You are on page 1of 9

SALA PLENA

SENTENCIA: 106/2012.

EXP. N°: 62B/2006.

PROCESO: Contencioso Administrativo.

PARTES Compañía Bolivia de Transporte Áereo Privado- AEROSUR C/ Ministro de Servicio


y Obras Públicas.

FECHA: Sucre, diez de abril de dos mil doce.

Pronunciada en el proceso contencioso administrativo seguido por la compañía Boliviana de


Transporte Privado S.A. - AEROSUR representada por Humberto Roca Leigue en contra del
Ministro de Servicios y Obras Públicas impugnado la Resolución Administrativa 006/2005 de 14 de
noviembre de 2005.

VISTOS EN SALA PLENA: La demanda de fojas 162 a 167 vuelta, los antecedentes de emisión
de la resolución impugnada; y,

CONSIDERANDO I: Que en la presente demanda, la compañía Boliviana de Transporte Privado


S.A. - AEROSUR a través del representante legal Humberto Roca Leigue, impugnó la Resolución
Administrativa N0 0006/2005 de 14 de noviembre de 2005, pronunciada por el Ministro de Servicios
y Obras Públicas, señaló que el 25 de mayo de 2005 AEROSUR, solicitó a la Dirección de
Aeronáutica Civil la aprobación de la modificación de sus itinerarios a partir del 7 de junio de 2005,
incluyendo al aeropuerto el Trompillo de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra en sus rutas La Paz -
Cochabamba, aprobación que fue otorgada y registrada con autorización NºDGAC/ITI/018/05, les
fue comunicada mediante nota firmada por el Director General de Aeronáutica Civil DGAC-E2-
1253DTA-397/TTA-145/05 de 2 de junio de 2005, con lo cual las aeronaves de AEROSUR
comenzaron a operar a partir del 6 de junio de 2005.

Que el Alcalde Municipal de Santa Cruz de la Sierra, presentó recurso de revocatoria arguyendo
que se hubiera desconocido la competencia que señala la Ley de Municipalidades, especialmente
en sus artículos 6, 8. II num. 4) y art. 9. I que señalan: "que son competencias del gobierno
municipal los actos administrativos aprobados por las instancias públicas que tengan autorización
expresa para ello y que generen una relación en la que la municipalidad sea sujeto, objeto o
agente. El o los gobiernos municipales involucrados deberán ser notificados de manera expresa
para la validez del acto". Dicho recurso fue rechazado mediante Resolución de 8 de agosto de
2005.

Con los mismos fundamentos interpuso recurso jerárquico, haciendo notar que el recurso referido
no se interpone en contra de la nota DGAC-E2-1253DTA-397/TTA-145/05 de 2 de junio de 2005.
En conocimiento del indicado recurso, el Ministro de Obras Públicas revocó totalmente la
resolución de revocatoria y la nota DGAC-E2- 1253DTA-397/TTA-145/05 de 2 de junio de 2005.

Fundamentó su demanda señalando que la autoridad de dicha cartera de Estado, al dictar la


Resolución Jerárquica Nº 006/2005 de 14 de noviembre de 2005, concedió más de lo pedido al
revocar la nota DGAC-E2-1253DTA-397/TTA-145/05 de 2 de junio de 2005, pues dicha nota no
formaba parte de lo solicitado por el Alcalde Municipal de Santa Cruz de la Sierra. Por otro lado, en
el sexto considerando del auto jerárquico, declara que la Alcaldía Municipal de Santa Cruz de la
Sierra sería sujeto del acto administrativo impugnado, de esta forma, se otorgó más de lo pedido,
motivo por el cual, la autoridad demandada adecuó sus actos a las causales de nulidad previstas
en los incisos d) y e) del parágrafo I del artículo 35 de la Ley de Procedimiento Administrativo, y el
inciso 4 del artículo 254 del Código de Procedimiento Civil.

