viuda de Ibarra, 1788, pp. 305ss.
65 Por citar algún ejemplo, Andrés Galera Gómez, La Ilustración Española y el conocimiento del Nuevo Mundo:
Las ciencias naturales en la expedición Malaspina (1789-1794): La labor científica de Antonio Pineda, Madrid, CSIC,
1988; Andrés Galera Gómez, Las corbetas del rey. El viaje alrededor del mundo de Alejandro Malaspina (1789-
1794), Bilbao, Fundación BBVA, 2010. Juan Pimentel Igea, La física de la monarquía. Ciencia y política en el pen-
samiento colonial de Alejandro Malaspina (1754-1810), Aranjuez, Doce Calles, 1998.
66 Virginia González Claverán, La expedición científica de Malaspina en Nueva España (1789-1794), México, El
Colegio de México, 1989.
67 Miguel Ángel Puig-Samper, «Illustrators of the New World. The image in the Spanish Cientific Expeditions
of the Enlightenment», Culture & History Digital Journal, 2, 2012; José Vericat, «Pictorical Encounters. Painters
and Paintings in Malaspina´s Expedition (1789-1794)», Philippe Despoix y Justus Fetscher (Hrsg.), Cross-Cul-
tural-Encounters-Interkulturelle Begenungen, Kassel University Press, 2004.
68 Andrés Kippis, Historia de la vida y viajes del capitán Jaime Cook, tomo primero, Madrid, en la Imprenta Real,
1795, p. 142.
69 Armando García González, Antonio Parra en la ciencia hispanoamericana del siglo XVIII, La Habana, Editorial
Academia, 1989.
70 Antonio Parra, Descripción de diferentes piezas de historia natural las más del ramo marítimo representadas
en setenta y cinco láminas, La Habana, Imprenta de la Capitanía General, 1787.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 130

130 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

colección. Acabaría por recibir una carta del director del Real Gabinete de Historia
Natural en la que este le alentaba a continuar con su empresa, llegando un mo-
mento en que el tamaño de su colección le animaría a darla a conocer por medio
de la imprenta. El gran obstáculo fue la falta de grabadores instruidos, debiendo
acudir a los servicios de su propio hijo para este menester. Finalmente, el tomo
acabó por ver la luz, estando dedicado, como buen y fiel vasallo que era su autor,
al propio Carlos III.
Su obra se centra, como su propio nombre indica, en los animales marinos,
con una buena representación de peces, aunque también encontramos a tortugas,
cangrejos, erizos, langostas, camarones y esponjas, con un cierto resabio del gusto
por lo monstruoso, a juzgar por la inclusión de un Negro con una hernia disforme71.
En vano buscaremos elementos legendarios o moralizantes, por cuanto se trata de
una historia natural absolutamente desencantada. Llama la atención, eso sí, la pre-
ocupación utilitaria del autor, obsesionado por mostrar si los animales mostrados
son comestibles o no, a la vez que la realización de algunos experimentos, como
el efectuado para comprobar si el tamboril (el pez globo) (figura 9) era o no ve-
nenoso:

Estos pescados no se comen porque dicen ser venenosos. Algunos pescadores


los componen echándolos en sal y limón después de desollados. Por mi parte
hice la prueba de darlo a comer a una gata, y dos pollos, el uno murió a la
media hora, y el otro duraría como una hora, la gata a las tres o cuatro horas
de haberle comido empezó a echar por la boca ciertas babas, se iba a parar, y
no podía, haciendo varios movimientos con el cuerpo, y demostrando la gra-
vedad del veneno por varios síntomas mortales, entonces compadecido le di a
beber aceite, limón y sal, con tan buen efecto, que al otro día ya estaba resta-
blecida. Estaba preñada, y en breves días parió, los hijos nacieron paralíticos
de pies y manos, con los rabos torcidos y nudosos, moviendo la cabeza a uno
y otro lado, y caminando para atrás, sin embargo, los conservé por el tiempo
de cuatro meses, pero viéndolos imposibilitados, los mandé tirar a el mar72.

Al gran naturalista español de la Ilustración, Félix de Azara (1742-1821)73, no


le movería el entusiasmo por las bellezas naturales, sino el aburrimiento. En 1781,
tras la firma del tratado de san Ildefonso, partía de Lisboa rumbo a Río de Janeiro
la comisión de límites que debía resolver el conflicto fronterizo hispanoluso en
Sudamérica, formando parte de la comitiva Azara en calidad de ingeniero, corres-

71 Ibidem, p. 294.
72 Ibidem, pp. 43-44.
73 Carmen Alfageme Ortells, Félix de Azara, ingeniero y naturalista del siglo XVIII, Instituto de Estudios Altoara-
goneses, 1987.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 131

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 131

Figura 9. Pez globo. Antonio Parra, Descripción de diferentes piezas de historia natural, La Habana, 1787.

pondiéndole el reconocimiento del territorio comprendido al norte de Buenos


Aires hasta Paraguay, región en la que permanecería hasta 1801, lo que le puso en
contacto con una naturaleza desconocida, sobre la que atesoró conocimientos ig-
norados por la ciencia europea. A su llegada al Nuevo Mundo, el interés de Azara
por el estudio de la naturaleza era un mero deseo de cognición, y sus primeras ob-
servaciones se realizan sin otro interés que el afán intelectual, aunque con el tiempo
esta curiosidad inicial se convertiría de un simple pasatiempo a todo un proyecto
científico encaminado al estudio de la fauna paraguaya y rioplatense, con el único
auxilio de la obra de Buffon, que recibiría en la década de 1790, y a la que acabaría
criticando por la abundancia de falsedades y el escaso rigor de las magnitudes y
proporciones utilizadas al describir las especies, como consecuencia del carácter
de naturalista de gabinete del sabio francés74.
En el prólogo de su obra, dedicado a su hermano José Nicolás, nos relata su
experiencia vital, no sin ciertas dosis de amargura:

Tú has vivido en el grande mundo, y por tus elevados empleos, talento, obras
y virtudes, te has hecho recomendable en España y fuera de ella. Pero yo, sin
haber llegado a empleo visible, y sin ocasión de hacerme conocer de ti ni de
otro, he pasado los veinte mejores años de mi vida en el último rincón de la
tierra, olvidado aún de mis amigos, sin libros ni trato racional y viajando con-
tinuamente por desiertos y bosques inmensos y espantosos, comunicando úni-

74 Andrés Galera y Marcelo Frías, «Félix de Azara y Georges Lucien Leclerc: dos formas de iluminar la naturaleza
americana», Asclepio, XLVIII, 1, 1996. También Irina Podgorny, «De los sapos, culebras, tipógrafos e ingenieros.
La historia natural y la burocracia del saber en la América meridional (1790-1840)», Noé Jitrik (dir.), Historia
crítica de la literatura argentina. Una patria literaria, Buenos Aires, Emecñe, 2014. Aunque Azara también reci-
biría sus críticas. Helen Cowie, Conquering, p. 108.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 132

132 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

camente con las aves y las fieras. De éstas pues, he escrito la historia que te
envío y dedico. Al mismo tiempo que buscaba pájaros [...] no dejaba de des-
cribir los cuadrúpedos que podía haber con mi dinero y diligencias. Comencé
este trabajo dirigido por la meditación, sin estar impuesto de lo que otros hu-
biesen escrito, y con el fin de ocuparme con alguna utilidad. Gasté en estas ta-
reas los ratos que pude desde el año de 1780 al de 180175.

Para Azara la experiencia es fundamental en la adquisición de conocimiento,


reconociendo que al haber visto los animales en vivo:

[...] he estado menos expuesto a caer en los errores que no han podido evitar
los que, por verlos vivos, no los han podido registrar, los que los han mirado
extenuados, pelados y puercos en jaulas y cadenas, y los que han buscado en
los gabinetes, donde, a pesar del cuidado, la injuria del tiempo ha de haber al-
terado mucho los colores, trocando lo negro en castaño, etc y ninguna piel, ni
el esqueleto más bien preparado, dan idea exacta de las formas y medidas76.

Declara su intención de centrarse en la magnitud, formas, colores y costumbres


de los animales, señalando que estas últimas son las más difíciles de estudiar, por
cuanto «los campestres, que en nada ponen cuidado, cuentan casi siempre fábulas
e inferencias por verdades. Yo en esta parte doy por cierto lo que he observado, y
de lo infinito que he oido, sólo he apuntado algunas cosas, porque me han pare-
cido ciertas, y porque me las han dicho sujetos de verdad muy conocida»77. Y re-
conoce las limitaciones de su tarea, ya que «No se me ocultó desde el principio
que serian poco apreciables mis apuntamientos, no acompañándolos de dibujos
exactos de los animales, pero donde trabajé, y en 400 leguas a la redonda, no había
quien supiese bien ni mal lo que es diseño»78.
Destaca asimismo el elevado nivel de seguridad intelectual del autor, que no
se recata en criticar al conde de Buffon:

Apenas había puesto en el mejor estado que pude mis apuntamientos, recibí
orden del virrey para bajar del Paraguay a Buenos Aires, donde se me franqueó
una historia natural, escrita en francés por el célebre conde de Buffon, impresa
el año de 1775, con algunos tomos en castellano, traducidos de la misma por

75 Félix de Azara, Apuntamientos para la historia natural de los cuadrúpedos del Paraguay y Río de la Plata, tomo
primero, Madrid, en la Imprenta de la viuda de Ibarra, 1802, p. I. Su otra obra fundamental es Apuntamientos
para la Historia natural de los pasaros del Paraguay y Río de la Plata, 3 vols., Madrid, 1802-1805.
76 Ibidem, pp. I-II.
77 Ibidem, pp. III-IV.
78 Ibidem, p. IV.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 133

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 133

D. Josef Clavijo y Fajardo. Comencé a leer estos libros, creyendo serían los me-
jores del mundo, puyes la fama había publicado ya por todo el orbe, que su autor
era un talento original, y el mayor naturalista de su siglo y aun de los pasados.
No obstante esta preocupación, encontré que buena parte de lo que es histórico
se componía de noticias vulgares, falsas o equivocadas, que en lo general no se
daba idea exacta de las magnitudes, ni de las proporciones, que se reunían a veces
bestias diferentes, embrollándolas, que en ocasiones se multiplicaban las especies
y en fin, que era necesario indicar en mi obra las equivocaciones que se padecía.
Suspendí sin embargo por algún tiempo ese nuevo, odioso y difícil trabajo, juz-
gándole superior a mis luces, y pareciéndome que para desempeñarlo bien, era
preciso haber leído los autores de que se valió, y no los tengo, ni más conoci-
miento de sus obras que lo que se lee en las citas de Buffon. Mas al fin reflexio-
nando por otro lado la utilidad que resulta siempre de destruir errores, que el
tener las obras de dichos autores me sería casi imposible y que parece no tiene
España quien quiera hablar en la material, me detendré, y hice una crítica de la
mencionada obra, y de los autores que en ella se citan.
En este estado, y deseando saber si merecerían algún aprecio mis tareas, las
envié a mi hermano Don Josef Nicolás para que las hiciese ver por algún natura-
lista. En efecto dio a leer este tratado en parís a un profesor francés muy conocido
por sus talentos y por sus elevados empleos, llamado Mr. L. E. Moreau-Saint Méril,
el cual le tradujo y publicó en su idioma, sin que hubiesen podido tener lugar (por
haber legado tarde) mis encargos de que no se imprimiese hasta mi regreso de al-
gunos viajes que iba a emprender. Estos viajes con sus demoras duraron más de
cinco años, y adquirió en ellos otros cuadrúpedos y noticias, logrando rectificar
algo las de los primeros. Tuve además oportunidad de leer la Historia natural del
citado señor conde de Buffon) [...] como no he leido otra obra que la de M. Buf-
fon, me he visto forzado a preferirle en mis criticas pero es bien fácil conocer, que
no son tanto contra él, como contra los viajeros y naturalistas, de quienes copió
los errores que impugno [...] Si se encuentra haber yo faltado en el modo al res-
pecto debido a tan ilustre personaje, suplico se atribuya al grande amor que tengo
a la verdad, sin poder sufrir que se la desquicie en nada, y a que escribí poseído de
tristeza, pareciéndome que jamás había de salir de entre fieras79.

Y esta crítica al autor francés se reflejará sobre todo en su postura sobre el debate
de la naturaleza del Nuevo Mundo, cuestionando las tesis de Buffon al respecto:

Concluiré este prologo diciendo que las bestias del nuevo continente pueblan
superficies mayores sin comparación que las del mundo antiguo. La razón es
porque habiendo en América pocos hombres, no han encontrado dificultad
79 Ibidem, pp. IV-VII.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 134

134 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

los cuadrúpedos para extenderse poco a poco en todos sentidos, acostumbrán-


dose insensiblemente a todos los climas y situaciones. Parece que Buffon es de
parecer, que los climas todo lo alteran, y que el de América disminuye la mag-
nitud a las bestias, siendo incapaz de producirlas del tamaño que en otras partes.
Pero a mi modo de ver se equivoca, pues he encontrado en la ornitología del
autor a muchos pájaros que tienen en América las propias formas, magnitud,
colores y su distribución que en el resto del mundo [...] si es que no hay en
América animales de la familia gatuna comparables al tigre y el león en cambio
no hay en Europa bestia de boca y dietes de rata, que pueda disputar el tamaño
a la capibara... también es cierto que no hay en América animal que oponer al
elefante y al hipopótamo, pero igualmente lo es que se han encontrado repeti-
das veces en los campos interiores hacia el Río de la Plata osamentas de cua-
drúpedos que pueden competir con dichos colosos asiáticos. Una de ellas se
llevó al Real Gabinete de Madrid80.

La naturaleza de Azara es una naturaleza absolutamente desencantada, aunque


no se resista a la tentación de recoger la típica historia de la piedra bezoar encon-
trada en el tapir81, o de proporcionarnos la noticia de un hermafrodita82. Su obra
sería reseñada en el Memorial literario con las siguientes palabras, haciéndose eco
de su desacuerdo con Buffon sobre la degeneración de las especies americanas:

Estos apuntamientos tienen el merito singular de estar trabajados a vista de los


animales que describen estando estos en su estado natural y no en el de la es-
clavitud o en el de cadáveres disecados en cuyo caso es preciso que pierdan
mucho de su belleza color, etc. Esta proporción que tuvo el autor de observar
las fieras en los bosques y que no es común a la mayor parte de los escritores
de Historia natural que solo pudieron verlas en las jaulas o en los gabinetes le
da la ventaja de conocer las equivocaciones que aquellos padecieron, y con
efecto en muchos de los artículos de su obra corrige al conde de Buffon [...] el
mayor de estos errores según el sr. Azara fue afirmar que el clima de América
disminuye la magnitud de las bestias83.

Este conocimiento trascendería también al mundo colonial, por cuanto mu-


chas de las técnicas e instituciones que se desarrollaron para facilitar la ciencia y
el imperio en el mundo atlántico supusieron la coordinación y el trabajo, no siem-
pre reconocido por los investigadores, de muchos agentes distintos en todas estas
80 Ibidem, pp. VIII-IX.
81 Ibidem, p. 3.
82 Ibidem, tomo II, pp. 273-274.
83 Memorial literario, 31, 1803, p. 146.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 135

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 135

empresas. Así, Junia Furtado ha estudiado el caso del Brasil colonial, donde los
médicos portugueses jugaron un importante papel en el desarrollo de la medicina
tropical, llegando a hablar de un «empirismo colonial» basado en los intercambios
materiales y culturales entre los barberos y cirujanos lusobrasileños y los indígenas
y esclavos africanos que recolectaban plantas y drogas84. Daniela Bleichmar ha de-
mostrado cómo el imperio español es un mundo en el que encontramos múltiples
centros de producción del conocimiento, y en el que Madrid no era el único punto
de referencia85.
Pero la introducción de estas nuevas prácticas científicas procedentes de la me-
trópoli cuestionaba los saberes y los hábitos locales, muy firmemente arraigados
por otra parte. En la lejana Quito, por ejemplo, estos conocimientos estaban re-
presentados básicamente por los jesuitas, que ya habían puesto en práctica cono-
cimientos y técnicas científicas en los colegios urbanos y en las misiones
amazónicas, coleccionando plantas medicinales, observando y clasificando las cos-
tumbres y saberes indígenas, trazando mapas, realizando cálculos astronómicos y
dictando cursos sobre astronomía y física, estando asociado este conocimiento a
una especie de protonacionalismo que consideraba el reino de Quito una comu-
nidad política semiautónoma dentro de la universidad cristiana. Estos saberes ba-
rrocos entraron en contacto con la ciencia ilustrada europea por primera vez con
la llegada de la Misión Geodésica francesa, que provocaría la desautorización del
saber jesuita barroco y la pérdida de reputación de la lejana España entre los crio-
llos, ya que los enviados de la corona, Jorge Juan y Ulloa, no eran ni mucho menos
los protagonistas principales86.
Las tensiones se incrementarían con el tiempo, ya que para las autoridades im-
periales  era cómodo implementar un programa de herborización y clasificación de
la flora americana (lo que podríamos aplicar también a la fauna), y ello, lógica-
mente, tenía sus consecuencias:  obligaba a despreciar los conocimientos que no se
codificaran correctamente, así como también a defender que el conocimiento de
un fragmento territorial podía generalizarse a toda la comarca, a privilegiar una
forma de conocimiento basada en el dibujo de las plantas, a promover jerarquías
botánicas entre los recolectores, los herborizadores y los clasificadores que ningu-
neaban a los yerberos, y, en fin, toda una panoplia de estrategias que ignoraban la
importancia de los condicionamientos fitogeográficos y sociobotánicos, así como
los conocimientos de los nativos y la experiencia local. Ni el entorno, ni la gente,

84 Junia Ferreira Furtado, «Tropical Empiricism: Making Medical Knowledge in Colonial Brazil» en James Del-
bourgo y Nicholas Dew (eds.), Science and empire in the Atlantic World, Nueva York, Routledge, 2007.
85 Daniela Bleichmar, «Atlantic Competitions: Botany in the Eighteenth-Century Spanish Empire», en James
Delbourgo y Nicholas Dew (eds.), Science and empire in the Atlantic World, Nueva York, Routledge, 2007.
86 Carlos Espinosa y Elisa Sevilla, «Un diálogo cienífico tripartito: la Misión Geodésica, los jesuitas y los criollos»,
Carlos Espinosa y Georges Lomé, Ecuador y Francia: diálogos científicos y políticos, Quito, 2013.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 136

136 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

ni la tradición de cada lugar parecían importar nada a los botánicos de su Majestad,


con lo cual los representantes imperiales se autoerigían en depositarios del conoci-
miento frente a las tradiciones locales87. Es sintomático el caso de la Real Expedición
Botánica dirigida por Martín Sessé, salida de España en 1787, que tenía la orden
de implantar el sistema linneano en México, lo que acabó provocando una serie de
conflictos entre los expedicionarios, presentados como devotos linneanos, frente a
los sabios novohispanos, calificados como  «rudos y pedantes yerberos», oposiciones
resumidas por Antonio Lafuente en «Cervantes contra Alzate, Linneo contra Fran-
cisco Hernández, México contra Nueva España, ciencia contra experiencia, botánica
contra historia natural»88. Desde el mismo comienzo la contienda intelectual se
adereza de resabios antipeninsulares y de sentimientos de la nación, erigiéndose Al-
zate en portavoz de los polemistas, defendiendo la nomenclatura de la herbolaria
tradicional basada en la virtud curativa de las plantas. Todo ello hay que ubicarlo
en un contexto más amplio, a saber, la idea de que a finales del Setecientos se ex-
tiende la convicción entre las élites de que el Imperio es inviable, no solo por la ex-
plotación económica metropolitana sino por una cuestión de incompatibilidad
cultural, comenzando a cuestionarse la capacidad modernizadora de los canales de
comunicación que el Imperio había trazado entre Europa y América.
El método de Linneo, pronto asumido por los expedicionarios españoles, ofrecía
un peligro. Reducir las características exóticas a rasgos familiares a través del análisis
taxonómico, disponer de un método de comparación gracias a los herbarios, per-
mite realizar todo tipo de combinaciones que ignoran la distancia física y medioam-
biental que separa a los especímenes. La planta se presenta desvinculada del entorno
cultural y medioambiental, y el método supone una inmensa simplificación, ya
que era necesario recorrer inmensas extensiones en un tiempo razonable dispo-
niendo de unas comunicaciones mediocres. Se recorría el espacio buscando regu-
laridades, y evidentemente se encontraban. Joseph Mariano Mociño, en su
expedición botánica a Nueva España (1787-1803), incluía la flora del reino de
Guatemala (casi toda América central) en el de Nueva España, cuando en realidad
solamente había recorrido la costa del Pacífico. Hipólito Ruiz, director de la expe-
dición al Perú y Chile (1777-1788), deducía que a montañas parecidas, vegetación
parecida, bastando con reconocer una para tener información de la otra. El objetivo
de estos hombres no era el de registrar la variedad. Aunque ello no quita que se in-
tentase subrayar la riqueza floral de las colonias españolas recogiendo el mayor nú-
mero posible de especies, ya que ello implicaba reconocer la riqueza potencial del
reino y la competencia botánica de los expedicionarios. La polémica entre Ruiz y

87 Antonio Lafuente, José de la Sota y Jaime Vilchis, «Dinámica imperial de la ciencia: los contextos metropo-
litano y colonial en la cultura española del siglo XVIII», Antonio Lafuente, Las dos orillas de la ciencia, p. 72.
88 Antonio Lafuente, «Los confines de la representación. Colonias y legos de la ciencia», Antonio Lafuente, et
alii, Las dos orillas de la ciencia. La traza pública e imperial de la Ilustración española, Madrid, Marcial Pons, 2013.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 137

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 137

Celestino Mutis es ejemplar al respecto. Mutis señalaba que las quinas de Nueva
Granada y Ecuador eran las mismas, el primero lo negaba. Ruiz basaba su criterio
en la distribución geográfica (los quinos novogranadinos crecían a una altura
menor, signo para él de su inferior calidad), Mutis en el entorno natural (en su
opinión, clima, suelo y vegetación eran los mismos). Sus argumentos serán recogi-
dos por sus sucesores, que crearán una ciencia nacional con una fuerte dimensión
política Los científicos que desde las colonias criticaron los sistemas de catalogación
europeos, debieron de enfrentarse ocasionalmente con la acusación de que al ha-
cerlo ponían en entredicho la voluntad y sabiduría del rey89.
Un autor tan clave como José Antonio Alzate manifestará la necesidad de crear
una ciencia que sirviera a los intereses mexicanos90, manifestando su perplejidad
ante la nueva ciencia de los peninsulares forjada según el modelo linneano. No
entendía que para hablar de una planta hubiera que soslayar cuanto se sabía sobre
su localización, entorno, época de floración o características de suelo, el problema
era que el sistema linneano era insensible a las circunstancias locales y temporales,
y los criollos no estaban de acuerdo con ello. Alzate lamenta el costo de los nuevos
instrumentos, la pérdida de tiempo que supone no poder herborizar más que en
tiempo de floración, la obscenidad del sistema sexual o la incompatibilidad con
los conocimientos y jerarquías locales. Era inquietante la escisión entre botánica
y materia médica, y se pretendía que lo taxonómico estuviera subordinado a lo
sensible, y lo sensible a su utilidad, por lo que el nombre de una planta no debía
ser la expresión de un orden lógico sino funcional91.
Incluirá en sus Gacetas de Literatura de México algunas noticias sobre diferentes
especies animales92, llamando la atención el interés que le suscitan las golondrinas,
a las que dedica diferentes trabajos entre 1788 y 179393, acompañadas de los co-
libríes, las avispas y las abejas, pero destacará sobre todo su respeto por una sabi-
duría local no siempre estimada por los naturalistas,94 aludiendo, en una noticia

89 Nuria Valverde Pérez, Actos de precisión.


90 Jorge Cañizares Ezguerra, How to Write the History of the New World: Histories, Epistemologies and identities
in the Eighteenth Century Atlantic World (Stanford: Stanford University Press, 2001), cap. 5.
91 Antonio Lafuente y Nuria Valverde Pérez, «Botánica Linneana y Biopolíticas imperiales españolas», Las dos
orillas de la ciencia.
92 Hay amplia información sobre las noticias de Ciencias Naturales recogidas en esta publicación en Fiona
Clark, «Read All About It. Science, Translation, Adaptation and Confrontation in the Gazeta de Literatura de
México 1788-1795», en Science in the Spanish and Portuguese Empire, ed. Bleichmar, 147-77. Sobre su autor,
ver Patricia Aceves Pastrana, Periodismo científico en el siglo XVIII: José Antonio de Alzate y Ramírez (México DF:
Univ. Autónoma Metropolitana, 2001); María Cristina Torales Pacheco, «Los jesuitas novohispanos y la natu-
raleza en el siglo XVIII», en El saber de los jesuitas, ed. Millones Figueroa y Ledezma, 195-224, y Miruna Achim,
José Antonio Alzate. Introducción a sus escritos, México, 2012.
93 José Antonio Alzate Romero, Gacetas de Literatura de México (1788-1795), reimp. (Puebla: Oficina del Hos-
pital de san Pedro, 1831), tomo 1, 77 ss y 112 ss; tomo 2, 37 ss y 334 ss; tomo 3, 96 ss.
94 Sobre la utilización de indígenas como informantes, ver Emily Kay Berquist, The Science of Empire: Bishop
Martinez Companon and the Enlightenment in Peru, Austin, The University of Texas, 2007; Ferreira Furtado,
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 138

138 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

relativa a los loros aparecida el 2 de enero de 1794, a lo que enseñan «las gentes
que nombramos rústicas. La experiencia los instruye, y los superficiales que no
han registrado sino uno u otro libro en o general vulgarísimo, se atreven a tratarlos
de ignorantes, rústicos» (Gacetas, II, 238). Más claramente, en las páginas dedica-
das al colibrí, critica la ciencia libresca elaborada en Europa, por cuanto, refirién-
dose a la entrada que la Enciclopedia metódica dedicara a este ave, nos muestra

¿De qué sirve tanto diccionario y tanto libro dirigido al fin de proporcionar
instrucción a los aplicados, si los más de los autores son unos meros copistas,
que escriben porque leyeron? [...] sus descripciones son superficiales. No se
habla nada de su modo de vivir ni de propagarse que es lo que importa a las
ciencias naturales, porque lo demás se consigue con facilidad registrando los
dibujos en los que se representan con exactitud (Gacetas, II, 25).

Acudir a la experiencia y a la observación directa no suponía tan sólo una li-


beración epistemológica, sino también una muestra de orgullo criollo, que pode-
mos observar en otros lugares, como en Guatemala95.
De hecho, descubrimientos atribuidos a los científicos europeos fueron en rea-
lidad el resultado de interpelar a los sabios locales. La historia del pensamiento eco-
lógico, por ejemplo, ha ignorado las raíces hispanoamericanas de las teorías
biogeográficas de Humboldt. Este ha sido considerado como el inventor de las te-
orías de la ecología de las plantas y la biodistribución que culminaría con sus mapas
de los nichos microecológicos de los Andes, pero los historiadores de la ciencia no
se han fijado en que Humboldt aprendió a leer los Andes como un laboratorio na-
tural en el que estudiar la distribución de las plantas, de los intelectuales locales.
Los naturalistas locales consideraron los Andes como un microcosmos con todos
los climas y por lo tanto con toda la fauna y la flora del mundo. En su imagina-
ción, los virreinatos ibéricos eran el mundo en pequeño96. 
Y no es casual que esta liberación epistemológica venga acompañada, en algu-
nos casos, de una identificación con la causa de la construcción nacional. El aná-
lisis de la práctica científica de Lozano, en particular de sus trabajos sobre zoología,
representa un lugar para examinar algunas relaciones entre la construcción de co-
nocimiento en las condiciones específicas de la periferia y el reconocimiento de

«Tropical Empiricism: Making Medical Knowledge in Colonial Brazil», en Science and Empire in the Atlantic
World, ed. James Delbourgo y Nicholas Dew (New York: Routledge, 2008), 127-51; Mauricio Nieto Olarte,
Orden natural y orden social. Ciencia y política en el Semanario del Nuevo Reyno de Granada (Madrid: CSIC, 2007).
95 Sophie Brockmann, «Retórica patriótica y redes de información científica en Centroamérica c. 1790-1810»,
Cuadernos de Historia Moderna, XI, 2012.
96 Jorge Cañizares Esguerra, «How Derivative was Humboldt? Microcosmic Narratives in Early Modern
Spanish Americna and the Other Origins of Humboldt´s Ecological Sensibilities», Nature, Empire and Nation.
Explorations of the History of Science in the Iberian World, Stanford University Press, 2007.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 139

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 139

una naciente identidad americana, que evidencia que la conciencia política de los
criollos empezó a cambiar hacia finales del siglo xVIII y comienzos del xIx.
En 1808 se inició en Santa Fe, bajo la dirección de Francisco José de Caldas,
la publicación del Semanario del Nuevo Reino de Granada. El periódico se ocupó
de temas como la geografía, el clima, la astronomía, la agricultura, la minería, la
educación, el comercio y la zoología. Lozano colaboró con el Semanario con las
siguientes obras: Memoria sobre las serpientes y plan de observaciones para aclarar la
historia natural de las que habitan en el Nuevo Reino de Granada, y para cerciorarse
de los verdaderos remedios capaces de favorecer a los que han sido mordidos por las ve-
nenosas; Fragmento de una obra titulada: Fauna cundinamarquesa, o descripción de
los animales del Nuevo Reyno de Granada, específicamente el aparte dedicado a El
Hombre (Homo Linn); la traducción de la Geografía de las plantas de Humboldt,
y por último la Idea de un instrumento llamado chromapicilo que manifiesta la de-
gradación de los colores.
La obra zoológica de Jorge Tadeo Lozano (1771-1816) se basó en la elabora-
ción de láminas que representaron a los animales y que se convirtieron en objeto
científico de estudio, con la posibilidad de movilizarse y de formar parte de gabi-
netes y colecciones de historia natural. Gran parte de las láminas que contienen a
los animales y a las diferentes razas fueron pintadas antes del escrito de Lozano.
Lozano inició la escritura de La Fauna Cundinamarquesa el 26 de diciembre de
1806, siendo su objetivo principal presentar una colección de láminas de los ani-
males de la antigua Cundinamarca. Sin embargo, el manuscrito original está  in-
completo y las láminas de la fauna no se encuentran en él. Los animales que se
describen en la obra, empezando por El hombre, son la cotorra pechiblanca, la
falena, un caracol múrice y el runcho. En su relato científico el autor presentó y
describió cuidadosamente la fauna del Nuevo Mundo. Su trabajo consistió en la
identificación, descripción y clasificación de cada especie, porque consideró que
los cronistas de la Conquista y la Colonia habían hecho relatos que carecían de
juicio, llegando incluso a ser fantasiosos.
Este intento por construir un discurso científico sobre el Nuevo Mundo para
desmentir versiones exageradas sobre América por parte de Lozano y de otros crio-
llos se insertó dentro del debate que la naturaleza del Nuevo Mundo suscitó dentro
de determinados círculos europeos. La imagen del «Nuevo Mundo», recreada en
el discurso de Lozano y de otros criollos ilustrados, constituyó una forma de mostrar
la viabilidad del progreso en estos territorios. A través de un lenguaje y de unos
procedimientos propios de la cultura europea, el científico criollo elaboró un dis-
curso en el que reconoció a Europa como la cultura universal ideal y se hizo vocero
de esa ideología. Los criollos no abandonaron sus marcos de referencia europeos.
Siempre que Lozano describía una especie, acudía a la nomenclatura linneana
para encontrar ahí su referente. Sin embargo, su pretensión inicial de seguir a Lin-
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 140

140 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

neo fue cambiando paulatinamente «porque consideré que la coordinación metó-


dica me ataba las manos e impedía ir poco a poco publicando los objetos que se
presentarán a mi observación». El modelo linneano fue útil para Lozano, pero
cuando se enfrentó por primera vez al estudio de la naturaleza, le resultó algo estéril
traducir sus observaciones a este modelo. No obstante, Lozano se esforzó para que
sus observaciones fueran metódicas y conservaran un orden, y así lograr incorpo-
rarse dentro del orden eurocéntrico de conocimientos universales. El tema de la
clasificación de animales de Cundinamarca que están por fuera de la clasificación
linneana, fue abordado por Lozano nombrando a los animales según la forma
cómo eran llamados comúnmente en la Nueva Granada. Lozano utilizó una doble
nomenclatura, por un lado el nombre que comúnmente se le daba al animal y
entre paréntesis la denominación en latín ofrecida por Linneo. En el caso de la co-
torra pechiblanca o papagayo, para determinar de qué ave se trataba y las diferentes
ramas en que se dividía, Lozano no identificó solamente la nomenclatura y clasi-
ficación científica, sino como era llamada comúnmente por la gente. Otro ejemplo
se encuentra en la Memoria sobre las serpientes que apareció en el Semanario del
Nuevo Reino de Granada en 1808. En esta memoria Lozano presentó un estudio
de herpetología, en particular sobre las mordeduras venenosas y los posibles reme-
dios para curarlas. Dicho trabajo implicó recolectar información acerca de las mor-
deduras, los efectos de los venenos  y las maneras como en las distintas provincias
se trataban las mordeduras por parte de curanderos y otros personajes.
El trabajo de Lozano como científico implicó el logro de reconocimiento y au-
toridad en la comunidad de criollos ilustrados. En esta tarea, el papel de los actores
no humanos en la construcción de hechos científicos fue central. Para ilustrar la
relación del científico con los instrumentos en el contexto de la ciencia colonial,
se puede tomar el siguiente ejemplo del texto titulado Memoria sobre un nuevo
instrumento para medir la degradación de los colores, llamado Chromapicilo, en el
que Lozano describió un instrumento del cual podía valerse tanto el científico
como el comerciante. Señaló cómo los instrumentos hacían más fácil el conoci-
miento de la naturaleza, e intentó convencer a los lectores del Semanario y a sus
colegas acerca de la utilidad de éstos. Pero Lozano se encontraba aislado de los
centros de producción de conocimiento que estaban en Europa. Lozano se refiere
a las dificultades de llevar a cabo su trabajo zoológico «ya por la dificultad de re-
coger los objetos de que debe componerse que crece en razón de su mucho nú-
mero, de lo poco poblado del país y de la escacez de personas de quienes poder
valerse para lograrlos». La publicación de los escritos científicos de Lozano en el
Semanario del Nuevo Reino de Granada, el uso del chromapicilo, las referencias a
otros autores y la representación visual de los animales se convirtieron en aliados
mediante los cuales Lozano ganó credibilidad y un puesto dentro de la elite cien-
tífica. Esto lo dotó de poder al estar inmerso en las técnicas, sistemas de medición
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 141

CAPÍTULO 4: EL ESTUDIO DE LA FAUNA AMERICANA 141

y la utilización de un lenguaje científico europeo. Pero la autoridad que adquirió


se limitó a un grupo muy pequeño de científicos de la Nueva Granada y representó
muy poco poder frente a la comunidad científica europea.
El proceso de ordenar el mundo natural no puede pensarse separadamente de
las prácticas políticas que buscaban poner en orden a la sociedad. Para el caso de
los criollos neogranadinos en el contexto de la Ilustración, el papel de sus activi-
dades científicas estuvo intrínsicamente enlazado con unos fines políticos de or-
denar los recursos y la naturaleza del reino para lograr riqueza y prosperidad. Los
criollos dejaron de identificarse con las políticas de la Corona, pero nunca con la
visión europeizante que los definía, ni con los valores de la misma. Es clara su in-
tención vital y política de construir su propia identidad, diferenciándose de los
demás habitantes, buscando así lograr o confirmar el reconocimiento deseado. La
historia natural y la política harían parte de una misma estructura de poder, en la
cual la producción de conocimiento generaría poder, así como el poder generaría
conocimiento. La obra zoológica de Lozano es un acto de apropiación de una cul-
tura científica pero a su vez de la naturaleza americana, lo que le permitió
sentirse autorizado para advertir errores en los que incurrieron algunos sabios na-
turalistas europeos en sus estudios sobre la naturaleza americana. Es así como la
ciencia puede pensarse no sólo como un instrumento de control sobre el territorio
y sus bondades económicas, sino como un espacio fundamental de construcción
de la identidad, en este caso la americana, preocupada por el futuro de la nación
y gestora del proceso de Independencia97.

