You are on page 1of 16

MASK FEELINGS

By Sefiro

“¿Qué hiciste con los talentos que tu maestro te confió? Los enterraste en el
fondo de una cueva porque tenías miedo de perderlos. Entonces esta es tu
herencia: la certeza de que has desperdiciado tu vida... la felicidad es
bendición, pero por lo ya aprendido, es mejor decir que es una conquista.”

El grito de Ossien se oyó por todo el lugar. La noche se estremeció, los
presentes permanecieron impasibles ante el sonido que rompió en mil pedazos el
silencio sepulcral que hasta entonces había existido. Thrym solo sostuvo la
cabeza, miró por última vez... y se fue.

Cuando dio inicio esta historia, Thrym quería recordar lo que era en otros
tiempos. Cuando Ossien le dio fin, pudo decir lo que debió haber dicho aquella
tarde de verano donde Thrym fue al mar Enita para buscar la llave de su vida. Eso
es lo que recordaba Thrym mientras se alejaba pasando por los obscuros
corredores solo iluminados por antorchas. No le importaba que las ratas pasaran
tan cerca de sus pies o que su vestido estuviera chamuscado. Y se preguntaba si
ese había sido el fin del inicio mientras se perdía en las sombras. Algo tenía que
hacer... y sabía que lo haría... era sólo una cuestión de tiempo.

Thrym, a pesar de todo, no era más que una niña aún. Cuando era
pequeña, al quedarse al cuidado de su prima Irastra cuando su hermano murió, la
única obligación que le impusieron era ir todos los días a llenar el cántaro de agua
junto al río. Siendo así, ella podía hacer de su tiempo lo que quisiera. Y Thrym, sin
amigos, sin hermano, y al cuidado de una prima mucho mayor de lo que ella era,
comprendió que jugar a las muñecas no le era permitido a su intelecto. La
pequeña solía quedarse todas las tardes en el jardín o bien, cuando estaba muy
aburrida, iba de paseo a la orilla del Mar Enita o esperaba a que la noche cayera y
las estrellas brillaran para situarse en su árbol preferido, un sauce llorón que

le mostraron los interiores del castillo. los claustros con rejas que parecían impedir que la luz del sol llegara a . Aterrada. Cierto día. adivinos. era porque esperaban sentir al menos odio. Thrym. Nunca nadie había entrado al castillo. que era ocupado desde tiempos ancestrales por las sacerdotisas de la orden de Seshjat que por milenios habían protegido al castillo con su magia y que tenían tanta sabiduría y poder. que eso era una terrible tortura y una pérdida de tiempo. Pero Thrym lo hizo. aunque fuera sacerdotisa y conociera todo lo que existía en el mundo. con la carita llorosa. que los grandes reyes. Thrym sin saber que hacer. mientras Thrym observaba como siempre el negro crepúsculo. sultanes. pero pronto se convenció cuando espantada. ¿Cómo una persona. dudó en entrar. príncipes y herederos de los alrededores. la tomaron de la mano y encantadas por su ingenuidad. sensación máxima del subconsciente que puede despertar después de padecerlo. la dejaron pasar al jardín del castillo. Al ver a la pequeña niña de nueve años gritar de desconsuelo al ser testigo de semejante castigo. no tenía en su cuerpo una sola huella de los crueles golpes recibidos. conoció los jardines. ambas sacerdotisas. pregunto a que se debía que no sangrara. pensó para sí misma. Goldmoon y Kitiara. siempre recurrían a ellas para aliviar sus problemas cualesquiera que estos fueran. comprobó que la sacerdotisa que estaba siendo golpeada. Que cuando se infringían a ellas mismas esos terribles golpes. a lo que la sacerdotisa de la máscara roja le contestó que el único don del que carecían era el de poder sentir amor por algo o por alguien. no podía tener derecho a enamorarse o sentir algo bueno por alguien? Mas después de tranquilizarse. Jamás nadie pudo jactarse de semejante proeza. llamaban amor. sin conocimiento alguno de la orden Seshjat. empezó a gritar atrayendo la atención de las dos sacerdotisas. Inocentemente. De la mano de Goldmoon. la sombra de lo que los humanos vulgares. vió como una sacerdotisa estaba siendo cruelmente golpeada en las rejas del castillo por otra sacerdotisa cuyo rostro estaba completamente cubierto por una máscara roja. Thrym. al escuchar semejante invitación.crecía junto al campanario del Castillo de Irazu.

