You are on page 1of 15

revista DE

DERECHO PENAL
Y CRIMINOLOGÍA
DELITOS ECONóMICOS • CONTRAVENCIONAL •
GARANTÍAS CONSTITUCIONALES • PROCESal PENAL •
EJECUCIÓN DE LA PENA
Director
Eugenio Raúl ZAFFARONI

ÁREA PROCESAL
Miguel Á. ALMEYRA

COORDINADOR
MatÍas BaiLONe

EDItOR RESPONSABLE
FraNCisCO J. CrOCiONi

COMItÉ ACADÉMICO
eDUarDO aGUirre OBarriO (arGeNtiNa 1923-2011)
CarLOs JULiO LasCaNO (arGeNtiNa)
LOLa aNiYar De CastrO (veNeZUeLa)
LUis arrOYO ZaPaterO (esPaña)
DaviD BaiGúN (arGeNtiNa 1926-2015)
NiLO Batista (BrasiL)
rOBertO BerGaLLi (arGeNtiNa)
JOrGe De La rUa (arGeNtiNa 1942-2015)
eDGarDO aLBertO DONNa (arGeNtiNa)
LUiGi FerraJOLi (itaLia)
JOsé LUis GUZMÁN DaLBOra (ChiLe)
JULiO B. J. Maier (arGeNtiNa)
serGiO MOCCia (itaLia)
FraNCisCO MUñOZ CONDe (esPaña)
esteBaN riGhi (arGeNtiNa)
GLaDYs rOMerO (arGeNtiNa 1933-2014)
NOrBertO sPOLaNsKY (arGeNtiNa)
JUareZ tavares (BrasiL)
JOhN vervaeLe (hOLaNDa)
JOsé saeZ CaPeL (esPaña)
COMITÉ DE REDACCIÓN

Gabriel Ignacio ANITUA Juan Manuel Lezcano


Fernando ARNEDO Manuel Maroto Calatayud
JAVIER BAÑOS Juliana OLIVA
Ricardo basílico Lorena Padovan
Verónica Bilczyk Jorge Paladines Rodríguez
María Laura Böhm Marcela Paura
José Angel Brandariz García Gabriel PÉREZ BARBERÁ
Leonardo Brond Jonathan Polansky
Pablo Qualina
Carlos CARAMUTI
Rodrigo M. Raskovsky
Roberto manuel carlés
Marcelo RIQUERT
Carlos CHIARA DÍAZ
Guido RISSO
Melina de Bairos Moura
Cristina Sánchez Henríquez
Javier DE LUCA MÁXIMO SOZZO
Horacio Dias Pablo Tello
Matías Eidem Valeria Vegh Weis
Daniel ERBETTA Myrna Villegas Díaz
Adrián FERNÁNDEZ Jonatan Wajswajn
Rubén E. FIGARI verónica yamamoto
Mariano Gutiérrez Diego Zysman Quirós

con el auspicio de
Asociación LATINOAMERICANA DE DERECHO PENAL Y CRIMINOLOGÍA (ALPEC)

Criterios uniformes para el envío


de colaboraciones

Los trabajos de doctrina y/o comentarios jurisprudenciales deben ser


remitidos vía e-mail a laley.redaccionjuridica@thomsonreuters.com
Los mismos deben ir acompañados del currículum vitae del autor y
sus datos de contacto.

issn: 0034-7914
Registro Nacional de la Propiedad Intelectual: EN TRÁMITE

IMPRESO EN LA ARGENTINA - Propiedad de La Ley Sociedad Anónima - Tucumán 1471 - CP1050AAC - Ciudad Autónoma
de Buenos Aires - Argentina - Tel.: (005411) 4378-4841
Nota de la Dirección: las opiniones vertidas en los comentarios firmados son privativas de quienes las emiten.
Sumario

DERECHO PENAL

DOCTRINA

Expansión del derecho penal y derechos humanos


Por Eugenio Raúl Zaffaroni ...................................................................................................... 3

Cesare Beccaria, la humanidad de las penas y la prisión permanente revisable en el Código


Penal español
Por Alejandro Luis De Pablo Serrano....................................................................................... 20

La tecnología en relación al hurto calificado por uso de llaves: art. 163, inc. 3, Código Penal
Por Julio Chiappini...................................................................................................................... 41

Secuestros virtuales
Por Luciano Bianchi.................................................................................................................... 55

Las aparentes desventuras de la dogmática penal en el contexto del juicio por jurados
Por Raúl F. Elhart........................................................................................................................ 59

