You are on page 1of 4

La historia moderna del deporte más popular del planeta abarca más de 100 años de existencia.

Comenzó en
el 1863, cuando en Inglaterra se separaron los caminos del "rugby-football" (rugby) y del "association
football" (fútbol), fundándose la asociación más antigua del mundo: la "Football Association" (Asociación de
Fútbol de Inglaterra), el primer órgano gubernativo del deporte.

Ambos tipos de juego tiene la misma raíz y un árbol genealógico de muy vasta ramificación. Una profunda y
minuciosa investigación ha dado con una media docena de diferentes juegos en los cuales hay aspectos que
remiten el origen y desarrollo histórico del fútbol. Evidentemente, a pesar de las deducciones que se hagan,
dos cosas son claras: primero, que el balón se jugaba con el pie desde hacía miles de años y, segundo, que
no existe ningún motivo para considerar el juego con el pie como una forma secundaria degenerada del
juego "natural" con la mano.

Todo lo contrario: aparte de la necesidad de tener que luchar con todo el cuerpo por el balón en un gran
tumulto (empleando también las piernas y los pies), generalmente sin reglas, parece que, desde sus
comienzos, se consideraba esta actividad como extremamente difícil y, por lo tanto, dominar el balón con el
pie generaba admiración. La forma más antigua del juego, de la que se tenga ciencia cierta, es un manual de
ejercicios militares que remonta a la China de la dinastía de Han, en los siglos II y III AC.

Se lo conocía como "Ts'uh Kúh", y consistía en una bola de cuero rellena con plumas y pelos, que tenía que
ser lanzada con el pie a una pequeña red. Ésta estaba colocada entre largas varas de bambú, separadas por
una apertura de 30 a 40 centímetros. Otra modalidad, descrita en el mismo manual, consistía en que los
jugadores, en su camino a la meta, debían sortear los ataques de un rival, pudiendo jugar la bola con pies,
pecho, espalda y hombros, pero no con la mano.

Del Lejano Oriente proviene, mientras tanto, una forma diferente: el Kemari japonés, que se menciona por
primera vez unos 500 a 600 anos más tarde, y que se juega todavía hoy en día. Es un ejercicio ceremonial,
que si bien exige cierta habilidad, no tiene ningún carácter competitivo como el juego chino, puesto que no
hay lucha alguna por el balón. En una superficie relativamente pequeña, los actores deben pasárselo sin
dejarlo caer al suelo.

Mucho más animados eran el "Epislcyros" griego, del cual se sabe relativamente poco, y el "Harpastum"
romano. Los romanos tenían un balón más chico y dos equipos jugaban en un terreno rectangular, limitado
con líneas de marcación y dividido con una línea media. El objetivo era enviar el balón al campo del
oponente, para lo cual se lo pasaban entre ellos, apelando a la astucia para lograrlo. Este deporte fue muy
popular entre los años 700 y 800, y si bien los romanos lo introdujeron en Gran Bretaña, el uso del pie era
tan infrecuente que su ascendencia en el fútbol es relativa.
El árbitro: la decisión del árbitro es inapelable. Puede rectificar justo después de la acción, antes de reanudar el juego.

Duración de un partido: un partido de fútbol se juega en dos mitades de 45 minutos con una pausa de entre 10 y 15 minutos. A cada
mitad se le añade el tiempo correspondiente a las pausas de juego causadas por los cambios o las lesiones.

Balón en juego: el balón sale del terreno de juego al sobrepasar la linea de fondo o la de banda, por tierra o por aire. Se puede jugar
cuando rebota dentro del terreno de juego tras haber tocado el larguero, el palo de la portería, un banderín de córner o incluso el
arbitro.

Los goles: se considera gol cuando el balón sobrepasa del todo la linea de gol, entre los postes de la portería y por debajo del larguero,
siempre y cuando no se haya producido ninguna infracción del juego. El equipo que marca más goles, gana. Si los dos equipos marcan la
misma cantidad de goles o no marcan ninguno, el partido se considera empatado.

Los penaltis: la pena máxima (penalti) es cuando un jugador comete falta en su área. El balón se coloca en el punto de penalti. El
portero permanece en la linea de portería. Los demás jugadores deben estar fuera del área. Desde el momento que se golpea el balón,
éste está en juego. Quien ejecuta el penalti no puede volver a tocar el balón antes de que lo haga otro jugador.

Los cambios: antes del partido, cada equipo nombra a unos cuantos jugadores suplentes. Su número difiere en función de la
competición. Solo tres de los suplentes pueden participar en el partido, una vez lo permita el árbitro.

Las posiciones Ir arriba

El portero
Es el único que puede tocar el balón con las manos. Lleva una prenda diferente para que se le distinga de los otros jugadores. Su
objetivo: parar o desviar los disparos de los contrarios. Los jugadores que ocupan esta posición deben ser ágiles para poder recuperar
los balones con las manos o los pies en los diferentes rincones del área.

Los defensores laterales

Se sitúan en los lados de la defensa y deben impedir que los atacantes pasen esta zona.

El «stopper» y el «líbero»

el stopper marca al delantero centro contrario: impide que se haga con el balón y progrese.

El líbero es el último defensa, debe intervenir si un defensa queda eliminado por un atacante.

Los mediocentros defensivos

Se encargan de recuperar el balón y su posición es delante de la defensa.

Los mediocentros ofensivos

Reparten el juego dando balones a los delanteros.


El segunda punta

Es el apoyo del delantero centro: gira alrededor del delantero centro para jugar el balón y generar ocasiones.

El delantero centro

Es el jugador más cerca al área rival: debe marca los goles.

Los suplentes

Los suplentes deben estar preparados para susituir a sus compañeros en caso de lesión, cansancio o un cambio de táctica.

El árbitro: es el encargado de aplicar las reglas de juego. Dispone de un silbato y unas cartulinas (roja y amarilla) para sancionar los
jugadores siempre que sea necesario.