You are on page 1of 124

í

RAYMOND WILLIAMS

i
í

i
Marxismo
i
i
y literatura
Prólogo dej. M . Castellet
Traducción de Pablo di Masso

i
i

Ediciones Pen í nsula


Barcelona
:w

?
Vi
r
La edición original inglesa fue publicada bajo el título Prólogo
de Marxism and Literature , por Oxford University Press, 1977 .
© Oxford University Press, 1977. •
Marxismo y literatura apareció, en 1988,
en la colecció n Homo Sociologicus.

Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorizació n escrita Me parece particularmente interesante la publicación en
de los titulares del copyright, bajo las sanciones establecidas
en las leyes, la reproducció n total o parcial de esta obra por traducci ón castellana de esta obra de Raymond Williams en
cualquier medio o procedimiento, comprendidos la rcprografi'a un momento en que, en Espa ñ a, ha descendido notablemente,
y el tratamiento inform á tico, y la distribución de ejemplares al menos en apariencia , el interés por los planteamientos
de ella mediante alquiler o préstamo pú blicos, así como marxistas, no sólo en el campo de la cultura. Se ha creado
la exportació n e importación de esos ejemplares para su
distribuci ó n en venta fuera del á mbito de la Unió n Europea. —
-
as í despu és de muchos a ños en los que la lectura del mar¬
xismo teórico fue, en cierto modo, un sucedá neo de la prác¬
Diseno de la cubierta: Lloren Marques. —
tica polí tica un espacio abierto (menos propenso a ciertos
dogmatismos de los que nos acompa ñ aron en los tiempos
, ' • • Primera edici ón en HCS: diciembre de 1997.
Segunda edici ón : febrero de 2000.
© de esta edici ó n : Ediciones Península s.a .,
Peu de la Crcu 4, 08001- Barcelona.
I franquistas) en el que la relectura de libros como el de Wil¬
liams viene a ser como un repaso inteligente, crí tico y, a la
vez, sugerentemente creativo de muchas lecturas que, por la
fuerza de las cosas, fueron entre nosotros a menudo crispa ¬
E- MAII.: COrreu @grup62 .COII! das y no siempre suficientemente objetivas.
L INTERNET: http:// www.peninsulaedi . c6 m Resulta curioso que, en su Introducción , Williams nos
*
; ; Impreso en Romanya /Valís s.a., Pla a Verdaguer i ,
^
diga, no sin cierto optimismo, que hoy el marxismo
cialmente en la teoría de la cultura
— — espe¬
« ha experimentado un
08786 - Capelladcs significativo resurgimiento ». El hecho no es, sin embargo, tan
Depósito legal: B . 6.465 -2000,
ISBN : 84-8307-073-1 . sorprendente como a nosotros nos puede parecer. Se diría
que, en las ú ltimas décadas y en el mundo occidental, algu¬
í nos de los países latinos europeos han sido los más activos
• * \ en el estudio de la teoría marxista y, aún, en la elaboración
Vv ¡
- -
‘VV L
de polé micas que, por lo menos en el terreno cultural , no
*
i siempre han estado exentas de virulencia. Véanse, si no, los

I
casos de Francia e Italia , pa íses, claro está, en los que la
presencia de fuertes partidos comunistas
— y, en consecuen
cia, de numerosos intelectuales afiliados a los mismos ha

¬

impuesto la necesidad de un trabajo teórico que ha llegado,


incluso, a propuestas tan innovadoras como discutibles, den¬
tro de la ortodoxia en el campo de la polí tica. No tanto, sin
embargo, a ñ adiría por mi parte, ha sucedido en el terreno
cultural, en el que un evidente estancamiento y una cierta
esterilizaci ón bien visibles han dominado las reiteradas exé-
. 1 gesis de los grandes teóricos.
Raymond Williams aprovecha el tradicional aislamiento
insular de Gran Breta ñ a para ofrecernos una lectura distan ¬
ciada y, sólo en apariencia, desapasionada del estado de la

! 7

1
r
cuestión. Su obra, sin embargo, no pretende quedar en un j tificador de la noci ón tradicional de « reflejo », impugnada
prontuario acad é mico: « es una crítica y un debate ». Y como
tal hay que aceptar, a mi entender , su propuesta, que surge
por la idea de « mediación », segú n la contribución que al
-—
y me parece un buen m é todo y un aceptable punto de parti¬ : tema aporta la Escuela de Frankfurt. Asimismo, se detiene

da de su actitud personal ante el marxismo y la literatura,
en un intento de revisión hist órica , válida más allá de sus
crí ticamente en una serie de conceptos esclerotizados por el
uso y la repetición constante en los teóricos marxistas, inten¬
propias vivencias intelectuales. Partir de un cierto subjetivis¬ tando, en cada caso concreto, descubrir el momento en que
mo personal me parece, cuando menos, saludable ante la j han quedado empobrecidos y petrificados y los errores de los
teóricos posteriores de insistir en su utilización, sin com ¬
pretendida ortodoxia de algunas « escuelas » cuyos maestros
habían impuesto ua rigidez metodoló gica de una pobreza que
prender que el marxismo es una práctica dinámica cuyo desa-
se reflejaba en los resultados finales de sus investigaciones y,
I rrollo tiene que pasar, forzosamente, por la superación his -
sobre todo, en las aplicaciones a estudios concretos, en el í tórica de sus propios postulados.
campo de la literatura , que se traducían en esquemá ticas
i Solamente en la tercera y última parte de su libro trata
aproximaciones (historicistas, economicistas, etc ,) a la obra
] Williams del hecho literario. También aquí, el autor aborda
de los autores estudiados.

Me permitirá el lector que no d é nombres de todos co¬

nocidos por tratarse, ahora, de la presentación de un libro
que los recoge y los analiza , intentando estudiarlos en un
|
JI
paciente y minuciosamente las diversas ideas que se han de-
sarrollado en la teoría marxista, desde Marx y Engels

más concretamente, desde Plejá nov hasta nuestros d ías. No —-
se trata, claro está, de hacer historia, ni de establecer un pa
o,

contexto más amplio y no únicamente en el campo cerrado norama de autores y obras, sino de analizar críticamente los
del marxismo. Williams , aú n habiendo escrito un libro « mar- conceptos, ideas y categorías literarias expresadas por el mar¬
xista », tiene plena conciencia de que muchos de los conceptos
— —
xismo, en contacto con otros desarrollos est é ticos parale¬

que utiliza y en particular los cuatro que constituyen la
primera parte del libro: cultura, lenguaje , literatura e ideo¬
los, convergentes o divergentes que se han sucedido en el
último siglo. Sin duda , la voluntad de enriquecer críticamente


log í a no sólo no son exclusivamente conceptos marxistas,
aunque el marxismo haya contribuido poderosamente a su
caracterizaci ó n en el último siglo, sino que la aportación es¬
el marxismo es el objetivo primordial de Williams, pero sus
planteamientos se alejan con insistencia de todo aquello que
pueda suponer dirigismo o determinismo cultural. El último
apartado de esta tercera parte se titula « La prá ctica creati¬
pecífica del marxismo en su configuración ha sido, cuando
menos, irregular. La tentativa de Williams viene expresada
de una forma muy clara y creo que en ella estriba su aporta¬
— —
va », prá ctica que es y tiene que ser actividad libre del
escritor. Que una obra admita con 'posterioridad lecturas di
versas no presupone en la « práctica creativa » determinantes
-
ción más positiva: « Examino específicamente la utilización
sociales o ideol ógicos. Eso no , , es ó bice, claro está, para
que hace el marxismo de estos conceptos, pero asimismo es¬
toy interesado en ubicarlos dentro de desarrollos más gene¬
rales (...) estoy interesado por comprender las diferentes for¬
|
j
que Williams — —
o cu álquier otro teó rico marxista pueda
ejercitar tambié n una lectura personal o integradora: «La
mas del pensamiento marxista más en su interacción con I composición escrita, escribir, es a menudo una nueva articu-
otras formas del pensamiento que como una historia, sea ha-
j Iación y, efectivamente, una nueva formaci ón que no se ex-
giográ fica o ajena.»
j tiende m ás allá de sus propios modos. Sin embargo, separar -
Así planteado el libro, Williams se extiende, en una se¬ j la como arte, que en la prá ctica involucra siempre parcial-
* mente, y a veces totalmente, elementos de cualquier parte del
gunda parte, en lo que constituye «su » teoría cultural, apor¬
continuum , significa perder contacto con el proceso creativo
tación inteligente y esclarecedora en muchos puntos. Así, por
ejemplo, cuando trata de clarificar los conceptos de « base »
sustantivo y luego idealizarlo; ubicarlo por encima o por de-
y « superestructura », quitá ndoles su carácter de «elementos j bajo de lo social cuando en realidad constituye lo social en
consecutivos », cuando en la práctica son indisolubles, y pro¬ | una de sus formas más distintivas, duraderas y totales. Por
. lo tanto, la prá ctica creativa es de muchos tipos. Es desde
poniéndose analizarlos a través de la compleja categoría de 1
« determinación ». Es también interesante su an á lisis desmi
ya y activamente nuestra conciencia prá ctica.»
- ( En opinión de Williams, este libro « difiere, en varios pun-
8
9
r
tos clave, de lo que es ampliamente conocido como la teoría
marxista; e, incluso, de gran parte de sus variantes ». Sin em¬ Introducci ó n
bargo, él autor cree que su posició n puede definirse como
materialismo cultural : « una teor ía de las especificidades del
material propio de la producción cultural y literaria del ma¬
terialismo hist órico ». En este sentido, pues, y pese a sus di¬
vergencias con el pensamiento anterior, cree que se trata de
una teor ía marxista y « de lo que al menos yo pienso que es
el pensamiento fundamental del marxismo ». Es dif ícil juzgar Este libro ha sido escrito en una era de cambio radical.
la propia valoración de Williams. La crisis del marxismo de Su temá tica, marxismo y literatura , forma parte de este
hoy y de sus ideas culturales y est éticas puede ser enjuicia ¬ cambio. Hasta hace veinte a ños, y especialmente en los pa íses
da desde ópticas plurales. Más que crisis es, con toda probabi¬ angloparlantes, hubiera sido posible suponer, por una parte,
lidad , a tenor de sus formulaciones aferradas a la exégesis de que el marxismo conforma un cuerpo estable de teor ía o
los textos de los clásicos
— — desde Plejá nov a Gramsci , por
citar dos nombres , una lenta e indolora agonía a la que to¬
doctrina , y por otra, que la literatura es un cuerpo estable de
trabajo, o de tipos de trabajo, con una serie de cualidades y
propiedades generales bien conocidas. Un libro de este tipo,
das las ideologías que han cumplido un largo y fructuoso ci ¬
clo está n biol ógicamente condenadas. Ahora bien, el propio entonces, podr ía haber examinado razonablemente los pro¬
Williams habla de lo que él llama las « variantes » del marxis¬ blemas que surgen de las relaciones planteadas entre estos
dos temas o, aceptando cierto tipo de relación, haber pasado
mo. ¿ Cuáles reconoce él o cuáles se reconocen a s í mismas rápidamente a algunas aplicaciones específicas. En la actua ¬
como « variantes » de ese pensamiento secular ? Nadie puede ne¬ lidad la situación es muy diferente. El marxismo, en muchas
gar, supongo, que muchas de esas posibles « variantes » forman
esferas de actividad, y tal vez especialmente en la esfera de
parte , en la actualidad , del pensamiento contemporáneo, reco¬ la teor
ía de la cultura, ha experimentado un significativo re¬
nozcan o no sus autores su origen marxista. También perte¬ surgimiento a la vez que una apertura y una flexibilidad res¬
nece a ú na tradició n cultural la ruptura con el padre, violenta , pecto del desarrollo teórico. Entretanto, la literatura se ha
a veces, insensible y progresivamente distanciada, las más.
,
tornado problemá tica en una serie de nuevos aspectos por
Tratar de establecer hoy, en los distintos campos de razones que le son afines .
la cultura, lo que nos une o nos separa del marxismo pue¬ El prop ósito de este libro es presentar este período de
de ser una curiosidad intelectual, expresión de un senti¬ desarrollo activo de la ú nica manera que parece apropiada
miento de culpabilidad o una acción liberadora hacia for¬ a un cuerpo de pensamiento que todavía se halla en movi¬
mas renovadas de creaci ón que, aunque no lo sepan, son o
r miento, procurando a la vez clarificarlo y contribuir a su
no son tributarias de antiguas, fructíferas y ya venerables desarrollo. Esta actitud implica, necesariamente, reexaminar
ideas. No creo que a muchos de los intelectuales creadores
,
las posiciones más primitivas, tanto marxistas como no mar-
de hoy Ies inquiete demasiado lo que es, más que otra cosa, xistas. Sin embargo, lo que se ofrece no es un sumario; es
un problema de etiqueta que ya amarillea en su equipaje di
una crí tica y un debate.
cultural. ¿ Williams marxista ? Quizás sí. Pero no es pre¬ Un modo de explicitar mi concepción de la situación a
ciso, repito, atender demasiado a la etiqueta. Su libro, en partir de la cual principia este libro es describir, sucinta ¬
todo caso, es un buen pretexto para reflexionar sobre algunos > mente, el desarrollo de mi propia actitud ante el marxismo
temas que siempre interesará n a aquellos a quienes importe y la literatura , dos temas que, tanto en la prá ctica como en
conocer lo que ha sido un debate de primera magnitud en la lo que se refiere a la teor ía , han ocupado la mayor parte
elaboración del pensamiento teórico de la literatura , desde de mi vida activa . Mis primeros contactos con la cuestión
finales del siglo xix hasta, en el peor de los 'casos, el mo
mento actual.
¬
i literaria en el marxismo se produjeron cuando llegué a Cam¬
bridge, en el añ o 1939, con el objeto de estudiar lengua ; no
J. M. CASTELLET en la facultad , sino en la prolífica polémica estudiantil. En
Junio de 1980 aquella época el debate y el aná lisis polí tico y económico mar-
í
10 11

í
T
i

que yo me hallaba particularmente interesado, comencé a


xista, o al menos comunista y socialista, ya me resultaban re¬ comprender y a definir una serie de problemas que desde
lativamente familiares. Mi experiencia de crecimiento en el entonces ocuparon la mayor parte de mi obra. Excepcio¬
seno de una familia de la clase trabajadora me había lle¬ nalmente aislado dentro de las cambiantes formaciones po ¬

vado a aceptar la posición polí tica básica que ellos soste¬ líticas y culturales de los últimos a ños de la d écada de
n ían y clarificaban. Los asuntos cultural y literario, tal como 1940 y de principios de la d écada de 1950, procuré descu ¬
tropecé con ellos, eran, efectivamente, una prolongación de brir un área de estudio en la cual algunos de estos interro¬
esto, o un tipo de afiliación a esto. Por entonces no lo com¬ gantes pudieran ser respondidos y otros pudieran ser inclu¬
prend í así con claridad. La dependencia, creo, todavía no so formulados. Durante la misma é poca estudié intensamen¬
es comprendida en general en todas sus implicaciones. Pr ác¬ te el marxismo y continué compartiendo la mayoría de sus
ticamente nadie se convierte en marxista en función de ra¬ posiciones políticas y econ ómicas, aunque llevando adelante
zones que son originariamente culturales o literarias, sino mi propia obra cultural y literaria e investigando desde una
en función de compulsivas razones políticas y económicas. distancia intencionada. Este período se halla sintetizado en
En la premura que caracterizó a la d écada de 1930 o que mi libro Culture and Society y, en el contexto actual, en su
caracteriza a los a ños setenta, todo ello resulta comprensible, .
capí tulo sobre « marxismo y cultura »
aunque puede significar que un estilo de pensamiento y cier¬ Sin embargo, a partir de mediados de la década de 1950
tas proposiciones determinadas son escogidas y aplicadas, comenzaron a surgir nuevas formaciones que fueron agru¬
de buena fe, como si formaran parte de un compromiso po¬ padas bajo la denominación de la Nueva Izquierda. En esta
lí tico sin tener necesariamente ninguna esencia independien¬ época hallé una inmediata afinidad entre mi propio tipo de
te y, ciertamente, sin provenir necesariamente del an álisis trabajo literario y cultural y posiciones que, de hecho, ha¬
y la elaboración básicos. De este modo describir ía yo mi pro¬ bían estado latentes desde los años de 1947 y 1948, como se
pia posici ón como estudiante durante el per íodo comprendido vislumbra en el trabajo publicado bajo el título de Politics
entre los a ños 1939 y 1941, en el cual un marxismo confiado and Letters; posiciones que permanecían sin desarrollar por¬
aunque altamente selectivo coexistía torpemente con mi traba¬ que las condiciones para una elaboración de ese tipo aún

jo. académico ordinario hasta que la incompatibilidad tan f á¬
cilmente negociable entre los estudiantes como entre lo que — —
no exist ían plenamente. Asimismo, encontré fundamental¬


se consideraba el establishment pedagógico se convirtió en
un problema; no en cuanto a las campa ñas políticas o a la po¬
lémica , sino, muy rigurosamente, para m í mismo y para todo
mente que el pensamiento marxista era diferente, y en al¬
gunos aspectos radicalmente diferente, de lo que yo y la ma¬
yoría de la gente entendía en Gran Bretaña por marxismo.
Se establecieron contactos con trabajos anteriores que has¬
lo que pudiera denominar como mi , propio pensamiento. Lo ta entonces no se habían cruzado en nuestro camino; por
— —
que verdaderamente aprendí compartiéndolo de las in ¬
flexiones dominantes que asumía aquella actitud marxista I
ejemplo, la obra de Luk á cs y de Brecht. Existía una nueva
obra contemporánea en Polonia, en Francia y . en la propia
inglesa es lo que ahora denominar ía, todavía respetuosa ¬ Gran Breta ñ a. Y mientras una parte de esta obra estaba
mente, populismo radical. Era una tendencia popular, activa i explorando nuevos campos, otra gran parte de ella, precisa¬
mente la m ás interesante, entendía al propio marxismo como
y comprometida, preocupada mucho . más (para su propio
beneficio) por producir literatura que por juzgarla , e intere¬ un desarrollo histórico con una serie de posiciones sumamen¬
sada sobre todo en relacionar la literatura activa con las vi¬ te variables e incluso alternativas.
das de la mayor ía de nuestro propio pueblo. Al mismo tiem ¬
po, y paralelamente, su esfera de acción , aun en lo que ! Comencé entonces a leer más intensamente la historia
del marxismo, procurando delinear especialmente la con¬
atañía a las ideas marxistas, era relativamente estrecha y
exist ían numerosos problemas y tipos de debate sumamente
desarrollados en estudios especializados, con los que no se
I cepción particular, tan decisiva para el análisis cultural y
literario, que hoy reconozco ha sido originariamente siste¬
matizada por Plejanov, que recibía el apoyo importante de
relacionaba en absoluto y a los cuales, en consecuencia, a los últimos trabajos de Engels y que fuera popularizada por
menudo se descartaba. En la medida en que comenzaron
a surgir dificultades en las á reas de actividad e interé s en
? las tendencias dominantes del marxismo soviético. Compren -
12
I 13
r
der claramente aquella concepción teórica y su cará cter hí¬ thusser, las síntesis variables y en evolución del marxismo
brido con un sólido populismo radical nativo significaba y de algunas formas del estructuralismo. Al mismo tiempo,
comprender tanto mi respeto como mi distancia respecto dentro de esta significativa actividad nueva , había un mayor
de lo que hasta el momento había conocido cómo marxismo i acceso a los trabajos más antiguos, especialmente los de
.
tout court Asimismo, significaba recuperar una concepción la Escuela de Frankfurt (en su período más significativo,
durante los a ños treinta y cuarenta ) y particularmente la
del grado de selección e interpretació n que, tanto en rela¬
ción con Marx como con la extensa argumentación e investi¬ obra de Walter Benjamin ; la obra extraordinariamente ori¬
gación marxista, representaba efectivamente aquella posi¬ i ginal de Antonio Gramsci; y, como un elemento decisivo de
ción familiar y ortodoxa. Por lo tanto, pude incluso estudiar un nuevo concepto de la tradición , la obra nuevamente tra¬
a los marxistas ingleses de los años treinta de un modo di¬ ducida de Marx, y especialmente los Grundrisse. Durante el
ferente, especialmente a Christopher Caudwell. Resulta ca¬
racterístico que la controversia sobre Caudwell, que yo había
seguido muy cuidadosamente durante Jos últimos añ os cua ¬
renta y principio de los cincuenta, se había centrado sobre
—período en que ocurría todo esto, reflexionaba a menudo
y en Cambridge tema un motivo directo de reflexi ón

acerca del contraste que existía entre la situación que vivía
el estudiante socialista de literatura en el año 1940 y la si¬
una cuestión característica del estilo de aquella tradición i
.
tuación que ten ía en el a ño 1970 Generalmente tenía ra ¬

ortodoxa: «¿Son sus ideas marxistas o no lo son ? » Es un zones suficientes para reflexionar sobre la sorpresa que ma ¬
estilo que se ha conservado; en algunos rincones, en cier¬ nifestaba cualquier estudiante de literatura en una situación
tas afirmaciones veraces sobre si esto o aquello es o no es en la que una concepció n que había sido arrastrada a una
una posición marxista. Sin embargo, al conocer algo m ás condición de estancamiento, o a posiciones locales y parciales,
de la historia del marxismo y de la variedad de tradiciones en los añ os treinta y cuarenta, estaba siendo vigorosa y sig¬
selectivas y alternativas que se agrupan dentro - de ella, po¬ nificativamente reconsiderada.
día al menos liberarme del esquema que había constituido
; A principios de los a ñ os setenta comencé a examinar es¬
tal obstáculo tanto para la certeza como para la duda: el es¬ - 4 tas cuestiones en una serie de conferencias y de clases en
quema de las posiciones marxistas establecidas y conocidas Cambridge; al principio con alguna oposición por parte de
que, en - general, eran las únicas aplicables, y el correspon ¬ mis colegas de la facultad , que sabían (pero que no saben)
diente abandono de todos los dem ás tipos de pensamiento, i qué significaban el marxismo y la literatura. Sin embargo,
como el no marxista, el revisionista , el neohegeliano o el esto importaba menos que el hecho de que mi propio debate
burgués. Una vez que el cuerpo central de pensamiento era
comprendido en sí mismo como activo, en desarrollo, in ¬
i
.
solitario, prolongado y a menudo interior, con lo que yo
había conocido como marxismo, ocupaba su lugar en una
concluso y persistentemente contencioso, volvieron a abrirse seria y extensa investigación internacional. Tuve oportuni¬
muchos de aquellos interrogantes; y, en honor a la verdad , dad de divulgar mis aná lisis en Italia, Escandinavia , Fran¬
mi respeto por el cuerpo de pensamiento considerado en cia, Norteamérica y Alemania , y ante visitantes de Hungría ,
su totalidad , incluyendo la tradición ortodoxa considerada Yugoslavia y la Unión Sovié tica. Este libro es el resultado
ahora como una tendencia dentro de esa totalidad , se incre¬
;
de aquel período de análisis en un contexto internacional
ment ó de modo decisivo y significativo. He llegado a compren¬ en el que he tenido el sentimiento, por primera vez en mi
der cada vez con mayor claridad las diferencias radicales que vida, de pertenecer a una esfera y a una dimensión de tra¬
presenta respecto de los dem ás cuerpos de pensamiento; y, bajo en la que podía sentirme absolutamente cómodo. Sin
al mismo tiempo, las complejas conexiones que mantiene embargo, he tenido presente en cada momento la historia
con ellos . y los numerosos problemas que todavía se hallan en de los treinta y cinco a ños anteriores, durante los cuales
vías de solución. \ cualquier contribució n que yo pudiera aportar había sido
Fue precisamente en esta situación cuando sentí la agi ¬ desarrollada en contacto directo y complejo, aunque a
tación que me produjo establecer contacto con nuevas obras
I menudo indocumentado, con los asertos y las ideas mar¬
marxistas: las últimas obras de Luk á cs, las últimas obras
de Sartre, el desarrollo de la labor de Goldmann y de Al - i xistas.
Tal historia individual puede revestir alguna importancia

14 15
"
i

para el desarrollo del marxismo y del pensamiento elaborado


sobre el marxismo en Gran Breta ña durante ese período.

debido a la relativa poca familiaridad que caracteriza a
algunos de sus elementos, forma parte de lo que al menos
Sin embargo, tiene una importancia más inmediata para el yo pienso que es el pensamiento fundamental del marxismo.
carácter de este libro y para su organización. En la primera Con el objeto de sostener el análisis, la discusión y la
parte cuestiono y analizo cuatro conceptos básicos: « cul¬ !

presentaci ón de posiciones teóricas nuevas o modificadas,
tura » , « lenguaje », « literatura » e « ideología ». Ninguno de ellos he debido mantener el libro dentro de una dimensión teó¬
es exclusivamente un concepto marxista, aunque el pensa¬ rica primaria. En muchos aspectos esto será bien compren¬
miento marxista ha contribuido a su caracterización; a veces dido e incluso bienvenido. Sin embargo, debo aclarar, co¬
significativamente, por lo general de un modo irregular. Exa¬ nociendo la solidez que caracteriza a otros estilos de trabajo,
mino específicamente la utilizaci ón que hace el marxismo de especialmente en relación con la gran mayor ía de mis lec¬
estos conceptos, pero asimismo estoy interesado en ubicarlos tores ingleses, que , aun siendo este libro casi totalmente
dentro de desarrollos m á s generales. Esto es consecuencia
1
• teórico, en él cada posición ha sido elaborada a partir del
del desarrollo intelectual que he descrito: estoy interesado minucioso trabajo prá ctico que he realizado previamente y
por comprender las diferentes formas del pensamiento mar¬ '
1 de su interacción consecuente —
sea ésta implícita
otros tipos de procedimientos e hipótesis teóricos. Tal vez
—con

¡
A
xista más en su interacción con otras formas del pensamien¬
to que como una historia separada, sea hagiográfica o ajena. yo sea más consciente que nadie de la necesidad de ofrecer
A la vez, el reexamen de estos conceptos fundamentales, es¬ ejemplos detallados a fin de esclarecer algunos de los con ¬
pecialmente los de la lengua y la literatura, abre el camino • f ceptos menos familiares; aunque, por una parte, este libro
hacia la crítica y la contribución subsiguientes; En la segunda procura ser en algunos aspectos un punto de partida para
parte analizo y discuto los conceptos clave de la teoría cul¬ un nuevo trabajo, y, por otra parte, algunos de los ejem¬

—. —
tural marxista, de la cual y esto constituye una parte esen¬
cial de mi exposición parece depender en la prá ctica la
plos que ofreceré ya han aparecido en libros escritos con
anterioridad . Por lo tanto, quien desee saber lo que yo « pr á c¬
teoría literaria marxista No es solamente un análisis de los ticamente, realmente » significo a través de ciertos conceptos,
elementos que conforman un cuerpo de pensamiento; ex¬ puede remitirse, a fin de obtener algunas instancias direc¬
ploro variantes significativas y, en algunos puntos específicos, trices, a los ejemplos de las indicaciones y anotaciones que
especialmente en los capítulos finales, introduzco mis propios aparecen en Drama in Perfomance ; a las convenciones de
conceptos. En la tercera parte extiendo nuevamente el anᬠDrama form Ibsen to Bretch ; a las estructuras del senti¬
lisis a las cuestiones de la teoría literaria en la cual las va¬ •i miento planteadas en las obras Modern Tragedy, The Coun¬
riantes del marxismo son interactivas con otros tipos de 3 try and the City y The English Novel from Dickens to Law¬
pensamiento con el que se hallan relacionados y que a veces -
rence , a las tradiciones, instituciones y elaboraciones sobre
resultan alternativos. En cada una de estas partes, mientras lo dominante , lo residual y lo emergente en algunas partes
presento un an álisis y una discusión de los elementos clave de la obra Culture and Society y en la segunda parte de The
y de las variantes del pensamiento marxista, me preocupo Long Revolution ; y en lo que se refiere a la producción cul¬
asimismo por desarrollar de modo teórico una posición a tural material, a la obra Television: Technology and Cultural
la que he arribado con el paso de los a ñ os. Esta difiere, en Form. Escribiré aqu í algunos de estos ejemplos de un modo
varios puntos clave, de lo que es ampliamente conocido diferente, desde una posici ó n teórica más desarrollada y usu ¬
como la teoría marxista ; e incluso de gran parte de sus fructuando las ventajas que reporta un vocabulario más di ¬
variantes. Es una posición que puede ser descrita brevemente fundido y más consistente (este último ejemplificado en la
como de materialismo cultural: una teoría de las especifici¬ obra Keywords ) . Sin embargo, los ejemplos deben ser men ¬
dades del material propio de la producción cultural y lite¬ cionados con la advertencia de que este libro no es un
.
raria dentro del materialismo hist órico Sus detalles perte¬ 1 trabajo teórico separado, sino que constituye una argumenta¬
necen a la totalidad de la argumentación; sin embargo, debo ción basada en todo lo que he aprendido de las obras previas
decir en este punto que, a mi modo de ver, es una teor ía en general y que se ubica en una relación nueva y conscien ¬

16

marxista, y en sus campos específicos, a pesar de e incluso I
te con el marxismo.

17
v

r
Finalmente, me alegra poder decir cuá nto he aprendido
de mis colegas y de los estudiantes de muchos países, espe¬
I . CONCEPTOS B ÁSICOS
cialmente en la Universidad de Cambridge; en la Universidad i
de Stanford, California; en la Universidad McGill, Montreal;
en el Instituto Universitario Oriental, Nápoles; en la Uni¬
versidad de Bremen y en el Instituto para el Estudio del *
Desarrollo Cultural de Belgrado. Debo mi agradecimiento
personal a John Fekete y, a lo largo de muchos a ños, a Ed ¬
ward Thompson y Stuart Hall. Este libro no podría haber
sido escrito sin el apoyo y la inagotable cooperación de mi
esposa. '

R. W.

- k

i
*
i

-
.i
*

. •

JI
4

I
í:
a.
tí -
E

%
18 ft
n
!

i
y
I
w
VMBUa
ft
g

m
I
1
S

m
5
- ? t . Cultura
w ?*.
»
! , I
IT 3
i
En el centro mismo de un á rea principal del pensamiento
¥ =.
i v »
y la práctica modernos aparece un concepto que es frecuen¬
temente utilizado en las descripciones, « cultura », que en sí
mismo, en virtud de la variació n y la complicaci ón, com ¬
prende no sólo sus objetos, sino también las contradicciones
-
? :• ” a través de las cuales se ha desarrollado. El concepto funde
Á

* :.i .
i y confunde a la vez las tendencias y experiencias radical .
mente diferentes presentes en formación. Por tanto, resulta ’ -
imposible llevar a cabo un análisis cultural serio sin tratar
de tomar conciencia del propio concepto; una conciencia que
i
4t
.•
i I debe ser histórica , como veremos m á s adelante. Esta vaci¬
lació n ante lo que parece ser la riqueza de la teoría desarro¬
Í llada y la plenitud de la práctica lograda adolece de la in¬
f; comodidad, e incluso de la ineptitud , de cualquier duda ra¬
i dical. Literalmente, es un momento de crisis: una conmo¬
ción de la experiencia, una ruptura del sentido de la histo¬
:: ria, que nos obligan a retroceder desde una posición que pa¬
recía positiva y ú til: todas las inserciones inmediatas a una
}
2 tesis crucial, todos los accesos practicables a una actividad i
inmediata. Sin embargo, no se puede bloquear el avance.
Cuando los conceptos más básicos
— los conceptos, como
:P-''" •
v r-



se dice habitualmente, de los cuales partimos dejan re¬
pentinamente de ser conceptos para convertirse en problemas
no problemas anal íticos, sino movimientos hist óricos que

todavía no han sido resueltos , no tiene sentido prestar
oídos a sus sonoras invitaciones o a sus resonantes estruen¬
dos. Si podemos hacerlo, debemos limitarnos a recuperar
la esencia en la que se han originado sus formas.
Sociedad , economía, cultura: cada una de etas « á reas »,
4 identificadas ahora por un concepto, constituye una formu ¬
lació n hist ó rica relativamente reciente. La « sociedad » fue la
camaradería activa, la compa ñía , « el hacer com ú n » , antes
de que se convirtiera en la descripción de un sistema ' o un
orden general. La « economía » fue el manejo y el control de
1 un hogar familiar y más tarde el manejo de una comuni¬
dad , antes de transformarse en la descripción de un percep¬
tible sistema de producción, distribució n e intercambio. La

21
1

1
r

« cultura », antes de estas transiciones, fue el crecimiento y « natural », una «economía natural », con
leyes del tipo de las
la marcha de las cosechas y los animales y, por extensión
, f sico.
leyes del ( « invariable ») mundo í
el crecimiento y la marcha de las facultades humanas . Den ¬ s La mayor parte del pensamiento social moderno parte de
estos conceptos y de las notas inherentes a su formación,
tro de su desarrollo moderno , los tres conceptos no evolu ¬

, sino que cada uno de ellos , en un de sus problemas aún por resolver y que habitualmente se
cionaron arm ó nicamente
momento crítico, fue afectado por el curso de comprender los demás. i dan por sentados. Por lo tanto, existen un pensamiento « po¬
podemos 5 lítico», « social» o «sociológico » y « econ ómico », y se supone
Al menos, éste es el modo en que hoy •

verda¬ I que ellos describen «áreas», entidades comprensibles. Habi¬


sü historia. Sin embargo, en el curso de los cambios alguna
deros, lo que se mezcló con las nuevas ideas, y ensiempre tualmente, se agrega, aunque a veces de un modo reluctante,
que existen, por supuesto, otras «á reas »: fundamentalmente
medida se fijó a ellas, fue un tipo de experiencia », el área « psicológica » y el área « cultural». Sin embargo,
compleja y sin ningún precedente en absoluto. La «sociedad en
adjudic ó con respecto a las relaciones tanto es mejor admitir éstas que rechazar aquéllas, habi¬
con el acento que se le rigidez '3
tualmente no se percibe que sus formas provienen, en la
inmediatas, fue una alternativa consciente ante la S
práctica, de los problemas irresolutos de la configuración
formal de un orden heredado, considerado á» m s tarde como
un orden impuesto: el « Estado » . La « econom í a , con el acen¬ inicial de los conceptos. ¿ Es la psicología « individual » («psi¬
to que se le adjudic ó en relaci ó n con el manejo y el con¬ cológica ») o «social» ? Este problema puede descartarse a
fin
trol, fue un intento consciente de comprender y controlar I de discutirlo dentro de la disciplina apropiada hasta el mo¬
un cuerpo de actividades que habían sido asumidas Por no 1 mento en que se descubre que el problema de qué es « social »
sólo como necesarias, sino como actividades ya dadas . lo ha dejado sin resolver el desarrollo predominante de « so¬
una ciedad ». ¿Comprendemos la «cultura » como «las artes », como
tanto, cada concepto interactuaba con una historia y sus « un sistema de significados y
experiencia cambiantes . La « sociedad », elegida por su ¬
valores» o como un « estilo de
tancia y su necesidad primordial la , « sociedad civil » , que •í
vida global » y su relación Con la « sociedad » y la «economía » ?
», se Los interrogantes deben plantearse, pero es sumamente di¬
podría ser distinguida de la rigidez formal del « Estado
convirtió a su vez en algo abstracto y sistem á tico . En conse ¬ f ícil que seamos capaces de ofrecer una respuesta a menos
cuencia, se hacían necesarias nuevas descripciones
tancia inmediata que la sociedad « » eventualmente
de la
exclu
sus
ía
¬
. m & que reconozcamos los problemas que se hallan implícitos en
los conceptos de « sociedad » y «economía », que han sido
Por ejemplo, el «individuo», que alguna vez había significado
el concepto de indivisible, un miembro de un grupo fue ,
no s ó lo
,
esperado
de¬ m transmitidos a conceptos tales como « cultura » en virtud de
la abstracción y la limitación que caracterizan a tales tér¬
minos .
sarrollado hasta convertirse en un término
sino incluso contrario: « el individuo » y la « sociedad
» . La El concepto de « cultura », cuando es observado dentro del
« sociedad », en sí misma y en lo que respecta a sus té rminos contexto más amplio del desarrollo histórico, ejerce una fuer¬
i. te presión sobre los té rminos limitados de todos los demás
derivados y calificados, es una formulación de la experiencia conceptos. Esta es siempre su ventaja; asimismo, es siem¬
que hoy sintetizamos bajo la denominación de la «sociedad» 3.
pre la fuente de sus dificultades, tanto en lo que
burguesa »: su creación activa contra la rigidez del « Estado se refiere

— ií
'
a su definición como a su comprensión. Hasta el siglo XVIII
feudal; sus problemas y sus límites dentro de este tipo dee todavía era el nombre de un proceso: la cultura de algo, de
creación; hasta que, paradó jicamente, se distingue de

incluso se opone a sus propios impulsos iniciales. Del
mismo modo, la racionalidad de la « econom ía », considerada
como un modo de comprender y controlar un sistema
de il
'
la tierra, de los animales, de la mente. Los cambios deci¬
sivos experimentados por la « sociedad » y la « economía » ha ¬
bían comenzado antes, en las postrimerías del siglo
xvi y
ó n directa durante el siglo xvu ; gran parte de su desarrollo esencial
producción , distribución e intercambio en relaci econó¬ se completó antes de que la « cultura » .incluyera sus nuevos
con la institución actual de un nuevo tipo de sistemamismos y evasivos significados. Esta situación no puede comprender¬
mico, se conservaba aunque se ve ía limitada por los

mm
de la ins¬ se a menos que tomemos conciencia de lo que había ocurrido
problemas que afrontaba. El verdadero producto i

titución racional y del control era proyectado como algo a la « sociedad » y a la « economía »; de todos modos, nada
a 23
22


r
examinemos superposiciones que se producían entre todos estos concep¬
puede ser plenamente comprendido a menos que xvm necesi¬ tos modernos formulados y entre ellos y los conceptos resi¬
o modern o que en el siglo
un decisivo concept
. duales de tipo más antiguo han sido excepcionalmente com¬
taba una nueva palabra: civilización a hom¬ plejas.
La noción de « civilizar», en el sentido de ubicar los a ; se « Civilización » y « cultura » (especialmente en la fase co¬
bres dentro de una organización social ,
ya era conocid
m , originaria, en que se denominaban « cultivo ») eran, en
ú n
apoyaba sobre los t é rminos civis
expresado por el adjetivo «civil » en el
educado o cortés. Fue extendido
y civitas
positiva
y su propósito era
sentido
mente ,
de ordenado,
tal como he¬
» Sin embargo,
: efecto, durante las postrimerías del siglo xvm, términos in¬
tercambiables. Cada uno de ellos llevaba consigo el problem á¬
tico doble sentido de un estado realizado y de un estado del
mos observado, al concepto de «sociedad civil .esto . Encerra ¬ desarrollo realizado. Su divergencia eventual tiene numero¬
ía de significar algo más que
« civilización » habr sas causas. En primer lugar, existía el ataque a la « civiliza¬
: un estado realizado,
ba dos sentidos históricamente ligados tambi én un ción » acusada de superficial ; un estado « artificial » distinto de
que podría contrastar con la « barbarie » , y ahora
un estado « natural »; el cultivo de las propiedades « externas »
estado realizado del desarro llo , que implica
progreso histórico. Ésta fue la nueva racionalidad ció n au
de la Ilustración , combinada de hecho con la. celebra
ba el proceso
hist ó
y el
rica
y de
- — —
la urbanidad y el lujo en oposición a necesidades é im¬
pulsos más « humanos ». Este ataque, a partir de Rousseau y a
través de todo el movimiento romántico, fue la base para un
..‘
v toatribuida de una lograda condición de refinamiento pro¬ importante sentido alternativo de la « cultura », considerada
orden. Fue esta combinación Ib que habría de resultar univer¬ como un proceso de desarrollo « interior » o « espiritual» en
K blemático. La perspectiva del desarrollo de la historia Un ade¬
sal característica del siglo xvxn constitu yó sin duda oposición a un desarrollo « exterior ». El efecto primario que
resultó de esta alternativa fue asociar la cultura con la reli¬
-
i; ,.., . lanto significativo. Constituyó el paso crucial m ás historia
allá de la
gión, el arte, la familia y la vida personal, como algo distinto

ir,
concepció n relativamente está tica ( «eterna ») de la ísicos.
que había dependido de supuestos religiosos o metaf sen¬
Los hombres habían producido su propia historia en
este
— —
de o activamente opuesto a la « civilización » o « sociedad »
en su nuevo sentido abstracto y general. A partir .de esta con¬
do la cepción , aunque no siempre con todas sus implicaciones, la
V;
V., •’,.•
tido especial: ellos o
.
( algunos de
«civilización» Este proceso fue secular y su
ellos ) hab ían alcanza
desarro , enllo « cultura »— considerada como un proceso general del desa¬

rrollo « interior » se extendi ó a fin de incluir un sentida des¬
ese sentido, fue un proceso histó rico. Sin embargo , al mismo
culmina do en un estado criptivo de los medios y productos de ese desarrollo; es de¬
tiempo fue una historia que hab í a cir, la « cultura » como clasificación general de «las artes », la
la civiliza ci ó n metropo litana de In¬
realizado: en la práctica ,
ae religión, las instituciones y las prá cticas de los significados y
explorab
glaterra y Francia. La insistente racionalidad que este los valores. Sus relaciones con la «sociedad » eran entonces
las dificulta des de
informaba todos los niveles y todas se problem á ticas, ya que éstas eran evidentemente instituciones
proceso se detuvo en el punto en que pudo afirmarse que y prácticas « sociales » aunque se consideraban diferentes del
había alcanzado la civiliza ci ó n. En realidad , todo lo que pudo
conjunto de las instituciones y prácticas generales y « exterio¬
de
ser racionalmente proyectado fue la extensión y el triunfo res» que hoy se denominan corrientemente con el término
estos valores alcanzados. i «sociedad ». La dificultad era normalmente negociada relacio¬
Esta posición, que ya se hallaba sometida al opresivo atay
¬ a
y metaf í sicos m á s antiguos nando la «cultura », aun cuando fuera evidentemente social en
que de los sistema s religios os
su práctica , con la « vida interior » en sus formas más accesi¬
al orden de las naciones asociadas a ellos, adquirió nuevos
tipos de vulnerabilidad. Las dos respuestas decisivas de
tipo r bles y seculares: con la «subjetividad », «la imaginación », y en
estos términos con « lo individual ». El énfasis religioso se de¬
moderno fueron, primero , la idea de la cultura , que presen ¬
r
hu bilitó y fue sustituido , por lo que en realidad era una meta¬
taba un sentido diferente del crecimiento y el desarrollo f ísica de la subjetividad y del proceso imaginativo. La « cultu¬
¬

manos, y ségundo, la idea del socialismo , que propon ía una


a una alternativa de la « civili¬ ra », o más específicamente el « arte » y la «literatura » (nueva ¬
crítica social e histórica junto radas como condiciones & mente generalizados y abstraídos) , eran considerados como el
zación » y la « sociedad civil » conside registro más profundo, el impulso más profundo y el recurso
fijas y realizadas Las. ampliac iones , las transferencias y las
25
24
..
'
.

