øÛ²-¿§±ñß®¬3½«´± Ö«®3¼·½±÷

ÜÛ Ôß ÑÞÔ×ÙßÝ×MÒ Ý×Ê×Ô ß
Ôß ÑÞÔ×ÙßÝ×MÒ ÌÎ×ÞËÌßÎ×ß
aÏ«7 Ô¿¦±- ´±- ˲»²á
ó Ì»¶·»²¼± -« Ò¿¬«®¿´»¦¿ ó
ѽ¬«¾®»ô îððé
ß²¼®»» Ý7-¿® ßò Ì«¼»´¿ Ì»´´±
Ю»-·¼»²¬» ¼»´ Ý×Ö
Ó·»³¾®± Ú«²¼¿¼±® ¼»´ Ý×Ö
Ó·»³¾®± ¼»´ Û¯«·°± ¼» Ü»®»½¸± Ì®·¾«¬¿®·±
§ Ю±½»¼·³·»²¬±- Û-°»½·¿´»-
Û¨óÜ·®»½¬±® ¼»´ _®»¿ ¼» ײª»-¬·¹¿½·-² ¼»´ Ý×Ö
Û¨óÜ·®»½¬±® ¼» Í¿°·»²¬·¿ »¬ п¨ ó λª·-¬¿ ¼» Ü»®»½¸±
ßËÌÑÎó×ÒÊÛÍÌ×ÙßÜÑÎ
ײ-¬·¬«½·-²æ
Ý»²¬®± ¼» ײª»-¬·¹¿½·-² Ö«®3¼·½¿
×ËÎ×Í ÐÛÎ ÌÑÌÌÛÓ
ß-±½·¿½·-² ¼» Û-¬«¼·¿²¬»- ¼» ´¿ Ú¿½«´¬¿¼ ¼»
Ü»®»½¸± § Ý·»²½·¿- б´3¬·½¿- ¼» ´¿ ˲·ª»®-·¼¿¼
Ю·ª¿¼¿ Í¿² л¼®±ô ´¿ ½«?´ -» »²½«»²¬®¿ ±®·»²¬¿¼¿ ¿
°®±³±ª»® ´¿ ·²ª»-¬·¹¿½·-² »² »´ ½¿³°± ¼» ´¿-
Ý·»²½·¿- Ö«®3¼·½¿-ô § ¼·º«²¼·® »´ °»²-¿³·»²¬± ¼»
¿´«³²±- § °®±º»-·±²¿´»- ¼» Ü»®»½¸±ô ®»-°»½¬± ¿ ´¿-
³¿¬»®·¿- ¯«» ½±²º±®³¿² ²«»-¬®¿ ¼·-½·°´·²¿ò W-¬¿
¯«» -» »²½«»²¬®¿ ·²-½®·¬¿ »² ´¿ ﮬ·¼¿ Û´»½¬®-²·½¿
Òfïïðïîçïë »² »´ ß-·»²¬± ßððððï ¼»´ λ¹·-¬®± ¼»
л®-±²¿- Ö«®3¼·½¿- ó Ѻ·½·²¿ λ¹·-¬®¿´ ݸ·³¾±¬»ò
Ü·-»/± ó λ¿´·¦¿½·-² ¼» Ý«¾·»®¬¿ô §
Ü·-»/± ¼» ݱ²¬»²·¼±æ
ß²¼®»» Ý7-¿® ßò Ì«¼»´¿ Ì»´´±
w
°»® ̱¬¬»³ ó Ý×Ö ó ß-±½·¿½·-² -·² º·²»- ¼»
´«½®±ò ﮬ·¼¿ λ¹·-¬®¿´ Òp ïïðïîçïë »² »´
ß-·»²¬± ßððððïô îððîô ݸ·³¾±¬» ó л®&
·«®·-°»®¬±¬¬»³à¸±¬³¿·´ò½±³
·«®·-°»®¬±¬¬»³à¹³¿·´ò½±³
©©©ò·«®·-°»®¬±¬¬»³ò«²·ò½½
øß«¬±®óײª»-¬·¹¿¼±®÷
wß²¼®»» Ý7-¿® ßò Ì«¼»´¿ Ì»´´±ò λ-°»½¬±
¿´ Ý×Öæ ͱ½·± ß½¬·ª± ß´º¿ô
Ó·»³¾®± Ú«²¼¿¼±®ô Ю»-·¼»²¬»ô Û¨ó
Ü·®»½¬±® ¼»´ _®»¿ ¼» ײª»-¬·¹¿½·-²ô Û¨ó
Ü·®»½¬±® Ù»²»®¿´ ¼» Í¿°·»²¬·¿ »¬ п¨ó
λª·-¬¿ ¼» Ü»®»½¸±ô ß«¬±® ¼» Ü·-¬·²¬±-
ß®¬3½«´±- Ö«®3¼·½±- § Ю±³±¬±® ¼» Ûª»²¬±-
Ö«®3¼·½±-ò
Ѭ®±-æ Û¨óЮ¿½¬·½¿²¬» ¼» ´¿  Ú·-½¿´3¿
Ю±ª·²½·¿´ »² ´± л²¿´ ¼»´ Í¿²¬¿ô Ю¿½¬·½¿-
Ю»óЮ±º»-·±²¿´»- °±® »´ ݱ²-«´¬±®·±
Ö«®3¼·½± Ù®¿¬«·¬± ¼» ´¿ ËÐÍÐò Ç¿-·-¬»²¬»
Ô»¹¿´ »² »´ Û-¬«¼·± Ö«®3¼·½± Ê·½¬±® Û´·¿-
Ó±®¿´»- Ý¿¾¿²·´´¿-ò ß-·-¬»²¬» ¼» Ý?¬»¼®¿
¼» Ü»®»½¸± Ì®·¾«¬¿®·± ËÐÍÐò
Ý»²¬®± ¼» ײª»-¬·¹¿½·-² Ö«®3¼·½¿ ׫®·-
Û´ °®»-»²¬» »- «²¿ °«¾´·½¿½·-² ¼»´ ô
¯«» »² »-¬¿ ±°±®¬«²·¼¿¼ ¬·»²» ´¿ º·²¿´·¼¿¼
¼» ¼·º«²¼·® § °®±°¿¹¿® »´ -¿¾»® ¶«®3¼·½± ¼»
´¿- °»®-±²¿- ¿º·²»- ¿´ Ý»²¬®± ¼»
ײª»-¬·¹¿½·-² Ö«®3¼·½¿ ô »-¬± ½±² »´ °®±°--·¬±
¼» ·²½®»³»²¬¿® ´¿ ½«´¬«®¿ ¶«®3¼·½¿ ¿ ¬±¼¿- ´¿-
°»®-±²¿- ¯«» ¬»²¹¿² »² -«- ³¿²±- »-¬»
³¿¬»®·¿´ò
Ýò×òÖò
ß²¼®»» Ý7-¿® ßò Ì«¼»´¿ Ì»´´±
ÐÎÛÍ×ÜÛÒÌÛ
·«®·-°»®¬±¬¬»³à¸±¬³¿·´ò½±³
Ö¸±² ß²¬±²§ Ï«·²»½¸» Ó·®¿²¼¿
Ü×ÎÛÝÝ×MÒ ÙÛÒÛÎßÔ
ß²¼®»» Ýò ßò Ì«¼»´¿ Ì»´´±
ß-·-¬»²¬» Ô»¹¿´
ÍßÐ×ÛÒÌ×ß ÛÌ ÐßÈ
ÎÛÊ×ÍÌß ÜÛ ÜÛÎÛÝØÑ
ÍßÐ×ÛÒÌ×ß ÛÌ ÐßÈ
ÎÛÊ×ÍÌß ÜÛ ÜÛÎÛÝØÑ
¶¸±²¯«·²»½¸»à¸±¬³¿·´ò½±³
¿²¼®»»¬«¼»´¿à¸±¬³¿·´ò½±³
ÖÜ
©©©ò¿²¼®»»¬«¼»´¿ò¾´±¹-°±¬ò½±³
De la Obligación Civil a la
Obligación Tributaria
¿ QUE L AZ OS L OS UNEN?
- Te j i e ndo s u Na t ur a l e z a -
PORANDREE CÉSARA. TUDELATELLO PORANDREE CÉSARA. TUDELATELLO
"Aquí nuestro pensamiento se refiere a lo que suele ser llamado
derecho natural, que el dedo del mismo creador escribió en las
tablas del corazón humano, y que la sana razón, no oscurecida por
pecados y pasiones, puede leer en ellas. A la luz de las normas de
este derecho natural, todo derecho positivo, cualquiera sea su
legislador, puede ser apreciado en su contenido ético y
consiguientemente en cuanto a la legitimidad del mandato y a la
obligación de cumplirlo. Las leyes humanas que estén en abierta
contradicción con el derecho natural se hallan afectadas de vicio
original, que no se remedia ni con la violencia ni con el despliegue
de fuerzas externas".
José Osvaldo Casás
1
.
No se ejerce nunca tan bien y tan plenamente un derecho, como
cuando se ejerce por deber.
(Numa Boudet)
SUMARIO:
I. Cuestiones Preliminares. II. Cuestiones Históricas. III. Acepciones de Obligación en
sentido Lingüístico (ó Etimológico) y en sentido Jurídico. A. Obligación en Sentido
Lingüístico o Etimológico. B. Obligación en Sentido Jurídico. IV. La Obligación Civil. 4.1
Obligación Civil ó Relación Jurídica Obligatoria. 4.2 El Derecho de las Obligaciones. 4.3
La Obligación Civil. 4.4 Noción Técnica de la Obligación Civil. 4.5 Elementos de la
Obligación Civil. 4.5.1 Los sujetos de la obligación. 4.5.2 La prestación - El Objeto de la
Obligación- . 4.5.3 El Vínculo Jurídico. V. La Obligación Tributaria. 5.1 Configuración
jurídica del tributo. Vínculos y relaciones tributarias. 5.2 Elementos de la Obligación
Tributaria ó Relación Jurídica Tributaria. 5.3 La Prestación. 5.4 Clases de Obligaciones
Tributarias. 5.5. La obligación tributaria. Concepto y Naturaleza. 5.6 Características de la
Obligación Tributaria. 5.7 Devengo. 5.8 Exigibilidad. 5.9 El Hecho Imponible. Concepto y
Naturaleza. 5.10 Elementos del hecho imponible. Elemento material u objetivo, y elemento
subjetivo. 5.11 El Objeto del tributo. 5.12 Fundamento del hecho imponible. 5.13
Exención y No sujeción. 5.14 Sujetos de la Obligación Tributaria ó Relación Jurídica
Tributaria. 5.15 Capacidad Jurídica, Capacidad Jurídica Civil y Capacidad Jurídica
Tributaria. 5.16 Transmisión de la Obligación Tributaria. 5.17 Formas de extinción de la
obligación tributaria. 5.18 Prescripción de la obligación tributaria. VI. Diferencias entre
Obligación Civil y Obligación Tributaria. VII. Conclusiones. VIII. Referencias
Bibliográficas. IX. Referencias Virtuales. X. Gráfico Resumen – Elementos Importantes.
I. Cuestiones Preliminares 
Una pregunta al remontarnos a estudiar el Derecho Tributario es, si es que existe entre ésta 
una  relación  con  el  Derecho  Civil,  siendo  para  el  estudio,  y  más  específicos  si  hay  una 
vinculación entre la Obligación Jurídica Tributaria y la Obligación Jurídica Civil. 
En  el  presente  trabajo  se  utilizará  Obligación  Civil  y  Obligación  Tributaria,  en  algunos  casos  como  Relación 
Jurídica Obligatoria y Relación Jurídica Tributaria respectivamente, por ser éstos términos en una suerte de sinonimia 
conceptual  de  los  señalados;  aún  cuando  en  la  doctrina  se  pueda  discutir  su  diferencia,  aunque  en  el  estudio  no  se 
adentrará a diferenciar por el dinamismo del mismo. 
El  Autor  es  Alumno  del  Ciclo  XI  de  la  Facultad  de  Derecho  y  C.C.P.P.  de  la  Universidad  Privada  San  Pedro.  Miembro 
fundador,  Membresía  Activa  y  Presidente  del  Centro  de  Investigación  J urídica  “Iuris  per  Tottem”  período  2007  –  2008.  Ex­ 
Director de Sapientia et Pax – Revista de Derecho período 2004 – junio de 2007. 
Dedicado a las dos mujercitas que AMO, a mi Conejita Linda; y a mi Bebita Preciosa, mi hijita Mia Angie Ivanna. 

OSVALDO  CASÁS,  José.  –  Artículo  Jurídico  –  “Los  principios  del  Derecho  Tributario”  –  Publicado  en 
http://www.salvador.edu.ar/ua1­4­ab.htm  – Fecha de Lectura 28 de Mayo de 2007. 
1
Para poder determinar esto, imaginemos por un instante que estás dos se enfrenten entre sí, 
cuál de ésta sería la más fuerte –respecto a la variedad de instituciones­, más débil respecto 
a  las  atenuantes  subjetivas,  más  practicas  al  momento  de  aplicarlas,  cuál  de  éstas  tendría 
más contenido valorativo, o en definitiva quién podría salir victoriosa en dicha disputa. 
Para poder responder ello, y antes de adentrarnos al derecho de obligaciones, trataremos de 
definir algunos conceptos importantes para el estudio, así empezaremos por señalar qué es el 
derecho. El Derecho es un  conjunto  de normas que  regulan las  relaciones  que  surgen entre 
las  personas  con  el  fin  de  lograr  la  paz  social  y  la  justicia.  Es  el  conjunto  de  normas  que 
establecen  reglas  de conducta  que  deben  ser  cumplidas  por  los  sujetos  bajo  sanción  de ser 
consumadas mediante la coacción o fuerza pública. 
Por su parte el Derecho Tributario 

es la “disciplina que regula la obligación que tienen los 
particulares  consistente  en  aportar  montos  dinerarios 

al  Estado;  el  Estado,  para  establecer 
esta  obligación,  se  basa  en  la  capacidad  contributiva  de  las  personas,  la  que  es  tenida  en 
cuenta  para  canalizar  dicho  dinero  a  las  arcas  fiscales”.  Se  debe  tener  en  cuenta  que  el 
Derecho  Tributario  forma  parte  de  lo  que  se  denomina  Derecho  Público,  otra  cosa 
importante  es  saber  que  el  Derecho  Tributario  comprende  dentro  de  sus  ciencias  afines  al 
Derecho  Civil,  Derecho  Penal,  Derecho  Constitucional,  Derecho  Procesal,  Derecho 
Internacional, Derecho Administrativo y otros. 
Ahora  el  Derecho  Civil 

,  para  Henry  Capitant  es  la  “Parte  Fundamental  del  Derecho 
Privado  que  comprende  las  normas  relativas  al  Estado  y  capacidad  de  las  personas,  la 
familia, el patrimonio, la transmisión de bienes, los contratos y las obligaciones”. 
La primera diferencia Originaria entonces, respecto a ambas materias, es que el Derecho Tributario es de
Derecho Público, y por su parte, el Derecho Civil es de Derecho Privado. Cabe señalar, que ésta es
justamente la diferencia que marca toda una estructura normativa distinta de una de la otra. 
Podemos  afirmar  entonces  que  el  Derecho  Tributario  es  a  fin  al  Derecho  Civil,  más  no  el 
Derecho  Civil  al  Derecho  Tributario.  El  Derecho  Tributario  guarda  entonces  caracteres 
especiales, en cambio, el Derecho civil tiene de por sí sus caracteres genéricos. 
Por esto, para poder visualizar mejor a la obligación tributaria, primero debemos conocer  a 
las  obligaciones  civiles;  siendo  así  que  el  Derecho  Civil,  parte  de  los  derechos 
fundamentales,  subclasificándose  entre  los  que  son  los  Derechos  Extrapatrimoniales  y  los 
Derechos  Patrimoniales,  en  éste  último  es  donde  se  encuentran  los  Derechos  Reales  y  los 
Derechos de las Obligaciones. 
Podemos  concluir  entonces,  que  El  Derecho  de  Obligaciones  es  un  Derecho  Civil  de 
contenido Patrimonial. Es una rama del Derecho Privado. Por su parte el Derecho tributario 
(también  conocido  como  derecho  fiscal)  es  una  rama  del  Derecho  Público  que  estudia  las 
normas jurídicas a través de las cuales el Estado ejerce su poder tributario con el propósito 
de obtener de los particulares ingresos que sirvan para sufragar el gasto público en aras de la 
consecución del bien común. 
La segunda diferencia Originaria entonces, respecto a ambas materias, es que el Derecho Civil sería el
Género, por su parte, el Derecho Tributario sería la Especie; esto en una relación de Género-Especie, y
que guardan dentro de sí una afinidad jurídica; del Derecho Tributario al Derecho Civil, más no, del
Derecho Civil al Derecho Tributario. 

DERECHO  TRIBUTARIO.  En:  CHANAMÉ  ORBE,  Raúl.  Diccionario  Jurídico  Moderno.  3’  Edición.  Lima,  Perú:  Gráfica 
Horizonte S.A., 2002. p. 332. 

En sentido figurativo, por que es de saberse que es mucho más que eso. 

