You are on page 1of 4

CENTRO INAH MORELOS 460

Marzo 27, 2011

S U P L E M E N T O C U L T U R A L
Juan Francisco Moncaleano:
Colombia y la revolución mexicana
Ricardo Melgar Bao de tono muy beligerante contra
el Partido Comunista de México

E
y la Comintern en el continente:
n 1912 afirmar que el México maderista era la México Soviet y Comunismo
Rusia Americana no era precisamente un elogio. El
Criollo. Ambos textos solventa-
juicio del anarquista colombiano era durísimo. Ho-
ron las críticas que formulasen
mologaba al Maderismo con el Zarismo autoritario
las corrientes del llamado nacio-
y represivo que en 1905 había ahogado en sangre a
nalismo revolucionario durante
la insurrección libertaria en ese lejano imperio euroasiático. Ese jui-
los períodos de Obregón y Calles
cio polémico nos remite a un mirador y una praxis internacionalistacontra los afanes de los comin-
que merece ser rescatada. ternistas mexicanos y extranje-
Nos recuerda que la recepción de la Revolución mexicana en ros de profundizar el proceso.
América Latina no fue pura exterioridad, como lo prueba la incorpora-
Participaron en los diversos es-
ción Moncaleano y de un número
significativo de internacionalis-
tas. Participaron también muchos
otros revolucionarios procedentes
No hay duda que México es
de otros países, tantos que el Ins- la Rusia Americana
tituto Nacional de Estudios Histó-
ricos de la Revolución Mexicana,
dedicó un tomo dando cuenta de ya es poco el tiempo que los liber-
ellos en el que incluye al personaje
que nos interesa.2 Y a pesar de ese ticidas me dejarán entre ustedes
loable y enjundioso esfuerzo la
obra acusa muchas omisiones, las
y es preciso ganar tiempo
cuales han sido insuficientemente
atendidas a pesar de la cauda de
publicaciones que han surgido Juan Francisco Moncaleano1
con motivo de la conmemoración
de su primer centenario.
En ese mosaico de extranje- es la de Julio Cuadros Caldas, cenarios del México bronco de
rías militantes en México, los más que por su labor en el frente aquellos años otros colombianos
colombianos no fueron la ex- agrario y campesino, por un libro que no fueron precisamente inte-
cepción. aunque no siempre co- de su autoría de elevado impacto lectuales. Uno de ellos, fue Juan
incidieran ideológica o política- social: El Catecismo Agrario, Francisco Moncaleano, a quien
mente. Su adscripción a las filas el cual tuvo muchas ediciones dedicaremos este artículo.
de los caudillos y proyectos del y se convirtió en el manual más
proceso revolucionario hablan de socorrido para los trámites cam- Moncaleano y Ravachol director fundador del periódico por la muerte de Mc Kinley, su
la complejidad que revistió. La pesinos de dotación de tierras Ravachol, de ideas liberal-so- presidente en manos de un liber-
figura más recordada en nuestro ejidales. Fueron relevantes para Juan Francisco Moncaleano, en cialistas a una postura definida- tario tiranicida. Tal evento tuvo
país, de la presencia colombiana, los años 1924 a 1930 dos libros su país de origen, transitó como mente anarquista en el curso del como centro apretarles las cuer-
año 1910. Nombre temible eligió das a los anarquistas y acotar tus
nuestro libertario, porque repre- movimientos. El asilo y la extra-
sentaba un ícono en la práctica dición ingresaron en las agendas
del tiranicidio. François Claudius y acuerdos intergubernamentales.
