You are on page 1of 292

72

ISBN 978-84-7723-903-1
Espacios S - Simétricos
y Espacios Naturalmente Reductivos
en Dimensiones Bajas

• Introducción a los Computadores


Colección manuales uex - 72

72 Teresa 72
Arias-Marco
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS
Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS
EN DIMENSIONES BAJAS
MANUALES UEX

72
TERESA ARIAS-MARCO

ESPACIOS S – SIMÉTRICOS
Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS
EN DIMENSIONES BAJAS

2010
ARIAS-MARCO, Teresa
Espacios S-Simétricos y espacios naturalmente reductivos en dimensiones
bajas / Teresa Arias-Marco. — Cáceres : Universidad de Extremadura,
Servicio de Publicaciones, 2010
292 pp. ; 17 x 24 cm. – (Manuales UEX, ISSN 1135-870-X ; 72)
ISBN 978-84-7723-903-1
1. Matemáticas. 2. Geometría. I. Título. II. Universidad de Extremadura,
Servicio de Publicaciones, ed. III. Serie
51(075.8)
514.11(075.8)

Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra solo
puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase a
CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos, www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear
algún fragmento de esta obra.

©  El autor.
©  Universidad de Extremadura, para esta 1ª edición.

Edita:

Universidad de Extremadura. Servicio de Publicaciones


C/ Caldereros, 2 - Planta 2ª. 10071 Cáceres (España)
Tel. 927 257 041 ; Fax 927 257 046
E-mail: publicac@unex.es
http://www.unex.es/publicaciones

ISSN 1135-870-X
ISBN 978-84-7723-903-1
Depósito Legal M-21.879-2010

Impreso en España - Printed in Spain


Maquetación e infografía: Pedro Cid, s.a. – 914 786 125
AGRADECIMIENTOS

Quisiera dedicar este libro al Dr. Antonio Martínez Naveira, mi director


de tesis y amigo a quien deseo expresar mi gratitud y admiración por el entu­
siasmo que me ha transmitido y por la enorme e incondicional dedicación que
me ha prestado. Sin sus seminarios y enseñanzas no habría sido posible la rea-
lización de este escrito.
Así mismo, quiero agradecer al Departamento de Geometría y Topología
de la Universidad de Valencia las facilidades proporcionadas para poder llevar
a cabo este trabajo y su buena acogida.
Además, quisiera expresar mi más sincero agradecimiento a mis padres,
hermana y José V. por el gran e inagotable apoyo, confianza y paciencia que
han depositado en mí durante todo este tiempo.
MANUALES UEX

7
ÍNDICE GENERAL
AGRADECIMIENTOS 7

ÍN PRÓLOGO
INTRODUCCIÓN
13
15
1. NOCIONES SOBRE ESPACIOS

DI S – SIMÉTRICOS
1.1.  s – Variedades
21
21
1.2.  s – Variedades Regulares 24

CE 1.2.1.  s – Variedades Afines




y Riemannianas localmente
regulares 24
1.2.2.  s – Variedades Afines
y Riemannianas Regulares 29
1.2.3.  Relaciones entre s – Variedades,
s – Variedades Localmente
Regulares y s – Variedades
Regulares 31
1.3.  Tratamiento Algebraico
de las s – Variedades Riemannianas
Regulares 33
1.3.1.  s–Variedades Algebraicas,
definición, equivalencia
y existencia 34
1.3.2.  Reducibilidad de s – Variedades
Riemannianas Regulares 37
1.4.  Espacios Simétricos Riemannianos
Generalizados 39
1.5.  Sistemas de Valores Propios 40
2. CLASIFICACIÓN DE LOS ESPACIOS
S-SIMÉTRICOS 45
2.1.  Consideraciones previas 45
2.2.  Lista de la Clasificación 47
2.3.  Obtención de la Lista
de la Clasificación 54
2.3.1.  Metodología a seguir 54
2.3.2.  Dimensión n = 3 57
ÍN
2.3.3.  Dimensión n = 4 70
2.3.4  Dimensión n = 5 92
2.4.  Demostración del Teorema 2.2.1 161
2.4.1.  El Álgebra de las Isometrías 161

DI 2.4.2.  Irreducibilidad
2.4.3.  Los Diferentes Espacios
Simétricos Generalizados
166

CE
no son Isométricos 168
2.5.  s – Estructuras No Paralelas
sobre Espacios Simétricos 170
3. CLASIFICACIÓN DE LOS ESPACIOS
HOMOGÉNEOS NATURALMENTE
REDUCTIVOS DE DIMENSIÓN 5 175
3.1.  Introducción 175
3.2.  Preliminares 176
3.3.  Enunciado de la Clasificación
de los Espacios Homogéneos
Naturalmente Reductivos
de dimensión 5 180
3.4.  Demostración de la Clasificación 183
~
3.4.1.  Clasificación de T
~
y Propiedades sobre R 183
3.4.2.  Obtención de las Álgebras
de Lie k y de los Espacios M
Naturalmente Reductivos
5-dimensionales 192
3.5.  La conmutatividad 211
3.5.1.  Introducción Teórica 211
3.5.2.  Demostración
de la Conmutatividad
de las familias de espacios
del Tipo I al IV del Teorema
de la Clasificación 213
4. CLASIFICACIÓN DE LOS ESPACIOS
HOMOGÉNEOS NATURALMENTE
REDUCTIVOS DE DIMENSIÓN 6 219
~
4.1.  Enunciado de la Clasificación de T 219
~
4.2.  Demostración de la Clasificación de T 221
4.2.1.  Análisis del Caso A (Rango 2) 222
4.2.2.  Análisis del Caso B (Rango 4) 227
4.2.3.  Análisis del Caso C (Rango 6) 247
ÍN
ANEXO A. OPERADORES DIFERENCIALES INVARIANTES 251
A.1.  Funciones Diferenciales sobre  n 251
A.2.  Operadores Diferenciales
sobre Variedades 252

DI A.3.  Operadores Diferenciales Invariantes




sobre Grupos de Lie y Espacios
Homogéneos 254

CE
A.3.1.  Introducción 254
A.3.2.  El Álgebra D(G/H) 255
ANEXO B. CÁLCULOS RELATIVOS
A LOS CAPÍTULOS 2, 3 Y 4 267
B.1.  Cálculos Correspondientes
al Capítulo 2 267
B.2.  Cálculos Correspondientes
al Capítulo 3 271
B.3.  Cálculos Correspondientes
al Capítulo 4 278
NOTACIONES BÁSICAS 283

BIBLIOGRAFÍA 289
PRÓLOGO

Es bien conocida la importancia de los espacios simétricos Riemannianos


introducidos por E. Cartan en 1951. Sin embargo, como estos espacios son bien
conocidos y están completamente estudiados, en las últimas décadas se ha diri­
gido la atención al estudio de los espacios Riemannianos que los generalizan
de manera natural. En particular, los espacios homogéneos naturalmente reduc­
tivos y los espacios s-simétricos Riemanniannos son generalizaciones natura-
les de los espacios simétricos en las que aún quedan problemas abiertos por
resolver.
Así, el objetivo de este escrito es facilitar al lector interesado en el estudio
de los espacios homogéneos naturalmente reductivos y los espacios s-simétricos,
el acceso a la historia de los mismos, a los conocimientos previos necesarios
para su comprensión, a los últimos avances realizados en este tipo de espacios
Riemannianos y a diversos problemas abiertos. Para ello, el primer capítulo
de este libro está dirigido a unificar las definiciones y clarificar los resultados
sobre los definitivamente denominados espacios s – simétricos, y en el segundo
capítulo se estudia el problema de la clasificación de los mismos. Los dos últi­
mos capítulos del libro están dedicados al estudio de los espacios naturalmente
reductivos y al problema de su clasificación.
MANUALES UEX

13
INTRODUCCIÓN

Como una generalización natural de los espacios simétricos Riemannia­


nos, los espacios homogéneos naturalmente reductivos han sido estudiados por
numerosos autores. Así, D’Atri y Ziller en [D’A-Z] han desarrollado una teoría
general con muchos ejemplos y D’Atri y Nickerson han probado que todos los
espacios naturalmente reductivos son espacios cuyas simetrías locales geodési­
cas conservan el volumen, [D’A], [D’A-Ni].
Otros autores, han dirigido su atención al estudio de la relación existente
entre los espacios naturalmente reductivos y los espacios Riemannianos Conmu­
tativos (en el sentido de I. M. Gelfand), que también generalizan a los espacios
simétricos. Para estudiar su geometría, estos comenzaron realizando la clasifi­
cación de los espacios naturalmente reductivos en dimensiones bajas. Así, los
espacios naturalmente reductivos de dimensión tres han sido clasificados por
F. Tricerri y L. Vanhecke en [T-V]. Además, O. Kowalski en [K.4] encontró la
misma clasificación, aunque en un contexto diferente, y además, probó que los
espacios naturalmente reductivos y los espacios conmutativos forman la misma
clase en dimensión tres. Por otra parte, O. Kowalski y L. Vanhecke en [K-V.1]
y [K-V.2] obtienen la clasificación de los espacios naturalmente reductivos y
de los espacios conmutativos en dimensión cuatro, donde de nuevo, se ve que
ambas clases vuelven a ser la misma.
MANUALES UEX

En [K-V.3] los mismos autores dan una clasificación (local) de los espa­
cios naturalmente reductivos de dimensión cinco y, además, prueban que todo
espacio naturalmente reductivo de dimensión cinco es un espacio conmutativo
en el sentido de I. M. Gelfand. Este hecho, da una nueva evidencia de que
la conjetura general “Todo espacio naturalmente reductivo es un espacio de
15
TERESA ARIAS-MARCO

Gelfand”, es cierta. Sin embargo, el recíproco de esta conjetura no es cierto


debido a la existencia de un grupo de Heisenberg generalizado, el cual es un
espacio de Gelfand de dimensión seis pero no un espacio naturalmente reduc­
tivo, [T-V], [Ka].
Este último artículo citado de O. Kowalski y L. Vanhecke motivó a la
autora en [AM] a atacar el problema de la clasificación los espacios homogé­
neos naturalmente reductivos de dimensión seis pero, aunque se han realizado
ciertos avances en esta dirección el problema sigue abierto y, evidentemente, la
obtención de esta clasificación permitirá profundizar en el estudio de las pro­
piedades geométricas de los diversos ejemplos de variedades que se obtengan.
El cuarto capítulo de este libro está dedicado a exponer con todo deta­
lle los avances realizados en esta dirección. Sin embargo, para realizar esta
clasificación es necesario el conocimiento de diversas técnicas utilizadas no
sólo en [K-V.3] sino también en [K.2]. Por ello, estos dos artículos han sido
minuciosamente estudiados respectivamente en los capítulos tercero y segundo
de este escrito.
Por otra parte, para comprender las técnicas utilizadas en la obtención de la
clasificación de los espacios s – simétricos de dimensión ≤ 5 desarrollada en
[K.2], es necesario el conocimiento previo de algunos resultados sobre espacios
s – simétricos.
Por este motivo, siguiendo A. J. Ledger, M. Obata, P. J. Graham y O.
Kowalski en [L], [L-O], [G-L] y [K.1] ha sido desarrollado el primer capítulo
de este libro donde se unifican las definiciones y se clarifican los resultados
sobre los definitivamente denominados espacios s-simétricos.
Más explícitamente, siguiendo la teoría de los espacios simétricos Rie­
mannianos generalizados, dada por A. J. Ledger en [L], los cuales forman una
clase más general que los espacios simétricos de E. Cartan, fueron definidas las
s – variedades afines y Riemannianas por A. J. Ledger y M. Obata en [L-O].
Más tarde, P. J. Graham y A. J. Ledger en [G-L], previa modificación de la
definición de s – variedad afín, definieron las s – variedades regulares como
una clase especial de las s – variedades.
Así, a lo largo del primer capítulo, se enuncian todos estos conceptos junto
con algunas de sus propiedades, con el objetivo de conocer las s – variedades
Riemannianas regulares que O. Kowalski usó para definir los espacios simé­
tricos Riemannianos generalizados o espacios s – simétricos en [K.1] y cuya
MANUALES UEX

clasificación dada en [K.2] se analiza en el segundo capítulo de este libro.


Por otra parte, para poder comprender las técnicas utilizadas en dicha cla­
sificación son especialmente necesarios los apartados dedicados en el primer
capítulo al tratamiento algebraico de las s – variedades y al estudio de los
sistemas de valores propios.
16
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

En el primero de ellos, es muy importante la obtención del teorema de


existencia

“Cualquier s – variedad algebraica es el tipo algebraico de una única simple-


mente conexa s – variedad Riemanniana regular”.

así, como su demostración dada en [K.1], y en la cual, se usa la construcción del


álgebra de Nomizu [N] esencial tanto para la obtención de la clasificación de los
espacios s – simétricos de dimensión ≤ 5 dada en [K.2], como para la obtención
de la clasificación de los espacios naturalmente reductivos cinco dimensionales
dada en [K-V.3]. También, destacar en este apartado la obtención del resultado:
“Una s – variedad Riemanniana regular simplemente conexa es reducible, si
y sólo si, su tipo algebraico es reducible”.

que junto con el apartado dedicado al estudio de los sistemas de valores propios
en el cual se enuncian entre otros, los resultados

“Todo espacio s – simétrico simplemente conexo surge de un sistema de valores


propios maximal”,
“Cada espacio s – simétrico obtenido a partir del producto interior positivo
~
g o y los tensores S o , To de tipo (1,1) y (1,2) respectivamente, puede también ser
obtenido a partir del sistema de valores propios ( Θ1 ' , … , Θ n ' ) asociado a S o ”.

“Cada s – variedad algebraica, tal que S o tenga un sistema de valores propios


reducible, es reducible”

permite probar que


“Cada espacio s – simétrico simplemente conexo, que procede de un sistema
de valores propios reducible, es reducible”

así, se podrá restringir y, por tanto, simplificar la búsqueda de la clasificación


dada en [K.2] de forma considerable.
A la hora de abordar el problema de la clasificación de los espacios
s – simétricos es posible seguir las dos líneas siguientes:
MANUALES UEX

A)  Dado un orden k, encontrar todos los espacios s – simétricos de ese


orden.
B)  Dada una dimensión n, encontrar en esa dimensión todos los espacios
s – simétricos.
17
TERESA ARIAS-MARCO

Para resolver el problema indicado en B), lo más natural es comenzar con la


dimensión n = 2 donde, se sabe que los espacios s – simétricos son los espacios
simétricos Riemannianos. Así, todo espacio s – simétrico de dimensión 2 tiene
orden k = 2 y por tanto, es un espacio simétrico en el sentido de E. Cartan
cuya clasificación ya es conocida; por ello, estos espacios no son considerados
en la clasificación estudiada por O. Kowalski en [K.2], la cual es desarrollada
en el segundo capítulo de este libro y proporciona la solución al problema B)
para las dimensiones n = 3, 4 y 5 . En particular, se obtiene un único tipo de
espacio s – simétrico de orden cuatro en dimensión tres, un único tipo de espa­
cio s – simétrico de orden tres en dimensión cuatro y, nueve tipos de espacios
s – simétricos en dimensión cinco, de los cuales ocho son de orden cuatro y
uno es de orden seis.
Así, los tres primeros apartados del segundo capítulo de este libro se han
dedicado al desarrollo y estudio de las técnicas utilizadas para la obtención
de la citada clasificación, centrándonos principalmente, en el método aplicado
para obtener la variedad homogénea correspondiente del espacio s – simétrico
buscado, que será de gran utilidad en el tercer capítulo.
Para dar consistencia a la lista de la clasificación aquí enunciada, es con­
veniente poder afirmar que

“Dos espacios excepcionales pertenecientes a tipos distintos son no isométricos


y, además, en cada tipo los parámetros correspondientes a la métrica Riemanniana
son invariantes infinitesimales”.

Por ello, el cuarto apartado del segundo capítulo de este libro se ha dedicado
a la demostración de esta afirmación.
Para finalizar este segundo capítulo y como aplicación del estudio realizado
en los apartados anteriores, se prueba que es cierta la conjetura enunciada en
[K.1]

“Existen s – estructuras no paralelas sobre variedades simétricas Rieman-


nianas”.

En efecto, para probar que esta conjetura es cierta es necesario analizar


los distintos espacios s – simétricos de dimensión 2, 3, 4 y 5 con el fin de
encontrar algún ejemplo.
El tercer capítulo, dedicado al estudio de [K-V.3], consta de cinco aparta­
dos donde, primero se recordarán ciertas definiciones y resultados relativos de
MANUALES UEX

espacios homogéneos reductivos y naturalmente reductivos, posteriormente se


desarrollará la clasificación y, finalmente, se probará la conmutatividad de cada
uno de los espacios de la lista de la clasificación.
Para la obtención de dicha clasificación, primero se clasifican las estructuras
algebraicas, abstractas y naturalmente reductivas R , T y g sobre un espacio
18
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

vectorial V de dimensión 5, obteniendo un número finito de tipos. Entonces,


eliminando los casos descomponibles que vayan apareciendo a lo largo de la
demostración, así como los casos en los que se obtendría un espacio simétrico
y, procediendo sobre cada tipo como se indica en los dos primeros apartados, se
obtienen cuatro tipos distintos de familias de espacios naturalmente reductivos.
El objetivo del quinto apartado es probar la conmutatividad de los distintos
tipos de familias de espacios obtenidos. Para ello, se realiza un breve resumen
de los conceptos teóricos necesarios acerca de espacios conmutativos y se
indica la metodología a seguir. Además, para profundizar en la comprensión de
la teoría aquí utilizada, siguiendo [H.2] se han desarrollado algunos conceptos
sobre Operadores Diferenciales en el Anexo A.
En el cuarto y último capítulo, se clasifica la estructura abstracta y natural­
mente reductiva T sobre un espacio vectorial de dimensión seis que, según el
método seguido en el capítulo anterior, es el primer paso a seguir para demostrar
el Teorema de Clasificación buscado.
Así, teniendo en cuenta los conceptos teóricos utilizados en dicho capítulo
y, eliminando los casos descomponibles que vayan apareciendo a lo largo de
la demostración, así como los casos en los que se obtendría un espacio simé­
trico, se obtienen seis tipos distintos de estructuras abstractas y naturalmente
reductivas T sobre un espacio vectorial de dimensión seis.
Por otra parte, es bien conocido que en dicha clasificación debe aparecer la
variedad bandera U (3) U (1) × U (1) × U (1) , que admite una estructura nearly-kae­
hler, según la terminología de los especialistas en geometría casi-Hermítica. En
efecto, es bien sabido que esta variedad es un espacio homogéneo naturalmente
reductivo de dimensión seis y a su vez, un espacio s – simétrico de orden tres.
Para realizar un análisis más pormenorizado de las propiedades geométricas de
esta variedad se puede consultar la siguiente bibliografía, [B-U], [G.1], [G.2],
[Wo-G.1], [Wo-G.2].

MANUALES UEX

19
1.  NOCIONES SOBRE ESPACIOS S – SIMÉTRICOS

Siguiendo la teoría de los espacios Simétricos Riemannianos generalizados,


dada por A. J. Ledger en [L], los cuales forman una clase más general que los
espacios simétricos de E. Cartan, fueron definidas las s – variedades afines y
Riemannianas por A. J. Ledger y M. Obata en [L-O]. Más tarde, P. J. Graham
y A. J. Ledger en [G-L], previa modificación de la definición de s – variedad
afín, definieron las s – variedades regulares como una clase especial de las
s – variedades.
A lo largo de este capítulo, se recordarán todos estos conceptos, así como
algunas de sus propiedades, pero nuestro objetivo será conocer las s – variedades
Riemannianas regulares, ya que O. Kowalski [K.1] usó este último concepto
para definir los espacios Simétricos Riemannianos generalizados o espacios
s – simétricos, y así, en el siguiente capítulo poder analizar su clasificación.
Los apartados dedicados al tratamiento algebraico de las s – variedades y
al estudio de los sistemas de valores propios, serán especialmente necesarios
para poder comprender las técnicas utilizadas en dicha clasificación.

1.1.  S – VARIEDADES
MANUALES UEX

Para cualquier variedad Riemanniana (M,g), se denotará por T( M ) el grupo


de Lie de todas las isometrías de (M,g) en sí misma. Una isometría, sx ∈ T ( M ) ,
para la cual x ∈ M es un punto fijo aislado, se denominará simetría Riemanniana
en x. Un punto x ∈ M, es un punto fijo aislado de una simetría sx, si y sólo si, sx
21
TERESA ARIAS-MARCO

induce sobre el espacio tangente TxM en x una transformación ortogonal S x = ( sx )* x ,


la cual no tiene vectores invariantes (salvo el vector nulo).

Definición 1.1.1
Una s – variedad Riemanniana es una variedad Riemanniana (M,g) junto
con una aplicación s: M → T ( M ) , tal que para cada x ∈ M la imagen sx es
una simetría Riemanniana en x.
Notar que no se ha supuesto ninguna hipótesis de continuidad sobre s y
además debido a F. Brickell, se tiene la siguiente propiedad sobre el grupo de
isometrías, cuya demostración puede ser vista en [L–O].

Teorema 1.1.2
El grupo de todas las isometrías sobre una s – variedad Riemanniana es
transitivo.
Para cualquier variedad afín (M, ∇), A (M, ∇) denotará el grupo de Lie de
todas las transformaciones afines de (M, ∇) en si mismo.

Definición 1.1.3
Una transformación afín sx ∈ A(M, ∇), para la cual x ∈ M es un punto fijo
aislado, se denominará simetría afín en x.

Definición 1.1.4
Una s – variedad afín es una variedad afín (M, ∇) junto con una aplicación
s: M → A(M, ∇) tal que,

ii)  para cada x ∈ M, la imagen sx es una simetría afín en x,


ii)  el campo tensorial S, definido mediante la relación S x = ( sx )* x , es dife­
renciable. Así, S es un campo tensorial diferenciable de tipo (1,1).

Nota 1.1.5
Análogamente, se define el campo tensorial S sobre una s – variedad Rie­
manniana, aunque en este caso no tiene porque ser diferenciable. Tanto sobre
s – variedades Riemannianas como afines, se dirá que S es el campo tensorial
de la simetría.
MANUALES UEX

Nota 1.1.6
Una transformación afín (resp. isometría) ø: M → M es una simetría afín
(resp. Riemanniana) en x ∈ M, punto fijo de ø, si y sólo si, la diferencial
φ* x : Tx M → Tx M no tiene el 1 como valor propio.
22
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

El resultado análogo al Teorema 1.1.2 es probado en [L-O] bajo la hipótesis


de que la aplicación s: M → A( M , ∇) sea diferenciable. Sin embargo, en [G-L]
se observa que ese resultado puede ser extendido a la definición aquí dada, en
la cual no se ha tenido en cuenta dicha hipótesis.

Teorema 1.1.7
El grupo de todas las transformaciones afines sobre una s – variedad afín
es transitivo.
La siguiente definición fue introducida en [L] bajo la hipótesis de que la
aplicación s: M → T ( M ) fuese diferenciable, sin embargo aquí, siguiendo [L–O],
no se tendrá en cuenta esta hipótesis.

Definición 1.1.8
Una simetría sx se denominará simetría de orden k en x, si k es el menor
entero positivo tal que sk x = Id., así, una s – variedad Riemanniana de orden
k es una s – variedad Riemanniana con una simetría de orden k en cada punto.
Observar que una s – variedad Riemanniana de orden 2 no es más que un
espacio simétrico en el sentido ordinario.

Nota 1.1.9
Sea M una s – variedad Riemanniana de orden k > 1, donde además, la
aplicación s: M → T ( M ) es diferenciable. Así, el campo tensorial S satisface la
ecuación Sk = Id. y, por tanto, los valores propios de S son las raíces k-ésimas de
la unidad. Debido a que S es continua, se obtiene que cada raíz debe ser cons-
tante sobre M. Por otra parte, puesto que S es real, los valores propios aparecen
como pares de números conjugados, excepto para el valor propio –1, si existe.
Por ello, en cada punto x de M se tiene una única descomposición de TxM como
suma directa de espacios propios:

TxM = T(x, -1)M ⊕ T(x,1)M ⊕  ⊕ T(x,r)M


donde T(x,-1) M, denota el espacio propio correspondiente al valor propio –1 y T(x,j)
M , 1 ≤ j ≤ r , son los espacios propios correspondientes a los valores propios
Cos Φ j ± i Sen Φ j .
Además, si k es impar, no se tiene el valor propio real -1.
MANUALES UEX

Nota 1.1.10
Sea M una s – variedad Riemanniana de orden k, tal que los únicos valores
propios del campo tensorial S son q (no real) y su conjugado θ . Entonces, M
es un espacio localmente simétrico ó k = 3.
23
TERESA ARIAS-MARCO

1.2.  S – VARIEDADES REGULARES

El objetivo de este apartado será, siguiendo [G-L], conocer algunas propieda­


des de las s – variedades regulares. Para ello, se comenzará con su estudio local,
resaltando los teoremas que generalizan, en términos de campos tensoriales,
la condición ∇R = ∇T = 0 para los espacios localmente simétricos [K-N]. El
paso esencial para conseguir estos resultados es la introducción de una segunda
conexión para la cual, los correspondientes campos tensoriales torsión y curva­
tura son paralelos. Seguidamente, se realizará el estudio global, donde se verá
que cada s – variedad regular tiene asociado un campo tensorial S de tipo (1,1),
el cual se correspondería con –I en el caso de estar en un espacio simétrico
y, además, que el grupo de las transformaciones afines (o Riemannianas), que
conserva S, es transitivo. Para terminar, se resaltarán algunos teoremas que
relacionan los estudios local y global.

1.2.1.  S – Variedades Afines y Riemannianas localmente regulares

En primer lugar se aclararán algunas notaciones utilizadas en el resto del


subapartado.
Dados p, q enteros no negativos, se denota por F(M) el anillo de las fun­
ciones diferenciables valuadas reales sobre M y por ℑ(p,q )(M) el módulo sobre
F(M) de todos los campos tensoriales diferenciables de orden contravariante p y
orden covariante q. Así, en particular se tiene que ℑ(0,0 )(M) = F(M). Además, si

ℑ(M) = ∑
p , q =0
ℑ(p,q )(M)

y D( M ) denota el álgebra de Lie de todas las derivaciones de grado cero


actuando sobre ℑ(M), se tiene que la subálgebra de las derivaciones que anulan
F(M); es decir, las derivaciones que actúan como endomorfismos sobre cada
espacio tangente TxM, se identifica con ℑ(1,1)(M ).
Finalmente, si ∇ es una conexión afín sobre M y P ∈ ℑ(p,q)(M) entonces,
∇P se define mediante

(∇P)( w1 , , w p , X 1 , , X q , X ) = (∇ X P)( w1 , , w p , X 1 , , X q )

1 p
para todo w , , w ∈ ℑ(0,1 )(M) y X 1 , , X q ∈ ℑ(1,0 )(M).
MANUALES UEX

Definición 1.2.1.1
Una s – variedad afín (resp. Riemanniana) localmente regular es una
variedad afín (resp. Riemanniana) M junto con una aplicación s, definida sobre
M, con las siguientes propiedades:
24
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

iii)  Para cada x ∈ M, sx es una simetría local en x, es decir, existen U, V


entornos de x, tal que sx: U → V es una transformación afín (resp. isometría)
para la cual, x es un punto fijo aislado;
iii)  Sea S el campo tensorial definido sobre M mediante

Sx = ( sx )* x , para todo x ∈ M.

Entonces, S es localmente s – invariante, es decir, para cada x ∈ M, existe W


entorno de x tal que

( sx )* (SX ) = S ( ( sx )* X ), para todo X ∈ ℑ(1,0 )(W).

iii)  S ∈ ℑ(1,1 )(M).

Nota 1.2.1.2
Se dirá que la variedad afín (resp. Riemanniana) M admite una s – estruc-
tura localmente regular, si M junto con s es una s – variedad afín (resp.
Riemanniana) localmente regular. Por ejemplo, un espacio localmente simétrico
afín o Riemanniano (de Cartan) admite una s – estructura localmente regular,
definida mediante las familias de simetrías geodésicas que en particular son
simetrías locales de orden 2 en cada punto. En este caso S = − I donde, I es el
campo tensorial identidad.
A continuación, se resaltarán algunos lemas necesarios para probar los
teoremas que generalizan, en términos de campos tensoriales, la condición
∇R = ∇T = 0 para los espacios localmente simétricos, es decir, dan definiciones
equivalentes a la Definición 1.2.1.1.

Definición 1.2.1.3
Dados A ∈ ℑ(1,1 )(M) y P ∈ ℑ(p,q )(M), p + q > 0. Se dirá que P es A – inva-
riante si para todo w1,…, wp ∈ ℑ(0,1 )(M) y X1 ,…, Xq ∈ ℑ(1,0 )(M),
P(w1A,…, wpA, X1,…, Xq ) = P(w1,…, wp, AX1,…, AXq ) ,

donde, si w ∈ ℑ(0,1 )(M) y X ∈ ℑ(1,0 )(M), wA viene definido por


MANUALES UEX

(wA)X = w(AX).

En particular, si P ∈ ℑ(1,q )(M), entonces P es A – invariante, si y sólo si,


para todo X1 ,…, Xq ∈ ℑ(1,0 )(M),

A(P(X1,…, Xq)) = P(AX1,…, AXq ) .


25
TERESA ARIAS-MARCO

Lema 1.2.1.4
Sea ( M , ∇) una variedad afín y se supone dado A ∈ ℑ(1,1 )(M) tal que, sobre
cada espacio tangente TxM el endomorfismo Ax no tiene ni el valor propio 0 ni el
valor propio 1. ∇* será la conexión afín sobre M, definida de la forma siguiente:
∇*X Y = ∇X Y – (∇(I – A )–1X A) A–1Y, para todo X, Y ∈ ℑ(1,0 )(M).
Se prueba fácilmente que si P y ∇P son campos tensoriales A – invariantes,
entonces ∇*P = 0.
Nota 1.2.1.5
Para simplificar la notación, se define D ∈ ℑ(1,2 )(M) como

D X Y = D ( X , Y ) = (∇(I –A )-1X A) A-1Y, para todo X, Y ∈ ℑ(1,0 )(M).


Así, ∇* queda definida por la siguiente expresión:

∇*X Y = ∇X Y – D X Y, para todo X, Y ∈ ℑ(1,0 )(M).

Lema 1.2.1.6
Si ∇A y ∇2A son A - invariantes, entonces D y ∇D son A - invariantes.

Lema 1.2.1.7
Sea ( M , ∇) una s – variedad afín localmente regular con campo tensorial
de simetría S y sea D el campo tensorial definido por

D X Y = (∇(I – S )–1X S ) S –1
Y, para todo X, Y ∈ ℑ(1,0 )(M).1
Entonces, los campos tensoriales R, ∇R, T, ∇T, ∇S, ∇2S, D y ∇ D son
localmente s – invariantes; es decir, para cada x ∈ M, éstos son invariantes
bajo la acción de sx sobre algún entorno de x.

Lema 1.2.1.8
Sean ( M , ∇) una s – variedad afín localmente regular y P un campo ten­
sorial sobre M.
ii)  Si P es S – invariante y paralelo entonces, es localmente s – invariante.
ii)  Si P es localmente s – invariante entonces, es S – invariante.
MANUALES UEX

En particular, siguiendo la notación del lema anterior, se tiene que los cam­
pos tensoriales R, ∇R, T, ∇T, ∇S, ∇2S, D y ∇D son S – invariantes.

1
Notar que S es invertible ya que para cada x ∈ M, sx es una transformación local afín y, que
I – S también es invertible debido a la Nota 1.1.6. Por tanto, D existe y está bien definido.
26
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Lema 1.2.1.9
Sean ∇ y ∇* conexiones afines sobre M tales que el campo tensorial D ,
definido por la relación D X Y = ∇X Y – ∇*X Y, satisface ∇* D = 0. Entonces, para
todo X, Y ∈ ℑ(1,0 )(M),

T* ( X , Y ) = T ( X , Y ) + D Y X – D X Y,
y

R* ( X , Y ) = R ( X , Y ) – [ D X , D Y ] – D T*(X,Y ).

Lema 1.2.1.10
Sean ( M , ∇) una s – variedad afín localmente regular con D definida
como en el lema 2.2.1.7 y ∇* la conexión afín definida por

∇*X Y = ∇X Y – D X Y, para todo X, Y ∈ ℑ(1,0 )(M).


Entonces, ( M , ∇* ) es una s – variedad afín localmente regular sobre la
cual, ∇*P = 0 para cualquier campo tensorial P localmente s – invariante. En
particular,

∇*R = ∇*T = ∇*S = ∇* D = ∇*T* = ∇*R* = 0.


Haciendo uso de los anteriores lemas, se obtiene el siguiente teorema (ver
[G-L] ) que proporciona definiciones equivalentes y más manejables, que la
Definición 1.2.1.1 en el caso afín.

Teorema 1.2.1.11
Las siguientes definiciones son equivalentes:

ii)  ( M , ∇) es una s – variedad afín localmente regular con campo tensorial


de simetría S ;
ii)  ( M , ∇) es una variedad afín sobre la cual existe una conexión afín ∇*,
tal que

a)  ( M , ∇*) es una s – variedad afín localmente regular con campo


tensorial de simetría S,
b)  el campo tensorial D , definido por la relación DX Y = ∇ X Y − ∇*X Y ,
MANUALES UEX

es S – invariante,
c)  ∇* D = ∇*T* = ∇*R* = 0;

iii)  ( M , ∇) es una variedad afín sobre la cual existe un campo tensorial


S ∈ ℑ(1,1 )(M) tal que:
27
TERESA ARIAS-MARCO

a) S e I – S son invertibles.


b)  Los campos tensoriales, R, ∇R, T, ∇T, ∇S y ∇2S son S – invariantes.
En el caso Riemanniano se tiene un teorema análogo al anterior, que es
el siguiente:

Teorema 1.2.1.12
Las siguientes definiciones son equivalentes:
iii)  ( M , g ) es una s – variedad Riemanniana localmente regular con campo
tensorial de simetría S ;
iii)  ( M , g ) es una variedad Riemanniana sobre la cual existe una conexión
afín ∇* tal que
a)  ( M , ∇*) es una s – variedad afín localmente regular con campo
tensorial de simetría S,
b)  g es S – invariante,
c)  ∇*g = ∇*T* = ∇*R* = 0;
iii)  ( M , g ) es una variedad de Riemann sobre la cual existe un campo
tensorial S ∈ ℑ(1,1)(M) tal que:
a)  I – S es invertible.
b)  Los campos tensoriales g, R, ∇R, ∇S y ∇ 2 S son S – invariantes2.
Notar que si S = –I, entonces el Teorema anterior se reduce a:

Teorema 1.2.1.13
Un espacio Riemanniano es localmente simétrico, si y sólo si, ∇R = 0.

Demostración
En un espacio Riemanniano localmente simétrico ( M , g ) , se sabe que S = - I.
Por tanto, el operador D es 0 ya que,

1
D X Y = (∇(I – S)–1X S) S–1 Y = (∇(2 I )–1X (–I )) (–I )–1 Y = (∇ 1 I ) IY = (∇ X I)Y = 0
IX 2
MANUALES UEX

para todo X, Y ∈ ℑ(1,0 )(M).


Y, como la conexión afín ∇* viene definida por

2
∇ simboliza la conexión Riemanniana de g. Por tanto, ∇T = 0.
28
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

∇*X Y = ∇X Y – D X Y, para todo X, Y ∈ ℑ(1,0 )(M),


se tiene que ∇* = ∇. Aplicando esto en el apartado ii) c) del Teorema 1.2.1.12,
se obtiene ∇g = ∇T = 0 (resultado ya conocido debido a que ∇ es la conexión
de Levi-Civita) y ∇R = 0.
Debido al Teorema 1.2.1.11 y al Teorema 7.7 de [K-N, Capítulo VI], se tiene
el siguiente resultado, cuya prueba puede verse en [G-L]:

Teorema 1.2.1.14
Sea ( M , ∇) (resp. ( M , g ) ) una s – variedad afín (resp. Riemanniana) local­
mente regular. Entonces, ( M , ∇) (resp. ( M , g ) ) y el campo tensorial de simetría
S son analíticos.