La unica razón. la colección de máscaras y la enorme biblioteca donde guardaban el conocimiento de siglos. e incluso de poder leer libros de la biblioteca. mística e inteligente.. mientras Kitiara comenzó a instruirla en el arte de la lectura. hablando con Irastra. Fue así que la pequeña Thrym se hizo amiga de Goldmoon y Kitiara. algún día regresaría a ese castillo. y de que todos los días. ella solía ir todas las tardes al campanario. era la que aprobaba a las nuevas sacerdotisas cuando acudían a el a buscar la llave de su vida que las convertiría para siempre en una mujer de conocimiento. se sorprendió al ver a Kitiara en su casa.ellas. Thrym empezó a crecer. Thrym habia . Y después de que empezarán a pasar las estaciones. después de regresar de su habitual obligación. Era libre de entrar a donde quisiera en el castillo. unida al Mar Enita. Kitiara la llevó a un inmenso mirador donde se podían ver las constelaciones noche y día y donde la luna. pero careciente de total sensación de amar. de ver las ceremonias. a hacer amigas dentro del castillo y a cultivar su intelecto de una manera tan exquisita. Pero como los segundos pasan. Thrym nunca pensó que pudiera existir semejante belleza y originalidad en el arte de ser sacerdotisa. Y luego de haber admirado como se llevaban a cabo los ritos de iniciación. era que Kitiara le llevaba a su prima. el tiempo también pasó sin pedir permiso hasta transformar a Thrym en una adolescente de 19 años. que todo el pueblo no hacía más que comentar la predilección que las sacerdotisas comenzaban a prodigarle a la huerfanita. Así. pero para no volver a salir nunca más. y regresó a casa con su prima después de prometerles a ambas sacerdotisas que regresaría todos los días a visitarlas. Goldmoon la protegía.. Cuando Thrym le contó eso a Irastra. el pergamino que solicitaba a Thrym como una sacerdotisa de Seshjat. le explicaba lo que Thrym preguntara. Y supo que esa pequeña. Y una tarde. Thrym recogiera agua en su cántaro. esta sospechó que bien ese encuentro de Thrym con el castillo de Irazu no podía ser accidental. virgen.

A su edad. en una sola noche. sabía que no habría otra cosa que pudiera hacerla más feliz que seguir cultivando ese intelecto que tanta atención les había llamado a las sacerdotisas de Seshjat para elegir a Thrym como una de las suyas. Irastra siendo más que madura. la hora de partir para Thrym había llegado y ya no había marcha atrás. si bien le hubiera encantado que pudiera desarrollar su capacidad de amar a alguien. Irastra vió partir a su prima al lado de Kitiara con la daga que le acabara de hacer. el unico requisito era que tenía que llevar una daga. Thrym e Irastra se sorprendieron con el pedido pero ambas acordaron con Kitiara tenerla lista para la madrugada siguiente. Así que Irastra pensó que quizá dentro del claustro. Fue así que Irastra. a Irastra le preocupaba que Thrym fuera tan cruel consigo misma puesto que nunca salía de su propio mundo. Thrym acepto y Kitiara le advirtió que la recogería al día siguiente pero que para entrar al castillo. E Irastra. sino como una novicia de Seshjat. . Nunca sospechó de que eso pudiera ser imposible. pero Thrym ya sabía que su destino sería ser como Kitiara y Goldmoon. le forjó una daga completamente retorcida en su hoja con la empuñadura de plata y el filo de las espinas de las rosas. a la luz de un farol amarillo al lado del río donde siempre recogiera Thrym el agua. pensó que si su prima tenía acceso a la magia negra de Seshjat. la mayoría de las muchachas ya eran madres. todos los conocimientos podrían beneficiar a sus futuros descendientes además de que adorando a su pequeña prima.sido elegida por los dioses y las constelaciones para ser parte de la nueva generación de sacerdotisas. Cuando Irastra hubo terminado. Fue así. parecía no interesarle en lo absoluto nada que no fuera relativo a sus libros que tanto cuidaba. Thrym pudiera florecer otras cosas. Pero Thrym no. Pero también. Una eminencia que no conocía sentimientos vulgares. pregunto a Thrym si estaba dispuesta a aceptar el pergamino de Kitiara. conociendo a Thrym y su talento y queriéndola como la quería. tenían hijos y habían conocido el amor. que esa madrugada. no como una visitante.

