You are on page 1of 2

“Batallas en el desierto “

Por aquel problema Carlos es obligado a confesarse y llevado a un psiquiatra pero
no se pudo llegar a nada. Le preguntan por su mejor placer y responde “subir
árboles, escalar fachadas de las casas, la nieve de limón”. Lo que más odia “la
crueldad con la gente y animales y que haya quienes no tienen para comer mientras
que otros se quedan con todo e incluso botan el pan a la basura”. Ciudad de México
lugar infame, Sodoma y Gomorra.
“Carne de gata, buena y barata”, enfermedades venéreas, pleito de bandas rivales,
El padre de Carlos fracasa en el mundo de los negocios junto con la herencia que
le deja su suegro al morir, Héctor, hermano de Carlos, intentaba abusar de las
sirvientas a media noche, para sus padres de este ellas lo provocaban. Héctor se
drogaba (consumía sustancias toxicas) y la inocencia de Carlos creía que debía
dinero.
Isabel, la hermana de Carlos se hizo novia de un malviviente, que no le esperaba
nada bueno ni un futuro a lado de ese tipo. Consumía mucho alcohol, llegaba sucio
y con mal olor a visitar a Isabel, una vez su padre de ella, lo encontró manoseándola,
lo sacaron a empujones y lo golpearon hasta dejarlo bañado en sangre. Este en la
miseria y su alcoholismo decide suicidarse.
Carlos siempre pensaba en Mariana su amor a ella es una enfermedad en un mundo
en que lo único natural es el odio; cuando pensaba en ella el impulso de ir a su
encuentro se mezclaban a la sensación de molestia y ridículo. Nunca negaría que
se primer amor fue mariana aunque nunca haya pasado nada entre ellos. Este se
entra de que su gran amor muere, no se queda con la duda y corre a averiguarlo,
no encuentra respuesta por ningún lado, regresa a su casa, llora por varias días
enteros, siempre recordándola…
Su historia de amor queda simplemente en memorias.

Iliana Martínez.
Folio 47