DERECHO  TRIBUTARIO.  En:  CHANAMÉ  ORBE,  Raúl.  Diccionario  Jurídico  Moderno.  3’  Edición.  Lima,  Perú:  Gráfica 
Horizonte S.A., 2002. p. 316. 
2
El  presente  estudio,  sólo  tendrá  como  objeto  hacer  una  comparación  de  las  obligaciones 
tributarias y las obligaciones civiles, y al mismo tiempo ver sus semejanzas. Para lograr ello, 
y poder construir el concepto de lo que es Obligación Tributaria, primero deberemos recurrir 
a la concepción de Obligación en sentido lingüístico ó etimológico, posteriormente como en 
líneas  precedentes  recurriremos  al  Derecho  en  general,  acentuándonos  en  el  Derecho 
Privado,  particularmente  en  lo  que  se  denomina  Teoría  General  de  las  Obligaciones  en  el 
Derecho Civil, para posteriormente llegar a lo que es la Obligación Jurídica Tributaria en el 
Derecho Tributario.
II. Cuestiones Históricas 
En el derecho primitivo el concepto de obligación estaba íntimamente ligado con la persona. 
Se establecía un vínculo personal entre deudor –sujeto pasivo– y el acreedor –sujeto activo– 
por  el  cual,  la  persona  del  deudor  –  atado  por  el  vínculo  (nexus)–  que  no  ejecutaba  la 
prestación prometida se convertía en cosa, su cuerpo pasaba a ser un objeto de propiedad del 
acreedor.  Tanto  de  la  Ley  de  las  XII  Tablas,  año  450  a.C.,  como  de  la  lectura  de  la 
Prehistoria  de  los  indoeuropeos,  de  Rudolf  von  Ihering,  surge  que  la  inejecución  de  la 
obligación  era  tratada  como  delito.  Por  el  nexus  –vínculo–  el  acreedor  podía  disponer  de 
pleno derecho contra la  persona del deudor,  como  ejemplo podemos  mencionar  el contrato 
de mutuo –préstamo de consumo–, por el que se prestaba, a los que estaban en una situación 
careciente, una suma de dinero y se obtenía como garantía lo único que ellos podían ofrecer: 
su persona física. 
Esto  dio  lugar  a  que  fuera  tomado  como  argumento  de  obras  literarias,  así,  William 
Shakespeare profundiza en los clásicos e inspirándose en Tito Livio, entre otros  autores de 
la antigüedad, narra, en El  mercader de Venecia, el  pasaje en que el acreedor del préstamo 
de una cierta suma de dinero, exige, ante el incumplimiento del deudor, que “se cumpla tal 
como  se  ha  establecido  en  el  documento:  cortar  una  libra  de  carne  lo  más  cerca  del 
corazón”, si bien la sentencia admitió la pretensión del acreedor, el juez no lo facultó, para 
hacerla  efectiva,  a  que  derramara,  al  cortarlo,  una  gota  de  sangre  del  deudor,  pues  eso,  no 
había  sido  estipulado  en  el  documento,  en  consecuencia,  el  cumplimiento  de  la  misma  se 
tornaba imposible. 
Posteriormente,  con  la  ley  Pætelia  Papiria  se  fue  atenuando  la  cruel  situación  de  los 
deudores.  Se  concreta  la  prisión  del  deudor  en  la  ergástula  privada  del  acreedor  donde  el 
deudor  trabajaba  para  aquél.  Más  tarde,  se  substituyó  la  prisión  privada  por  la  pública, 
subsistiendo la prisión por deudas hasta la segunda mitad del siglo XIX. 
Las obligaciones naturales nacen en el Derecho Romano primitivo para atenuar el rigorismo 
del  derecho  civil  –jus  civile–  que  era  el  derecho  quiritario,  el  derecho  de  los  ciudadanos; 
eran  una  creación  pretoriana  fundadas  en  la  equidad  y  en  el  derecho  de  gentes,  común  a 
todos  los  hombres,  como  respuesta  al  incremento  de  las  relaciones  comerciales  con  otros 
pueblos  que  traía  aparejada  la  transformación  social  y  económica,  haciéndose  necesarias 
para regular las situaciones que iban surgiendo. 
La  diferenciación  entre  las  obligaciones  civiles  y  naturales  se  fundaba  en  el  vínculo;  eran 
obligaciones naturales las del derecho de gentes y tienen el efecto de impedir al deudor que 
ha  satisfecho  la  deuda  a  repetir  lo  pagado.  Conforme  surge  del  Digesto,  en  ciertos  casos 
estaban provistas de acción y cuando no eran ejecutables se las designaba con el nombre de 
“debitum”, denominación con la que aparecen en los tiempos de Justiniano. 
Las  Leyes  de  Partidas,  reiteran  el  concepto  de  las  Institutas  de  Justiniano  que  apuntan  al 
vínculo  jurídico  y  al  igual  que  nuestro  Código  Civil  que  las  tomó  como  fuente,  hacen  la 
clasificación de las obligaciones en civiles y naturales por el vínculo jurídico 
“...quiere tanto decir, como ligamento hecho según ley e según natura...” –Partida 5ª, Título 
12, Ley 5–2. 
3
III. Acepciones de Obligación en sentido Lingüístico (ó
Etimológico) y en sentido Jurídico.
A. Obligación en Sentido Lingüístico o Etimológico 
Según  la  Real  Academia  Española,  lo  define  como  el  “Vínculo  que  sujeta  a  hacer  o 
abstenerse de hacer una cosa, establecido por precepto de ley, por voluntario otorgamiento o 
por derivación recta de ciertos actos”. 
Caracteres de la Obligación en sentido Linguïstico 
Las Características primigenias del sentido de Obligación, pueden encontrarse entonces: 
­  Vinculo de Sujeción. 
­  De hacer o no hacer. 
­  Establecido por ley, por voluntariedad ó por derivación de ciertos actos. 
Jorge  Bravo  Cucci  agrega,  que  obligación  significa  “imposición,  deber,  responsabilidad, 
compromiso.  En  términos  jurídicos,  la  obligación  tiene  su  propia  connotación  y  difiere  de 
otros institutos que se le asemejan”. 

B. Obligación en Sentido Jurídico 
Los romanos acuñaron una definición de obligación, que es la que sigue “obligatio est juris 
vinculum  quo  nacessitate  adstringimur  alicujus  solvendae  rei  secundum  nostra  civitatis 
jura 

”, que quiere decir la obligación es un vínculo jurídico o de derecho que nos constriñe a 
realizar una prestación a alguien (ó por el que somos constreñidos con la necesidad de pagar 
alguna cosa), según el derecho o las leyes de nuestra ciudad. 
En  ese  sentido,  Jorge  Bravo Cucci  afirma,  que “La obligación  es una relación jurídica que 
otorga al acreedor un auténtico derecho subjetivo para exigir una determinada conducta del 
deudor, quien en contraposición detenta un deber jurídico de prestación”. 
A  mi  criterio,  la  obligación  en  derecho,  es  un  lazo  jurídico  y  que  por  ende  es  axiológico 
(Cuestiones de Moral), que vincula entre sí a entes colectivos (Estado, Personas Jurídicas u 
otros)  e  individuales  (Personas  Naturales),  compelidos  tanto  por  deberes,  derechos  y 
obligaciones,  a  conseguir  determinados  fines,  que  justamente  afectará  a  los  entes 
individuales y colectivos (Positivamente), afectando a los colectivos por ser los individuales 
parte  de  éste.    En  ese  sentido  el  acreedor  lo  que  busca  ó  exige  es  que  el  deudor  siga  el 
camino de los actos correctos, respecto del lazo que lo vincula y la prestación que deberá de 
cumplir,  ya  sea por  el pactó social  que  realizó y por  que la  misma ley  así  lo  estipula;  pero 
que  ambos  se  encuentran  dentro  del  marco  conjunto  de  la  Norma  Jurídica  y  de  la  Norma 
Moral. 
Por  Deber  Jurídico  se  entiende  a  la  necesidad  de  ajustar  la  conducta  a  los  mandatos  que 
emanan  de  una  norma  legal.  Por  su  parte  un  deber  jurídico  específico  es  aquél  que  se 
impone a ciertos y determinados sujetos que deben realizar una determinada conducta con la 
finalidad de satisfacer un interés de otro y que tiene un contenido patrimonial. 
Caracteres de Obligación en sentido Jurídico 
Jorge Bravo Cucci 

, señala que en términos generales los caracteres de la Relación Jurídica 
Obligatoria son los siguientes: 

BRAVO CUCCI, Jorge. Fundamentos del Derecho Tributario. 2’ Edición. Lima, Perú: Palestra Editores, 2006. p. 291. 

Véase este texto en JUSTINIANO, Instituciones, ed. Bilingüe por M. Ortolán, trad. De Francisco Pérez de Anaya y Melquíades 
Pérez Rivas, Buenos Aires, Bibliográfica Ameba, p. 236. 

BRAVO CUCCI, Jorge. Fundamentos del Derecho Tributario. 2’ Edición. Lima, Perú: Palestra Editores, 2006. p. 291­292. 
4
a)  Bipolaridad.­  En  toda  relación  existen  dos  polos  contrapuestos:  uno  activo  y  otro 
pasivo.  Por  un  lado,  el  derecho  subjetivo  de  crédito;  y,  por  el  otro,  el  genuino  deber 
jurídico  de  prestación  que  pesa  en  el  deudor.  En  el  polo  activo,  encontramos  al 
acreedor,  al  sujeto jurídicamente  facultado  a  exigir  una  determinada  conducta  de  otro, 
idónea  para  satisfacer  un  interés  patrimonial o  extramatrimonial.  En  el  otro  extremo o 
polo pasivo aparece el deudor. 
b)  Abstracción.­  El  campo  de  las  obligaciones  engloba  una  multiplicidad  de  supuestos 
fácticos  de  la  más  diferente  índole,  siendo  que  a  partir  de  una  valoración  es  posible 
extraer,  por  vía  deductiva/inductiva  una  serie  de  aspectos  abstractos,  comunes  a  la 
mayor parte de situaciones que se presentan. 
c)  Temporalidad.­ Las obligaciones nacen para ser cumplidas y esa finalidad no puede ser 
disociada,  económica  y  jurídicamente  del  factor  temporal.  El  carácter  de  temporalidad 
de  la  obligación  tiene  una  manifestación  específica  de  suma  importancia  en  la 
prescripción liberatoria.  El sistema requiere que los  derechos de  crédito sean  ejercidos 
dentro de cierto tiempo. 
Cabe  agregar,  a  voces  de  Luciano  Barcbi  Velaochaga 

,  el  cuál  señala  que  “cuando  una 
relación  de  intercambio  o  de  cooperación  adquiere  ‘Juridicidad’  significa  que  los  agentes 
podrán  exigirse  mutuamente  el  cumplimiento  de  lo  prometido”.  Como  señala  Lázaro 
Carreter  explicando  el  verbo  ‘Exigir’:  “sólo  puede  exigir  quien  posee  alguna  fuerza  para 
alcanzar  su  demanda” 

.  Esa  fuerza  supone  la  posibilidad  de  los  agentes  no  sólo  de 
pretenderse mutuamente el cumplimiento de lo debido (pretensión material), sino de recurrir 
a  la  tutela  jurisdiccional  (acción)  para  pretender  el  cumplimiento  de  lo  debido  (pretensión 
procesal).  En  otras  palabras,  el  agente  económico  cuenta  con  la  posibilidad  de  recurrir  al 
sistema judicial para conseguir lo prometido.
IV. La Obligación Civil
4.1 Obligación Civil ó Relación Jurídica Obligatoria 
Díez­Picazo define la relación obligatoria como: “la relación jurídica establecida entre dos o 
más personas dirigida a que una de ellas obtenga determinados bienes y servicios mediante 
la  cooperación de  otra o  bien  de  intercambio  recíproco  de  bienes y  servicios  mediante una 
recíproca  cooperación” 
10 
.  Betti,  por  su  lado,  señala:  “…  en  la  relación  de  obligación  el 
interés  del  titular  del  derecho  está  destinado  a  realizarse,  por  medio  de  un  intermediario,  a 
través de un comportamiento ajeno, de una actividad de cooperación” 
11 

Entendemos  la  relación  jurídica  como  toda  relación  de  vida  establecida  entre  dos  o  más 
personas  (relación  intersubjetiva)  como  vehículo  para  realizar  determinados  fines  que  son 
dignos de tutela por el ordenamiento jurídico. En este caso la relación jurídica está dirigida a 
permitir el intercambio de bienes y servicios; es decir, tiene una finalidad económica. A esta 
relación se le conoce como relación obligatoria 
12 

4.2 El Derecho de las Obligaciones 
La  parte  del  Derecho  Civil  dedicada  al  estudio  de  las  relaciones  jurídicas  que  sirven  de 
soporte o substrato al intercambio de bienes y servicios entre las personas se ha denominado 
“Derecho  de  Obligaciones”.  Toda  obligación  requiere  la  existencia  de  otra  persona  u  otro 
organismo  que  pueda  reclamar  al  obligado  el  cumplimiento  de  una  conducta  determinada. 
Por  consiguiente,  es  obvio  que  la  idea  de  obligación  requiere  considerar  la  existencia  de 
sujetos que ocupan posiciones contrapuestas. 

CÓDIGO CIVIL COMENTADO. Comentan 209 especialistas en las diversas materias del derecho civil. Tomo VI. 2º Edición. 
Gaceta Jurídica. Lima, mayo 2007, p. 19. 