En el párrafo séptimo del segundo considerando de la resolución impugnada, el Ministro afirmó que
el aeropuerto el Trompillo es un aeródromo de irregular funcionamiento, es decir efectúa una
calificación del mismo, usurpando funciones que confieren los artículos 21 y 22 de la Ley de
Aeronáutica Civil. Al efecto y desvirtuando lo afirmado por el Ministro, la autoridad aeronáutica, con
plena competencia mediante los documentos que adjunta, certificó que el aeropuerto El Trompillo
es operable sin restricciones. En consecuencia, el Ministro ha incurrido en la nulidad prevista por el
artículo 31 de la Constitución Política del Estado y los incisos a) y d) del parágrafo I del artículo 35
de la Ley de Procedimiento Administrativo.

Por otra parte el quinto párrafo del segundo considerando del Auto Jerárquico, declaró que
conforme al parágrafo II) numeral 49 del artículo 8 de la Ley de Municipalidades, el Municipio de
Santa Cruz de la Sierra, tiene la facultad y por ende el interés directo de conocer las diferentes
disposiciones que emita cualquier entidad estatal a favor del sector privado, en el caso de
AEROSUR S.A. y se habla del espacio geográfico en el que tiene jurisdicción, afirmación que
contradice lo dispuesto en los artículos 1 y 21 de la Ley de Aeronáutica Civil, que establecen que el
espacio aéreo y los aeropuertos públicos son del dominio del Estado; es decir, que es de
jurisdicción nacional y no de competencia ni jurisdicción de las Alcaldías que son administradoras
locales.

En el octavo párrafo del segundo considerando del auto jerárquico, se declaró que por fotocopias
de publicaciones se pueden establecer que el vuelo de las aeronaves en el aeropuerto El
Trompillo, causa un sinfín de perjuicios a personas, bienes y contaminación auditiva, declaración
tendenciosa que carece de sentido porque las aeronaves de AEROSUR S.A., tienen supresores de
sonido, considerando asimismo, que la Dirección General de Aeronáutica Civil y AASANA en
cumplimiento del artículo 24 de la Ley de Aeronáutica Civil, verificaron que no existe ningún peligro
antes de emitir sus informes 1, 2 y 8 de los documentos adjuntos, que indican que el Aeropuerto el
Trompillo es operable sin restricciones, además se debe tener presente que el aeropuerto antes y
después de la concesión del permiso de operación a AEROSUR S.A., ha operado de manera
permanente con otras aeronaves, inclusive las de la Fuerza Aérea, contra cuyos permisos de
operación el señor Alcalde Municipal de Santa Cruz de la Sierra no tiene interpuesto recurso
alguno, lo cual demuestra la animadversión en contra de AEROSUR S.A., sus representantes o
accionistas.

En el décimo párrafo del segundo considerando del auto jerárquico, se declaró que todo
pensamiento y posición intelectual debe ser considerado como fuente del derecho en el proceso
administrativo, lo cual constituye otra ilegalidad, siendo que por mandato expreso del artículo 29 de
la Ley de Procedimiento Administrativo, los actos administrativos se emitirán por el órgano
administrativo competente ajustando su contenido al ordenamiento jurídico y no a pretendidos
pensamientos y posiciones intelectuales.

Por último señaló que en la Resolución de 24 de noviembre de 2005, el Ministro declaró


improcedente la solicitud de explicación y complementación presentada, negándose así a explicar
los aspectos oscuros y suplir las omisiones de su ilegal resolución.

Por lo expuesto pidió se declare probada la demanda, y se deje sin efecto el Auto Jerárquico
N0 006/2005 de fecha 14 de noviembre de 2005, así como la Resolución de 24 de noviembre de
2005, y se mantenga en todas sus partes la autorización de la Dirección General de Aeronáutica
Civil DGAC/lll/01 8/05 y la nota N0 DGAC-E2-1253DTA-397/TTA-145/05 de 2 de junio de 2005, sea
con pago de costas procesales.
CONSIDERANDO II: Que pese a su legal citación que cursa a fojas 185, el Ministro de Servicios y
Obras Públicas, no se apersonó al proceso, habiendo sido declarado rebelde mediante proveído de
fojas 192 que fue notificado mediante provisión citatoria que cursa a fojas 209.