F

má s profundo del « espíritu humano ». La « cultura » era enton ¬


!
ces la secularización , a la vez que la liberalización, de las for¬
mas metaf ísicas primitivas. Sus medios y sus procesos eran i desarrollo ? Desde la perspectiva de las historias universa¬
les la razón fue la propiedad y el medio fundamental carac¬
terístico; una esclarecida comprensión de nosotros mismos y


distintivamente humanos y fueron generalizados como subje¬
tivos, aunque ciertas formas cuasi-metaf ísicas « la imagina¬
ción », « la creatividad », « la inspiraci ón », «la est é tica » y el nue¬

5

4
del mundo que nos permite crear formas más elevadas del
orden natural y social, superando la ignorancia, la supersti¬
ción y las formas sociales y políticas a que habían conducido
vo sentido positivo del « mito» fueron ordenadas dentro de
un nuevo monumento funerario. i y que ellas mismas sostenían. En este sentido, la historia era
el progresivo establecimiento de sistemas más racionales y
Esta ruptura originaria se había producido con la « civili¬
zación » y con su presunto sentido «exterior ». Sin embargo, •
i por lo tanto má s civilizados. Gran parte de la confianza que
caracterizó a este movimiento se debió tanto al esclarecimien¬
en la medida en que la secularizaci ón y la liberación si ¬
guieron su curso, se produjo una presión sobre el propio con¬
cepto de « civilización ». Esta situación alcanzó un punto crí¬
tico durante el período de rápido desarrollo de la sociedad
I
i
to que personificaban las nuevas ciencias f ísicas como al sen¬
timiento de un orden social realizado. Resulta sumamente di¬
f ícil distinguir este nuevo sentido secular de la « civilización »
de un sentido secular comparable de la « cultura » considerada
industrial y de sus prolongados conflictos polí ticos y socia ¬ como una interpretación del desarrollo humano. Ambas eran
les. Desde cierta perspectiva este proceso form ó parte del
continuo desarrollo de la civilización: de un nuevo y más ele¬
t
3
ideas modernas en el sentido de que ponían é nfasis en la
capacidad humana no sólo para comprender, sino para edifi¬
vado orden social. No obstante, desde otra perspectiva , la ci¬ car un orden social humano. Ésta fue la diferencia decisiva
vilización fue el estado realizado al que estos nuevos desa ¬
;*í \. rrollos amenazaban con destruir. Por tanto, la « civilización »
se convirtió en un t é rmino ambiguo que denotaba por una
| que presentaban las dos ideas en relación con la temprana
derivación de los conceptos sociales y de los órdenes sociales

%f
a partir de supuestos estados religiosos o metaf ísicos. No obs¬
parte un desarrollo progresivo y esclarecido y por otra un tante, en el momento de identificar las verdaderas fuerzas
estado realizado y amenazado, y se torn ó cada vez má s re
trospectiva identificá ndose a menudo en la prá ctica con las
glorias recibidas del pasado. En este último sentido, la «civi¬
¬


impulsoras dentro de este proceso del « hombre que produ¬

ce su propia historia » surgieron perspectivas radicalmente
diferentes.
lización » y la « cultura » se superponen nuevamente como es
tados recibidos antes que como procesos continuos . Por lo
tanto, se aline ó una nueva batería de fuerzas contra la cul ¬
¬

fr En este sentido, una de las formulaciones más primitivas


que poma el acento sobre el « hombre que produce su propia
historia » fue la de Vico, que aparece en la obra The New

;AKV :
tura y contra la civilización : el materialismo, el mercantilis¬
mo, la democracia, el socialismo.
I! '
Science (del a ño 1725).
± ‘¡:
Afirmaba:
La « cultura » , entretanto, sufrió todavía otro desarrollo.
É ste es especialmente dif ícil de delinear, pero es fundamental ¬
mente importante porque condujo a la «cultura » considerada f
¡ . « Una verdad que se halla más allá de toda cuestión: el mundo
de la sociedad civil ha sido construido verdaderamente por los
como un concepto social , específicamente antropológico y so¬ i! 1 :
hombres, y sus principios, por lo tanto, deben ser hallados den ¬
ciol ógico. La tensi ón y la interacci ó n existente entre este senti¬ tro de las modificaciones sufridas por nuestra propia mente
do en desarrollo y el otro sentido del proceso « interior » y « las f k humana. Quienquiera que reflexione sobre esto no puede sino ma¬
artes » continu ó siendo evidente y sumamente importante. ravillarse por el hecho de que los filósofos hayan dirigido todas
En la prá ctica existi ó siempre alguna conexión entre am ¬ sus energías al estudio del mundo de la naturaleza, que, desde
que fue creado por Dios, solamente Él conoce; y que hayan re¬
bos desarrollos, aunque el é nfasis que se acord ó a uno u chazado el estudio del mundo de las naciones o el mundo civil,
otro result ó ser muy diferente. El origen de este segundo . s que, desde que fue construido por los hombres, ellos han tenido
sentido se halla arraigado en la ambigüedad de la « civiliza ¬ ii la esperanza de conocer » (p. 331 ).'
ción » considerada tanto un estado realizado como un estado
i
realizado del desarrollo. ¿ Cu á les eran las propiedades de este
i ti
1 . Todas las referencias pertenecen a las ediciones indicadas en la
estado realizado y , correspondientemente , de ios medios de su Bibliograf ía.
?
26 (? 27
í
|
_
«
1 .
I
1L
IF ir
r; . mente en la teoría marxista, esta complejidad es fuente de

fe En este punto, contra el carácter del tiempo, las « ciencias


naturales » son rechazadas y se otorga a las « ciencias huma¬
nas » un énfasis nuevo y sorprendente. Podemos conocer lo
.
grandes dificultades El problema de saber, al principio, si
sería una teoría de « las artes y la vida intelectual » en sus re¬
laciones con la «sociedad » o una teoría del proceso social que
que hemos hecho y podemos conocerlo realmente, precisa¬ produce «estilos de vida » específicos y diferentes, es sola¬
mente por haberlo hecho. Las interpretaciones específicas que mente el problema más evidente.
por entonces ofreció Vico tienen hoy muy poco interés ; sin El primer problema sustancial se halla en las actitudes
embargo, su descripción de un modo de desarrollo que fue a asumidas con respecto a la « civilización ». En este punto, la
la vez, e interactivamente, la configuración de las sociedades
f: y la configuración de las mentes humanas, es probablemente
el origen efectivo del sentido social general de la « cultura ».
)
decisiva intervención del marxismo consistió en el análisis de
la « sociedad civil» y de aquello que dentro de sus términos
se conocía por « civilización » como forma social específica: la
El propio concepto fue desarrollado por Herder en su obra ! sociedad burguesa creada por el modo de producción capita¬
'
'
A Ideas sobre la filosof í a de la historia de la humanidad (1784 - lista. Esto proporcionó una indispensable perspectiva crítica
.
1791) Él aceptaba el énfasis puesto en el autodesarrollo his¬ aunque se hallaba contenida en gran parte en los supuestos
tórico de la humanidad , pero argumentaba que era demasia ¬ l que habían producido el concepto; con mayor evidencia, el de
do complejo para ser reducido a la evolución de un simple ¡ un progresivo desarrollo secular; pero también el que se re¬
principio y especialmente a algo tan abstracto como la « ra¬ fería a un amplio desarrollo unilineal. La sociedad burguesa
zón »; y además, que era demasiado variable para ser reduci¬
do a un desarrollo progresivo y unilineal que culminaba en la
I
i
'
y la producción capitalista eran severamente atacadas y ob
servadas a la vez como históricamente progresistas (la última
-
« civilización europea ». Era necesario, afirmaba Herder, ha¬ | en té rminos admitidos, como en « la burguesía . .. ha converti-
blar de « culturas » antes que de « cultura », así como aceptar i • do a los países bárbaros y semibárbaros en naciones depen -
su variabilidad y reconocer dentro de toda cultura la comple¬
jidad y variabilidad de sus fuerzas configurativas. Las inter¬ II . dientes de los países civilizados», Manifiesto comunista, pá¬
gina 53) . El socialismo las sustituirá como próximo y más ele -
pretaciones específicas que él ofreció entonces, en términos vado estadio del desarrollo.
de pueblos y naciones «orgánicos» en contra del « universalis¬ I Es sumamente importante comparar esta perspectiva he¬
mo exterior » de la Ilustración, constituyen elementos del mo¬ redada con otros elementos del marxismo y de los movimien¬
vimiento romántico y hoy resultan de poco interés. Sin em ¬ .
tos radicales y socialistas que le precedieron A menudo, es -
bargo, la idea de un proceso social fundamental que configu¬ i pecialmente en los movimientos más tempranos, influenciados
re « estilos de vida » específicos y distintos constituye el ori¬ por una tradición alternativa que incluye la crítica radical de
gen efectivo del sentido social comparativo de la « cultura » y , la « civilización », no fue el carácter progresivo, sino el carác¬
actualmente, de sus necesarias « culturas » plurales.
v

--
ter fundamental contradictorio de este desarrollo lo que re
La complejidad que reviste el concepto de « cultura » es por | sultó decisivo. La « civilización » no solamente había produci
lo tanto sumamente clara. Se convirtió en el nombre del pro¬ 4
do riqueza, orden y refinamiento, sino también, como parte
ceso « interno » especializado en sus supuestos medios de ac¬ .
del mismo proceso, pobreza, desorden y degradación Fue ata¬
ción en la «vida intelectual » y « las artes ». Asimismo, se con¬ cada debido a su « artificialidad, a los notorios contrastes que
virtió en el nombre del proceso general especializado con sus evidenciaba en relación con un orden “ natural'’ o "humano"».
presuntas configuraciones en « todos los estilos de vida ». En Los valores esgrimidos contra ella no eran los del próximo y
una primera instancia tuvo una función fundamental en las más elevado estadio del desarrollo, sino los vinculados a la
definiciones de « las artes» y de « las humanidades ». En una esencial hermandad de los hombres, expresada a menudo
segunda instancia tuvo una función igualmente esencial en las como algo que debe ser tanto recobrado como conquistado.
definiciones de las « ciencias humanas» y las « ciencias so¬ Estas dos tendencias del marxismo, y del más amplio movi¬
.
ciales » Cada tendencia est á preparada para negar a cualquier miento socialista, a menudo han surgido juntas; no obstante,
otra tendencia todo uso adecuado del concepto, a pesar de en la teor ía, y especialmente en el análisis de la práctica his¬
haberse realizado numerosos intentos de reconciliación. En tórica subsecuente, deben ser radicalmente distinguidas .
toda teoría moderna de la cultura, aunque tal vez especial-
29
28

f-
s

La siguiente intervención decisiva del marxismo fue el re¬ cultural idealista. Por lo tanto, las posibilidades plenas del
chazo de lo qué Marx denominó « historiograf ía idealista », y concepto de cultura , considerada como un proceso social
en ese sentido, de los procedimientos teóricos de la Ilustra ¬ constitutivo creador de «estilos de vida » específicos y dife ¬
ción. La historia no era concebida (o no era concebida siem¬ rentes y que pudo haber sido notablemente profundizada por
pre o en principio) como la superación de la ignorancia o la el énfasis puesto en un proceso social material, se perdieron
superstición mediante el conocimiento y la razó n. Lo que durante un tiempo muy prolongado y en la prá ctica eran sus¬
aquella declaración y aquella perspectiva excluían era la his¬ tituidas a menudo por un universalismo abstracto y unilineai .
toria material, la historia de la clase trabajadora , de la indus¬ s Al mismo tiempo, la significación del concepto alternativo de
.
tria, como « libro abierto de las facultades humanas » La no ¬ cultura, que definía la « vida intelectual » y « las artes » , se vio
comprometida por su aparente reducció n a un status «su¬
ción originaria deí « hombre que produce su propia historia »
recibió un nuevo contenido fundamental a través de este énfa ¬ perestructural », y fue abandonada a fin de que fuera desarro¬
sis puesto sobre el « hombre que se hace a sí mismo» mediante llada por aquellos que, en el mismo proceso en que la idea¬
.
la .producción de sus propios medios de vida. De entre todas lizaban, eliminaban sus necesarias conexiones con la sociedad
y la historia y, en las áreas de la psicología, el arte y la creen¬
las dificultades detalladamente mostradas, éste fue el más
importante progreso intelectual de todo el pensamiento so¬ i cia , desarrollaban un poderoso sentimiento alternativo del
cial moderno. Ofrecía la posibilidad de superar la dicotomía & propio proceso humano constitutivo. Por lo tanto, no resulta
existente entre la « sociedad » y la « naturaleza » y de descubrir sorprendente que en el siglo xx este sentimiento alternativo
l
-
nuevas relaciones constitutivas entre la «sociedad » y la «eco¬
nomía ». En tanto que especificación del elemento básico del L.
haya llegado a cubrir y sofocar al marxismo, con alguna justi¬
ficación, debido a sus errores más obvios, pero sin tener que
proceso social de la cultura, era la recuperación de la tota¬ afrontar el verdadero desaf ío que se hallaba implícito; y muy
.
lidad de la historia Inauguró la inclusión decisiva de la his¬
toria material, que había sido excluida de la « denominada
m claro, en el originario planteamiento marxista.
En el complejo desarrollo sufrido por el concepto de «cul¬
historia de la civilización, que es toda una historia de las
.
religiones y de los Estados» La propia historia del capitalis¬
I.
i. .; .
tura », que por supuesto ha sido actualmente incorporado a
sistemas y prá cticas muy diferentes, existe una cuestión de¬
mo elaborada por Marx es sólo el ejemplo más prominente . cisiva que aparecía una y otra vez durante el período forma-
tivo del siglo xviii y principios del siglo xix, pero que én
Sin embargo, en este logro se presentan algunas dificulta¬
des. El énfasis que adjudicó al proceso social, de tipo cons¬ V- general se perdió o al menos no fue desarrollado durante el
titutivo, fue mitigado por la persistencia de un tipo de na¬ i; primer estadio del marxismo. Es la cuestión del lenguaje del
cionalismo temprano, relacionado con el supuesto de un pro¬ hombre, que fue una comprensible preocupación de los his¬
gresivo desarrollo unilineai y con una versión del descubri¬ toriadores de la «civilización » y una cuestión fundamental, e
.
miento de las «leyes científicas » de la sociedad Esta situación
debilit ó la perspectiva constitutiva y fortaleci ó una perspec¬
It
II
incluso definitoria, para los teóricos del proceso constitutivo
de la «cultura », desde Vico hasta Herder e incluso más allá
r de él. Ciertamente / para comprender todas las implicaciones
tiva más instrumental. Nuevamente, el acento puesto sobre
la historia material, especialmente dentro de las polémicas
necesarias para su establecimiento, se vio comprometido de
m
J
d
Si'-
de la idea de un « procesó humano constitutivo » debemos vol¬
vernos hacia los cambiantes conceptos del lenguaje.
.
un modo muy especial En lugar de producir una historia
ir
cultural material, que era él próximo movimiento fundamen¬
tal, se produjo una historia cultural dependiente, secundaria,
' « superestructural »: un reino de « meras » ideas, creencias, ar¬ -f -

tes, costumbres, determinadas mediante la historia material


básica. En este punto, lo que interesa no es sólo el elemento 5
i
de reducción ; es la reproducció n, de forma modificada, de la n.
separación entre la « cultura » y la vida social material que
había conformado la tendencia dominante del pensamiento
-mr
5 •

30 31
V
&
:HHv:
f
j
i blema. Lo que contin úa siendo necesario es la conjunción y la
2. Lenguaje consecuente revaluación de cada posición. Sin embargo, de
1 !
>
maneras diferentes y con resultados políticos significativos,
cada posición transformó las concepciones habituales sobre
el lenguaje que dependían y sostenían tipos de pensamiento
relativamente está ticos con respecto a los seres humanos en
’^réwr"T"

'
el mundo.
'rtér
— Una definición del lenguaje es siempre, implícita o
citamente, una definición de los seres humanos « en el
explí¬
mundo .
-
El énfasis fundamental puesto sobre el lenguaje conside¬
rado como una actividad comenzó durante el siglo xvm, aso¬
%4i: :

— « mundo » , realidad », ciado estrechamente con la idea de que los hombres habían
Las principales categorías aceptadas
« naturaleza », « humano » pueden ser contrapuestas a, o rela ¬ producido su propia sociedad; idea que hemos visto es un
cionadas con, la categoría del « lenguaje»; sin embargo
, hoy elemento central en el nuevo concepto de « cultura ». Dentro
es un lugar común observar que todas las categorías, expre inclu¬ de la tradición que predominaba con anterioridad, y a través
yendo la categor ía del « lenguaje », son construccione s ¬ de todas sus variantes, el « lenguaje » y la « realidad » habían
sadas con un lenguaje ; por lo tanto , só lo con esfuerzo y den ¬ sido absolutamente separados de modo tal qué la investiga¬
tro de un sistema de pensamiento particular pueden ser
sepa - í ción filosófica fue desde un principio una investigación de las
radas del lenguaje con el propósito de realizar una investi ¬
i conexiones existentes entre estos órdenes aparentemente se¬

s
1

.
gación de relaciones Tales esfuerzos y sistemas , no obstante , parados. La unidad presocrá tica del logos, en la cual el len¬
constituyen una parte fundamental de la historia del pensa¬ ¬ guaje era considerado úna unidad con el orden del universo y
.
miento Una gran proporción de los problemas que han sur
, *;
de la naturaleza, con la ley divina, la ley humana y la razón,
había sido definitivamente rota y efectivamente olvidada. La
gido de esta historia son muy importantes para el marxismo
y en algunas á reas el propio marxismo ha contribuido a ellos distinción fundamental entre « lenguaje » y « realidad », como
por extensión, de su revaloración básica del materialismo his¬ entre « conciencia » y « mundo material », correspondiente a las
tórico a las principales categor ías admitidas. Sin embargo, es verdaderas divisiones entre actividad « mental » y « f ísica », se
significativo que, por comparación, el marxismo haya contri¬ había convertido en algo tan habitual que la atención seria
sSV buido muy poco al pensamiento sobre el propio lenguaje El . parecía naturalmente concentrada sobre las consecuentes, y
excepcionalmente complicadas, relaciones y conexiones. La
resultado ha sido o bien las versiones limitadas y subdesarro¬ principal investigación de Plat ón en relación con el len¬
lladas del lenguaje como « reflejo » de la « realidad » que han ;
sido admitidas como verdaderas, o bien las proposiciones so¬ guaje (desarrollada en el Cratilo ) se centró en el problema
s •: .• '

bre el lenguaje desarrolladas dentro o bajo la forma de
otros sistemas de pensamiento a menudo antagónicos que han
— de la exactitud del nombrar , pudiendo observarse que la in¬
terrelación de la « palabra » y el « objeto » se origina o bien
sido sintetizados con proposiciones marxistas en relación a en la « naturaleza » o bien en la « convención ». La solución
otros tipos de actividad de manera que no sólo son definiti¬ de Platón constituyó en realidad el fundamento del pensa¬
vamente insostenibles, sino que, en nuestra época, se hallann miento idealista: existe un reino intermedio aunque consti¬
fundamentalmente limitadas á la fortaleza de las proposició tutivo, que no es ñ i la « palabra » ni el « objeto », sino la «for¬
nes sociales. Los efectos que ha sufrido la teor ía cultural, y ma », la « esencia » o la « idea ». Por ello, tanto la investiga ¬

en particular el pensamiento sobre la literatura , han sido es¬ ción del « lenguaje » como de la « realidad » fue siempre, en
pecialmente observados . su raíz, una investigación de estas formas constitutivas (me¬
taf ísicas).
Los momentos clave que deben ser de interés para el mar¬
xismo, dentro del desarrollo del pensamiento sobre el len¬ Sin embargo, dado este supuesto básico, las investigaciones
guaje, son, primero, el énfasis puesto sobre el lenguaje en de largo alcance sobre los usos del lenguaje podr ían ser aco¬
tanto que actividad , y segundo, el énfasis puesto sobre la metidas de varias maneras sumamente particulares. El len ¬
historia del lenguaje. Ninguna de estas posiciones, por sí mis¬ guaje, como modo de indicar la realidad, podr ía ser estudia¬
do como la lógica. El lenguaje, en tanto es considerado un
ma, resulta suficiente para exponer nuevamente todo el pro¬
32 33

J: ,
r %
~

segmento accesible de la realidad, especialmente en las for¬ Finalmente, sin embargo, toda la cuestión vinculada a la
mas establecidas, fijas, de la escritura, podría ser estudiado distinción existente entre «lenguaje » y « realidad » fue consi¬
como la gramática en el sentido de su perfil formal y «exter¬ derada obligadamente de un modo que al principio resultó
no ». Finalmente, dentro de la distinción entré lenguaje y rea ¬ sorprendente. Descartes, reforzando la distinción y haciéndo¬
lidad, el lenguaje podría ser entendido como un instrumento la más precisa y exigiendo que el criterio de la conexión no
utilizado por los hombres para propósitos específicos y dis¬ debía ser metaf ísica o convencional sino fundamentado en el
cernióles, y éstos podrían ser estudiados en la ret órica y en la conocimiento científico, provocó nuevos interrogantes debido
poética asociada a ella. A través de un prolongado desarrollo a la simple fuerza de su escepticismo respecto de las viejas
acad émico y escolástico, estas tres grandes ramas del estu¬ respuestas. Fue en respuesta a Descartes como Vico propuso
— —
dio del lenguaje la lógica, la gramática y la ret órica , aun¬ i
que formalmente asociadas en el trivium medieval, se trans¬
su criterio de que sólo podemos tener pleno conocimiento de
aquello que podemos hacer o producir por nosotros mismos.
formaron en disciplinas específicas y eventualmente separa¬ * En un aspecto decisivo, esta respuesta era reaccionaria. Desde
das. Por lo tanto, aunque consiguieron progresos prácticos el momento en que los hombres no crearon el mundo f ísico
fundamentales , o bien impidieron el examen de la forma que $ desde ninguna perspectiva que resulte evidente, una poderosa
asumía la distinción básica entre «lenguaje » y « realidad » o Q r; nueva concepción del conocimiento científico fue descartada
bien determinaron los campos, y especialmente los términos, a priori y, como antes, fue reservada a Dios. Por otra parte,
en que debía llevarse a cabo un examen de este tipo. sin embargo, insistiendo en que podemos comprender a la
Éste es, evidentemente, el caso que se da con el importante sociedad porque la hemos producido, porque la conocemos
concepto medieval de signo, que, sorprendentemente, ha sido realmente, no de un modo abstracto sino a través del propio
adoptado nuevamente por el pensamiento lingüístico moder ¬
.
no «Signo », que proviene etimológicamente del vocablo la ¬
s» proceso de producirla y porque la actividad del lenguaje es
fundamental en este proceso, Vico abrió una dimensión ab ¬

tino signum, marca o señal, es intrínsecamente un concepto solutamente nueva.


que se basa en la distinción que, existe éntre « lenguaje » y £ E z Esta dimensión fue y sigue siendo dif ícil de comprender;
« realidad ». Es una interposición entre la «palabra » y el « ob¬ S -• inicialmente debido al hecho de que Vico la fijó en lo que
£
jeto» que reproducé la interposición plat ónica de « forma »,
«esencia o idea , aunque ahora en t é rminos lingüísticos ac¬
» « »
! $ puede interpretarse como un relato esquemá tico del desarro¬
Í S llo de los estadios del lenguaje; los tres estadios notorios
cesibles. Por lo tanto, en Buridan los «signos naturales » con¬ de lo divino, lo heroico y lo humano. Rousseau, reproducien¬
forman los duplicados mentales universales de la realidad y
éstos se hallan unidos, convencionalmente, a los « signos arti¬
m -
do estos tres estadios como «históricos » e interpretándolos
como estadios de una vigencia decadente, otorgó una argu¬
ficiales » que representan las letras o los sonidos f ísicos. Dado mentación al movimiento rom á ntico: el resurgimiento de la
este punto de partida, pueden desarrollarse importantes in ¬ i - literatura como un resurgimiento del poder «originario », « pri¬
V
vestigaciones sobre la actividad del lenguaje (pero no sobre mordial », del lenguaje. Sin embargo, esto oscureció inmedia¬
el lenguaje considerado como una actividad ) : por ejemplo, la tamente el sentido nuevamente activo de la historia (canali¬
notable gramá tica especulativa del pensamiento medieval, en - zá ndolo en el sentido de la regeneración y finalmente, en la
la cual fueron descritos e investigados el poder de las oracio¬ medida en que esto fracasó, en el sentido de la reacción) y el
nes y de los modos de construcción que abarcan y las compli¬ sentido nuevamente activo del lenguaje, que siendo encauza¬
cadas nociones empíricas de « nombrar ». Entretanto, sin em¬ do en la dirección de la literatura pudo ser demarcado como
bargo, el propio trivium, y en especial la gramática y la retó¬ un caso especial, una entidad especial, una función especial,
rica , se convirtieron en demostraciones relativamente forma¬ dejando las relaciones « no literarias » del lenguaje a cargo de
— —
les aunque inmensamente extendidas de las propiedades
de un previo material escrito «clásico». Lo que más tarde se
conocería con la denominación de «estudio literario», y desde
la realidad de un modo tan convencional y alienado como el
anterior. Aceptar literalmente los tres estadios de Vico o reco¬
nocerlos simplemente como . « estadios», significa perder de
principios del siglo XVII como « crítica », se desarrolló a partir
de este método limitado, poderoso y prestigioso.
id
? ;*•
vista, como le ocurrió a Vico, la dimensión que él había abier¬
to, ya que lo fundamental, dentro de esta concepción del len-

34 35
f:
1i ÉL
F
i
guaje, era que surgía solamente en el estadio humano, siendo
lo divino aquello que se refer ía a las ceremonias y rituales
1 nivel fundamental, aunque era precisamente en relación con
el lenguaje como las nuevas distinciones convencionales ne¬
í
mudos y lo heroico ese aspecto que involucraba los gestos y cesitaban ser desafiadas con m á s urgencia.
los signos. El lenguaje verbal es, por tanto, distintivamente i Lo que ocurrió, en cambio, fue un extraordinario avance

i
humano; de hecho, constitutivamente humano. É ste fue el en el campó del conocimiento empí rico de las lenguas y un
punto reivindicado por Herder, quien negaba cualquier no¬ aná lisis y una clasificación sumamente notable de este conoci¬
ción del lenguaje como « dado » al hombre ( por ejemplo, por miento en t érminos que descartaban algunas de las cuestiones
Dios) y, en consecuencia, negaba la manifiesta noción alterna ¬ básicas. Resulta imposible separar este movimiento de su his¬
tiva del lenguaje como « agregado » al hombre, como un tipo *
toria pol í tica dentro del desarrollo diná mico de las sociedades
especial de adquisició n o de herramienta . El lenguaje es pues, f occidentales durante el período de difusi ón del colonialismo.
positivamente, una apertura del mundo y hacia el mundo dis Los estudios más antiguos sobre el lenguaje habían sido am ¬
i
¬

tintivamente humana y no una facultad discernible o instru¬ pliamente contenidos por el campo de las lenguas muertas
mental, sino una facultad constitutiva. ! « clásicas » (que todav í a determinaban efectivamente la « gra- .
Hist óricamente, este énfasis puesto sobre el lenguaje como r
má tica » tanto en su sentido sint á ctico como literario) y de

facultad constitutiva, como el é nfasis estrechamente asocia¬

do puesto sobre el desarrollo humano considerado como
cultura, debe ser entendido como un intento de conservar al¬
guna idea de lo generalmente humano frente a los procedi¬
i ‘ las « derivadas » lenguas vernáculas modernas. La exploración

y la colonización europeas, entretanto, habían difundido dra¬


má ticamente el nivel aprovechable del material lingüístico
El encuentro crí tico se produjo entre las civilizaciones euro
.
-

\
mientos analí ticos y empí ricos de una ciencia natural que pea e hind ú : no sólo en lo que se refería a las lenguas aprove¬
manifestaba un desarrollo poderoso y de afirmar una idea de chables, sino en lo que significó el contacto europeo con los
la creatividad humana frente a la difundida comprensión de
"

las propiedades del mundo f ísico y de las explicaciones cau ¬


sales que, consecuentemente, se desprend ían de ella. En s í
\ i
métodos altamente desarrollados de los eruditos de la gra ¬
má tica hind ú con su cuerpo alternativo de textos « clásicos ».
En su calidad de inglé s en la India, William Jones aprendió ,

— — ti
misma , toda esta tendencia estuvo en constante peligro de con¬ el sá nscrito, y a partir de una observación de sus semejanzas
vertirse simplemente en un nuevo tipo de idealismo la « hu ¬ con el lat í n y el griego comenzó el trabajo que condujo a la
manidad » y la «creatividad » proyect ándose como esencias , clasificación de las lenguas indoeuropeas (arias) y de otras
mientras que las tendencias que se le opon ían se desplazaban familias de lenguas. .
hacia un nuevo tipo de materialismo objetivo. Esta escisión Este trabajo, basado en el aná lisis comparativo y la clasi¬
i i,

-
ivV
'

.C específica, fatal para todo el pensamiento subsecuente, fue


efectivamente disfrazada y ratificada mediante una nueva dis¬
j ficación y considerado desde la perspectiva de su procedi¬
miento, fue muy semejante a la biolog ía evolutiva de la que
tinción convencional entre « arte » (la literatura )
— — la esfera
de la « humanidad » y la « creatividad » y « ciencia » (el « cono¬
í
)
es contemporá neo. É ste es uno de los períodos princí pal é s de
toda la investigaci ón erudita , que no sólo fundament ó empí¬
cimiento positivo ») y la cognoscible dimensi ón del mundo f í¬
,
ricamente las principales clasificaciones de las familias de

1
sico y de los seres humanos f ísicos que se hallaban dentro del lenguas, incluyendo esquemas de su desarrollo evolutivo y de
mismo. Cada uno de los t érminos clave — « arte », « literatu¬
ra » y « ciencia » junto con el té rmino « cultura » asociado a ellos
sus relaciones, sino que, dentro de estos esquemas, también
descubrió ciertas « leyes » de cambio, especialmente de cam¬
y con una especialización nuevamente necesaria como la « es¬ bio de sonido. En un á rea , este movimiento fue « evolucionis¬
t é tica » y la distinció n radical entre «experiencia » y « experi¬ ta » en un sentido muy particular; en su postulado de un

mento » cambiaron su significado durante el per íodo com ¬
prendido entre los primeros a ñ os del siglo xvm y principios
protolenguaje ( protoindoeuropeo) a partir del cual se había
desarrollado la « familia » principal. Sin embargo , en sus es¬
/n '
del siglo xix. Los conflictos y las confusiones resultantes fue¬ tadios m ás posteriores fue « evolucionista » tambi é n en otro
ron graves; sin embargo, resulta significativo que en la nueva sentido. El rigor creciente que se imprimi ó al estudio de los
situación creada en el siglo XIX los problemas jamás estuvie¬ cambios de sonido asoció una rama del estudio del lenguaje
,

ron realmente vinculados al terreno del lenguaje en ningú n con la ciencia natural , de modo tal que un sistema de fon é -
'
' •
FF 36 37

.
. "i• «: ;• •

'

:
n
\

|
tica lingüística se desarrollaba junto con los estudios f ísicos
de la: facultad del lenguaje y con los orígenes evolutivos del minación europeas, los originarios procedimientos filológicos
habla. Esta tendencia culminó en el trabajo fundamental so¬
no resultaron, de modo característico, suficientemente obje¬
— —
bre la fisiología del habla y dentro de este á rea en el
campo designado de un modo significativo como psicología
.
experimental í
tivos. La asimilación de estas lenguas, todavía m ás extrañas,

— —
a las categorías de la filología indoeuropea el reflejo na¬
tural del imperialismo cultural fue resistida y detenida
científicamente mediante los procedimientos necesarios que,
Esta identificación del uso del lenguaje como problema
de la psicologí a habría de tener efectos fundamentales so¬ • f asumiendo solamente la presencia de un sistema extranjero,
encontraron medios de estudiarlo en sus propios términos
bre los conceptos del lenguaje. Entretanto, sin embargo, den ¬
tro de los estudios del lenguaje en general apareció una nue¬ ]
I
'
(intrínsecos y estructurales) . Este enfoque constituyó un be
neficio más para la descripción científica , con sus propios y
-
va fase que reforzó las inherentes tendencias al objetivismo. ? notables resultados, aunque a nivel de la teoría constituyó el
Lo que se estudiaba de un modo característico en la filología | refuerzo final de un concepto del lenguaje considerado como
comparada era un conjunto de registros del lenguaje: en rea¬
lidad, fundamentalmente, la palabra escrita extranjera. Esta
I un sistema objetivo (extranjero) .
Parad ó jicamente, este enfoque tuvo un efecto más pro-
hipótesis sobre este material de estudio definido ya se hallaba » fundo a través de las necesarias correcciones de procedimien-
presente, desde luego, en la fase previa correspondiente al es¬ tos que vinieron a continuación de la nueva fase de contacto
tudio de las lenguas «clásicas»: el griego, el latín, el hebreo. | .
con lenguas que carecían de textos Los procedimientos más
Pero los medios de acceso a una serie más amplia de lenguas 1 tempranos habían sido determinados por el hecho de que
reproducían una instancia previa: la del observador privilegia¬ |
do (científico) de un cuerpo de material escrito extranjero. |
una - lengua se presenta casi invariablemente en textos pasa
dos específicos: acabadas expresiones monológicas. El verda-
-
Las decisiones metodológicas, esencialmente similares a las | dero lenguaje, aun cuando era útil, era considerado como
que se desarrollan en la ciencia estrechamente asociada de la I derivado, aunque sea históricamente, de idiomas vernáculos;
:
antropología, sucedieron a esta situación concreta. Por una Í o prácticamente, de actos lingüísticos que eran instancias de
i parte existía la aplicación altamente productiva de los modos .
las formas fundamentales (textuales) del lenguaje El uso del
de observación sistemá tica, clasificación y análisis. Por otra, * lenguaje, por tanto, dif ícilmente fue considerado en sí mismo
i . se producía la consecuencia sumamente inadvertida de la si¬ \ como una instancia activa y constitutiva. Y esta situación se
tuación privilegiada del observador: él estaba observando j vio reforzada por las relaciones políticas existentes entre el
(científicamente, desde luego) con un tipo de contacto diferen¬ observador y lo observado, en las cuales los «hábitos del len-
cial con el material extranjero: los textos, los registros de una i guaje » estudiados en una muestra que incluía desde el len-
historia pasada ; en el habla, la actividad de un pueblo ex¬ j guaje de pueblos conquistados y dominados hasta los « dia-
tranjero que mantenía relaciones de subordinación (colonia¬ ? lectos » de grupos sociales remotos o inferiores, teóricamente
3 listas) con respecto a la actividad global del pueblo dominan¬ opuestos al « modelo » del observador, eran considerados a lo
te dentro de las que el observador obtenía su privilegio. Esta
, sumo como una « conducta » antes que como una vida indepen¬
situación concreta redujo insensiblemente toda acepción del diente, creativa, autodirigida. La lingüística empírica nortea¬
lenguaje como algo activa y verdaderamente constitutivo. El mericana transformó una parte de esta tendencia restituyen¬
consecuente objetivismo del procedimiento fundamental re¬ do la primacía de la lengua ante la ausencia literal de textos
M sultó sumamente productivo a nivel descriptivo, aunque ne¬ .
« modelo » o « clásicos » No obstante, el carácter objetivista
m
J£feg
cesariamente toda definición consecuente del lenguaje debía
ser la definición de un (especializado) sistema filológico. En
de la teor ía general fundamental limit ó incluso esta tendencia
>5t
'
convirtiendo el habla misma en un « texto », característica pa¬
fe& una fase posterior de este contacto entre un observador pri¬
vilegiado y el material de un lenguaje extranjero, en las es¬
labra persistente en la lingüística estructural ortodoxa. El
lenguaje llegó a ser considerado como un sistema fijo, obje¬
peciales circunstancias de Norteamérica, donde cientos de tivo, y en este sentido como un sistema « dado » que tenía una
& lenguas nativas americanas (amerindias) se hallaban en pe¬ prioridad teórica y práctica sobre lo que era descrito como
-
ligro de muerte tras la consumación de la conquista y la do- .
« expresiones » (y m ás tarde como performance ) Por lo tanto,

V 38 39
I-
m
?« ¡F ~

el lenguaje viviente que utilizan los seres humanos para sus


específicas relaciones sociales en el mundo fue reducido teó¬ En realidad , existía un escaso trabajo específicamente mar-
ricamente a instancias y ejemplos de un sistema que se halla xista sobre el lenguaje con anterioridad al siglo xx. En el ca ¬
más allá de ellos. pítulo sobre Feuerbach de su obra La ideología alemana ,
La principal expresión teórica de esta materializada com ¬ Marx y Engels aludieron a este tema como parte de su pode¬
prensión del lenguaje se produjo en el siglo xx con la obra de rosa argumentación contra la conciencia pura, directiva. Re¬
Saussure, que presenta estrechas afinidades con la sociología capitulando los « momentos » o los « aspectos » de una concep¬
objetivista de Durkheim . En Saussure, la naturaleza social del ción materialista de la historia , estos autores escribían :
lenguaje se expresa como un sistema ( langue ) que es a la vez ahora , luego de haber considerado cuatro momen ¬
estable y aut ónomo y se funda en formas normativas id énti¬
cas; sus « expresiones » ( paroles) son consideradas como usos
« individuales » (en una abstracta distinció n de los usos « so¬
!
i
«Solamente
tos, cuatro aspectos de las relaciones históricas fundamentales,
nos encontramos verdaderamente con que el hombre tambiéninhe po¬
see "conciencia "; sin embargo, aun así, no es una conciencia con
¬

ciales ») de un « código particular de lenguaje » por la interven¬ rente , "pura ” . Desde el principio, el "espí ritu ” es afligido la
ci ón de un « mecanismo psicof ísico » habilitante. Los resul¬ maldición de ser "agobiado” con una cuestión que hace su apa,¬
tados prácticos de este profundo desarrollo teórico, en todas rición en este punto bajo la forma de agitadas capas de aire
sus fases, han sido excepcionalmente productivos y sorpren¬ de sonidos, en síntesis: del lenguaje. El lenguaje es tan viejo
: dentes. El gran cuerpo del conocimiento psicológico ha sido como la conciencia , el lenguaje es la conciencia práctica ya que¬
;; f!
. .y complementado por un cuerpo notable de estudios lingüísti¬ existe para los demás hombres, y por esta razón est á comen
zando a existir asimismo personalmente para mí; ya que el

.

> cos en que el concepto predominante del lenguaje considera¬ I lenguaje, como la conciencia, sólo surge de la urgencia , de la
"
• .V •
i
do como un sistema formal ha abierto el camino a penetran ¬
tes descripciones de las verdaderas operaciones del lenguaje
y de gran parte de sus « leyes» fundamentales.
I necesidad del intercambio con otros .hombres» (p. 19).
Esta descripción , hasta donde se desarrolla, es totalmente
Esta realización mantiene una irónica relación con el mar¬
xismo. Por una parte reproduce una tendencia importante y a
menudo predominante dentro del propio marxismo, en toda
ii compatible con el énfasis puesto sobre el lenguaje considera ¬
do como una actividad prá ctica, constitutiva. La dificultad
surge , como había surgido asimismo de forma diferente en las
mu
-v. %
i su esfera de acci ón, desde el an álisis comparativo y la clasi¬
ficaci ón de los estadios de una sociedad , a través del descu
descripciones anteriores, cuando la idea de lo constitutivo es
descompuesta en elementos que a posteriori son ordenados

brimiento de ciertas leyes de cambio fundamentales dentro de
estos estadios sistemáticos, hasta la afirmación de un sistema
¬


temporalmente. Por lo tanto, existe un peligro evidente • en
el pensamiento de Vico y de Herder de hacer del lenguaje

- *8í..ít - í
i ' i : « social » predominante que a priori es inaccesible para los ac¬
algo « primario » y «original » ; no en el sentido aceptable de
tos « individ ú ales » de la voluntad y la inteligencia . Esta ma ¬ que constituye una parte necesaria del verdadero acto de la
nifiesta afinidad explica la intencionada síntesis del marxis¬ autocreación humana , sino en el sentido asociado y aprove¬
mo y la lingüística estructural, que ha constituido un fen óme¬ chable del lenguaje considerado como el elemento fundamen ¬

no tan influyente a mediados del siglo xx. Sin embargo, los .

