You are on page 1of 20

LA PERSONIFICACIÓN ANIMAL EN EL PENSAMIENTO Y LA CULTURA

RARÁMURI DEL NOROESTE DE MÉXICO.

Eduardo Saucedo Sánchez de Tagle

Profesor-investigador, Titular “C”, Instituto Nacional de Antropología e Historia

Centro de trabajo: Coordinación Nacional de Antropología del INAH

Dirección: Av. San Jerónimo #880, colonia San Jerónimo Lídice, México, D.F.

Tel: 44 48 29 32 90

e-mail: ersst@hotmail.com

Palabras clave: Sierra Tarahumara, cosmovisión, religión, ritualidad.

“Los ojos de un animal tienen el poder de hablar un gran idioma”.

Martin Buber

I. INTRODUCCIÓN

Los animales son los seres vivos más cercanos en sus formas y en sus
comportamientos al hombre, no obstante, representan también la alteridad, lo no
humano. Esta característica ha permitido establecer toda clase de relaciones
(simbióticas, mutualistas, tróficas, culturales) y estrechos modos de comunicación,
ante los cuales las culturas, en cualquier tiempo y en cualquier lugar, han
experimentado la necesidad de proyectar a través de la fauna su espíritu, sus
miedos, sus deseos, sus debilidades, su persona y mucho más…
Hoy como nunca antes, conocemos una infinidad de evidencias que
manifiestan, en los más disímiles y a veces ignotos lenguajes, el papel
predominante que la fauna ha tenido para la humanidad a lo largo del tiempo. Entre
ese vasto universo de testimonios, es posible percibir a veces ciertas similitudes
entre los conocimientos, las creencias y las prácticas, generadas por muy distintos
pueblos del mundo, tanto en el pasado remoto como en la actualidad. No obstante,
cuando analizamos con mayor detenimiento algún caso en particular, resulta
evidente que cada cultura ha desarrollado una relación única con los animales, tan
singular como su propia historia. Una relación que va dese los aspectos materiales
y utilitarios, hasta los confines más abstractos e inaprensibles del pensamiento.

Este férreo vínculo entre los animales y el hombre, sin embrago, no siempre
ha sido reconocido, o por lo menos bien visto, por algunas tradiciones históricas y
filosóficas. Por ejemplo, el Cristianismo y otras religiones dominantes han concebido
por largo tiempo al ser humano en oposición a los animales, caracterizándole –por
encima de cualquiera de sus evidentes similitudes-, como un ser superior y
sustancialmente distinto a éstos. En contraste, y en un sentido totalmente opuesto,
existen numerosos testimonios provenientes de diversos pueblos indígenas de
México y el mudo, los cuales aluden recurrentemente a un origen común de la fauna
y de la humanidad, así como al parentesco mítico o los componentes anímicos que
los hombres y los animales comparten. Esos testimonios ponen de manifiesto
concepciones del universo, en las que los animales constituyen un punto de
encuentro privilegiado entre las distintas esferas que componen la realidad. Un
proceso que acontece, siempre, desde la especificidad de la experiencia histórica
de un pueblo particular, lo cual le otorga una impronta cultural única; tal como
pretendemos ilustrarlo aquí, a partir del caso del pueblo tarahumara.

Los tarahumaras o rarámuri en su propia lengua1, han desarrollado


históricamente su existencia en estrecha relación con su entorno ecológico, la

1
Según algunas versiones la palabra rarámuri puede traducirse como “pie corredor” o “pies ligeros”, aunque
hay quienes sugieren que ese vocablo puede traducirse simplemente como: gente. Sin embrago, Deimel
(1980: 12), señala que el término rarámuri no aparece en ninguna clase de textos antes del siglo xix, mientras
que tarahumara y otros términos relacionados como tarahumar o tarahumare son los únicos nombres
empleados en los documentos coloniales para referirse a este pueblo. Por su parte, algunos autores
llamada Sierra Tarahumara2. De esa relación se desprende un cuerpo de prácticas,
creencias y saberes sobre la naturaleza, los cuales se encuentran profundamente
imbricados entre sí. Se trata de elementos de enorme relevancia para la
investigación antropológica, sin embargo, llama la atención el limitado interés que
el estudio de la región, así como de las relaciones entre la naturaleza y la cultura
tarahumara, ha despertado entre los especialistas.

Es por eso que, entre las muchas vías que existen para aproximarse al
estudio de la cultura de los rarámuri contemporáneos, se propone aquí el análisis
de una serie de datos etnográficos que giran en torno a los animales. Testimonios
que, entre otras cosas, refieren una característica fundamental de la fauna, que es
su cualidad de ser una fuente privilegiada de metáforas y proyecciones que
entrelazan el orden natural con la realidad material y la organización social.