97 María José Afanador Llach, «La obra de Jorge Tadeo Lozano: apuntes sobre la Ciencia Ilustrada y los inicios
del proceso de independencia», Historia Crítica, 34, Bogotá, 2007, pp. 8-31. El contexto cultural, en Mauricio
Nieto Olarte, Orden natural y orden social: ciencia y política en el Semanario del nuevo Reyno de Granada.
087-142 Capitulo 4_Maquetación 1 02/07/15 10:50 Página 142
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 143

Capítulo 5
Hacia una naturaleza desencantada

Los animales y la Revolución científica

Durante la Alta Edad Moderna, floreció un modelo de conocimiento muy preo-


cupado por analizar y recoger cuanto de maravilloso y extraordinario había (o
podía haber) en la naturaleza, cuyo estudio era concebido como un inventario de
todo lo posible, y en esta línea trabajaron autores como Ulises Aldrovandi, Juan
Eusebio Nieremberg, Athanasius Kircher, Kaspar Schott, e incluso Jan Jonston
(Thaumatographia Universalis), presuntamente uno de los primeros demoledores
de la visión emblemática del mundo natural. Su producción ha sido injustamente
olvidada durante mucho tiempo, ya que su modelo de conocimiento, basado en
el estudio de lo particular, fue barrido por una Revolución Científica (aunque este
término hoy día es objeto de una profunda revisión)1, preocupada ante todo por
la formulación de leyes de carácter universal, y si podían ser expresadas en términos
matemáticos, tanto mejor. Tampoco es fácil acercarse a ellos: suelen escribir en
latín, lengua normalmente desconocida por los historiadores y aún más por los
historiadores de la ciencia, y los filólogos latinos, por su parte, prefieren centrarse
en autores grecorromanos. Sea como fuere, representan una línea de acercamiento
al estudio de la naturaleza que durante mucho tiempo fue plenamente operativa,
denominada Filosofía Preternatural.
Aristóteles opinaba en su Metafísica que las ciencias debían dedicarse exclusi-
vamente a las regularidades, que no solamente eran universales sino también de-
mostrables por medio de una cadena de causas necesarias. Ello contrasta con la

1 Valoraciones recientes en Peter Dear, La revolución científica. El conocimiento europeo y sus expectativas 1500-
1700, Madrid, Marcial Pons, 2007. Steven Shapin, La revolución científica. Una interpretación alternativa, Bar-
celona, Paidós, 2000.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 144

144 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

actitud de los practicantes de la filosofía preternatural, que se dedican al estudio


de lo maravilloso y lo increíble, aunque claramente distinguido de lo milagroso y
lo sobrenatural. Entre sus cultivadores, la premisa fundamental era que las ano-
malías podían ser explicadas por causas naturales, de ahí el empleo del término
filosofía, que indicaba el repositorio de las explicaciones causales, opuesto al de
historia, que reunía detalles desconectados. En los años iniciales del siglo xvii, la
filosofía preternatural fue el intento más ambicioso de explicación científica.
Hay una clara analogía entre los tratados de filosofía preternatural y los conte-
nidos de las wunderkammer y los gabinetes de curiosidades. Aparentemente, tienen
un objetivo de recopilación universal, pero ni unos ni otros eran enciclopédicos
en el sentido de representar el entero universo de las cosas, antes al contrario, eran
muy selectivos porque ignoraban lo mundano y lo ordinario, es decir, lo natural,
en el sentido usual del término. Los objetos preternaturales eran ante todo selec-
cionados desde el punto de vista ontológico, siguiéndose las categorías escolásticas
que distinguían lo sobrenatural, lo preternatural y lo antinatural. Lo sobrenatural
se refería exclusivamente a Dios y a sus milagros. Lo antinatural tenía una conno-
tación moral negativa y se refería a todo aquello que violaba las normas de la na-
turaleza o humanas. Lo preternatural, por el contrario, era una categoría neutral
desde el punto de vista moral, y se refería a las cosas que aparecían fuera del orden
cotidiano de la naturaleza, si bien debidas a causas naturales, aunque concatenadas
de una forma algo extraña. Estas categorías las encontramos reflejadas en los filó-
sofos profesionales, pero también en otros géneros literarios como homilías, ha-
giografías o sermones. En los siglos xvi y xvii se endurecieron las fronteras entre
todas estas categorías, debido al surgimiento de una nueva filosofía preternatural,
pero también al fuerte interés por la demonología. 
La filosofía preternatural era la ciencia de las maravillas, y los criterios para de-
finir algo como maravilloso podían ser múltiples. En algunos casos, porque su
modo de actuar se escapaba a la percepción humana, y así se hablaba de las pro-
piedades ocultas, como el magnetismo, o las simpatías y antipatías entre las dis-
tintas especies, que actuaban también como un ejemplo de atracción y repulsión.
Aunque estas propiedades ocultas actuaban con regularidad, eran en principio
opacas a la observación y difíciles de explicación. Otros objetos caían dentro de
la filosofía preternatural debido a su rareza, como las jirafas y las avestruces, que
por supuesto no tenían nada intrínsecamente extraño, pero sí lo eran desde una
perspectiva eurocéntrica.
Los objetos de la filosofía preternatural eran heteróclitos, y sus causas, ocultas
e irregulares, lo que contrastaba con la perspectiva aristotélica de estudiar las re-
gularidades manifiestas y comunes. Estaba el problema de si se la podía considerar
una forma de conocimiento, ya que, si bien los filósofos preternaturales intentaron
explicar sus rarezas particulares, el trabajo de recopilarlas podía llegar al infinito.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 145

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 145

Cuando Descartes definió la filosofía natural como las cosas comunes de las que
todos han oído, se debía a su rechazo del arduo y laborioso trabajo de la filosofía
preternatural, ya que sería necesario recoger todas las piedras y plantas que vinieran
de las indias, haber visto al Ave Fénix y no pasar por alto ningún fenómeno ex-
traordinario de la naturaleza2.
Pero desde mediados del siglo xvii se va imponiendo un nuevo modelo, preo-
cupado por establecer regularidades (y si podían ser expresadas en términos ma-
temáticos, aún mejor) y no estudiar excepcionalidades. Y este nuevo modelo
conformaría una transformación de las tecnologías descriptivas. Ya se habían ocu-
pado de ello los jesuitas, una de cuyas tareas fundamentales consistió en hacer
frente al nuevo conjunto de datos empíricos que se habían obtenido artificial-
mente mediante el uso de instrumentos, como el telescopio y el barómetro, con
el fin de integrarlos en las concepciones aristotélicas. Utilizaron para ello una am-
plia gama de técnicas sociales y lingüísticas que les permitieran proveer a estas ex-
periencias particulares del aura de certeza, y estas técnicas incluyen la identificación
de testigos fiables, las declaraciones públicas de expertos y el uso de técnicas na-
rrativas que habían sido diseñadas para proporcionar a los enunciados empíricos
el aspecto de axiomas indudables3. Aunque los jesuitas debieron enfrentarse a va-
rios problemas de fondo, a saber, la unidireccionalidad de sus redes académicas,
el hecho de que nunca fueran completamente aceptados en la Europa protestante,
y la acusación de proselitismo que pesaba sobre ellos4.
Se le deberá a Robert Boyle, en su disputa con Hobbes sobre la bomba de vacío,
la formulación definitiva de los nuevos modos descriptivos, antecesores de esa Obje-
tividad tan cara a la ciencia decimonónica5. Sus investigaciones tuvieron como con-
secuencia la creación de un nuevo lenguaje que pretendía responder a preguntas que
siempre han sido de difícil contestación: ¿por qué consideramos que las cosas son
ciertas? ¿Cuales son los criterios que nos inducen a ello? Boyle logra ese cierre, es
decir, la transformación de creencias experienciales individuales en conocimiento pú-
blico compartido, mediante tres tecnologías disciplinares: material, social y literaria6.

2 Lorraine Daston, «Preternatural Philosophy», en Lorraine Daston (ed.), Biographies of Scientific Objects, University
of Chicago Press, 2000, pp. 15ss. También Javier Moscoso, «Historia y filosofía preternatural en el mundo mo-
derno», en Francisco Jarauta (ed.), El gabinete de las maravillas, Fundación Marcelino Botín, 2004, pp. 93-114.
3 Steven Shapin, La revolución científica, p. 122.
4 Noel Malcolm, «Private and Public Knowledge: Kircher, Esotericism and the Republic of Letters», en Paula
Findlen (ed.), Athanasius Kircher. The Last Man who knew everything, Nueva York, Routledge, 2004.
5 Lorraine Daston y Peter Galison, Objectivity, Nueva York, Zone Books, 2007. Lorraine Daston, «The empire of
observation 1600-1800», en Lorraine Daston y Elizabeth Lunbeck, Histoires of scientific observation, University
of Chicago Press, 2011.
6 Steven Shapin y Simon Schaffer, Leviathan and the air pump. Hobbes, Boyle and the experimental life, Princeton UP
1985, reed. 2011, trad. castellana Universidad Nacional de Quilmes (Argentina), 2005. También, Simon Schaffer,
«La filosofía natural de Defoe y los mundos del crédito», Trabajos de cristal. Ensayos de historia de la ciencia (1650-
1900), Madrid, Marcial Pons, 2011 y Steven Shapin, A social history of truth, University of Chicago Press, 1994.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 146

146 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

En primer lugar, la tecnología material. La disciplina material radica en pro-


ducir bombas que produzcan regularmente hechos estables, aunque no nos vamos
a extender sobre este punto. Más interesante es el segundo aspecto, la tecnología
social, o, lo que es lo mismo, la busca del testigo cualificado. Boyle, hijo del conde
de Cork, recurre a los virtuosi, los aristócratas patrocinadores de la Royal Society,
que asisten a sus reuniones, conversan con fluidez y comprensión sobre filosofía
natural, aunque no la practiquen, y cuya honorabilidad está fuera de toda duda.
Estos testigos dan fe sincera y libremente de la elasticidad del aire. Esta es la tec-
nología social. Con el tiempo, habrá colectivos sistemáticamente desacreditados
por su falta de veracidad, y uno de estos colectivos será el de los viajeros, conside-
rados en el siglo xviii como mentirosos, comenzando a sustituirse la experiencia
directa por la coherencia interna del relato como criterio básico de veracidad7.
Si creíble ha de ser el testigo, también lo ha de ser el productor del conoci-
miento, que deberá llevar en todo momento una existencia virtuosa y frugal, sin
abandonarse a placeres ni mundanidades. El mismo Robert Boyle también seguía
este ideal ascético, ejerciendo un estricto control de su cuerpo y desterrando cual-
quier clase de pompa en el vestir, el alojamiento o el equipaje. Su contemporáneo
Henry More, filósofo de la universidad de Cambridge, dedicó mucha más impor-
tancia a su propio cuerpo que cualquiera de sus contemporáneos. En su corres-
pondencia con Lady Anne Conway, señalaba la importancia de una dieta correcta
para llevar a cabo sus inquisiciones filosóficas. isaac Newton, por su parte, se ca-
racterizaba por no comer prácticamente pan, siendo asimismo completamente
abstemio. Su sobrina señalaba que cuando vivía en Londres y le llevaba leche y
huevos calientes para la cena, se los comía fríos en el desayuno. Henry Cavendish,
a finales del siglo xviii, también era protagonista de relatos similares. La veracidad
de estos relatos nos importa poco, sino su significado: todas estas historias nos
muestran normas de conducta para el amante del conocimiento y el buscador de
la verdad8. El verdadero filósofo era un hombre íntegro, y la comunidad científica
estaba formada por seres virtuosos, libres de prejuicios intelectuales, costumbres,
tradiciones y distinciones sociales9.
Y, finalmente, la tecnología literaria. El mecanismo literario es esencial para
convertir en testigos, e incluso reclutar como futuros participantes y corresponsa-
les, a quienes no están presentes en los experimentos. Boyle despliega para ello un

7 Jorge Cañizares Esguerra, Cómo escribir la historia del Nuevo Mundo, México, FCE, 2007; Juan Pimentel Igea,
«Impostores y testigos: verosimilitud y relaciones de viaje», Testigos del mundo. Ciencia, literatura y viajes en
la Ilustración, Madrid, Marcial Pons, 2003.
8 Sobre todo Steven Shapin, «The Philosopher and the Chicken», en Steven Shapin y Christopher Lawrence
(eds.), Science Incarnate. Historical Historical Embodiment of Natural Knowledge, Univesity of Chicago Press,
1998. También, Matthew L. Jones, The Good Life in the Scientific Revolution. Descartes, Pascal, Leibniz and the
Cultivation of Virtue, University of Chicago Press, 2008.
9 Steven Shapin, Never Pure, The John Hopkins University Press, 2010, pp. 49 y 50.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 147

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 147

aparato retórico, oportunamente moralizado, basado en la claridad, la minucio-


sidad y la modestia. Boyle escribe «tentativos» ensayos donde describe con detalle
sus experimentos, incluidos los fallidos y los que producen anomalías (como mues-
tra de honradez y manteniendo una escrupulosa corrección en los debates con sus
críticos), refiriéndose siempre al asunto en litigio, nunca a las características per-
sonales o ideológicas de su adversario y sin emplear expresiones burlonas o des-
pectivas. No obstante, a partir de mediados del siglo xviii hay una fuerte reacción
contra un estilo literario considerado árido y seco, abogándose por una prosa
mucho más llena de metáforas, muy en línea con el Prerromanticismo, constitu-
yendo el brillante estilo literario de Humboldt una buena muestra de ello, aunque
anticipado por otros autores franceses como Bernardin de Saint-Pierre, que en su
Voyage a l’ile de France (1773) había empleado un estilo literario muy en conso-
nancia con la exuberancia y la riqueza de la naturaleza tropical10.
Entre finales del siglo xvii e inicios del siglo xviii los científicos comienzan a
consolidarse como comunidad, y a adquirir presencia social, y se los identifica
como productores de un saber universal garantizado por el juicio crítico de los
miembros de la comunidad denominada la República de las Letras. Gracias a la
vigencia de determinados códigos de cortesía, que regulaban la transacción de la
información, durante mucho tiempo se pudo sostener el entramado de relaciones
que la caracterizaban. Pero a partir de 1720 dichos códigos evolucionaron  para
garantizar que la comunicación respetara determinadas normas de control, con-
tribuyendo a ello la expansión de la prensa periódica y la evolución del mercado
editorial, que pusieron de manifiesto las contradicciones entre las exigencias de la
cortesía, los intereses económicos y el concepto de información útil y fiable. El
problema de la República de las Letras radicaba en que sus preocupaciones eran
las de la comunidad de eruditos, y su audiencia se identificaba con los mismos
miembros que la componían. Una de las consecuencias de este modelo fue el des-
interés por las aplicaciones prácticas del conocimiento, otra que la cortesía ence-
rraba sus tiranías, y el mérito de los trabajos era secundario frente al formalismo
de las relaciones.
En la ilustración emerge una nueva República que será el reverso de la antigua.
Se pone en entredicho la autoridad del conocimiento erudito y libresco, demasiado
tedioso y alejado del mundo. Para combatirla, se utiliza a menudo la metáfora del
conocimiento como viaje, metáfora que abre camino a la idea del error como im-
precisión, y que podía ser evitado por medio de una rigurosa disciplina. La utilidad
entra a formar parte de los criterios básicos de orientación del saber. Las estrategias
de redacción de textos, las formas de recabar datos y la gestión de la credibilidad
se ligaron a la aparición y generalización de los instrumentos mecánicos, y con ello

10 Juan Pimentel Igea, «Cuadros y escrituras de la naturaleza», Asclepio, LVI-2, 2004.


143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 148

148 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

comenzaría la andadura de la historia de la objetividad, es decir, la historia de cómo


determinado modo de crear información, aún vigente, llegó a cobrar autoridad11.
Los cambios intelectuales que supuso la Revolución científica también afecta-
ron la forma en que era concebida la naturaleza a lo largo del siglo xvii. Francesco
Redi en su Esperienze intorno alla generazione degl´insetti (1668) criticaba la idea
de la generación espontánea formulada por Kircher, a la vez que en su Esperienze
intorno a diverse cose naturali, e particolarmente quelle, chi son portate dall´Indie
(Florencia, 1671), obra que fue traducida al latín cuatro años más tarde, se oponía
a la idea de que las piedras encontradas en algunos animales tuviesen propiedades
maravillosas. Ya estos objetos han dejado de ser vistos como algo con poderes ocul-
tos, sino que son diseccionados, estudiados al microscopio y desprovistos de su
aura mágica.
Las vidas de John Ray (1627-1705) y Francis Willughby (1635-1672), ambos
vinculados a la Royal Society, se encuentran estrechamente ligadas. Este recopiló
una serie de materiales que fueron publicados por el primero como la Ornithologia
(Londres, 1676), y la Historia piscium (Oxford, 1686), debiéndose asimismo a
Ray la Synopsis methodica animalium quadrupedum et serpentini generis (Londres,
1693), la Historia insectorum (Londres, 1710), y la Synopsis avium et piscium (Lon-
dres, 1713). En el prefacio de la Ornithologia, que fue traducida al inglés en 1678,
declara su intención de estudiar cada clase de ave, observando sus características
y sus aspectos distintivos, sin aludir a sus sinónimos, fábulas, presagios, o cualquier
cosa relativa al hombre, ciñéndose tan sólo a sus propiedades relacionadas con la
historia natural. Ray concibe ésta como algo que concierne al mundo de los ob-
jetos reales, limitándose a lo que puede ser percibido por los sentidos, analizado
y clasificado. Excluye las aves americanas que él considera fabulosas, e incluye ma-
teriales de la obra de Hernández al final de su texto como apéndice, acompañado
de algunos comentarios propios. La Historia piscium, fue en su mayor parte un
trabajo de Willughby, declarando Ray su intención de no escribir un catálogo de
todos los peces, sino sólo de las especies que ha observado bien por sí mismo o
por sus corresponsales, bien por autores solventes, como Belon, Rondelet, Salviani,
Aldrovandi, y, por encima de todo, Gesner. Ray siempre enfatiza mucho la im-
portancia de los caracteres externos y morfológicos a la hora de clasificar los ani-
males, condenando la historia natural de corte filológico, propia del siglo xvii,
cuyos autores intentaban descubrir los nexos entre las palabras y las cosas. La con-
cepción de Ray de la historia natural como algo caracterizado por la descripción
y la apariencia morfológica debe mucho a Markgraf12. En su obra sobre los cua-

11 Nuria Valverde Pérez, Actos de precisión. Instrumentos científicos, opinión pública y economía moral en la Ilus-
tración española, Madrid, CSIC, 2007, pp. 13ss.
12 Miguel Ángel de Asúa y Roger French, A New World of Animals.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 149

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 149

drúpedos, Ray rechaza los métodos de Gesner, Aldrovandi y Jonston. Para justi-
ficar haber escrito un nuevo libro de historia natural, señala que el volumen de
sus obras aterroriza al lector, que sus libros son caros, que muchas nuevas especies
se han descubierto, y que dispone a los animales conocidos in a more achurate
order. El orden natural era importante para Ray, que había contribuido con John
Wilkins en la busca de un lenguaje universal, pero igualmente importante fue la
exclusión de lo fabuloso y de lo incierto, incluyendo solamente sus propias des-
cripciones o las de sus fuentes más inmediatas. La estructura de aprendizaje del
Renacimiento, de colecciones textuales y comparaciones, se ha desvanecido. Ray
elige siempre la mejor fuente disponible, lo mismo que los autores del xviii. Él
no considera necesario acumular citas, por lo que excluye lo oído y los relatos de
segunda mano13.
La Royal Society muy pronto organizó una colección de objetos naturales, enri-
quecida en 1666 por la compra del gabinete de Robert Hubert. Muchos de sus miem-
bros seguían el programa baconiano de reforma del conocimiento, y el museo exhibía
un mono, tres armadillos, un caimán y distintas aves americanas. Edward Tyson
(1650-1708), miembro de la institución, envió varias contribuciones a las Philoso-
phical Transactions sobre la disección de varios animales, entre ellos un opposum y
un pecarí. Y estas pruebas no se limitaron solamente a las disecciones, ya que en las
Philosophical Transactions podemos encontrar, entre otros, trabajos como e Me-
thod Observed in Transfusing the Bloud out of One Animal into Another (1665), An
Account of Some Experiments of Injecting Liquors into the Veins of Animals, Lately
Made in Italy by Signior Fracassati Professor of Anatomy at Pisa (1666) o Some Ex-
periments Touching Animals, Made in the Air-Pump by the Persons Formerly Mentio-
ned, viz. Monsieur Hugens and M. Papin (1675).
En Francia, por su parte, la Académie des Sciences fundada por Colbert en 1666
también se dedicó a estos experimentos anatómicos, y en la edición de 1676 de las
Mémoires pour servir a l´histoire naturelle des animaux aparecía un coatí. Los anato-
mistas franceses también pusieron de relieve sus planteamientos epistemológicos,
distinguiendo dos tipos de historia, la general, y la especializada, que ellos llamaban
mémoires o comentarios, aludiendo a naturalistas como Belon, Piso y Markgraf que
no escribieron nada que no hubieran visto con sus propios ojos. El punto común de
todos estos autores es su actitud crítica, manteniendo que las cosas deben ser some-
tidas a la experiencia y a la observación. Redi experimentó con los animales, Ray y
Willughby los incorporaron en una nueva clasificación, Tyson los diseccionó. Los
animales fueron manipulados, categorizados, anatomizados. Ya no había ningún sig-
nificado mágico ni maravillas ocultas que descubrir14. Y acabarían convirtiéndose en

13 Brian Ogilvie, The science of describing, pp. 262-264.


14 Miguel de Asúa y Roger French, op. cit., pp. 209-235.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 150

150 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

meros objetos de disección o experimentación, prácticas muy habituales en la Royal


Society o en la Académie des Sciences francesa, llegando a realizarse con ellos de-
mostraciones anatómicas públicas15.
La transición, no obstante, no fue inmediata: las Mémoires de la Academia
francesa y las Philosophical Transactions de la Royal Society recogen numerosos
ejemplos de sucesos que transgredían, de algún modo, el orden natural establecido
por Dios a partir de la Creación, tratándose de seres y fenómenos pertenecientes
al ámbito de lo preternatural. Los primeros números de las Philosophical Transac-
tions están repletos de temas y casos aparentemente intrascendentes, triviales, mun-
danos, hechos que al ser observados lenta y cuidadosamente ponían de relieve no
sólo la estructura material de la realidad, sino también de la propia extrañeza de
la realidad, el carácter prodigioso de lo cotidiano. Así se desprende de la Micro-
grafía de Hooke, el microscopista que decidió retratar el tejido de un tafetán, la
punta de una aguja, el ojo de una mosca. Rhopografía, micrografía, las cosas mun-
danas devienen extraordinarias, dignas de ser fijadas y registradas16.
En el gabinete de curiosidades del Gresham College, que desde 1663 acogiera
a la Royal Society, podemos encontrar a partir de la lectura de su catálogo, elabo-
rado por el médico Nehemiah Grew (1641-1712), que lo publicara en 1681 bajo
el nombre de Musaeum Regalis Societatis or a Catalogue and Description of the Na-
tural and Artificial Rarities Belonging to the Royal Society and preserved at Gresham
Colledge, conociendo una reseña al año siguiente en las Acta Eruditorum; todas las
rarezas de una colección que abarcaba los tres reinos de la naturaleza, aunque en
lo que nos importa a nosotros, el mundo animal, lo divide a su vez en cuatro apar-
tados dedicados respectivamente a Rarezas humanas, Cuadrúpedos, Serpientes,
Aves, Peces, Conchas e insectos. Las Acta eruditorum recogieron los especímenes
más llamativos, figurando entre ellos una momia egipcia integra, un oso hormi-
guero, el cráneo de un hipopótamo, un armadillo, un ciervo volante, un cocodrilo,
un rinoceronte, un pingüino, un narval, un pez rémora, una estrella marina, y
una colección de conchas. Todo este abigarramiento asistemático nos muestra
cómo a finales del siglo xvii la recopilación de talante baconiano, y el afán por
coleccionar mirabilia, seguían plenamente operativos, llamando la atención la pro-
cedencia americana de muchos de estos especímenes.

15 Sobre la experimentación con animales, Erica Fudge, Perceiving Animals, Humans and Beasts in Early Modern
English Culture, Urbana and Chicago: University of Illinois Press, 2002, cap. 4; Anita Guerrini, Experimenting
with human and animals : from Galen to animal rights, The John Hopkins University, 2003; Anita Guerrini, «Natu-
ral History, Natural Philosophy and Animals», en Matthew Senior, A cultural history of animals, vol. 4, Oxford,
Berg Publishers, 2007; Peter Harrison, «Reading vital signs: animals and the experimental philosophy», en
Erica Fudge (coord.), Renaissance Beasts. Of Animals, Humans, and Other Wonderful Creatures, Urbana and
Chicago: University of Illinois Press, 2004; Stefano Perfetti, «Philosophers and Animals in the Renaissance»,
en Bruce Boehrer, A cultural history of animals, vol. 3.
16 Juan Pimentel y José Ramón Marcaida, «La ciencia moderna en la cultura del Barroco», Revista de Occidente,
328, 2008, pp. 136-151.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 151

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 151

Pero el avance hacia una historia natural desencantada será irreversible. En el


siglo xviii nos encontraremos con la figura del francés Jacques Brisson (1723-
1806), cuya obra depende poderosamente de las colecciones aristocráticas del mo-
mento. De hecho, su Ornithologie (1760) está basada en la colección de René
Antoine Ferchauld de Réaumur (1683-1757), que encontró un método bastante
eficaz y rápido para conservar los pájaros tropicales, lo que permitiría a sus co-
rrespondientes enviarle numerosos especímenes, de los que llegó a reunir la mayor
colección en toda Europa, siendo capaz de establecer una nueva clasificación de
las aves y de proporcionar meticulosas descripciones y cuidadas litografías. Tras la
muerte de Réaumur, su colección fue confiscada por Luis xv de Francia. Brisson
comienza por criticar las clasificaciones de sus predecesores. En su opinión, Belon
es el primero que ha introducido algo de orden, por cuanto Gesner utiliza el orden
alfabético, Aldrovandi es útil pero demasiado prolijo, y Jonston se limita a copiar
a los demás. Elogia la obra de Willughby y se refiere también a Linneo, aunque
opina que no es lo bastante preciso. Al igual que los ingleses, su clasificación está
basada en la forma del pico y de los pies. Otro aspecto innovador es la descripción
de cada especie, que responde invariablemente a un modelo en el que aborda, su-
cesivamente, la nomenclatura, literatura, origen, tamaño, y descripción física, en
un estilo seco y sin florituras. Reconoce la monotonía de su método, pero ofrece
la ventaja de que cualquier lector puede apreciar de un vistazo las diferencias entre
las distintas especies, lo que convierte a su obra en precursora de la moderna or-
nitología. Nos indica además sus fuentes, por cuanto las especies con un doble
asterisco son las que parten de una autopsia de todo el cuerpo del animal (acom-
pañadas a veces de una ilustración), y las que tienen un asterisco simple son aquellas
en las que el autor solamente vio una parte del ave. En todos los casos menciona
al propietario del espécimen, lo que asegura la verificación de la información, y,
además, refuerza la importancia de los contactos personales. En las descripciones
sin asterisco, se basa simplemente en las referencias de terceros, a los que menciona
brevemente. Pero Brisson no nos aporta información alguna sobre el comporta-
miento de los animales, y su orden clasificatorio es a veces arbitrario17.
Tampoco podemos olvidar a Linneo, autor del archiconocido Systeme Naturae,
en el que consagra el sistema de clasificación binomial, siendo su gran aportación
la acuñación del término mamíferos para designar a lo que desde la época de Aris-
tóteles se denominaba cuadrúpedos18. Pero la obra maestra de la historia natural
dieciochesca es, naturalmente, la Histoire naturelle (1749-1789) del conde de Buf-
fon, que hunde sus raíces en la tradición clásica de Aristóteles y Plinio, y conti-

17 Paul J. Smith, «On toucans and hornbills», en Karl A. Enenke y Paul J. Smith, Early Modern Zoology, Brill,
2007.
18 Londa Schiebinger, «Why Mammals are Called Mammals: Gender Politics in the Eighteenth Century Na-
tural History», The American Historical Review, 98-2, 1993.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 152

152 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

nuada en el Renacimiento por Gesner y Aldrovandi19. Su éxito fue impresionante,


vendiéndose de sus respectivos volúmenes de mil a tres mil copias en tan solo seis
semanas, dando lugar asimismo a numerosas publicaciones que resumían o ex-
tractaban su obra para públicos más específicos, como los niños. Para Buffon era
muy importante el estilo, multiplicando las metáforas, personificaciones, y antí-
tesis, expresándose con frases bellamente construidas. Para asegurar la legibilidad
de su texto, adopta una posición contraria a la de Brisson, que conscientemente
tenía un estilo repetitivo y monótonamente descriptivo. Ello se aprecia incluso en
los nombres de las aves: si Brisson utilizaba nombres descriptivos que indicaban
generalmente una característica física, Buffon inventa a menudo neologismos exó-
ticos basados en etimologías indias, onomatopeyas o palabras híbridas.
Preocupado sobremanera por los aspectos didácticos y utilitarios de la Historia
natural, hasta el punto de que podía constituir un buen medio para que un hom-
bre corriente se elevase socialmente20, no rompe, sin embargo, con la tradición
moralizante y simbólica del mundo animal que se había iniciado en la época clá-
sica. En la Francia del siglo xviii, el término fábula (fable) podía tener varios sig-
nificados, bien como una noticia falsa, bien como una historia moralizante.
Cuando los naturalistas muestran que Buffon eliminó la fábula de su obra, lo
único que quieren decir es que descarta las falsedades que durante mucho tiempo
habían sido admitidas, pero no que renuncie a extraer lecciones morales de la na-
turaleza. Es cierto que el contenido moralizante disminuye como consecuencia
de la Revolución científica, pero nunca desaparecería del todo. Muchas especies
familiares continuaron siendo asociadas a lecciones morales, y conceptos como la
esclavitud y el amor maternal fueron aplicados a especies nuevamente descubiertas.
Y estas conexiones, aunque de forma más sutil, siguieron apareciendo en trabajos
científicos que no tenían un público popular. La naturaleza continuaría siendo
una fuente de lecciones, pero de una manera diferente.
El ranking buffoniano lo constituyen cuatro especies, el elefante, el perro, el
castor y el mono, utilizando los criterios de su habilidad para aprender, su socia-
bilidad, o su posesión de rasgos admirables en su carácter. Los monos ocupan el
lugar más bajo, debido a su suciedad y a su falta de pudor. Los animales buenos a
menudo son emparejados con su opuesto, el león y el tigre, el perro y el lobo (o el
gato), el águila y el buitre. Buffon fue el maestro de la nueva fábula, y las páginas
dedicadas al elefante constituyen una buena muestra de ello. Siguiendo una tradi-
ción que se remonta a Plinio, lo considera el mejor de los animales. Su inteligencia
es muy próxima a la humana, es muy habilidoso gracias a su trompa, es dócil, re-

19 Una introducción a su obra en Antonio Lafuente y Javier Moscoso, Georges-Louis Leclerc conde de Buffon
(1707-1788), Madrid, CSIC, 1999.
20 Emma C. Spary, Utopia’s Garden: French Natural History from Old Regime to Revolution, Chicago UP, 2000,
p. 26.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 153

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 153

conoce y aprecia a los humanos, se somete con el buen trato pero no con la fuerza,
sirve con celo, fidelidad e inteligencia, le gusta la compañía de sus semejantes, es
poderoso, prudente, moderado incluso en sus pasiones, constante en el amor, re-
conoce a sus amigos incluso cuando está furioso, ataca solamente cuando se le
agravia, recuerda tanto los favores como las injurias, es vegetariano, y amado y res-
petado por los demás animales porque no tienen motivo alguno para temerle. Fi-
nalmente, su modestia excede a la de los humanos, y en la escala moral su opuesto
es el sanguinario tigre. Estas valoraciones no se alejan mucho de las que encontra-
mos en las obras zoológicas renacentistas, por cuanto aparecen modelos de con-
ducta para el lector, estereotipos, y tradiciones folklóricas que organizan los
animales por parejas opuestas, una creada por Dios, y la otra por el demonio 275.
No se puede entender la obra buffoniana sin comprender la teoría de una des-
cripción que no se beneficia en el siglo xviii de una imagen favorable, y tiene la
reputación, derivada de la novela galante, de una inutilidad enojosa. Esta concep-
ción desfavorable es reflejada aún por el abate Mallet en la Enciclopedia, conside-
rando la descripción como una definición imperfecta y poco exacta, intentando
conocer una cosa por algunas propiedades y circunstancias que le son particulares,
suficientes para dar una idea y distinguirla de otras, pero que no desarrolla ni su
naturaleza ni su esencia. Una descripción es la enumeración de los atributos de
una cosa, de varios de sus accidentes, por lo que es inferior a la definición. Es en
este contexto poco propicio donde se desarrolla la descripción en la historia natural
y la promoción de esta figura literaria. El siglo xviii fue el momento en el que se
origina una subdivisión de los puntos descriptivos. Y no se puede comprender el
sentido de esta división sin entender la relación entre el texto y la imagen en la
historia natural. Si para Réaumur la imagen es un mero auxiliar de la descripción,
porque transmite simultáneamente información de la misma naturaleza, siendo
seguido en sus afirmaciones por Perrault o Brisson; otros, como Adanson la con-
sideran un discurso científico serio, añadiendo que las descripciones deben ser
cortas y versar sobre aquellos aspectos que el dibujo no puede reflejar, como la
sustancia, la solidez, el suelo o el clima. Sea como fuere, uno de los méritos de la
historia natural dieciochesca fue la de promocionar l´objet moyen, por cuanto la
descripción no se interesa por la excepcionalidad sino por lo corriente, si bien esta
promoción de la mediocridad habrá de pactar algunas veces con los prejuicios es-
téticos tradicionales. La descripción habrá de fundamentarse además en un orden,
siendo el más importante el de la misma obra: ¿qué animal hay que describir pri-
mero? Puede ser por orden aleatorio, a medida que la ocasión se presenta (Pe-

21 Louise E. Robbins, Elephant slaves and pampered parrots. Exotic animals in Eighteenth Century Paris, The John
Hopkins University Press, 2002. También, M. Levacher, «Les lieux communes dans l' Histoire naturelle de Buf-
fon», Dixhuitieme siecle, 2010. Sobre la popularidad de la historia natural en la Francia dieciochesca, Michael
R. Lynn, Popular Science and Public Opinión in Eighteenth Century France, Manchester UP, 2006.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 154

154 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

rrault), alfabético (Gesner o la Enciclopedia), según caracteres más o menos arbi-


trarios (Aristóteles, Ray, Linneo), lineal que va de los organismos más simples a
los más perfeccionados (Leibniz), o según el grado de familiaridad con el hombre
(Buffon). De este modo, el plan original de la Histoire naturelle se funda sobre
una serie de círculos cada vez mayores (el restringido de los animales familiares,
el de los domésticos, el de los semisalvajes, etc.) y cada vez más alejados de quien
es considerado el centro de todas las cosas, el hombre. En efecto, las partes inte-
riores son comunes al hombre y a todos los animales, pero las exteriores, como
las manos, los cuernos o los órganos del movimiento, son diferentes22.
Nuestro hombre sería muy admirado en la España dieciochesca, y el Memorial li-
terario así lo manifestaba, aunque, de paso, todavía seguía evocando la obra de Plinio:

Pasando ahora a estudios menos difíciles y de mayor agrado, cuales son los que se
comprenden bajo el nombre de historia natural, veremos a los dos siglos anteriores
trabajar con ardor, reunir observaciones muy importantes, producir hombres muy
grandes como son un Aldrovando, un Gessner, un Swamerdam, un Beccher, un
Redi y un Jonson, pero hasta el xviii no llega a formar un cuerpo completo de doc-
trina, ni a ser una verdadera ciencia. Tales han sido sus adelantamientos en nuestros
tiempos, tan inmenso el camino que ha andado en nuestros días, que sobrepuja a
cuanto habían hecho en los siglos anteriores [...] no solo miraremos a Linneo como
padre de la botánica, sino también de la historia natural, pues en sus inmortales
obras formó un sistema completo y arreglado que abarca toda la naturaleza, y son
el cual el estudio de sus inmensas producciones nunca será más que confusión [...]
el naturalista francés rivaliza en gloria con el sueco, y le aventaja en nombradía,
aunque por distinto camino los dos se han hecho superiores a su siglo, y aun a todos
los que les han precedido en tan brillante carrera. El conde de Buffon, como escri-
tor, ocupa el primer lugar entre los de su nación, perteneciendo al corto numero
de los que en estos tiempos han manejado la lengua con la pureza, con la perfección,
con la gracia que los constituye clásicos [...] es verdad que el templo que elevó a la
naturaleza no es tan vasto, tan completo, tan universal como el de Linneo, que su
obra carece de un plan, de un método, de un sistema tan necesario en este estudio,
que no nos ofrece mas que retazos inconexos, partes en fin del inmenso todo que
se había propuesto abrazar, pero cuanto ha hecho y en especial lo que ha concluido
por sí, es grande, es magnífico, es sublime [...] Buffon es tal vez el escritor que en
sus descripciones se ha acercado mas a las bellezas inimitables, a la gracia original
de la naturaleza. Se le ha llamado el Plinio francés... la diferencia entre los dos está
en la superioridad de nuestro siglo sobre el de Plinio23.