NOTA A FALLO

El concepto de “funcionario público” en el Código Penal


Por Vilma Inés Kautyian Ziyisyian............................................................................................ 66

PECULADO / Tipicidad. Calidad de funcionario público. Ejecución de la voluntad estatal


(CFCasación Penal)...................................................................................................................... 66

La interpretación de la causal de expulsión de extranjeros en la Ley de Migraciones


Por María Carolina Acuña Seery, Marina Salmain y Santiago Roca................................... 78

MIGRACIONES / Poder de policía. Impedimentos de ingreso o permanencia en el país. Con-


dena por robo en el país. Revocación de la expulsión. Interpretación de la ley 25.871 (CS)...... 78

AÑO vIIi • Nº 06 • JUlIO 2018 - Derecho Penal y Criminología • III


Procesal penal

DOCTRINA

Las reglas y meta-reglas en la decisión judicial: reflexiones sobre neutralidad e imparcialidad


del juez en el proceso penal
Por Débora De Souza De Almeida............................................................................................ 91

La excarcelación: derecho o gracia del Rey


Por Ramiro Lopez Malah........................................................................................................... 103

A 20 años de la reforma procesal penal bonaerense


Por Ricardo S. Favarotto............................................................................................................ 108

A través del espejo: el Ministerio Público de la Defensa


Por Danilo De Luca..................................................................................................................... 110

Algunas reflexiones sobre la figura del arrepentido


Por Ramiro Lopez Malah........................................................................................................... 127

Sociología de la justicia penal y regímenes de acción. El caso de la prisión preventiva


Por Ezequiel Kostenwein........................................................................................................... 130

NOTA A FALLO

Detención por particulares y requisa


Por Luciano Bianchi.................................................................................................................... 151

REQUISA Y DETENCIÓN / Efectuada por los empleados de un local bailable. Validez. Fla-
grancia. Legítima defensa de terceros (CNCrim. y Correc.)....................................................... 151

Los montos punitivos como límite al juzgamiento unipersonal


Por Simón P. Bracco.................................................................................................................... 157

LAVADO DE ACTIVOS / Gravedad de los hechos. Tribunal colegiado. Escala penal aplicable
(CFCasación Penal)...................................................................................................................... 157

El modelo acusatorio como límite a la función jurisdiccional en el juicio abreviado


Por Andrés Flores........................................................................................................................ 173

PROCEDIMIENTO PENAL / Rechazo del acuerdo de juicio abreviado celebrado entre el


Fiscal y el imputado en el que se convino una calificación menos gravosa. Tenencia de es-
tupefacientes para consumo personal. Recurso de casación. Nulidad de sentencia. Derecho
de defensa en juicio (CFCasación Penal)................................................................................... 173

IV • Derecho Penal y Criminología - AÑO vIII • Nº 06 • JUlIO 2018


PENAL JUVENIL

DOCTRINA

Criminalidad juvenil versus criminalidad adulta en España


Por Tomás Montero Hernanz..................................................................................................... 183

Páginas clásicas

DOCTRINA

Examen crítico de la teoría de la equivalencia de las condiciones


Por Guillermo J. Ouviña............................................................................................................. 193

comentario bibliográfico

El delito de suministro de información privilegiada, por Mariano Cúneo Libarona (h.) y


Augusto N. Garrido. Comentado por Julio C. Báez................................................................. 201

AÑO vIIi • Nº 06 • JUlIO 2018 - Derecho Penal y Criminología • V


Penal juvenil

DOCTRINA
DPyC Penal juvenil DOCTRINA

Criminalidad juvenil versus criminalidad adulta


en España
Por Tomás Montero Hernanz

Sumario: I. Introducción.— II. Pretensión del trabajo.— III. La po-


blación española en edad penal.— IV. Criminalidad juvenil versus
criminalidad adulta.— V. Conclusiones.— VI. Bibliografía citada.

