You are on page 1of 4

Arte y cultura son conceptos muy habitualmente emparejados1 para referirse a los

productos artísticos y culturales que definen los rasgos más importantes de una civilización,
especialmente en sus componentes más elitistas y subliminales de osoes (la alta cultura), pero
también en lo que define su forma de vida y su manera de entender a sí misma y al mundo
(cosmovisión, ideología).2
Mientras que el uso más habitual del término "arte" es mayoritariamente restringido en su uso
bibliográfico a las denominadas tradicionalmente artes
mayores (pintura, escultura y arquitectura), las bellas artes clásicas incluyen también la danza,
la música y la literatura; y se han añadido "nuevas artes" (séptimo arte -cine-, octavo
arte o noveno arte -fotografía, cómic, televisión, publicidad-). Otro tipo de artes,
denominadas artes menores o aplicadas se han revalorizado desde el primer tercio del siglo
XX con el surgimiento del moderno concepto de diseño en la Bauhaus. Simultáneamente, se
ha vaciado de contenido el propio concepto de arte como consecuencia de la propia teoría del
arte de las vanguardias3 (de modo que pudo hablarse de la muerte del arte).4
El concepto de cultura es aún más genérico, e incluye todas las actividades humanas (desde
la gastronomía hasta todas las manifestaciones del folclore, las tradiciones populares,
las tendencias de la moda y las propuestas de todo tipo de subculturas -formas de ocio, tribus
urbanas-).
Los aspectos ideológicos inseparables en el tratamiento del arte y la cultura hacen que en los
estudios sobre ellas se refieran sistemáticamente a la religión, las doctrinas
políticas y económicas, la ciencia y tecnología y todo tipo de relaciones sociales.5

¿Qué es la cultura?

"Toda la vida del ser humano se desarrolla mediante la interacción con
otros. Para analizar y explicar estas pautas de interacción y sus
comportamientos se ha elaborado el concepto teórico de cultura"

Fuente: Susana Emanuel, Et. al. Culturas y Estéticas Contemporáneas.
México. Macchi. 2001. Pág.13.

El concepto de cultura alude al conjunto de creencias, conocimiento,
técnicas y tradiciones que conforman el patrimonio de un determinado
grupo social. Algunos antropólogos llaman a la cultura herencia social,
porque se recibe de los antepasados.

No se debe pensar que a la cultura pertenecen sólo las ideas, cualquier
cosa creada por el hombre implica conocimiento o creencia, y por lo
tanto es un hecho cultural.

La cultura posee una serie de características: es aprendida, es inculcada
y es adaptativa. El arte es una forma de manifestación de la cultura;
nace, se desarrolla, es parte constitutiva y llega a ser elemento
representativo por excelencia de un contexto cultural.

Fuente: Valdés de Martínez, Sara Carmen. Introducción al arte,
Libros del ARRAYÁN. México, Segunda reimpresión, 1998. Pág.11

Relación entre arte y cultura
Actualmente, las llamadas artes o Bellas artes producen obras u objetos
que son valorados socialmente por las siguientes razones:

1. Al ser manifestaciones estéticas de una cultura (esto quiere decir, que
se dirigen a nuestra sensibilidad produciendo efectos en ella), expresan
los valores y elementos que estructuran a una sociedad.

"...es interesante analizar una obra en el contexto en que surgió, y no
sólo como la mera expresión de un iluminado".

"Una obra ve la luz no sólo por la voluntad de un artista individual, sino
también porque hay un marco social que le permite hacerlo. De este
modo, se constituye como un modo de expresión."
Fuente: Susana Emanuel, Et. al. Culturas y Estéticas Contemporáneas.
México. Macchi. 2001. Pág. 17.

2. Las artes, por tanto, son fenómenos socio-culturales, que pueden
explicarse a través de contextos históricos, sociales, económicos y
políticos. Como procesos, se constituyen en contextos determinados, y
como obras singulares y creativas, también nos hablan de dichos
contextos.

3. Por otra parte, las artes proponen una serie de prácticas y valores
que inciden significativamente en la sensibilidad de los individuos: "En
síntesis, en la creación de necesidades estéticas, -o lo que es lo mismo,
la formación de la sensibilidad-, intervienen sociedad, el individuo y la
cultura; esta última a través del sistema estético en el que crece y nace
la persona"
Fuente: Acha, Juan. El Consumo Artístico y sus Efectos. México. Trillas. 1988. Pág. 35.