les era permitido verlas a la cara. Así pues. mandó llamar a Goldmoon y ambas le advirtieron que ahora que sería novicia de Seshjat. Pero con todo y su propio mundo que se negaba a abandonar. caminando por la vereda empolvada. con la ilusión de poder manejar todo el conocimiento que dentro del claustro aprendería y la sola idea de . Se juró a sí misma que algún día. cada sacerdotisa de las 21 que ahora había. que no preguntó más. asistir todos los días a los ritos. ese mar que era de un azul tan turquesa que parecía una joya líquida en vez de agua. Pero que ninguno de ellos. el sirviente solo era permitido de verles los pies y nada más. iría a recoger la llave de su vida. Thrym. pero para ese entonces. ella se había apasionado tanto con la lectura. Thrym llegó al castillo. Pero mientras pensaba en todo lo que aprendería y admiraba el mar que tenía delante. se enfiló al castillo de Irazu junto con Kitiara sabiendo que muy probablemente no volvería a ver jamás a su prima. pronto se embelesó admirando rincones que creyó conocer pero que ahora cobraban mayor belleza y vio de lejos el mar Enita. confiaba y había aprendido tanto de sus amigas. entre su múltiples obligaciones se encontraban el hecho de tener que leer un libro cada tres días. naranjos y limoneros. Thrym se sorprendió. Irastra lloró al ver a Thrym alejarse pero se convenció a sí misma de que esa era la mejor elección que pudiera haber hecho por su prima. usar máscara cada vez que saliera a los jardines y no permitir que absolutamente nadie le viera el rostro. Thrym extrañada pregunto por que y Goldmoon le explico que dentro del castillo. Aparte. a Thrym podía pasarle encima un ángel y ella no se hubiera dado cuenta. tenía tres criados para servirlas. bajo la lluvia de esa mañana de Otoño. Si ellas les solicitaban algo. Así que Thrym. Mas sin embargo. la última prueba para las sacerdotisas de Seshjat para ordenarse. con la bendición de Irastra y con el pergamino bajo la manga del convento de las sacerdotisas. A final de cuentas. no se dio cuenta de un muchacho que la veía desde lo lejos con unos ojos tan verdes que parecían provenir del mismo océano. donde montones de pavorreales se paseaban en el pasto y en los prados rodeados de manzanos. Kitiara si pudo notar al muchacho de ojos verdes y en cuanto Thrym fue llevada a su claustro. delante de ese mar. por más viejo o joven que este fuera.

le perdían el temor a la muerte y ese solo pensamiento las hacía cada vez más inmortales. Pensó que le agradaría hablar con el muchachito. solo lo hacían de noche en el campanario. El de la intuición era hasta cierto punto divertido puesto que dentro de un charco de agua. que pensó que quizá debería dejarlo así. Thrym se dio cuenta que era verdad lo que decían Goldmoon y Kitiara. Solo tenía dos criados puesto que pronto contratarían al tercero que estaría a su servicio. como el de la crueldad.poder dominar la magia blanca y la negra. El de la muerte era el que menos le agradaba a Thrym puesto que tenía que pretender que había muerto. hizo que Thrym no temiera en absoluto de las restricciones a las que se vería sometida. ella estaba . Además. las sacerdotisas aprendían a ver las diferentes maneras de sentir o experimentar una sensación que las llevara a conocer otra y otra. podía hacer las figuras que quisiera y ver las ondas que el agua producía ya que con esto. Thrym solo usaba túnicas rojas. Y el de las sombras. Ni siquiera conocía el nombre de los dos muchachos que la servían. no podía nadie verla. que estaba en sus funerales y que los gusanos invadían su cuerpo inerte hasta comérsela desde las entrañas sin poder moverse. El de la crueldad consistía en cortarse la yema del dedo pulgar y hundir en la cortada la uña larga del dedo índice cada vez que sintiera emoción alguna. menudo y de tez negra. Con ello. enseñaban a las novicias a carecer de dolor y fortificar su espíritu ante la sangre. el de la intuición y el de las sombras. Pero cierto día. oyendo a Kitiara. el de la muerte. Asistía todos los días a los ritos sagrados. Tenían que pasar horas y horas viendo las sombras intentando saber cual pertenecía a cual para así poder encontrar soluciones a los problemas verdaderos de la vida que para ellas eran solo sombras intangibles que aterrorizaban a quienes no podían ver su procedencia. pero éste se sonrojaba tanto cuando iba a dejarle el desayuno. supo que el nombre de un muchachito de 14 años que era el que todos los días le llevaba su desayuno era Hummingbird. Al tercer día. Dos días después. Y leía libros con la misma adicción que Kitiara le inculcara siempre. Era delgado. estando descalza. Así pronto.