Este trabajo pretende enfatizar el análisis de un aspecto específico de la


retórica rarámuri, que es el de la prosopopeya o personificación de los animales.
Como veremos, muchas de las ideas rarámuri en torno a la fauna transcriben una
serie de valores culturales y marcas ideológicas –no sólo en su sentido moral sino

contemporáneos han preferido el uso del término ralamuli, el cual se acerca más a la pronunciación indígena
del vocablo en algunas partes de la Sierra: “…estudiosos del idioma sobre la grafía de la lengua tarahumara y
lingüistas como Don Burgess, Enrique Servín y Leopoldo Valiñas, además de algunos antropólogos sociales
como William Merrill, consideran que esta lengua se debe escribir con las reglas propias de la escritura que
representen su sonido. Tal es el caso del etnonímico con el que se autodenominan: rarámuri; esta palabra, tal
y como está escrita, sigue la regla del español, es decir, se escribe con oídos hispanohablantes, porque esas [r]
intervocales en realidad no son consonantes normales, ya que tienen un sonido intermedio entre [r] y [l]; y son
identificadas como líquida retrofleja. Ésta, cuando se encuentra al inicio de una palabra, suena como la [l] del
español. Es un fonema característico de la lengua tarahumara”. (Pintado, 2004: 5). En nuestro caso, como no
existe un consenso académico o institucional, a partir de este momento y por lo que resta del texto,
utilizaremos de manera indistinta los dos términos más empelados tanto por los propios actores como por la
literatura antropológica, es decir, rarámuri o tarahumara.
.
2
Se conoce como Sierra Tarahumara a la porción de la Sierra Madre Occidental que atraviesa, por más de
60,000 km2, el sur y suroeste del estado de Chihuahua, así como algunos municipios colindantes de los
estados de Sonora y Sinaloa. Un territorio compuesto aproximadamente por 7,000 localidades, distribuidas en
16 enormes municipios, en los cuales habitan más de 290,000 personas; la mayor parte de ellas, a partir de un
patrón de asentamiento marcadamente disperso. En términos territoriales y demográficos, la Sierra
Tarahumara es la región indígena más grande del norte de México, y en sus montañas y barrancos
actualmente habitan cuatro pueblos indígenas, de los cuales los tarahumaras son los más numerosos y
conocidos. Según el Censo INEGI 2010, la Sierra Tarahumara es habitada por 85,018 hablantes de lengua
rarámuri, 7,906 tepehuanes del norte, 2136 guarijíos y 851 pimas. Todos ellos comparten el territorio serrano
con más de 194,000 individuos no indígenas, conocidos localmente como “mestizos”, quienes conforman a la
mayoría de los habitantes de la región.
también expresando las contradicciones inherentes de la sociedad-, las cuales
remiten recurrentemente a las instituciones sociales, al deber ser, a la ética y a la
normatividad indígena.

Los rarámuri personifican a los animales, o mejor dicho a cierto tipo de


animales, y lo hacen a través de una serie de elementos simbólicos y narrativos que
nos ofrecen valiosas pistas para el estudio de su pensamiento y su cultura.

II. NAMÚTI ARIWÉAME (COSA CON ALMA).

En lengua rarámuri no existe una palabra específica para nombrar de forma


genérica a los animales, pero los términos que se emplean en el lenguaje cotidiano
para designarlos traducen literalmente expresiones como “cosa”, “cosa con alma”,
“cosa viviente” o –al igual que para los seres humanos y las plantas- “cosas que
germinan” (Merrill, s/f: 866, 867). Existen además otros términos exclusivos para
animales, como por ejemplo owíra (macho), bamirá (hembra), y nasawíma, un verbo
que denota contacto sexual entre animales, y que usado en referencia a los seres
humanos, tienen connotaciones vulgares (Merrill y Troop, s/f: 1).

A nivel de iniciador único, los rarámuri tienen el término namúti que podría
llegar a significar genéricamente “animal(es)”, pero con frecuencia este mismo
término se usa en un sentido más específico para aludir únicamente al ganado, y
en un sentido más general, para significar “cosa(s)”. Al tratarse de un término
polisémico, es importante mencionar otra evidencia que apoye la conclusión de que
los rarámuri no poseen un término único que corresponda plenamente a la palabra
del castellano “animal”. Según Merrill (s/f: 815), los rarámuri incorporan las distintas
especies animales que ellos reconocen dentro de la categoría ariwéame que
literalmente quiere decir “posesión del alma”, y puede ser traducida más libremente
como “seres vivos”. Por otro lado, el término ajákame también denota “seres vivos”.
Esta categoría incluye, en adición a los animales, seres humanos (los rarámuri y
otros indígenas) y plantas (a´wíame, que traduce literalmente: “cosas que
germinan”).
Esta primera consideración lingüística sugiere que para la lengua y el
pensamiento rarámuri existe un vínculo ontológico significativo entre los seres
humanos y los animales, los cuales son concebidos como seres con los que
guardan una estrecha relación tanto en su origen, como en ciertos aspectos de su
corporalidad, en sus pulsiones, e incluso en algunos de sus componentes anímicos.
Esta relación cercana y multidimensional entre los humanos y los animales aparece
vivamente aludida en ámbitos significativos de la cosmovisión rarámuri tales como
la mitología, la religión, la ritualidad, la danza, las conversaciones cotidianas, entre
otros.

III. LAS TRANSFORMACIONES ANIMAL / PERSONA – PERSONA / ANIMAL.

En el contexto de la cosmovisión rarámuri, y desde su particular forma de


representar a los animales en mitos y relatos, existe una recurrente transmutación
entre los animales y las personas, la cual puede derivarse, como se verá, de muy
distintas circunstancias. Esas transformaciones son de índole variada, por lo que
suelen acontecer en ámbitos y contextos específicos.