1.2.2.  s – Variedades Afines y Riemannianas Regulares

Definición 1.2.2.1
Una s – variedad Riemanniana regular M es una s – variedad Rieman­
niana tal que,
i)  el campo tensorial de simetría S es s – invariante3 ,
ii)  S es C∞.
Debido a la Definición 1.1.4, una s –variedad afín ya cumple la propiedad
ii) y, por tanto, en este caso se tiene la siguiente definición:

Definición 1.2.2.2
Una s – variedad afín regular M es una s – variedad afín, tal que el campo
tensorial de simetría S es s – invariante.

Nota 1.2.2.3
Una s – variedad afín (resp. Riemanniana) regular M es claramente una
s – variedad afín (resp. Riemanniana) localmente regular.

Nota 1.2.2.4
De forma análoga a la Nota 1.2.1.2 y usando la Definición 1.1.8, se dirá que
una variedad Riemanniana M admite una s – estructura regular de orden k si
MANUALES UEX

ii)  M junto con s es una s – variedad Riemanniana regular,

3
Un campo tensorial se dice ϕ – invariante si es invariante bajo la acción de la aplicación ϕ:
M → M.
29
TERESA ARIAS-MARCO

ii)  Para todo x∈M, sx es una simetría de orden k en x.

Recordar que k es el menor entero tal que skx = Id., para todo x∈M.

Nota 1.2.2.5
Sea P un campo tensorial sobre una s – variedad afín ó Riemanniana regular.
Entonces, como en el Lema 1.2.1.8:

ii)  Si P es S – invariante y paralelo entonces, es s – invariante .


ii)  Si P es s – invariante entonces, es S – invariante.

Proposición 1.2.2.6
Una s – variedad afín ó Riemanniana es una s – variedad regular si y sólo si

ii)  para todo x, y, z ∈ M, sx (y) = z implica que sx o sy = sz o sx ,


ii)  S es C∞.

El siguiente gráfico ilustra el significado de las composiciones anteriores:


sy
sy(t) y t

x sx

sx(t) z = sx(y) sz(sx(t)) = sx (sy(t))


sz

Debido al siguiente teorema se sabe que cada s – variedad Riemanniana
regular M es una variedad Riemanniana homogénea G/H.
MANUALES UEX

Teorema 1.2.2.7
Sea M una s – variedad afín (resp. Riemanniana) regular. Entonces M = G/H,
donde G es el subgrupo cerrado de todas las transformaciones afines (resp.
isometrías) de M que conservan S y H es el subgrupo de isotropía de G en un
punto arbitrario de M.
30
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Demostración

Como G es un subgrupo cerrado de A( M , ∇) (resp. T ( M ) ), por el Teorema


del subgrupo cerrado [W, Teorema 3.21], se tiene que G, en particular, es Grupo
de Lie. Así, bastará comprobar que G es transitivo sobre M para poder aplicar el
Teorema de la Variedad Homogénea [W, Teorema 3.62] y concluir que M = G/H.

Veamos que G es transitivo sobre M. Si M es una s – variedad afín (resp.


Riemanniana), por el Teorema 1.1.7 (resp. Teorema 1.1.2) se sabe que A( M , ∇)
(resp. T ( M ) ) es transitivo sobre M. Debido a que en la demostración de este
teorema sólo se usa la composición de simetrías afines (resp. Riemannianas), se
sigue que, el subgrupo G’ de A( M , ∇) (resp. T ( M ) ) generado por las simetrías
afines (resp. Riemannianas) es transitivo sobre M. En nuestro caso, M es una
s – variedad afín (resp. Riemanniana) regular. Así, si se considera G como el
subgrupo de A( M , ∇) (resp. T ( M ) ) cuyos elementos conservan el campo ten­
sorial de simetría S; es decir, para todo ϕ ∈ G se tiene que S es ϕ - invariante,
que G’ está contenido en G y, por tanto, que G es transitivo sobre M.

1.2.3. Relaciones entre s – Variedades, s – Variedades Localmente Regulares


y s – Variedades Regulares

Los siguientes teoremas, cuya demostración puede ser consultada en [G-L],


permitirán relacionar los resultados de los anteriores apartados.

Teorema 1.2.3.1

Una s – variedad afín (resp. Riemanniana) localmente regular, completa


y simplemente conexa es una s – variedad afín (resp. Riemanniana) regular.

Supongamos que M es completa pero no necesariamente simplemente


conexa. Usando el teorema anterior y algunos resultados conocidos de la teoría
de espacios de recubrimiento se tiene el siguiente resultado:

Teorema 1.2.3.2

Sea M una s – variedad afín (resp. Riemanniana) localmente regular com­


MANUALES UEX

pleta. Entonces, M es el espacio cociente de una completa y simplemente


conexa s – variedad afín (resp. Riemanniana) M ′ , factorizada por un grupo
de transformaciones afines (resp. isometrías) actuando libre, propia y discon­
tinuamente sobre M ′ .

Finalmente, para cualquier s – variedad M localmente regular se tiene:


31
TERESA ARIAS-MARCO

Teorema 1.2.3.3
Sea ( M , ∇) (resp. ( M , g ) ) una s – variedad afín (resp. Riemanniana) local­
mente regular. Entonces, para cada x ∈ M existe una s – variedad afín (resp. Rie­
manniana) ( M ', ∇ ') (resp. ( M ', g ') ) la cual representa a ( M , ∇) (resp. ( M , g ) )
localmente; es decir, existen entornos U de x y U '  M ' y, una transformación
afín (resp. una isometría) entre ellos, ϕ: U → U ' .
Siguiendo [K.1], se destacarán las siguientes definiciones que permitirán
relacionar entre si s – variedades Riemannianas regulares:

Definición 1.2.3.4
Dos s – variedades Riemannianas regulares ( M , g ) y ( M ', g ') se dicen
isomorfas si existe un difeomorfismo F: M → M ' (llamado isomorfismo) tal
que:

i) ii) F: ( M , g ) → ( M ', g ') es una isometría.


ii)  Para todo x ∈ M se tiene F o sx = s ′F ( x ) o F.

Nota 1.2.3.5
La condición ii) puede ser remplazada por:

ii)’  F* (S) = S ' ; es decir, F* o S = S ' o F* sobre el fibrado tangente T(M).

Definición 1.2.3.6
Dos s – variedades Riemannianas regulares ( M , g ) y ( M ', g ') se dicen
que son localmente isomorfas si para cualesquiera p ∈ M y p ' ∈ M ' , existe
una isometría Φ de un entorno de p, U, a un entorno de p ' , U ' , tal que

Φ * ( S |U ) = S '|U ' .

Nota 1.2.3.7
Debido a que en cualquier s – variedad Riemanniana regular el campo
tensorial S es s – invariante, será suficiente verificar la condición anterior para
un par de puntos fijados, p ∈ M y p ' ∈ M ' .
MANUALES UEX

Nota 1.2.3.8
Usando el Teorema 1.2.1.14 y el Corolario 6.4 de [K-N, Capítulo VI], se
obtiene que dos s – variedades Riemannianas regulares, simplemente conexas
y localmente isomorfas siempre son globalmente isomorfas.
32
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Por otra parte, usando el Teorema 1.2.3.2 se obtiene:

Teorema 1.2.3.9
Para toda s – variedad Riemanniana regular ( M , g ) , existe una s – varie­
dad Riemanniana regular ( M ', g ') simplemente conexa que la cubre tal que,
la aplicación del cubrimiento es un isomorfismo local en el entorno de cada
punto de M ' .

Nota 1.2.3.10
Si ( M ', g ') es la variedad Riemanniana que cubre universalmente una
s – variedad Riemanniana regular dada ( M , g ) , se tiene que la aplicación del
cubrimiento universal π induce sobre ( M ', g ') una aplicación s ' : M ' → T ( M ')
tal que, para cada y ∈ M ' , la imagen s ′y es una simetría Riemanniana local en
y. Además, para cada y ∈ M ' , s ′y puede ser extendida obteniendo así que s ′y
es una simetría Riemanniana global en y. Así, π * ( S ' ) = S.

1.3. TRATAMIENTO ALGEBRAICO DE LAS S – VARIEDADES


RIEMANNIANAS REGULARES

Dada una s – variedad Riemanniana regular, se denota por ∇ la conexión


Riemanniana sobre ( M , g ) y por S el campo tensorial de simetría asociado a s.
Usando los Lemas 1.2.1.7 y 1.2.1.10, se introduce la conexión canónica ∇ como:
 Y = ∇ Y – D Y

donde, X X X
(1.1 )
D X Y = (∇(I – S )–1X S) S–1 Y
y X, Y son campos vectoriales arbitrarios sobre M.
Debido al Lema 1.2.1.10, en el que se indican las propiedades básicas de la
conexión ∇ , se sabe que ∇
 R = ∇
 T = ∇
g =∇
 S = 0 . Además, usando el Teorema
4.5 de [K-N, Capítulo IV] y el Teorema 1.1.7, se demuestra fácilmente que:

Teorema 1.3.1
La variedad afín ( M , ∇  ) correspondiente a la s – variedad Riemanniana
regular ( M , g ) es completa.
Dada la s – variedad Riemanniana regular ( M , g ) , se denota por o un punto
MANUALES UEX

fijado de M y por V = ToM su correspondiente espacio tangente.

Teorema 1.3.2
~ ~
Los campos tensoriales S, g, R , T satisfacen en el punto inicial o, las
siguientes condiciones de compatibilidad algebraicas:
33
TERESA ARIAS-MARCO

iii)  Las transformaciones lineales sobre V, So e Io – So, son no singulares.


~
iii)  Para cualesquiera X, Y ∈ V el endomorfismo Ro ( X , Y ) actúa como una
derivación sobre el álgebra tensorial ℑ(V) satisfaciendo:

Ro ( X , Y ) So = Ro ( X , Y ) g o = Ro ( X , Y ) Ro = Ro ( X , Y )To = 0.


~ ~
iii)  Los tensores g o , Ro , To son invariantes por So.
~ ~ ~ ~
iv)  Ro ( X , Y ) = − Ro (Y , X ) , To ( X , Y ) = −To (Y , X ) .
iv)  La primera identidad de Bianchi S[ Ro ( X , Y ) Z − To (To ( X , Y ), Z )] = 0.
~ ~
vi)  La segunda identidad de Bianchi S [ Ro (To ( X , Y ), Z ) ] = 0.

Para demostrar este Teorema sólo es necesario utilizar las propiedades


~
básicas de ∇ .

1.3.1.  s–Variedades Algebraicas, definición, equivalencia y existencia

A continuación se ve que las relaciones algebraicas i) – vi) caracterizan


completamente la estructura de una s – variedad Riemanniana regular. Para ello,
siguiendo [K.1], se introduce el concepto de s – variedad algebraica como sigue:

Definición 1.3.1.1
~ ~
Una s – variedad algebraica es una colección (V, g o , S o , Ro , To ), don­
de V es un espacio vectorial, go es un producto interior positivo sobre V y So,
~
To son tensores de tipo (1,1), (1,3) y (1,2) respectivamente, de forma que las
condiciones i) – vi) del Teorema 1.3.2 son satisfechas.

Definición 1.3.1.2
~ ~
Dos s – variedades algebraicas (Vi, gi, Si, Ri , Ti ), i = 1, 2, se denominarán
isomorfas si existe un isomorfismo lineal de espacios vectoriales f : V1 → V2 tal
~ ~ ~ ~
que f(g1) = g2, f(S1) = S2, f( R1 ) = R2 , f( T1 ) = T2 .4
El siguiente teorema, permitirá relacionarlas con las s – variedades Rie­
mannianas regulares.

Teorema 1.3.1.3
MANUALES UEX

Sea ( M , g ) una s – variedad Riemanniana regular. Entonces:

4
Aquí f indica, en cada caso, la extensión a las correspondientes álgebras tensoriales; ver [K-N,
Capítulo I].
34
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

1. Para cada punto p ∈ M , la colección (TpM, gp, Sp, R p , Tp ) es una s –


variedad algebraica.
2. Para cualquier par de puntos p, q ∈ M , las correspondientes s – variedades
algebraicas son isomorfas.

Demostración
1. Es debido al Teorema 1.1.2.
2. Dados p, q ∈ M , por el Teorema 1.1.7, se sabe que existe g ∈ Α(Μ , ∇  ) tal
 , Α (Μ , ∇
que g ( p ) = q y, además, por la definición de ∇  ) preserva g y S.
Entonces, se obtiene g* p : TpM → TqM, el cual es el isomorfismo querido.

Este Teorema motiva la siguiente definición:

Definición 1.3.1.4
El tipo algebraico de una s – variedad Riemanniana regular ( M , g ) ,
es la clase de isomorfía de una s – variedad algebraica asociada, (TpM, gp, Sp,
R p , Tp ), p ∈ M. 5
El siguiente teorema muestra cuando dos s – variedades Riemannianas
regulares son equivalentes.

Teorema 1.3.1.5
Dos s – variedades Riemannianas regulares son localmente isomorfas, si y
sólo si, tienen el mismo tipo algebraico.

Corolario 1.3.1.6
Sean ( M , g ) una s – variedad Riemanniana regular y ( M ' , g ' ) una s ' –
variedad Riemanniana regular. Entonces, son localmente isomorfas, si y sólo
si, en al menos un par de puntos, p ∈ M , p '∈ M ' existe un isomorfismo lineal
f : TpM → T p ' M ' tal que

f ( g p ) = g ′p′ , f ( S p ) = S ′p′ , f ( (∇S) p ) = (∇ ′S ′) p′ , f ( R p ) = R ′p′ .


A continuación se ve el teorema de existencia.

Teorema 1.3.1.7
MANUALES UEX

Cualquier s – variedad algebraica es el tipo algebraico de una única sim­


plemente conexa s – variedad Riemanniana regular.

5
Naturalmente, no se diferenciará entre s – variedades algebraicas y sus clases de isomorfía.
35
TERESA ARIAS-MARCO

La demostración de este teorema dada en [K.1], está basada en la prueba


del Teorema 1.2.3.3, en la cual, se usa la construcción del álgebra de Nomizu
[N, Pág. 62].

Demostración
~ ~
Sea, (V, g o , S o , Ro , To ), una s – variedad algebraica. Se define h como
el álgebra de Lie de todos los endomorfismos A de V que, actuando como una
derivación, satisfacen

~ ~
A( g o ) = A( S o ) = A( Ro ) = A( To ) = 0.
~
En particular, Ro ( X , Y ) ∈ h para cualesquiera X, Y ∈ V. Entonces, se
define el álgebra de Lie g , como V ⊕ h , con la siguiente tabla de multiplicar

[ X , Y ] = (−To ( X , Y ), − Ro ( X , Y )) 

[ A, X ] = AX  X , Y ∈ V; A,B ∈ h . (1.2 )


[ A, B ] = AB − BA 

Se puede ver fácilmente que usando las condiciones v) y vi) del Teorema
1.1.2 se obtienen las identidades de Jacobi.
Sean G el grupo de Lie simplemente conexo cuya álgebra de Lie es g y H
el subgrupo de Lie conexo cuya álgebra de Lie es h . Entonces, como h está
~ ~
generada por los endomorfismos de V que dejan invariantes T y R , H es un
subgrupo cerrado de G y, M = G / H es un espacio homogéneo reductivo con
respecto a la descomposición g = V ⊕ h . Debido a que G es simplemente
conexo y H es conexo, se tiene que M es también simplemente conexo. Ahora,
 como el segundo tipo de conexión canónica sobre G / H. Entonces,
se define ∇
 es completa.
usando el Corolario 2.5 del Capítulo X de [K-N], se concluye que ∇
Se identificará el espacio vectorial V con el espacio tangente ToM en el
origen o ∈ M, correspondiente a la clase H de G/H . Entonces, los tensores
~ ~
g o , S o , Ro , To sobre ToM son invariantes con respecto al grupo Ad(H) y, por
~
tanto, pueden ser extendidos a campos tensoriales G – invariantes g , S , R ,
~
T sobre la variedad M = G/H. También, debido a la Proposición 2.7 del Capí-
MANUALES UEX

~ ~  . Por otra parte,


tulo X de [K-N], g , S , R , T son paralelos con respecto a ∇
~
debido al Teorema 2.6 del Capítulo X de [K-N], se puede deducir que R y
~
T son, respectivamente, los campos tensoriales curvatura y torsión asociados
a ∇  . Usando la condición iii) del Teorema 1.1.2 y fijado un punto x ∈ M, se
~ ~ ~ ~  ) es una variedad afín
obtiene S x ( R x ) = R x y S x (Tx ) = Tx . Puesto que, ( M , ∇
36
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

con curvatura y torsión paralelas, Sx proporciona una transformación afín local


~s x respecto a x tal que (~
s x )* x = S x , [K-N, Capítulo VI, Teorema 7.4]. ( M , ∇ )
~
es también simplemente conexa y completa; así s x puede ser extendida a una
transformación afín global sx. Además, como Sx conserva el producto interior gx,
y g es paralelo, se tiene que sx conserva la métrica g. Análogamente, sx conser­
va el campo tensorial S. Por tanto, se sigue que la isometría sx, de la variedad
Riemanniana ( M , g ) tal que ( s x ) * x = S x , es única. Así, se tiene una aplicación
s: M → T ( M ) satisfaciendo la condición i) de la Proposición 1.2.2.5 y cuyo
campo tensorial de simetría S es G – invariante. Por tanto, se ha obtenido que
( M , g ) es una s – variedad Riemanniana regular.
Ahora, falta ver que la conexión ∇  coincide con la dada en (1.1). Se denota
por ∇ la conexión Riemanniana de ( M , g ) y sea E = ∇ − ∇  el correspondiente
tensor diferencia, donde EX Y = ∇X Y - ∇  Y para cualesquiera par de campos
X
vectoriales X, Y sobre M. Puesto que las simetrías sx son transformaciones afines,
tanto con respecto a ∇ como a ∇  , E es invariante por S. Así,

( E( I − S )−1 X S )( S −1Y ) = E( I − S )−1 X Y − S ( E( I − S )−1 X ( S −1Y )) = E( I − S )−1 X Y − ES ( I − S )−1 X Y = E X Y .


 S = 0 , se obtiene finalmente lo que se busca; esto es,


Debido a que ∇

E X Y = ( E( I − S )−1 X S )( S −1Y ) = (∇ ( I − S )−1 X S )( S −1Y ) = DX Y


.

Nota 1.3.1.8

Si en la construcción realizada, a lo largo de la demostración, se reempla­


za el álgebra de Lie h por su subálgebra h' ⊂ h , suponiendo además que, el
~
subgrupo de Lie generado por h' , H ' ⊂ GL(V), es cerrado y, que Ro ( X , Y ) ∈
h' para cualesquiera X, Y ∈ V, se obtiene el mismo resultado.

Nota 1.3.1.9
~
Si So = –Io y To = 0 se obtiene el teorema de existencia para espacios simé­
tricos. La versión local de este teorema puede ser encontrada, por ejemplo, en
[C, Pág. 263].
MANUALES UEX

1.3.2.  Reducibilidad de s – Variedades Riemannianas Regulares

Usando el concepto de s – variedad algebraica, en este apartado se estudia


la reducibilidad de las s – variedades Riemannianas regulares. Para ello, se
sigue el estudio realizado en [K.2].
37
TERESA ARIAS-MARCO

Definición 1.3.2.1

Una s – variedad Riemanniana regular ( M , g ) se dice que es producto de


s – variedades Riemannianas regulares ( M 1 , g1 ) y ( M 2 , g 2 ) si:

a)  ( M , g ) = ( M 1 , g1 ) × ( M 2 , g 2 ) ,
b)  para todo x, y ∈ M, x = ( x1 , x 2 ), y = ( y1 , y 2 ), se tiene que
1 2
s x (y) = ( s x1 ( y1 ) , s x2 ( y 2 ) ).

Así, una s – variedad Riemanniana regular se denominará reducible si
es un producto de s – variedades Riemannianas regulares.

Nota 1.3.2.2

Si una s – variedad Riemanniana regular ( M , g ) es reducible entonces,


la variedad Riemanniana asociada a esta es también reducible. En general, el
recíproco no es cierto.

Definición 1.3.2.3
~ ~
Se dice que una s – variedad algebraica (V, g o , S o , Ro , To ) es suma directa
~ ~
de s – variedades algebraicas ( V i , g oi , S oi , Roi , Toi ), i = 1, 2, si

a)  V = V 1 + V 2 ,

b)  g o ( X , Y ) = ∑ g oi (π i X , π i Y ) ,
i

c)  S o ( X ) = ∑ S oi (π i X ) ,
i
~ ~
d)  Ro ( X , Y ) Z = ∑ Roi (π i X , π i Y )π i Z ,
i
~ ~
e)  To ( X , Y ) = ∑ Toi (π i X , π i Y )
i

donde, π i : V → V i , i = 1, 2, son las proyecciones.


Así, una s – variedad algebraica se denominará reducible si es suma
directa de s – variedades algebraicas.
MANUALES UEX

Teorema 1.3.2.4

Una s – variedad Riemanniana regular simplemente conexa ( M , g ) es


~ ~
reducible, si y sólo si, su tipo algebraico (V, g o , S o , Ro , To ) es reducible.
38
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Demostración
Evidentemente, si ( M , g ) es una s – variedad Riemanniana regular redu­
cible, los campos tensoriales g y S, y la conexión Riemanniana ∇ son des­
componibles. Entonces, se obtiene que los campos tensoriales R y ∇S son
descomponibles y, en consecuencia, DX Y = (∇ ( I − S )−1 X S )( S −1Y ) también lo es.
~ ~
Entonces, usando el Lema 1.2.1.9, se ve que T y R se descomponen y, por
tanto, el tipo algebraico asociado es reducible.
~ ~
Inversamente, si (V, g o , S o , Ro , To ) es suma directa de s – variedades
algebraicas, se considera ( M i , gi ) como la s – variedad Riemanniana regular
simplemente conexa correspondiente a la s – variedad algebraica ( V i , g oi , S oi ,
~ ~ ~ ~
Roi , Toi ), i = 1, 2. Sea h ={A∈ gl (V) : A( g o ) = A( S o ) = A( To ) = A( Ro ) = 0}
y se denota por hi la correspondiente álgebra de Lie asociada a ( V i , g oi , S oi ,
~ ~
Roi , Toi ), i = 1, 2, la cual es construida de forma análoga a h . Entonces,
h ≈ h1 ⊕ h2 y g = V + h ≈ ≈ (V + h1 ) ⊕ (V + h2 ) . Por tanto, g ≈ g1 ⊕ g2 , G ≈ G1 × G2
y G / H ≈ G1 / H 1 × G2 / H 2 donde, esta última descomposición implica que la
s – variedad Riemanniana regular es reducible.

1.4.  ESPACIOS SIMÉTRICOS RIEMANNIANOS GENERALIZADOS

En este apartado se extenderá el concepto de s – variedad Riemanniana


regular, para ello:

Teorema 1.4.1
Si ( M , g ) admite una s – estructura regular entonces, también admite una
s – estructura regular de orden finito.
La demostración de este teorema puede verse en [K.1, Teorema 2].
La motivación de la siguiente definición, viene dada por el teorema anterior.

Definición 1.4.2
Un espacio simétrico Riemanniano generalizado (abreviadamente espacio
s – simétrico) es una variedad Riemanniana ( M , g ) admitiendo al menos una
s – estructura regular. El orden de un espacio s – simétrico es el menor entero
MANUALES UEX

positivo k tal que M admite una s – estructura regular de orden k.

Nota 1.4.3
Los espacios s – simétricos de orden 2 no son más que los espacios simé­
tricos.
39
TERESA ARIAS-MARCO

Nota 1.4.4
Si en un espacio s – simétrico ( M , g ) se fija s, se obtiene que ( M , g ) es
una s – variedad Riemanniana regular.
El siguiente resultado, cuya demostración puede verse en [K.1, Teorema 3],
generaliza el Teorema de descomposición de De Rham para espacios simétricos
[K-N, Capítulo XI, Teorema 6.6]:

Teorema 1.4.5
Sea ( M , g ) un espacio s – simétrico simplemente conexo y sea

M = M0 × M1 ×  × Mr
su descomposición de De Rham, donde M0 es un espacio Euclídeo y M1,…,Mr
son irreducibles. Entonces, cada Mi es un espacio s – simétrico. Más aún,
cualquier s – estructura regular de orden k sobre ( M , g ) determina una s –
estructura regular de orden ki sobre cada Mi, donde ki divide a k, i = 0, 1,…, r.

1.5.  SISTEMAS DE VALORES PROPIOS

La Nota 1.1.9 motiva a realizar un estudio más exhaustivo de los sistemas


de valores propios asociados al campo tensorial de simetría S, así como de sus
aplicaciones. Para realizarlo se sigue [K.2].
~
Sea ( M , g ) una s – variedad Riemanniana regular y ( To M , g o , S o , To )
su tipo algebraico. Los valores propios Θ 1 ,…, Θ n de la transformación S o son
unidades complejas tales que, Θ i ≠ 1, para todo i = 1,…, n, (debido a Nota
1.1.6) y, para cualquier valor propio, Θ, su conjugado complejo, Θ , es también
valor propio y, además, con la misma multiplicidad. Así, se tiene la siguiente
definición:

Definición 1.5.1
Un sistema de valores propios es una colección de unidades complejas,
( Θ 1 ,…, Θ n ), tales que:

a)  Θ i ≠ 1, para todo i = 1,… , n.


b)  Si Θ, valor propio con multiplicidad m, pertenece a { Θ 1 ,…, Θ n } entonces,
MANUALES UEX

Θ también pertenece.

Definición 1.5.2
El conjunto de las relaciones características asociado a ( Θ i ), Σ (Θ éi ) , es
el conjunto de todas las relaciones de la forma Θ iΘ j = Θ k (i ≠ j), y Θ rΘ s = 1 .
40
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Proposición 1.5.3

Σ(Θi ) es el conjunto formado por las relaciones de la forma Θ iΘ j = Θ k ,


Θ i = Θ j , Θ i = Θ j (i ≠ j), Θ i = -1.

Demostración

Se quiere ver que los dos conjuntos siguientes son iguales:

{ Θ iΘ j = Θ k (i ≠ j), Θ rΘ s = 1 } = { Θ iΘ j = Θ k , Θ i = Θ j , Θ i = Θ j (i ≠ j), Θ i = –1}

⊂)  Si en ( Θ i ) se considera (de forma notacional) que puedan existir valo­


res repetidos; es decir, se añade la condición Θ i = Θ j , entonces la condición
Θ iΘ j = Θ k (i ≠ j) pasará a ser Θ iΘ j = Θ k .
2
Si ahora se analiza Θ rΘ s = 1 , en el caso r = s se obtiene que Θ r = 1 y,
por tanto Θ r = −1 . Así, ya se ha obtenido la condición buscada Θ i = –1. Si
ahora se considera el caso en que r ≠ s, se obtiene Θ rΘ sΘ s = Θ s y, usando que
Θ sΘ s = 1 se tiene Θ r = Θ s ( r ≠ s ) y, así, la condición buscada identificando
r con i y s con j.
⊃)  Este contenido es claro si se sigue la demostración del anterior pero en
sentido contrario.

Notación 1.5.4

Es preciso realizar todas las cuentas con estos sistemas de valores propios
sin olvidar que sus elementos son raíces de la unidad. Por ello, cuando se mul­
tiplican se puede pensar que en realidad se están sumando ángulos.
Así, el valor 1 se identificará con la raíz de la unidad correspondiente al
ángulo de 0 ó 2π radianes y, el valor –1 con el ángulo de π radianes.
Teniendo esto presente, siempre se verificará que Θ sΘ s = 1 .

Notación 1.5.5

Se expresará que dos sistemas de valores propios ( Θ i ) y (Θéi ' ) cumplen que
Σ(Θi ) ⊂ Σ(Θéié' ) (después de realizar, si es necesario, una reordenación de los
números (Θéi ' )) escribiendo ( Θ i ) p (Θéi ' ).
MANUALES UEX

Definición 1.5.6

Dos sistemas de valores propios ( Θ i ) y (Θéi ' ) se denominan equivalentes


si Σ(Θ ié ) = Σ(Θéié' ) .
41
TERESA ARIAS-MARCO

Definición 1.5.7
Un sistema de valores propios ( Θ i ) se dirá maximal, si para cualquier
otro sistema de valores propios (Θéi ' ) que cumpla ( Θ i ) p (Θéi ' ), se tiene que
ambos sistemas son equivalentes.
Esta última definición implica, en cierto sentido, que el conjunto Σ(Θ ié )
es maximal.
Las siguientes propiedades mostrarán la relación entre los espacios s – simé­
tricos y los sistemas que se acaban de definir. Estas serán de gran importancia
en el siguiente capítulo.

Teorema 1.5.8
Todo espacio s – simétrico simplemente conexo surge de un sistema de
valores propios maximal.

Demostración
Sean, ( Θ i ) p (Θéi ' ), dos sistemas de valores propios con numeraciones
~ ~
coordinadas, y (V, g o , S o , Ro , To ) una s – variedad algebraica tal que
Θ 1 ,…, Θ n son los valores propios de S o . Se considerará que {U1,…,Un} es una
base arbitraria de vectores propios de V = V ⊕  ; es decir, S oU i = Θ iU i ,
i = 1,…, n y, se definirá una nueva transformación So' : V → V como aquella
que cumple S o' U i = Θ i'U i , i = 1,…, n. Con esto, es posible ver que (V, g o ,
~ ~
S o' , Ro , To ) es una s – variedad algebraica.
Sea h el álgebra de Lie formada por todos los endomorfismos reales A ⊂
~ ~
gl (V ) que, actuando como una derivación anulan g o , S o , Ro y To . Si h' es
~ ~
el álgebra de Lie cuyos elementos anulan g o , S o' , Ro y To entonces, h ⊂ h' .
' ~ ~
Ahora, a partir de (V, g o , S o , Ro , To ) y siguiendo la demostración del Teo­
rema 1.3.1.7, se construye la s – variedad Riemanniana regular correspondiente,
aunque en este caso se reemplazará el álgebra de Lie h' por su subálgebra h
como indica la Nota 1.3.1.8. Por tanto, las s – variedades Riemannianas regu­
~ ~
lares simplemente conexas correspondientes a (V, g o , S o , Ro , To ) y a (V, g o ,
~ ~
S o' , Ro , To ) son isométricas pudiendo diferir solamente en la correspondiente
s – estructura regular.
Debido a que cada sistema de valores propios “cubre” a uno maximal, se
sigue la tesis.
MANUALES UEX

Definición 1.5.9
~ ~
Sean (V, g o , S o , Ro , To ) una s – variedad algebraica, ( Θ 1 , …, Θ n ) el
sistema de valores propios asociado a S o y, Σ(Θi ) el conjunto de relaciones
características asociado a ( Θ i ). Se define el sistema reducido de relaciones
42
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

~ ~
características, Σr, asociado a (V, g o , S o , Ro , To ), como el sistema que se
obtiene al eliminar en Σ(Θi ) las relaciones de la forma Θ iΘ j = Θ k y, donde
si U y U’ son vectores propios asociados a Θ i y Θ j respectivamente, se tiene
~
que To (U , U ' ) = 0 .

Proposición 1.5.10
~ ~
Dados (V, g o , S o , Ro , To ) una s – variedad algebraica y ( Θ i ' ) un siste­
ma de valores propios, se considera Σr como el sistema reducido de relaciones
~ ~
características asociado a (V, g o , S o , Ro , To ) y, Σ(Θéié' ) como el sistema de
las relaciones características asociado a ( Θ i ' ). Entonces, si Σr ⊂ Σ(Θ 'i ) existe
~ ~
una s – variedad algebraica, (V, g o , S o' , Ro , To ), tal que Θ1 ' ,…, Θ n ' son los
valores propios de S o' .
En otras palabras, cada espacio s – simétrico obtenido a partir de los ten­
~
sores g o , S o , To puede también ser obtenido a partir del sistema de valores
propios ( Θ1 ' ,…, Θ n ' ).
A continuación, se analizará qué es la reducibilidad en sistemas de valores
propios, relacionándola además, con los criterios de reducibilidad ya conocidos
en s – variedades algebraicas y espacios s – simétricos.

Definición 1.5.11
( Θ 1 ,…, Θ n ) es un sistema de valores propios reducible si puede ser divi­
dido en dos subsistemas ( Θ 1 ,…, Θ k ) y ( Θ k +1 ,…, Θ n ) de forma que

Σ( Θ 1 ,…, Θ n ) = Σ( Θ 1 ,…, Θ k ) ∙ Σ( Θ k +1 ,…, Θ n ).

Teorema 1.5.12
~ ~
Cada s – variedad algebraica, (V, g o , S o , Ro , To ), tal que S o tenga un
sistema de valores propios reducible, es reducible.

Demostración
Si se considera ( Θ 1 ,…, Θ n ), sistema de valores propios de S o , y Σ( Θ 1 ,…, Θ n )
= Σ( Θ 1 ,…, Θ k ) ∪ Σ( Θ k +1 ,…, Θ n ), se tiene que la complexificación del espacio
vectorial V, V  = V ⊕  , se puede descomponer como la suma de espacios
propios V = V1 +  + Vr + Vr+1 +  + Vs, donde V1,…,Vr son los espacios pro­
MANUALES UEX

pios correspondientes a los valores propios Θ 1 ,…, Θ k y Vr+1,…,Vs a Θ k +1 ,…,


Θ n . Debido a la reducibilidad, se obtiene una descomposición ortogonal V =
V ′ + V ′′ , donde V ′ = V1 +  + Vr y V ′′ = Vr+1 +  + Vs, tal que V ′ y V ′′ son
S o – invariantes.
43
TERESA ARIAS-MARCO

De las condiciones ii) y iii) del Teorema 1.3.2 se tiene

To ( SoU , SoU ′) = So (To (U ,U ′)) , Ro ( SoU , SoU ′) = Ro (U ,U ′) , Ro (U ,U ′) ⋅ So = So ⋅ Ro (U ,U ′) ,

para todo U, U' ∈ V. Si Θ ∈ ( Θ 1 ,…, Θ k ) y Ξ ∈ ( Θ k +1 ,…, Θ n ) entonces, la condi­


ción de reducibilidad quiere decir que ΘΞ no es ni un valor propio ni 1. Por tanto,
para cualesquiera U ′ ∈ V' y U ′′ ∈ V'' se tiene To (U , U ′) = 0 y Ro (U , U ′) = 0 .
También, si U', U'1, U'2, ∈ V' y U'', U''1, U''2, ∈ V'' entonces T̃o(U'1, U'2) ∈ V' ,
To(U''1, U''2) ∈ V'' y usando la primera identidad de Bianchi, se obtiene además
R̃o(U'1, U' 2)U' ∈ V' , R̃o(U'1, U' 2)U'' = 0 R̃o(U''1, U'' 2)U'' ∈ V'' , R̃o(U''1, U'' 2)U'' = 0.
~ ~
Así, (V, g o , S o , Ro , To ) se descompone en las dos s – variedades algebraicas
siguientes:
( V ′ , g ′ , S ′ , R ′ , T ′ ) y ( V ′′ , g ′′ , S ′′ , R ′′ , T ′′ ).