— —
tal de la humanidad : « en el principio fue el Verbo ». Precisa ¬

marxistas no se percataron de que, primero, la historia • en mente, es el sentido del lenguaje considerado como un ele¬
sus sentidos más específicos , activos y relacionados ha de¬ mento indisoluble de la propia creación humana lo que otor ¬

saparecido (en una de las tendencias ha sido excluida teórica¬ ga significado aceptable a su descripción como « constitutivo » .
mente) del relato de una actividad social tan fundamental

!
Hacer que el lenguaje preceda a todas las demás actividades
como es el lenguaje; y en segundo término, que las categor ías relacionadas significa reclamar algo sumamente distinto.
en que se ha desarrollado esta versión del sistema han sido La idea del lenguaje considerado como constitutivo se halla
las acostumbradas categorías burguesas en que la separaci ón siempre en peligro de caer bajo este tipo de reducción. Pero
y la distinción abstractas entre lo « individual » y lo « social » no solamente en la palabra creativa aislada, que se convierte
se han tornado tan habituales que son consideradas como
puntos de partida « naturales ».
f -
en idealismo, sino también, como realmente ocurrió, en el
materialismo objetivista y el positivismo, en que « el mundo »
40 41
I
o « la realidad » o « la realidad social » se proyecta categórica¬
mente como una formación preexistente respecto de la cual
I erróneo tipo de asociación con el importante trabajo cient ífico
sobre los medios f ísicos del lenguaje. Esta asociación era
el lenguaje es simplemente una respuesta. absolutamente compatible con el énfasis puesto sobre el len ¬
En este pasaje, lo que verdaderamente afirman Marx y guaje en tanto que algo material, aunque , dada la separación
Engels apunta hacia la simultaneidad y la totalidad. Las « re¬
, práctica de « el mundo » y « el lenguaje en que hablamos de
laciones históricas fundamentóles » son consideradas como él » o, dicho de otro modo, de la « realidad » y la «conciencia » ,
« momentos » o « aspectos », y el hombre por tanto « tambi én la materialidad del lenguaje sólo podía ser comprendida como
ó- posee conciencia ». Por otra parte, este lenguaje es material:
las «agitadas capas de aire, de sonidos », que son producidas

una materialidad f ísica una serie de propiedades í f sicas
y no como una actividad, material: en realidad, es la acostum¬

por el cuerpo f ísico. No es, entonces, cuestión de cualquier brada disociación científica entre la abstracta facultad f ísica
prioridad temporal de la « producción de la vida material » con ¬ y su verdadero uso humano. La situaci ón emergente ha sido
>: ••V> siderada como un acto separable. El modo distintivamente it
' muy bien descrita por Marx dentro de otro contexto, en la
"5 v? i
humano que adopta esta primaria producción material ha i priníera « tesis » sobre Feuerbach:

sido caracterizado bajo tres aspectos : las necesidades, las
'
/

_
• *
. nuevas necesidades y la reproducción humana; « desde lue¬ « Hasta ahora el principal defecto de todo el materialismo (in¬
go, no en el sentido de ser consideradas como tres estadios cluyendo el de Feuerbach) es que el objeto, la realidad, lo que
' .
> 7 4; * '
diferentes... sino . .. en el sentido de que han existido simult á ¬
neamente desde los albores de la historia y desde el primer
aprehendemos a través de nuestros sentidos, só lo es compren¬
dida en la forma de un objeto de contemplación (atischauung ) ;
"

" v i:
'
^y -
* •
’• •

'
'

. .

hombre, y todavía se afirman en la historia actual ». La dis¬
tintiva humanidad del desarrollo es por tanto expresada por
y no como una actividad humana sensorial , como una práctica ;
no subjetivamente. Por lo tanto, en oposición al materialismo,
el costado activo fue desarrollado abstractamente por el idealismo ,
.
" el cüarto « aspecto »: que tal producció n es tambié n desde el que por supuesto no conoce como tal a la verdadera actividad

. :
v principio una relación social. En consecuencia, involucra des , - .
sensorial » ( La ideolog í a alemana¡ p. 197)
C- V I —
de el principio --como un elemento necesario la conciencia

..'
.
^ y* r
.
práctica que es el lenguaje.
Hasta ahora, el é nfasis es fundamentalmente « constituti¬
vo » en el sentido de la totalidad indisoluble del desarrollo.
Ésta era verdaderamente la situació n en que se hallaba el
pensamiento sobre el lenguaje, ya que el énfasis activo puesto,
por Vico y Herder había sido, entretanto, notablemente desa¬
; : £ 4 tíV*
r . ;‘
' - •

Sin embargo, resulta sencillo observar cómo, también en esta rrollado, fundamentalmente por Wilhelm von Humboldt. El
'S - jr
— • - •
*
dirección, lo que comienza siendo un modo de análisis de
los aspectos de un proceso total se desarrolla hacia categorías
filosóficas 0 « naturales» (simples declaraciones materialistas
problema heredado del origen del lenguaje había sido nueva ¬
mente expuesto por éste de una manera notable. El lenguaje
se desarrolla , desde luego, en alg ú n momento de la historia
que conservan la separación idealista entre el « lenguaje » y la de la evolució n; sin embargo, el problema no es solamente
w a: > .
« realidad » y que simplemente revierten su prioridad ) y hacia que no tenemos prá cticamente ninguna informació n de esta
las categor ías hist óricas, en que existe, primero, una produc¬ cuestión, sino que, fundamentalmente, cualquier investigación
ción social material , y luego (en vez de tambié n ) , el len ¬ humana sobre una actividad tan constitutiva ya encuentra allí
guaje. al lenguaje, en sí mismo y en su supuesto objeto de estudio.
En su desarrollo predominantemente positivista , a partir Por tanto, el lenguaje debe ser considerado como un tipo per¬
de las postrimer ías del siglo xix y hasta mediados del si¬ sistente de creació n y de re-creació n: una presencia dinámica

v glo xx, un tipo dominante de marxismo realizó esta reducción y un constante proceso regenerativo. Sin embargo, este é nfa¬
% práctica ; no tan directamente en lo que se refiere a la teoría sis, nuevamente, puede movilizarse en diferentes direcciones.
del lenguaje, que en general era rechazada, sino habitual
mente en sus descripciones de la conciencia y en sus análisis
- Podr ía haberse asociado razonablemente con el énfasis pues ¬
to sobre la prá ctica indisoluble , total, en que la « presencia
de las actividades prá cticas del lenguaje, que se hallaban diná mica » y el «constante proceso regenerativo » habrían de
agrupadas bajo las categor ías de « ideología » y « superestruc¬ ser formas necesarias de la « producción y reproducción de la
tura ». Por otra parte, esta tendencia se vio reforzada por un vida real » concebidos de modo idéntico. Lo que ocurrió, en
: f
s .
42 43
i#
la
¡8§tP I
it cambio, en Humboldt y especialmente con posterioridad a él , —
subjetivas » hablando a otros o para otros, pasando infor

mación o un « mensaje » entre unos y otros como identida¬
¬

^
r
pr
~
fue una proyecci ón de estas ideas sobre la actividad dentro de
formas esencialmente idealistas y cuasi-sociales: sea la « na ¬
I des separadas o discernióles antes que unos con otros, cons¬
i tituyendo y confirmando su relación el hecho del lenguaje. En

m ción », fundamentada sobre una versión abstracta de la « men ¬


te-popular », o la (ahist ó rica) « conciencia colectiva »; sea el
este punto, el lenguaje perdió definitivamente su definición en
tanto que actividad constitutiva. Se convirtió en una herra ¬

m:
57

Wt
-
^
c rf'
- .'
.,


« espí ritu colectivo » , la abstracta capacidad creativa (auto-
creativa aunque anterior a, y separada de, la práctica social
material ) , como en Hegel; sea, persuasivamente, lo « indivi¬
dual », abstra ído y definido como una « subjetividad creativa »,
el punto de partida del significado.
I mienta, instrumento o medio esgrimido por los individuos
cuando tenían algo que comunicar, distinto de la facultad
que desde el principio los hizo no solamente capaces de re¬
lacionar y comunicar, sino en t é rminos reales, ser práctica ¬
mente conscientes y por tanto poseer la prá ctica activa del
m La influencia de esta serie de proyecciones ha sido pro¬
funda y prolongada. La idea abstracta de la « nación » podría
lenguaje.
Contra esta reducción del lenguaje a un mero hecho ins¬
i ser f á cilmente conectada con el trabajo filológico fundamen ¬
tal realizado sobre las « familias » de lenguas y sobre las pro¬
piedades distintivas heredadas de lenguas particulares. La
trumental, la idea del lenguaje como expresión, que fue el
principal efecto que produjo la versión idealista del lenguaje
**
'
p- idea abstracta de lo « individual » podría ser f ácilmente rela ¬
í como actividad, result ó evidentemente atractiva . Surgió, li¬¬
teralmente, de una experiencia del lenguaje que la teoría ri
cionada con el énfasis puesto sobre una realidad subjetiva
primaria y una consecuente «fuente »' de significado y creativi¬
val, limitada al trasvase de información, al intercambio de
si mensajes, a la denominación de objetos, había suprimido efec¬
dad que surgió en los conceptos romá nticos de « arte » y « li¬
teratura » y que definieron una parte esencial del desarrollo tivamente. Podría incluir la experiencia de hablar con los
de la « psicología ». demás, de participar en el lenguaje, de producir o responder
el ritmo o la entonación que no tenían un simple contenido
Por lo tanto, el acento colocado sobre el lenguaje en tanto
i que actividad, que constituyó la principal contribución de de « información » o « mensaje » u « objeto »: experiencia, verda¬
esta l í nea de pensamiento y que fue asimismo una correcci ón deramente, que se hizo sumamente evidente en la « literatura »
fundamental de su pasividad inherente , normalmente forma ¬ y que incluso a través de la especialización fue hecha idéntica
lizada en la met á fora del « reflejo », del positivismo y del ma ¬ a ella . Sin embargo, lo que efectivamente ocurrió fue una pro¬
terialismo objetivista, fue a su vez reducido desde su situa ¬ funda división, que produjo sus propias y poderosas catego¬
ción de actividad específica (y por tanto necesariamente so¬ rías de separació n, siendo algunas de ellas viejos términos
cial y material, o en un sentido global, hist órico) a ideas de transformados en formas nuevas: divisiones categóricas entre
tal actividad , categorizadas como « nación » o « espíritu » o de lo « referencial » y lo « emotivo », entre lo « denotativo » y lo .

« connotativo », entre el « lenguaje vulgar » y el « lenguaje lite ¬


lo « individual creativo». Resulta significativo que una de estas
categorías, el « individuo » (no el ser humano único, específico, rario » . Ciertamente, los usos hacia los que apuntan estas ca¬
que por supuesto no puede estar en duda , sino la generaliza ¬ 1 tegorías pueden ser distinguidos como elementos de prá cticas
ció n de la propiedad com ún de todos estos seres como « indi ¬ específicas definidas por situaciones específicas. Sin embargo,
viduos » o «sujetos », que ya son categorías sociales , con inme ¬
su proyección como categorías, y por tanto su posterior pro¬
yección como entidades separadas, « cuerpos » separados del
diatas implicaciones sociales) , resultará prominente dentro 1 uso del lenguaje , permiti ó una disolución y una especializa¬
de la tendencia dominante del materialismo objetivista. La
exclusión de la actividad, del hacer, de la categoría de la ci ón que evit ó durante mucho tiempo que las cuestiones bá¬
« realidad objetiva », determinó que fuera contemplada sola ¬ sicas de la argumentación inconclusa sobre el lenguaje fueran
mente por « sujetos », que en una versi ón podrían ser ignora ¬ focalizadas en un á rea ú nica del discurso.
El marxismo podr ía haberse convertido en esta área del

dos en la observación de la realidad objetiva el « sujeto » ac¬
»r i
m
i

tivo reemplazado por el « observador » neutral y en otra ver ¬
sión, cuando se hizo necesario hablar sobre el lenguaje o so¬
discurso , pero hab í a desarrollado sus propias formas de li¬
mitación y especializaci ón. De ellas, la más evidente fue una
especialización de todo el proceso social material en relación
bre otras formas de la prá ctica , apareció en relaciones « í nter-
45
44
.

-

con el « trabajo» , que fue considerado entonces cada vez má s Toda teoría constitutiva de la prá ctica, y especialmente una
detenidamente. Esta situación tuvo su efecto en la importante teoría materialista, tiene importantes efectos más allá de la
polé mica sobre los orígenes y el desarrollo del lenguaje, que cuestión de los orígenes, en lo que se refiere a exponer nue¬
pudo haber sido reabierta en el contexto de la nueva ciencia vamente y en cualquier momento el problema del proceso ac¬
de la antropología f ísica evolutiva. Lo que ocurrió, en cam ¬ i tivo del lenguaje: una nueva exposición que va más allá de las
bio, fue una aplicación del concepto abstracto de « trabajo » categorías separadas de « lenguaje » y « realidad ». El marxismo,
como único origen efectivo. Por lo tanto, dentro de una auto¬ aunque ortodoxo, permanecía fijado en la teoría del reflejo
rizada descripción moderna: porque ésta era la única conexión materialista posible entre
L las categorías abstractas admitidas. La propia teoría del re¬
« Primeroel trabajo, luego el lenguaje articulado, fueron los flejo, durante su primer período, se especializó en las toscas
pautas de estímulo-y-respuesta, adaptadas de la fisiología po¬
dos estímulos principales bajo la influencia de los cuales el ce
rebro del mono se convirtió gradualmente en el cerebro huma
no» (,Fundamentals of Dialectical Materialism, ediciones Schneier¬
son, Moscú, 1967, p. 105).
¬

-
w .
sitivista. Durante su segundo período, en los últimos trabajos
de Pávlov, agregó, como un medio de tratar con las especiales
propiedades del lenguaje, el concepto del « segundo sistema
3 de señales », siendo el primero el simple sistema f ísico de las
Esto no sólo establece un desarrollo abstracto en dos es
tadios temporales. También convierte al trabajo y al lenguaje
¬ §k sensaciones y las respuestas. Esto era mejor que nada , aun¬
que asimiló el lenguaje a las características de un « sistema de
én « estímulos » , cuando el verdadero énfasis debería ponerse señales » de un modo relativamente mecánico que en la prác¬
sobre la práctica asociada a ellos. Esta situación conduce a tica result ó inadecuado para los problemas de significado si¬
una abstracción de estadios evolutivos:
« El
mi tuados más allá de los simples esquemas asociativos. Partien¬
do de este punto, L. S. Vygotsky (Thought and Language ,
desarrollo del trabajo unió más estrechamente a los Mosc ú, 1934) propuso una nueva teoría social, todav ía deno¬
miembros de la comunidad, ya que les permitió extender su > s minada « segundo sistema de se ñales » , en la que el lenguaje
actividad com ún y sostenerse entre sí. Las relaciones de trabajo
dieron origen a la necesidad de los hombres primitivos de ha¬
blar y comunicarse ios unos con los otros » ( ibid ., 105).
II •y la conciencia se liberan de las simples analogías con la per

cepción f ísica. Su trabajo sobre el desarrollo del lenguaje en


¬

•los niñ os y sobre


el problema crucial del « discurso interior »
Efectivamente, ésta es una posición idealista compuesta proporcionó un nuevo punto de partida dentro de una pers ¬

por estímulos y necesidades abstractas. Debe ser contrasta 4o pectiva materialista histórica. Sin embargo, y durante una ge¬
da con una apropiada historia materialista en que el trabajo
¬ k neració n, este trabajo fue rechazado por el marxismo orto¬
y el lenguaje, en tanto prácticas, puedan ser comprendidos doxo. Entretanto, el trabajo de N. S. Marr, basado en esque¬
jas m ás antiguos, vinculó el lenguaje a la «superestructur »
como evolutiva e históricamente constitutivos: a
e incluso a los simples fundamentos de clase. Las posiciones
dogm á ticas, tomadas de otras á reas del pensamiento marxista ,
« El aserto de que no puede existir el lenguaje limitaron los necesarios desarrollos teóricos. Resulta irónico
sin toda la
estructura del hombre moderno es precisamente el mismo que que la influencia de Marr culminara efectivamente, en el año
sostenía la vieja teoría de que las habilidades del hombre hicie¬ 3* 1950, ante una serie de declaraciones de Stalin en el sentido
ron posible la producción y la utilización de los utensilios.
embargo, los utensilios son miles de años más antiguos que Sin las
V
de que el lenguaje no era « parte de la superestructura » y de
habilidades que presenta la conformación humana moderna. Las que las lenguas no tenían ningún « carácter de clase» esencial ,
modernas estructuras productoras del lenguaje son resultado del sino más bien un « carácter nacional ». Resulta irónico porque
éxito evolutivo del lenguaje del mismo modo que la habilidad aunque estas declaraciones eran necesarias, en aquel contex ¬
originariamente humana es resultado del éxito evolutivo de los to lo que consiguieron fue simplemente retrotraer tal estudio
y" utensilios» (J. S. Washburn y J. B. Lancaster, Current Anthropo¬ - 4V a un estadio muy anterior, en el cual el status de la « re¬
logy , vol. 12, nú m. 3, 1971). flexión » y, muy específicamente, el status de la « superestruc¬
§. V. tura », en términos marxistas, habían tenido que ser puestos
K. •• . 46
47

m
w
m:
¡
!!

.!
en tela de juicio. En esta época, poco más o menos, la lingüís¬
tica había llegado a ser dominada por una forma distin¬
tiva y específica de objetivismo, producida por los pode¬
m

te de ella. Por lo tanto, aprovechando las fuerzas de las


diciones alternativas, situándolas unas junto a otras demos
trando la conexión de su debilidad fundamental ,
y
tra¬

Volosinov
¬

rosos sistemas del estructuraiismo y la semiótica. En este abrió el camino a un nuevo tipo de teor ía que había sido ne¬
punto, las posiciones generalmente marxistas en otros cam¬ cesaria durante algo m á s de un siglo .
pos, especialmente en la conformación popular de los siste¬ Gran parte de este esfuerzo se dedicó a recobrar el pleno
,
mas objetivamente determinados, fueron prácticamente sinte¬ £ énfasis puesto sobre el lenguaje considerado como actividad¬

Ii tizadas en teorías del lenguaje que, desde una posición ple¬


namente marxista, necesitaban ser profundamente comba¬
tidas.
En esta historia, el elemento trágico es que tales teorías r
como conciencia pr á ctica , que

tradición era todavía su insistencia


, a diferencia de la
hab

hip
í

ó
a sido
do debido a su especializaci ón en relación con una
en
tesis
la
debilitado

« conciencia individual » o « psique interior . La fuerza


»
creaci ó
alternativa
n
y rechaza
reservada
de esta
activa
de un
de
sis¬
habían sido profundamente combatidas en Leningrado duran ¬ significados
tema formal cerrado. Voloáinov argumentaba que el significa
¬
te la década de 1920, donde habían surgido efectivamente los

i principios de una escuela de lingüística marxista de un tipo


sumamente significativo. Quien mejor representa a esta escue¬
la es V. N. Volosinov, cuya obra El marxismo y la filosof í a del
lenguaje apareció en dos ediciones en los a ños de 1929 y 1930;
la segunda edición ha sido traducida al inglés ( Matejka and
Titunik , Nueva York y Londres, 1973). Volosinov había estado
1
'

M :
£
$
’í

f do era necesariamente una acción social dependiente
relación social. Sin embargo, comprender esta situaci
"

pend ía de recobrar
cia de la reducci ó n
el pleno
idealista
sentido
de lo
de
social
lo
al
« social »,
producto
do, preconcebido, una « costra inerte » más allá de la cual
toda la creatividad , era individual, y a diferencia, asimismo,
a
de una
ón de¬
diferen
hereda
¬
¬

asociado con M. M. Bajtin, autor de un estudio sobre Dos¬ dé la proyección objetivista de lo social dentro de un sistema
toievsky ( Problemy tvor cestva Dostoevskogo, 1929; nueva ver¬ formal, ahora autónomo -y gobernado solamente por sus le¬
sión , con un nuevo t ítulo, Problemy poetiki Dostoevskogo,
1963) ; véase, asimismo, « P. N. Medvedev » (autor de Formal' ny >>
i -
-
— —
yes internas, dentro del cual y solamente en armonía con el
cual se producían los significados. Ambos, en su raíz, depen ¬

metod v literaturovedenii kriticeskoe vvedenie v sociologi
ceskuju poé tiku; El método formal de la ense ñanza literaria:
- m
introducción crí tica a la sociologí a literaria , 1928). Volosinov V
den del mismo error: separar lo social de la actividad signi
ficativamente individual (aunque entonces las posiciones ri¬
vales evaluaban de modo diferente los elementos separados).
¬

desapareció en alg ú n momento de la d écada de 1930. Por tan ¬ En oposición al psicologismo del énfasis idealista, Volosinov
4 argumentaba que « la conciencia adquiere forma y existencia

to, en t érminos reales, se perdió aproximadamente medio


siglo en el desarrollo de esta reordenaci ón excepcionalmente en el material de los signos creados por un grupo organizado
importante del tema. durante el proceso de su interrelación social. La conciencia
La contribución decisiva de Volosinov fue hallar un cami¬ individual se nutre de signos; su crecimiento se deriva . de
no más allá de las poderosas aunque parciales teor ías de la £ ellos; ella refleja su lógica y sus leyes » ( pág. 13).
expresión y del sistema objetivo. Halló el camino en términos - Normalmente, es precisamente en este punto (y el peligro
fundamentalmente marxistas, aunque debió comenzar afir¬ es siempre mayor por conservar el concepto de « signo » que
mando que el pensamiento marxista respecto del lenguaje Volosinov revalu ó pero que no obstante continuó utilizando)
era prácticamente inexistente. Su originalidad reside en el donde el objetivismo encuentra su vía de acceso. « El material
hecho de que no procuró aplicar al lenguaje otras ideas mar¬ de los signos » puede ser traducido como el « sistema de sig¬
xistas. Por el contrario, reconsideró todo el problema del len ¬ nos ». Este sistema puede entonces ser proyectado (mediante
guaje dentro de una orientación general marxista. Esto le alguna noción de un « contrato social » teórico, como en Saus-
permitió considerar la « actividad » ( la fortaleza del énfasis sure, protegido de su examen por el supuesto de la prioridad
idealista con posterioridad a Humboldt) como una actividad del an á lisis « sincrónico » sobre el análisis « diacrónico ») más
social y comprender el « sistema » (la fuerza de la nueva lin¬ allá de lá historia y más allá de toda concepción activa de la
güística objetivista) en relación con esta actividad social y vida social contemporánea, en la que los individuos social ¬

no, como había sucedido hasta entonces, separada formalmen - mente relacionados participan significativamente en lugar de

48 49
-
“ V . -i*' : w*~
representar las leyes y los códigos de un sistema lingüístico tonces no con un « lenguaje» y una « sociedad » materializados,
inaccesible. Cada uno de los aspectos del argumento de Vo ¬ .
sino con un lenguaje social activo Tampoco (observando ha¬
losinov presenta una importancia continua, pero es en su cia atrás la teor
ía materialista positivista y ortodoxa) es este
(incompleta) revaluación del concepto de « signo » donde su lenguaje un simple « reflejo » o «expresión» de la « realidad
significación contemporánea es más evidente. material ». Lo que tenemos, más bien, es una captación de esta
Volosinov aceptaba que un «signo » en el lenguaje tiene ver¬ realidad a través del lenguaje, el cual en tanto conciencia

£
daderamente un cará cter « binario». (En realidad, como ve¬
remos, su conservación de estos términos hizo más sencilla
la pé rdida del desaf ío radical que significó su obra ) . Es decir
— —
prá ctica es saturado por y satura a su vez toda la activi¬
dad social, incluyendo la actividad productiva. Y, desde el
momento en que esta captación es social y continua (a dife¬
que Volosinov estaba de acuerdo en que el signo verbal no es rencia de los encuentros abstractos del « hombre » y «su mun¬
equivalente al objeto o cualidad que él indica o expresa ni do », o de la « conciencia » y la « realidad », o del « lenguaje »
tampoco un simple reflejo de ellos. La relación que existe ; y la « existencia material »), tiene lugar dentro de una sociedad
dentro del signo entre el elemento formal y el significado que
lleva este elemento es, por lo tanto, inevitablemente conven
cional (de acuerdo hasta aquí con la teor ía semiótica ortodo¬
xa);: sin embargo, no es arbitraria 1 y, fundamentalmente,
no es permanente. Por ' el contrario, la fusión del elemento
¬
i
I
3

activa y cambiante. Es a partir de esta experiencia y en fun¬
ción de ella el perdido término medio entre las entidades
abstractas, «sujeto » y «objeto», sobre el que se erigen las pro¬

posiciones del idealismo y del materialismo ortodoxo como
.
el lenguaje habla O, para expresarlo más directamente, el
formal y el significado (y es este hecho de fusión diná mica lo i\ lenguaje es la articulació n de esta experiencia activa y cam¬

Wi
'

- que hace engañosa la conservación de la descripción « bina¬ biante; una presencia social dinámica y articulada dentro
ria ») es el resultado de un verdadero proceso de desarrollo del mundo.
social dentro de las actividades actuales del lenguaje y del No obstante, continúa siendo cierto que el modo dé arti¬
desarrollo continuo de una lengua. Ciertamente, los signos
j
.
culación es específico Esto forma parte de la verdad que
sólo pueden existir cuando se postula esta relación social ac¬ * había captado el formalismo. La articulación puede ser com¬

t-.
Ví *íó

— —
tiva. El signo utilizable la fusi ón del elemento formal y el
significado es un producto de esta continua actividad del
prendida, y en algunos aspectos debe ser comprendida, como
.
una articulación tanto formal como sistemá tica Un sonido
lenguaje entre los individuos reales qué se hallan inmersos f ísico, como muchos otros elementos naturales, puede ser
'¿ V ¿::'\u'‘'\t- en una relación social continua. En este sentido, el «signo» es -r convertido en un signo; sin embargo, su distinción, según ar¬
su producto, aunque no simplemente su producto pasado, gumentaba Volosinov, es siempre evidente: « un signo no
ZOOSf: i como ocurre en las descripciones materializadas de un siste ¬ existe simplemente como parte de una realidad; refleja y re¬
( & >%£ ^ ma de lenguaje «siempre conocido». Los verdaderos « produc¬ fracta otra realidad ». Lo que lo distingue como un signo, lo
tos » comunicativos que constituyen signos utilizables son, por que en verdad lo convierte en un signo, es en este sentido un
el contrario, la evidencia viviente de un proceso social conti¬ proceso formal: una articulación específica de un significado.
nuo dentro del cual han nacido los individuos y dentro del La lingüística formalista había acentuado este punto, pero no
cual son conformados y al cual, por lo tanto, contribuyen en había distinguido que el proceso de articulación es también
. 1
un proceso continuo. Esta situación constituye a la vez su necesariamente un proceso material y que el propio signo se
socialización y su individuació n : los aspectos conexos de un convierte en una parte del mundo f ísico y material (social¬
proceso único que las teorías alternativas del «sistema » y la mente creado): « sea en sonido, masa f ísica, color, movimiento
r
'
*
%. - « expresión » habían dividido y disociado. Nos
encontramos en- del cuerpo o algo semejante ». La significación, la creación so¬
cial de significados mediante el uso de signos formales, es en¬
1 . . La cuestión de si un signo es « arbitrario » se halla sujeta a cierta tonces una actividad material prá ctica; en verdad es, literal¬
• • •
‘1 ; confusión local. El término fue desarrollado para distinguirlo de lo mente, un medio de producción. Es una forma específica de
¡
« cónico» a fin de indicar, correctamente, que la mayoría de los signos
verbales no son « imágenes » de cosas. Sin embargo, otros sentidos de la conciencia práctica que resulta inseparable de toda la ac¬
lo « arbitrario» , tendentes a lo « fortuito » o lo «casual » , ya habían sido tividad material social. No es como le gustaría al formalismo,
*
desarrollados; contra ellos Volosinoy centraba su oposición. y como desde un principio había considerado la teor ía idea-
50 51
mm
mj
- —
lista de la expresión, una operación de y dentro de la — mentó significativo de un lenguaje) es que es efectivo en la coy¬
« conciencia », que entonces se convierte en un estado o en un formal
municación, es una genuina fusión de un elemento
proceso separado, a priori, de la actividad material social. Es, una que ciertamente comparte con las
m
——
un significado ( cualidad

£%
— —
por el contrario y a la vez un proceso material distintivo
la producción de signos y, en la calidad fundamental de
señ ales) ; pero tambi én que como
cial continua es capaz de modificarse
funci
y
ó n de la actividad
desarrollarse : los
so¬
ver¬
su distinción como conciencia prá ctica, se halla comprometi¬ daderos procesos existentes en la historia de una lengua pero

mm-
do desde el principio en toda otra actividad humana social y que la privilegiada prioridad del análisis « sincrónico » había ig¬
material. > norado o reducido a un carácter secundario o accidental.
Los sistemas formalistas pueden dar la impresión de ha¬ En realidad, desde que existe como signo, por su cualidad
llar este punto refiriéndolo a lo « ya conocido », la « determina¬ —
de relación significante tanto la relación entre el elemento
r ción de ú ltima instancia de la estructura económica », como formal y el significado (su estructura interna) como las re¬
r

K
. .
ocurre en algunas versiones habituales del marxismo estruc-
turalista. Con la finalidad de evitar este tipo de reducción de¬
bemos tomar en consideración la distinción fundamental que
.
ofrece Volosinov entre un «signo » y una «señal » En las teo¬
rías reflexivas del lenguaje, correspondan a los tipos positi-

laciones entre el pueblo que efectivamente lo utiliza en el
lenguaje prá ctico, lo convierten en un signo tiene, al igual
que la experiencia social que constituye el principio de su
formación, propiedades dialécticas y propiedades generativas.
De un modo que le es característico, no ha fijado, como ocu¬
:r
' , vistas del materialismo o a teor ías como el conductismo psi¬
1 rre con la señal, un significado determinado, invariable. Debe
cológico, todos los « signos» son reducidos efectivamente a tener un efectivo núcleo de significado aunque en la prá ctica
« señ ales » dentro de los simples esquemas de « objeto » y « con¬
ciencia » o « estímulo» y « respuesta ». Los significados son crea¬
í- posea una esfera de acción variable, que sé corresponde con
p la infinita variedad de situaciones dentro de las cuales es uti¬
** :- • dos mediante el reconocimiento (repetido) de lo que efectiva
mente son « señales »: de las propiedades de un objeto o del
¬

h
lizado activamente. Estas situaciones incluyen tanto relacio¬
nes nuevas y cambiantes como relaciones recurrentes, y esta
carácter de un estímulo. Por lo tanto, la « conciencia » y la es la realidad del signo en tanto que fusi ón din ámica del «ele¬
« respuesta » « contienen » (ya que esto es ahora el significado)
propiedades de dicho carácter. La pasividad y el mecanismo

mento formal» y el « significado» «forma » y « contenido » ,
antes que la significación interna, fija y «ya conocida ». Esta

atribuidos a tales descripciones han sido reconocidos muy a
menudo. En verdad, es contra esa pasividad y ese mecanismo
cualidad variable, a la que Volosinov denomina multi acen - -
tual , es, desde luego, el desaf ío necesario a la idea de los sig¬
:
como se ha manifestado la principal contribución del forma¬ 4| nificados « correctos » o «apropiados » que habían sido podero¬
lismo, en su insistencia sobre la articulación específica (for¬ samente desarrollados por la filología ortodoxa a partir de
mal ) de los significados a través de los signos.
'
- Sin embargo, ha sido mucho menos perceptible el hecho
de que teorías muy diferentes, basadas en el carácter deter¬
sus estudios de las lenguas muertas y qu é habían sido asu¬
midos tanto en las distinciones sociales de clase de un len¬
guaje « standard » flanqueado por « dialectos» o por «errores»
minado de los sistemas de signos, dependen , finalmente, de como en las teor ías sobre una lectura « correcta » u « objetiva ».
una idea comparable del cará cter fijo del signo, que, efecti ¬
Sin embargo la cualidad de variación — no la variaci ón fortui¬
,
vamente, es entonces un desplazamiento del contenido fijo
a la forma fija. Un profundo análisis de estas escuelas rivales
nos ha permitido reconocer el hecho de que la conversión
del « signo » (como el propio término hizo siempre posible e 1 —
ta , sino la variación en tanto que elemento necesario de la
conciencia práctica conduce lentamente a una situaci ón de
oposici ón a las descripciones objetivistas del sistema de sig¬
nos. Constituye uno de los argumentos decisivos contra la
incluso probable), sea en un contenido fijo o en una forma reducción del hecho clave de la determinación social a la idea
fija, constituye una negación radical de la conciencia prác¬ de la determinación por un sistema. Sin embargo, a la vez que
tica activa. El signo, en cada caso, se moviliza hacia una señal, conduce lentamente a una situación de oposición con respec¬
a la que Volosinov distingue de un signo por el hecho de que to a todas las formas de objetivismo abstracto, ofrece asi¬
es intrínsecamente limitada e invariable. La verdadera cuali ¬
mismo una base para una reconsideración vital del problema
dad de un signo (se hubiera preferido que dijera : de un ele- de la «subjetividad ».
g
52

|
53
IP
jr
'

La señal, en su invariabilidad fija, es ciertamente un hecho


colectivo. Puede ser admitida y repetida o puede inventarse quiera de ellos) de Una manifiesta actividad social del lengua¬
una nueva señal; pero en cada caso el nivel en que opera es de je, reduce nuevamente el lenguaje social a la condición de
tipo colectivo: es decir, debe ser reconocido pero no necesita conciencia práctica. Lo que en realidad debe afirmarse es
ser internalizado en ese nivel de sociabilidad que ha excluido

que el signo es social aunque en su verdadera calidad de

1
signo es susceptible de ser internalizado en realidad debe
( por considerarlas versiones reductivas de lo « social » comú n¬
mente excluido) la participación activa de individuos cons¬
ser internalizado si ha de ser un signo destinado a una rela¬
ción comunicativa entre personas reales que inicialmente uti¬
.
cientes La señ al, en este sentido, es una propiedad colectiva
fija e intercambiable; y de un modo que le es caracter ístico,
es f á cilmente importada y exportada. El verdadero elemento

lizan sólo sus poderes f ísicos para expresarlo y es suscep¬
tible de ser continuamente aplicable, a través de medios sq-
significante del lenguaje debe tener desde el principio una ca¬ ciales y materiales, en la comunicación manifiesta. Esta rela¬

I!
ción fundamental entre el signo « interior» y el signo « mate¬
pacidad diferente para convertirse en un signo interior , en
una parte de la conciencia práctica activa. Por lo tanto, ade¬ —
rial » una relación que con frecuencia es experimentada
más de su existencia material y social entre los individuos
reales, el signo es parte asimismo de una conciencia verbal¬
mente constituida que permite a los individuos utilizar signos

como una tensión pero que siempre es vivida como una
actividad, como una práctica necesita una exploración ra¬
dical intensiva. En la psicología del desarrollo individual
sSifi' creados por su . propia iniciativa, sea en actos de comunica¬
ción social o en prá cticas que, no siendo manifiestamente
Vygotsky comenzó esta exploración e inmediatamente distin ¬
guió ciertas características fundamentalmente distintivas del
« discurso interior », caracter
ísticas constitutivas y no simple¬

MIfe sociales, pueden interpretarse como prá cticas personales o


privadas.
La concepción es, por tanto, radicalmente opuesta a la
mente transferidas, como en el caso planteado por Volosinov.
Esto ocurre todavía dentro de la perspectiva de una teor ía

ip ,

construcción de todos los actos de comunicación a partir de


materialista histórica. La compleja relación, observada desde
otra perspectiva , necesita una exploración específicamente

111
relaciones y propiedades objetivas predeterminadas, dentro

lift
1 de las que no sería posible ninguna iniciativa individual de
tipo creativo o autogenerado. En consecuencia, es un decisivo
rechazo teórico de las versiones saussureanas, conductistas o
mecánicas, de un sistema objetivo que se halla más allá de
hist órica, ya que es en el movimiento en que se produce a
partir de la producción del lenguaje a través solamente de
los recursos humanos f ísicos, a través de la historia material
de la producción de otros recursos y de los problemas de la
tecnología y la notación que luego se ven involucrados en

IP
-<.v £»&$» .

r
la iniciativa individual o del uso creativo. Sin embargo, cons¬
tituye también un rechazo teórico de las teorías subjetivistas
del lenguaje considerado como expresión individual, desde el
momento en que lo que se halla internamente constituido es
el hecho social del signo que admite un significado social y
ellos, en la historia social activa del complejo que conforman
los sistemas comunicativos que hoy son parte tan importante

del propio proceso productivo material donde debe ser ha ¬
llada la dinámica del lenguaje social: su desarrollo de nuevos
medios de producción dentro de medios de producción bá¬
una relación definida pero nunca fija o invariable. Se ha otor¬ sicos.
gado, y se continú a hacié ndolo, una gran fuerza a las teor
ías Entretanto, siguiendo a Volosinov, podemos observar pre¬
del lenguaje como expresión individual, mediante la rica ex¬

— —
periencia prá ctica de los «signos interiores» el lenguaje in¬
terior en el repetido conocimiento individual de las «acti ¬
vidades del lenguaje interior», tanto si las denominamos « pen¬
cisamente cómo todo proceso social es actividad entre indi¬
viduos reales, y por tanto entre verdaderas individualidades,
a través del pleno hecho social que constituye el lenguaje (sea
en tanto que discurso «exterior» o « interior »); es la constitu¬
samiento» o « conciencia » como verdadera composición verbal. ción activa , en seres f ísicos diferentes, de la capacidad social
Estas actividades « interiores » involucran el uso de palabras que es el medio de realizaci ón de cualquier vida individual.
que, al menos a ese nivel, no son dichas ni escritas para nin¬ La conciencia, en este preciso sentido, es un ser social. Es
guna otra persona. Toda teor ía del lenguaje que excluya esta la posesión , a través de relaciones y desarrollos sociales espe¬
experiencia o que procure limitarla a la condició n de residuo, cíficos y activos, de una precisa capacidad social, que es el
subproducto o ensayo (aunque a menudo puede ser cuales¬ «sistema de signos». Volosinov, incluso después de estas re
-
54
55

I,
r
:

formulaciones fundamentales, contin ú a hablando del « siste¬ avance evidente, y el problema de la variabilidad del signo
ma de signos »: la formulación que había sido decisivamente puede aparecer contenido dentro de la variabilidad de sus
producida en la lingüística saussureana. Sin embargo, si con relaciones formales. Sin embargo, aun siendo este tipo de
¬

tinuamos examinando sus argumentos encontramos cu á n di¬ énfasis puesto sobre el sistema de relación obviamente nece ¬

f ícil y confusa puede resultar esta formulación. El propio



« signo » la marca o el símbolo, el elemento formal debe—
ser revaluado con el prop ósito de acentuar su variabilidad y ic
sario , se halla limitado por la consecuencia de la definició n
abstracta inicial del signo. Las relaciones altamente comple¬
jas de las unidades (teóricamente) invariables nunca pueden
sus elementos internamente activos indicando no sólo una 1
ser sustantivas; deben mantenerse como relaciones formales .
estructura interna, sino una din á mica interna. Del mismo La din á mica interna del signo, incluyendo sus relaciones so ¬

modo, el « sistema » debe ser revaluado a fin de acentuar m ás ciales y materiales tanto como su estructura formal , debe ser
el proceso social que la « sociabilidad » fija : una revaluación comprendida como necesariamente conectada con la din á ¬
que fue hecha en parte por Jakobson y Tynjanov (1928) con mica social y material tanto como con la din á mica formal del
una argumentaci ón formalista y con el reconocimiento de sistema en su totalidad. En trabajos recientes se han pro¬
que « cada sistema existe necesariamente como una evolución ,
mientras que, por otra parte, la evolución proviene ineludi¬
5
§
ducido algunos progresos en esta dirección (Rossi Landi, -
1975) .
blemente de una naturaleza sist é mica ». A pesar de que óste I Sin embargo, tambié n se ha producido un movimiento que
era un reconocimiento necesario, fue limitado por su pers ¬
parece volver a plantear todo el problema . En la lingüística
pectiva de determinados sistemas dentro de una categoría chomskyana se ha dado un paso decisivo hacia un concepto

« evolutiva » la materialización acostumbrada del idealismo
objetivo— y todavía debe ser corregida mediante el pleno
de sistema que acent úa la posibilidad y el hecho de la ini¬
ciativa individual y de la práctica creativa que previamente
énfasis puesto sobre el proceso social. En este punto, como habían sido excluidas por los sistemas objetivistas. Pero al
una cuesti ó n de absoluta prioridad , los hombres relatan y mismo tiempo esta concepció n sobrecarga las profundas es¬
contin úan relatando, ante cualquier sistema que sea producto tructuras de la formació n del lenguaje que son verdaderamen ¬
suyo, cómo puede comprender o ejercitar su determinación te incompatibles con las descripciones sociales e hist óricas
como una cuestión más de conciencia prá ctica que de concien¬ corrientes del origen y el desarrollo del lenguaje . El é nfasis
cia abstracta. puesto sobre profundas estructuras constitutivas a un nivel
Estos cambios deberán llevarse a cabo en la constante in ¬ evolutivo antes que histórico, puede , desde luego, ser recon ¬
vestigación que se desarrolla en tomo al lenguaje . Sin em ¬ ah.
ciliado con la concepci ón del lenguaje como facultad humana
bargo, el último punto indica una dificultad final . Gran parte constitutiva: ejerciendo presiones y estableciendo l í mites, de
del proceso social de la creación de significados fue proyec¬ modos determinados, al propio desarrollo humano. Sin em ¬
tado dentro de la lingüística objetivista en funci ón de las rela ¬ bargo, mientras es conservado como un proceso exclusiva ¬


ciones formales y por lo tanto, de la naturaleza sistemá ti¬ mente evolutivo, se moviliza hacia descripciones materializa ¬

ca de los signos. Lo que había sido abstracta y está ticamen ¬
te concebido a nivel del signo se insert ó en un tipo de movi¬
das en relación con la « evoluci ón sistemá tica »: el desarrollo


miento si bien era un tipo de movimiento determinado,

congelado, el movimiento de un manto de hielo mediante
las « leyes » o las « estructuras » de relación del sistema con¬
i a través más de estructuras y sistemas constituidos (siendo
ahora la constitución , a la vez, de un tipo que permite y li¬
mita las variaciones) que de los verdaderos seres humanos
en una prá ctica social continua . En este punto, el trabajo de
siderado como totalidad. Esta extensión a un sistema de rela ¬ Vygotsky sobre el discurso interior y la conciencia resulta
ción , incluyendo su aspecto formal como gram á tica , es en 1
todo caso inevitable. El aislamiento del « signo »
— —
Saussure o en Volosinov • es, en el mejor de los casos, un
sea en - fundamental desde una perspectiva teórica:
«Si comparamos el desarrollo originario del lenguaje y del
procedimiento analítico; y en el peor, una evasión. Gran parte —
intelecto que, como hemos visto, se desarrollan a lo largo de
Iineamientos separados tanto en los animales como en los niños
del importante trabajo sobre las relaciones dentro de un sis¬
tema considerado en su totalidad constituye por lo tanto un
i T.

