You are on page 1of 17

UNIVERSIDAD DE SAN CARLOS DE GUATEMALA

CENTRO UNIVERSITARIO DEL NORTE

CARRERA: TÉCNICO EN PRODUCCIÓN AGRÍCOLA

DOCENTE: ING. AGR. ÁNGEL ARCE CANAHUÍ

AUXILIAR: T.U. NÉSTOR BLADYMIR HERRERA PÉREZ

PRÁCTICA No.2: DETERMINACIÓN DE LA DENSIDAD Y


POROSIDAD DEL SUELO

CURSO: MANEJO DEL AGUA DE RIEGO

MARVIN ESTUARDO RIVEIRO MOLINA 201442902

KARLA AMELY CALEL GÓMEZ 201645382

COBÁN, ALTA VERAPAZ, 26 DE ABRIL DE 2018


2

INTRODUCCIÓN

El suelo como todo cuerpo poroso tiene dos densidades. La densidad real la
cual es la densidad media de sus partículas sólidas y la densidad aparente la cual
toma en cuenta el volumen de los poros.

La porosidad del suelo viene representada por el porcentaje de huecos


existentes en el mismo frente al volumen total.

La porosidad depende de la textura, de la estructura y de la actividad biológica


del suelo. Cuanto más gruesos son los elementos de la textura mayores son los
huecos entre ellos, salvo si las partículas más finas se colocan dentro de esos
huecos o sí los cementos coloidales los obturan. No obstante lo más corriente es
que los suelos con elementos gruesos presenten poros también gruesos y los
suelos limosos y arcillosos, huecos muy numerosos pero de pequeño tamaño. La
materia orgánica contribuye a aumentar sensiblemente la porosidad. Son por tanto
los suelos coloidales los que tienen la mayor porosidad.

La densidad real o densidad de las partículas del suelo son un promedio


ponderado de las densidades de las partículas sólidas del suelo. La densidad
aparente del suelo es un buen indicador de importantes características del suelo,
tales como porosidad, grado de aeración y capacidad de drenaje.

Existen varios métodos para calcular tanto la densidad real como la aparente
en las cuales se pueden mencionar el método del picnómetro, y alguno otro
centrándonos en la siguiente practica en métodos al alcance de todos los
estudiantes mencionando los siguientes métodos: del barreno o cilindro de
volumen conocido, del agujero, del terrón parafinado y por último el de la probeta
graduada; los cuales se describirán en el espacio correspondiente.
3

OBJETIVOS

OBJETIVOS GENERALES

 Analizar muestras de suelos tomadas en un área determinada.


 Poner en práctica los diferentes métodos existentes para las pruebas de
laboratorio en el análisis de las muestras de suelos-

OBJETIVOS ESPECIFICOS:

 Determinar la densidad aparente y real del suelo, asimismo su uso en el


manejo del agua de riego e importancia en la agricultura.
 Distinguir que métodos son apropiados a las condiciones del suelo y el
medio ambiente.
 Poner en práctica las diferentes fórmulas creadas para la solución analítica
de los problemas que se presentan durante la práctica.
4

MARCO TEÓRICO

En el suelo, como en cualquier otro cuerpo físico, la densidad se define como


la masa por unidad de volumen. Ahora bien, dado su carácter poroso, conviene
distinguir entre la densidad de sus componentes sólidos y la del conjunto del suelo,
incluyendo los huecos, por ello nos referiremos a dos tipos de densidad.

Densidad real.

Se designa de esta forma a la densidad de la fase sólida. Es un valor muy


permanente pues la mayor parte de los minerales arcillosos presentan una
densidad que está alrededor de 2.65 gramos por centímetro cúbico. Muy
semejante es la de los minerales más abundantes en las arenas, como cuarzo,
feldespatos, etc... Los carbonatos presentan una densidad algo menor así como
la materia orgánica, que puede llegar a valores de 0.1; por lo que en horizontes
muy orgánicos o carbonatados habría que reconsiderar el valor anterior,
fundamentalmente en los primeros en los que puede calcularse aplicando los
valores citados a los contenidos relativos de fracción mineral y orgánica.

Densidad aparente.

Refleja la masa de una unidad de volumen de suelo seco y no perturbado,


para que incluya tanto a la fase sólida como a la gaseosa englobada en ella. Para
establecerla debemos tomar un volumen suficiente para que la heterogeneidad
del suelo quede suficientemente representada y su efecto atenuado.

