You are on page 1of 3

El almacenaje es la función empresarial encargada de gestionar las ubicaciones

en las que hay que depositar el producto con la finalidad de asegurar la


continuidad de la cadena logística.

El producto identifica cualquier bien que forme parte de los procesos


productivos de la empresa y que, de forma generalizada, se conoce
por stock, ya sea de materia prima, de producto semiterminado o de producto
terminado, en el caso de una empresa industrial o de mercancía, o en el caso
de una empresa de distribución. Esas ubicaciones reciben el nombre de
almacenes y son edificaciones especialmente diseñadas para recibir, custodiar,
manipular y expedir los productos que componen el stock de una empresa. Por
tanto, se puede decir que el almacén es el continente del contenido que
representa el stock.

El almacenaje es uno de los servicios logísticos más importantes en


la cadena de suministro de una empresa, ya que además de albergar
los productos en un espacio físico, se realizan actividades de control,
disponibilidad y requerimiento de los productos, así como el traslado
de los mismos a los puntos de consumo o producción.

El almacenaje incluye:
1. Recepción de productos. Se comprueba y registra el estado de
los productos entrantes, así como la cantidad, calidad y otras
características, de acuerdo a los requerimientos del cliente.
2. Almacenamiento. Consiste en guardar los productos de tal
manera que su acceso sea fácil.
3. Conservación y mantenimiento. Los productos deberán
conservarse en perfecto estado durante su almacenaje, aplicando
las normas de seguridad, salud y otros requerimientos vigentes.
4. Administración de inventarios. Consiste en llevar un registro de
las mercancías para mantener informado al cliente acerca de sus
productos y la cantidad que mantiene en el almacén
5. Transporte. Una vez que se levanta el pedido del producto, se
embala y envía según sus características y destino.

ALMACENAJE.-
Entre los elementos que forman la estructura del sistema logístico, en las empresas
industriales o comerciales, el almacén es una de las funciones que actúa en las dos etapas
del flujo de materiales, el abastecimiento y la distribución física, constituyendo una de las
actividades importantes para el funcionamiento de la empresa.
El almacén es una unidad de servicio en la estructura orgánica y
funcional de una empresa comercial o industrial con objetivos bien
definidos de resguardo, custodia, control y abastecimiento de materiales
y productos.
El almacén es responsable de guardar los materiales, conservándolos en condiciones optimas
para su utilización. Existen almacenes de materias primas, artículos en proceso y productos
terminados; así como almacenes externos ubicados en otras áreas, incluyendo también los
almacenes de las empresas distribuidoras.
Se consideran como elemento del sistema logístico a todos los tipos de almacenes, siendo el
almacen un elemento que actúa en las dos etapas del flujo de materiales, desde su origen o
fuente (Abastecimiento), hasta la entrega del ultimo usuario (Distribución), constituyendo una
de las actividades importantes para el funcionamiento de la empresa.
La organización del almacén debe ser armonizada con el sector productivo y comercial ,
adecuándose a sus respectivas exigencias, especialmente con ventas.
5.1.- Almacenamiento, embalaje y manejo de los materiales.-
El almacenamiento incluye todas las actividades necesarias para guardar
y mantener los productos desde que son fabricados o adquiridos hasta
que son vendidos. Es necesario para regular y compensar la oferta y la demanda. Implica
la adecuación entre cantidades compradas y vendidas.
Las decisiones sobre almacenamiento afectan a la determinación del número, localización,
tipo y características de los almacenes (propios o arrendados) para atender la demanda del
mercado.
El número, localización y tamaño de los almacenes estarán en función del servicio al cliente
prestado y de las economías de escala. Un número reducido de almacenes de gran dimensión
proporcionará dimensiones en los costos, pero ofrecerá una menor operativilidad y flexibilidad.
Por el contrario, un número elevado de pequeños almacenes, si bien permitirá una mayor
proximidad al cliente y un servicio más ágil y flexible, dará lugar a costos de almacenajes
superiores.
El manejo de los materiales incluye la determinación de los
procedimientos a seguir y medios materiales y humanos a utilizar para el
movimiento de los productos.
El embalaje es necesario para proteger el producto, para impedir roturas,
mermas, deterioros, etc. Las decisiones sobre embalaje afectan la elección de los sistemas de
protección y conservación y a los materiales a utilizar. El embalaje puede constituir un
elemento promocional del producto.
5.2.Funciones del almacén
La función de almacenaje es compleja y es por ello que debe ser estudiada analíticamente.La
dirección de la empresa tiene que examinar el problema del almacenaje
según dos aspectos esenciales:
1. El que se refiere a su estructuración, lo que se refiere a fijar su
emplazamiento, sus dependencias, e identificar las exigencias de coordinación con los
distintos sectores de la empresa.
2. El que atañe a la organización de su funcionamiento, que se centra en la
fijación de las normas practicas para la marcha del almacén.
La manera de organizar u administrar el departamento de almacenes depende de varios
factores tales como el tamaño y el plano de organización de la empresa, el grado de
descentralización deseado, la variedad de productos fabricados, la flexibilidad relativa de los
equipos y facilidades de manufactura y de la programación de la producción. Sin embargo,
para proporcionar un servicio eficiente, las siguientes funciones son comunes a todo
tipo de almacenes:
o Recepción de Materiales
o Registro de entradas y salidas del Almacén.
o Almacenamiento de materiales.
o Mantenimiento de materiales y de almacén.
o Despacho de materiales.
o Coordinación del almacén con los departamentos de control de inventarios y
contabilidad.