Resumen cia. La apariencia de un sistema blando ha sido


alimentada por los medios de comunicación que
Pocos estudios hay en nuestro país que lleven desdibujan la realidad (1).
a cabo un análisis comparativo de la delincuen-
cia juvenil y adulta. A pesar de ello, se ha instala- De esta influencia de los medios de comuni-
do en la población la idea de que el crecimiento cación en la percepción social se ha hecho eco
de los índices de delincuencia tiene su principal el Comité de los Derechos del Niño de Naciones
causa en el constante aumento de la criminali- Unidas, que viene reiterando en sus informes
dad juvenil, algo que se ha intentado justificar como en su actividad de información los medios
en el tratamiento benévolo que la ley de respon- pueden propagar prejuicios y estereotipos que
sabilidad penal del menor dispensa a los infrac- influyan de manera negativa en la opinión pú-
tores. En este trabajo se apuntan algunos datos blica y en los políticos (2), denunciando en ellos
comparativos entre los delitos cometidos por que la justicia juvenil es un fenómeno que asalta
menores y mayores de edad. con frecuencia las primeras páginas de los perió-
dicos generando una presión social para rebajar
Palabras clave: Criminalidad juvenil, evolu- la edad penal en base a casos puntuales (3).
ción de la criminalidad, delitos sancionados,
personas condenadas. Lo cierto es que las conductas protagonizadas
por los jóvenes obtienen, en la mayoría de las
I. Introducción ocasiones, una relevancia social mayor que las
realizadas por los adultos, especialmente las de
Uno de los tópicos sobre la delincuencia juve- carácter negativo, generándose así una percep-
nil en nuestro país ha sido su crecimiento de for- ción social especialmente adversa respecto de
ma constante desde la entrada en vigor de la ley los menores infractores. Fierro Gómez lo des-
orgánica 5/2000, de 12 de enero, reguladora de la cribía muy gráficamente: “Y los medios siguen
responsabilidad penal de los menores (LORPM), echando leña al fuego. Ya no se trata de que des-
hasta el punto de que durante algún tiempo exis- conozcan los derechos de intimidad o imagen de
tió un sentir generalizado de que este crecimien- los menores, sino de que distorsionan y amplifi-
to era consecuencia del benigno tratamiento que can toda noticia relacionada con la delincuencia
la norma hacía de las infracciones penales co-
metidas por menores de edad, idea que parece
haber perdido algo de fuerza en los últimos años. (1) Vid. DÍAZ CORTÉS, “Algunas consideraciones en
torno a la regulación de las bandas juveniles en la ley or-
gánica 8 de 2006”, p. 2.
Una cierta sensación de impunidad trascen-
dió a sus diversas reformas y fue especialmente (2) Vid. DE BLAS MESÓN - CURBELO HERNÁNDEZ,
“Infancia, juventud y medios de comunicación social”,
evidente en la llevada a cabo por la ley Orgánica p. 82.
8/2006, de 4 de diciembre, sobre cuyo origen una
(3) Vid. DE BLAS MESÓN, “Justicia juvenil: tratamiento
parte importante de la doctrina coincide, po- informativo y postulados éticos”, p. 133 y “Populismo pu-
niendo su foco en los medios de comunicación y nitivo y tratamiento informativo en la justicia de menores”,
en la percepción social generada por su influen- p. 80.