Es muy variable según el suelo, incluso en cada uno de los horizontes porque
depende del volumen de los poros. Si el suelo es compacto, la densidad sube. Su
valor en los horizontes A suele estar comprendido entre 1 y 1.25, mientras que en
los horizonte B puede alcanzar hasta 1.5 o más alto.

Su valor nos permite establecer equivalencias entre las relaciones


masa/masa, que son la forma habitual de medir los parámetros del suelo, y las
masa/superficie que son las utilizadas en la aplicación de aditivos al mismo para
corregir sus deficiencias.
5

Si queremos adicionar un
determinado porcentaje de un elemento
establecido, hemos de conocer la masa
de suelo que corresponde a una
superficie definida para un espesor
concreto. Usualmente se utiliza como unidad de superficie la hectárea y como
profundidad la correspondiente a la capa arable que se establece como promedio
en 30 cm. De este modo, la masa de una hectárea podemos calcularla
multiplicando la densidad aparente por su volumen, que vendría expresado por el
producto del espesor deseado en metros multiplicado por 10.000 que es su
superficie en metros cuadrados.

En este caso la densidad debería expresarse en Mg/m³ y el resultado final


quedaría en Mg/ha. Una vez conocido ese valor ya es posible aplicar cualquier
relación masa/masa obtenida en la determinación del parámetro a corregir, sin
más que adecuar convenientemente las unidades.

Masa de la capa arable de una hectárea:


Ca = 100m . 100m . 0.30m . da Mg/m³ = 3000 . da Mg

Paso de porcentaje (P) a masa por hectárea (M):


M = P . Ca / 100 Mg = P . 3000 . da / 100 Mg = P . 30 . da Mg

Porosidad.

La porosidad del suelo viene representada por el porcentaje de huecos


existentes en el mismo frente al volumen total.

La porosidad depende de la textura, de la estructura y de la actividad biológica


del suelo. Cuanto más gruesos son los elementos de la textura mayores son los
huecos entre ellos, salvo si las partículas más finas se colocan dentro de esos
huecos o sí los cementos coloidales los obturan. No obstante lo más corriente es
que los suelos con elementos gruesos presenten poros también gruesos y los
suelos limosos y arcillosos, huecos muy numerosos pero de pequeño tamaño. La
6

materia orgánica contribuye a aumentar sensiblemente la porosidad. Son por tanto


los suelos coloidales los que tienen la mayor porosidad.

La influencia de la estructura es tan evidente que a menudo se utiliza el valor


de la porosidad para dar una idea de la estructura del suelo; además los agentes
que destruyen la estructura disminuyen la porosidad, como por ejemplo el
apisonado.

El tercer factor que tiende a desarrollar la porosidad es la actividad biológica


del suelo, especialmente la de la microfauna. En los suelos cuya actividad
biológica es intensa se observa con frecuencia, al lado de las huellas del recorrido
de las lombrices, un gran número de canalículos finos que resultan del trabajo de
pequeños insectos. Cuando este tipo de poros resulta predominante se dice que
el suelo tiene una porosidad tubular.

La porosidad constituye el dominio natural de las fases líquida y gaseosa del


suelo, siendo la primera la que por su variabilidad límita el espacio ocupado por la
segunda.

El cálculo de la porosidad
total puede hacerse mediante los
valores de los tipos de densidad
que acabamos de considerar, de
forma que la masa de la fase
sólida de un volumen unitario
vendría expresado por el valor de
la densidad aparente, y el
volumen ocupado por esa fase
solida lo definiría el cociente entre
su masa y la densidad real de dicha fase sólida:

Masa de suelo en un metro cúbico = da Mg

Volumen ocupado por la masa anterior = da/dr m³

Volumen de poros en un metro cúbico de suelo = ( 1 - da/dr ) m³


7

El porcentaje de porosidad vendrá expresado por:

P = 100 ( 1 - da/dr ) %

Siendo da y dr los valores de densidad aparente y real respectivamente y P el


porcentaje de huecos del suelo u horizonte considerado.

Para una correcta aireación del suelo y una buena retención de agua, es
conveniente que la porosidad se sitúe entre el 40 % y el 60 %. Valores menores
del límite inferior pueden crear asfixia en las raíces, contenidos de agua retenida
muy bajos, o ambas cosas a la vez. Un valor superior al límite máximo supone una
dificultada para el contacto entre el suelo y las raíces de las plantas.

En el suelo se distinguen de forma tradicional pero empírica y a menudo


arbitraria una macroporosidad y una microporosidad.