Koënigstein (1859 - 1892), quien Por lo anterior, reinvidicar a Ra-
realizó tres temibles atentados vachol era toda una provocación
dinamiteros contra figuras de au- simbólica. El periódico de ma-
toridad en el París de 1891, usó rras más que convertirse en una
el pseudónimo de Ravachol. En tribuna a favor de medidas tan
los medios anarquistas y libera- extremistas, lanzó sus bombas de
les el tiranicidio fue considerado papel contra el clero y las autori-
como práctica extrema y fue muy dades gubernamentales, aunque
temida en los medios europeos, en su vida la acción directa, había
norteamericanos y latinoameri- sido incorporada durante su paso
canos. El tiranicidio es una forma por el ejército colombiano y las
de terrorismo, pero en ese tiempo huestes radicales del liberalismo.
y bajo ese nombre, buscaba legiti- Nuestro protagonista había lle-
marse ideológicamente. En 1902, gado al grado de coronel del ejér-
con motivo del Congreso Pana- cito colombiano y militado en las
mericano celebrado en México, filas del Partido Liberal, antes de
los delegados colombianos al encauzar su vida bajo el ideario
igual que sus pares mexicanos del socialismo libertario.3 No fue
y de otros países, en particular, el único caso de mudanza ideoló-
los procedentes de los Estados gica a favor del anarquismo. En
Unidos, estaban conmocionados sigue... 
el tlacuache 460 Domingo 27 de marzo de 2011

 fundación de la “Biblioteca So- Desembarcó clandestinamente cal y encendido discurso contra plo: “El grito de rebelión” hacia
México tenemos muchos para di- cialista” en los medios obreros y en el Puerto de Veracruz el 12 de las tesis del disertante oficial. 1912 en un periódico poblano de
cha época, algunos muy notables artesanales de Bogotá.5 junio de 1912, y se trasladó a la La reacción de Trejo trascendió filiación mutualista.11 Este hecho
emergidos de las filas liberales. capital, donde decidió afincarse el evento, ordenando su perse- invita a tomar con cuidado el cri-
En Colombia, la activa propa- Moncaleano en México y realizar sus primeras acciones cución y detención el mismo terio selectivo de manejar única-
ganda anticlerical que le valió libertarias al lado de sus pares día, así como la requisa y pro- mente las fuentes hemerográficas
la excomunión a Moncaleano, Luis Araiza, en su conocida hibición del vocero anarquista. o documentales de entidades afi-
no puede confundirse con una obra sobre los cuadros obre- Fue deportado al día siguiente nes a la ideología del personaje.
postura antirreligiosa. Nuestro ros mexicanos, le dedica a las Islas Canarias, por Fue autor de Grito Rojo, que se
personaje en un artículo sobre una breve semblanza haber declarado tal convirtió en pieza muy leída en
el “Socialismo cristiano”, defi- a Juan Francisco nacionalidad a las veladas y eventos de la Casa
nió con transparencia su postura Moncaleano. fin de sortear del Obrero Mundial.12
ideológica:
“El cristianismo ha grabado, Unidad y ruptura
pues, profundamente en nuestros con el Magonismo
corazones y en nuestros espíritus
los sentimientos y las ideas que Moncaleano, en la ciudad de Los
dan nacimiento al socialismo. Ángeles, proyectó y dirigió la
Es imposible leer atentamente Casa del Obrero Internacional,
las profecías del Antiguo Testa- mientras Blanca, su nueva com-
mento y del Evangelio, y echar pañera, publicó la revista Pluma
al mismo tiempo una mirada so- Roja, de 1913-1915, donde pro-
bre las condiciones actuales, sin movió la emancipación de la
verse inclinado a condenar éstas mujer del control de la iglesia, el
en nombre del ideal evangélico. estado y el sistema patriarcal.13
En todo cristiano que comprende La Casa del Obrero Interna-
las enseñanzas de su Maestro y cional, con su biblioteca y dormi-
las toma en serio, hay un fondo torio para que fuese eje de convi-
de socialismo: y todo socialista, vencia libertaria de los exiliados
cualquiera que pueda ser su odio y migrantes fue realmente un
contra la religión, lleva en sí un proyecto digno de recordar. Los
cristiano inconsciente” 4 espacios de la casona fueron re-
Moncaleano puede ser visto partidos para usos diversos de los
como un continuador del le- integrantes de los gremios más
gado utopista cristiano de los representativos.14 Sin embargo,
socialistas libertarios de media- fue cuestionada más que su fun-
dos del siglo XIX, que militaron ción de hospedería la de servir
en las denominadas Sociedades de espacio festivo, de periódico
Democráticas de Colombia en lugar de baile.15 El moralismo de
tiempos del presidente Juan Vi- las corrientes anarquistas fue en
cente Melo, quien se inmoló este caso, como en muchos otros,
en territorio mexicano, comba- contrario a las prácticas culturales
tiendo en las filas anticolonialis- de las clases subalternas.