muy peque ños con el desarrollo del discurso interno y del pen
57
-
56
P

samiento verbal, debemos concluir que el último estadio no es X


simplemente una continuación del estadio anterior. La propia 3. Literatura
naturaleza del desarrollo cambia de una condició n biológica
una condición sociorhistórica. El pensamiento verbal no es unaa
forma de conducta natural , innata , sino que est á determinado i
v
por un proceso histórico-cultural y tiene propiedades y leyes es¬ II
pecíficas que no pueden fundamentarse en las formas
naturales
del pensamiento y el lenguaje» ( Thought and Language, p. 51).
Es relativamente dif ícil comprender la « literatura » como
Por lo tanto, a la necesaria definición de la facultad bio¬ m concepto. En el uso corriente no parece ser más que una
lógica del lenguaje como constitutivo podemos agregar una descripción específica; y lo que se describe es, entonces, como
u
definición igualmente necesaria del desarrollo del lenguaje regla, tan altamente evaluado que se produce una transfe¬

V
- A '
>*•
.
— —
que es a la vez individual y social como hist órica y so¬
cialmente constituyente. Por tanto, lo que podemos definir
rencia verdaderamente inmediata y desapercibida de los va¬
lores específicos de los trabajos particulares y de los tipos
es un proceso dialéctico: la cambiante conciencia práctica de trabajo respecto de los cuales opera como concepto, del
de los seres humanos , en la cual se puede acordar $* cual todavía se cree firmemente que es real y práctico. Cier¬
absoluta
mmr
¿
. importancia tanto a los procesos hist óricos como a
los evo¬ tamente, la propiedad especial de la « literatura » como con ¬
•' v >>
lutivos, pero dentro de la cual tambié n pueden ser distingui ¬
dos en relación con las complejas variaciones del m cepto es que reclama este tipo de importancia y de prioridad
en las realizaciones concretas de muchos grandes trabajos
uso del lenguaje. A partir de esta fundamentacióverdadero
n teó rica particulares, en contraste con la «abstracción » y la « genera ¬
estamos en condiciones de continuar avanzando para lidad » de otros conceptos y de los tipos de prácticas que de¬
ÍMS:- . guir la « literatura », dentro de un específico distin
¬

finen por contraste. En consecuencia , es com ú n ver definida


a:- - desarrollo socio-
histó rico de la escritura, del abstracto concepto
retrospecti¬
vo, tan com ú n en el marxismo ortodoxo, que la reduce,
m a la « literatura » como la « plena, fundamental e inmediata
experiencia humana » , habitualmente con una observaci ón
como
’ -v V ; i
al propio lenguaje, a una función y luego a un
subproducto asociada a « detalles minuciosos ». Por contraste, la « sociedad »

V. -
(superestructura!) del trabajo colectivo .
de poder continuar con este análisis debemos
conceptos de literatura que, basados en teor
Sin embargo, antes
examinar los m es vista a menudo como esencialmente general y abstracta:
más las síntesis y los promedios de la vida humana que la
sustancia directa . Existen otros conceptos relacionados, tales
ías anteriores
sobre el lenguaje y la conciencia, todavía se
mantienen vi¬
na como « política », « sociología » o « ideología », que son igual ¬
gentes.

mente ubicados y desacreditados como meros caparazones
m exteriores endurecidos en comparación con la experiencia
. - -- -

m viviente de la literatura.
*

/¿v.
'H « ( i'Uft n'’' 1

'
'

La ingenuidad del concepto, en esta forma familiar, pue¬


de demostrarse de dos maneras: teóricamente e histórica
m
¬

mente. Es cierto que se ha desarrollado una versión popular


¡B del concepto dentro de una modalidad que parece protegerla ,
ES
m* y en la práctica a menudo la protege , contra cualquiera de
ambos argumentos. Se ha forzado tanto la abstracción esen ¬
WA
íK cial de lo « personal » y lo « inmediato» que , dentro de esta
forma de pensamiento altamente desarrollada, se ha desinte¬
m*.- - grado todo el proceso de abstracció n. Ninguno de sus pasos
fe puede trazarse de nuevo y la abstracción de lo «concreto »
constituye un círculo perfecto y virtualmente indestructible.
P
te
' - Los argumentos que provienen de la historia o de la teor
son simplemente una evidencia de la generalidad y la abs
ía
-
58
59

-
'

‘¿t

yf
!
tracción incurable que padecen quienes los exponen. Por lo En su forma moderna, el concepto de «literatura » no sur¬
gi ó antes del siglo XVIII y no fue plenamente desarrollado has
¬
tanto, pueden ser rechazados desdeñosamente , a menudo sin su surgimien
ta el siglo xix. Sin embargo, las condiciones de ¬
necesidad de una respuesta específica que solamente implica ¬
ría rebajarse a su nivel. ¡; to se habían generado desde la época del Renacimiento. La
Es un sistema de abstracción poderoso y a menudo olvi¬ palabra misma comenzó a ser utilizada por los ingleses en el¬
dado dentro del cual el concepto de « literatura » se torna ac¬ siglo xvi, a continuaci ón de sus precedentes franceses y la
i. tinos; su ra íz fue el té rmino latino littera , letra del alfabeto
,
tivamente ideológico. La teoría puede hacer algo en su con ¬ S
originaria , fue efec
Li í leraí ure , según su ortograf ía corriente ¬
tra, en lo que se refiere al reconocimiento necesario ( para
aquellos que realmente se hallan en contacto con la literatu¬ Illfe tivamente una condición de la lectura: de ser capaz de leer¬
y de haber leído. A menudo se aproximó al sentido del alfa
¬

ra , dif ícilmente exigirá una preparación prolongada ) de que ,


II
¡ í fjri
sea lo que « ella » pueda ser, la literatura es el proceso y el betismo (literacy ) moderno, que no se incluy ó en el lenguaje
hasta las postrimer ías del siglo xix; su introducción se
hizo
resultado de la composición formal dentro de las propieda¬ que experiment ó la
des sociales y formales del lenguaje. La supresión efectiva necesaria en parte por el movimiento
de este proceso y sus circunstancias , que se consigue tras¬ literatura hacia un sentido diferente . El adjetivo normal aso ¬

mutando el concepto por una equivalencia indiferenciada con ciado con literatura fue letrado ( literate ). Literato ( literary )
la «experiencia vivida inmediata » (en algunos casos, en ver surgi ó en el siglo xvn con el sentido de la capacidad y la ex¬
¬
i§ periencia de leer y no asumió su significado moderno dife¬
dad, por algo m ás que esto, de modo que las experiencias
reales vividas de la sociedad y la historia se entienden como
IIIÜÉ renciado hasta el siglo xviii.
si fueran menos particulares e inmediatas que las que co¬ La literatura en tanto que categoría nueva fue, pues, una
diferenciación del área originariamente caracterizada como
rresponden a la literatura) , constituye una proeza ideológica m ret ó rica y gramática : una especializaci ón en la lectura y, en
I? '
extraordinaria. El verdadero proceso que es específico, el de
la composición real, ha desaparecido efectivamente o ha
iÉSI
m
r- L
el contexto material del desarrollo de la imprenta, en la pa ¬
.
labra impresa y especialmente en el libro Eventualmente,

í ké
sido desplazado hacia un procedimiento interno y autodemos-
trativó en el que se cree genuinamente que la escritura de
este tipo (aunque entonces se dan por sentadas muchas cosas)
es ella misma una «experiencia vivida inmediata » . Acudir a
m
¡
habría de convertirse en una categoría más general que la
de poes í a o que la de la primitiva poesí a sentimental, que
habían sido los té rminos generales para la composici ón ima ¬
1Ü ginativa pero que en relaci ón con el desarrollo de literatura
la historia de la literatura, en su gama inmensa y extraordi
1Í lü
"

SSI
¬

nariamente variada, desde Mabinogion hasta Middlemarch, o se tornaron fundamentalmente especializados, a partir del
siglo xvn , para la composición mé trica y especialmente para

W
desde El Paraí so perdido hasta Prelude , provoca una duda
moment á nea, hasta que las numerosas categorías dependien ¬ ¡a Ü la composición mé trica leída e impresa. Sin embargo, litera¬
tura no fue jamás en su origen la composición activa • la —
mm
- . tes del concepto toman el sitio que les corresponde: « mito »,
« romance », « ficción » , « ficci ón realista », « épica », « lírica » , -
« autobiograf ía ». Las que desde otro punto de vista podr
m; « producció n »
ría de tipo
— que la poesía había descrito. Fue una catego¬
diferente , como la lectura anterior a la escritura.
ser asumidas razonablemente como definiciones iniciales de
ían
sir El uso caracter ístico
en toda la literatura y erudición , divina y humana » y más
——
puede observarse en Bacon « aprendió

f *
los procesos y las circunstancias de la composici ón , se con ¬
vierten, dentro del concepto ideol ógico, en « formas » de lo
que todavía se define triunfalmente como la « plena , funda ¬
:M m
S 5Ü?
recientemente en Johnson
la literatura corriente , tal
— « tenía probablemente m ás que
como su hijo se refiere a él en uno
*
.: mental e inmediata experiencia humana ». Ciertamente, cuando de sus m á s elaborados poemas latinos ». Es decir que la li¬
cualquier concepto tiene un desarrollo tan profundo y com ¬ teratura era una categoría de uso y de condición antes que
it de producci ó n. Era una especialización particular de lo que
-m . plejo, interno y especializado, dif ícilmente puede ser exami¬
nado o cuestionado desde fuera. Si hemos de comprender su
significación y los complicados hechos que en parte revela
hasta aqu í había sido observado como una actividad o una
práctica, y una especializaci ón, debido a las circunstancias,
y en parte oculta, debemos examinar el desarrollo del con ¬ Hf que se produjo inevitablemente en t érminos de clase social.
cepto mismo. fifi Segú n su sentido difundido originariamente, m ás all á del
tm
• V" '
60
m
tes
T: 61

' " !< V


¿

\

m
m
mt
sentido desnudo de « alfabetismo» era una definici ón del sa ¬ m
minó en una definición más efectiva de « una literatura na ¬
ber « humano » o « culto », y por lo tanto especificaba una dis ¬
tinció n social particular. Los nuevos conceptos polí ticos de m cional ». Las fuentes de cada una de estas tendencias pueden
ser distinguidas a partir del Renacimiento, pero fue en los
« naci ón » y las nuevas evaluaciones de lo « vern á culo » interac ¬ & siglos xvm y xix cuando irrumpieron más poderosamente
tuaban con un é nfasis constante sobre la « literatura », como la hasta que se convirtieron , durante el siglo XX, en supuestos
«lectura » en las lenguas « clásicas ». Aü n así, en
este primer
estadio, durante el siglo xvm , literatura fue originariamente
un concepto social generalizado que expresaba cierto nivel
(minoritario) de realización educacional. Esta situación lleva¬ *
mtes $

.
efectivamente admitidos. Podemos examinar más cuidadosa¬
mente cada una de estas tendencias.
El desplazamiento desde el concepto de « saber » a los de
« gusto » o « sensibilidad » constituyó de modo efectivo el es¬
ba consigo una definición alternativa potencial y eventualmen ¬ tadio final de un desplazamiento iniciado a partir de una
te realizada de la literatura considerada refiriéndose a los « li¬
bros impresos », los objetos en los cuales, y a través de los Ife profesió n ilustrada paranacional, con su originaria base so ¬
cial ubicada en la Iglesia y más tarde en las universidades,
cuales, se demostraba esta realización. y con las lenguas clásicas operando como material compar¬
Es importante que , dentro de los términos de este desarro¬
4
íS i;.i - *
* '

llo, la literatura incluyera normalmente todos los libros im ¬


presos. No había necesidad de especialización en lo que se
IB
m
tido, hasta alcanzar una profesión cada vez más definida por
su posición dé clase de la que se derivaban fundamentalmen¬
te los criterios generales, aplicables en otros campos además
refería a las obras « imaginativas ». La literatura fue todavía, del correspondiente a la literatura. En Inglaterra, algunos
primeramente, la capacidad de leer y la experiencia de leer, rasgos específicos del desarrollo burgués fortalecieron este
y esto inclu ía la filosof ía, la historia y los ensayos tanto como 1 desplazamiento; « el amateur cultivado» constituyó uno de sus
los poemas. ¿ Eran « literatura » las nuevas novelas del si¬

elementos, pero el « gusto » y la « sensibilidad » fueron funda ¬
glo xvTii ? El primer enfoque de esta cuestión no se ocupó mentalmente los conceptos unificadores, en términos de cla¬
de la definición de su modo o su contenido, sino que la re ¬ » se, y pudieron aplicarse a una gama muy amplia , desde el
firió a las pautas del saber « culto » o « humano». ¿ Era litera ¬ $£ > < • comportamiento pú blico y privado hasta (como lamentaba
tura el drama ? Esta cuestión habría de inquietar a genera¬
ciones sucesivas, debido no a cualquier dificultad circunstan¬ i ®-- > 13 ,
Wordsworth ) el vino o la poesí a. El « gusto» y la « sensibili¬
dad », como definiciones subjetivas de criterios aparentemen ¬
cial, sino a los límites prácticos que presentaba la catego¬
ría. Si la literatura era la lectura , podría decirse que un ¡I te objetivos (que adquieren su objetividad aparente en un
sentimiento de clase activamente consensual) y al mismo
estilo escrito para ser leído es literatura , y si no es así, ¿ en
qu é situación se hallaba Shakespeare ? (Aunque, por supues¬ m tiempo definiciones aparentemente objetivas de cualidades
subjetivas, son categor ías característicamente burguesas.
to, hoy podr ía ser leído; esto fue posible, y « literario », a tra¬
vés de los textos.)
La definici ón indicada por este desarrollo se ha conser¬
n
ir
.
La « crí tica » es un concepto fundamentalmente asociado a
este mismo desarrollo. Como t é rmino nuevo, desde el siglo
xvii se desarrolló ( manteniendo siempre relaciones dif íciles
vado a cierto nivel. La literatura perdió su sentido originario con su sentido general y persistente de crítica y censura ) a
como capacidad de lectura y experiencia de lectura y se con ¬ partir de los « comentarios » sobre literatura, dentro del cri¬
virtió en una categoría aparentemente objetiva de libros im ¬ terio « aprendido », hasta el ejercicio consciente del « gusto »,
presos de cierta calidad. Los intereses de un « editor literario
o de un « suplemento literario » todavía serían definidos de*
í f- la « sensibilidad » y la « discriminación ». Se convirtió en una
forma significativamente especial de la tendencia general que
este modo. Sin embargo, pueden distinguirse tres tendencias
conflictivas: primero, un desplazamiento desde el concepto í experimentaba el concepto de literatura hacia una acentuación
del uso o del consumo (conspicuo) de trabajos más que a
de « saber » hacia los de « gusto» o « sensibilidad », como criterio su producción. Mientras que los hábitos del uso y el con ¬
que define la calidad literaria; segundo, una creciente especia¬ sumo todavía eran criterios de una clase relativamente inte¬
lización de la literatura en el sentido de los trabajos « crea ¬ grada , poseían sus fuerzas y sus debilidades características.
tivos » o « imaginativos » ; tercero, un desarrollo del concep ¬ El « gusto» en literatura podría confundirse con el « gusto » en
to de « tradición dentro de los t érminos nacionales que cul l: relación con cualquier otra cosa ; sin embargo, en t érminos
-
62 63
*
:r\ . /v«
P
1
"
*
k
m Emites fueron desafiados en nombre de una « imaginación » o
de clase, las respuestas a la literatura estaban notablemente 4 « creatividad » plena y liberadora. Las aserciones rom á nticas
integradas y la relativa integración del « p úblico lector » ( t é r¬
mino característico de la definici ó n ) constituyó base propicia
.
para una importante producción literaria La confianza en
I principales, que dependen de estos conceptos, tienen una for¬
ma de acción . significativamente absoluta, desde la polí tica y
la naturaleza hasta el trabajo y el arte. En este período, la
la «sensibilidad » como forma especial de un énfasis emplea ¬
do en relació n con la respuesta « humana » global tenía debi¬ i; « literatura » adquiri ó una nueva resonancia ; sin embargo, no
era todavía una resonancia especializada. Esto llegó con pos
lidades obvias en su tendencia a separar el « sentimiento » del
If
¬

« pensamiento » ( junto con un vocabulario asociado que com¬


prendía lo « subjetivo » y lo «objetivo », lo « inconsciente » y lo
« consciente », lo « privado » y lo « p ú blico »). Al mismo tiempo
f i
- terioridad en la medida en que, contra todas las presiones
de un orden capitalista industrial, la aserción se volvió de
fensiva y reservada cuando una vez había sido positiva y ab
¬

servía , en el mejor de los casos, para insistir sobre la sus¬ soluta. En el « arte » y la « literatura », las cualidades humanas
tancia « inmediata » y « vivida » (donde su contraste con la iir : esenciales y salvadoras, en una primera fase deben ser « des
¬

tradición « aprendida » resultaba especialmente marcado). Ver¬ plegadas »; y en una ú ltima fase, deben ser « preservadas » ,
daderamente, sólo en la medida en que esta clase perdió su i? Hubo una serie de conceptos que se desarrollaron con¬
dominio y su cohesió n relativos, la debilidad dedos concep¬
.
tos en tanto que conceptos se hizo evidente Y constituye una
evidencia, al menos, de su hegemonía residual, el que la crí¬
tica , asumida por las universidades como una nueva disci¬
ii
Un
.
.
juntamente El concepto de «arte » fue desplazado desde
su sentido de capacidad humana general hasta una esfe¬
ra de acción especial, definida por la « imaginación » y la
« sensibilidad ». Durante el mismo período, el concepto de
plina consciente para ser practicada por lo que se convirtió Sil « estética » se desplazó desde su sentido de percepció n gene ¬
en una nueva profesión paranacional, conservó estos con¬
ceptos de clase básicos a pesar de los intentos de establecer
nuevos criterios abstractamente objetivos. Con una mayor
seriedad, la crítica fue asumida como una definición natu¬
ll
li
.
¬
ral hacia la categoría especializada de lo « art ístico » y lo
« bello ». La « ficción » y el « mito » ( un nuevo t é rmino que pro¬
viene de los primeros a ñ os del siglo xix) podrían ser consi¬
derados desde la posición de clase dominante como « fanta¬
ral de los estudios literarios, definidos ellos mismos por la
categor ía especializada (libros editados y de cierta calidad )
de la literatura. Por lo tanto, estas formas que asumen los
li
Hit -
sías » , o « mentiras », aunque desde esta posici ón alternativa
fueron honrados como portadores de la « verdad imaginativa ».
Se otorgó a los conceptos de romance y « rom á ntico » un nue¬
conceptos de literatura y cr í tica son , desde la perspectiva del ém vo y especializado acento positivo. El concepto de « litera¬
desarrollo social hist órico, formas de control y especializa-
ción de una clase sobre una pr áctica social general y de una
ip tura » se movilizó junto a todos ellos. El amplio significado
general todavía era utilizable; sin embargo, comenzó a pre ' -
limitación de clase sobre las cuestiones que ésta debería
elaborar.
El proceso de especialización de la « literatura » en el sen¬
tido de los trabajos « creativos » o «imaginativos» resulta mu ¬
ii
ill
dominar firmemente un nuevo significado especializado en
torno a las cualidades distintivas de - lo « imaginativo » y lo
« est é tico ». El « gusto » y la « sensibilidad » habían comenzado
como categorías de una condición social. Dentro de la nueva
cho m ás complicado. En parte es una fuerte respuesta afir¬ fm especialización se asignaron cualidades comparables, aunque
m ás elevadas, a « las propias obras», a los « objetos estéticos » .
mativa , en nombre de una « creatividad » humana esencial¬
mente general, a las formas socialmente represivas e intelec¬
i ir
wm Sin embargo, todav ía exist ía una duda sustancial. Con ¬
tualmente mecá nicas de un nuevo orden social: el orden so¬ V sist ía en si las cualidades elevadas habían de ser asignadas
a la dimensión «imaginativa » (acceder a una verdad « más
cial del capitalismo, y especialmente del capitalismo indus¬
trial. La especialización prá ctica del trabajo para la produc¬
ción asalariada de mercancías; en estos té rminos, de la «exis¬
II
iH
elevada » o « m á s profunda » que la realidad « cotidiana » , « ob
jetiva » o « científica » ; demanda que era conscientemente sus¬
tituida por las demandas tradicionales de la religi ón) o a la
¬

tencia » al « trabajo »; desde el lenguaje hacia el trasvase de iM '

-
« mensajes » « informativos » o « racionales »; desde las relacio¬
nes sociales hasta las funciones dentro de un orden político
y económico sistem á tico; todas estas presiones y todos estos
m
ib
dimensió n « est é tica » (la « belleza » del lenguaje o del estilo) .
Dentro de la especialización de la literatura, las escuelas al¬
ternativas impusieron uno u otro de estos acentos; sin embar -
65
64
m
MÍK
P
1

go existieron asimismo intentos repetidos de fusionarlos, ' de ser historia para convertirse en tradición. No era, ni si¬
asimilando idénticamente la « verdad » y la « belleza » o la « ver¬ quiera teóricamente, todo lo que se había escrito o todos los
V
dad » y la « vitalidad del lenguaje ». Bajo una presi ón cons¬
tante, estos asertos se convirtieron no sólo en afirmaciones po¬
f tipos de escritos. Era una selección que culminó, de un modo
circular definido, en los « valores literarios » que estaba afir
sitivas, sino tambié n en aserciones negativas y comparativas í ¿i - mando la « critica ». Se produjeron frecuentes disputas lo
¬

contra todos los dem ás modos : no sólo contra la « ciencia » I



y la « sociedad » los modos abstractos y generalizadores de
otros « tipos » d é experiencia — y no sólo contra otros tipos
|r
cales que deben ser incluidas, o excluidas como ocurre co
m únmente, en la definición de esta « tradición ». Haber sido
inglés y haber escrito no significaba de ningú n modo perte¬
¬


de escritura

ahora especializados a su vez como « discur¬
siva » o «factual » , sino, irónicamente, contra gran parte de
la propia « literatura » , la « mala » escritura , la escritura « po ¬
f» necer a la « tradición literaria inglesa », del mismo modo
que ser inglés y hablar el inglés no ejemplificaba de ningún
modo la « grandeza » del lenguaje; en realidad , la práctica de
pular », la « cultura de masas ». Por lo tanto, la categoría que .
había parecido objetiva, « todos los libros impresos », a la que
#
ñ X la mayoría de los angloparlantes era citada a menudo pre¬
se había adjudicado un fundamento social de clase, el «saber M /£ cisamente como « ignorancia », « traición » o « degradación » de
esta « grandeza ». La selectividad y la autodefinición, que cons¬
culto » y el dominio del « gusto» y la « sensibilidad », se con¬
virtieron en un área necesariamente selectiva y autodetermi
nahte: . no toda la « ficción » era « imaginativa »; no toda la «li¬
- ¡| titu ían los procesos evidentes de la « crí tica » de este tipo, eran
proyectados no obstante como « literatura », como « valores
literarios» y finalmente incluso como «el cará cter inglés esen¬
v '.
- - teratura » era « literatura ». La « crítica » adquirió ú na gran
importancia nueva y efectiva , ya que se había convertido
en el ú nico medio de validar esta categoría selectiva y espe¬
ip
fgf
cial »; la ratificación absoluta de un proceso consensual limi¬
tado y especializado. Oponerse á los té rminos de esta ratifi¬
cación significaba estar « contra la literatura ».
cializada . Consist ía en una discriminación de las obras aut én¬
ticamente « grandes » o « principales», con la consecuente ca-
tegorización de obras « menores » y una exclusión efectiva de
I: pte -
Uno de los signos que revelan el éxito de esta categori-
zación de la literatura es que incluso el marxismo ha mani¬
festado poco í mpetu contra ella. Con seguridad, el propio
las obras « malas » o « insignificantes », a la vez que una comu¬ Marx se ocupó muy poco de ello. Sus exposiciones incidentales
nicación y una realización pr á cticas de los « principales » va¬ característicamente inteligentes y bien informadas sobre la
• 5*V -
!
lores: Lo que se hab ía reclamado para el « arte » y la « imagi
nación creativa » en los asertos rom á nticos fundamentales se
- •

Ii verdadera literatura son citadas actualmente con mucha fre¬


cuencia, defensivamente, como una evidencia de la flexibilidad
reclamaba ahora para la « crítica » considerada como una
'
g humana del marxismo, cuando realmente deberían citarse (sin
^ .
« disciplina » y una actividad « humana » fundamental.
Este desarrollo dependía , en primer lugar, de una elabo¬
ración del concepto de « tradición ». La idea de una « litera ¬ !! ninguna devaluación especial) como una evidencia de la gran
dependencia que, en estas cuestiones, ten ía de las conven¬
- ciones y categor ías de su época. Por lo tanto, el desaf ío ra ¬
tura nacional » había crecido vigorosamente desde la época dical del énfasis puesto sobre la « conciencia práctica » ja¬
del Renacimiento. Produjo todas las fuerzas positivas del
nacionalismo cultural y sus verdaderas realizaciones. Llevó i
iIw más superó las categorías de la « literatura » y la « estética »,
y, en este campo, siempre existieron dudas en cuanto a la
consigo el sentimiento de la « grandeza » o la « gloria » del len¬
guaje nativo, del cual, antes del Renacimiento, se había rea ¬
lizado una apología convencional compará ndolo con el orden
15 aplicación práctica de las proposiciones que se declaraban
fundamentales y decisivas en prácticamente todos los de¬
« clásico ». Cada una de estas ricas y fuertes realizaciones ha
bía sido verdadera ; la « literatura nacional » y el « lenguaje
principal » se hallaban ahora efectivamente « all í ». Sin embar¬
¬
IIm
.> ¡
i
ir*
m ás sitios.
Cuando eventualmente se produjo una aplicación de este
tipo, en la tradición marxista tardía , se manifest ó mediante
go, dentro de la especialización de la « literatura » , cada uno
fue redefinido de modo que pudiera ser conducido en el sen¬ m
til
tres tipologías principales: un intento de asimilaci ó n de la
« literatura » a la « ideología », que en la prá ctica era poco
más que golpear una contra otra a dos categorías inadecua¬
tido de la identidad con los « valores literarios » selectivos y
autodeterminantes . La « literatura nacional » dejó muy pronto m das; una efectiva e importante inclusión de la « literatura
popular » — la «literatura del pueblo »
— como parte necesa-
66 67
S
- -Í - JÉ
IasüÉF
s» .
ria aunque negada de la « tradición literaria »; y un intento'
1
¡Sfep

1?
¡ pal de una cultura constituye la evidencia decisiva de una
®P ' sostenido aunque desigual de relacionar la « literatura » con
la historia económica y social dentro de la cual « ella » se
.
forma particular del desarrollo social del lenguaje. Dentro
de sus té rminos, se' realizó un trabajo de una importancia

1II
V’;.' hab ía producido Cada uno de estos dos ú ltimos intentos ha notable y permanente en las relaciones específicamente so¬
sido muy significativo. En el primero, la « tradici ón » ha sido ciales y culturales. Sin embargo, lo que ha estado ocurriendo
&P-- .
genuinamente desplegada En el ú ltimo, ha existido una efec¬
|| en nuestro propio siglo es una profunda transformación de

I
)
~i -. : • >

• ' tiva reconstitución, sobre á reas más amplias, de la práctica estas relaciones directamente conectada con los cambios pro¬
G «
social hist órica, que hace mucho m ás problemá tica la abs¬ ducidos en los medios de producción b ásicos . Estos cambios
tracció n de los « valores literarios » y que, más positivamente, resultan m ás evidentes en las nuevas tecnologías del lengua¬
V, - V 1
permite nuevos tipos de lecturas y nuevos tipos de cuestiones je que han movilizado la prá ctica m ás allá de la tecnolog ía
sobre « las propias obras ». Esta situación se ha conocido, es ¬ Sgt de la impresió n relativamente uniforme y especializada . Los
pecialmente , como « crí tica marxista » (una variante radical
de la práctica burguesa establecida) , aunque se había produ
tfar cambios principales son los que corresponden a la transmi ¬
¬
si ón electrónica, al registro del habla y la escritura para el
cido otro trabajo sobre bases muy diferentes a partir de iiiSv
f pt
| habla y la composición y transmisión qu ímicas y electrónicas
una historia social má s amplia y de concepciones más am
plias sobre « el pueblo», « el lenguaje » y « la nación ».
¬

|HlHl de las im ágenes, en complejas relaciones con el habla y con


Ja escritura para el habla, incluyendo imágenes que pueden
Resulta significativo que la « cr
ítica marxista » y los « estu¬
dios literarios marxistas » hayan tenido un éxito mayor, en
t é rminos corrientes, cuando han trabajado dentro de la ca¬
|
|
|
||r fp
m llp
H lili;
'

— —
ellas mismas ser « escritas ». Ninguno de estos medios in- '
valida la impresión y ni siquiera disminuye su importancia •
específica ; sin embargo, no son simples agregados de ella
tegoría admitida de « literatura », que pueden haber desple¬ o meras alternativas. En sus complejas relaciones e interre-
gado e incluso revaluado pero que jamás han cuestionado laciones configuran una nueva práctica sustancial del propio
o se han opuesto radicalmente. Por contraste, lo que parecía fp íUPí ' lenguaje social sobre una esfera de acción que va desde las
ser una revaluación teórica fundamental en el intento de asi¬
Ü &IP alocuciones pú blicas y la representación manifiesta hasta el
milación a la « ideología », result ó un fracaso desastroso, y,
Ü|
| llffe
|p r, -
« discurso interior » y el pensamiento verbal , ya que son siem
dentro de este campo, comprometió fundamentalmente el | pre algo más que nuevas tecnologí as en un estudio limitado.
status del propio marxismo. Sin embargo, se han producido É
J|
• tMt Son medios de producción desarrollados en relaciones direc-
durante el último medio siglo otras tendencias más signifi¬ si¡ Ppy
« IgPr .
tas aunque complejas junto con relaciones culturales y socia -
cativas. Lukács contribuyó a la profunda revaluación de « la les profundamente cambiantes y difundidas: cambios reco-
est é tica ». La Escuela de Frankfurt, con su especial é nfasis |
f||¡p
nocidos en todas partes como profundas transformaciones
en el arte, emprendió una sostenida reexaminación de la
« producció n artística », centralizada en el concepto de « me¬
¡
ggí
diEffceci:.
'
polí ticas y económicas. No es en absoluto sorprendente que
ej concept 0 especializado de « literatura » desarrollado en pre¬
diaci ón ». . Goldmann emprendió una revaluación radical del cisas formas de correspondencia con una clase social parti¬
« tema creativo ». Las variantes marxistas del formalismo se mi cular, una particular organización del saber y la apropiada
encargaron de la redefinició n radical de los procesos de la tecnología particular de la impresión, sea invocado actualmen¬
escritura , con nuevas utilizaciones de los conceptos de « sig¬ te con tanta frecuencia y con un mal humor de índole retros¬
nos » y « textos » y con un rechazo significativamente asociado iil- pectiva , nost álgica o reaccionaria como una forma de oposi ¬
de la « literatura » considerada como una categoría . Los m é¬ ción a lo que es correctamente comprendido como una nue¬
todos y los problemas indicados por estas tendencias será n va fase de la civilización. La situación es comparable, desde
examinados en detalle más adelante. t jü una perspectiva hist órica , a la invocación de lo divino y lo
No obstante, la fractura teórica fundamental se produce sacro, y del saber divino y sacro , contra el nuevo concepto
por el reconocimiento de la « literatura » como una categoría
J ;m humanista de la literatura , dentro de la dif ícil y debatida
social e hist órica especializante. Debería resultar evidente
que esta situación no disminuye su importancia. Precisamen¬ m transición de la sociedad feudal a la sociedad burguesa.
Lo que puede observarse en cada transición es un desa ¬
te porque es histórico, un concepto clave de una fase princi
68
- fl
fa§
rrollo hist órico del propio lenguaje social: hallando nuevos

69
1
Ilf
'

III
m
m&r !:
:
w

fem
fci
" medios, nuevas formas y posteriormente nuevas definiciones Ideolog ía
de una cambiante conciencia práctica. Una gran parte de los
4.
valores activos de la « literatura » deben ser comprendidos,
por tanto, no como valores ligados al concepto, que los limi¬
taría y los sintetizaría, sino como elementos de una prá c¬
tica cambiante y continua que se está movilizando sustan¬
cialmente más allá de las formas antiguas y que actualmente
*§iM
lo hace a nivel de la redefinición teórica.

|
i
i El concepto de « ideología » no se origina en el marxismo
ni en modo alguno está confinado a él. Sin embargo, existe
evidentemente un concepto importante en casi todo el pensa ¬
miento marxista sobre la cultura y especialmente sobre la
literatura y las ideas. La dificultad consiste entonces en que
I# TOS?
debemos distinguir tres versiones habituales del concepto,
que aparecen corrientemente en los escritos marxistas. Estas
versiones son, claramente:
wm a) Un sistema de creencias característico de un grupo o

J
Jt

una clase particular.


*

i

Jf
•? b ) Un sistema de creencias ilusorias ideas falsas o
' \V —
falsa conciencia que puede ser contrastado con el conoci¬
miento verdadero o científico.
c) El proceso general de la producció n de significados e
ii » ideas.

I
ife
Dentro de una variante del marxismo, las acepciones á)
y 6) pueden ser efectivamente combinadas. En una sociedad
de clases todas las creencias está n fundamentadas en la po¬
V,
t # sición de clase, y los sistemas de creencia de todas las cla ¬
’ t’ ’ ,
-
‘ 'r
'

|1m
p

ses o, muy com únmente, de todas las clases que preceden
al proletariado, cuya formación involucra el proyecto de la

1pf —
abolición de la sociedad de clases son por tanto parcial o
totalmente falsos (ilusorios) . Los problemas específicos exis¬
tentes en esta poderosa proposición general han conducido
i# 3
a una profunda controversia dentro del pensamiento marxis ¬

ta. No es poco habitual hallar a lo largo de los usos de la


.

i -fe
fe
• simple acepción a ) alguna forma de la proposición, como

ocurre en la caracterización de Lenin, por ejemplo de la

« ideología socialista ». Otro modo de conservar y distinguir
las acepciones a ) y b ) es el de utilizar la acepción a) para los
sistemas de creencias fundados en la posición de clase, inclu¬
la p-
yendo la del proletariado dentro de la sociedad de clases, y
la acepción b ) para contrastar (en un sentido amplio) con
i4 fe el conocimiento cient í fico de todo tipo, que se basa en la
i- p
'
realidad antes que en las ilusiones. La acepción c ) socava
70
ik
« 71
IR
mr
mzs s¡EÍ-
m
fe r la mayor ía de estas asociaciones y distinciones, ya que el
1m
irt con la tradición empirista que había transcurrido desde


proceso ideol ógico la producción de significados e ideas
es considerado entonces como un proceso general y universal i
Locke a través de Condillac indicando su preocupaci
los « signos y su influencia sobre el pensamiento
ó n por
» y sinteti ¬

y la ideología es o este propio proceso o su campo de estudio. zando su « triste sistema » como una« reducció n detransforma
« nuestros
a la condició n de sensaciones

¬
pensamientos »
Las posiciones asociadas con las acepciones a ) y b ) , por tanto, Mm . las características de la inteligencia agregaba
son aplicadas en los estudios ideol ógicos marxistas.
En esta situaci ón no puede existir ninguna cuestión para
establecer, excepto en la polémica , una única definición mar-
m
das » « Todas
De Bonald
— desaparecieron bajo el escalpelo de esta disec¬
ción ideológica ».
Los rumbos iniciales del concepto de ideología son , en
xista « correcta » de la ideología . Es m ás adecuado retrotraer 1 '

el té rmino y sus variantes al campo de las cuestiones en que 1 consecuencia , sumamente complejos. Ciertamentehay , era una

aqu él y éstas se produjeron; y específicamente, en primer


lugar, hacia el desarrollo hist órico. Sólo entonces podremos
m
i¡§
aserción contra la metaf ísica el hecho
mundo otras ideas
po propuesta como
que
una
las
rama
de los
de la
de
hombres
ciencia
que
».
emp
Al
no

í
mismo
rica , la
« en el
tiem ¬
« ideo ¬
volver a ocuparnos de tales cuestiones tal como se presentan
en la actualidad y de las importantes controversias que re¬ fü logía » se vio limitada por sus supuestos filos óficos a una ver
sensaciones transfor
¬

velan y ocultan el término y sus variaciones. sión de las ideas consideradas como « ¬

m madas » y a una versi ó n del lenguaje considerado como un


El concepto de « ideología » fue acu ñ ado como término
en las postrimer ías del siglo XVXII por el filósofo francés ím «sistema de signos » ( basado finalmente, como ocurre
en el
, en un modelo matem á tico ) . Estas limita
m caso de Condillac ¬

Destutt de Tracy. La intenció n era que configurara un tér¬


mino para la « ciencia de las ideas ». Su utilización dependía m ciones, con su abstracci ón caracter ística del « hombre » y « el
.
- *? • de una comprensión particular de la naturaleza de las «ideas »,
•• que era ampliamente la que manifestaban Locke y la tradi¬
ción empirista. Por lo tanto, las ideas no habían de ser com¬
m «asociaci n
mente «
ó sistem
científicas »
á tica
y «
»
emp
de
í
en la
inundo » y con su confianza las « sensaciones
ricas
« recepción » pasiva y en la
» , no eran sola ¬
», sino que eran elementos
de una perspectiva b á sicamente burguesa de la existencia
prendidas, ni pod ían serlo, dentro de ninguna de las antiguas
acepciones « metaf ísicas » o « idealistas». La ciencia de las
ideas debe ser una ciencia natural, ya que todas las ideas
mm
m-
del hombre. El rechazo de la metaf ísica constitu ía un objetivo
característico, confirmado por el desarrollo de la investiga ¬
ción empírica precisa y sistemá tica. Al mismo tiempo, la
se originan en la experiencia que tiene el hombre del mundo.
En Destutt, específicamente, la ideología forma parte de la exclusión efectiva de toda dimensión social tanto la exclu ¬ —
zoología: si ón práctica de las relaciones sociales implícitas en el mo ¬

delo del « hombre » ' y « el mundo » como el desplazamiento ca ¬

racterístico de las necesarias relaciones sociales hacia un sis¬


m
« Sólo tenemos un conocimiento incompleto de un animal si
ignoramos sus facultades intelectuales. La ideología es parte de
la zoología y es especialmente en el hombre donde esta parte m tema formal, siendo las «leyes de la psicología » o del lenguaje

como un « sistema de signos » constituyó una pé rdida y una
resulta importante y merece ser comprendida m á s profundamen ¬
te » ( É léments d' id éologie , 1801, Prefacio). I#
$ ü$#
35 feís
distorsi ón profundas y aparentemente irrecuperables.
Es significativo que la objeci ó n inicial a la exclusión de
cualquier concepción activa de la inteligencia se produjera
f ¡?g?
f
La descripción es característica del empirismo científico.
Los verdaderos elementos de la ideología son « nuestras fa ¬
cultades intelectuales, sus principales fen ó menos y sus cir¬
mw
.
desde posiciones generalmente reaccionarias que procuraban
conservar el sentido de la actividad seg ú n sus viejas formas
metaf ísicas. Resulta incluso má s significativo, en el siguiente
cunstancias m ás evidentes ». El aspecto crítico de este énfa ¬
" -
f r j.
estadio del desarrollo, que una acepció n despectiva de la
sis fue inmediatamente aprehendido por un tipo de oposición, « ideolog ía » considerada como una « teoría irreal » o una « ilu ¬
el tipo reaccionario de De Bonald : « La ideología ha reem
plazado a la metafísica... porque la filosof ía moderna no ve
en el mundo otras ideas que las de los hombres.» De Bonald
¬

tif
sm
sm
sió n abstracta », introducida en primera instancia por ; Napo¬
león desde una posici ón evidentemente reaccionaria , fuera
adoptada por Marx aunque desde una nueva posici ón.
relaciona correctamente la acepción cient ífica de la ideología
m Napoleón afirmaba :
73
72
fi
li
¡ í- m '
'

iir
r
f « Es a la doctrina de los ideólogos

a esta difusa metaf ísica
que de una manera artificial procura hallar las causas originarias
Mm
111m ;
«lasideas directrices no son m ás que la expresió n ideal de las
materiales dominantes, las relaciones materiales do¬
y que sobre esta base erigiría la legislación de los pueblos, en 11£
relaciones
minantes entendidas como ideas » ( id ., p. 39) .
lugar de adaptar las leyes a un conocimiento del corazón huma ii
— m
¬

no y de las lecciones de la historia a la que deben atribuirse


todas las desgracias que han ca ído sobre nuestra hermosa Fran¬ Sin embargo, en este estadio ya exist ían evidentes compli¬
caciones. La « ideología » se convirtió en un apodo polémico
cia.» '
m para los tipos de pensamiento que negaban o ignoraban el
Scott {Napoleón , 1827 , VI , 251) resum ía : « Ideología , apodo rf £.. proceso social material de que siempre formaba parte la
| '

con el cual el gobernante francés solía distinguir toda espe¬ í&s. « conciencia »:
cie de teoría que, sin apoyarse en absoluto sobre la base del ;
I:
propio interés, pensaba él, podía prevalecer sin ardientes
R. « La conciencia nunca puede ser otra cosa que la existencia

• -/ R ^
muchachos salvadores ni entusiastas , enloquecidos. »
. Cada elemento de esta condena de la « ideología » que
— ¡IÉ consciente, y la existencia de los hombres es su verdadero pro¬
ceso de vida . Si en toda ideología los hombres y sus circuns¬
tancias aparecen invertidos como en una camera obscura , esté
d ü rante la primera mitad d él siglo xix fue muy bien conocida
im
* V *‘
*
VR.R '

fenómeno surge de su proceso de vida histó rico del mismo modo

í~pf
'
:* V' .. .
y frecuentemente repetida en Europa y Norteamérica fue
retomado y aplicado por Marx y Engels en sus primeros es¬ —
critos. Constituye el contenido sustancial del 'ataque de estos * en que la inversión de los objetos en la retina surge de su pro¬
ceso de vida f ísico » ( id ., p. 14).
y í" :'4 iV - ;

autores a sus contemporá neos alemanes en la obra La ideolo¬ El é nfasis resulta evidente pero l á analogía es complicada..
/'.
g ía , alemana (1846). Hallar « causas primarias» en las « ideas » El proceso íf sico de la retina no puede ser separado razona -
;
V .. • fue considerado el error básico. Existe incluso el mismo tono blemente del proceso f ísico del cerebro, que, como una acti -
dé despectiva viabilidad en la anécdota que aparece en el
Prefacio de Marx:
|
|^ vidad necesariamente conectada, controla y « rectifica » la in
-
jp wp versión. La camera obscura era un dispositivo consciente para

-
« Había una vez un muchacho honesto que tuvo discernir las proporciones; - lá inversión había sido efectiva -
i.
vv la idea dp
que los hombres se hundían en el agua sólo porque se hallaban
poseídos por la idea de la gravedad. Si ellos apartaran esta idea
|H afe
'
“ "
| |mente corregida mediante el agregado de otra lente. En cier-
|
to sentido, las analogías no son más que incidentales, pero
de sus cabezas, digamos considerándola como una superstición ; M probablemente se relacionan (aunque como ejemplos en rea-
; entonces se hallarían a cubierto de un modo sublime contra cual¬

lidad funcionen en contra) con un criterio subyacente de
quier peligro que proviniera del agua » (p. 2). .Sjf
"
üt
? « conocimiento positivo directo ». Son muy proclives de algú n
rfefe -
Las teorías abstractas, separadas de la « base del propio
|HJf p
| modo a utilizar « la idea de la gravedad » para refutar la no
ción del poder determinante de las ideas. Si la idea no hu
-
¬

inter és », por tanto, no ven ían al caso. .


