You are on page 1of 6

VIH

Es la más letal de todas las que existen. Este virus destruye la


capacidad del cuerpo para defenderse de las infecciones. Se transmite
por el contacto con diversos líquidos corporales de personas
infectadas, como la sangre, la leche materna, el semen o las
secreciones vaginales. Las señales tempranas de la enfemedad
incluyen mucha fatiga y fiebre. Si bien no existe cura para el SIDA,
hay tratamientos que pueden tenerlo bajo control y hacer más lento su
progreso.

Prevención
El VIH se contagia a través del contacto con la sangre o con las secreciones sexuales (como el
semen y las fluidos vaginales), normalmente durante el sexo vaginal y anal. Por eso, la única
forma de estar 100% seguros de evitar el contagio es no tener sexo vaginal o anal.

Sin embargo, la mayoría de las personas tienen relaciones sexuales en algún momento de su
vida, por lo que es importante informarse sobre la prevención de VIH y el sexo más seguro. El
uso de condones REALMENTE disminuye el riesgo de contagio del VIH. Si vas a tener sexo, la
mejor manera de protegerte es usar condón cada vez que lo hagas. También existe una píldora de
uso diario que puedes tomar - llamada PrEP - que puede ayudarte a prevenir el VIH. Tu médico
o enfermero puede indicar si PrEP es adecuada para ti.

CLAMIDIA
Es la enfermedad bacteriológica más común. En la
mayoría de los casos no manifiesta síntomas. Puede
infectar la células del cuello del útero, la uretra, el recto y,
a veces, la garganta y los ojos. En las mujeres, los
síntomas son flujo abundante, sangrado anormal entre los
períodos menstruales o durante el acto sexual, dolor al
tener relaciones o al orinar y en la parte baja del abdomen.
En los hombres se manifiesta con un líquido blancuzco que sale de la uretra y dolor al orinar o en
los testículos.

Prevención
La clamidiasis se contagia a través de las secreciones sexuales como el esperma (semen), el
líquido preeyaculatorio y las secreciones vaginales. De modo que la mejor manera de evitar la
clamidiasis y otras ETS es no tener sexo vaginal, anal u oral. Sin embargo, esto no funciona para
la mayoría de las personas, y ahí es donde los condones y barreras de látex bucales juegan un
papel primordial. Realmente sirven para reducir las posibilidades de contagio de una ETS si
tienes sexo.
Hacerse pruebas periódicas de ETS es otra buena manera de mantenerte saludable.

HERPES GENITAL
El herpes genital es causado por dos tipos de virus. Estos
virus se llaman herpes simple del tipo 1 y herpes simple del
tipo 2. Los síntomas pueden aparecer mucho tiempo después
de haber sido infectados, pero una vez que nos hemos
contagiado, el virus permanece de por vida. El virus produce
unas úlceras alrededor de la vagina y en el pene, aunque la
mayoría de las personas que tiene herpes no presenta
síntomas o si los presenta son muy leves.
Prevención
El herpes genital se contagia por el contacto de piel a piel cuando se tiene sexo vaginal, anal u
oral con alguien que está infectado. De modo que la mejor manera de evitar el herpes y otras
ETS es no tener contacto alguno con los genitales o la boca de otra persona.
Sin embargo, la mayoría de las personas tienen relaciones sexuales en algún momento de sus
vidas, por lo que es importante saber cómo tener sexo más seguro. El uso de protección, como
condones y barreras de látex bucales, cuando se tienen relaciones sexuales reduce el riesgo de
contagio de una enfermedad de transmisión sexual. El herpes puede vivir en áreas del cuerpo que
los condones no protegen (como el escroto, las nalgas, la parte superior de los muslos y los
labios vaginales), por lo que el condón no siempre te protegerá contra el herpes. No obstante,
reduce las posibilidades de contraer herpes.
Si tienes un brote de herpes, no tengas relaciones sexuales con nadie, pues es el momento en que
se transmite más fácilmente. Sin embargo, el herpes suele transmitirse cuando no hay llagas ni
síntomas, por lo que es importante usar condones y barreras de látex bucales, aunque te veas y
sientas bien.

GONORREA
Es una infección bacteriológica que puede infectar la uretra, el cuello del
útero, el recto, el ano y la garganta, si se ha practicado sexo oral. El
período de incubación, es decir, el tiempo que pasa desde que se entra en
contacto con la bacteria hasta la aparición de los síntomas, es de 2-5 días.
Los síntomas pueden ser ardor al orinar, líquido blanco o amarillo del
pene, flujo vaginal amarillento e irritación o flujo del ano. Una infección
de gonorrea durante un embarazo puede causar problemas graves al bebé.

