You are on page 1of 10

26 DE AGOSTO DE 2018

MITOLOGIAS DE LA CREACIÓN
[SUBTÍTULO DEL DOCUMENTO]

EDGAR BARRERA OCHOA
HEWLETT-PACKARD
[Dirección de la compañía]
Contenido
Mitología Nórdica ................................................................................................................................ 1
Mitología Maya ................................................................................................................................... 3
Mitología Griega .................................................................................................................................. 4
Mitología celta .................................................................................................................................... 5

imagen 1 ............................................................................................................................................................. 2
imagen 2 ............................................................................................................................................................. 4
imagen 3 ............................................................................................................................................................. 5
Mitología Nórdica

Oscuridad, sólo eso hubo en un tiempo en el que el vacío no se llamaba así. En realidad nada tenía
nombre, puesto que nadie habitaba la penumbra. No había mundo ni Universo, sólo un enorme
campo negro. Justo en el norte de esta inmensa y eterna oscuridad, tuvo lugar un fenómeno un
tanto inusual: surgió una nube y algunas sombras que no se distinguían por su negro color. Estas se
mezclaron creando una masa inmensa y se hizo llamar Niflheim. Ante semejante fenómeno, en el
sur nació, como contestación no intencional, una tierra calurosa contraria a la del norte. En este
lado, el fuego brindaba calefacción a la nada y al mismo tiempo, alumbró ese espacio. Se llamó
Muspellsheim.

Cada sitio derivó en 12 ríos que llevaban agua helada y lava, respectivamente. Era
inevitable que en algún momento, estas vertientes se unieran en la inmensidad.
Mientras que los ríos helados comenzaban a congelarse y estancarse, la lava llegó a
cubrirlos y a deshacer el hielo. En el contraste surgió la primera criatura
viviente: Ymir, un gigante de hielo. Pasó un tiempo y los ríos volvieron a mezclarse
hasta que nació otro ser más, Audumla; esta ocasión no fue un gigante, sino una
imponente vaca que comenzó a dar leche en forma 4 de ríos, casi tan vastos como los
de Niflheim y los de Muspellsheim .

1
imagen 1

Ambas criaturas se contemplaron por un tiempo, hasta que Ymir, sediento, bebió
desesperadamente de uno de los manantiales lácteos de Audumla. De este modo, se
volvieron un poco más unidos. No obstante, el tiempo era un castigo y decidieron
tener hijos cada quien a su manera. Ymir q ue pasaba la mayor parte del tiempo en el
fuego, sudaba mucho, así que de ahí nacieron sus pequeños. En el caso de Audumla,
sus hijos llegaron al mundo a través de las lamidas que su madre daba al hielo para
tratar de deshacerlo.

El tiempo no existía, por ello, los hijos de ambos se desarrollaron y fueron haciendo
sus vidas en un vacío oscuro y eterno. La convivencia entre todos dio origen al primer
sentimiento genuino: el amor. Éste se dio entre Bestla, hija del gigante Ymir y Bor,
nieto de la vaca. Ambos decidieron unirse de forma sexual y dar origen a más seres
que habitaran la oscuridad; así nacieron tres dioses: Odín, Vili y Va quienes
comenzaron a tener sus propias ideas y terminaron por exterminar a los gigantes por
considerar que no aportaban nada. Dos de ellos lograron escapar para mantener su
legado vivo.

2
stas revueltas provocaron que el fuego comenzara a apagar al hielo, por lo que los
tres dioses que ahora gobernaban en el mundo crearon la primer morada o lugar de
vida y le llamaron Midgard. El gigante Ymir murió en batalla, había ventaja sobre él
ya que jamás se había enfrentado a algo similar. Sin embargo, trataron de rendirle
culto por haber sido el primer habitante del mundo. Así, con sus huesos crearon las
montañas y de su sangre nacieron los océanos. Su cuerpo se convirtió en tierra y su
cabello mutó a árboles. Su esqueleto fue transformado en cielo y le salpicaron algunos
chispazos de fuego que tomaron de Muspellsheim, que sólo pueden verse en la noche,
es decir, las estrellas

Mitología Maya
Antiguamente, no había sobre la tierra ningún hombre, ningún animal, ni árboles, ni piedras.
No había nada. Esto no era más que una vasta extensión desolada y sin límites, recubierta por las
aguas.
En el silencio de las tinieblas vivían los dioses Tepeu, Gucumats y Huracán. Hablaban entre ellos y se
pusieron de acuerdo sobre lo que debían hacer.
Hicieron surgir la luz que iluminó por primera vez la tierra.
Después el mar se retiró, dejando aparecer las tierras que podrían ser cultivadas, donde los árboles
y las flores crecieron.
Dulces perfumes se elevaron de las selvas nuevas creadas.
Los dioses se regocijaron de esta creación. Pero pensaron que los árboles no debían quedar sin
guardianes ni servidores. Entonces ubicaron sobre las ramas y junto a los troncos toda suerte de
animales.

