You are on page 1of 3

En los márgenes del rio más ancho del extremo sur del continente se dibujan en su

borde arrabalero pasiones encontradas de una ciudad nacida con la estirpe de un


designio marcado por intentar cantar como los gorriones que Sarmiento trajo, pero así
como estos, también se fundieron en el crisol de los pueblos que bajaron de los barcos,
hoy rastreamos en su ADN mitos y leyendas de puertos y chacras, con franjas punzo en
sus pechos o bien azules fundidos en los adoquines y en los campos, de canciones en
tempos cruzados y tempos que caen a tierra en redondas locuaces así como también
desamores signados por la frente marchita de la vieja Europa en tierras de puertos
piratas, con mil palabras convergentes en léxicos propios o de las cúpulas que miran al
cielo en estrofas metonímicas acalladas por los sordos ruidos de botas sucias anudando
sus cordones fascistas con la plegaria de un clero panóptico o de madres deambulando
en plazas ganadas a la oligarquía terrateniente haciéndose escuchar por el mundo entero
sin decir una sola palabra.

De cada gota de lluvia, de cada gota de sudor, de cada gota de las lágrimas de
felicidad o de dolor, de cada gota de sangre se nutre el suelo de una patria, de cada idea,
de cada grito, de cada pensamiento, de cada realidad se dibuja el horizonte y así es
como con ese crisol gigante este lugar del mundo creo una cultura propia a semejanza
de su grandeza y su contradicción, entenderemos como cultura lo dicho por
Freud, “cultura no significa ilustración o formación intelectual, sino el conjunto de las
normas restrictivas de los impulsos humanos, sexuales o agresivos, exigidas para
mantener el orden social.” (el malestar de la cultura, 1930). Es así que la cultura argenta
en su pluricausalidad crea distintas aristas de gregacion contemporánea, buscando una
forma de representación propia para cada una de las tribus urbanas que la componen.

Entendiendo la enorme dimensión que la cultura de esta sociedad posee y por


tanto tomando en cuenta las restricciones que esto implica, así como también teniendo
como factor las limitaciones que el tiempo nos da, este trabajo se ubicara en un recorte
temporal preciso, tomando la primera década de los años 1990 como referencia de
investigación, siendo esta seleccionada por la re apertura mundial y la conformación del
estado neoliberal bajo la estructura de un gobierno democrático elegido por plebiscito
plenamente popular. Estos márgenes temporales así como las investigaciones sobre la
cultura no pueden ser estáticos, puesto que los mismos son rastreos de hechos sociales
los cuales son productos de acontecimientos particulares por tanto los márgenes en
algunos casos son fluctuantes pero siempre con una relevancia coherente que se
corresponde con este mismo periodo a tratar.

Bajo el mismo halo de pensamiento del recorte temporal nos vemos en la


obligación de acotar el objeto de estudio a una arista precisa que es la cultura del rock
nacional, esta cultura a su vez es compuesta por otras aristas que subyacen del eje
transversal que es el de la música el cual intentaremos desglosar sin redundar ni
explayarnos por demás cayendo en la sobre explotación ni la re lectura de trabajos de
otros autores puesto que el interés del trabajo no es el mismo.

La apertura mundial y la política neoliberal del gobierno Menemista de los años


noventa, con sus nuevos estadios conceptuales para la cultura, con la reorganización
social que implica la nueva postura económica así como también el reordenamiento
jurídico de las personas en la ejecución de la libre deambulación de sus pensamientos,
sus acciones y sus cuerpos es para la generación involucrada lo que fue el cierre de
pensamiento y la persecución ideológica de la génesis del movimiento del rock
argentino, en una síntesis reduccionista y pasatista que será motivo de ampliación esto
es un sisma cultural o un quiebre que da lugar a un reordenamiento.

En los albores noventosos vemos surgir tribus como los rollingas, que son la
base del rock chabón, la creación del rock chabón en los ’90 por su convención y
arraigo con el populismo, que hace dejar su estructura contestataria para aceptar sin
condiciones las nuevas estructuras de forma rígida para ya no pensar (el rock del país,
pag114), nos hace dudar en cuanto la estructura contestaría de una cultura que supo
sublevarse a la opresión en épocas más castigadas cuando por fin en la apertura sin la
persecución no pudo más que ser funcional al mismo sistema, siendo esto premeditado
o influido por la absorción de los participantes a una cultura mucho más liquida, es
entonces ¿toda la cultura del rock participe de esta absorción?. ¿Es quizás la
profesionalización de quienes se dedican la música por tanto la inserción al mercado
laboral o bien ver a la misma como una salida laboral lo que afecto su composición
contestataria e hizo de ella su funcionalidad despojándola del sentido propio de su
concepción?

El objetivo del trabajo será entonces entender cómo se relacionan los cambios
socio políticos económicos y la re estructuración de la dimensionalidad cultural en los
años noventa y como los agentes culturales contemporáneos se adaptaron a ellos, en las
estructuras de la cultura del rock, es decir cómo los años noventa y la aceptación del
rock despojo a la misma cultura de su esencia contestataria, absorbiendo a la misma
como parte del sistema, dándole estructura formal para su ejercicio.