LAZARO CARRETER, Fernando. “decepcionar, aperturar un detrimento”. En: El Dominical. Diario El Comercio, Lima, 8 de 
septiembre de 1996, p. 14. 
10 
DÍEZ­PICAZO, Luis. “Fundamentos de Derecho Civil Patrimonial”, volumen I, p. 391. 
11 
BETTI, Emilio. “Teoría General de las Obligaciones”. Tomo I. Editorial Revista de Derecho Privado. Madrid, 1969, p. 10. 
12 
CÓDIGO CIVIL COMENTADO. Comentan 209 especialistas en las diversas materias del derecho civil. Tomo VI. 2º Edición. 
Gaceta Jurídica. Lima, mayo 2007, p. 19. 
5
La  relación obligatoria  es  una  relación jurídica  intersubjetiva  de  contenido  patrimonial.  La 
relación  obligatoria  constituye  un  cauce  para  que  las  personas  puedan  realizar  entre  ellas 
actividades  de  cooperación  social.  Más  concretamente  se  trata  de  aquella  colaboración  o 
cooperación  social  que  se  lleva  a  cabo  mediante  el  intercambio  de  bienes  y  servicios  de 
naturaleza económica. 
El intercambio es importante desde el punto de vista económico, puesto que permite que los 
bienes y servicios  fluyan de las manos de quienes menos los valoren  a  quienes  los valoren 
más. 
En tal sentido el Derecho, a través del Derecho de Obligaciones (y de manera más amplia el 
Derecho de Contratos), tiene como función asegurar que estos intercambios se realicen. 
La función primordial del Derecho de Obligaciones consiste en proporcionar un conjunto de 
reglas  y  de  mecanismos  que  garanticen  el  cumplimiento  de  esas  reglas  que  aseguren  el 
intercambio. 
Esta función se realiza por medio de dos tareas: a) reduciendo los costos de transacción; y b) 
asegurando el cumplimiento. 
En  sentido  amplio,  la  expresión  “Derecho  de  Obligaciones”  comprende  la  temática  propia 
de  las  obligaciones  en  general,  las  obligaciones  de  dar,  hacer  y  no  hacer,  obligaciones 
alternativas  y  facultativas,  obligaciones  divisibles  e  indivisibles,  obligaciones 
mancomunadas  y  solidarias,  el  reconocimiento  de  las  obligaciones,  transmisión  de  las 
obligaciones, efecto de las obligaciones, el pago, pago de intereses, pago por consignación, 
imputación del pago, pago con subrogación, dación en pago, pago indebido, la novación, la 
compensación, la condonación, la consolidación, la transacción, mutuo disenso, inejecución 
de las obligaciones, mora, obligaciones con cláusula penal, en definitiva la teoría general de 
las  obligaciones,  siendo un  libro previo  al  de  las Fuentes  de  las  Obligaciones, en donde  se 
señala  a  profundidad  el  contrato,  la  regulación  de  las  distintas  figuras  contractuales,  el 
estudio de los cuasicontratos y la consideración de la responsabilidad civil. 
Dicha temática del Derecho de las Obligaciones se encuentra regulada en el Código Civil en 
el Libro VI, cuya rúbrica es: “Las Obligaciones”. 
4.3 La Obligación Civil 
Es la relación entre dos partes,  en virtud de la cual, una llamada acreedora, puede exigir el 
cumplimiento  de  una  prestación  determinada,  en  su  interés  y  beneficio,  a  otra,  llamada 
deudora.  Tengan  en  cuenta  que  es  más  propio  hablar  de  Relación  Obligatoria,  que  de 
Obligación solamente. 
4.4 Noción Técnica de la Obligación Civil
El deber jurídico en general y la obligación. 
La tradición jurídica del Derecho privado ha reservado, en sentido técnico, la calificación de 
“obligación” a aquellas situaciones de subordinación en las que la conducta del obligado es 
susceptible de una valoración patrimonial  concreta, mientras  que en caso contrario prefiere 
hablar de “deber” o de “deber jurídico” en general. 
La obligación aparece configurada, pues, como una particular subespecie del deber jurídico, 
caracterizada por la posible valoración patrimonial de la conducta del obligado. En términos 
sintéticos cabría hablar entonces de un “deber jurídico patrimonializado”. 
La patrimonialidad de la obligación. 
Según  el  sentir  común  entre  los  juristas  clásicos  y  los  contemporáneos,  la  presencia  o 
ausencia de patrimonialidad en una relación entre dos personas es el dato técnico que, desde 
el  punto  de  vista  jurídico­privado,  permite  superar  la  ambivalencia  o  multivocidad  del 
término  obligación:  los  deberes  jurídicos  serían  aquellas  conductas  exigidas  a  una  persona 
por el ordenamiento jurídico, con carácter general, en cuanto la misma se encuentre en una 
6
determinada  situación  contemplada  por  el  Derecho,  que  no  son  susceptibles  de  directa 
valoración patrimonial (basta ser peruano para “tener el deber” de conocer el castellano). 
Por  el  contrario,  la  obligación  en  sentido  propio  o  técnico,  como  subespecie  del  deber 
jurídico, vendría caracterizada por la nota de la patrimonialidad de la prestación, esto es, de 
la conducta debida por el obligado. 
Sin embargo, dicho aserto no encuentra apoyo contextual en el Código Civil. Los Títulos se 
limitan  a  describir  una  serie  de  tipos  de  obligaciones,  más  no  una  concepción  jurídica, 
dejando a la doctrina conceptualizar ello. 
El fundamento de esta característica ha de encontrase en una serie de principios inspiradores 
del  conjunto normativo regulador de la  relación obligatoria.  A saber: el  incumplimiento  de 
las obligaciones conlleva como último mecanismo de reparación del acreedor insatisfecho la 
indemnización  por  daños  y  perjuicios  y  ésta,  en  los  casos  límite  de  imposibilidad  de 
reparación in natura acaba generalmente por reconvertirse en una reparación pecuniaria, he 
de esto la patrimonialidad de las obligaciones. 
4.5 Elementos de la Obligación Civil 
Los  elementos  esenciales  de  la  obligación  son  cuatro:  a)  los  sujetos,  b)  el  objeto,  c)  el 
vínculo  y  d)  la  causa  fuente.  Los  tres  primeros  son  elementos  esenciales  de  carácter 
estructural. La causa fuente o generadora es también un elemento esencial, pero de carácter 
externo, no estructural. Empero, la obligación no nace sin una causa fuente que la genere de 
allí su emplazamiento como elemento esencial, pero externa a su estructura: si se quiere, es 
su fundamento. 
4.5.1 Los sujetos de la obligación 
La  relación  obligatoria  vincula,  al  menos,  a  dos  personas.  En  términos  jurídicos,  nadie 
puede  estar  obligado  consigo  mismo,  sino  siempre  respecto  de  otra  persona.  Conforme  a 
ello,  la  relación  obligatoria  requiere  estructuralmente  la  existencia  contrapuesta  de  sujetos, 
que ocupan posiciones perfectamente distintas en dicha relación: 
Una  de  ellas  se  encuentra  legitimada  o  tiene  derecho  a  exigir  de  otra  una  conducta 
determinada.  Suele  decirse  que  desempeña  el  papel  activo  de  la  obligación  y  se  ha 
denominado tradicionalmente Sujeto Activo. 
Los  autores  más  modernos  prefieren  utilizar  el  término,  que  además  es  el  legalmente 
utilizado, de acreedor. 
La otra persona vinculada por la relación obligatoria debe  observar la  conducta prevista en 
la  obligación,  esto  es,  cumplir  cuanto  se  debe.  Se  le  denomina  pues,  Sujeto  Pasivo,  o 
preferiblemente deudor (Pesa el deber jurídico de Prestación). 
Para  calificar  como  sujeto,  en  principio,  debe  contarse  con  capacidad  de  derecho,  lo  que 
permitirá  que  el  vínculo  que  se  instaure  entre  ellos  sea  válido.  La  incapacidad  de  derecho 
provoca  la  nulidad  del  acto,  que  en  principio  es  absoluta.  La  capacidad  de  hecho  es 
indispensable cuando los sujetos pretendan realizar por si mismo los actos necesarios para la 
constitución de la obligación. La falta de la capacidad de hecho provocará la nulidad relativa 
del acto constitutivo de la obligación. 
El  sujeto  puede  no  estar  determinado  pero,  necesariamente,  tiene  que  ser  determinable.  Se 
tiene que tener la manera para determinar al sujeto, pues si el sujeto no es determinable no 
existe. Por tanto, no se puede hablar de una indeterminación absoluta. 
4.5.2 La prestación - El Objeto de la Obligación- 
La conducta a desplegar por el deudor puede ser de muy distinta naturaleza, en dependencia 
del origen y tipo de obligación de que se trate. Por economía gramatical, la conducta debida 
por  el  obligado  se  denomina  genérica  y  técnicamente  prestación.  Por  consiguiente,  la 
prestación constituye el elemento objetivo de la relación obligatoria y según los términos de 
nuestro código civil, puede consistir en “dar, hacer o no hacer alguna cosa”. 
7
Más  allá  de  las  distintas  teorías  que  buscan  saber  el  objeto  de  la  obligación  (La  del 
Comportamiento Debido, Patrimoniales ó Revisionistas), a criterio propio es inobjetable que 
el  objeto  de  la  relación  obligatoria  (obligación)  es  la  prestación  debida,  conducta  humana 
que puede ser dar, hacer y no hacer, siendo afines entonces por la teoría del comportamiento 
debido del deudor. 
4.5.3 El Vínculo Jurídico 
Es  un  elemento  no  material  que  une  a  ambos  polos  de  la  relación  jurídica.  Constituye  el 
elemento  que  mejor  caracteriza  a  nuestra  institución,  pues  a  partir  de  su  configuración 
operan los distintos efectos que el sistema ha previsto. Recae sobre las partes de la relación, 
no comprende a terceros ni los alcanza, o sea, a todos aquellos que se encuentran fuera del 
polo  activo  y  del  polo  pasivo  de  la  relación.  Recae  sobre  la  propia  persona  del  deudor,  o 
sobre  ciertos  actos  de  la  misma.  En  general,  el  vínculo  jurídico  constituye  el  módulo  que 
permite  precisar,  cualitativa  y  cuantitativamente,  hasta  donde  llega  la  limitación  de  la 
libertad jurídica del deudor, que toda obligación importa. 
Es el vínculo jurídico el que permite dar sustento a la idea de que el acreedor y deudor están 
en posiciones jurídicamente equivalentes para el Derecho. El vínculo no sólo liga al deudor 
imponiéndoles  deberes  y  cargas,  sino  también  al  acreedor,  sobre  quien  pesa  el  deber  de 
cooperar para que el deudor pueda cumplir y liberarse de la carga y el deber.
V. La Obligación Tributaria
5.1 Configuración jurídica del tributo. Vínculos y relaciones
tributarias 
El  tributo  se  configura  como  una  obligación,  una  obligación  de  dar,  ­dar  una  prestación 
pecuniaria 
13 
– ; el legislador parte de esta base, y crea un hecho imponible, cuya realización 
en un caso concreto origina el nacimiento de una obligación tributaria, a la cual determina la 
cuota tributaria –la obligación de pagar una cuota tributaria­ 
El  tributo,  por  tanto,  se  manifiesta  como  una  relación  obligacional  entre  el  Estado  y  el 
contribuyente,  la  primera  exige  a  éste  último  el  pago  de  una  exacción  –  requerimiento, 
imposición ­ para poder cubrir las necesidades del Estado. 
Esta  relación  fue  entendida  como  una  relación  de  poder,  en  la  cual  el  Estado  por  el  poder 
que tiene sobre sus súbditos, les exige el pago de un tributo. 
Esta  visión  en  un  Estado  de  Derecho  y  democrática  queda  desfasada,  y  es  a  través  de  la 
visión dada por Giannini y Berliri la cual concreta que entre el Estado y el contribuyente se 
da  una  relación  jurídico  obligacional,  es  decir,  se  abandona  la  relación  de  poder  por  una 
relación de derecho. 
El tributo como elemento esencial de la relación obligacional lo hemos de entender bajo dos 
niveles:  La  Hipótesis  de  Incidencia  Tributaria  ó  Normativa  en  Abstracto,  en  la  cual 
especifica  en que situaciones nace la obligación  de  contribuir; por  la  realización  del  hecho 
jurídico en la realidad  . 
Cuando  la  realización  de  un  hecho  en  la  realidad  queda  subsumido  en  la  hipótesis 
normativa,  podemos  afirmar  que  ha  nacido  una  relación  obligacional,  en  la  que  el 
contribuyente queda obligado al pago del tributo. –y por tanto, el tributo se configura como 
una  relación  jurídico­obligacional  a  partir  de  la  cual,  un  acreedor  puede  exigir  del  deudor, 
una  determinada  suma  de  dinero  en  concepto  de  tributo;  es  lo  que  se  denomina  Hecho 
Imponible en concreto. 
13 
Algunos tratadistas consideran que en extricto es dar dinero, pero como es de saberse esto no es 
aceptable, en tanto se permiten otro tipo de pago. Por ejemplo: en especies; aunque esto tampoco es 
absoluto ya se tiene que autorizar por el Ministerio de Economía. 
8
El  tributo  no  solamente  puede  consistir  en  dinero,  sino  también  en  especies,  sobretodo  en 
épocas  pretéritas.  Hoy  en  día,  no  obstante,  únicamente  se  considera  el  dinero  en  sentido 
relativo, aunque frecuente. 
Toda  norma  jurídica  se  puede  dividir  en  dos  partes:  el  presupuesto  de  hecho  y  la 
consecuencia  jurídica,  en  el  ámbito  Tributario  diremos,  en  el  hecho  imponible  y  la  cuota 
tributaria  (Pago  del  Tributo).  –Así,  si  tengo  un  bien  mueble  y  lo  vendo,  el  consumidor  de 
dicho bien tendrá que pagar un impuesto general a las ventas, etc. 
La  mera  realización  del  hecho  imponible,  no  sólo  genera  la  obligación  de  pagar  la  cuota 
tributaria,  sino  que  también  genera  otras  obligaciones.  Es  más,  en  ocasiones,  la  mera 
posibilidad  de  que  se  realice  el  hecho  imponible  ya  genera  unas  obligaciones,  y  por  tanto 
cabe  señalar  que  la  cuota  tributaria  normalmente  no  va  sola,  sino  acompañada  de  otros 
vínculos y relaciones. 
En  consecuencia,  la  obligación  principal  del  tributo,  es  la  suma  de  dinero  que  el 
contribuyente –deudor­ debe dar al ente público –acreedor­ en concepto de tributo; pero en 
ocasiones  el  tributo  viene  encuadrado  por  una  serie  de  obligaciones  accesorias  que  tienen 
como  finalidad  el  garantizar  o  facilitar  el  cumplimiento  de  la  obligación  tributaria  en 
general. 
A  partir  de  aquí,  NAWIASKY  configura  la  Teoría  de  la  relaciones  jurídicas  tributarias 
concéntricas:  El  hecho  de  que  pueda  existir  una  obligación  tributaria  principal  determina 
que  puedan  existir  otras  obligaciones  que  le  envuelven,  éstas,  serian  las  obligaciones 
accesorias pecuniarias y las obligaciones accesorias apecuniárias. 
Bravo Cucci 
14 
sostiene que “como hecho jurídico… es una relación jurídica que importa un 
deber jurídico de prestación de dar una suma de dinero con carácter definitivo de un sujeto 
deudor  a  favor  de  otro  acreedor  (quien  en  contraposición  detenta    un  derecho  subjetivo  o 
crédito  tributario)…  la  obligación  tributaria  es  un  deber  jurídico  de  prestación  que  no 
deviene de la voluntad del deudor tributario (ex voluntate), sino de un fundamento externo a 
la misma: una norma jurídica y un hecho imponible (ex lege).”. Agrega el autor, tentando a 
caracterizar a la obligación tributaria tenemos el siguiente esquema: 
5.2 Elementos de la Obligación Tributaria ó Relación Jurídica
Tributaria
Son el Acreedor Tributario, el Deudor Tributario y la Prestación. Cabe
señalar que más adelante las estudiaremos a profundidad. 
ACREEDOR 
OBLIGACION 
TRIBUTARIA  PRESTACION 
DEUDOR 
14 
BRAVO CUCCI, Jorge. Fundamentos de Derecho Tributario en Colección Tesis & Monografías Nº 3, 
2º. Ed. Lima, Perú. Palestra Editores S.R.L., Impresión: Grandez Gráficos S.A.C., Febrero de 2006. p. 
298. 
9
5.3 La Prestación 
La  prestación  es  una  acción  o  una  abstención  que  el  deudor  debe  realizar  en  provecho  del 
acreedor. 
La prestación puede consistir en: 
Dar, Obligación de Dar; por ejemplo, el pago de un tributo. 
Hacer , Obligación de Hacer; por ejemplo, la presentación de declaraciones. 
No  hacer,  Obligación  de  No  Hacer;  por  ejemplo,  la  abstención  de  realizar 
cualquier  acto  que  impida  el  control  de  las  obligaciones  tributarias  a  cargo  de  los 
deudores. 
De tolerar , Obligación de Tolerar; por ejemplo aceptar fiscalizaciones. 
De  acuerdo  al  tipo  de  prestación  exigida,  las  obligaciones  pueden  ser  sustanciales  o 
principales  (pago  del  tributo)  y  formales  o  accesorias  (presentación  de  declaraciones, 
exhibición de documentos, etc.). 
Lo  relacionado  a  el  Acreedor  Tributario  y  Deudor  Tributario,  se  estudiaran  en  el  punto  de 
los Sujetos de la Obligación Tributaria. 
5.4 Clases de Obligaciones Tributarias 
1.  Obligación  Tr ibutar ia  Sustancial  ó  Pr incipal 
15 
.  Es  la  cantidad  a  pagar  en 
concepto de tributo, a la cual se llama cuota tributaria. 
2.  Obligaciones  Tr ibutarias  For males  ó  Accesorias 
16 
.  Son  obligaciones  de  tipo 
accesorio  y  que  tienen  como  finalidad  el  garantizar  o  facilitar  el  pago  de  la  cuota 
tributaria.  Pueden ser: 
a.  Obligaciones Accesorias Pecuniarias. Que tienen como efecto el reprimir, 
castigar    ­  multas  ­,  y  preservar  el  cumplimiento  de  la  obligación 
tributaria.  También  tienen  como  finalidad  el  ejemplificar,  y  ser  medida 
disuasoria para otros. 