Sin embargo. no podía hacer mucho. cuando el castillo se quedó sin una sola vela disponible para encender puesto que todas estaban mojadas. Y fue así que los días continuaron pasando hasta convertirse en meses. Completamente blanco. A ese punto ya habían llegado sus poderes. Una noche.acostumbrada a hablar mientras la veían. pudo darse cuenta que nunca había visitado el ala oeste. pero se dio cuenta de la predilección del albino por ella cuando encontraba deliciosos chocolates y bizcochos por las noches sobre su almohada. ¿Para que ocultar el rostro? Pero siempre Goldmoon le contestaba que era parte del precio que tenían que pagar por obtener tales conocimientos. pero Goldmoon le confesó que su nombre era Paris. Pero al menos. descubrió que esa ala era para juicios. Thrym aún solía treparse a escondidas en el sauce llorón por las noches sin que la vieran para evitar usar la máscara que siempre debía llevar. era mucho más grande que ella. no podía hablar con ella. el pequeño la divertía con sus historias en el río y con los demás criados del castillo. Eso era lo único que no entendía de la orden. En lo que se refería a Paris. cosa que Hummingbird tenía prohibida. el albino siempre acudía con ella después de los ritos. Su otro sirviente. Sus conocimientos ciertamente habían aumentado considerablemente al punto en que Thrym podía cortarse una vena y producir exactamente ni una sola gota de sangre. ejecuciones y torturas de todos . El era el encargado de vestirla con sus túnicas rojas y de proporcionarle máscaras en caso de que Thrym tuviera que salir al jardín. incluyendo su pelo. Thrym comenzó poco a poco a establecer conversación con Hummingbird aunque el muchachito solo tuviera que contestarle viendo hacia sus pies. Thrym salió de su claustro mientras Paris buscaba la manera de poderle producir luz y que así pudiera escribir su poción del día siguiente. Sin embargo. Fue así que encaminándose hacia allá. Mientras caminaba por los solitarios corredores. Paris al ser mudo. tenía 28 años y era tan pálido como la luz de la luna. Nunca hablaba puesto que era mudo. a pesar de ser muy feliz ahí. por el contrario.

Aquella daga que Irastra le forjara en tan solo una noche. se necesitaba de una llave para poder liberar la daga. Continuó adentrándose a los calabozos y fue que descubrió una enorme pared de donde colgaban todas las máscaras que utilizaban las sacerdotisas cuando salían al jardín. ni estaba triste. el mundo exterior. Extrañas sillas con grabados de serpientes en los mangos y una máscara gigantesca. volvió a sellar la pared a su manera original quedando de frente otra vez las máscaras que cubrían la pared de dagas. Seguía intacta. había sentido alguna emoción que pudiera cambiar las máscaras. Aparentemente. idéntica a la que siempre usara Kitiara cuando le infringía golpes a Goldmoon para conseguir evocar odio y por consiguiente amor. Pero cuando intentó por medio de algún maleficio sacarla. con la misma forma retorcida como de rayo en su hoja. Intentó agarrarla pero se dio cuenta que estaban pegadas a la pared por una cadena con candado. Y fue sin necesidad de que Thrym preguntara que Goldmoon inició un extraño relato. Todas tenían el mismo aspecto inmutable de la máscara gigante y más curiosamente aún. solía decir que el día que la máscara gigante del salón de torturas y juicios. La leyenda del castillo. y pudo reconocer en una esquina la suya. su familia. su vida. Las máscaras que siempre utilizaban. el derecho a ser vista del rostro por quien fuera y comenzar a alimentar todo su conocimiento con ejercicios tan crueles. puesto que al dejar atrás todo. Thrym se sorprendió enormemente de que la máscara no tuviera reacción alguna. tenían ese aspecto inmutable debido a que ninguna sacerdotisa desde la legendaria Seshjat que le dio origen. se dio cuenta que la pared tenía un extraño mecanismo en la parte izquierda superior. Goldmoon apareció por detrás de ella con una antorcha. Ni sonreía.aquellos que atentaran contra la orden de Seshjat. Lo activo siguiendo el ejercicio de la intuición. sonriera o llorara. Thrym estuvo a punto de desmayarse del espanto pero Goldmoon. el mismo número de sacerdotisas que había dentro del castillo. era imposible poder abrirse al mundo para sentir aun y cuando ya lo desearan. y la pared se volvió para darse cuenta que de ahí colgaban 21 dagas exactas. cambiaría completamente a la orden para siempre permitiéndoles poder sentir a pesar de todos los ejercicios que se veían obligadas a aprender. haciendo caso omiso de su presencia. Y fue que Thrym . Cosa casi imposible. tenía un aspecto inmutable.

