You are on page 1of 2

Este diciembre muchos hemos sido los que acudimos a comprar la última

reedición de El conde de Montecristo, sobre todo porque se trata de una
edición corregida y puesta al día, algo de lo que, de este título completo,
estábamos escasos. Por eso, hoy traigo a mi estantería virtual, El conde de
Montecristo.

Conocemos a Edmond Dantès un honrado marinero que está enamorado de la
joven y hermosa Mercedes. Poco sabe que su amigo Ferdinand le va a
traicionar para quedarse con la chica y menos aún que acabará en el castillo de
If, en el que pasará 13 años condenado injustamente. Toda esta pesadilla
cambiará al antes joven Edmond.

Poco se puede decir sobre El conde de Montecristo que no se sepa ya.
Empezando por su autoría, que no corresponde solamente a Dumas (padre) ya
que lo escribió junto a Auguste Maquet, que a cambio de un buen pago
accedió a no figurar como coautor. No se trata además en este caso, de uno de
esos bulos sobre escritores y supuestos negros, ya que Maquet colaboraría con
Alejandro Dumas en más títulos. De hecho, este profesor de historia conoce a
Dumas por remitirle una obra para que se la retocase, consiguiendo así un
éxito, que repetiría con otra novela de Maquet transformada. El editor de
ambos, viendo que se vendían mejor las novelas firmadas solo por Dumas,
acordó con Maquet que no apareciera su nombre a cambio de una
considerable cantidad de dinero. Su colaboración fue algo habitual, teniendo
incluso una estructura fija de trabajo, y no fue el único ya que se dice que
Dumas llegó a tener sesenta y tres colaboradores. No en vano, una de esas
anécdotas que proliferan sobre escritores conocidos dice que Dumas padre le
preguntó a su hijo: “¿Has leído mi última novela?”, a lo cual el hijo, como
buen hijo rebelde, le respondió: “Sí, ¿la has leído tú?”.

Volviendo a esta edición, con la traducción de José Ramón Monreal, él mismo
comenta que toma como referencia un texto corregido y que, por lo tanto,
estamos ante una obra que ha sido pulida de inexactitudes que pudiéramos
encontrarnos en otros casos. De este modo se convierte en la tercera edición
corregida en Europa junto a la italiana de Einaudi y la francesa de Laffont.

La novela, de grosor imponente y categoría de clásico imprescindible, es una
historia de aventuras que va más allá entre venganzas, amores y pasiones
hasta convertirse en lo que yo denomino un novelón y habitualmente se
conoce como folletín. De este modo, tenemos entre manos una novela que no
da tregua con momentos estelares como la gestación del conde y otros que nos
sorprenderán por la forma tan actual que tenía el autor de tratar temas que
incluso hoy pueden considerarse escabrosos. Hoy, todo el mundo conoce el
castillo de If, al menos de oídas, exactamente igual que todos sabemos quién

El conde de Montecristo es una de esas novelas cuyo título y grosor puede impresionar al lector hasta que comienza su lectura y descubre una historia bien narrada. las apariencias y el materialismo. He dado a entender. pero el trabajo que hace Dumas en la novela. ya que tiene un momento para cada gusto y criterio consiguiendo así una obra de la que todos vamos a disfrutar. Posiblemente si se hubiera escrito en nuestro siglo. que no se trata de una obra sesuda. divertida y llena de acción. creo y ha sido intencionado. estaría muchas semanas en las listas de best sellers. .es Edmond Dantès. consigue que siga siendo de lectura casi obligada para cualquier lector. pero eso no significa que esté exenta de una crítica social a la superficialidad.