En primer lugar, aparecen las transformaciones animal/persona narradas en


numerosos relatos tradicionales, las cuales se dice que han ocurrido desde hace
largo tiempo, y que pueden también llegar a ocurrir en la actualidad. Este tipo de
transformaciones suele involucrar a diversos animales, particularmente, a las sinoí
(serpientes), los chumarí (venados) y los kiyóchi (zorros), así como a diversos tipos
de chuluwí (aves). En las narraciones, estos animales suelen aparecer en forma
humana a los rarámuri, especialmente aquellos hombres o mujeres que caminan
solos al anochecer por el monte, las barrancas o las veredas recónditas, las cuales
se consideran lejanas del ámbito humano. Usualmente, los animales suelen
presentarse vestidos o disfrazados bajo la forma de un ser humano de sexo opuesto
al del caminante, al cual tratarán de engañar y de seducir, con la intención de
llevarlos a sus casas y tener relaciones sexuales con ellos. Se cree que a partir de
ese acto se puede llegar a engendrar descendencia humana, los cual afirma la idea
de la cercanía entre los animales y los hombres.
En segundo lugar, estarían las transformaciones persona/animal, sobre las
cuales existe algún antecedente histórico, pues a mediados del siglo xvii los
misioneros jesuitas José de Tardá y Tomás de Guadalaxara (1676: 362), señalaron
que en ocasiones las “brujas” tarahumaras podían cambiar a placer en animales.
Sin embrago, no es posible saber hoy si tales señalamientos son exactos, o si se
trata sólo del intento del discurso evangelizador cristiano por desacreditar a los
especialistas rituales y a la religión tarahumara. Hoy en día, por ejemplo, los
rarámuri poseen visiones encontradas sobre la idea de que los sukurúame
(hechiceros) pueden transformarse en animales, pues mientras algunos rarámuri
afirman que esto es perfectamente posible, existen otros que lo niegan.

Las transformaciones persona/animal que aparecen en las narraciones son


de dos tipos. Primero, aquellas transformaciones que tuvieron lugar en un pasado
remoto, al inicio del mundo actual; un momento en el cual muchos animales poseían
incluso el don del habla. Y por otro lado, estrían las transformaciones que se dice
pueden ocurrir hoy en día, las cuales acontecen generalmente después de la
muerte, a manera de castigo por trasgresiones cometidas durante la vida. Es
importante subrayar que, en ambos casos, estas transformaciones están asociadas
con un tiempo (el inicio del mundo presente) o un ámbito (el mundo de los muertos),
dentro del cual la forma y la materia de los seres se consideran mucho más fluidas.
En algunas de estas transformaciones, los humanos se volvieron animales mientras
estaban vivos, en otras ellos reencarnaron en ciertos animales. Los rarámuri con
frecuencia atribuyen el origen de estos animales a dichas transformaciones.

Asimismo, la significación ideológica sobre la moral y ciertos valores éticos


se distinguen claramente en las transformaciones acontecidas post mortem, pues
ellas usualmente ocurren para pagar alguna falta cometida durante la existencia
terrenal, como el adulterio, el incesto, el asesinato, el robo, o por el hecho de que
alguien se hiciera aliado o adicto a ciertas plantas enteógenas, las cuales son
consideradas poderosas y potencialmente peligrosas, como el bakánoa (datura) o
el jíkuri (peyote)3.

Por otra parte, existen también menciones recolectadas en campo sobre que
la gente que se transforma en animales, ya sea en los relatos sobre el pasado
remoto o bien en la actualidad como un castigo después de la muerte, se llegan a
transformar también en otro tipo de animales, normalmente mamíferos carnívoros
como los kiyóchi (zorros) y los píchuri (zorrillos), o algunas veces en aves largas,
como el ruktúkuri (búho) o el wilú (zopilote). Como veremos, los rarámuri asocian
explícitamente a los búhos con la muerte, pero dicho simbolismo no está asociado
con los zopilotes, aun encima de su estatus de carroñeros. Resulta significativo que
a excepción de los saltamontes y las ya mencionadas mariposas nocturnas, todos
los animales dentro de lo que se cree que los tarahumaras reencarnan o tienen
transformaciones, son mamíferos o aves. Este hecho sugiere que los rarámuri,
como los miembros de sociedades de muchas otras culturas del mundo, consideran
a los mamíferos y a las aves como el tipo de animales más cercanos a los humanos.

IV. LAS SERPIENTES, EL AGUA Y LOS AGUAJES: UN EJEMPLO


SIGNIFICATIVO ENTRE LAS TRANSFORMACIONES ANIMAL / PEROSNA.

En el contexto de las transformaciones animal / persona que estamos analizando


merecen mención aparte, por su importancia cultural y su recurrencia en los mitos
y relatos, aquellas transformaciones que involucran a las serpientes, el agua y a los

3
También se dice que las personas que mueren portando piel de animal se transforman en un tipo especial de
coyote llamado basachí póchi (coyote de cola corta), cuyo origen humano es revelado no sólo por su cola
corta sino también por su habilidad de entrar en áreas residenciales sin ser detectado para robar ganado
(Merrill, comunicación personal). Cuando una serie de requisitos de rituales mortuorios son ejecutados para
estas personas, los animales en los que se transforman mueren y sus almas son liberadas. Este destino
contrasta con una predestinación alterna creída por algunos para sobrevenir la gente incestuosa. Una o más
almas de dicha gente se transforma en un tipo especial de mariposa nocturna, llamada nakarówili ariwá o
nakarówili anayáwari (“alma de mariposa nocturna” o “ancestro mariposa nocturna”), que Dios envía del
cielo de regreso a la tierra para morir en los fuegos de los vivientes, para quienes dichas mariposas nocturnas
son irresistiblemente atrayentes. Algunas personas creen que las almas de toda la gente se transforma en estas
mariposas nocturnas, no como un castigo por incesto, sino como el escenario final de una serie de
reencarnaciones (Merrill 1992: 113-114). El termino anayáwari (“personas antiguas” o “ancestros”) algunas
veces es utilizado también para denotar gente muy anciana que aún vive.
bajichi o aguajes (manantiales); un conjunto de elementos de primera importancia
en la cosmovisión rarámuri4.