Corolario 1.5.13
Cada espacio s – simétrico simplemente conexo G / H, que procede de un
sistema de valores propios reducible, es reducible.
La demostración de este corolario es directa usando el Teorema 1.3.2.4.
MANUALES UEX

44
2.  CLASIFICACIÓN DE LOS ESPACIOS S – SIMÉTRICOS

Este capítulo está dedicado al estudio del artículo de O. Kowalski [K.2],


cuyas técnicas serán de gran utilidad para el desarrollo de la clasificación de
los espacios homogéneos naturalmente reductivos en la dimensión 6.

2.1.  CONSIDERACIONES PREVIAS

Veamos algunas consideraciones a la hora de realizar la clasificación de


los espacios s – simétricos.
Teniendo en cuenta el Teorema 1.2.3.2 es razonable comenzar con espacios
que sean simplemente conexos. Además, debido al Teorema 1.4.5, se sabe que
es posible descomponer cualquier espacio s – simétrico simplemente conexo en
componentes irreducibles; así, se puede limitar nuestro estudio a los espacios
irreducibles simplemente conexos.
Finalmente, debido a la definición de espacio s – simétrico, parece natural
clasificar primero las s – variedades regulares Riemannianas donde a la hora de
abordar el problema de la clasificación es posible seguir las dos líneas siguientes:
MANUALES UEX

A)  Dado un orden k, encontrar todas las s – variedades Riemannianas


regulares de ese orden.
B)  Dada una dimensión n, encontrar en esa dimensión todas las s – varie­
dades Riemannianas regulares.
45
TERESA ARIAS-MARCO

Sin olvidar que lo que se quiere clasificar son los espacios s – simétricos,
no se distinguirá entre s – variedades Riemannianas regulares isométricas que
sólo puedan diferir en la correspondiente s – estructura regular.
Para resolver el problema indicado en B), lo más natural será comenzar con
la dimensión n = 2 donde, aunque se sabe que los espacios s – simétricos son
los espacios simétricos Riemannianos, es posible obtener el siguiente Teorema
de clasificación cuya demostración puede verse en [K.1].

Teorema 2.1.1
Cualquier espacio Riemanniano simétrico generalizado de dimensión 2 es
homotético a uno de los siguientes espacios:

–– El plano Euclídeo E2.


–– El toro llano Riemanniano T 2.
–– La esfera S2.
–– El plano proyectivo P2 = S2/{±I}.
–– El plano hiperbólico H2.

En particular, todos los espacios s – simétricos de dimensión 2 son espacios


simétricos Riemannianos. Así, todo espacio s – simétrico de dimensión 2 tiene
orden k = 2 y por tanto, es un espacio simétrico en el sentido de E. Cartan,
cuya clasificación ya es conocida; por ello, estos espacios no son considerados
en la clasificación estudiada por O. Kowalski.
Se usará el siguiente teorema, cuya demostración está desarrollada en el
Teorema 9 de [K.1], para reconocer y evitar el estudio de los espacios simétricos
en el sentido de E. Cartan.

Lema 2.1.2
Para el campo tensorial diferencia de dos conexiones D = ∇ − ∇  de una
s – variedad regular Riemanniana ( M , g ) (en el sentido de la fórmula (1.1),
apartado 1.3) se tiene:

2g (D ( X , Y ), Z ) = g (T ( X , Y ), Z ) + g (T ( X , Z ), Y ) + g (T (Y , Z ), X ).

Teorema 2.1.3
MANUALES UEX

Sea ( M , g ) una s – variedad regular Riemanniana y ( Θ 1 ,…, Θ n ) el sistema


de valores propios de S. Entonces, cada una de las siguientes condiciones es
suficiente para que ( M , g ) sea un espacio localmente simétrico:

iii)  ∇S = 0 ,
46
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

~
iii)  T = 0 ,
iii)  Θ iΘ j ≠ Θ k siempre que i, j, k = 1,…, n, i ≠ j.

Nota 2.1.4
~
Notar que, debido al teorema anterior, si T ≠ 0 entonces, se tiene al menos
una relación de la forma Θ iΘ j = Θ k , i ≠ j, entre los valores propios de S.
La clasificación realizada por Oldřich Kowalski proporciona la solución al
problema B) para las dimensiones n = 3, 4 y 5. En los siguientes apartados nos
centraremos en conocerla y desarrollarla.

2.2.  Lista de la Clasificación

En este apartado, se presenta la lista completa de todos los espacios s – simé-


tricos simplemente conexos irreducibles de dimensiones 3, 4 y 5, cuyo orden es
mayor que 2. Para abreviar, se denominarán espacios simétricos excepcionales.
En cada caso, se describirá primero la variedad homogénea subyacente
G/H y, entonces, se darán de una manera más explícita la familia de todas las
métricas invariantes admisibles.

Dimensión n = 3
Todos los espacios excepcionales son de orden 4 y del siguiente tipo:
Como espacio homogéneo, M es el grupo formado por las matrices de la
forma:

 ez 0 x
 
0 e− z y .
0 0 1 

También, M es el espacio  3 ( x, y, z ) con la métrica Riemanniana

g = e–2z dx2 + e2z dy2 + λ2 dz2,


donde λ > 0 es una constante.
La simetría típica en el punto (0, 0, 0) es la transformación dada por:
MANUALES UEX

x′ = − y ,  y′ = x ,  z ′ = − z .

Dimensión n = 4
Todos los espacios excepcionales son de orden 3 y del siguiente tipo:
47
TERESA ARIAS-MARCO

M es el espacio homogéneo

a b u  Cos (t ) Sen(t ) 0 
   
c d v  − Sen(t ) Cos (t ) 0 
0 0 1  0 0 1 
  
donde,
a b 
det   = 1 .
c d 

También, M es el espacio  4 ( x, y, u , v) con la métrica Riemanniana


1 1
g = [− x + ( x 2 + y 2 + 1) 2 ] du2 + [ x + ( x 2 + y 2 + 1) 2 ] dv2 – 2y du dv +

λ2
+ [(1 + y2) dx2 + (1 + x2) dy2 – 2xy dx dy]
1 + x2 + y2

donde, λ > 0 es una constante.


La simetría típica de orden 3 en el punto (0, 0, 0, 0) es la transformación
dada por:

 2π   2π   2π   2π 
u ′ = Cos   ⋅ u − Sen   ⋅ v ,  v′ = Sen   ⋅ u + Cos  ⋅v ,
 3   3   3   3 
 4π   4π   4π   4π 
x′ = Cos   ⋅ x + Sen   ⋅ y ,  y′ = − Sen   ⋅ x + Cos  ⋅ y .
 3   3   3   3 

Dimensión n = 5
Todos los espacios excepcionales son de orden 4 ó 6, y de los siguientes
12 tipos:

Tipo 1)
Como espacio homogéneo, M es el grupo formado por las matrices de la
forma:

1 0 0 u
 
MANUALES UEX

0 1 0 v .
x y 1 z
 
0 0 0 1

También, M es el espacio  5 (u , v, z , x, y ) con la métrica Riemanniana


48
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

g = du2 + dv2 + dx2 + dy2 + ρ2 (u dx + v dy – dz)2,

donde, ρ > 0 es una constante.


La simetría típica en el punto (0, 0, 0, 0, 0) es la transformación dada por:

u ′ = −v ,  v′ = u ,  z ′ = − z ,  x′ = − y ,  y′ = x .

Tipo 2)
Como espacio homogéneo, M es el grupo formado por las matrices de la
forma:
 e tλ 1 0 0 0 x
 − tλ 1

 0 e 0 0 y
 
 0 0 e tλ 2 0 z,
 0 0 0 e − tλ 2 w
 
 0 0 0 0 1

las cuales dependen de los parámetros λ1 y λ2.


También, M es el espacio  5 ( x, y, z , w, t ) con la métrica Riemanniana

g = e −2 tλ 1 dx2 + e 2 tλ 1 dy2 + e −2 tλ 2 dz2 + e 2 tλ 2 dw2 + dt2 +


+ 2α [ e − t ( λ 1 + λ 2 ) dx dz + et ( λ 1 + λ 2 ) dy dw] +
+ 2β [ et ( λ 1 − λ 2 ) dy dz – et ( λ 2 − λ 1 ) dx dw],

donde, aquí ó λ1 > λ2 > 0, α2 + β2 < 1, ó λ1 = λ2 > 0, α = 0, 0 ≤ β < 1, ó λ1 <


0, λ2 = 0, α = 0, 0 < β < 1.
La simetría típica en el punto (0, 0, 0, 0, 0) es la transformación dada por:

x′ = − y ,  y′ = x ,  z ′ = − w ,  w′ = z ,  t ′ = −t .

Tipo 3)
M es el espacio homogéneo SO(3,  ) SO(2) , donde SO(3,  ) denota el
MANUALES UEX

grupo ortogonal complejo especial y SO(2) denota el siguiente subgrupo de


SO(3,  )

 SO(2) 0 
 .
 0 1 
49
TERESA ARIAS-MARCO

La métrica g sobre M es inducida por las siguientes formas reales inva­


riantes y semi-definidas positivas sobre el grupo GL(3,  ) de todas las matrices
regulares complejas
 a1 a2 a3 
 
 b1 b 2 b3  .
c c c3 
 1 2

Así,
2
 w − w3 
g~ = λ2 (w1 w1 + w2 w2 ) + γ ( w1 ) 2 + ( w1 ) 2 + ( w2 ) 2 + ( w2 ) 2 ) + µ 2  3 
 i 

donde,

w1 = a2 da3 + b2 db3 + c2 dc3,


w2 = a3 da1 + b3 db1 + c3 dc1,      w3 = a1 da2 + b1 db2 + c1 dc2,
y λ, γ, µ son parámetros reales satisfaciendo λ > 0, µ > 0, |2γ| < λ2.
La simetría típica en el origen de M es la inducida por la siguiente trans­
formación sobre GL(3,  ) :

 a1 a2 a3   b 2 − b1 b3 
   
 b1 b2 b3  →  − a 2 a1 − a3  .
c
 1 c2 c3   c 2 − c1 c3 

Tipo 4)
Como espacio homogéneo, M es el grupo formado por las matrices com­
plejas de la forma:

 e tλ 0 z
 
0 e − tλ
w ,
0
 0 1 

las cuales dependen del parámetro λ.


MANUALES UEX

Aquí, z y w son variables complejas y t es una variable real.


También, M es el espacio  2 ( z , w) ×  1 (t ) con una métrica Riemanniana real
– – – –
g = e–t(λ + λ)dzdz̅ + et(λ + λ)dwdw̅ + (dt) 2 + 2cv[et(λ – λ)dzdw̅ + et(λ – λ)dz̅ dw] +
– –
+ αe–2tλ (dz) 2 +     α 
  ̅   e–2tλ (dz̅ )2 – αe2tλ (dw) 2 –     α 
  ̅    e2tλ (dw̅ )2
50
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

donde, λ y α son parámetros complejos, c es un parámetro real y α α + c 2 < ¼.


Además, en el caso de que λ + λ = 0 se tiene que α = 0 y c ≠ 0.
La simetría típica en el punto (0, 0; 0) es la transformación dada por:

z ′ = iw ,  w′ = iz ,  t ′ = −t .

Tipos 5a), 5b)


M es el espacio homogéneo
SO(3) × SO(3) SO(2,1) × SO(2,1) ,
ó
SO(2) SO(2)

donde SO(2) denota el subgrupo

 Cos (t ) − Sen(t ) 0   Cos (t ) Sen(t ) 0 


   
 Sen(t ) Cos (t ) 0  ×  − Sen(t ) Cos (t ) 0  .
 0 0 1   0 0 1 

La métrica Riemanniana g es inducida por las siguientes formas reales


invariantes y semi-definidas positivas sobre el grupo GL(3,  ) × GL(3,  ) de
todos los pares de matrices regulares

 a1 a2 a3   a1 a2 a3 


   
 b1 b 2 b3  ×  b1 b 2 b3  .
c c c3   c1 c2 c3 
 1 2

Así,

g = α 2 [(w1 + w 2 )2 + ( w1 + w2 )2 ] + β 2 [(w1 − w 2 )2 + ( w1 − w2 )2 ] + γ 2 ( w3 + w 3 )2

donde,
w1 = a2 da3 + b2 db3 ± c2 dc3,
w2 = a3 da1 + b3 db1 ± c3 dc1,  w3 = a1 da2 + b1 db2 ± c1 dc2,
y w~ ,w ~ ,w~ son dados por análogas expresiones pero con a~ , b~ , c~ , da~ , db~ ,
1 2 3 i i i i i
dc~i ,   i = 1, 2, 3.
MANUALES UEX

Aquí, α, β y γ son parámetros reales positivos satisfaciendo, α ≥ β, y los


~ ,w
signos (+) y (−) en w1 , w2 , w3 , w ~ y w~ corresponden al caso elíptico 5a) y
1 2 3
al caso hiperbólico 5b) respectivamente.
La simetría típica en el origen de M es la inducida por la siguiente trans­
formación sobre GL(3,  ) × GL(3,  ) :
51
TERESA ARIAS-MARCO

 a1 a2 a 3   a~1 a~2 a~3   a~1 − a~2 − a~3   a1 − a2 a3 


  ~ ~ ~   ~ ~ ~   
 b1 b2 b3  ×  b1 b2 b3  →  − b1 b2 b3  ×  − b1 b2 − b3 
c
 1 c2 c3   c~1 c~ c~3   − c~1 c~ c~3   c1 − c2 c3 
2 2
.

Tipos 6a), 6b)


M es el espacio homogéneo
SU (3) ó SU (2,1)
SU (2) SU (2) .

También, M es la subvariedad de  3 ( z 1 , z 2 , z 3 ) dada por la relación


z z + z 2 z 2 ± z 3 z 3 = ±1 .
1 1

La métrica Riemanniana sobre M es inducida por la siguiente métrica


hermítica sobre  3 :

g = λ (dz1dz 1 + dz 2 dz 2 ± dz 3 dz 3 ) + µ ( z1dz 1 + z 2 dz 2 ± z 3 dz 3 )( z 1dz1 + z 2 dz 2 ± z 3 dz 3 ),

donde, λ y µ son parámetros reales tales que λ > 0, µ ≠ 0 y µ ± λ > 0. Los


signos (+) y (−) corresponden respectivamente al caso elíptico 6a) y al caso
hiperbólico 6b).
La simetría típica en el punto (0, 0, 1) de M es inducida por la siguiente
transformación sobre  3 :

z1 '= z 2 ,   z 2 ' = −z 1 ,   z3 '= z 3 .

Tipo 7)
Como espacio homogéneo, M es el grupo formado por las matrices reales
del tipo

 et λ 0 0 0 x
 − tλ 
 0 e 0 0 y
 tetλ 0 et λ 0 u ,
 
 0 −te − tλ 0 e − tλ v
 0 0 0 0 0 

MANUALES UEX

las cuales dependen del parámetro λ.


También, M es el espacio  5 ( x, y, u , v, t ) con la métrica Riemanniana

g = dt 2 + e −2 λt (tdx − du ) 2 + e 2 λt (tdy + dv) 2 + a 2 (e −2 λt dx 2 + e 2 λt dy 2 ) + 2γ (dydu − dxdv)


52
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

donde, λ, a y γ son parámetros reales tales que λ ≥ 0, a > 0 y γ2 < a2.


La simetría típica en el punto (0, 0, 0, 0, 0) de  5 es la transformación
dada por:

x′ = − y ,  y′ = x ,  u ′ = −v ,  v′ = u ,  t ′ = −t

Tipos 8a), 8b)

M es el espacio homogéneo

Ie(3)   ó  Ih(3) ,
SO(2) SO(2)

donde Ie(3) ó Ih(3) denotan el grupo de todas las transformaciones afines


positivas sobre el espacio  3 ( x, y, z ) que conservan la forma diferencial dx2
+ dy2 + dz2 ó dx2 + dy2 – dz2 respectivamente; es decir, si se denota por t(3)
el grupo de las translaciones sobre  3 , I e (  3 ) es el producto semidirecto de
SO(3) con t(3) y I h (  3 ) lo es de SO(2, 1) con t(3).
También, M es la subvariedad de  6 ( x, y, z; α , β , γ ) dada por la relación
α + β 2 ± γ 2 = ±1 .
2

La métrica Riemanniana sobre M es inducida por la siguiente forma cua­


drática regular invariante sobre 6:

g = dx 2 + dy 2 ± dz 2 + λ 2 (dα 2 + d β 2 ± d γ 2 ) + [ µ 2 ± (−1)](α dx + β dy ± γ dz )2

donde, λ > 0 y µ > 0 son parámetros reales. Los signos ( + ) y ( − ) correspon­


den respectivamente al caso elíptico 8a) y al caso hiperbólico 8b) y, además,
en el caso elíptico µ ≠ 1.
La simetría típica en el punto (0, 0, 0; 0, 0, 1) ∈ M está inducida por la
siguiente transformación sobre  6 dada por:

x′ = − y ,  y′ = x ,  z ′ = − z ,  α ′ = β ,  β ′ = −α ,  γ ′ = γ .

Notar que todos los espacios excepcionales anteriores son de orden 4.


Veamos a continuación el único tipo de espacio simétrico excepcional cuyo
MANUALES UEX

orden es 6.

Tipo 9)

Como espacio homogéneo, M es el grupo formado por las matrices del tipo
53
TERESA ARIAS-MARCO

 e − (u +v ) 0 0 x
 
 0 eu 0 y
 .
 0 0 ev z
 0 0 0 1 

También, M es el espacio  5 ( x, y, z , u, v) con la métrica Riemanniana

g = a 2 (du 2 + dv 2 + dudv) + (b 2 + 1)(e 2(u+v) dx 2 + e −2u dy 2 + e −2 v dz 2 ) +

+(b 2 − 2)(ev dxdy + eu dxdz − e− (u + v ) dydz ),

donde a > 0 y b > 0.


La simetría típica en el punto (0, 0, 0, 0, 0) ∈ M es la transformación
dada por:

x′ = y ,  y′ = − z ,  z ′ = x ,  u ′ = v ,  v′ = −(u + v) .

Para concluir, se destacará el siguiente teorema que asegura la coherencia


de la lista de la clasificación dada, cuya demostración puede verse en el Apar­
tado 2.4.

Teorema 2.2.1

Dos espacios excepcionales pertenecientes a tipos distintos son no isomé­


tricos y, además, en cada tipo los parámetros correspondientes a la métrica
Riemanniana son invariantes infinitesimales.

2.3.  OBTENCIÓN DE LA LISTA DE LA CLASIFICACIÓN

2.3.1. Metodología a seguir

Para la obtención de todos los espacios excepcionales; es decir, espacios 


s – simétricos simplemente conexos de dimensiones 3, 4 y 5 que además son
irreducibles y no simétricos, se realizarán los siguientes pasos:
MANUALES UEX

1. Por el Teorema 1.5.8, la Proposición 1.5.10, el Corolario 1.5.13 y a la Nota


2.1.4, dada una dimensión n se buscarán todos los sistemas de valores propios
irreducibles y maximales satisfaciendo al menos una relación de la forma
Θ iΘ j = Θ k , i ≠ j.
54
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

2. Para cada sistema de valores propios encontrado, se construirán todas sus


~ ~
correspondientes s – variedades algebraicas (V, g o , S o , Ro , To ) no isomorfas
~
con To ≠ 0 , así como el álgebra de Lie h .
Para ello, siguiendo básicamente la demostración del Teorema 1.5.8, se elegirá
un ( Θ 1 ,…, Θ n ) y una permutación σ de {1,…, n} tal que σ 2 = id y Θ σ (i ) = Θ i .
Considerando U 1 ,…, U n base de V tal que U σ (i ) = U i , se define So: V → V
mediante las relaciones SoUi = ΘiUi, i = 1,…, n. A continuación, se calcularán
~
g o y To . Para ello, se expresarán como:
~
g o (U i , U j ) = α ij ,  To (U i , U j ) = ∑ β ij U k ,
k

para i, j =1, …, n y, donde α ij , β son variables complejas arbitrarias.


ij
k

Ahora, con el objetivo de hallar el valor de estas variables se impondrá la


~
condición iii) del Teorema 1.3.2, la propiedad de antisimetría asociada a To
y, las condiciones de simetría y positividad asociadas a g o ; es decir:
~ ~ ~ ~
S o ( g o ) = g o , S o (To ) = To , To ( X , Y ) = −To (Y , X ) , g o ( X , Y ) = g o (Y , X ) .
~
Entonces, se obtendrá: bien una contradicción ó que g o y To todavía depen­
~
den de un cierto número de variables. Ahora, se intentará reducir g o y To a
sus expresiones canónicas; es decir, se intentará encontrar un posible cambio
de base U 1 ,…, U n tal que, a la vez, minimice el número de variables en
ambas expresiones y, para ello, será necesario elegir entre un número finito
de cambios de base que sean admisibles de los cuales se obtienen formas
canónicas diferentes. De hecho, cada forma canónica define una familia de
órbitas con respecto a un grupo G′ , el cual es la representación, en el espacio
generado por todos los pares de tensores admisibles ( g o , To ) , de un grupo G ⊂
GL(V). Así, si se especifica el valor de todas las variables en la expresión de
~
las formas canónicas de g o y To , se estará eligiendo una órbita en particular.
Ahora, se considerará un tipo canónico, ( g o , To ) , dependiendo de algunas
variables y se calculará el álgebra de Lie k de todos los endomorfismos A
~
de V tales que A( S o ) = A( g o ) = A(To ) = 0 . Entonces, puede ocurrir que el tipo
canónico ( g o , To ) se divida en un número finito de subtipos con diferentes
álgebras k .
~
Finalmente, para cada subtipo ( g o , To , k) se calculará el tensor Ro . Para ello,
se expresará como
~
MANUALES UEX

Ro (U i , U j )U k = ∑ γ ijk
l
Ul
l

donde, γ ijk
l
son variables complejas. Ahora, para calcular dichas variables
~
se impondrá la condición de que Ro (U i , U j ) ⊂ k  para todo Ui, Uj, así como
las condiciones ii) - vi) del Teorema 1.3.2. Entonces, se obtendrá una con­
55
TERESA ARIAS-MARCO

~
tradicción ó bien que Ro todavía depende de un cierto número de variables.
~
Ahora, se intentará reducir Ro a su expresión canónica, es decir se intentará
encontrar un posible cambio de base U 1 ,…, U n como antes, aunque esta vez
se impondrá la condición de que, a su vez, mantengan las formas canónicas
~
obtenidas de g o y To . Por tanto, una vez más se deberán distinguir varios
~
tipos de tensores Ro con diferentes formas canónicas.
~
Una vez elegido Ro , se calculará la subálgebra de Lie h ⊂ k de todos los
endomorfismos A de V pertenecientes a k tales que, además, satisfacen la
~
condición A( Ro ) = 0 .
~ ~ ~
3. Para cada s – variedad algebraica obtenida (V, g o , S o , Ro , To ) con To ≠ 0
se comprobará si el correspondiente espacio s – simétrico simplemente
conexo ( M , g ) es ó no localmente simétrico. Para ello, se calculará el tensor
~
diferencia D (en el punto inicial o ∈ M) usando g o y To en la fórmula del
Lema 2.1.2 y, así, se podrá calcular Ro usando la fórmula del Lema 1.2.1.9

Ro ( X , Y ) = Ro ( X , Y ) + [DX , DY ] + DTo ( X ,Y ) , para todo X, Y ∈ V.


 hora, ya que se sabe, debido a [K-N], que “un espacio es localmente simé-
A
trico, si y sólo si, ∇R =∇T = 0” y, en nuestro caso particular, debido a que ∇
es la conexión de Levi-Civita, siempre se tiene ∇T = 0, para comprobar nues­
tro objetivo se aplicará el Teorema 1.2.1.13, el cual en particular decía que:
“∇R ≠ 0 en el espacio Riemanniano ( M , g ) , si y sólo si, DX Ro ≠ 0 para
algún X ∈ V.”
Así, para cada espacio excepcional que se obtenga, se tendrá que existirán
X, Y, Z, U ∈ V tales que DX Ro (Y , Z )U ≠ 0 .
4. A continuación, se comprobará si cada s – variedad algebraica (V, g o , S o ,
~ ~ ~
Ro , To ) con To ≠ 0 , cuyo correspondiente espacio s – simétrico simplemente
conexo ( M , g ) no es localmente simétrico, es o no reducible. Para ello, se
verá si se verifica o no la Definición 1.3.2.3.
Con ello, se aplicarán el Teorema 1.3.2.4 y la Nota 1.4.4 para saber si el
correspondiente espacio s – simétrico simplemente conexo es o no reducible.
~ ~
5. Ahora, se considerará una s – variedad algebraica (V, g o , S o , Ro , To ) cuyo
correspondiente espacio s – simétrico simplemente conexo ( M , g ) , no es ni
localmente simétrico ni reducible, y de forma análoga a la demostración del
Teorema 1.3.1.7, se obtendrá el álgebra de Lie g = V ⊕ h mediante el cálculo
MANUALES UEX

de la tabla de multiplicar dada por la fórmula (1.2) de dicha demostración.


Paralelamente, se calcularán las expresiones de g y S sobre elementos de V.
6. Realización geométrica
Finalmente, a partir de g y h se construye el espacio homogéneo G / H
(donde G es simplemente conexo y H ⊂ G es cerrado), el cual es la variedad
56
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

M buscada. Se calcula la métrica G – invariante g y el campo tensorial de


simetría G – invariante S sobre G / H . A partir de S, se calculará so, que es
la “simetría típica” en el punto o ∈ ( G / H , g ).
Para ello, se comprobará en primer lugar si el centro del álgebra de Lie g
es nulo. Si lo es, se usará, si es conveniente, la representación adjunta para
obtener la expresión de G y H como ciertos grupos matriciales sino, se usará
otra serie de métodos que serán desarrollados en cada caso.
Además, se verá si el espacio homogéneo tiene una estructura topológica más
simple, es decir, si es difeomorfo a  n , S n ,  k × S n − k ó similares y, en ese
caso, se dará una expresión más sencilla de todas las métricas admisibles.

En lo que sigue, se desarrollará este método en las dimensiones 3, 4 y 5,


~ ~
denotando las s – variedades algebraicas por (V, g, S, R , T ) en lugar de ( V,
~ ~
g o , S o , Ro , To ) en aquellos casos en los que no pueda haber confusión.

2.3.2. Dimensión n = 3
Paso 1
Sea V un espacio vectorial real 3 – dimensional sobre  y sea ( Θ 1 , Θ 2 ,
Θ 3 ) un sistema de valores propios satisfaciendo al menos una relación de la
forma Θ kΘ l = Θ m , k ≠ l. Entonces, se puede suponer que Θ 3 = –1, Θ 2 = Θ 1
y que Θ 1 Θ 3 = Θ 2 ó Θ 2 Θ 3 = Θ 1 . Por tanto, se tiene que Θ 1 = i, Θ 2 = –i y Θ 3
= –1, donde i = −1 .
Así, el único sistema de valores propios maximal e irreducible que satisface
al menos una relación de la forma Θ kΘ l = Θ m , k ≠ l, es
( Θ 1 = i, Θ 2 = –i, Θ 3 = –1).
Paso 2
Sean S: V → V una transformación lineal con valores propios i, –i, –1, g un
~
producto interior sobre V tal que S(g) = g y T ≠ 0 un tensor de tipo (1,2) tal
~ ~ ~ ~
que T ( X , Y ) = −T (Y , X ) , S (T ) = T . Se denotarán con los mismos símbolos las
~
extensiones lineales de S, g y T al espacio V = V ⊕ .
Sea el vector propio complejo U ∈ V tal que SU = iU y el vector propio
real W ∈ V tal que SW = − W. Entonces SU = − iU , ya que si U = X + iY donde
X , Y ∈ V , iX − Y = iU = SU = SX + i SY, se tiene que SX = − Y, SY = X y, por
MANUALES UEX

tanto, SU SU̅  = SX –iSY = –Y –iX = –i(X – iY) = iU̅  .

Lema 2.3.2.1
La condición S(g) = g significa que g(SZ, SZ') = g(Z,Z') para cualesquiera
Z, Z' ∈ V. Si se aplica, se obtiene:
57
TERESA ARIAS-MARCO

g (U ,U ) = g (U , U ) = g (W , U ) = g (W , U ) = 0 ,
g (U , U ) = a 2 > 0  y  g (W , W ) = b 2 > 0,
donde a, b son variables reales.

Demostración
Si en g(SZ,SZ') = g(Z,Z') se toma Z = Z ' = U y se aplica el valor cono­
cido del campo tensorial de simetría S sobre U se obtiene que g(U, U) =
g(SU, SU) = g (iU, iU) = –g(U, U) y, así que g(U, U) = 0. Si Z = Z ' = U se
tiene que g (U , U ) = g ( SU , SU ) = g (−iU , −iU ) = − g (U , U ) y, así g (U , U ) = 0 .
Si ahora se toma Z = W y Z ' = U , se obtiene que g (W , U ) = g ( SW , SU ) =
= g (−W , iU ) = −ig (W , U ) y, así g (W , U ) = 0 . De forma análoga se obtiene que
g (W , U ) = 0 .
Por otra parte, si Z = U y Z ' = U ó Z = Z ' = W la condición S(g) = g es
satisfecha ya que

g (U , U ) = g ( SU , SU ) = g (iU , −iU ) = g (U , U )
g (W , W ) = g ( SW , SW ) = g (−W , −W ) = g (W , W ) .
2
Además como W ∈ V , se puede afirmar que g (W , W ) = W = b 2 > 0 y que
g (U , U ) = a 2 > 0 , ya que en V  se puede considerar una J – base {X, JX} tal
que U = X − iJX , U = X + iJX y, por tanto,

g (U , U ) = g ( X − iJX , X + iJX ) =
= g ( X , X ) + g ( JX , JX ) + ig ( X , JX ) − ig ( JX , X ) = 6
2
= 2g ( X , X ) = 2 X = a2 > 0 .

Aplicando además, la propiedad de antisimetría T ( X , Y ) = −T (Y , X ) , se


obtiene que T (U , U ) = T (U , U ) = T (W , W ) = 0 .

Lema 2.3.2.2
~ ~ ∙ ∙ Z')
Si se usa la propiedad S (T ) = T , cuyo significado es que T (SZ, SZ') = ST (Z,
para cualesquiera Z , Z ' ∈ V  , se obtiene:
MANUALES UEX

~ ~ ~
T (U , U ) = 0 , T (U , W ) = αU y T (U , W ) = α U ,
donde α ≠ 0 es una variable compleja.

6
Usando la J-invarianza. Ver [K-N].
58
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Demostración

Si en T (SZ, ∙ Z')) se toman Z = U y Z ' = U y, se aplica el valor
SZ') = S(T (Z,
conocido del campo tensorial de simetría S sobre U y U respectivamente, se
obtiene que S (T (U , U )) = T ( SU , SU ) = T (iU , −iU ) = T (U , U ) , lo que implica que
T (U , U ) tiene el valor propio 1 ó es cero. Debido a la Nota 1.1.6 se sabe que
~
no se tiene el valor propio 1 por tanto, T (U , U ) = 0 .
Si ahora se considera que Z = U y que Z ' = W , como antes, se obtiene
que S (T (U , W )) = T ( SU , SW ) = T (iU , −W ) = −iT (U , W ) así, T (U , W ) , al igual
que U , tiene asociado el valor propio −i por tanto, existe α ∈  tal que
~
T (U , W ) = αU .
Como T (U , W ) = (2.1) = T (U , W ) = αU = α U , se obtiene la relación que
faltaba.
Además, como T ≠ 0 , necesariamente α ≠ 0 .
~ ~
Ahora, se buscará la expresión de la forma canónica para ( S , g , T ) , T ≠ 0 .
2 iψ
Para ello, considerando α = ρe con ρ > 0 , se definen U ' = ( 1 a )e − iψ U y
W ' = ( 1 ρ )W , entonces, aunque sin variar la notación, se reemplazan U por U’
y W por W’, obteniendo así que el valor de las variables a2 y α es 1. En efecto,

g (U ', U ') = g (( 1 a )e − iψ U , ( 1 a )eiψ U ) = ( 1 a2 ) g (U , U ) = 1 ,

g (W ', W ') = g (( 1 ρ )W , ( 1 ρ )W ) = ( 1 ρ 2 ) g (W , W ) = b = λ2 > 0 ,


2

ρ2

T (U ', W ') = T (( 1 a )e − iψ U , ( 1 ρ )W ) = ( 1 aρ eiψ )T (U , W ) = ( 1 aρ eiψ )αU = ( 1 a )U = U ' ,

y ahora, aplicando (2.1) a esta última expresión se tiene que T (U ', W ') = U ' .
~
Así, se concluye que para cada 3 – tupla de tensores ( S , g , T ) cumpliendo
las propiedades requeridas sobre V, existe una base (U, U , W) de V (W ∈ V )
tal que:
SU = iU, SU = − iU ,  SW = − W,
g (U , U ) = g (U , U ) = g (W , U ) = g (W , U ) = 0 , g (U , U ) = 1 , g (W , W ) = λ2 > 0,
~ ~ ~
T (U , U ) = 0 , T (U , W ) = U , T (U , W ) = U . (2.2)

Por tanto, se ha obtenido una forma canónica arbitraria y admisible para


~ ~
MANUALES UEX

la 3 – tupla ( S , g , T ) , T ≠ 0 .
Además, λ > 0 es un invariante de esta forma canónica. En efecto, si se
~
consideran dos 3 – tuplas ( S j , g j , T j ) , j = 1, 2, con diferentes valores de λ , se
tienen dos métricas distintas sobre la misma variedad por tanto, no se pueden
superponer mediante una transformación lineal f: V → V.
59
TERESA ARIAS-MARCO

Ahora, se calcula el álgebra de Lie k de todos los endomorfismos A de V


~
tales que A( S ) = A( g ) = A(T ) = 0 obteniendo que k = (0 ) .

Lema 2.3.2.3
La relación A( S ) = 0 significa que A ⋅ S = S ⋅ A , de donde se obtiene que:

AU̅  = uU,  AU̅  =u   ̅ U̅  = y AW = wW (w real).

Demostración
Si se aplica esta relación y el valor conocido de S sobre W y U, se obtiene
S ( A(W )) = ( S ⋅ A)(W ) = ( A ⋅ S )(W ) = A( S (W )) = A(−W ) = − A(W ), lo que implica
que A(W ) tiene asociado, como W, el valor propio −1 y, así, existe w∈  tal que
AW = wW y que S ( A(U )) = ( S ⋅ A)(U ) = ( A ⋅ S )(U ) = A( S (U )) = A(iU ) = iA(U ) ;
por tanto, A(U ) tiene asociado, al igual que U, el valor propio i y, así, existe
u ∈  tal que A(U ) = uU . Si ahora se conjuga esta última expresión, se obtiene
A(U ) = uU .
Por tanto, para calcular k bastará con conocer el valor de u y w. Para ello,
se usarán los dos lemas siguientes:

Lema 2.3.2.4
La relación A( g ) = 0 significa que g(AZ,Z') = g(Z,AZ') para cada Z, Z' ∈ V.
Aplicándola, se obtiene que u + u = 0 y w = 0.

Demostración
En efecto, si se toma en dicha relación Z = U , Z ' = U y se aplican los
valores conocidos de g y A sobre U y U , se obtiene que

0 = g ( AU , U ) + g (U , AU ) = g (uU , U ) + g (U , uU ) = (u + u ) g (U , U ) = u + u .
Si ahora se toma Z = Z ' = W , de forma análoga se obtiene que

0 = g ( AW , W ) + g (W , AW ) = 2g ( wW , W ) = 2wg (W , W ) = 2wλ 2
y, aplicando que λ 2 > 0 , se concluye que w = 0 .
MANUALES UEX

Lema 2.3.2.5
~
De la relación A(T ) = 0 , cuyo significado es que para cada U , W ∈ V 
~ ~ ~
A(T (U,W)) = T (AU,W) + T (U,AW), se obtiene que u − u = w .