La macroporosidad, o porosidad no capilar, está formada por huecos grandes,


que están ocupados frecuentemente por aire. A menudo se presentan en forma
de grietas que separan los agregados e incluso penetran en los mismos. Su
importancia depende sobre todo de la estructura del suelo, de su grado de
fisuración y parcialmente de la textura. Es más elevada en suelos arenosos.

La microporosidad depende también de la estructura pero sobre todo de la


textura y de la actividad biológica. Es muy grande en los suelos ricos en elementos
finos y en los dotados de una microfauna numerosa y activa.

El límite entre macro y microporosidad está fijado por algunos autores en


10 mm y por otros en 8 mm, más lógico ya que corresponde al límite superior de
la capacidad de retención de agua, en el cual ésta está retenida con tal fuerza que
no es susceptible de desplazamiento vertical por acción gravitatoria, de modo que
esos poros, una vez llenos de agua, permanecerían siempre así si no se aplica
alguna fuerza externa que la desplace. Para darnos una idea del tamaño de poros
diremos que por encima de las 30 mm el agua de gravedad puede circular
libremente; por debajo de 20 mm no pueden penetrar los protozoos, por debajo de
1 mm no pueden hacerlo los pelos radiculares y por debajo de 0,2 mm no les es
8

posible a las bacterias. En un suelo bien constituido la porosidad se reparte


aproximadamente a partes iguales entre macro y microporosidad.

Una porosidad elevada es extremadamente favorable a la vegetación ya que


facilita el arraigamiento, asegura la conservación del agua y favorece los cambios
entre el vegetal y el suelo, permitiendo la difusión del agua y del aire. Pero el
espacio poroso se halla distribuido entre toda la masa del suelo, existiendo huecos
de diferentes formas y tamaños con orientaciones muy distintas.

Las grietas de retracción pueden tener varios centímetros de anchura y


alcanzar hasta un metro de profundidad pero en el momento en que el suelo se
humedece se cierran y desaparecen. Por ellas puede circular el agua aunque
usualmente pertenecen al dominio del aire. Algo similar ocurre con los espacios
existentes entre los agregados del suelo, de menor tamaño que las anteriores pero
pertenecientes también al dominio gaseoso.

Los huecos intrapedales, del interior de los agregados, suelen pertenecer a la


microporosidad aunque también pueden existir algunos de mayor tamaño.

Naturalmente, la circulación del agua está influida por el volumen ocupado por
la macroporosidad, pero también por la forma y distribución de los poros
correspondientes.

En ocasiones se forman una especie de burbujas conocidas como "vesículas",


que no están interconectadas con el resto del sistema poroso por lo que aunque
su tamaño es grande no participan del sistema de circulación del agua y siempre
están llenas de gas.

Una correcta distribución de los fluidos del suelo requiere una buena
distribución entre macro y microporosidad, que suele estimarse en volúmenes
semejantes, de modo que cada una ocupe entre un 40 % y un 60 % del total. Las
desviaciones hacia la microporosidad generan un ambiente asfixiante y reductor
con escaso suministro de oxígeno a las raíces. La contraria supone una buena
aireación pero una retención de agua insuficiente. Es más importante está
distribución que el valor total de porosidad del suelo.
9

METODOLOGÍA

MATERIALES Y EQUIPO

 Machete
 Pala
 Nylon
 Parafina
 Beackers
 Probeta
 Recipiente
 Balanza
 Estufa

PROCEDIMIENTO

METODO DEL BARRENO O CILINDRO DE VOLUMEN CONOCIDO


1. Obtener una muestra de suelo introduciendo el barreno al suelo.
2. Tomar la muestra y llevarla al laboratorio para su secado (durante 24
horas a 1050) luego de este tiempo proceder a pesar la muestra.
METODO DEL AGUJERO (DENSIDAD APARENTE)
1. Utilizando una pala o machete, obtenga una muestra de suelo abriendo
un hoyo de 15 x 15 x 15 cm.
2. En una balanza determine el peso húmedo de todo el suelo extraído.
3. Transforme el peso anterior a peso seco, de acuerdo al porcentaje de
humedad de la muestra obtenida al secar la muestra en horno.
4. Determine el volumen de suelo que extrajo, cubriendo el agujero con un
nylon y agregando agua con un recipiente graduado. También puede hacerlo
llenando el agujero con cantidades de arena conocida, en cuyo caso no
necesita nylon.
MÉTODO DEL TERRÓN PARAFINADO (DENSIDAD APARENTE)
1. Primeramente se obtiene una muestra inalterada de campo la cual debe
ser representativa.
10