Para los rarámuri, el lugar seleccionado para construir una vivienda debe
conjugar dos requisitos básicos: por un lado, debe estar ubicado en un sitio plano o
relativamente plano y no muy lejano de las tierras de cultivo; y por otra parte, debe
estar cerca de un aguaje (manantial u ojo de agua), único recurso de agua dulce
durante la temporada seca, cuya inclemencia suele afectar profundamente la vida
de los indígenas por varios meses al año (Bonfiglioli et. al., 2012: 5). Sin embargo
la cercanía entre las casas y los aguajes debe de ser relativa, dado que existe el
riesgo que en dichos aguajes habitan seres que pueden hacer daño a los
tarahumaras. Estos aguajes son concebidos como umbrales que comunican el
mundo de debajo de la Tierra, la región en la que habita el Diablo su esposa y sus
ayudante, con la superficie terrestre (ídem). Es por esta razón que en los mitos y los
relatos tradicionales, los aguajes están recurrentemente asociados con uno de los
seres inframundanos más temidos por los rarámuri: la serpiente de agua (hombre o
mujer). Las serpientes –según estos relatos- son los animales que dominan los
aguajes y todos aquellos lugares en donde nace el preciado líquido.

Además de ser las encargadas de cuidar el nacimiento continúo del agua, las
serpientes son también una amenaza constante para los rarámuri. En lo mitos
devoraban a los niños, y en la actualidad devoran almas de los tarahumaras. En los
aguajes también habitan otros seres llamados witáriki (los que son de mierda)5.
Estos seres son descritos como “los más feos”, pero se cree que son poseedores
de grandes riquezas como ganado, y que roban las almas en los sueños para luego
devorarlas (ibid.: 6-7). En general, seres como las serpientes, los witáriki y otros

4
Respecto a la relación entre las serpientes y el agua, hacia finales del siglo XIX el célebre explorador
noruego Carl Lumholtz escribió: “Cada río, fuente y ojo de agua tiene su culebra a quien se debe que el
líquido mane de la tierra; y como dichas serpientes se ofenden fácilmente, los tarahumares levantan siempre
sus chozas a cierta distancia de las corrientes y evitan acostarse junto a la orilla cuando se van de viaje.
Siempre que hacen pinole fuera de su casa, sacrifican sus primicias a las culebras del agua, dejándolo caer con
el mismo palillo con que lo mueven y lo arrojan primero al frente, luego a la izquierda, después a la derecha y
en seguida hacia arriba, tres veces en cada dirección. Si no hicieran esto, las culebras saldrían a perseguirlos y
los arrojarían de allí…”. (Lumholtz 1981 [1904]: 392-393).
5
Witá se traduce como “mierda”, mientras que riki constituye una partícula que subjetiviza.
seres acuáticos se asocian en los mitos y relatos con el aire, la enfermedad, el robo
del alma y la muerte, al tiempo que son concebidos como los dueños de los espacios
acuosos y por tanto, encargados de cuidar este valioso recurso. Asimismo, para que
esta clase de seres no roben ni devoren las almas humanas, los rarámuri deben
ofrecer periódicamente alimentos y tesgüino al dueño del aguaje.

Finalmente, volviendo a las transformaciones serpiente / persona,


encontramos que esta clase de transmutaciones acontecen regularmente también
a manera de castigo por faltas cometidas en vida, tales como la infidelidad o el
incesto, o bien, por omitir la realización de rituales y ofrendas dedicadas a las
principales deidades, a los bajichi (aguajes) y a las serpientes que en ellos habitan.

V. ORIGEN COMÚN, CERCANÍA Y REFLEJO DE LOS ANIMALES, LAS


PERSONAS Y LA SOCIEDAD.

El hecho de que la apariencia o el comportamiento de un animal sean percibidos


por los rarámuri como muy similar al de las personas, refuerza en mucho la idea de
que los animales son de origen humano, o de que alguna vez fueron hombres. Esto
es particularmente cierto en lo que se refiere a ciertas especies de la fauna que
cuentan con características y habilidades específicas, reales o atribuidas, que los
llevan a destacar en ámbitos significativos de la cultura tarahumara.

Por su parte, la cercanía que se concibe entre las personas y ciertos animales
no se refiere sólo al origen común o a las características compartidas entre unos y
otros, sino que va mucho más allá, extendiéndose en algunos casos hasta tocar
también el parentesco. Al respecto, existen relatos que aluden a la descendencia
nacida de la cópula entre personas y animales o a veces, como hemos visto, seres
que se materializaron temporalmente como algún animal. Asimismo, debido a que
ciertos relatos sugieren que el nombre de un animal coincide con un término de
parentesco, por ejemplo la palabra ochíkare que significa tanto “abuelo paterno”
como “chapulín”, muchos rarámuri asumen que en el pasado remoto un humano,
que era el “abuelo paterno”, se transformó en chapulín (Merrill s/f: 876).
Por otro lado, los testimonios etnográficos muestran numerosas ideas sobre
la fauna las cuales proyectan distintos aspectos de la sociedad rarámuri.
Particularmente reveladores resultan, en ese sentido, los relatos en donde los
animales realizan labores relevantes en la vida rarámuri, tales como bailar, tomar
tesgüino, practicar la reciprocidad, realizar trabajo colectivo, ser buenos corredores,
etc. Entre los animales que aparecen en este tipo de narraciones destacan los
chumarí (venados), los ojí (osos), los basachí (coyotes), los cholugos (tejones),
entre otros.