. El muchacho no habló. “Thrym. que el muchacho al que habían contratado.. Deseó por un momento que ese hombre desafiara las leyes y volteara a verla a la cara. A la semana siguiente. Paris había conseguido iluminación para su claustro. solo conocía a Hummingbird y a Paris y se pregunto como seria su nuevo sirviente. no se despidió ni le deseo buenas noches. Su prima Irastra siempre se lo decía todo el tiempo. Al día siguiente. Thrym seguía preguntándose porque su tercer sirviente actuaba tan extraño.comprendió porque había sido elegida para sacerdotisa.. Hasta ese momento. Thrym quedó completamente fascinada por tan extraño comportamiento pero este se le fue del pensamiento cuando Paris llegó con su chocolate favorito de cerezas. el muchacho. pero Hummingbird se encargo de decirle que Kitiara se encontraba dándole instrucciones al que sería su tercer sirviente que vendría a completar su servicio. tenia los ojos verdes más bonitos que jamás viera. cuando ya no pudo más con la curiosidad . y le quito las sandalias para luego irse sin ni siquiera presentarse. le exigió que al menos le dirigiera alguna palabra cuando hablara con ella aunque no pudiera verla al rostro.. Pero la noche llegó y Paris no fue el que le llevó la cena. que tomó sus pies. Sin embargo. Hummingbird se encargo también de contarle. Solo pudo ver la silueta de un muchacho muy esbelto. y Thrym se preguntaba si realmente tendría los ojos tan verdes como se los había descrito Hummingbird. Pero no sucedió eso. Thrym se extrañó pero recordó que era forzoso que 3 personas la sirvieran. El muchacho pronto empezó a contestarle “lo que tú digas” pero seguía tan extraño y distante como de costumbre. Thrym solo oyó la monótona voz de Goldmoon continuando su relato hasta que Hummingbird llego a su lado con una antorcha diciéndole que al fin. con la piel casi dorada y el pelo rubio. porque eres tan cruel? Por qué te encierras en tu propio mundo?”. pero recordó que quizá nunca pudiera verle bien el rostro debido a que tendría prohibido verla a la cara. Entonces. Thrym se sorprendió de que Kitiara no presidiera el rito de la muerte. si no. Así que molesta.

pero se encaminó al Mar Enita con Paris detrás de ella. Debía buscar en toda la orilla hasta encontrarla antes de que se ocultara el Sol. Paris se encontraba sumamente nervioso debido a la terquedad de Thrym de quitarse la máscara. Thrym parpadeó confusa. pociones y ritos como antes. Si a esa daga. Kitiara la llamó. Le explicó que al convertirse en sacerdotisa. Paris sabía que si Kitiara se daba cuenta. Pero mientras ella estuviera viviendo. Que algún día comprendería la utilidad de ligar su vida a una daga.. el negrito simplemente respondió: Ossien. Por eso debía buscar la llave de su vida. mandó a Hummingbird a que investigara el nombre de su tercer sirviente a lo cual. le ocurría algo. tendría que usar la llave para sacar su daga y destruirse junto con ella. también la daga se destruiría junto con ella. sería imposible de destruir por nada o por nadie. pero Kitiara le contestó que todo tenía una razón de ser. Le explicó que tendría que ir al Mar Enita a buscar la llave de su vida. El día en que Thrym por fin lograría ir al Mar Enita para dejar de ser novicia y convertirse en sacerdotisa. pociones.. aprender tantos conjuros.. ¿Qué caso tenía que una sacerdotisa ligara su vida a una daga? Era tonto.. libros. Pero que su vida estaba ligada a esa daga con la que había ingresado. era absurdo. también había alcanzado el grado de inmortalidad perfecta. que consistía en que ella nunca moriría a menos de que atentara contra su vida. Debía encontrar. Pero si ella atentaba contra su vida y moría. Pero Thrym sonrió y Paris también comprendió . su vida ya sería su última decisión y si algún día decidía perecer. les iría muy mal a ambos.que la devoraba y que no le permitía esforzarse y concentrarse en sus libros. porque al ser sacerdotisa. Thrym no lo vio así. Cuando llegó al Mar. Era por eso que ocultaban las dagas en el ala oeste para que no les ocurriera nada y las mantenían bajo llave. ella moriría inevitablemente. Thrym le pregunto que para que le serviría esa llave y porque decían que era la de su vida a lo que Kitiara le recordó aquella daga que llevó consigo el día que había entrado para siempre al castillo de Irazu. conocimiento y encantos. la daga jamás sufriría daño alguno. en medio del cántaro que solía usar de niña para recoger el agua una llave pequeña.