tas contra las fuerzas francesas En noviembre de 1915 se hizo
de Maximiliano. pública y definitiva la ruptura en-
Desde las páginas de Rava- tre Moncaleano y Ricardo Flores
chol, Moncaleano auspició la la repatriación Magón. El libertario colombiano se
difusión del pensamiento peda- a su país de ori- pensaba como un cuadro profesio-
gógico libertario de Francisco gen.8 Sin embargo, nal de tiempo completo entregado a
Ferrer Guardia y avanzó en su las perspicaces o descon- la causa de la Idea y como tal, debía
arraigo cultural a través de la Ricardo Flores Magón fiadas autoridades isleñas no ser subsidiado con los magros fon-
le permitieron desembarcar obli- dos de Regeneración. Moncaleano
mexicanos. El 30 de junio, al gándolo a continuar viaje hasta ofrecía a cambio, multiplicar la
lado de los líderes libertarios La Coruña. Desde su no elegido redacción de artículos para el pe-
Jacinto Huitrón, Eloy Armenta y lugar de exilio, nuestro rebelde riódico revolucionario. Tal punto de
Pioquinto Roldán, constituyó el impenitente solicitó y recibió el vista fue considerado inaceptable
grupo Luz, de filiación anarquista. apoyo del Partido Liberal Mexi- por Flores Magón.
La imagen elegida para autoads- cano liderado por los hermanos El texto de ruptura de Ricardo
cribirse resentía la presencia de Flores Magón para salir de Es- Flores Magón es durísimo, lo
una huella de la ilustración. La paña y trasladarse a México vía acusa, además de pederasta, de
razón y la luz compaginaban Los Ángeles, California y La escritor incompetente siguiendo
en el imaginario y el fraseario Habana. el juicio de Blas Lara y de Teo-
de la época. Moncaleano abogó Hubo otra persona agraviada doro M. Gaitán, fuera de faltar a
por impulsar la educación del por la represión, la compañera de la verdad porque nunca recibió
obrero, llevarles la claridad de la Moncaleano Aurora de la Riva, tal oferta de parte de Blas o de
Idea siguiendo los postulados de al parecer se le imputaba tam- Teodoro. En palabras del líder
la Escuela Racionalista de Ferrer bién responsabilidad en la labor del PLM se dijo:
Guardia en España, como paso de agitación en el seno de la “¿con qué dinero se iban
previo para su real insurgencia Casa del Obrero Mundial que a pagar los gastos de se-
y emancipación. El 5 de agosto, suscitó este acto represivo.9 Hubo mejante servicio, cuando
publicó un artículo en defensa algún contacto del libertario co- el periódico vivía, como
de Ricardo Flores Magón6 tras lombiano con el Partido Liberal siempre, en medio de las
su confinamiento carcelario en Mexicano, así parece sugerirlo mayores dificultades?