22 Denis Reynaud, «Pour une théorie de la description au 18e siècle», Dixhhuitieme Siècle, 22, 1990.
23 Memorial literario o Biblioteca periódica de ciencias y artes, 1801, pp. 28-30.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 155

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 155

La historia natural en la España dieciochesca

En la España del siglo xviii, especialmente en los últimos años de la centuria, la


historia natural comienza a ponerse de moda, no considerándose, todavía, como
una rama del conocimiento separada de las Letras. En el periódico Variedades de
ciencias, Literaturas y Artes, se menciona textualmente:

En una época en que todas las naciones cultas de la Europa se dedican con el
mayor ardor al adelantamiento de los conocimientos útiles, y que en España la
aplicación de los hombres estudiosos se ha vuelto generalmente hacia las ciencias
naturales, y ramos importantes de la literatura, un periódico como el que presen-
tamos al publico debe ser extremamente útil [...] para llenar estos fines hemos cre-
ído que no bastaba emplearlas exclusivamente en un ramo determinado de
Ciencias o Literatura. Se sabe generalmente que todos los conocimientos huma-
nos son ramas de un mismo árbol, nacidas de un mismo origen, y unidas entre sí
por un tronco común, que se fortifican y enriquecen los unos con los otros, y que
si las ciencias dan gravedad y solidez a las letras y a las artes las letras a su vez ame-
nizan la austeridad de las ciencias, y las hacen mas comunicables24.

Una de las virtualidades que ofrecía el cultivo de la Historia Natural radicaba en


su carácter práctico. Juan Bautista Negrillo, en Variedades de Ciencias, Literatura y
Artes, nos dirá al respecto: «pocas serán las clases del estado [...] dejen al menos de
poder sacar de ellas muchas ventajas [...] y si el bello sexo dedicase sus muchos ratos
desocupados a adquirir algunos conocimientos de esta ciencia [...] que de miedos
sustos y sinsabores se excusaría»25. Según reconocía el botánico Joseph Mariano Mo-
ciño en la Gaceta de México del 19 de septiembre de 1801, «la segunda causa de no
aprovecharnos de nuestras medicinas propias, es la poca afición que se ha tenido a
la Historia Natural, siendo ella una parte esencialísima de la materia médica».
Pero el cultivo de la Historia natural se prestaba muy bien a otros objetivos.
Uno de ellos radicaba en el hecho de que permitía abrirse a la Modernidad, pero
sin poner en tela de juicio los fundamentos doctrinales de la religión católica,
antes al contrario, puesto que el estudio de la naturaleza abocaba a la alabanza de
la Providencia divina, como revela la obra de Pedro Díaz de valdés, obispo de
Barcelona entre 1798 y 1807, para el cual «las producciones de la naturaleza y de
el arte, como unos testigos de el poder y de la bondad de Dios»26, manifestando

24 Variedades de Ciencias, Literatura y Artes, III, Madrid, Oficina de don Benito García y Compañía, 1803, pp. 5-7.
25 Variedades de Ciencias, Literatura y Artes, VII, 1803, pp. 36ss.
26 Pedro Díaz de Valdés (1806). Tratados sobre la física del clero y otros puntos útiles y provechosos de las ciencias
naturales. Barcelona: Oficina de Manuel Texero, 1806, p. 9. Vid. Jordi Ordaz (2005). «Pedro Díaz de Valdés (1740-
1807) y el estudio de las ciencias naturales». Cuadernos de Estudios del siglo XVIII, 15.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 156

156 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

además una clara preocupación utilitaria, por cuanto «la historia natural que no
sirve de base a la ciencia económica, que no atiende a la perfección e la agricultura,
que no presta socorros a la medicina, ni enseña auxilios a las artes, es un conoci-
miento inútil»27. Y todavía en 1818 Juan Mieg afirmaba cómo «pocas ciencias hay
que sean tan útiles en el discurso de la vida y que sean tan propias para penetrar
el ánimo de los jóvenes de respeto y reconocimiento hacia el Ser Supremo»28.
El mundo americano le encontrará una nueva utilidad, a saber, la presentación
de una alternativa propia a los usos científicos europeos, lo cual, en una época
marcada por el debate sobre la naturaleza del Nuevo Mundo, permitía reivindicar
la vitalidad intelectual criolla. Es cierto que el Mercurio peruano en alguna ocasión
se hacía eco, sin mencionarlo, de las tesis de Buffon sobre la degradación de la
naturaleza americana29, pero ello coexiste con un mayor sentimiento de seguridad
intelectual que se permite el lujo de criticar a los naturalistas del viejo Mundo30.
Recordemos la figura del ya citado Mociño, cuyos estudios probablemente cons-
tituyan uno de los episodios más innovadores de la nueva ciencia americana, po-
niéndose de relieve la negociación entre la ciencia criolla y metropolitana sobre la
recepción de la botánica de Linneo, que no fue aceptada automáticamente en el
mundo colonial31. De hecho, la Gaceta de México del 15 de julio de 1788 se hacía
eco de las críticas del Director del Jardín Botánico contra el sistema linneano, y
el 22 de diciembre de 1789 en los ejercicios públicos habidos en la Universidad
de México el médico Joseph Mazifio se veía obligado a responder a los contradic-
tores de los fundamentos botánicos del autor sueco, muestra de que la aceptación
de sus planteamientos no era ni mucho menos unánime.
Este orgullo criollo se manifestará claramente en las páginas del Mercurio peruano
del 12 de septiembre de 1793, en las que encontraremos un cumplido elogio fúnebre
de la figura del coronel Antonio de Pineda, nacido en 1753 en Guatemala y miembro
de la expedición de Malaspina, y ya elogiado en la Gaceta de México del 24 de agosto
de 1790, plasmándose de forma muy clara en dicho panegírico cómo la lealtad a la

27 Pedro Díaz de Valdés, op. cit., pp. 29-30, 32.


28 Juan Mieg, Paseo por el Gabinete de Historia Natural de Madrid, Madrid, Imprenta de D. M. de Burgos, 1818,
p. VII.
29 «Esta disposición de la atmósfera ha debido influir en las producciones y animales del nuevo mundo, Entre
sus trópicos no existía alguno de los grandes cuadrúpedos y los naturalistas advirtiendo esta particularidad
han sospechado que las semillas no podrían desenvolverse en un clima tan poco favorable a las principales
organizaciones del reino animal conjetura afianzada por la degradación sensible que han sufrido todos los
animales domésticos importados de la Europa al punto de llegar a desesperarse en los principios ver conti-
nuada en adelante su posteridad», Mercurio peruano, 20 de marzo de 1791.
30 Sobre la crítica a los naturalistas europeos, y particularmente a sus sistemas clasificatorios, una visión re-
ciente en Helen Cowie, Conquering Nature in Spain and its Empìre 1750-1850. Manchester University Press,
2011, pp. 115-121.
31 Antonio Lafuente, «Enlightenment in an Imperial Context: Local Science in the Late Eighteenth Century
Hispanic World». Osiris, 15, 2000, p. 163.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 157

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 157

monarquía era aún compatible con el orgullo de proceder de las tierras americanas,
a la vez que nos muestra la condición cuasi sacerdotal del naturalista32. Orgullo criollo
que no impedía, sin embargo, ser consciente de la situación de atraso existente al
respecto. En el mismo Mercurio peruano, en los números correspondientes al 12 y al
23 de enero de 1794 encontramos un discurso pronunciado por el religioso de la
orden de agonizantes Francisco González Laguna, miembro de la Sociedad vascon-
gada e integrante de la expedición botánica del Perú, en el que declaraba la compa-
tibilidad entre la Historia natural y la religión cristiana (utilizando el consabido
argumento de que la descripción de la naturaleza nos permitía contemplar por do-
quier las maravillas de la creación divina), reflejaba la situación de retraso de la misma
en el territorio americano (si bien reconociendo que éste tendía a acortarse como
consecuencia del celo de los bienamados monarcas) y aludía a la falsedad de los plan-
teamientos que pretendían presentarla como algo pueril e inútil33.
Dado todas estas utilidades, no ha de extrañarnos que en la España finidiecio-
chesca la historia natural comenzara a ponerse de moda, y ya en 1784 podemos
ver cómo a las lecciones impartidas por el botánico Casimiro Gómez Ortega en el
Real Jardín Botánico acudía un numeroso público, movido en muchas ocasiones
por la simple curiosidad34. El afán de experimentar estuvo tan extendido en ciertos
círculos, que iriarte dedicaría una de sus fábulas a El naturalista y las lagartijas35,

32 «Abrazó todos los que se comprenden en la historia natural, y otros muchos que tienen conexión con ellos.
La especie humana, considerada en cada uno de los diferentes climas que transitó, su grado de civilización,
población, comercio, agricultura y recursos fue para él un objeto digno y fecundísimo. No olvidaba entretanto
los demás individuos del reino animal y vegetal haciendo un crecido numero de acopios y observaciones, y
se contraía con esmero al reino mineral. Siendo éste el primer patrimonio de nuestras Américas, debe ser el
asunto más importante de las especulaciones de un filósofo español [...] su muerte ha privado a la república
literaria de un sabio que algún día debía ser su primer ornamento, a la monarquía de un naturalista laborioso
que le será difícil reponer aún con muchos profesores activos, a nuestra América de un hijo ilustre que sería
freno y confusión del orgullo y mordacidad extranjera [...] reglaba las horas de su vida a sus ocupaciones, y
siendo estas continuas, casi no tenia alguna destinada al reposo y desayuno. Dormía y comía con austeridad
y solo cuando se veía muy oprimido de las grandes necesidades de la naturaleza, Le eran insensibles las me-
dianas. Aunque militar y músico, era poco apto para la pequeña conversación. Un pájaro una planta etc que
se presentasen a sus ojos lo arrancaban del mas espléndido cortejo, y le hacían olvidar cuantos hechizos
ofrece el sexo amable. Los contrastes y simpatías marciales se hallaban en él amortiguadas por las profundas
contemplaciones de la sabiduría. Pero cuanto trataba en asuntos de ésta era fecundísimo». Referencias sobre
el autor y sobre el monumento que se erigiera en su honor en Manila, en Helen Cowie, op. cit.
33 En nota al texto, el autor del mismo expresa que «desde esta época se numeran no menos que doscientos
setenta y siete autores celebres que han ilustrado la historia natural, especialmente la parte botánica en todos
los reinos, a saber 43 italianos, 47 franceses, 39 ingleses, 31 flamencos, 13 suizos, 82 alemanes, 5 daneses, 13
suecos, 2 polacos, 2 portugueses, 2 españoles», siendo de advertir que la suma está mal hecha.
34 Helen Cowie, op. cit.
35 «Vio en una huerta / dos lagartijas / cierto curioso / naturalista / cógelas ambas / y a toda prisa / quiere hacer de
ellas / anatomía / Ya me ha pillado / la más rolliza / miembro por miembro / ya me la trincha / El microscopio / luego
la aplica / Patas y cola / pellejo y tripas / ojos y cuello / lomo y barriga / todo lo aparta / y lo examina / Toma la pluma
/ de nuevo mira / escribe un poco / recapacita / Sus mamotretos / después registra / vuelve a la propia / carnicería
/ Varios curiosos / de su pandilla / entran a verle / Dales noticia / de lo que observa / unos se admiran / otros pre-
guntan / otros cavilan / Finalizada / la anatomía / cansóse el sabio / de lagartija / Soltó la otra / que estaba viva».
Tomás de Iriarte (1998). Fábulas literarias. Ed. Ángel L. Prieto de Paula. Madrid: Cátedra, fábula LVII, pp. 221-222.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 158

158 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

siendo uno de estos aficionados Pedro Alonso de Salanova y Guilarte, autor de


una Noticia de la isla de Menorca publicada en 1782, de cuya biblioteca da buena
cuenta el Correo de Madrid, que nos muestra que había redactado un manuscrito
titulado Ornitología música o Historia natural de las aves de canto, y de habla, que
se enjaulan mas comúnmente, Noticia individual de sus especies, clases, géneros, colores,
variedades, alimentos, costumbres silvos, enfermedades, remedios, su educación artifi-
cial, tiempos de aparearlas, sus crías, sus mixtos, método de enseñarlas musicalmente,
forma de hacer las pajareras u otras instrucciones. Hará impresa un tomo en 4 regular
y su fecha es el 20 de octubre de 177836, así como otros titulados Historia natural
del oso hormiguero, Historia natural de la cebra o asno rayado, Historia natural del
acrecentamiento, calor, fuerza e instinto de los animales, Disertación sobre la muerte
de los animales, el frío y el calor en la maquina pneumática, Historia natural de los
enanos, gigantes, hermafroditas, monstruos y negros, Historia natural y medica de los
insectos internos que cría el cuerpo del hombre, Historia natural de los insectos externos
el piojo, la pulga y la chinche, e Historia natural del ave avutarda37. En su biblioteca
se podían encontrar obras como la Disertación fisiocrítica sobre la fuerza de la ima-
ginación en la concepción de los monstruos, Economía recíproca y analogía zoophito-
lógica entre la vida del animal y la del vegetable, el Asia hispana o geografía histórica
y natural de las islas Filipinas, Historia natural de la langosta y modos de exterminarla
en todos sus estados, Taphografia entomológica o raras noticias de los insectos que se
hallan vivos y encerrados dentro de las maderas piedras38. E incluso Alí Bey, en su
periplo marroquí, se lamentaba no poder dar rienda suelta a sus aficiones natura-
listas: «Mis amigos de Fez no ignoran mi gusto por las colecciones de historia na-
tural, y saben cuanto atractivo tienen para el alma sensible a las bellezas de la
naturaleza, pero los salvajes que me rodeaban no eran capaces de comprenderlo
[...] vime pues obligado a sacrificar mis inclinaciones a la preocupación de la gente
de mi séquito, y renunciar a las riquezas de un terreno que me brindaba con mi-
llones de plantas, solo cogí una docena con aire distraído y de indiferencia, que
no pudiese alarmar su crasa ignorancia y estupidez»39.
Otros se limitarán a estudiarla a partir de los libros, como el benedictino Fray
Martín Sarmiento, de sobrada erudición, y que en una carta escrita a un caballero
residente en Londres fechada en 1764 le expresaba:

Supone vS que no hago estudio de la Historia natural y no niego que tengo una
no aversión a este estudio. Pero m reclusión no me permite adelantar un paso en

36 Correo de Madrid, 142, 1 de marzo de 1788.


37 Correo de Madrid, 143, 5 de marzo de 1788.
38 Correo de Madrid, 144, 8 de marzo de 1788.
39 Viajes de Ali Bey, por Africa y Asia durante los años 1803, 1804, 1805, 1806 y 1807, Valencia, Librería de Malle,
1836, tomo 1, pp. 183-184.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 159

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 159

ese estudio curioso, a no contentarme con lo que tengo pintado en mis libros.
Jamás he peregrinado, lo que es preciso para informarse de la Historia natural y
geografía [...] muy raro será el animal, pez, ave, crustáceo, testáceo, insecto, vege-
table, fósil, petrificación, metal etc cuya singular pintura, o exacta descripción no
tenga yo en mis libros, antiguos de la media edad, y modernos40.

Esta creciente afición llevaría a algunos, sin especiales conocimientos previos


al respecto, a escribir obras de claro talante divulgativo, como haría Félix Enciso
Castrillón en su Las conversaciones de mi viaje41, donde nos muestra textualmente
cómo «no hay cosa más despreciable a los ojos de todo hombre sensato, que un
necio que ignora todas las maravillas de la historia natural, que no sabe más cos-
tumbres que las del pueblo en que vive, y que últimamente de nada sabe hablar o
si habla, no dice más que necedades»42. Declaraba que su intención era la de cen-
trarse en los insectos, deleitando a los lectores con relatos sobre arañas, hormigas,
abejas o avispas, acudiendo a un tópico muy recurrente en los entomófilos, a saber,
la admiración por la Providencia divina, que a todos los animales proporcionó los
instrumentos adecuados para sus necesidades43.
También en el mundo colonial nos encontraremos numerosas referencias que
nos muestran un interés cada vez mayor por parte de las élites locales por la His-
toria natural, en la línea de lo sucedido en la lejana metrópoli. La Gaceta de México
nos incluía el 29 de diciembre de 1784 una supuesta tertulia de Historia natural
entre el cura, el notario y el barbero de Cozotán, distracción que era de agradecer
al tratarse de una localidad «abundante de tristezas y escasa de amenidades». En
la capital del virreinato el número de gabinetes particulares era cada vez más ele-
vado, como efecto imitador del fundado en la corte de Madrid, lo que provocaría
el despertar de esta ciencia con tan rápidos progresos «que apenas hay persona de
buen gusto que no aspire a poseer algunas nociones de tan delicioso estudio, ni se
verifica expedición científica dispuesta por la Corte de España que no lleve su na-
turalista español»44. La misma publicación, en el ejemplar correspondiente al 22
de abril de 1790, daba la noticia de la apertura de un Gabinete de Historia Natural
por parte de Joseph Longinos Martínez45, con la finalidad de que «el público goce
de este beneficio proporcionándole por este medio la fácil instrucción en esta cien-

40 Correo literario de la Europa, 13 de junio de 1782.


41 Félix Enciso Castrillón, Las conversaciones de mi viage, o entretenimientos sobre varios puntos de historia na-
tural y literatura, tomo primero. Madrid, Imprenta de Repullés, 1805.
42 Félix Enciso Castrillón, op. cit., pp. V-VI.
43 Félix Enciso Castrillón, op. cit., p. 53.
44 Gaceta de México, 24 de agosto de 1790.
45 Las vicisitudes de este gabinete, en José Luis Maldonado Polo, «El primer gabinete de Historia natural de
México y el reconocimiento del noroeste novohispano». Estudios de Historia Novohispana, 21, 2000.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 160

160 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

cia», colocando los especímenes animales, vegetales y minerales con sus rótulos
correspondientes, su género y especie, su utilidad en la medicina, industria y eco-
nomía, y la provincia de origen, todo ello acompañado del árbol de los tres reinos
de la Naturaleza conforme al sistema de Linneo. El autor de la noticia era clara-
mente optimista para el futuro, ya que se preveía que el gabinete sería enriquecido
con la protección y la generosidad de los aficionados. Compuesto de un total de
24 estanterías, la 4 y la 5 estaban dedicadas a distintas especies de aves, peces e in-
sectos, encontrando en la 17 petrificaciones y osamentas de elefantes halladas en
distintos parajes del reino46.
No sería el único: la Gaceta del 24 de agosto de 1790 se refería a los gabinetes
del fiscal de la Real Hacienda, del intendente corregidor de la capital, el superin-
tendente de la Real casa de Moneda, el superintendente de la Real Aduana, el di-
rector general de Alcabalas y Pulque, un teniente coronel, el Director General de
Minería Fausto Elhuyart, el clérigo Joseph Antonio de Alzate, y el director de la
Real Lotería, destacando el absoluto predominio de la mineralogía, el reino más
mimado por la Historia natural novohispana, incluida la propia prensa, y la ads-
cripción de sus poseedores, como era de esperar, a las élites sociales de la capital
virreinal. No obstante, el problema era la conservación de las especies animales,
amenazadas por la polilla, aludiendo Alzate en la Gaceta del 10 de agosto de 1790
a la utilización de la cebadilla como remedio. Conocida por el autor su utilidad
como aniquiladora de piojos, experimentó la misma con un topo disecado, des-
cubriendo que pasado dos años la piel de éste estaba intacta, contrastando con la
de un segundo que no había sido tratado con dicha planta.
Nada de ello, sin embargo, parecía suficiente, y se echaba de menos una mayor
protección oficial. En el prólogo al tomo noveno de la Gaceta de México, corres-
pondiente a los años de 1798 y 1799, su autor Manuel Antonio valdés se dirigía
al virrey aludiendo a la sugerencia de este de incluir noticias de Geografía e His-
toria Natural, a lo que valdés le respondía que «esto se verificaría si por una Real
orden se asignaran sujetos idóneos para su formación». Añadiría, con tristeza, en
el prólogo al tomo décimo (1802 y 1803) que las instrucciones del virrey sobre la
remisión de noticias de Historia Natural y Geografía apenas habían tenido eco,
salvo alguna información procedente de veracruz. De hecho, la única noticia de
interés naturalista incluida en su Gaceta en los años posteriores sería la referencia

46 Destacan las noticias aparecidas en repetidas ocasiones en la Gaceta de México. Así, el 10 de marzo de
1784 se nos mostraba cómo en el cerro Tepeyac habían aparecido huesos de elefante, destacando un col-
millo de tres varas y cuarta. Posteriormente, el 11 de agosto de 1784 se incluía la noticia de dos mandíbulas,
un fémur y otros huesos del mismo animal en las cercanías del monasterio de Guadalupe, y dado «la mag-
nitud de estos huesos, los colmillos, y el carecer de dientes incisivos sus mandíbulas, son pruebas manifiestas
de que este animal era Elefante, que es la bestia mayor de los cuadrúpedos, como lo es entre los marinos la
Ballena», descubriéndose años después un nuevo esqueleto en Aguascalientes (Gaceta de México, 12 de
junio de 1799).
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 161

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 161

al aligator, del que se vendían láminas en la oficina de dicha publicación47. Poco


tiempo después, las vicisitudes derivadas de la Guerra de independencia en la me-
trópoli y de la emancipación de los territorios americanos se llevarían por delante
unos prometedores comienzos que no acabarían de cuajar por culpa de las cir-
cunstancias. Lo que no deja de ser una historia repetida en demasiadas ocasiones
en todo el mundo hispánico.
El interés por la historia natural podemos apreciarlo en otros aspectos. En pri-
mer lugar, la traducción de obras extranjeras, siendo la primera de ellas la que rea-
lizara el jesuita Esteban Terrero y Pandos48 del Espectáculo de la naturaleza del abate
Pluche49. Le seguiría, naturalmente, la Historia natural general y particular escrita
en francés por el conde de Bufón, traducida por José Clavijo y Fajardo en 21 volú-
menes entre 1786 y 180550. De origen canario, Clavijo (1726-1806) es una figura
fundamental en la historia natural española finidieciochesca, puesto que lo encon-
traremos como director del Real Gabinete de Historia Natural, así como coordi-
nador editorial junto con Herrgen, Proust, Domingo Fernández y Antonio Joseph
Cavanilles, de la revista Anales de Historia Natural, iniciados en 1799 e interrum-
pidos en 1804 a raíz de la enfermedad de Clavijo, que fallecería dos años más
tarde51. La traducción de la obra de Buffon se la plantearía como consecuencia de
su trabajo en el Gabinete, tomando conciencia del atraso de la ciencia española en
lo relativo al mundo animal, por lo que le pareció que para suplir esta laguna lo
más acertado que se podía hacer era traducir, para instrucción de la juventud, la
gran obra de Historia natural conocida en el momento. Declara su obligación de
fiel vasallo, «no remitiendo al silencio y acaso al olvido este establecimiento de
nuestro amado monarca», a la vez que pretende desimpresionar a muchas personas
que miran la Historia natural como mera diversión o cono una curiosidad infruc-
tuosa, proponiéndose mover a la juventud al estudio de una ciencia útil y agradable
a la vez, cuyo estudio debe ser considerado como parte de una buena educación.
Clavijo nos realiza todo un discurso programático de la historia natural, defi-
nida como ciencia que comprende cuanto contiene este universo material, siendo
su objeto las partes de este mismo universo, su armonía, su estructura y sus diver-
sos usos. Pero debido a la vastedad de la materia, fue necesario reducirla al análisis

47 Gaceta de México, 25 de abril de 1807.


48 Sobre este autor, Santiago Larrazábal Basáñez y César Gallastegui (coords.), Esteban Terreros y Pando: viz-
caíno, polígrafo y jesuita: III centenario, 1707-2007, Universidad de Deusto, 2008.
49 Esteban Terreros y Pandos, Espectáculo de la naturaleza de Pluche, 16 vols., Madrid, 1753-1755. Hay ediciones
posteriores a cargo de los impresores Joaquín Ibarra (1756-1758), Pedro Martín (1771-1773) y Andrés de Soto
(1785). Cfr. Alberto Gomis. «La difusión de la historia natural en la España del siglo xVIII». En Actas VIII Congreso
de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas. Madrid, 2003, p. 202.
50 Jaume Josa Llorca, La influencia en España de las ideas científicas del naturalista Georges Louis Leclerc, conde
de Buffon, Barcelona, 1989.
51 Jaume Josa Llorca, «La Historia Natural en la España del siglo xIx: Botánica y Zoología», Ayer, 7, 1992.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 162

162 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

de la tierra, considerada en las partes que la componen, y en los seres animados e


inanimados de la que está poblada, considerando los minerales, vegetales y ani-
males en todos sus estados, pero sin mezclar con las operaciones del arte las de la
Naturaleza. De su estudio se obtienen grandes ventajas, tanto en el orden moral
(la glorificación del Creador y la observación de su sabiduría y providencia) como
físico. La Historia natural nos lleva al conocimiento de un Ser omnipotente, sabio
y benéfico, que por su sola bondad nos ha creado, privilegiado y enriquecido, y
que por todos estos títulos es merecedor de nuestro amor, obsequio y sumisión,
beneficencia que también se extiende a los animales:

[...] aún en los brutos hallaremos pruebas de esta beneficencia, poder y sabiduría.
Yo veo al avestruz perseguido de los cazadores y ya sin arbitrio para la fuga, dejar
el cuerpo, cubierto de una piel gruesa y dura, expuesto a las saetas y los dardos, y
ocultar ansiosamente la cabeza, cuyo cráneo es delicado y frágil, y veo también a
la hembra del avestruz depositar sus huevos en la arena, en los desiertos de Africa
y Etiopía, y acudir solamente por la noche a empollarlos y vivificarlos, dejando
este oficio en el resto del día al calor activo del sol. Miro al castor, cuando se acerca
la estación en que la naturaleza le impele a reproducirse, juntarse en tropas nu-
merosas a orillas de los ríos y lagos, cortar y clavar estacas, construir diques sólidos
y dilatados para conservar el agua al nivel que necesita, almacenar provisiones
para su familia, edificar cabañas cómodas y adaptadas a su método de vida, y todo
esto con tal arte y maestría, como si interviniese allí una inteligencia capaz de
atender a lo presente y precaver lo futuro. Observo con cuanta prontitud de labra
el topo una habitación subterránea con multitud de ramales de comunicación: el
método que emplea para sacar la tierra: los aposentos que construye para su ha-
bitación y el lecho blando, que preparan a su posteridad. Reparo con qué desvelos
crían y amaestran a sus hijos los mergos o somorgujos, cómo al enseñar a volar al
hijo, conduciéndole al mar para que empiece a aprender el arte de la pesca, vuela
la madre debajo de él, para defenderle de las aves de rapiña sus enemigas, como si
uno de estos hijuelos cae al mar desamparado.

Sin olvidar, por supuesto, a los insectos, «que muchos creyeron neciamente ser
efecto de la corrupción, y que sin embargo son perfectísimas en su especie, aunque
despreciadas por la ignorancia»52.

52 Clavijo no estaba sólo en su defensa de los insectos, que ya podemos encontrar en el siglo xVII en el holan-
dés Jan Swammerdam (1637-1680). Cfr. Erik Jorink, «Between Emblematics and the Argument From Design:
the Representation of Insects in the Dutch Republic», en Karl A. E. Enenkel y Paul J. Smith, Early Modern Zool-
ogy, Brill, 2007; más extensamente en Reading the Book of Nature in the Dutch Golden Age 1575-1715, Brill,
2010; y Brian W. Ogilvie, «Nature´s Bible: Insects in seventeenth century European art and science», Tidsskrift
for kulturforskning 7, número 3, 2008, pp. 5-21, y «Attending to insects: Francis Willughby and John Ray»,
Notes and Records of the Royal Society, 2012.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 163

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 163

Finalmente, y por lo que se refiere a los beneficios físicos, Clavijo se explaya


en los aprovechamientos de la Historia natural para la física, la química, la medi-
cina y la geografía. Dominado por la preocupación utilitaria tan propia de la ilus-
tración, observa que si el labrador tuviera ciertos conocimientos de Historia
natural, «sabría preparar los granos y semillas para la siembra o plantío, conocería
las calidades de las tierras, el modo de beneficiarlas mejor y a menos costo, de edu-
car los árboles, de extinguir los insectos nocivos, etc, y estos conocimientos serían
par a él una verdadera riqueza». incluso los curas podrían aplicarse a su estudio,
refiriéndose a clases de agricultura realizadas por párrocos en algunas regiones fran-
cesas. Su posición es muy típica de la España del momento, interesada no por las
grandes construcciones teóricas, sino por los beneficios concretos que podían ob-
tenerse para el desarrollo de la agricultura y de la actividad económica en general53.
Tras este discurso programático, Clavijo nos habla de su traducción, para lo
cual la tarea previa fue informarse del juicio que la obra de Buffon, a quien llama
el Plinio francés, merecía a los expertos, citando para ello a Guillermo Bowles,
Fray Martín Sarmiento o el abate Rozier. Se refiere a las dificultades que provoca
el estilo del autor, noble, elegante, claro y armonioso, a la vez que no siempre es
fácil encontrar términos ajustados en una materia «en que precisamente se ha de
hablar de las partes internas y externas de los animales, de su generación, de su
organización, etc no es pequeña dificultad tratar estas materias de modo que no
se omita lo preciso para la instrucción, ni se falte a la decencia». Reconoce sus li-
mitaciones, advirtiendo que no se ha de buscar en la traducción la energía, con-
cisión, pureza y hermosura que admiran los franceses54.
Las traducciones de obras de Historia natural continuarían en los años poste-
riores, pudiendo destacar la Enciclopedia metódica. Historia natural de los animales
(Madrid, Antonio Sancha, 1788) de Gregorio Sanz y Chanas, que nos ofrece como
nota interesante una relación de los suscriptores de la obra, entre los cuales figuran
numerosas instituciones monásticas, clérigos, militares, regidores y nobles disper-
sos por toda la geografía española, así como por las indias55, y que a su vez cons-
tituiría la traducción de los tomos que Louis Jean-Marie Daubenton, colaborador
de Buffon, realizara para la Encyclopédie methodique. La colección, interrumpida,
solamente sería seguida por el tomo ii, titulado la Historia natural de las aves (Ma-
drid, Antonio Sancha, 1791), cuya traducción se debería a Joseph Mallent.
vendrían posteriormente las Conversaciones de un padre con sus hijos sobre la
historia natural. Obra elemental coordinada y publicada en francés por J. F. Debroca

53 Helen Cowie, op. cit., p. 17.


54 José Clavijo y Fajardo, Prólogo a la traducción de la historia natural del conde de Bufón, prólogo de José Luis
Prieto, web de la Fundación Canaria Orotava de Historia de la Ciencia.
55 Gregorio Manuel Sanz y Chanas, Enciclopedia metódica: historia natural de los animales, Madrid, Antonio
Sancha, 1788, tomo 1.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 164

164 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

(Madrid, 1802-1803, 4 vols.) traducida por Manuel María Ascargorta. El traduc-


tor, tras reflexionar sobre las utilidades de la historia natural, declara su intención
de destinarla a los niños, a fin de que adquieran los primeros elementos de esta
ciencia, recomendando la obra de Buffon como una lectura más profunda56, in-
teresando desde una perspectiva animalística los dos últimos volúmenes.
Finalmente nos encontramos con el Compendio de la Historia Natural de Buffon
/ clasificado según el sistema de Linéo por Renato Ricardo Castel, y que tradujera el
presbítero Pedro Estala (22 vols., Madrid, imprenta de villalpando, 1802-1811).
Esta última obra tiene un gran interés, por cuanto no solamente se trata de un
trabajo de traducción, sino de composición personal en el que Estala no omite
interpolar sus propios juicios acerca de muchas cuestiones, reflejo de la opinión
ilustrada española de entonces, incluyendo además numerosos fragmentos extra-
ídos de la obra de Félix de Azara. Y todo ello con una intención esencialmente di-
vulgadora que queda bien patente en el formato de la edición: tomos baratos,
pequeños y de fácil manejo que se dirigen a un público amplio y profano 57. Nues-
tro traductor vuelve a referirse a la juventud como al público destinatario de la
obra, expurgada convenientemente de todos aquellos aspectos especialmente lú-
bricos cuando se trata de la reproducción, a fin de no exaltar «la imaginación de
la juventud fogosa», reconociendo, y no olvidemos que Estala era sacerdote, «el
esmero de Castel en haber omitido todo lo que pudiera ofender al pudor». Con ele-
vadas dosis de condescendencia, alude al número de lectoras que se beneficiarán
de la lectura de la obra, especialmente adaptada a ellas al omitirse «todas las dis-
putas científicas, el gran número de citas y notas, las descripciones anatómicas y
todas las disgresiones, que aunque tolerables en una obra magistral, arredran a la
mayor parte de los lectores»58. Estala asimismo reconoce haberse separado del tra-
ductor en algunos puntos, por cuanto Buffon dependía mucho de los relatos de
los viajeros, que carecían en bastantes ocasiones de los indispensables conocimien-
tos científicos, aunque ello, en su opinión, no basta a descalificar una obra en la
que el autor «ha enseñado el camino de tratar estas materias con la grandeza que
corresponde, y las ha adornado con tales galas, que hacen en extremo dulce y agra-
dable el conocimiento de la naturaleza». En cualquier caso, y dado que lo más de-
fectuoso de la obra buffoniana es el tratamiento de los cuadrúpedos americanos,
manifiesta que lo suplirá con la obra de Azara59. En otras ocasiones vuelve a en-

56 J. F. Dubroca, Conversaciones de un padre con sus hijos sobre la historia natural, traducida por Manuel María
de Ascargorta y Ramírez, Madrid, en la Imprenta Real, 1803, tomo I, pp. VIII-Ix.
57 Carlos Gómez Centurión, Alhajas para soberanos, Junta de Castilla y León, 2011, pp. 79-80. Sobre Estala, M. E.
Arenas Cruz, Pedro Estala, vida y obra: una aporoximación a la teoría literaria del siglo XVIII español, Madrid, 2003.
58 Compendio de la historia natural de Buffon clasificado según el sistema de Lineo por Renato Ricardo Castel,
traducido e ilustrado por Don Pedro Estala, Madrid, Imprenta de Villalpando, 1802, tomo 1, pp. 6-10.
59 Compendio de la historia natural de Buffon, tomo 1, pp. 11-20.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 165

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 165

mendar al autor francés, como cuando éste habla del manatí aludiendo a que la
hembra solamente da a luz una cría, invalidando las observaciones de Gumilla al
respecto (que afirmaba haber vistos dos), que a Estala, por el contrario, le parece
más fiable por cuanto este lo había observado personalmente, referencia intere-
sante por cuanto sitúa a la observación empírica por encima de la autoridad inte-
lectual de Buffon60. O cuando Buffon, hablando del tapir, se refiere al hecho de
que los animales americanos son más pequeños que los del Nuevo Mundo, ex-
tremo que a Estala le parece falso, por cuanto basta ver el esqueleto de este animal
que se conserva en el Gabinete de Historia Natural de Madrid61.
Y, naturalmente, nos podemos encontrar con una producción propia en la Es-
paña dieciochesca62, aunque frente a la Historia general más propia del Seiscientos,
los autores españoles dieciochescos realizarán una Historia particular, centrada en
una región geográfica o en el tratamiento de una determinada tipología de especies
animales. Algunos ejemplos proceden de autores extranjeros, como Guillermo
Bowless, autor de una Introducción a la historia natural y a la geografía física de Es-
paña (1775)63, primera descripción del medio no urbano de nuestro país, desta-
cando, desde el punto de vista de la visión del mundo animal, sus referencias a la
langosta, las aves migratorias, y el ganado merino. Llama la atención sobremanera
su descripción del comportamiento sexual de la primera, realizada «con la libertad
de un naturalista, pero con la intención pura de un verdadero filósofo», cópula
que debía ser todo un espectáculo, por cuanto la pareja, debido a la hiperhincha-
zón de los órganos sexuales del macho, «no puede separarse por un gran rato. Yo
he visto en Extremadura los muchachos de ambos sexos divertirse en hacer esta
separación violenta»64.
Pero muy pronto habrá una interesante floración de autores propios, como
Gaspar Casal (1691-1759), muy conocido por haber realizado la primera descrip-
ción de la pelagra, y autor de la Historia natural y médica de el principado de Astu-
rias (1762)65, aunque, dado el talante básicamente médico de la obra, apenas nos
aporta referencias animalísticas. En esta línea de análisis de una zona geográfica

60 Compendio de la historia natural de Buffon, tomo VI, Madrid, Imprenta de Villalpando, 1803, p.298.
61 Compendio de la historia natural de Buffon, tomo xIV, Madrid, Imprenta de Villalpando, 1804, p. 190.
62 Una útil guía de los principales títulos en GOMíS, Alberto, «La divulgación de la Historia natural en la España
del siglo xVIII», Luis Español González et al. (coord.), Historia de las ciencias y de las técnicas, vol. 1, Madrid, 2004.
63 Juan Manuel Recio Espejo, «Guillermo Bowles. Un naturalista por la España del siglo xVIII», Boletín de la Real
Academia de Córdoba, 150, 2006; Gabriel Sánchez Espinosa, «La obra del naturalista Guillermo Bowles y la po-
lítica editorial del gobierno ilustrado», Dieciocho: Hispanic Enlightenment, xxV-2, 2002. Su obra principal, Intro-
ducción a la historia natural y a la geografía física de España, edición consultada, Madrid, Imprenta Real, 1782.
64 Guillermo Bowles, Introducción, p. 258.
65 Gaspar Casal, Historia natural y médica del principado de Asturias, Madrid, Oficina de Manuel Martín, 1762.
Sobre la misma, Venancio Martínez Suárez, «La historia natural y médica de Gaspar Casal en el 250 aniversario
de su muerte», Cuadernos de Estudios del siglo XVIII, 19, 2009.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 166