CONSIDERANDO III: Que por la naturaleza del proceso contencioso-administrativo que reviste las
características de juicio de puro derecho cuyo objeto es conceder o negar la tutela solicitada por el
demandante, y teniéndose presente que el trámite en la fase administrativa se agotó en todas sus
instancias con la resolución del recurso jerárquico, corresponde al Supremo Tribunal analizar si
fueron aplicadas correctamente las disposiciones legales con relación a los hechos expuestos por
la parte demandante, y realizar el control judicial de legalidad sobre los actos ejercidos por el
Ministerio de Servicios y Obras Públicas.

CONSIDERANDO IV: La demanda se sustenta en los siguientes puntos: a) no se consideró que


independientemente de la jurisdicción que ejerce el Gobierno Municipal de Santa Cruz de la Sierra
sobre su espacio geográfico, el espacio aéreo es de jurisdicción nacional y que su regulación es
competencia de la Dirección General de Aeronáutica Civil. b) El Ministro en su resolución concedió
más de lo pedido.

Para resolver la problemática planteada, corresponde en primer término, establecer cómo la ley
fundamental que rige y organiza al Estado boliviano y como las leyes asignan a la Dirección
General de Aeronáutica Civil y a los Municipios las competencias vinculadas con la problemática
planteada. En este cometido, se tiene lo siguiente:

1. La Constitución Política del Estado (CPE), en su artículo 298, numeral 14 señala que es
competencia privativa del nivel central del Estado: "el control del espacio y tránsito aéreo en todo el
territorio nacional", disposición que responde a las normas constitucionales contenidas en los
artículos 348-1 y 349-1, que determinan que el aire es un recurso natural y que corresponde al
Estado reconocer, respetar y otorgar derechos sobre los mismos.

El artículo 297 numeral 2 (CPE), establece que las competencias definidas en la constitución son:
1. Privativas, aquellas cuya legislación, reglamentación y ejecución no se transfiere ni delega, y
están reservadas para el nivel central del Estado. 2. Exclusivas, aquellas en las que un nivel de
gobierno tiene sobre una determinada materia las facultades legislativa, reglamentaria, y ejecutiva,
pudiendo transferir y delegar estas dos últimas. 3. Concurrentes, aquellas en las que la legislación
corresponde al nivel central del Estado y los otros niveles ejercen simultáneamente las facultades
reglamentaria y ejecutiva. 4. Compartidas, aquellas sujetas a una legislación básica de la
Asamblea Legislativa Plurinacional cuya legislación de desarrollo corresponde a las entidades
territoriales autónomas, de acuerdo a su característica y naturaleza. La reglamentación y ejecución
corresponderá a las entidades territoriales autónomas.
SALA PLENA

SENTENCIA: 87/2012.

EXP. N°: 57/2006.

PROCESO: Contencioso Administrativo.

PARTES Industria y Comercio Norte S.A. c/ Superintendencia Gerencia del SIRESE.

FECHA: Sucre, veintisiete de marzo de dos mil doce.

Pronunciada en el proceso contencioso administrativo seguido por Álvaro Mauricio Cassab


Ontiveros en representación de la Industrial y Comercial Norte S.A. "I.C. NORTE S.A." contra el
Superintendente General del Sistema de Regulación Sectorial (SIRESE).