los Ángeles.7 tanto el artículo que publicase En realidad, nunca se propuso
El 1° de septiembre del mismo a favor de Flores Magón como tal cosa a Moncaleano. Supo-
año, el Partido Popular Obrero la nota de protesta publicada en niendo que no fuéramos honra-
promovió un acto político filo- Regeneración que da cuenta de dos en nuestras informaciones,
maderista en el Teatro Principal su deportación: “A última hora que retamos a cualquiera que
al que asistió Moncaleano. Des- hemos sabido que al camarada nos lo pruebe, no existió nunca
pués de que fue presentada y Moncaleano se le aplicará el art. la necesidad de tener que enco-
respaldada la iniciativa de ley 33 por extranjero pernicioso. mendar a un pelagatos la tarea
sobre Accidentes del Trabajo ela- Pueblo mexicano: no permitas de confeccionar noticias revolu-
borada por el ingeniero Carlos más injusticias de esta clase con- cionarias. Revísese con cuidado
Peralta por encargo del gobierno tra los hombres que te dicen la la colección de Regeneración y
maderista, y de que hubiese verdad y se empeñan y sacrifican se podra ver si alguna vez ha
realizado su intervención el Lic. por ti emancipación.”10 existido la necesidad de inventar
Carlos Trejo y Lerdo de Tejada, Durante su breve estancia en noticias. Siempre se ha dicho de
Procurador de Justicia del D. F. México Moncaleano publicó al- qué periódico se toman, para que
Moncaleano pronunció un radi- gunos artículos como por ejem- 
Domingo 27 de marzo de 2011 el tlacuache 460

Mujeres anarquistas e imaginario


femenino en el Perú a inicios del siglo XX
Perla Jaimes Navarro
La fuerza motriz, el gran propulsor de las

E
l siglo XX llegó acompañado de una serie de mo- sociedades, no funciona bulliciosamente en la
vimientos e ideologías que buscaban reivindicar
a la clase obrera. Desde las últimas décadas del plaza ni en el club revolucionario: trabaja
siglo XIX organizaciones de obreros que tenían
como intención liberarse del yugo opresor que ejer- silenciosamente en el hogar.1
cían las elites en el poder, comenzaron a cobrar importancia. Entre
ellos, el anarquismo llegó a ser uno de los más importantes, porque
abogaba por la libertad individual, definida como “la posibilidad
concreta de que todo ser humano pueda desarrollar plenamente las
Queremos liberaros de la codicia del patrón que
facultades, las capacidades y los talentos con que la naturaleza le ha os explota, de las acechanzas del cura que os llena
dotado, poniéndolos al servicio
de la sociedad”,3 por encima de Prada criticaba la idea de que la cabeza de supersticiones, de la autoridad
las normas impuestas por los al ser débil emocionalmente y
organismos del poder, a saber: el poco capaz de razonar, la mujer del marido que os maltrata…2
Estado, el imperialismo capita- necesitaba la dirección masculina
lista, y la Iglesia que amparados en todos aspectos de su vida y el
bajo la protección de los aparatos sistema legal que jurídicamente la es el báculo, inapreciable económica y etnia, siendo las anarquistas buscaban la apertura
gubernamentales, se dedicaban igualaba en capacidad y condicio- sostén donde el hombre mujeres, los indígenas y las cla- de espacios para las mujeres, no
a oprimir a la sociedad. La au- nes a los esclavos, niños e inváli- se apoya en momentos de ses populares los más afectados. solo a la educación básica, sino en
toridad es considerada por los dos. En este aspecto, elogiaba la duras decepciones. 5 Aunque según las estadísticas, la niveles superiores. María de Je-
anarquistas la causa principal de labor del protestantismo, porque La mujer, vive presa de las mayor parte de la población ur- sús Alvarado Rivera (1878-1978),
la opresión del ser humano, por “eleva a los individuos y engran- supersticiones religiosas que le bana –cerca del 70%- sabía leer considerada la precursora de las
lo que no hay necesidad de que dece a las naciones”.4 En 1913 fueron inculcadas desde niña, y escribir, su educación era muy ideas libertadoras femeninas,
tal cosa exista. el ataque hacia la iglesia en esta por medio del sacerdote, razón limitada.7 En general, la instruc- fundó en 1914 la organización
Los anarquistas fueron de los cuestión se hizo evidente en la por la que las llama “Esclavas de ción de las mujeres de clase alta “Evolución Femenina”, donde se
primeros en abogar por los de- crítica de Blanca de Moncaleano: la iglesia”. La religión católica resultaba deficiente, porque se dedicó a promover la educación