166 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

concreta, podríamos citar también a José de viera y Clavijo (1731-1813), primo


de Clavijo y Fajardo, especialmente su Diccionario de Historia Natural de las Islas
Canarias, publicado en 1866, pero que había sido terminado entre 1799 y 181066,
Simón Clemente y Rubio (1777-1827), con su Historia natural de Granada
(1805)67 o el valenciano Antonio Joseph Cavanilles (1745-1804), que realizaría
cursos de historia natural en Francia68, y al que le debemos las Observaciones sobre
la historia natural, geografía, agricultura, población y frutos del reino de Valencia
(1795-1797), y la «Historia natural de las palomas domesticas de España y espe-
cialmente de valencia», publicado en Anales de Historia natural (1799)69, tratado
este último, precioso, entrañable y bien documentado, en opinión de Josa Llorca,
y donde no faltan, para variar, las citas de Buffon70, actualización informativa que
no impedirá que sus referencias animalísticas estén plagadas de términos como
acariciar, indignación, timidez, carácter, consorte, cariño71... y es que, por muy des-
criptivo que se fuera, resultaba muy difícil romper con la vieja tradición humani-
zadora (ni Buffon, como hemos visto, lo consiguió).
Otros, por el contrario, abordarán el estudio de diferentes especies animales.
Muy vinculado a la publicación Variedades de ciencias, literatura y artes, nos en-
contraremos con Juan Blasco Negrillo72, que en alguna ocasión nos mostrará las
utilidades de la historia natural73. El gallego José Andrés Cornide (1734-1803)
centró sus intereses fundamentalmente en la ictiología, siendo muestra de ello su
Ensayo de una historia de los peces y otras producciones marinas de la costa de Galicia
(1788)74, considerado el texto fundacional de esta disciplina en España, y en el

66 Jaume Josa Llorca, «La historia», p. 114. Su obra Diccionario de Historia Natural de las Islas Canarias, en edi-
ción facsímil prologada por Manuel Alvar, Mancomunidad de Cabildos de las Palmas,1982.
67 Simón de Rojas Clemente y Rubio, Viaje a Andalucía: Historia natural del reino de Granada, Almería, 2002.
68 Francisco Pelayo y Marcelo Frías, «Antonio José Cavanilles y la Historia natural francesa», Asclepio, xLVII, 1,
1995; Antonio González Bueno, Antonio José Cavanilles: la pasión por la ciencia, Aranjuez, Doce Calles, 2002.
José María López Piñero et al., Antonio José Cavanilles (1745-1804). Segundo aniversario de la muerte de un gran
botánico. Valencia: Real Sociedad Económica de Amigos del País, 2004.
69 Antonio Joseph Cavanilles, Observaciones sobre la historia natural, geografia, agricultura, población y frutos
del reino de Valencia (Madrid, 1795-1797), reed. Zaragoza 1958, Valencia, 1987; «Historia natural de las palomas
domesticas de España y especialmente de Valencia», Anales de Historia natural, I, 1799.
70 Jaume Josa Llorca, «La historia», p. 134.
71 Fernando Monge Martínez, «La Historia natural y moral en la obra de A. J. Cavanilles», Revista de Indias,
195/196, 1992.
72 Juan Blasco Negrillo, «Sobre una serpiente de dos cabezas», Variedades de ciencias, literatura y artes, III, 1804,
14; «De la víbora aspid que se ha descubierto en Fontainebleau», Variedades, VI, 1805, 8; «Noticia de la loba
marina que hay en el Buen Retiro», Variedades, VI, 1805, 12; «De las perlas», Variedades, VI, 1805, 13; «De la
araña y de su pretendido veneno, con particularidad del de la conocida con el nombre de tarántula úvea»,
Variedades, VIII, 1805, 23.
73 Helen Cowie, Conquering, p. 26.
74 José Cornide, Ensayo de una historia de los peces y otras producciones marinas de la costa de Galicia, Madrid,
Oficina de Benito Cano, 1788. Vid. también Juan Manuel Abascal y Rosario Cebrián, Los viajes de José Cornide
por España y Portugal de 1754 a 1801, Madrid, Real Academia de la Historia, 2009.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 167

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 167

que emplea el método de clasificación de Linneo75, o las Conjeturas sobre el genero


de los 31 cetáceos que vararon en los alfaques de Tortosa el día 18 de octubre de 1789 76,
amén de un Ensayo sobre el origen, progresos y estado de la historia natural entre los
antiguos anteriores a Plinio. Asunto propuesto en la cátedra de historia literaria de los
Reales Estudios de Madrid al concluirse el primer año del curso académico. Leído... el
día 12 de junio de 1790 77.
En su Ensayo se refiere a la situación de atraso de la Historia natural en España,
y más particularmente en Galicia, manifestando que sólo pudo disponer de las
obras de Rondelecio (Guillaume Rondelet), Plinio, Duhamel y Pluche, presen-
tando la obra, como no podía ser menos, un marcado matiz utilitario, por cuanto
le preocupa mucho la utilización alimenticia de las diferentes especies marinas.
De este aprovechamiento cabría destacar dos ideas fundamentales, la primera, la
constatación de distintas prácticas alimenticias según los grupos sociales: el bonito,
por ejemplo, solamente es apreciado entre las gentes del mar y del pueblo (p. 35),
el boquerón es alimento para la gente pobre (p. 99), y el pulpo es regalo de arrieros
y trajinantes (p. 185). Y, la segunda, cómo especies muy valoradas hoy día, al
menos en el sur de España, son rechazadas por el autor. Así, la morena es de carne
floja e indigesta (p. 2) la del mero es dura, seca y de poco aprecio (p. 53), y la de
caballa tiene poca estimación (p. 68).
Las Conjeturas sobre el género de los 31 cetáceos, por su parte, constituyen una
de las primeras aproximaciones existentes en España a los varamientos en la costa
de estos animales. Ya en la obra de Murillo velarde encontramos referencia a los
mismos, refiriéndose a una ballena varada en las costas de vigo en 1649 que aportó
500 libras de ámbar, valorados en más de 160.000 ducados78, debiendo tratarse
en realidad de un cachalote, cuyos varamientos también han sido constatados en
el vecino Portugal a lo largo de la modernidad79. Cachalotes fueron también los
cetáceos varados en las costas catalanas, según el prolijo análisis en el que Cornide
sigue mostrando su conocimiento de las fuentes zoológicas europeas, por cuanto
nos cita además a Jan Jonston, Pierre Belon y Brisson.
Tendríamos, finalmente, al aragonés ignacio de Asso (1742-1814), muy co-
nocido por su actividad diplomática y sus estudios de economía política de su
región natal, el cual durante su estancia en Ámsterdam en calidad de cónsul
mantendría contacto directo con los naturalistas holandeses. Realizó distintos
viajes por Aragón, siendo autor de Introductio in Otytographiam, et Zoologiam

75 Jaume Josa Llorca, «La historia», p. 136.


76 Espíritu de los mejores diarios literarios que se publican en la Europa, 11 de enero de 1790.
77 Memorial literario, instructivo y curioso, 6, 1801.
78 Pedro Murillo Velarde, Geographia Historica, tomo 2, Madrid, 1752, p. 147.
79 Andreia Sousa y Cristina Brito, «Historical strandings of cetaceans on portuguese coasts», Marine Biodiversity
Records, 4, 2012.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 168

168 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

Aragoniae (1784), formando parte del círculo de Cavanilles y publicando en los


Anales de Historia Natural un resumen de un manuscrito sobre naturalistas es-
pañoles, en el cual, amén de mostrar la tradicional alabanza hacia la política na-
turalista de la corona, no olvida los precedentes del siglo xvi80. También en los
Anales publica la Introducción a la Ictiología81, en la que describe peces, en su
mayor parte del Mediterráneo, y otros que pudo estudiar durante su estancia en
San Sebastián (1784), utilizando el método de Linneo, al que llama admirable,
cuando ello es posible (fue uno de los primeros en nuestro país en utilizar su
clasificación binaria) y esforzándose en establecer la correspondencia entre los
varios nombres que reciben en España82, siendo de interés sus apreciaciones sobre
las almadrabas83.
La curiosidad por la Historia natural sería tan generalizada entre los medios
instruidos, que los viajeros españoles por Europa visitarían las colecciones natu-
ralistas existentes en otras metrópolis, de las que nos darían cumplida cuenta en
sus testimonios. Ya Murillo velarde aludía a los numerosos esqueletos de animales
que se podían encontrar en el anfiteatro de Leyden84 o en el Jardín Real de las
Plantas de París, a la vez que nos brinda una cumplida información del teatro ana-
tómico de Bolonia, en el que se podían hallar todas las curiosidades descritas por
Aldrovandi, Clusius, Nieremberg, Kaspar Schott, Jan Jonston o José de Acosta, y
«se ve en un día y en un palacio cuanto en muchos años pudiera ver el más curioso
viajando para este efecto por Europa, Asia, Africa y América»85. Al marqués de
Ureña, por su parte, que viajara por Francia, inglaterra y los Países Bajos entre
1787 y 1788, le debemos una breve descripción del Museo Liveriano de Londres,
fundado por Ashton Lever, juzgando como riquísima la colección de insectos y
sobre todo la de pájaros, y menos abundante la de cuadrúpedos, llamándole par-
ticularmente la atención la presencia de un elefante y un hipopótamo perfecta-
mente conservados. Más prolijo es su relato del Gabinete de Historia natural de
La Haya, donde se podían observar, al natural o sus esqueletos, jirafas, rinoceron-
tes, hipopótamos, monos, y, sobre todo, insectos y pájaros86.

80 Ignacio de Asso, «Discurso sobre los naturalistas españoles», Anales de Ciencias Naturales, III, 8, 1801. Esta
referencia a los precedentes también ha sido señalada por Helen Cowie, Conquering, p. 19.
81 Ignacio de Asso, «Introducción a la ictiología oriental de España», Anales de Ciencias Naturales, IV, 10, 1801.
82 Inmaculada Anaya Revuelta, «La ictionimia en la obra de don Ignacio de Asso», Archivo de filología arago-
nesa, 54-55, 1998.
83 Jaume Josa Llorca, «La historia», p. 135.
84 Pedro Murillo Velarde, Geographia Historica de Alemania, Flandes, Inglaterra, Dinamarca, Noruega, Suecia,
Moscovia y Polonia, tomo IV, Madrid, Oficina de D. Gabriel Ramírez, 1752, p. 173.
85 Pedro Murillo Velarde, Geographia Historica, de Francia, Italia y sus islas, con el catálogo de los pontífices y
antipapas y de varios reyes, tomo III, Madrid, Oficina de D. Gabriel Ramirez, 1752, pp. 32 y 228-229.
86 El viaje europeo del Marqués de Ureña (1787-1788), estudio, comentarios y notas de María Pemán Medina,
Cádiz, Unicaja, 1992, p. 306 y 499.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 169

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 169

También lo haría así Leandro Fernández de Moratín, que en sus Apuntaciones


sueltas de Inglaterra fechadas entre 1792 y 1793, nos muestra cómo en la calle
Strand había una casa en la que por dos chelines, el equivalente a diez reales (precio
que no estaría al alcance de todo el mundo) se enseñaban numerosos animales
vivos, llamándole la atención particularmente el canguro, «un animal nuevamente
descubierto: líbreme Dios de querer hacer una descripción facultativa de él, non
nostrum», descripción en la que, por otro lado, emplea la conocida técnica del
puzzle, «del tamaño, pelo y color tostado de una cabra, la cabeza bastante parecida
a la de un conejo, particularmente en las orejas, las piernas de atrás muy largas y
las de adelante sumamente cortas, de manera que camina en dos pies o a saltos
ayudándose con las manos cuando lo necesita, tiene la cola larga y peluda. Es ani-
mal pacífico y de buenas costumbres». Será el único autor que nos refleje la im-
presión sensitiva provocada por la contemplación de estas especies, refiriéndose a
«la música que resultaba del bufar de los tigres y panteras, el graznar de los guaca-
mayos y el chillar de los micos, mezclado con el son de las cadenas y las diser-
taciones descriptivas anglosajonas del rector de aquel colegio»87, impresiones
sensitivas que, según Plumb, son bastante frecuentes en este tipo de testimonios88.
También nos hablará del Museo Liveriano, y de los doce reales que costaba la en-
trada, con sus conchas, insectos, aves (ambas colecciones muy numerosas), peces,
y cuadrúpedos, deteniéndose en el elefante, el hipopótamo (ambos muy deterio-
rados) y todo un dragón cuya visión le sirve para reflexionar sobre las fábulas que
han acompañado durante tanto tiempo la Historia natural: «¿cuándo llegará el
día en que poetas y artífices hagan confesión general de lo que han mentido acerca
del fénix, del pelícano, los centauros, las sirenas, los sátiros, los hipogrifos, el ba-
silisco, el delfín, el dragón, y otras alimañas desfiguradas por ellos o inventadas
ad limitum, con poco temor de Dios y notorio perjuicio de la historia natural?»89.
Y en su viaje a italia realizado entre 1793 y 1797, tampoco podía dejar de admirar
los gabinetes de curiosidades. No apreció mucho el de Bolonia, ya que le pareció
escasa la colección de cuadrúpedos y peces. Pero tiene una opinión más favorable
del de Florencia, con buena presencia de conchas, pájaros e insectos, y menos de
peces90. Finalmente, el conde de Maule, en su viaje a París nos dejará una descrip-
ción del Gabinete de Historia Natural:

87 Leandro Fernández de Moratín, Apuntaciones sueltas de Inglaterra (1792-1793), en Los Moratines. Obras
completas, edición de Jesús Pérez Magallón, tomo 2, Madrid, Cátedra, 2008, p. 943.
88 Christopher Plumb, Exotic animals in Eighteenth Century Britain, Universidad de Manchester, Tesis doctoral,
2010.
89 Leandro Fernández de Moratín, Apuntaciones, pp. 945-947.
90 Leandro Fernández de Moratín, Viaje a Italia (1793-1797), en Los Moratines. Obras completas, edición de
Jesús Pérez Magallón, tomo 1, Madrid, Cátedra, 2008, pp.1094-1095.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 170

170 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

[...] colocado en un edificio del jardín botánico, es un excelente establecimiento [...]


en la especie volátil se encuentra la gran Promerops, de la Nueva Guinea, negra con
manchas verdegayes bordadas de azul en las alas, cosa de un palmo de largo y la cola
más larga tres veces que el cuerpo. El kataro, especie de papagayo, todo blanco con
un plumaje en la cabeza. El loro o papagayo amarillo de Cuba, el ara o especie de pa-
pagayo amarillo y azul, y azul y encarnado, los de Filipinas, de la China y de la Ca-
yena: el courly rojo de Cayena, los schet de diferentes colores de Madagascar, y las
colingas de Cayena. Hay multitud de otras especies de aves. Yo sólo indico las más
bellas o que me parecen más raras. Se ven monstruos humanos contenidos en vasos,
animales, peces petrificados, insectos volátiles, testáceos, madreperlas, conchas y ca-
racoles de todas especies, reptiles de varias clases, y grandes animales terrestres y ma-
rinos, éstas son las cuatro salas bajas [...] en la sala alta se observan las diversas clases
de animales, entre ellas una gran colección de monos, el hipopótamo y el esqueleto
del jirafa, hay también muchas aves. Antes de esta sala hay una bella galería, la cual
han destinado para la especie animal, de la que hay almacenado un gran acopio91.

Prensa e historia natural

No podemos olvidar tampoco el importante papel jugado por la prensa hispánica,


incluso la no especializada, en la difusión de la historia natural, lo que ya ha sido
señalado por Alberto Gomis, que nos muestra algunos ejemplos al respecto, de-
dicando una especial atención al Memorial literario, instructivo y curioso de la corte
de Madrid (1784-1791)92. En algunas ocasiones, la prensa nos aporta información
sobre las grandes figuras que en el pasado se dedicaron a la Historia natural. De
Conrad Gesner decía el Correo de Madrid de 1790:

Nuestro filósofo escribió después sobre los animales, sobre los cuadrúpedos, sobre
los pájaros, sobre los peces y sobre las serpientes. Casi todos sus escritos están
adornados de láminas, que representan la figura de estos animales copiados del
natural. Dedicó algunas de estas obras al emperador D. Fernando a quien con-
tento tanto, que le hizo noble, y le dio por armas una águila, un león, un basilisco
y un delfín con una corona sobre la cabeza. En esta historia se hallan varias ob-
servaciones muy curiosas, pero no se ve en ella orden ni método. Los antiguos no
le habían conocido, y Gesnero tampoco había adelantado sobre este particular.
Limitóse a describir los animales que conocía, sin olvidar nada para instruirse per-
fectamente en la historia. Para esto hizo muchos viajes a Alemania, italia y otras

91 Nicolás de la Cruz y Bahamonde, conde de Maule, Viage de España, Francia e Italia, tomo Ix, Cádiz, Imprenta
de D. Manuel Bosch, 1803, pp. 29ss.
92 Alberto Gomís, op. cit., p. 216.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 171

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 171

partes, y hubiera emprendido otros mas frecuentes y mas dilatados, si se lo hubie-


ran permitido sus facultades93.

También se dedicó a reflejar las novedades editoriales, tanto en lo que se refiere


a las traducciones, como a la producción propia española. Los ejemplos los po-
dríamos multiplicar hasta el infinito, y un estudio detallado de los mismos podría
proporcionarnos un buen material para el análisis de la transmisión cultural en el
mundo hispánico finidieciochesco, pero baste señalar, como botón de muestra,
que en el Espíritu de los mejores diarios literarios que se publican en Europa, podemos
encontrar alusiones a obras tales Ensayo sobre la historia natural de Chile por el
abate Molina traducido del italiano y aumentado con notas por el abate Grouvel
doctor en medicina94, o Ensayo de una historia de los peces y otras producciones marinas
de la costa de Galicia por don Josef Cornide95. En el Correo mercantil de España y sus
Indias, por su parte, se reflejará la publicación del Almanach veterinaire, contenant
l´hitoire abregée des progrés de la Medicine des animaux, años de 1782 a 1790 96, o
de la Historia natural general y particular de Buffon traducida por Clavijo, tomo
1197. En el Correo literario y económico de Sevilla, encontraremos anuncios de
Apuntamientos para la historia natural de los pájaros del Paraguay y Río de la Plata
escritos por D. Félix de Azara98. En la oficialista Gaceta de Madrid, veremos un
anuncio del Compendio de la historia natural de Buffon clasificado según el sistema
de Linneo por Renato Ricardo Castel traducido e ilustrado por D. Pedro Estala pres-
bítero, con un precio de venta de 12 reales en rústica y 16 en pasta, incluyendo cinco
estampas99. En el Memorial literario, instructivo y curioso, las Conversaciones de un
padre con sus hijos sobre la historia natural de J.F. Dubroca y traducida por Manuel
Maria de Ascargorta y Ramírez100, que se vendía a diez reales en rústica101.
El espíritu divulgativo seguiría presente en los primeros años del siglo xix en re-
vistas como como Variedades de Ciencias Literatura y Artes, en la que podemos ver
anunciada la publicación de un Diccionario de Historia Natural que viera la luz en
París ese mismo año, con un precio de venta de 20 reales el volumen los suscriptores,
y 24 los restantes compradores, tratándose de tomos encuadernados en octavo de

93 Correo de Madrid, 350, 3 de abril de 1790.


94 Ibidem, 188, 6 de julio de 1789.
95 Ibidem, 241, 12 de julio de 1790.
96 Correo mercantil de España y sus Indias, 1, 1 de octubre de 1792.
97 Correo mercantil de España y sus Indias, 14, 15 de noviembre 1792.
98 Correo literario y económico de Sevilla, 246, 5 de febrero de 1806.
99 Gaceta de Madrid, 18 de marzo de 1803.
100 Memorial literario, instructivo y curioso, 27, 1802.
101 La aparición de dicha traducción fue reseñada en el Memorial literario, instructivo y curioso, de la corte de
Madrid, xxIV, tomo VI, diciembre de 1785, p. 432.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 172

172 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

seiscientas páginas cada uno, y entre diez y doce láminas. implícitamente se reco-
nocía que el ámbito de estudio de la Historia natural era ya demasiado vasto para
que un solo individuo pudiera abarcarlo en su totalidad, citándose minuciosamente
todos los sabios que habían colaborado en la realización de la obra102, en tanto que
al año siguiente se comunicaba la publicación, también en París, de un Diccionario
de ciencias naturales por varios profesores del Museo de Historia natural y de otras prin-
cipales escuelas de Paris, obra que contaba con la colaboración del gran Cuvier103.
Estos anuncios no se limitaban a libros, sino también a láminas vendidas suel-
tas, lo que nos revela que las pinturas de animales se habían convertido en un po-
deroso elemento decorativo, aunque la tradición pictórica animalística española
fuese prácticamente inexistente, no existiendo en nuestro país ninguna figura com-
parable a Jean Baptista Oudry o George Stubbs. El Diario de Madrid comunicaba
que en una librería de la capital estaban disponibles láminas representando el sapo
volante y el faisán dorado de la China, a cuatro reales cada una104. En Sevilla, por
su parte, según el Correo literario y económico del 20 de junio de 1804, era factible
encontrar estampas representando la caza del avestruz105. venta que se extendía
asimismo a pequeños objetos aptos para iniciar la construcción de un gabinete
propio, como minerales, pájaros embalsamados, o insectos de distintas especies106.
Para que los coleccionistas saciaran su curiosidad, se insertaban también pequeños
experimentos científicos a realizar107. Y con algunos animales se podían hacer ins-
trumentos decorativos, según nos revela el Diario de Madrid, que describe la forma
de realizar un barómetro zoológico108.
Pero la principal aportación de la prensa española finidieciochesca a la difusión
de contenidos zoológicos vino dada por la inclusión de noticias relativas a diversos
animales, fundamentalmente exóticos, noticias que, amén de tener una finalidad
instructiva, movían a los lectores a la ensoñación, la imaginación y la evocación de
mundos distantes y lejanos. Los lectores de los diarios españoles de fines del siglo
xviii podían dar rienda suelta a su fantasía, leyendo historias de animales america-

102 Variedades de ciencias, literatura y artes, III, 1803, pp. 36-39.


103 Variedades de ciencias, literatura y artes, tomo IV, 1804, pp. 124-125.
104 Diario de Madrid, 21 de julio de 1788.
105 Correo literario y económico de Sevilla, 20 de junio de 1804.
106 Diario de Madrid, 23 de diciembre de 1790.
107 «Si se llena un bocal, de un grandor regular, de aire fijo, y se mete en cualquier animal, por ejemplo un
pájaro, o aun mas simplemente, si se echa aire fijo sobre un animal, puesto en una redoma o vaso, este fluido
por razón de su peso echará fuera el aire común, y ocupará muy presto toda la capacidad de la redoma, o
vaso. Luego que el animal se halla sumergido en este nuevo aire se agita y procura escaparse, levanta la ca-
beza, fija los ojos, abre las narices y la boca, respira con dificultad, esta se aumenta rápidamente, temblores
y convulsiones agitan todo su cuerpo, y en particular el pecho y la garganta, cae, en fin, haciendo los más
violentos esfuerzos para respirar, queda sofocado y en un verdadero estado de asfixia a la que sigue muy
pronto la muerte sino se le socorre muy presto», Correo de Madrid o de los ciegos, 8 de enero de 1788.
108 Diario de Madrid, 21 de septiembre de 1789.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 173

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 173

nos como el perezoso109, el caimán110, o el buey almizclero111, procedentes del Le-


jano norte europeo como los lemmings112, asiáticos como los monos de Ceilán113,
los cerdos salvajes de Sumatra114, el ave del paraíso115 o la pantera negra116. Podían
aproximarse al mundo de los peces117 o de las serpientes118, aprender cómo volaban
los pájaros119, cómo se pescaban los arenques120, o porqué los camaleones cambia-
ban de color121. Podían saber más acerca de la anatomía de los animales, como los
experimentos realizados por Spallanzani sobre su proceso digestivo122. Podían ob-
tener algunas nociones elementales para fabricar su propio gabinete de historia na-
tural, aprendiendo a preparar los animales pequeños por medio del éter123, o
conociendo las Reglas que se han de observar para hacer colección de Historia natural
y conservar las piezas que se recojan a orillas del mar con el modo de encajonarlas para
que no se maltraten124. Podían tomar conciencia de las maravillas que encerraba el
cuerpo de los despreciados insectos125, y la perfección de las termitas u hormigas
blancas126, los ciempiés127 y las arañas128. Podían ampliar sus horizontes geográficos,
conociendo los viajes de los holandeses en el interior de Sudáfrica129, o la fundación
de los primeros asentamientos británicos en Australia130, lo que permitirá a los lec-
tores españoles familiarizarse con nuevos animales como el canguro131. Un somero

109 Correo de Madrid, 5 de septiembre de 1787.


110 Correo literario y económico de Sevilla, 24 de octubre de 1804.
111 Diario de Madrid, 3 de septiembre de 1791.
112 Correo literario y económico de Sevilla, 25 de julio de 1804.
113 Diario de Madrid, 30 de septiembre de 1786.
114 Memorial literario, 30, 1803.
115 Variedades de ciencias, literatura y artes, tomo IV, 1804.
116 Espíritu de los mejores diarios, 29 de septiembre de 1788.
117 Correo de Madrid, 26 de noviembre y 3 de diciembre de 1788.
118 Correo literario y económico de Sevilla, 22 de octubre y 26 de noviembre de 1803.
119 Diario de Madrid, 24 de septiembre de 1788.
120 Correo literario y económico de Sevilla, 19 de febrero de 1806.
121 Memorial literario, 20 de diciembre de 1805. Cfr. Natalie Grande; Charles Mazouer (dir.), L’ animal au XVIIe
siecle, Tubinga, 2003.
122 Diario de Madrid, 5 de agosto de 1788.
123 Diario de Madrid, 21 de agosto de 1788 y 28 de enero de 1790.
124 Memorial literario, 20 de agosto de 1806.
125 Diario de Valencia, 8, 19 y 28 de septiembre de 1790.
126 Espíritu de los mejores diarios, 17 de enero de 1788 y 8 de junio de 1789.
127 Espíritu de los mejores diarios, 19 de enero de 1788.
128 Espíritu de los mejores diarios, 26 de enero de 1788.
129 Diario de Madrid, 23 de junio de 1788, Memorial literario, 10 de abril de 1805.
130 Espíritu de los mejores diarios, 17 de enero de 1788.
131 Espíritu de los mejores diarios, 5 de abril de 1790. Sobre el impacto del canguro, C. Plumb, «In fact, one cannot
see it without laughing: the spectacle of Kangaroo in London 1770-1830», Museum History Journal, 3, 2010.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 174

174 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

vistazo a los artículos sobre animales aparecidos en el Espíritu de los mejores diarios
entre 1788 y 1789 nos ilustrará sobre la gran variedad de información aportada,
aunque destacando el predominio de las referencias a insectos:

NOTICIAS ZOOLÓGICAS PUBLICADAS EN EL ESPIRITU DE LOS MEJORES DIARIOS (1788-1789)

17 de enero de 1788. Carta sobre los termes o hormigas blancas.

19 de enero de 1788. Descripción del ciempiés de Santo Domingo.

26 de enero de 1788. Historia natural de la figura, propiedad y efectos venenosos


de la araña cancro que se cría en las Islas Antillas mayores.
4 de febrero de 1788. Examen anatómico y demostración de un extraordinario
gusano expelido a efecto de un purgante entre los excrementos.

7 de febrero de 1788. Historia natural de un extraño escarabajo que se cría en la Berbería.

9 de febrero de 1788. Noticia de una extraordinaria y gruesa araña de Berbería.

31 de marzo de 1788. Isletas de Baschi, Historia natural de un extraño y nuevo insecto acuático.

17 de abril de 1788. Nuevos descubrimientos y progresos hechos en la zoología o reino animal.

28 de abril de 1788. Nápoles. Modos de ver trabajar en los corchos los panales de miel a las abejas.

26 de mayo de 1788. Noticia de un nuevo insecto marino y parasítico hallado en las costas de la California.

23 de junio de 1788. Islas de Baschi. Descripción de una medula acuativa o nuevo insecto marino.

28 de julio de 1788. Historia natural y noticia de una nueva serpiente descubierta en la isla de Java.

29 de septiembre de 1788. Descripción de una pantera negra.

10 de noviembre de 1788. Carta a los autores del diario de Paris sobre la salamandra.

16 de marzo de 1789. Descripción de un nuevo pescado extraordinario.

18 de mayo de 1789. Memoria u observaciones sobre la emigración y


pesca de los arenques en el canal de la Mancha y en las costas de Normandía.
8 de junio de 1789. Memoria para servir ala historia de algunos insectos conocidos bajo el nombre
de hormigas blancas.

Fuente: Elaboración propia


143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 175

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 175

En la América colonial será el Mercurio peruano uno de los primeros que se


haga eco de una manera sistemática de estas noticias, lo que no es de extrañar, ha-
bida cuenta de la fuerte tradición local existente en el virreinato, que se remontaba
a Bernabé Cobo. Ya el 25 de marzo de 1793 se incluía una extensa referencia sobre
los diferentes cuadrúpedos, volátiles, reptiles y peces del partido de Trujillo, basa-
das en buena parte en las informaciones proporcionadas por la obra del prelado
Baltasar Martínez Compañón132, referencias en las que se combinaban lo nuevo,
a saber, el tono descriptivo y el interés por los aspectos utilitarios, con lo viejo,
tales la persistencia de elementos míticos y maravillosos y la utilización de términos
europeos para denominar a las especies americanas. Así, del leopardo (el jaguar)
nos muestra que procede, siguiendo a Plinio, de la unión entre el oso y la leona.
El gato montés, por su parte, procede de la cópula entre el león y el tigre, aunque
no es tan grande como el ubicado por el autor latino en las tierras de Hircania y
la india. De los ciervos, definidos como limpios, hermosos, y útiles, en lo que no
hace más que seguir la positiva valoración que de este animal realizara el cristia-
nismo, no podía dejar de referirse a la piedra bezoar que se encuentra en su inte-
rior. Y recoge asimismo la noticia sobre el misterioso carbunclo, haciéndose eco
de la diversidad de opiniones al respecto133.

132 Sobre su obra naturalista, Emily Kay Berquist, The Science of Empire: Bishop Martinez Companon and the
Enlightenment in Peru. Austin: The University of Texas, 2007. Lisa Trever y Joanne Pillsbury, «Martínez Compa-
ñón and His Illustrated Museum». Collecting Across Cultures: Material Exchanges in the Early Modern Atlantic
World. Ed. Bleichmar, Daniela, y Macall, Peter C. Pennsylvania UP, 2011.
133 «Dudando los unos si sea animal cuadrúpedo, otros si se llama así a una piedra resplandeciente nombra-
das rubí o a lo menos parecida a ella, que luce en las tinieblas y finalmente los más afirman que esta preciosa
alhaja se cría en la cabeza de un animal que tiene un capote con que la cubre cuando trasciende lo van a
coger [...] en el tránsito que sigue de esta ciudad para el ameno valle de Chicama se ofrece un cerro pedregoso
a que estos moradores llaman de la Campana en su falda el año de 1786 encontró a este cuadrúpedo un pa-
sajero viniendo en su caballería de noche, no estaba ésta muy oscura, y vio caminar a paso lento a este animal,
cuya figura distinguió ser poco mayor que un raposo de los comunes, quien esforzando su caballo le siguió,
alcanzándole a dar un latigazo en el lomo con las riendas del freno, al verse este animal lastimado abrió la
compuerta de su frente, y llenó de luz la campaña, dejando admirado al caminante. No ha sido éste el único
que lo ha visto tan cercano, pues también hay otro testigo que también afirma haberlo encontrado de noche
entre unos peñascos en la misma inmediación o distancia de seis leguas, yendo de la Hacienda del Sausal
para el camino del mismo valle, éste que no conoce al otro de quien hemos hablado, asegura lo mismo, sin
diferir absolutamente en cosa alguna de la relación del primero, pero con la particular circunstancia de haber
éste combatido con el animal, del que dice no ser veloz en la carrera, pues queriendo aprisionarlo a poca di-
ligencia le echó mano, en cuyo acto abrió su lumbrera y lo dejó no menos asombrado que al primero. Ya he
dicho lo que por éstos se asegura de este animal, dejando a otros muchos que dicen le han visto, y aunque
no he logrado por más esfuerzos que he hecho examinar personalmente los dos primeros testigos, estoy
bien informado que son hombres de verdad y recto manejo, a quienes jamás los han notado ebrios ni deli-
rantes. Pero aún dejando atrás estas circunstancias, puedo aumentar más el mérito de la verdad de estos
prodigiosos sucesos con otra autoridad mas respetable, y es que el sabio especulativo Ilmo. Señor obispo
que fue de esta diócesis doctor don Baltasar Jaime Martínez Compañón, que actualmente es arzobispo de
Santa Fe, en su prolija visita trató mucho y dio más extensa idea de este animal, cuya figura la dirigió al so-
berano, no sólo conducido de esta noticia, que dejó relacionada sino que generalmente afirman su existencia,
y continua vista en la tierra de los llamas, hacia la parte austral de esta América. En las inmediaciones de Jaén
por la parte de Piura, igualmente dicen haberlo visto, y todos uniformes dan la misma razón en cuanto a la
luz y figura de este nocturno». Mercurio peruano, 25 de marzo de 1793.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 176

176 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

Estas referencias continuarían en el ejemplar del 14 de julio de 1793, tocándole


el turno al partido de Piura, perteneciente a la intendencia de Trujillo, destacando
la referencia al danta, ante, gran bestia, o, como lo conocemos en la actualidad,
tapir, enemigo mortal del tigre, y cazado por los indios por su carne. O la des-
cripción del oso hormiguero, «tan lerdo o perezoso que el diestro cazador lo apri-
siona a corta diligencia». Mucho más peligroso es el llamado oso frontino, de
estimada carne por cuanto extingue el mal gálico, a la vez que su grasa sirve para
suavizar los nervios entumecidos, pero que siente una particular apetencia por las
mujeres, contándose la historia de una pastora india a la que raptó en el pueblo
de Salas, y de la que estuvo abusando durante cuatro meses de ella, aludiendo al
testimonio de un testigo fidedigno, el entonces cura, y luego canónigo de Lima,
Fernando Cortez134. Los saginos, chanchos, paquiras, o jabalíes (denominados pe-
caríes en la actualidad) ya fueron descritos, según el autor, en la obra de Joseph
Gumilla, y de ellos destaca su carácter gregario. Hay numerosos tigres, cuya piel
es utilizada como adorno, así como leones (pumas), que carecen de la melena de
los africanos.
Los números posteriores seguirán incluyendo noticias de este tenor. Así, en el
del 29 de septiembre de 1793, veremos los animales existentes en el partido de
Saña o Lambayeque, destacando la descripción del picasar, vicsilin, quende, o,
para nosotros, colibrí, por cuanto incluye elementos de carácter mítico y legen-
dario, a saber, la noticia de que tiene un sueño de seis meses, según recoge Fran-
cisco Marcuello en su Historia de las aves. Y en el del 23 de marzo conoceremos
las especies presentes en el partido de Cajamarca, gracias a la pluma del contador
de la Real Aduana Joseph ignacio Liquanda, donde nos muestra al denominado
gambusino, pulupulu, quirquincho, mulita o, como decimos en la actualidad, ar-
madillo, descrito con la técnica del puzzle, siempre tan socorrida para referirse a
las especies americanas («es de la estatura poco mayor que un gato su figura es en
su trompa cabeza y cuerpo parecida a la de un cerdo pero le cubre una concha
amarilla o de color cenizo listada a manera de la de tortuga que lo hace agradable
a la vista»), y cuya carne salada y ahumada es mejor que la del más exquisito jamón
de Extremadura.
En la Gaceta de México, por su parte, encontramos referencias a las llamadas
hormigas de miel, conocidas en Cempoala como vinitos135. Y la llegada de una
elefanta a la capital debió provocar tanto impacto que se incluiría una prolija re-
ferencia sobre este animal extractada de la Enciclopedia Metódica, en la que no po-
dían faltar los elogios al mismo, de claros ecos buffonianos, por cuanto se
caracterizaba por su inteligencia, valor, prudencia, retentiva, obediencia, y lealtad,
134 Son muy numerosos los relatos de doncellas obligadas a mantener relaciones sexuales con úrsidos. Vid.
Michel Pastoureau, El oso. Historia de un rey destronado. Barcelona, Crítica, 2009.
135 Gaceta de México, 29 de diciembre de 1784.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 177

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 177

incluyendo numerosas anécdotas procedentes de la lejana india relativas a estos


animales136.
Para los lectores, pues, el género permitía el escapismo, a la vez que para los
editores de una prensa que nunca gozó de una sólida posición económica, suponía
una forma barata y socorrida de rellenar el espacio del periódico. Pero estas noti-
cias dispersas jugaron un importante papel. Ante todo, contribuyeron a erradicar
ciertos errores muy extendidos. Ya en su Teatro crítico universal (1728) Feijoo se-
ñalaba la cantidad de errores introducidos en la Historia natural, errores que se
remontan en su opinión a Aristóteles y Plinio, muy amigos de hablar de animales
fabulosos como el Ave Fénix o el basilisco, y de introducir elementos fantásticos
y legendarios, abogando por la preferencia por los autores modernos sobre los an-
tiguos al ser sus informaciones más exactas al encontrarse aún las regiones más
remotas frecuentadas de europeos en la actualidad, abogando claramente por lo
visto sobre lo leído137. Pero este criticismo no impediría la persistencia de creencias
tales la inclusión de los murciélagos entre las aves y de las ballenas entre los
peces138. O el hecho de que los insectos nacían de la corrupción139. O que el ave
del paraíso carecía de patas140, opinión de la que todavía se hacía eco Fray Martín
Sarmiento:

Esas plumas del ave del paraíso no me causarían admiración si las viese, pues hace
años, que tuve en la mano, y en mi celda, toda la ave entera, con sus dos casi alam-
bres. Trájola un P. Jesuita desde Filipinas a Madrid, este se la dio al P. Terreros je-
suita, y este la trajo a mi celda para que yo la viese verdadera, pues solo pintada la
había visto antes [...] es cierto que no tienen pies, y que con los dos alambriplumas,
se enroscan en los árboles, como el camaleón lo hace con la cola, y lo mismo hacen
los micos. Nunca posa en el suelo, y casi lo mismo hace el vencejo, pues por tener
los pies tan pequeños, y las alas tan grandes, no pueden levantar el vuelo, sobre
esta creencia me pegó un chasco un vencejo [...] yo dijera que Dios creó esa ave
para que fuese medio entre las aves y las mariposas. Acaso por no advertir que
debe ser ave de paso, creerían que venía del paraíso, como acá creyeron otros que
las cigueñas vienen del cielo de la luna141.