i.  Los  intereses  de  demora.  Cuando  ha  habido  retraso  a  la  hora  de 
pagar el tributo. 
ii.  El  recargo  de  apremio.  La  providencia  de  apremio  o  ultimátum 
antes  del  embargo,  genera  una  serie  de  gastos  a  la 
Administración  que  se  compensan  a  través  de  este  recargo  de 
apremio, y que supone un 20% de la deuda. 
Este recargo tiene un carácter proteccionista de la obligación, y al 
mismo  tiempo,  compensatorio  de  los  gastos  originados  a  la 
Administración. 
iii.  El  recargo  fuera  de  término,  de  plazo.  Se  da  por  el  pago 
voluntario  pero  extemporáneo  –el  pago  se  efectúa  durante  el 
período de apremio­. 
Este  recargo,  tiene  conexiones  con  figuras  de  nuestro  derecho 
penal. 
15 
Hay  que  dejar  en  claro  que  es  clasificación  no  se  encuentra  tipificada  expresamente  en  el  Código 
Tributario como tal, pero que el Ministerio de Economía y Finanzas la reconoce, tal es así que podemos 
encontrarla  en:  http://tribunal.mef.gob.pe/glosariotributos.htm.  En  ese  sentido  según  lo  establece  el 
Glosario de Términos del Tribunal Fiscal “Es el deber a cargo de un contribuyente o responsable de pagar 
un tributo.”. tomado el 07/10/2007. 
16 
Hay  que  dejar  en  claro  que  es  clasificación  no  se  encuentra  tipificada  expresamente  en  el  Código 
Tributario como tal, pero que el Ministerio de Economía y Finanzas la reconoce, tal es así que podemos 
encontrarla  en:  http://tribunal.mef.gob.pe/glosariotributos.htm.  En  ese  sentido  según  lo  establece  el 
Glosario  de  Términos  del  Tribunal  Fiscal  “Es  el  deber  de  los  contribuyentes  de  cumplir  con  la 
presentación  de  las  comunicaciones,  declaraciones  juradas,  llevar  libros  de  contabilidad  y  otras 
complementarias.”. tomado el 07/10/2007. 
10
Período Voluntario Período de Apremio
Término período voluntarioTérmino de Prescripción 
iv.  El recargo de prórroga o de aplazamiento. Cuando se solicita un 
aplazamiento a la Administración para hacer frente a la deuda. 
v.  El  recargo  de  fraccionamiento.  Cuando  existe  la  posibilidad  de 
fraccionar la deuda 
Todas  estas  obligaciones  accesorias  pecuniarias  no  son  tributos, 
son: 
obligaciones punitivas, o bien son, 
obligaciones resarcitorias. 
b.  Obligaciones Accesorias Apecuniarias. No pecuniarias. Entre ellas: 
i.  La obligación de presentar las correspondientes declaraciones en 
los casos en que la Administración así lo requiera. 
ii.  Obligación formal de llevar a cabo los registros contables. Deber 
de  los  empresarios  y  profesionales,  o  bien  sus  titulares  de llevar 
la contabilidad 
iii.  Obligación  de  pasar  las  mercancías  por  las  zonas  aduaneras 
habilitadas  para  ello,  y  evitar  infracciones,  como  por  ejemplo  el 
contrabando. 
Éstas  también  garantizan  el  cumplimiento  de  la  obligación  tributaria 
principal. 
Otras  teorías,  entorno  la  relación  jurídica  tributaria,  son  las  expuestas  por  HENSEL, 
GIANINI, BERLIRI, SANZ DE BUJANDA, FERREIRO... Éste último establece que: 
La  obligación  tributaria  principal,  de  pagar  el  impuesto,  da  sentido  unitario  al  conjunto  de 
vínculos  jurídicos  que  forman  parte  de  la  relación  jurídico  ­  tributaria.  La  obligación 
tributaria forma el núcleo de tal relación. Forma la parte fundamental de su contenido. 
Pero  la  relación  jurídica  ­  tributaria,  puede  existir  también  sin  que  exista  una  obligación 
tributaria;  es  el  caso  de  un  comerciante  que  haya  sufrido  pérdidas  en  un  ejercicio:  en  este 
caso,  falta  la  obligación  tributaria,  pero  subsisten  como  contenido  de  la  relación  jurídico  ­ 
tributaria  la  obligación  de  declarar,  de  llevar  la  contabilidad,  las  distintas  potestades  y 
facultades  de  la  Administración  y  las  correspondientes  situaciones  de  deber  del 
administrado. 
Distingue  por  tanto  Ferreiro  una  prestación  pecuniaria  principal,  de  otras  prestaciones 
pecuniarias accesorias y finalmente otras prestaciones no pecuniarias. 
También distingue una parte material y una parte formal: por un lado distingue el conjunto 
de procedimientos y actuaciones para hacer efectivo el tributo ­relación tributaria material­; 
y  de  otra las normas  que  regulan  la obligación  básica  del pago del  tributo y  sus  elementos 
esenciales,  estableciendo  lo  que  el  ciudadano  debe  pagar;  el  tributo  configurado 
jurídicamente como una obligación, la obligación de pagar ­relación tributaria formal.­ 
5.5. La obligación tributaria. Concepto y Naturaleza. 
La  obligación  tributaria  es:  Aquella  cantidad  de  dinero que  el  sujeto  pasivo –deudor­  debe 
pagar a un sujeto activo de carácter público –acreedor­ en concepto de tributo. 
El  tributo  es  una  obligación  ex­lege,  pecuniaria,  de  derecho  público,  cuyo  presupuesto  de 
hecho  se  configura  por  la  ley  ­con  respeto  a  los  principios  constitucionales­,  en  la  que  un 
11
sujeto  pasivo  ­el  deudor­  y  un  sujeto  activo  ­acreedor,  ente  público­  se  rigen  por  normas 
específicas de la actividad tributaria o financiera. 
En  esta  obligación  confluyen  el  deber  de  un  sujeto  pasivo,  con  el  derecho  del  acreedor 
público. Pero este derecho del acreedor público, debido a la naturaleza del Derecho Público, 
se  configura,  no  solamente  como  derecho,  sino  como  poder  ­  deber  o  potestad  a  exigir  el 
cumplimiento de la prestación; y le faculta a la coacción de tal cumplimiento. 
5.6 Características de la Obligación Tributaria 
1.  Obligación sujeta al principio de legalidad 
Significa que hay una serie de materias que necesariamente han de estar reguladas por el 
legislador como representante del pueblo. 
El  principio  de  legalidad  surge  con  la  Revolución  Francesa,  y  por  tanto,  con  raíces 
liberales, surte para preservar la libertad en sentido liberal, de protección a la burguesía. 
Puede significar: la libertad de deambular, que da origen al principio de legalidad penal, 
o libertad económica que comporta el que me extraigan dinero que he ganado yo. 
Pues bien, en un Estado capitalista de economía de mercado, cuando más dinero tienes, 
más  libre  eres,  porque  si  tienes  dinero  puedes  comprarte  cosas  que  de  lo  contrario  no 
podrías tener. 
Entonces, nace el principio nulla pena sine lege –  no puede el Estado exigir el pagar un 
tributo si no está regulado por ley­ 
Los  tributos,  por  consiguiente,  han  de  estar  regulados  por  ley,  y  habrán  dos  tipos  de 
reserva de ley – sinónimo de principio de legalidad­ : 
a.  la  reserva  de  ley  absoluta.  Toda  la  materia  tributaria  penal  ha  de  ser 
regulada por ley.   – por  tanto, en  el ámbito  penal prima la  reserva de  ley 
absoluta, y además, se regulan por Ley Orgánica, y 
b.  La  reserva  de  ley  relativa.  Sólo  los  aspectos  esenciales  de  la  materia 
tributaria estarán regulados por ley. En consecuencia, la materia tributaria 
opta por la reserva de ley de los aspectos más esenciales que son: 
i.  El  legislador,  es  el  que  debe  decir  el  porqué  se  paga  –  hecho 
imponible­ 
ii.  El legislador debe decir, quién paga – el sujeto pasivo­ 
iii.  El  legislador  debe  decir,  cuánto  se  paga,  la  cantidad  –  cuota 
tributaria­ 
iv.  El  legislador  debe  señalar  las  obligaciones  formales  a  cargo  de 
los sujetos pasivos, que básicamente son el deber de llevar a cabo 
la contabilidad  , y el deber de presentar las autoliquidaciones 
– así, no sólo se ha de declarar sino aportar los números­ 
2.  Obligación ex ­ lege 
Nuestro  texto  constitucional  consagra  el  principio  de  legalidad  tributaria,  y  por 
consiguiente, la obligación tributaria debe configurarse como una obligación ex­lege. 
La  ley  debe  determinar  los  hechos  que  de  realizarse  implican  el  nacimiento  de  la 
obligación  tributaria.  La  ley  debe  establecer  los  tributos  y  debe  contener  su  disciplina 
fundamental. 
La  obligación tributaria,  se configura  como una obligación  legal porque es  la voluntad 
de  la  Ley  y  no  la  de  los  obligados,  la  fuente  de  la  obligación  tributaria.  Un  tributo  se 
paga porque la Ley lo ordena y no porque el obligado consienta en satisfacerlo, pagarlo. 
Cuando el hecho previsto por la norma se realiza, nace la obligación querida por la ley. 
12
3.  Obligación de Derecho Público 
En cuanto es  un vínculo jurídico  que  une  a  un  ente  público  con  un particular  ,  o  con 
otro ente público deudor  , es una obligación de derecho público. 
La  prestación,  que  constituye  su  objeto  es,  una  prestación  patrimonial  de  carácter 
público, que deriva de la naturaleza pública de la obligación que le sirve de base. 
Naturaleza  de  derecho  público  que  se  manifiesta  en  las  facultades  concedidas  al 
acreedor para hacer efectivo su derecho de crédito. Facultades que exorbitan  las que el 
ordenamiento  concede  normalmente  a  un  acreedor  particular  y  que  se  concretan,  en 
esencia, en:
a.  La ejecutividad inmediata de los actos admintvos. que tratan de aplicar el 
tributo, y en 
b.  La autotutela de la Administración que ejecuta por sí misma tales actos sin 
necesidad de acudir a la autoridad judicial. 
c.  El recargo de apremio, y la prelación de créditos. 
4.  La Obligación tr ibutar ia está r egulada por  nor mas tributarias 
La  obligación  tributaria  está  sometida  a  las  a  normas  tributarias  que  la  regulan, 
señalando  sus  características  específicas;  frente  al  resto  de  las  obligaciones  que 
conforman  el  Derecho  Común  de  obligaciones,  contenidas  fundamentalmente  en  el 
Código Civil, al que habrá que acudir en virtud de lo dispuesto en las normas siguientes: 
Norma. VIII del Código Tributario, cuando nada  diga la Ley tributaria, y que 
prescribe lo siguiente: “Al aplicar las normas tributarias podrá usarse todos los métodos 
de  interpretación  admitidos  por  el  Derecho.  Para  determinar  la  verdadera  naturaleza  del 
hecho  imponible,  la  Superintendencia  Nacional  de  Administración  Tributaria  ­  SUNAT­ 
tomará en cuenta los actos, situaciones y relaciones económicas que efectivamente realicen, 
persigan o establezcan los deudores tributarios. En vía de interpretación no podrá crearse 
tributos, establecerse  sanciones,  concederse  exoneraciones, ni extenderse las disposiciones 
tributarias a personas o supuestos distintos de los señalados en la ley”. 
Norma IX  del  Código  Tributario  que establece lo  siguiente: “En lo  no previsto 
por  este  Código  o  en  otras  normas  tributarias  podrán  aplicarse  normas  distintas  a  las 
tributarias  siempre  que  no  se  les  opongan  ni  las  desnaturalicen.  Supletoriamente  se 
aplicarán los Principios del Derecho Tributario, o en su defecto, los Principios del Derecho 
Administrativo y los Principios Generales del Derecho.” 
Así,  cualquier  norma  que  regula  un  tributo  es  una  norma  tributaria;  y  por  tanto  se  le 
aplicará  la  normativa  tributaria,  tanto  constitucional  como  la  regulación  genérica  que 
prevé  el  Código  Tributario;  y  ello  es  independiente  del  caso  normativo  en  el  cual  se 
encuentre,  esto  es  así,  porque  hay  muchas  normas  tributarias  que  están  en  casos 
normativos que no tienen nada que ver con tributos. 
En  ese  orden  de  ideas,  podemos  establecer  que  toda  norma  que  esté  en  abierta 
contradicción con las normas  tributarias, no podrán  utilizarse, ya que  desnaturalizarían 
la  esencia de  la  Norma  Tributaria.  Ahora  debemos  preguntarnos  si  es que  le  puede  ser 
aplicable  al  Derecho  Tributario  las  normas relativas  al  Derecho  Civil,  específicamente 
para  el  estudio  la  relativas  al  Derecho  de  Obligaciones,  para  poder  responder  ello 
tendremos que buscar la esencia de ambas normas, la naturaleza jurídica que las inspira, 
para ello trataremos de buscar criterios diferenciadores o de semejanzas, que nos darán 
las  luces  suficientes  para  responder  a  dicha  interrogante,  y  que  despejaremos  más 
adelante. 
5.  Obligación de dar  
Por  último,  la  obligación  tributaria  es  una  obligación  de  dar,  cuyo  objeto  es  la  entrega 
de una suma de dinero. 
13
Sólo  así,  puede  adecuarse  la  obligación  tributaria  al  fin  para  el  cual  fue  creada:  el 
suministro  de  medios  financieros  al  Estado  para  que  éste,  pueda  conseguir  sus  propias 
finalidades. 
Sólo  así  se  entiende  que  la  obligación  tributaria,  de  pagar  un  tributo:  sea  un  medio 
jurídico para realizar el  reparto efectivo de las cargas públicas entre los ciudadanos, de 
acuerdo con su capacidad económica. 
Hay que tener en cuenta, que esto se señala a lo referido a las Obligaciones Principales 
o Sustanciales; ya que como se sabe, para las Obligaciones Formales o accesorias, éstas 
tiene un carácter de obligaciones de hacer, no hacer y hasta de tolerar. 
6.  Obligación pecuniaria 
En  doctrina  se  habla  que  es  una  obligación  de  dar,  y  de  dar  dinero.  No  obstante,  en 
determinados  impuestos  el  legislador  prevé  que  el  pago  de  la  obligación  se  realice 
mediante bienes apecuniarios – en especie, bienes de patrimonio artístico, etc­. 
Por  tanto,  la  obligación  nacida  para  pagar  dinero,  es  substituida  por  una  obligación 
pactada por las partes de pagar en especie, con lo cual, la primera obligación desaparece 
–  por  ejemplo  por  una  deuda  de  2  millones,  se  entrega  un  coche  y  se  pacta  que  se 
devuelva lo que sobra o se pague el resto­ 
Cuando  el  legislador  permite  que  se  paguen  los  tributos  en  especie  desaparece  la 
obligación  tributaria  en  virtud  ope  legis  –  por  obra  y  ministerio  de  la  ley­,  y  nos 
basaremos en derecho administrativo y no tributario; y quién hace la utilización de este 
bien, ya no es el Ministerio de Hacienda sino, el órgano ministerial que se encargará de 
ese bien  – ejemplo: si es un bien cultural sería el Ministerio de Cultura­. 
Entonces,  al  Ministerio  de  Economía  y  Finanzas  sólo  le  correspondería  decir  que  la 
obligación  se  ha  extinguido  porque  ha  habido  un  cambio  del  objeto  de  la  obligación. 
Así,  la  obligación  tributaria,  se  puede  extinguir  cuando  se  produce  una  datio  pro 
solutum, entregar bienes apecuniarios para pagar. 
Hay que agregar, que el hecho de que ocurra una obligación en dinero, no es absoluta, 
como ya lo preveíamos que se puede pagar en especie, siempre y cuando el Ministerio 
de Economía  y Finanzas  lo  autorice, no  obstante, es  con dinero que se solicita  el pago 
del tributo con mayor frecuencia. 
7.  Nacimiento de la obligación tributaria. Devengo y exigibilidad 
Nos referimos a cuando nace la obligación de pagar, y podemos mencionar 2 teorías: 
Desde el momento en que se realiza el hecho imponible. ­ Teoría clásica – 
Desde  el  momento  en  que  se  gira  la  obligación  tr ibutar ia.  –  Teoría  que 
pretende ser nueva, que surge de los años 60 inspirada en la dogmática alemana, y 
que  daba  muchos  poderes  a  la  Administración.  Se  basa  en  una  relación  de  poder, 
convirtiéndose  ésta  en  una  relación  jurídica,  dónde  la  Administración  actuaba 
sometida  a  la  ley:  La  obligación  de  pagar  nacía  en  el  momento  en  que  la 
Administración exigía el pago. 
Pero una cosa es el momento en que es exigible la obligación, y otro es el momento en 
que nace la obligación. 
En nuestro ordenamiento, se adopta la teoría clásica por la cual, la obligación nace de la 
realización del hecho imponible y no de un acto de la Administración; ya que si se habla 
de una obligación de pago, lo más lógico es que tal obligación de pago derive de un acto 
que haya realizado el obligado a pagar. 
14
5.7 Devengo 
El  momento  en  que  nace  la  obligación  tributaria  recibe  el  nombre  de  devengo  –  en 
cátala meritament­; es el momento en el cual el legislador entiende que se ha realizado 
el hecho imponible, y por tanto que nace la obligación. 
Este momento depende de la legislación. 
En base al devengo, se diferencian dos tipos de tributos: 
Tributos  de  Devengo  instantáneo.  Son  aquellos  que  se  exigen  cuando  el 
hecho imponible consiste en un acto que se  realiza, se agota, en un instante ­ como 
es el caso de la compraventa ­. 
Tributos  de  Devengo  per iódico.  Aquellos  que  consisten  en  actividades  o 
situaciones susceptibles de prolongarse indefinidamente en el tiempo. 
Nos  encontramos  ante  un  estado  y  no  un  acto  en  concreto.  Entonces,  el  ordenamiento 
periodifica este hecho imponible, se fracciona en períodos de tiempo. En tales casos, el 
problema es cuando nace la obligación tributaria, si al inicio o al final del período. 
Por ejemplo: el impuesto que grave la titularidad del patrimonio, o tributos que gravan 
las actividades económicas 
17 