AÑO vIIi • Nº 06 • juLio 2018 - Derecho Penal y Criminología • 183


DPyC Penal juvenil DOCTRINA

juvenil que vende y tiene un indudable atractivo y Fernández Molina hablan de “una instrumen-
para los consumidores, para la opinión pública talización del derecho penal por parte de los go-
que, además, se alarma y pide soluciones radica- bernantes asentada sobre la asunción de que la
les para esa especie de epidemia [...] Si repasamos ciudadanía exige sanciones más severas hacia la
las noticias aparecidas en los medios informati- delincuencia”(8).
vos o en revistas jurídicas, puede observarse que
algunos sucesos o infracciones graves han influi- Sin embargo, algunos estudios ponen de ma-
do en las reformas legales y no parece que ese nifiesto una percepción distorsionada sobre los
sea el camino adecuado, moverse al dictado de jóvenes, la delincuencia y la justicia juvenil, so-
coros o clamores populares o recogida de firmas bre el volumen de esta delincuencia, concluyen-
de una familia coraje para legislar: llámese kale do que no existen datos relevantes que permitan
borroka o asuntos Jokin o Sandra Palo”(4). calificar a los ciudadanos de punitivos o deman-
dantes de una respuesta más severa hacia los
Pero esto no es algo nuevo, sino que ya se per- delitos cometidos por menores (9), más bien, al
cibía en el pasado siglo, antes de publicarse la contrario, los ciudadanos comparten el objetivo
LORPM. En 1996 decía García-Pablos de Moli- prioritario de la legislación de menores y su de-
na que la alarma social que genera la crimina- manda de respuesta hacia el delito no se funda
lidad del joven y el menor se explica más por el en el castigo sino en el trabajo educativo con un
impacto de injustos estereotipos sociales e imá- fin rehabilitador (10).
genes creadas por los “forjadores de la opinión
pública” que por la entidad y relevancia real de II. Pretensión del trabajo
aquélla (5).
El presente artículo pretende evidenciar, a tra-
La percepción social viene siendo en los últi- vés de la información que aporta la estadística
mos años un factor determinante en las reformas de condenados adultos y menores que publica
penales, dirigiendo la política criminal, si es que anualmente el Instituto Nacional de Estadística
existe tal (6), hacia una mayor punición, susten- a partir de la información que facilita el Regis-
tada en una idea de “tolerancia cero”. Se trata tro Central de Sentencias, la evolución que en
de un fenómeno conocido en la literatura cri- los dos últimos años publicados (2014 y 2015)
minológica como “populismo punitivo”, uno de ha experimentado la criminalidad den España
cuyos motores o características sería la supues- y si, efectivamente, es posible afirmar que la de-
ta demanda social de una respuesta más severa lincuencia protagonizada por menores de edad
frente a la delincuencia (7). Aizpurúa González crece a mayor ritmo que la delincuencia de adul-
tos. O si, por el contrario, la opinión pública se ha
conformado a partir de percepciones que no se
(4) Cfr. FIERRO GÓMEZ, “La ley del menor: crónica de corresponden con la evidencia de los datos.
una reforma anunciada”, ps. 2 y 3. Similares planteamien-
tos encontramos, por ejemplo, en VÁZQUEZ GONZÁLEZ,
- SERRANO TÁRRAGA, “La opinión pública ante la de- (8) Cfr. AIZPURÚA GONZÁLEZ - FERNÁNDEZ MOLI-
lincuencia juvenil. El tratamiento informátivo de los me- NA, “Información, ¿antídoto frente al populismo punitivo.
dios de comunicación sobre la delincuenica juvenil y su Estudio sobre las actitudes hacia el castigo de los menores
influencia en la política criminal española”, ps. 145 y 146; infractores y el sistema de Justicia Juvenil?”, p. 3.
OLAIZOLA NOGALES, “La medida de internamiento en
régimen cerrado en la LORPM. ¿Estamos ante un Derecho (9) Cfr. FERNÁNDEZ MOLINA - TARANCÓN GÓMEZ,
penal de la seguridad?”, p. 197. “Populismo punitivo y delincuencia juvenil: mito o reali-
dad”, p. 22.
(5) Vid. GARCÍA-PABLOS DE MOLINA, “Presupuestos
criminológicos y político-criminales de un modelo de res- (10) Cfr. FERNÁNDEZ MOLINA - TARANCÓN GÓMEZ,
ponsabilidad de jóvenes y menores”, ps. 252 y 253. “Conocimiento y actitud pública hacia la delincuencia ju-
venil”, p. 4. Vid. también GARCÍA HERNÁNDEZ - MARTÍN
(6) Dolz Lago dice tener la convicción de que ante la CABRERA - TORBAY BETANCOR - RODRÍGUEZ MENÉN-
delincuencia juvenil no hay un modelo político explícito. DEZ, “La valoración social de la ley de Responsabilidad Pe-
Vid. DOLZ LAGO, “La Ley penal del menor española: una nal de los Menores”, p. 869. Fernández Molina destaca que
década después (2001-2011)”, p. 21. la población general no tiene unas actitudes fijas o unidi-
(7) Vid. VARONA GÓMEZ, “Ciudadanos y actitudes mensionales respecto al castigo juvenil. Vid. FERNÁNDEZ
punitivas: Un estudio piloto de población universitaria MOLINA, “Valoración ciudadana del castigo juvenil: Baró-
española”, p. 2. metro Observatorio de la Actividad Judicial 2012”, p. 4.