2. En un recipiente de 1 L (aproximadamente) se pone parafina y se somete


a un proceso de calentamiento a una temperatura de 70 ºC aproximadamente
y se calibra la balanza.
3. De la muestra de campo se labra una pequeña muestra de forma irregular
con volumen aproximado de 50 a 100 cm3 y se determina su masa (Masam).
4. La muestra labrada y pesada anteriormente se sumerge en parafina la
cual se encuentra liquida por el proceso de calentamiento, verificando que la
muestra quede completamente cubierta.
5. Se obtiene la masa de la muestra cubierta con parafina y se registra como
Masa (m + p).
6. Se toma un recipiente de vidrio y se llena completamente con agua,
después se limpia y se seca todo el exterior del recipiente, con ayuda de una
franela y papel absorbente.
7. Se determina la masa del recipiente con agua y se registra como Masa(r
+ w)
8. Se introduce la muestra con parafina en el recipiente y después se llena
con agua, haciendo lo mismo que en el punto # 6.
9. Se mide la masa del recipiente con la muestra sumergida y se registra
como Masa(r + mp)’.
10. Con la diferencia de las masa obtenidas en los puntos 3 y 5, se obtiene la
masa de parafina que se requiere para impermeabilizar la muestra y se
registra como Masa p.
METODO DE LA PROBETA GRADUADA (DENSIDAD REAL)
1. Verter en una probeta 50 ml de agua.
2. Añadir una muestra de 10 gr de suelo secado al horno (esta debe ser
preparada previamente) y tamizado a 2 mm.
3. Dejar reposar durante 30 minutos. El aumento de volumen observado
corresponde al volumen de partículas sólidas
11

RESULTADOS
TABLA No. 1
METODO DEL BARRENO
Suelo húmedo 10.00 g
Suelo seco 5.44 g
Volumen del cilindro 127.2 cm^3
Fuente: Práctica de laboratorio Año: 2018.
Densidad aparente = 0.54 g/cm^3

TABLA No. 2

METODO DEL TERRON PARAFINADO

Peso del terrón: suelo húmedo 27.805 g


Peso del terrón: suelo seco 16.014 g
Peso del terrón: con parafina 20.731 g
Fuente: Práctica de laboratorio Año: 2018.

TABLA No. 3

METODO DEL AGUJERO

Suelo húmedo 10 g
Volumen del agujero 3000 cm^3
Peso del suelo extraído 2800 g
Peso del suelo seco 5.37 g
Fuente: Práctica de laboratorio Año: 2018.
Densidad aparente = 0.50 g/cm^3

TABLA No. 4

SEGUIMIENTO METODO DEL AGUJERO

Muestras Peso seco (g) Masa del H20 (g) % H20


1 6.08 3.96 65.13
12

2 6.02 4.02 66.61


3 5.90 4.14 69.49
Fuente: Práctica de laboratorio Año: 2018.

TABLA No. 5

MÉTODO DE LA PROBETA

Peso suelo seco 10 g


Volumen de partículas 7.1 cm^3
Fuente: Práctica de laboratorio Año: 2018.

DISCUSIÓN DE RESULTADOS

El mejor modo de determinar la densidad aparente es tomar un volumen fijo


de suelo sin perturbar y pesarlo una vez seco, por calentamiento a 105º C hasta
peso constante. Para ello se suele utilizar un cilindro metálico con un volumen
cercano a los 100 ml pero exacto; en uno de sus extremos se le provee de una
tapadera con un asa que permita girarlo, a la par que se introduce, para facilitar
su penetración en el suelo; una vez clavado completamente pero sin presionar
sobre la tapa, lo que puede percibirse quitándola en el último tramo de su
introducción, se extrae del suelo cortando con una herramienta apropiada, que
nos permitirá eliminar el sobrante del extremo que se ha clavado. Una vez lleno y
enrasado en ambos extremos, se extrae el suelo contenido, cuyo volumen
corresponde con el del cilindro y que es conocido, se deseca y se pesa. La
densidad viene determinada por la relación entre el peso obtenido y el volumen
correspondiente.

El principal inconveniente de este sistema es la presencia de piedras, por lo


que solo puede utilizarse en suelos no pedregosos que, desgraciadamente, son
los menos.