El  devengo  tiene  otro  efecto:  fijar á  los  elementos  subjetivos  y  cuantitativos  del 
tributo. 
Fijará quién pagará  ­esto es, el sujeto pasivo­, y 
Fijará la cantidad a pagar –es decir, la cuantía del tr ibuto­ 
Ejemplo:  En  el  RUS,  RER  ó  RÉGIMEN  GENERAL  las  industrias  y  empresas  pagan 
por potencia instalada, y por número de trabajadores. 
5.8 Exigibilidad. 
La exigibilidad es: el momento en que resulta exigible la obligación tributaria, mientras 
que  un  tercer  momento  sería  el  momento  en  que  se  realiza  el  pago  material.  Por 
consiguiente, una cosa es: 
17 
Un impuesto que gravara el ejercicio de la actividad económica como la de un abogado, cuándo
devengaría? En este caso se dice que se periodifica.
Si tu eres propietario durante este período de tiempo y pagas X soles., ahora bien, que he de ser propietario
durante todo este período de tiempo, para saber si se ha realizado el hecho imponible o no, si ha devengado
o no, se toma en consideración un solo día: el primer día del período impositivo. –Vid siguiente pg. la nota a
pie-
Ejemplo 1: En el Impuesto Predial: el hecho imponible establece que la titularidad sobre bienes inmuebles
devenga el 1 de Enero, ello quiere decir que las personas que sean propietarias el 1 de Enero habrán de
pagar – como también pasa en el Impuesto al Patrimonio Vehicular)-, en cambio el Impuesto a la Renta,
devenga el 31 de Diciembre, y por tanto las personas que sean titulares de un patrimonio el 31 de
Diciembre habrán de pagar.
Así, tenemos que si una persona compra una casa el 24 de Enero, el vendedor paga el Impuesto Predial, y el
comprador el Impuesto a la Renta, y no pagará el Impuesto Predial porque no era titular el 1 de Enero.
Ejemplo 2: Si me compro un coche de 2ª mano, ¿cuándo se aconsejará comprar el coche el día 30/12 o el
día 2/01? Se aconseja comprarlo el día 2, porque quién es titular el 1 de Enero – quién estaba siendo titular
hasta el 1 de Enero- pagará el importe de todo el año, y en consecuencia vale la pena esperar 2 días.
Por tanto si lo compro el día 2 y lo vendo el día 30 de Diciembre, no habría de pagar el impuesto sobre el
vehículo durante todo el año.
15
a.  El momento en que se realiza el hecho imponible –devengo­;  otra es 
b.  El momento  que resulta  exigible la  obligación tributaria –exigibilidad­; y 
otra es 
c.  El momento en que se efectúa realmente el pago­pago material, caja­. 
Ejemplo: Al alquilar un piso, nace  la obligación tributaria a  partir de la realización  del 
hecho imponible, a partir del devengo, aunque se le entreguen las llaves el día 2. 
La exigibilidad es el día fijado por contrato en que será exigible el pago del alquiler, por 
ejemplo  el  día 5; y  un tercer  momento  sería el  de  caja,  cuando  realmente  se  efectúa  el 
pago,  ya que puede ser que se pague el  mismo  día 5,  como puede ser que  no  se  pague 
porque existan ciertos problemas, y se efectúe el pago el 7 o el 10 o no se pague nunca. 
Por  tanto  la  exigibilidad  es:  El  momento  en  el  cuál  la  Administración,  el  acreedor 
público,  puede  exigir  el  pago  de  una  obligación  tributaria,  momento  en  que  se  ha  de 
cumplir el deber de pagar. 
Esta exigibilidad puede ser: 
a.  Anterior  al  devengo,  es  decir,  antes  del  nacimiento  de  la  obligación  – 
serían los pagos a cuenta, los anticipos­ 
b.  Coincidiendo con el nacimiento de la obligación, y 
c.  Con posterioridad al nacimiento de la obligación, al devengo o realización 
del hecho imponible – lo más normal­ 
Hay tres índice de riqueza: 1­El patrimonio, 2­La renta, 3­Los gastos – que es una renta 
consumida­.Los dos primeros índices de riqueza son los tributos directos, y los gastos o 
renta consumida constituirán los tributos indirectos. 
Se  sabe  de  la  riqueza  de  una  persona  en  función  de  su  patrimonio  y  de  las  rentas  que 
obtiene, pero el consumo que realiza es una manifestación indirecta de esta riqueza. 
El Impuesto a la Renta­ es un tributo directo, que devenga el 31 de Diciembre, 
pero no se ha de pagar hasta Mayo o Junio: es decir, que hasta Mayo o Junio la 
Administración no puede exigir el pago. 
Aquí  por  tanto  hacemos  referencia  a  la  exigibilidad  con  posterioridad  al 
nacimiento de la obligación tributaria. 
Una  vez  fijado  el  devengo,  nace  la  obligación  tributaria,  y  de  la  exigibilidad 
cabe decir que  puede exigirse  el  pago  de una obligación  con  anterioridad  a  la 
obligación, que puede que aún no haya nacido, como son los “anticipos”. 
En cambio, los empresarios o profesionales cada trimestre deben pagar, han de 
realizar adelantos para el Estado. 
También es posible que el momento del devengo coincida con el momento de 
la  exigibilidad,  es  decir,  del  pago  –  por  ejemplo  cuando  al  solicitar  la 
renovación  del  D.N.I.  nos  exigen  el  pago.­  Aunque  generalmente,  se  ha  de 
mencionar que coinciden en casos puntuales, normalmente en las tasas. 
Resumiendo lo dicho hasta este momento, y lo relevante de todo esto, es que en e1 ejercicio del poder
tributario estatal crea obligaciones sustanciales (pago del tributo) y establece deberes formales
(presentación de declaraciones juradas; llevar libros o registros especiales y exhibirlos a los organismos
recaudadores; comparecer frente a las citaciones de tales organismos; etc.).
16
Una parte de la doctrina entiende que la relación de orden jurídico que se traba entre el Estado y los
sujetos sometidos a él constituye la obligación tributaria, de contenido único o variado. Para algunos esta
última expresión denota la obligación de satisfacer las prestaciones establecidas en la ley, y que ella, junto
con las exigencias formales, configura un concepto más amplio, que es la relación jurídico-tributaria
(•rapporto giuridico d'imposta", al decir de Giannini).
Otra parte de la doctrina distingue: La obligación tributaria de carácter sustancial, a la cual también suele
llamar "relación jurídica tributaria principal que es el objeto del derecho tributario material o sustantivo; 2)
las relaciones jurídicas que tienen por contenido el cumplimiento de deberes formales, que están regladas
en el derecho tributario formal o administrativo. A esta última posición nos adherimos, aún cuando en
nuestro código tributario no la establezca.
5.9 El Hecho Imponible. Concepto y Naturaleza 
El  hecho  imponible  es:  Aquel  presupuesto  de  hecho  o  supuesto  de  la  vida  real,  que  su 
realización origina el nacimiento de la obligación tributaria. 
En  algunos  países  suramericanos  en  lugar  de  hecho  imponible,  utilizan  la  terminología  de 
hecho tributario – que ciertamente, seria un término más correcto según el Dr. Pagès, porque 
hace tanto referencia a impuestos, tasas como a contribuciones especiales, y no solamente a 
impuestos­ 
El momento en que se entiende realizado el hecho imponible, se denomina devengo. 
Encontramos  dicho  nacimiento  de  la  obligación  tributaria  en  el  artículo  2  del  Código 
Tributario, que se enuncia en el modo en que sigue: “La obligación tributaria nace cuando se 
realiza  el  hecho  previsto  en  la  ley,  como  generador  de  dicha  obligación”.  Aunque  es  muy 
vacío, y cabe la interpretación al respecto, debe entenderse como “El hecho imponible es el 
presupuesto de naturaleza jurídica o económica fijado por la ley para configurar cada tributo 
y cuya realización origina el nacimiento de la obligación tributaria”. 
Hemos querido diferenciar entre dos tipos de presupuestos de hechos: 
Los  presupuestos  de  hecho  de  naturaleza  jurídica.  Son  aquellos  que  consisten 
en actos perfectamente institucionalizados por el Ordenamiento Jurídico. ­ por 
ejemplo  el  contrato  de  compraventa,  una  herencia,  una  donación,  una 
permuta...­ 
Los  presupuestos  de  hecho  de  naturaleza  económica  o  ajurídica.  Serian 
aquellos actos que no están institucionalizados por el Ordenamiento Jurídico, y 
que  se  constituyen  en  realidades  puramente  económicas  o  de  mercado.  –  por 
ejemplo la obtención de una renta­ 
Podemos extraer el concepto de hecho imponible en base a sus funciones: 
La  función  de  hecho  imponible  en  la  génesis  u  origen  de  la  obligación 
tributaria.  El  hecho  imponible  aparece  como  el  presupuesto  de  hecho  a  cuya 
realización conecta la Ley y el nacimiento de la citada obligación. 
El  hecho  imponible  como  elemento  de  identificación  del  tributo.  El  hecho 
imponible es utilizado por la ley para configurar cada tributo. 
Para  la  diferenciación  de  las  categorías  tributarias  en  base  a  la  estructura  de  su  hecho 
imponible, y para diferenciar cada concreta figura de impuesto de los restantes, en base a su 
hecho imponible. 
17
La doctrina distingue entre los hechos imponibles genéricos y específicos: 
Es  por  ejemplo,  un  hecho  imponible  específico  el  del  Impuesto  al  Patrimonio 
Vehicular que grava la titularidad de vehículos de motor. 
Es  en  cambio  un  hecho  imponible  de  tipo  genérico  el  Impuesto  General  a  las 
Ventas,  respecto  a  la  Transmisión  de  Bienes  Muebles,  en  su  modalidad  de 
transmisiones  onerosas,  ya  que  debajo  de  este  concepto  genérico  aparecen 
diversos  subconceptos    ­  adquisiciones  de  bienes,  constitución  de  derechos 
reales,  préstamos,  arrendamientos,  concesiones  administrativas,  etc.­.    E 
inclusive se ven las no onerosas, los llamados retiros ó consumos. 
El  hecho  imponible  también  puede  ser  visto  como  índice  de  capacidad  económica.  El 
legislador  ve  limitado  el  arbitrio  o  discrecionalidad  en  la  búsqueda  o  invención  de  hechos 
imponibles por el principio de capacidad económica. 
No  se  pueden  establecer  hechos  imponibles  que  no  sean  reveladores  de  capacidad 
económica. 
5.10 Elementos del hecho imponible. Elemento material u objetivo, y
elemento subjetivo 
El hecho imponible, tiene dos elementos básicos, que son: 
a.  El Elemento Objetivo o Material, ó Aspecto Material. 
Se  refiere  a  la  riqueza  gravada,  al  objeto  gravado  o  materia  imponible,  sea 
riqueza  o  no  sea  riqueza.  Se  refiere  al  objeto  gravado  desvinculado  de  quién 
sea su poseedor, titular, o de cualquier persona que tenga relación. 
Por  ejemplo,  la  mera  existencia  de  una  finca  rústica  o  urbana  susceptibles  de 
producir  rentas  –provechos,  ganancias­;  la  realización  de  una  actividad 
administrativa, etc. 
Se entiende entonces a la materia o el objeto sobre el que recae el tributo. 
b.  El Elemento Subjetivo o Personal, ó  Aspecto Personal. 
Es  la  persona  que  se  vincula  directa  o  indirectamente  con  esta  riqueza  o 
materia  gravada.  Se  refiere  a  este  poseedor,  titular  o  cualquiera  que  tenga 
relación  con  la  materia  gravada,  y  determina  en  esa  persona  la  condición  de 
sujeto pasivo. 
Ejemplo:  El  hecho  imponible  del  Impuesto  Predial  es,  la  titularidad  de  un 
derecho de propiedad, de usufructo o de una concesión.  El elemento material u 
objetivo de este presupuesto es la mera existencia de un bien inmueble rústico 
o urbano. El  elemento  subjetivo  es un vínculo que une a una persona  con este 
bien:  un  derecho  (de  propiedad,  usufructo…)  cuya  titularidad  la  convierte  en 
sujeto pasivo de la obligación tributaria. 
No  obstante,  algunos  autores  entienden  que  existen  4  elementos  básicos  del  hecho 
imponible, y a parte de los dos anteriormente mencionados cabría añadir: 
c.  El Elemento Temporal ó  Aspecto Temporal del hecho imponible. 
Es  el  momento  en  que  se  entiende  realizado  el  hecho  imponible,  y  por  tanto 
que nos conecta con el devengo. En otras palabras, es lo quu debe ocurrir para 
que nazca la obligación tributaria. 
18
d.  Elemento Espacial ó  Aspecto Espacial del hecho imponible. 
Es  importante  saber  dónde  se  realiza  el  hecho  imponible,  ya  que  no  es  lo 
mismo obtener una renta en España que en Francia, en Andorra, etc. Es decir, 
se habla del Ámbito territorial de aplicación del tributo. 
Por  otra  parte,  algunos  autores  entienden  que  existen  5  elementos  básicos  del  hecho 
imponible, y a parte de los cuatro anteriormente mencionados cabría añadir al: 
e.  Elemento  Cuantitativo  o  Mensurable,  ó    Aspecto  Cuantitativo  del  hecho 
imponible. 
La premisa metodológica consiste en que la cuantía de la obligación  tributaria 
ha  de  depender  de  la  forma  o  de  la  intensidad  en  que  se  realice  el  hecho 
imponible, en tanto y cuanto sea mesurada por la base imponible del tributo. – 
Así,  la  cuota  tributaria,  será  el  elemento  cuantitativo  del  tributo,  que  es  la 
intensidad  en  que  uno  realiza  el  hecho  imponible,  porque  cuanto  más  renta 
obtengas, más pagues.­ 
En  la  tasa  que  se  paga  para  la  obtención  de  títulos  académicos,  ¿Cómo  se 
cuantifica?.  Pues  atendiendo  a  que  cuanto  más  elevada  sea  la  categoría  del 
título  más  se  pagará.  Varia  la  forma,  porque  la  expedición  del  título  es  la 
misma, pero no será lo mismo un título de Doctor, que el título de Licenciado, 
que el de Diplomado, o la obtención del título de Bachillerato. 
En definitiva es Cómo se determina la base imponible sobre la que se calcula el 
tributo. 
En resumen, los elementos del Hecho lmponible son los siguientes:
Elemento objetivo ó Aspecto Material: Riqueza gravada
Elemento subjetivo ó Aspecto Personal: Sujeto pasivo
Elemento Temporal ó Aspecto Temporal: Devengo
Elemento Cuantitativo ó Aspecto Cuantitativo: Cuota Tributaria
Elemento Espacial ó Aspecto Espacial: Lugar - Territorio 
Aspecto 
Espacial 
Aspecto 
Material 
Aspecto 
Cuantitativo 
Aspecto 
Temporal 
Aspecto 
Personal 
19
5.11 El Objeto del tributo 
Objeto del tributo es: El soporte material de la imposición, la materia imponible, la renta – 
provecho, ganancia ­ obtenida por una persona, el patrimonio de un sujeto. 
Debemos  diferenciar  entre  dos  tipos  de  objeto,  cuyo  esclarecimiento  es  importante 
jurídicamente para una correcta interpretación de las normas: 
A.  Objeto final. Es la riqueza que quiere gravar el legislador, que pretende gravar, y ésta 
se deduce de un análisis del tributo. 
La  riqueza  que  se  quiere  gravar:  La  riqueza  que  se  quiere  gravar,  puede  no  estar 
incorporada  a  las  normas  que  regulan  el  tributo;  a  las  normas  que  definen  su  hecho 
imponible. 
B.  Objeto  material.  Es  la  riqueza  efectivamente  gravada  por  el  legislador,  y  por  tanto 
coincide con el elemento objetivo del tributo. 
Riqueza gravada: Frente a la riqueza que se quiere gravar, que pertenece, al mundo de 
los  fines  del  legislador,  podemos  situar  la  riqueza  efectivamente  gravada  objeto  del 
tributo, en el sentido de cosa o bien sobre el que recae o pesa el tributo. 
Esto  es,  bienes  económicos  sobre  los  que  pesa;  bienes  gravados:  aquellos  bienes 
económicos  o  riqueza,  que  aparecen  descritos  en  las  normas,  y  que  determinan  el 
hecho imponible de cada tributo , y sobre los que dicho tributo recae o grava. 
A nosotros como juristas nos interesa el objeto material. El objeto final tan sólo tiene valor 
como ayuda a la interpretación de la norma. 
A.  Como regla general, estos dos objetos coinciden, es decir, que casi siempre coincide 
lo que se grava y aquello que se quiere, se pretende gravar; 
B.  Pero  en  ocasiones  no  coinciden.  En  tales  casos,  el  legislador  quiere  gravar  una 
materia, y para hacerlo, grava otra riqueza. 
Por  ejemplo,  en  los  impuestos  especiales  sobre  el  tabaco,  el  alcohol...,  el  legislador 
quiere gravar el consumo de estas materias, ya sea para intentar disminuir su consumo 
porque  contiene  sustancias  nocivas  y  perjudiciales  para  la  salud,  medio  ambiente 
(como  también  la  gasolina),  etc...  y  podría  decir  que  la  materia  gravada  es  el 
consumo,  y  de  esta  forma,  serían  los  consumidores  los  que  pagarían;  sin  embargo, 
gravan  la  fabricación,  pensando  que  hay  millones  de  consumidores  y  pocos 
fabricantes,  y  la  ley obliga a poner  en  el  precio  la repercusión legal  (el fabricante  lo 
repercutirá en el precio que deberán pagar los consumidores). 
En consecuencia, si el objeto final es un hecho imponible que grave el consumo de tabaco, y 
los sujetos pasivos, sean los consumistas; no coincide con el objeto material que se grava, la 
fabricación  de  tabaco,  y  el  sujeto  pasivo  que  habrá  de  pagar  a  Hacienda  será  el  fabricante 
importador;  aunque  éste  mediante  la  repercusión  en  el  precio  del  tabaco,  conseguirá  el 
objeto final de gravar el consumo de tabaco. 
5.12 Fundamento del hecho imponible
El fundamento del hecho imponible se relaciona con el carácter ex-lege de
la relación tributaria: El hecho imponible es un elemento esencial del
tributo, y su carácter coactivo, coercitivo, deriva directamente de la Ley.
El fundamento legal da lugar a las obligaciones ex-lege.
El fundamento contractual da lugar a las obligaciones ex contractum.
20
Al tratarse de un tributo, el hecho imponible siempre tiene un fundamento
legal, ya que la obligación siempre nace de la voluntad de la ley. 
En  los  impuestos,  tributos  en  que  no  encontramos  ningún  tipo  de 
contraprestación por parte de la Administración – esto es, que el administrado 
que  paga  no  recibe  nada  a  cambio,  como  por  ejemplo  del  impuesto  sobre 
vehículos de tracción mecánica IVTM­ la obligación ex­lege es clara, en estos 
casos. 
En el caso de las contribuciones especiales; su hecho imponible consiste en la 
realización de una obra pública por parte de la Administración que beneficia a 
la colectividad en general, pero que por un efecto reflejo resulta, que una serie 
de personas se benefician más que otras de la realización de esta obra pública. 
Si  a  estas  personas  se  les  hace  pagar  un  tributo,  consistirá  en  1  contribución 
especial. 
En  el  caso  de  las  tasas;  hablamos  de  tributos  en  que  su  hecho  imponible 
consiste  en  la  prestación  de  un  servicio  o  la  realización  de  una  actividad  por 
parte de la Administración, que afecta o beneficia a unos determinados sujetos. 
En consecuencia, al hablar del fundamento del hecho imponible, nos
referirnos a dos puntos de vista diferentes: 
A.  Primero,  de  donde  nace  la  obligación  tributaria,  cuestión  que  se  conecta  con  la 
diferencia entre la obligación ex–lege  y  ex­contractum. 
B.  En segundo lugar, que el fundamento del hecho imponible sea la Ley, se conecta con 
Los  motivos  del  legislador  o  ratio  legis,  es  decir,  las  causas  que  llevan al  legislador 
ha a fijar aquél hecho imponible. 
Desde un punto de vista jurídico, la primera vertiente tiene gran
importancia, y la segunda tiene una importancia interpretativa.
5.13 Exención y No sujeción
El hecho imponible da lugar a la cuota tributaria -consecuencia jurídica,
que se vincula a la realización de una hipótesis normativa, a la realización
del hecho imponible, de un presupuesto de hecho que puede suceder en la
realidad, como por ejemplo heredar un bien-. De aquí cabe decir, que: 
A.  En los casos de No sujeción, supuestos en que no se ha realizado el hecho imponible, 
no nace la obligación tributaria y .no habrá lugar a la cuota tributaria. 
Es  decir,  la  no  sujeción  es  infinita:  Todos  aquellos  supuestos  en  los  cuales,  no  se 
realice el hecho imponible, es no sujeción. 
En referencia a los supuestos de no sujeción el código establece algunos preceptos a 
los efectos de: ejemplificar en determinados casos, o de aclarar en casos dudosos 