136 Gaceta de México, 2 de septiembre de 1800.


137 Benito Jerónimo Feijoo, Teatro crítico universal, tomo 2, Madrid, 1728, «Historia natural»».
138 Diario curioso histórico erudito comercial civil y económico de Barcelona, 3 de septiembre de 1772.
139 Diario de Valencia, 28 de septiembre de 1790.
140 Sobre la durabilidad de esta opinión, José Ramón Marcaida López, Juan Eusebio Nieremberg y la ciencia
del Barroco. Universidad Autónoma de Madrid, 2011, Tesis doctoral, pp. 245ss. José Julio García Arranz, «Pa-
radisea avis: la imagen de la naruraleza exótica al servicio de la enseñanza didáctico-religiosa en la Edad Mo-
derna», Norba-Arte, 16, 1996, pp. 131-152.
141 Correo literario de la Europa, 13 de junio de 1782.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 178

178 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

El periódico Variedades de ciencias, literatura y artes se encargaría de de des-


montar esta creencia, abogando por el valor de la experiencia como forma de co-
nocimiento, según expresara el firmante del artículo, Juan Blasco Negrillo:

Cuando una observación escrupulosa no sirve de basa a nuestras investigaciones y


descubrimientos, es muy contingente que solo veamos fantasmas en los objetos
que se nos presenten. Así es que muchos de nuestros errores provienen de no ob-
servar con la atención debida la naturaleza de no consultar sus reglas y de no llamar
la experiencia a nuestro socorro. De aquí dimanan tantos sistemas conjeturas y ra-
ciocinios vagos, de aquí en fin el origen de tantas fábulas absurdas y extravagantes
que no pueden destruir después muchas veces la observación y la experiencia142.

Y se siguen atribuyendo a los animales pretendidas características de los seres


humanos, como cuando en el Memorial literario se comenta el «Tratado filosófico
de las pasiones por F. Cogan. en la mayor parte de los animales se observa una di-
ferencia muy grande entre el macho y la hembra, tanto en sus facultades exteriores
como en ls interiores. El macho es generalmente mas fuerte y de disposición mas
animosa. La misma ley se observa en la especie humana»143. Asimismo, la ruptura
con lo monstruoso y lo extraordinario aún no es completa. En el Diario de Madrid
podemos leer el «verdadero retrato de un extraño animal que dos armenios co-
gieron en la Arabia pétrea, entre el monte Oreb y Sinaí, cerca de la ciudad de
Petra», que a juzgar por la descripción «es del tamaño de un carnero, tiene un
cuerpo con dos cabezas, una de carnero y otra de tigre, y tres manos, las dos propias
de carnero, y la otra que es más corta de tigre. Tiene por un lado la figura de un
carnero, con lana corta y manchas negras y cuadradas, y del otro la figura de tigre,
con pelo corto y lleno de listas, y es su color amarillo oscuro. Con la boca de la
cabeza de tigre come carne y cualquiera otro alimento , y con la de carnero solo
bebe agua, pero muy clara. Dicho animal es hermafrodita»144. El mismo periódico
se hará eco de las «Observaciones hechas a favor de la fábula sobre la incombusti-
bilidad de la salamandra»145. Por su parte, el Memorial literario nos aportará una
«Noticia curiosísima sobre el canto de los cisnes»146. La naturaleza del siglo xviii
aún no había sido totalmente desencantada... si es que lo ha estado alguna vez.
También la prensa colonial se hace eco de los caprichos de la naturaleza. En
algunas ocasiones, se aportan noticias de lugares muy lejanos, como hiciera el Dia-

142 Variedades de ciencias, literatura y artes, tomo IV, 1804.


143 Memorial literario o biblioteca periódica de ciencias y artes, 54, 1804.
144 Diario de Madrid, 10 de agosto de 1786.
145 Diario de Madrid, 27 de enero de 1790.
146 Memorial literario o biblioteca periódica de ciencias y artes, 20 de julio de 1806.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 179

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 179

rio de México, que reflejaba el nacimiento de una ternera de dos cabezas en Bru-
llioles, localidad a orillas del Ródano147. O un extraño lagarto procedente de la
ciudad polaca de Lemberg semejante a los dragones, y que presuntamente fue el
responsable de la muerte de varias personas148 (Gaceta de México, 6 de diciembre
de 1805). O el mucho más llamativo y temible Monstruo de Jerusalén, descrito
en la Gaceta de México del 24 de marzo de 1789, y cuya noticia fuera extraída de
una Gaceta publicada en Palermo y reimpresa en Génova y Turín en 1788. Tras
haber matado varias cabezas de ganado y a 39 personas, el monstruo sería final-
mente abatido por una partida enviada por el bajá de la zona (historia que no nos
deja de recordar al monstruo de Gévaudan), siendo descrito como del tamaño de
un caballo y la cabeza de un león, con dos astas como de buey, unos dientes de
palmo y medio de largo, las orejas caídas, cuatro tetas como de vaca, los pies con
unas garras muy larga y con seis espolones de gallo saliendo de su espinazo149.
Otras veces, nos encontramos con la descripción de animales desconocidos,
incluyéndose en el Mercurio peruano del 20 de enero de 1791 una noticia relativa
a la localidad de Cañete reflejando cómo:

En estas costas se han dejado ver estos días unos animales marinos, cuya configuración
es a especie de una viuda cuando está de duelo, es decir, con una cauda muy larga
negra que la cubre toda la espalda, la cara tiene figura de una roca, y sigue todo el
pecho y cuerpo blanco, tiene un mugido como de toro cuando sale a la superficie del
agua permanece sobre ella el espacio de una ave maría, y a veces el de dos minutos,
con la circunstancia de salir de dos en dos casi a un mismo tiempo y en zambullendo
uno le sigue el otro. Dichos fenómenos han causado mucha novedad en el lugar, pues
los indios y otras personas de dilatada estación en este valle dicen no han visto nunca
semejantes peces, y creen que hayan venido a estas playas fugitivos de alguna peste
que se padezca en alta mar, o en busca de su alimento por abundar aquel mucho.

En la Gaceta de Literatura de México del 4 de enero de 1793, por su parte, se


aludía a la existencia de una misteriosa niña marina hallada en las tierras de los es-
quimales y que en 1768 vivía en París150. También hay referencias a animales con
una fuerza fuera de lo normal, mostrándose en la Gaceta de México del 4 de julio
de 1807 los daños provocados por un pez espada a un navío norteamericano en las
costas de China, llegando incluso a perforar una de las planchas de cobre del buque.

147 Diario de México, 7 de septiembre de 1806.


148 Gaceta de México, 6 de diciembre de 1805.
149 María Alejandra Flores de la Flor, «La presencia de los monstruos en la prensa hispánica finidioeciochesca»,
Trocadero, 24, 2012.
150 José Antonio Alzate Ramírez, Gaceta de Literatura de México, tomo 4, p. 159, reimpresión, Puebla, Oficina
del Hospital de san Pedro, 1831.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 180

180 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

NACIMIENTOS MONSTRUOSOS ANUNCIADOS EN LA GACETA DE MÉXICO


10-3-1784 Pollo con dos crestas, dos picos, tres ojos y dos pies.
8-2-1785 Becerro con seis pies y dos colas.
22-3-1785 Gato con cuatro pies, cuatro manos y dos colas.
Toro con cuatro cuernos y seis pies.
Dos carneros unidos por la parte anterior del pecho.
24-9-1785 Pollo con cuatro pies.
4-10-1785 Pavo con cuatro pies, cuatro alas, y dos colas.
18-10-1785 Asta de carnero de un peso de ocho libras.
22-11-1785 Cerdo don dos cuerpos y dos rabos.
16-1-1787 Venada que dio a luz dos crías con figura de marranos y piernas de venado.
23-10-1787 Cordero con dos cabezas y cuatro ojos.
6-2-1788 Potro con un solo ojo en medio de la frente.
6-5-1788 Oveja con dos cabezas.
5-8-1788 Perro con la parte superior de chivo y la inferior de perro.
10-3-1789 Dos borregos unidos por el vientre t con una sola cabeza.
7-12-1790 Huevo de gallina gigantesco.
11-10-1791 Polluelo con cuatro alas, cuatro pies y dos cuellos.
27-12-1791 Cordera con dos cuerpos.
24-4-1792 Cordero con cuatro pies, cuatro manos, y dos lenguas.
8-3-1794 Cordero con cabezas, manos y colas duplicadas.
4-10-1794 Polluelo con dos cuerpos.
Fuente: Elaboración propia

Pero lo más frecuente son las alusiones a nacimientos extraordinarios, siendo


los sufridos animales domésticos los más reflejados en estas noticias, como la ofre-
cida por el Mercurio peruano del 18 de marzo de 1792 sobre un ternero bicípite.
Será la oficialista Gaceta de México la más proclive a incluir este tipo de referencias,
bien es verdad que cada vez con menos frecuencia a medida que transcurre el
tiempo, comenzando por las noticias relativas a mulas que dieron a luz (todos sa-
bemos que supuestamente son estériles)151, y continuando por todo tipo de ca-

151 Gaceta de México, 29 de diciembre de 1784 y 26 de septiembre de 1798. La presencia de animales ex-
traordinarios en esta publicación también ha sido reseñada por ZARATE FLORES, Verónica, «Lo Monstruoso en
Nueva España o la percepción de una naturaleza excepcional», STOLS, E., THOMAS, W. y VERBERCKMOES, J., (eds.),
Naturalia, Mirabilia et Monstrosa en los Imperios ibéricos. Leuven University Press, 2006.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 181

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 181

prichos de la naturaleza. En raras ocasiones nos consta que estos animales fuesen
objeto de exhibición al público o a las autoridades coloniales, siendo de notar que
sigue persistiendo la creencia de que estos monstruos son debidos a la conmixtión
de especies152, como es el caso del perro anunciado en agosto de 1788.
En otras ocasiones, se exhibían animales dotados de alguna cualidad especial.
En la Gaceta de México del 17 de octubre de 1801 se hacía alusión al «cerdo erudito
de Londres» (figura 10), capaz de escribir «cualquiera nombre, apellido, verso o
lo que le piden [...] forma con números las cantidades que se le pide en las cuentas
de sumar, restar, multiplicar y partir, dice el número de personas que hay en una
pieza, expresando los que hay religiosos, niños, señoras y demás, pone la hora en
manifestándole un reloj [...] responde a muchas preguntas».

Figura 10. Cerdo erudito de Londres, Gaceta de México, 17 de octubre de 1801.

Dentro de este talante divulgativo, naturalmente, el broche de oro lo consti-


tuirán los Anales de Historia natural, publicados entre 1799 y 1804, y que a partir
de su número séptimo recibirán el nombre de Anales de Ciencias Naturales, cambio
motivado, según los redactores por el hecho de que:

El título de Historia natural que dimos a estos anales nos pareció el debido para
empezar a reunir en un cuerpo los descubrimientos nacionales y extranjeros, hasta
que un mayor número de memorias pidiese ampliar los estrechos limites prefijados
al principio. Conocíamos el enlace que reina entre las ciencias, y los socorros mutuos
que se prestan, y esperábamos que los profesores de aquellas que con miras diversas
tratan de la naturaleza y contribuyen a la ilustración general, depositarían sus des-
cubrimientos en nuestros Anales. Habiéndose realizado estas justas esperanzas, mu-

152 María Alejandra FLORES DE LA FLOR, «Los monstruos híbridos en la Edad Moderna». Arturo Morgado García
y José Joaquín Rodríguez Moreno (eds.), Los animales en la historia y en la cultura, Cádiz, Universidad, 2011.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 182

182 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

damos el antiguo título de esta obra en el de Anales de Ciencias Naturales, para


que sin contravenir a él podamos publicar lo perteneciente a la historia natural, y a
las ciencias que por cualquier titulo tratan de la naturaleza. Con ese motivo convi-
damos de nuevo a los sabios nacionales y extranjeros para que nos comuniquen sus
descubrimientos, que se imprimirán con el nombre de su respectivo autor153.

Los Anales de Historia Natural informan sobre los adelantos de la ciencia espa-
ñola y publicitan memorias provenientes de la comunidad científica extranjera,
formando parte de este modo de la transferencia cultural, es decir, del intercambio
científico de los países europeos que entonces se denominaba república literaria.
Del mismo modo se puede justificar la tesis de que uno de los temas principales
del periódico es América, que constituye un espacio epistemológico considerado
como herencia y aliciente, como pasado y futuro de la ciencia española, y que la
lleva a la altura de la competencia europea. Tan solo hojeando los índices ofrecidos
por el editor se ve inmediatamente la preponderancia del Nuevo Mundo que como
espacio exploratorio posibilita una identificación con el credo científico de aportar
novedades. No obstante, en los Anales además se intenta impulsar la mentalidad
exploradora, enfrentando al lector con los espectáculos de la naturaleza de una
tierra ignota y excitando por medio de la admiración la voluntad del saber154.
Empresa muy estrechamente asociada al Real Gabinete de Historia Natural,
contribuiría a difundir en España numerosos trabajos sobre mineralogía, botánica,
y, el campo que nos interesa particularmente, la zoología. La redacción de los mis-
mos correría a cargo de Christiano Herrgen (con un total de 26 trabajos), Louis
Proust, Domingo Fernández y Antonio Joseph Cavanilles (el más prolijo de todos,
ya que a su pluma se le deben 48 artículos)155, que en el prólogo del primer volu-
men de la obra manifestaban con un claro tono laudatorio para la corona que, al
fin y al cabo, era la que pagaba:

La historia natural ha llamado en todos tiempos la atención de los hombres. La


multitud sin numero de sus producciones, las utilidades que de ellas resultan a la
sociedad, y la dulce satisfacción que siente el alma al contemplar el admirable enlace
de todas ellas, y al penetrar por decirlo así en lo interior de sus elementos, viendo
como se propagan, perecen y renacen, han hecho suaves y aun deliciosos los ím-
probos trabajos que emplearon en esta ciencia. Tuvo ella, como todas, su infancia,
se enriqueció después sucesivamente por muchos siglos, pero en el nuestro fue lle-
vada a un punto de perfección y riqueza que asombra. Pruébanlo con evidencia la

153 Anales de Ciencias Naturales, 7, 1801.


154 Jan-Henrik Wittaus, «América como espacio exploratorio en los Anales de Historia Natural», Cuadernos
de Ilustración y Romanticismo, 16, Universidad de Cádiz, 2010.
155 Alberto Gomís, op. cit., p. 217.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 183

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 183

multitud de costosas obras que la Europa culta ha presentado y ofrece cada día, las
sabias observaciones, que destruyendo errores envejecidos, han cimentado con só-
lidos fundamentos todos los ramos de la historia natural, los nuevos y multiplicados
descubrimientos descritos con critica, claridad y conocimiento, el empeño en fin
que los gobiernos muestran en promover esta ciencia no menos útil que agradable.
El nuestro ocupado siempre en contribuir a la perfección de esta inmensa obra ha
enviado sujetos instruidos a registrar las dilatadas regiones de sus dominios, ha des-
tinado a otros a viajar por la Europa, y a tratar con los primeros sabios de las ciencias
naturales, ha erigido depósitos y establecimientos análogos a cada una, y ha coste-
ado la publicación de nuestros descubrimientos156.

Tono laudatorio que podemos encontrar en otros lugares de la publicación.


En 1800 Cavanilles, con el pretexto de referirse a la obra de Celestino Mutis, re-
alizaba un claro elogio a la política botánica de los Borbones y las expediciones
científicas patrocinadas por la monarquía157. ignacio de Asso, por su parte, en su
«Discurso sobre los naturalistas españoles», indicaba textualmente que «entre los
objetos de pública utilidad que harán sumamente glorioso el reinado de nuestro
rey D. Carlos iv debe colocarse la señalada protección con que honra y favorece
el estudio de las ciencias naturales, aunque sin dejar de recordar las principales fi-
guras del reinado de Felipe ii158.

TEMÁTICA DE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ANALES DE HISTORIA NATURAL


H. natural Animal Vegetal Mineral Otros (1)
Tomo I (1799-1800) 0 3 5 8 15
Tomo II (1800) 0 0 12 12 6
Tomo III (1801) 2 0 7 5 8
Tomo IV (1801) 3 1 10 5 11
Tomo V (1802) 1 1 13 4 6
Tomo VI (1803) 0 0 11 6 12
Tomo VII (1804) 0 0 8 4 3
Total 6 5 66 44 61
(1) Física, Química, Medicina, y Astronomía.

Fuente: Elaboración propia

156 Anales de Historia Natural, I, 1799.


157 Anales de Historia Natural, 4, 1800, pp. 28ss.
158 Anales de Ciencias Naturales, 8, 1801.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 184

184 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

Los contenidos animalísticos de esta publicación son claramente minoritarios


(un total de 5) si los comparamos con las noticias de carácter botánico (66) o mine-
ralógico (44), lo que nos muestra que el talante de la publicación era más utilitario
que encaminado a la difusión de un conocimiento desinteresado. De hecho, más
trabajos encontramos sobre la rabia, incluidos por los editores de la obra entre los
artículos de medicina, que sobre los animales en general159. Este predominio de la
botánica se explica por varias razones. En primer lugar por su utilidad, sobre todo
en conexión con las ciencias médicas y farmacéuticas. En segundo lugar la botánica
gozaba de un alto prestigio. Estaba considerada como «una ciencia de nobles» en
comparación con la agronomía por ejemplo, en cuya labor se veían involucrados in-
dividuos de poca o ninguna cultura. En tercer lugar, esta disciplina destacó por su
ausencia de conflictividad, puesto que se podía circunscribir a la «teología natural»
que en otras tradiciones europeas se denominaba también «físico-teología», siguiendo
a Kant. En este sentido, las investigaciones científicas estaban adaptadas a los fre-
cuentes elogios al Creador Divino que desde el comienzo de los tiempos había dejado
una riqueza inestimable de flora y de fauna; riqueza que los historiadores naturales,
especialmente los modernos, iban descubriendo. En cuarto lugar, la botánica posi-
bilitaba la defensa de la ciencia española. Cuando Linneo puso de manifiesto que en
España no existían botánicos, esta aserción dio ocasión no sólo a abundantes res-
puestas, sino también a la recuperación de la tradición botánica española que se había
desarrollado a partir del descubrimiento y de la conquista de América en el Siglo de
Oro. Ya se podía llamar la atención sobre una herencia científica considerable160.
No puede faltar la referencia a los animales exóticos, ofreciéndonos Cavanilles
una crónica sobre las criaturas descubiertas en Australia, a la que llegara la expedi-
ción de Malaspina en 1793, especialmente el canguro, animal descrito sin ningún
tinte moralizante, aunque sí utilitario, por cuanto el autor no olvida citar la sa-
brosura de su carne161. Aquí encontraremos también algunas cartas de Humboldt,
que por estos años realizara su famosa expedición sudamericana, recreándonos en
más de una ocasión con la descripción de la naturaleza tropical162:

En el golfo de Cariaca, cuyos indios salvajes de los lagunos (Guaraunos del arco) se
acercan unas quince leguas, todo anuncia aún el imperio de la naturaleza. Ni los tigres
ni los cocodrilos, ni aún los monos mismos se espantan a la vista del hombre, los ár-

159 Por ejemplo, «Enfermedad y muerte de un rabioso», de Antonio Joseph Cavanilles (Anales de Ciencias Na-
turales, III, 8, 1801, o, del mismo, «Enfermedad y muerte de un hombre que murio rabioso en los Reales hos-
pitales de esta corte en 1 de febrero de 1801» (Anales de Ciencias Naturales, III, 9, 1801).
160 Jan Henrik Wittaus, «América como espacio exploratorio en los Anales de Historia Natural».
161 «Observaciones sobre el suelo, naturales y plantas de Puerto Jackson y Bahía Botánica», Anales de Historia
Natural, 3, 1800.
162 Sobre esta exuberancia, Manuel Lucena Giraldo, «Paisajes desposeídos. El tropicalismo de Alejandro de Hum-
boldt», Manuel Lucena Giraldo y Juan Pimentel (eds.), Diez estudios sobre literatura de viajes, Madrid, CSIC, 2006.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 185

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 185

boles mas preciosos, los guayacos, caobas, palos del Brasil y Campeche, y otros mu-
chos, llegan hasta la costa misma, y con sus ramos enlazados impiden con frecuencia
la entrada. Los aires están poblados de pájaros raros y vistosos, desde el boa, que devora
un caballo, hasta el colibrí, que se mece en el cáliz de las flores, todo aquí anuncia la
grandeza, el poder y la dulzura de la naturaleza163 [...] Por espacio de tres meses he
dormido al sereno, ya en los bosques cercado de tigres y feísimas serpientes, o ya en
las playas cubiertas de cocodrilos [...] alrededor de todo esto diez o doce indios tum-
bados en sus hamacas, y más allá algunas hogueras encendidas para libertarnos de los
tigres, cuya ferocidad no es menor aquí que en Africa. La falta de víveres, los mosqui-
tos, las hormigas, los aradores, especie de acorito que se pone en la piel y la deja surcada
como un campo, el deseo de refrescarse con baños y la imposibilidad de hacerlo por
la ferocidad de los caimanes, la picadura de las rayas y los dientes de los pescados ca-
ribes [...] se necesita ser joven y tener mucha resignación para sufrir todo esto164.

Exuberancia que podemos encontrar reflejada en otros relatos, como el escrito


por Francisco Antonio Zea165 hablando del salto de Tequemada, en el reino de
Santa Fé, revelándonos de paso su conocimiento de autores como Markgraf, es-
tudioso de la fauna brasileña en el Seiscientos, Buffon, y Linneo, y en el que parece
persistir el sentimiento de admiración como sensación dominante en la aproxi-
mación a la fauna americana166.

Para llegar a esta cascada es necesario ir a pie cuatro leguas por la selva sin camino
ni sendero alguno, sino a espacios el que forman las fieras y bestias salvajes para
buscar el agua. Es mucha la abundancia de ellas en la inmediación de la cascada. A
cada paso se encuentran tigres de varias especies de las cuales una sola es feroz (el
feroz es el Felis onca de Linneo, que Marcgraf llamo Jaguara y Buffon Jaguar) y por
fortuna la menos abundante. Hay multitud de dantas o tapires, grandes manadas
de sainos (el pecarí de Buffon), especie de puercosilvestre, y no poco leones, pero
tímidos [...] en 1788 envié a Europa dos cachorros que se conservaron algún tiempo
en la casa de fieras del Retiro. Habían sido cogidos en las montañas de la provincia
de Cartagena de indias, y se domesticaron tanto que se dejaban acariciar hasta de
los niños por entre la reja de su encierro, manifestando entonces su contento con
un ronquido sordo muy semejante al de los gatos), vi al paso oros muchos cuadrú-
pedos desconocidos de los monteros que me acompañaban, y mucho mas de mi

163 «Carta de Humboldt al barón de Forell, ministro plenipotenciario de Sajonia en Madrid, Caracas, 3 de fe-
brero de 1800», Anales de Historia Natural, 6, 1800.
164 «Carta de Humboldt al dr. Delambre, miembro del Instituto Nacional de Francia, traducida por don Martín
de Párraga. Nueva Barcelona 24 de noviembre de 1800», Anales de Ciencias Naturales, 11, 1801, pp.199-202.
165 Sobre este autor, Diana Soto Arango, Francisco Antonio Zea: un criollo ilustrado. Aranjuez: Doce Calles, 2000.
166 Jan Henrik Witthaus, «América como espacio exploratorio en los Anales de Historia Natural».
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 186

186 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

que no tenia en este ramo de historia natural el menor conocimiento, En parte al-
guna he visto tanta abundancia ni tanta variedad de monos, algunos de tan rara
belleza que me he dedicado a este estudio solo por volver a describirlos [...] para
hablar de las aves, ya que no tengo alguna idea de ornitología, seria necesario tener
la imaginación de Buffon [...] me acuerdo para mi tormento de tantas aves raras
que serian objeto de la admiración de Europa si yo hubiera sabido describirlas167.

Aquí publicaría ignacio de Asso su Introducción a la ictiología oriental de Es-


paña, denominando a las especies según el método de Linneo168. Aquí encontra-
remos el ensayo de Cavanilles sobre las palomas del reino de valencia, presentadas
con un marcado tinte humanizador:

En lo demás pueden servir de modelo a muchos hombres, porque se asisten mu-


tuamente y se consuelan, y porque parten las cargas anejas a su unión en preparar
el nido, empollar los huevos y alimentar su numerosa prole [...] todo interesa en
la historia natural, todo debe estudiarse, aun aquello que parece desvío e irregu-
laridad es digno de atención. Merécela también el lenguaje que tienen las palomas,
el cual aunque breve es muy expresivo, y nada equívoco para manifestar sus sen-
timientos y deseos [...] un observador atento y acostumbrado podrá conocer y
distinguir con certeza las acciones de las palomas con sólo oír su arrullo, y las
varias modulaciones con que lo alargan, esfuerzan o debilitan169.

O su trabajo sobre la cigüeña blanca, en el que nos manifiesta sus simpatías


por los animales:

[...] por poco que reparemos en las acciones de los animales, notaremos muchas
que calificamos de virtudes morales en un racional, La fidelidad conyugal, los ca-
riñosos auxilios mutuos, el amor filial y paternal, el reconocimiento a los beneficios,
son acciones que inspiran interés, y excitan en un corazón puro deseos de imitarlas
[...] esta idea lisonjera puede no ser exacta, pero es grata, y en ella se complace el
hombre, porque descubre en los irracionales modelos dignos de imitación170.

Y aquí volveremos a encontrar nuevas referencias a la providencia divina y a la


infinita sabiduría del Creador, como refleja el discurso que Cavanilles pronunciara
ante el Jardín Botánico el 1 de abril de 1802:

167 Anales de Ciencias Naturales, 8, 1801, pp. 156-157.


168 Anales de Ciencias Naturales, 10, 1801.
169 «Historia natural de las palomas domésticas de España y especialmente de Valencia», Anales de Historia
Natural, 2, 1799.
170 Anales de Ciencias Naturales, 15, 1802, pp. 234ss.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 187

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 187

Nada existe en el universo sin el sello de un Hacedor omnipotente, nada que exa-
minado con ojos filosóficos deje de publicar la sabiduría infinita del Creador, y de
elevar el alma racional al origen de todo ser y de toda existencia. Las varias formas,
pero siempre constantes, con que aparecen los fósiles cristalizados, la semejanza
con que se reproducen las plantas y los animales prueban cierto orden, y la exis-
tencia de una ley constante, que quiso darles el que tiene derecho de ser obedecido
y adorado [...] el más despreciable insecto es obra tan asombrosa, que ni la puede
imitar el hombre ni comprenderla. Apenas es visible sin el socorro de un fuerte
microscopio, pero tiene vida y movimientos espontáneos, tiene amor y deseos de
reproducirse, y para satisfacerlos se arrastra, corre o vuela en pos del objeto de sus
delicias, tiene por consiguiente órganos correspondientes a estas funciones [...] si
un pequeño insecto, cuya organización calculamos por la analogía que puede tener
con la de animales conocidos produce en nosotros cierto pasmo, y nos fuerza a
admirar el poder supremo, ¿qué efectos no debe causar la contemplación atenta
de los vegetales [...] tienen los animales sexos como las plantas, tienen una pro-
pensión innata y violencia para propagar la especie, y tienen la facultad de moverse
y de buscarse, con ésta corren o vuelan hasta que se encuentran y vistos de cerca
vencen la indiferencia con cariños, o recurren a la fuerza para apagar su ardor 171.

El Real Gabinete de Historia Natural

Muchos hombres sabios y curiosos se han dedicado con aplicación al conoci-


miento del Mundo, por el de sus producciones, con cuyo designio han formado
Gabinetes prolijos y abundantes de cuanto se produce en sus distintas regiones, y
se cría en los particulares territorios de ellas [...] los Gabinetes de Historia Natural
son sin duda los Archivos de la naturaleza, en donde la curiosidad registra lo ad-
mirable, y lo raro que se encuentra en diversas partes del mundo172.

Los gabinetes de curiosidades173 constituyeron durante la Edad Moderna el


lugar característico de la Historia natural, definida en aquellos momentos por su

171 Anales de Ciencias Naturales, 14, 1802, p. 121.


172 Antonio de Ulloa, Noticias americanas, Madrid, Imprenta de don Francisco Manuel de Mena, 1772, pp. 6 y 7.
173 Entre la numerosa bibliografía existente al respecto, amén de la obra pionera de Paula Findlen, Possessing
Nature. Museums, Collecting and Scientific Culture in Early Modern Italy, University of California Press, 1994;
podemos señalar Robert J. W. Ewans y Alexander Marr, Curiosity and Wonder from the Renaissance to the En-
lightenment, Aldershot, Ashgate, 2006. Paula Findlen (ed.), Early Modern Things. Objects ant their Histories 1500-
1800, Londres, Routledge, 2012. Erik Jorink, Reading the Book of Nature in the Dutch Golden Age 1575-1715,
Brill, 2010. Arthur McGregor, Curiosity and Enlightenment: Collectors and Collections from the Sixteenth to the
Nineteenth Century, Yale University Press, 2008. Pamela H. Smith y Paula Findlen, Merchants and marvels: Com-
merce, Science and Art in Early Modern Europe, Routdlege, 2002.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 188

188 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

carácter enciclopédico, taxonómico, descriptivo y visual. Su relación con los viajes


de exploración y con la expansión europea fue muy estrecha, y, de hecho la reco-
pilación y acumulación de todo tipo de naturalia y artificialia, su traslado a las
metrópolis y su exhibición en gabinetes y colecciones formaban parte de las tres
acciones clásicas de todo viajero. Este coleccionismo, que desembocará en la cre-
ación de gabinetes y museos de historia natural en el siglo xviii, es una actividad
iniciada en el Renacimiento al calor de la sociedad cortesana y del mecenazgo, y
fueron muchos los reyes y mecenas que almacenaron animales, plantas y piedras,
objetos todos ellos que expresaban la riqueza del mundo, las maravillas de la na-
turaleza, y, sobre todo, el poder de quienes lo atesoraban. Y cuanto más exóticos,
mejor, por cuanto recreaban en el espectador lo peligroso del recorrido y la lejanía
de su procedencia.
Es paradójico que en una de las mayores potencias coloniales del momento, la
España de los Austrias, el coleccionismo de seres y objetos americanos tuviera poca
relevancia, y no hubo nada parecido al Museo Aldrovandino de Bolonia, el Museo
Kircheriano de Roma o el Museo Wormiano de Copenhague. Ello no significa
que estuviesen ausentes por completo. La presencia de animales exóticos, plantas,
piedras preciosas, cocodrilos o caparazones de tortugas en los camarines de mo-
nasterios, residencias de la nobleza o lugares sagrados durante el siglo xv no sig-
nifica que se tratase de colecciones científicas. Eran más bien piezas de «tesoros»
que se acumulaban junto con joyas sagradas y profanas: posesiones exclusivas,
símbolos del lujo y la riqueza. Su principal significado derivaba de su relación con
el propietario, que las exhibía como muestra de su status. La frecuente presencia
de objetos maravillosos en aquellas colecciones (ligadas aún a la idea medieval de
las «cámaras del tesoro») no era señal de una reflexión sobre el mundo natural,
sobre sus particularidades o la pluralidad de las formas de la naturaleza. En oca-
siones tales anomalías recogidas en la naturaleza eran consideradas formas mila-
grosas, de lo cual derivaba un carácter simbólico que las acercaba a lo sagrado y lo
ritual. En otros casos tales objetos preternaturales se convertían en sinónimo de
exclusividad y privilegio. Un ejemplo de este tipo de colección fue la del Monas-
terio de Guadalupe, donde se conservaba una enorme piel de cocodrilo, un gi-
gantesco espaldar de tortuga, dos grandísimas barbas de ballena y un larguísimo
colmillo de elefante174.
Muchas de las colecciones de la primera mitad del siglo xvi conservaron aun
las características de los «tesoros medievales», si bien concentrando cada vez más
el valor de «riqueza» en torno a los elementos exóticos y raros, en sintonía con las
corrientes manieristas de la época. Buen ejemplo de este tipo de colección fue la

174 Para lo que sigue, básicamente, Susana Gómez López, «Lúcifera y Fructífera: ciencia y utilidad en las co-
lecciones naturalistas en la España de los Austrias», Más allá de la Leyenda Negra: España y la Revolución Cien-
tífica, Universidad de Valencia, 2007.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 189

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 189

que perteneció a los Condes de Benavente. Ya a finales del siglo xv el Jardín de la


Montaña, parte fundamental de la residencia familiar, albergaba animales exóticos
como emblema de poder, tal como solía hacerse entre la nobleza de toda Europa,
y un gran número de naturalia exóticos, cuernos de unicornio, medallas, calabazas
de plata, etc. Unos años después, Antonio Alonso de Pimentel, vi Conde de Be-
navente, personaje interesado por las artes y el mecenazgo, amplió las colecciones
manteniendo el mismo espíritu emblemático y representativo. El valor que en
ellas adquiría la naturaleza, plasmado en la centralidad de los jardines, quedó bien
reflejado en las obras de Antonio de Torquemada, secretario del conde, donde
describía estos lugares como «espacios de la maravilla» repletos de elementos fan-
tásticos y míticos. Lo dice todo la expresión del propio Torquemada en la dedicato-
ria a sus patronos de sus Coloquios satíricos: «Curiosidad para poderosos».  Similares
características se encuentran en las colecciones que los Duques de Calabria reu-
nieron en valencia durante su virreinato en la primera mitad del siglo xvi. Sevilla,
puerto principal de llegada de las novedades raras y exóticas del Nuevo Mundo,
fue uno de los centros que más reflejó este coleccionismo de curiosidades a las
que en la mayoría de los casos se unían medallas antiguas, armas y pinturas. Ma-
drid ocupó también un puesto relevante en cuanto a la proliferación de colecciones
en las que lo mitológico, lo religioso y lo mágico rodean a los objetos naturales. 
Mas una mención especial merecen las colecciones que Carlos v fue acumu-
lando a lo largo de toda su vida y que por el género, cantidad e intereses de su
propietario señalan un punto fronterizo en la evolución del coleccionismo his-
pano. El gran número de objetos de todo tipo (naturales y artificiales) procedentes
de América y de las indias Orientales fueron recibidos y admirados como curio-
sidades. ero quizá la mayor novedad de este espíritu coleccionista es la presencia,
entre las propiedades de Carlos v, de muchos elementos que dejan translucir sus
intereses científicos, en especial los instrumentos astronómicos y cartográficos, los
libros de astronomía y cosmografía (indisociables de los intereses prácticos de la
corte en un momento tal de expansión marítima y colonial) y tratados manuscritos
sobre la naturaleza americana. Pero también objetos y aparatos ligados a la tradi-
ción ocultista y alquímica. Por no hablar de la pasión por los relojes y el estudio
de sus mecanismos demostrada por el emperador. Pero, en el caso de Yuste no se
puede hablar todavía de una «cámara de las maravillas», pues si bien los objetos
ya no se iban acumulando como si de un almacén se tratara y estaban presentes
los materiales que serán típicos de este tipo de colecciones europeas (biblioteca,
reunión de pinturas, mezcla de objetos naturales y artificiales, materiales raros y
exóticos, etc.), se deja sentir «su falta de organización expositiva como microcos-
mos orgánico de los saberes».
Fue en el ámbito sevillano donde surgió un nuevo tipo de coleccionismo que
en el ámbito español es el primero que merece el calificativo de científico. Las co-
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 190