rechos de la mujer, que en cues- se vale de sentimientos de culpa, concentraba en la religión y en para mujeres de escasos recur-
tiones de opresión llevaba una ¿Qué es la mujer? a través de la imagen de Eva, la las llamadas “artes domésticas”, sos e indígenas, la igualdad de
parte peor que la del hombre. Y tentadora para mantenerla su- destinadas a hacer de ellas unas derechos en todos los campos,
es que la ella, especialmente la Según los curas es la es- misa. Para el hombre católico, la la defensa del indio, así
perteneciente a la clase obrera no posa cristiana, la madre mujer no representa una compa- como a la capacitación
solo debía soportar la opresión creadora de los hijos de ñera de vida, más bien un ser de de las obreras en diver-
de su patrón, el capitalista, si no la iglesia resignada a toda poca inteligencia, al que debe di- sos oficios, con el fin
una aún mayor y más dolorosa a la obediencia, es la sierva rigir en todo aspecto de la vida. de tener empleos mejor
manos del varón, ya que no solo humillada a los pies del Periódicos anarquistas como remunerados.8 La crítica
debía atender sus obligaciones hombre… La Protesta, El Jornalero, Los anarquista hacia la edu-
de trabajadora, como todos los Según la Anarquía es la Parias, Humanidad, entre otros, cación tradicional cobró
demás, sino las de madre y es- compañera del hombre, fueron los medios de expresión un papel importante en
posa. preferidos y abrieron sus espacios los medios impresos,
El discurso anar- a la participación de las mujeres y mencionado como prin-
quista considera como a la llamada “cuestión de la mujer. cipal defecto el servi-
causante de los males Los artículos aquí escritos denun- lismo al que es conde-
de la mujer a la reli- ciaban la condición esclavizada a nada . René Chaughi
gión, que literalmente la que estaba sometida y versaban hace la siguiente decla-
la tiene en un estado de sobre temas relativos a la educa- ración en las páginas de
sumisión total, lo que ción, el matrimonio, la materni- El Jornalero:
impide que esta se de- dad, la religión y demandaban la La educación que se
sarrolle mentalmente. igualdad de oportunidades. buenas amas de casa, mientras da a la joven es una edu-
En este tenor, considera El fanatismo no produce me- que la del varón era más amplia, cación servil. No se pre-
a la mujer como co- nos estragos que el éter, la mor- ya que él debía administrar sus ocupan de desarrollar sus
laboradora del hombre, fina, el alcohol, o el opio: al negocios, por lo que los espa- aptitudes, sino de formarla
su compañera, pero una adueñarse de una mujer, la de- cios de desarrollo femenil esta- para que tenga un dueño.
compañera que debe prime intelectual y moralmente, ban sumamente restringidos, de Se la enseña lo justo para
cuidar al igual que a la despoja de todas las seduccio- acuerdo a su estatus social. En que no haga muchas faltas
un niño. Y de esto es nes femeninas, la transforma en cuanto a la obrera, se limitaba de ortografía y para que
responsable la educa- ese algo asexual o neutro que se a la lectura y escritura, comple- no parezca cursi en una
ción religiosa que ha llama una devota.6 mentando su educación en casa, conversación; se consiente
recibido y que le impide En los albores del siglo XX la con su madre enseñándole los en adornar su espíritu con
razonar por sí misma. educación tenía serias restriccio- oficios propios de su sexo. algunas artes que la dis-
Manuel González nes de acuerdo al sexo, posición En cuestiones educativas las 

 Notas: 15. Araiza, 1965, III:14-17 gráfico de la Revolución mexicana. Tomo - Ruíz, Vicki y Virginia Sánchez Korrol,
los que tengan dudas, busquen 1. citado por Rojas, 1912: 1. 16. Flores Magón, 1915: 1-2. VIII: Sección Internacional, Instituto Latinas in the United States: a historical
esos periódicos que, por lo de- 2. INEHRM, 1994, VIII 17. Soto, 2000:119 Nacional de Estudios Históricos de la encyclopedia, Vol. 1, Indiana University
más, es fácil encontrar, porque 3. Villanueva, 1992:71 Revolución Mexicana, México, 1994. Press, 2006.
siempre nos referimos a su fecha 4. Ravachol, núm.9, 27/8/1910 Fuentes: - Moncaleano, Juan Francisco, “Ricardo - S. B., “Luz”, Regeneración, no. 107, 14
y lugar donde se publica.”16 5. Ravachol, núm.13,18/9/1910 - Araiza, Luis, 1965: Historia del Mo- Flores Magón en la Prisión”, Regenera- de septiembre de 1912, p. 2.