4. Entendiendo que la cultura es una construcción en constante
transformación, la renovación de los valores artísticos y hábitos
estéticos dependen de las artes, que cuestionan e innovan la manera de
percibir lo establecido como valores, modelos o prácticas que se
constituyen como
Estas dos definiciones, arte y cultura, usualmente se utilizan de manera indistinta, pues
están relacionadas con aspectos muy afines. Ambos términos, abarcan el resultado de todo
esfuerzo artístico que identifica a la sociedad, su estilo de vida y la forma de verse a sí
misma. La cultura, se refiere a las convicciones, a la ideología y al pensamiento, que
identifica a un grupo social. Por su parte, el arte permite generar expresiones artísticas, en
base a diversos símbolos, técnicas y materiales, aplicando la creatividad o inventiva del
creador.

Por otro lado, no se debe considerar que la cultura solamente se refiere a las ideas de los
individuos, pues, todo lo que sea creado por la humanidad debe ser observado como un
valor cultural. Incluye, manifestaciones como el folclore, las costumbres, tradiciones
culturales, modas, doctrinas, políticas, economía, ciencia, tecnología y mucho más. Del
mismo modo, permite la metamorfosis y actualización de los aspectos estéticos, que a
través de la innovación, cuestionan lo preestablecido, en cuanto a modelos ya aceptados.

Así, el arte también plasma los diversos rasgos de la cultura, especialmente en este mundo
actual, donde están presentes toda clase de expresiones artísticas, a causa de la gran mezcla
de grupos sociales existentes. De esta manera, más allá de un uso utilitario, representa el
desarrollo de la creatividad, de la sensibilidad, del ingenio, promoviendo la creación, para
cumplir con objetivos estéticos inspirados en muchas manifestaciones, influyendo en el
individuo, en la cultura y en la sociedad.

Del mismo modo, se dice que los individuos con cultura son esas personas que han
desarrollado su nivel de preparación y de instrucción, así como, sus capacidades
intelectuales. Igualmente, se puede afirmar que toda manifestación artística es cultura, sin
embargo, para que la cultura sea arte, ésta, debe lograr que tenga un impacto en el
colectivo, promoviendo su interés en la humanidad.

El arte, no solo está destinado a satisfacer el disfrute y la contemplación del público o de
los consumidores de estas piezas artísticas que producen, si no que además, cumple con el
objetivo de fomentar el equilibrio espiritual, la sensibilidad y la estética. Implica,
abundancia de creatividad y de imaginación al momento de crear.

Es así como, se puede decir que la cultura y el arte son ambas relevantes para lograrla
evolución de la sociedad, en base a las facultades intelectuales del individuo y a través de,
ideas o expresiones que identifican a los diferentes grupos sociales.
¿Qué es la cultura y cómo afecta al arte? Según la RAE, la cultura es el conjunto de
conocimientos que nos permiten desarrollar un juicio crítico. Además, también lo define como
el conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico,
científico e industrial en una época, grupo social, etc.

Lo queramos o no, la cultura que tenemos afecta a nuestra vida diaria. Desde el lenguaje con
el que nos expresamos, los libros que leemos, las películas que preferimos… todo lo que
disfrutamos y cómo lo hacemos está marcado por la cultura en la que nos desarrollamos. Pero
este tema es todavía más profundo: la cultura se traslada a lo que hacemos, pensamos y
sentimos en cada momento.

Las artes muchas veces no responden a las necesidades de los productos industriales o los
diseños, sino que representan otro tipo de utilidades para los seres humanos: el desarrollo de
la sensibilidad, la creatividad y la imaginación, así como la renovación de valores y hábitos
estéticos.
Las artes, no responden muchas veces a las necesidades de uso que tienen los diseños o
productos industriales, sin embargo, representan otro tipo de utilidades para el hombre: El
desarrollo de la sensibilidad, la creatividad y la imaginación, también la renovación de valores
y hábitos estéticos de apreciación. Las artes nos proponen la búsqueda incesante de un
conocimiento especial sobre el hombre y sus sociedades que no se equipara al que
proporcionan la ciencia y la filosofía. No obstante, se han dado diálogos muy fecundos e
influencias recíprocas entre las artes y otras disciplinas científicas y humanísticas. Las
manifestaciones artísticas también son productos de inspiración al tiempo que se nutren de
otros productos y manifestaciones de la cultura estética, como las artesanías y los comics, por
citar algunos ejemplos.

El dominio occidental del arte
En este sentido y dado que entendemos el arte como una dimensión de muchos fenómenos
sociales, no se puede separar del concepto de globalización cultural, íntimamente unida al
estudio de los procesos históricos, económicos, políticos y financieros. Sin embargo, en un
mundo donde la cultura occidental está dominando y destruyendo las culturas indígenas, la
homogeneización cultural y artística va en aumento. Por ejemplo, una lengua muere cada 14
días y en el siglo siguiente cerca de la mitad del mundo 7.000 lenguas desaparecerá en favor
de Inglés, mandarín y español.