Las concepciones rarámuri sobre la fauna que se desprenden de los datos


etnográficos, ponen de manifiesto que la representación de los animales y muchos
de los atributos que se les imputan remiten de forma clara, y en muy diversas
formas, a la estructura social y a la realidad material de este pueblo. Pues como
alguna vez se señalara, las ideas sobre los animales a menudo ofrecen una ventana
privilegiada para mirar los valores básicos de los miembros de una sociedad; su
entendimiento de la misma, de su historia y de su cosmos (Willis, 1974). En el caso
rarámuri uno de los ejemplos más significativos es sin duda el de la danza, pues en
diversos relatos los animales bailan, al igual que los tarahumaras, para agradecer a
Dios y permitir así que el mundo continúe existiendo. Respecto a las danzas
rarámuri hemos mencionado ya, al caracterizar la religión de este pueblo, la
importancia de la danza y el ritual del yúmari o tutuguri (que se utiliza, entre otras
cosas, para pedir y agradecer la lluvia), una danza que se dice que les fue enseñada
a bailar por el búho o por el guajolote (Lumholtz, op. cit.)6. Asimismo, existen ciertas
localidades rarámuri en donde las danzas rituales que aparecen en la Semana
Santa, la principal celebración religiosa indígena y también el ritual agrícola por
antonomasia, emulan explícitamente a animales específicos (González, 1984;
Bonfiglioli, 2008).

VI. ANIMALES Y PERSONAS DE DIOS Y DEL DIABLO.

6
Un poco más adelante, al abordar la relación entre los animales y la lluvia volveremos a retomar la danza y
el ritual de yúmari.
Los rarámuri piensan que todo lo que existe en el universo, incluyendo los animales
y las personas (indígenas y no indígenas), fueron creados al inicio de este mundo,
ya sea por Dios Onorúame-Iyerúame (el que es Padre-la que es Madre)7, o por su
hermano mayor el Riablo (Diablo), quien junto con su esposa es el padre y creador
de los no indígenas y de todos los animales y seres que les causan daño o temor a
los rarámuri.

Dios y el Diablo, además de ser las principales deidades rarámuri, encarnan


dos oposiciones básicas en la cosmovisión de este pueblo, las cuales remiten
semánticamente a campos relacionados con las concepciones de lo indígena y lo
no indígena, el bien y el mal, el orden y el caos, la salud y la enfermedad, la región
celeste y la región intramundana del cosmos, los owirúames (curanderos) y los
sukurúames (hechiceros), las tierras cultivadas y el monte, etc. Por lo que desde
esa perspectiva es posible identificar, en primera instancia, un conjunto de animales
que se afirma fueron creados por Dios, ya sea por ser considerados benéficos para
el hombre, por representar un modelo de conducta a seguir, a veces por ser capaces
de llamar a la lluvia, o simple y sencillamente por ser “bonitos” e inocuos a los ojos
del tarahumara. Se dice que Dios creo a estos animales con la principal finalidad de
que, al igual que los rarámuri, fueran útiles a la vida y vivieran con respeto. Entre
los animales asociados con Dios destacan el venado y el perro (posibles
representantes de algunas de las ideas más antiguas en torno a la fauna), así como
también ciertos animales introducidos durante el periodo colonial, tales como los
toros, las vacas y las cabras; los cuales, junto con las gallinas, constituyen hoy la
principal ofrenda en distintos rituales y celebraciones, en donde son sacrificados
como tónare (comida ritual)8.

Al otro extremo del cosmos, existen también personas, animales y seres que
se afirma fueron creados por Diablo, y debido a que son sus hijos, están a su servicio

7
Identificados, como ya lo señalábamos en el apartado sobre la religión, con el Sol y la Luna, y aludidos a
veces también como Dios y su Esposa, o Dios y la Virgen; o bien, como una sólo deidad dual con una parte
masculina y otra femenina.
8
Otros elementos asociados a Dios y a los animales de Dios serían el sol, las plantas comestibles y
medicinales, el bosque (en particular los árboles), ciertas flores, los cerros, las nubes de lluvia, los ríos y los
arroyos. De igual forma, toda conducta social apropiada y todo pensamiento correcto se dice que nace y se
relaciona con Dios, pues fue él quien enseñó a los primeros rarámuri la manera de “vivir bien”.
como sus incondicionales ayudantes. Entre ellos se encuentran los chabochi (no
indígenas), los sukurúame (hechiceros), las almas de los rarámuri que durante su
vida hayan cometido faltas graves, así como ciertas enfermedades relacionadas con
el viento llamadas nawirí, y otros seres conocidos como bawichí piréame (gente del
agua) entre los que se incluye al konomí (arco iris), los remolinos y grandes
serpientes llamadas walúlui (monstros del agua), comparables a los sueños de los
indígenas hopi del suroeste de los Estados Unidos sobre el arcoíris, el cual es
también concebido como una serpiente (Merrill, 1992a:117, 118). Además de esta
clase de seres, el conjunto de hijos y ayudantes del Diablo incluye también animales
como los coyotes, las zorras, las ranas y otros reptiles, el murciélago, y cierto tipo
de aves e insectos, e incluso también, a las estrellas fugaces, las cuales son
identificadas con cierto tipo de “aves” utilizadas por los hechiceros para hacer el
mal, conocidas con el nombre de Oromá.