B.  La Exención ­exoneración, exclusión­, supone siempre que: Se ha realizado el hecho 
imponible,  pero  el  legislador  también  ha  previsto  otro  supuesto  de  hecho,  la 
realización  del  cual,  impide  que  nazca  la  obligación  tributaria,  o  bien  que  la 
obligación  tributaria  se  cuantifique  en  cero  ­  Por  ejemplo:  en  el  caso  de  la 
importación.­ 
Puede funcionar de dos formas: 
A.  Exención.  La  norma  de  exención  clásica  afectará  a  la  primera  parte  de  la  norma 
tributaria  –esto  es,  al  hecho  imponible­,  e  impide  que  se  cuantifique  la  obligación 
tributaria. 
B.  Cuantificación cero. La norma de exención que afecte a la segunda parte – es decir, a 
la  cuota  tributaria­,  no  impide  que  se  cuantifique  la  obligación  tributaria,  pero  se 
cuantificará en cero. –Ejemplo: ocurre en las tarifas.­ 
21
Ello tiene importancia porque el legislador, podría establecer que las
personas exentas no han de declarar, pero si se cuantifica cero, sí deben
declarar.
En los dos supuestos mencionados – exención y cuantificación cero- no
se paga, pero son vías diferentes.
Dentro de las exenciones, se han de diferenciar exenciones de las
bonificaciones. 
A.  Las exenciones propiamente dichas, son las que hemos analizado anteriormente. 
B.  Mientras  que  en  las  bonificaciones  o  exenciones  parciales,  la  obligación  tributaria 
nace, pero se cuantifica de forma más reducida que en los supuestos ordinarios. 
Por ejemplo: en el impuesto a la renta, las bonificaciones para
empresarios que contratan nuevos empleados, etc...
Las bonificaciones pueden afectar tanto a la base imponible como a la
cuota tributaria, y también al tipo de gravamen.
Nuestro Derecho positivo, normalmente no emplea la expresión de
exención parcial, para aludir los beneficios fiscales -reducciones,
bonificaciones, deducciones, etc.-, en que nace la obligación tributaria,
pero se produce una minoración de la cantidad a pagar.
Con el término de exención se define: El efecto de ciertos supuestos de
hecho en el ámbito del hecho imponible, cuya realización, no da lugar al
surgimiento de la obligación tributaria de pago, constituyendo, pues una
excepción a los efectos normales derivados de la realización de aquél.
La exención tributaria, en un sentido vulgar, en un significado lingüístico,
va aparejada a la liberación o exoneración del pago del tributo, lo que
supone un beneficio fiscal.; sin embargo: 
A.  no se debe considerar como un privilegio,  lo cual iría  en contra  de la  concepción de 
un  Estado  Social  y  Democrático  de  Derecho,  incompatible  con  la  idea  moderna  de 
tributo. 
B.  Sino  que,  la  exención  es  un  instrumento  jurídico­técnico  perfectivo  del  tributo,  que 
sirve para adecuar la tributación a la capacidad contributiva de los ciudadanos. 
El mecanismo jurídico para que esto ocurra, se explica por la concurrencia
de dos normas con sentido contrapuesto. 
A.  La primera, la norma tributaria que define el hecho imponible y le asocia el efecto de 
nacimiento de la obligación tributaria. 
B.  La  segunda  la  norma  de  exención,  que  enerva  (debilita,  agota)  los  efectos,  de  la 
anterior      norma,  disponiendo  que  no  se  desarrollen  respecto  determinados  sujetos 
que  realicen  el  hecho  imponible  ­las  denominadas  exenciones  subjetivas­  ,  /o 
impidiendo  que  se  apliquen  a  determinados  sujetos  incluidos  en  éste,  que  la  propia 
norma exoneradora precisa ­exenciones objetivas­  . 
La Exención y los principios constitucionales de legalidad, de justicia,
de seguridad jurídica.
La exención debe darse atendiendo a los principios de legalidad, justicia y
seguridad jurídica, pues debe entenderse como instrumento jurídico y no
como privilegio.
22
Relación entre hecho imponible y exención tributaria:
Hay una íntima relación entre hecho imponible y exención tributaria. Toda
exención lleva a la definición de un hecho imponible en la que sin embargo
no se producen las consecuencias tributarias.
Las exenciones pueden ser objetivas y subjetivas: 
A.  Exenciones  objetivas,  se  conceden  en  razón  a  la  materia  o  al  objeto  de  gravamen, 
impide el nacimiento de la obligación tributaria. 
B.  Exenciones  subjetivas,  se  conceden  en  atención  a  las  circunstancias  personales  del 
sujeto;  excluye  la  obligación  tributaria,  correspondiente  al  sujeto  exento,  lo  cual  no 
impide que aquella pueda nacer a cargo de otras personas. 
Cuando  el  hecho  o  circunstancia  al  que  la  Ley  liga  el  no  nacimiento,  se  refiere  tanto  al 
objeto como al sujeto considerado, podemos hablar de una exención mixta. 
En nuestra Legislación Tributaria Nacional, se refiere como exención a la Exoneración. Y como No
Sujeción a la lnafectación. Bravo Cucci
18
manifiesta que "la no sujeción, no incidencia o inafectación,
es una situación fáctica que implica que un hecho ocurrido en el mundo fenoménico, no se ha subsumido
en una hipótesis de incidencia tributaria y, en consecuencia, no se ha producido la incidencia...". En
cuanto a la exoneración señala "... una exoneración no implica el surgimiento de una obligación tributaria
ni la extinción de una preexistente, sin perjuicio de haberse producido en el plano fáctico, el hecho
previsto en abstracto en la hipótesis de incidencia...".
Para entender ello, es preciso dar este ejemplo: pongámonos a pensar que para que una Mesa se
levante es necesario que sus 4 patas (Aspectos Material, Personal, Espacial y Temporal) estén
completas; cuando falta una de éstas o más se hablará de inafectación. En cambio si las 4 patas de la
Mesa se encuentran puestas, y por imperio de la Ley lo saca de la Hipótesis de lncidencia, e impide el
Nacimiento de la obligación Tributaria, nos referiremos a la Exoneración. (No se tomo al aspecto
cuantitativo, por no sor esencial) 
18 
Bravo Cucci, Jorge. Fundamentos de Derecho Tributario. 1° edición , pp 227 y 249­250.
23
5.14 Sujetos de la Obligación Tributaria ó Relación Jurídica
Tributaria
Al establecer los tributos, las normas tributarias persiguen como finalidad
primordial conseguir un ingresos para el Estado; tal fin se consigue
mediante un mecanismo jurídico; dichos ingresos para generar un
bienestar general a la población, y otros fines que ésta tenga.
La Ley liga a la realización de ciertos hechos la obligación a cargo de ciertas
personas de pagar como tributo al Estado una suma de dinero.
El tributo se configura como obligación, como una relación jurídica
tributaria constituida en virtud de ciertos hechos entre dos o más
personas, por la que una, denominada acreedor, puede exigir de otra
(deudor) una determina prestación.
Sin embargo la relación tributaria no se agota únicamente con esta relación
de dar una suma de dinero, sino que las normas tributarias establecen,
con el fin general de asegurar el cumplimiento de las obligaciones
tributarias, una variada gama de relaciones y vínculos jurídicos entre
Administración y administrados; estos ocuparan por un lado la posición de
sujeto activo y sujeto pasivo de la relación:
Se puede señalar entonces, que en toda Obligación Jurídica, se encuentran
como elementos necesarios los sujetos de dicha relación obligatoria; en el
Derecho Tributario, no es ajeno a ello, y es pues así que tenemos a los
siguientes:
1. Sujeto Activo
Es lo que comúnmente se llama acreedor tributario, nuestro Código
Tributario lo define como “… aquél en favor del cual debe realizarse la
prestación tributaria. El Gobierno Central, los Gobiernos Regionales y los
Gobiernos Locales, son acreedores de la obligación tributaria, así como las
entidades de derecho público con personería jurídica propia, cuando la ley
les asigne esa calidad expresamente.”.
Generalmente, en la obligación tributaria intervienen como sujeto activo en
su calidad de acreedor tributario la Superintendencia Nacional de
Administración Tributaria - SUNAT, que es la agencia nacional
recaudadora de impuestos, cuya actividad también comprende- de la
recaudación de Derechos Arancelarios, aunque estos no sean en estricto
impuestos. No existe en el país otro organismo, público o privado, que
pueda irrogarse la facultad de ser sujeto activo de un deber-obligación
19
tributario. 
19 
Hablo  de Deber­Obligación, tal  como  lo señalé en  el artículo denominado Génesis y  Apocalipsis  / La 
Obligación  Tributaria  /  Aduanera  ¿Un  Deber  ó  una  Obligación?  –  Breves  Anotaciones…10 
Mandamientos  –;  en  donde  la  defino  de  la  siguiente  manera:  “La  obligación  tributaria…  a  nuestro 
criterio,  es  más  que  una  obligación  legal  propiamente  dicha,  es  además  un  deber  jurídico,  un  vínculo 
deber­obligacional desde el punto de vista jurídico y constitucional. Es decir, es el lazo mediante el cuál 
se reviste de  una  suerte de  magia (Derecho Subjetivo) al  acreedor para exigir al  deudor una  situación 
conductual,  ésta  conducta  que  no  es  sino  la  detentación  de  un  deber  jurídico­constitucional  como 
prestación…  Éste  derecho  subjetivo  del  acreedor,  es  lo  que  comúnmente  se  llama  Potestad  …,  y  dicha 
prestación a cargo del deudor se da cuando se subsume en el hecho generador, es decir que su conducta 
encuadra  perfectamente  (Cumpliendo  además  de  los  aspectos  formales)  en  la  Hipótesis  de  Incidencia 
Tributaria  …,  convirtiéndose  así,  de  ésta  forma,  en  el  Hecho  Imponible  ...  Ha  quedado  claro  que  la 
Obligación Tributaria …, al estar implícito dentro de sí un deber constitucional de contribuir, tendría a 
24
2. Sujetos Pasivos
El sujeto pasivo es el deudor u obligado al pago de los tributos, esto es, el
contribuyente o el responsable, en los casos así establecidos por la ley.
Para nuestro Código Tributario señala al Deudor Tributario como “… la
persona obligada al cumplimiento de la prestación tributaria como
contribuyente o responsable.”.
Son sujetos pasivos, para efecto del cumplimiento de las normas
tributarias, es decir, las personas sometidas al código tributario y demás
normas tributarias: Las personas naturales o jurídicas, sociedades
conyugales, sucesiones indivisas u otros entes colectivos, nacionales o
extranjeros, domiciliados en el Perú, están sometidos al cumplimiento de
las obligaciones establecidas en este Código y en las leyes y reglamentos
tributarios.
También están sometidos a dichas normas, las personas naturales o
jurídicas, sociedades conyugales, sucesiones indivisas u otros entes
colectivos, nacionales o extranjeros no domiciliados en el Perú, sobre
patrimonios, rentas, actos o contratos que están sujetos a tributación en el
país. Para este efecto, deberán constituir domicilio en el país o nombrar
representante con domicilio en él.
Clases de Sujetos Pasivos 
A.  CONTRIBUYENTE 
Contribuyente  es  aquél  que  realiza,  o  respecto  del  cual  se  produce  el  hecho 
generador de la obligación tributaria. 
Características: 
Deudor por cuenta propia. 
En los impuestos: el que realiza el hecho imponible. 
En  las  contribuciones  y  tasas:  aquel  respecto  del  cual  se  produce  el  hecho 
imponible. 
B.  RESPONSABLE 
20 
Responsable es aquél que, sin tener la condición de contribuyente, debe cumplir la 
obligación atribuida a éste. 
Características son: 
Deudor por cuenta ajena. 
Aquel que debe cumplir con la obligación tributaria, por mandato legal, sin ser 
contribuyente. 
Sus Clases son: 
a.  Responsable  Subsidiar io:  En  la  responsabilidad  subsidiaria,  es  necesaria:  la 
excusión  del  patrimonio  del  deudor  principal,  así  la  declaración  de  fallido  es 
bien  llamarse  Deber­Obligación  Tributaria  Aduanera,  cuya  nomenclatura  deberá  ser  vista  desde  el 
punto de vista jurídico­constitucional.” 
20 
Cabe agregar que nuestro Código habla sólo de Responsables Solidarios y de Agentes de Retención y 
Percepción, todo lo plasmado sólo corresponden a ideas del autor y de otros autores que le inspiraron. 
25
presupuesto  necesario  para  la  derivación  de  la  acción  contra  el  responsable. 
Atendiendo al procedimiento,  El responsable  subsidiario aparece como  sujeto 
de un procedimiento distinto del seguido contra el deudor principal. 
Esta posición debe ser establecida por ley, que define de forma general el 
presupuesto  cuya  realización  da  lugar  a  la  subsidiaridad,  en  caso  no  lo 
defina, siempre será subsidiario. 
A  diferencia  del  hecho  imponible,  el  presupuesto  de  hecho  de  la 
solidariedad, no suponen manifestación de capacidad contributiva. 
El responsable subsidiario sólo tendrá que responder del deber impuesto al 
responsable  principal  que  sería  el  contribuyente  ó  en  su  caso  el 
responsable  solidario,  si  éste  no  lo  cumple,  no  lo  puede  cumplir,  o 
sencillamente, no existe. 
De esta manera, primero habrá de actuarse contra aquel sujeto que cargue 
con  la  responsabilidad  principal  ó  solidario,  y  sólo  si  éste  falla,  actuar 
contra  el responsable subsidiario,  que habrá de responder  por  el total,  sin 
perjuicio  de que  más  tarde pueda repitir la  obligación contra  el principal. 
En  ningún  caso, puede darse el sentido opuesto,  es  decir, que el  acreedor 
no puede tratar de saldar la deuda acudiendo primero contra el responsable 
subsidiario. 
Aquí  existiría  una  prelación  a  quién  atacar:  Primero  al  Contribuyente,  en 
su  defecto  al  Responsable  Solidario,  y  en  último  término  al  Responsable 
Subsidiario. 
b.  Responsable  Solidar io:  Por  el  contrario,  en  la  responsabilidad  solidaria,  el 
solidario  responde  indistintamente  con  el  sujeto  pasivo.  Atendiendo  al 
procedimiento,  El  solidario  responde  en  el  mismo  procedimiento  seguido 
contra  el  sujeto  pasivo.    Es  decir,  la  solidariedad  es  el  vínculo  u  obligación 
solidaria  en  que  cada  acreedor  puede  pedir  y  cada  deudor  debe  cumplir  la 
totalidad  de  la  obligación  o  deuda  una  sola  vez,  sin  perjuicio  del  ajuste 
posterior de cuentas entre los acreedores o deudores, para la justa percepción o 
contribución de cada cual. 
Características: 
Esta posición debe ser establecida por ley, que define de forma general el 
presupuesto  cuya  realización  da  lugar  a  la  solidariedad,  en  caso  no  lo 
defina, siempre será subsidiario. 
A  diferencia  del  hecho  imponible,  el  presupuesto  de  hecho  de  la 
solidariedad, no suponen manifestación de capacidad contributiva. 
El  solidario  es  determinado  contribuyente  como  tal,  no  desplaza  a  nadie, 
sino que bajo su responsabilidad, responde indistintamente del resto en la 
relación  obligatoria:  el  solidario  quedará  obligado  al  cumplimiento  de 
todas las prestaciones y  deberes, no solo de pago, sino también formales. 
Cada  uno  será  responsable  indistintamente,  en  el  mismo  plano,  posición, 
momento. 
El  sustituto  satisface  el  tributo  en  lugar  del  contribuyente,  y  tiene  el 
derecho de resarcirse a cargo del contribuyente. 
No  existiría  una  prelación,  ni  en  defecto  de  nadie,  sino  una  sujeción 
indistinta. 
Un ejemplo de Responsable Solidario lo encontramos en el primer párrafo del 
numeral  2  del  artículo  18  del  Código  Tributario  señala  que  son  responsables 
solidarios  con el contribuyente  Los agentes de retención o percepción,  cuando 
hubieren  omitido  la  retención  o  percepción  a  que  estaban  obligados,  por  las 
deudas  tributarias  del  contribuyente  relativas  al  mismo  tributo  y  hasta  por  el 
monto  que  se  debió  retener  o  percibir.  Es  decir,  si  se  omite  la  retención  o 
percepción, la totalidad de la prestación o deuda tributaria puede ser exigida a 
cualquiera de ellos (contribuyente o agente) indistintamente. 
26
c.  Responsables  Sustitutos: Es  sustituto  del  contribuyente  el  sujeto  pasivo  que, 
por imposición de la ley y en lugar de aquél, está obligado al cumplimiento de 
las prestaciones materiales y formales de la obligación tributaria 
Características: 
Esta posición debe ser establecida por ley, que define de forma general el 
presupuesto cuya realización da lugar a la sustitución. 
A  diferencia  del  hecho  imponible,  el  presupuesto  de  hecho  de  la 
sustitución, no supone manifestación de capacidad contributiva. 
El  sustituto  ocupa  el  lugar  del  contribuyente,  que  queda  desplazado  de 
esta  relación:  el  sustituto  quedará  obligado  al  cumplimiento  de  todas  las 
prestaciones y deberes, no solo de pago, sino también formales. 
El  sustituto  satisface  el  tributo  en  lugar  del  contribuyente,  y  tiene  el 
derecho de resarcirse a cargo del contribuyente. 
No  existiría  una  prelación,  sino  una  sustitución  de  la  responsabilidad  por 
mandato legal. 
Un  ejemplo  de  Responsable  Sustituto  lo  encontramos  en  el  segundo  párrafo 
del numeral 2 del artículo 18 del Código Tributario y que señala lo siguiente: 
“Efectuada la retención o percepción el agente es el único responsable ante la 
Administración Tributaria.” En ese caso queda liberado el Contribuyente (que 
sufrió la retención o percepción). 
Por  la  razón  expuesta,  algunos  denominan  a  los  agentes  responsables 
sustitutos,  hay  que  agregar,  que  en  el  presente  estudio  nos  permitiremos 
abordarlo de forma particular. 
C.  AGENTE DE PERCEPCIÓN Y DE RETENCIÓN 
En defecto de la ley, mediante Decreto Supremo, pueden ser designados agentes de 
retención  o  percepción  los  sujetos  que,  por  razón  de  su  actividad,  función  o 
posición contractual estén en posibilidad de retener o percibir tributos y entregarlos 
al acreedor tributario. Adicionalmente la Administración Tributaria podrá designar 
como  agente  de  retención  o  percepción  a  los  sujetos  que  considere  que  se 
encuentran en disposición para efectuar la retención o percepción de tributos. 
5.15 Capacidad Jurídica, Capacidad Jurídica Civil y Capacidad Jurídica
Tributaria 
En  ese  apartado  trataremos  de  definición,  en  primer  lugar  la  Capacidad  Jurídica,  después 
trataremos de diferenciar entre la Capacidad Civil y la Capacidad Tributaria, definiendo sus 
rasgos distintivos de cada una. 
Capacidad Jurídica 
Diéz­Picazo  y  Gullón 
21 
señalan  acertadamente  que  la  “capacidad  jurídica  es  la  aptitud  o 
idoneidad  para  ser  titular  de  derechos  y  obligaciones.  Toda  persona,  por  el  mero  hecho  de 
serlo, posee capacidad jurídica”. 
Cabe señalar que, comúnmente a esta capacidad se denomina capacidad de goce, distinta de 
la capacidad de ejercicio o de obrar. 
Capacidad Jurídica Civil 
21 
DÍEZ­  PICAZO,  Luis  y  GULLÓN,  Antonio.  Sistema  de  Derecho  Civil.  Vol.  I  (Editorial  Tecnos, 
segunda  reimpresión  de  la  octava  edición,  Madrid,  1994)  p.  224.  Algunos  También  denominan  a  ésta 
Capacidad  Jurídica  como  Capacidad  de  Derecho;  a  esta,  Borda  la  conceptúa  como  la  aptitud  para  ser 
titular  de  derechos  y  obligaciones.  BORDA,  Guillermo  A.  Manual  de  Derecho  Civil.  Parte  General. 
(Abeledo­Perrot, vigésima edición actualizada, Buenos Aires, 1999), p. 230. 
27
También  denominada  capacidad  civil,  se  entiende  a  la  aptitud  que  determina  la 
posibilidad de que una persona participe en una relación jurídica. 
Aquí  se  podrá  apreciar  a  la  Capacidad  de  Goce  y  a  la  Capacidad  de  Ejercicio;  el 
primero, se da cuando la persona puede beneficiarse pasivamente de los derechos que le 
son reconocidos, el segundo en cambio, se da cuando la persona puede, por sí misma – 
es decir sin necesidad de representante­, participar dentro de una relación jurídica 
22 

