You are on page 1of 6

Evaluación de un

sistema de riego
1. Importancia de realizar la evaluación del sistema de riego

¿Por qué?

El agua es un factor limitante de la producción agrícola en las zonas áridas y semiáridas. A la vez,
es un recurso escaso que hay que preservar. Por eso es tan importante que cada gota de agua
que se aplica mediante el riego llegue efectivamente al cultivo, de una manera adecuada y no se
pierda por el camino. Es decir, el objetivo es conseguir cubrir las necesidades de agua del
cultivo para obtener máximas producciones haciendo mínimas las pérdidas de agua.

Una uniformidad adecuada a la hora de aplicar el agua al cultivo permite maximizar la producción,
limitar las pérdidas por percolación profunda y hacer un uso más eficiente del agua disponible. Por
otro lado, los componentes de la instalación de riego han de estar en correcto estado y tener un
funcionamiento adecuado.

La frecuencia y duración de los riegos son decisiones del agricultor, pero que han de estar en
consonancia tanto con las necesidades del cultivo como con el sistema de riego de que se
disponga.

Para comprobar la eficiencia de nuestro sistema de riego y poder corregir las posibles deficiencias
se realizan evaluaciones de riego.

¿Qué es?

La evaluación de un sistema de riego consiste en un procedimiento por el que se pretende


comprobar el correcto funcionamiento de la instalación y determinar si todas las plantas de la
parcela reciben la misma dotación de agua y en su caso, calcular las diferencias existentes para
poder dar solución a estos problemas.

2. Objetivos a conseguir con la evaluación

¿Para Qué?

De acuerdo al apartado anterior, con cada evaluación de un sistema de riego se pretenden


conseguir los siguientes objetivos:

 Comprobar el estado de los diferentes componentes de


la instalación y el manejo de los mismos
 Determinar la lámina de agua efectivamente aplicada al
campo por unidad de tiempo
 Determinar la uniformidad en la distribución de agua de
riego
 Analizar los criterios que sigue el regante para planificar
sus riegos
 Detectar los problemas de funcionamiento de la
instalación
 Plantear soluciones sencillas y económicas a las
deficiencias encontradas en el riego.

Las evaluaciones de riego que se realizan tras la instalación de un nuevo sistema de riego, tienen
también el objetivo de lograr que el personal responsable de la gestión de la explotación se
familiarice con el manejo de los nuevos equipos y conozca las características reales de la nueva
instalación, para de este modo, poder adoptar decisiones de riego en consecuencia.

3. En qué momento realizar una evaluación de riego

¿Cuándo?

La evaluación de un sistema de riego es una operación que hay que realizar periódicamente en
cada campaña de riegos. Sin embargo, en algunos momentos, esta evaluación es casi
indispensable para el adecuado funcionamiento de la instalación.

En general, podemos destacar tres momentos en los que es muy importante realizar una
evaluación del sistema de riego:

 Recién finalizada la instalación


 Al principio de cada campaña de riegos
 Cuando se detecte algún problema en la instalación

a) Recién finalizada la instalación

De este modo se comprueba que la instalación aporta efectivamente una determinada cantidad de
agua, de acuerdo con el proyecto que la diseñó. De este modo se le garantiza al agricultor el
funcionamiento adecuado del sistema de riego. Y se le puede exigir a la empresa instaladora que
la uniformidad se ajuste como mínimo a la que se ha considerado necesaria a la hora de diseñar el
sistema.

b) Al principio de cada campaña de riegos

Esta evaluación permite conocer la cantidad de agua que aplica el sistema por unidad de tiempo y
la uniformidad del mismo, con el objetivo de hacer una adecuada programación de riegos e
introducir los cambios en la práctica de riego que sean necesarios en relación a la campaña
anterior.

En muchos casos, se recomienda también, la realización de una evaluación a mediados de la


campaña de riegos para realizar un control de la uniformidad aplicada y poder detectar así algún
problema que haya surgido durante los riegos.

c) Cuando se detecte algún problema en la instalación

En el caso de que se detecten cambios en la uniformidad del riego o en la lámina de agua


aplicada, éstos pueden ser debidos a problemas en la instalación, como por ejemplo obturaciones
de emisores, fugas en la red de distribución o en otros elementos, mal dimensionamiento... En
este caso, la evaluación del sistema de riego es imprescindible para continuar aplicando
correctamente el agua al cultivo.

