You are on page 1of 1

LOS ESCENARIOS DE LA HISTORIA

El Parque Natural es naturaleza, pero también historia. Es más, la naturaleza es el
hilo verde con el que está tejida la trama de su historia, porque los rotundos
condicionantes geográficos de estas sierras y la explotación de sus recursos
naturales han sido siempre los que han determinado la mayoría de los
acontecimientos históricos.

La abundancia de cuevas, de caza y de pesca propició el asentamiento de las
comunidades humanas prehistóricas. Más tarde, la naturaleza montañosa de
estas comarcas las convirtió en un auténtico territorio de frontera entre cristianos y
musulmanes, donde se levantaron castillos y torres, se libraron batallas y
escaramuzas, y se establecieron ordenamientos jurídicos muy especiales.
En el siglo XVIII, la exhuberancia de los bosques los convirtió en fuente de materia
prima para la construcción de grandes edificios y, sobre todo, de barcos,
constituyéndose una peculiar entidad denominada Provincia Marítima de Segura
de la Sierra. Gracias a que dos grandes ríos nacen en el Parque, el Guadalquivir y
el Segura, millones de troncos fueron conducidos por sus aguas a lo largo de los
siglos. Sin ellos, el poderío naval español no habría sido lo que fue, ni se habrían
construido edificios como la catedral de Jaén o la actual universidad de Sevilla,
antigua Fábrica de Tabacos.
En el siglo XIX, la riqueza forestal de estas sierras hizo que la mayor parte de sus
montes quedaran fuera de las políticas desamortizadoras de la época, por lo que
no fueron vendidos a propietarios privados. Ese es el origen del excepcional peso
que actualmente tiene la propiedad pública en los montes del Parque.
En el siglo XX, recién acabada la guerra civil, la naturaleza agreste de estas
sierras facilitó la supervivencia de la resistencia armada contra la dictadura
franquista durante algunos años, por lo que en la zona sur del Parque encontrarás
la Ruta de los Maquis. Y, ya en los años 50 y 60, la vida de muchos habitantes de
estas sierras se vio dramáticamente afectada por la manera despótica y abusiva
con que el Estado gestionó los recursos naturales, siendo prácticamente
expulsados como consecuencia de la creación del Coto Nacional de Caza de
Cazorla-Segura y el embalse del Tranco.
Hoy, tu presencia en el Parque Natural te convertirá en protagonista de un cambio
que con el tiempo se percibirá como histórico: el aprovechamiento de los recursos
naturales de una manera equilibrada y participativa. Porque el turismo rural,
cuando es sostenible, contribuye al mismo tiempo a generar progreso para los
habitantes del Parque y a estimular la conservación idónea de sus excepcionales
recursos naturales. Conociendo, respetando y disfrutando el Parque, estarás
tejiendo con un nuevo hilo verde la esperanza del siglo XXI.

Related Interests