Características 
Tienen capacidad civil, los mayores de Edad que puedan discernir. 
Capacidad de ejercicio o de obrar es un elemento a priori ó ante para que 
se constituya la Capacidad Civil. 
No interesa la capacidad económica del sujeto. 
Capacidad Jurídica Tributaria 
También  denominada  capacidad  tributaria,  se  entiende  a  la  aptitud  que  determina  la 
posibilidad de que una persona participe en una relación jurídica tributaria. Es decir, la 
aptitud o idoneidad para ser titular de derechos y obligaciones tributarias. 
García  Vizcaíno 
23 
precisa,  que  esta  consiste  en  la  “aptitud  jurídica  para  la  sujeción 
pasiva de la obligación tributaria”. Es decir, es la aptitud o potencialidad para ser deudor 
tributario, y como tal, titular de derechos y obligaciones. 
Aquí  se  podrá  apreciar  que  la  Capacidad  Tributaria  es  distinta  a  la  Capacidad  de 
Ejercicio  o  Obrar  en  materia  tributaria,  y  así  como,  la  de  Capacidad  Contributiva.    La 
capacidad de  ejercicio  o de  obrar  en  materia tributaria  es  la situación personal  ó por si 
mismo del obligado tributario que le permite contraer derechos y obligaciones, y puede 
realizar  hechos,  actos  y  negocios  con  plena  eficacia  jurídica.  En  ese  sentido,  puede 
haber  sujetos  que  pueden  tener  capacidad  tributaria,  pero  carecen  de  su  capacidad  de 
obrar, por ejemplo en caso de los menores de edad, en ese sentido, los que actuarán en 
vez de éstos, serán sus representantes legales o judiciales, tal como lo señala el artículo 
22  de  nuestro  Código  Tributario,  para  que  cumplan  con  los  Derechos,  Obligaciones  ó 
Deberes,  y  sean  materiales  o  formales.  Por  su  parte  la  Capacidad  Contributiva,  es  la 
aptitud  económica­social  para  contribuir  al  sostenimiento  del  Estado,  y  que  deberá 
medirse por índices ó indicios reveladores de riqueza (ya sean el ingreso, patrimonio ó 
consumo). 
Características 
Tienen  capacidad  civil,  todas  las  personas  sin  excepción,  naturales  o 
jurídicas,  las  comunidades  de  bienes,  los  patrimonios,  las  sucesiones 
indivisas,  los  fideicomisos,  las  sociedades  de  hecho,  las  sociedades 
conyugales, y otros entes colectivos. 
Capacidad de ejercicio o de obrar es un elemento a posteriori ó post, que 
sólo determinará la actuación de los representantes legales o judiciales, no 
es un elemento constituyente para la Capacidad Tributaria. 
Es necesaria la capacidad económica ó contributiva del sujeto. 
5.16 TRANSMISION DE LA OBLIGACION TRIBUTARIA 
La obligación tributaria se transmite a los sucesores y demás adquirentes a título universal. 
En caso de herencia la responsabilidad está limitada al valor de los bienes y derechos que se 
reciba. 
22 
DICCIONARIO  JURÍDICO  MODERNO  –  Raúl  Chanamé  Orbe  –  Tercera  Edición  –  GRÁFICA 
HORIZONTE – Lima 2002. p. 181. 
23 
GARCÍA VIZCAÍNO, Catalina. Derecho Tributario. Consideraciones económicas y jurídicas. Tomo I. 
Parte General (Ediciones Depalma, Buenos Aires, 1996), p. 343. 
28
Hay que tener en cuenta que, los actos o convenios por los que el deudor tributario transmite 
su  obligación  tributaria  a  un  tercero,  carecen  de  eficacia  frente  a  la  Administración 
Tributaria. 
5.17 Formas de extinción de la obligación tributaria 
La  extinción  de  la  obligación  tributaria  es  el  momento  último  en  el  camino  de  dicha 
obligación,  camino  iniciado  con  la  realización  del  hecho  imponible  que  hace  nacer  la 
obligación tributaria; y podemos afirmar que la razón de ser del nacimiento de la obligación 
tributaria es la de su extinción. 
La extinción de la obligación tributaria tiene lugar cuando se produce su efecto principal, el 
pago  o  cumplimiento,  aunque  hemos  de  señalar  que  el  pago  no  es  la  única  forma  de 
extinción, lo que ocurre es que las otras formas de extinción distintas al pago no justificarán 
la existencia de la obligación tributaria. Por lo que la razón de ser de la obligación tributaria 
es  que  se  convierta  en  el  pago  de  una  cantidad  de  dinero,  aunque  resulte  que  existen  otras 
maneras de extinción de la obligación. 
La extinción de la obligación tributaria puede ser debida a las siguiente: 
Pago. 
Compensación. 
Condonación. 
Consolidación. 
Resolución  de  la  Administración  Tributaria  sobre  deudas  de  cobranza 
dudosa o de recuperación onerosa. 
Otros que se establezcan por leyes especiales. 
5.18 Prescripción de la obligación tributaria 
Se conoce por prescripción extintiva el efecto que sobre los derechos se produce por su falta 
de  ejercicio  durante  el  lapso  fijado  en  la  ley.  Junto  a  ella  aparece  la  caducidad,  que  es 
también  una  forma  de  extinción  de  derechos  o  facultades  por  su  falta  de  ejercicio.  Las 
diferencias entre y otra son fundamentalmente las siguientes: 
Mientras  en la prescripción puede ser  interrumpida, reabriéndose el cómputo  del plazo con 
cada  interrupción,  en  el  caso  de  la  caducidad  no  caben  interrupciones,  aunque  si 
suspensiones. 
La  prescripción  se  orienta  a  la  protección  de  intereses  individuales,  se  aplica  en  virtud  de 
excepción opuesta se aplica en virtud de excepción opuesta por el sujeto a quien aprovecha, 
que  puede  renunciar  a  ella,  incluso  tácitamente.  En  cambio  la  caducidad  como  institución 
basada en la protección de un interés público no requiere su alegación y opera por sí misma. 
La prescripción es un instituto para la seguridad jurídica, y representa un límite temporal en 
la vigencia de las obligaciones. 
Teniendo  en  cuenta  estas  observaciones,  podemos  decir  que  la  prescripción  que  regula  el 
Código  Tributario,  tiene  elementos  de  esta  institución,  como  es  fundamentalmente  el  de 
estar sometida a posibles interrupciones (que además al igual que en el caso de la obligación 
civil, pueden derivarse de actos no sólo del acreedor, sino del propio sujeto pasivo), pero no 
recoge algún elemento o carácter de la caducidad como es el de su aplicación automática o 
de  oficio,  ya  que  en  su  artículo  47  del  Código  Tributario  señala  que  la  Declaración  de 
Prescripción sólo será declarada a pedido del Deudor Tributario, institución antigarantista de 
los  derechos  de  los  contribuyentes,  que  ante  una  ignorancia  más  que  tributaria,  jurídica, 
significaría la ilimitad temporal en la vigencia de las obligaciones. 
En  definitiva,  nos  quedamos  con  la  definición  que  aguarda  el  Tribunal  Fiscal,  en  el  cuál 
señala que prescripción es “Es la extinción del derecho del acreedor (tributario) a determinar 
29
la  deuda  (tributaria)  y  exigir  su  pago,  así  como  del  derecho  del  deudor  (contribuyente)  a 
repetir lo indebidamente pagado.” 
24 

