You are on page 1of 3

Sistema nervioso

El sistema nervioso es un conjunto organizado de células especializadas en la conducción de


señales eléctricas. La célula básica del sistema nervioso de todos los animales es la neurona. Las
neuronas tienen la función de coordinar las acciones de los animales por medio de señales
químicas y eléctricas enviadas de un lugar a otro del organismo.34 La mayor parte de los
animales pluricelulares tienen sistemas nerviosos con características básicas similares, aunque
con grado de complejidad muy variable. Únicamente carecen de él los animales que no tienen
tejidos y órganos bien diferenciados, como los poríferos (esponjas), placozoos y mesozoos

El sistema nervioso capta estímulos del entorno (estímulos externos) o señales del mismo
organismo (estímulos internos), procesa la información y genera respuestas diferentes según la
situación. A modo de ejemplo podemos considerar un animal que a través de las células
sensibles a la luz de la retina capta la proximidad de otro ser vivo. Esta información es
transmitida mediante el nervio óptico al cerebro que la procesa y emite una señal nerviosa que
a través de los nervios motores provoca la contracción de ciertos músculos con el objetivo de
desplazarse en dirección contraria al peligro potencial.1 La rapidez de respuesta que
proporciona el sistema nervioso diferencia a la mayoría de los animales (eumetazoa) de otros
seres pluricelulares de respuesta motriz lenta que no lo poseen como los vegetales, hongos,
mohos o algas.

Las enfermedades del sistema nervioso

 Artículo relacionado: "Las 12 enfermedades del cerebro más importantes"

Las enfermedades del sistema nervioso

Existen una gran cantidad de trastornos y enfermedades que afectan al sistema nervioso.

Si bien pueden considerarse también como tales aquellas enfermedades que afectan al
cerebro y al cerebelo, en este artículo nos vamos a intentar centrar en las provocan un efecto
en el conjunto del sistema nervioso, tanto a nivel de sistema nervioso central como
periférico.

1. Epilepsia

La epilepsia es un trastorno producido por una hiperactivación de determinados grupos


neuronales los cuales por algún motivo se encuentran hipersensibilizados, y ante una mínima
activación reaccionan anómalamente produciendo diversos síntomas como las típicas
convulsiones (si bien estas sólo ocurren en el caso de las crisis de gran mal), pérdida de
conciencia, descoordinación y descontrol de los músculos y vísceras, enlentecimiento y
debilidad.

 Artículo relacionado: "Epilepsia: definición, causas, diagnóstico y tratamiento"

2. Tumores

Existen una gran cantidad de tumores que pueden afectar al sistema nervioso, tanto si se
originan en él como si éste se ve afectado por la metástasis de un cáncer en otra parte del
organismo. Dentro de estos tumores podemos encontrar astrocitomas, glioblastomas,
gliomas, meningiomas o meduloblastomas, entre otros.

Los daños son causados tanto por la proliferación celular como por la ruptura de conexiones
sinápticas o la compresión de las neuronas contra otras estructuras.
3. Síndrome de enclaustramiento

Este extraño síndrome tiene su origen en lesiones del tronco del encéfalo o bien en las
conexiones nerviosas. El sujeto está consciente pero no puede comunicarse ni moverse debido
a la falta de conexión nerviosa entre cerebro y otras partes del cuerpo.

4. Esclerosis múltiple

Los trastornos desmilinizantes son un conjunto de trastornos en los que los axones de las
neuronas van perdiendo de manera progresiva la sustancia llamada mielina, de gran
importancia a la hora de trasladar los impulsos bioeléctricos a través del sistema nervioso.

Esto causa que el organismo pierda poco a poco la facultad de enviar mensajes de manera
eficiente al organismo, produciendo síntomas como tensión muscular, debilidad, dolor y
alteraciones perceptivas.

 Quizás te interese: "Esclerosis múltiple: tipos, síntomas y posibles causas"

5. Esclerosis lateral amiotrófica

En esta enfermedad se produce un progresivo deterioro de las células motoras del sistema
nervioso, muriendo estas poco a poco. Así, con el paso del tiempo los músculos dejan de
recibir impulsos nerviosos y terminan por atrofiarse. Ello impide el movimiento voluntario.