En este caso es más conveniente utilizar otro sistema, menos preciso pero
más fácil. Consiste en tomar un agregado del suelo, lo más grande posible,
13

desecarlo y pesarlo para conocer su masa. Se ata con un hilo y se sumerge en


parafina fundida para impermeabilizar su superficie, y una vez solidificada ésta
puede volver a pesarse. El agregado parafinado se introduce en una probeta
graduada y llena de agua en la que se mide el incremento de volumen sufrido por
el agua como consecuencia de la introducción del agregado, que corresponde con
el volumen de éste. De esta forma conocemos los dos parámetros necesarios para
el cálculo de la densidad. Aunque la capa de parafina es muy tenue y su volumen
despreciable, puede estimarse en función de su densidad y del incremento de
peso sufrido por el agregado tras el proceso de impermeabilización.

El principal inconveniente de este método es que no puede precisar el volumen


de las grietas y de los huecos interpedales. Mas como quiera que todos ellos
desaparecen al humedecerse el suelo, si sirve para determinar el comportamiento
del suelo húmedo.
14

CONCLUSIONES

1. El estado de humedad en que se encuentre el suelo al momento de


tomar la muestra influye en el resultado que se obtenga, por eso para saber
los datos exactos del peso del suelo es necesario poner las muestras al
horno para que pierdan el peso del agua.
2. Si la muestra del suelo se toma sin alterar se obtiene la densidad
aparente, si se elimina el espacio poroso, se obtiene la densidad real o de
partículas.
3. La relación entre las densidades aparente y real sirve para estimar la
porosidad total del suelo.
4. Cuando el suelo tiene presencia de piedras el mejor método a utilizar
es el de la parafina para indicar la densidad aparente aunque no significa
que sea el método perfecto ya que también tiene sus contras.
15

CUESTIONARIO
¿Cuál es la diferencia entre densidad y peso específico?
La densidad es la relación entre la masa y el volumen de una sustancia. Sus
unidades se expresan en unidades de peso sobre unidades de volumen (gr/cm3).
El peso específico se refiere al peso de una sustancia medido en condiciones
determinadas como por ejemplo una temperatura dada, no tiene unidades.

Explique en qué forma la materia orgánica influye en la densidad del


suelo, densidad de partículas, peso específico y peso específico aparente.
La estructura puede definirse como la ordenación de las partículas individuales
del suelo en unidades secundarias, a las que se denomina agregados, de mayor
tamaño y con un carácter persistente, junto con el espacio de huecos que llevan
asociadas. La estructura pues, surgirá a partir de las interacciones fisicoquímicas
entre las arcillas y los grupos funcionales de la materia orgánica.
La importancia de la estructura del suelo es clara, ya que nos permite
diferenciar los suelos de los materiales geológicos. Los huecos contenidos en los
agregados van a permitir la transferencia de aire y agua en el suelo, incidiendo por
tanto en la actividad de los microorganismos y en el crecimiento vegetativo.

¿Cuáles son los valores promedios de porosidad, densidad del suelo y


densidad de partículas de un suelo promedio?
- Densidad aparente promedio: 1.35 g/cm^3
- Promedio de porosidad: 2.66 g/cm^3
Explique la relación entre la porosidad y la textura y estructura del suelo.

La porosidad depende de la textura, de la estructura y de la actividad biológica


del suelo. Cuanto más gruesos son los elementos de la textura mayores son los
huecos entre ellos, salvo si las partículas más finas se colocan dentro de esos
huecos o sí los cementos coloidales los obturan. No obstante lo más corriente es
que los suelos con elementos gruesos presenten poros también gruesos y los
suelos limosos y arcillosos, huecos muy numerosos pero de pequeño tamaño. La
16

materia orgánica contribuye a aumentar sensiblemente la porosidad. Son por tanto


los suelos coloidales los que tienen la mayor porosidad.

La influencia de la estructura es tan evidente que a menudo se utiliza el valor


de la porosidad para dar una idea de la estructura del suelo; además los agentes
que destruyen la estructura disminuyen la porosidad, como por ejemplo el
apisonado.
17

BIBLIOGRAFÍA

Densidad aparente y densidad de las partículas del suelo.

https://es.slideshare.net/MishCano/densidad-del-suelo-exposicion. (13 de

Agosto de 2018).

Edafología. Ciencias Ambientales Lección 5 Propiedades del suelo.

Propiedades físicas. Porosidad.

https://www.eweb.unex.es/eweb/edafo/ECAP/ECAL5PFPorosidad.htm. (13

de agosto de 2018).

Edafología. Ciencias Ambientales Lección 5 Propiedades del suelo. Propiedades

físicas. Densidad.

https://www.eweb.unex.es/eweb/edafo/ECAP/ECAL5PFDensidad.htm. (13 de

agosto de 2018).