Demostración
60
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

~ ~ ~
En efecto, si A(T (U,W)) = T (AU,W) + T (U,AW) se aplica sobre los elementos
de la base, se obtiene que

A(U ) = T (uU , W ) + T (U , wW ) ,
uU = (u + w)U y, así, u − u = w .
Por tanto, usando u + u = 0 , w = 0 y u − u = w , se concluye que u = u = 0.
Así, k = (0).
~
Para calcular R bastará imponer las condiciones necesarias para que ( V, g,
~ ~ ~ ~
S, R , T ) sea una s – variedad algebraica. En efecto, si ( V, g, S, R , T ) es una
~
s – variedad algebraica, con T ≠ 0 , usando la condición ii) del Teorema 1.3.2,
~ ~
se puede ver que R ( X , Y ) ∈ k para cada X, Y ∈ V y, así, R = 0 . Inversamente,
~ ~
cada colección ( V, g, S, 0, T ) con tensores S, g y T satisfaciendo (2.2) es
una s – variedad algebraica.
~
Así, toda s – variedad algebraica sobre V, con T ≠ 0 , es de la forma (V, g,
~ ~
S, 0, T ) con tensores S, g y T satisfaciendo (2.2) y, dependiendo sólo de un
parámetro real λ > 0. Además, se tiene que h = k = (0 ) .

Paso 3
Debido al siguiente lema, se sabe que el correspondiente espacio s – simé­
trico simplemente conexo ( M , g ) no es localmente simétrico.

Lema 2.3.2.6
Para U y U , elementos fijados de la base de V, se tiene que

(DU R )(U , U )U ≠ 0 .

Demostración
En efecto,

(DU R )(U , U )U = DU ( R (U , U )U ) − R (DU U ,U )U − R (U , DU U )U − R (U ,U )DU U = ∗


∗ = − ( 1 λ 2 ) R(W , U )U − ( 1 λ 2 ) R(U , U )W = ◊
◊ = ( 1 λ 4 )W ≠ 0 .
MANUALES UEX

Donde los cálculos relativos a ∗ , son los siguientes:


En primer lugar, se ve que DU U = ( 1 λ 2 ) W ≠ 0 y que DU U = 0 . Como
DU U = aU + bU + cW y λ 2 > 0 , calculando y sustituyendo el valor de a, b y
c, se obtiene lo buscado. Para ello, se usa la fórmula del Lema 2.1.2. Como
a = g (DU U , U ) , b = g (DU U , U ) y cλ 2 = g (DU U , W ) , se tiene que:
61
TERESA ARIAS-MARCO

2a = 2g (DU U , U ) = 3g (T (U ,U ),U ) = 0 ,


2b = 2g (DU U , U ) = g (T (U , U ), U ) + 2g (T (U , U ), U ) = 0 ,
2cλ 2 = 2g (DU U , W ) = g (T (U , U ), W ) + 2g (T (U , W ), U ) = 2

y, por tanto, a = b = 0 y c = ( 1 λ 2 ) . Como DU U = aU + bU + cW , si se calcula el


valor de a, b, c y se sustituye, se obtiene lo buscado. Para ello, se usa la fórmula
del Lema 2.1.2. Como a = g (DU U , U ) , b = g (DU U ,U ) y cλ 2 = g (DU U , W ) , se
tiene que:

2a = 2g (DU U , U ) = 2g (T (U , U ), U ) + g (T (U , U ), U ) = 0 ,


2b = 2g (DU U , U ) = g (T (U , U ), U ) + g (T (U , U ), U ) + g (T (U , U ), U ) = 0 ,
2cλ 2 = 2g (DU U , W ) = g (T (U , U ), W ) + g (T (U , W ), U ) + g (T (U , W ), U ) = 0
y, por tanto, a = b = c = 0 .
Ahora, se calcula el valor de DU ( R(U , U )U ) . Para ello, primero se comprue­
ba que DU U = 0 y DU W = −U . Como DU U = aU + bU + cW , calculando y susti­
tuyendo el valor de a, b y c, se obtiene lo buscado. Para ello, se usa la fórmula
del Lema 2.1.2. Como a = g (DU U , U ) , b = g (DU U ,U ) y cλ 2 = g (DU U , W ) , se
obtiene que:

2a = 2g (DU U , U ) = g (T (U , U ), U ) + g (T (U , U ), U ) + g (T (U , U ), U ) = 0 ,


2b = 2g (DU U , U ) = 2g (T (U , U ), U ) + g (T (U , U ), U ) = 0 ,
2cλ 2 = 2g (DU U , W ) = g (T (U , U ), W ) + g (T (U , W ), U ) + g (T (U , W ), U ) = 0 ,

y, por tanto, a = b = c = 0 . Y, como DU W = aU + bU + cW , calculando y susti­


tuyendo el valor de a, b y c, se obtiene lo buscado. Para ello, se usa la fórmula
del Lema 2.1.2. Como a = g (DU W , U ) , b = g (DU W ,U ) y cλ 2 = g (DU W , W ) , se
obtiene que:
2a = 2g (D W , U ) = g (T (W , U ), U ) + g (T (W , U ), U ) + g (T (U , U ), W ) = 0 ,
U

2b = 2g (DU W , U ) = 2g (T (W , U ), U ) + g (T (U , U ), W ) = −2 ,


2cλ 2 = 2g (DU W , W ) = g (T (W , U ), W ) + g (T (W , W ), U ) + g (T (U , W ), W ) = 0

y, por tanto, a = c = 0 y b = −1 .
MANUALES UEX

Y, así, ahora se obtiene que

DU ( R(U , U )U ) = DU ( R (U , U )U + [DU , DU ]U + DT (U ,U )U ) =


= DU DU (DU U ) − DU DU (DU U ) = − ( 1 λ 2 ) DU (DU W ) = ( 1 λ 2 ) DU U = 0
62
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Ahora se realizan los cálculos relativos a ◊ .


Para calcular R(W , U )U , se necesita ver que DW U = 0 . Como
DW U = aU + bU + cW , calculando y sustituyendo el valor de a, b y c, se obtie­
ne lo buscado. Para ello, se usa la fórmula del Lema 2.1.2. Como a = g (DW U , U ) ,
b = g (DW U , U ) y cλ 2 = g (DW U , W ) , se tiene que:

2a = 2g (DW U , U ) = g (T (U , W ), U ) + g (T (U , U ), W ) + g (T (W , U ), U ) = 0 ,


2b = 2g (DW U , U ) = g (T (U , W ), U ) + g (T (U , U ), W ) + g (T (W , U ), U ) = 0 ,
2cλ 2 = 2g (DW U , W ) = 2g (T (U , W ), W ) + g (T (W , W ), U ) = 0

y, por tanto, a = b = c = 0 .
Así,

R(W , U )U = R (W , U )U + [DW , DU ]U + DT (W ,U )U =

= DW DU U − DU DW U − DU U = − ( 1 λ 2 ) W .

Y, para calcular R(U , U )W , se necesita además saber que DU W = −U . Como


DU W = aU + bU + cW , calculando y sustituyendo el valor de a, b y c, se obtiene
lo buscado. Para ello, se usa la fórmula del Lema 2.1.2. Como a = g (DU W , U ) ,
b = g (DU W , U ) y cλ 2 = g (DU W , W ) , se obtiene que:

2a = 2g (DU W , U ) = 2g (T (W , U ), U ) + g (T (U , U ), W ) = −2 ,

2b = 2g (DU W , U ) = g (T (W , U ), U ) + g (T (W , U ), U ) + g (T (U , U ), W ) = 0 ,

2cλ 2 = 2g (DU W , W ) = g (T (W , U ), W ) + g (T (W , W ), U ) + g (T (U , W ), W ) = 0

y, así, b = c = 0 y a = −1 .
Por tanto,

R(U , U )W = R (U , U )W + [DU , DU ]W + DT (U ,U )W =

= DU DU W − DU DU W = −DU U + DU U = 0 .
MANUALES UEX

Paso 4
~
Ahora se ve que la s - variedad algebraica (V, g, S, 0, T ) con T ≠ 0 , no es
reducible. Para ello se usará el lema siguiente.
63
TERESA ARIAS-MARCO

Lema 2.3.2.7
Si se consideran U = ( X + iY ) 2 y Z = W donde X, Y, Z ∈ V, se obtiene

SX = −Y , SY = X , SZ = − Z ,

g ( X , X ) = g (Y , Y ) = 1 , g ( Z , Z ) = λ 2 ,

T ( X , Y ) = 0 , T ( X , Z ) = X , T (Y , Z ) = −Y ,
y, que X, Y, Z son ortogonales.

Demostración
En efecto, como SZ = SW = −W = − Z y,

( ) (iX − Y ) = iU = SU = S (
1
2
X + iY
2 ) = ( ) (SX + iSY ) ,
1
2

se tiene que SZ = − Z , SY = X y SX = −Y .
Por otra parte, como
1
0 = g (U , U ) = g ( X +iY , X +iY 2 ) = [ g ( X , X ) + 2ig ( X , Y ) − g (Y , Y )] ,
2
2
1
1 = g (U , U ) = g ( X +iY 2 , X −iY 2 ) = [ g ( X , X ) + g (Y , Y )] ,
2

se tiene que g ( X , X ) = g (Y , Y ) = 1 y g ( X , Y ) = 0 . De la expresión

1
0 = g (W , U ) = g ( Z , X +iY 2 ) = [ g ( Z , X ) + ig ( Z , Y )] ,
2

se obtiene que g ( Z , X ) = 0 , g ( Z , Y ) = 0 . Y, como Z = W, λ 2 = g (W , W ) = g ( Z , Z ) .


Además, de
1
0 = T (U , U ) = T ( X +iY
, X −iY 2 ) = [T ( X , X ) + T (Y , Y ) − i2T ( X , Y )] ,
2
2
1  1 
X −iY
2
= U = T (U , W ) = [T ( X , W ) + iT (Y ,W )] = [T ( X , Z ) + iT (Y , Z )] ,
2 2
MANUALES UEX

se concluye que T ( X , Y ) = 0 , T ( X , Z ) = X y T (Y , Z ) = −Y .

Proposición 2.3.2.8
~
No existe una descomposición de V = V1 ⊕ V2 tal que (V, g, S, 0, T ) verifique
las condiciones dadas en la Definición 1.3.2.3.
64
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Demostración
En efecto, como V = 〈 X , Y , Z 〉 , se puede suponer que Z ∈ V1 . Puesto que
T ( X , Z ) = X , se ve que la relación T ( X , Z ) = ∑ i2=1 T i (π i X , π i Z ) es satisfecha, si y
sólo si, X ∈ V . Por otra parte, debido a que T (Y , Z ) = −Y , se tiene que la rela-
1

ción T (Y , Z ) = ∑ i2=1 T i (π iY , π i Z ) se cumple, si y sólo si, Y ∈ V1 . Por tanto, V = V1 .


Así, se puede afirmar que el correspondiente espacio s – simétrico simple­
mente conexo ( M , g ) no es reducible.

Paso 5
~
Como R = 0 y h = (0 ) se tiene que la tabla de multiplicar del “álgebra de
Nomizu” g estará dada solamente por la fórmula [ X 1 , X 2 ] = −T ( X 1 , X 2 ) para
cualesquiera X 1 , X 2 ∈ V . Al calcularla se obtiene

[ X , Y ] = 0 , [ X , Z ] = − X y [Y , Z ] = Y ,
donde V = 〈 X , Y , Z 〉 . En efecto, usando lo calculado en el paso 4 se tiene que
[ X , Y ] = −T ( X , Y ) = 0 , [ X , Z ] = −T ( X , Z ) = − X y [Y , Z ] = −T (Y , Z ) = Y .

Paso 6
Ya que h = (0 ) , para construir el espacio homogéneo buscado solamente será
necesario calcular el grupo de Lie G asociado al álgebra de Lie g .

Lema 2.3.2.9
Como el centro del álgebra de Lie g es nulo, se puede aplicar la represen­
tación adjunta, obteniendo así, que el grupo asociado G es el grupo formado
por todas las matrices de la forma

 ez 0 x
 
0 e− z y  donde x, y, z ∈  .
0 0 1 

Demostración
Se comenzará probando que el centro de g = 〈 X , Y , Z 〉 es nulo; es decir, se
MANUALES UEX

ve que Z (g) = { A ∈ g :[ A, X ] = [ A, Y ] = [ A, Z ] = 0} = {0} .


Sea A = xX + yY + zZ , donde x, y, z ∈  entonces, usando el paso 5, se
obtiene que x = y = z = 0 . Veámoslo:

0 = [ A, X ] = [ xX + yY + zZ , X ] = z[ Z , X ] = zX ,
65
TERESA ARIAS-MARCO

0 = [ A, Y ] = [ xX + yY , X ] = 0 ,

0 = [ A, Z ] = [ xX + yY , Z ] = x[ X , Z ] + y[Y , Z ] = − xX + yY ,

para todo x, y, z ∈  entonces, x = y = z = 0 ya que, X e Y son linealmente


independientes.
Ahora, como Z (g) = (0 ) se puede usar la representación adjunta
ad : g → End (g) para calcular la representación matricial de g . Para ello, se
comenzará calculando las matrices asociadas a las aplicaciones lineales ad ( X ),
ad (Y ) y ad ( Z ) . La aplicación ad ( X ) : g → g , está dada por:

ad ( X )( X ) = [ X , X ] = 0 

ad ( X )(Y ) = [ X , Y ] = 0  así, su matriz asociada por columnas es
ad ( X )( Z ) = [ X , Z ] = − X 
0 0 −1 
 
0 0 0 .
0 0 0 

La aplicación ad (Y ) : g → g , lo está por:

ad (Y )( X ) = [Y , X ] = 0  0 0 0 
  
ad (Y )(Y ) = [Y , Y ] = 0  así, su matriz asociada por columnas es  0 0 1  .
ad (Y )( Z ) = [Y , Z ] = Y  0 0 0 
 

Y ad ( Z ) : g → g , lo está por:

ad ( Z )( X ) = [ Z , X ] = X  1 0 0
  
ad ( Z )(Y ) = [ Z , Y ] = −Y  así, su matriz asociada por columnas es  0 −1 0 
ad ( Z )( Z ) = [ Z , Z ] = 0  0 0 0 
 .

Por tanto, se tiene que la expresión matricial del álgebra de Lie g es:

  0 0 −1  0 0 0  1 0 0 
MANUALES UEX

       
g = a '⋅  0 0 0  + b ⋅  0 0 1  + c ⋅  0 −1 0  : a ', b, c ∈  
 0 0 0  0 0 0  0 0 0  
       ,

donde, si se considera que a = −a ' , se tiene que


66
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

 c 0 a  
  
g =  0 −c b  : a, b, c ∈   .
 0 0 0  
  

Ahora, usando la aplicación exponencial exp:g → G , se calcula la expresión


matricial del grupo de Lie G.
c 0 a
Dada una matriz A =  0 −c b  ∈ g , se sabe por [W] que:
0 0 0 
 
n
 cn 0 ac n −1 
A ∞
1 ∞

exp( A) = e A = ∑ = I +∑  0 (−1) cn n n −1
b(−1) c n −1
=
n =0 n ! n =1 n !
0 0 0 
 

 ∞ cn ∞

 ∑ n! a ∑ ( nc+1)! 
n
0
 n =0 n =0
 e
 c 0 a ( )   e
ec −1
c z
0 x
 n n 

)  =  0 
∞ ∞

∑ b∑ ((−n1+) 1c)!  =  0 b(
n n
( −1) c −c e− c +1
= 0 e e− z y .
n!
 c
 n =0 n =0     0 0 1 
 0 0 1   0 0 1

 
 

Así, se tiene que el grupo de Lie G es:

 e z 0 x 
  
G =  0 e− z y  : x, y , z ∈   .
 0 0 1  
 

Claramente, se observa que cada matriz de G se puede identificar con


la 3 – tupla (x, y, z) ∈  3 por tanto, se tiene que G es difeomorfo al espacio
euclídeo  3 ( x, y, z ) .
Así, G es el grupo de Lie simplemente conexo buscado cuya álgebra de
Lie es g .
A continuación se calcula la métrica G – invariante g.
MANUALES UEX

Lema 2.3.2.10

X, Y, Z ∈ g pueden ser identificados respectivamente con los campos vec­


toriales invariantes a izquierda sobre G
67
TERESA ARIAS-MARCO

∂ ∂ ∂
ez , e− z y
∂x ∂y ∂z .

Demostración
Se comenzará calculando los campos vectoriales invariantes a izquierda
 ec 0 a 
 
sobre G. Para ello, dado A =  0 e − c b  ∈ G , se tiene que la aplicación trans-
 0 0 1
 
lación a izquierda asociada LA : G → G , dada por LA ( g ) = A ⋅ g , para todo g ∈ G ,
actúa de la siguiente forma:
  ez 0 x   e z +c 0 xec + a 
   
LA (( x, y, z )) ≅ LA   0 e− z y   = LA ( g ) = A ⋅ g =  0 e− ( z +c ) ye − c + b  ≅
 1    0 1 
 0 0  0

≅ ( xec + a, ye − c + b, z + c) .

Se denotará por e = Id ≅ (0, 0, 0 ) el elemento identidad de G.


 ec 0 0
 
Así, la matriz asociada a la diferencial LA∗e es  0 e − c 0  . Y se tiene que
0 0 1 

 ec 0 0
 
∂x e ) = LA∗e ( ∂x e ) ≡ ( 1 0 0) 0
z
LA∗e (e e
∂ ∂
e−c 0  ≡ ec ∂
∂x A
= (e z e ∂
∂x e
) o LA ,
0 0 1 

 ec 0 0
 
∂y ) = LA∗e ( ∂y ) ≡ ( 0 1 0) 0
−z −c
LA∗e (e e
∂ ∂
e 0  ≡ e−c ∂
∂y = (e − z e ∂
∂y ) o LA ,
e e A e
0 0 1 

y
MANUALES UEX

 ec 0 0 
 
LA∗e ( ∂∂z e ) ≡ ( 0 0 1)  0 e − c 0  ≡ ∂∂z A = ( ∂∂z e ) o LA .
 0 0 1
 
68
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

∂ ∂ ∂
Así, e z , e− z y son los campos vectoriales invariantes a izquierda
buscados. ∂x ∂y ∂z
Además, se identificarán con X, Y y Z respectivamente, debido a que

0 = [ X , Y ] = [e z ∂
∂x , e − z ∂∂y ] = 0,
− X = [ X , Z ] = [e z ∂
∂x , ∂∂z ] = −e z ∂
∂x ,
Y = [Y , Z ] = [e − z ∂
∂y , ∂∂z ] = e − z ∂
∂y .
Por ello, se tiene que:
Lema 2.3.2.11
El producto interior g sobre V = g induce la siguiente métrica Riemanniana
invariante sobre  3 ( x, y, z ) :

g = e −2 z dx 2 + e 2 z dy 2 + λ 2 dz 2 , λ > 0 .

Demostración

En efecto, se sabe que g ( X , X ) = g (Y , Y ) = 1 , g ( Z , Z ) = λ 2 y que el resto de


∂ ∂
relaciones son cero. Así, si se identifican X ≡ e z , Y ≡ e− z y, se obtiene que:
∂x ∂y
1 = g ( X , X ) = e 2 z g ( ∂∂x , ∂∂x ), 1 = g (Y , Y ) = e −2 z g ( ∂∂y , ∂∂y ) ,
λ 2 = g ( Z , Z ) = g ( ∂∂z , ∂∂z ) ,

y, por tanto, g ( ∂∂x , ∂∂x ) = e −2 z , g ( ∂∂y , ∂∂y ) = e 2 z , g ( ∂∂z , ∂∂z ) = λ 2 y que el resto de
componentes son nulas.
Así, se tiene que

g = g ( ∂∂x , ∂∂x )dx 2 + g ( ∂∂y , ∂∂y )dy 2 + g ( ∂∂z , ∂∂z )dz 2 + 2g ( ∂∂x , ∂∂y )dxdy + 2g ( ∂∂x , ∂∂z )dxdz +
+2g ( ∂∂y , ∂∂z )dydz = e −2 z dx 2 + e 2 z dy 2 + λ 2 dz 2 ,

donde λ > 0 . Evidentemente, g es una métrica Riemanniana G – invariante.


Finalmente, se tiene que:
MANUALES UEX

Lema 2.3.2.12
La simetría típica so de orden 4 en el punto o ≡ (0, 0, 0 ) de  3 ( x, y, z ) es
la transformación dada por:

x′ = − y , y ′ = x , z ′ = − z .
69
TERESA ARIAS-MARCO

Demostración
Debido al paso 4, se sabe que So ( X ) = −Y , So (Y ) = X y So ( Z ) = − Z .
0 1 0
Así, se tiene que la matriz asociada a So por columnas es  −1 0 0  .
 0 0 −1 
 
Como lo que se quiere calcular es la simetría so : M → M definida por
so ( x, y, z ) = ( x ', y ', z ') y, cumpliendo ( so )∗o = So y so 4 = Id . , se usará lo anterior
y la condición ( so )∗o = So para obtener que:

 0 1 0   ∂∂xx' 
∂y ' ∂z '
∂x ∂x
   ∂x ' 
,
∂y '
 −1 0 0  =  ∂y
∂z '
∂y ∂y
 0 0 −1   ∂x ' ∂y ' ∂z ' 
   ∂z ∂z ∂z 

de donde, x ' = − y, y ' = x, z ' = − z .


Ahora, se comprobará que se satisface la segunda condición, so 4 = Id . En
efecto,
so so so so
( x, y, z )  →(− y, x, − z )  →(− x, − y, z )  →( y, − x, − z )  →( x, y, z ).

Así, la aplicación so : M → M definida por so ( x, y, z ) = (− y, x, − z ) , es la


simetría típica buscada.

2.3.3. Dimensión n = 4

Esta vez, no se calculan todos los sistemas de valores propios irreducibles


y maximales satisfaciendo al menos una relación de la forma Θ iΘ j = Θ k , i ≠ j ,
sino que se comienza dando una relación de todos los posibles sistemas de
valores propios maximales y, después, para cada caso en particular, se irán
imponiendo el resto de las condiciones.

Proposición 2.3.3.1
Los únicos sistemas de valores propios maximales para la dimensión n =
4, son los siguientes:
MANUALES UEX

A)  (Θ ,Θ 2 ,Θ ,Θ 2 ) donde Θ = e ,
2π i
3

2π i
B)  (Θ ,Θ ,Θ ,Θ ) donde Θ = e
2 3 4 5
,
C)  (i, −i, −1, −1) ,
D)  (−1, −1, −1, −1) .
70
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Demostración
Debido a la Definición 1.5.1, se tiene que los únicos sistemas de valores
propios posibles son ó los de la forma (Θ ,Θ , Ξ , Ξ ) donde, Θ , Ξ ∈  \  , ó los
de la forma (Θ ,Θ , −1, −1) , con Θ ∈  \  , ó (−1, −1, −1, −1).
En el primer caso, se tiene que en su conjunto de relaciones características
asociado Σ , sólo pueden aparecer las siguiente relaciones
( 1) (3) (5)
Θ = Ξ , ΘΞ = Θ , ΘΞ = Ξ ,
(2) (4 ) (6 )
Θ = Ξ , ΘΞ = Ξ , ΘΞ = Θ ,
y sus conjugadas. Ahora, a partir de estas relaciones, se calcularán cuales serán
los conjuntos de relaciones características maximales asociados que se pueden
obtener. Para ello, primero se considerarán los siguientes conjuntos:

 ( 1)
  (2)

Σ 1 = Θ = Ξ y su conjugada  , Σ 2 = Θ = Ξ y su conjugada  ,
   
 (3)
  (4 )

Σ 3 = ΘΞ = Θ y su conjugada  , Σ 4 = ΘΞ = Ξ y su conjugada  ,
   
 (5)
  (6 )

Σ 5 = ΘΞ = Ξ y su conjugada  y Σ 6 = ΘΞ = Θ y su conjugada  .
   

A continuación, en cada Σ i , i = 1,..., 6 , se irán añadiendo, una a una y


mientras que éstas sean compatibles entre si, desde la relación (i+1) hasta la
relación (6), i = 1,..., 6, obteniendo así todos los posibles conjuntos con dos,
tres y, hasta como mucho, 6 relaciones.
(2) (5)
En Σ 1 , se observa que no se puede añadir ni la relación Θ = Ξ ni ΘΞ = Ξ
(6 ) ( 1)
ni ΘΞ = Θ ya que, ninguna de las tres es compatible con la relación Θ = Ξ .
(3) (4 )
Sin embargo, las relaciones ΘΞ = Θ y ΘΞ = Ξ sí que pueden ser añadidas.
Así, si se añade la primera relación compatible, se tiene que

 ( 1) (3)

Σ 1 = Θ = Ξ ,ΘΞ = Θ y sus conjugadas 
 

y, además, que es uno de los conjuntos maximales buscados ya que, si ahora


MANUALES UEX

(4 )
se añade la relación compatible que queda ΘΞ = Ξ , se tiene, debido a que esta
puede ser obtenida fácilmente a partir de las relaciones (1) y (3), que:

 ( 1) (3)
  ( 1) (3) (4 )

Θ = Ξ ,ΘΞ = Θ y sus conjugadas  = Θ = Ξ ,ΘΞ = Θ ,ΘΞ = Ξ y sus conjugadas  .
   
71
TERESA ARIAS-MARCO

Ahora se ve que no es posible obtener ningún nuevo conjunto, si en vez


(3) (4 )
de añadir primero ΘΞ = Θ , se añade ΘΞ = Ξ . En efecto, para cualesquiera
 ( 1) (3) (4 )

dos relaciones del conjunto Θ = Ξ ,ΘΞ = Θ ,ΘΞ = Ξ  fácilmente se obtiene
 
la tercera. Así, se tiene que

 ( 1) (3)
  ( 1) (3) (4 )

Θ = Ξ ,ΘΞ = Θ y sus conjugadas  = Θ = Ξ ,ΘΞ = Θ ,ΘΞ = Ξ y sus conjugadas 
   

 ( 1) (4 )
  ( 1) (4 ) (3)

Θ = Ξ ,ΘΞ = Ξ y sus conjugadas  = Θ = Ξ ,ΘΞ = Ξ ,ΘΞ = Θ y sus conjugadas 
   

Si ahora se usan las dos relaciones de Σ 1 para calcular Θ y Ξ , se obtiene


fácilmente que Θ 3 = 1 y, así, que el sistema de valores propios maximal asociado
a Σ 1 es el del apartado A.
¬
( 1)
Si ahora se supone que Θ ≠ Ξ y se estudia Σ 2 , claramente se observa
(3) (4 )
que no se puede añadir ni la relación ΘΞ = Θ ni ΘΞ
¬
= Ξ , ya que ninguna de
(2) ( 1)
las dos es compatible con la relación Θ = Ξ y Θ ≠ Ξ . Sin embargo, se tiene
(5) (6 )
que las relaciones ΘΞ = Ξ y ΘΞ = Θ sí que lo son. Así, si se añade la primera
relación compatible, se tiene que

 (2) (5)

Σ 2 = Θ = Ξ ,ΘΞ = Ξ y sus conjugadas 
 

y, además, que es uno de los conjuntos maximales buscados ya que, si ahora


(6 )
se añade la relación compatible que queda ΘΞ = Θ , debido a que esta puede
ser obtenida fácilmente a partir de las relaciones (2) y (5), se tiene que:

 (2) (5)
  (2) (5) (6 )

Θ = Ξ ,ΘΞ = Ξ y sus conjugadas  = Θ = Ξ ,ΘΞ = Ξ ,ΘΞ = Θ y sus conjugadas  .
   
Ahora se ve, que no es posible obtener ningún nuevo conjunto, si en vez
(5) (6 )
de añadir primero ΘΞ = Ξ , se añade ΘΞ = Θ . En efecto, para cualesquiera
 (2) (5) (6 )

dos relaciones del conjunto Θ = Ξ ,ΘΞ = Ξ ,ΘΞ = Θ  fácilmente se obtiene la
MANUALES UEX

 
tercera. Así, se tiene que

 (2) (5)
  (2) (5) (6 )

Θ = Ξ ,ΘΞ = Ξ y sus conjugadas  = Θ = Ξ ,ΘΞ = Ξ ,ΘΞ = Θ y sus conjugadas  =
   
72 
 (2) (6 )
  (2) (6 ) (5)

Θ = Ξ ,ΘΞ = Θ y sus conjugadas  = Θ = Ξ ,ΘΞ = Θ ,ΘΞ = Ξ y sus conjugadas 
   
 (2) (5)
  (2) (5) (6 )

Θ = ESPACIOS
Ξ ,ΘΞ =SΞ– SIMÉTRICOS
y sus conjugadas Θ = Ξ ,ΘΞ =REDUCTIVOS
 = NATURALMENTE
Y ESPACIOS Ξ ,ΘΞ = ΘENy sus conjugadas
DIMENSIONES 
BAJAS
   

 (2) (6 )
  (2) (6 ) (5)

= Θ = Ξ ,ΘΞ = Θ y sus conjugadas  = Θ = Ξ ,ΘΞ = Θ ,ΘΞ = Ξ y sus conjugadas 
   
Si ahora se usan las dos relaciones de Σ 2 para calcular Θ y Ξ , se obtiene
fácilmente que Θ 3 = 1 y, así, que el sistema de valores propios maximal asociado
a Σ 2 es también el del apartado A.
¬
(3) ( 1)
Para
¬
estudiar Σ 3 , se supone además de la relación ΘΞ = Θ , que Θ ≠ Ξ
(2)
y Θ ≠ Ξ , así, se observa claramente que no se puede añadir ni la relación
(4 ) (6 )
ΘΞ = Ξ ni ΘΞ = Θ , ya que ninguna de las dos es compatible con las rela­
(5)
ciones anteriores. Sin embargo, ΘΞ = Ξ es una relación compatible y, si se
añade, se tiene que

 (3) (5)

Σ 3 = ΘΞ = Θ ,ΘΞ = Ξ y sus conjugadas  .
 
Como ahora no se tienen más relaciones posibles para añadir, se concluye
que Σ 3 es otro de los conjuntos maximales buscados.
Así, si ahora se usan las dos relaciones de Σ 3 para calcular Θ y Ξ , se
obtiene fácilmente que Ξ = Θ 2 , Ξ = Θ 3 , Θ = Θ 4 y Θ 5 = 1 ; es decir, se puede
pensar que:
Θ

Ξ̅

Ξ
Θ̅

Por tanto, el sistema de valores propios maximal asociado a Σ 3 es el del


apartado B. ¬ ¬ ¬
( 1) (2) (3)
Ahora para estudiar Σ 4 , se supone que Θ ≠ Ξ , Θ ≠ Ξ y ΘΞ ≠ Θ . Así,
(5)
claramente se observa que no se puede añadir la relación ΘΞ = Ξ . Sin embargo,
MANUALES UEX

(6 )
se tiene que la relación ΘΞ = Θ si que es compatible. Así, se tiene que

 (4 ) (6 )

Σ 4 = ΘΞ = Ξ ,ΘΞ = Θ y sus conjugadas  .
 
73
TERESA ARIAS-MARCO

Como no se tienen más relaciones posibles para añadir, Σ 4 es otro de los


conjuntos maximales buscados.
Si ahora se usan las dos relaciones de Σ 4 para calcular Θ y Ξ , se obtiene
fácilmente que Ξ = Θ 3 , Ξ = Θ 2 , Θ = Θ 4 y Θ 5 = 1 ; es decir, se puede pensar que
Θ

Ξ̅
Θ̅

Así, el sistema de valores propios maximal asociado a Σ 4 es el del apar­


tado B.
¬
(5) ( 1)

¬
Para estudiar
¬
Σ 5 , se supone
¬
además de la relación ΘΞ = Ξ , que Θ ≠ Ξ ,
(2) (3) (4 ) (6 )
Θ ≠ Ξ , ΘΞ ≠ Θ y ΘΞ ≠ Ξ . Así, como no se puede añadir ΘΞ = Θ , que
es la única relación que queda,

 (5)

Σ 5 = ΘΞ = Ξ y su conjugada  .
 
Como a partir de la relación (5) y su conjugada no se puede determinar Θ
y Ξ , se tiene que Σ 5 no es un conjunto maximal de relaciones y, por tanto,
no será considerado.
El conjunto Σ 6 tampoco será considerado ya que no quedan relaciones por
añadir y de la relación (6) tampoco es posible determinar los valores de Θ y Ξ .
Si ahora se consideran los sistemas de valores propios de la forma
(Θ ,Θ , −1, −1) , con Θ ∈  \  , se tiene que la única posibilidad para el con­
junto de relaciones es que Σ = {Θ (−1) = Θ y su conjugada} . Así, a partir de
la relación Θ (−1) = Θ se obtiene que Θ 2 = −1 y, así, que Θ = i por tanto, se
concluye que el conjunto de relaciones es maximal y que su sistema de valores
propios asociado es el C.
MANUALES UEX

Finalmente el sistema (−1, −1, −1, −1) es también maximal.

Nota 2.3.3.2
A continuación, no se realiza el estudio del sistema D, ya que en él no es
posible encontrar ninguna relación de la forma Θ iΘ j = Θ k , i ≠ j ; es decir, debido
74
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

a que se satisface la condición iii) del Teorema 2.1.3. y, por tanto, los espacios
Riemannianos que proporciona son localmente simétricos.
Ahora, se estudiarán por separado cada uno de los sistemas de valores
propios maximales restantes.

2.3.3.1.  Estudio del sistema de valores propios maximal A

Ahora, se desarrollará el estudio del sistema de valores propio maximal


2π i
(Θ ,Θ 2 ,Θ ,Θ 2 ) donde Θ = e 3 , debido a que, evidentemente, satisface al menos
una relación de la forma Θ kΘ l = Θ m , k ≠ l.
Sea V un espacio vectorial 4 – dimensional, V su espacio complexificado y
sea S: V → V una transformación lineal real con valores propios Θ y Θ 2 = Θ ,
ambos con multiplicidad dos. Además, sean g un producto interior sobre V tal
~ ~ ~
que S(g) = g, y T ≠ 0 un tensor de tipo (1,2) tal que T ( X , Y ) = −T (Y , X ) y
~ ~
S (T ) = T . Si se denota con los mismos símbolos las extensiones lineales de
~
S, g y T al espacio V = V = V ⊕ , se puede encontrar una base de vecto­
res propios de S (U 1 , U 2 , U 1 , U 2 ) tal que SU 1 = ΘU 1 , SU 2 = ΘU 2 , SU 1 = ΘU 1 ,
SU 2 = ΘU 2 .

Lema 2.3.3.1.1
La condición S(g) = g significa que g(SZ,SZ') = g(Z,Z') para cualesquiera
Z, Z ' ∈ V. Si se aplica, se obtiene:

g (U 1 , U 2 ) = ν ∈  , g (U 1 , U 1 ) = a 2 > 0, a ∈  , g (U 2 , U 2 ) = b 2 > 0, b ∈  ,
y que el resto de relaciones posibles son cero.

Demostración
Si en g(SZ, SZ') = g(Z, Z') se toman Z = U j y Z ' = U k , j , k = 1, 2 , y se
aplica el valor conocido del campo tensorial de simetría S sobre U j y U k , se
obtiene que
g (U j , U k ) = g ( SU j , SU k ) = g (ΘU j ,ΘU k ) = Θ 2 g (U j , U k ) ,

de donde, g (U j , U k ) = 0, j , k = 1, 2 . Si ahora se toman Z = U j y Z ' = U k ,


j , k = 1, 2 , se obtiene de forma análoga que g (U j , U k ) = 0, j , k = 1, 2 .
MANUALES UEX

Por otra parte, si Z = U j y Z ' = U k , j , k = 1, 2 , la condición S(g) = g es satis­


fecha, ya que g (U j , U k ) = g ( SU j , SU k ) = g (ΘU j , ΘU k ) = g (U j , U k ) , j , k = 1, 2 .
Así, g (U 1 , U 1 ) = a 2 > 0 y g (U 2 , U 2 ) = b 2 > 0 debido a que en V  se puede con­
siderar una J – base {X, JX} tal que U j = X − iJX y U j = X + iJX , j = 1, 2 y,
por tanto,
75
TERESA ARIAS-MARCO

g (U j , U j ) = g ( X − iJX , X + iJX ) =
= g ( X , X ) + g ( JX , JX ) + ig ( X , JX ) − ig ( JX , X ) = 7
2
= 2g ( X , X ) = 2 X > 0, g (U 1 , U 2 ) = ν ∈  .