VISTOS EN SALA PLENA: La demanda contencioso administrativa presentada por la "I.C. NORTE
S.A." cursante a fs. 66 a 84, contra la Resolución Administrativa Nº 988 de 12 de enero de 2006,
dictada por el Superintendente General del Sistema de Regulación Sectorial SIRESE, lo actuado en
el proceso, y

CONSIDERANDO I:Por memorial cursante de fs. 66 a 84, "I.C. NORTE S.A." representada por Álvaro
Mauricio Cassab Ontiveros, haciendo una relación de los antecedentes y los trámites llevados a
cabo ante la Superintendencia de Electricidad, indica que el 23 de noviembre de 2001, la parte que
representa denunció el súbito e ilegal cambio de categoría en el consumo de energía eléctrica ante
la Superintendencia de Electricidad (fojas 1 del Anexo I), dirigida contra la Empresa de Luz y Fuerza
Eléctrica Cochabamba S.A. (ELFEC S.A.), por haber incrementado las tarifas en el consumo de
energía eléctrica en un 100%; en la que se pidió se deje sin efecto su recategorización de industrial
a comercial dispuesta por aquella empresa y se les restituya a su categoría, además la ELFEC S.A.
les devuelva los pagos incrementados o excedentarios a consecuencia de la ilegal recategorización
desde el día de la denuncia hasta el momento de restitución de la categoría industrial, más daños,
perjuicios, intereses y demás reconocidos por la ley.

Señala que cuando la ELFEC S.A. les informó de las pretendidas recategorizaciones, la "I.C. NORTE
S.A.", decidió mantenerse en los valores de potencia inicialmente contratados, puesto que la
potencia de suministro energético contratada, sumada al hecho de sus actividades de
industrialización de alimentos, transformación de materia prima con valor agregado, a través de
las unidades de producción, determinan que son categorizados como grandes consumidores de
energía eléctrica; porque además el carácter industrial de la I.C. NORTE está amparado por el
Certificado de Dispensación Nº 030101-13/DRNMA-FA-156 C.D.-016/2000 otorgado por la
Prefectura Departamental de Cochabamba, así como el Ministerio de Trabajo que aprueba su
manual de seguridad industrial y demás documentos emitidos por el Vice Ministerio del ramo.

Indica, que en la solicitud inicial para la instalación de energía eléctrica, dentro de las
generalidades del proyecto presentado, fue visado, conocido y aprobado por la Gerencia Técnica
de la ELFEC S.A., entonces se conocía, reconocía y aceptaba sus requerimientos de potencia
energética y de tensión y que fueron plasmados en la suscripción del contrato de suministro de
energía eléctrica entre la I.C. NORTE S.A. y la ELFEC S.A., firmado bajo el Nº de cuenta 01-777-360-
00 y otro con Nº 01-777-437-00, catalogados en la categoría IN21/GDMT Industrial 2 Trans/CLTE.,
para uso de energía en procesos industriales y el suministro en corriente alterna trifásica con un
nivel de tensión de 380 V. que general y normalmente es dado a los procesos industriales;
contrato que fue estipulado al amparo de la DINE 022/95 de 4 de mayo de 1995, el mismo que no
puede ser dejado sin efecto por las Resoluciones SSDE183/199 y 162/2001, que al ser ley entre las
partes y que no pueden de un lado para beneficiarse con el grosero incremento del costo de
suministro de electricidad en alrededor del 100%, contrato que sólo puede ser disuelto por
acuerdo mutuo o por sentencia judicial ejecutoriada, por lo que la administración que regula el
Sector Eléctrico, a título de ente regulador, no puede suplir la jurisdicción de los jueces ordinarios
ni los actos de autoridades que por mandato del artículo 141 de la Constitución Política del Estado,
reconocen como el Registro de Comercio encomendado a FUNDEMPRESA que regulan la industria
y el comercio. Por ello la ELFEC S.A. amparado en las Resoluciones SSDE183/199 y 162/2001
violando el contrato suscrito, ha determinado un súbito cambio de categoría, originando un
incremento en el costo de la energía eléctrica, violando normativa constitucional, civil, comercial y
eléctrica, y que a título de "errores dice que encontrados" en el contrato de suministro, no se
puede aplicar dichas resoluciones, puesto que la que rige y bajo la cual se suscribió el contrato es
la DINE 0022/95 de 4 de mayo de 1995.