Pero éstos permanecieron inmóviles hasta que los dioses les dieron órdenes:
-Tú, tu irás a beber en los ríos. Tú, tu dormirás en las grutas. Tu marcharás en cuatro patas y un día
tu espalda servirá para llevar cargas. Tú, pájaro, vivirás en los árboles y volarás por los aires sin tener
miedo de caer.

Los animales hicieron lo que se les había ordenado.
Los dioses pensaron que todos los seres vivientes debían ser sumisos en su entorno natural, pero no
debían vivir en el silencio; porque el silencio es sinónimo de desolación y de muerte. Entonces les
dieron la voz.

3
imagen 2

Pero los animales no supieron más que gritar, sin expresar ni una sola palabra inteligente.
Entristecidos, los dioses formaron consejo y después se dirigieron a los animales:
- Porque ustedes no han tenido conciencia de quiénes somos, serán condenados a vivir en el temor
a los otros. Se devorarán los unos a los otros sin ninguna repugnancia. Escuchando eso, los animales
intentaron hablar. Pero sólo gritos salieron de sus gargantas y sus hocicos.
Los animales se resignaron y aceptaron la sentencia: pronto serían perseguidos y sacrificados, sus
carnes cocidas y devoradas por los seres más inteligentes que iban a nacer

Mitología Griega
Según Hesíodo en un principio sólo existía el CAOS. Después emergió GEA (la tierra) surgida de
TÁRTARO, tenebroso de las profundidades y EROS (El amor) elemento primordial que no hay que
confundir con Eros o Cupido, hijo de Afrodita. Del Caos por la acción de Eros surgieron EREBOS (las
tinieblas), cuyos dominios se extendían por debajo de Gea, y NYX (la oscuridad o la noche). Erebos
y Nyx originaron a ETER y HEMERA (el día) que personificaron respectivamente la luz celeste y
terrestre.

Con la luz, Gea cobró personalidad y comenzó a engendrar por si sola. Es así como surgió URANO (El
Cielo Estrellado). También produjo las altas montañas.

Urano contempló a su madre desde las elevadas cumbres y derramó una lluvia fértil sobre ella,
naciendo así las hierbas, las flores y los árboles con los animales que formaron como un cortejo para
cada planta. La lluvia sobrante hizo que corrieran los ríos y al llenar de agua los bajos se originaron
los lagos y los mares, todos ellos deificados con el nombre de Titanes: OCÉANO – CEO – CRÍO –

4
HIPERIÓN – CRONOS; y las Titánidas: TEMIS – REA – TETIS – TEA – MNEMOSINE – FEBE; de ellos
descendieron los demás dioses y hombres.

imagen 3

Además Urano y Gea crearon otros hijos de horrible aspecto: los tres Cíclopes primitivos: ARGES –
ASTÉROPES – BRONTES, quienes tenían un sólo ojo redondo, eran inmortales y representaban
respectívamente el rayo, el relámpago y el trueno. Finalmente engendraron a los Hecatónquiros o
Centimanos, tres hermanos con cincuenta cabezas y brazos cada uno que se llamaron: COTO –
BRIADERO – GIGES.

Por su parte la noche engendró a TÁNATOS (La muerte), a HIPNO (El sueño) y a otras divinidades
como las HESPÉRIDES (Celosas guardianas del atardecer cuando las tinieblas empiezan a ganar la
batalla de la luz diurna, fenómenos que se repite cada día), las MOIRAS (Defensoras del orden
cósmico, representadas con hilanderas que rigen con sus hilos los destinos de la vida) y NÉMISES (La
justicia divina, perseguidora de lo desmesurados y protectora del equilibrio)

Mitología celta

Los celtas no ofrecen una única versión de la creación del universo. Al igual que las culturas
nórdicas, la suya era una tradición más oral que escrita. Sumando esto a que la cultura celta
se estableció en un marco geográfico muy grande, con diferentes idiomas e influencias, nos
ha llevado a que existan diferentes historias en lugar de un único relato.