190 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

lecciones del cosmógrafo Jerónimo Chaves, de Simón de Tovar, de Rodrigo Za-


morano, o incluso la de Gonzalo Argote de Molina, eran centros de información
y de encuentro de naturalistas como Nicolás Monardes o Francisco Hernández.
Fueron también fuente de información y punto de referencia para naturalistas ex-
tranjeros, como fue el caso de Clusius, cuya correspondencia con estos coleccio-
nistas sevillanos nos da la medida del valor y las características que sus colecciones
alcanzaron. Un personaje clave en la historia del coleccionismo español de la época
fue precisamente uno de los mayores amigos personales de Clusius, Benito Arias
Montano: estrecho colaborador de los científicos y aficionados españoles, promo-
tor de la difusión de las obras de los sevillanos en Europa y coleccionista él mismo
en la urbe sevillana, pero también personaje estrechamente ligado a la corte de
Felipe ii.
La primera reacción ante las novedades americanas, quizás la única posible,
fue el uso continuo de las analogías en las descripciones de los seres nunca vistos
(sin olvidar tampoco las ilustraciones). A falta todavía de nuevas palabras para
nuevas cosas, solo quedaba el recurso de describir las novedades americanas en
términos de analogías con lo ya conocido, convirtiendo así los naturalia america-
nos en variantes accidentales y sorprendentes de una naturaleza familiar descrita
en el mundo libresco de los clásicos, de Aristóteles, de Plinio, de Dioscórides, de
Teofrasto. Es en este sentido en el que se puede hablar de una apropiación con-
ceptual del Nuevo Mundo, en el sentido de una integración de lo nuevo, de lo
diferente, en el mundo de lo ya conocido. El segundo sentido en el que se debe
hablar de una «apropiación» de la naturaleza americana es de carácter esencial-
mente utilitario y pragmático, una apropiación económica, comercial y política
que fue inseparable del trabajo de los naturalistas.
Claro exponente de esta convergencia de intereses utilitaristas y formación hu-
manista fue el médico sevillano Nicolás Monardes (1508c.-1588). Junto a la pu-
blicación de sus investigaciones, Monardes también reunió todos los maravillosos
y útiles objetos naturales que llegaban de América en una colección que se pre-
sentaba como un auténtico museo abierto a curiosos, naturalistas y gentes de paso
por Sevilla. Lo había empezado en 1554, y en él se acumulaban animales diseca-
dos, piedras, minerales, semillas, piedras bezoares, etc.  Junto al museo se encon-
traba un jardín botánico donde Monardes cultivaba semillas y plantas americanas
de uso medicinal para experimentar con ellas y estudiarlas (algunos de las expe-
riencias y resultados obtenidos en su jardín quedaron plasmados en su Historia).
Otro famoso coleccionista sevillano fue Rodrigo Zamorano (m. 1620), piloto
mayor de la Casa de Contratación desde 1575 (encargado de enseñar a los pilotos
que iban hacia las indias Occidentales), y cosmógrafo de Felipe ii desde 1579.
Con las semillas y plantas que conseguía instaló en su casa un jardín botánico en
el que cultivaba las nuevas plantas procedentes de América y compartía su infor-
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 191

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 191

mación con el resto de médicos y botánicos de la ciudad. Además del jardín, poseía
en su residencia un museo de curiosidades y maravillas relacionadas en su mayor
parte con las indias, que iba actualizando según llegaban las novedades al puerto
del Guadalquivir. Una descripción de su gran amigo y colaborador Juan de Cas-
tañeda en una carta a Clusius nos da una idea de lo que en él se debía contener:
«tiene las paredes de los portales de su casa todos llenos destas conchas, peces y
animales muy de ver».
Más inclinado a la curiosidad y menos al estudio de la naturaleza debió estar
otro de los más famosos museos sevillanos de la época, el de Gonzalo Argote de
Molina. El museo de Argote sí fue utilizado como fuente de estudio e información
por otros naturalistas de la ciudad y amigos de su propietario, como Monardes,
que en su Historia medicinal escribía lo siguiente: «este animal [un armadillo]
saqué de otro natural, que está en el Museo de Argote de Molina, un caballero
desta ciudad, en el qual ay mucha cantidad de libros de varia lectión, y muchos
géneros de animales y aves, y otras cosas curiosas, traydas así de la india Oriental,
como Occidental, y otras partes del mundo, y gran copia de monedas y piedras
antiguas, y diferencias de armas, que con gran curiosidad y con generoso ánimo
ha allegado». También Jerónimo Chaves (1523-1574), el primer titular de la cá-
tedra de Cosmografía de la Casa de Contratación, formó por las mismas fechas
su colección de cosas naturales y artificiales. La colección de Chaves contenía li-
bros, instrumentos científicos (especialmente relacionados con la náutica y la cos-
mografía), vidrios, mapas, relojes y muchas cosas raras y curiosas, como una caja
llena de conchas, ídolos extranjeros de barro negro, huevos de avestruz, etc.; des-
tacando entre ellas las de procedencia americana (cocos, conchas de tortuga, cajas
de mochoacan, alcachofas de la india en conserva). A su muerte, Chaves donó su
colección al Monasterio de las Cuevas en Sevilla, insistiendo en que se conservase
el orden en que estaban las cosas y se permitiese el acceso a quien las quisiese vi-
sitar.
El nombre de Simón de Tovar (m. 1597), portugués afincado en Sevilla, nos
lleva a otra variedad del coleccionismo: el jardín botánico. Su profesionalidad y
las características de su jardín superaban la mera curiosidad, el gusto por lo exótico
o la utilidad puntual. Clara muestra de ello eran los contactos epistolares que man-
tenía con los naturalistas europeos y los intercambios con otros propietarios de
jardines y museos naturales, como fue el caso del holandés Paludano. En las rela-
ciones entre Tovar y Clusius, y en el trabajo por parte de éste de difusión, traduc-
ción y publicación de las obras de los botánicos españoles, desempeñó un papel
clave Benito Arias Montano, al que Tovar le dejó sus colecciones de plantas, cu-
riosidades y rarezas. Benito Arias Montano fue el principal vínculo entre los na-
turalistas sevillanos y el círculo holandés de Clusius y del impresor Plantin, que
hizo posible la publicación europea de las principales obras españolas de historia
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 192

192 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

natural de la época, promoviendo así la difusión de las novedades naturales ame-


ricanas. Pero fue también un nexo entre la nueva ciencia descriptiva de los sevi-
llanos y la corte de Felipe ii en el Escorial, y entre esta y las élites políticas y
religiosas del norte de Europa. Fue también el nexo entre una historia natural
marcadamente utilitarista y descriptiva y una historia natural cargada de simbo-
lismos bíblicos y rasgos místicos. Su Naturae Historia (Amberes, 1601) y su co-
lección sevillana de naturalia y artificialia son los mejores reflejos de esta síntesis
de rasgos aparentemente contradictorios. La sola presencia de los objetos, su va-
riedad y pluralidad por sí solas no harían de la colección de Montano algo muy
diferente de las de algunos de sus contemporáneos sevillanos: piedras preciosas,
minerales, animales, plantas, libros, monedas, objetos curiosos y rarezas proce-
dentes de todo el mundo, incluidas las indias occidentales: libros y manuscritos,
instrumentos científicos, especialmente matemáticos y astronómicos, instrumen-
tos musicales, pinturas y esculturas. Pero uno de los elemento más sorprendentes
que encontramos en esta colección es su distribución. Estaba dividida en un «Es-
tudio natural», que contenía los minerales, las maderas, raíces, animales terrestres
y marinos, conchas, plantas, pero también herramientas, instrumentos mecánicos
y relojes. Y un «estudio artificial» que, curiosamente, contenía las piedras preciosas
y ocupaba dos plantas de su residencia de Aracena.
Felipe ii había empezado su afán coleccionista desde muy joven, en su periodo
principesco. La acumulación de libros especialmente valiosos se reflejó en su bi-
blioteca personal. Pero los continuos viajes por Europa le abrieron las puertas a la
admiración y adquisición de nuevos objetos naturales y obras de arte. Sin olvidar
que estamos en el contexto histórico en el que destacan las grandes colecciones
europeas que el entonces príncipe tuvo ocasión de visitar: la de su primo Fernando
del Tirol en el castillo de Ambras, auténtica cámara de maravillas llena de mons-
truos y curiosidades naturales y artificiales; o las colecciones teñidas de manierismo
de los Medici. La diferencia entre el coleccionismo privado y ecléctico del rey y
el proyecto de un museo del saber finalmente plasmado en la biblioteca queda
bien reflejado en la descripción que fray José de Sigüenza hizo de El Escorial.
Ciertamente en la casa y el patio del rey se encontraban mapas, dibujos de plantas
y animales americanos y de jardines, frutos o flores, pero su valor era esencial-
mente ornamental. Hablando de El Escorial y de las colecciones de Felipe ii no
podemos dejar de mencionar tres elementos. En primer lugar la existencia de otras
sedes de las colecciones del rey, como la del alcázar madrileño, donde se almace-
naban autómatas, relojes, instrumentos, curiosidades naturales, etc. En segundo
lugar la botica o farmacia de El Escorial, que se convirtió en un auténtico labora-
torio alquímico muy receptivo a las ideas paracelsianas. En tercer lugar, el valor
científico y simbólico de los jardines de Aranjuez, en los que el rey quiso hacer
una especie de microcosmos de la naturaleza, sin olvidar tampoco en este caso la
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 193

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 193

investigación de carácter terapéutico con las plantas. Las preocupaciones filipinas


y una visita al puerto sevillano parecen haber influido poderosamente en el futuro
emperador Rodolfo ii, que estuviera en España entre 1563 y 1571, y que, como
es bien sabido, fuese el dueño de la wunderkammer más famosa de la Alta Edad
Moderna175.
Las piedras de la colección de Juan de Herrera, arquitecto del Escorial,  pueden
ser interpretadas como un reflejo de la tendencia a naturalizar la magia y alejarla
de supersticiones y hechicerías, de forma que, como en las obras de Laguna o
Acosta, pudiesen formar parte de la historia natural. Lo mismo se puede decir de
los numerosos amuletos y talismanes , colocados bajo la perspectiva renacentista
de la magia natural, destinados a alejar o atraer los influjos positivos y negativos,
alejar el mal de ojo y atraer los poderes benéficos. Entre ellos se encontraban cosas
tales como una «higa contra el mal de ojo» (una mano con el puño cerrado y el
dedo pulgar entre los dedos índice y corazón), una uña de la gran bestia y nume-
rosos «fósiles», llamados «cosas petrificadas y de curiosidad» en el inventario de la
colección (caracoles, almejas y hasta un hongo y una rana, que Herrera segura-
mente conservaba por creer que eran el fruto de fuerzas cósmicas y por tanto llenas
de simbolismos y poderes.
El siglo xvii, lejos de ser el espacio que permitiría el desarrollo de una vía de
demarcación de las colecciones naturales, fue un periodo de progresiva pérdida
de interés en ellas. Las obras de arte, y especialmente la pintura, serían las autén-
ticas protagonistas de las colecciones españolas, mientras que los naturalia fueron
perdiendo progresivamente su representación. El papel protagonista que tuvo Es-
paña en el desarrollo de la historia natural durante el Renacimiento quedó refle-
jado en algunas de las colecciones de las que se ha hablado, y la pérdida de aquel
protagonismo quedaría también reflejado en las colecciones del siglo xvii. La única
excepción vendrá dada por la colección oscense de vincencio Juan de Lastanosa.
Según nos cuenta Juan Francisco Andrés de Uztarroz, cronista del reino de Aragón
y amigo personal suyo, en su Descripción de las antigüedades y jardines de don Vin-
cencio Juan de Lastanosa (Zaragoza, 1647), sus riquezas se acumulaban en siete
grandes escritorios ubicados en el llamado camarín cuadrado. En el primero, «se
hallan diversas curiosidades, así de obras mecánicas como de cosas admirables de
la Naturaleza, que se pudiera hacer de ellas un tratado muy digno de atención de
los curiosos investigadores de los prodigios que encierra e sus entrañas capaces la
tierra». El segundo, servía de librería. El tercero, estaba lleno de «varios prodigios
de la naturaleza, tan raros y exquisitos que merecen grandes admiraciones». El

175 William Eamon, «Vĕdecke vzdĕlani renesančniho vladaře: arcivevoda Rudolf u španělskeho dvora» («The
Scientific Education of a Renaissance Prince: Archduke Rudolf in the Spanish Court») in Alchymie a Rudolf II
(Alchemy in the Time of Rudolph II), exhibition catalogue, Klementinum Gallery (Prague: Artefactum, 2011),
129-38.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 194

194 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

cuarto y el quinto servían para guardar camafeos y piedras preciosas respectiva-


mente. Y del sexto destacaba su ornato externo. En la biblioteca, por su parte,
había otros cinco escritorios, donde se contenían libros, instrumentos geométricos,
astronómicos y matemáticos, medallas, monedas, ídolos y estatuas. La armería
tenía además dos alacenas llenas de cabezas de dioses y césares, ídolos amerindios,
monstruosidades de la naturaleza, cuernos de unicornio, corales, armas, y un su-
puesto hueso de gigante176.
Pero la realidad era que en ciudades como Praga, viena, Leiden, venecia o
Londres, podían apreciarse más y mejor los especimenes americanos que en la
propia España, y tan solo a partir del siglo xviii se intenta, sin demasiado ahínco,
remediar esta situación. Ya en 1716 Felipe v estableció una Biblioteca Real en pa-
lacio en la que figuraban manuscritos, libros, objetos científicos, instrumentos,
medallas, antigüedades y curiosidades. En 1752 Antonio de Ulloa, apoyado por
Ensenada, intentaría crear un gabinete de historia natural en lo que se conocería
como la Casa de la Geografía, aunque su presencia no dejó demasiada huella, y
en 1766 se tienen noticias de que el padre Flórez había sido facultado para decidir
cuáles de sus piezas podían pasar al gabinete del príncipe. Por estos mismos años
el infante don Luis, hermano de Carlos iii, iniciaba su propia colección de historia
natural, particularmente rica en aves, cuyos ejemplares serían retratados por el
pintor Luis Paret, pero estos gabinetes aristocráticos tenían más de coleccionismo
aficionado que de actividad profesional177.
Sería el padre Flórez el principal responsable de que la corona se fijara en la co-
lección reunida en París por el ecuatoriano Pedro Franco Dávila (1711-1786), co-
merciante enriquecido asentado en la capital francesa, con unos amplios intereses
culturales, unos extensos contactos parisinos, y fautor de un Gabinete de Historia
Natural y de curiosidades del Arte y de la Naturaleza en el que invertiría su cuan-
tiosa fortuna y que le llevaría prácticamente a la ruina, siendo su única alternativa
la venta de su colección, minuciosamente inventariada en el Catalogue Systématique
et Raisonné des curiosités de la Nature et de l’ Art qui composent le cabinet de M. Davila
(1767) en tres sendos volúmenes, dedicado el primero a los reinos animal, vegetal
y mineral, el segundo a tierras, piedras y minerales, y el tercero a petrificaciones.
Por lo que se refiere a los animales, destacaban las formas más simples que podemos
encontrar en la naturaleza, a saber, los políperos (corales y esponjas), los zoófitos
(estrellas marinas) y las conchas, las verdaderas joyas de la colección, al igual que
sucediera en muchos studiolos o wunderkammer, y que despertaron asimismo un

176 Miguel López Pérez y Mar Rey Bueno, «Vincencio Juan de Lastanosa, Inquiridor de maravillas: análisis de
un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico». Mar Rey Bueno y Miguel López Pérez (co-
ords.), El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Juan Vin-
cencio de Lastanosa, Huesca, Instituto de Estudios Altoaragoneses, 2011.
177 Carlos Gómez Centurión, Alhajas para soberanos, Junta de Castilla y León, 2011, pp 75-76.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 195

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 195

gran interés en el siglo xviii, destacando al respecto la obra de d’Argenville, autor


de Conchyliologie (1742) y Conchyliologie nouvelle et portative (1767)178.
La corona adquirió la colección de Dávila, tras numerosas ofertas previas por
parte de este, en 1771, aunque sin costo alguno salvo su nombramiento como di-
rector vitalicio y el compromiso de habilitar la infraestructura necesaria para su
exhibición. En 1776 se daba paso a su apertura al público en la planta segunda
del palacio del conde de Sauceda, también conocido como Palacio Goyeneche, y
sede de la Academia de Bellas Artes, situado en la calle Alcalá. varios años más
tarde, Juan Bautista Bru publicaría la Colección de láminas que representan los an-
imales y monstruos del Real Gabinete de Historia Natural (1784), pero la vida de la
institución hubo de luchar con la debilidad de la infraestructura científica de la
monarquía, a pesar de los empeños realizados en los veinte últimos años del siglo
xviii. Ya en 1779 el edificio presentaba problemas de techumbre, y las goteras se
multiplicaban, en tanto seguían llegando numerosas remesas de objetos proce-
dentes de España y sus colonias como consecuencia de las expediciones científicas
del momento, hasta el punto que Clavijo y Fajardo, sucesor de Dávila en la direc-
ción, hubo de pedir que cesaran los envíos ante la falta de espacio. Sin embargo,
a pesar de sus limitaciones, el Real Gabinete de Historia Natural contribuyó a fa-
miliarizar la misma por primera vez en España, dinamizó numerosos esfuerzos,
talentos y exploraciones, realizó cursos, apoyó ediciones, y, dentro de este am-
biente, se iniciaría en 1799 la publicación de los Anales de Historia Natural, muy
vinculados al Gabinete. Franco Dávila, por su parte, fallecería en 1786179.
A la colección primitiva se agregaron los objetos donados por varios particu-
lares, entre los que merece particular mención José López de Cárdenas, párroco
de Montoso, que regaló buen número de minerales. Con posterioridad se sumaría
la colección de minerales de Jacobo Forster, adquirida en 1793 por el precio de
315.365 reales, y las que en 1803 remitieron de la América del sur Heuland180 y
Humboldt (que estuvo muchos años relacionado con el Gabinete). A todo ello
había que añadir los ejemplares que sin cesar enviaban las autoridades de las po-
sesiones ultramarinas, los remitidos por varios museos y naturalistas extranjeros
en relación con el Gabinete, los que en virtud de orden superior remesaron algunos

178 Karin Leonhard, «Shell collecting on 17th century. Conchology, curiosity cabinets and still life painting»,
en Karl A. E. Enenkel y Paul J. Smith, Early Modern Zoology, Brill, 2007, pp. 177-212.
179 Juan Pimentel Igea, «La naturaleza representada. El Gabinete de Maravillas de Franco Dávila», Testigos del
mundo. Ciencia, literatura y viajes en la Ilustración, Madrid, Marcial Pons, 2003. Más información, M. A. Calatayud
ALONSO, «El Real Gabinete de Historia Natural de Madri»», M. Selles, (comp.), Carlos III y la ciencia de la Ilustración,
Madrid, Alianza, 1988. M. Villena, et al., El gabinete perdido. Pedro Franco Dávila y la Historia Natural del siglo de
las Luces, 2 vols., Madrid, CSIC, 2008. Es muy positiva la valoración que del Real Gabinete realiza Helen Cowie,
«Sloth bones and anteater tongues: Collecting American Nature in the Hispanic World (1750-1808)», Atlantic
Studies, 1, 2011.
180 A. Montero y C. Diéguez, «Datos para la paleontología chilena. La paleontología en la expedición Heuland
a Chile y Perú (1795-1800)», Asclepio, L, 1, 1998.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 196

196 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

institutos y universidades del reino, los recogidos en la península por Simón Rojas
Clemente y por Gimbernat en el centro de Europa, los procedentes de los secues-
tros de los infantes D. Carlos y D. Sebastián, o los adquiridos por compra en
varias ocasiones. Finalmente, vinieron a enriquecer el gabinete la colección ento-
mológica de Juan Mieg, comprada a sus herederos en 16.000 reales, la de crustá-
ceos, formada por Guerin-Meneville, la de insectos legada por Carreño, la
mineralógica de Pingaron, adquirida en 20.000 reales, la de Donato García, pro-
fesor del gabinete, al que la dejó en legado, y la de Jacobo Maria de Parga, cedida
al establecimiento por disposición testamentaria, y valorada en 76.510 reales, es-
tando compuesta de 5207 ejemplares. Ya en el siglo xix, concretamente en 1818,
se comenzaría a enseñar zoología, siendo nombrado para ello Tomás villanova,
reemplazándole a su muerte en 1837 Mariano de la Paz Graells, profesor de la
academia de ciencias naturales y artes de Barcelona y uno de los grandes natura-
listas españoles del siglo xix1181. El Real Gabinete impresionaría a sus visitantes,
especialmente por los especimenes de procedencia americana. Antonio Ponz es-
cribía en 1783 cómo se podía considerar de los mejores, y que sus contenidos eran
enriquecidos continuamente182. Pero también reflejaba la fortaleza de las estruc-
turas administrativas españolas en el mundo colonial183.
A partir de la fundación del Real Gabinete, una de las principales distracciones
de las autoridades coloniales españolas sería la remisión de diferentes objetos para
reforzar el prestigio cultural de una monarquía que todavía abarcaba un ámbito
mundial (aunque no fue el rey de España el único deseoso de coleccionar objetos
exóticos)184. Es muy significativa una instrucción real publicada en mayo de 1776
en el Mercurio histórico y político, en la cual instaba a las autoridades de sus dominios
recogieran y remitieran las piezas curiosas que encontraran en sus respectivas juris-
dicciones. Tras realizar una sucinta descripción de los reinos mineral y vegetal, inte-
resante por recoger los criterios clasificatorios del momento, le toca el turno al
animal, subyaciendo implícitamente la intención de aprovechar los circuitos de la
expansión imperial española para recoger especímenes animalísticos, lo que reza
tanto para el gobernador y capitán general de Manila (que puede remitir especies
de Malabar, Goa y Pondichery, es decir, los establecimientos franceses, holandeses
y portugueses), como para el gobernador de Orán, como para los misioneros en tie-

181 José María Solano y Eulate, Guía del gabinete de Historia natural, Madrid, Imprenta a cargo de Gregorio
Juste, 1871.
182 Helen Cowie, Conquering, p. 55.
183 Helen Cowie, Conquering, p. 57.
184 Paz Cabello Cerro, «Spanish collections of Americana in the Late Eighteenth Century», Daniela Bleichmar
y Peter C. Mancall (eds.), Collecting Across Cultures: Material Exchanges in the Early Modern Atlantic World,
Pennsylvania UP, 2011, editado en castellano en «El coleccionismo científico de las Indias en el siglo xVIII», En-
rique Martínez Ruiz y Magdalena Pazzis Pi de Corrales (ed.), Ilustración, ciencia y técnica en el siglo XVIII español,
Universidad de Valencia, 2011.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 197

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 197

rras subsaharianas (evidentemente, era innecesaria cualquier mención a los territorios


americanos). Da una serie de instrucciones para embalar los envíos con destino a
España, y menciona las especies que pudieran ser más interesantes, tanto entre los
cuadrúpedos, como entre las aves, insectos, conchas y animales marinos, relación
que nos revela que las apetencias coleccionistas de la corona abarcaban todo el orbe:

La Fara o Ravala es un cuadrúpedo de América que tiene una bolsa en el pecho en


donde después de parir recoge sus hijos para criarlos. El mapurito es un animal
muy hermoso, que cuando le persiguen, se defiende con una ventosidad tan he-
dionda que no hay hombre ni animal que le pueda tolerar y le dejan. El león, el
tigre, la pantera, el rinoceronte, la gacela, la cebra o asno rayado, el erizo de cola
larga de la América muy raro, el gato de algalia, el oso hormiguero de México, lla-
mado por los indios ixquiepalt, otro oso hormiguero pequeñito de color de canela
más raro, la ardilla volante de la virginia, otra ardilla muy rara de Nueva España,
con pinbtas blancas sobre un color gris que tiene la cola abierta o partida en cuatro
colas, que parecen otras tantas ramas que salen de un tronco, el gato montés y el
venado de Nueva España diferentes de los de Europa, el ciervo de especie muy pe-
queñica, cuyas piernas suelen los curiosos engastar en oro porque son tal delgadas
como una pluma [...] de los cuadrúpedos con conchas llamados armadillos en unas
partes de las indias y en otros quirlquinebos, hay muchas especies que se distinguen
por las más o menos fajas que tiene encima del cuerpo, como también por sus ca-
bezas, asimilándose en unos a la de un puerco y en otros a la de un perro [...] los
géneros de monos y micos que hay son muchos, unos tienen rabo, y otros no, hay
unos muy grandes, que llaman hombres de los bosques, otros tan pequeñitos que
no son mayores que un gato de un mes [...] la que llaman onza en el Perú, es grande
como un carnero y diferente de la que tiene el mismo nombre en Africa, que es
muy pequeña y viene por Orán. El perezoso es común en las provincias de Guaya-
quil y de Cartagena de indias en donde los llaman por ironia pericos ligeros185.

Dentro de esta labor de envío de especimenes coloniales, es de destacar que el 9


de octubre de 1789, oficiales de la corte de Carlos iv en Madrid agradecieron la re-
misión de 24 cajas de curiosidades naturales y artísticas enviadas por el virrey del
Perú. Los objetos habían sido recopilados por el obispo de Trujillo, Baltasar Jaime
Martínez Compañón, durante una visita por su diócesis, y representaba una impre-
sionante colección de materiales que demostraban su celo y su curiosidad. En efecto,
las 24 cajas contenían miles de objetos, entre los cuales figuraban hierbas medicina-
les, maderas, pigmentos, plantas cultivables, etc, en tanto tres de ellas contenían 90
tipos de animales disecados. No fue la única remesa: entre 1745 y 1819 se constatan

185 Mercurio histórico y político, tomo II, mayo de 1776, pp. 91ss.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 198

198 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

335 envíos con miles de curiosidades, que fueron clasificadas en naturalia (especí-
menes minerales, animales o botánicos), artificialia (objetos hechos por los huma-
nos) y preternaturalia (monstruos y maravillas). Así, se constatan envíos de animales,
vivientes o no, en 1768 (Cartagena de indias), 1772 (Perú), 1777 (Guayaquil, Ma-
nila, Maracaibo), 1778 (Manila), 1780 (Manila), 1785 (La Habana), 1788 (Buenos
Aires, Guatemala), 1793 (México), o 1797 (Paraguay y California). En 1796 se or-
denaba específicamente el envío de piezas raras para el Real Gabinete.
Y las curiosidades afluyeron en esos 335 envíos de los que hemos hecho refe-
rencia. Había 132 animales vivos, entre ellos monos, cerdos, tortugas, pájaros y
peces, algunos de ellos completamente desconocidos, otros, notables por su colo-
rido, otros, por sus costumbres, como aquella iguana que viajaba con su hijo en
la boca, otros, por su ferocidad, como un mono remitido desde Manila. La mayor
parte de los animales eran acompañados de instrucciones para su cuidado, lo que
muestra los grandes esfuerzos que había que realizar para su conservación. Otros,
por el contrario, viajaron disecados, o bien se remitieron algunas partes de su es-
queleto, Y había también monstruos, como un animal monstruoso nacido de un
cerdo procedente de Bataan (Filipinas), una vaca sin pelo enviada de veracruz, un
caballo hermafrodita de Cartagena de indias, y un monstruo terrorífico descu-
bierto en Nicaragua que vivía en una laguna y que periódicamente emergía para
devorar el ganado. En este contexto, el coleccionismo de curiosidades se convirtió
en una prueba vital del valor de los territorios coloniales, y los españoles contaban
para ello con el territorio, el personal y una larga tradición de recolección de in-
formación186. Tanta importancia se concedía a estos envíos de historia natural,
que aparecían incluso en la prensa periódica: en el Diario de Madrid se daba cuenta
de la llegada a Cádiz de un navío de Cartagena de indias, el Soriano, con precio-
sidades de Historia natural187, en tanto el Correo mercantil de España y sus Indias
mencionaba que en 1791 se extrajeron del puerto del Callao para Cádiz 26 cajones
de especies diversas de historia natural188.
Los contenidos del Real Gabinete quedan reflejados en la obra de Juan Bautista
Bru (figura 11)189, que, probablemente, era lo mejor que podía ofrecer a finales
del siglo xviii la tradición pictórica animalística española, muy lejos de la perfec-

186 Paula de Vos, «The Rare, the Singular and the Extraordinary. Natural History and the Collection of Curiosi-
ties in the Spanish Empire», Daniela Bleichmar et al, Science in Spanish and Portuguese Empires, Stanford UP,
2009.
187 Diario de Madrid, 27 de septiembre de 1786.
188 Correo mercantil de España y sus Indias, 5 de noviembre de 1792.
189 Juan Bautista Bru de Ramón, Colección de láminas que representan los animales y monstruos del Real Gabi-
nete de Historia Natural de Madrid, 2 tomos, Madrid, Imprenta de Andrés de Sotos, 1784. Vid. José María López
Piñero, «Juan Bautista Bru y su colección de láminas que representan los animales y monstruos del Real Ga-
binete de Historia Natural», Marina Alfonso Mola y Carlos Martínez Shaw, Oriente en Palacio: tesoros asiáticos
en las colecciones reales españolas, Madrid, 2003.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 199

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 199

Figura 11. Juan Bautista Bru, Colección de animales y monstruos del Real Gabinete
de Histora Natural de Madrid (Madrid, 1784), tomo 1, portada.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 200

200 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

ción que podemos apreciar en otros ámbitos europeos190. Las ilustraciones de Bru
hay que entenderlas en el contexto europeo del momento, que tendía a representar
a los animales totalmente descontextualizados de su medio, lo que contrastaba
poderosamente con la tradición americana. De hecho, en los materiales remitidos
por el obispo de Trujillo Baltasar Martínez y Compañón entre 1767 y 1790, po-
demos apreciar un notable esfuerzo por situar la fauna y la flora peruanas en su
propio medio, destacando la imagen del oso hormiguero excavando un nido de
hormigas, o a un mono pelando una banana191.
Juan Bautista Bru declara su intención de centrarse más en la estructura formal
de los animales que en sus costumbres, aunque tomando algunas noticias de Buf-
fon y Brisson relativas a estos últimos aspectos. También prescinde de intentar
identificar a los animales con los descritos por los autores antiguos, debido a la
ambigüedad de las descripciones realizadas por éstos. Y nos ofrece la nomenclatura
de Linneo y Buffon, así como la empleada en el lugar de procedencia del animal
en cuestión. Sus fuentes son básicamente europeas, ya que a los autores anterior-
mente mencionados podríamos añadir a Gesner, Belon, Aldrovandi, Jonston, Clu-
sius, o Piso, limitándose las menciones de naturalistas españoles a Francisco
Hernández, lo que nos muestra cómo, incluso para la historia natural americana,
los autores españoles dejan al margen la tradición anterior y prefieren mirar allende
los Pirineos. En su obra encontramos además una reflexión acerca de las dificul-
tades existentes para la aclimatación y la supervivencia de los animales exóticos,
no tanto por el clima, cuanto por las condiciones en las que viven, por cuanto:

[...] se les encierra en jaulas pequeñas, donde apenas pueden andar algunos pasos,
sin que les dé el sol, ni se renueve su ambiente, de que resulta vivir poco, aun

190 Sobre las pinturas de animales en la Edad Moderna: Steve Baker, Picturing the beast: animals, identity and
representation, Manchester UP, 1993; Manuel Barbero Richart, Iconografía animal. La representación animal en
libros europeos de Historia natural de los siglos XVI y XVII, UCLM, 1999; Simona Cohen, Animals as Disguised Symbols
in Renaissance Art, Brill, 2008; Simona Cohen, «Animal Imaginery in Renaissance Art», Renaissance Quaterly,
67, 1, 2014, pp. 164-180; Victoria Dickenson, «Meticulous Depiction: Animals in Art, 1400-1600», Bruce Boehrer,
A cultural history of animals in the Renaissance, Oxford, Berg Publishers, 2007. Diana Donald, Picturing animals
in Britain 1750-1850, Yale UP, 2007; Jean Luc Guichet, «L´animal dans la peinture de Chardin», Dixhuitieme siecle,
36, 2004. Thyerri Hoquet, Buffon illustré : les gravures de l’Histoire naturelle (1749-1767), Paris, Muséum national
d’Histoire naturelle, 2007; Daniel Margocsy, «The Camel´s head. Representing unseen animals in sixteenth
century Europe», Netherlands Yearbook of Art History, 61, 2011. Mary Morton (ed.), Oudry´s Painted Menagerie:
Portraits of Exotic Animals in Eighteenth Century Europe, John Paul Getyy Museum, 2007; Madeleine Pinault
Sorensen, «The Animal in 17th and 18th-Century Art», Matthew Senior, A cultural history of animals in Enlight-
enment, Oxford, Berg Publishers, 2007. Sobre la imagen en la Historia natural española del xVIII, aunque cen-
trándose en el caso de las plantas, Daniela Bleichmar, «El imperio visible: la mirada experta y la imagen en
las expediciones científicas de la Ilustración», Cuadernos Dieciochistas, 9, 2008; y Visible Empire: Botanical Ex-
peditions and Visual Culture in the Hispanic Enlightenment, Chicago UP, 2012.
191 Helen Cowie, Conquering, pp. 124-131. Más específico, Emily Kay Berquist, The Science of Empire: Bishop
Martinez Companon and the Enlightenment in Peru, Austin, The University of Texas, 2007; Lisa Trever y Joanne
Pillsbury, «Martínez Compañón and His Illustrated Museum», Daniela Bleichmar y Peter C. Mancall (eds.), Co-
llecting Across Cultures: Material Exchanges in the Early Modern Atlantic World, Pennsylvania UP, 2011.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 201

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 201

cuando no estén hambreando, que es lo más ordinario, y si están bien mantenidos,


padecen, por falta de ejercicio, otros males que igualmente les acortan la vida [...]
todos los animales que viven sujetos en encierros, aunque bien cuidados, están re-
gularmente flacos, no aprovechándoles cuanto comen, ni equivaliendo ningún
esmero a la privación de su libertad, sin la cual todo ser viviente carece de energía
del ánimo y de fuerzas del cuerpo192.