En términos generales, los atributos de los animales de Dios remiten a la idea


de persona rarámuri en la misma medida que los animales de Diablo lo hacen a la
idea persona chabochi (no indígena), no obstante, la forma cómo se articulan las
concepciones sobre el bien y el mal en las creencias y las prácticas sociales es
mucho más compleja. Existen, por ejemplo, numerosas contradicciones en torno a
ciertos animales como los perros y algunas aves e insectos, los cuales en
determinadas situaciones pueden relacionarse a veces con el bien o con el mal,
dependiendo de los contextos y circunstancias específicas en las que se desarrolle
la interacción.

Dos ejemplos interesantes sobre las actuales concepciones en torno a los


animales y los seres de Dios y del Diablo están representados, respectivamente,
por los casos del cochí (perro) y del mencionado Oromá; mismos que permiten
destacar algunas de las particularidades del pensamiento rarámuri, así como ciertas
contradicciones y matices que existen en las ideas sobre el tema.

El perro en la cultura tarahumara (al igual que en casi cualquier cultura


humana), ha ocupado un lugar privilegiado a lo largo del tiempo, en muchos sentidos
un sitio único. El extraordinariamente antiguo proceso de domesticación del canis
familiaris, así como la profunda simbiosis que esta especia ha desarrollado con el
hombre a lo largo de la historia, lo convierte en un elemento cultural de primer orden
para el análisis histórico y antropológico9. Se esté o no conscientes de ello, el perro
es una especie que desde hace muchos milenios constituye un reflejo directo de las
culturas en donde existe, de la gente con las cuales convive, y el caso rarámuri no
es de ninguna forma la excepción.

Desde la perspectiva rarámuri el cochí (perro), debido a muchas de sus


cualidades específicas, puede considerarse como una manifestación de las fuerzas
sagradas asociadas con Dios y con la región celeste del cosmos. Se dice, por
ejemplo, que el perro además de ser compañero incondicional de los rarámuri es un
gran cazador, además de que se la atribuye la habilidad de poder mirar en la
oscuridad, por lo que se dice, siempre ha sido el guardián natural de las personas.
Igualmente significativa es la idea de que, luego de la muerte, los perros son los
encargados de los guiar las almas de los rarámuri en su viaje al riwá (terruño del
alma)10. Por lo tanto, no es extraño que en muchos relatos los perros aparezcan
mencionados como seres cercanos a Dios, y rodeados por una serie de
evocaciones a la región celeste del cosmos y a la idea rarámuri de vivir bien. Sin
embargo, resulta interesante el hecho de que más allá de las claras connotaciones
positivas y las ideas que vinculan a los perros con Dios en el pensamiento rarámuri,
existen también distintas menciones y relatos en los cuales, contradictoriamente,
los perros anuncian o pueden llegar a producir una serie de desagracias y males a
las personas. Sin lugar a dudas, el caso del perro es lo suficientemente interesante
y significativo como para dedicar a él una investigación específica (o varias), no

9
Datos provenientes de la biología molecular han demostrado que la dualidad hombre-perro en América se
remonta muy probablemente al momento mismo en que el Homo sapiens entró al continente americano: “El
proceso que llevó a la formación de Canis familiaris se inició hace más de 100,000 años (Vilá et al 1997).
Más allá del impacto que podía producirse al contemplar una cifra tan grande, en realidad para nadie es
sorpresa constatar que el origen del concepto el mejor amigo del hombre se pierde en el tiempo y que la
dualidad hombre-perro es algo que forma parte de nuestra naturaleza con tanta fuerza como la que imponen
nuestros propios genes”, Valdez y Mendoza (2005).
10
Aunque en la actualidad no se suela enterrar a los difuntos rarámuri con sus respectivos perros, existen
distintas menciones documentadas en campo acerca de que esta fue una práctica común en el pasado.
obstante, será imposible poder profundizar en el caso, principalmente, por motivos
de espacio.

El segundo ejemplo que analizamos está basado en un ser asociado al Diablo


y al mundo debajo de la Tierra, el cual es conocido con el nombre de Oromá
(denominado también a veces Oremá o Coremaka). Como vimos, el Diablo, al ser
el enemigo natural de Dios y de sus hijos los rarámuri, es quien les aconseja pelear,
decir mentiras, ser adúlteros, robar, asesinar y en general, comportarse de manera
contraria a las normas morales de su sociedad. El Diablo tiene una estrecha relación
con los sukurúame (hechiceros), la figura social opuesta a los owirúame (médicos
tradicionales o curanderos). Se afirma que los hechiceros son indígenas que por no
querer “vivir bien” (generalmente por situaciones que se consideran desviaciones
en el comportamiento social, como no tener mujer o marido o hijos, robar, matar,
etc.), se convirtieron en hechiceros, por lo que dedican su tiempo a dañar y enfermar
a la gente. Los hechiceros suelen valerse de distintos animales, seres y plantas
tales como el peyote y otra flora psicotrópica para causar distintos tipos de males.

Entre los seres más utilizados por los hechiceros en sus perniciosos
quehaceres destaca el Oromá, que es el nombre con el que los tarahumaras
identifican a las estrellas fugaces. El Oromá es descrito como un “pájaro nocturno”,
parecido a una guacamaya, que aparece en las noches con luces de colores rojos
y azules muy intensos. Esta “ave” singular usa su largo pico para encajarlo en el
corazón de su víctima, y absorber su sangre, trayéndole con eso, a la postre, la
enfermedad de sus almas y la muerte. Por lo que en este caso, la definición misma
de lo que es o puede llegar a ser considerado un animal desafía cualquier intento
convencional por caracterizar al conjunto de los animales en el ámbito de la
cosmovisión rarámuri.

