You are on page 1of 4

Sumario: I. Contexto.- II.

Casos Barrios Altos y La Cantuta ante la Corte


IDH.- III. Competencia de la Corte IDH en el caso Pativilca.

I. Contexto

1. En el caso conocido como Pativilca, el Estado peruano investiga, entre otros,


al expresidente Alberto Fujimori Fujimori, por la muerte de seis personas en
fecha 29 de enero de 1992.

2. El 24 de diciembre 2017, el Presidente de la República del Perú, Pedro Pablo


Kuczynski, otorgó por esos hechos, al expresidente Alberto Fujimori Fujimori,
la gracia presidencial.

3. El 26 de enero de 2018, la Sala Penal Nacional conoció de la audiencia de


control de acusación en contra de Fujimori, razón por la cual, la defensa del
exmandatario gestionó la extinción de la acción penal en su favor.

4. Se discute judicialmente, si era constitucionalmente posible, en virtud del


cómputo de los plazos, que el mandatario Kuczynski, hiciera uso de esa potestad.
La defensa argumenta que debe computarse desde el año 2012 (inicio del
proceso); por su parte las víctimas argumentan que debe realizarse a partir del
2017, fecha desde que la cual justicia chilena autorizó el juzgamiento del
procesado. Aducen además las víctimas que, la gracia presidencial, no se
encontraba debidamente motivada, y que se convirtió en un generador de
impunidad.

5. La Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) peticionó al


Estado peruano toda la documentación referente a la gracia presidencial dada en
el caso Pativilca, en virtud de la audiencia del pasado 2 de febrero de 2018,
donde se discutió el indulto al exmandatario Fujimori.

6. El Poder Judicial señaló que se someterá a las disposiciones de la Corte IDH.

II. Casos Barrios Altos y La Cantuta ante la Corte IDH


1. La Corte IDH en fecha 14 de marzo de 2001, en el caso conocido
como Barrios Altos vs. Perú, condenó por violación a los derechos humanos al
Estado peruano, por hechos cometidos el 3 de noviembre de 1991, en perjuicio
de: Placentina Marcela Chumbipuma Aguirre, Luis Alberto Díaz Astovilca,
Octavio Benigno Huamanyauri Nolazco, Luis Antonio León Borja, Filomeno
León León, Máximo León León, Lucio Quispe Huanaco, Tito Ricardo Ramírez
Alberto, Teobaldo Ríos Lira, Manuel Isaías Ríos Pérez, Javier Manuel Ríos
Rojas, Alejandro Rosales Alejandro, Nelly María Rubina Arquiñigo, Odar
Mender Sifuentes Nuñez y Benedicta Yanque Churo.

2. La Corte IDH mediante sentencia de fecha 29 de noviembre de 2006, en el


caso conocido como La Cantuta vs. Perú, condenó por violación a los derechos
humanos al Estado peruano por hechos de fecha 30 de julio de 1992 cometidos
en perjuicio de: Hugo Muñoz Sánchez, Bertila Lozano Torres, Dora Oyague
Fierro, Luis Enrique Ortiz Perea, Armando Richard Amaro Cóndor, Robert
Edgar Teodoro Espinoza, Heráclides Pablo Meza, Felipe Flores Chipana,
Marcelino Rosales Cárdenas y Juan Gabriel Mariños Figueroa.

3. La Corte IDH, en los procesos de supervisión de cumplimiento de esas


sentencias ha insistido en que:

a) Debe controlarse la imposición de la pena en relación con la gravedad de los


hechos, de forma que no sea arbitraria o se erija en forma de impunidad de facto
(§50 Supervisión sentencia caso Barrios Altos 2012).

b) Los Estados deben asegurar, en el ejercicio de su deber de persecución de esas


graves violaciones, que las penas impuestas no se constituyan en factores de
impunidad, tomando en cuenta varios aspectos como las características del delito
y la participación y culpabilidad del acusado. (§55 Supervisión sentencia caso
Barrios Altos 2012).

c) El otorgamiento indebido de beneficios en la ejecución de la pena puede


eventualmente conducir a una forma de impunidad, particularmente cuando se
trate de la comisión de graves violaciones a los derechos humanos. (§55
Supervisión sentencia caso Barrios Altos 2012).
4. La Corte IDH, luego de las supervisiones de cumplimiento a las resoluciones,
decidió en ambos casos, continuar la supervisión a efecto de garantizar que el
Estado peruano cumpla con “el deber de investigar los hechos para determinar
las personas responsables de las violaciones de los derechos humanos a los que
se hizo referencia en la Sentencia de fondo”.

III. Competencia de la Corte IDH en el caso Pativilca

1. El Perú es Estado Parte en la Convención Americana sobre Derechos


Humanos desde el 28 de julio de 1978 y reconoció la competencia de la Corte el
21 de enero de 1981, por lo que la Corte IDH mantiene competencia para la
determinación de responsabilidades del Estado por violaciones a los derechos
humanos.

2. Como requisitos de procedibilidad, para que un caso sea conocido ante la


Corte IDH se requiere que, las víctimas hayan agotado las instancias internas de
los Estados y que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)
presente el asunto ante la Corte IDH, esto quiere decir que, no es posible discutir
ante la Corte IDH casos que no hayan sido objeto de dicho procedimiento.

3. En el caso Pativilca, la Corte IDH carece de competencia para el conocimiento


de la gracia presidencial otorgada al expresidente Alberto Fujimori Fujimori, por
las siguientes razones:

a) La causa Pativilca se encuentra en trámite activo ante la Sala Penal Nacional


del Perú e incluso se desarrollarán audiencias propias del procedimiento el
próximo 26 de enero de 2018. Es decir, no se han agotado las instancias internas
ante el Estado peruano.

b) Las víctimas del caso Pativilca no han presentado ninguna queja ante la CIDH
por violación a los derechos humanos en contra del exmandatario Fujimori o el
Estado peruano.

c) Ninguna de las personas apersonadas como víctimas en los casos Barrios Altos
y la Cantuta figuran como víctimas en el caso Pativilca.

d) La CIDH no ha trasladado cargos al Estado peruano por el caso Pativilca.


e) La CIDH no ha presentado a resolución el caso Pativilca ante la Corte IDH ni
de forma contenciosa, supervisión de cumplimiento o medida provisional.

f) Ninguna de las órdenes dadas por la Corte IDH al Estado peruano en los casos
Barrios Altos o la Cantuta, se refieren a los hechos referidos caso Pativilca.

4. En resumen, la Corte IDH condenó al Estado peruano por el caso Barrios


Altos (hechos del 3 noviembre 1991), y la Cantuta (hechos del 30 de julio 1992),
pero no ha conocido ni juzgado los referidos al caso Pativilca (de 29 de enero de
1992). Por ello, carece de competencia para conocer de la gracia presidencial
concedida al expresidente Alberto Fujimori Fujimori.