La Resolución SSDE Nº 162/2001 de 31 de octubre de 2001, permite a la ELFEC S.A., recategorizar


a su representada aduciendo que sus procesos industriales, ahora no son tales por la
nomenclatura de la clasificación internacional de las actividades industriales de las Naciones
Unidas, y que en todo caso no resulta relevante la discusión respecto a la clasificación nueva de
sus actividades porque de lo que se trata es de respetar el contrato de suministro, tomando en
cuenta que la I.C. NORTE S.A. no es un restaurante, ni obedece a una pequeña actividad artesanal,
tampoco es una tienda o comercio común y corriente, siendo en todo caso una de las industrias
más grandes de Cochabamba.

Señala que por Sentencia Constitucional Nº 086/2002 de 8 de octubre de 2002 la Resolución


Administrativa SSDE 162/2001 fue declarada constitucional a pesar de no cumplir con las
condiciones esenciales previstas por el artículo 59 de la Ley del Tribunal Constitucional, y que por
tanto al ser un acto de la administración, es impugnable por medio del contencioso administrativo,
dado que la constitucionalidad declarada, no ha juzgado el conflicto suscitado entre el interés
particular y el de la Superintendencia del Sector y obviamente el de ELFEC S.A.

Por otra parte, señala que la Resolución Administrativa Nº 183/99 de 1º de noviembre de 1999
que aprobó los estudios tarifarios de la Empresa Quantum para ELFEC S.A., sobre los que a su vez
se basa la Resolución SSDE 162/2001, constituye un acto administrativo y no una norma jurídica de
alcance general y que como tal, debió estar enmarcada en los artículos 48, 49, 51, 54 y conexos de
la Ley de Electricidad, que de ninguna manera pueden ser derogados, burlados, ni sobrepasados
por Superintendencia del sector a título de reglamentar la Ley de Electricidad, que no permite
violar los contratos de suministro anteriores a ella, ni que se recategorice a los consumidores que
ya estipularon sus categorías de suministro, siendo totalmente ilegal y no puede regir el suministro
de energía eléctrica por sobre lo estipulado y establecido en la DINE 0022/95 de 4 de mayo de
1995.

Posteriormente, realiza una extensa relación acerca del cumplimiento de las normas
constitucionales y legales, el principio de jerarquía normativa, la libertad contractual, la aplicación
del contrato y su consideración como ley entre las partes suscribientes; la consideración del
sistema regulatorio y su funcionamiento como autarquía; y, los actos reglados y discrecionales de
la administración.

Concluye la demanda, pidiendo declarar PROBADA la demanda contencioso administrativa y dejar


sin efecto: la Resolución Administrativa Nº 998 de 12 de enero de 2006, y en consecuencia, la
SSDE Nº 076/2005, el auto de 9 de mayo de 2002, así como las SSDE Nº 162/2001 de 31 de
octubre de 2001 y la SSDE Nº 183/99 de 1º de noviembre de 1999, disponiendo se restituya la
categoría en la que se encontraba, en base a la Resolución DINE Nº 022/95 de 4 de mayo de 1995,
así como devolución de pagos con excedente por cambio de categoría, más daños y perjuicios.

CONSIDERANDO II:Admitida la demanda, fue corrida en traslado al demandado, quien dentro de


plazo, la responde mediante memorial de fs. 119 a 121, indicando que el demandante no ha
podido desvirtuar los sólidos argumentos contenidos en la Resolución Administrativa Nº 998 de 12
de enero de 2006.