En este sentido, resulta significativo que la presencia y la importancia de esta


clase de seres fueron registradas ya por Lumholtz (op. cit.) hacia finales del siglo
xix, e incluso desde las épocas tempranas de la colonia, el jesuita Johanes María
Ratkay hacía también referencia a ciertas ideas de los tarahumaras frente a los
cuerpos y fenómenos celestes: “…También insuflaban a la luna, imitándola en su
curso, y le pedían algunas cosas. Insuflaban también a los cometas y les lanzaban
flechas, teniéndolos por Dios…Ofrecían flechas al demonio en lo recóndito de las
montañas a fin de poder flechar venados y muchos otros animales semejantes…”
(Ratkay, apud, González, 1994: 148). Veamos a continuación una selección de
relatos sobre los puntos analizados:

VII. CONCLUSIONES

Para la cultura tarahumara, como para cualquier otra cultura, existe particular
empatía con ciertas especies faunísticas, a las cuales se les atribuyen poderes o
algunas de las cualidades y valores de mayor relevancia social, y debido a sus
cualidades y características únicas, en muchas ocasiones son considerados como
manifestaciones de las fuerzas sagradas. Dichas especies aparecen
constantemente en las narraciones, y por constituir símbolos poderosos, condensan
múltiples significados en torno a la cosmovisión (cfr. López Austin, 1998). Por ello
los animales, junto con otros elementos, no sólo sirven como ordenadores de las
demás entidades del cosmos, sino que sus propiedades, tanto las reales como las
que le son atribuidas por cada cultura, explican en buen medida las leyes aplicables
al resto del universo, incluyendo desde luego a la sociedad.

El ejercicio que hasta aquí hemos esbozado abre no sólo la posibilidad de


aproximarnos a ciertas concepciones rarámuri sobre los animales, sino también de
reflexionar sobre la naturaleza de nuestra propia relación y nuestras propias ideas
sobre la fauna; un diálogo inagotable que alude a la esencia misma del pensamiento
antropológico. La personificación rarámuri de los animales pone de manifiesto la
universalidad de ciertas prácticas e ideas que unen multidimensionalmente y en
diversas formas a los hombres y a la fauna, al tiempo que ofrecen también
testimonio de las particularidades con las que las culturas humanas crean
conocimientos, prácticas, ideas y representaciones sobre los animales y la
naturaleza.
La prosopopeya y las representaciones de la fauna que se desprenden de
nuestro análisis, pueden ser concebidas como una construcción, social e
ideológicamente fabulada, donde los animales aparecen como una importante vía
de expresión del orden y las contradicciones sociales; proyectando en sus
formulaciones, a través de ciertas especies particularmente significativas para la
cultura tarahumara, un conglomerado de ideas y símbolos que relacionan,
analógicamente, distintas esferas de la sociedad y el universo.

Estas concepciones condensan muchas de las explicaciones y las


justificaciones que existen en torno al mundo natural y a las relaciones sociales. Al
respecto, autores como Merrill (s/f: 881) ha concluido que los rarámuri aplican su
conocimiento empírico concreto sobre la fauna para sostener proposiciones
fundamentales, pero inverificables, sobre la naturaleza del universo. Por lo que
propone que las interpretaciones del comportamiento animal proveen la
confirmación empírica de axiomas básicos sobre la naturaleza del universo y el lugar
del rarámuri en él; de lo cual se desprende que muchas de esas ideas, al
materializarse como estructuras, motivarían una buena parte de la acción social. De
igual forma, subraya que si bien el uso de los animales como una herramienta
intelectual ha llevado a Lévi Strauss y a otros autores, a observar que los animales
son buenos para pensar, buenos para comer y buenos para prohibir, faltaría agregar
que los animales son también entretenidos para pensar, pues los rarámuri
encuentran a los animales interesantes, intrigantes, y no pocas ocasiones
humorísticos; ya que como cualquier otra cultura, derivan gran placer de mirar,
hablar y pensar sobre los animales (ídem).

Por otra parte, hemos también señalado que la estructura social rarámuri
establece los límites y los lineamientos para pensar a los animales, pues es el
espacio donde se han conformado y se generan los hábitos sociales, productivos y
reproductivos, que condicionan tanto las relaciones con la fauna, como la forma en
que ésta es personificada y representada. Tales ideas y representaciones sobre los
animales no se limitan solamente a ser un producto o residuo de la estructura social,
sino que brindan diversas instancias y cauces de expresión a muchas de las
ideologías que conforman la cosmovisión. Por tanto, la personificación y las
representaciones de la fauna, además de producto, también pueden considerarse,
dialécticamente, productoras y reproductoras de la estructura social.

Los animales para los rarámuri, destacan entre las manifestaciones de las
fuerzas sagradas del universo, puesto que poseen cualidades físicas que
sobrepasan a las del hombre, como la fuerza, la agilidad, poder volar, vivir bajo el
agua, etc. Entre los animales más aludidos y representados por los rarámuri
destacan los siguientes: ojí (oso), chumarí (venado), cochí (perro), chuluwí (aves),
sinoí (serpiente), wasí (vaca), wakasí (toro), chiyó (cabra), bowaka (borrego), y
algunos insectos como batúchari (grillos), nakarócole (mariposas) o ajó (mosquitos),
entre otros. Al parecer, no se encuentra entre el resto de las criaturas mundanas
otros seres capaces de manifestar con mayor claridad y fuerza ciertas esencias y
cualidades específicas.