De una forma un tanto desordenada, nos incluye mamíferos terrestres (el sa-
guin del Brasil, el venado chota de Java, el lagarto escamoso o pangolín, el reno,
la gacela africana, el león, el lince, el leopardo, el tapir, la cebra, el leopardo, el
agutí, el oso hormiguero, el elefante, el pecarí), marinos (el león marino, la ternera
marina o foca, el manatí, el lobo), distintas especies de aves (la oropéndola, la
garza dorada, la garza de Mallorca, el abejaruco, el avestruz, el flamenco, el faisán,
el ave del paraíso, la cacatúa, el loro, el tucán, la gallina de Guinea, el cisne, la
avutarda), peces (orbe espinosa, pez martillo, pez luna, pez sierra, pez espada,
gallo, rémora, pez volador, tiburón), algún reptil (el camaleón, el caimán) y espe-
címenes monstruosos o extraordinarios, como el pollo de tres pies, una liebre con
dos cuerpos, una ternera de dos cabezas, otra ternera cíclope, revelándonos una
naturaleza totalmente desencantada en la que se presta una particular atención a
los caracteres morfológicos y a la alimentación de las diferentes especies animales,
a la vez que a sus cualidades gastronómicas, y, en algún caso, medicinales.
Hay algunas excepciones, sin embargo, a este desencantamiento, como cuando
nos dice que los moralistas comparan al camaleón con los aduladores que a cada
instante cambian de parecer193, pero la más significativa viene dada por el elefante,
único animal del que nos presenta una descripción humanizada revelándonos unas
simpatías hacia el mismo de claros ecos buffonianos («tiene mucho valor, serenidad,
obediencia, y moderación aún en sus más vivas pasiones. No olvida los beneficios
ni los agravios, que se le hacen [...] multitud de hechos confirma su agradecimiento
y su venganza, como así mismo cierta inteligencia siempre asombrosa [...] en su
estado de independencia no es sanguinario ni feroz [...] no hace uso de sus armas
y su fuerza sino para defenderse a sí mismo»)194, si bien, para compensar estos tonos
líricos, nos describe su esqueleto, que fuera disecado por el propio autor en 1777,
siendo el único animal del que se nos incluye una ilustración del mismo.
Desde el punto de vista visual, no era un problema baladí la representación de
los animales: desde el principio de la Historia natural, los autores tuvieron que
enfrentarse a la tensión subyacente entre la pretensión de ofrecer imágenes que
reflejasen fielmente la naturaleza, por un lado, y la de que esas imágenes transmi-

192 Juan Bautista Bru, op. cit., vol. 2, «Al lector».


193 Juan Bautista Bru, op. cit., p. 72.
194 Juan Bautista Bru, op. cit., vol. 2, pp. 38-39.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 202

202 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

tiesen un contenido informativo que las hiciese merecedoras de ser imágenes cien-
tíficas. La solución teórica ofrecida al problema se basó en el recurso al ideal de
tipos, que reflejaba la convicción de que la realidad está compuesta por fenómenos
típicos y que éstos se derivan de un tipo o arquetipo. Las imágenes típicas o ar-
quetípicas dominaron los atlas descriptivos de los siglos xviii y xix, pero más allá
de esta idea de fondo, el problema fue cómo reflejar visualmente los tipos, pues
estos no tenían por qué estar en un ser real y concreto, aunque el investigador los
podía intuir a raíz de una experiencia acumulativa. Las posibles soluciones a este
último problema quedaron bien reflejadas en la polémica entre dos anatomistas
que coincidían en la necesidad absoluta de la representación visual y su valor de
objetividad: Bernard Siegfried Albinus (Tabulae sceleti et muscolorum corporis hu-
mani, Basilea, 1747) y William Hunter (Anatomia uteri humani gravidi, Birming-
ham, 1774). El primero de ellos, Albinus, insistía en la precisión de sus imágenes,
que decía que estaban copiadas del natural y eran el resultado de sus disecciones.
Para Albinus, la naturaleza está llena de diversidad, pero la ciencia no puede es-
tarlo. Y las imágenes, en cuanto imágenes científicas, han de evitar esa diversidad
y presentar un modelo idealizado. William Hunter, en cambio, y criticando a Al-
binus, se mostró un defensor radical de la representación en carne y hueso, de
unas ilustraciones anatómicas de un realismo absoluto que ilustraban el particular,
aquello que había sido visto en un determinado lugar, momento y condiciones.
Nada de efectos especiales o trucos ornamentales, sino absoluta fidelidad al detalle.
Hasta una mancha, una cicatriz, una irregularidad o cualquier defecto, tenía que
ser registrado fielmente sin pensar en su significado anatómico195.
Juan Bautista Bru seguiría la opción naturalista, es decir, la copia fiel de la re-
alidad, tal como lo declara expresamente en el prólogo de su obra: «me he valido
de los que tenemos en este Real Gabinete, copiando fielmente del original los co-
lores, la magnitud y dimensiones [...] he puesto cuidado en que la descripción y
pintura sea natural, y hecha con la mayor sencillez, porque mi objeto es hacer co-
nocer al público las cosas como se ven en este Real Gabinete». Nuestro autor haría
gala nuevamente de sus capacidades como dibujante animalístico en su Colección
de los peces y demás producciones marítimas de España (1780-1790)196, en cuyas
ilustraciones volvería a mostrar sus carencias pictóricas, habida cuenta de su ca-
rácter naif y primitivo197.

195 Susana Gómez López, «Modelos y representaciones visuales en la ciencia», Escritura e imagen, 1, 2005,
pp. 83-116. Pierre Lacour, «De la divergence art/science. L´image naturaliste entre 1720 et 1820», I. Laboulais,
M. Guedrón (ed.) y M Guedrón. (éd.), Écrire les sciences, Collection Etudes sur le XVIIIe siècle, Editions de l´Uni-
vesité de Bruxelles, 2015.
196 Juan Carrete Parrondo, Difusión de la ciencia en la España Ilustrada. Estampas de la Real Calcografía, Madrid,
CSIC, 1989.

197 Juan Pimentel Igea, El rinoceronte y el megaterio. Ensayo de morfología historica, Madrid, Abada, 2010.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 203

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 203

Obviamente, no fue la metrópoli la única beneficiada de estos afanes recolec-


tores de la naturaleza. La Expedición Botánica a Nueva España (1787-1803), la
más larga de las llevadas a cabo por la metrópoli, se originó como una ampliación
de la realizada por el protomédico de Felipe ii, Francisco Hernández, en el siglo
xvi con el objeto de recolectar y estudiar las plantas medicinales de México. En
agosto de 1785, el médico aragonés Martín de Sessé, comisionado por entonces
como correspondiente del Real Jardín Botánico de Madrid en México, propuso a
la Corte la organización de una Expedición Botánica a Nueva España junto a la
creación de una cátedra de botánica con su correspondiente Jardín Botánico,
donde se impartiera la docencia de botánica, medicina y farmacia. Esto serviría
entre otras cosas para la reforma sanitaria, tan necesaria en ese virreinato con el
fin de desterrar de la práctica médica costumbres arcaicas, así como los lastres cor-
porativistas y burocráticos del Protomedicato, siguiendo el modelo ilustrado
puesto en marcha en la metrópoli. El planteamiento coincidía plenamente con
las directrices marcadas por el primer catedrático de botánica del jardín madrileño,
Casimiro Gómez Ortega, quien, a través de su gran amistad con el secretario de
Estado, Floridablanca, y el ministro de indias, José de Gálvez, obtuvo la aproba-
ción real para organizar la Expedición y la creación de la cátedra de botánica,
según Real Orden de octubre de 1786.
El componente humano que realizaría el proyecto, elegido meticulosamente
por Gómez Ortega de entre sus discípulos más sobresalientes, lo integraron el
propio Sessé, como director de la expedición, los farmacéuicos vicente Cervan-
tes, Juan del Castillo y Jaime Senseve, y el cirujano José Longinos Martínez. A
este plantel inicial integrado por peninsulares se agregarían, como era habitual,
los dibujantes que en este caso fueron los artistas novohispanos Atanasio Eche-
verría y vicente de la Cerda, ambos alumnos de la Academia de San Carlos de
la capital virreinal. Longinos comenzó la formación de un gabinete en México,
con las piezas traídas por él de la misma metrópoli, a las que se sumaron algunas
colecciones adquiridas en la ciudad de México, procedentes de donaciones de
las personas interesadas y aficionadas a la historia natural, agregando las que fue
recogiendo él mismo en sus expediciones. Todo el conjunto de materiales fue
meticulosamente preparado y ordenado y el museo quedó listo para su inaugu-
ración. La apertura fue recogida por la Gaceta de México del 27 de abril de 1790
y por la Gaceta de Madrid del 10 de septiembre de ese mismo año y en ellas se
especifica que el gabinete se abrió en una de las casas del Estado, en la calle de
los Plateros, número 189, en obsequio de la exaltación al trono de Carlos iv.
Todas las producciones naturales se colocaron con sus respectivos rótulos, en
los que a modo de catálogo sistemático se especificaban la clase, orden, género,
especie y variedad de cada ejemplar, así como el uso que algunos tenían en la
medicina, industria y economía y se señalaba en otros sus posibles aplicaciones;
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 204

204 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

también figuraba el hábitat y la localidad donde se encontraron y los nombres


autóctonos.
Se encontraba en el museo el molusco testáceo «estalacta», que el zoólogo había
encontrado en veracruz, la «plata cornea», un mineral desconocido por los mexi-
canos y como ejemplo de su riqueza, antes de que Longinos saliera para las costas
del Pacífico al año siguiente, el gabinete contaba sólo en el reino mineral con más
de 800 piezas. Los ejemplares se encontraban distribuidos en el orden indicado,
en 24 estantes repartidos en tres cuerpos de vara y media de altura, adornados con
motivos alusivos a los tres reinos de la naturaleza y numerosos cajones; el primero
de los estantes servía como biblioteca, con libros de historia natural, química, fí-
sica, matemáticas y medicina, mientras los tres últimos contenían piezas de ana-
tomía, naturales y de cera, procedentes del Real Colegio de Cirugía de Madrid y
también máquinas e instrumental de investigación como microscopios, aparatos
ópticos, cámara oscura, máquina eléctrica, piedras de imán, prismas, barómetros,
termómetros y matraces, entre otros.
De sus exploraciones posteriores y de los encargos que hizo a colaboradores
suyos en muchas partes del virreinato reunió gran cantidad de piezas, lo que debió
de enriquecer notablemente el Gabinete, de forma que a mediados de 1794 el es-
tablecimiento se valoraba en 10 000 ó 12 000 pesos. La fama del gabinete se ex-
tendió entre los curiosos y los científicos, tanto americanos como europeos, y en
este sentido fue visitado por muchos de ellos. Antonio Pineda, jefe de la comisión
de historia natural de la expedición de Alejandro Malaspina, que en 1791 recaló
en el virreinato de Nueva España, junto al botánico Luis Née, el pintor José Guio,
el escribiente Julián del villar y otra parte de la misma expedición, en la que tam-
bién estaba el hermano de Antonio, Arcadio Pineda, visitaron el gabinete y este
último, en su diario, comentaba lo observado, diciendo que pese a que en él no
había grandes colecciones, sobre todo de aves y mamíferos, porque aún se estaba
formando, sorprendía su metódica colocación y su primorosa habilidad; estaba
muy bien provisto de insectos y disponía de figuras anatómicas hechas en cera
por el propio Longinos.
Su formación en el Jardín Botánico de Madrid, en momentos de gran auge in-
telectual por las ricas controversias existentes en torno a los sistemas clasificatorios,
tanto prelineanos como linneanos, le permitieron decantarse por el método y la
sistemática del eminente naturalista sueco. Sus aportaciones científicas se tradu-
jeron en multitud de colectas naturales, fundamentalmente de aves y peces, y
cuyas descripciones taxonómicas y su trascendencia para la ciencia están aún pen-
dientes de estudio y valoración. Sin embargo, la actividad institucional que des-
arrolló a lo largo de su vida quizás sea la característica más relevante del naturalista
ya que tuvo una enorme influencia en el estudio de las ciencias naturales en el vi-
rreinato al crear los primeros gabinetes de historia natural, tanto de México como
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 205

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 205

de Guatemala, que fueron objeto de admiración por los intelectuales y el público


de la época198.
La principal aportación del Gabinete de Historia natural será la reconstrucción
del megaterio, magistralmente estudiada por Juan Pimentel, por lo que no nos
vamos a referir a ella199. Sí es de destacar que ya había conocimiento de los fósiles
en la España dieciochesca200, como revela la obra del franciscano Fray Joseph To-
rrubia201, y en la prensa, asimismo, encontraremos referencias sobre ellos, desta-
cando las noticias aparecidas en repetidas ocasiones en la Gaceta de México. Así,
el 10 de marzo de 1784 nos mostraba cómo en el cerro Tepeyac habían aparecido
huesos de elefante, destacando un colmillo de tres varas y cuarta. Posteriormente,
el 11 de agosto de 1784 se incluía la noticia de dos mandíbulas, un fémur y otros
huesos del mismo animal en las cercanías del monasterio de Guadalupe, y dado
«la magnitud de estos huesos, los colmillos, y el carecer de dientes incisivos sus
mandíbulas, son pruebas manifiestas de que este animal era Elefante, que es la
bestia mayor de los cuadrúpedos, como lo es entre los marinos la Ballena», des-
cubriéndose años después un nuevo esqueleto en Aguascalientes202. El Diario de
Madrid incluía la noticia de descubrimientos paleontológicos en el río Ohio, entre
ellos una enorme mandíbula que aún conservaba tres dientes, pesando el mayor
de ellos cinco libras203. Y en el Memorial literario del 29 de febrero de 1808, se
alude a la clasificación de los fósiles de Cuvier, en 23 especies, siendo la cuarta
nuestro megaterio, parecido al perezoso, y que no es muy diferente del megalónice
referido por Jefferson, acompañada de una interesante reflexión: «en consecuencia
de las leyes constantes de la naturaleza, las especies pueden extinguirse de dos ma-
neras. Pueden ser enteramente destruidas por una súbita y violenta convulsión, o
desaparecer por grados en virtud de una serie de mudanzas imperceptibles y de
alteraciones repetidas»204.

198 José Luis Maldonado Polo, «El primer gabinete de Historia Natural de México y el reconocimiento del nor-
oeste novohispano». Sobre el mismo tema, María Eugenia Constantino Ortiz, «Los gabinetes novohispanos:
espacios de exposición, catalogación, discusión y validación de la historia natural», XI Congreso Mexicano de
Historia de la Ciencia y de la Tecnología, Zacatecas, 2010 y «Discordias en el Paraíso. Prácticas y disputas sobre
las colecciones de animales novohispanos (1790-1795)», en Irina Podgorny y Miruna Achim, Museos al detalle.
Colecciones, antigüedades e historia natural 1790-1870, Rosario (Argentina), Prohistoria, 2014. Para un período
posterior, Rodrigo Vega y Ortega, «La riqueza del Gabinete de Historia Natural del Museo de México. La dé-
cada de 1830», Nuevo Mundo. Mundos Nuevos, septiembre de 2011.
199 Juan Pimentel Igea, El rinoceronte y el megaterio: ensayo de morfología histórica, Madrid, Abada, 2010. Tam-
bién, José María López Piñero, El megaterio de Bru y el presidente Jefferson, Universidad de Valencia, 1993.
200 Francisco Pelayo López, Del diluvio al megaterio. Los orígenes de la paleontología en España, Madrid, CSIC,
1996.
201 Fray Joseph Torrubia, Aparato para la historia natural española, Madrid, 1754, 2 tomos. Reeditado por Lean-
dro Sequeiros y Francisco Pelayo (Universidad de Granada, 2007).
202 Gaceta de México, 12 de junio de 1799.
203 Diario de Madrid, tomo xIV, octubre, noviembre y diciembre de 1789, p. 1237.
204 Memorial literario o biblioteca periódica de ciencias y artes, 29 de febrero de 1808.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 206

206 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

Figura 12. Megaterio, Joseph Garriga, Descripción del esqueleto de un


quadrúpedo muy corpulento y raro, Madrid, 1796.

La nueva criatura (figura 12) será descrita por Joseph Garriga205, que nos mues-
tra, con claro fervor patriótico (amor a la ciencia y nacionalismo estaban estre-
chamente relacionados), y un deseo de corregir las afirmaciones formuladas por
los científicos franceses (en este caso, Cuvier):

Un amigo, a cuyas manos había llegado poco tiempo ha la noticia que Gregorio
Cuvier ha publicado en Francia del esqueleto de un animal grande y raro que
posee el Real Gabinete de Historia natural de esta corte, me la franqueó para leerla
y examinarla con cuidado. Me pareció digna de que se publicase traducida, para
que así se extendiese la noticia de este singular animal. Que no obstante que es
del real gabinete, ha sido descrito antes por un extranjero que por nosotros, o a lo
menos la descripción de éste se ha publicado primero que la que se hizo acá [...]
así se verán mejor las equivocaciones de la noticia dada en Francia, que se hizo te-
niendo presente estas mismas laminas. Me ha parecido que debía dar esta noticia
al público, porque con ella no sólo hago la debida justicia a don Juan Bautista
Bru, sino también a nuestra nación, manifestando que los naturalistas de España
no se han descuidado tanto, que no hayan descrito con la mayor prolijidad este
esqueleto, que es el primero que se recibió de su especie de los tres que existen ya
en este reino.

205 Joseph Garriga, Descripción del esqueleto de un quadrúpedo muy corpulento y raro, que se conserva en el
Real, Gabinete de Historia Natural de Madrid, Madrid, Imprenta de la Viuda de Joaquín Ibarra, 1796.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 207

CAPÍTULO 5: HACIA UNA NATURALEZA DESENCANTADA 207

Los acontecimientos políticos habidos en las postrimerías del Antiguo Régi-


men, unidos a las crecientes dificultades económicas, fueron nefastos para el Real
Gabinete. La independencia de las colonias americanas cortó de raíz los envíos de
especimenes del Nuevo Mundo (es muy significativo que en 1865 Marcos Jiménez
hubiera de estudiar la fauna sudamericana en París y Munich), a la vez que muchas
especies conocidas del viejo se encontraban totalmente ausentes. Juan Mieg
echaba en falta en su descripción de 1818 criaturas como el casuario, el tigre, el
rinoceronte y el hipopótamo, y, especialmente, el canguro y el ornitorrinco. Su
gran estrella, el megaterio, perdió mucho de su impacto inicial, cuando a partir
de 1830 los museos de Londres y París comenzaron a exhibir sus propios fósiles.
Es sintomático que Juan Mieg, en su Instrucción sobre el arte de conservar los objetos
de Historia Natural de 1817, insistiera en que había que estudiar los especímenes
de la propia España antes que los de América o Nueva Holanda. Y cuando en
1827 Fernando vii intentó adquirir un elefante, hubo de hacerlo a través de un
zoológico británico, por el que pagaría la suma de 700 libras206.
La Guerra de la independencia y los avatares políticos subsiguientes frenaron
momentáneamente la difusión de la historia natural en España, que resurgirá po-
derosa, sin embargo, en la época isabelina. Ya Francisco Carbonell había propuesto
un Plan General de Enseñanza de las Ciencias Naturales en España (Palma de Ma-
llorca, 1813), en 1818 Juan Mieg daba a la imprenta su Paseo por el gabinete de
Historia natural de Madrid 207, y en 1820 se publicaba la primera edición de las
Lecciones de Historia Natural de Agustín Yánez y Girona, que sería reeditada en
1844, acompañada por estos años de obras tales Compendio de historia natural
(Madrid, 1839) de Lucas de Tormos, Compendio de Historia Natural (Jaén, 1848)
de Benito García de los Santos, o Nociones elementales de Historia natural (Alba-
cete, 1848) de Alejandro Martínez, todas ellas dirigidas, en mayor o menor me-
dida, a los estudiantes de Bachillerato208, pero cuya lectura nos revela que las
aportaciones de los grandes naturalistas dieciochescos y el desencantamiento de
la naturaleza se habían implantado definitivamente en España. Evidentemente,
la prensa debió jugar un papel muy importante en la popularización, vulgarización
y estandarización de estos saberes, siendo muy sintomático al respecto el caso de
las revistas mexicanas, que nos revelan nuevamente el carácter proteico de la his-
toria natural según el público al que se dirigía, por cuanto si en algunas ocasiones
la intención utilitaria está muy marcada, en otras, por el contrario, predomina la
maravilla y lo sorprendente, presentando en estos casos una fuerte orientación

206 Helen Cowie, Conquering, pp. 59-67.


207 Juan Mieg, Paseo por el Gabinete de Historia Natural de Madrid, Madrid, Imprenta de D. M. de Burgos, 1818.
208 Sobre estas obras, Alberto Gomís Blanco, «Los libros de texto de Ciencias Naturales desde el siglo xVIII al
xx», Memorias de la Real Sociedad Española de Historia Natural, tomo 3, 2004.
143-208 Capitulo 5_Maquetación 1 02/07/15 10:51 Página 208

208 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

hacia un público femenino, dado que el carácter divulgativo de estas publicaciones


permitía que las noticias aparecidas en las mismas jugasen el papel de un «adorno
intelectual» muy apropiado para lo que la burguesía dominante llamaba «el ángel
del hogar»209.

209 Un ejemplo en Rodrigo Antonio Vega y Ortega, Instruir, entretener y moralizar. La divulgación de la Historia
natural en las revistas femeninas de México (1840-1855), Universidad Nacional Autónoma de México, 2009,
Tesis de licenciatura. Del mismo autor, La historia natural en las revistas de artesanos de México, 1840-1855.
Revista Complutense de Historia de América, 38, 2012.
209-250 Capitulo 6_Maquetación 1 02/07/15 10:52 Página 209

Capítulo 6
Animales exterminados

Durante mucho tiempo, a lo largo de la historia, se ha considerado que los ani-


males estaban al servicio del hombre. En la Inglaterra de los siglos XVI y XVII, por
ejemplo, en la que reinaba el antropomorfismo más absoluto, se pensaba que el
mundo había sido creado para el disfrute exclusivo de los seres humanos y, que,
por consiguiente, todas las criaturas estaban a su merced, argumentando este
punto en el conocido relato del Génesis1, pasándose por alto Proverbios 12, 10,
que señala que el hombre debe salvaguardar la vida de los animales y de las bestias,
y Oseas 2, 18, que implica que los animales son miembros del convenio divino.
En esta visión utilitaria, tal como bien subrayan Karl Enenkel y Paul Smith, la
única razón de los animales es la de servir al ser humano, proporcionándole co-
mida, ropa, medios de transporte, medicinas, y entretenimiento2. Ello lo reflejaba
con total claridad el Memorial literario en 18053:

Examinando la constitución del universo descubrimos el designio de subordinar


y sujetar los animales a las diversas necesidades de los hombres, y es evidente que
esta prerrogativa del rey de la naturaleza se encamina tanto al bien general como
a sus ventajas en articular. Prolonga la vida de muchos seres, provee lo necesario
para su subsistencia, los emplea en sus conveniencias y en sus necesidades. A otros,
destinados a nutrirle, se les priva de la existencia aun antes de concluir el plazo que
se le había señalado. Pero si el hombre no tuviese que sacrificar la vida de los ani-

1 Keith Thomas, Man and the natural world. Changing attitudes in England 1500-1800, Londres, Penguin Books,
1984, pp. 17 y 24.
2 K. A. Enenkel y P. J. Smith, «Introduction», Karl A. Enenkel y Paul J. Smith, Early Moderrn Zoology, Brill, 2007, p. 2.
3 Memorial literario, 20 de junio de 1805. «Reflexiones sobre la pesca y la caza consideradas como compatibles
con la humanidad».
209-250 Capitulo 6_Maquetación 1 02/07/15 10:52 Página 210

210 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

males para satisfacer sus necesidades, se vería obligado a hacerlo indispensable-


mente, pues dejándolos multiplicar en paz, en breve seria incompatible con su
existencia su crecido numero, las especies, los individuos se destruirían recíproca-
mente entre si mismos serian victimas del hambre [...] la muerte no es un mal po-
sitivo para los brutos. No tenemos razón alguna para creer que estén dotados de
previsión, y concediendo que la vida es para ellos un placer, solo inferiremos que
la muerte no es para ellos otra cosa que la cesación de este placer [...] las disposi-
ciones que nos inclinan a buscar los placeres de la caza son tal vez las mismas que
en otras circunstancias nos hubieran inspirado un animo heroico. El habito de su-
frir las fatigas y la inclemencia del temporal pueden hacer más útil al hombre en
el desempeño de sus obligaciones, y el mismo ardor que inflama al cazador cuando
desprecia el riesgo para conseguir la palma de la victoria en el ejercicio de Diana,
le inspirara tal vez valor para oponerse al enemigo que quiera invadir su patria.

Obviamente, dado estos planteamientos, quedaba muy claro que el ser humano
tenía pleno derecho a utilizar a los animales a su servicio, maltratándolos si le pla-
cía, y exterminándolos si era preciso.

Espectáculos con animales

Uno de los usos preferentes que se les dio a los animales salvajes en las cortes euro-
peas durante los siglos XVI y XVII4 fue la celebración de sangrientos combates que
trataban de rememorar la fama de los festivales circenses romanos y la magnificencia
de los emperadores que los organizaron5. Peleas entre animales que pervivieron, evi-
dentemente, en la época medieval, como los combates de gallos (mencionados en
la Description of London escrita por William Fitzstephen hacia 1180, y que fueron
muy populares en Francia), de toros, o el hostigamiento de osos (que ya encontra-
mos en las cortes de la Inglaterra prenormanda), fundamentalmente empleando
perros, aunque, más raramente, podemos encontrar enfrentamientos entre leones
y toros, y, en los países escandinavos, sobre todo en Islandia, las luchas más populares
fueron las mantenidas entre caballos, frecuentemente descritas en las sagas 6.
De hecho, esta era la función fundamental a la que estaban destinadas la ma-
yoría de las leoneras, los serragli y las cours de lions que tanto habían proliferado

4 Para lo que sigue, Carlos Gómez Centurión, «De leoneras, ménageries y casas de fieras: algunos apuntes
sobre el coleccionismo zoológico en la Europa moderna», Arturo Morgado García y José Joaquín Rodríguez
Moreno (dirs.), Los animales en la historia y en la cultura, Cádiz, Universidad, 2011.
5 Un panorama general en Jo-Ann Shelton, «Beastly Spectacles in the Ancient Mediterranean World», Linda
Kalof (ed.), A Cultural History of Animals in Antiquity, Oxford, Berg Publishers, 2007, pp. 97ss.
6 Lisa J. Kiser, «Animals in Medieval Sports, Entertainment and Menageries», Brigitte Resl (ed.), A Cultural His-
tory of Animals in the Middle Ages, Oxford, Berg Publishers, 2007, pp. 116-118.
209-250 Capitulo 6_Maquetación 1 02/07/15 10:52 Página 211

CAPÍTULO 6: ANIMALES EXTERMINADOS 211

durante el Renacimiento, aunque, en ocasiones, algunas peleas pudieran tener


lugar también en el interior de los palacios, como la lucha entre un oso y varios
perros de presa a la que el futuro Luis XIII asistió cuando tenía cinco años en el
salón oval del castillo de Saint-Germain. Si los serragli constituían ya un testimonio
de la supremacía humana sobre la naturaleza salvaje aprisionada, los combates no
hacían sino subrayar dicha dominación, masacrando a las fieras para la simple di-
versión de los espectadores. Las batallas más habituales enfrentaban a bestias sal-
vajes entre sí (osos, jabalíes, leones, tigres, elefantes) o contra animales domésticos
(toros, perros, vacas, caballo), lo que constituía una manera de medir el poder y
la bravura de los primeros frente a la conocida fuerza de los segundos y de com-
probar, una vez más, si triunfaría el ímpetu de la naturaleza sobre la capacidad
humana para controlarla.
La organización de estos combates respondía perfectamente a los códigos de
honor nobiliarios, pues acreditaba la liberalidad del anfitrión dispuesto a sacrificar
algunas de sus más preciadas posesiones para el placer y solaz de sus huéspedes.
Las refriegas solían culminar en una apoteosis de sangre y violencia, y las más for-
midables (rinoceronte contra elefante), o las más injustas (león contra vaca) se or-
ganizaban precisamente con el objetivo de provocar una carnicería. Concebidas
para satisfacer las pasiones de una sociedad que admiraba la guerra, las peleas se
consideraban un fracaso si, en contra de lo previsto, los animales rehusaban luchar
o no asumían el papel que se les había asignado. Este fue el caso, por ejemplo, del
elefante que en 1515 se negó a pelear contra un rinoceronte en la corte lisboeta,
incidente que provocó una inmensa decepción y un alud de burlas contra las in-
fortunadas criaturas, en cuya conflagración se habían depositado tantas expecta-
tivas. Para la nobleza que los organizaba y asistía a ellos, resultaba fundamental
que tales torneos contribuyeran a realzar el valor de la bravura y la fuerza y a exaltar
la supremacía de lo heroico. Las peleas entre bestias feroces constituían un espejo
de los duelos entre valientes caballeros y aquellas que encaraban a animales salvajes
contra domésticos servían seguramente también para resaltar la superioridad de
la nobleza guerrera sobre el pueblo llano. Los frecuentes enfrentamientos entre
los grandes felinos de los serragli señoriales y los ganados de los campesinos ence-
rraban ciertamente este tipo de mensaje, de ahí que la victoria de los últimos cau-
sara siempre tanto estupor.
La corte española, donde (además de las ancestrales corridas de toros) la exis-
tencia de leoneras en los castillos y alcázares se remontaba a una tradición anti-
quísima, no escapó a esta costumbre tan arraigada en la época. Ya desde el
Medievo, gracias a sus contactos con el mundo musulmán y con el norte de África,
la mayoría de los monarcas peninsulares habían podido disfrutar sin problemas
de la posesión de abundantes leones que a menudo se regalaban entre ellos o se
permitían obsequiar a otros soberanos europeos, como los enviados por Jaime II
209-250 Capitulo 6_Maquetación 1 02/07/15 10:52 Página 212

212 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

de Aragón a la ciudad de Florencia en 1316 o por la regente de Castilla, Catalina


de Lancaster, a Carlos VI de Francia en 1411. De Enrique IV coincidieron en cri-
ticar casi todos los cronistas de la época de los Reyes Católicos su excesiva afición
a «todo linaje de animales y bestias fieras», entre los cuales se contaban la media
docena de leones que mantenía con «grandes gastos» en el alcázar de Segovia. El
disfrute de leoneras, sin embargo, no se limitó a los monarcas, sino que muchos
grandes señores, como el conde de Benavente o los marqueses de Cenete y de
Elche, las poseían también en sus estados. El condestable Miguel Lucas de Iranzo,
favorito de Enrique IV, organizó en Bailén en la primavera de 1460 una corrida
en homenaje del enviado francés, el conde de Armagnac, en la que se soltó además
una leona para que luchara contra los toros. Lo mismo hizo el duque del Infan-
tado, permitiéndose agasajar en su palacio a Francisco I de Francia, cautivo después
de la batalla de Pavía, con una pelea entre un león y un toro bravo.
Carlos V había heredado de sus antepasados borgoñones la leonera de Gante a
la que periódicamente continuó remitiendo animales, como los tres leones cap-
turados durante la campaña de Túnez de 1535. Calvete de Estrella tuvo ocasión
de visitarla en 1549 y de contemplar en ella los combates que se organizaron para
festejar la llegada del príncipe heredero, el futuro Felipe II. Menos noticias, en
cambio, tenemos de la posesión por parte de éste de leones en España, a los que
quizás no fuera demasiado aficionado. Quien sí tenía un león amansado que se
había traído de Túnez, igual que su padre, era don Juan de Austria. Un animal, al
parecer tan dócil y domesticado, que le acompañaba a todas partes y dormía en
su mismo aposento. Con esta clase de gesto, que ya tuvieran otros monarcas como
Juan II de Castilla o Francisco I de Francia, el hijo natural del emperador conseguía
resaltar su estirpe real, su valor y su coraje, ante el cual las bestias más feroces no
podían sino rendirse.
Fue durante la primera mitad del siglo XVII cuando los combates entre fieras,
toros y otros animales se convirtieron en un espectáculo cada vez más frecuente en
España, formando parte de los continuos festejos y celebraciones que animaban a
todas horas la brillante corte de los Austrias madrileños. Luis Cabrera de Córdoba
ha dejado en sus Relaciones numerosas noticias de ellos, organizados tanto en Ma-
drid como en Valladolid por el duque de Lerma para entretener al rey Felipe III.
Años después, la leonera inaugurada en el Buen Retiro en 1633 sirvió durante
gran parte del reinado de Felipe IV para rememorar las grandes peleas entre bestias
salvajes que tanta gloria habían proporcionado a los emperadores romanos. La
más famosa de todas, sin embargo, fue la que tuvo lugar en la plaza de la Priora
del Alcázar de Madrid, el 13 de octubre de 1631, para celebrar el segundo cum-
pleaños del príncipe heredero, don Baltasar Carlos. En ella participaron un león,
un «tigre» (probablemente un jaguar), un oso, un caballo y un toro bravo, además
de otros animales de menor tamaño que se echaron a la arena para acrecentar la
209-250 Capitulo 6_Maquetación 1 02/07/15 10:52 Página 213

CAPÍTULO 6: ANIMALES EXTERMINADOS 213

carnicería, como gatos, zorras, monos, perros y gallos. Tras la victoria final del
toro sobre el resto, tuvo lugar un acontecimiento poco usual y que despertó el en-
tusiasmo del público, ya que el propio monarca decidió acabar personalmente
con la vida del ganador de un solo y certero disparo de arcabuz. Precisamente por-
que la participación del príncipe en esta clase de acontecimientos realzaba su sim-
bolismo y le dotaba de un particular prestigio, el escritor José Pellicer decidió
escribir la crónica del suceso y convocar a los mejores poetas del momento para
que celebraran la heroicidad y la gloria del soberano, publicándose aquel mismo
año el Anfiteatro de Felipe el Grande, en el que se incluían más de un centenar de
composiciones salidas de las plumas de otros tantos autores.
Poco a poco, sin embargo, las peleas de animales salvajes fueron cayendo en
desuso. Al menos en Europa occidental, desde finales del siglo XVII y a lo largo
del siglo XVIII, la sociedad cortesana, más civilizada y menos violenta, fue per-
diendo paulatinamente el interés hacia ellas. El serrallo de Gante fue cerrado en
1649 y el del palacio de Vincennes dejó de funcionar hacia 1700, siendo sus ani-
males enviados al nuevo zoológico de Versalles. Lo mismo sucedió en Neugebäude
en 1781 y en Florencia en 1776. Por lo que respecta a España, la vieja leonera del
Buen Retiro fue mandada demoler en el verano de 1700 para construir una nueva
en medio de los jardines, donde los últimos combates entre leones y perros de
presa se organizaron hacia 1720 para divertir al príncipe de Asturias.
Pero estos espectáculos siguieron realizándose para el gran público7. Los viajeros
que visitaban Inglaterra nos mostraban cómo sus naturales «se divierten en ver
pelear a los gallos, que son allí muy valientes, y hacen a esto grandes apuestas.
También echan a pelear los perros, que llaman bulldogs, y en asiéndose, no hay
modo de soltar la presa, hasta matar al contrario»8. En París eran una de las atrac-
ciones más populares, apareciendo con regularidad toros, osos, lobos, ciervos y
toros, aunque de vez en cuando también se encontraban leones, tigres, leopardos,
osos polares, e incluso un mandril enfrentándose a los perros. Aunque hacía
mucho tiempo que el monarca no organizaba tales espectáculos, éstos continuaron
realizándose a cargo de empresarios privados entre finales del siglo XVI e inicios
del siglo XIX. Estos empresarios, evidentemente, no contaban con las mismas fa-
cilidades que el rey a la hora de procurarse animales, y los conseguían dónde y
como podían. Dado que París no era una ciudad portuaria, resultaba más barato
comprarlos en lugares como Marsella, Le Havre, Burdeos o Amsterdam. Martin
Endric adquirió un mono en Tolón en 1710 por la suma de diez libras (era caro,
pero mucho menos de lo que le hubiera costado en París), un mono de Ceilán

7 Eva Griffith, «Inside and Outside: Animal Activity and the Red Bull Playhouse, St. John Street», A cultural his-
tory of animals, vol. 4, Oxford, Berrg Publishers, 2007.
8 Pedro Murillo Velarde, Geographia Historica de Alemania, Flandes, Inglaterra, Dinamarca, Noruega, Suecia,
Moscovia y Polonia, tomo IV, Madrid, Oficina de D. Gabriel Ramírez, 1752, p. 199.
209-250 Capitulo 6_Maquetación 1 02/07/15 10:52 Página 214

214 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

fue comprado en Marsella, un búfalo americano en Holanda, y un carnero, su-


puestamente de El Cabo, en Túnez. Una vez adquirido, el animal debía ser trans-
portado, alojado y entrenado, y en algunos casos se dio una conexión afectiva
entre el animal y su propietario, y viceversa. Los empresarios jugaban mucho con
los elementos monstruosos o extraños de los animales, y la cantidad de comida
que consumían siempre era objeto de admiración: se decía que el rinoceronte
comía 60 libras de heno y 20 de pan al día, y que bebía catorce cubos de agua (o
cerveza). El oso polar del Ártico devoraba diariamente 35 libras de carne, y en ve-
rano necesitaba 20 libras de hielo. También explotaban el carácter feroz y peligroso
de algunas especies, detallando el grosor de las cadenas con las que eran retenidos
para seguridad de los espectadores.
Los enfrentamientos entre animales solían tener lugar los días de fiesta, aunque
con la oposición de la Iglesia, que los consideraban un residuo pagano. Las auto-
ridades, por el contrario, los permitían, lo que parece indicar que se trataba de
una válvula de escape que permitía moderar las tensiones de unas clases populares
siempre potencialmente peligrosas. A finales del siglo XVIII, sin embargo, algunos
observadores consideraban estos espectáculos como una muestra de crueldad gra-
tuita. Lo cierto es que gentes de todos los grupos sociales acudían a ver a los ani-
males, y que hubo incluso una publicación especializada en anunciar estos eventos,
el Almanach forain, siendo especialmente llamativos el rinoceronte de 1749 y el
elefante de 1771. Algunos encontraban en ellos motivos para la sátira social, en
tanto el naturalista amateur los miraba con curiosidad científica, y este último
tipo de público fue en aumento en la segunda mitad del siglo XVIII: el mismo Buf-
fon se sentía atraído por estos espectáculos (aunque criticaba su carácter sensacio-
nalista), y sus colaboradores e ilustradores iban con frecuencia a los mismos para
conseguir información. Con el tiempo, fueron ganando fuerza las voces que con-
sideraban los combates entre animales como sensacionalistas y susceptibles de
exaltar las más bajas pasiones, proponiendo transformarlos en algo más edificante.
Las referencias a la brutalidad, sin embargo, a menudo eran más una excusa para
criticar los comportamientos de las clases populares, que el resultado de una con-
sideración más humanitaria hacia los animales9.
También en España podemos ver estos combates de un modo habitual. Tene-
mos ante todo los toros, cuya práctica en nuestro país era una costumbre ancestral.
Ya durante el siglo XVI tiene lugar el tránsito del toreo como ejercicio de destreza
practicado por gentes privilegiadas a espectáculo popular con toreros profesionales,
a pesar de las repetidas prohibiciones papales al respecto. En 1567 Pío V prohibía
las corridas de toros bajo pena de excomunión, en 1575 Gregorio XIII mitigaba el