Prevención
La gonorrea se contagia a través de las secreciones sexuales como el semen, el líquido
preeyaculatorio y los fluidos vaginales. De modo que la mejor manera de evitar la gonorrea y
otras ETS es no tener sexo vaginal, anal u oral. Sin embargo, la mayoría de las personas tienen
relaciones sexuales en algún momento de sus vidas, por lo que es importante saber cómo se
puede tener sexo seguro. El uso de protección cuando tienes sexo realmente reduce las
probabilidades de contagio de una enfermedad de transmisión sexual.
Hacerte las pruebas de ETS periódicamente es otra buena manera de cuidar tu salud.

SÍFILIS
Aunque se cura fácilmente con antibióticos o penicilina,
puede causar complicaciones a largo plazo o la muerte, si no
se trata de manera adecuada. Normalmente, se desarrolla en
varias fases y puede manifestarse comenzando por una llaga
indolora y pasando después a un sarpullido o síntomas
parecidos a los de la gripe. Se lo puede contagiar la
embarazada a su bebé, lo que se conoce como sífilis
congénita.

Prevención
La sífilis se contagia por el contacto sexual con alguien que la tiene. Puede contagiarse aunque
no haya eyaculación. La sífilis se contagia durante el sexo vaginal, anal u oral.
De modo que la mejor manera de evitar la sífilis y otras enfermedades de transmisión sexual
(ETS) es no tener sexo vaginal, anal u oral en absoluto. Sin embargo, la mayoría de las personas
tienen relaciones sexuales en algún momento de sus vidas, por lo que es importante saber cómo
se puede tener sexo más seguro. El uso de protección durante el sexo realmente reduce las
probabilidades de contagio de una enfermedad de transmisión sexual.
Hacerte pruebas de ETS periódicamente es otra buena manera de mantenerte saludable.

VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO (VPH)


Es la ETS más común tanto en hombres como en
mujeres, ya que se calcula que el 90% de las personas
con una vida sexual activa entra en contacto con el
virus. No todas ellas se infectan: en el 90% de los
casos, el sistema inmunológico resuelve la situación.
En la mayoría de los casos, el VPH desaparece por sí
solo y no causa ningún problema de salud. Pero
cuando el VPH no desaparece, puede causar
problemas de salud como verrugas genitales
(condilomas) o cáncer. Hay vacunas que pueden
prevenirlo. Es importante acudir a los controles ginecológicos rutinarios para que la citología
detecte si hay alteraciones celulares y se puedan practicar pruebas más específicas. El control
ginecológico permite diagnosticar no solo el VPH, sino también, en el peor de los casos, el
cáncer de cérvix en estadios tempranos, a tiempo de extirparlo mediante un procedimiento
quirúrgico relativamente poco invasivo denominado conización.

Prevención
Como siempre, la mejor manera de asegurarse de no contraer una enfermedad de transmisión
sexual como el VPH es evitando el contacto sexual con otra persona, lo cual incluye sexo
vaginal, anal, oral y cualquier otro tipo de contacto genital.
Sin embargo, la mayoría de las personas tienen relaciones sexuales en algún momento de sus
vidas. Si tienes una vida sexual activa, hay ciertas cosas que puedes hacer para reducir las
probabilidades de contagiarte o transmitir el VPH:
Vacúnate contra el VPH.
Usa condones y/o barreras de látex bucales cada vez que tengas sexo vaginal, anal u oral. Si bien
los condones y las barreras de látex bucales no son tan eficaces para prevenir infecciones por el
VPH como lo son contra otras ETS, como la clamidia y el VIH, tener sexo más seguro puede
disminuir la probabilidad de contagio del VPH.

TRICOMONIASIS
En la mayoría de los casos no llega a manifestarse. Sus
principales síntomas pueden ser dolor al orinar, flujo con mal
olor, picor en la vagina, líquido en la uretra.

Prevención
La tricomoniasis se transmite a través de las secreciones
sexuales como el semen, el líquido preeyaculatorio y las
secreciones vaginales. De modo que la mejor forma de prevenir
la tricomoniasis y otras enfermedades de transmisión sexual
(ETS) es evitar que la otra persona entre en contacto con tus secreciones (durante el sexo
vaginal, por el contacto entre dos vaginas, por compartir juguetes sexuales y tocar los propios
genitales o los de la pareja con secreciones infectadas en la mano).
Sin embargo, la mayoría de las personas tienen relaciones sexuales en algún momento de sus
vidas, por lo que es importante saber cómo se puede tener sexo más seguro. La mejor forma de
reducir el riesgo de contraer una ETS es usando un condón durante el sexo anal y vaginal.
También evita compartir juguetes sexuales, ya que pueden transmitir la infección entre la pareja.
La tricomoniasis puede asustar un poco, en especial porque es muy contagiosa. No obstante,
intenta no obsesionarte con el contagio. Lo bueno es que la tricomoniasis es fácil de tratar y
usualmente no causa problemas graves de salud.