Cuando esta se iba a retirar. Su nombre era Ossien. Primero maldijo a Ossien. Thrym bajo inmediatamente la mirada. Así que mientras Paris se sentaba bajo una palmera. se acercó a el y fue ahí donde el muchacho volvió la cara y encontró sus ojos con los de Thrym por primera vez sonriendo. El había roto la regla. Finalizada la confesión. . Ossien huyó de la playa dejando a Thrym con el cántaro entre las manos.. era imposible puesto que el Sol no le era de mucha ayuda. después se volvió a disculpar. todos sabían la regla de nunca ver a una sacerdotisa a la cara.. Intentó el ejercicio de la intuición pero parecía estar bloqueada. Ossien le dijo que porque era tan cruel consigo misma y se encerraba en su mundo. que dentro del Castillo estaba abierta a todo conocimiento que se le pusiera enfrente... además. al intentar hablar. La sacerdotisa. Inevitablemente. luego le arrebató el cántaro. confundida como nunca lo había estado en su vida. Estaba delante de su tercer sirviente.. Pero el muchacho le levanto el rostro y lo vio por largos minutos sin decir nada hasta que Thrym. y no había ningún rastro. seguiría siéndolo. de su parte. Ossien. El de las sombras. le había estado diciendo “te amo”. Perdió una hora. Así que caminó y caminó hasta alejarse de la vista de Paris. Thrym volvió en sus pasos y antes de que nada pasara. encontró a un muchacho de piel dorada. era mudo. Y Ossien le contesto con unos ojos traviesos y mueca perfecta que cada vez que el le decía “lo que tu digas” en verdad. Thrym se dio a la ardua tarea de buscar en las orillas el cántaro que tantas veces llevó sobre su cabeza. Thrym le recordó que eso no era cierto. Thrym no sabia que hacer. dos. le pregunto que era lo que no podía oír. rubio y de ojos verdes iguales a los de la tonalidad del mar. Eso era inconcebible.. y por Thrym. Pero Ossien solo la veía de una manera que Thrym no podía definir.. luego se disculpó. no iban a saber nada. Thrym sonrió apenada y le agradeció el gesto.que al menos. Por quizá tercera vez en su vida. tres. a lo que Ossien le reclamó el no saber oír entre palabras. fue cuando recibió la respuesta de la pregunta que iba a hacer.... Y fue que al lado de una roca. Ossien le gritó y le pidió que se detuviera. pero fue ahí cuando Ossien le confesó que el sabía que Thrym debía buscar su cántaro y le confeso que había salido desde la madrugada a buscárselo para que ella no tuviera problemas extra. ya molesta.

Paris simplemente se encogió de hombros. le coloco de nuevo la mascara a Thrym y ambos regresaron al castillo. Paris llegó en ese momento y Thrym le dijo lo que había ocurrido. le ordenó lo inconcebible.. solo miro a sus pies. no podía reprimir lo que empezaba a sentir por ese tercer sirviente. intento con sus poderes poder volver todo atrás y no haber mirado a su tercer sirviente.. le indico que fuera a su claustro a purificar su alma de pecadora ante Seshjat con 300 latigazos sobre su espalda.. Thrym le tomo la mano y Ossien le puso en sus blancas manos un pedazo de pergamino viejo. Thrym. se enfureció y mandó a los guardias a que llevaran a Ossien al salón de torturas del ala oeste. Thrym intento preguntar más. Le ordeno que volteara a verla. Ella sabia que había renunciado a sentir al momento que se hizo sacerdotisa.. ella también había estado sintiendo algo por el. con indiferencia le indico que no podían perdonar a un traidor ladronzuelo. Le pregunto a Hummingbird donde se encontraba y le dijo que estaba barriendo el salón de ritos. Cuando Kitiara se dio cuenta que Ossien y Thrym se estaban mirando.. pero Goldmoon con actitud glacial. Thrym trató de impedirlo pero Kitiara. Nadie podía ayudarla y nadie podía sentir por ella. justo en el momento en que Kitiara entraba junto con los guardias del castillo a apresar a Ossien. Cinco días pasaron y Thrym comenzó a debatirse entre los pensamientos mundanos y los espirituales. El albino solo atinó a sonreír pero la joven le confesó que debió haberle dicho a Ossien que desde hace mucho tiempo. Entonces. Se quedaron viendo por horas. y Ossien la vio.. El cargo era que se le acusaba a Ossien de haber robado la máscara gigante del salón de torturas. Thrym llego hasta el y Ossien. Goldmoon fue quien ejecutó el castigo por orden de Kitiara. quien preparaba el juicio de Ossien mientras seguían en busca de la mascara gigante. pero al mismo tiempo. decidió ir a ver a Ossien. aun sin haberle visto la cara hasta ese día. como siempre lo hacia dentro del castillo. intento saber. . que la mirara a los ojos.