184 • Derecho Penal y Criminología - AÑO vIII • Nº 06 • JULIO 2018


DPyC Tomás Montero Hernanz

Cuatro serán las perspectivas que se van a se- leves (antes faltas), a diferencia de la estadística
guir en esta aproximación comparativa entre la de condenados menores que sí la incluye y que
delincuencia juvenil y adulta en España: supone más de un treinta por ciento del total de
infracciones cometidas por estos (un 34,27% en
- En primer lugar se analizará la evolución de la 2015). Por ello debe tenerse presente esta cir-
delincuencia adulta entre 2014 y 2015 y se pondrá cunstancia en la interpretación de algunos da-
en comparación con la evolución experimentada tos, como a modo de recordatorio se apuntará.
por la delincuencia juvenil en los mismos años,
tomando en consideración no solo su variación Con carácter previo al inicio del análisis com-
en términos absolutos, sino también en los dife- parativo nos detendremos en el conocimiento
rentes grupos de edad, partiendo de la premisa de de la población española en edad penal, lo que
que la actividad delictiva decrece con la edad. permitirá facilitar el seguimiento de los datos de
criminalidad.
- En un segundo momento se hará una compa-
III. La población española en edad penal
rativa entre delitos sancionados y personas con-
denadas. Al igual que en el anterior apartado, se Como es sabido, el Código Penal establece
llevará a cabo un doble análisis, primero toman- la responsabilidad penal de los mayores de 18
do como referencia comparativa la delincuencia años, remitiendo a la legislación que regule la
juvenil y la adulta en toda su extensión, para se- responsabilidad penal de los menores la res-
guidamente hacerlo atendiendo a los diferentes ponsabilidad en que pueden incurrir quienes
grupos de edad, ya que la visión global tiene un no hayan alcanzado dicha edad (11). La LORPM
claro efecto distorsionador pues, como antes se fijó su ámbito de aplicación a la exigencia de res-
dijo, la actividad delictiva decrece sensiblemente ponsabilidad de las personas mayores de catorce
con la edad, concentrándose más del 60% (68,8% años y menores de dieciocho por la comisión de
en 2015) de los delitos entre los 18 y los 40 años, hechos tipificados como delitos o faltas en las
aunque la población de esta franja de edad sólo normas penales (12).
representa el 36,6% de los mayores de 18 años.
La población entre 14 y 17 años representa el
- La relación entre la variable género y delito 3,74 % de la población total de nuestro país. Sin
será la tercera línea de análisis, a fin de analizar embargo, en la comparativa que se lleva a cabo
si existe alguna diferencia entre el perfil del de- en los siguientes epígrafes no se tomará como re-
lincuente adulto y del juvenil. ferencia la población total, sino la población con
edad penal, es decir aquella mayor de 14 años,
- Por último, se hará una incursión en la na- donde la franja 14 — 17 años representa el 4,36 %.
cionalidad de las personas condenadas para co-
nocer el papel de la población extranjera en la III.1. Población española en edad penal en 2015
criminalidad de nuestro país.
Población total 46.624.382
El análisis de la estadística de condenados por Población 14 – 17 años 1.745.654
grupos de edad aporta un elemento interesante
Población mayor de 18 años 38.310.165
a tener presente en el futuro, especialmente si se
retomara la idea primitiva, últimamente olvida- 18 – 20 años 1.302.123
da, de hacer extensible la aplicación de la LOR- 21 – 25 años 2.420.656
PM a determinadas infracciones cometidas por
mayores de 18 años y menores de 21. 26 – 30 años 2.790.907
31 – 35 años 3.483.387
Como más arriba se señalaba, para llevar a 36 – 40 años 4.040.309
cabo el presente estudio se ha elegido la estadís-
tica de condenados adultos y menores que pu- Población con edad penal 40.055.819
blica anualmente el Instituto Nacional de Esta-
dística. Es necesario señalar, antes de entrar en el
estudio de los datos, que la estadística de conde- (11) Vid. art. 19 CP.
nados adultos no recoge las condenas por delitos (12) Vid. art. 1º LORPM.

AÑO vIIi • Nº 06 • juLio 2018 - Derecho Penal y Criminología • 185


DPyC Penal juvenil DOCTRINA

IV. Criminalidad juvenil versus criminalidad adulta

IV.1. Evolución de los delitos sancionados entre 2014 y 2015

El volumen de delitos cometidos por mayores de 18 años ha crecido entre estos dos años un 3,89%,
mientras que los cometidos por menores de edad han experimentado un descenso del 1,46%.

IV.1.a. Evolución de los delitos sancionados en España entre 2014 y 2015

2014 2015 Variación


14 – 17 años 16.012 15.779 -1,46%
+ de 18 años 277.956 288.756 3,89%

Si analizamos los datos por grupos de edad, se evidencia que entre los 18 y los 40 años (36,65% de la
población mayor de 18 años) son los grupos de edad donde se concentran más del 60% de los delitos
cometidos por mayores de edad (69,69% en 2014 y 68.81% en 2015) y que en esta franja de edad la cri-
minalidad ha aumentado por encima de la variación que ha experimentado la delincuencia juvenil.