Manifiesta que la Resolución Administrativa SSDE Nº 162/2001 aprobó la "Norma para la


Aplicación de Tarifas de Distribución", con vigencia a partir de la facturación de noviembre de
2001, señalándose en el numeral 7.3 que se establecen categorías de transición, donde
precisamente se incluye a la ELFEC S.A., por lo que a partir del mes de noviembre de 2001, todas
las distribuidoras se encontraban inexcusablemente obligadas a cumplir la Resolución Nº
162/2001, habiendo la I.C. NORTE S.A. promovido recurso indirecto o incidental de
inconstitucionalidad contra dicha resolución, y el Tribunal Constitucional mediante Sentencia
Constitucional 86/2002 de 8 de octubre de 2002 declaro infundado el recurso y por consiguiente
constitucional la Resolución SSDE Nº 162/2001 dictada por la Superintendencia de Electricidad.

Sostiene que el artículo 519 del Código Civil es inoponible a un mandato que surge del ejercicio de
una potestad administrativa que persigue, a diferencia del interés circunstancial de los
contratantes, una motivación de rango superior y trascendente cual es la prestación de un servicio
público y que en el caso de autos, el límite impuesto por ley es la atribución de regular la
aplicación de las tarifas de distribución que tiene el Superintendente de Electricidad, por lo que en
atribución de ese ejercicio legal dictó la Resolución SSDE Nº 162/2001 de 31 de octubre de 2001
para su aplicación y cumplimiento por parte de los distribuidores a sus consumidores, la misma
que establece categorías específicas para los diferentes tipos de consumidores, aplicando los
criterios técnicos de la Clasificación Industrial Internacional Uniforme de las Naciones Unidas (CIIU-
Revisión 3).

La ELFEC S.A. a momento de la suscripción del contrato de suministro, realizó una clasificación
incorrecta de la I.C. NORTE. S.A., y es en ese sentido que se corrige el error, atendiendo los
criterios establecidos en la Resolución SSDE Nº 162/2001 que establece en su punto 7.3 entre
otros: "Categoría General comprende a todas las categorías incluidas desde la E hasta Q de la
Clasificación Industrial Internacional Uniforme de las Naciones Unidas"; y Categoría Industrial, la
clasificación de un consumidor en esta categoría se basará en la definición de las Naciones Unidas
dispuesta en la Clasificación Industrial Internacional Uniforme de las Naciones Unidas -CIIU de la
categoría D "Industrias Manufactureras", que dice: Se entiende por industria manufacturera la
transformación física y química de materiales y componentes en productos nuevos, ya sea que el
trabajo se efectúe con máquinas o a mano, en la fábrica o en el domicilio, o que los productos se
vendan al por mayor o al por menor", motivo por el cual la I.C. NORTE S. A. no puede continuar
erróneamente en la categoría industrial, puesto que por una parte realiza actividad industrial y por
otra actividad comercial, las mismas que deben ser facturadas en la categoría industrial y general,
respectivamente; y que mantener que la I.C. NORTE se encuentra en una categoría que no le
corresponde en su integridad, implicaría vulnerar el principio de neutralidad, (art. 3. f) de la Ley de
Electricidad), así como la vulneración de disposiciones legales y declaradas expresamente
constitucionales en la Resolución SSDE Nº 162/2001.

Sostiene que la Clasificación Industrial Internacional Uniforme de las Naciones Unidas (CIIU) es un
documento completo que no solo determina tablas de categorías según las actividades que realiza
una industria, y que tiene por finalidad establecer una clasificación uniforme de las actividades
económicas productivas, además que la CIIU se diferencia de otras clasificaciones puesto que es
una clasificación por clases de actividad económica, y no una clasificación de bienes y servicios,
por lo que la actividad que realiza la demandante no puede permanecer erróneamente en su
integridad en la categoría industrial, error que si bien cometió la ELFEC S.A. no implica que deberá
mantenerse indefinidamente, sino que debe corregirse como en el presente caso mediante los
actos administrativos Auto de 9 de mayo de 2002 y Resolución SSDE Nº 168/2005 de 15 de
septiembre de 2005, que aplican en debida forma la clasificación establecida en la Resolución
SSDE Nº 162/2001, en aplicación de los principios universales de la Clasificación Industrial
Internacional Uniforme de las Naciones Unidas (CIIU).

