You are on page 1of 2

LA PARCELACIÓN DE LA MATERIA EN EL PLAN DE ESTUDIO.

Por Dr. Maynor A. Beltetón V.

Llamamos parcelación a la distribución que hacemos de todo el material de estudio, dentro


del tiempo de duración adjudicado a la materia que vamos a enseñar. La parcelación es
como una linterna que va alumbrando el camino por el cual vamos a andar durante todo
ese tiempo. No nos dejará caminar a tientas, nos hace ver por donde andamos, nos da
seguridad.
En la parcelación, acomodamos el material, por día y por hora. Para hacer una distribución
racional dentro del tiempo estipulado, el maestro tiene que dividir la materia por temas
importantes y, a la vez, subdividir estos en sub-temas, de acuerdo con los horarios diarios
estipulados. Esto le ayudará a la elección del material, para adaptarlo al tiempo disponible.
En el caso de una materia en la cual se estipulan, por ejemplo, 40 horas clases, durante dos
semanas y 4 horas diarias, se puede, en el caso de ser posible, estipular para cada día un
tema de importancia y subdividirlo en sub-temas. El maestro sabrá, con antelación, el tema
que corresponderá al siguiente día. Tal conocimiento lo ayudará a trabajar mejor el tema
del presente día.
En ocasiones, el maestro puede notar que o le falta el tiempo para concluir el tema; en
otras, que le sobra. El docente experimentado y hábil sabe cómo vencer en tiempo y forma
la materia. Es difícil, pero no imposible. Eso sí: esto no se logra en dos días, lleva tiempo.

Algunos consejos sanos para ayudar a los profesores:


Cuando observe que le falta tiempo:
1. No se detenga más tiempo del debido en un tema determinado.
2. No se entretenga en temas superfluos que no tienen que ver con la clase.
3. Determine si las preguntas que los alumnos hacen tienen que ver con el tema que se está
estudiando. Si no tiene nada que ver con el tema, el maestro no está en la obligación de
responder. Sabiamente traerá la atención a lo que se está enseñando.
4. Evite interrupciones frecuentes de las clases por personal externo y no integral de la
clase.
Si le sobra tiempo:
Haga un análisis de las posibles causas, y rectifíquelas:
1. ¿Se apresuró mucho en las explicaciones?
2. ¿No dio tiempo necesario para la intervención racional de los alumnos?
3. ¿Se entretuvo en asuntos triviales, y no abordó realmente el tema?
4. ¿Quizás se dejó llevar por temas eventuales que los alumnos expusieron para
liberar inquietudes, que se derivaron de ciertos tópicos secundarios que se tocaron
en clase?
No olvides: es el maestro el llamado a llevar las riendas de la clase para lograr con éxito el
vencimiento de todo el material, en tiempo y forma.
Y un último consejo: la parcelación de la materia, y el cumplimiento de lo establecido en
ella, son importantes, pero un buen maestro nunca debe sacrificar el proceso de
aprendizaje del estudiante, por “cumplir” legalistamente la parcelación de la materia,
programada en el Plan de Estudios. Siempre debe estar seguro que, al finalizar el tema o
sub-tema, los estudiantes han entendido y han APRENDIDO. Si esto no ocurre, de nada ha
servido todo lo anteriormente explicado.