Además, aplicando la propiedad de antisimetría T ( X , Y ) = −T (Y , X ) , se


obtiene que T (U j ,U j ) = T (U j ,U j ) = 0 , j = 1, 2 .

Lema 2.3.3.1.2
~ ~ ~
Si se usa la propiedad S (T ) = T , cuyo significado es que T (SZ, SZ') =
~
S(T Z, Z') para cualesquiera Z , Z ' ∈ V  , se obtiene:

T (U 1 , U 2 ) = αU 1 + βU 2 , T (U 1 , U 2 ) = αU 1 + β U 2 , T (U j , U k ) = 0 , j , k = 1, 2
donde α , β ∈  y no se anulan simultáneamente.

Demostración
~
Si en T (SZ,SZ') = S(Z,Z') se toman Z = U j y Z ' = U k , j , k = 1, 2 y se aplica
el valor conocido del campo tensorial de simetría S sobre U j y U k , j , k = 1, 2 ,
respectivamente, se obtiene que
S (T (U j , U k )) = T ( SU j , SU k ) = T (ΘU j ,ΘU k ) = T (U j ,U k ) , j , k = 1, 2
lo que implica que T (U j ,U k ) , j , k = 1, 2 , tiene el valor propio 1 ó es cero.
Debido a la Nota 2.1.6 se sabe que no se tiene el valor propio 1, por tanto
T (U j , U k ) = 0, j , k = 1, 2 .
Si ahora se considera que Z = U 1 y que Z ' = U 2 , como antes, se obtiene
que S (T (U 1 , U 2 )) = T ( SU 1 , SU 2 ) = T (ΘU 1 ,ΘU 2 ) = Θ T (U 1 ,U 2 ) , así T (U 1 ,U 2 ) , al
igual que U 1 y U 2 , tiene asociado el valor propio Θ por tanto, existen α , β ∈ 
tal que T (U 1 ,U 2 ) = αU 1 + βU 2 .
Puesto que T (U 1 ,U 2 ) = (2.3) = T (U 1 ,U 2 ) = αU 1 + βU 2 = α U 1 + β U 2 , se
obtiene la relación que faltaba.
Además, como T ≠ 0 , necesariamente, α y β no pueden ser ambas cero
a la vez.

Lema 2.3.3.1.3
MANUALES UEX

~
Para cada 3 – tupla de tensores ( S , g , T ) , cumpliendo las propiedades
requeridas sobre V, existe una base (U 1 , U 2 , U 1 , U 2 ) de V tal que:

7 
Usando la J - invariancia. Ver [K-N].
76
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

SU 1 = ΘU 1 , SU 2 = ΘU 2 , SU 1 = ΘU 1 , SU 2 = ΘU 2 , g (U 1 , U 2 ) = g (U 1 ,U 2 ) = 0 ,
g (U j , U k ) = 0, j , k = 1, 2 ,
(2.4)
1 ,
g (U 1 , U 1 ) = 1 , g (U 2 , U 2 ) =
ρ2
T (U j , U k ) = 0, j , k = 1, 2 , T (U 1 , U 2 ) = U 1 , T (U 1 , U 2 ) = U 1 .

La demostración está desarrollada en el Apartado B.1 del Anexo B.


Por tanto, se ha obtenido una forma canónica arbitraria y admisible para
~ ~
la 3 – tupla ( S , g , T ) , T ≠ 0 .
Además, ρ > 0 es un invariante de esta forma canónica. En efecto, si se
~
consideran dos 3 – tuplas ( S j , g j , T j ) , j = 1, 2, con diferentes valores de ρ , se
tienen dos métricas distintas sobre la misma variedad, por tanto, no se pueden
superponer mediante una transformación lineal f: V → V.
Ahora, se calcula el álgebra de Lie k de todos los endomorfismos reales A
~
de V  tales que A( S ) = A( g ) = A(T ) = 0 .

Lema 2.3.3.1.4
La relación A( S ) = 0 significa que A ⋅ S = S ⋅ A , de donde se obtiene que:
2 2
AU j = ∑ a kj U k , j = 1, 2 y AU j = ∑ a jkU k , j = 1, 2 .
k =1 k =1

Demostración
Si se aplica esta relación y el valor conocido de S sobre U j , j = 1, 2 , se
obtiene
S ( A(U j )) = ( S ⋅ A)(U j ) = ( A ⋅ S )(U j ) = A( S (U j )) = A(ΘU j ) = Θ A(U j ) ;

por tanto, A(U j ) , j = 1, 2 , tiene asociado, al igual que U 1 y U 2 , el valor propio


2
Θ , y así existen a kj ∈  , j , k = 1, 2 , tal que AU j = ∑ a kj U k , j = 1, 2 . Si ahora
k =1
2
se conjuga esta última expresión se obtiene AU j = ∑ a jkU k , j = 1, 2 .
k =1
Por tanto, para calcular k bastará conocer el valor de a kj y a jk , j , k = 1, 2 .
MANUALES UEX

Para ello, se usarán los dos lemas siguientes:

Lema 2.3.3.1.5
La relación A( g ) = 0 significa que g(AZ,SZ') = g(Z,AZ') para cada Z, Z '
∈ V. Aplicándola, se obtiene
77
TERESA ARIAS-MARCO

a11 + a11 = 0, a22 + a22 = 0 y a12 + ρ 2 a21 = 0.

Demostración
En efecto, si se toman en dicha relación Z = U 1 y Z ' = U 1 y, se aplican los
valores conocidos de g y A sobre U 1 y U 1 , se obtiene que

0 = g ( AU 1 , U 1 ) + g (U 1 , AU 1 ) = a11 g (U 1 , U 1 ) + a12 g (U 2 , U 1 ) + a11 g (U 1 , U 1 ) + a12 g (U 1 , U 2 )

0 = a11 + a11 .
Si ahora se toman Z = U 2 y Z ' = U 2 y, se aplican los valores conocidos de
g y A sobre U 2 y U 2 , se obtiene que

0 = g ( AU 2 , U 2 ) + g (U 2 , AU 2 ) = a21 g (U 1 , U 2 ) + a22 g (U 2 , U 2 ) + a21 g (U 2 , U 1 ) + a22 g (U 2 , U 2 )


1
0= (a22 + a22 ),
ρ2

y, aplicando que ρ 2 > 0 , se tiene a22 + a22 = 0 .


Ahora, si Z = U 1 y Z ' = U 2 y, se aplican los valores conocidos de g y A
sobre U 1 y U 2 , se obtiene

0 = g ( AU 1 ,U 2 ) + g (U 1 , AU 2 ) = a11 g (U 1 ,U 2 ) + a12 g (U 2 ,U 2 ) + a21 g (U 1 ,U 1 ) + a22 g (U 1 ,U 2 )


1
0= a12 + a21
ρ2

y, así, a12 + ρ 2 a21 = 0.

Lema 2.3.3.1.6
~
De la relación A(T ) = 0 , cuyo significado es que para cada U,W ∈ V
~ ~ ~
A(T (U,W)) = T (AU,W) + T (U,AW), se obtiene

a11 = a11 + a22 y a12 = 0.

Demostración
En efecto, si se toman U = U 1 y W = U 2 ,
MANUALES UEX

A(T (U 1 , U 2 )) = T ( AU 1 , U 2 ) + T (U 1 , AU 2 ) ,
A(U 1 ) = T (a11U 1 + a12U 2 , U 2 ) + T (U 1 , a21U 1 + a22U 2 ) ,
a11U 1 + a12U 2 = a11U 1 + a22U 1
78
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

y, así, a11 = a11 + a22 y a12 = 0.


Se concluye que a12 = a21 = 0, a22 = −2a11 y a jj + a jj = 0, j = 1, 2. De donde,
se pueden expresar a kj , j , k = 1, 2, en función de a22 .
Así, k = (B), donde el endomorfismo B satisface

BU 1 = iU 1 , BU 1 = −iU 1 , BU 2 = −2iU 2 , BU 2 = 2iU 2 . 8


~ ~ ~
Ahora se calcula R . Para ello, sea ( V, g, S, R , T ) una s – variedad alge­
~
braica donde T ≠ 0 , g y S satisfacen (2.4). Usando la condición ii) del Teorema
~
1.3.2, se puede ver que R ( X , Y ) ∈ k para cada X, Y ∈ V y que R ( Z , Z ') ∈ k ⊗ 
para cada Z, Z ' ∈ V así, se tiene R (U i , U j ) = ai , j B y R (U i , U j ) = bi , j B, i, j = 1, 2 .

Como en V  , la primera identidad de Bianchi es

S( R ( Z , Z ') Z '') = S(T (T ( Z , Z '), Z '')) ,


se tiene en particular que

R (U 1 , U 2 )U 1 + R (U 2 , U 1 )U 1 + R (U 1 ,U 1 )U 2 = 0, (2.5)(2.5)

R (U 1 , U 2 )U 2 + R (U 2 , U 2 )U 1 + R (U 2 , U 1 )U 2 = U 1 . (2.6)(2.6)

Y, así, se puede concluir

R (U 1 , U 2 ) = R (U 1 ,U 2 ) = R (U 1 ,U 2 ) = R (U 1 ,U 2 ) = R (U 1 ,U 1 ) = 0,
(2.7)
R (U , U ) = −iB.
2 2
En efecto, si se sustituye en (2.5) y se aplica el endomorfismo B, se tiene

a1,2 BU 1 + b2 ,1 BU 1 + b1,1 BU 2 = 0,
−ia1,2U 1 + ib2 ,1U 1 − 2ib1,1 BU 2 = 0.

Como U 1 , U 1 y U 2 son linealmente independientes, se concluye

R (U 1 , U 2 ) = R (U 1 ,U 2 ) = R (U 1 ,U 2 ) = R (U 1 ,U 2 ) = R (U 1 ,U 1 ) = 0.
Si ahora se usa (2.6) de forma análoga, se obtiene R (U 2 , U 2 ) = −iB .
Como B( R ) = 0 , de
MANUALES UEX

B( R (U 1 , U 2 ) Z ) = ( BR )(U 1 ,U 2 ) Z + R ( BU 1 ,U 2 ) Z + R (U 1 , BU 2 ) Z + R (U 1 ,U 2 ) BZ

8
  Se obtiene fácilmente, dándole a a11 el valor i y usando las relaciones anteriores para obtener el
resto.
79
TERESA ARIAS-MARCO

y de R (U 1 , U 2 ) = 0, se obtiene ( BR )(U 1 , U 2 ) Z = 0 para todo Z ∈ V  ; de for­


ma análoga, se sigue que

( BR )(U 1 ,U 2 ) Z = 0, ( BR )(U 1 ,U 2 ) Z = 0, ( BR )(U 1 ,U 2 ) Z = 0, ( BR )(U 1 ,U 1 ) Z = 0 ,

para todo Z ∈ V  y, por otra parte, de

B( R (U 2 , U 2 ) Z ) = ( BR )(U 2 , U 2 ) Z + R ( BU 2 ,U 2 ) Z + R (U 2 , BU 2 ) Z + R (U 2 ,U 2 ) BZ

y de R (U 2 , U 2 ) = −iB se obtiene −iB 2 Z = ( BR )(U 2 , U 2 ) Z + 2i 2 BZ − 2i 2 BZ − iB 2 Z


y, así, también ( BR )(U 2 , U 2 ) Z = 0 para todo Z ∈ V  . En particular, R ( Z , Z ') R = 0
para cualesquiera Z , Z ' ∈ V  . Además, S( R (T ( Z , Z '), Z '')) = 0 para todo
Z , Z ', Z '' ∈ V  ; es decir, se satisface la segunda identidad de Bianchi.
~ ~
Así, ( V, g, S, R , T ) con T ≠ 0 , dada por (2.4) y (2.7) es una s – variedad
algebraica sobre V para cada ρ > 0 y, puesto que k = ( B) , h ⊂ k y B( R ) = 0 ,
se concluye también que h = k = ( B) .

Por otra parte, procediendo de forma análoga al Lema 2.3.2.6 se comprueba


que (DU1 R)(U 1 ,U 2 )U 1 ≠ 0 para U 1 , U 2 elementos fijados de la base de V  y,
así, el correspondiente espacio s – simétrico ( M , g ) no es localmente simétrico.

Además, aplicando D de [L – O, Pág. 458], se sabe que el orden del espacio


s – simétrico correspondiente es k = 3.

Lema 2.3.3.1.7

Si se consideran U 1 = ( X 1 + iY1 ) 2 y U 2 = ( X 2 + iY2 ) 2 donde X i , Yi ∈ V ,


i = 1, 2, se obtiene que ( X 1 , X 2 , Y1 , Y2 ) forman una base ortogonal de V verifi-
cando

SX 1 = Cos ( 23π ) X 1 − Sen ( 23π ) Y1 , SY1 = Sen ( 23π ) X 1 + Cos ( 23π ) Y1 ,


SX 2 = Cos ( 43π ) X 2 + Sen ( 43π ) Y2 , SY2 = Cos ( 43π ) Y2 − Sen ( 43π ) X 2 ,

2
MANUALES UEX

g ( X 1 , X 1 ) = g (Y1 , Y1 ) = 1, g ( X 2 , X 2 ) = g (Y2 , Y2 ) = ,
ρ2

T ( X i , Yi ) = 0, i = 1, 2, T ( X 1 , X 2 ) = X 1 , T ( X 2 , Y1 ) = Y1 ,
T (Y , Y ) = − X , T ( X , Y ) = −Y ,
1 2 1 1 2 1
80
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

R ( X 1 , Y1 ) = R ( X 2 , Y1 ) = R ( X 1 , Y2 ) = R ( X 1 , X 2 ) = R (Y1 , Y2 ) = 0,
R ( X , Y ) = 2B.
2 2

Demostración
En efecto, como SU 1 = ΘU 1 , SU 2 = Θ U 2 , se tiene

( Cos ( ) X2π
3 1 − Sen ( 23π ) Y1 ) + i ( Sen ( 23π ) X 1 + Cos ( 23π ) Y1 ) = Θ X 1 + iΘ Y1 =
= SU 1 2 = SX 1 + iSY1 ,
( Cos ( ) X

3 2 + Sen ( 43π ) Y2 ) + i ( Cos ( 43π ) Y2 − Sen ( 43π ) X 2 ) = Θ X 2 − iΘ Y2 =
= 2SU 2 = SX 2 − iSY2 .

Así, SX i , SYi , i = 1, 2, son las expresiones del enunciado. Notar además,


que son satisfechas las relaciones SU 2 = ΘU 2 y SU 1 = ΘU 1 , debido a que
Cos ( 23π ) = Cos ( 43π ) y Sen ( 23π ) = − Sen ( 43π ) .
Por otra parte, como

1
0 = g (U 1 , U 1 ) = g ( X 1 +iY1 2 , X 1 +iY1 2 ) = [ g ( X 1 , X 1 ) − g (Y1 , Y1 ) + ig ( X 1 , Y1 )],
2
1
0 = g (U 1 , U 1 ) = g ( X 1 +iY1 2 , X 1 −iY1 2 ) = [ g ( X 1 , X 1 ) + g (Y1 , Y1 )],
2

se tiene g ( X 1 , X 1 ) = g (Y1 , Y1 ) = 1, g ( X 1 , Y1 ) = 0. De

1
0 = g (U 2 , U 2 ) = g ( X 2 +iY2 2 , X 2 +iY2 2 ) = [ g ( X 2 , X 2 ) − g (Y2 , Y2 ) + i2g ( X 2 , Y2 )],
4
1 1
= g (U 2 , U 2 ) = g ( X 2 +iY2 2 , X 2 −iY2 2 ) = [ g ( X 2 , X 2 ) + g (Y2 , Y2 )],
ρ2 4
2
se sigue g ( X 2 , X 2 ) = g (Y2 , Y2 ) = , g ( X 2 , Y2 ) = 0. Y, por
ρ2
1
0 = g (U 1 , U 2 ) = g ( X 1 +iY1 2 , X 2 +iY2 2 ) = [ g ( X 1 , X 2 ) − g (Y1 , Y2 ) + ig ( X 1 , Y2 ) + ig (Y1 , X 2 )],
MANUALES UEX

2 2
1
0 = g (U 1 , U 2 ) = g ( X 1 +iY1 2 , X 2 −iY2 2 ) = [ g ( X 1 , X 2 ) + g (Y1 , Y2 ) + ig ( X 2 , Y1 ) − ig ( X 1 , Y2 )],
2 2

se obtiene g ( X 1 , X 2 ) = g (Y1 , Y2 ) = g ( X 1 , Y2 ) = g ( X 2 , Y1 ) = 0.
81
TERESA ARIAS-MARCO

Si ahora se aplica el mismo método, usando los valores dados en (2.4) para
la torsión y en (2.7) para la curvatura, se obtienen los resultados dados en el
enunciado.
Puesto que, en este caso, dim h = 1 , la tabla de multiplicar del “Álgebra de
Nomizu” g = V + h está dada por la fórmula

[ X , Y ] = −T ( X , Y ) − R ( X , Y ), X , Y ∈V
[ X , A] = − AX , X ∈ V , A ∈ h,

respecto a la base ( X 1 , Y1 , X 2 , Y2 , B) y usando el Lema 2.3.3.1.7, se obtiene la


siguiente tabla:

[ X 1 , B ] = Y1 , [ X 1 , Y1 ] = 0, [ X1, X 2 ] = − X1, [ X 1 , Y2 ] = Y1 ,
[Y1 , B] = − X 1 , [Y1 , X 2 ] = Y1 , [Y1 , Y2 ] = X 1 ,
[ X 2 , B] = −2Y2 , [ X 2 , Y2 ] = −2B,
[Y2 , B ] = 2 X 2 .

Realización geométrica
En primer lugar, debido a que [ X 2 , Y2 ] = −2B , la suma de m + h no es directa
y, por tanto, no se puede considerar directamente el espacio vectorial m sino
que se deben analizar g y h .
Para ello, se considera la foliación dada por X 1 e Y1 . Puesto que la foliación
es de dimensión 2, se toman

0 0 1 0 0 0 
   
X 1 =  0 0 0  , Y1 =  0 0 1  ,
0 0 0  0 0 0 
   
 x1 x2 0  y1 y2 0  b1 b2 0
     
X 2 =  x3 x4 0  , Y2 =  y3 y4 0  y B =  b3 b4 0,
0 0 0  0 0 0  0 0 0 
  

donde xi , yi , bi ∈  , i = 1, 2, 3, 4. Ahora, usando la tabla de multiplicar, se calcu­


lan los coeficientes indeterminados y se sigue
MANUALES UEX

1 0 0  0 −1 0   0 1 0
    y  
X 2 =  0 −1 0  , Y2 =  −1 0 0  B =  −1 0 0  .
0 0 0   0 0 0  0 0 0
     
82
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Así, h = {γ B : γ ∈ } y g = {α X 1 + β Y1 + aX 2 + bY2 + cB : α , β , a, b, c ∈ } =

 a c −b α  
  
=  −(c + b) −a β  : α , β , a, b, c ∈  
 0 0 0  
 .

El siguiente paso es calcular los grupos de Lie H y G asociados a dichas álge­


bras. Para ello, se usará la aplicación exponencial exp : g → G y exp : h → H .
Sea A∈ g entonces,


An ∞
A2n +1 ∞
A2n
exp( A) = ∑ = I +∑ +∑ =
n =0 n! n =0 ( 2n + 1)! n =1 ( 2n)!

 a c −b α   Cosh( d ) 0 (aα + (c − b) β ) E 
  Sinh( d )  
=  −(c + b ) − a β  + 0 Cosh( d ) (( β − a ) − (c + b)α ) E  =
 d  
 0 0 0   0 0 1 
 

 a′ b′ α ′ 
 
=  c′ d ′ β ′  ∈ G ,
0 0 1 
 

Cosh( d ) − 1
donde d = a 2 − (c + b)(c − b) , E = y, además, se prueba directa­
d
mente que a′d ′ − c′b′ = 1 . Por tanto, el grupo de Lie G es el grupo formado por
todas las matrices de la forma

 a b α  
  .
G =  c d β  : a, b, c, d , α , β ∈  , ad − cb = 1
  
 0 0 1  

Sea C ∈h , entonces

 Cosγ Senγ 0

Cn ∞
C 2n +1 ∞
C 2n  
MANUALES UEX

exp(C ) = ∑ = I +∑ +∑ =  − Senγ Cosγ 0 ∈H .


n ! ( 2n + 1 )! ( 2n )!  0 1 
n =0 n =0 n =1
 0

Por tanto, el grupo de Lie H es el grupo formado por todas las matrices
de la forma
83
TERESA ARIAS-MARCO

 Cosγ Senγ 0
 
 − Senγ Cosγ 0
 0 0 1 

tales que γ ∈  .
A continuación se calcula la métrica G – invariante g.

Lema 2.3.3.1.8

Se puede representar la base del álgebra de Lie g , ( X 1 , Y1 , X 2 , Y2 , B) por


los campos vectoriales invariantes a izquierda siguientes

∂ ∂ ∂ ∂
X1 = a +c , Y1 = b +d , X2 = a ∂ −b ∂ + c ∂ − d ∂ ,
∂α ∂β ∂α ∂β ∂a ∂b ∂c ∂d
 ∂ ∂ ∂ ∂ 
Y2 = −  a + b + c + d  y B = a ∂ −b ∂ +c ∂ −d ∂ .
 ∂b ∂a ∂d ∂c ∂b ∂a ∂d ∂c

Demostración

Se comienza calculando los campos vectoriales invariantes a izquierda sobre


 ao bo α o 
G. Para ello, dado A =  co d o β o  ∈ G , se tiene la aplicación translación a
0 0 1
 
izquierda asociada LA : G → G , dada por LA ( g ) = A ⋅ g , para todo g ∈ G , que
actúa de la siguiente manera:
a b α 
 
LA ((α , β , a, b, c, d )) ≅ LA   c d β   = LA ( g ) = A ⋅ g =
0 0 1 
 

 ao a + bo c aob + bo d aoα + bo β + α o 
 
=  co a + d o c cob + d o d coα + d o β + β o  ≅
 0 0 1 
 
MANUALES UEX

≅ (aoα + bo β + α o , coα + d o β + β o , ao a + bo c, aob + bo d , co a + d o c, cob + d o d ) .

Se denotará por e = Id ≅ (0, 0, 1, 0, 0, 1) , el elemento identidad de G.


Así, la matriz asociada a la diferencial LA∗e es
84
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

 ao co 0 0 0 0
 
 bo do 0 0 0 0
0 0 ao 0 co 0
D= 
0 0 0 ao 0 co 
0 0 bo 0 do 0
 
0 0 0 bo 0 d o 
.
Por tanto,

LA∗e ( X 1 e ) = LA∗e ( ∂∂α e ) ≡ ( 1 0 0 0 0 0 ) ⋅ D ≡ a A ∂


∂α A
+cA ∂
∂β = X1 A ,
A

LA∗e (Y1 e ) = LA∗e ( ∂∂β ) ≡ ( 0 1 0 0 0 0 ) ⋅ D ≡ b A ∂


∂α A
+dA ∂
∂β = Y1 A ,
e A

LA∗e (W1 e ) = LA∗e ( ∂∂a e ) ≡ ( 0 0 1 0 0 0 ) ⋅ D ≡ a A ∂


∂a A
+cA ∂
∂c A
= W1 A ,

LA∗e (W2 e ) = LA∗e ( ∂∂b e ) ≡ ( 0 0 0 1 0 0 ) ⋅ D ≡ a A ∂


∂b A
+cA ∂
∂d A
= W2 A ,

LA∗e (W3 e ) = LA∗e ( ∂∂c e ) ≡ ( 0 0 0 0 1 0 ) ⋅ D ≡ b A ∂


∂a A
+dA ∂
∂c A
= W3 A ,

LA∗e (W4 e ) = LA∗e ( ∂∂d e ) ≡ ( 0 0 0 0 0 1) ⋅ D ≡ b A ∂


∂b A
+dA ∂
∂d A
= W4 A .

Así, X 1 , Y1 , W1 , W2 , W3 y W4 son campos vectoriales invariantes a izquier­


da. Como la dimensión de nuestro espacio es 5, se tiene que estos no forman
una base. Además, como 0 = [ X 1 , Y1 ] = [a ∂∂α + c ∂∂β , b ∂∂α + d ∂∂β ] = 0, se identifican
X 1 , Y1 , con dos de los campos invariantes a izquierda buscados. Ahora, los
tres campos restantes buscados tales que junto con X 1 , Y1 , formen base, sean
invariantes a izquierda y, satisfagan la tabla de multiplicar son X 2 = W1 − W4 ,
Y2 = −(W2 + W3 ) y B = W2 − W3 . Estos campos se han obtenido imponiendo las
condiciones correspondientes sobre W1 , W2 , W3 y W4 .
Además, si se considera G como el espacio total,  4 como el espacio base,
H como la fibra y la proyección π ′ : G →  4 dada por π ′( g ) = (u , v, x, y ) donde
u = α , v = β , x = 21 (a 2 + b 2 − c 2 − d 2 ) e y = ac + bd , G es un fibrado principal
sobre  4 con grupo H.
En efecto, debido a [P, Pág. 25], se sabe que G es un fibrado principal sobre
H con grupo H donde π : G → H es la proyección canónica.
G G
2 2 2 2
Sea Ψ : G H →  4 definida por Ψ ([ g ]) = (α , β , a + b − c − d , ac + bd )
MANUALES UEX

a b α  2
 
donde g =  c d β  ∈ G . Además, si g ′ = hg donde h ∈ H y g ∈ G se tiene
0 0 1 
 
que Ψ ([ g ]) =Ψ ([ g ′]).
85
TERESA ARIAS-MARCO

Como dim(G H ) = dim( 4 ) = 4 y en la matriz Jacobiana de Ψ se tiene un


menor 4x4 distinto de cero, aplicando el teorema de la función inversa Ψ
es un difeomorfismo local. Como Ψ es inyectiva se concluye que Ψ es un
difeomorfismo global.
g'

ϒ
g

π'

4
π
ψ
•(u, v, x, y)

•[g]

G/H

Así, se define π ′ =Ψ o π , la cual es suprayectiva, C ∞ y, además, π ( H ) = 0G ,


H
π ′( H ) = (0, 0, 0, 0) .
Por tanto, G es un fibrado principal sobre  4 con grupo H.

Lema 2.3.3.1.9
Para cualquier m ∈ G , las proyecciones de los vectores tangentes X 1 , Y1 ,
X 2 , Y2 sobre G H ≅  4 en el punto π ′(m) son las siguientes:

∂ ∂ 2 ∂ ∂ ∂ ∂
X 1 = a + c , X 2 = (a + d − b − c ) + 2(ac − bd ) , Y1 = b + d ,
2 2 2

∂u ∂v ∂x ∂y ∂u ∂v
∂ ∂
Y2 = 2(cd − ab) − 2(ad + bc)
∂x ∂y .
MANUALES UEX

Demostración
Debido a π *′ ( X i ) = X i , π *′ (Yi ) = Yi , i = 1, 2 y puesto que la matriz asociada
a la aplicación π *′ es
86
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

 ∂∂αu ∂v
∂α
∂x
∂α
∂y
∂α
 1 0 0 0
 ∂u ∂y   
 0 1 0 0
∂v ∂x
 ∂β ∂β ∂β ∂β
 ∂u ∂v ∂x ∂y  0 0 a c,
A =  ∂a ∂a ∂a ∂a 
= 
0 0 b d
∂y
 ∂∂ub ∂v
∂b
∂x
∂b ∂b 
 ∂u ∂v ∂x ∂y  0 0 −c a
 ∂c ∂c ∂c ∂c 
 
 ∂u
 ∂d
∂v
∂d
∂x
∂d
∂y 
∂d  0 0 −d b 

se tiene

∂ ∂ ∂ ∂
+ c ) ≡ (a, c, 0, 0, 0, 0) ⋅ A = (a, c, 0, 0) ≡ a + c = X 1
π *′ ( X 1 ) = π *′ (a
∂α ∂β ∂u ∂v .
De manera análoga, se obtienen las expresiones buscadas de Y1 , X 2 e Y2 .
 
Por otra parte, como los campos vectoriales son invariantes a izquierda, la
métrica buscada g sobre G H ≅  4 es G – invariante. Así, g ( X i , X j ), g (Yi , Yj ),
g ( X i , Yj ), i, j = 1, 2 , no dependen de la elección de m ∈ G . Además, debido a
que π ′ es una sumersión Riemanniana se tiene que la métrica es una isometría
sobre vectores ortogonales a la subvariedad H, ([D, Pág. 185-186]), por tanto,

2
g ( X 1 , X 1 ) = g (Y1 , Y1 ) = 1, g ( X 2 , X 2 ) = g (Y2 , Y2 ) = 2
ρ

y las restantes son cero. Si ahora, utilizando X 1 , Y1 se calculan ∂ , ∂ y


∂u ∂v
utilizando X 2 , Y2 se calculan ∂ , ∂ , mediante unos sencillos cálculos se
∂x ∂y
obtiene que la métrica Riemanniana invariante buscada sobre  4 ( x, y, u , v) es

g = (− x + x 2 + y 2 + 1 ) du 2 + ( x + x 2 + y 2 + 1 ) dv 2 − 2 y dudv +

1  (1 + y 2 ) dx 2 + (1 + x 2 ) dy 2 − 2xy dxdy 
+
ρ 2  1 + x2 + y 2 

donde, ρ > 0.
Finalmente, se tiene:
MANUALES UEX

Lema 2.3.3.1.10

La simetría típica so de orden 3 en el punto o ≡ (0, 0, 0, 0 ) de  4 ( x, y, u , v)


es la transformación dada por:
87
TERESA ARIAS-MARCO

 2π   2π  , ′  2π   2π  ,
u ′ = Cos   ⋅ u − Sen   ⋅ v v = Sen   ⋅ u + Cos  ⋅v
 3   3   3   3 

 4π   4π  , ′  4π   4π  .
x′ = Cos   ⋅ x + Sen   ⋅ y y = − Sen   ⋅ x + Cos  ⋅ y
 3   3   3   3 

Demostración

Por el Lema 2.3.3.1.7, se sabe que

SX 1 = Cos ( 23π ) X 1 − Sen ( 23π ) Y1 , SY1 = Sen ( 23π ) X 1 + Cos ( 23π ) Y1 ,


SX 2 = Cos ( 43π ) X 2 + Sen ( 43π ) Y2 , SY2 = Cos ( 43π ) Y2 − Sen ( 43π ) X 2 ,

Así, la matriz asociada a So por columnas es


 Cos ( 23π ) Sen ( 23π ) 0 0 
 
 − Sen ( 3 ) Cos ( 3 ) 0 0
2π 2π

 0 0 Cos ( 43π ) − Sen ( 43π ) 
 
 0 0 Sen ( 43π ) Cos ( 43π ) 
.

Ahora se calcula la simetría so : M → M , definida por so (u , v, x, y ) =


= (u ′, v′, x ', y ') y, cumpliendo ( so )∗o = So y so 3 = Id .
Usando la condición ( so )∗o = So se sigue:
 Cos ( 23π ) Sen ( 23π ) 0 0   ∂∂uu' ∂v '
∂u
∂x '
∂u
∂y '
∂u

   ∂u ' 
 − Sen ( 3 ) Cos ( 3 )
∂y '
2π 2π
0 0  =  ∂v
∂v '
∂v
∂x '
∂v ∂v 
 0 0 Cos ( 43π ) − Sen ( 43π )   ∂∂ux' ∂v '
∂x
∂x '
∂x
∂y '
∂x

   
 0 0 Sen ( 43π ) Cos ( 43π )   ∂∂uy' ∂v '
∂y
∂x '
∂y
∂y '
∂y

de donde se obtiene:

 2π   2π   2π   2π 
u ′ = Cos   ⋅ u − Sen   ⋅ v , v′ = Sen   ⋅ u + Cos  ⋅v ,
 3   3   3   3 
MANUALES UEX

 4π   4π   4π   4π 
x′ = Cos   ⋅ x + Sen   ⋅ y , y′ = − Sen   ⋅ x + Cos  ⋅ y .
 3   3   3   3 

Ahora, como (u ', v ', x ', y ') = so (u , v, x, y ) = (u, v, x, y ) A, donde


88
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

 Cos ( 23π ) Sen ( 23π ) 0 0 


 
− Sen ( 3 ) Cos ( 3 )
2π 2π
0 0
A= 
 0 0 Cos ( 43π ) − Sen ( 43π ) 
 
 0 0 Sen ( 43π ) Cos ( 43π ) 

y A3 = Id . , se satisface la segunda condición, so 3 = Id .


Así, la aplicación so : M → M es la simetría típica buscada.

2.3.3.2  Estudio del sistema de valores propios maximal B.

Ahora, se desarrollará el estudio del sistema de valores propios maximal


(Θ ,Θ 2 ,Θ 3 ,Θ 4 ) , donde Θ = e , debido a que, evidentemente, satisface al
π 2 i
5

menos una relación de la forma Θ kΘ l = Θ m , k ≠ l.


Supongamos que (V , S , g , R , T ) es una s – variedad algebraica. Así, V es un
espacio vectorial 4 – dimensional, V es su espacio complexificado y S: V → V es
una transformación lineal real con valores propios Θ , Ξ = Θ 2 , Ξ = Θ 3 , Θ = Θ 4 .
~
Además, g es un producto interior sobre V tal que S(g) = g y, T ≠ 0 es un ten­
~ ~ ~ ~
sor de tipo (1,2) tal que T ( X , Y ) = −T (Y , X ) y S (T ) = T . Si se denota con los
~
mismos símbolos las extensiones lineales de S, g y T al espacio V = V ⊕ ,
se encuentra una base de vectores propios de S, (U 1 , U 2 , U 1 , U 2 ) tal que
SU 1 = ΘU 1 , SU 2 = Θ 3U 2 , SU 1 = Θ 4U 1 , SU 2 = Θ 2U 2 .
A continuación, y de forma análoga a como se realizó en el Apartado 2.3.3.1,
se aplican las propiedades asociadas a g y T .
La condición S(g) = g significa que g(SZ, SZ') = g(Z,Z') para cualesquiera
Z, Z ' ∈ V. Así,

g (U 1 , U 1 ) = a 2 > 0, a ∈  , g (U 2 , U 2 ) = b 2 > 0, b ∈  ,

y el resto de relaciones posibles son nulas.


Aplicando la propiedad de antisimetría T ( X , Y ) = −T (Y , X ) , se sigue que
T (U j , U j ) = T (U j ,U j ) = 0 , j = 1, 2 .

~ ~
MANUALES UEX

Si se usa la propiedad S (T ) = T , cuyo significado es que para cualesquiera


~ ~
Z , Z ' ∈ V  , T (SZ,SZ') = S(T (Z,Z')), se obtiene:

T (U 1 , U 2 ) = αU 1 , T (U 1 , U 2 ) = βU 2 , T (U 1 , U 2 ) = αU 1 y T (U 1 , U 2 ) = β U 2

donde α , β ∈  y no se anulan simultáneamente.