Asimismo, según el trastorno avanza puede llegar a afectar finalmente a los músculos
cardíacos y respiratorios y producir la muerte.

6. Neuropatías diabéticas y otros trastornos metabólicos

La presencia de trastornos metabólicos como la diabetes mellitus puede provocar graves


daños en los nervios y neuronas de todo el organismo. Las fibras nerviosas se van dañando,
además de que los vasos sanguíneos no pueden dirigir correctamente el flujo debido a la
incorrecta metabolización de la glucosa.

En el caso de la diabetes, estos problemas son especialmente visibles en las extremidades,


sobretodo en las inferiores. También puede afectar a órganos como los ojos o incluso el
corazón.

7. Infecciones

Las enfermedades infecciosas pueden afectar en gran medida al conjunto de neuronas y


estructuras que configuran el sistema nervioso. El VIH y la sífilis no tratada pueden alterar y
dañar las neuronas. También el virus del herpes simple, los citomegalovirus y la rabia. Es
frecuente que se produzca encefalitis, meningitis, inmunodeficiencia que facilita la acción de
otros virus y necrosis y muerte neuronal.

8. Demencias

Este tipo de enfermedades del sistema nervioso, especialmente localizables en el cerebro, se


caracterizan por una progresiva degradación y pérdida de las neuronas y su funcionamiento
habitual que provoca la pérdida de diferentes habilidades cognitivas y motoras.

Alzheimer, Parkinson o corea de Huntington son enfermedades que conllevan o pueden


conllevar (no todas las personas con Parkinson llegan a desarrollar una demencia como tal, por
ejemplo) el deterioro progresivo de las fibras nerviosas.
 Artículo relacionado: "Tipos de demencias: formas de pérdida de cognición"

9. Mononeuropatías

Lesión en un nervio periférico por diversos mecanismos, como la compresión continuada, la


presencia de infecciones o hemorragias o seccionamientos.

10. Polineuropatías

Proceso inflamatorio de varios nervios o tractos nerviosos que generan diversidad de


síntomas como hormigueos o pérdida de control y de la sensibilidad, atrofia muscular,
debilidad, diarrea, trastorno de la erección o alteraciones cardiorrespiratorias, entre otras..

11. Traumatismos y seccionamientos

Si bien no se trata de enfermedades per se, la presencia de golpes y lesiones puede provocar
que los nervios y neuronas presentes en diferentes puntos del organismo queden dañados e
incapaces de realizar sus funciones de manera habitual.

Se puede perder la percepción o el control de grupos musculares o incluso de órganos


relevantes. Dependiendo del tipo de lesión puede incluso provocar un paro cardíaco y la
muerte.

12. Síndrome de Guillain-Barré y otras enfermedades autoinmunes

Algunas enfermedades de tipo autoinmune, como el síndrome de Guillain-Barré, pueden


provocar que nuestro sistema inmunológico ataque a los nervios del sistema nervioso, cosa
que los daña y dificulta o imposibilita la transmisión de señales nerviosas.

13. Disreflexia autonómica

Enfermedad producida por la lesión de la médula espinal y que una hiperactivación del sistema
nervioso autónomo, además de un espectacular y peligroso aumento de la tensión
arterial debido a la dificultad de regulación de la presión sanguínea en las zonas no inervadas,
por debajo de la lesión medular.

14. Monoplejia, hemiplejia y tetraplejia

El seccionamiento o daño de las fibras nerviosas del sistema nervioso puede causar la parálisis
de partes del cuerpo específicas. Esta parálisis puede darse en un punto concreto del cuerpo
(monoplejia), en uno de los lados del cuerpo (hemiplejia) o incluso en el conjunto de
extremidades (tetraplejia), imposibilitando el movimiento e incluso la percepción táctil de
estas zonas.

15. Neuralgias

Las neuralgias son un grupo de enfermedades y trastornos del sistema nervioso que se
caracterizan por la presencia de dolor derivado de una mal funcionamiento, pinzamiento o
alteración de las vías nerviosas vinculadas a la percepción del dolor.