9 Louise E. Robbins, Elephant slaves and pampered parrots. Exotic animal in Eighteenth Century Paris, The John
Hopkins University Press, 2002, pp. 68ss.
209-250 Capitulo 6_Maquetación 1 02/07/15 10:52 Página 215

CAPÍTULO 6: ANIMALES EXTERMINADOS 215

rigor de la disposición, limitándose a prohibir la asistencia a los clérigos, cláusula


derogada en 1596 por Clemente VIII a instancias de Felipe II. Entre los más famo-
sos ruedos del siglo XVI destacan la plaza Mayor de Madrid y las arenas de Lerma
y Valladolid.
La fiesta comienza con la presentación de los campeones, es decir, de los nobles
que vestidos con una corta capa negra, la daga y la espada al costado, el sombrero
adornado con plumas multicolores, van a saludar al rey o a las autoridades locales,
yendo normalmente acompañados por su séquito de escuderos y de lacayos, vestidos
con sus libreas, y cuyo número refleja el rango social. Después de esta vuelta de
honor, los alguaciles, que deben asegurar el buen orden del espectáculo, dan la señal
de soltar al toro y se retiran al perímetro de la arena para dejar el campo libre a los
toreadores, es decir, caballeros que montados en caballos especialmente adiestrados,
combatirán al toro. Se trata de plantar un rejón en el cuello del animal, de modo
que el mango se parta y que el otro extremo quede en manos del caballero. Como
el rejón es corto, poco más de un metro, el toreador debe rozar al toro que le arre-
mete, esquivar el golpe e inclinarse al mismo tiempo sobre el costado para lanzar
el golpe, lo que exige un perfecto dominio de la cabalgadura y una destreza poco
común. Si el hombre se ha dejado ofender por el animal, bien sea porque el dardo
no haya quedado clavado o porque el toro haya empujado al caballo y desmontado
al jinete, este tiene la obligación de vengarse abatiendo al animal de una estocada,
bien desde lo alto de su montura o bajando a tierra, sin poder recibir ayuda de
nadie. Pero, salvando estos casos, la parte noble de la fiesta acaba sin la consumación
de la muerte: cuando el toro parece agotado, las trompetas suenan para anunciar la
última parte de la corrida, los caballeros abandonan la arena dejando a otros el cui-
dado de acabar con el animal, siendo a los peones a quienes corresponde esa tarea.
Deben inmovilizar el toro cortándole los jarretes a cuchilladas o utilizando una
hoja en forma de media luna, y el combate se convierte en una mera carnicería.
En Madrid solía haber en el siglo XVII tres veces al año fiestas de toros en la
plaza Mayor. Entre las ciudades de aquella época era famosa la de Lerma por la
disposición de su plaza de toros, que a causa de la elevada situación del lugar per-
mitía realizar una curiosa trampa: si el toro resultaba demasiado bravío y peligroso
y no podía ser muerto en el tiempo reglamentario, se abría, como por un resorte,
una portezuela o burladero en la valla de la plaza, y si el animal la traspasaba iba
a parar a un carril de madera y caía por la escarpada pendiente hasta parar en la
orilla del río Arlanza. Este espectáculo fue ejecutado el 23 de abril de 1660 ante
Felipe IV. Parecida era la arena de Valladolid, con la diferencia de que en ésta res-
balaban los toros por un plano engrasado de madera hasta dar en el Pisuerga. Una
vez en el agua, se continuaba la lucha contra ellos desde las barcas.
Durante el siglo XVIII el toreo deja de ser deporte caballeresco y se convierte
en una profesión mercenaria, en la que el toreo a pie reemplaza al caballero, trans-
209-250 Capitulo 6_Maquetación 1 02/07/15 10:52 Página 216

216 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

formación que se observa desde mediados de la centuria en algunas ciudades an-


daluzas como Ronda, Málaga, Sevilla y Córdoba. A finales del siglo XVIII era un
espectáculo popular que entusiasmaba a todos los grupos sociales, y al que se le
iría dando la oportuna publicidad mediante carteles pintados que comienzan a
imprimirse en la década de 1760, quedando sin efecto las prohibiciones de co-
rridas de toros de muerte ordenadas en 1785 y 1808. Los lidiadores se convierten
en verdaderos profesionales, apareciendo como auténticos héroes populares, des-
tacando las figuras de José Cándido, Pedro Romero, José Rodríguez-Costillares
y José Delgado, conocido como Pepe Hilo, que fallecería en la plaza madrileña
en 1801. Los matadores eran solicitados continuamente para participar en las
grandes corridas, se codeaban con la nobleza como asiduos invitados a sus corri-
das y salones, y la gente seguía con interés los acontecimientos de su vida perso-
nal. Sevilla sería la primera ciudad que edificó, a iniciativa de su Maestranza de
caballería, un edificio apropiado para esta clase de espectáculos en 1707, cun-
diendo su ejemplo a otras poblaciones, como Aranjuez, Zaragoza y Ronda, inau-
gurándose la madrileña en 1778, aunque el marco habitual siguiera siendo la
plaza mayor de la ciudad o el pueblo en cuestión. Para mucha gente el mero
hecho de ir a los toros significaba una auténtica fiesta, al poder disfrutar de un
espectáculo sobre el que giraba su vida durante varios días, ya que había que pre-
parar la vestimenta adecuada (los hombres solían usar faja, redecilla en el pelo y
pañuelo de seda al cuello, y las mujeres mantilla y abanico), comprar la entrada
con tiempo y reunirse con otros espectadores. Los picadores a caballo seguían
llevando un jubón a la española, generalmente guarnecido de plata, pero el traje
del torero evolucionó mucho más, elaborado siempre en lujosas telas, vistosas y
trabajadas con primor, constaba de un calzón ajustado, faja de seda, camisa, cha-
leco y corbata sobre la que se ponía una chaquetilla con mangas, complementado
con un pañuelo en el cuello, zapatos planos y muy ligeros, redecilla y montera
en la cabeza y el capote en la mano10.
Hasta el último tercio de siglo no tenemos información de estos espectáculos
taurinos, siendo pioneros rotativos como El Memorial literario (1748), El Correo
de los Ciegos (1786) o el Semanario Erudito (1787). Diario de Madrid (1789) co-
menzará a partir de este año a recoger por vez primera las crónicas y discusiones
en torno a las diferentes faenas de los diestros, en un momento en que apreciamos
las primeras polémicas entre detractores y defensores. Nicolás Fernández de Mo-
ratín escribiría una Carta histórica sobre el origen y progresos de las fiestas de toros en
España (1777), muy utilizada en el futuro por los partidarios de esta actividad, en
la que apuntaba el origen moro de la festividad, e intentaba ennoblecerla y hacerla
compatible con el proyecto de reforma de la nobleza deseado por muchos ilustra-

10 Gloria Franco Rubio, La vida cotidiana en tiempos de Carlos III, Madrid, 2001.
209-250 Capitulo 6_Maquetación 1 02/07/15 10:52 Página 217

CAPÍTULO 6: ANIMALES EXTERMINADOS 217

dos. Era una fiesta más noble que popular, por lo que situaba su origen en la época
de las justas y los torneos11.
En el lado contrario tendríamos a figuras como Feijóo, Cadalso o Jovellanos,
que entre 1790 y 1796 realizaría un informe titulado Memoria para el arreglo de
la policía de los espectáculos y diversiones públicas y sobre el origen de España, a peti-
ción del Consejo de Castilla a la Academia de Historia, con el fin de reformar la
legislación vigente, hablando claramente en contra de los toros, por atentar al
equilibrio moral humano. Además negaba su presunta generalización por todo el
país y refrendaba claramente las prohibiciones, desde sus prácticas globales, hasta
sus peculiaridades zonales:

La lucha de toros no ha sido jamás una diversión, ni cotidiana ni muy frecuentada,


ni de todos los pueblos de España, ni generalmente buscada y aplaudida. En mu-
chas provincias no se conoció jamás; en otras se circunscribió a las capitales, y
dondequiera que fueron celebrados lo fue solamente a largos periodos y concu-
rriendo a verla el pueblo de las capitales y tal cual aldea circunvecina. Se puede,
por tanto, calcular que de todo el pueblo de España, apenas la centésima parte
habrá visto alguna vez este espectáculo. ¿Cómo pues se ha pretendido darle el tí-
tulo de diversión nacional? [...] sostener que en la proscripción de estas fiestas,
que por otra parte puede producir grandes bienes políticos, hay el riesgo de que
la nación sufra alguna pérdida real, ni en el orden moral ni en el civil, es cierta-
mente una ilusión, un delirio de la preocupación.12

Los diversos ministros de Carlos III y Carlos IV fueron adoptando una serie de
medidas contra el espectáculo, hasta que una Real Cédula del 2 de febrero de
1805 prohibía totalmente esta práctica, leyendo dos años más tarde Vargas Ponce
en la Real Academia de la Historia una Disertación sobre las corridas de toros en la
que ponderaba la decisión como justa. No obstante, las resistencias a la abolición
fueron abundantes, ya que era un espectáculo que movía muchos intereses eco-
nómicos y atraía una gran cantidad de público. Juan Pablo Forner redactaría un
informe partidario de las corridas de toros, en su calidad de fiscal del crimen de
la Real Audiencia de Sevilla, en tanto Antonio de Capmany en su escrito, publi-
cado de forma anónima en el Diario de Madrid los días 16 y 18 de septiembre de
1801, bajo el título «A los declamadores contra la fiesta de los toros» reproducía

11 Xavier Andreu Miralles, «De cómo los toros se convirtieron en festa nacional: los intelectuales y la cultura
popular 1790-1850», Ayer, 72, 2008.
12 G. M. Jovellanos, Espectáculos y diversiones públicas. Informe sobre la Ley Agraria. Edición de José Lage, Madrid,
1982, pp. 85-98. Para una rápida valoración, José Marchena Domínguez, «El proteccionismo hacia los anima-
les: interpretación histórica y valoración nacional», Arturo Morgado García y José Joaquín Rodríguez Moreno
(eds.), Los animales en la historia y en la cultura, Universidad de Cádiz, 2011.
209-250 Capitulo 6_Maquetación 1 02/07/15 10:52 Página 218

218 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

una serie de argumentos que volvería a utilizar en su Apología de las fiestas públicas
de toros aparecida en 1815, instando además a Godoy en su Centinela contra fran-
ceses (1808) a devolver al pueblo sus antiguos afectos por medio de la literatura
patriótica y las corridas de toros13. El debate saltaría a la prensa, incluyendo el Co-
rreo literario y económico de Sevilla una Carta de Mr. De Maupertuis, del derecho
que el hombre tiene sobre las bestias, añadiendo acto seguido una defensa de estos
espectáculos redactada en un tono claramente satírico:

Maupertuis será en hora buena un sublime filosofo, pero no es un español aficio-


nado a estas torerías, cuyos ojos empapados en sangre pueden desafiar a las mismas
vísperas sicilianas con capa pluvial. ¿Y como aquel Monsieur filosofo podría gustar
de nuestras delicadas fiestas de toros, en que solo por complacencia hacemos morir
rabiando un toro, espirar lastimosamente un caballo, y exponer a lo mismo a un
hombre? Pero que revienten o se mueran, que para eso lo pagamos, y clamamos,
sino hay nada de eso, que nos devuelvan nuestro dinero. Vaya que es necesario
que carezca de sentimiento común, quien no guste de ver a un hermoso toro, pa-
sado de parte a parte por las entrañas de una estocada, y dos alanos a las orejas.
Capita, y que buenos aretes de ultima moda para nuestros almibarados currutacos.
Pues y cuando un caballo con las tripas arrastrando, sale despavorido, se la pisa, y
deja la mitad en la plaza? Bravo, bravo. Yo me harté de reír una vez al ver a un ca-
ballo moribundo lamerse la herida, levantar de cuando en cuando la cabeza, como
para implorar el socorro del hombre, y lo que es mas, llorar como una criatura. Si
señor, llorar. ¿Pues que había de hacer si era una bestia? A fe que fueron las únicas
lágrimas de la plaza. Mala cosa era esta para Maupertuis, pero debía saber que
nuestras delicadas damas se recrean en ello, y corren a la plaza con alegría, saliendo
disgustadas, cuando por lo menos no han visto los boles a ocho o diez caballos, y
que se yo que más14.

Los toros no debían enfrentarse solamente a personas, sino también a otros


animales. En el Diario de Madrid encontramos cómo «estimulados ciertos sujetos
de la destreza y valentía con que en la corrida ultima lidiaron dos perros de presa
con su distinto novillo, presentaran otros dos perros no menos arrogantes según
dicen a combatir con el quinto y sexto, que serán de igual ferocidad sin otro objeto
que el de decidir la competencia de sus dueños sobre cuales son mejores, y el de
agradar por tal medio al concurso, como se desea»15. En 1790 se anunciaba en el
mismo periódico que tras la corrida, «inmediatamente saldrá a sujetarle un arro-

13 Xavier Andreu Miralles, op. cit.


14 Correo literario y económico de Sevilla, 15 de octubre de 1803.
15 Diario de Madrid, 6 de diciembre de 1789.
209-250 Capitulo 6_Maquetación 1 02/07/15 10:52 Página 219

CAPÍTULO 6: ANIMALES EXTERMINADOS 219

gante perro de presa, y para que el concurso tenga otra mayor satisfacción y admite
la valentía de una perra muy pequeña, también de presa, recién llegada a esta corte,
saldrá a sujetar el sexto novillo, pues asegura su dueño ser la mas singular que se
conoce por las experiencias que de ella tiene»16.
Pero no podemos olvidar otros espectáculos17. Fueron muy populares las peleas
de gallos, reflejadas en más de una ocasión en la prensa, como hiciera el Diario de
Madrid de 22 de junio de 1788. «Hoy hay riña de gallos ingleses, y una prueba
de pelea con gallinas también inglesas, en el sitio acostumbrado de la calle de la
madera alta», noticias repetidas otros días, como el 3 y el 31 de agosto de 1788,
o el 12 de octubre del mismo año, fecha en que se anunciaba «Hoy reñirán cuatro
gallos ingleses a fuerza de su valor y valentía y retirados estos se echaran otros cua-
tro con navajas, se empezará esta función a las cuatro y media de la tarde en la
calle de la madera alta en la casa del juego de bochas»18. El impacto que tuvieron
estos espectáculos en el mundo colonial lo podemos ver reflejado en el largo artí-
culo que el Mercurio peruano dedicaba al coso de gallos de Lima19. También los
osos participaban en estos combates, según nos cuenta el Diario de Madrid, tra-
tándose en esta ocasión de una osa lidiando con perros de presa20. Aunque en
otras ocasiones se explotaba su vena patosa y ridícula, como refleja el Hebdoma-
dario sevillano del 19 de septiembre de 1758:

Como habilidad divertida hice memoria en el Hebdomadario de el martes 22 del


pasado la venida a esta ciudad de los tres hombres y el oso hace preciso decir la
ida. Día 28 de agosto llevaron a la fiera a ejecutar sus habilidades a cierta casa, en
la que por cansada o por otro motivo no quiso danzar, hacer el ejercicio, sin otros
primates, en cuyo pago llevo algunos palos, conduciéndola a la posada al sitio de
la Borrigueneria, en la cual sentido su principal dueño, sacando las flautillas vol-
vieron a probar la causa, y el desgraciado animal, en pena de no haberles compla-
cido, le dieron algunos fuertes garrotazos, de que sentido, a no haber tenido
puesto el freno, hubiera sido victima de sus garras uno de los tales, no obstante,
en signo de esta lid, el brazo derecho lanzó lastimado y lo más de la ropa de su
cuerpo destrozada, haciendo con el ausencia de esta ciudad a la villa de Utrera,
Cabezas, Lebrija de cuyo transito hasta Jerez se tiene noticia haber maltratado de
muerte a otro de ellos21.

16 Diario de Madrid, 23 de enero de 1790.


17 Más noticias en Carlos Gómez Centurión, Alhajas para soberanos, Junta de Castilla y León, 2011, pp.
122-127.
18 Diario de Madrid, 22 de junio, 3 de agosto, 31 de agosto, 12 de octubre de 1788.
19 Mercurio peruano, 20 de enero de 1791.
20 Diario de Madrid, 25 de julio de 1789.
21 Hebdomadario sevillano, 19 de septiembre de 1758.
209-250 Capitulo 6_Maquetación 1 02/07/15 10:52 Página 220

220 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

Espectáculos que a veces provocaban la muerte del animal sin atisbo alguno
de lucha ni nobleza. En el Diario de Madrid de 26 de febrero de 1791, podemos
leer, con motivo de unos novillos que se lidiaban en la capital, que «se fijará un
madero en el sitio más proporcionado, y se amarrara a el un mono de bastante
corpulencia, vestido con diversidad de fuegos artificiales, que incendiados forma-
ran un aspecto muy agradable, por la extrañeza de sus luces y demás particulari-
dades que ha inventado la destreza y habilidad de su autor»22. Si el maltrato a los
animales era visto por muchos círculos de entonces como una forma de barbarie,
parece muy claro el juicio que merecería nuestro país.
Pero no siempre la exhibición de animales tomaba este cariz violento. Nos en-
contraremos a menudo con menageries itinerantes, a cargo fundamentalmente de
empresarios italianos, que familiarizaban a los españoles con animales exóticos.
En 1799 el parmesano Andrés Raggi mostraba un camello egipcio y un oso polaco.
En 1804 su compatriota Juan Bernabé anunciaba una hiena, y tres años más tarde
José Padovany impresionaba a los madrileños con un elefante, animal que circu-
laba con un impreso puesto a disposición del público en el que se advertía de su
anatomía y de sus costumbres23. Aunque ni punto de comparación con lo que ya
observamos en el Londres contemporáneo, donde constituían un espectáculo
mucho más habitual24.

La caza

Muy posiblemente, sea la caza la manifestación más evidente de señorío del hom-
bre sobre el mundo animal25. En la antigüedad esta actividad tuvo muchas fun-
ciones, desde la procura de alimento para la autosubsistencia o para la venta en el
mercado, hasta su faceta lúdica y de prestigio social y simbólico. En Atenas, a me-
nudo el amante de edad más madura a menudo es representado ofreciendo a su
compañero la presa que ha matado. Platón aprobaba la caza como un medio de
desarrollar el coraje en la juventud. La caza es presentada en muchas ocasiones
como un deporte propio de reyes y héroes: para la nobleza macedonia la caza era

22 Diario de Madrid, 26 de febrero de 1791.


23 Helen Cowie, Conquering nature in Spain and its empire 1750-1850, Manchester University Press, 2011, p. 77.
24 Christopher Plumb, Exotic animals in Eighteenth Century Britain, Universidad de Manchester, Tesis doctoral, 2010.
25 Un panorama general en Andrée Corvol, Histoire de la chasse. L´homme et la bête, París, Perrin, 2010. Sobre
la caza en esta época, Philippe Salvadori, La chasse sous l´Ancien Régime, París, 1996. Un planteamiento más
amplio sobre el exterminio de animales en Animal Studies Group, Killing animals, University of Illinois Press,
2006. Para España, J. M. Fradejas Rueda, Textos clásicos de cetrería, montería y caza, Madrid, Mapfre, 1999; M.
Terrón, El conocimiento animalístico de la caza mayor en los clásicos de la montería hispana, Trujillo, 1992. El
contexto ideológico, en J. Caro López, «La caza en el siglo XVIII: sociedad de clase, mentalidad reglamentista»,
Hispania, 224, 2006.
209-250 Capitulo 6_Maquetación 1 02/07/15 10:52 Página 221

CAPÍTULO 6: ANIMALES EXTERMINADOS 221

un medio de excelencia, y a ello obedece el hecho de que en muchas ocasiones


Alejandro Magno sea representado practicando actividades cinegéticas. En el sar-
cófago de Sidón, por ejemplo, Alejandro aparece junto a nobles persas capturando
panteras y ciervos. El emperador Adriano era un gran amante de la caza, y se dice
que mató osos y leones. Tanto él como, posteriormente, Marco Aurelio, fueron
representados en las monedas practicando la caza, lo que era un poderoso símbolo
propagandístico. El león era considerado como una presa reservada para los em-
peradores, hasta el punto de que Julio Alejandro, un sirio de ordinaria condición,
fue condenado a muerte en el año 189 por usurpar la prerrogativa imperial de
cazar leones a caballo, y hasta el año 414 no se permitió a los simples mortales
disfrutar de esta actividad. Los emperadores y los nobles a menudo reservaban te-
rrenos de caza para su exclusivo disfrute, lo que, por otro lado, imitaba una cos-
tumbre persa, ya que tanto el Rey de Reyes como sus sátrapas utilizaban sus
parques privados (denominados paraísos) para la práctica cinegética. Y existiría
una literatura que ofrecía consejos y avisos a los que practicaban la caza, recibiendo
normalmente estas obras el título de Cynegetica, que procede de un término griego
que significa «dirigir a los perros», por cuanto, como en todas las épocas, los ca-
zadores solían utilizarlos para perseguir sus presas. Algunos de los autores que es-
cribieron obras de este tenor fueron, en el mundo griego, Jenofonte, que por su
parte era un ávido cazador, y Opiano; así como el autor latino Nemesiano de Car-
tago, del que se conservan algunas breves anotaciones sobre la caza de aves. Todas
estas obras presentaban la caza como una actividad propia de los nobles.
Algunas especies animales se extinguieron como consecuencia de una caza ex-
cesiva. En otros casos la extinción no fue total, pero sí conllevó la desaparición de
algunas especies animales de determinados medios geográficos, en lo que conflu-
yeron la caza, el incremento de la actividad agrícola y ganadera, o las desforesta-
ciones. Podríamos poner numerosos ejemplos. Los leones los encontramos en la
Grecia antigua, y Heródoto nos los describe atacando los camellos del ejército
persa, pero ya se habían extinguido en el siglo I. Los leopardos y las hienas también
se esfumaron del suelo heleno, en tanto los linces y los lobos acabaron siendo re-
legados a las zonas montañosas. Más devastador, si cabe, fue el efecto ocasionado
por las necesidades circenses de los romanos, que acabaron con especies relativa-
mente comunes hasta entonces en el norte de África, como el elefante, el rinoce-
ronte o la cebra, en tanto hipopótamos y cocodrilos solamente pudieron verse en
la lejana Nubia. Hacia el siglo IV Amiano Marcelino se lamentaba de que no que-
dasen leones en Tesalia, elefantes en Libia, o hipopótamos en el Nilo. Y la lista po-
dría alargarse: los leones desaparecieron de Asia Menor, aunque pudieron seguir
viéndose en Siria hasta el siglo XIX, y los tigres dejaron de verse en Hircania (al
norte de Irán) o Armenia. No fueron los juegos los únicos responsables de la ex-
tinción de estas especies. En el caso del elefante norteafricano, por ejemplo, su co-
209-250 Capitulo 6_Maquetación 1 02/07/15 10:52 Página 222

222 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

diciado marfil y las necesidades militares también jugaron un papel muy impor-
tante. Lo cierto es que los romanos eran persistentes y eficientes, podían pagar muy
bien, y acabaron controlando el comercio de animales en el mundo mediterráneo,
con unas consecuencias absolutamente devastadoras para muchas especies26.
También en la época medieval la actividad cinegética tuvo muchas virtualida-
des, y, de hecho, la sociedad medieval no puede ser entendida sin hacer referencia
a la práctica de la caza, bien fuera como pasatiempo, necesidad, o ritual social. La
caza era una actividad deportiva, que permitía mantenerse en forma, y constituía
un magnífico entrenamiento para el combate, por lo que no es de extrañar que
fuera el divertimento por antonomasia de la aristocracia. Era una actividad de
prestigio, ya que no solamente entrañaba el enfrentamiento directo contra una
bestia feroz, sino que necesitaba grandes medios económicos para sufragar el cos-
toso aparato constituido por jaurías, halcones, oteadores y monturas. Era una ac-
tividad muy codificada y reglamentada, como consecuencia del fuerte espíritu de
emulación existente entre los cazadores. Y era una actividad dotada de un pro-
fundo contenido moral, ya que aseguraba la salud y proporcionaba un placer no
pecaminoso, constituyendo además un remedio contra la ociosidad, la madre de
todos los vicios. La acción que requiere la caza neutraliza los malos pensamientos
y es un antídoto contra el mal27.
La práctica cinegética dio origen a una nutrida literatura, tanto en latín como
en las distintas lenguas vernáculas, constituyendo uno de los ejemplos más repre-
sentativos el Livre de la chasse de Gaston Phebus, conde de Foix y vizconde de
Bearn, y cuya existencia comprendió los azarosos años transcurridos entre 1331 y
1391. Jugó un importante papel en la política francesa del momento, pero ello
no le impediría desarrollar una notable actividad literaria, destacando su Livre de
la chasse, que dictara a un copista entre 1387 y 1389. Su obra conoció un notable
éxito, de lo que dan fe las numerosas copias conservadas, siendo considerada hasta
finales del siglo XVI la gran obra dedicada al arte cinegético, y utilizándola aún en
pleno siglo XVIII Buffon en su Historia natural, no debiendo, en modo alguno,
ser ajena a esta buena fortuna, las magníficas ilustraciones que acompañan muchas
de las copias conservadas. Por lo que se refiere a España, contamos con textos
como el Libro de la caza del Infante Juan Manuel, el Libro de la caça de las aves
de Pero López de Ayala, o el Libro de la Montería de Alfonso XI, todos ellos del
siglo XIV.

26 J. Donald Hughes, «Hunting in the Ancient Mediterranean World», Linda Kaloff, A cultural history of animals
in Antiquity, Berg Publishers, 2007, pp. 55-57, 60-61.
27 Ann Smets, «Medieval Hunting», Brigitte Resl (ed.), A cultural history of animals in the Medieval Age, Oxford,
Berg Publishers, 2007. Sobre la caza de mamíferos marinos, Stephane Lebecq, «Scénes de chasse aux mam-
mifères marins (mers du Nord, Vie-XIIe siécles)», Robert Delort, Elizabeth Mornet, Franco Morenzoni y Danielle
Millioud, Milieux naturels, espaces sociaux: études ofertes à Robert Delort, París, Publications de la Sorbonne,
1997.
209-250 Capitulo 6_Maquetación 1 02/07/15 10:52 Página 223

CAPÍTULO 6: ANIMALES EXTERMINADOS 223

La caza sigue suponiendo muchas cosas en el siglo XVI. Se ha señalado para el


caso inglés cómo nos encontramos con todo un discurso acerca de los animales,
al mismo tiempo que constituye un medio para su mayor conocimiento, así como
un discurso acerca del hombre como animal. La caza tiene también un significado
político encubierto: la dominación del hombre sobre los animales (lo que refuerza
las ideas de dignidad, superioridad y nobleza del ser humano) tiene su paralelo
con el dominio de unos hombres sobre otros. Thomas Elyot, en The Boked named
the Governour (1531), nos muestra que el dominio sobre las fieras es útil no por
sí mismo, sino como una demostración de poder sobre los individuos socialmente
inferiores. Los rituales de caza, asimismo, nos aportan un protolenguaje sobre los
derechos del animal, aunque la crítica no viene tanto por el hecho de sentir sim-
patía por los animales, como por el efecto de la práctica cinegética sobre los caza-
dores, que acaban transformándose en bestias28. En la Francia del Antiguo
Régimen, por su parte, la caza siguió siendo el pasatiempo regio por excelencia,
desde Francisco I hasta Luis XVI, y de la importancia de esta actividad dan fe las
informaciones contenidas en la Encyclopédie de Diderot, o las pinturas cinegéticas
de Jean Baptiste Oudry29.
Divertimento por antonomasia de la aristocracia (señalando Martínez de Es-
pinar al respecto que «caza real propio ejercicio de príncipes que por lo que tiene
de belicoso templan con él a la paz el ardor de sus reales y heroicos corazones acos-
tumbrados en la guerra a domar diferentes naciones y primera que los tiempos
del ocio se gastasen en acción de tanta utilidad y estorbo de tantos vicios»)30, la
práctica cinegética siguió generando una considerable bibliografía en la España
moderna, comenzando por el Arte de la montería de Gonzalo Argote de Molina31.
Erudito, anticuario y bibliófilo, uno de los primeros medievalistas españoles, y
poseedor de una buena colección de antigüedades muy en la línea de las wun-
derkammer (según Francisco Pacheco, en Arte de la pintura, «se dio al estudio de
las letras, i hizo en sus casas de cal de Francos [...] un famoso museo, juntando
raros y peregrinos libros de historias impresas y de mano, lucidos y extraordinarios
caballos, de linda raza y vario pelo, i una gran copia de armas antiguas i modernas
[...] entre diferentes cabezas de animales y famosas pinturas de fábulas y retratos
de insignes hombres»), publicaría su obra en la Sevilla de 1582, en la cual, además
de dar a la luz el texto escrito por Alfonso XI de Castilla en el siglo XIV, añadía una

28 Charles Bergman, «Hunting Rites and Animals Rights in the Renaissance», en Bruce Boehrer, A cultural his-
tory of animal in the Renaissance, Oxford, Berg Publishers, 2007.
29 Amy Warthersen, «The war against animals. The Culture of the Hunt in Early Modern France», Matthew
Senior (ed.), A Cultural History of Animals in trhe Enlightenment, Oxford, Berg Publishers, 2007.
30 Alonso Martínez de Espinar, Arte de ballestería y montería, Madrid, 1644, lib. 2, cap. 2.
31 Gonzalo Argote de Molina, Libro de la montería que mandó escribir el muy alto y muy poderoso Rey Don
Alonso de Castilla y de León acrecentado por... Sevilla, Andrea Pesconi, 1582.
209-250 Capitulo 6_Maquetación 1 02/07/15 10:52 Página 224

224 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

serie de observaciones y de acotaciones personales. Argote de Molina, como no


podía ser menos, le dedica mucha atención a los usos cinegéticos existentes en la
España de la segunda mitad del siglo XVI, y llama la atención el gusto por la caza
que sentía Felipe II (ciertamente que se refería a los años cincuenta y sesenta,
cuando el rey aún era relativamente joven), que contrasta poderosamente con la
imagen tópica del monarca melancólico recluido en el Escorial.
Algunas prácticas no son de origen español, sino que fueron introducidas por
la casa de Austria. Así sucede con la montería de red (cap. XXI), que data de la
época de la regencia de Maximiliano (1548-1550), primo de Felipe II, y futuro
emperador con el nombre de Maximiliano II, y que era utilizada para la caza de
venados. Por lo que se refiere a la montería de jabalíes en tela cerrada (cap. XXII),
era muy del gusto de Felipe II cuando aún era príncipe, si bien era peligrosa dado
el carácter bravío de este animal, hasta el punto de que en cierta ocasión un jabalí
llegó a matar a quince sabuesos, hiriendo a otros diez y siete. Maximiliano II tam-
bién la practicó siendo ya Rey de Romanos (desde 1562) en las afueras de Viena,
siendo herido en el pie en uno de estos lances. Gamos y venados también eran
cazados en Aranjuez con telas cerradas (cap. XXIII), siendo muy practicada por el
futuro emperador Rodolfo II, que durante los años sesenta estuvo residiendo en
la corte madrileña. A Carlos V le gustaba mucho la montería de fuerza (cap. XXIV),
que se realizaba alanceando los venados a caballo, practicándola en los bosques
que se extendían de Madrid a Valladolid y también en los Países Bajos, acompa-
ñándole en estos lances su hermana María de Hungría.
No podía faltar, obviamente, la caza del oso (cap. XXV), en la que se perseguía
a este animal con sabuesos y lebreles hasta que los monteros lo atravesaban con
sus venablos (figura 13). Los Reyes Católicos la practicaron en alguna ocasión, y
también Felipe II en sus años de príncipe, llegando a matar con su ballesta a un
oso en los bosques de El Pardo. En las montañas de Oviedo, como es obvio, la
caza de osos era muy habitual, siendo «muy ejercitados los hidalgos de aquel reino»
en estos menesteres. En Andalucía ya no había osos, pero en la desembocadura
del Guadalquivir, en unos parajes pertenecientes al duque de Medina Sidonia de-
nominados Las Rocinas (nos estamos refiriendo, naturalmente, a Doñana) era
muy abundante la caza de venados, jabalíes y liebres, en tanto en el bosque de
Don Rodrigo situado en el obispado de Córdoba (debe tratarse del término de
Hinojosa del Duque, en Los Pedroches), había numerosos jabalíes, corzos y gamos
(cap. XXVI), asiduamente cazados por el duque de Osuna. En los montes de Be-
namahoma, propiedad del duque de Arcos, se solía cazar jabalíes (cap. XXVII). No
era muy habitual, por el contrario, la caza de cabras monteses, aunque había al-
gunas en la zona de Castellar de Santisteban, lo que contrastaba poderosamente
con su abundancia en Lanzarote, donde se mataban con lebreles y se vendía su
carne, convertida en cecina, a los navíos que atracaban en el archipiélago canario
209-250 Capitulo 6_Maquetación 1 02/07/15 10:52 Página 225

CAPÍTULO 6: ANIMALES EXTERMINADOS 225

Figura 13. Caza del oso, Gonzalo Argote de Molina, Libro de la montería, Sevilla, 1582.

(cap. XXVIII). Por supuesto, lobos, zorras, gatos monteses y tejones eran igualmente
cazados, y su montería «no es menos apacible que la de otros animales», hasta el
punto de que lobos y zorros eran matados en gran número en Aranjuez, partici-
pando en ello el príncipe cardenal Alberto de Austria (futuro cónyuge de Isabel
Clara Eugenia), la reina Ana de Austria, hija del emperador Maximiliano II y es-
posa de Felipe II desde 1570, y las infantas Isabel Clara y Catalina, que los mataban
con sus propias manos utilizando porras de fresno (obviamente, cuando ya estaban
envueltos en las redes). También le gustaba mucho esta práctica a Estanislao, hom-
bre de placer de Felipe II que falleciera en 1579, que los cazaba utilizando el arca-
buz (cap. XXIX). Liebres y conejos solían cazarse utilizando redes, aunque también
con galgos, podencos y hurones (cap. XLII).
El Pardo constituía el lugar predilecto de caza de Felipe II, dado su cercanía a
la corte (unas dos leguas), radicando en medio del bosque un pabellón de caza
profusamente descrito por el autor, al que se le escapa la vena lírica, refiriéndose
al «gran número de pajaricos con dulce y concertada armonía, hacen aquel lugar
más agradable». En el interior del edificio había cuadros de Tiziano, Antonio
Moro, El Bosco («famoso por los disparates de su pintura»), entre ellos las Tenta-
ciones de San Antonio, los cuadros pintados con motivo de las fiestas de Binche
(descritas minuciosamente por Calvete de Estrella en su narración del viaje de Fe-
lipe II por Europa siendo aún príncipe), y numerosos retratos de reyes, príncipes
y miembros de la nobleza pintados por Tiziano, Sánchez Coello y Antonio Moro.
En los bosques que rodeaban el edificio había numerosos corzos, jabalíes, gamos,
liebres, conejos, gatos monteses, lobos, zorros, águilas, milanos, cuervos, perdices,
garzas y ánades (cap. XLVII). Cacería más plebeya, por el contrario, era la montería
209-250 Capitulo 6_Maquetación 1 02/07/15 10:52 Página 226

226 LA IMAGEN DEL MUNDO ANIMAL EN LA ESPAÑA MODERNA

de buytrón, muy común en Galicia, en la cual se abría una fosa en el suelo recu-
bierta de estacas, espantándose a gamos, jabalíes, venados o lobos hacia aquel
lugar, donde morían ensartados (cap. XXXI).
Era muy habitual en muchas partes de España la caza de lobos, utilizando los
pastores para ello unos lazos llamados alzapiés. Los mesteños, por su parte, mata-
ban a los lobos utilizando un lazo atado a una ballesta que se disparaba cuando el
animal pisaba éste (cap. XXXII). Y aunque, obviamente, no sea una práctica cine-
gética, el autor también nos habla de la montería de los toros, costumbre antiquí-
sima y practicada en muchas ciudades por votos, fiestas o victorias contra los
infieles. «Es la más apacible fiesta que en España se usa tanto que sin ella ninguna
se tiene por regocijo» (cap. XXXVIII), y en los años finales del Quinientos era una
actividad marcadamente aristocrática, hasta el punto de que «gran gentileza en
España es salir un caballero al coso contra un toro y derribarlo muerto de una
lanzada» (cap. XXXIX). Argote de Molina también nos ofrece algunas costumbres
cinegéticas que encontramos en Europa, como la montería del buey (cap. XXXIII),
practicada en algunas partes de Francia y Alemania, consistente en ocultarse tras
una figura de este animal, la del carro (XXXIV), utilizada por los reyes de Francia
en los bosques de Fointanebleau, en la que un cazador se oculta en el interior de
un carro cubierto de ramas y flores, y, la más interesante, la de los bisontes y uros
que se realizaba