HEPATITIS B
Es una enfermedad del hígado. Algunas personas pueden
combatir la infección y eliminar el virus. En otras, la infección
permanece y da lugar a una enfermedad «crónica» o de por
vida. Puede causar problemas graves de salud. La mejor forma
de prevenir la infección es a través de vacunas.
Prevención
La mejor manera de evitar la hepatitis B es aplicándote la
vacuna contra el virus de la hepatitis B. Otro modo de
protegerte contra esta enfermedad y otras enfermedades de transmisión sexual es usar condones
y barreras de látex bucales durante el sexo oral, anal y vaginal. Puedes usar condón para el sexo
vaginal, el sexo anal y practicarle sexo oral a un pene. Además, puedes usar un condón abierto,
barreras de látex bucales o envolturas de plástico para cubrir la vulva o el ano durante el sexo
oral. Otra buena manera de cuidar tu salud es hacerte las pruebas de ETS periódicamente.
No compartas rasuradoras o cepillos de dientes, ya que pueden portar hepatitis B si tienen sangre
infectada. Tampoco compartas agujas para hacer perforaciones en el cuerpo, tatuajes o inyectar
drogas. Es MUY peligroso, ya que así se transmiten fácilmente la hepatitis B y otras infecciones.

CANDIDIASIS
Infección causada por hongos. Muchas veces no hay
síntomas. El tratamiento es simple y consiste en cremas,
óvulos vaginales, pastillas o una combinación de los tres.
Si no se trata, generalmente se van solos, pues el cuerpo
los combate de manera natural, pero en el hombre
pueden provocar inflamaciones de la uretra.

Prevención
Para prevenir un caso de candidiasis hay que recordar que una buena higiene y un buen estado de
salud impiden la invasión de piel y mucosas por Candida. Es importante secar bien la piel y sus
pliegues tras la ducha o baño (en el caso de los recién nacidos, es recomendable utilizar polvos
de talco que eliminen la humedad), y cepillarse los dientes y limpiar la boca con flúor oral.
También se debe abandonar el tabaco radicalmente.
Para evitar candidiasis vaginales, se recomienda a las mujeres el uso de ropa interior de algodón
por la menor irritación que puede conllevar en la zona íntima, así como evitar prendas
excesivamente ajustadas a la zona genital. De hecho, se han descrito como factores
favorecedores de las vulvovaginitis el uso de salvaslips o pantis.
Cuando se producen más de tres vulvovaginitis anuales, los ginecólogos recomiendan la
profilaxis con algún preparado probiótico, bien oral bien intravaginal, en forma de óvulo para
evitar las recurrencias, aunque existe todavía controversia al respecto. En aquellos casos en los
que el uso de antibióticos haya ocasionado en repetidas ocasiones este proceso, se recomienda
una dosis oral de fluconazol al principio del tratamiento antibiótico y otra dosis al final. Si fuese
una candidiasis resistente a este fármaco, se puede recomendar el uso de óvulos de ácido bórico.
El consumo de arándanos también puede ser de ayuda.
VERRUGAS GENITALES
Las verrugas genitales son verrugas que se encuentran
cerca o en las zonas genitales. En las mujeres, esto
significa en la vulva (la zona genital externa) o cerca de
ella, la vagina, el cuello uterino o el ano. En los hombres,
esto significa en el pene o cerca de él, el escroto o el ano.
Las verrugas aparecen como abultamientos o nódulos.
Pueden ser planas o abultadas, una sola o muchas,
pequeñas o grandes. Pueden tender a presentar un color
blancuzco o color carne. No siempre son fáciles de
percibir a simple vista y, muchas veces, una persona con
verrugas genitales no sabe que las tiene ahí. Las verrugas genitales las provoca un grupo de virus
denominado VPH (siglas de virus del papiloma humano). Hay más de 100 tipos de VPH.
Algunos de ellos pueden producir los tipos de verrugas que se ven en manos y pies de las
personas. Las verrugas genitales y los tipos de verrugas de manos y pies normalmente son
provocadas por distintos tipos de VPH. Hay más de 40 tipos de VPH que causan verrugas
genitales. Las verrugas genitales pueden transmitirse de una persona a otra a través del contacto
sexual íntimo (vaginal, oral o sexo anal). En algunos casos poco frecuentes, las verrugas
genitales se transmiten de la madre al bebé durante el parto. Las infecciones con el VPH son
comunes en adolescentes y adultos jóvenes. Entre más parejas sexuales tenga la persona, más
probable será que tenga una infección del VPH.