Así que hoy voy a explicar uno de los mitos de la creación. Posiblemente este mito
pertenece a las comunidades celtas que se establecieron en Irlanda.

La yegua blanca
Al principio no había ni dioses ni humanos habitando la tierra. Tampoco existía el tiempo.
Tan sólo existía la tierra y el mar. Entonces Eiocha, la yegua blanca, nació de la espuma
blanca que el mar hacía al tocar la tierra. Cerca de ella creció un roble fuerte, del cual
brotaban bayas blancas, las lágrimas del mar. Eiocha, que se alimentaba de estas bayas,

5
creció fuerte y dio a luz al primer dios: Cernunnos. Durante el parto, Eiocha sufría tales
dolores que rompió algunas piezas de corteza del roble y las tiró al mar. Fue entonces
cuando los gigantes de las profundidades aparecieron por primera vez.

Cernunnos, solitario, tuvo hijos con su propia madre, y así fue como
nacieron Maponus, Tauranus, Teutates y la diosa Epona*. Tras dar a luz a sus nuevos 4
hijos, Eiocha regresó al mar y así se convirtió en Tethra, la diosa de las profundidades.

El trabajo de los dioses
Entonces sólo habitaban la tierra algunos dioses y el roble. Los dioses se sentían solitarios y
tristes de que nadie los adorase, así pues decidieron crear la vida, y de la madera del roble
diseñaron al primer hombre y a la primera mujer. Uno a uno empezaron a crear sus propios
diseños. Cernunnos pidió al roble que crease bosques, y los pobló con diferentes animales:
ciervos, osos, serpientes, perros, cuervos y liebres. Por otro lado, Epona creó una yegua y
un semental; Tetuates creó flechas, arcos y un garrote; Tauranus dio lugar a los rayos y al
fuego; y Maponus creó una exquisita arpa que tocaba con tal maestría que el viento y todos
los animales se reunían a su alrededor para escucharlo.

Pero mientras los dioses vivían felizmente y con comodidad los gigantes de las
profundidades marinas, llenos de envidia, decidieron girar la tierra. Eiocha avisó a sus hijos,
y gracias a ello los dioses devolvieron los gigantes al fondo del mar, donde fueron obligados
a vivir eternamente. Sin embargo algunos gigantes escaparon. Dirigidos por Fomhoire, se
escondieron al perímetro exterior de la tierra jurando venganza.
Otros dioses aparecieron cuando el cielo y el mar se entremezclaron durante el
tumulto. Belenus y Danu, su hermana, nacieron del primer fuego. Lir, que de las aguas ya
más calmadas creó al poderoso Manannan, al sabio Bran y a Branwen la más hermosa de
las diosas. Y entonces Danu, la diosa madre, dió a luz a los dioses más importantes, a los
dioses de Tuatha de Dannan: Dagda, Nuada de la tierra plateada, Diancecht el
sabio, Goihbhio el herrero, Morrigan la aterradora y la gentil Brigit.
Y de ellos nacieron muchos otros dioses, héroes y reyes. Así fue como empezaron todas las
batallas, todos los romances y todas las guerras que inundarían la vida de los dioses, de los
druidas y de los reyes.

*A pesar de que Epona es una diosa celta, la diosa de los caballos, gustó tanto a los soldados
romanos que fue incorporada al panteón de dioses romanos. Por eso es posible encontrar
su nombre en la mitología romana también.

6
G
Gea .....................................................................................................................................................................................5, 6

H
Hesíodo ................................................................................................................................................................................. 5

O
Oscuridad .............................................................................................................................................................................. 2

T
Tepeu .................................................................................................................................................................................... 4

Y
yegua..................................................................................................................................................................................6, 7
Ymir............................................................................................................................................................................... 2, 3, 4
Bibliografía
(26 de agosto de 2018). Obtenido de http://eltapizdeskuld.com/2018/01/19/el-mito-de-la-
creacion-celta/

americas-fr. (26 de agosto de 2018). Obtenido de http://www.americas-
fr.com/es/civilizaciones/leyendas/mayas

cultura colectiva. (26 de agosto de 2018). Obtenido de https://culturacolectiva.com/historia/la-
creacion-segun-la-mitologia-nordica/

mitos y leyendas. (26 de agosto de 2018). Obtenido de https://mitosyleyendascr.com/mitologia-
griega/origen_del_universo/

sobre leyendas. (26 de agosto de 2018). Obtenido de ttps://sobreleyendas.com/2014/03/19/el-
mito-de-la-creacion-segun-los-mayas/