. Lo que ocurría era imposible. Goldmoon entendió que la teoría era cierta. la alivió. la sangre seguía manando de sus heridas y Goldmoon se detuvo. Thrym empezaba a gritar. torturada. y cuando Thrym sollozando. Thrym sabia que no podía hacer nada. Goldmoon la sostenía mientras que Ossien negaba saber donde se encontraba.. Cuando Thrym llego ahí.. Thrym solo vio.. Vio Ossien por ultima vez el hermoso rostro de Thrym. la vistió y la llevo con ella a ver el juicio de Ossien que estaba dando inicio. empezó a no tener poder sobre su espalda y su poder de evitar el dolor. pudo darse cuenta de para que servían las serpientes de los mangos de las sillas... Ossien estaba apresado por serpientes vivas que lo mordían en los brazos cada vez que negaba el ser el culpable de robar la mascara gigante.. empezó a propinarle unos severos latigazos a Thrym sobre la espalda desnuda. Thrym estaba encerrada en un dolor que cualquier sacerdotisa podía evitar.. podía despertarse el amor del que carecían. Y sabiendo que el destino de Ossien era ciertamente horrible. y hecha jirones. Le dio tiempo a Thrym de que curara sus heridas con sus poderes para seguirla torturando. y se fue. a sollozar del dolor incontenible que sentía al tener la piel sangrando. parecía que nunca lo había aprendido.. llegando a un dolor máximo. como si fuera cualquier espectáculo. donde se encontraba la mascara... Se detuvo atónita. . dejo de torturar a Thrym. Pronto. y empezó a llorar. La tortura de Ossien se prolongó por media hora más. todo aquel conocimiento que había aprendido para lograr esquivar el dolor mortal se le estaba yendo. se soltó de Goldmoon y sostuvo la cabeza. Todas las sacerdotisas lo miraban indiferentemente. porque a partir de ahí. Las serpientes ya habían mordido casi todo su cuerpo mientras Kitiara le preguntaba por ultima vez. usando la máscara roja de Kitiara. completamente destrozada. la blanca piel se había convertido en jirones.. le sonrió de igual manera que le había sonreído en el Mar y como sonrió aquel día que vio a Thrym entrar al castillo sin que ella se diera cuenta y gritó aterradora y desconsoladamente mientras la serpiente que lo ataba a la silla le mordía el pecho.. lo cual funcionó solo con 100 latigazos.Goldmoon. susurró el nombre de Ossien. la sangre no se detenía.

no le importaban las ratas que pasaban por ahí.... Ese triste papelito lo único que expresaba era una disculpa por cambiar a la orden de Seshjat para siempre acompañado de un “te amo” que Thrym comenzó a sentir en su cuerpo como nunca sintió conocimiento alguno. Hummingbird comenzó a llorar mientras Paris abrazaba al pequeño negrito. alguna vez ya la había pensado pero nunca pensó en que realmente la llevaría a cabo... Thrym comprendió entonces la importancia que una sacerdotisa tenia en ligar su vida a una daga. Antes de que las sacerdotisas por orden del Consejo liberaran la daga de Thrym para eliminar a Ossien. Thrym lo vio. solo esperaba la puñalada final. Sabiendo que ahora... Trató de correr de regreso. observó el resplandor de aquel farol amarillo que iluminó a Irastra para hacérsela. nunca conoció de lo que en realidad estaba hecho: del amor que esos ojos verdes siempre le profesaron... llego a su lado para informarle que el castigo al que seria sometido Ossien seria a la muerte por daga.. ya nada seria igual. Thrym se sintió de repente tan vacía y tan triste.. Kitiara y el Consejo Seshjat habian decidido ejecutar a Ossien aun y cuando el pequeño negrito había intervenido diciendo que la máscara estaba sobre la cama de Thrym sonriendo.Caminó por los corredores.. y dio gracias a Dios por haber conocido la llave de su vida en el Mar Enita. y se dio cuenta que por tratar de conocer al mundo. Paris la cubrió con una manta y Thrym abrió el pequeño papelito. Thrym comenzó a derramar abundantes lágrimas.. entro al claustro y justo sobre la cama. El juicio de Ossien había finalizado. Paris llevaba en su mano el pedazo de pergamino que Ossien le entregara antes de que lo detuvieran.... Pero llegó tarde. cuando volvió a oír un grito. encontró la máscara gigante que ahora sonreía. pero se detuvo casi por impulso eléctrico mientras Paris iba a su encuentro. la daga retorcida como un rayo ya se encontraba en las manos de Kitiara para dar muerte a Ossien quien herido y desangrado. sonreía porque una sacerdotisa podía sentir amor mundano y vulgar.. pero Hummingbird. Ossien había confesado que solo había entrado al castillo para servir a Thrym porque la amaba. no era aquella llave que sostenía en su puño y que no le había servido para recuperar su ... Thrym le pidió a Paris y a Hummingbird que la llevaran ante la pared que una noche descubriera. Pero Thrym sabia que tenía que tomar una decisión. era solo una cuestión de tiempo. aterrado.