Prevención
En primer lugar, consulta a tu médico sobre la vacuna contra el virus del papiloma humano; la
mayoría de marcas de las vacunas brindan protección contra los tipos de VPH que causan la
mayoría de los casos de verrugas genitales. Esa es la mejor manera de evitar los problemas
relacionados con el VPH, incluyendo las verrugas genitales. Las verrugas genitales se contagian
por el contacto de piel a piel cuando se tiene sexo vaginal, anal u oral con alguien que las tiene.
De modo que la única manera infalible de evitar las verrugas genitales y otras enfermedades de
transmisión sexual (ETS) es no tener contacto alguno con la boca o los genitales de otra persona.
Sin embargo, la mayoría de las personas tienen sexo en algún punto de sus vidas, por lo que es
importante saber cómo tener sexo más seguro. El uso de protección, como condones y barreras
de látex bucales, cuando se tienen relaciones sexuales realmente ayuda a disminuir el riesgo de
contraer alguna ETS. También puedes no tener sexo con alguien si ves que tiene verrugas en los
genitales o en el ano, porque esta es la forma más fácil de contagio. Pero recuerda, es posible
contagiarse y contagiar a otros aunque no haya verrugas visibles, por lo que es importante el uso
del condón y de barreras de látex bucales aunque todo parezca estar completamente bien.
Aunque no existen pruebas para determinar si tienes verrugas genitales, incluir los exámenes de
ETS dentro de tu chequeo médico regular es parte de mantenerte saludable.

SARNA
La sarna es una enfermedad de la piel que ocasiona rasquiña,
causada por pequeños parásitos. Se transmite por contacto de piel
a piel, usualmente durante el sexo. La sarna no es peligrosa y se
puede curar.

Prevención
La sarna es muy contagiosa y se transmite con facilidad mediante el contacto de piel a piel. Por
lo tanto, la única forma de prevenir la sarna es no tener contacto íntimo cercano con nadie.
También, debes evitar tocar o compartir ropa con personas infectadas antes de que hayan
finalizado su tratamiento.

Usar condón es excelente para la prevención de otras ETS (como el VIH), pero no te protege
contra la sarna. La sarna puede asustar un poco, en especial porque es muy contagiosa. No
obstante, intenta no obsesionarte con el contagio. Lo bueno es que la sarna es fácil de tratar y
usualmente no causa problemas graves de salud.

¿Cómo puedo evitar transmitir la sarna?


Sigue cuidadosamente todos los pasos para el tratamiento contra las sarna. No tengas sexo hasta
que tú y tu(s) pareja(s) hayan finalizado el tratamiento y evita el contacto personal cercano con
otros. No compartas ropa ni sábanas hasta que te hayas librado de la sarna y hayas lavado bien
todo.

EL MOLLUSCUM CONTAGIOSUM
El molluscum contagiosum es una infección que produce
pequeñas bultos en la piel. Lo contraes por estar en contacto
con piel infectada, incluso durante el sexo. Desaparece
espontáneamente y no es peligroso.

Prevención
El molluscum contagiosum se da por contacto de piel a piel.
La mejor forma de evitarlo es no tener sexo con una persona
que tiene molluscum contagiosum ni contacto cutáneo con las
protuberancias de esa persona.
Si observas protuberancias en tu cuerpo o el de tu pareja, no tengas sexo hasta recibir tratamiento
o hasta que desaparezcan espontáneamente. (En cuanto a las protuberancias en los genitales, lo
más recomendable es hacer un tratamiento para que desaparezcan debido a que pueden demorar
mucho tiempo en irse). También evita tocar o compartir ropa u otros objetos de personas
infectadas hasta que finalicen el tratamiento.
El uso de un condón es excelente para la prevención de otras ETS (como la infección por VIH),
pero en verdad no te protege contra el molluscum contagiosum porque el virus puede estar en
partes del cuerpo que el condón no cubre. Aun así, es importante tener sexo seguro mediante el
uso de un condón y hacerte pruebas periódicas para evitar otras enfermedades de transmisión
sexual.
El molluscum contagiosum puede asustar un poco, en especial porque es muy contagioso. No
obstante, intenta no obsesionarte con el contagio. Lo bueno es que es fácil de tratar y no causa
problemas graves de salud.

¿Cómo puedo evitar transmitir el molluscum contagiosum?


Si tienes molluscum contagiosum, no tengas sexo hasta que hayan desaparecido los bultos. Es
conveniente que vayas a un médico para que te los trate y de ese modo desaparezcan más rápido.
No compartas ropa ni ningún otro elemento que haya podido estar en contacto con los bultos
hasta que estos hayan desaparecido por completo.
No te rasques ni frotes las protuberancias porque esto puede propiciar la propagación del virus a
otras personas o a otras partes de tu cuerpo. Asegurate de lavarte las manos si tocas los bultos
para evitar la propagación. También puedes reducir el riesgo de propagación del molluscum
contagiosum cubriendo los bultos con vendas o ropa.