La vida de Moncaleano deja 6. Moncaleano, 1912: 1. vimiento Obrero Mexicano, Editorial ción, no. 105, 31 de agosto de 1912, p. 1. - Soto Martínez, Adriana, 2000: Las mu-
muchas pistas a seguir. En uno 7. INEHRM, 1994, VIII: 266 Cuahtémoc, México. - __________ La Guacamaya, del pueblo jeres en el Imaginario Anarquista, Tesis de
de los ventanales de la COM 8. Araiza, 1965, III: 14-17 - Flores Magón, Ricardo, “¡Alto Ahí!”, y por el pueblo, núm.8, 1912, p.2 Maestría en Psicología Social de Grupos
rememorados por Araiza se leía 9. Soto, 2000:105 Regeneración, No. 214 del 27 de no- - Muñoz Cota, José, 1967: Querétaro e Instituciones, UAM-Xochimilco.
“Unión Instructiva de la Mujer 10. S. B, 1912: 2 viembre de 1915, pp. 1-2 Sinaí en llamas. La Constitución de 1917, - Villanueva Martínez, Orlando et al.
Obrera por Obreros”,17 huella 11. Moncaleano, 1912: 2 - García Cantú, Gastón, 1969: El socia- Costa–Amic Editor, México. 1992: Biófilo Placasta El eterno prisionero.
ideológica de esta corriente en la 12. INEHRM, 1994, VIII: 266 lismo en México Siglo XIX, Ediciones - Rojas, Antonio S., “Un hombre de Aventuras y desventuras de un anar-
que Moncaleano y su compañera 13. Ruiz y Sánchez, 2006, p. Era, México. carácter”, Regeneración, no. 109, 28 de quista colombiano, Ediciones Proyecto
dejaron huella indeleble. 14. Rojas, 1912: 1. - INEHRM, Diccionario histórico y bio- septiembre de 1912, p. 1. Cultural “Alas de Xué”, Colombia.
el tlacuache 460 Domingo 27 de marzo de 2011

 adquirir los conocimientos que usaría para “En cuanto está a nuestros alcances, su realidad y aún más las de las obreras
traigan; se la concede meter ruido administrar sus negocios, la niña recibía solo a su sexo debe la mujer el ha- distaba mucho de ser como se esperaba,
en el piano, ya que este no es pe- instrucciones en las llamadas “artes fe- ber venido a parar en esclava de la además de no permitirles su crecimiento
ligroso para las prerrogativas del meninas”. Se esperaba de ella sumisión y familia humana. moral, espiritual e intelectual.
hombre. Pero se guardan mucho de obediencia. Es obvio decir que una mujer La mujer libre, esa es la mujer
hacerle conocer las ciencias, que le que mostraba algún grado de independen- normal; la que no, tiende a desfigu-
abrirían los ojos sobre las mentiras cia no era del todo apreciada. rarse, cae en la morbosidad perenne Bibliografía:
religiosas o sociales, fundamentos Obviamente, este ideal era muy difícil, y acaba en breve, perdidos sus en- - Anapios, Luciana, “Anarquismo latino-
de su servilismo; no quieren que se sino imposible de alcanzar para la mujer cantos. Ya el comercio del matrimo- americano” en: Biagini, Hugo y Roig, Ar-
interese en la vida pública, que se perteneciente a la clase obrera. La gran nio hizo de ella una esclava.”11 turo Andrés, Diccionario del pensamiento
observa la sociedad frente a frente, mayoría debía desempeñarse en trabajos La reforma educativa que esperaban alternativo, tomo I, Buenos Aires, Ed. Bi-
ni que se forme sobre las institu- fuera de casa para contribuir al sostén de la estaría encaminada a eliminar los patro- blios, 2008, pp. 45-47
ciones ideas que podrían muy bien familia. Entonces, el deber de estar siempre nes de conducta transmitidas a los hijos a - Fonseca Ariza, Juan, Misioneros y civiliza-
rebelarla.9 en casa, al cuidado de sus hijos no era cum- través de la madre. “La mano que mece la dores: protestantismo y modernización en el
Tras la Guerra del Pacifico, la pobla- plido. Sumado a esto, la labor de cuidado cuna mueve al mundo”;12 de ahí la impor- Perú (1915-1930), Lima, Pontificia Universi-
ción masculina disminuyó de manera con- de los hijos no era fácil de realizar, debido tancia de cambiar la forma de educarla. dad Católica del Perú, 2002.