En el caso de riegos por superficie, el propio suelo es, en sí mismo, la estructura de instalación
del riego. Hay que distinguir dos situaciones: cuando se riega con suelo recién labrado y cuando
se riega sobre suelo regado. La velocidad de infiltración y por tanto, la evolución del riego son
distintas en las dos situaciones por lo que será necesario saber qué ocurre en ambas realizando
una evaluación en cada una de ellas.

En cualquier caso, será necesaria una evaluación de riegos siempre que se introduzca algún
cambio en el sistema, como por ejemplo cuando se cambie de un sistema de riego a otro o cuando
se introducen cambios en las unidades de riego. De este modo se puede saber si el cambio ha
conseguido mejorar efectivamente la aplicación de agua al cultivo.

4. Principales puntos a tener en cuenta para realizar una evaluación de riego


Material necesario

En función del tipo de riego de que se trate, el protocolo para llevar a cabo una evaluación de
riego es diferente y por tanto, también lo es el material necesario. Básicamente, el material
necesario es el siguiente (Foto 1):

RIEGO CON LATERAL


RIEGO POR DE
RIEGO POR RIEGO RIEGO CON
ASPERSIÓN DESPLAZAMIENTO
SUPERFICIE LOCALIZADO PÍVOT
(Foto 5) FRONTAL
(Foto 6)
Vasos de
Aforadores recogida de Vasos Vasos
Vasos pluviométricos
(Foto 2) agua pluviométricos pluviométricos
(Foto 3)
Estacas de Manómetro
Manómetro Manómetro Manómetro
señalización (Foto 4)
Reloj –
Cronómetro Cronómetro Cronómetro Cronómetro
Cronómetro
Probeta Probeta
Regla Probeta graduada Probeta graduada
Graduada graduada
Cinta métrica Cinta métrica Cinta métrica Cinta métrica Cinta métrica
Anemómetro Anemómetro Anemómetro
Manguera flexible
Bidón graduado

Foto 1. Material necesario para realizar una evaluación de riego

Foto 2. Aforo del caudal en un surco de riego por superficie.


Foto 3. Detalle de recogida de agua en vaso en una evaluación de riego localizado.

Foto 4. Manómetro para medir la presión en riego por aspersión.

Foto 5. Evaluación de riego por aspersión. Colocación de vasos pluviométricos.

Foto 6. Evaluación del riego en un lateral de desplazamiento frontal.

Índices de evaluación del riego

Para analizar los resultados obtenidos tras una evaluación, son de gran utilidad una serie de
índices que nos ayudan a describir el comportamiento del riego, indicando si se han producido
pérdidas de agua o si la cantidad de agua aplicada ha sido similar en los diferentes puntos de la
parcela.

En cada sistema de riego podemos encontrar diferentes índices, de este modo, en los riegos por
aspersión, con pívot o con lateral de desplazamiento frontal, existen índices que indican las
pérdidas que se producen en el riego por evaporación o arrastre del viento (Pe), que
analizan el grosor de gota (IG) o de la pluviometría máxima (Pmáx) para que la velocidad de
infiltración del agua en el suelo no se vea superada por esta pluviometría y se produzcan pérdidas
por escorrentía, entre otros.

Sin embargo, existen dos índices muy importantes que permiten evaluar todos los sistemas de
riego. Estos índices son el Coeficiente de Uniformidad de Distribución (UD) y la Eficiencia
de Aplicación del agua de riego (Ea).
UNIFORMIDAD DE EFICIENCIA DE APLICACIÓN
DISTRIBUCIÓN (UD) (EA)

 Muestra el grado de  Es la relación entre la


semejanza de la lámina cantidad de agua que es
de agua que se aplica a realmente aprovechada
cada punto de la parcela por el cultivo
de riego, mostrando por (almacenada en la zona
tanto si todo el cultivo ha de las raíces) y la
recibido una cantidad de cantidad total que se ha
agua similar. aplicado con el riego.