El argumento, desde luego, no pod ía .ser abandonado en ll biera sido la comprensi ón prá ctica y científica de una fuerza
natural, sino, digamos, una idea de la « superioridad racial »
este estadio. En lugar del esquema conservador (y convenien¬ o de la « sabiduría inferior de las mujeres », el argumento hu-
temente vago) de Napoleón de « el conocimiento del corazón
humano y de las lecciones de la historia », Marx y Engels in ¬

ü biera surgido en última instancia del mismo modo, pero

de producción y de a ü toproducción —
trodujeron « el verdadero terreno de la historia » el proceso
— a partir del cual po¬
dían delinearse « los orígenes y el desarrollo» de « diferentes
iñ t
hubiera debido pasar por muchos más estadios y dificultades
significativos.
Esta posición es tambié n verdadera incluso en relación
con la definición má s positiva:
productos teóricos ». El simple cinismo de apelar al « propi ó
in'terés » se convirtió en una diagnosis crí tica de la verdadera « Nosotros no partimos de lo que los hombres dicen, imagi¬
base de todas las ideas: * '
nan, conciben , ni tampoco de lo que se dice, se piensa, se ima ¬
gina o se concibe de los hombres , con el propósito de llegar a
1. Citado en la obra de A. NAESS, Democracy , Ideology , and Ob los hombres en persona. Partimos de los hombres reales, en
jectivity , Oslo, 1956, p. 151.
¬
i actividad , y sobre la base de su verdadero proceso de vida de -
74 i® 75
«
.
Éfpf
Pr
é
1 338*
ip .
£

Lo que realmente se había introducido, como correctivo


mostramos el desarrollo de los reflejos ideológicos y los ecos
de este proceso de vida. Los fantasmas que se producen en el
jg fSjfjjgHu empirismo abstracto, fue la acepción de la historia social
mi? §i§r-!y material como la verdadera relación entre el «hombre » y
;
cerebro humano son también necesariamente sublimados a par¬
J
| ja « naturaleza ». Aunque resulta sumamente curioso que Marx
'

m
fe
tir de su proceso de vida material, que resulta emp íricamente
verificable y limitado a premisas materiales. La moralidad , la
religi ón, la metaf ísica, todo el resto de la ideolog ía y de sus co
||--ycarne p
Engels abstraigan, a su vez, los persuasivos « hombres en
'

y hueso » a los cuales « arribamos ». Comenzar por presu-


l¡r ponerlos como punto de partida necesario es correcto mien-


¡ ¬

rrespondientes formas de conciencia, por lo tanto, ya no conser- . M||


-
H Ipt-
van la apariencia de independencia » ( id ., p. 14) . tras recordemos que, en consecuencia , son hombres cons
£ agfe cientes. La decisión de no partir de aquello « que los hombres
En consecuencia, es absolutamente razonable que la « ideo¬ dicen , imaginan , conciben ni tampoco de lo que se dice, se
«
logía » deba ser privada de esta « apariencia de independien-
cia ». Sin embargo, el lenguaje de los « reflejos » , « ecos » , « fan¬
J illf
É . ¡piensa, se concibe o se imagina de los hombres » es, por lo
. .-. tanto, en el mejor de los casos, una advertencia correctiva de
tasmas» y «sublimados» es muy simplista y ha resultado re¬ jque existe otra evidencia, con frecuencia más sólida, de lo
*
petidamente desastroso. Pertenece al ingenuo dualismo del fjlplih que han hecho. Sin embargo, también existe, en el peor de •
JfH ÍÉ t -
« materialismo mecá nico » , en el cual la separació n idealista
§ l°s casPs> una fantas*a objetivista: la de que todo « el proceso
'
de las « ideas » y la « realidad material » había sido reprodu ¬
| §
í É § de vida real » puede ser conocido independientemente del

cida , pero con sus prioridades revertidas . El énfasis puesto


i
sobre la conciencia como inseparable de la existencia cons¬ .»

- . lenguaje ( « lo que los hombres dicen » ) y de sus registros ( « lo
.q u e se dice de . los hombres » ) . La verdadera noció n de la his -
ciente y luego puesto sobre la existencia consciente como in¬ . toria se tornaría absurda si no comprendiéramos « lo que se
separable de los procesos sociales materiales, est á efectiva¬
mente perdido en la utilización de este vocabulario delibera ¬
|
J (Iplt ,dice de los hombres » (cuando, habiendo muerto , resultan
dif ícilmente accesibles « en carne y hueso » ; inevitablemente ,

damente degradante. El da ño puede ser comprendido si lo y Engels confiaban en ellos extensiva y repetidamente).
I
P JWarx
: comparamos durante un momento con la descripción que |
|!¡p
| ;Ciel mismo modo que « la historia de la industria... tal como .
hace Marx del « trabajo humano » en El Capital (I, pp. 185-
186): !
||§ existe objetivamente. .. es un libro abierto de las facultades
|
humanas . .. una psicolog í a humana que puede ser directamen -
« Presuponemos |
| | | g. te aprehendida » ( Manuscritos económicos y filosó ficos de
el trabajo en una forma que lo caracteriza
como si fuera exclusivamente humano. .. Lo que distingue al
peor arquitecto de la mejor de las abejas es esto, que el arqui¬
.¡® Ip;
-
1844 , p. 121) , y que ellos han introducido decisivamente con
id tra jas exclusiones que practican los demás historiadores.
'
-
tecto crea su estructura en la imaginaci ó n antes de erigirla en Lo que ellos fundamentalmente defend ían era un nuevo modo
la realidad . Al final de todo proceso de trabajo obtenemos un comprender las relaciones totales entre este « libro abier¬
resultado que ya exist ía en la imaginaci ón del trabajador desde t m de to », « lo qué los hombres dicen » y « lo que se dice de los
su comienzo.»
«
A te±:
• hombres ». En una respuesta polé mica a la historia abstracta
de las ideas o de la conciencia produjeron su punto clave,
Esto quizá se mueva demasiado en la dirección opuesta , am fundamental ; pero en lo que se refiere a un á rea decisiva vol¬
pero su diferencia del mundo de los « reflejos », « ecos », «fan
tasmas » y « sublimados » dif ícilmente necesita ser subrayada.
¬
vieron a perderlo. Esta confusión es la fuente de la ingenua
2
La conciencia es considerada desde el principio como una par ¬ reducci ón , en gran parte del pensamiento marxista posterior,
te del proceso social material humano, y sus productos en de la conciencia , la imaginación, el arte y las ideas a « refle ¬
« ideas » son tanto una parte de este proceso como los propios jos » , « ecos » , « fantasmas » y « sublimados», y por lo tanto
productos materiales. Esto, fundamentalmente, constituyó . :i de una profunda confusi ón en el concepto de « ideología » .
la fuerza propulsora de toda la argumentaci ón de Marx ; sin Podemos averiguar m ás elementos de este fracaso si exa ¬
embargo el punto se perdió, en esta á rea fundamental, de¬ minamos las definiciones de ideología que obtienen la mayor
bido a una rendición temporal al cinismo de los « hombres parte de su fuerza del contraste con lo que no es ideología.
prácticos » y, a ú n más, al empirismo abstracto de cierta ver¬ El m ás com ú n de estos contrastes aparece con relación a lo
sión de la « ciencia natural ». que se denomina « ciencia ». Por ejemplo:
ni 77
76

U
\
M
V'

-> -
V
r
m*
:
»
« En la vida real, allí donde termina
la especulació n es dom i» tos » como proceso « reflexivo » o de un « segundo estadio » da
de comienza la ciencia positiva, verdadera: la representación de j m por resultado una irónica idealización de la « conciencia y sus
SIIK
i
la actividad práctica, del proceso práctico del desarrollo de
los hombres. Allí cesan las palabras vacías sobre la conciencia productos » en este nivel secundario.
y debe tomar su lugar el verdadero conocimiento. Allí donde Esto es así debido a que « la conciencia y sus productos »
describe la realidad, la filosof
se siempre forman parte, aunque de formas muy variables, del
ía, considerada como una rama
independiente de la actividad pierde su medio de existencia
»
propio proceso social material, sea como elementos necesa ¬
{ La ideologí a alemana , p. 17). rios de la « imaginación » en el proceso de trabajo, según los
En este punto se presenta una serie de dificultades. Los m
§ fh _ _
denominara Marx, o como condiciones necesarias del trabajo
asociado, en el lenguaje o en las ideas prácticas de relación ;
Jp í < p como es frecuentemente
usos de los conceptos de « conciencia » y «filosof ía » dependen
casi por entero del aserto principal sobre la futilidad
implica la separación de la conciencia y el pensamiento
del m —
« «sw* - ^-
uiviuauo, en
irecueniemenie olvidado ios verdaderos
cu los vauauaus piupro-
’ os todos ellos f ísicos y materiales , y la mayoría manifies
tamente
-
que son disfrazados e idealizados como « la concien¬
proceso social material. Esta separaci ón es lo que convierte cia y sus productos » pero que, cuando se observan sin ilusio¬
en ideología a esta conciencia y a este pensamiento. Sin em nes, resultan ser ellos mismos actividades necesariamente ma¬
bargo, es sencillo comprender cómo este punto podría asumir - teriales y sociales. Lo que realmente se idealiza , en la con¬
se, y así ha ocurrido con frecuencia, de un modo sumamente- cepció n reductiva corriente, es el « pensar » o el « imaginar »,
y. la única materialización de estos procesos abstractos se
diferente. Dentro de un nuevo tipo de abstrá cció n, « concien M !
cia » y « filosof ía » se hallan separadas, a su vez, del « - p | | consigue
'

por el retorno a una referencia general de la tota¬


verdadero
conocimiento » y del « proceso prá ctico ». Esto tiene relació n íMJsjte lidad del proceso social material (que por ser abstracto es
|pSj. efectivamente completo). Y lo que esta versión del marxismo
especialmente con el lenguaje disponible de los « reflejos » ÜÉ 4
: , M sglsl examina especialmente es que « pensar» e « imaginar » son,
}
l
« ecos », « fantasmas » y « sublimados ».
El resultado de esta se- f§ '
.
desde el principio, procesos sociales (incluyendo , desde lue
pará ción contraria a la concepció n originaria de un proceso
sI pt
¬

indisoluble es la absurda exclusión de la conciencia del « de É go , la capacidad de « internalizació n » que constituye una
sarrollo de los hombres » y del « verdadero conocimiento » de - | B.f - parte necesaria de todo proceso social entre los individuos
\ ,
este desarrollo. Aunque el primero, al menos, resulta 1 ¡ S; reales) que se toman accesibles solamente por medios indis¬
sible por medio de la aplicación de cualquier esquema. Por a | -
impo M ¡j»
?
r
í cutiblemente f ísicos y materiales: en las voces, en los soni ¬

lo tanto, cuanto puede hacerse para disimular su cará dos producidos por los instrumentos, en la escritura manus ¬

cter crita o impresa , en el ordenamiento de pigmentos en un lienzo


absurdo es elaborar el esquema familiar de los dos estadios
(la reversión del idealismo dualista por parte Jlflp* o mortero, en el má rmol o la piedra trabajados. Excluir es¬
del materia - tos procesos sociales materiales de el proceso social material
lismo mecá nico) , en el que primero existe la vida material y sjL|
luego , a alguna distancia temporal o espacial, la
j | § ísupone el mismo error que reducir todos los procesos socia¬
conciencia les materiales a medios meramente técnicos en función de
y « sus » productos. Esto conduce directamente a un reduccio |
nismo simple: la « conciencia » y « sus » productos no pueden- J ggg : otra « vida » abstracta. El « proceso prá ctico » del « desarrollo
.

ser nada más que « reflejos» de lo que ya ha ocurrido en el


proceso social material.
Desde la perspectiva de la experiencia (aquella experiencia
que produjo las últimas y ansiosas advertencias y calificacio Un.¬
X|
^
s3
gjf
de los hombres » los incluye desde el principio en mayor pro¬
j porción que los medios técnicos que operan en función de
£ un « pensar » y un « imaginar » sumamente separados.
Entonces, ¿ a qu é puede denominarse « ideología » en su
ites) puede afirmarse, sin duda, que no es má s que una pobre
manera prá ctica de tratar de comprender la « conciencia » y _ • -¿
-
. m admitida forma negativa ? Puede afirmarse, desde luego , que
estos procesos, o algunos de ellos, asumen formas variables
« sus » productos: esta situació n se
evade continuamente de
ftep (lo cual es tan innegable como las formas variables que asu¬
me toda producció n ) , y que algunas de estas formas son
una ecuación reductiva tan simple. Sin embargo, éste no es
más que un punto marginal. El punto verdadero es que la tm « ideolog ía », mientras que otras no lo son. Este camino es ten ¬

separació n y la abstracci ó n de la « conciencia y sus produc


- fit tador; sin embargo, no es habitualmente seguido durante

78 m
«t
mucho trecho, pues a poco de andar en él se erige una est ú pi-

79

_i _
i

m
" i
±?**

f# da barrera. El dif ícil concepto de «ciencia ». Debemos infor¬ de esperar, que los métodos, o al menos la disposición, pu
¬

mamos en primera instancia de un problema de traducción.


El término alemá n Wissenschaft , como el francés science , tie¬
I dieran ser conservados .
Este liberarse de los supuestos ordinarios de la investiga¬
ne un significado mucho más amplio del que ha tenido des¬ ción social, que normalmente comienzan donde debieran ha ¬
r.

*V
' de principios del siglo xix el vocablo inglés science (ciencia) .
En un sentido amplio se refiere al á rea del « conocimiento
m
¥

*
ber terminado, con las formas y las categorías de una fase
de la sociedad hist órica particular, resulta sumamente im
¬

sistemá tico » o del « saber organizado ». En inglés este té rmi¬ portante y fue demostrado fundamentalmente en la mayor
I no ha estado muy restringido al tipo de conocimiento basado A parte de la obra de Marx. Sin embargo, es muy diferente de
la utilización acrítica de «ciencia » y « científico » , con delibe

¬
en la observación del « mundo real » (al principio, y todavía
I
es vigente, dentro de las categorías del « hombre » y « el mun ¬
do ») y a la significativa distinción (e incluso oposición) entre
radas referencias a— y analog ías de la « ciencia natural »,

para describir el trabajo esencialmente crí tico e hist órico


las palabras experiencia y experimento , que primeramente que se realizó. Engels, es cierto, utilizó estas referencias y
habían sido intercambiables, captando esta última en el cur¬ analogías con mucha mayor frecuencia que Marx. El «socialis ¬

so del desarrollo nuevos sentidos de empí rica y positiva. Por mo cient ífico » se convirtió, bajo su influencia, en una divisa
lo tanto, resulta sumamente dif ícil para cualquier lector in ¬ polémica. En la práctica depende casi por igual de un ( justi¬
glés comprender la frase traducida de Marx y Engels « la

ciencia positiva, verdadera » en otro sentido que no sea este — ficable) sentido de conocimiento sistemá tico de la sociedad,
basado en la observación y el an álisis de sus procesos de de¬
sentido especializado. Sin embargo, deben hacerse inmediata¬ sarrollo (a diferencia, por así decirlo, del socialismo « utópi¬
mente dos salvedades. Primero, que la definición marxista co », que proyectaba un futuro deseable sin una consideración
del « mundo real », moviéndose má s allá de las categorías se¬ rigurosa de los procesos pasados y presentes en que debía
paradas del « hombre » y «el mundo» e incluyendo, como fun ¬ ser incluido) , y de una asociación (falsa) con las « leyes » « fun¬
damental, el activo proceso social material, ha hecho imposi¬ ¡
damentales » o « universales » de la ciencia natural, que, aun
ble cualquier simple transferencia de este tipo: cuando resultaban ser m ás « leyes » que hipótesis o generali¬
zaciones efectivas de trabajo, eran de un tipo diferente por¬
« Si la industria es concebida como una forma esot é rica de
que sus objetos de estudio eran radicalmente diferentes.
la realizació n de las facultades humanas esenciales , uno es capaz La noción de « ciencia » ha tenido un efecto crucial , nega¬
de comprender asimismo la esencia humana de la Naturaleza o
la esencia natural del hombre. Las ciencias naturales abandonarán tivamente, sobre el concepto de « ideología ». Si la « ideología »
entonces su orientació n materialista abstracta, o m ás bien, idea ¬ se diferencia de « la ciencia positiva, verdadera », en la acep¬
..
lista, y se convertirá n en la base de la ciencia humana . ' Una base ción de un conocimiento coherente y minucioso del « proceso
pr áctico del desarrollo de los hombres», entonces la distin¬


par la vida y otra para la ciencia constituye á priori una falsedad »
.
{ Manuscritos.. , p. 122).
1 ción puede resultar significativa como indicador de los su¬
*

1í- Br
puestos, los conceptos y los puntos de vista admitidos que

Esto no es sino un argumento en contra de las catego¬


rías de la especialización inglesa de la «ciencia ». Pero, en m pueden ser exhibidos para prevenir o distorsionar tal cono ¬
cimiento coherente y minucioso. A menudo tenemos la im ¬
segundo lugar, el verdadero progreso de la racionalidad cien¬
t ífica , especialmente en cuanto a su rechazo de la metaf ísica 4
* presi ón de que esto es realmente lo que se pretende. Sin
embargo, la diferencia, el contraste, es menos simple de lo
y en lo que se refiere a su evasión triunfal de una limitación que parece, ya que su aplicación correcta depende de una
a la observación , a la experimentación y a la investigación distinción entre « el conocimiento coherente y minucioso del
c
_ dentro de sistemas religiosos y filosóficos admitidos, result ó
inmensamente atractivo como clave para la comprensión de
proceso práctico del desarrollo » y otros tipos de « conocimien¬
to » que a menudo suelen parecerse mucho a él. Un modo de
la sociedad . Aunque el objeto de la investigación había sido aplicar el criterio de distinción podría ser examinar los « su¬

radicalmente modificado desde el « hombre » y « el mundo » puestos, conceptos y puntos de vista » , sean admitidos o no,

*

' XX? -

;
:?
V* S;
-
80

hasta un proceso social material activo, interactivo y en cier¬
to sentido clave autocreador , era de suponer, o mejor era
a través de los cuales se ha obtenido y organizado cualquier
conocimiento. No obstante, es precisamente este tipo de aná-
81
..s . » A# 16 ,

5É Z.
. •'*

í
lisis lo que se evita mediante el supuesto a priori de un mé¬
todo « positivo » no sujeto a un escrutinio de esta naturaleza; ideas que son específicamente « ideológicos ». Más tarde En ¬
un supuesto basado en los supuestos admitidos ( y sin exami¬ gels procuró aclarar esta posición:
nar) del « conocimiento cient ífico, positivo » , liberado de la
« propensi ón ideológica » de todos los demás
K «Toda ideología ... una vez que ha surgido, se desarrolla en
observadores.
Esta posición, que se ha dado con frecuencia en el marxismo i8 conexión con el material conceptual dado, y desarrolla aún m ás
ortodoxo, es tanto una demostración indirecta como una este material ; de otro modo dejaría de ser ideología, es decir,
la ocupación con pensamiento tanto como con entidades indepen¬
habitual manifestación partidaria (del tipo que han expresado dientes, desarrollá ndose independientemente y sujetas solamente
casi todos los partidos) a la que los dem ás se hallan predis
¬
ÜI: a sus propias leyes . Que las condiciones de vida material de
puestos, si bien por definici ón nosotros somos inmunes las personas, dentro de cuyas cabezas continúa este proceso de
a
.
ella m pensamiento, determinan en ú ltima instancia el curso de este pro¬
Tal fue la vía de escape de los ingenuos ante el dif í
IB ceso, contin ú an siendo necesariamente desconocidas para estas
problema con que se enfrentaba el materialismo histó
Su importancia sintomá tica a nivel de dogma debía ser to¬
mada en consideració n y luego apartada si nuestra intenci
cil
rico. »
Im .
personas ya que de otro modo se llegar
.
( Feuerbach , pp. 65-66)
ía al fin de toda ideología »

era la de comprender claramente una proposición muy dife ón i « La ideolog ía es un proceso llevado a cabo por los denomi ¬

.
rente y mucho más interesante que conduce a una definició
n
¬ nados pensadores, conscientemente aunque en realidad con una
' falsa conciencia. Los verdaderos motivos que lo alientan per¬
muy diferente de la ideología (aunque con frecuencia
no es fm
iS manecen desconocidos para él ya que de otro modo no habr ía
distinguida desde una perspectiva teórica). Comienza con en absoluto un proceso ideológico. Por lo tanto él imagina mo¬
ataque principal a los jóvenes hegelianos, de quienes
se de
el
¬
m tivos falsos o aparentes. Debido al hecho de que es un proceso
cía que « consideran que las concepciones, los pensamientos
las ideas, y en realidad todos los productos de la conciencia,
,
i del pensamiento él deriva su forma como su contenido del pen
samiento puro, tanto de su propio pensamiento como del pensa¬
miento de sus predecesores.» *
¬

a los cuales atribuyen una existencia independiente,


verdadera opresión de los hombres ». La liberación social ¬
.
brevendría , pues, por un « cambio de conciencia » En conse¬
son la
so m Tomadas en sí mismas, estas formulaciones pueden pare¬
cer virtualmente psicológicas. Estructuralmente resultan muy
cuencia, es indudable que todo gira en tomo de la definición
de « conciencia ». La definició n adoptada de modo semejantes al concepto freudiano de « racionalizació n » en lo
polémico,
/
por Marx y Engels es efectivamente sú definición de
ideolo¬ m que se refiere a frases como « dentro de cuyas cabezas»; « ver¬
gía: no la « conciencia prá ctica », sirio la « teoría independien
te ». Por lo tanto « no es realmente una cuestió n de
¬ M
m
daderos motivos... desconocidos para él »; « imagina motivos
falsos o aparentes ». De este modo se acepta f á cilmente una
este argumento teó rico desde las condiciones existentes
les. La disolución verdadera y prá ctica de estas
explicar
actua¬ m versi ón de la « ideología » dentro del pensamiento burgué s
moderno, que tiene sus propios conceptos sobre lo « verda¬
frases, la
remoción de estas nociones de la conciencia de los hombres,
.
serán . . producidas por circunstancias modificadas, no

dero » material o psicológico— para socavar la ideología o
la racionalización. Sin embargo, alguna vez ha sido una po¬
.
por
deducciones teóricas » ( La ideolog ía.. , p. 15). En esta tarea el ill
ís Ki ¬
sición m ás seria. La ideología fue específicamente identifi¬
proletariado tiene una ventaja, ya que « para las cada como una consecuencia de la divisi ó n del trabajo:
masas. . .
estas nociones teóricas no existen ».
Si comprendemos seriamente esta situación nos queda ste « La división del trabajo sólo ocurre realmente a partir del

una definición de ideología mucho más limitada y, en ese


sentido, mucho m ás plausible. Desde el momento en que di¬
*

r momento en que aparece una divisi ón entre el trabajo material
y el trabajo mental... A partir de ese momento y en adelante la
conciencia puede realmente beneficiarse con el hecho de que
f ícilmente puede declararse a la « conciencia » como no exis¬ existe algo más que la conciencia de la prá ctica existente, que
tente en las « masas », incluyendo « las concepciones , los pen¬
,
realmente representa algo sin representar algo real; de ahora en
samientos, las ideas », la definición se retrotrae a un tipo de
.
conciencia y a ciertos tipos de concepciones pensamientos e m .
2. Carta a F. Mehring del 14 de julio de 1893 ( Marx and Engels,
Selected Correspondence, Nueva York, 1935).
82

m
m
. 83
B
i
-m
adelante la conciencia se halla en posición de emanciparse del el de conocimiento « cient ífico » o « verdadero », excepto si se
mundo y de proceder a la formación de una teoría, una teología,
un filosof ía , una ética, "puras"» { La ideolog ía..., p. 51).
mm hace un juego de manos con la descripción « prá ctica », ya que
5 .
la mayoría de las clases gobernantes no han tenido que ser
¿?. « desenmascaradas »; normalmente han proclamado su existen¬
La ideología es, entonces, una « teoría separada », y su anᬠcia y las « concepciones, pensamientos, ideas » qu é la ratifican.
m
lisis debe involucrar la recuperación de sus « verdaderas »
conexiones . m Normalmente derrocarlas significa derrocar su práctica cons¬
ciente; y esto es siempre mucho más dif ícil que derrocar sus
ideas « abstractas» y « universalizadoras », que, asimismo, en
« La división del trabajo... se manifiesta asimismo en la clase
if té rminos reales, mantienen una relación con la « conciencia
dirigente como la división entre el trabajo mental y el trabajo
material, de modo que dentro de esta clase una parte la cons¬
iü polí tica » dominante mucho má s compleja e interactiva de lo
tituyen los pensadores de la clase (sus ideólogos conceptivos,
activos, que hacen del perfeccionamiento de la ilusión que la mÜf que ocurre con cualquier concepto que hayamos tenido nun ¬
ca. O nuevamente, la « existencia de las ideas revolucionarias
clase tiene sobre sí misma la fuente principal de su mantenimien¬ a
w durante un per íodo particular presupone la existencia de una
to) mientras que la actitud de los demás en relación con estas clase revolucionaria ». Sin embargo, esto puede o no ser cierto
ideas e ilusiones es m ás pasiva y receptiva debido al hecho de desde el momento en que todas las cuestiones dif íciles sur¬
que ellos son en realidad los miembros activos de esta clase y
tienen menos tiempo para producir- ilusiones e ideas sobre ellos
m gen en relación con el desarrollo de una clase prerrevoluciona-
..
mismos » { La ideolog í a ., pp. 3940). ria o potencialmente revolucionaria o sumariamente revolu¬
cionaria hasta llegar a ser una clase revolucionaria experi¬
Esto es suficientemente agudo, y los mismo ocurre en la mentada ; y las mismas cuestiones dif íciles surgen necesaria ¬
siguiente observación de que mente en relación con las ideas prerrevolucionarias, poten¬
m
m cialmente revolucionarias o sumariamente revolucionarias.

mm
« todanueva clase... se ve obligada . .. a representar su interés Las propias y complicadas relaciones de Marx y Engels con
como si fuera el interés de todos los miembros de la sociedad, el carácter revolucionario del proletariado europeo (en sí
expresado con una modalidad ideal ; esta clase dará a sus ideas mismo muy complicado) constituyen un ejemplo sumamente
la forma de la universalidad y las representará como las únicas práctico de esta precisa dificultad , como lo es asimismo su
41) . .
ideas racionales, universalmente válidas » { La ideolog í a. ., pp. 40-
ii
m
relación complicada y reconocida (incluida la relación implí¬
cita a trav és de la crítica) con sus predecesores intelectuales.
Lo que realmente ocurrió, durante el per íodo transitorio
Sin embargo, entonces el concepto de « ideología » oscila
entre « un sistema de creencias característico de cierta clase » II iI aunque influyente en que tuvo lugar esta sustitución por un


y « un sistema de creencias ilusorias falsas ideas o falsa con¬

ciencia que puede ser contrastado con el conocimiento ver¬
dadero o científico ». m
conocimiento coherente y minucioso, fue, en primer lugar,
una abstracción de la « ideología » como categoría de ilusiones
y falsa conciencia (una abstracción que, como ellos sabían
muy bien, evitar ía el examen no de las ideas abstractas, que
Esta incertidumbre nunca fue verdaderamente resuelta.
M es relativamente sencillo, sino del proceso social material en

— —
La ideología considerada como una « teoría separada » el ho¬
gar natural de las ilusiones y la falsa conciencia se halla se¬ que « las concepciones, los pensamientos, las ideas », aunque
parada de la (intrínsecamente limitada) « conciencia prá ctica en grados diferentes , se vuelven prá cticas). En segundo lugar,
de una clase ». Sin embargo, esta separación es más f á cil de se otorgó a la abstracci ón una rigidez categórica, una con ¬
efectuar en la teoría que en la prá ctica. El inmenso cuerpo ciencia trascendental antes que una conciencia genuinamente
de la conciencia de clase directa , directamente expresada y di¬ hist órica de las ideas, que entonces podría ser mecá nicamen¬
rectamente impuesta una y otra vez, puede parecer que escapa te separada en forma de estadios unificados y sucesivos tanto
a la influencia de la «ideología », que estar del conocimiento como de la ilusión . Cada estadio de la abs¬
ía limitada a los fi¬ tracci ón es radicalmente diferente, tanto en la teor ía como
lósofos « universales ». Pero entonces ¿ qué nombre debe adju ¬ i i en la prá ctica, del énfasis puesto por Marx sobre el necesario
dicarse a estos poderosos sistemas directos? Seguramente, no
conflicto de verdaderos intereses dentro del proceso social
84
s A 85

i
r. ... *' t£
’1
fm -.
¡

material, y sobre las formas « legales, políticas, religiosas,


m
mi
cíñeos puede dar como resultado un vulgar «éxito » ético en¬
estéticas o filosóficas — —
en sí ntesis: ideológicas
cuales los hombres toman conciencia de este conflicto y lo
por las Iff
fe mascarado de « verdad hist órica » o un entorpecimiento y una
confusión cuando existen fallas y deformaciones prácticas.
combaten ». La contaminaci ón del argumento categó rico en ir
contra de los especialistas en categor —
ías en este punto se
ha extinguido debido al reconocimiento práctico del proceso
— *
El « test de la práctica » , en otras palabras, no puede ser apli ¬
cado a la « teor ía científica » y a la « ideología » consideradas
como categorías abstractas. El punto esencial de la definición
social y material total e indisoluble. La « ideología », entonces, % de « conciencia prá ctica » habr ía de socavar estas abstraccio¬
recae en una dimensión práctica y específica: el complicado É
m nes, que sin embargo han continuado siendo reproducidas
proceso dentro del cual los hombres se « vuelven » (son) cons¬ como « teor
í a marxista » .
cientes de sus intereses y de sus conflictos. El atajo categóri¬ £ Deben examinarse sucintamente otras tres tendencias en ¬
co en dirección a una distinción (abstracta) entre « verdade¬
ra » y « falsa » conciencia es, en consecuencia, efectivamente [ fe tre los conceptos de ideología elaborados en el siglo XX.
En primer término, el concepto ha sido habitualmente utili¬
abandonado, como debe ocurrir en toda práctica.
Toda esta serie de usos del concepto «ideología » se ha II Ü
fe zado, dentro y fuera del marxismo, con la acepción relativa ¬
mente neutral de « un sistema de creencias caracter ístico de
conservado en el desarrollo general del marxismo. En algu¬
nos niveles se ha producido una conveniente conservación
fe¡ una clase o grupo particular » (sin implicaciones de « verdad »
o «ilusión » pero con referencia positiva a una situación y a
dogmá tica de la ideología como « falsa conciencia ». Esto ha
evitado a menudo el análisis más específico de las distincicfe
.
II
a
-
un interés social y a su sistema definido o constitutivo de
significados y valores. Por lo tanto, es posible hablar de un
nes operativas entre la « verdadera » y la «falsa » conciencia;
— en el nivel práctico, que es siempre el nivel de las relacio ;
— - '
w. modo neutro o incluso aprobatorio de « ideología socialista ».
En este punto existe un curioso ejemplo de Lenin:

iM
nes sociales y de la función desempeñada dentro de estas
relaciones por « las concepciones, los pensamientos y las
ideas ». Existió un intento final, desarrollado por Luká cs, de te « El socialismo, en la medida en que es la ideología de la lucha

esclarecer este análisis mediante una distinción entre la « ver¬


dadera conciencia » y la conciencia « potencial » o « imputada »
(una comprensió n plena y « verdadera » de la posición social
li
i ii
de la clase proletaria, pasa por las condiciones necesarias de na¬
cimiento, desarrollo y consolidación de cualquier ideología, es
decir que está fundado en todo el material del conocimiento hu¬
mano y presupone un alto nivel científico, de trabajo científico,
.
real) Tiene el mé rito de evitar la reducción de toda la « ver¬
li etcétera.. . En la lucha de clase del proletariado que se desarrolla
espontáneamente, como una fuerza elemental, sobre la base de
dadera conciencia » a la ideología; sin embargo, la categor
es especulativa y, ciertamente, en tanto que categoría no pue¬
de sostenerse con facilidad. En la obra Historia y conciencia
de clase dependía de un último intento abstracto de.identifi-
ía
Ilf
m
las relaciones capitalistas, el socialismo es introducido por los
ideólogos.» '

En este punto, evidentemente, « ideología » no funciona


car la verdad con la idea del proletariado; sin embargo, esta
forma hegeliana no resulta más convincente que la origina¬
si
m * como «falsa conciencia ». La distinción existente entre una
clase y sus ideólogos puede referirse a la distinció n hecha
ria identificación positivista de una categor ía del « conoci¬
miento científico ». Un intento más interesante, aunque igual ¬

mente dif ícil, de definir la « verdadera » conciencia fue la ela¬


m
i fe
por Marx y Engels, pero entonces una cláusula fundamental
de ella — « ideólogos conceptivos, activos, que hacen del per¬
feccionamiento de la ilusión que sobre sí misma expresa la
boración de la premisa marxista de cambiar el mundo antes
que interpretarlo. Lo que llegó a conocerse con la denomina ¬
ción de « el test de la práctica » se ofreció como criterio de
i-
'

m
clase, la fuente principal de su mantenimiento » —
debe ser
t ácitamente excluida , a menos que la referencia a una « clase
í Pv - gobernante » pueda ser disfrazada de clá usula salvadora . Tal
verdad y como distinción fundamental de la ideología. De un :i fcj
modo muy general esta situació n constituye una proyecci ón
absolutamente consistente de la idea de la « conciencia prác¬ ' m
í df .$.
vez más significativamente, la « ideología », en su verdadera
acepció n neutra o aprobatoria, sea considerada como « intro¬
ducida » en la fundación de « todo . . . el conocimiento huma-
tica »; sin embargo, es sencillo observar de qué modo su apli¬
cació n a las teorías , las formulaciones y los programas espe - %m 3. What . is to be done?, Oxford, 1963, II.

86
fe 87
li
m
V-
m
ill
.
no... científico... etcétera », aplicado, por supuesto, desde un
punto de vista de clase. La posición consiste, claramente,
-J5
- de la tradición marxista, el argumento esencial sobre la «con¬
ciencia práctica » fue limitado y frecuentemente distorsionado
en que la ideología es teoría y que la teor ía es a la vez se¬ por dificultades para comprender que los procesos fundamen¬
ip cundaria y necesaria; la « conciencia prá ctica », como aquí la tales de significación social son intrínsecos a « la conciencia
m
r -c
del proletariado, no se produce por sí misma. Esto es radi¬
calmente diferente al pensamiento de Marx, en el cual toda
práctica » y asimismo intrínsecos a las « concepciones, pen ¬
samientos e ideas » reconocibles como productos de la misma .
m '


'
"

La condición limitante de la « ideología » considerada como


mg :

ía «separada » es ideología y la genuina teor
teor ía « el cono¬
cimiento positivo, verdadero » • es, por contraste , la articu¬
lación de la « conciencia práctica ». Sin embargo, el esquema
£
concepto, desde sus comienzos con Destutt, fue la tendencia
a limitar los procesos de significado y evaluación a la con¬
ías» formadas o separables. Intentar
dición de «ideas » o « teor
m
K
de Lenin corresponde a una formulación sociológica orto¬
doxa en la que existe una «situación social » y existe asimis¬ retrotraer estas «ideas » o « teor ías » a un « mundo de sensa¬
mm
mai
M
mo la « ideología »; sus relaciones variables pero ni dependien¬
tes ni « determinadas » permiten, por tanto, su historia y su
ciones » o, por otra parte
« proceso social material »
, a una
que ha
« conciencia práctica » o a un
sido tan definido como para
fundamentales o conver¬
análisis separados tanto como su historia y su análisis com¬ excluir estos procesos significativos
parados . . Asimismo, la formulación de Lenin adopta, desde tirlos en procesos fundamentalmente secundarios, constituye
una posición política muy diferente, la identificación de Na¬ una constante posibilidad de error, ya que los vínculos prác¬
poleón de «los ideólogos» que aportan ideas a « las gentes » ticos que existen entre las « ideas » y las « teor ías » y la « pro¬
con el objeto de su liberación o su destrucción, según desde 9 ducción de la vida . real » se encuentran todos dentro de este. ,
qué perspectiva se observa el fenómeno. La definición napo¬ proceso de significación social y material .
leónica se ha conservado inalterada como una forma popular Por otra parte, cuando se toma conciencia de esta si ¬
de crítica de las luchas políticas definidas por medio de ideas i tuaci , los « productos» que no son ideas o teor
ón ías pero que
o de principios. La « ideología » (el producto de los «doctri¬ conforman las obras sumamente diferentes que denomina¬
narios ») es por lo tanto contrastada con la « experiencia prác¬ \ mos « arte» y «literatura » y que son elementos normales de
tica », con la « polí tica práctica » y con lo que se conoce por
£ los procesos generales que denominamos «cultura» y « lengua¬
pragmatismo. Este sentido general de la « ideología », no sólo je », pueden ser enfocados desde otras pesrpectivas que no
como « doctrinario » y « dogmá tico», sino como algo a priori I sean las de reducción, abstracción o asimilación. Ésta es la
y abstracto, ha coexistido conflictivamente con el sentido des¬ actitud que debe adoptarse hoy ante los estudios culturales y
criptivo igualmente general (neutro o aprobatorio) . literarios, especialmente ante la contribución marxista a
Finalmente, existe una evidente necesidad de un término dichos estudios, que, a pesar de las apariencias, puede résul -
general para describir no sólo los productos, sino los proce¬ tar incluso más controvertida que hasta el presente. Sin em ¬
sos de toda significación, incluyendo la significación de los bargo, queda pendiente entonces la cuestión de si los con ¬
valores. Resulta interesante observar que « ideología » e « ideo¬ iltf ceptos de « ideología » e « ideológico » con sus sentidos de «abs¬
lógico » han sido ampliamente utilizados en este sentido. Vo
losinov, por ejemplo, utiliza el término «ideológico » para
describir el proceso de la producción de significados a través
- I
he » tracción » e «ilusión », o sus sentidos de «ideas » y « teorías »,
o incluso sus sentidos de un «sistema » de creencias o de
significados y valores , son términos suficientemente precisos
: í
mm
,
de signos; y el té rmino « ideología » es asumido como la di¬ y practicables para una redefinición tan radical y de largo
mensi ón de la experiencia social en que se producen los sig¬ alcance.
nificados y los valores. La dif ícil relación que se plantea
entre un sentido tan amplio y los demás sentidos que hemos
r
&
observado en actividad dif ícilmente necesita más explica¬
ción. Sin embargo, y no obstante la intensidad del compro¬ ti
miso que pueda haber asumido el término, es necesario en
algú n modo el acento puesto sobre la significación como pro¬
fji|
ceso social fundamental. En Marx, en Engels y en gran parte
88 mi 89

c5 U: :
t& FWV '

igipr
iit
ill il. TEOR ÍA CULTURAL
Ipjf
Ulttr
ift
IB
ii
ipɑ
|¡f
.