89
TERESA ARIAS-MARCO

Además, si ahora se realiza el cambio U 1′ = a1 U 1 , U 2′ = b1 U 2 , se observa que


~
las relaciones relativas a S y T se mantienen intactas, sin embargo, las relativas
a g son ahora las siguientes: 9
g (U 1 , U 1 ) = 1 , g (U 2 , U 2 ) = 1
y el resto de relaciones posibles son cero.
Se sabe, que el conjunto de relaciones características asociado a (Θ ,Θ = Θ 4 ,
Ξ = Θ 3 , Ξ = Θ 2 ) es ∑ = {ΘΞ
∑ ((ΘΘ, Ξ, Ξ) =){ΘΞ = Θ= ,ΘΘΞ
= Θ ,ΘΞ ,ΘΞ =
=Ξ ,ΘΞ= Ξ=} Ξ ,ΘΞ = Ξ } .
Θ,ΘΞ
Si se considera el caso α ≠ 0 y β = 0 entonces, puesto que T (U 1 ,U 2 ) = 0 , el
sistema reducido de relaciones características es Σ r = {ΘΞ = Θ ,ΘΞ = Θ } . Como
S (T (U 1 , U 2 )) = Θ 3T (U 1 ,U 2 ) , se tiene que ambas condiciones son compatibles, si
y sólo si, Θ 3 = 1 ó análogamente, si y sólo si, Ξ = Θ 2 = Θ . Añadiendo al siste­
ma reducido de relaciones características la condición Ξ = Θ y su conjugada,
se sigue Σ r = {Θ 2 = Θ y su conjugada} y así, que el sistema de valores propios
asociado es el sistema A), el cual ya ha sido analizado.
Supongamos que α = 0 y β ≠ 0, entonces, debido a que T (U 1 ,U 2 ) = 0 ,
el sistema reducido de relaciones características es Σ r = {ΘΞ = Ξ ,ΘΞ = Ξ } .
Como además, S (T (U 1 , U 2 )) = Θ 4T (U 1 ,U 2 ) , ambas condiciones son compatibles,
si y sólo si, Θ 4 = 1 ó análogamente, si y sólo si, ΘΞ = 1 . Añadiendo al siste­
ma reducido de relaciones características la condición ΘΞ = 1 y su conjugada,
se obtiene Σ r = {Θ 2 = Θ y su conjugada} y, que el sistema de valores propios
asociado es de nuevo el sistema A).
Así, de acuerdo con la Proposición 1.5.10, toda s – variedad algebraica del
tipo anterior, donde αβ = 0 , proviene del sistema de valores propio maximal
2π i
ya estudiado (Θ ,Θ = Θ 2 ,Θ ,Θ = Θ 2 ) , donde Θ = e 3 .
Ahora se supone αβ ≠ 0 y se calcula el álgebra de Lie k de todos los
~
endomorfismos reales A de V  tales que A( S ) = A( g ) = A(T ) = 0 .
Las siguientes pruebas son omitidas ya que se realizan de forma análoga a
las demostraciones desarrolladas en el Apartado 2.3.3.1.
La relación A( S ) = 0 significa A ⋅ S = S ⋅ A , de donde:

AU 1 = λU 1 , AU 1 = λ U 1 , AU 2 = µU 2 y AU 2 = µU 2 .
Por tanto, para calcular k bastará conocer el valor de λ y µ . Para ello, se
usaran las dos relaciones restantes.
MANUALES UEX

La relación A( g ) = 0 significa g(AZ,Z') + g(Z,AZ') para cada Z, Z ' ∈V.


Entonces, se obtiene λ + λ = 0 y µ + µ = 0.

9
  Notar, que no hay un cambio en la notación aunque se ha realizado el cambio de base.
90
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

~
De la relación A(T ) = 0 , cuyo significado es que para cada U , W ∈ V 
~ ~ ~
A(T (U,W)) = T (AU,W) + T (U,AW), se obtiene

α (λ − λ − µ ) = 0 y β ( µ − λ − µ ) = 0.
Ahora, resolviendo el sistema se concluye que λ = µ = 0.
Así, k = ( 0 ) y, por tanto, R = 0 .
Como se ha supuesto que se tiene una s – variedad algebraica, se satisfa­
ce la primera identidad de Bianchi y, puesto que R = 0 , esta se convierte en
0 = S(T (T ( Z , Z '), Z '')) . En particular, se tiene
0 = S(T (T (U 1 , U 2 ), U 1 )) = ββ U 2 y 0 = S(T (T (U 1 , U 2 ), U 2 )) = αα U 1 ,
de donde, α = β = 0 , lo cual es una contradicción con αβ ≠ 0 .
Así, en el estudio del sistema de valores propios maximal B no se puede
encontrar una s – variedad algebraica distinta de las que ya han sido obtenidas
con anterioridad.

2.3.3.3  Estudio del sistema de valores propios maximal C

Ahora, se desarrollará el estudio del sistema de valores propio maximal


(i, −i, −1, −1) , debido a que, evidentemente, satisface al menos una relación de
la forma Θ kΘ l = Θ m , k ≠ l.
Supongamos que (V , S , g , R , T ) es una s – variedad algebraica. Así, V es un
espacio vectorial 4 – dimensional, V es su espacio complexificado y S: V → V
es una transformación lineal real con valores propios i, -i, -1. Además, g es un
~
producto interior sobre V tal que S(g) = g y, T ≠ 0 es un tensor de tipo (1,2)
~ ~ ~ ~
tal que T ( X , Y ) = −T (Y , X ) y S (T ) = T . Se denotan con los mismos símbolos
~
las extensiones lineales de S, g y T al espacio V = V = V ⊕ .
Sean U , U ∈ V  vectores propios complejos de S, tales que SU = iU ,
SU = −iU . Sea H el espacio propio (real) en V correspondiente al valor propio
–1, y sean V1 , V2 ∈ H tales que SV j = (−1)V j , j = 1, 2 y g (V1 , V1 ) = g (V2 , V2 ) = 1 ,
g (V1 , V2 ) = 0 .
A continuación, y de forma análoga a como se realizó en el Apartado 3.3.3.1,
se aplican las propiedades asociadas a g y T .
La condición S(g) = g significa que g(SZ, SZ') = g(Z,Z') para cualesquiera
Z, Z ' ∈ V. Si se aplica sobre los vectores U , U ∈ V  , se obtiene:
MANUALES UEX

g (U , U ) = g (U , U ) = 0 , g (U , U ) = a 2 > 0, a ∈  .
Aplicando la propiedad de antisimetría T ( X , Y ) = −T (Y , X ) , para todo
F ∈ {U , U , V1 , V2 } se obtiene T ( F , F ) = 0 .
91
TERESA ARIAS-MARCO

~ ~
Si se usa la propiedad S (T ) = T , se obtiene:

T (U , U ) = 0 , T (V1 , V2 ) = 0 , T (U , V1 ) = αU y T (U , V2 ) = βU

~
donde, α , β ∈  y no son ambos cero a la vez ya que T ≠ 0 .
~
Además, si se realiza el cambio U ′ = a1 U , las relaciones relativas a S y T se
mantienen intactas, sin embargo, las relativas a g sobre los vectores U , U ∈ V  ,
son ahora: 10
g (U , U ) = 1 , g (U , U ) = g (U , U ) = 0 .

Calculando el álgebra de Lie k de todos los endomorfismos reales A de


~
V  tales que A( S ) = A( g ) = A(T ) = 0 , se sigue que:

•  Si β + iα ≠ 0 , la s – variedad algebraica es reducible y R = 0 .


•  Si β + iα = 0, se obtiene el mismo espacio simétrico generalizado que
en el caso A.

2.3.4 Dimensión n = 5

Para calcular todos los sistemas de valores propios irreducibles y maxi­


males que satisfacen al menos una relación de la forma Θ iΘ j = Θ k , i ≠ j , se
comienza dando una relación de todos los posibles sistemas de valores propios
maximales y, después, para cada caso en particular, se irán imponiendo el resto
de las condiciones.

Proposición 2.3.4.1

Los únicos sistemas de valores propios maximales para la dimensión n =


5, son los siguientes:
A)  (i, −i, i, −i, −1)
B)  (Θ ,Θ ,Θ ,Θ ,Θ ) donde
2 3 4 5 2π i
Θ =e 6

πi −π i 4
C)  (e 4 , e , i, −i, −1)
MANUALES UEX

D)  (i, −i, −1, −1, −1)


E)  ( −1, −1, −1, −1, −1)

10
  Notar, que no hay un cambio en la notación aunque se ha realizado el cambio de base.
92
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Demostración
Por la Definición 1.5.1, se tiene que los únicos sistemas de valores propios
posibles son ó de la forma (Θ ,Θ , Ξ , Ξ , −1) , donde Θ , Ξ ∈  \  , ó de la forma
(Θ ,Θ , −1, −1, −1) , con Θ ∈  \  , ó (−1, −1, −1, −1, −1).
En el primer caso, se tiene que en su conjunto de relaciones características
asociado Σ , sólo pueden aparecer las siguientes relaciones:

( 1) (3) (6 ) (9 )
Θ = Ξ , ΘΞ = Θ , ΘΞ = Ξ , Θ (−1) = Θ ,
(2) (4 ) (7 ) ( 10 )
Θ = Ξ , ΘΞ = Ξ , ΘΞ = Θ , Θ (−1) = Ξ ,
(5) (8 ) ( 11)
ΘΞ = − 1 , ΘΞ = − 1 , Θ (−1) = Ξ ,
( 12 )
Ξ (−1) = Ξ
y sus conjugadas.
Siguiendo el resto del análisis de este sistema utilizando el método de la
Proposición 2.3.3.1, se obtienen los sistemas A, B y C.
Si ahora se consideran los sistemas de valores propios de la forma
(Θ ,Θ , −1, −1) , con Θ ∈  \  , se tiene que la única posibilidad para el conjunto
de relaciones es Σ = {Θ (−1) = Θ y su conjugada} . Como a partir de la relación
Θ (−1) = Θ , se obtiene Θ 2 = −1 y, así que Θ = i , entonces se puede concluir
que el conjunto de relaciones es maximal y que su sistema de valores propios
asociado es el C.
Finalmente, el sistema (−1, −1, −1, −1) es también maximal.

Nota 2.3.4.2
A continuación, no se realizan los estudios de los sistemas de valores
propios maximales D y E, puesto que de D sólo es posible obtener s – va-
riedades algebraicas reducibles; esto es, espacios simétricos Riemannianos
generalizados reducibles y, de E no es posible encontrar ninguna relación de
la forma Θ iΘ j = Θ k , i ≠ j ; es decir, se satisface la condición iii) del Teorema
2.1.3 y, por tanto, los espacios Riemannianos que proporciona son localmente
MANUALES UEX

simétricos.

Proposición 2.3.4.3
El estudio del sistema de valores propios maximal C, se reduce al estudio
de los sistemas A y B.
93
TERESA ARIAS-MARCO

Demostración
Sea S : V  → V  una transformación real cuyos valores propios son los del
sistema C y sean U 1 , U 1 , U 2 , U 2 , W los correspondientes vectores propios
(donde W ∈ V es real); es decir:

SU 1 = e 4U 1 , SU 2 = iU 2 , SU 1 = e − 4U 1 , SU 2 = −iU 2 , SW = (−1)W (2.8)


πi πi

Para cualquier tensor antisimétrico de tipo (1,2), T ≠ 0 , tal que


T ( SZ , SZ ′) = S (T ( Z , Z ′)) , se puede suponer

T (U 2 , W ) = αU 2 , T (U 2 , W ) = αU 2 , T (U 1 , U 2 ) = βU 1 , T (U 1 , U 2 ) = β U 1 ,
(2.9)

y que el resto de combinaciones son nulas, donde α , β ∈  y, no son ambas
cero a la vez puesto que T ≠ 0 .
Sea (V , g , S , R , T ) una s – variedad algebraica donde S y T están dados
por (2.8) y (2.9) respectivamente y, además, g (U 1 , U 1 ) > 0, g (U 2 , U 2 ) > 0 y
g (W , W ) > 0. 11
Si αβ ≠ 0 y se calcula el álgebra de Lie k de todos los endomorfismos
reales A : V  → V  los cuales, como derivación, anulan S, g y T , se obtie­
ne k = (0 ) y, por tanto, R = 0 . Aplicando la primera identidad de Bianchi,
S[T (T (U 2 , W ), U 1 )] = 0 se obtiene αβU 1 = 0 y, por tanto, α = 0 ó β = 0 . Ello
es una contradicción con αβ ≠ 0 , por tanto, sólo faltan por analizar los dos
casos en los que α y β no se anulan simultáneamente.
Se sabe, por la demostración de la Proposición 2.3.4.1, que el con­
junto de relaciones asociado al sistema de valores propios maximal C),
(e 4 , e − 4 , i, −i, −1), es Σ C ) = {Ξ (−1) = Ξ , ΘΞ = Θ y sus conjugadas} . Si ahora
πi πi

se considera que α = 0 y β ≠ 0 , se obtiene que el sistema reducido de rela­


ciones características es Σ Cr ) = {ΘΞ = Θ y sus conjugadas} ⊂ Σ B ) y, así, apli­
cando la Proposición 1.5.10, se obtiene que es suficiente estudiar el sistema
de valores propios maximal B), (Θ ,Θ 2 ,Θ 3 ,Θ 4 ,Θ 5 ) , donde Θ = e 6 . Sin
2π i

embargo, si α ≠ 0 y β = 0 el sistema reducido de relaciones características es


Σ Cr ) = {Ξ (−1) = Ξ y sus conjugadas} ⊂ Σ A) y, aplicando de nuevo la Proposición
1.5.10 se obtiene que es suficiente estudiar el sistema de valores propios maximal
A), (i, −i, i, −i, −1) .
Así, a continuación, sólo nos centraremos en el estudio de los sistemas de
MANUALES UEX

valores propios maximales A y B.

  Es fácil probar esta última afirmación usando la J – base ( X , JX , Y , JY ) donde U 1 = X − iJX y


11

U 2 = Y − iJY .
94
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

2.3.4.1  Estudio del sistema de valores propios maximal A

Teoría General
Sea V un espacio vectorial de dimensión 4, V  su complexificado y sea J
una estructura compleja sobre V ([K-N], Capítulo IX, Pág. 117), la cual puede
ser extendida sobre V  por linealidad y denotada por J de nuevo. Entonces,
V  = V (i ) ⊕ V ( − i ) donde,

V (i ) = { X − iJX : X ∈ V } = {Z ∈ V  : JZ = iZ },
V ( − i ) = { X + iJX : X ∈ V } = {Z ∈ V  : JZ = −iZ }.

Se sabe que la conjugación compleja es un isomorfismo real entre V (i ) y


V , que J (V (i ) ) ⊂ V (i ) , J (V ( − i ) ) ⊂ V ( − i ) y, que J conmuta con la conjugación
( −i )

compleja.

Lema 2.3.4.1.1
Para cada Z ∈ V  , Z y JZ son linealmente independientes sobre  .

Demostración
Supongamos que aZ + bJZ = 0 . Si ahora se multiplica por J y se aplica la
conjugación compleja se obtiene aJZ − bZ = 0 que, junto con la anterior ecua­
ción forman un sistema homogéneo cuyas variables Z y JZ no son nulas. Por
tanto, su determinante, aa + bb =| a |2 + | b |2 , es nulo y, así, a = 0 = b .
En lo que sigue, A : V  → V  será un endomorfismo real de forma que
A(V (i ) ) ⊂ V ( − i ) (y, consecuentemente que A(V ( − i ) ) ⊂ V (i ) ).

Lema 2.3.4.1.2
Siempre se tiene que A o J = − J o A .

Demostración
Para cada X ∈ V , ( X − iJX ) ∈ V (i ) y A( X − iJX ) ∈ V ( −i ). Por tanto, AX − iAJX = Y + iJY
para algún Y ∈ V . Como A es real, se tiene que AX = Y , AJX = − JAX . Así, se
tiene la relación A o J = − J o A sobre V y, por linealidad se extiende sobre V  .
MANUALES UEX

Lema 2.3.4.1.3
Cualquier relación de la forma AZ = λ Z implica que

AZ = λ Z , A( JZ ) = −λ ( JZ ) , A( JZ ) = −λ ( JZ ) .
95
TERESA ARIAS-MARCO

Demostración
La primera identidad se tiene de forma inmediata si AZ = AZ . Para probarlo,
se separa la parte real y la parte imaginaria de Z y λ y, sustituyendo se tiene
la igualdad. Así, AZ = AZ = λ Z .
La segunda identidad es clara usando el lema anterior; en efecto,
( Lema 2.3.4.1.3 )
A( JZ ) = − J ( AZ ) = − J λ Z = −λ ( JZ ) .

Y la tercera identidad se tiene ya que


( Lema 2.3.4.1.3 ) ( 1 ª Identidad )
A( JZ ) = − J ( AZ ) = − J λ Z = −λ ( JZ ) .

Lema 2.3.4.1.4
Si el endomorfismo A tiene un valor propio complejo λ ∈  , entonces V 
tiene una base de vectores propios correspondientes a los valores propios
λ , λ , ( −λ ) y ( −λ ) .

Demostración
Sea λ ≠ λ un valor propio de A y sea Z ∈ V  su correspondiente vector propio.
Si λ + λ ≠ 0 entonces, debido al Lema 2.3.4.1.3, λ , λ , (−λ ) y (−λ ) son valo­
res propios de A distintos entre si y {Z , Z , JZ , JZ } es la correspondiente base de
vectores propios.
Si λ + λ = 0 entonces, aplicando los Lemas 2.3.4.1.1 y 2.3.4.1.3, Z y JZ son
vectores propios independientes de λ y, Z y JZ son vectores propios indepen­
dientes de −λ . Así, {Z , Z , JZ , JZ } también es una base de vectores propios.

Lema 2.3.4.1.5
Si el endomorfismo A admite el valor propio nulo entonces, A = 0 ó
dim( Ker ( A)) = 2.

Demostración
Notar que es suficiente probar el lema sobre el espacio real V. Como,
MANUALES UEX

para cualquier X ∈ V tal que AX = 0 se tiene, usando el Lema 2.3.4.1.2, que


A( JX ) = 0 ; es decir, que si X ∈ Ker ( A) entonces JX ∈ Ker ( A) , se concluye
que ó dim( Ker ( A)) = 2 ó, dim( Ker ( A)) = 4 y A = 0 .

Proposición 2.3.4.1.6
96
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

El endomorfismo A ó es el nulo ó admite una de las siguientes formas de


Jordan (en el dominio complejo):

λ 0 0 0 
 
0 λ 0 0 
a)   donde λ ∈  ,
0 0 −λ 0 
 
0 0 0 −λ 

 λ1 0 0 0 
 
0 λ2 0 0 
b)   donde λ1 , λ2 ∈  y, λ1 > 0, λ2 ≥ 0,
0 0 −λ1 0 
 
0 0 0 −λ2 

λ 1 0 0 
 
0 λ 0 0 
c)   donde 0 ≤ λ ∈  .
 0 0 −λ 1 
 
0 0 0 −λ 

Demostración
Si el endomorfismo A admite un valor propio complejo λ entonces, debido
al Lema 2.3.4.1.4, A es diagonalizable y su correspondiente forma de Jordan es
aquella que tiene los valores propios en la diagonal; es decir, la a).
Supongamos que todos los valores propios de A son reales. Entonces, se
pueden distinguir los casos siguientes:

–– Si existen dos valores propios no nulos λ y µ tales que λ ≠ µ . Entonces,


debido al Lema 2.3.4.1.3, el resto de valores propios son −λ y − µ . Así, se
tiene que los divisores elementales correspondientes son

{( x − λ ), ( x − µ ), ( x + λ ), ( x + µ )} .

 or tanto, si se identifica y se supone que 0 < λ ≡ λ1 y 0 < µ ≡ λ2 la corres­


P
pondiente forma canónica normal o de Jordan es la del apartado b).
MANUALES UEX

–– Si λ ≠ 0 y µ = 0 se tienen dos posibles conjuntos de divisores elementales:


1º  { x , ( x − λ ), ( x + λ )}  
2

2º  { x, ( x − λ ), ( x + λ ), x} .
La correspondiente forma de Jordan asociada al primero es
97
TERESA ARIAS-MARCO

0 1 0 0 
 
0 0 0 0 
0 0 λ 0 .
 0 0 0

−λ 

Esta, indica que dim( Ker ( A)) = 1 y, como esto contradice el Lema 2.3.4.1.5
no se considera. Sin embargo, en el segundo se sabe que un valor propio es
cero y que A ≠ 0 entonces, debido al Lema 2.3.4.1.5, dim( Ker ( A)) = 2 y, por
tanto, se afirma que existen dos valores propios nulos y que la correspondiente
forma de Jordan asociada es la del apartado b) cuando 0 < λ ≡ λ1 y 0 = µ ≡ λ2 .
–– Supongamos que sólo se tienen dos valores propios reales λ > 0 y −λ . Apli­
cando el Lema 2.3.4.1.3 se sabe que si Z es el vector propio correspondiente
a λ entonces, JZ es el vector propio correspondiente a −λ y, viceversa. Por
tanto, se tienen dos posibles conjuntos de divisores elementales:

1.º  { ( x − λ ), ( x − λ ), ( x + λ ), ( x + λ )}
2.º  {( x − λ ) 2 , ( x + λ ) 2 } .
La correspondiente forma de Jordan asociada al primero es la del apartado
b) cuando 0 < λ ≡ λ1 = λ2 y la asociada al segundo es la del apartado c)
cuando λ > 0 .
–– Finalmente, si A ≠ 0 y todos los valores propios son el cero, debido al Lema
2.3.4.1.5, dim( Ker ( A)) = 2 . Además, se tienen tres posibles conjuntos de divi­
sores elementales:
1.º  { x, x, x, x}
2º  { x 2 , x 2 }
4
3º  { x } .

La forma canónica de Jordan asociada al primero es la matriz nula, lo que


indica que A = 0 , pero como se sabe que A ≠ 0 no se considera esta opción.
La asociada al segundo es la del apartado c) cuando λ = 0 y la asociada al
tercero es
0 1 0 0
 
0 0 1 0
MANUALES UEX

0 0 0 1 ,
 
0 0 0 0 

la cual indica que dim( Ker ( A)) = 1 , lo que contradice el hecho de que
dim( Ker ( A)) = 2 por tanto, tampoco se considera.
98
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Proposición 2.3.4.1.7
Si A ≠ 0 entonces, se tiene que en los casos a), b) y c) de la Proposición
2.3.4.1.6 se satisface respectivamente que:

a)  Existen U 1 , U 2 ∈ V (i ) linealmente independientes tales que


AU 1 = λU 2 , AU 2 = λ U 1 .
b)  Existen U 1 , U 2 ∈ V linealmente independientes tales que
(i )

AU 1 = λ1U 1 , AU 2 = λ2U 2 .
c)  Existen U 1 , U 2 ∈ V (i ) linealmente independientes tales que
AU 1 = λU 1 + U 2 , AU 2 = λU 2 .

Demostración
En esta se desarrollará la prueba de cada apartado por separado. En efecto:

a) Dado Z ∈ V  = V (i ) ⊕ V ( − i ) tal que AZ = λ Z es decir, un vector propio


de λ , se tiene que Z = Z1 + Z 2 donde, Z1 , Z 2 ∈ V (i ) . Si ahora se aplica el
endomorfismo A, se identifica U 1 ≡ Z1 y U 2 ≡ Z 2 , como A(V (i ) ) ⊂ V ( − i ) y,
consecuentemente A(V ( − i ) ) ⊂ V (i ) , se obtienen las relaciones buscadas. Ade­
más, U 1 y U 2 son linealmente independientes, en efecto, si no lo fueran,
U 2 = ν U 1 con 0 ≠ ν ∈  entonces, aplicando el endomorfismo A se obtiene
que λ = ννλ y, separando e igualando parte real y parte imaginaria que
νν = 1 . Así, λ = λ ∈  es la contradicción buscada.
b) Debido a que se está en el apartado b) de la proposición anterior se tiene
que existen X 1 , X 2 ∈ V linealmente independientes tales que AX 1 = λ1 X 1 y
AX 2 = λ2 X 2 . Entonces, tomando en V (i ) U 1 = X 1 − iJX 1 , U 2 = X 2 − iJX 2 y
aplicando el Lema 2.3.4.1.2 se obtienen las relaciones buscadas. Además, U 1
y U 2 son linealmente independientes, en efecto, si no lo fueran, U 2 = ν U 1
con 0 ≠ ν ∈  entonces, como AU 1 = λ1U 1 y AU 2 = λ2U 2 , si se multiplica por
0 ≠ ν ∈  la primera relación y se aplica la hipótesis se obtiene que λ1ν = λ2ν
donde λ1 > 0, λ2 ≥ 0 y ν = a + ib . Ahora, separando e igualando parte real y
parte imaginaria de esta última relación se obtiene que ν ∈  y, por tanto,
que U 2 = ν U 1 con 0 ≠ ν ∈  . Es decir, que X 2 − iJX 2 = ν X 1 − iJν X 1 y, así,
que X 2 = ν X 1 , lo cual es la contradicción buscada debido a que X 1 y X 2
son linealmente independientes.
c) Debido al apartado c) de la proposición anterior se tiene que existen
MANUALES UEX

X 1 , X 2 ∈ V linealmente independientes tales que AX 1 = λ X 1 + X 2 y


AX 2 = λ X 2 . Entonces, tomando en V (i ) U 1 = X 1 − iJX 1 , U 2 = X 2 − iJX 2 y
aplicando el Lema 2.3.4.1.2 se obtienen las relaciones buscadas. Además U 1
y U 2 son linealmente independientes, en efecto, si no lo fueran, U 2 = ν U 1
con 0 ≠ ν ∈  entonces, como AU 1 = λU 1 + U 2 y AU 2 = λU 2 , se tiene que
99
TERESA ARIAS-MARCO

AU 2 = λU 2 = λν U 1 , AU 2 = ν AU 1 = νλU 1 + ν U 2 = νλU 1 + νν U 1 = (νλ + νν )U 1 .


Así, λ (ν −ν ) = νν ≥ 0 y, de aquí, tanto en el caso cuando λ es nulo, como
cuando no lo es (debido a que λ (ν −ν ) es complejo puro) se obtiene que ν = 0 ,
lo cual es una contradicción con nuestra anterior suposición.

Proposición 2.3.4.1.8
Sea (V , g , S , R , T ) una s – variedad algebraica de dimensión 5 cuyo
sistema de valores propios asociado es (i, -i, i, -i, -1) . Se denotan por V (i ) ,
V ( − i ) y V ( −1) los correspondientes espacios propios de S en V  tales que
V  = V (i ) + V ( − i ) + V ( −1) . Entonces, para cualquier base {U 1 , U 2 } de V (i ) y para
cualquier W ∈ V ( −1) ∩ V , el tensor T satisface las relaciones

T (U 1 , U 2 ) = µW , T (U i , U j ) = 0, i, j = 1, 2.

Además, la aplicación T : V (i ) × V ( −1) → V  toma, para una elección adecua­


da de U 1 , U 2 ∈ V (i ) y W ∈ V ( −1) ∩ V , exactamente una de las siguientes formas
canónicas:
1.  T (U i , W ) = 0, i = 1, 2 ,
2.  T (U 1 ,W ) = λ1U 1 , T (U 2 ,W ) = λ2U 2 , λ1 > 0, λ2 ≥ 0, λ1 ≥ λ2 ,
3.  T (U ,W ) = λU , T (U ,W ) = λ U , λ ∈  ,
1 2 2 1

4.  T (U 1 ,W ) = λU 1 + U 2 , T (U 2 ,W ) = λU 2 , λ ≥ 0, λ ∈  .

Demostración
La primera afirmación se sigue ya que, como S (T ( Z , Z ′)) = T ( SZ , SZ ′) se
tiene que S (T (U 1 , U 2 )) = T ( SU 1 , SU 2 ) = −T (U 1 ,U 2 ) implica T (U 1 ,U 2 ) = µW y
que S (T (U i , U j )) = T ( SU i , SU j ) = T (iU i , −iU j ) = T (U i ,U j ) indica que T (U i , U j )
tiene el valor propio uno y, por tanto, T (U i , U j ) = 0, donde i, j = 1, 2.
Además, la transformación S determina una estructura compleja sobre el
subespacio V  ′ = V (i ) + V ( − i ) de V  = V (i ) + V ( − i ) + V ( −1) .
Ahora, si se identifica S con J las hipótesis de las Proposiciones 2.3.4.1.6
y 2.3.4.1.7 son satisfechas y aplicables para obtener el resto de afirmaciones
buscadas.
MANUALES UEX

En efecto, si se supone que A( Z ) = T ( Z ,W ) y que Z ∈ V (i ) entonces,


S ( A( Z )) = S (T ( Z , W )) = 12 = T ( SZ , SW ) = T (iZ , −W ) = −iA( Z ) así, A( Z ) ∈ V ( − i ) y,
por tanto, A(V (i ) ) ⊂ V ( − i ) . Ahora se ve que A es real; es decir que A(V  ′ ∩ V ) ⊂ V

~
12
  Debido a la invariancia de T por S.
100
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

donde V  ′ = V (i ) + V ( − i ) . En efecto, si X ∈ V (i ) e Y ∈ V ( − i ) fácilmente se observa


que entonces A( X ) = A( X ) y A(Y ) = A(Y ) , por tanto, si Z = X + Y ∈ V  ′ ∩ V
Z ∈V
A( Z ) = A( Z ) = A( X + Y ) = A( X ) + A(Y ) = A( X ) + A(Y ) = A( X ) + A(Y ) = A( Z )
y, así, A( Z ) ∈ V .
Aplicando ahora las Proposiciones 2.3.4.1.6 y 2.3.4.1.7 se obtiene, en el caso
de que el endomorfismo A sea el nulo, el apartado 1) y, cuando no lo es, los
apartados 2), 3) y 4).

Proposición 2.3.4.1.9
Suponiendo que se tienen las mismas hipótesis que en la Proposición
2.3.4.1.8, sea la base {U 1 , U 2 } de V (i ) y W ∈ V ( −1) ∩ V . Entonces

a)  g (U i , U j ) = g (U i , W ) = 0, i, j = 1, 2,
b)  g ( Z , Z ) > 0 para cualquier Z ∈ V  , Z ≠ 0,
c)  R (U i , U j ) = R (U i , W ) = 0, i, j = 1, 2,
d)  R ( Z , Z ′)W = 0 para cualesquiera Z , Z ′ ∈ V  ,
e)  T (T (U i , W ), U j ) − T (T (U j ,W ),U i ) = 0, i = 1, 2 .

Demostración
El apartado a) es claro si se aplica la propiedad g ( SZ , SZ ′) = g ( Z , Z ′) cuando
Z ≡ U i y Z ′ ≡ U j , i, j = 1, 2 y, cuando Z ≡ U i y Z ′ ≡ W , i = 1, 2 .
El apartado b) es obvio si se desarrolla la expresión.
Para obtener el apartado c) primero es necesario ver que
R ( Z , Z ′) o S = S o R ( Z , Z ′) . En efecto,

R ( Z , Z ′)( SV ) = ( R ( Z , Z ′) o S ) V + S ( R ( Z , Z ′)V )

y, como R ( Z , Z ′) ∈ h , se sabe por la demostración del Teorema 1.3.1.7, que el


primer sumando se anula.
Ahora, usando esta igualdad se prueba que R ( Z , Z ′) = R ( SZ , SZ ′) . En efecto,
R ( Z , Z ′) SZ ′′ = S ( R ( Z , Z ′) Z ′′) = 13 = R ( SZ , SZ ′) SZ ′′ para todo SZ ′′ .

Aplicando esta última igualdad cuando Z ≡ U i y Z ′ ≡ U j , i, j = 1, 2 y,
cuando Z ≡ U i y Z ′ ≡ W , i = 1, 2 , se obtiene el apartado c).
MANUALES UEX

A continuación se demuestra el apartado d). Como R ( Z , Z ′) ∈ k se sabe que


g ( R( Z , Z ′)U , U ′)) + g (U , R ( Z , Z ′)U ′) = 0 . Si en esta se considera que U = W = U ′

13
  Debido a la S – invariancia de R .
101
TERESA ARIAS-MARCO


se obtiene que 2 g ( R ( Z , Z ′)W , W ) = 0 y, como R ( Z , Z ′)W ∈ V (i ) + V ( − i ) +{W } , se
tiene que R ( Z , Z ′)W = aU 1 + bU 2 + a′U 1 + b′U 2 + cW donde, además, debido a ◊
se sabe que c = 0 . Por otro lado, si Z y Z ′ son vectores propios de S entonces,
R ( Z , Z ′) = 0 salvo cuando Z ∈ V (i ) y Z ′ ∈ V ( − i ) ó, al contrario debido al apartado
c). Así, sean Z ∈ V (i ) , Z ′ ∈ V ( − i ) y W ∈ V ( −1) , aplicando la S – invariancia de R
sobre R ( Z , Z ′)W se obtiene que R ( Z , Z ′)W ∈ V ( −1) ; es decir, que a, a′, b y b′
son nulos como se buscaba.
Como se tiene una s – variedad algebraica se sabe que es satisfecha la
identidad de Bianchy SR ( Z , Z ′)W = ST (T ( Z , Z ′), W ) , para todo Z , Z ′ ∈ V  y
W ∈ V . Entonces, desarrollándola suponiendo que Z ≡ U i , Z ′ ≡ U j , i, j = 1, 2
y, aplicando los apartados c), d) y, que T (U i , U j ) = 0 , i, j = 1, 2 por la Proposi­
ción anterior, se obtiene que T (T (U j ,W ),U i ) + T (T (W ,U i ),U j ) = 0 como indica
el apartado e).
En lo que sigue, se clasificará, por medio de la Proposición 2.3.4.1.8 todas
las s – variedades algebraicas (V , g , S , R , T ) cuyo sistema de valores propios
es (i, -i, i, -i, -1) .

Primer Caso de la Proposición 2.3.4.1.8.


De manera análoga al desarrollo del Apartado 2.3.3.1, se puede elegir un
vector unitario W ∈ V ( −1) ∩ V y una base {U 1 , U 2 } de V (i ) tal que

g (U 1 , U 2 ) = ν ∈  , g (U 1 , U 1 ) = a 2 > 0, a ∈  , g (U 2 , U 2 ) = b 2 > 0, b ∈  ,

donde el resto de relaciones posibles, relativas a la métrica, son nulas y, además


que

T (U 1 , U 2 ) = µ ′W , T (U j , W ) = 0 y T (U j , U k ) = 0 , j , k = 1, 2

donde, µ ′ ∈  no es nulo ya que T ≠ 0 . Ahora, siguiendo el método utilizado


en la demostración del Lema 2.3.3.1.3 se obtiene que

g (U 1 , U 2 ) = 0 , g (U 1 , U 1 ) = 1 , g (U 2 , U 2 ) = 1 ,

que el resto de relaciones posibles relativas a la métrica son nulas y, que


MANUALES UEX

T (U 1 , U 2 ) = µW , T (U j , W ) = 0 y T (U j , U k ) = 0 , j , k = 1, 2 ,

donde, µ ∈  no es nulo. Si ahora se considera que µ = ρ eiΨ con ρ > 0 y


se remplaza U 2 por U 2 ⋅ eiΨ , se obtiene que la única relación modificada es
T (U 1 , U 2 ) = ρW . Finalmente, remplazando el vector W por ρW , se obtiene
102
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

que las únicas relaciones modificadas son T (U 1 ,U 2 ) = W y g (W , W ) = ρ 2 > 0 .


Entonces, se considerará que esta es la forma canónica común para T y g y,
que ρ es un invariante. Además, como, así consideradas, S, g, y T junto con
R = 0 satisfacen las propiedades i) – vi) del Teorema 1.3.2., determinan una
s – variedad algebraica.
Si se considera U j = ( X j + iY j ) 2 para j = 1, 2 y, donde X j , Y j ∈ V , se
obtiene, desarrollando las expresiones anteriores y resolviendo las ecuaciones,
que ( X 1 , X 2 , Y1 , Y2 ,W ) forman una base ortogonal de V , verificando

g ( X j , X j ) = g (Y j , Y j ) = 1, g (W , W ) = ρ 2 , j = 1, 2 ,

T ( X 1 , X 2 ) = W , T (Y1 , Y2 ) = −W

y, que el resto de relaciones son nulas. Por tanto, la correspondiente “Álgebra


de Nomizu” g (ver fórmula 1.2) está completamente determinada por la tabla
siguiente:

[ X 1 , X 2 ] = −W , [Y1 , Y2 ] = W y el resto de relaciones nulas.