 Depende de las presiones  Para calcularla se tendrá


de los emisores, de los en cuenta las pérdidas de
caudales que éstos agua que más afectan a
aporten y de si se la eficiencia que son: la
observan diferencias por escorrentía y la filtración
subunidades o unidades profunda o percolación.
de riego.

 En el caso de riegos por


superficie nos
proporciona una
estimación de si se ha
infiltrado la misma
cantidad de agua en
todos los puntos.

 En ningún caso puede ser


inferior al 75%.

Recomendación

La evaluación de su sistema de riego permite al agricultor conocer tanto las posibles deficiencias
de su instalación como los problemas de manejo que hacen que la aplicación del agua en su
parcela no sea la adecuada, y que por tanto se produzcan pérdidas de agua o que al cultivo no le
llegue todo el agua que necesita, reduciéndose la eficiencia del riego y por tanto la productividad
del cultivo.

Para realizar una correcta y completa evaluación de un sistema de riego, es conveniente recurrir a
personal especializado, capaz de detectar los problemas y buscar las mejores soluciones. Los
técnicos de los Servicios Locales de Asesoramiento al Regante (SLAR) son el personal adecuado
para realizar correctamente esta actividad, cuentan con el apoyo de los técnicos del Sistema de
Asistencia al Regante (SAR) y elaboran una base de datos con los resultados de las evaluaciones
de la zona. Por otro lado, tienen la formación requerida para aportar soluciones adecuadas al
agricultor y hacer las recomendaciones necesarias.

5. Procedimientos para la realización de evaluaciones de riego

En su momento, la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, a través del SAR,


elaboró unos procedimientos de evaluación de los diferentes sistemas de riego, con la descripción
de toda la metodología para llevar a cabo dicha evaluación. Estos protocolos son los siguientes:

 Protocolo para la realización de evaluaciones de


riego localizado

 Protocolo para la realización de evaluaciones de


riego por superficie
 Protocolo para la realización de evaluaciones de
riego por aspersión

 Protocolo para la realización de evaluaciones de


pivotes

 Protocolo para la realización de evaluaciones


de laterales de desplazamiento frontal

Junto con estos protocolos, existen otra serie de documentos que ayudan a los técnicos a la hora
de la realización de los cálculos de las evaluaciones y los informes posteriores de las mismas, y
son formularios y hojas de cálculo (ver Info SAR /Evaluaciones)

6. Documentación consultada

Fernández Gómez, R., Avila Alabarces, R., López Rodríguez, M., N.A., Gavilán Zafra, P.,
Oyonarte Gutierrez, N.A. 1999. Manual de Riego para Agricultores. Riego por superficie
(módulo 2). Edita Consejería de Agricultura y Pesca, Junta de Andalucía. Sevilla.

Fernández Gómez, R., Oyonarte Gutierrez, N.A., García Bernal, J.P., Yruela Morillo, M.C.,
Milla Milla, M., Avila Alabarces, R., Gavilán Zafra, P. 1999. Manual de Riego para
Agricultores. Riego por aspersión (módulo 3). Edita Consejería de Agricultura y Pesca, Junta de
Andalucía. Sevilla.

Fernández Gómez, R., Yruela Morillo, M.C., Milla Milla, M., García Bernal, J.P., Avila
Alabarces, R., Gavilán Zafra, P., Oyonarte Gutierrez, N.A. 1999. Manual de Riego para
Agricultores. Riego localizado (módulo 4). Edita Consejería de Agricultura y Pesca, Junta de
Andalucía. Sevilla.

Fernández R., Pastor, M. 2005. Evaluación de una instalación de riego localizado. En: Cultivo
del Olivo con Riego Localizado. Ed. Mundi Prensa. Coedición Consejería de Agricultura y Pesca.
Junta de Andalucía.

Martín-Loeches, J.C. 2005. Evaluación demostrativa de pivotes en la finca “La Parra”. Artículo
en Boletín trimestral de Información al Regante. Nº 2. Abril-Junio 2005. IFAPA – Consejería de
Innovación, Ciencia y Empresa.

Tornero, S. 2005. Realización de una evaluación en un sistema de riego. Artículo en Boletín


trimestral de Información al Regante. Nº 3. Julio-Septiembre 2005. IFAPA – Consejería de
Innovación, Ciencia y Empresa.