V -£6/F v -
\
^
*
*

M: í
faife : lÍ
á
M
f |
í
fg
m

m
M I
SM m

-

m
�lltjSrL~ im
ü
iN
'

i¡§ :
iim
%

«isa ;’
«ias á -, mm
^
^Í' JÍV;

m
- .. asa m
m-
li
. í-' c- JpfctjV
»
1v ij K- ''

¡¡¡If M
m
m
IB
ja

rv
1. Base y superestructura

IS
¡jpt :
'

s
j ¡
fp
|
S
B Todo enfoque moderno de la teoría marxista de la cul¬
V tura debe comenzar considerando la proposició n de una base
s- .
IS
Itt
determinante y de una superestructura determinada. Desde,
un punto de vista estrictamente teórico no es, desde luego
éste el punto que elegiríamos para comenzar el análisis. Des¬
Jilt .
de ciertas perspectivas sería preferible que pudié ramos co¬
menzar a partir de una proposición que originariamente re,¬
IP
111 sultara igualmente central, igualmente aut éntica: es decir
'

la proposición de qué el ser social determina la conciencia.


'
. xJ m Esto no significa necesariamente que las dos proposiciones se
nieguen entre sí o se hallen en contradicción. Sin embargo,
. -xr . la proposición de base y superestructura, con su elemento fi¬
ip gurativo y con su sugerencia de una relación espacial fija
II SB? y definida , constituye, al menos en ciertas manos, una versión
sumamente especializada y con frecuencia inaceptáble de la
^# i otra proposición. No obstante, en la transición que se desa¬
rrolla desde Marx al marxismo, y en el desarrollo de la propia

V IB
n '
corriente principal del marxismo, la proposición de una base
determinante y de una superestructura determinada se ha
sostenido a menudo como la clave del análisis cultural mar¬
• .. i, . *
j

xista.
§f Es habitualmente considerado fuente de esta proposición
- •
M un pasaje muy conocido del Prefacio de 1859 a la obra de
llr

Marx Una contribución a la crí tica de la economí a pol í tica:


ft Sp « En la producción social de su vida, los hombres establecen .
Is-
f j'
relaciones definidas que son indispensables e independientes de
su voluntad, relaciones de producci ó n que corresponden a un
estadio definido del desarrollo de sus fuerzas productivas ma¬

|
? ;
ik teriales. La suma total de estas relaciones de producción cons¬
tituye la estructura econ ó mica de la sociedad, el verdadero fun¬
damento sobre el que se erige la superestructura legal y política
y a la que le corresponden formas definidas de conciencia so¬
?§ cial. El modo de producción de la vida material condiciona el
proceso de vida social, polí tico e intelectual en general. No es
?
f la conciencia de los hombres la que determina su existencia,
sino, por el contrario, es su existencia social la que determina
su conciencia. En un cierto estadio de su desarrollo, las fuerzas
-
«
kv
Fn . 93
pi¬
ll
j

i
F
1ii
lHPf
ül fr cionesSobresociales
las numerosas formas de propiedad, sobre las cdndí-

——
productivas materiales de la sociedad entran en conflicto con las «
relaciones de producció n existentes o lo que no es sino una í' de la existencia, se erige toda una superestructura
expresión legal de la misma cuestión con las relaciones de
propiedad dentro de las que han venido funcionando hasta aho¬
ra. De ser formas del desarrollo de las fuerzas productivas, estas
ü
^-
.'
to
L *
-,
de sentimientos ( empfindungen ), ilusiones, hábitos de pensamien¬
to y concepciones de vida variados y peculiarmente conformados.
La clase en su totalidad las produce y configura a partir de su
relaciones se convierten en sus trabas. Entonces comienza una ggv y fundamento material y de las condiciones sociales coríespon -
época de revoluci ó n social. Con el cambio' del fundamento eco¬ ** dientes. La imidad individual hacia la cual fluyen, a través de la
'

nómico toda la inmensa superestructura es m ás o menos rápi¬ . tradición y la educación, puede figurarse que ellas constituyen las
damente transformada. Considerando tales transformaciones debe jig§§? verdaderas razones y las verdaderas premisas de su conducta»
observarse siempre una distinción entre la transformación mate¬ { Selected Works, I, pp. 272-273).
rial de las condiciones econ ómicas de producción, que pueden
ser determinadas con la precisión de la ciencia natural, y las Evidentemente, éste es un uso muy diferente. Lá « superes¬

síntesis, las formas ideológicas dentro de las cuales los hom- —
formas legales, políticas, religiosas, estéticas o filosóficas en
bres toman conciencia de este conflicto y lo combaten» (Selected
tructura » es aquí toda la « ideología » de la clase: su « forma
m Sí*®-- • de conciencia »; sus modos constitutivos de comprenderse den¬
tro del mundo. A partir de esta utilización dél t érmino y de
"
- .
Works! I, pp. 362 364)
la utilización que posteriormente se hizo de él es posible con¬
Dif ícilmente sea éste un punto de pá rtida obvio para cual¬ siderar la emergencia de tres sentidos de la « superestructu¬
quier teoría cultural. Forma parte de una exposición del mé¬ sW ' ra »: a ) Las formas legales y polí ticas que expresan verdade¬
todo materialista histórico en el aspecto de las relaciones le¬ ras relaciones de producción existentes; b ) las formas de
gales y las formas de Estado. La utilización originaria del tér¬ conciencia que expresan una particular concepci ón clasista
mino «superestructura » es explícitamente calificada como «le¬ del mundo; c) un proceso en el cual, respecto de toda una
gal y polí tico ». (Observemos, de paso, que la traducción ingle serie de actividades, los hombres tomen conciencia de un con ¬

— —
sa, en su uso corriente, tiene un plural « superestructuras
legales y polí ticas » para la expresión singular ' de Marx « ju
risticher und politischer Uberbau».) Se dice además que hay
¬

- a
flicto económico fundamental y lo combatan. Estos tres sen¬
tidos respectivamente, dirigirían nuestra atención hacia a) las
instrucciones; b) las formas de conciencia; c) las prácticas
«formas definidas de conciencia social » que « corresponden » políticas y culturales.
.
a ella ( entsprechen) La transformación de « toda la inmensa
superestructura » dentro de la' revolución social que comien¬
Sta ¬ Es evidente que estas tres á reas está n relacionadas y que,
ll m en el análisis, deben interrelacionarse. Sin embargo, precisa¬
za a partir de las relaciones modificadas de las fuerzas pro¬ mente en esta cuestión fundamental de la interrelación, el
ductivas y las relaciones de producción, es un proceso en que
'
: término mismo nos es de muy poca ayuda; ello se debe con¬
« los hombres toman conciencia de este conflicto y
lo com ¬ j, cretamente a que, a su vez, es aplicado a cada á rea de forma
baten » mediante «formas ideológicas », que ahora incluyen las alternativa. Tampoco resulta absolutamente sorprendente, ya
formas « religiosas, estéticas o filosóficas » así como la legal y
lo político. Es mucho lo que se ha deducido de esta formu ¬
lación; sin embargo, el verdadero contexto es inevitablemen ¬
m que la utilización no es originariamente conceptual de un
. modo preciso, sino metaf órica. Lo que expresa originaria¬
mente es el importante sentido de una « superestructura » for¬
te limitado. Por lo tanto, y simplemente a partir de este pa¬
saje, sería posible definir las formas «culturales » ( « religiosas,
esté ticas o filosóficas ») dentro de las cuales « los hombres to¬
m mal y visible que podría ser analizada por sí misma pero que
no puede ser comprendida desconociendo que se apoya en
un « fundamento ». Podr ía decirse lo mismo sobre el té rmino
t
man conciencia de este conflicto » sin suponer necesariamente
que estas formas específicas constituyan la totalidad de la i m metaf órico correspondiente. En la acepción de 1851-1852 se
halla ausente, y los orígenes de una forma especial de con ¬
actividad « cultural ». •
? ciencia de clase está n especificados como «formas de pro¬
Existe, al menos, una utilización más primitiva del té rmi¬ piedad » y « condiciones sociales de existencia ». En la acep¬
no «superestructura » aplicada por Marx. Aparece en la obra : ción de 1859 aparece en una metáfora prácticamente cons¬
El dieciocho brumario de Luis Napoleón, 1851-1852: fts ciente: «la estructura económica de la sociedad, el verdadero
F- fundamento ( die reate Basis ) , sobre el cual se erige ( erhebt )
!&
' >
94 95
ii
s
tFf
-
-
1i
'

1 -
la superestructura ( Uber'bau ) legal y polí tica ». Más adelante
. t
es reemplazado en la exposición por el «fundamento econó¬
.
mico» ( dkonomische Grundlage ) La continuidad de significa¬
do es relativámente clara, pero la variedad de términos para
Iff immaterial)
JlCposici
«
'

^
ón
— —
y contra la evacuaci ón consiguiente del contenido
. específico las verdaderas actividades humanas por la im-
categorías abstractas. Por lo tanto, la abstracción

- i una parte de la relación ( «formas de propiedad »; «condicio¬


nes sociales de la existencia »; «estructura económica de la
sociedad »; « verdadera base »; « verdadero fundamento »; Basis;
Grundlage) no se corresponde con úna variedad explícita de
ajpl
Jj|
iSfll
^l
***
^ bitual de « la base » y « la superestructura » es la persistencia
Ipl adical de los modos de pensamiento que él atacaba. Es cierto,
^ & fio obstante, ' que en el curso de otras exposiciones dio alguna
)justificacíón de ello relacioná ndolo
con las dificultades que
la otra forma de la relación, aunque la verdadera significa¬ ,'
ÍY reSenta toda formulación de este tipo. Sin embargo, resulta
ción de este té rmino (Uberbau; superestructura) , como hemos
visto, es variable. Forma parte de la complejidad que carac¬
teriza a la exposición subsecuente el hecho de que el t érmino
traducido en la explicación . inglesa (en su origen probable¬
^
plplisis
« significativo que cuando Marx llegaba a cualquier tipo de aná-
fgpiisis
HI flfrien
probado o tomaba conciencia de la necesidad de un aná-
de este tipo, se manifestaba a la vez específico y flexible
la utilización de sus propios t érminos. Ya había observa -
mente por Engels) como « base » sea traducido a otras len¬ 1Ü|
.P
Jslp
do, en la formulación del año 1859, una distinción entre ana-
guas con variaciones significativas (en francés habitualmente
como infraestructura, en italiano como struttura, y así suce¬
sivamente, produciéndose algunos efectos conflictivos sobre

J&
á
JpiSer ^
iz r «las condiciones de producción econ ómica, que pueden
determinadas con la precisión de la ciencia natural » y el
análisis de las « formas ideológicas », para con las cuales los
la esencia de la exposición). i fjfen
!
k
étodos resultaban, evidentemente, mucho menos precisos.
:'£Q el año 1857 había indicado:
Durante el período de transición que va desde Marx hasta
el marxismo, y luego durante el desarrollo de las formulacio¬ aaa&i. ., '

} « En lo que respecta al arte , es bien conocido que algunas de


nes explicativas y dialécticas, las palabras utilizadas en las
exposiciones originales fueron proyectadas, en primer térmi¬
®|
pp
Í &íus rimas no se corresponden en absoluto con el desarrollo ge
É íiefal de la sociedad; y por lo tanto, tampoco se corresponden
-
no, como si fueran conceptos precisos; y en segundo término,
US ¿rapbon la subestructura material, con el esqueleto, por así decirlo,
como si fueran términos descriptivos de « á reas » observables
de la vida social. La acepción principal de las palabras en las ff|p
| § rde su organización.»
exposiciones originales había sido correlativa; sin embargo, j |III
| '
Su solución el problema que examina a continuación, el del
la popularidad de los términos tendió a indicar o bien a) ca¬ « jSaft&rte griego, es a duras penas convincente; sin embargo, la fra-
tegorías relativamente cerradas, o bien b) áreas de actividad i se « no se corresponden en absoluto » constituye un caracte- ¡j
V
.
relativamente cerradas Éstas eran, por lo tanto, correlativas ¡§§¡ /í It
rstico reconocimiento práctico de la complejidad de las ver-
temporalmente (primero la producción material, luego la con¬ "¡É haE. daderá s relaciones. Engels, en su ensayo Feuerbach y el fin
:. . M|
ciencia, luego la polí tica y la cultura) o forzando la metá¬
,
p . de la filosof í a clásica alemana, todavía argumentaba específi-
fora espacialmente (« niveles » o « capas » visibles y discemi
bles; la polí tica y la cultura, forman luego la conciencia, y su¬ - ffesk
camente, demostrando de qu é modo la « base económica » de
M
m - .’.una lucha política puede verse embotada en la conciencia o
cesivamente retoman a « la base ») . Normalmente, los serios
problemas prácticos de método que supusieron las palabras
H
fp enteramente perdida de vista, y cómo un sistema legal puede
% pSi! ser proyectado como independiente de su contenido econ ómi-
originales fueron más tarde evitados mediante mé todos deri¬ ifiUt í co en el curso de su desarrollo profesional. Por Io tá nto:
vados de cierta confianza enraizada en la popularidad de los fW -
t érminos dentro de la relativa limitación de las categorías o
de las áreas expresadas como « la base » y « la superestruc¬
t Ip
J
« Aun las ideología superiores, es decir, aquellas que se se-
. Hv, paran aú n m ás de la base econ ómica , material, adoptan la for-

i

tura ». ma de la filosof ía y la religión. Por lo tanto, la interconexi ó n


En consecuencia, resulta irónico recordar que la fuerza que existe entre las concepciones y sus condiciones materiales
de la crítica originaria de Marx se hubiera dirigido principal de existencia se vuelve m ás complicada, m ás y más oscurecida
mente contra la separación de las «á reas» de pensamiento y
¬ M 9&P por los vínculos intermedios. Sin embargo, la interconexión
fipr
existe.»
actividad (como en la separación de conciencia y producci ón

96
1S
z it 97

ss:
_Este „ . .
énfasis correlativo, que incluye no sólo la compleji *"1 ¿a, afirma finalmente como necesario. Por otra parte, la aplicación
dad, sino también el reconocimiento de los modos en que al¬- M- de la teoría a cualquier período de la historia serla más sencilla
gunas conexiones se pierden para la conciencia, se halla muy |
| | que la solución de una simple ecuación de primer grado.»
lejos de las categorías abstractas de « superestructura » y 2
« base » (aunque sostiene la implicación de á
reas separadas) . ! gjjÉ: Esto es un reconocimiento fundamental de las complejida-
En todo análisis marxista serio las categor í as no son utili " des verdaderas y . metodológicas. Es de particular importancia
I "

zadas de modo abstracto. No obstante, pueden producir su- sa Lwxz: en relación con la idea de, la. ,«determinaci ón», que será exami-
, ,
' '
, -
cimiento de las complejidades prácticas acentuaba aquellas H
If fll
efecto. Resulta significativo que la primera fase del recono- ¿ - da Por separado, y en relación con el problema decisivo
11 conc considerada como reflejos reflexi ó
j

n . Sin
e 1la«
em -
que realmente son relaciones cuantitativas. Hacia finales
del
enc a
^ ^ « » o
* ? bar8 dentro de la fuer2a <lu« manifiesta su contraste entre

HMÍ la historia
«

°' real y una << fras< sm sentido, abstracta absurda »


'
»

siglo xix era habitual reconocer lo que puede ser mejor des- m
: .
crito como « alteraciones » , o dificultades especiales de reí a '
ciories que de otro modo serí an regulares . Esto es correcto en 3® - 41 y a lo largo de su reconocimiento de una nueva (y teónca-

mente siSnificativa) excepción « la mfimta multitud de aco¬
rdación con la idea de los « retrasos » en el tiempo , que había Jl ü
« - dentes ®

> Engels no revisa en profundidad las categorías ce-
sido desarrollada a partir de la observación de Marx de que —
“ la base » ( « el elemento económico » , « la situación
algunas de las « cimas » del arte « no se corresponden en ab '
ff JP econ ómica ’
», « el movimiento económico » ) y los « numerosos
soluto con el desarrollo general de la sociedad » . Esta sitúa-- § W elementos » (políticos, jurídicos, teóricos) de « la superestruc-

¡11t
ción podr í a expresarse (aunque la « solución » de Marx a este ” en la medida en flue reitera las categorí as e ilustra
*ura
problema no fue de este tipo) como una cuesti ón de « retraso» 9 R
iertas excepciones , rodeos e irregularidades que oscurecen su
o de « desigualdad » temporal. El mismo esquema básico
evidente en la noción de Engels de la distancia relativa ( « que
es # relaci ón , que de otro modo sería regular. Dentro de las for-
mulaciones teóricas de este importante período, lo que fun¬
-
se separan aún más » ) de las « ideologías superiores » . Consi 4 damentalmente falta es un adecuado reconocimiento de las
dérese, si no, la carta que enviara Engels a Bloch en el mes- conexiones indisolubles que existen entre producción mate¬
de setiembre de 1890: rial , actividad e instituciones políticas y culturales y la con¬
-W Í liP
ciencia. La sí ntesis clásica de « la relaci ón existente entre la
« De acuerdo con la concepci ón materialista
de la historia , el jjj & base y la superestructura » es la distinción de Plejanov de
último elemento determinante en la historia es la producció « Cinco elementos consecutivos: 1) el estado de las fuerzas
n y M
reproducción de la vida real . Marx y yo no hemos hecho productivas ; 2) las condiciones económicas; 3) el régimen
cosa que afirmar esto. Por lo tánto, si alguien lo deforma afir otra
mando que el elemento económico es el único determinante, trans- *4 socio-pol í tico; 4 ) la psiquis del hombre social; 5) las numero¬
forma aquella proposición en una frase sin sentido, abstracta - - | | f ¡
¡ sas ideologías que reflejan las propiedades de esta psiquis »
, M ( Fundamental Problems of Marxism, Moscú, 1922, pág. 76 ) .
absurda. La situación económica es la base, pero los numerosos

elementos de la superestructura las formas políticas de la
lucha de clase y sus resultados, es decir : las constituciones | |
es- ?3 $$5
Esto es mejor que la tan corriente proyección desnuda de
« una base » y « una superestructura » . Sin embargo , el error se
tablecidas por la clase victoriosa luego de una batalla triunfal ,
halla en su descripción de estos « elementos » como « conse¬
etcé tera , las formas jurídicas e incluso los reflejos de todas estas -
luchas reales en los cerebros de los participantes, . las teorías fi- ?í;

J re
cutivos¬
» , cuando en la práctica son indisolubles: no en el sen¬
tido de que no puedan ser distinguidos a los fines del análi ¬
losóficas, polí ticas, jurídicas, las concepciones religiosas y su pos ji ¿ - sis, sino en el sentido decisivo de que no son « áreas » o « ele¬
terior desarrollo en sistemas de dogma también ejercen su- § ffef'-: mentos » separados, sino actividades y productos totales y es¬

"

influencia sobre el curso de las luchas históricas y en muchos


casos prevalecen en la determinaci ón de la forma que asumen .
Existe una interacción de todos estos elementos en la que, en '•S
medio de la infinita multitud de accidentes (es decir, de las co-
^ pecíficos del hombre real . Es decir que las categorías analí¬
ticas , como aparecen a menudo en el pensamiento idealista ,

se han convertido casi desapercibidamente en descrip¬ —
.’Sí ciones sustantivas que asumen habitualmente una prioridad
sas y los acontecimientos cuya interconexión interior es tan re-
mota o tan imposible de probar que podemos considerarla como .
- sobre todo el proceso social , que procuran considerar como
no existente, como insignificante) , el movimiento económico se fUSs categor

98 ti
.

II
ías analí ticas. Los analistas ortodoxos comenzaron a

99

i
w
m
"

pensar en « la base » y en « la superestructura » como si fue- . >W| 1 í:


- i» M ciMehrwert
®
ón recíproca que se ejerce entre ambas » (Theorien Ü ber den

.1
ran entidades concretas separables . Con esta perspectiva ,
——
dieron de vista los verdaderos procesos no las relaciones '
abstractas, sino los procesos constitutivos cuya acentúa-
ción debió haber sido función especial del materialismo his-
per

»S
|
||
|
^^ , cit . por Bottomore y Rubel , pp. 96-97).

podemos agregar que mientras un particular estadio de


|5«verdadera existencia social » , de « relaciones de producción » o
tórico. Más adelante examinaré la principal respuesta teórica ¿1 ’
|MS - Üe « un modo de producción » puede ser descubierto y precisa-
*

ante esta pérdida: el intento de reconstituir tales procesos » |


por medio de la idea de « mediaci ón » . |* J|
| fí<do
|
|Mf
|||P
mediante el análisis , considerado como un cuerpo de activi-
lades no es jamás uniforme o estático. Por ejemplo , una de las

^ proposiciones centrales sobre el sentido de la historia de


r
Dentro del marxismo, la insatisfacci ón persistente que ‘

produjo la proposición de « base y superestructura » ha sido -


Igapl ^
Marx afirma que en el verdadero desarrollo existen profundas

^Mkp^^
i
expresada muy a menudo por una repetida revaluación y rea¬
juste de la « superestructura » . Los exégetas han señalado su ^
IsjM eontradicciones en las relaciones de producción y en las con-
'

í siguientes relaciones sociales . Por lo tanto, existe una conti-


complejidad , su esencia y su « autonom í a » o valor autónomo. a | |%&ua posibilidad de variación dinámica de estas fuerzas . Las
nfm
Sin embargo, la mayor dificultad todavía radica en la exten¬ « variaciones » de la superestructura podrí an deducirse a
par-
sión originaria de los términos metaf óricos en función de una
anral
8sa«&
'fir de este único factor , que no afirma.
que las implicaciones
. . .
relación inmersa en categorías abstractas o en áreas concre¬
tas entre las cuales se buscan las conexiones y se señalan las MilPf
8fm ^ ti 5 » de
£sta índole a Ia calidadque
base » reduzcan todas las variaciones de
de consecuencias secundarias . Sólo
complejidades o las autonomías relativas . Realmente , resulta_ ¿Mg Í
más importante observar el carácter de esta extensión en el1
caso de « la base » que en el caso de la « superestructura »,,
ff ^í
vjmjj
^ feferir
'
^
feuando comprendemos
las variaciones
internamente
, es
contradictorio
en

« la base » , a la que es habitual
sí misma un proceso diná mico
las actividades específicas y
, siempre más variado y variable. Por extensión y por hábito , modos de actividad en una escala que abarca desde la
Jsppylos
« la base » ha llegado a ser considerada virtualmente un objeto
(una versión particular y reductiva de la « existencia mate¬ IH . asociación hasta el antagonismo de hombres reales y clases
;

de hombres , podemos liberamos de la noción de un « área »
rial » ) O, especí ficamente, se atribuyen a « la base » propieda ¬ |
,
[
§ HER í ó una « categoría » con ciertas propiedades fijas para la de-
'
-

des muy generales y aparentemente uniformes . « La base » es « MK viiinrinn de los procesos variables de una « superestructura » .
la verdadera existencia social del hombre. « La base » confor¬
ma las verdaderas relaciones de producción que correspon¬ Ü I!lf
ÍjyjHC» La
í
solidez f í sica de los t érminos ejerce una presi ón constante
contra esta ampliación .
den a un estadio del desarrollo de las fuerzas productivas ma¬ Por tanto' en oposición a su desarrollo en el marxismo ,
*
son «°la base » y « la superestructura » las que necesitan ser
teriales . « La base » es un modo de producción en un estadio
particular de su desarrollo. Desde luego, en la práctica estas
Ü¡¡t; no
m pP|iK estudiadas, sino los verdaderos procesos específicos e indiso-
~

proposiciones son diferentes . No obstante , cada una de ellas


es muy diferente del énfasis fundamental adjudicado por
m
.
Itiüí
- 1 Iubles dentro de
la relaci ón
los cuales, desde un punto de vista marxista,
decisiva . es la expresada por la compleja idea de

Ü Hpp la « determinación » .
Marx a las actividades productivas . Él mismo estableci ó una

4#
proposici ón contra la reducción de « la base » a categoría :

«A fin de estudiar la conexión entre la producción intelectual


y ' la producción material es esencial , sobre todo, comprender a al ' ¬

la última en su forma histórica determinada y no como una

.
categorí a general . Por ejemplo, corresponde al modo de produc¬
ción capitalista un tipo de producción intelectual muy diferente
a aquel que correspond í a al modo de producción medieval . A me¬ filfj
í'i
nos que la propia producción material sea comprendida en una
forma histórica específica, resulta imposible entender las carac¬ *
terí sticas de la producción intelectual que le corresponde o la ac-

f Ife*

. 't
V
%

100
m .

101

• '/i ‘
ip"

2. La determinación ®§ Ción, que se encuentra en el pasaje tan conocido del Prefacio


'

iff:dé 1859. En la medida en que lo leemos en el alemán de


«P jvlarx, y especialmente en las traducciones inglesas, tomamos
conciencia, inevitablemente, de las complejidades lingüísticas
ygljx que caracterizan a la palabra . El
« determinar » t érmino co-
¡—I | rriente
¿pi g
utilizado por Marx es bestimmen; aparece en cuatro

Dentro de la teor

res, el marxismo es
ía cultural marxista no hay problema %
más difícil que el de la determinación . Según sus detracto I ilr ducdón. Uno de
«
un tipo de teor
» ¬

í a necesariamente reduc- fl fifi que no se halla


^^
oportunidades en el pasaje citado anteriormente. El érmino
inglés determinar aparece en oportunidades en su tra-
« »
usos constituye una repetición formal
estos
en el original; otro es la traducción
' presente
tres
t

tiva y determinista: no se permite a ninguna actividad que Jfiygferde una palabra diferente, konstatieren. En este
sumamente
sea real y significativa por sí misma, sino que es siempre re¬ 1 - punto la cuestión no es tanto la suficiencia de la traducción
ducida a una expresión directa o indirecta de algún contenido
económico precedente y predominante o de un contenido po¬ *¡
H
como la extraordinaria complejidad lingüí stica de este grupo
¡ í áffifcjde palabras. Esta situación puede ilustrarse mejor coriside-
¡at
lí tico determinado por una situación o posición económica. MlÍÍ . pando la complejidad que reviste en inglés el t érmino « de¬
'

En la perspectiva de las aportaciones del marxismo de me¬ terminar ». li


diados del siglo xx, esta descripción puede ser considerada E1 sentido fundamental del término « determinar » es «fijar
:

. una caricatura. En realidad es formulada a menudo con una .


t érminos» o «fijar límites» En su desarrollo extraordinaria-
confianza tan firme como anticuada. Sin embargo, difícilmen¬ ¡flp- mente variado, en su aplicación a tantos procesos .específi-
Ü
te puede negarse que proviene, con todas sus dificultades, de r ñs, es este sentido de poner un límite y por lo tanto poner
una forma corriente de marxismo. Desde luego, dentro de fin a alguna acción el que resulta más problemático. La de-
esa forma y dentro del pensamiento marxista más reciente, terminación de un cálculo, del curso de un estudio o de un
se han producido numerosas calificaciones de la idea de de-
terminación, del tipo Citado en la carta que .enviara Engels a Jt
ff
arrendamiento es, como idea, relativamente simple. La deter-
minación por una autoridad en principio es simple, pero es
Bloch y de un tipo aparentemente más radical, como es la
idea contemporánea dé la « sobredeterminación» (un t érmino
I,® ? H
? fuente de la mayoría de las especiales dificultades de su im

%; plicación de algo que existe más allá e incluso de algo exte-


V4 -
difícil desde el momento en que el significado que intenta ex ¬
.
. rior a la acción específica que, no obstante, decide o fija. El
presar es la determinación a través de múltiples factores). í*® - sentido de exterioridad es decisivo en el desarrollo del con-
Algunas de estas revisiones han omitido el énfasis marxista cepto de « determinismo», en el cual algún poder (Dios, la
originario intentando una síntesis con otros órdenes de la rafe Naturaleza o la Historia) controla o decide el resultado de
P
determinación en psicología (un freudianismo revisado) o en una acción o de un proceso más allá — o prescindiendo de
.«¿ft la Voluntad o el deseo de sus agentes. Éste es el determinis-

las estructuras formales y mentales (formalismo, estructura-
lismo). Estas calificaciones y revisiones indican verdadera %
Jf
mo abstracto, que debe distinguirse de un determinismo inhe-
¬

mente las dificultades inherentes de la proposición. Pero al


mismo tiempo son bienvenidas por los detractores del mar¬
im
rente aparentemente similar en el cual el car ácter esencial de
un proceso o las propiedades de sus componentes son con-
xismo que desean evadir su continuo desafío o, más directa ¬
servados para determinar (controlar) su resultado; el cárác-
mente, desecharlo como si fuera un dogma irrelevante. Por ' ter y las propiedades son entonces «determinantes ». Lo que
lo tanto, saber con seguridad qué fue y qué es ese desafío habí a sido (en abstracto) el « Consejo determinante y la pres-
adquiere una importancia fundamental. Un marxismo que ca ¬
í- piii- ciencia de Dios» (Tyndale) se convirtió, especialmente en las
rezca de algún concepto de determinación es, obviamente,- .« ciencias físicas, en « condiciones determinadas» o «leyes de-
inútil. Un marxismo que presente varios de los conceptos so ¬ £ terminadas », basadas en el conocimiento preciso de las ca-
bre la determinación con que cuenta en la actualidad es 1
. racterí sticas inherentes de un . proceso y sus componentes. La
absoluta y radicalmente inválido. | idea abstracta presupone la imposibilidad (o límites insupe*
ü 0 rabies para su capacidad) de los participantes en una acción.
'
Podemos comenzar con la fuente aparente de la proposi-
* '
I

102
I¡fe 103


....
»!
La idea presupone características inalterables o
« científica » i:
Ifltt
§ ci ón : es verdaderamente la « determinació n » como «fijación
relativamente fijas; el cambio, por lo tanto, consiste en alte- áw !«fe | de límites ».
rar (aunque de un modo que se puede descubrir, y que en| § ÜÜ í La diferencia fundamental entre « determinación » en este
ese sentido es predecible) las condiciones y las combina j¡§ - sentido, y « determinación » en el sentido de las « leyes » de un
ciones. §§ %m¡v ¡ proceso total sujeto a un desarrollo inherente y predecible no
Parece claro que la versión marxista del determinismo, al aj i i|
§lj | t es dif ícil de entender, aunque a menudo puede escabullirse
menos en un primer estadio, corresponde a esta idea «cien 'M SÉp- - entre los . sentidos mutantes del t é rmino « determinar ». La
tí fica, . IB cuestión clave radica en el grado en que las condiciones «ob¬
jetivas » son comprendidas como externas . Desde el. momento
« En la producció n social que desarrollan los hombres, esta $
- en que, dentro del marxismo, por definición, las condiciones
blecen relaciones definidas que son indispensables e independien- á |
||r « objetivas » son , y sólo pueden ser , resultado de las accio¬
Jg§ .nes del hombre en el mundo material , la verdadera dis-


*tes " su voluntad ...
“ " de J
’ desarrollo. .. » (Se-
un estadio definido del*

lecled Works , p. 362). IK


Hsü
: tinción sólo puede darse entre la objetividad hist ó rica las
condiciones en que, en cualquier punto particular del tiem ¬

El ingl és « definido » traduce las formas de bestimmen de
po, los hombres se encuentran con que han nacido; , y por lo
Marx . En este sentido, el estadio de la producci ó n material
existente y las relaciones sociales que le corresponden apa- ISjfefer
-4í1®ES?
tanto, las condiciones « accesibles » que « establecen » — y la
objetividad abstracta , en la cual el proceso «determinante » es
recen « fijas ».
Ira V
. « independiente de su voluntad » ; no en el sentido hist ó rico de
. que lo han heredado, sino en el sentido absoluto de que no
masa de las fuerzas productivas accesible a los hombres
« La :

determina las condiciones de la sociedad . . . » ( La ideología ... , p. pueden controlarlo; sólo pueden procurar comprenderlo y, en
18) . consecuencia , guiar sus acciones en armon ía con éL
Esta objetividad abstracta constituye la base de lo que
A partir de esta acepci ón de las condiciones determinadas
resulta sencillo comprender el desarrollo de un marxismo Ü& íDíÉK:
,
. m dentro del marxismo ha sido ampliamente conocido como
« economismo ». Considerado como doctrina filosófica y polí-
que acentu ó las « leyes de hierro », las « condiciones absoluta- tica resulta in ú til ; sin embargo, debe ser tambié n compren ¬

mente objetivas ) de una « econom ía » de la que se desprendió dido desde una perspectiva hist ó rica . La ú nica y poderosa
todo lo demá s. En esta s ólida interpretaci ó n el marxismo ha - razón del desarrollo del determinismo abstracto es la expe ¬
bía descubierto las « leyes » de un sistema econ ómico objetivo | ¡'

.f fff riencia hist órica de la economía capitalista en gran escala , a
externo y, tarde o temprano, directa o indirectamente, todo partir de la cual muchas más personas, adem á s de los mar-
lo demá s se produjo a partir de estas leyes. Sin embargo, este ~É xistas, llegaron a la conclusi ó n de que el control del proceso
no es el ú nico modo en que puede desarrollarse tal acepció n. ? J estaba má s all á de ellos, de que al menos en la prá ctica era
Es igualmente razonable, recordando las frases mencionadas / | f exterior a sus voluntades y deseos y que por tanto debía ser
« establecen » y « accesible a », acentuar el predominio de las | . j jjjjgh comprendido como un proceso gobernado por « leyes » pro¬
condiciones objetivas en cualquier momento particular del * pias. En consecuencia , con amarga iron ía , una doctrina críti
'

Is
¬

proceso. En la prá ctica esto se convierte en. un requerimiento É ca y revolucionaria . fue cambiada no sólo en la práctica , sino
absolutamente diferente. Es lo que Engels escribió, defensi-| ¬
vamente, en la carta que enviara a Bloch: « Somos nosotros Pa a nivel de principios, hasta convertirse en las verdaderas for¬
mas de pasividad y materialización contra las cuales había
mismos quienes producimos nuestra historia , aunque lo ha ¬ proyectado un sentido alternativo de la « determinación ».
cemos, en primera instancia , bajo condiciones y supuestos El determinismo abstracto, en otras palabras, debe consi¬
muy definidos ». Lo que esta declaraci ó n reconstruye, en com ¬
M derarse en cierto sentido determinado. Es una forma de res¬
paración con el desarrollo alternativo, es la idea de la acci ó n im puesta e interpretación que est á condicionada por sü expe ¬

directa : « Somos nosotros mismos quienes producimos nues¬


tra historia » . Las condiciones y los supuestos « definidos » u
m riencia de verdaderos l ímites hist ó ricos. La diferencia deci¬
siva que existe entre las leyes naturales « determinadas » y
« objetivos », por lo tanto, son t é rminos que califican esta ac
íM- fj
: ü los procesos sociales « determinados » fue descuidada; en parte

m
.
104 íl 105


_jgef
JagL
\


é
ft
m debido a una confusi ón del idioma, en parte debido a una ex¬
periencia hist órica específica. La descripción de los dos tipos como « presociales » o incluso antisociales. « Lo individual » o

M- de conocimiento como « científicos » agravó la confusión. Sin


embargo, ¿ es posible volver a un sentido de la « determina¬
genotipo » se transforman entonces en fuerzas antisociales
« el
positivas.
ción » considerada como la experiencia de « l ímites objetivos » ? m Es en este punto donde el concepto pleno de la determi¬

JSR1
.
Este sentido negativo es indudablemente importante, y Marx
lo utilizó reiteradamente. Las nuevas relaciones sociales y los
m nación resulta fundamental, ya que en la pr áctica la deter¬
minación nunca es solamente la fijació n de límites; es asi¬
nuevos tipos de actividad qué se hacen posibles a través de
¬ am mismo el ejercicio de presiones. Tal como se da es tambié n
ellas pueden imaginarse, pero no pueden lograrse a menos W| É >
§¡*
Ef una acepción del « determinar » inglés: determinar o ser de¬
terminado a hacer algo en un acto de voluntad y propósito.
§ que los límites de un modo de producción particular sean
1
&»rL
superados en la prá ctica por el verdadero cambio social. Esta Ilp | § Dentro de un proceso social total, estas determinaciones po¬
fue la . historia, por ejemplo, del impulso rom á ntico en pro de * sitivas , que pueden ser experimentadas individualmente pero
Ja liberación humana en su interacció n efectiva con un capi 1 m üx -f M que son siempre actos sociales, que son realmente y con fre¬
fe«K talismo dominante.
Sin embargo, afirmar esto exclusivamente significa estar *
en peligro de replegarse hacia un nuevo planteamiento pa - í
aS Salr
jl fp
:
cuencia formaciones sociales específicas, mantienen relacio¬
nes muy complejas con las determinaciones negativas, que
son experimentadas como l ímites, puesto que en modo algu¬
gfe *** «

.
sivo y objetivista Esto es lo que le ocurrió a Engels: no son sólo presiones contra los límites, aunque éstos son
!¡É#
¡
ÜÜf í
« El acontecer hist ó rico.:, puede... ser comprendido como el
producto de un poder que funciona como una totalidad , incons¬
cientemente y sin voluntad por el que cada voluntad individual
de fundamental importancia. Con frecuencia son al menos
presiones derivadas de la formació n y el impulsó de un modo
social dado; en efecto, son una compulsión a actuar de ma¬
a se halla obstruida por la de cualquier otro, y lo que surge de
m neras que mantienen y renuevan el modo social de que se tra¬
m¥ - esta situació n es algo que nadie deseaba.» 1 te. Son asimismo, vitalmente, presiones ejercidas por forma ¬
®Sf - Aquí la sociedad es el proceso general objetivado (incons¬
m
ciones nuevas con sus requerimientos e intenciones todavía
por realizar. Por lo tanto, la « sociedad » nunca es solamente
®Sb ciente e involuntario) y las ú nicas fuerzas alternativas son
« las voluntades individuales ». Sin embargo , ésta es
sión burguesa de la sociedad. Un aspecto particular de esta
una ver¬
iH una « cáscara muerta » que limita la realización social e indi¬
vidual. Es siempre un proceso constitutivo con presiones muy
- versión fue especificado más adelante por el freudismo y . 1 íc. poderosas que se expresan en las formaciones culturales, eco¬
5STr ,
: v
; -.v
*v -
.

constituye el verdadero campo de acción de. las síntesis mar- mm nómicas y políticas y que, para asumir la verdadera dimen¬
sión de lo « constitutivo», son internalizadas y convertidas en
“ V t
i® Éft
;
-
xistas-freudianas que, irónicamente, han sido la principal opo¬
sición al economicismo y al determinismo económico . La so¬
ciedad , generalizada de este modo, como « sociedad capitalis¬
fe «l « voluntades individuales » . La determinación de este tipo
proceso de límites y presiones complejo e interrelacionado
—— un

ta » o como « las formas culturales y sociales deJ modo de se halla en el propio proceso social en su totalidad , y en nin¬
producción capitalista » , es considerada la primera fuerza ne ¬ gún otro sitio; no en un abstracto « modo de producción » ni
gativa que sobreviene a partir de toda comprensió n de la en una « psicología » abstracta. Toda abstracción del determi¬
m
determinación que la considere solamente como fijación de
límites. No obstante, la « sociedad » o el «acontecer hist óri¬
:
:

m nismo basada en el aislamiento de categorías aut ónomas, que


son consideradas categorías predominantes o que pueden uti¬
— —
co » a través de estos medios no pueden ser abstra ídos
jam á s de los « individuos » ni de las « voluntades individuales ».
,m
lizarse con el carácter de predicciones, es en consecuencia
una mistificación de los determinantes siempre específicos y
P asociados que constituyen el verdadero proceso social: una

i
Una separació n de esta índole conduce directamente a una
« sociedad » objetivista , alienada , de funcionamiento « experiencia hist ó rica activa y consciente así como, por descui¬
incons¬ do, una experiencia hist órica pasiva y objetivada.
ciente »; y a una comprensión de los individuos categorizados ,

'
& El concepto de « sobredeterminación » es un intento de evi¬
1 . Carta a f . Bloch , 1890 ( Marx and
dence , Nueva York , 1935 , p . 476 ).
Engels: Selected Correspon¬
fi tar el aislamiento de las categor í as aut ónomas, pero al mis¬
mo tiempo es un intento de poner de relieve pr ácticas rela¬
tivamente aut ónomas, aunque resultan desde luego recípro-
106
I
iH
107

i
gü& ^
¡HP * i
JmmÉ
ͮL-.
mmm - — 3 . Las fuerzas productivas

m
m •
cas. En sus formas m ás positivas es decir, en su reconoci¬
miento de fuerzas m ú ltiples m ás que de las fuerzas aisladas
de los modos o las t écnicas de producció n , y en su posterior
reconocimiento de estas fuerzas m ás como fuerzas estructu ¬
radas, en particular las situaciones hist óricas, que como ele¬ II
m¡¿~ - mentos de una totalidad ideal o, lo que es peor, de una tota¬ IB
m
II;

lidad meramente adyacente , el concepto de « sobredeter Mmk
minación » resulta má s ú til que cualquier otro como medio
¬
Implícito en cualquier argumento sobre « base » y « super-
estructura » , o sobre la naturaleza de la « determinaci ón » , exis-
-
í ffr ..
para comprender las « contradicciones » y la versi ón corrien¬
te de « la dialéctica , que pueden ser sencillamente
» abstra í das llllÉI te un concepto decisivo: el concepto de « fuerzas producti
É lpv vas ». Es un concepto sumamente importante en Marx y en
3|
m como rasgos de una situación o movimiento (determinante) HpW todo el marxismo posterior. Pero es tambié n un concepto
va- '

rv-
. .
teóricamente aislado del que se espera que se desarrolle pos¬ jáf api Viable, y las variaciones han resultado excepcionalmente im-
teriormente de acuerdo con ciertas leyes ( deterministas). En
111
'

; portantes para la teoría cultural marxista .


