You are on page 1of 1

enjesucristo.

org
Evangelizar • Edificar • Convivir • Multiplicar

El lo Hará Otra Vez


Tiempo de Adoración
Alabad, siervos de Jehová, Alabad el nombre de Jehová.

Sea el nombre de Jehová bendito

Desde ahora y para siempre.

Desde el nacimiento del sol hasta donde se pone,

Sea alabado el nombre de Jehová.

Salmos 113:1-3 (RV 1960).

Punto de Partida
¿Recuerdas algún momento en tu pasado donde te estaba yendo muy bien en algo y luego ya no tuviste la
oportunidad de volver a experimentar un tiempo tan especial como ese después? (una época dorada de tu
juventud, con tu familia, en cierto trabajo, con ciertos amigos que tenías, etc.).

Lectura
Romanos 8:18 (RVR1960) Isaías 43:19 (RVR1960)
18 Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo 19 He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a
presente no son comparables con la gloria venidera luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el
que en nosotros ha de manifestarse.
desierto, y ríos en la soledad.

Para Meditar y Aplicar


Tal vez recuerdas algún momento de tu niñez donde estabas muy feliz en tu vida. Recuerdas con dulzura cuando
vivía ese familiar al cual tanto amabas, o aquel gran trabajo que tanto disfrutabas y que era tan bien remunerado. Esas
épocas cuando no existían problemas graves en tu familia, o cuando recién recibiste a Cristo en tu corazón y parecía que
todo marcharía siempre sobre ruedas sin ninguna dificultad en tu vida cristiana. Sin embargo, sabemos como personas
maduras en El Señor, que la vida cristiana tiene altas y bajas (2 Tim 3:11-12), no todo es perfecto, pero es precisamente en
esos momentos difíciles donde tenemos que tener la confianza de que El Señor está con nosotros y de que Él nos librará de
las tinieblas y de la muerte (Sal 23:4), de cualquier cosa difícil que estemos librando en cierta temporada de nuestras vidas.

Aspectos importantes acerca de sus promesas para nuestras vidas.


Si nos sometemos a Dios, el diablo saldrá huyendo. Cuando el enemigo te quiera desanimar, el mejor antídoto que tienes
para él es tu obediencia y sometimiento a la Palabra de Dios. Esto hará que el enemigo tiemble ya que un hijo de Dios
obediente, es un peligro para el diablo (Stg 4:7, Jos. 1:8-9).
El más interesado en arreglar nuestra vida es precisamente Dios. Debido a que El Señor es nuestro Creador y nuestro
Padre, no hay nadie más interesado en la ecuación de ayudarnos a mejorar nuestra situación y de restaurarnos que Él
mismo. El Señor nunca nos dejará, aún que otros nos fallen (Is.44:2, Sal 27:10).
Dios siempre ha tenido bien claro sus planes para tu vida. Aunque en muchas ocasiones has llegado a dudar de tu
propósito en esta tierra, acerca de los planes de Dios para tu vida, tienes que recordar que El Señor siempre ha tenido
firmes sus planes de bendición para ti y estos no cambian. ¡Se cumplirán! (Jer. 29:11).
La Biblia menciona ejemplos de siervos de Dios que pasaron tiempos muy difíciles. Jonás, Job y Elías, son algunos de
los hombres que aunque lograron grandes hazañas para Dios, también pasaron por tiempos de extrema tristeza y de suma
necesidad, donde aún no le veían sentido a seguir con sus vidas. Aunque tomen lugar este tipo de sentimientos de
desánimo, El Señor puede levantarte y restaurarte. No te sientas mal si has pasado por momentos así, grandes hombres de
Dios también experimentaron cosas similares y El Señor fue Fiel con ellos (Jon 4:3, Job 3:16-19, 1 Reyes 19:4).
Dios siempre tiene cuidado de nosotros y se encarga de que finalmente experimentemos la victoria. Aún que el rey
David experimentó muchos momentos difíciles en su vida, él también experimentó muchas victorias, siempre gozó del
cuidado del Señor en su vida y al final de sus días terminó en victoria, con la bendición del Señor (1 Cr. 29:26-30).
La gracia de Dios es suficiente para acercarte a Él por Cristo Jesús y para cumplir sus promesas para tu vida. No es
por nuestros méritos, pero más bien por la obra redentora de Cristo en la cruz. Es precisamente en tu debilidad, en tu temor,
en tu falta de fe en cierta situación, en tu enfermedad, que Él se puede mostrar fuerte y ayudarte. ¡Él puede hacerlo otra vez!
(Ap. 3:20, 2 Co.12:9).
Visión y Restauración Centro Familiar Cristiano •Blvd. Hidalgo No. 200 Col. San José C.P. 88748 •Reynosa, Tam., México.
•Tel. (899) 296 58 07