siderable, lo que permitió a las mujeres al entorno predominante en los barrios Desde pequeña, recibe una educación - González Prada, Manuel, “Las esclavas de
ocupar espacios que les estaban vedados, obreros. La mortalidad infantil, a causa destinada a someterla, y ya que las muje- la iglesia”, conferencia leída el 25 de sep-
y su participación en la vida cotidiana fue de condiciones de vida insalubre era casi res son las encargadas de la educación y tiembre de 1904 en la Loggia Stella de Italia.
mayor, aunque las limitaciones propias de imposible de evitar, y la frustración por no formación de los hijos, estos patrones son - Miller, Laura, “La mujer obrera en Lima,
su sexo continuaron. Su esfera de partici- cubrir estos ideales debía ser inmensa. transmitidos, por lo cual: 1900-1930”, en: Stein, Steve, Lima Obrera 1900-
pación estaba limitada a las labores do- Todas estas limitantes abrieron el ca- … el fanatismo religioso es alimen- 1930, tomo II, ed. El Virrey, 1987, pp. 15-169.
mésticas y el gobierno de su casa, lo que mino para que cada vez más mujeres, so- tado y sostenido por nosotras las
causaba frustración en muchas de ellas, bre todo las que pertenecían a la clase alta, mujeres, las que sin darnos cuenta Notas:
como fue el caso de María M. Hernández, levantaran la voz contra esta opresión. Los del mal que proporcionamos a la 1. González Prada, Manuel, “Las esclavas
que en 1923 expresó: espacios que de protesta más visibles en causa común del progreso, segui- de la iglesia”, 1904
... si oprimida era de soltera, más que se desempeñaron fueron sobre cues- mos sumidas en las tinieblas, prac- 2. Ana María Mozón, Propaganda anarquista
grande es la opresión de casada. Ya tiones de educación, cultura, beneficencia ticando antiguos métodos que nos entre las mujeres, Buenos Aires, 1895.
de casada la mujer tiene que atender y movimientos sufragistas. empequeñecen y nos degradan ante 3. Diccionario del pensamiento alternativo,
a su hogar y a sus hijos; no puede sa- Entre las peruanas que son considera- la opinión pública sensata. 13 tomo I, pp. 45-47.
lir a ninguna parte, pues la numerosa das pioneras en la defensa de las libertades Los artículos que trataban cuestiones 4. González Prada, ídem.
familia y el marido poco amante a femeninas mencionaremos a Clorinda Ma- educativas incitaban a la mujer a la lec- 5. “La mujer”, El Jornalero, no.60, Trujillo,
llevarla con él para que se instruya, tto de Turner, Flora Tristán, Magda Portal, tura, a la adquisición de conocimientos mayo 9 de 1913, p. 3.
le impide salir del hogar; y a este quien abogaba por el sufragio femenino y que le permitieran salir del estado de su- 6. González Prada, ídem.
paso llega a la vejez siempre esclava Zoila Aurora Cáceres, fundadora del mo- misión en el que se encontraba, con el que 7. Miller, 1987: 19.
y sumisa a las órdenes del marido. 10 vimiento “Feminismo Peruano” (1924), por fin “te librarás de tantos prejuicios y 8. Fonseca Ariza, 2002: 243.