La dificultad fundamental consiste en que todas las pala-
íT'
h ,

V
i?
.
'
toda sociedad total , tanto la relativa autonom ía como la re¬
lativa desigualdad de las diferentes prá cticas (de las dife¬
,

bras claves — producir , producto, producció n, productivo •


rentes formas que asume la conciencia prá ctica ) afectan de jppaÉ ji sufrieron un desarrollo especializado durante el desarrollo


modo decisivo el verdadero desarrollo y lo afectan como de¬ del capitalismo. Por lo tanto, para analizar el capitalismo fue
£ terminantes a modo de presiones y í
l mites . Sin embargo, necesario comprenderle) cómo un proceso de « producción »
también existen dificultades en el concepto. Fue utilizado por mi 11

diferente y referirlo a un proceso general , del cual constituye


v’ Freud para indicar la estructurada causalidad m últiple de t!g
| un tipo histórico particular . La dificultad consiste en que el
un sí ntoma: una cristalizaci ón muy similar al concepto de proceso general es todav ía m ás prontamente definido en los
imagen dial éctica (véase pá g. 124 ) de la Escuela de Frankfurt.
Algunos rasgos de este origen sobreviven en algunos de sus
• usos teóricos ( por ejemplo , en Althusser , que lo introdujo en
lÉ|
|
f

ilt
!
tre
rminos especinuus
érminos
- « producci ó n en
mniuaLivuo de
específicos y limitativos uc la producción capitalis-
ua piuuuuwwa
" ta Marx teu ía Perfectamente clara la diferencia existente
en
' general » y « producci ó n capitalista ». Real-
-
-
_ 5
el marxismo aunque fracas ó en la aplicaci ón de sus elemen¬ mente, fue la exigencia de esta ú ltima , a través de su econo
,

tos m ás positivos a su propio trabajo sobre la ideología). m ía podtica y en relación con la universalidad de sus pro-
Como sucede con la « determinaci ó n » , tambié n la « sobrede ¬ P | $|pias condiciones específicas
| e históricas, lo que Marx atacó
terminación » puede ser abstra ída en una estructura (un sín ¬ en especial. No obstante, la historia se había producido tanto
toma ) que luego, aunque de modo complejo, se « desarrolla »
18 en relaci ón con el lenguaje como en muchos otros campos.
(se forma , se sostiene, se detalla ) a través de las leyes de sus
relaciones estructurales internas. Como forma de aná lisis esta
ib Lo que resulta profundamente conflictivo es que Marx ana ¬
lizó la « producci ó n capitalista » en y por medio de sus pro¬
situación siempre resulta efectiva , pero en su aislamiento de
la estructura puede desplazar la atención de la verdadera
ubicación que corresponde a toda práctica y a toda conciencia
prá ctica : « la actividad prá ctica . . . el proceso pr á ctico del
desarrollo de los hombres » . Toda objetivación categórica de
IB
fji
pios t é rminos, y mirando a la vez hacia el pasado y hacia el
futuro, se vio obligado a utilizar gran n úmero de los mismos
t é rminos en funci ó n de procesos m á s generales o hist ó rica ¬
mente diferentes. Como él mismo escribió:
las estructuras determinadas o sobredeterminadas constituye « La " producción en general" es una abstracción, pero es una
abstracci ó n racional en la medida en que particulariza y fija
una repetici ón del error fundamental del « economismo » en
ISH
'

un nivel mucho más serio, ya que ahora sugiere subsumir los rasgos comunes, liber á ndonos de este modo de la repetición.
(a menudo con arrogancia ) toda experiencia vivida, práctica,
formativa y desigualmente formada . Una de las razones de im Sin embargo estos rasgos generales o comunes que han sido des¬
cubiertos por comparació n constituyen algo muy complejo, cu¬
yos elementos constitutivos tienen destinos diferentes ... Todos
este error, tanto en el sentido del economicismo como en el
sentido del estructuralismo alternativo, es la confusión so-
.
m los estadios de la producció n tienen ciertos destinos en com ún,
que nosotros generalizamos en el pensamiento; no obstante, las
r bre la naturaleza de las « fuerzas productivas »
¡
9 - m 109
' -C : . 108 1
ñ
;* . - ’ *T

I
.

denominadas condiciones generales de toda producción no son


nada m á s que concepciones abstractas que no han de integrar dentro del mundo no producimos solamente la satisfacción
i de nuestras necesidades , sino también nuevas necesidades y
ningú n estadio verdadero en la historia de la producción » (Grun
drisse, p. 85). - nuevas definiciones de necesidades. Fundamentalmente, den¬
tro de este proceso histórico humano nos creamos a nosotros
Debe agregarse que el concepto de « producción material» :• mismos y producimos nuestras sociedades; y es dentro de
es tambié n abstracto, aunque es a la vez igualmente racional estas formas variables y en desarrollo donde se realiza la
en relación con propósitos particulares. En tanto que conside¬
1
propia « producci ón material », consecuentemente variable tan¬
I rado como abstracción (por ejemplo, en la economía política to en el modo que adopta como en su esfera de acción.
burguesa) puede ser separado de otras categor ías como con¬
% Pero si esta es la posici ón fundamental de Marx, ¿ cómo
sumo, distribución e intercambio; y todas éstas pueden ser se¬ tM s £ se explica que una definición más limitada de las « fuerzas
paradas tanto de las relaciones sociales, la forma de la so¬ productivas », y con ella una separación y una abstracción de
ciedad dentro la que constituyen actividades específica y va ¬ I la « producción material » y de la « base » «económica » o « ma¬
terial », llegara no sólo a predominar dentro del marxismo,
riablemente correlativas, como de las actividades personales
que constituyen sus únicos y concretos modos de existencia. sino a ser adoptada prácticamente por todos los demás como
Sin embargo, en la sociedad capitalista la « producción mate¬ s rop, la definición del marxismo ? Hallamos uno de los motivos en
rial» es una forma específica determinada y comprendida en Jp el desarrollo de cierta polémica. No era el marxismo, sino los
las formas de capital, de trabajo asalariado y de producción sistemas contra los que el marxismo luchaba y continúa lu¬
dé mercancías. El hecho de . que esta « producción material » ll chando quienes habían separado y abstraído varias partes de

'

- V
haya sido ella misma producida por el desarrollo social de
formas de producción particulares es, por tanto, la primera
cuestión que debemos tener en cuenta si procuramos com ¬
|
1
m
este proceso social total. Fue la afirmación y la explicación de


las formas políticas y de las ideas generales y filosóficas como

independientes « más allá » del proceso social material lo
que produjo un tipo necesario de contra-afirmación. En el

I
prender la naturaleza incluso de esta producción, en la cual, •

debido a los verdaderos desarrollos históricos, transcurso de la polémica esta cuestión fue a menudo exage¬
$ i rada hasta llegar a repetir, mediante una simple reversión
«lavida material surge generalmente como el fin, mientras que
' de términos, el tipo de error que combatía.
la producci ón de esta vida material, el trabajo (que ahora es la
i Sin embargo, existen razones m ás profundas que ésta. Si
única forma posible aunque ... negativa d é la actividad personal
.
aparece como un medio» ( La.ideologí a. . , p. 66). ) c se vive en una sociedad capitalista son las formas capitalis¬
tas las que se deben analizar. Marx vivía, y nosotros vivimos,
s en una sociedad en la que verdaderamente « las fuerzas pro¬
ü
,
Por otra parte, en la sociedad capitalista F ductivas parecen . .. constituir un mundo "autosubsistente ” ».
Por lo tanto, analizando el funcionamiento de las fuerzas pro¬
«las fuerzas productivas parecen ser completamente independien¬ ::
tes y separadas de los individuos y constituir un ductivas que no son percibidas solamente de este modo, aun ¬
subsistente paralelo a los individuos» (id., p. 65).
mundo auto - SÉt que realmente lo son en algunos aspectos fundamentales, re¬
sulta sencillo, dentro del único lenguaje disponible, caer en
¿ Qué es entonces una «fuerza productiva » ? Son todos y m una descripción de las mismas como si fueran universales y
generales y como si ciertas « leyes » de las relaciones que man¬
cada uno de los medios de la producción y reproducción de
la vida - real. Puede ser considerada como un tipo particular -m
y.

¡
tienen con otras actividades constituyeran verdades funda ¬
de 1
producción agraria o industrial, aunque un tipo de estas ¬
ca
racterísticas ya es cierto modo de cooperación social y aplica ¬ m mentales. En consecuencia, el marxismo toma a menudo el
color de un tipo de materialismo específicamente burgué s y
capitalista. Podrían aislarse las «fuerzas productivas » consi¬
ci ón y desarrollo de cierto volumen de conocimiento social.
i m.
La producción de esta específica cooperación social o de este
específico conocimiento social es llevada a té rmino por
fuerzas productivas. En todas las actividades que efectuamos
las m derá ndolas como la « industria » (e incluso a veces como « in¬
dustria pesada ») ; y aquí resulta nuevamente significativa la
evidencia del lenguaje. Fue durante la « Revolución Indus¬
trial » cuando la « industria » cambió y pasó de ser una palabra
110
m 111
m
n
.V.-.if '}I-
K

r
' •
-V *
* •

que describía una actividad humana de aplicación y esfuerzo §g


asiduos a ser una palabra que describe predominantemente
las instituciones productivas: « un mundo autosubsistente ». "
Eran, desde luego, instituciones capitalistas, y la propia « pro¬ É
¡
SllSbiica
IP
'
1^
1. « bienestar social » , el entretenimiento
». Fracasando en su intento

M immateria
l
de la producci
llfeiaterialisrno
especializado
ó
«

n de
( y
un
burgu
de
orden
é s )
ás conspicuo, en su intento por compren-
» y la « opinió n pú-
comprender
pol í
fracas
tico
ó
y
tambi
el carácter
social
é n
, este
, aun -

ducció n » se hallaba eventualmente subordinada al elemento . M tMÉflue de un modo m cul-


capitalista , como ocurre hoy en las descripciones de la « in ¬ | l Íí | | £ ?fder el car á cter material de la producci ón de un orden una
|Ifeural
. El concepto de superestructura » no era entonces
dustria del ocio » o de la « industria de las vacaciones ». La su¬ ja
í «
y
bordinación pr á ctica de todas las actividades humanas ( con | ÉÍ educci ®
ón , sino una evasi ón .
Pero la dificultad reside en el hecho de que si rechazamos
una clá usula atenuante para ciertas actividades que eran de¬ figs
nominadas « personales » o « estéticas ») a los modos y normas idea de un « mundo autosubsistente » de fuerzas producti-
i
de las instituciones capitalistas se volvió cada vez m ás efec¬
tiva. Los marxistas, insistiendo en esto y protestando contra
'
if
MaSpfe
índas y cada -
í lp tiyas ( industriales ) y describimos las fuerzas
una de las actividades del
productivas como
proceso social consi-
tica necesa-
ello, estaban presos en una ambivalencia prá ctica . En reali
dad , la insistencia diluía la protesta. Se dice con frecuencia
que la insistencia era « demasiado materialista », un « materia ¬ |
lismo vulgar ». Sin embargo, la verdad es que nunca fue lo su ¬
ijj
d
«
¬ como
^^ federado
totalidad
pero, al menos en una primera
!^
perspectiva y especificidad
Pjpvifl an , in á lisis posterior
,

;
hemos

en
. Superar
planteado

primer
instancia
esta
t é rmino
una
,
dificultad
cr
hemos

debemos
í

ser
perdido
á labor
especi-
de la
ficientemente materialista .
Lo que suprime cualquier noción de un « orden autosub¬
. fPfficar
dentro
JH ll
del
IpIpSyersion
an á lisis
especializada de las fuerzas
¡
cultural
«
, los efectos
productivas
negativos
» y de la
.
^^
producción » Podemos especificarlas en mejores condiciones
sistente » es el cará cter material de las fuerzas productivas, W
que son las que producen una versi ó n de la producción de ri ntro de ia obra del ProPio Marx m ás Que en los numerosos
Í fl¡ÍP posterioridad . En una nota a pie

estas caracterí sticas . Con frecuencia constituye un modo efi¬
caz de suprimir la plena conciencia de la verdadera naturale¬ | |
;
| É $ ji t Pl
¡ejemplos que surgieron con
jjiSpge
pá gina de los Grundrisse se explica que un fabricante de
za de tal sociedad . Si la « producci ó n », en la sociedad capi¬ ; Hes un trabajador productivo, comprometido con el
Igpypianos
así ;;
SasV '
- *
talista, es la producción de mercancías para un mercado, en
tonces pueden hallarse t é rminos diferentes pero enga ñosos
para cualquier otro tipo de producci ón y de fuerza productiva.
La producción material directa de la « polí tica » es lo que se
¡ ltrabajo
¬

%
®1|
f
« ^
productivo, pero que un pianista no lo es desde el
momento en que su trabajo no es un trabajo que reproduce
|Ícapital. La extraordinaria insuficiencia de esta distincióónn en
IP
cuanto al capitalismo avanzado, en el cual la producci de
sus musicales ) cons -
suprime con mayor frecuencia . No obstante, toda clase go¬
bernante consagra una parte significativa de la producci ón
m úsica (
una
y no
rama
solamente
importante
de
de
instrumentos
la producci ó n capitalista , pue- _
i§& material al establecimiento de un orden polí tico. El orden de ser solamente una ocasi ó n de ponerse al d ía. Pero el ver-
dsÉ ‘|Í dadero error es mucho m á s fundamental .
4f
' ? A - '•
• •
social y polí tico que mantiene un mercado capitalista , como
^
Maine , en su prolongado y brillante an á lisis de la sociedad
las luchas sociales y polí ticas que lo crearon , supone nece ¬
sariamente una producción material . Desde los castillos, pa
lacios e iglesias hasta las prisiones, asilos y escuelas; desde el
¬

.l |
1
j
capitalista estuvo trabajando con
pp
- tegorías de la economía » pol í tica burguesa

y más all á de— las ca-
. Su especificaci ón
armamento de guerra hasta el control de la prensa , toda clase |
Jt
del « trabajo
partir de
t Sp
Adam
productivo
Smith . Y
fue
todav
desarrollada
í a tiene
, en dicha nota, a
sentido (o puede ser
gobernante, por medios variables aunque siempre de modo •

material , produce un orden polí tico y social . Estas actividades ¡


S Í: - revisada i %¡
a fin de que tenga sentido ) en tales t é rminos bur ¬

no son nunca superestructurales. Constituyen la necesaria il | É § gueses . Por lo tanto, la producci n


materias primas con el objeto de
ó consiste
producir
en
mercanc
trabajar
ías que
sobre
for-
producción material dentro de la cual , en apariencia , sólo
puede ser desarrollado un modo de producci ón autosubsis men
¬ parte del sistema capitalista de distribuci ó n e intercam -
tente. La complejidad de este proceso es especialmente nota ¬ | ( j bio . En consecuencia , un piano es una mercanc í a y la m ú sica
ble en las sociedades capitalistas avanzadas, donde est á total no lo es (o no lo era ) . A este nivel , y dentro de un análisis
¬

del capitalismo, no existe ninguna dificultad mayor hasta


’ 1
mente fuera de lugar aislar la « producción » y la « industria »
de la producción material de la « defensa », la « ley y el orden », que infill
llega el momento en que comprendemos que resultado
mm
3 113
112
MS -
m
necesario de ello es la proyección (o la alienaci )
un cuerpo de actividades que deben ser aisladas bajo ón de tdi| á 4 . Del reflejo a la mediaci ón
minaciones de: « el reino del arte y las ideas » , la « las dedo *
«ideología » o, menos halagüeñ
Ninguna de ellas, en consecuencia , puede ser
estética »/ ]
amente, « la superestructura» )
como lo que son en realidad: prácticas reales, comprendida
un proceso social material total; no un reino o elemento s de .,
1
'
^ '
ñ .

un mundo-¡| o i» i
una superestructura, sino una numerosa serie consecuencia habitual de la f órmula base-superestruc-
de pr Ifita
productivas variables que conllevan intencione
específicas. No comprender esta cuestión implica
te perder contacto con la realidad de estas prá
s
áctica
y condiciones1*
no solamefp
^ iiiffá , con sus interpretaciones especializadas y limitadas de
rjas fuerzas productivas y del proceso de determinación, es
tnjtíS-' descripción — y con frecuencia incluso una teoría— dei del
ocurrido repetidamente en algunas modalidades de como haj
cticas,
anál í$i£j ífet
Eaaríé y ü v del nensamien
pensamien to considerad os como un « reflejo » . La
derivadas de los términos de este materialismo lisis

^ ^%^Relaci
especializado?! met á fora del « reflejo» tiene una larga historia en el an á
(industrial), sino también iniciar el dif ícil proceso
de descubrir y describir las relaciones existentes completo ; íel arte y de las ideas. No obstante, el proceso f ísico y la
entre todas * ón que éste implica han probado ser compatibles con
estas prácticas y entre ellas y las otras prácticas que
aisladas como «producción», como «la base» o como el han sicfo¿ numerosas teorías radicalmente diferentes. Por lo» tanto puede
do autosubsistente », desde una posición «mufi| jítefcirse que el arte «refleja el mundo verdadero , sosteniendo
í
extremad amente ifitl § ?« éIespejo a la altura de la naturaleza » , aunque cada término
;>* -
ltr'
r conveniente e inepta . En realidad, significa iniciar de
abajo este tipo de trabajo sumamente dif arríbal as
cil sosteniéndose!,
Pdfe -éste tipo de definición ha sido difundido y necesariamente
debatido . El arte puede ser entendido como lo que refleja no
con un solo pie. Este tipo de proezas acrobáíticas
¿
no son impo$Í ¿$ Ías meras apariencias», sino la «realidad » que se halla tras
pll > sibles e incluso se: han realizado. Sin embarco
embargo, sería má s rrai
zonable volver a apoyarnos en los dos pies y observar
,
á£
nues- -
Ü
'
Jp ías: la « naturaleza interior » del mundo o sus « formas cons-
üjfffitutivas »: y puede ser entendido también como reflejo no del
IjSEpIj
tras verdaderas actividades productivas sin
^ mundo inanimado» , sino del mundo tal como és visto en la
tit#1 ' considerar a pritf J
ri que solamente algunas de ellas son actividade - gj
s materiales'. glljffiirñente del artista. La elaboración y la complejidad qüe alcan-
^
*

j zan las elaboraciones de este tipo son notables.


SíA -
its
^
í ' El materialismo surge para ocupar una posición de desaf ío
.fundamental contra las mencionadas concepciones . Si el mun-

§
»#
# & ^
do real es material , puede ser visto en sus formas constitu-
rtivas
r 4 reflejo
Jj
; sin embargo estas formas no serán metaf ísicas, y el

&
w *
Ü&
%
>V;
la É ^
S sS^
- j rTrial . Esto
será necesariamente el reflejo de una realidad mate-
puede conducir al concepto de un reflejo « falso» o
ijiSfe ;« distorsionado » en el que hay algo (la metafí sica, la « ideolo-
!
® ? gía ») que evita el verdadero reflejo. Del mismo modo, la «men-
:m : í
M

te del artista » puede ser considerada en sí misma material-
? KSefy diente, condicion

mente ada; su reflejo, por lo tanto, no es indepen-
sino que es en sí mismo una función material .
& Dos versiones de este materialismo tomaron puestos do¬
rm minantes en el pensamiento marxista . En primer lugar la in¬
terpretación de la conciencia como meros « reflejos, ecos, fan¬
i tasmas y sublimados » , que fue examinada en relación con uno
: de los conceptos de ideología que se han expuesto. Sin em-
bargo, como complemento necesario de este informe reduc-
• & ’
* M ¿á tivo se hizo hincapié en una interpretación alternativa de la
••

m
• •

114 115

H -V
i .
mm-
s .

.íIPE
HS
S5V,
¡EST’
conciencia considerada como « verdad científica » basada en el
verdadero conocimiento del mundo material. Esta alternativa Jfe ltk
á * tirado en casos muy simples. Por otra parte, ya existía una
pudo ser ampliada con una facilidad relativa a fin de incluir
las descripciones del « conocimiento» y el « pensamiento », aun ¬ xM.
que por razones que resultan obvias el « arte » qued ó relativa 3
ülfflffiF
distinci ón fundamental entre
que veía el mundo
gp
' el materialismo
¬
«
mente rechazado y abandonado. En esta versi ón , la descrip jal yggjÍN * la vida como una actividad humana .
¬

-0
ción má s com ú n del arte constituyó una teoría positivista en :‘ - sj&É ' pies del « reflejo » estaban basadas
'
hist
'

ó —
como
rico » que
el
objetos
«

ve
y

en
materialismo

ía
exclu
el

un
ía
proceso
la

mecá nico »
actividad
material
Las teor ías m ás sim -
materialismo mecá-
de
y
,

Jála nico. Sin embargo , parec í a factible una nueva descripción si
la cual la met áfora del « reflejo » tuvo una funció n fundamen ¬ '

objeto, fuera
tal. La verdadera funció n del arte fue definida en t érminos « el mundo real » , en lugar de ser aislado como
con ciertas cualida -
de « realismo » , o, con menor frecuencia, en t é rminos de « na ¬ w
turalismo », ambos del siglo xix y muy afectados por los con ¬ HK
' entendido MPF como proceso
des y tendencias inherentes. Como
social material
ocurri ó originariamente
ceptos de ciencia asociados a ellos. El arte reflejaba la rea¬ 'W iS¡S?f con el idealismo , aunque en este caso con una
especificidad
miHI
modificada , pod í a considerarse que el arte reflejaba - las fuer --

'
lidad ; si no lo hacía era falso e insignificante. Y ¿ qué era la
realidad ? La « producci ón y reproducción de la vida real », ísggpSF zas MIesenciales y
y los movimientos ‘ "
Í VU . v w r
UJVI
_
correspondientes * -
-
*

_____
,, y no ob
E c+r i o n n c t i _
íI U I W U I U O wwA <
J
J

jetos aislados y acontecimientos superficiales-. Esto consti-


ZitiJ
fewfifSWr'.
ahora com ú nmente descrita como « la base » y con . el arte
como parte de su «superestructura ». La ambigüedad resulta '
c. HPI * "
•> i < » ni 1

tuyó a su- vez la base necesaria para la distinci ón entre « rea-


ÍÍÉÜ
* i n nr

evidente. Una doctrina del mundo real expresada en él mate¬ :.. lismo » (diná mico) y « naturalismo » (est á tico).
Wjgt
!H Si
Sin embargo, es evidente que esto es- radicalmente .incom ¬
rialismo de los objetos conduce a un tipo de teoría del arte:
.la exposició n de los objetos ( incluyendo las acciones huma ¬
í» - - r
patible con cualquier .doctrina del « reflejo », excepto . en una
nas como objetos) « tal como son realmente ». Pero esto sólo asaasEp. adaptación especial y modificada . El movimiento realizado
y-

puede mantenerse, en su forma más simple, considerando « la desde el objetivismo abstracto hasta esta acepci ón de un
Wi objetivado result ó decisivo. No obstante, el sentido
base como objeto, consideración que ya ha sido examinada.
»
Considerar « la base » como proceso complica inmediatamente
|
| | proceso lili ’
'

del proceso objetivado puede ser remitido de inmediato y re-


el esquema reflejo-objeto que había presentado una aparien ¬
trospectivamente a su condición originaria objetivista y abs-
cia tan sólida. tracta a trav és de una definici ón de las « leyes » (descubiertas
Esta complicación fue combatida en definiciones rivales so y testificadas cient í ficamente) de este proceso que ya . son co-
bre el « realismo » y el « naturalismo ». Ambos té rminos hab ían .i w nocidas. Por lo tanto, puede definirse el arte como lo que
¬

tenido su origen en un acentuamiento radical y secular del « refleja » estas leyes. Lo que ya es conocido de otro modo
* ; como realidad fundamental del proceso social material es
conocimiento social humano. El naturalismo fue una alterna ¬ Ilf '

glfsgjfe reflejado por el arte de una manera que le es propia. Si no


tiva ante el supematuralismo; el realismo, una alternativa
frente a un tipo de arte deliberadamente falsificador ( « rom á n ¬ 3»HÜ
-
ocurre así (y la prueba es aprovechable comparando este co-
v L nocimiento dado de la realidad con cualquier verdadero arte
,
'

tico », « mistificador », « embellecedor » ) . No obstante , la circuns¬ tantas:


cripció n de cá da concepto a una doctrina especial del « ob¬ Wt&fc producido) , entonces se da el caso de la distorsión, la falsi-
jeto como realmente es » redujo el desaf ío radical que invo¬ ficaci ón o la superficialidad : no es arte, sino ideología . Se
lucraba. La producción del arte fue incorporada a una doc¬ í- ' t fllf
hicieron posibles entonces algunas ampliaciones imprudentes
'

? de nuevas distinciones categó ricas: no un arte progresista,


trina objetivista , est á tica , dentro de la cual la « realidad », « el WmSlB
| p
- sino un arte reaccionario; no un arte socialista, sino un arte
mundo real », « la base », pod ían conocerse separadamente |
| |
por medio de los criterios de la verdad cient ífica; y sus « re ¬ burgués o capitalista; no un arte, sino una cultura de ma-
flejos » en el arte pod ían juzgarse mediante su conformidad o .» ® sas ; y así sucesivamente casi hasta el infinito. Por lo tanto, la
If
su falta de conformidad con ellos: de hecho, con sus versiones decisiva teoría del arte considerado como reflejo no de los
positivistas .
Fue precisamente en este punto donde se hizo necesaria
una teoría materialista diferente , ya que el esquema objeto-
ffíviésls

a »
ii
objetos, sino d é los procesos hist óricos y sociales reales y
verificables, fue sostenida y elaborada ampliamente. La . teoría
se convirtió en un programa cultural a la vez que en Una es ¬

i
reflejo s ólo pod ía ser verdaderamente ejemplificado o veri- cuela crítica.
luego, ha sido severamente atacada desde posiciones
116
§ ¿ mDesde
117
É
ü
l
ív
íí r
- m?* a.

i.- - más antiguas y con frecuencia m ás sustanciosas. Ha sido ; p


o « desenmascaramiento » ha sido habitual en la obra marxis -
--

ampliamente identificada como una consecuencia perjudicial ta. Si quitamos de en medio los elementos de lá mediación se
de la perspectiva materialista. Una vez más, sin embargo, lo hará evidente un á rea de realidad, y en consecuencia , el área
que no es correcto en la teor ía no resulta suficientemente Í PMPII de los elementos ideológicos que distorsionaban su percep -
materialista. La consecuencia m ás perjudicial de cualquier J:& top
| ción o que determinaban su presentación. ( En nuestra propia
teoría del arte considerado como reflejo es que , a través de época este sentido de la mediación ha sido especialmente
su persuasiva metáfora f ísica (en la que hay un reflejo cuan ¬ . Hr aplicado a « los medios de comunicaci ón de masas », que son
do, segú n las propiedades f ísicas de la luz, un objeto o mo¬ apt empleados para distorsionar y presentar la « realidad » de un
vimiento entra en contacto con una superficie reflejante: el SR modo ideológico.)

——
espejo y, luego, la mente) , tiene éxito en su propósito de su¬
primir el verdadero trabajo sobre lo material en un sen¬ ( W Í
tido definitivo, sobre el proceso social material que cons¬
'

M
miH

Sin embargo, este sentido negativo de la « mediación »
que ha sido .laboriosamente sostenido por conceptos psi
coanalíticos tales como « represión », «sublimación » y « racio
-
-
tituye la producción de cualquier trabajo artístico. Proyec¬
tando y alienando este proceso material a un « reflejo » , fue
suprimido el carácter material y social de la actividad art ís¬ .
tica, del trabajo artístico que es a la vez « material » e « imagi¬
I
t| —
palización » en una acepción próxima al sentido negativo de
« ideología » , ha coexistido con un sentido que se ofrece
Jps' como positivo. Ésta es especialmente la contribución de la
MRpt
. Escuela de Frankfurt. Para ella el cambio involucrado en la
nativo ». Fue en este punto donde la idea del reflejo fue im ¬ .gnjjH'i « mediación» no es comprendido necesariamente como una
pugnada por la idea de la « mediación ». distorsión o un disfraz. Todas las relaciones activas entre di -
La. « mediación » intentaba describir un proceso activo. Su ferentes tipos de existencia y conciencia son inevitablemente
sentido general predominante había sido un acto de interce¬ 0
sión, reconciliación o interpretación entre elementos opues¬
tos o extra ños. Para la filosof ía idealista había sido un con¬
cepto de reconciliación entre opuestos dentro de una totali¬
,
•s»wm
íS £
H mI
. .
!
£ >
'

& reconciliados , mediatizados; este proceso no comporta una


mediación separable un « medio » , sino que es intrínseco
respecto de las propiedades que manifiestan los tipos aso
ciados. « La mediación se halla en el propio objeto, no es algo
-
dad. Asimismo, se había desarrollado un sentido más neutral ffijsfl '
que se halle entre el objeto y en lo que éste da.» 1 Por lo
de la interacción entre fuerzas diferentes. La distinción exis¬ MiSlí tanto la mediación es un proceso positivo dentro de la rea -
tente entre lo « mediato » y lo « inmediato » había sido desa ¬ fljÜ Hdad social antes que un proceso agregado a ella por medio
lf
rrollada acentuando la « mediación » como conexi ón indirecta de la proyección , el encubrimiento o la interpretación.
o medio entre diferentes tipos de actos.. Jr flU Resulta dif ícil saber con certeza cuá nto se gana sustitu-
v. . Por tanto, resulta sencillo comprender la atracción que yendo la met áfora de la « mediació n » por la metáfora del « re¬
ejerce la « mediación » como té rmino que describe el proceso &3 i flejo». Por una parte, va más allá de la pasividad que carac¬
de relación entre « sociedad » y « arte » o entre « la base » y « la teriza a la teoría del reflejo; indica un proceso activo de al¬
superestructura ». No hemos de esperar encontrar (o encon ¬
trar siempre) realidades sociales directamente « reflejadas »
1
#Ip dualismo básico
'
ia otra , en casi todos los casos perpetua un
sic . El arte no refleja la realidad social ; la su ¬
en el arte, ya que pasan (a menudo o siempre) a través de ® n -
perestructura no refleja la base directamente , la cultura es
un proceso de « mediación » en el cual su contenido originario
es modificado. Sin embargo, esta proposició n general puede
ser comprendida de maneras muy diferentes. El cambio in ¬ |
'

4 <
§Wi n una mediación de la sociedad . No obstante, es virtualmente
imposible sostener la metáfora de la « mediación » (Vermitt
lung ) sin algú n sentido de á reas u órdenes de la realidad se¬
-
volucrado en la mediación puede ser, simplemente, una cues¬
ti ón de expresión indirecta: las realidades sociales son « pro¬
íf parados o preexistentes entre los cuales tiene lugar el proce¬
so mediador de un modo tanto independiente como determi¬
nado por sus naturalezas precedentes. En la práctica, y dentro

yectadas » o « disfrazadas » y el proceso de su recuperación
consiste en trabajar nuevamente con sus formas origina¬ de la herencia de la filosof ía idealista , el proceso es habí -
-
*0/ »_
.
rias a través de la mediación. Ateni é ndose principalmente al
lili -

íí
concepto de « ideologí a » como distorsión ( basada en la clase) , 1. T. W. ADORNO , Thesen zur Kunstsoziologie , en « Kolncr Zeit
schrift f ü r Soziologie und Soziatpsychologie» , XIX, l (marzo de 1967).
'

este tipo de an álisis reductivo y de « remoci ón » , « revelación »


'
**

H
119

_
118
• .* *
y
-
L*4 i:

I t '

tualmente considerado una mediaci ón entre categorías teni- jf¿


k

5. Tipificaci ón y homolog í a
das por diferentes entre sí. En esta esfera de su aplicació n, W¿ ¡’•m
por lo tanto , la mediació n parece ser poco m á s que una ela-
boración del reflejo. á |
|r|
"r
El problema fundamental es obvio . Si la « realidad » :yjf tf •

« hablar de la realidad » (el « proceso social material » y el « len


-

-^^
3 guaje ») son entendidos como categóricamente diferentes, los \' Un modo importante de restablecer la idea del « reflejo »
conceptos como « reflejo » y « mediaci ó n » resultan inevitables.
La misma presi ó n puede observarse en los intentos de inter
fK 1 '
y de otorgar una solidez particular a la idea de la « mediación »
pretar la frase marxista « la producció n y reproducción de la radica en el concepto de « tipicidad » . Este concepto ya era
" •
| sumamente importante en el pensamiento del siglo xix desde
- i
"
vida "
real » como si la producci ó n fuera el proceso (económi í'f :
' '

co ) social primario y la « reproducción » su contrapartida « sim s ; :<A


:
- dos perspectivas generales . Primero, exist ía el concepto, como
bólica », « significativa » o « cultural ». Tales intentos son alter - en el caso de Taine , del tipo « ideal »: una definición normal¬
mente vinculada a los « héroes» en la. literatura , que eran
nativas al hincapié marxista en una « conciencia prá ctica » in £$ - fli ¬
vistos como « los caracteres importantes, las fuerzas elemen
bérente y constitutiva o, en el mejor de los casos, modos de \ ¬

especificar sus actividades reales. Desde un principio el pro


blema es diferente si comprendemos el lenguaje y la signifi |
cación como elementos indisolubles del proceso social ma 4
£T [
ry
-
- ^ tales, las capas niás profundas de la naturaleza humana ».
É sta es una definici ón muy tradicional que presenta obvias re¬
ferencias retrospectivas a Arist ó teles, en quien la noción de
terial involucrados permanentemente tanto en la producci ó n
- ó)
tipicidad es en realidad una interpretación de los « universa ¬
como en la reproducci ón . Las formas adoptadas por el des t f les » : los elementos permanentemente importantes de la na ¬
plazamiento y la alienaci ón verdaderos experimentados en las
- % turaleza humana y de la condición humana . En tanto Tesulta
sociedades de clases han conducido a conceptos recurrentes Ij , |
y de relaciones aisladas entre órdenes « separados »: el « re - ,
- f

^ natural asociar los « universales » con formas de pensamien ¬
to religiosas, metaf ísicas o idealistas, tambié n puede argu ¬

flejo » a partir del pensamiento idealista, a través del natura- '


Iismo hasta alcanzar un tipo de marxismo positivista ; la « me-
diació n » a partir del pensamiento religioso, a través de la
filosof ía idealista hasta alcanzar las variantes hegelianas del Ú ¿ ^
L f*
»|
| j - *r
kj
cial humana, modificados siempre

mentarse que los elementos permanentes de la situación so¬
desde luego — por si¬
tuaciones hist óricas específicas, son « típicos » o « universales »

marxismo. En la medida en que indica un proceso activo y


- t en un sentido más secular. Las dimensiones sociales, histó¬
ricas y evolutivas de la naturaleza humana pueden ser ex¬
sustancial, la « mediaci ó n » es siempre el concepto menos
% presadas, en té rminos seculares, como diferentes del idealis¬
|.
alienado. En su desarrollo moderno alcanza el sentido de la mo y de un « sociologismo » no hist ó rico o no evolutivo. El
Lt concepto de Lukács (hegeliano-modificado) de los « individuos
conciencia constitutiva inherente y en cualquier caso es im- • $
'

portante como alternativa al simple reduccionismo en que ; '


• £ hist óricos universales » constituye un ejemplo de « tipo » en
cada acto o trabajo verdadero es met ódicamente retrotraído ||
j
«
este sentido.
a una categoría primaria aceptada , habitualmente especifica
- Otra orientació n , asociada específicamente con las nuevas
da (autoespecificada ) como « la realidad concreta » . Sin em
- ‘
7
.
> doctrinas de] realismo, fue impuesta por Belinsky , Chemy
shevsky y Dobrolyubov y adquiri ó influencia en el marxismo.
-
bargo, cuando el proceso de mediación es considerado positi
vo y sustancial, proceso necesario de producción de significa ¬ - f

.t Aqu í lo « t ípico » es el cará cter o situaci ón plenamente « ca ¬


dos y valores en la forma necesaria del proceso social general racterística » o plenamente « representativa »: la figura especí¬
fica a partir de la cual podemos extrapolamos razonablemen
y-¡>
-- •
de la significación y la comunicación , es exclusiva y verdade¬ r ¬

ramente un obst áculo describirlo totalmente como « media ¬


.
te ; o, inversamente , la figura específica que concentra e inten¬
ci ó n » , ya que la met áfora nos retrotrae, en el mejor de los \ i
-
' i -: sifica una realidad mucho más general. Entonces, resulta
casos, al verdadero concepto de lo « intermediario » que es sencillo comprender cómo la noción del « reflejo » puede ser
»
rechazado por este sentido fundamental y constituyente. redefinida de maneras que parecen superar sus limitaciones
'1 í: más evidentes. No es la « mera superficie » o « solamente apa-
120 121
4;
:
\

m
mm
SK
riendas » lo reflejado en el arte, sino la realidad « esencial»,
« fundamental » o « general»; y esto ocurre más como proceso 'j§ asociado, de reconocimiento y medios de expresión específi¬
intrínseco que como proceso separado en el tiempo. Desde cos, constituye uno de los sentidos más comunes y Serios que
luego, debe observarse entonces que el « reflejo » es un modo
extremadamente singular de describir los procesos de con¬
centració n intrínseca que indica este nuevo sentido. Sin em¬
m adopta la « mediación » , a pesar de las desventajas básicas
que caracterizan a dicho té rmino. No obstante, el concepto
de « tipo » puede ser comprendido desde dos perspectivas ra -
bargo, la enmienda permitió la continuació n de las formula¬ mm dicalmente diferentes: como «emblema » o « símbolo », o como
ciones generales hasta que alcanzaron el efecto de que « el flljpif ejemplo representativo de una clasificación significativa. Den -
arte refleja la realidad social », aunque especificando sus pro¬ tro del pensamiento marxista ha sido este último sentido el
cesos detallados de un modo más figurativo (selectivo o in¬ que ha predominado (incluso cuando ha sido calificado por
tensivo). . Mm&tí - ios reconocimientos del arte « emblemá tico» o « simb ólico »
En realidad, sólo había que agregar un elemento para con¬ como auténtico en términos de un sentido ampliado de la
formar una influyente teoría marxista del arte: la insistencia « representación » y la « significación »). Existe un presupues¬
en el hecho de que la « realidad social » es . un proceso dinᬠto persistente basado en una realidad conocible (con frecuen¬
mico , y que este movimiento es reflejado por la « tipificación ». cia totalmente conocible) en función de la cual la tipificación
M
'

El arfe, a través de los medios figurativos, tipifica « los elemen ¬ será reconocida y verificada con certeza (en un proceso nor -
tos y jas tendencias de la realidad que se repiten de acuerdo Agci . mal en la « crítica marxista »). Este presupuesto reproduce
con leyes regulares, aunque cambian junto con las circuns¬ iKwife '
de un modo más complejo y a veces sumamente sofisticado
el dualismo básico de todas las teor ías centradas en el con ¬
tancias cambiantes » (Lukács). La descripció n de la realidad
social como un proceso din á mico significa por lo tanto un
avance más importante que, sin embargo, está calificado y en
i! cepto del « reflejo» o, en su sentido más corriente, en el
concepto de « mediación »; o, podemos agregar ahora , en el sen¬
algún sentido anulado por la referencia familiar y ominosa a
« leyes». Existe un peligro evidente de reducir esta teor ía al
arte entendido como la tipificación (la representación, la ilus¬ 11lllf
Jp ®
tido corriente que asume el concepto de «tipificación».
En los últimos trabajos de la Escuela de Frankfurt , y de
un modo diferente en la obra de los marxistas estructuralis
— -
^fit
tración) de sus leyes ( «conocidas ») y no del proceso dinᬠfas, se desarrollaron otros conceptos ' -
; especialmentex
S
notable
1 *

mico. En el pensamiento metaf ísico e idealista, una teor ía •


HI
'
fue el concepto de las « correspondencias » , que presenta al -
similar había incluido no sólo el reconocimiento de lo esen¬ gunas relaciones interesantes con una variante del concepto
cial , sino, a través de este reconocimiento, una indicació n de de « tipo »; y asimismo, el concepto radicalmente nuevo de
su deseabilidad o inevitabilidá d, - segú n las leyes básicas de « homología ».
la realidad. Igualmente, una forma com ú n de esta teoría La noción estricta de « correspondencias » se halla en el
marxista indicó no sólo el reconocimiento de la realidad (so¬
cial e hist órica), sino también una demostración de sus mo
fit
all polo opuesto al que ocupa la « tipicidad ». Walter Benjamin ,
tomando el t érmino de Baudelaire, lo utilizó para describir

»
¬

« una experiencia que procura establecerse a prueba de crisis.


vimientos inevitables (y deseables ) segú n las leyes ( cient íficas)
de la historia y la sociedad. Ciertamente, en- una tendencia,
el « realismo socialista », el concepto de « tipo ideal » asumió
i
«te Esto sólo es posible dentro del reino de lo ritual ».1 El ver¬
dadero proceso de la producción del arte es entonces la cris¬
connotaciones del concepto de « hombre futuro ». Cualquiera talización de tales experiencias, por medio de dichos métodos.
de estas posiciones puede ser defendida ; siri . embargo, el Su presencia y su autenticidad pueden ser reconocidas me¬
concepto de « tipicidad » resulta intolerablemente confuso fS§ diante lo que Benjamin denomina su « aura ». Una definici ón
debido a su variedad.
En té rminos generales el sentido de « tipicidad » que ofre¬
Ji de este tipo puede mantenerse en un simple nivel subjetivista
o puede movilizarse hacia las abstracciones corrientes del
« mito » , del « inconsciente colectivo » o de « la imaginación

II
ce una mayor consonancia con el marxismo es aquel que se
basa en el reconocimiento de un proceso fundamenta! y cons¬ creativa ». Benjamin la movilizó en el sentido de estas ú lti¬
titutivo de la realidad histórica y social que es expresado es¬ mas alternativas; sin embargo, tambi é n lo extendi ó funda-
pecíficamente en algú n « tipo » particular. Este movimiento i®
122 m
w
1 . Zeitschrift f ür Sozialjorschung , V , 1, Frankfurt , 1936.

mm 123
A t:
t
#
¿¿2

mentalmente hasta «el proceso hist órico », en una relación PM vincente configuración elaborada por Benjamin a propósito
dc J s traperos, los «bo ermos », y os nuevos
particular con su comprensión de las condiciones sociales y
materiales cambiantes que presenta el verdadero trabajo ar- Ji
§ VÍ
%
¿
°
cos de Pans bajo e e8un
. ° mpeno.
^
.