Finalmente, la prosopopeya animal representada en los relatos rarámuri no


debe concebirse únicamente como un reflejo de la sociedad y de sus más
importantes valores éticos y morales, pues existen igualmente ejemplos de la
influencia de los animales sobre los rarámuri, a quienes en ocasiones sirven como
modelos a seguir; los nombres de ciertos animales sirven para adjetivar una acción,
una forma de ser o un término de parentesco, y según sus distintas cualidades, se
les puede llegar a imitar para mejorar las capacidades físicas, corporales o del
pensamiento.

Los animales son seres divinos, son protagonistas en los mitos de creación,
a través de ellos, se interpela a las deidades y se logra acceder a las distintas
regiones del cosmos. Los animales son criaturas sensibles y expresivas que han
permitido establecer históricamente estrechos modos de comunicación con la
humanidad, por lo que su presencia y su preminencia en todas las culturas del orbe
son incuestionables.

VIII. BIBLIOGRAFÍA
Bello, Gabriel (2005) “Prosopopeya y animismo: una mirada crítica a la ética
ecológica” en Revista Internacional de Psicología Ambiental: Medio Ambiente y
Comportamiento Humano, Resma, España, 6 (2), pp. 167-181.

Bennett, Wendell C. y Robert M. Zingg (1978 [1935]) Los Tarahumaras. Una tribu
india del Norte de México, Instituto Nacional Indigenista, México.

Bonfiglioli, Carlo (2008) “El yúmari, clave de acceso a la mitología rarámuri”, en


Cuicuilco, Vol. 15, núm. 42, pp. 45-60.

Burgess, Don (1985) et. al., “Leyendas Tarahumaras”, en Tarahumara, Chrysler de


México, México.

Deimel, Claus (1980) Tarahumara – Indianer im norden Mexikos, Frankfurt/Main.

Ellen, Roy (2001) “La geometría cognitiva de la naturaleza. Un enfoque contextual”,


en Descola Philippe, Gísli Pálsson (ed), Naturaleza y Sociedad, perspectivas
antropológicas, pp. 124-146, México, Siglo XXI.

Espinosa, Gabriel,

--(1996) El embrujo del lago: El sistema lacustre de la cuenca de México en la


cosmovisión mexica, IIH e IIA de la UNAM, México.

--(s/f) “Acerca de la polémica entre perspectivismo y cosmovisión”, manuscrito.

González, Luis, 1984, Crónicas de la Sierra Tarahumara, SEP, Colección cien de


México, México.

Kennedy, John (1970) Inápuchi: una comunidad tarahumara gentil, Instituto


Indigenista Interamericano, México.

López Austin, Alfredo,

-- (1998) Los mitos del tlacuache. Caminos de la mitología mesoamericana, UNAM-


IIA, México.
-- (2012) “Cosmovisión y pensamiento indígena”, en Conceptos y fenómenos
fundamentales de nuestro tiempo, Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM,
México.

López, Ramón (1980) Qui’ya iretaca Nahuisarami: relatos de los tarahumaras, Don
Burgess McGuire (ed), Chihuahua, México.

Lumholtz, Carl (1904 [1902]), El México Desconocido, Charles Scribner’s Sons,


Nueva York, USA.

Mares, Albino,

--(1982) Ralamuli nu’tugala go’ame: comida de los tarahumaras, Don Burguess


McGuire (ed), Chihuahua, México.

--(1997) Oder Yemal Santana, Armando Urías y Fernando Sandoval. Rejcholi kuchi
nila: consejos para los niños, Coordinación de Investigación y Desarrollo
Académico, Chihuahua, México.

Merrill, William,

-- (1992) Almas Rarámuris, Colec. Presencias, CONACULTA, México.

-- (s/f) Species transformation in Northern Mexico: Explorations in Rarámuri Zoology.

Merrill, William, y Cecilia Troop, s/f, “Notas de Campo de zoología rarámuri,


Rejogochi y Umirá”, Chihuahua, 1978-1979”.

Parra, Patricio (2003) Rarámuri Oseriwara. Escritos en Rarámuri, CONACULTA-


Dirección General de Culturas Populares e Indígenas, México.

Saucedo, Eduardo,

--(2003) “Reciprocidad y vida social en la Tarahumara: El complejo tesgüino y los


grupos del sur de la Sierra”, en Etnografía de las Regiones Indígenas de México en
el Nuevo Milenio: La Comunidad sin Límites, Vol. III, Instituto Nacional de
Antropología e Historia, México.
--(2004) “Los otros animales: Representaciones de la fauna en el sur de la Sierra
Tarahumara”, en Programa de Apoyo a la Formación Académica. Tesis de
Antropología 2002-2004, CD-ROM, Coordinación Nacional de Antropología—INAH,
México.

--(2006) “El Uribi rarámuri y las deidades del agua en Mesoamérica: una mirada a
la cosmovisión mesoamericana desde la Sierra Tarahumara”, en Diario de Campo,
No. 89, INAH, México.

--(2007) “Notas y reflexiones etnográficas en torno a la fauna y su relación con la


región celeste del cosmos rarámuri”, en Cuicuilco, Nueva Época, Revista de la
Escuela Nacional de Antropología e Historia, Volumen 14, No. 39, México, pp. 77-
96.

Wheeler, Romayne (1998) La vida ante los ojos de un rarámuri, Agata Editores,
Guadalajara, México.

Tardá, Joseph, and Thomás de Guadalaxara (1676) Carta sin publicar a Francisco
Ximénez, Agosto 15, 1676, n.p. Archivo Romanum Societatis Iesu [Roma],
Mexicana 17, folios 355r-392v.