Manifiesta que habiendo el Tribunal Constitucional establecido que el ente regulador ha adoptado
a través de la Resolución SSDE Nº 162/2001, instrumentos de carácter internacional que tiene
fuerza de ley en el territorio nacional, resulta un despropósito que la demandante pretenda
mantenerse al margen de dichas disposiciones legales, sujetándose a un contrato que no puede
estar por encima de normas de carácter supranacional y que fueron debidamente aplicadas por la
Superintendencia.

Concluye solicitando se declare improbada la demanda, con costas, al no haberse desvirtuado la


Resolución Administrativa Nº 998 de 12 de enero de 2006.

CONSIDERANDO III:El procedimiento contencioso administrativo, constituye una garantía formal a


favor del administrado, que le asegura el ejercicio del poder de reacción frente a los actos
perjudiciales de la Administración a sus derechos subjetivos e intereses legítimos, permitiéndole
conseguir la extinción, modificación o reforma de los actos administrativos lesivos.

Los mecanismos de control mediante el ejercicio de la potestad revocatoria, deben generarse


cuando el administrado los activa a través del procedimiento administrativo; es decir, mediante
una serie de actos orientados a realizar el control de legitimidad, oportunidad, mérito o
conveniencia.

De acuerdo al art. 778 del Código de Procedimiento Civil (CPC), el proceso contencioso
administrativo procede en los casos en que hubiere oposición entre el interés privado y público y
cuando la persona que creyere perjudicado su derecho privado, hubiere ocurrido previamente
ante el Poder Ejecutivo reclamando expresamente el acto administrativo, y agotados ante ese
Poder todos los recursos de revisión, modificación o revocatoria de la resolución; entendiéndose
que tales recursos deben tramitarse con total respeto a los mandatos constitucionales y legales
que tutelan el debido proceso.
El Sistema Regulatorio fue introducido a partir de la Ley N° 1600, que establece las diversas
atribuciones de los Superintendentes Sectoriales, entre las cuales se tienen las de cumplir y hacer
cumplir su Ley, las normas legales sectoriales y sus reglamentos, asegurando la correcta aplicación
de sus principios, políticas y objetivos; vigilar la correcta prestación de servicios por parte de las
empresas y entidades bajo su jurisdicción reguladora y el cumplimiento de sus obligaciones
contractuales, estando finalmente facultadas para realizar los actos que sean necesarios para el
cumplimiento de sus responsabilidades. De manera concordante y complementaria, la Ley N° 1604
de Electricidad, le asigna la función de proteger los derechos de los consumidores o usuarios.

CONSIDERANDO IV:De la revisión de los antecedentes y actuaciones procesales, se evidencia:

La denuncia de fs. 2 del Anexo I, presentada por la empresa I.C. Norte S.A., fue resuelta por Auto
de 9 de mayo de 2002 (fojas 556 a 565 del Anexo II), desestimando la reclamación presentada por
el Hipermercado I.C. NORTE S.A., por la recategorización realizada por la ELFEC S.A. en el mes de
noviembre de 2001. Contra dicho auto, el denunciante interpone recurso de revocatoria cursante
de fojas 594 a 610 y vuelta del Anexo II, oponiendo al mismo tiempo, en el Otrosí del mismo
memorial, Recurso Indirecto o Incidental de Inconstitucionalidad, el cual es rechazado por la
Superintendencia de Electricidad, por Auto de 18 de junio de 2002 que corre de fojas 639 a 648,
ordenando que los actuados se eleven al Tribunal Constitucional.