Cabe agregar, que  en nuestro ordenamiento  se puede oponer a la  prescripción en cualquier 
estado  del  procedimiento  administrativo  o  judicial;  así  mismo,  que  de  ocurrir  el  pago,  aún 
cuando  haya  prescrito  la  deuda  no  dará  derecho  a  devolución  de  ello,  sino  que  el  Código 
Tributario  lo  tomará  como  un  Pago  Voluntario.  Esto  último,  que  causa  muchos  sinsabores 
para  los  contribuyentes  por  la  escasa  cultura jurídica,  pero que  debemos  recordarles  que  la 
Prescripción, sólo extinguirá la acción más no el derecho. 
Plazos Prescriptorios 
La  acción  de  la  Administración  Tributaria  para  determinar  la  obligación  tributaria,  así 
como la acción para exigir su pago y aplicar sanciones prescribe a los cuatro (4) años, y 
a los seis (6) años para quienes no hayan presentado la declaración respectiva. 
Dichas  acciones  prescriben  a  los  diez  (10)  años  cuando  el  Agente  de  retención  o 
percepción no ha pagado el tributo retenido o percibido. 
La  acción  para  solicitar  o  efectuar  la  compensación,  así  como  para  solicitar  la 
devolución prescribe a los cuatro (4) años.
VI. Diferencias entre Obligación Civil y Obligación
Tributaria. 
A  través  del  siguiente  cuadro,  mostraré  algunas  diferencias  principales  sustanciales  respecto  la 
Obligación Civil y la Obligación Tributaria:
Criterio/Tipo de
Obligación
Obligación Civil Obligación Tributaria
SU SUSTENTO DE
EXISTENCIA
Por un contrato o por determinación
expresa de la ley, ó por los efectos de
una institución civil tipificada.
Por un Pacto Social plasmado en la
Constitución y que a través del Poder
Tributario al Estado le faculta su
creación, y que al subsumirse en la
Hipótesis de Incidencia que la Ley
establece se concreta, convirtiéndose en
Hecho Imponible.
RESPONDE
A una Manifestación de Voluntad,
generalmente para un tráfico
comercial.
A un Hecho Económico, revelador de
un índice de Riqueza: Renta Generada
(Ingreso), Renta Consumida
(Consumo) y Renta Acumulada
(Patrimonio).
LIMITE
Es ilimitado, corresponden a la libre
creación de las partes que lo celebran.
Es limitado, sólo lo relacionado a los
hechos económicos, sin perjudicar al
Contribuyente en su Capacidad
Contributiva. Se limita a través de los
Principios Tributarios.
SU FUENTE
Es el contrato, la manifestación de
voluntad de las partes.
Radica en la ley. La voluntad de las
personas no puede generarla.
ELEMENTOS
ESENCIALES COMUNES
DE SU FUENTE
El consentimiento, La Causa y el
Objeto.
Aspectos Material, Personal, Temporal
y Espacial.
ELEMENTOS
GENERALES DE SU
FUENTE
Acuerdo, Partes, Fines, Relación
Jurídica y Contenido Patrimonial.
Norma Imperativa, Partes, Fin
Abstracto, Relación Jurídica y
Contenido Pecuniario
PRINCIPIOS JURÍDICOS Principio Contractual Principio de Legalidad y Reserva de Ley 
24 
Podemos encontrarlo en: http://tribunal.mef.gob.pe/glosariotributos.htm. tomado el 07/10/2007. 
30
DE SU FUENTE Autonomía de la Voluntad
Cláusula Rebuc sic Stantibus
Principio de No Consfiscatoriedad
Principio de Igualdad
Principio de Capacidad Contributiva
ITER OBLIGACIONAL
Comienza con la Negociación, pro
sigue la celebración, y en la ejecución
es en estas dos última donde nace la
obligación civil.
Creación del Tributo a través de la Ley,
la sujeción de la conducta en la
hipótesis de incidencia por parte del
contribuyente, en ésta última nace la
obligación tributaria. Se determina la
deuda tributaria y se hace el cobro ó
pago respectivo.
DESEQUILIBRO
OBLIGACIONAL
Excesiva Onerosidad de la Prestación.
Lesión.
Confiscatoriedad del Tributo.
OBJETO DE LA
OBLIGACIÓN
Es la Prestación, una Obligación de
Dar, Hacer o No Hacer.
Es la Prestación, una Obligación de
Dar en la Obligación Principal. En la
Obligación Accesoria se denota una
obligación de hacer, no hacer y tolerar.
OBJETO DE LA
PRESTACIÓN
Tiene que ser determinado o
determinable, se refiere a que deberá
señalarse la especie y cantidad
Consiste en la fuente de riqueza en que
recae el gravamen (capital o renta), o la
presunción de riqueza (consumo), esto
es, la base económica sobre la cual el
legislador estima la capacidad
contributiva. Constituye el presupuesto
o antecedente de la obligación.
TIPO DE PRESTACIÓN Bilateral. Unilateral ó Bilateralidad Abstracta.
TIPO DE VALOR DE LA
PRESTACIÓN
Gratuito y Oneroso. Oneroso.
SU CAUSA
Interés Económico o de Satisfacción
para el Acreedor.
Es el Interés ó Bienestar General y
difundir la Paz Social.
TIPIFICACIÓN Son relativos, acciones personales. Es absoluto, erga omnes.
CLASIFICACIÓN EN EL
DERECHO
Es un Derecho Privado. Es un Derecho Público.
FORMAS DE
EXTINCIÓN
Pago, Novación, Compensación,
Condonación, Consolidación,
Transacción y Mutuo Disenso.
Pago, Compensación, Condonación y
Consolidación. Resolución de la
Administración Tributaria sobre deudas
de cobranza dudosa o de recuperación
onerosa. Otros que se establezcan por
leyes especiales.
PRESCRIPCIÓN
Prescriben, salvo disposicion diversa
de la ley:
1.- A los diez años, la accion personal,
la accion real, la que nace de una
ejecutoria y la de nulidad del acto
juridico.
2.- A los siete años, la accion de daños
y perjuicios derivados para las partes
de la violacion de un acto simulado.
3.- A los tres años, la accion para el
pago de remuneraciones por servicios
prestados como consecuencia de
vinculo no laboral.
4.- A los dos años, la accion de
anulabilidad, la accion revocatoria, la
que proviene de pension alimenticia, la
accion indemnizatoria por
responsabilidad extracontractual y la
que corresponda contra los
representantes de incapaces derivadas
del ejercicio del cargo.
La acción de la Administración
Tributaria para determinar la obligación
tributaria, así como la acción para exigir
su pago y aplicar sanciones prescribe a
los cuatro (4) años, y a los seis (6) años
para quienes no hayan presentado la
declaración respectiva.
Dichas acciones prescriben a los diez
(10) años cuando el Agente de
retención o percepción no ha pagado el
tributo retenido o percibido.
La acción para solicitar o efectuar la
compensación, así como para solicitar
la devolución prescribe a los cuatro (4)
años.
SUJETOS QUE Sujeto Activo ó Acreedor: Cualquier Sujeto Activo ó Acreedor Tributario:
31
INTERVIENEN Persona merecedora por contrato o
Ley.
Sujeto Pasivo ó Deudor: Cualquier
Persona obligada por contrato o Ley.
Siempre el Estado, cuya administración
lo ejerce la SUNAT.
Sujeto Pasivo ó Deudor Tributario:
Contribuyente [Sujeto Pasivo de Iure –
de Derecho] ó Responsable (Agente de
Retención, Percepción ó Solidario)
[Sujeto Pasivo de Facto – de Hecho].
TIPOS DE
OBLIGACIONES
1. Obligaciones Principales ó
Accesorias.
2. Obligaciones Divisibles o
Indivisibles.
3. Obligaciones Mancomunadas o
Solidarias.
1. Obligación Tributaria Material o
Formal.
2. Obligación Tributaria Principal ó
Accesoria (Solidaria ó Subsidiaria).
CAPACIDAD JURÍDICA
DEL SUJETO PASIVO
Aquí es necesaria generalmente, la
Capacidad Civil. Es decir, que adquiera
la mayoría de Edad, esté en capacidad
de ejercer y gozar de sus derechos
civiles. 
Tienen  capacidad  civil,  los 
mayores  de  Edad  que  puedan 
discernir. 
Capacidad  de  ejercicio  o  de 
obrar es un elemento a priori ó ante 
para  que  se  constituya  la  Capacidad 
Civil. 
No  interesa  la  capacidad 
económica del sujeto.
Aquí no es necesaria la Capacidad Civil,
simplemente la Capacidad Tributaria.
Todo ciudadano es capaz de afrontar la
carga tributaria. 
Tienen  capacidad  civil,  todas 
las  personas  sin  excepción,  naturales 
o  jurídicas,  las  comunidades  de 
bienes,  los  patrimonios,  las 
sucesiones  indivisas,  los 
fideicomisos,  las  sociedades  de 
hecho,  las  sociedades  conyugales,  y 
otros entes colectivos. 
Capacidad  de  ejercicio  o  de 
obrar  es  un  elemento  a  posteriori  ó 
post,  que  sólo  determinará  la 
actuación  de  los  representantes 
legales  o  judiciales,  no  es  un 
elemento  constituyente  para  la 
Capacidad Tributaria. 
Es  necesaria  la  capacidad 
económica ó contributiva del sujeto.
ELEMENTOS
ESENCIALES PARA LA
VALIDEZ DE LA
OBLIGACIÓN JURÍDICA
1. Agente Capaz (Capacidad Civil)
2. Objeto Lícito y Jurídicamente
Posible.
3. Fin Lícito.
4. Observancia de la Forma prescrita
bajo sanción de Nulidad.
En doctrina se agrega la Manifestación
de Voluntad.
1. Se requiere Capacidad Tributaria del
que tributa, y que el Estado por Ley lo
cree o norma similar, acorde a la
Constitución.
2. Los tributos de por sí son lícitos,
salvo que se transgreda los principios
jurídicos tributarios expresos e
implícitos de la constitución; lo que
acarrearía su inconstitucionalidad.
3. Los tributos deberán tener como
consecuencia un Fin Lícito, traducido
en el sostenimiento del Gasto Público.
4. Deberán respetarse todas las normas
que se autoricen para su creación del
tributo, respeto al Principio de
Legalidad y Reserva de Ley.
Aquí no se acepta la manifestación de
Voluntad del contribuyente, por no
tener cultura tributaria.
SITUACIONES
BENEFICIANTES PARA
EL DEUDOR
Se habla de muchas formas de pago,
eso de por sí, conlleva un beneficio.
Las
.- que consisten en
circunstancias objetivas o subjetivas que
neutralizan los efectos normales de la
configuración del hecho imponible, de
suerte que aunque esté configurado, no
32
nace la obligación tributaria o nace por
un importe menor, o por un plazo más
largo, etc.
CUANTITIVIDAD
Lo que se ha pactado en el Contrato, o
lo que determine un juez.
Los para fijar
la magnitud de la pretensión crediticia
fiscal: Tazas Progresivas o No, acordes
a la Capacidad Contributiva del deudor.
Es el factor de fijación del quantum
debeatur, por el cual se dimensiona la
"porción" de capacidad contributiva
atribuíble a cada hipótesis de incidencia
realizado. Pueden ser Fijos o Variables.
RELATIVOS AL PAGO
Aquí sólo se pagará lo que se pacte. Obligaciones de pagar anticipos y otros
ingresos a cuenta (retenciones,
percepciones en la fuente), suplementos
de impuestos, y accesorios (v.gr.,
intereses).
INEJECUCIÓN DE LAS
OBLIGACIONES
Da lugar a una Indemnización por los
daños y perjuicios ocasionados.
Da lugar a una Infracción Tributaria,
donde se le establece una sanción
administrativa.
TRANSMISIÓN DE LAS
OBLIGACIONES
Sólo se puede hacer a través de la
Cesión de Derechos.
La obligación tributaria se transmite a
los sucesores y demás adquirentes a
título universal. En caso de herencia la
responsabilidad está limitada al valor de
los bienes y derechos que se reciba.
VII. Conclusiones 
Podríamos  concluir,  que  la  obligación  tributaria  con  la  obligación  civil,  son  tejidas  por  la 
misma  tela  de  toda  obligación  jurídica,  lo  único  distintivo  es  que  una  se  tejió  de  uno  y  la 
otra de otro color. El acabado lo da cada materia que la estudia, de acuerdo a sus principios 
básicos  que  la  fundamentan.  No  podemos  decir  cuál  es  más  fuerte  coactivamente 
simplemente por las instituciones que se disgregan de éstas, pero no podemos ser ajenos de 
la  obligación  civil,  por  ser  ésta  la  norma  genérica  en  este  tipo  de  situaciones,  ya  que 
justamente  la  Obligación  Tributaria,  como  vínculo  perse  jurídico,  tiene  dentro  de  sí  esa 
misma  naturaleza,  aún  cuando  en  la  relación  jurídica  tributaria  guarde  dentro  de  sí 
complejidad y notas desagradables para los contribuyentes, por no estar acorde con lo que el 
Derecho Civil establece, ocurriendo que la obligación tributaria se olvida de su antepasado y 
se cree superior, eso en suma cuentas, es lo que los legisladores han dado entender con esta 
institución  plasmada  en  el  Código  Tributario.  Que  crea  un  clima  de  desigualdad,  respecto 
del Estado a través de la Administración y del Contribuyente. 
No,  nos  asustemos  con  la  Norma  IX  del  Código  Tributario,  que  señala  que  “En  lo  no 
previsto por este Código o en otras normas tributarias podrán aplicarse normas distintas a las 
tributarias siempre que no se les opongan ni las desnaturalicen. Supletoriamente se aplicarán 
los  Principios  del  Derecho  Tributario,  o  en  su  defecto,  los  Principios  del  Derecho 
Administrativo y los Principios Generales del Derecho”. 
Por  tanto,  la  obligación  tributaria  en  criterios  de  aplicación,  y  supletoriedad  de  normas, 
encontrará  un  derecho  justo,  que  es  el  Derecho  de  Obligaciones  del  Derecho  Civil,  dicha 
norma IX habla el sentido de desnaturalizar las normas tributarias, creo que todo lo que sea 
en pro de la justicia tributaria no desnaturaliza ninguna norma tributaria, es pues así que el 
Derecho  de  las  Obligaciones ayudaría  a  definir  sus  contenidos,  para  volverse  la  obligación 
tributaria más justa, tanto para los administrados como para el propio Estado. 
Por  otro  lado,  soy  de  la  idea  que  toda  obligación  formal  deberá  estar  acorde  con  la 
obligación Material, y que no es posible que la obligación accesoria perdure aún cuando la 
obligación  principal  haya  fenecido.  Creo  que  nuestros  legisladores  se  nublaron  con  el 
33
recolectar fondos para el estado, y dejaron de lado los principios generales del derecho, que 
estructuran toda situación del Derecho, inclusive a la del Derecho Tributario. 
Tengo fe de que muchos de estos inconvenientes que han surgido a la luz de haber leído este 
artículo,  más  adelante  serán  los  promotores,  para  que  muchos  de  los  contribuyentes 
reclamen por ser de justicia, por los derechos que les son inherentes, y que se ganan por los 
deberes  que  ellos  cumplieron;  a  que  se  aclare  esta  situación  especial  de  la  Obligación 
Tributaria. 
Hoy muchas interrogantes más han crecido en mi muy reducida cultura jurídica, respecto de 
otros  temas  que  el  Derecho  Tributario  aguarda,  y  que  estoy  seguro  más  adelante  serán 
materia de otros estudios; y espero que ello motive a muchos aplicados del derecho, a fin de 
crear  nuevas  posiciones  y  doctrinas,  con  dos  propósitos  fundamentales,  el  primero  el 
desarrollar  el  Derecho  y  difundir  la  Cultura  Jurídica,  y  segundo,  para  que  con  ello  nuestra 
sociedad se vuelva más justa. 
Es  por  todo  ello,  que  estoy  convencido,  que  el  medio  necesario  para  que  nuestro  país 
progrese,  está  en  manos  de  nosotros,  a  través  del  papel  de  la  tributación,  todos  debemos 
tributar acorde a nuestra capacidad económica real, no habló de capacidad contributiva por 
que  eso  en  nuestro  país  se  ha  desnaturalizado,  tenemos  una  serie  de  deberes  para  con  el 
estado  que  nos  protege,  y  justamente  uno  de  ellos  es  el  Deber  de  Contribuir,  pero  no 
olvidemos  de  que  el  Estado,  guarda  también  muchos  deberes  para  con  nosotros,  el  de 
brindarnos bienestar general y difundir paz social, esto que está muy lejos de nuestra cruda 
realidad, donde el empleo es escaso, y en donde la educación está por los suelos. 
Quiero concluir este estudio con una frase que debería de llamarnos a la reflexión a todos en 
general,  y  es  de  JEAN­CLAIDE  SOYER,  de  la  COMISIÓN  EUROPEA  DE  DERECHOS 
HUMANOS,  el  cuál  señala  lo  siguiente:  “Los  derechos  son  hermanos  siameses  de  los 
deberes.  Por  desgracia.  Al cabo  de  medio  siglo,  este hecho  ha  quedado  relegado  al  olvido, 
por  no  decir  se  ha  vuelto  inconveniente.  Muchos  reclaman  sus  derechos,  sin  sentirse 
obligados por los deberes correlativos”. 
En  este  Estado,  que  propugna  la  igualdad  en  todo  sentido,  debe  dejarse  de  lado,  en  la 
Política Tributaria y en las Instituciones afines a ésta, esa absurda idea de que la Tributación 
es sólo el medio por el cuál sirve para asegurar montos dinerarios al Estado, sino que va más 
allá, que es la consecución de un Estado sólido en Valores y en Comodidad General; y que 
se pueda sentir y percibir en todo sentido el Bienestar general, pero esto sólo será posible si 
cumplimos  en  esa  suerte  de  Deber­Obligación  del  tan  merecido  y  proclamado  Deber 
Constitucional de Contribuir. 
Quiero concluir estas líneas diciendo: “Si queremos un País rico en valores y comodidad, no 
olvidemos que está en nosotros el cambio, tributemos”. 
34
VIII. Referencias Bibliográficas
1. BETTI, Emilio. “Teoría General de las Obligaciones”. Tomo I. Editorial Revista de
Derecho Privado. Madrid, 1969.
2. BORDA, Guillermo A. Manual de Derecho Civil. Parte General. (Abeledo-Perrot,
vigésima edición actualizada, Buenos Aires, 1999).
3. BRAVO CUCCI, Jorge. Fundamentos de Derecho Tributario en Colección Tesis &
Monografías Nº 3, 2º. Ed. Lima, Perú. Palestra Editores S.R.L., Impresión: Grandez
Gráficos S.A.C., Febrero de 2006.
4. BRAVO CUCCI, Jorge. Fundamentos de Derecho Tributario. 1° edición.
5. CÓDIGO CIVIL COMENTADO. Comentan 209 especialistas en las diversas
materias del derecho civil. Tomo VI. 2º Edición. Gaceta Jurídica. Lima, mayo 2007.
6. DICCIONARIO JURÍDICO MODERNO – Raúl Chanamé Orbe – Tercera Edición
– GRÁFICA HORIZONTE – Lima 2002.
7. DÍEZ-PICAZO, Luis y GULLÓN, Antonio. Sistema de Derecho Civil. Vol. I
(Editorial Tecnos, segunda reimpresión de la octava edición, Madrid, 1994).
8. DÍEZ-PICAZO, Luis. “Fundamentos de Derecho Civil Patrimonial”, volumen I.
9. GARCÍA VIZCAÍNO, Catalina. Derecho Tributario. Consideraciones económicas y
jurídicas. Tomo I. Parte General (Ediciones Depalma, Buenos Aires, 1996).
10. JUSTINIANO, Instituciones, ed. Bilingüe por M. Ortolán, trad. De Francisco Pérez
de Anaya y Melquíades Pérez Rivas, Buenos Aires, Bibliográfica Ameba.
11. LAZARO CARRETER, Fernando. “decepcionar, aperturar un detrimento”. En: El
Dominical. Diario El Comercio, Lima, 8 de septiembre de 1996.
12. TUDELA TELLO, Andree César Augusto – Artículo Jurídico - Génesis y
Apocalipsis / La Obligación Tributaria / Aduanera ¿Un Deber ó una Obligación? –
Breves Anotaciones…10 Mandamientos –.
IX. Referencias Virtuales
1. OSVALDO CASÁS, José. – Artículo Jurídico – “Los principios del Derecho
Tributario” – Publicado en http://www.salvador.edu.ar/ua1-4-ab.htm – Fecha de
Lectura 28 de Mayo de 2007.
2. GLOSARIO DEL TRIBUNAL FISCAL. En:
http://tribunal.mef.gob.pe/glosariotributos.htm. Tomado el 07/10/2007.
35
X. Gráfico Resumen – Elementos Importantes
36
×ËÎ×Í ÐÛÎ ÌÑÌÌÛÓ
c e n t r o d e i n v e s t i g a c i ó n j u r í d i c a
É»¾ -·¬» § ½±®®»± »´»½¬®-²·½±æ
www.groups.msn.com/SapientiaetPax
sapientiaetpax@hotmaiI.com ó sapientiaetpax@gmaiI.com
www.
iurispertottem@hotmaiI.com ó iurispertottem@gmaiI.com
iurispertottem.uni.cc
2 0 0 7
a ñ o d e I d e b e r c i u d a d a n o