Por otra parte, procediendo de forma análoga al Lema 2.3.2.6 se comprueba


que (DU1 R)(U 1 ,U 2 )U 1 ≠ 0 para U 1 , U 2 elementos fijados de la base de V  ; por
ello, el correspondiente espacio s – simétrico ( M , g ) no es localmente simétrico.

Realización geométrica.

En primer lugar, notar que debido a que R = 0 , analizar el espacio vectorial


m es equivalente a analizar el álgebra de Lie g .
Como se prueba fácilmente, el centro de g no es nulo; entonces, no se
puede aplicar la representación adjunta. Por ello, se considera la foliación dada
por X 1 , Y1 y W. Puesto que la foliación es de dimensión 3, se toman

0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0
     
0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0
X1 =  , Y1 =  , W = ,
0 0 0 0   0 0 0 0   0 0 0 1
 0 0 0

0   0 0 0

0   0 0 0

0 
  
MANUALES UEX

 a11 a12 a13 0  b11 b12 b13 0


   
a a22 a23 0  b21 b22 b23 0
X 2 =  21 , Y2 =
 a31 a32 a33 0  b31 b32 b33 0
   
 0 0 0 0 0 0 0 0 
103
TERESA ARIAS-MARCO

donde, aij , bij ∈  , i, j = 1, 2, 3. Ahora, usando la tabla de multiplicar, se calculan


los coeficientes indeterminados y se obtiene

0 0 0 0 0 0 0 0
   
0 0 0 0 0 0 0 0 .
X2 =  e Y2 = 
1 0 0 0   0 −1 0 0
   
0 0 0 0 0 0 0 0 

Así,

g = {aX 1 + bY1 + cW + α X 2 − β Y2 : a, b, c, α , β ∈ } =

 0 0 0 a 
  
 0 0 0 b 
=  : a , b, c , α , β ∈   .
 α β 0 c 
 
 0 0 0 0  

El siguiente paso es calcular el grupo de Lie G asociado a dicha álgebra.


Para ello, se usará la aplicación exponencial exp : g → G .

Sea A∈ g , entonces


An A2
exp( A) = ∑ = I + A+ =
n =0 n! 2

1 0 0 0 0 0 0 a 0 0 0 0 
     
0 1 0 0 0 0 0 b  1 0 0 0 0
= + + =
0 0 1 0  α β 0 c  2 0 0 0 aα + bβ 
     
0 0 0 1   0 0 0 0  0 0 0 0 

1 0 0  a
  1 0 0 u
0 1 0 b
 0 1 0 v 
= 1 1  = ∈G .
α β 1 c + aα + bβ   x y 1 z 
MANUALES UEX

2 2   
   0 0 0 1 
0 0 0 1 

Por tanto, el grupo de Lie G es el grupo formado por todas las matrices
de la forma
104
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

 1 0 0 u  
  
 0 1 0 v 
G =  : u , v, x, y , z ∈   .
 x y 1 z  
 0 0 0 1  

Además G es difeomorfo al espacio  5 (u , v, x, y, z ) ya que claramente

1 0 0 u
 
 0 1 0 v  ≅ (u , v, x, y, z ) para todo u, v, x, y, z ∈  .
x y 1 z
 
0 0 0 1

A continuación se calcula la métrica Riemanniana G – invariante g sobre


 5 (u, v, x, y, z ) .

Lema 2.3.4.1.10

Se puede representar la base del álgebra de Lie g , ( X 1 , Y1 , X 2 , Y2 ,W ) so-


bre  5 (u , v, x, y, z ) , por los campos vectoriales invariantes a izquierda siguien­
tes:

∂ ∂ ∂ ∂  ∂ ∂  ∂
X 1′ = , Y1′ = , X 2′ = + u , Y2′ = −  + v  W ′ = .
∂u ∂v ∂x ∂z  ∂y ∂z  y ∂z

Demostración

En efecto, para cada Z ∈ g , se considera su correspondiente transformación


infinitesimal sobre  5 (u , v, x, y, z ) . Para ello, dado p ∈  5 (u , v, x, y, z ) se con­
sidera su vector tangente Z ′p := µ p* ( Z e ) donde e ≡ Id . ∈ G y µ p : G →  5 es la
aplicación dada por g → g ⋅ p .

Para poder aplicar esto y calcular los campos buscados se define la aplica­
ción µ( p , Z ) = µ p o exp e o cZ :  →  5 dada por t → exp e (tZ ) ⋅ p y se prueba que
MANUALES UEX

Z ′p := µ p* ( Z e ) es dtd t =0 ( µ( p , Z ) (t )) . En efecto,

d
dt t =0
( µ( p , Z ) (t )) = µ p* p o exp*e = Id . o dtd t =0 cZ (t ) = ( µ p* p o exp*e = Id . )( dtd t =0 (tZ )) =

= ( µ p* p o exp*e = Id . )( Z ) = µ p* p (exp*e = Id . ( Z )) = µ p* p ( Z e ) =: Z ′p
105
TERESA ARIAS-MARCO

●t cZ tZ

 expe

μ(p,Z)
expe(tZ)●

μp

Z'
p●

5

Por tanto, para calcular Z ′ ∈  5 (u , v, x, y, z ) , se calcula Z ′p para todo


p ∈  5 (u , v, x, y, z ) mediante la siguiente aplicación:

µ( p , Z )* :  →  5
0

t → µ( p , Z )*0 (t ) = d
dt t =0
( µ( p , Z ) (t )) = Z ′p .

Ahora, aplicando el anterior desarrollo teórico a cada uno de los elementos


de la base de g , ( X 1 , Y1 , X 2 , Y2 ,W ) , se obtienen los campos buscados. En efec-
0 0 0 1
 
0 0 0 0
to, dado X 1 =  ∈ g , se calcula X 1′p para todo p ∈  5 (u , v, x, y, z )
0 0 0 0
 
0 0 0 0 
como sigue:
MANUALES UEX

1 0 0 t
 

(tX ) n
0 1 0 0
exp Id . (tX 1 ) = ∑ 1 = I + tX 1 =  ,
n =0 n! 0 0 1 0
 
0 0 0 1 
106
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

dado p = (u , v, z , x, y ) ∈  5 se tiene

1 0 0 u 1 0 0 u +t
   
0 1 0 v 0 1 0 v 
exp Id . (tX 1 ) ⋅ p ≅ exp Id . (tX 1 ) ⋅  = ≅ (u + t , v, x, y, z ) ,
x y 1 z x y 1 z 
   
0 0 0 1 0 0 0 1 

así,

X 1′p = d
dt t =0
( µ( p , X 1 ) (t )) = d
dt t =0
(exp Id . (tX 1 ) ⋅ p ) = (1, 0, 0, 0, 0)  ∂
∂u p

para todo p = (u , v, x, y, z ) ∈  5 . Los campos restantes se calculan de forma


análoga.
Ahora, usando el producto interior g sobre el álgebra de Lie g y el Lema
2.3.4.1.10 se obtiene resolviendo unas sencillas ecuaciones que la métrica Rie­
manniana invariante sobre G es de la forma:

g = du 2 + dv 2 + dx 2 + dy 2 + ρ 2 (udx + vdy − dz ) 2 ,

donde ρ > 0 .
Finalmente, se tiene:
Lema 2.3.4.1.11
La simetría típica so de orden 4 en el punto o ≡ (0, 0, 0, 0, 0 ) de  5 (u , v, x, y, z )
es la transformación dada por:
u ′ = − v , v′ = u , x′ = − y , y ′ = x , z ′ = − z .

Demostración
1
Se sabe que SU 1 = iU 1 , SU 2 = iU 2 , ( X j + iY j ) SW = −W y U j =
2
para j = 1, 2 . Entonces, desarrollando y despejando se tiene que SX j = −Y j
y SY j = X j . Así, la matriz asociada a So por filas con respecto a la base
{ X 1 , Y1 , X 2 , Y2 , W } de To M es

 0 −1 0 0 0
MANUALES UEX

 
1 0 0 0 0
0 0 0 −1 0  .
 
0 0 1 0 0
0 0 0 0 −1 

107
TERESA ARIAS-MARCO

Ahora, se calcula la simetría so : M → M , la cual cumple que ( so )∗o = So ,


so 4 = Id . y está definida por so (u , v, x, y, z ) = (u′, v′, x′, y′, z ′) .
De la condición ( so )∗o = So se sigue que la matriz asociada a So es

0   ∂u 
∂u ' ∂u ' ∂u ' ∂u ' ∂u '
 0 −1 0 0

∂v ∂x ∂y ∂z

  ∂v ' ∂v ' ∂v ' ∂v ' ∂v '
1 0 0 0 0   ∂u ∂v ∂x ∂y ∂z 
0 0  ∂x ' 
0 −1 0  =  ∂∂xu' ∂x '
∂v
∂x '
∂x
∂x '
∂y ∂z 
 
0 0 1 0 0   ∂∂yu' ∂y '
∂v
∂y '
∂x
∂y '
∂y
∂y ' 
∂z
0 0  
 0 0 −1   ∂z ' ∂z ' ∂z ' ∂z ' ∂z ' 
 ∂u ∂v ∂x ∂y ∂z 

de donde se obtiene
u ′ = − v , v′ = u , x′ = − y , y ′ = x , z ′ = − z .

u
 
v
Ahora, como (u , v , x , y , z ) = so (u, v, x, y, z ) = A ⋅  x  , donde
′ ′ ′ ′ ′
 
 y
z
 
 0 −1 0 0 0
 
1 0 0 0 0
A = 0 0 0 −1 0 
 
0 0 1 0 0
0 0 0 0 −1 

y como A4 = Id . , se satisface la segunda condición, so 4 = Id .


Por tanto, la aplicación so : M → M es la simetría típica buscada.
Así, se ha obtenido el tipo 1 de la lista de clasificación.
En lo que sigue, se prueba que no existe una s – variedad algebraica
(V , g , S , R , T ) donde R ≠ 0 y, g y T tengan la forma canónica anterior.
Para ello, primero se calcula el álgebra de Lie k de todos los endomorfismos
reales A : V  → V  tales que A( S ) = A( g ) = A(T ) = 0. De forma análoga a los
MANUALES UEX

Lemas 2.3.3.1.4, 2.3.3.1.5 y 2.3.3.1.6 se obtiene con respecto a la base canónica


{U 1 , U 1 , U 2 , U 2 , W } que cada A∈ k se puede expresar de la forma siguiente:

AU i = ∑ aijU j , AU i = ∑ ai jU j y AW = 0,
j j
108
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

donde aij + a ji = 0 , para i, j = 1, 2 , y a11 + a22 = 0 . Por tanto, el álgebra de Lie k


es isomorfa a su(2) .
Debido a la Proposición 2.3.4.1.9 se sabe que las transformaciones R ( Z , Z ′)
para los vectores propios Z , Z ′ son todas cero excepto posiblemente la trans­
formación R (U i , U j ), i, j = 1, 2 , la cual pertenece a k = k ⊗  .

Lema 2.3.4.1.12
Existen endomorfismos A1 , , A4 ∈ k tales que

R (U 1 , U 1 ) = iA1 , R (U 1 , U 2 ) = A2 + iA3 , R (U 2 , U 1 ) = − A2 + iA3 , R (U 2 , U 2 ) = iA4 .

Demostración
1
En efecto, como U j = ( X j + iY j ) , i, j = 1, 2 , desarrollando se obtiene que
2
1 1
{ } {
R (U 1 , U 1 ) = −2iR ( X 1 , Y1 ) = iA1 , R (U 2 , U 2 ) = −2iR ( X 2 , Y2 ) = iA4 ,
2 2
}
1 1
2
{ } 2
{ }
R (U 1 , U 2 ) = R ( X 1 , X 2 ) + R (Y1 , Y2 ) + i − R ( X 2 , Y1 ) − R ( X 1 , Y2 ) = A2 + iA3 ,

1 1
2
{ } 2
{ }
R (U 1 , U 2 ) = R ( X 2 , X 1 ) + R (Y2 , Y1 ) + i R (Y1 , X 2 ) + R (Y2 , X 1 ) = − A2 + iA3
.

Ahora, se desarrollan S[ R (U 1 , U 1 )U 2 ] = 0 y S  R (U 2 , U 2 )U 1  = 0 (primera


identidad de Bianchy) y, se obtiene

iA1 (U 2 ) + ( A2 − iA3 )U 1 = 0 y iA4 (U 1 ) − ( A2 + iA3 )(U 2 ) = 0 . (2.10)

Como A j ∈ su(2) , j = 1, 2, 3, 4 se tiene que su correspondiente representa­


ción matricial es

 it j a j + ib j 
Aj =  j j  , j = 1, 2, 3, 4 .
 −a + ib −it j 

Si ahora se desarrolla (2.10) usando las correspondientes representaciones


MANUALES UEX

matriciales, se obtiene fácilmente que

a1 = − a 4 = t 2 , b1 = −b 4 = t 3 , t 1 = −t 4 = −(a 2 + b 3 ) y b 2 = a 3 . (2.11)

Así, en particular A4 = − A1 .
109
TERESA ARIAS-MARCO

Si se denota por h ⊂ k a la subálgebra de Lie formada por todos los endo­


morfismos reales A∈ k tales que A( R ) = 0 y se supone que R ≠ 0 entonces,
debido a que todas las transformaciones curvatura están en h , h ≠ (0 ) .
 it a + ib 
Dado A∈h , sea A =   su representación matricial. Si ahora,
 a ib −it 
− +
utilizando el Lema 2.3.4.1.12 se desarrolla la relación conocida dada por

A( R (U 1 , U 1 ) Z ) = R ( AU 1 ,U 1 ) Z + R (U 1 , AU 1 ) Z + R (U 1 ,U 1 ) AZ , Z ∈ V  ,

se obtiene que i ( A1 o A − A o A1 ) = 2i (bA2 − aA3 ) . Desarrollando esta última


expresión utilizando las representaciones matriciales correspondientes se obtiene
fácilmente que
ab1 − ba1 = 0, a (b1 + t 3 ) − b(b1 + t 2 ) = 0,

a (b 3 − t 1 ) + ta1 − bb 2 = 0, b(a 2 − t 1 ) + tb1 − aa 3 = 0. (2.12)

Para continuar el estudio, se consideran los dos casos siguientes:

a)  Si h = k .
En este caso, debido a que dim ( su(2) ) = 3 , se tiene que a, b y t son varia­
bles linealmente independientes. Así, de (2.11) y (2.12) se obtiene fácilmente
que A1 = A2 = A3 = A4 = 0 y, por tanto, que R = 0 , lo cual es la contradicción
buscada.
b)  Si h ≠ k y h ≠ (0 ) .
Entonces, h es una subálgebra propia de su(2) y, por tanto, su dimensión
será 1. Así, las matrices A j ∈h , j = 1, 2, 3, 4, serán proporcionales.
Si A1 = − A4 = 0 , entonces todos los parámetros de (2.11) se anulan excepto
posiblemente a 2 , b 2 , a 3 y b 3 y, se obtienen las relaciones

a 2 = −b 3 y a 3 = b 2 . (2.13)

Aplicando (2.13) a (2.12) se obtiene que sus relaciones se reducen a


ab 3 − bb 2 = 0 y ba 2 − aa 3 = 0 y, si se supone que A = A2 entonces14, se tiene
que a 2b 3 − b 2b 2 = 0 y b 2 a 2 − a 2 a 3 = 0 . Aplicando ahora (2.13) se obtiene que
(b 2 ) 2 + (b 3 ) 2 = 0 y, de aquí, que todos los parámetros son cero. Lo cual es la
contradicción buscada.
MANUALES UEX

Si A1 = − A4 ≠ 0 y se toman A2 = λ A1 , λ ≠ 0 , y A3 = µ A1 , µ ≠ 0 , se tiene
que t 2 = λt 1 , t 3 = µ t 1 , a 2 = λ a1 y b 3 = µ b1 . Aplicando las dos primeras rela­

14
  Se puede suponer ya que A, A2 ∈ k y A es genérico.
110
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

ciones de (2.11) se consigue que a1 = λt 1 y b1 = µ t 1 y, entonces, de la tercera


relación de (2.11) se obtiene t 1 = 0 , en efecto,

t 1 = −t 4 = −(a 2 + b 3 ) = −(λ a1 + µ b1 ) = −(λ ) 2 t 1 − ( µ ) 2 t 1 .

Por tanto, a1 = b1 = 0 y, entonces, a 2 = b 3 = 0 . Así, todas las matrices A j ∈h ,


j = 1, 2, 3, 4, se anulan y se tiene la contradicción buscada.

Segundo Caso de la Proposición 2.3.4.1.8.


De manera análoga a la desarrollada en el primer caso de la Proposición
2.3.4.1.8 se puede elegir un vector unitario W ∈ V ( −1) ∩ V y una base {U 1 , U 2 }
de V (i ) tal que


g (U 1 , U 1 ) = 1 , g (U 2 , U 2 ) = 1 , g (U 1 , U 2 ) = ν ∈  , νν < 1 , (2.14)

donde, el resto de relaciones posibles relativas a la métrica son nulas y, además


que

T (U 1 , U 2 ) = µW , T (U j , U k ) = 0 , j , k = 1, 2 (2.15)
T (U 1 , W ) = λ1U 1 , T (U 2 , W ) = λ2U 2 , λ1 > 0, λ2 ≥ 0, λ1 ≥ λ2 .

Si ahora se aplica el apartado e) de la Proposición 2.3.4.1.9 cuando j = 2 e


i = 1 , se obtiene que λ1 µ + λ2 µ = 0 . Si ahora se estudia esta ecuación, se obtiene
que se deben analizar los casos siguientes:
A)  Si λ1 > λ2 > 0 y λ1 ≠ λ2 , entonces (−λ1 / λ2 ) µ = µ y si se considera
que µ = a + ib , sustituyendo se obtiene que a = 0 = b y, por tanto, que µ = 0 .
B)  Si λ1 = λ2 > 0 , entonces µ + µ = 0 y, por tanto, µ = ib .
C)  Si λ1 > λ2 = 0 , entonces λ1 µ = 0 y, por tanto, µ = 0 .
Ahora se calcula el álgebra de Lie k de todos los endomorfismos reales
A : V  → V  tales que A( S ) = A( g ) = A(T ) = 0 . Para ello, de forma análoga a los
obtenidos en los Lemas 2.3.3.1.4, 2.3.3.1.5 y 2.3.3.1.6 se tiene que, de A( S ) = 0 ,

AU i = ∑aU
j =1, 2
i
j
j , AU i = ∑aU
j =1, 2
i
j
j , AW = 0
MANUALES UEX

para cualquier A∈ k , de A( g ) = 0 ,

a11 + a11 + ν a12 + ν a12 = 0, a22 + a22 + ν a21 + ν a21 = 0, (a11 + a22 )ν + a12 + a21 = 0, (2.16)

y, de A(T ) = 0 ,
111
TERESA ARIAS-MARCO

(a11 + a22 ) µ = 0, (a11 − a11 )λ1 = 0, (a22 − a22 )λ2 = 0, a12 λ2 − a12 λ1 = 0, a21λ1 − a21λ2 = 0. (2.17)

Ahora, aplicando estos resultados particularmente en cada caso, se obtiene


que:

A)  λ1 > λ2 > 0 y λ1 ≠ λ2 . Entonces µ = 0 y se tiene el siguiente lema.

Lema 2.3.4.1.13
De las relaciones que provienen de A(T ) = 0 se obtiene que

a11 = a11, a22 = a22 y a12 = a21 = 0.


Y de las relaciones que provienen de A( g ) = 0 se obtiene que

aii + a ii = 0 .

Demostración
En efecto, debido a que µ = 0 y que λ1 > λ2 > 0 se obtienen fácilmente
las dos primeras relaciones. Ahora, si en a12 λ2 − a12 λ1 = 0, se considera que
a12 = a + ib y se desarrolla, se obtiene a (λ2 − λ1 ) = 0 y b(λ2 + λ1 ) = 0 , por tanto,
a12 = 0. Si ahora, de forma análoga se estudia a21λ1 − a21λ2 = 0 se obtiene a21 = 0.
La última relación, se obtiene directamente sustituyendo a12 = a21 = 0 en
a + a11 + ν a12 + ν a12 = 0 y a22 + a22 + ν a21 + ν a21 = 0 .
1
1

Usando la relaciones obtenidas en el Lema anterior, fácilmente se tiene que


k = (0 ) y, así, que R = 0 . Por tanto, en este caso, cada colección (V , g , S , 0, T )
donde g y T están dados por (2.14) y (2.15), es una s – variedad algebraica (ya
que se satisfacen las propiedades i) – vi) del Teorema 1.3.2.). Además, λ1 , λ2
son invariantes reales y ν = α + i β es un invariante complejo satisfaciendo que
νν = α 2 + β 2 < 1 .
1
Considerando U j = ( X j + iY j ) , donde X j , Y j ∈ V , j = 1, 2 , y desarro-
2
llando (de forma análoga a la hecha en el Lema 2.3.3.1.7) se obtiene que en la
tabla de multiplicar del álgebra de Lie g dada por la fórmula (1.2) los únicos
corchetes no nulos son

[ X j , W ] = −λ j X j , [Y j , W ] = λ jY j , j = 1, 2 .
MANUALES UEX

Además, también se obtiene (de forma análoga a la hecha en el Lema


2.3.3.1.7) que

g ( X j , X j ) = g (Y j , Y j ) = g (W , W ) = 1, g ( X 1 , X 2 ) = g (Y1 , Y2 ) = α ,
112
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

g (Y1 , X 2 ) = − g ( X 1 , Y2 ) = β .

B)  Si λ1 = λ2 > 0 . Entonces µ + µ = 0 y, por tanto, µ = ib . De (2.17) se


obtiene que ai j = aij para todo i, j = 1, 2 ; es decir, que aij son reales. Si ahora se
remplazan U 1 y U 2 por (U 1 + U 2 ) (2 + ν + ν ) y (U 1 − U 2 ) (2 −ν −ν ) respec­
tivamente, se obtiene que las relaciones básicas para T y g resultan inalteradas
a excepción de que µ es multiplicado por el factor negativo −2 4 − (ν + ν ) 2
y el parámetro ν es remplazado por ν ′ = (ν −ν ) 4 − (ν + ν ) 2 , el cual es ima­
ginario puro ya que, si ν = α + i β con β ≤ 0 (si no lo fuera cambiando U 1
por U 2 y viceversa en (2.14) se obtendría) se tiene ν ′ = i − β 1 − α 2 = i β ′ ( )
con 0 ≤ β ′ < 1 ya que antes se ha supuesto β ≤ 0 y νν < 1 . Por tanto, se ha
encontrado una base {U 1 , U 2 }∈ V (i ) tal que

g (W , W ) = g (U 1 , U 1 ) = g (U 2 , U 2 ) = 1 , g (U 1 , U 2 ) = i β ′, 0 ≤ β ′ < 1 , (2.18)

donde el resto de relaciones posibles relativas a la métrica son nulas y además,
que
−2
T (U 1 , U 2 ) = µ W = itW , t ∈  , (2.19)
4 − (ν + ν ) 2

T (U j , U k ) = 0 , j , k = 1, 2 , T (U j , W ) = λU j , λ > 0 .

Ahora, de (3.16) y usando los hechos conocidos ν ′ = i β ′ y ai j = aij se obtiene


que a11 = a22 = 0 y a12 + a21 = 0 . Por tanto, el álgebra de Lie k está generada por
un único endomorfismo A0 cuya matriz con respecto a la base {U 1 , U 2 }∈ V (i ) es

 a11 a12   0 −1 
 1 = .
 a2 a22   1 0 

Para poder seguir el estudio se ha de tener en cuenta si t es cero o no. Por


ello, se estudian los dos casos siguientes:
B1)  Cuando t = 0 . En este caso, usando (2.19) y el apartado c) de la Pro­
posición 2.3.4.1.9 sobre la primera identidad de Bianchi desarrollada sobre
U 2 , U 1 , U 1 y sobre U 1 , U 2 , U 2 se obtiene que:

R (U 1 , U 1 )U 2 + R (U 1 ,U 2 )U 1 = 0 y R (U 2 , U 2 )U 1 + R (U 2 , U 1 )U 2 = 0 . (2.20)
MANUALES UEX

Como R (U i , U j ) ∈ k ⊗  = 〈 A0 〉 , se sabe que R (U i , U j ) = ai j A0 , i, j = 1, 2 . Si se


sustituye esto en (2.20) se obtiene a11 A0U 2 − a21 A0U 1 = 0 y a22 A0U 1 − a12 A0U 2 = 0 .
Como el endomorfismo A0 es conocido, estas se reducen a a11U 1 + a21U 2 = 0 y
−a22U 2 − a12U 1 = 0 . Ahora, como U 1 y U 2 son linealmente independientes se
113
TERESA ARIAS-MARCO

obtiene a11 = a22 = a21 = a12 = 0 , que junto con el apartado c) de la Proposición
2.3.4.1.9 implica que R = 0 .
Así, tomando λ1 = λ2 = λ > 0 el álgebra de Lie g puede ser expresada de
la misma forma que en el caso A) aunque como el producto interior sobre g
satisface el hecho de que α = 0 , se tiene que λ y β son los únicos invariantes
de la correspondiente s – variedad algebraica.
B2)  Cuando t ≠ 0 . Se remplazan W , U 1 y U 2 por ( 1 λ ) W , 1 λ | t | U 1 ( )
( )
y sgn(t ) λ | t | U 2 respectivamente y, se denotan los nuevos vectores de
nuevo por W , U 1 y U 2 . Así, (2.18) y (2.19) se expresan como sigue:


g (U 1 , U 1 ) = g (U 2 , U 2 ) = a 2 , g (W , W ) = b 2 , g (U 1 , U 2 ) = iγ (2.21)

( )
donde a = 1 λ | t | , b = 1 λ y γ = β ′ λt , el resto de relaciones posibles
relativas a la métrica son nulas y además,

T (U 1 , U 2 ) = iW , T (U 1 , W ) = U 1 , T (U 2 , W ) = U 2 , T (U j , U k ) = 0 , j , k = 1, 2 (2.22)

Aquí, a, b > 0 junto con γ son los únicos invariantes de ( S , g , T ) y, ade­


más, a 2 >| γ | ya que λ > 0 y 0 ≤ β ′ < 1 .
Ahora, el siguiente paso es buscar el álgebra de Lie k . Para ello, siguiendo
los pasos habituales; es decir, aplicando que A( S ) = A( g ) = A(T ) = 0 , se obtiene
que k está generada por el endomorfismo, que se denotará de nuevo por A0 ,
cuya matriz, con respecto a la nueva base {U 1 , U 2 }∈ V (i ) , es

 a11 a12   0 −1 
 1 = .
 a2 a22   1 0 

Así, para cualquier s – variedad algebraica (V , g , S , R , T ) satisfaciendo


(2.21), (2.22) y k = 〈 A0 〉 , se tiene R (U i , U j ) = λi j A0 , i, j = 1, 2 , donde λi j ∈  .
Ahora, al igual que en el apartado B1) la primera identidad de Bianchi implica
que

R (U 1 , U 1 )U 2 + R (U 1 ,U 2 )U 1 = T (T (U 2 ,U 1 ),U 1 ) = iU 1
R (U 2 , U 2 )U 1 + R (U 2 , U 1 )U 2 = T (T (U 1 , U 2 ), U 2 ) = −iU 2 .
Y, por tanto, calculando los valores de λi j ∈  , i, j = 1, 2 , de forma análoga
MANUALES UEX

a la utilizada en el apartado B1) se obtiene

R (U 1 , U 2 ) = R (U 1 ,U 2 ) = 0 y R (U 1 , U 1 ) = R (U 2 , U 2 ) = iA0 . (2.23)

Así, la correspondiente colección (V , g , S , R , T ) satisfaciendo (3.21), (3.22)
y lo anterior es siempre una s – variedad algebraica ya que fácilmente se com­
114
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

prueba que se satisfacen las condiciones i) – vi) del Teorema 1.3.2. Además,
el álgebra de Lie h coincide con el álgebra de Lie k . En efecto, para que esto
suceda, debido a la fórmula (1.2), sólo falta comprobar que A0 ( R ) = 0 , es decir,
que se satisface la siguiente relación

A0 ( R ( Z , Z ′) Z ′′) = R ( A0 Z , Z ′) Z ′′ + R ( Z , A0 Z ′) Z ′′ + R ( Z , Z ′) A0 Z ′′

para todo Z , Z ′, Z ′′ ∈ V  . Así, utilizando el apartado c) de la Proposición


2.3.4.1.9 y (2.23) se comprueba que dicha relación es satisfecha cuando se aplica
sobre R (U i , U j )U k , R (U i , U j )U k para i = j e i ≠ j y, sobre R (U i , W ) Z cuando
i, j , k = 1, 2 , W ∈ V y Z ∈ V  .
Por tanto, el álgebra de Lie g = V ⊕ h está determinada por la siguiente
tabla de multiplicar:

[U 1 , U 1 ] = [U 2 , U 2 ] = −iA0 , [U 1 , U 2 ] = −iW , [U 1 , W ] = −U 1 ,

[U 2 , W ] = −U 2 , [U 1 , A0 ] = U 2 , [U 2 , A0 ] = −U 1 . (2.24)
Si ahora se realiza el siguiente cambio de base

(U 1 + iU 2 ) (−U 2 + iU 1 ) ( A + iW )
Z1 = , Z2 = y Z3 = 0 ,
2 2 2

los vectores Z1 , Z1 , Z 2 , Z 2 , Z 3 , Z 3 forman una base real de g ⊗  . Ade­


más, usando (2.21) y (2.24) se tiene que la tabla de multiplicar y la métrica se
expresan de la forma siguiente:

[ Z i , Z j ] = 0 para j = 1, 2, 3 , [ Z1 , Z 2 ] = Z 3 , [ Z 2 , Z 3 ] = Z1 y [ Z 3 , Z1 ] = Z 2 ,
y,
a2
g ( Z1 , Z1 ) = g ( Z 2 , Z 2 ) = , g ( Z1 , Z 2 ) = 0 , g (W , W ) = b 2 ,
2
−γ
g ( Z1 , Z1 ) = g ( Z 2 , Z 2 ) = y g ( Z1 , Z 2 ) = 0 .
2

C)  Si λ1 > λ2 = 0 . Entonces µ = 0 y, así, si se realiza el cambio de base


consistente en multiplicar el vector U 2 por una unidad compleja z , se obtiene
fácilmente que las relaciones para T y g no cambian a excepción de que ahora
MANUALES UEX

el parámetro ν es multiplicado por z . Además, se tiene el siguiente Lema cuya


demostración puede ser vista en el Apartado B.1 del Anexo B.

Lema 2.3.4.1.14
Es posible elegir z de forma que g (U 1 , U 2 ) = zν = i β ′ , 0 ≤ β ′ < 1 .
115
TERESA ARIAS-MARCO

Así, de la misma forma que antes en el Lema 2.3.4.1.13, de las relaciones que
provienen de A(T ) = 0 se obtiene que a11 = a11 y a12 = a21 = 0 y, de las relaciones
que provienen de A( g ) = 0 que a11 = 0 , a22 + a22 = 0 y β ′a22 = 0 .
Notar, que si el valor de β ′ ≠ 0 , entonces a22 = 0 y, por tanto, que k = (0 ) y
R = 0 . Así, para analizar el caso C) se consideran los dos subcasos siguientes:
C1)  Si R = 0 . En este caso, se tiene que la tabla de multiplicar de g y el
producto interior g sobre V = g son los mismos que los del caso A), si en este
se consideran λ2 = 0 y α = 0 .
Si ahora se realiza el cambio de base dado por U 1 = 1 2 ( X 1 + iY1 ) y ( )
( )
U 2 = 1 2 ( X 2 + iY2 ) se obtiene que g está determinada por

[ X 1 , W ] = −λ1 X 1
y [Y1 , W ] = λ1Y1
y, que g está dada por

g ( X 1 , X 2 ) = g (Y1 , Y2 ) = 0 , g ( X 1 , Y2 ) = − g (Y1 , X 2 ) = β ′ ,
g ( X j , X j ) = g (Y j , Y j ) = g (W , W ) = 1 .

Así, se tiene que en este caso, el álgebra de Lie g es ahora reducible (en
el apartado A) no lo era) con la descomposición g = ( X 1 , Y1 , W ) ⊕ ( X 2 , Y2 ) . Pero
ello, no implica que la s – variedad algebraica (V , g , S , 0, T ) sea reducible. En
efecto, aplicando metódicamente la Definición 1.3.2.3 se obtiene que si β ′ ≠ 0
entonces no es reducible y, por tanto, su interpretación geométrica se realiza
de forma análoga al caso A).
C2)  Si R ≠ 0 . Entonces β ′ = 0 y el álgebra de Lie k está generada por el
endomorfismo A0 cuya matriz asociada respecto de la base {U 1 , U 2 } es

0 0
 .
0 i 

Como R ( Z , Z ′) ∈ k y debido a la Proposición 2.3.4.1.9 se tiene que los únicos


elementos no nulos son R (U i , U j ) = λi j A0 , i, j = 1, 2 donde λi j ∈  , A0U 1 = 0
y A0U 2 = iU 2 . Por tanto, en particular se tiene que R (U i , U j )U 1 = 0 y que para
λi j ∈  e i, j = 1, 2 , R (U i ,U j )U 2 = iλi jU 2 .
Desarrollando ahora la Primera Identidad de Bianchi como en los anteriores
MANUALES UEX

apartados se obtiene

R (U 1 , U 1 )U 2 + R (U 1 ,U 2 )U 1 = 0 y R (U 2 , U 2 )U 1 + R (U 2 , U 1 )U 2 = 0 .

Y sustituyendo lo anterior
116
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

R (U 1 , U 1 ) = R (U 1 ,U 2 ) = R (U 2 ,U 1 ) = 0 y R (U 2 , U 2 ) = itA0 ,

donde t ≠ 0 es un parámetro real.


Además, igual que en el caso B2), se tiene que el álgebra de Lie h coincide con k .
Ahora, se puede comprobar que la s – variedad algebraica (V , g , S , R , T ) es
reducible sobre la descomposición g = ( X 1 , Y1 , W ) ⊕ (( X 2 , Y2 ) + h) . En efecto, para
comprobar esto, primero se toma la base real de V, { X 1 , Y1 , X 2 , Y2 , W } , que se obtie­
( )
ne al realizar el cambio dado por U 1 = 1 2 ( X 1 + iY1 ) y U 2 = 1 2 ( X 2 + iY2 ) ( )
y, se calcula T y R en esta base. Con ello se obtiene la tabla de multiplicar de
g , sobre la cual se observa que g = ( X 1 , Y1 , W ) ⊕ (( X 2 , Y2 ) + h) . Así, se obtiene
que el candidato para ver que la s – variedad algebraica (V , g , S , R , T ) sea
reducible es V = ( X 1 , Y1 , W ) + ( X 2 , Y2 ) . Para comprobarlo, se calcula la expresión
de g y S en la base real y se comprueba que V = V1 + V2 y que, si π i : V → Vi ,
g i = g|Vi , S i = S|Vi , R i = R|Vi y T i = T|Vi , i = 1, 2 , se cumplen las propiedades
expresadas en la Definición 1.3.2.3.
Por otra parte, procediendo de forma análoga al Lema 2.3.2.6 se comprueba
que en todos los casos A), B) y C), (DU1 R)(U 1 ,U 1 )U 1 ≠ 0 para U 1 elemento fijado
de la base de V  , por ello, las correspondientes s – variedades Riemannianas
( M , g ) no son localmente simétricas.
A continuación, se desarrollan las realizaciones geométricas correspondien­
tes a los casos A), B1), C1) y B2).