En el siglo XIX surgieron diversos que al igual que Magda Portal, luchaba absurdos que te esclavizan y te conducen 9. “La mujer esclava”, El Jornalero, no.62,
manuales de “buenas costumbres”, como por lograr el derecho al voto de las mu- a la perdición moral.”14 Trujillo, mayo 23 de 1913, p. 3.
el llamado Nociones de moralidad y urba- jeres y promovía la educación femenina. En estas páginas hemos mostrado un 10. “La mujer”, en La Protesta, no.114,
nidad, de Manuela Felicia Gómez (1913), Todas ellas contribuyeron con su trabajo poco de la ideología femenina en el Perú Lima, mayo de 1923, p. 5.
similar al más conocido Manual de Ca- intelectual a la formación y cons olida- de inicios del siglo XX, la cual no difiere 11. “Esclavitud sexual”, Los Parias, no.27,
rreño. Estos tenían como objetivo mostrar ción de la emancipación obrera. mucho del resto de nuestra América. Las Lima, agosto de 1906, p. 3.
a la sociedad, pero especialmente a la mu- Las críticas hacia la el matrimonio normas de conducta de la época promo- 12. “Maternidad”, La Protesta, no.122, Lima,
jer, las cualidades que debían esmerarse en fueron especialmente duras, porque en vían el ideal de la mujer “buena” como la enero de 1924, p. 3.
desarrollar, así como el comportamiento el sentir de estas mujeres, este era el que vivía sólo para atender las necesidades 13. Luz de la Rosa, “El fanatismo”, La Pro-
que se esperaba de ellas y las consecuen- instrumento por excelencia, junto con la de su familia y no tenía otra labor más que testa, no.44, Lima, Perú, febrero, 1916, p. 3,4.
cias de no seguir las normas establecidas. religión para dominarla; era considerado cuidar de su casa. Esto contrariaba a mu- 14. Alejandrina B. y Ch., “¡Mujer, despierta
Según los modelos de comportamiento una mera forma de esclavitud: chas de ellas, que se dieron cuenta de que y rebélate!”, La Protesta, no.121, Lima, di-
de la época, si una mujer se dedicaba
a labores fuera de las domésticas, se le
consideraba “mala”, es decir, completa-
mente opuesta al ideal. Esto llegó a crear
frustración, sobre todo en las obreras, que
por obvias razones no podían permitirse el
lujo de quedarse en casa.
El ideal de mujer que dominaba en el
imaginario popular estaba muy lejos de
la realidad a la que estas se enfrentaban.
Las nociones acerca de la moralidad y
comportamiento femeninos eran práctica-
mente inalcanzables para la mayor parte
de la población femenina.
Según estos manuales sólo podían exis-
tir dos tipos de mujeres: buenas y malas.
La mujer “buena” ante todo, está sometida
a una figura de autoridad, representada
siempre en un varón, ya sea su padre,
hermano, esposo o sacerdote. Esta buena
mujer se dejaba aconsejar por su figura
de autoridad y no hacía nada sin su con-
sentimiento; al ser buena hija, hermana
o esposa era de esperarse que fuera una
buena madre, dedicada por completo a la
atención de su casa y su familia. Mien-
tras que el niño ingresaba al colegio para

Organo de difusión de la comunidad del Centro INAH Morelos


Consejo editorial
Eduardo Corona Martínez Raúl Francisco González Quezada Gilberto López y Rivas
Hortensia De Vega Nova Rafael Gutiérrez Yáñez Ricardo Melgar Bao
Norberto González Crespo Paul Hersch Martínez Luis Miguel Morayta Mendoza

Matamoros 14, Acapantzingo, Cuernavaca, Morelos Coordinación editorial de este número: Ricardo Melgar Bao
tlacuache.morelos@gmail.com
www.eltlacuache.com El contenido de los artículos es responsabilidad exclusiva de sus autores