Paris y Hummingbird. La daga se destruyo antes de que tocara su cuerpo. Goldmoon y las demás sacerdotisas dejaron de usar las máscaras para salir al jardín puesto que la profecía se había cumplido. recogieron lo que quedaba de Ossien y luego transportaron la mascara que ahora lloraba a donde era su lugar. solo cayó en el piso al lado de la pared de las máscaras mientras su daga se deshacía en manos de Kitiara. ahora el .daga. el de la muerte. Esta era la verdadera. Kitiara supo que lloraban por la muerte de Thrym y sonreían por el valor de la sacerdotisa de descubrir el sentimiento mundano y vulgar de los hombres que ella nunca pudo sentir.. Y cuando sus ojos verdes. húmedos de llanto. Lo único que quedaba de la sacerdotisa era su túnica roja y el pedazo de papel pergamino que Ossien le entregara. vieron las sombras. a Hummingbird y a Ossien que reflejo en sus ojos verdes todo el sentimiento por la sacerdotisa. sin embargo. lloraban y reían. curaron a Ossien hasta que éste pudo ir a los funerales de Thrym. Y Thrym. Thrym hubiera dejado de ser tan cruel consigo misma y de haber salido de su propio mundo. Sin embargo. Kitiara abandonó la sala de torturas.. y enterró en sus raíces el cántaro de Thrym. a Goldmoon.. Goldmoon recogió el polvo que quedó de la daga de Thrym y las sacerdotisas se retiraron a sus claustros después de comprobar que todas las mascaras de la pared secreta. Murió sin sentir nada. Se sintió contenta de que en el último momento. era la llave que Ossien le dio al mundo. usando el último poder de sacerdotisa que le quedaba. Hummingbird y Paris. Vio el sauce llorón donde Thrym solía trepar de niña. trepó después de cinco noches de llorar. al campanario donde también Thrym solía pasar sus ratos libres preguntándose que cosa era amar. murió antes de que Kitiara sumiera la hoja afilada en el pecho. a Paris. no lloró. Ossien no murió. Thrym súbitamente. Irastra supo la muerte de su prima al día siguiente. Thrym solo sonrió a Kitiara. Ossien. decidió morir como tantas veces practicó en sus ritos. fue como si todo el conocimiento que Thrym había adquirido en el castillo..

incluyendo la gigantesca de la legendaria Seshjat sonreían... supo que quizá el conocimiento no era del todo malo y que Thrym había aprendido bien.. que maldecir la oscuridad. si la obstruyen. Esa pequeña niña había cambiado sus vidas para siempre... ..... se les tilda de infames y cobardes.. qué es el pasado? ¿Cuál es el fluido mágico que nos rodea y oculta las cosas que más necesitamos saber? Quizá sería mejor preguntarle a las personas que no apoyan u obstruyen. pero la sombra seguía ahí y dejó de sentirse desdichado..... volteó a ver el sauce llorón y el Mar Enita.. porque a ellos se les acusa de ser mundanos y vulgares.. ya nadie en el castillo era igual. y todas las máscaras. Sonrió. y la sombra permanecía... Las personas suelen estar a favor o en contra de la búsqueda del conocimiento. y de ser seres humanos sin remedio. Si la apoyan....Siempre hay que estar en condiciones de escoger entre dos alternativas. se les idealiza como valientes o puros... hasta que distinguió el de una muchacha con un cántaro en la cabeza.. Miró y miró las sombras tal como Thrym lo hacía.. ¿Qué es el futuro.... al mismo tiempo que Paris y Hummingbird le llevaban una vela.... y se sumió en las sombras mientras la sombra de la muchacha del cántaro sonreía al igual que las máscaras que siempre había usado. Pero Ossien siguió buscando y buscando en las sombras.lo tuviera. dejó de verla. volteó a ver la lápida donde yacía Thrym y de pronto... Y es que después de todo siempre es mejor prender una vela. De pronto. pero que sienten.

Related Interests