IV.1.b Evolución delitos sancionados en España entre 2014 y 2015 por grupos de edad

2014 2015 Variación


14 – 17 años 16.012 15.779 -1,46%
18 – 20 años 23.566 24.815 5,30%
21 – 25 años 43.113 43.886 1,79%
26 – 30 años 43.125 43.815 1,60%
31 – 35 años 44.502 44.923 0,95%
36 – 40 años 39.384 41.247 4,73%

IV.2 Delitos sancionados y personas condenadas en 2015

De todos los delitos sancionados en nuestro país en 2015 (304.535), un 5,18% fueron cometidos
por menores de entre 14 y 17 años, lo que significa casi un punto más (0,82%) que su peso dentro del
volumen de población con edad penal (4,36%%).

Consecuentemente con el dato anterior, el número de delitos cometidos por cada mil habitantes es
superior dentro de las personas sometidas a la legislación reguladora de la responsabilidad penal de
los menores (9,04) que entre los mayores de edad (7,54).

IV.2.a. Delitos sancionados en España en 2015 según edad

14-17 años + de 18 años Total


Total delitos 15.779 288.756 304.535
Delitos / 1.000 habitantes 9,04 7,54 7,60
Población 1.745.654 38.310.165 40.055.819

Sin embargo, si descendemos en el análisis a los principales grupos de edad donde se concentra
la delincuencia adulta, se observa como el número de delitos por cada mil habitantes de esas franjas
es superior en la delincuencia adulta hasta los 40 años, lo que es consecuente con el descenso que

186 • Derecho Penal y Criminología - AÑO vIII • Nº 06 • JULIO 2018


DPyC Tomás Montero Hernanz

experimenta la criminalidad con la edad, concentrándose las mayores ratios de delitos sancionados
entre los 18 y los 40 años, edades donde la actividad delictiva es superior a la de los menores de edad.

IV.2.b. Delitos sancionados en España en 2015 según grupos de edad

Delitos Delitos/1.000 hab.


14 – 17 años 15.779 9,04
18 – 20 años 24.815 19,06
21 – 25 años 43.886 18,13
26 – 30 años 43.815 15,70
31 – 35 años 44.923 12,90
36 – 40 años 41.247 10,21

Similares resultados encontramos si en lugar de tomar como referencia el número de delitos nos
detenemos en el número de personas condenadas, si bien como ya quedó expuesto al inicio de este
capítulo los datos que a continuación se exponen no son comparables en su totalidad, ya que los
datos facilitados por el INE en la estadística de menores no distinguen entre condenados por delitos
y por faltas (ahora delitos leves), representado estas el 32,94 % de las infracciones cometidas. Por el
contrario, la estadística de condenados adultos refiere sólo aquellos que lo han sido por delitos graves
o menores graves, obviando las condenas por faltas (delitos leves). A pesar de ese matiz, que lógica-
mente eleva los resultados de la franja de 14 a 17 años, resulta gráfica su comparación para poder
hacernos una referencia del peso de la delincuencia juvenil en el volumen global de criminalidad.

Nuevamente, el número de condenados por mil habitantes es superior entre los menores que entre
los adultos, si bien, como a continuación se expone, estos datos se invierten cuando los confrontamos
con las franjas de edad más activas criminalmente.

IV.2.c. Personas condenadas en España en 2015 según edad

14-17 años + de 18 años Total


Total condenados 13.981 222.862 236.843
Condenados / 1.000 habitantes 8,01 5,82 5,91

Efectivamente, resultan muy superiores los condenados por mil habitantes en las franjas de entre 18 y
35 años, aun teniendo en cuenta que en estos casos no están incluidos los condenados por faltas (delitos
leves). Y aunque en el grupo de edad siguiente el resultado es inferior a los datos de menores, segura-
mente si se incluyeran también las personas condenadas por faltas (delitos leves) la cifra sería superior.

IV.2.d. Personas condenadas en España en 2015 según grupos de edad

Condenados Condenados/1.000 hab.


14 – 17 años 13.981 8,01
18 – 20 años 19.244 14,78
21 – 25 años 33.504 13,84
26 – 30 años 33.315 11,94
31 – 35 años 33.901 9,73
36 – 40 años 31.618 7,83

AÑO vIIi • Nº 06 • juLio 2018 - Derecho Penal y Criminología • 187


DPyC Penal juvenil DOCTRINA

IV.3 Comparativa de la delincuencia según sexo

Entre los delitos sancionados es ligeramente superior la participación de la mujer (14,65%) en la


delincuencia juvenil que en la adulta (13,21%), si bien las estadísticas del INE no ofrecen en este apar-
tado una distribución por grupos de edad, donde tal vez pudiéramos encontrar una mayor similitud
en las primeras franjas.