-
Íí stico. Entretanto, y más generalmente, la Escuela de Frank- rí stico, todos los ejemplos aducidos para estas semejanzas
furt estaba desarrollando la idea de las «imágenes dialécti - ¿* 1 resultan altamente especí ficos. Se centra en el poema de Bau-
cemoTLírÍry # ':í
StalÍZaCÍ OneS dd PrOCeS
5Í - "

^^
St r CO Est £
° CT '
más extensa de nuevos tipos de actividad dentro de la - extraor
« tinn n ° PrOXim
1 ,° ° ? ° dd C
? pt de
y SOCial aS Cla_ &í
h r
Sa niel, las correspondencias no son semejanzas sino
expansi ón comercial de la ciudad. En consecuencia,
Kf ^m nUetV° ” “ °.mhK .*;
.
° .Í y a otro
do con
F ° ° 13 lco sl lco :
VV f igabundo '
í as, como ocurre en el caso de la figura del
^ á bien analog

-
, s
La idea de la j

sita ina defini evidentemente


3 nece '
las formas correspondientes de la observación
y en
¡en? iugar en «1 pe iodis
fr: Í SW
d
ZZZ e independiente
¿ ' que d?'drau de Timchedímbre de” ? c¿dadeS.
^ pa-

te
“«i?a?
netdiSa
ZZZZZZSZ
dUdd S
? * “* f ticidaiK Us
“ “Vr . '“°f
.Ador de-
.
SOn m fr iff “ ^ ^^
& Nuevamente, evidencia es directa y específica; no obstan-
*
Mo
esta

.
sí misma ». «Nunca puede esperarse que sean un "producto ”
ideológico, o en general un "producto” social.» Este aserto
v >,
* vjji v JVUIM M
'

Ai -^
I

1
rV
'

g
de observación, y por lo tanto de una instancia literaria, en
.
formas sociales y literarias diferentes A un tercer nivel, las
.

•> correspondencias no son ni semejanzas ni analogí as, sino


depende de una distinción entre el « verdadero proceso social»
y las numerosas formas fijas, en la «ideologí a» o los «pro- M| conexiones desplazadas , como ocurre en el ejemplo expuesto
ductos sociales », que aparecen simplemente con el objeto de por Adorno sobre la relación (negativa) existente entre los
£.,
I « juegos de números » vieneses (desde un nuevo sistema tonal

representarlo o expresarlo. El verdadero proceso social es


siempre mediado ( arbitrado) y una de las formas positivas de ft
¿I • •
A"
en la música hasta el positivismo lógico) y el (atrasado) esta- :
do en que se hallaba el desarrollo material austríaco, dadas
tal mediación es la genuina «imagen dialéctica». Por supues
to, todavía existe un problema en la descripción de toda con¬
¬
< | I '

sus capacidades intelectuales y técnicas. En este punto, mien¬


:
ciencia inherente y constitutiva como «mediada», aun cuan¬ V f . tras la evidencia inmediata es directa, la plausibilidad de la
t .i relación no depende solamente del análisis formal del proce¬
do esta mediación es ella misma reconocida como inherente . * .

Sin embargo, en otros aspectos constituye un paso fundamen


tal hacia el reconocimiento departe como proceso primario.
Esto fue lo mismo que deseaba exponer Benjamin, excepto
por el hecho de que, dependiendo menos de la prioridad ca¬
-_
Ff
I
so social histórico, sino también de la consecuente deduc¬
ción de un desplazamiento o incluso de una ausencia.
Cualquiera de estos niveles puede ser vagamente descrito
como «homología»; sin embargo, este concepto en sí mismo
tegórica de la «mediación», procuró ubicar un tipo de proce¬ - T cuenta con una significativa esfera de acción. Se extiende
desde la acepción de semejanza hasta la acepción de analo¬
so junto al otro y explorar su relaciones en lo que realmen¬ ti A gí a en términos que resultan directamente observables; aun¬
te debe ser comprendido como la exploración de las «corres¬
pondencias» (conexiones) en un sentido que resulta mucho l .j que involucra asimismo, y de modo má s influyente, una acep
ción de formas o estructuras correspondientes, que, necesa
¬

má s literal y familiar . - riamente, son los resultados de diferentes tipos de análisis.


¬

Por lo tanto, y desde un ángulo teórico, ¿ qué son estas


i El concepto de «homologí a» fue desarrollado en las ciencias
correspondencias y cuál es su relación con el concepto de
«homología », aparentemente má s riguroso
? A cierto nivel, ^v|fr r •

-'
*»i

- de la vida, en donde incluí a una distinción fundamental del


concepto de «analogía ». La «homología » es la correspondencia
las correspondencias son semejanzas , en pr ácticas especí ficas i
aparentemente muy diferentes, de las que puede >>- en el origen y en el desarrollo; la « analogí a » lo es en la apa¬
demostrar ¬
riencia y en la función. La distinci ón con esto relacionada
se a través del análisis que son expresiones y

.
respuestas di
rectas y directamente relacionadas de un proceso social gene
ral Existe un ejemplo de ello en Ja sorprendente pero con
¬

-
¬

i í entre «estructura» y « función» resulta directamente relevante.


Por lo tanto, existe una esfera de acción que se desarrolla a

124
ir
4 125

¿ I
- ,-
i
partir de la « homolog ía
general » (la relación de ton órgano
con un tipo general) ya través de la « homología gradual L cionados, de un proceso social que no se halla plenamente
(órdenes de conexión asociados) hasta la «homolog
ía espe
* I
y'
representado en parte alguna pero que est á específicamente
cial » (la correspondencia existente entre una parte de tin or¬ presente, en formas determinadas, dentro de una esfera de
ganismo y otra parte de otro organismo). La extensión ¬ acción que corresponde a actividades y trabajos diferentes.
de Por otra parte, la « correspondencia » y la « homología » pue¬
estos sentidos o acepciones al análisis social o cultural
sulta sugestiva aunque en sí misma es normalmente ana ¬
re den constituir efectivamente reformulaciones del esquema
<
. £ lógica.
¬
-
base superestructura y del sentido « determinista » de la de¬
terminación. El análisis comienza a partir de una estructura
V -
La distinción fundamental que existe dentro del análisis
cultural entre las variantes de la « correspondencia » y la «ho¬ conocida de la sociedad o de un conocido movimiento de la
mología » debe relacionarse con las distinciones teóricas historia. En consecuencia, el análisis específico descubre
fun¬ ejemplos de este movimiento o de esta estructura en traba¬
damentales que ya han sido examinadas. Por lo tanto, « corres¬
pondencia » y « homología » pueden ser variantes sofisticadas jos culturales. O, en los casos en que la « correspondencia »
de parece indicar una idea del reflejo demasiado simple, el aná¬
una teoría del reflejo o de la « mediación » en su sentido
dua¬
lista. Un fen ómeno cultural adquiere su plena significaci lisis está dirigido a una homología formal o estructural entre
sólo cuando es comprendido como una forma (conocida o
ón un orden social, su ideología y sus formaciones culturales.
conocible) de un proceso social general o de una estructura. En relación con esta última modalidad se han realizado tra¬
Por lo tanto la distinción que se hace entre proceso y es bajos sumamente importantes ( por ejemplo, la tarea de Gold-
tructura resulta crucial. Las semejanzas y las analogías entre
¬ mann). Y los problemas prácticos y teóricos que origina son
diferentes prácticas específicas son normalmente relaciones graves. El efecto práctico que resulta más evidente consiste
dentro de un proceso que operan hacia dentro desde formas en una selectividad extrema. Sólo la evidencia cultural que
1
particulares hacia una forma general. Las conexiones despla provee la homología es presentada directamente. La demás
zadas, y la importante idea de las estructuras homólogos,
¬ evidencia es rechazada, a menudo con la explicación de que la
dependen menos de un proceso inmediatamente observable evidencia significativa es la homóloga y constituye un medio
de distinguir a las « grandes obras » del resto. Teóricamente, el
que de un análisis estructural histórico y social completo
el que una forma general se ha vuelto manifiesta y las instan
cias específicas de esta forma puedeq ser descubiertas; ¬
en

problema consiste en que al « orden social » que en este
punto es un término formal que designa al proceso histórico

— —
en su contenido parcial ni totalmente , sino en formas es¬
pecíficas y autónomas que finalmente están relacionadas.
Estas distinciones tienen una considerable importancia
práctica. Las dos, « correspondencia » y « homología », en cier¬
no

y social debe otorgá rsele una forma estructurada original¬
,

mente; y la forma más adecuada es la « ideología » o « la con¬


cepción del mundo », que resulta obvia aunque esté estruc¬
turada de modo abstracto. Este procedimiento se repite den¬
tos sentidos pueden ser modos de exploración y análisis de tro del propio análisis cultural, ya que el análisis homológico
un proceso social que es comprendido desde el principio como no lo es ahora del «contenido » sino de la «forma », y el pro¬
un complejo de actividades específicas aunque Relacionadas ceso cultural no está conformado por sus prácticas activas
Sin embargo, la selección se halla obviamente involucrada;. " sino por sus productos o temas formales. La «concordancia »
y como cuestión de principio no existe una distinción a priori o la homología entre « ideología » y «objeto cultural», concebi¬
entre lo necesario y lo contingente, lo «social » y lo « cultu dos por tanto formalmente, es con frecuencia sorprendente y
ral», la « base » y la « superestructura ». La correspondencia y
¬
!
sumamente importante. Sin embargo, el precio que se debe
la homología constituyen entonces relaciones específicas y no pagar es muy elevado. Primero, empíricamente, en el procedi¬
formales: ejemplos de verdaderas relaciones sociales dentro miento de selectividad de la evidencia histórica y cultural. La
de su prá ctica variable que tienen una modalidad de origen sustitución del aná lisis trascendental por el análisis de entron¬
com ú n. O, nuevamente, la «correspondencia » y la « homolo¬ que histórico resulta especialmente característica de éste mé¬
gía » pueden ser comprendidas como formas de lo « típico»:
í
todo. Segundo, y prácticamente, en lo que se refiere a la com¬
cristalizaciones, en campos que en apariencia no está n rela- prensión del proceso cultural contemporá neo. Ninguna de
las teorías dualistas, expresadas como teorías del reflejo o
126
4 127
ssr
7-
r:
^'
T
K

6. La hegemon ía
-
de la mediación , y ninguna de las teorías formalistas ni estruc
turalistas, expresadas por las variantes de la correspondencia
o la homología, pueden ser plenamente incorporadas a la
práctica contemporá nea, ya que todas ellas dependen , aunque
de formas variadas, de una historia conocida , de una estruc¬
tura conocida , de productos conocidos. Las relaciones analí ti¬
cas pueden ser manejadas de este modo ; las relaciones prác¬
La definición tradicional de « hegemonía » es la de direc¬
ticas, en cambio, presentan una dificultad prá cticamente in
superable.
- ción política o dominación, especialmente en las relaciones
j .entre los Estados. El marxismo amplió la definición de go¬
Un enfoque alternativo en relación con estos mismos pro¬
bierno o dominación a las relaciones entre las clases sociales
y especialmente a las definiciones de una clase dirigente. La
blemas, aunque es un enfoque orientado má s directamente
! al proceso cultural y a las relaciones prácticas, puede ha¬ .
« hegemon ía » adquirió un sentido m ás significativo en la obra
llarse en el ' concepto más elaborado de la « hegemon ía ». i
de Antonio Gramsci, desarrollada bajo la presi ón de enor¬
mes dificultades en una cárcel fascista entre los años 1927
y 1935. Todavía persiste una gran incertidumbre en cuanto a
la utilización que hizo Gramsci del concepto, pero su obra
M constituye uno de los principales puntos críticos de la teoría
cultural marxista.
. Gramsci planteó una distinción entre « dominio» ( dominio )
y « hegemon ía ». El « dominio» se expresa en formas directa¬
mente políticas y en tiempos de crisis por medio de una
coerción directa o efectiva. Sin embargo, la situación más
habitual es un complejo entrelazamiento de fuerzas políticas,
sociales y - culturales; y la « hegemonía », según las diferentes
interpretaciones, es esto o las fuerzas activas sociales y cul¬
turales que constituyen sus elementos necesarios. Cualesquie¬
ra que sean las implicaciones . del concepto para la teor ía
$ polí tica marxista (que todavía debe reconocer muchos tipos
de control pol í tico directo, de control de clase y de control
mmm económico, así como esta formación m ás general), los efec¬
tos que produce sobre la teoría cultural son inmediatos, ya
%
que «hegemonía » es un concepto que, a la vez, incluye y

va más allá de los dos poderosos conceptos anteriores: el

m.t -
? í
de « cultura » como « proceso social total » en que los hombres
definen y configuran sus vidas, y el de « ideología », en cual¬
quiera de sus sentidos marxistas, en la que un sistema de sig¬
nificados y valores constituye la expresión o proyección de un
1 particular interés de clase.
%t El concepto- de « hegemon ía » tiene un alcance mayor que
el concepto de « cultura », tal como fue definido anteriormen¬
te, por su insistencia en relacionar el « proceso social total »
con las distribuciones específicas del poder y la influencia .
Afirmar que los « hombres » definen y configuran por completo

128 129
r

sus vidas sólo es cierto en un plano abstracto. En toda


ciedad verdadera existen ciertas desigualdades específicas so¬ En una perspectiva más general, esta acepción de « una
los medios, y por lo tanto en la capacidad para realizar
en ideología » se aplica por medios abstractos a la verdadera con ¬
proceso. En una sociedad de clases existen fundamentalmen este ciencia tanto de las clases dominantes como de las clases
te desigualdades entre las clases. En consecuencia,
¬ subordinadas. Una clase dominante « tiene » esta ideología en
introdujo el necesario reconocimiento de la dominació y Gramsci formas simples y relativamente puras. Una clase subordina ¬
subordinación en lo que, no obstante, debe ser
n la da , en cierto sentido , no tiene sino esta ideología como su
como un proceso total. reconocido conciencia (desde el momento en que la producción de todas
Es precisamente en este reconocimiento de la totalidad las ideas, por definici ón axiomá tica, est á en manos de los
del proceso donde el concepto de « hegemonía » va má s que controlan los medios de producción primarios); o, en otro
que el concepto de « ideolog ía ». Lo que resulta decisivo allá
es solamente el sistema consciente de ideas y creencias, sino
todo el proceso social vivido, organizado prácticamente
significados y valores específicos y dominantes. La ideología,
no
por

sentido, esta ideología se ha impuesto sobre su conciencia

que de otro modo sería diferente que debe luchar para
í sostenerse o para desarrollarse contra la «ideología de la clase
dominante ».
en sus acepciones corrientes, constituye un sistema de signi ¬ A menudo el concepto de hegemonía , en la prá ctica , se
ficados, valores y creencias relativamente formal y articulado, asemeja a estas definiciones ; sin embargo, es diferente en lo
de un tipo que puede ser abstra ído como una « concepció que se refiere a su negativa a igualar la conciencia con el
universal » o una « perspectiva de clase ». Esto , explica su po¬
n sistema formal articulado que puede ser, y habitualmente es ,
pularidad como concepto en los aná lisis retrospectivos ( abstraído como « ideología ». Desde luego, esto no excluye los
en significados, valores y creencias articulados y formales que
los esquemas de base-superestructura o en la homología) des¬
de el momento en que un sistema de ideas puede ser domina y propaga la clase dominante. Pero no se iguala con
abstra í¬ la conciencia; o dicho con m ás precisión, no se reduce la
do del proceso social que alguna vez fuera viviente y repre¬
sentado
— habitualmente por la selección efectuada por los conciencia a las formaciones de la clase dominante , sino que
comprende las relaciones de dominació n y subordinació n ,


« ideólogos » t ípicos o « principales », o
gicos »
por los « rasgos ideoló¬
como la forma decisiva en que la conciencia era a
la vez expresada y controlada (o, como ocurre en el
de Althusser, era efectivamente inconsciente y operaba como
caso
segú n sus configuraciones asumidas como conciencia prác¬
tica , como una saturaci ón efectiva del proceso de la vida en
su totalidad ; no solamente de la actividad polí tica y econó¬
una estructura impuesta) . La conciencia relativamente hete mica , no solamente de la actividad social manifiesta, sino de
rógenea , confusa , incompleta o inarticulad á de los - toda la esencia de las identidades y las relaciones vividas a
honjbres
reales de ese período y de esa sociedad es, por lo tanto, atro¬ una profundidad tal que las presiones y límites de lo que
pellada en nombre de este sistema decisivo y generalizado 5 ' puede ser considerado en ú ltima instancia un sistema cultu¬
; y ral, pol í tico y económico nos dan la impresi ón a la mayoría
en la homología estructural, por cierto, es excluido a nivel de
procedimiento por ser considerado perif é rico o ef ímero. de nosotros de ser las presiones y límites de la simple expe¬
las formas plenamente articuladas y sistemá ticas las que
Son riencia y del sentido com ú n . En consecuencia , la hegemon ía
se no es solamente el nivel superior articulado de la « ideología »
reconocen como ideología; y existe una tendencia correspon
diente en el análisis del arte que propende a buscar solamen¬
¬ ni tampoco sus formas de control consideradas habitualmen ¬
te expresiones semejantes, plenamente sistem á ticas y te como « manipulación » o « adoctrinamiento ». La hegemonía
articu ¬
ladas, de esta ideolog ía en el contenido ( base-superestructura ) constituye todo un cuerpo de prácticas y expectativas en re¬
o en la forma (homolog ía ) de las obras reales. En los proce laci ó n con la totalidad de la vida : nuestros sentidos y dosis
¬ % de energía, las percepciones definidas que tenemos de noso¬
mp

dimientos menos selectivos, menos dependientes de la clasi¬


ficaci ón inherente de la definición considerada plenamente
articulada y sistem á tica , se da la tendencia a considerar los
trabajos como variantes de, o como variablemente afectados
por, la decisiva ideología abstra ída .
.

fe

tros mismos y de nuestro mundo . Es un vivido sistema de sig¬

nificados y valores fundamentales y constitutivos que en la
medida en que son experimentados como prácticas parecen
confirmarse recíprocamente. Por lo tanto, es un sentido de
la realidad para la mayoría de las gentes de la sociedad , un
130
fe .

f 131

1
m.%
mz -
rT

sentido de lo absoluto debido a la realidad experimentada ahora, de ning ú n modo habitual , una superestructura: no
más allá de la cual la movilización de la mayoría de los miem- S| |
§ solamente debido a la profundidad y minuciosidad con que
tipo de hegemon ía cultural , sino porque la

— —
bros de la sociedad en la mayor parte de las á reas de sus B& 'jiygP se viveóncualquier
^ J§ á ctica cultural son comprendidas como algo
vidas se torna sumamente dif ícil. Es decir que, en el|
sentido más firme, es una « cultura », pero una cultura que .
debe ser considerada asimismo como la vivida dominación rife
| § p tradici y la
m ás que expresiones
nes o tipificaciones
1
pr


superestructurales
de una

estructura
reflejos, mediacio¬
social y econ ó mica
procesos bá ¬
configurada . Por el contrario , se hallan entre los
y subordinación de clases particulares.
#

'' '
'
En este concepto de hegemonía hay dos ventajas inme
diatas. En primer t é rmino, sus formas de dominación y su- *$1
-iJ |p§
-|
|
¡ ÍL .
~
sicos de la propia formaci ón y, má s a ú n, asociados a un
á rea de realidad mucho mayor que las abstracciones de expe
'
¬

bordinación se corresponden m ás estrechamente con los pro ¡®


- |
| masriencia « social » y « econó mica » . Las gentes se ven a sí mis¬
, y los unos a los otros, en relaciones personales directas;
:•
*
‘ ’
cesos normales de la organización y el control social en las
sociedades desarrolladas que en el caso de las proyecciones | ; É|
má s corrientes que surgen de la idea de una clase dominan
£§£
||I^
| las égentes
- Ip Wxt
te, habit úalmente basadas en fases históricas mucho m ás & 3 1 relación con lo
|l
' . de l; las
comprenden el mundo natural y se ven dentro
gentes
que
utilizan sus recursos f ísicos y materiales en
un tipo de sociedad expl í cita como « ocio »,
simples y primitivas. Puede dar cuenta, por ejemplo, de las
realidades de la democracia electoral y de las significativas
á reas modernas del « ocio » y la « vida privada » más específica
«
cas ^
entretenimiento
activas , que
» y « arte »: todas estas experiencias y prá cti¬
integran una gran parte de la realidad de
una cultura y de su producción cultural, pueden ser com ¬
jsfejjpgi
'

prendidas tal como son sin ser reducidas a otras categorías


. y activamente que las ideas m ás antiguas sobre la domina | § íj |jft
- | ^ de contenido y sin la caracter ística tensió n necesaria para
!
ció n, con sus explicaciones triviales acerca de las simples *
« manipulació n », « corrupci ón » y « traició n ». Si las presiones
Jí m
encuadrarlas ( directamente como reflejos , indirectamente
como mediaci ó n , tipificaci ó n . o analog ía ) dentro de . otras re ¬
y los lí mites de una forma de dominación dada son experi¬
mentados de esta manera e internalizados en la práctica, toda laciones políticas y económicas determinadamente manifies¬
la cuestión de la dominación de clase y de la oposición que tas. Sin embargo, todavía pueden ser consideradas como
de una hegemon ía : una formaci ó n social y cultu¬
suscita se ha transformado. El hincapié de Gramsci sobre
la creación de una hegemonía alternativa por medio de la
UPS elementos
ral que para ser efectiva debe ampliarse, incluir, formar y
conexión prá ctica de diferentes formas de lucha, incluso de ser formada a partir de esta á rea total de experiencia vivida.
las formas que no resultan f ácilmente reconocibles ya que
no son fundamentalmente « políticas » y « económicas», con¬ mm
¥7

ÍÉ?
pr á
á
Son muchas las dificultades que surgen tanto teórica como
cticamente. Sin embargo, es importante reconocer hoy de
ntos callejones sin salida hemos podido salvamos. Si cual¬
mm
cu •
duce por lo tanto, dentro de una sociedad altamente desarro¬
llada, a un sentido de la actividad revolucionaria mucho más m quier cultura viva es necesariamente tan extensa , los proble¬
profundo y activo que en el caso de los esquemas persistente¬ mas de dominaci ón y subordinación por una parte y los
mente abstractos derivados de situaciones históricas suma ¬
mente diferentes. Las fuentes de cualquier hegemon ía alter¬
#¡i
i £
problemas
cualquier
*
pr
que surgen de la extraordinaria complejidad de
á ctica y tradici ón cultural verdadera por otra ,
nativa son verdaderamente dif íciles de definir. Para Gramsci
jt ..
| j§ pueden finalmente ser enfocados de modo directo.
Sin embargo, existe la dificultad de que la dominación y
surgen de la clase obrera, pero no de esta clase considerada
como una construcci ón ideal o abstracta. Lo que él observa laHi subordinaci ón como descripciones efectivas de la forma ¬
,

m precisamente es un pueblo trabajador que, precisamen ¬


á s ci ó n cultural ser á n rechazadas por mucha gente ; el lenguaje
alternativo de la configuraci ón cooperativa de la contribu¬

te, debe convertirse en una clase, y en una clase potencial-
mente hegemónica, contra las presiones y los l ímites que ci ó n com ú n , que expresaba tan notablemente el concepto tra ¬
impone una hegemon ía poderosa y existente. dicional de « cultura » , ser á considerado preferible. En esta
En segundo t érmino, y má s inmediatamente dentro de elecci ó n fundamental no existe alternativa , desde ninguna
este contexto, existe un modo absolutamente diferente de posición socialista , al reconocimiento y al énfasis de la expe¬
comprender la actividad cultural como tradició n y como
3 ? riencia inmediata , hist ó rica y masiva de la dominaci ón y la
1 en las diferentes formas que adoptan .
prá ctica . El trabajo y la actividad cultural no constituyen .
te
Im
subordinaci ó n de clases

132 133

-SS-
Esta situación se convierte rápidamente en una cuestión re
¬ ci ón ». La realidad de toda hegemonía , en su difundido sentido
lacionada con una experiencia y un argumento especí
Sin embargo , existe un problema muy próximo dentro
ficos. polí tico y cultural , es que, mientras que por definición siem¬
propio concepto de « hegemonía ». En algunos usos, aunque del pre es dominante, jamás lo es de un modo total o exclusivo.
segú n creo no es el caso de Gramsci, la tendencia En todas las épocas las formas alternativas o directamente
totaliza¬ opuestas de la polí tica y la cultura existen en la sociedad
dora del concepto, que es significativa y ciertamente
mental, es convertida en una totalización abstracta y de
funda ¬ como elementos significativos. Habremos de explorar sus
este condiciones y sus límites, pero su presencia activa es deci¬
modo resulta f ácilmente compatible con las sofisticadas acep siva ; no sólo porque deben ser incluidos en todo an álisis his¬
¬
ciones de « la superestructura » o incluso de la « ideología ». tórico (a diferencia del an álisis trascendental) , sino como for ¬
La hegemon ía puede ser vista como m ás uniforme, más est á mas que han tenido un efecto significativo en el propio pro¬
tica y más abstracta de lo que realmente puede ser en ¬ ceso hegemónico. Esto significa que las alternativas acentua ¬
prá ctica , si es verdaderamente comprendida. Como ocurre la
ciones políticas y culturales y las numerosas formas de opo¬
con cualquier otro concepto marxista, éste es particularmente sición y lucha son importantes no sólo en sí mismas, sino
susceptible de una definición trascendental a diferencia como rasgos indicativos de lo que en la práctica ha tenido
una definición histórica y de una descripción categóricade a que actuar el proceso hegemónico con la finalidad de ejercer
diferencia de una descripción sustancial. Cualquier aisla ¬ su control. Una hegemon ía est á tica, del tipo indicado por
miento de sus « principios organizadores » o de sus « rasgos
"
las abstractas definiciones totalizadoras de una « ideología »
determinantes », que realmente deben ser comprendidos en o de una « concepción del mundo » dominante, puede ignorar
la experiencia y a través del aná lisis, puede conducir rá ¬ o aislar tales alternativas y tal oposición ; pero en la medida
pi
damente a una abstracción totalizadora. Y entonces los pro¬ en que éstas son significativas, la función hegemónica deci ¬
blemas de la realidad de la dominació n y la subordinación y siva es controlarlas , transformarlas o incluso incorporarlas.
' de sus relaciones con
una configuración cooperativa y una Dentro de este proceso activo lo hegemónico debe ser visto
contribución com ú n, pueden ser planteados de un modo su como algo más que una simple transmisión de una domina¬
¬
mamente falso. ción (inmodificable). Por el contrario, todo proceso hegem ó¬
Una hegemon ía dada es siempre un proceso. Y excepto nico debe estar en un estado especialmente alerta y recep¬
desde una perspectiva analítica, no es un sistema o una es tivo hacia las alternativas y la oposición que cuestiona o
¬
tructura. Es un complejo efectivo de. experiencias, amenaza su dominación . La realidad del proceso cultural
relaciones
y actividades . que tiene lí mites y presiones específicas y cam¬ debe incluir siempre los esfuerzos y contribuciones de los que
biantes. En la práctica, la hegemonía jamás puede ser indi¬ de un modo u otro se hallan fuera o al margen de los tér¬
vidual. Sus estructuras internas son sumamente complejas minos que plantea la hegemonía específica.
como puede observarse f ácilmente en cualquier aná lisis con¬, Por tanto, y como método general, resulta conflictivo re¬
creto. Por otra parte (y esto es fundamental, ya que nos re ducir todas las iniciativas y contribuciones culturales a los
cuerda la necesaria confiabilidad del concepto) no se da ¬ '
t érminos de la hegemonía. Ésta es la consecuencia reduccio¬
de
modo pasivo como una forma de dominación. Debe ser con
tinuamente renovada , recreada , defendida y modificada. Asi ¬¬ ü nista del concepto radicalmente diferente de « superestructu -
ra ». Las funciones específicas de « lo hegemónico » , « lo domi¬
mismo, es continuamente resistida, limitada, alterada, nante », deben ser siempre acentuadas, aunque no de un modo
m

fiada por presiones que de ningún modo le son propias desa


*

tanto debemos agregar al concepto de hegemon ía los


ceptos de contrahegemon ía y de hegemon ía alternativa
. Por
con ¬
, que
m
m
que sugiera ninguna totalidad a priori. La parte más dif ícil e
interesante de todo aná lisis cultural , en las sociedades com ¬
plejas, es la que procura comprender lo hegem ó nico en sus
son elementos reales y persistentes de la práctica. procesos activos y formativos, pero también en sus procesos
Un modo de expresar la distinci ón necesaria entre las de transformaci ón. Las obras de arte, debido a su cará cter
acepciones prácticas y abstractas dentro
del concepto con ¬
siste en hablar de « lo hegem ónico » antes que de la «
fundamental y general, son con frecuencia especialmente im¬
hegemo¬ portantes como fuentes de esta compleja evidencia.
nía », y de « lo dominante » antes que de la simple « El principal problema teórico, con efectos inmediatos so-
domina ¬
134 m 135
t
-
*
tí*,'’.' •

r
bre los mé todos de aná lisis, es distinguir entre las iniciativas
f V- 1 7. Tradiciones , instituciones y formaciones
y contribuciones alternativas y de oposici ón que se producen
| Jí
dentro de
— o en contra de— una hegemon ía específica (la
cual les fija entonces ciertos límites o lleva a cabo con éxito t - - 4
la tarea de neutralizarlas, cambiarlas o incorporarlas efecti¬
vamente) y otros tipos de contribuciones e iniciativas que
"
• % l
T - I "

,-r f
resultan irreductibles a los términos de la hegemon ía origi¬
naria o adaptativa , y que en ese sentido son independientes. '
La hegemon ía constituye siempre un proceso activo; sin
Puede argumentarse persuasivamente que todas o casi todas y embargo, esto no significa que se trate simplemente
' de un
las iniciativas y contribuciones, aun cuando asuman configu ¬ v complejo de rasgos y elementos dominantes . Por el contra -
raciones manifiestamente alternativas o de oposici ón , en la |rio, es siempre una interconexión y una organización más o,
pr áctica se hallan vinculadas a lo hegem ó nico: que la cul¬ :
¿ menos adecuada de lo que de otro modo serían que significados
i valores y prácticas separadas
i e incluso dispares este pro -
tura dominante, por así decirlo, produce y limita a la vez
sus propias formas de contracultura. Hay una mayor evi¬ ceso activo incorpora
£
a una cultura significativa y a un orden

^ —
í
dencia de la que normalmente admitimos en esta concepció n i, ’
( por ejemplo, en el caso de la crí tica rom á ntica a la civili¬
zación industrial). Sin embargo, existe una variación eviden¬ ( T | ’ '
f social
%
.
efectivo
' . É stas son en
y en el sentido má s amplio : resoluciones
'
'

. üdades económicas específicas


cultural
.
s

Este
í mismas

proceso
capital . Para
soluciones
pol
de
í ticas
incorporaci
comprenderlo
— a
vivas
rea
ón
-
,
te en tipos específicos de orden social y en el carácter de asume una importancia
la alternativa correspondiente y de las formaciones de oposi¬
ción . Sería un error descuidar la importancia de las obras
| pero f. tambi é n para
| operar, necesitamos distinguir
comprender el material sobre
tres aspectos dentro de cual-
podemos
el

denominar tradiciones,
que debe

y de las ideas que, aunque claramente afectadas por los f quier proceso cultural; los
l ímites y las presiones hegem ónicas, constituyen al menos

en parte rupturas significativas respecto de ellas y, tam¬ — ¥*
j instituciones
i

y formaciones .
El concepto de tradición ha sido radicalmente recnazaao rechazado
bién en parte, pueden ser neutralizadas, reducidas o incor¬ '£. i dentro del pensamiento cultural marxista. Habitualmente
*

secunda
, y
-
poradas, y en lo que se refiere a sus elementos m ás activos 1 én el mejor de los casos, es considerado un factor
se manifiestan, no obstante, independientes y originales. je jf rio que a lo sumo I puede modificar otros procesos hist ó ricos

--
Por lo tanto, el proceso cultural no debe ser asumido como . . gjf más decisivos. Esto no se debe exclusivamente al hecho de
ij
si fuera simplemente adaptá tivo, extensivo e incorporativo .
i que normalmente sea diagnosticado como superestructura
ó n ha sido com ú nmente con -
,
Las aut é nticas rupturas dentro y más all á de él, dentro de sino también a que la tradici « »
J '%‘, siderada como un segmento histórico relativamente inerte
i
condiciones sociales específicas que pueden variar desde una
situación de extremo aislamiento hasta trastornos prerrevo * T de una estructura social: la tradición como supervivencia del
-
lucionarios y una verdadera actividad revolucionaria, se han pasado. Sin embargo, esta versi ón de la tradici ón es d ébil
f
dado con mucha frecuencia. Y estamos en mejores condicio¬ \ en el punto preciso en que es fuerte el sentido incorporado
nes de comprenderlo, en un reconocimiento más general de
los límites y las presiones insistentes que caracterizan a lo
t
i de la tradici ó n: donde es visto, en realidad , Como una fuer
za activamente configurativa , ya que en la práctica la tradi
-
-
hegem ónico, si desarrollamos modos de an álisis que, en lu¬
gar de reducir las obras a productos terminados y las activi¬
dades a posiciones fijas, sean capaces de comprender, de r . -
mentó hist ó rico
^
.’! , ción es la expresión m ás evidente de las presiones y límites
dominantes y hegemónicos. Siempre
inerte ; é1
s en realidad
es algo m á s que un seg
-
oí m
« « « r t o l í í o l el /o l i n de
medioí /
-
i n p r t m n r íi.
r i o incorpora ¬

buena fe, la apertura finita pero significativa de muchas con ¬ te ci ó n pr á ctico m á s poderoso . Lo que debemos comprender
tribuciones e iniciativas . La apertura finita aunque significa¬ V no es precisamente « una tradición», sino una tradición selec -
tiva de muchas obras de arte, como formas significativas que tiva : una versi ón intencionalmente selectiva de un pasado
se hacen posibles pero que requieren asimismo respuestas |. configurativo y de un presente preconfigurado, que resulta
.
significativas persistentes y variables, resulta entonces parti¬ * entonces poderosamente operativo dentro del proceso de de

-
cularmente relevante. í finición e identificaci ó n cultural y social.
-. j
136 ( 137

i
3

:¡ j
r

Normalmente no es muy dif ícil demostrar esta situación A i reductivas y selectivas. Sin embargo, esto tiene a su vez muy
desde una perspectiva empírica. La mayor ía de las versiones poco efecto, a menos que las líneas del presente, en el ver¬
de la « tradición » pueden ser rápidamente demostrada 1 dadero proceso de la tradición selectiva, sean clara y activa¬
modalidad radicalmente selectiva. A partir de un área en su W
s
total M mente trazadas . De lo contrario, cualquier recuperación pue¬
posible del pasado y el presente, dentro de una de resultar simplemente residual o marginal. Es en los pun¬
cultura par- ¡pj
ticular, ciertos significados y prácticas son seleccionado tos vitales de conexi ó n en que se utiliza una versión del
acentuados y otros significados y prácticas son rechazados
o excluidos . Sin embargo, dentro de una hegemon a particu y!
s y É J pasado con el objeto de ratificar el presente y de indicar las
A
i • í -|| direcciones del futuro, donde una tradición selectiva es a la
lar, y como uno de sus procesos decisivos, esta selecci vez poderosa y vulnerable . Es poderosa debido a que se halla
ón es | |
presentada y habitualmente admitida con éxito como « sumamente capacitada para producir conexiones activas y
dición» , como el « pasado significativo » . Lo que debe la tra- $ selectivas, dejando a un lado las que no desea bajo la deno¬
entonces acerca de toda tradición, en este sentido,
decirse | ]
es que minación de «fuera de moda » o «nostálgicas » y atacando a
constituye un aspecto de la organización social y las que no puede incorporar considerándolas « sin preceden¬
contemporánea del interés de la dominación- de una cultural is*-.
clase | : jp tes » o « extranjeras » . Es vulnerable porque el verdadero re¬
específica. Es una versión del pasado que se gistro es efectivamente recuperable y gran parte de las con¬
pretende conec- J“
tar con el presente y ratificar. En la práctica, lo que ií tinuidades prácticas alternativas o en oposición todavía son
la tradición es un sentido de predispuesta continuidad . ofrece | aprovechables. Asimismo, es vulnerable porque la versión se¬
Existen, es cierto, acepciones más endebles ‘del
if
I lectiva de una « tradición viviente » se halla siempre ligada,
de « tradición », en contraste explí cito con « innovacióconcepto
n » y con aunque a menudo de un modo complejo y oculto, a los explí¬
« lo contemporáneo » . Éstos son a
menudo asideros para los $
grupos de la sociedad que han sido abandonados sin
sos . por algún tipo de desarrollo hegemónico en particular recur- . P citos l ímites y presiones contemporáneos. Sus inclusiones y
exclusiones prácticas son alentadas o desalentadas selectiva¬
mente, y con frecuencia tan efectivamente que la deliberada
Todo lo que cuenta para ellos es la afirmación .retrospectiva. jJ selección se produce con el objeto de verificarse a sí misma
de los « valores tradicionales ». O , desde una posición opuesta en la práctica. Sin embargo, süs privilegios e intereses selec¬
los «hábitos tradicionales » se hallan aislados, mediante ,
-
..i v algún J¡| tivos, materiales en esencia pero a menudo ideales en su

desarrollo hegemónico habitual , como elementos del pasado JjpK » forma , que incluyen complejos elementos de estilo y tono y
que deben ser descartados. Una gran parte de un método básico, todavía pueden ser reconocidos, demostra¬
la actitud &
§“; pública ante esta tradici ón tiene lugar eqtre representantes
de estas dos posiciones. Sin embargo, a un nivel más pro 1$'

2 dos y quebrados. Esta lucha por y contra las tradiciones


selectivas constituye comprensiblemente una parte fundamen¬
fundo, el sentido hegemónico de la tradición es siempre -
el
?-ff tal de toda la actividad Cultural contemporánea.
más activo: un proceso deliberadamente selectivo y Es cierto que el establecimiento efectivo de una tradición
que ofrece una ratificación cultural e histórica de conectivo selectiva puede decirse que depende de instituciones identifi-
contemporáneo.
un orden 0
;§ cables. Sin embargo, es una subestimación del proceso su¬
Es un proceso muy poderoso, ya que . sq halla ligado
a una
J poner que depende solamente de las instituciones . La rela¬

— —
serie de continuidades prácticas familias, lugares ,
ciones , un . idioma que son directamente experimentad institu¬
as
a*
m
ción entre las instituciones culturales , políticas y económicas
son muy complejas, y la esencia de estas relaciones consti¬
Asimismo, y en cualquier momento, es ún proceso vulnerable,. i I tuye una directa indicación del carácter de la cultura en un
ya que en la práctica debe descartar áreas de significaci sentido amplio. No obstante, nunca se trata de una mera
totales , reinterpretarlas, diluirlas o convertirlas en formas

que sostengan o al menos que no contradigan los
tos verdaderamente importantes de la hegemonía habitual — elemen
ón

¬
*1 i cuestión de instituciones formalmente identificables. Es asi ¬
mismo una cuestión de formaciones : los movimientos y ten¬
*v dencias efectivos, en la vida intelectual y art ísticá , que tienen
Resulta significativo que gran parte de la obra niás accesible. m
i
un influencia significativa y a veces decisiva sobre el desarro¬
e influyente de la contracultura sea histórica: la recuperaci llo activo de una cultura y que presentan una relación va¬
de áreas descartadas o el desagravio de las interpretacionóes n

138
IB
fifi
riable y a veces solapada con las instituciones formales.
139
r

m i i
é&S
-QST -
'

s

Las instituciones formales, evidentemente, tienen una pro¬


funda influencia sobre el proceso social activo. Lo que en aparato existe, aunque variablemente, pero el proceso total
la sociología ortodoxa es abstra ído como « socialización », es es mucho más amplio y en algunos aspectos sumamente im¬
en la práctica, en cualquier sociedad verdadera, un tipo portantes es autogenerativo. A través de la selección resulta
específico de incorporación. Su descripción como «socializa¬ imposible identificar los rasgos comunes en la familia, en la
ción », el proceso universal y abstracto del que puede decirse escuela, en la comunidad, en el trabajo y en las comunica¬
que dependen todos los seres humanos, es un medio de ciones, que son sumamente importantes. Sin embargo, y pre¬
cisamente porque son procesos específicos con propósitos
.
evitar o esconder este contenido y esta intenci ón específicos
particulares variables y con relaciones variables aunque efec¬
Todo proceso de socialización, obviamente, incluye cosas que
deben aprender todos los seres humanos; sin embargo, cual¬ tivas respecto de lo que en cualquier caso debe hacerse a
quier proceso específico vincula este aprendizaje necesario corto plazo, la consecuencia práctica es a menudo confusión
a una selecta esfera de significados, valores y prácticas que, y conflicto entre los que son experimentados como propósi¬
en la proximidad que manifiesta su asociación con el apren¬ tos diferentes y valores diferentes, como ocurre con una
cruda incorporación de tipo teórico. En la práctica normal¬
dizaje necesario, constituyen los verdaderos fundamentos de
lo hegemónico. En una familia se cuida a los ni ños y se les
I mente se logra una incorporación efectiva; ciertamente, para
enseña a cuidar de sí mismos, pero dentro de este necesario establecer y conservar una sociedad de clases esta incorpora¬
proceso las actitudes fundamentales y selectivas con respecto ción debe lograrse. Sin embargo, ninguna presión o ningú n