You are on page 1of 2

Defender la opción de elegir no siempre significa odiar a los bebés o forzar a las

personas a terminar un embarazo. Esto consiste en dejar que las personas


evalúen su propia situación, piensen mucho y luego escojan qué es mejor en sus
circunstancias únicas.

El embarazo abarca alrededor de 9 meses de síntomas difíciles o debilitantes


como las náuseas, los vómitos, la distensión abdominal, los antojos, el
agotamiento, etc. La ONU ha clasificado como una tortura hacer que una mujer
embarazada siga con su embarazo en contra de su voluntad.

La doble moral del Gobierno relacionada con la autonomía corporal. Por ejemplo,
en la mayoría de los países, los órganos vitales no pueden retirarse de un cadáver
sin el consentimiento de la persona antes de que muera. Si un cadáver puede
controlar los órganos que podrían salvar vidas, pero una mujer embarazada no
puede controlar su propio útero, esto quiere decir que ella tiene menos derechos
corporales que un cadáver.

La Ley de la Interrupción Voluntaria del Embarazo (Choice on Termination of


Pregnancy Act) de los Estados Unidos disminuyó las muertes relacionadas con el
aborto de forma considerable. Si el aborto se legaliza, este se vuelve más seguro
y salva las vidas de las personas que recurren a esta opción.

Algunos embarazos como el ectópico son bombas de tiempo, ya que el feto sufrirá
la muerte y la persona también podría salir lastimada. Estas personas deberían
tener derecho a estar seguras.

Si alguien cree que las personas que recurren al aborto merecen morir, señala que
querer que una persona embarazada y su feto mueran no es una postura que
defienda mucho la vida.

Hay personas que están dispuestas a matar organismos de tamaño similar y no lo


denominan un pecado. Los mosquitos, las arañas, las cucarachas, los ratones y
las ratas podrían causar molestias en el mejor de los casos; y en la peor situación,
podrían provocar enfermedades