IV.3.a. Delitos sancionados en España en 2015 según edad y sexo

Hombres Mujeres
Total % Total %
14 - 17 años 13.467 85,35% 2.312 14,65%
+ de 18 años 250.609 86,79% 38.147 13,21%

Si nos fijamos en las personas condenadas y con el matiz ya reiterado de que la estadística de adul-
tos no incluye las faltas (delitos leves), la diferencia es mayor, siendo la participación femenina en la
delincuencia juvenil un 5,96% superior.

IV.3.b. Personas condenadas en España en 2015 según edad y sexo

Hombres Mujeres
Total % Total %
14 - 17 años 11.141 79,69% 2.840 20,31%
+ de 18 años 190.876 85,65% 31.986 14,35%

El hecho de que en los datos ofrecidos por el INE no se puedan hacer comparaciones homogé-
neas (eliminando los datos relativos a las faltas en la delincuencia juvenil o incorporando estas en
la de adultos), hacen que los datos anteriormente ofrecidos tengan un valor relativo, ya que las fal-
tas tienen un mayor peso en la delincuencia juvenil femenina que en la masculina, representando
en las mujeres el 48,55% del total de infracciones sancionadas, mientras que en los hombres era
solo del 30,98%.

IV.3.c. Infracciones penales según sexo por menores de 14 a 17 años en 2015

Hombres Mujeres
Total % Total %
Delitos 13.467 69,02% 2.312 51,45%
Faltas 6.044 30,98% 2.182 48,55%

IV.4 Análisis según nacionalidad

Analizando los delitos cometidos por extranjeros, resulta significativo el amplio peso que sobre el
total de los delitos sancionados tienen los cometidos por extranjeros, en relación a la población que
representan.

En el caso de los mayores de 18 años, la población extranjera representa el 7,87% de las personas
mayores de dicha edad, si bien porcentualmente representan casi el doble de los delitos sancionados
(14,53%).

188 • Derecho Penal y Criminología - AÑO vIII • Nº 06 • JULIO 2018


DPyC Tomás Montero Hernanz

En el caso de los menores de edad las diferencias en términos porcentuales se mantienen similares,
aunque ligeramente superiores, representando el 10,09% de la población y el 22,17% de los delitos
sancionados.

IV.4.a. Población en España en 2015 según nacionalidad

Españoles Extranjeros
Total % Total %
14 - 17 años 1.569.491 89,91% 176.163 10,09%
+ de 18 años 35.294.873 92,13% 3.015.292 7,87%

IV.4.b. Delitos sancionados en España en 2015 según nacionalidad

Españoles Extranjeros
Total % Total %
14 - 17 años 12.281 77,83% 3.498 22,17%
+ de 18 años 246.803 85,47% 41.963 14,53%

V. Conclusiones - En cuanto a la nacionalidad de los infracto-


res, al igual que ocurre en la delincuencia juvenil,
De los datos expuestos pueden extraerse las si- en la delincuencia adulta tiene un amplio peso
guientes conclusiones: el número de delitos cometidos por extranjeros,
muy por encima del volumen de población que
- La comparación de las estadísticas de con- representan, no apreciándose importantes dife-
denados y de menores que elabora el INE puede rencias entre criminalidad juvenil y adulta.
llevar, en una primera lectura, a la conclusión de
que la delincuencia juvenil es mayor, en propor- - La conclusión final debe ser que es errónea
ción a su volumen de población, que la delin- la percepción social del gran crecimiento de la
cuencia adulta. delincuencia juvenil en nuestro país, o al menos
comparativamente con la adulta, pues los datos
- Sin embargo, el análisis de los datos por mil ponen de manifiesto que la adulta ha experimen-
habitantes pone de manifiesto que el número de tado un crecimiento superior si nos centramos en
delitos cometidos por menores es inferior al co- las franjas de edad más activas delictivamente.
metido por adultos en las franjas de edad crimi-
nalmente más activas, pues la participación en el VI. Bibliografía citada
delito decrece sustancialmente con la edad.
AIZPURÚA GONZÁLEZ, Eva - FERNÁNDEZ
- Lo mismo ocurre con el número de perso- MOLINA, Esther, “Información, ¿antídoto frente
nas condenadas, donde la apariencia de mayor al populismo punitivo? Estudio sobre las actitu-
número de condenados en el marco de la delin- des hacia el castigo de los menores infractores
cuencia juvenil que en la adulta, se invierte si nos y el sistema de Justicia Juvenil”, en Revista Espa-
fijamos en las edades de mayor actividad delic- ñola de Investigación Criminológica, 2011-3, ps.
tiva. 1-29. Disponible en www.criminología.net.