La I.C. Norte S.A. opuso recurso jerárquico (fojas 667 a 675 y vuelta del Anexo II), en el que alega
silencio administrativo por no haberse pronunciado el Superintendente de Electricidad sobre el
recurso de revocatoria en el plazo de 10 días; recurso que es rechazado por el Superintendente
General del SIRESE con Resolución de 26 de junio de 2002, a fojas 694- 681 del Anexo II, en el
entendido que no operó el silencio administrativo negativo, porque el plazo para dictar resolución
estaba en suspenso por la interposición del recurso incidental o indirecto de inconstitucionalidad,
hasta que el Tribunal Constitucional se pronuncie, como manda el artículo 63 de la Ley N° 1836 y,
además, porque en caso que no se hubiere interpuesto el recurso incidental, el plazo de treinta
días previsto por el artículo 57 del Decreto Supremo N° 24505 se encontraba en vigencia. De fojas
714 a 721 (del Anexo II) cursa la Sentencia Constitucional N° 86/2002 de 8 de octubre de 2002, que
declara INFUNDADO el recurso indirecto o incidental de inconstitucionalidad.

Con el decreto de fojas 722 (del Anexo II), el Superintendente de Electricidad, en conocimiento de
la Sentencia Constitucional N° 86/2002 de 8 de octubre de 2002, dispone la ampliación de plazo en
veinte días hábiles, para resolver el Recurso de Revocatoria interpuesto por la I.C. NORTE S.A.,
plazo dentro del cual el Superintendente de Electricidad pronuncia la Resolución SSDE N°
216/2002 de 8 de noviembre de 2002, cursante de fs. 737 a 748 del Anexo II, que ratifica en todos
sus términos el auto de 9 de mayo de 2002, denegando el recurso de revocatoria.

Ante dicha decisión denegatoria, la I.C. Norte S.A., interpuso recurso jerárquico, el mismo que fue
resuelto por Resolución Administrativa N° 572 de 20 de marzo de 2003 (fojas 828 a 836 del Anexo
III), desestimando el recurso jerárquico por haber sido interpuesto fuera del plazo previsto por el
artículo 59. I del Decreto Supremo Nº 24505, resolución contra la que se presento ante la Corte
Suprema de Justicia de la Nación, demanda contencioso administrativa que fue resuelta por
Sentencia Nº 067/2005 de 13 de mayo de 2005 (fojas 853 a 856 vta.), anulando la Resolución
Administrativa N° 572 de 20 de marzo de 2003, así como la Resolución SSDE N° 216/2002 de 8 de
noviembre de 2002, disponiendo que la Superintendencia de Electricidad, antes de emitir
resolución que resuelva el recurso de revocatoria contra el auto de 9 de mayo de 2002, de
cumplimiento a lo previsto por el artículo 13. I del Decreto Supremo Nº 24505.

La Superintendencia de Electricidad, en cumplimiento de la Sentencia Nº 067/2005 de 13 de mayo


de 2005, emitió la Resolución SSDE Nº 168/2005 de 15 de septiembre de 2005 (fojas 924 a 941 del
Anexo II) ratificando en todos sus términos el Auto de 9 de mayo de 2002, denegando el recurso
de revocatoria.

Contra dicha resolución, la I.C. NORTE S.A., interpuso recurso jerárquico, que fue resuelto
mediante Resolución Administrativa Nº 988 de 12 de enero de 2006 (fojas 957 a 964 del anexo II)
emitida por la Superintendencia a.i. del SIRESE, confirmando la Resolución SSDE Nº 168/2005 de
15 de septiembre de 2005 y en su mérito el Auto de 9 de mayo de 2002, dictados por el
Superintendente de Electricidad.

CONSIDERANDO V:Del análisis y compulsa de lo anteriormente señalado, en relación con los datos
procesales y la Resolución Administrativa impugnada, se establece lo siguiente:

Que para la resolución de la presente causa, es necesario efectuar las siguientes consideraciones:
El Derecho Administrativo es la rama del Derecho, cuyo estudio está dirigido a desarrollar la
estructura, funcionamiento y control de la actividad administrativa (pública); regular las relaciones
del Estado con los particulares, y lograr por este medio la satisfacción de las necesidades públicas,
a través de la prestación de servicios públicos.