- No existen diferencias significativas en la DE BLAS MESÓN, Isabel, “Justicia juvenil:


variable sexo, con una participación de las mu- tratamiento informativo y postulados éticos”, en
jeres en la delincuencia juvenil y adulta muy si- Anuario de justicia de menores, 2012-12, ps. 133-
milares. 146.

AÑO vIIi • Nº 06 • juLio 2018 - Derecho Penal y Criminología • 189


DPyC Penal juvenil DOCTRINA

DE BLAS MESÓN, Isabel, “Populismo punitivo FIERRO GÓMEZ, Avelino “La ley del menor:
y tratamiento informativo en la justicia de meno- crónica de una reforma anunciada”, LA LEY 2006-
res”, en Anales de la Facultad de Derecho, 2012- 6492. Acceso digital laleydigital360, ps. 1-19.
29, ps. 73-90.
GARCÍA HERNÁNDEZ, María Dolores - MAR-
DE BLAS MESÓN, Isabel - CURBELO HER- TÍN CABRERA, Eduardo - TORBAY BETANCOR,
NÁNDEZ, Emiliano, “Infancia, juventud y me- Ángela - RODRÍGUEZ MENÉNDEZ, María del
dios de comunicación social”, en Anuario de jus- Carmen, “La valoración social de la ley de Res-
ticia de menores, 2007-7, ps. 81-111. ponsabilidad Penal de los Menores”, en Psicothe-
ma, 2010-22, nro. 4, ps. 865-871.
DÍAZ CORTÉS, Lina M., “Algunas considera-
ciones en torno a la regulación de las bandas ju- GARCÍA-PABLOS DE MOLINA, Antonio, “Pre-
veniles en la ley orgánica 8 de 2006”, en Revista supuestos criminológicos y político-criminales
General de Derecho Penal, 2007-8, ps. 1-26. de un modelo de responsabilidad de jóvenes
y menores”, en Cuadernos de Derecho Judicial,
DOLZ LAGO, Manuel J., “La Ley penal del me- Ed. Consejo General del Poder Judicial, Madrid,
nor española: una década después (2001-2011)”, 1996-15, ps. 249-288.
en Anuario de justicia de menores, 2011-11, ps.
11-98. OLAIZOLA NOGALES, Inés “La medida de in-
ternamiento en régimen cerrado en la LORPM.
FERNÁNDEZ MOLINA, Esther, “Valoración ¿Estamos ante un Derecho penal de la seguri-
ciudadana del castigo juvenil: Barómetro Ob- dad?”, en Revista Penal, 2013-31, ps. 190-220.
servatorio de la Actividad Judicial 2012”, en LA
LEY 2012-7944, Acceso digital laleydigital360, VARONA GÓMEZ, Daniel, “Ciudadanos y acti-
ps. 1-8. tudes punitivas: Un estudio piloto de población
universitaria española”, en Revista Española de
FERNÁNDEZ MOLINA, Esther - TARANCÓN Investigación Criminológica, 2008-6, ps. 1-38.
GÓMEZ, Pilar, “Conocimiento y actitud pública Disponible en www.criminología.net.
hacia la delincuencia juvenil”, en Boletín Crimi-
nológico del Instituto Andaluz Interuniversitario VÁZQUEZ GONZÁLEZ, Carlos - SERRANO
de Criminología, 2010-123, ps. 1-4. TÁRRAGA, María Dolores, “La opinión pública
ante la delincuencia juvenil. El tratamiento in-
“Populismo punitivo y delincuencia juvenil: formativo de los medios de comunicación sobre
mito o realidad”, en Revista Electrónica de Ciencia la delincuencia juvenil y su influencia en la polí-
Penal y Crimonología, 2010-12, ps. 1-25. Disponi- tica criminal española”, en Anuario de justicia de
ble en web: http://criminet.ugr.es. menores, 2004-4, ps. 145-170. u

190 • Derecho Penal y Criminología - AÑO vIII • Nº 06 • JULIO 2018