Realización geométrica de los casos A), B1) y C1).

Debido a que h = (0 ) , para construir el espacio homogéneo buscado sola­


mente será necesario calcular el grupo de Lie G asociado al álgebra de Lie g .
Aunque el centro del álgebra de Lie g es nulo en los casos A) y B1), no
lo es en el caso C1), por ello, en vez de aplicar la representación adjunta (sólo
aplicable en los casos A) y B1)) se aplica el método de las foliaciones.
Para ello, se toma la mayor foliación posible (la cual coincide en los tres
casos), que es la dada por { X 1 , Y1 , X 2 , Y2 } . Puesto que la foliación es de dimen­
sión 4, se toman

0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
MANUALES UEX

     
0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0
X1 = 0 0 0 0 0  , Y1 =  0 0 0 0 0, X2 = 0 0 0 0 1 ,
     
0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
0 0 0 0 0 0 0 0 0 
0 0 0 0 0 0 
  
117
TERESA ARIAS-MARCO

0 0 0 0 0  w11 w12 w13 w14 0


   
0 0 0 0 0  w21 w22 w23 w24 0
Y2 =  0 0 0 0 0 y W =  w31
 w32 w33 w34 0,
   
0 0 0 0 1  w41 w4 2 w43 w44 0
0 
0 0 0 0  0 0 0 0 0 
 

donde wi j ∈  , i, j = 1, 2, 3, 4. Ahora, usando la tabla de multiplicar, se calculan


los coeficientes indeterminados y se sigue que

 λ1 0 0 0 0
 
0 −λ1 0 0 0
W = 0 0 λ2 0 0,
 
0 0 0 −λ2 0
0 0 0 0 0 

Así,

g = { x′X 1 + y′Y1 + z ′X 2 + w′Y2 + tW : x′, y′, z ′, w′, t ∈ } =

 λ1t 0 0 0 x′  
  
 0 −λ1t 0 0 y′  
=  0 0 λ2t 0 z ′  : x′, y′, z ′, w′, t ∈  
 0 0 0 −λ2t w′ 
 
 
 0 0 0 0 0  
.

A continuación, usando la aplicación exponencial exp:g → G , se calcula la


expresión matricial del grupo de Lie G.
Dada una matriz A∈ g , por [W] se sabe que:

 eλ1t 0 0 0 x
 − λ1t 

A n  0 e 0 0 y
exp ( A) = e = ∑
A
= 0 0 eλ2t 0 z .
MANUALES UEX

n =0 n !  
 0 0 0 e − λ2t w
 0 0 0 0 1 

Así, se tiene que el grupo de Lie G es:


118
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

 eλ1t 0 0 0 x 
 − λ1t  
 0 e 0 0 y 
 
G= 0 0 eλ2 t
0 z  : x, y, z , w, t ∈   .
 0 0 0 e − λ2 t
w
 
 
 0 0 0 0 1  

Claramente, se observa que cada matriz de G se puede identificar con la


5 – tupla (x, y, z, w, t) ∈  5 , por tanto, se tiene que G es difeomorfo al espacio
euclídeo  5 ( x, y, z , w, t ) .
Así, G es el grupo de Lie simplemente conexo buscado, cuya álgebra de
Lie es g .
A continuación, se calcula la métrica G – invariante g. Para ello, de
forma análoga al desarrollo de los Lemas 2.3.2.10 y 2.3.2.11 se obtiene que
X 1 , Y1 , X 2 , Y2 , W ∈ g pueden ser identificados respectivamente con los campos
vectoriales invariantes a izquierda sobre G

∂ ∂ ∂ ∂ ∂
eλ1t , e − λ1t , eλ2t , e − λ2t y .
∂x ∂y ∂z ∂w ∂t
Y, así, que el producto interior g sobre V = g induce la siguiente métrica
Riemanniana invariante sobre  5 ( x, y, z , w, t ) :

g = e −2 λ1t dx 2 + e 2 λ1t dy 2 + e −2 λ2t dz 2 + e 2 λ2t dw2 + dt 2 +


+2α [e − ( λ1 + λ2 )t dxdz + e( λ1 + λ2 )t dydw] +
+2 β [e( λ1 −λ2 )t dydz − e( λ2 −λ1 )t dxdw] ,

donde, ó λ1 > λ2 > 0, α2 + β2 < 1, ó λ1 = λ2 > 0, α = 0, 0 ≤ β < 1, ó λ1 < 0, λ2


= 0, α = 0, 0 < β < 1.
Así, se ha obtenido el tipo 2 de la lista de clasificación.
Finalmente, de forma análoga al lema 2.3.4.1.11, se tiene que la simetría
típica so de orden 4 en el punto o ≡ (0, 0, 0, 0, 0 ) de  5 ( x, y, z , w, t ) es la trans­
formación dada por:

x′ = − y , y′ = x , z ′ = − w , w′ = z , t ′ = −t .
MANUALES UEX

Realización geométrica del caso B2).


Dada la base compleja {Z1 , Z 2 , Z 3 } de g ⊗  y la tabla de multiplicar

[ Z1 , Z 2 ] = Z 3 , [ Z 2 , Z 3 ] = Z1 y [ Z 3 , Z1 ] = Z 2 ,
119
TERESA ARIAS-MARCO

se comprueba fácilmente que el centro de g ⊗  es nulo. Así, se puede aplicar


la representación adjunta, al igual que en el Lema 2.3.2.9, del cual se obtiene
que se puede identificar

0 0 0   0 0 −1   0 1 0
     
Z1 con  0 0 1  , Z 2 con  0 0 0  y Z 3 con  −1 0 0  .
 0 −1 0  1 0 0   0 0 0
     

Es decir, con la base compleja del álgebra de Lie so(3,  ) . En consecuencia,


el grupo de Lie asociado es el grupo especial ortogonal complejo SO(3,  ) y
así, siguiendo la notación de [H.1], g = ( so(3,  )) y, por tanto G = SO(3,  ) .
Por otra parte, h = ( A0 ) genera el subgrupo H de SO(3,  ) de todas las matrices
de la forma:

  0 −1 0    Cost − Sent 0 
   
exp   1 0 0   =  Sent Cost 0  ,
0 0 0   0 0 1 
  

donde t ∈  .
Para calcular ahora la métrica Riemanniana G – invariante sobre el espacio
homogéneo G H , se considera el grupo G′ = GL(3,  ) de todas las matrices
complejas no singulares de la forma

 a1 a2 a3 
 
 b1 b2 b3  .
c c2 c3 
 1

Así, el grupo G = SO(3,  ) es un subgrupo de Lie y, en particular, una


subvariedad de G′ = GL(3,  ) . Los vectores {Z1 , Z 2 , Z 3 } de g ⊗  pueden ser
representados, de forma análoga a como se desarrolla el Lema 2.3.3.1.8, por
los siguientes campos vectoriales complejos invariantes sobre G′ = GL(3,  ) :

∂ ∂ ∂ ∂ ∂ ∂
Zi = a j − ak + bj − bk + cj − ck (2.25)
∂ak ∂a j ∂bk ∂b j ∂ck ∂c j
MANUALES UEX


donde, los índices [i, j, k] recorren las permutaciones cíclicas del triplete [1, 2, 3].
Así, las restricciones de los campos vectoriales complejos Z1 , Z 2 , Z 3 , Z1 , Z 2 ,
Z 3 de la subvariedad G ⊂ G′ son tangentes a G y G – invariantes. Por tanto,
generan el álgebra de Lie real de G.
120
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Por otro lado, resolviendo los sistemas de ecuaciones wi′( Z j ) = δ i j ,


i, j = 1, 2, 3 , se calculan las formas diferenciales lineales complejas sobre G′ ,
obteniendo que:

wi′ = a j dak + b j dbk + c j dck ,

donde, los índices [i, j, k] recorren las permutaciones cíclicas del triplete [1, 2, 3].
Así, si se denotan por wi , i = 1, 2, 3 las correspondientes formas inducidas sobre
G, se tiene que w1 , w2 , w3 , w1 , w2 , w3 , son las formas diferenciales lineales
complejas invariantes sobre G, las cuales son duales a los campos vectoriales
complejos Z1 , Z 2 , Z 3 , Z1 , Z 2 , Z 3 de G, es decir, que wi ( Z j ) = wi ( Z j ) = δ i j ,
wi ( Z j ) = 0 , i, j = 1, 2, 3 a lo largo de la variedad G. (Notar, que las formas wi′
no son invariantes sobre G′ ).
Debido a que la imagen de A0 se encuentra en la isotropía y que

a2
g ( Z1 , Z1 ) = g ( Z 2 , Z 2 ) = , g ( Z1 , Z 2 ) = 0 , g (W , W ) = b 2 ,
2
−γ
y g ( Z1 , Z 2 ) = 0 .
g ( Z1 , Z1 ) = g ( Z 2 , Z 2 ) =
2
Se obtiene, en primer lugar, que la expresión de la métrica es:

γ
g = a 2 ( w1 w1 + w2 w2 ) − [( w1 ) 2 + ( w1 ) 2 + ( w2 ) 2 + ( w2 ) 2 ] + b 2 w2
2

donde, γ < a 2 y, w es la forma diferencial lineal tal que w(W ) = 1 y w( Z i ) = 0 ,


i = 1, 2, 3 . Además, como W = −i ( Z 3 − Z 3 ) , se tiene que w = (i 2)( w3 − w3 ) y así,
sustituyendo en la anterior expresión de g, se concluye que
2
γ 2
b  w − w3 
g = a 2 ( w1 w1 + w2 w2 ) − [( w1 ) 2 + ( w1 ) 2 + ( w2 ) 2 + ( w2 ) 2 ] +  3
2 4  i 

donde, γ < a 2 .
Entonces, g es una forma real sobre G, G – invariante y semidefinida posi­
tiva, las relaciones métricas del apartado B2) son satisfechas por los campos
vectoriales Z i dados por (3.25) ya que, W = −i ( Z 3 − Z 3 ) y, como la forma g es
MANUALES UEX

también Ad ( H ) - invariante, ésta induce una métrica Riemanniana G – inva­


riante sobre el espacio homogéneo G H , la cual se denota de nuevo por g.
Así, se ha obtenido el tipo 3 de la lista de clasificación.
Si ahora se considera el automorfismo Φ de G′ dado por
121
TERESA ARIAS-MARCO

 a1 a2 a3   b2 −b1 b3 
  
Φ :  b1 b2 b3  →  −a2 a1 −a3  ,
 c3   c2 c3 
 c1 c2 −c1

se comprueba que Φ 4 = Id . , Φ conserva el subgrupo G = SO(3,  ) y el


subgrupo H. Consecuentemente, Φ induce el difeomorfismo Ψ de la variedad
G H en si misma. Además, el conjunto de puntos fijos de Φ en G se separa
en dos componentes una de las cuales es el subgrupo H y, como Φ * ( w1 ) = w2 ,
Φ * ( w2 ) = − w1 y Φ * ( w3 ) = w3 , se tiene que Φ * ( g ) = g . Así, se concluye que Ψ
es una simetría de orden 4 de la variedad Riemanniana (G H , g ) en el origen.

Tercer Caso de la Proposición 2.3.4.1.8.


De manera análoga al desarrollo del primer caso de la Proposición 2.3.4.1.8
se puede elegir un vector unitario W ∈ V ( −1) ∩ V y una base {U 1 , U 2 } de V (i )
tal que


g (U 1 , U 1 ) = 1 , g (U 2 , U 2 ) = b 2 , g (U 1 , U 2 ) = ν ∈  , νν < b 2 , (2.26)
donde el resto de relaciones posibles relativas a la métrica son nulas y, además
que
T (U 1 , U 2 ) = µW , T (U j , U k ) = 0 , j , k = 1, 2 (2.27)

T (U 1 , W ) = λU 2 , T (U 2 , W ) = λ U 1 , 0 ≠ λ = a + ib ∈  , b ≠ 0 .

Si se aplica el apartado e) de la Proposición 2.3.4.1.9 cuando i = j = 1 y


( 1) (2)
cuando i = j = 2 , se obtiene que λµ − λµ = 0 y que λµ − λµ = 0 . Ahora, se
considera el parámetro f = λ 2 − λ 2 = (λ + λ )(λ − λ ) y, se tiene (λ + λ ) = 2a y
(λ − λ ) = i2b ≠ 0 . Por tanto, si se supone que f ≠ 0 , inmediatamente a ≠ 0 y,
considerando µ = c + id y sustituyendo en (1) y (2), se obtiene que ad − bc = 0
y ad + bc = 0 y, de esto, que µ = 0 . Sin embargo, si se supone que µ ≠ 0 , se
tiene que f = 0 y, como (λ − λ ) = i2b ≠ 0 entonces a = 0 . Aplicando esto jun­
to con (1) y (2) se obtiene que, c = 0 , es decir que µ + µ = 0 . Así, se deben
diferenciar los casos siguientes:

A)  f ≠ 0 ; es decir, cuando (λ + λ ) ≠ 0 .


B)  f = 0 y µ = 0 ; es decir, cuando (λ + λ ) = 0 y µ = 0 .
MANUALES UEX

C)  f = 0 , µ ≠ 0 y µ + µ = 0 ; es decir, cuando (λ + λ ) = 0 , µ ≠ 0 y


µ +µ =0.

Ahora se calcula el álgebra de Lie k de todos los endomorfismos reales


A : V  → V  tales que A( S ) = A( g ) = A(T ) = 0 . Para ello, de forma análoga a
122
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

como se obtuvieron los resultados en los Lemas 2.3.3.1.4, 2.3.3.1.5 y 2.3.3.1.6


se obtiene que de A( S ) = 0 ,

AU i = ∑aU
j =1, 2
i
j
j , AU i = ∑aU
j =1, 2
i
j
j , AW = 0

para cualquier A∈ k , de A( g ) = 0 ,

(3) (4 )
a11 + a11 + ν a12 + ν a12 = 0, (a22 + a22 )b 2 + ν a21 + ν a21 = 0,
(5)
(a11 + a22 )ν + a12b 2 + a21 = 0, (2.28)

y, de A(T ) = 0 ,

(6 ) (7 ) (8 ) (9 )

(a11 + a22 ) µ = 0, (a11 − a22 )λ = 0, a12 λ − a21λ = 0, a12 λ − a21λ = 0. (2.29)

Ahora, aplicando estos resultados particularmente en cada caso, se obtiene


que:

A)  Si (λ + λ ) ≠ 0 . Entonces µ = 0 y se tiene el siguiente lema:

Lema 2.3.4.1.15
De las relaciones que provienen de A(T ) = 0 se obtiene que

a11 − a22 = 0 y a12 = a21 = 0.

Y de las relaciones que provienen de A( g ) = 0 se obtiene que

a11 + a11 = 0 , a22 + a22 = 0 y (a11 + a22 )ν = 0 .

Demostración
Debido a que λ ≠ 0 de (7) se obtiene que a11 − a22 = 0 , de (8)+(9) que a12 = a21 ,
de (8)-(9) que a12 = −a21 y, por tanto, que a12 = a21 = 0. Por otra parte, sustitu­
yendo estos últimos resultados en (3), (4) y (5) y, como b ≠ 0 , se obtiene de
(3) a11 + a11 = 0 , de (4) a22 + a22 = 0 y de (5) (a11 + a22 )ν = 0 .
MANUALES UEX

Así, si ν ≠ 0 el álgebra de Lie k es cero y por tanto R = 0 y, si ν = 0 el


álgebra de Lie k está generada por el endomorfismo A0 cuya matriz asociada es

i 0 
 .
 0 −i 
123
TERESA ARIAS-MARCO

En este caso, usando (2.27) y el apartado c) de la Proposición 2.3.4.1.9


sobre la primera identidad de Bianchi desarrollada sobre U 2 , U 1 , U i , i = 1, 2 ,
se obtiene que:

R (U 2 , U i )U 1 + R (U i , U 1 )U 2 = 0 , i = 1, 2 . (2.30)

Como R (U i , U j ) ∈ k ⊗  = 〈 A0 〉 , se sabe que R (U i , U j ) = λi j A0 , λi j ∈  ,


i, j = 1, 2 . Si se sustituye esto en (2.30) cuando i = 1 se obtiene que
−λ11 A0U 2 + λ21 A0U 1 = 0 y cuando i = 2 que λ22 A0U 1 − λ12 A0U 2 = 0 . Como el
endomorfismo A0 es conocido, estas se reducen a iλ11U 2 + iλ21U 1 = 0 y a
iλ22U 1 + iλ12U 2 = 0 . Ahora, como U 1 y U 2 son linealmente independientes se
obtiene λ11 = λ22 = λ21 = λ12 = 0 que, junto con el apartado c) de la Proposición
2.3.4.1.9, implica que R = 0 . Así, para cualquier valor de ν , (V , g , S , 0, T )
satisfaciendo (2.26) y (2.27) es la única s – variedad algebraica posible (se com­
prueba fácilmente que se satisfacen las condiciones i) – vi) del Teorema 1.3.2.).
Además, procediendo de forma análoga al Lema 2.3.2.6 se comprueba que
(DU1 R)(U 1 , U 2 )U 1 ≠ 0 para U 1 , U 2 elementos fijados de la base de V  ; por ello,
las correspondientes s – variedades Riemannianas ( M , g ) no son localmente
simétricas.
Por tanto, el álgebra de Lie g = V está determinada por la tabla de mul­
tiplicar:

[U , U ] = 0 , i, j = 1, 2 , [U 1 , U 2 ] = 0 , [U 1 , W ] = −λU 2 , [U 2 , W ] = −λ U 1 (2.31)
   i j
y por el producto interior g sobre g = V dado por (2.26).
Así, λ , b y ν son invariantes de estas s – variedades algebraicas.

B)  Si (λ + λ ) = 0 y µ = 0 . Entonces, λ = i ρ con 0 ≠ ρ ∈  . Además,


se prueba fácilmente que las transformaciones de V (i ) que conservan las
relaciones T (U 1 ,W ) = λU 2 , T (U 2 , W ) = λ U 1 = −λU 1 son aquellas de la forma
U 1′ = αU 1 + β U 2 y U 2′ = − β U 1 + α U 2 . Así, si en particular se toma el cambio
de base dado por U 1′ = (U 1 + β U 2 ) r y U 2′ = (U 2 − β U 1 ) r , donde β es una
raíz de la ecuación νβ 2 − (b 2 − 1) β −ν = 0 y r = | 1 + βν + βν + ββ b 2 | ∈  ,
se tiene además que g (U 1′ , U 1′ ) = 1 (debido al valor de r ) y que g (U 1′ , U 2′ ) = 0 
(debido al valor dado a β ).
Por tanto, se puede elegir un vector unitario W ∈ V ( −1) ∩ V y una base
MANUALES UEX

{U 1 , U 2 } de V (i ) tal que


g (U 1 , U 1 ) = 1 , g (U 2 , U 2 ) = b′2 , g (U 1 , U 2 ) = 0 (2.32)
donde el resto de relaciones posibles, relativas a la métrica, son nulas y, además
que
124
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

T (U 1 , U 2 ) = 0 , T (U j , U k ) = 0 , j , k = 1, 2 (2.33)
T (U 1 , W ) = λU 2 , T (U 2 , W ) = −λU 1 , λ = i ρ ∈  , 0 ≠ ρ ∈  .

Se tiene el siguiente resultado:

Lema 2.3.4.1.16
De las relaciones que provienen de A(T ) = 0 se obtiene que

a11 − a22 = 0 y a12 + a21 = 0.

Y de las relaciones que provienen de A( g ) = 0 se obtiene que

a11 + a11 = 0 , a22 + a22 = 0 y (b′2 − 1)a12 = 0 .

La demostración es sencilla si se desarrolla de manera análoga al Lema


2.3.4.1.15 pero imponiendo las nuevas condiciones de este apartado.
A partir de estas relaciones se observa que, dependiendo del valor de b′2
hay que analizar los dos casos siguientes:

B1)  Si b′2 ≠ 1 . Entonces, debido a (b′2 − 1)a12 = 0 y a12 + a21 = 0 se tiene que
a12 = a21 = 0 y, por a11 − a22 = 0 , a11 + a11 = 0 y a22 + a22 = 0 se sabe que a11 , a22 ∈ 
son imaginarios y que, a11 = −a22 . Así, el álgebra de Lie k está generada por el
endomorfismo A0 cuya matriz asociada es

i 0 
 .
 0 −i 

En este caso, usando (2.33) y el apartado c) de la Proposición 2.3.4.1.9


sobre la primera identidad de Bianchi desarrollada sobre U 1 , U 2 , U i , i = 1, 2 ,
se obtiene que:

R (U 2 , U i )U 1 + R (U i , U 1 )U 2 = 0 , i = 1, 2 . (2.34)

Como R (U i , U j ) ∈ k ⊗  = 〈 A0 〉 , se sabe que R (U i , U j ) = λi j A0 , λi j ∈  ,


i, j = 1, 2 . Si se sustituye esto en (2.34) se obtiene que λ2i A0U 1 − λ1i A0U 2 = 0 ,
i = 1, 2 . Como el endomorfismo A0 es conocido, ésta se reduce a
MANUALES UEX

λ2i iU 1 + iλ1iU 2 = 0 . Ahora, como U 1 y U 2 son linealmente independientes se


obtiene λ11 = λ22 = λ21 = λ12 = 0 que, junto con el apartado c) de la Proposición
2.3.4.1.9 implica que R = 0 . Así, (V , g , S , 0, T ) satisfaciendo (2.32) y (2.33),
es s – variedad algebraica ya que se comprueba fácilmente que se satisfacen
las condiciones i) – vi) del Teorema 1.3.2.
125
TERESA ARIAS-MARCO

Además, procediendo de forma análoga al Lema 2.3.2.6 se comprueba que


(DU1 R)(U 1 , U 2 )U 1 ≠ 0 para U 1 , U 2 elementos fijados de la base de V  , por ello,
las correspondientes s – variedades Riemannianas ( M , g ) no son localmente
simétricas.
Por tanto, el álgebra de Lie g = V y el producto interior g sobre ésta, tienen
la misma forma que en el caso A) salvo que ahora λ = i ρ y ν = 0 .
Así, b′ y ρ son los únicos invariantes de la s – variedad algebraica.
B2)  Si b′2 = 1 . Entonces, debido a los siguientes lemas, se obtiene que la
correspondiente s – variedad Riemanniana es un espacio euclídeo E 5 . Por tanto,
este caso no será estudiado.

Lema 2.3.4.1.17
El álgebra de Lie k es su(2) .

Demostración
Para el desarrollo de ésta se utilizarán las relaciones del Lema 2.3.4.1.16.
Como b′2 = 1 , de (b′2 − 1)a12 = 0 no se obtiene información; de a11 − a22 = 0 ,
a + a11 = 0 y a22 + a22 = 0 se tiene que a11 , a22 ∈  son imaginarios, y que
1
1
a = − a22 y, de a12 + a21 = 0 que a12 = −a21 y que a21 = −a12 . Por tanto, el álgebra
1
1
de Lie k está generada por el endomorfismo A0 cuya matriz asociada es
 iγ a12 
 2  , γ ∈ .
 −a1 −iγ 

Así, k = su(2) .

Lema 2.3.4.1.18
R = 0 y, por tanto, (V , g , S , 0, T ) satisfaciendo (2.32) y (2.33) es s –
variedad algebraica.

Demostración
En efecto, si R = 0 , entonces se satisfacen las condiciones i) – vi) del
Teorema 1.3.2 y, por tanto, (V , g , S , 0, T ) satisfaciendo (2.32) y (2.33) es s –
variedad algebraica.
MANUALES UEX

Si ahora, se supone que R ≠ 0 y se sigue exactamente el mismo procedi­


miento que en el desarrollo del primer caso de la Proposición 2.3.4.1.8, se prueba
que no existe una s – variedad algebraica (V , g , S , R , T ) donde, R ≠ 0 y, g y T
tengan la forma canónica anterior (en este caso la dada por (2.32) y (2.33)), ya
que se obtienen las mismas contradicciones. Por tanto, R = 0 .
126
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Finalmente se enuncia, el siguiente lema cuya demostración puede ser con­


sultada en el Apartado B.1 del Anexo B.

Lema 2.3.4.1.19
R = 0 y, por tanto, la correspondiente s – variedad Riemanniana es un
espacio euclídeo E 5 .

Realización geométrica de los casos A) y B1).


Debido a que h = (0 ) , para construir el espacio homogéneo buscado sola­
mente será necesario calcular el grupo de Lie G asociado al álgebra de Lie g .
Para ello, considerando sobre (2.26) y (2.31), el cambio de base dado por
Z1 = (U 1 + U 2 ) (2 + 2b 2 ) y Z 2 = (U 1 − U 2 ) (2 + 2b 2 ) , se obtiene que:

[ Z i , Z j ] = [ Z i , Z j ] = 0 , i, j = 1, 2 , [ Z1 , W ] = −λ Z1 , [ Z 2 , W ] = λ Z 2 (2.35)

y
g ( Z1 , Z1 ) = ν (1 + b 2 ) = α , g ( Z 2 , Z 2 ) = −ν (1 + b 2 ) = −α ,
1
g ( Z1 , Z 2 ) = 0 , g ( Z1 , Z1 ) = g ( Z 2 , Z 2 ) = ,
2 (2.36)
1 − b2
g ( Z1 , Z 2 ) = = c , g ( Z i , W ) = 0 , i = 1, 2 ,
2(1 + b 2 )

donde la condición νν < b 2 , toma la forma αα + c 2 < 41 .


Como el centro del álgebra de Lie g ×  = Z1 , Z 2 ,W es nulo en los casos
A) y B1), se puede aplicar la representación adjunta de manera análoga al Lema
2.3.2.9, obteniendo así, que la expresión matricial del álgebra de Lie g ×  es:
  0 0 −λ  0 0 0  λ 0 0 
       ′ ′ 
g × =  z ⋅  0 0 0  + w ⋅  0 0 λ  + t ⋅  0
′ ′ −λ 0  : z , w ∈  , t ∈   =
   0 0 0  0 0 0  
 0 0 0     
 λt 0 −λ z ′  
  .
=  0 −λt λ w′  : z′, w′ ∈  , t ∈  
MANUALES UEX

 0  
 0 0 

Ahora, usando la aplicación exponencial exp:g ×  → G , se obtiene, de


forma análoga al Lema 2.3.2.9, que el grupo de Lie G es el grupo formado por
todas las matrices de la forma
127
TERESA ARIAS-MARCO

 eλt 0 z
 − λt 
0 e w
0 0 1 

z′ w′
donde z = (1 − eλt ), w = (1 − e − λt ) ∈  y t ∈  .
t t
Si λ + λ ≠ 0 ; es decir, se está en el caso A), entonces el grupo G es difeomor­
fo a  2 ×  . En efecto, si se calcula el Jacobiano de la aplicación  2 ×  → G
z w 
dada por ( z , w, t ) →  (1 − eλt ), (1 − e − λt ), e − λt  , se obtiene que su expresión
 t t 
 1 − eλt   1 − e − λt  λt
es   ⋅  ⋅ (λ e ) . Como λ ≠ 0 , se tiene que si t tiende a cero, el
 t   t 
Jacobiano tiende a −λ 3 ≠ 0 y, que si t ≠ 0 , el Jacobiano se anula si y sólo si
eλt = 1 y, tomando λ = a + ib , si y sólo si bt = kπ , k ≠ 0 , y, a = 0 ó t = 0 , lo
cual es una contradicción con λ + λ ≠ 0 y t ≠ 0 . Así, aplicando el teorema de
la función inversa, se sabe que el difeomorfismo es local y, además, como la
aplicación es inyectiva, es global.
Si λ + λ = 0 , es decir, se está en el caso B1), entonces  2 ×  es un cubri­
miento por abiertos (formado por un solo abierto) del grupo G. En efecto, si se
calcula el Jacobiano de la aplicación  2 ×  → G dada por

z w 
( z , w, t ) →  (1 − eλt ), (1 − e − λt ), e − λt  ,
t t 
 1 − eλt   1 − e − λt  λt
se obtiene que su expresión es  ⋅  ⋅ (λ e ) . Como λ ≠ 0 , se tiene
 t   t 
que si t tiene a cero, el Jacobiano tiende a −λ 3 ≠ 0 y, que si t ≠ 0 , el Jacobia­
no se anula si y sólo si eλt = 1 y, como λ = iγ , γ ≠ 0 , si y sólo si γ t = 2kπ ,
0 ≠ k ∈  . Por tanto, lo que se tiene es que la aplicación ( 2 ×  ) \ A → G \ {Id }
es un difeomorfismo donde,

2kπ
A = {( z , w, t ) / λt = i2kπ , k ∈  *} = {( z , w, ) / k ∈  *} .
γ

Así, en ambos casos  2 ×  es un recubrimiento por abiertos simplemente


conexo (formado por un solo abierto) del grupo G. Además,  2 ×  puede ser
identificado con  5 .
MANUALES UEX

A continuación se calcula la métrica G – invariante g.


De manera análoga al desarrollo del Lema 2.3.2.10, en este caso se obtiene
que Z1 , Z 2 ,W ∈ g ×  pueden ser identificados respectivamente con los campos
vectoriales invariantes a izquierda sobre G
128
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

∂ ∂ ∂
eλt , e − λt y .
∂z ∂w ∂t

Por ello, se tiene que el álgebra de Lie g puede ser representada por la
siguiente transformación infinitesimal del espacio  2 ( z , w) ×  (t ) :

∂ ∂ ∂ ∂ ∂
Z1 = eλt , Z1 = eλ t , Z 2 = e − λt , Z 2 = e−λ t yW= .
∂z ∂z ∂w ∂w ∂t

Así, de forma análoga al Lema 2.3.2.11, el producto interior g sobre V = g


induce una métrica Riemanniana invariante sobre  5 ( z , z , w, w, t ) mediante la
siguiente forma diferencial compleja sobre  2 ( z , w) ×  (t ) :

g = α e −2 λt (dz ) 2 + α e −2 λ t (dz ) 2 − α e 2 λt (dw) 2 − α e 2 λ t (dw) 2 +

+2c[e − ( λ −λ )t dzdw + e( λ −λ )t dzdw] ++e − ( λ + λ )t dzdz + e( λ + λ )t dwdw + (dt ) 2


donde λ , α son parámetros complejos, c es un parámetro real y αα + c 2 < 1 4 .
En el caso λ + λ = 0 se tiene que α = 0 y que c ≠ 0 ya que, si c fuese cero,
la correspondiente métrica Riemanniana sería la euclídea y correspondería al
caso B2).
Finalmente, se demuestra de forma análoga al Lema 2.3.2.12 que la simetría
típica so de orden 4 en el punto o ≡ (0, 0, 0, 0, 0 ) de  5 es la transformación
dada por:
z ′ = iw , w′ = iz , t ′ = −t .

Así, se ha obtenido el tipo 4 de la lista de clasificación.


C)  Si (λ + λ ) = 0 , µ ≠ 0 y µ + µ = 0 . Entonces, λ = i ρ con 0 ≠ ρ ∈  y
µ = it con 0 ≠ t ∈  . Así, se puede elegir un vector unitario W ∈ V ( −1) ∩ V y
una base {U 1 , U 2 } de V (i ) de forma que ahora (2.27) se expresa de la forma
siguiente:

T (U 1 , U 2 ) = itW , T (U j , U k ) = 0 , j , k = 1, 2

T (U 1 , W ) = i ρU 2 , T (U 2 , W ) = −i ρU 1 , 0 ≠ ρ ∈  , 0 ≠ t ∈  .

Realizando ahora el cambio de base dado por W * = W ρ , U 1* = −iU 1 | tρ |


MANUALES UEX

y U 2* = U 2 | t ρ | se tiene que

T (U 1* , U 2* ) = sgn(t ρ )W * , T (U *j , U k* ) = 0 , j , k = 1, 2

T (U 1* , W * ) = U 2* , T (U 2* , W * ) = −U 1* , 0 ≠ ρ ∈  , 0 ≠ t ∈  .
129
TERESA ARIAS-MARCO

Si ahora se buscan U 1′ y U 2′ como combinación lineal de U 1* y U 2* y, de


forma que T (U 1′ ,W * ) = U 2′ y T (U 2′ , W * ) = −U 1′ , se obtiene que U 1′ = αU 1* + β U 2* ,
U 2′ = − β U 1* + α U 2* y T (U 1′ , U 2′ ) = sgn(t ρ )(αα + ββ )W *. Así, el coeficiente de W *
no cambia de signo. Realizando ahora el cambio dado por U 1 = U 1′ (αα + ββ ) ,
U 2 = U 2′ (αα + ββ ) y W = W * , se obtiene

T (U 1 , U 2 ) = ±W , T (U j , U k ) = 0 , j , k = 1, 2 (2.37)

T (U 1 , W ) = U 2 , T (U 2 , W ) = −U 1 , 0 ≠ ρ ∈  , 0 ≠ t ∈ 
donde, además, los casos (+) y (−) no son equivalentes.
Aplicando los cambios anteriores sobre g se obtiene que:

g (U 1 , U 1 ) = a 2 , g (U 2 , U 2 ) = b′2 , g (W , W ) = c 2 , g (U 1 , U 2 ) = ν ′ ∈  ,
y que el resto de relaciones posibles son nulas.
Ahora, manteniendo (2.27), se puede reducir el parámetro ν ′ a cero. Para
ello, se remplazan U 1 y U 2 (aunque sin cambiar la notación) por los vectores
(U 1 + β U 2 ) (1 + ββ ) y (U 1 + β U 2 ) (1 + ββ ) respectivamente, donde β es
raíz de la ecuación ν ′β 2 + (a 2 − b′2 ) β −ν ′ = 0 . Así, las relaciones (2.37) perma­
necen inalteradas y se tiene que:

g (U 1 , U 1 ) = a′2 , g (U 2 , U 2 ) = b′′2 , g (W , W ) = c 2 , g (U 1 , U 2 ) = 0,
y que el resto de relaciones posibles son nulas.
Además, para cualquier cambio de base que se realice imponiendo que se
satisfagan las condiciones (2.37) y g (U 1 , U 2 ) = 0, se tiene que se conservan
todos los parámetros a′, b′′ y c ó que se intercambian a′ con b′′ .
En consecuencia, se puede afirmar que se ha encontrado una base U 1 , U 2 ,
W tal que satisface (2.37) y

g (U 1 , U 1 ) = a 2 , g (U 2 , U 2 ) = b 2 , g (W , W ) = c 2 , g(U1 U̅ 2) = 0 (2.38)

donde, a ≥ b > 0 , c > 0 y el resto de relaciones posibles son nulas. Más aún,
a, b y c son invariantes de ( S , g , T ) .
Para cualquier s – variedad algebraica (V , g , S , R , T ) satisfaciendo (2.37) y
(2.38) se tiene que R ≠ 0 . En efecto, si R = 0 se tendría que la primera Identidad
MANUALES UEX

de Bianchi no es satisfecha ya que S(T (T (U 1 , U 2 ), U 1 ) = U 2 ≠ 0 .


A continuación, de manera análoga a como se desarrolló en los casos ante­
riores, se calcula al álgebra de Lie k .
Sea A∈ k , entonces, a partir de la condición A( S ) = 0 se sabe que
130
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

AU i = ∑aU
j =1, 2
i
j
j , i = 1, 2 , AU i = ∑aU
j =1, 2
i
j
j , i = 1, 2 , AW = 0 ,
de A( g ) = 0 se obtiene que
( 1) (2) (3)
a11 + a11 = 0 , a22 + a22 = 0 , a12 (b) 2 + a21 (a ) 2 = 0
y de A(T ) = 0 que
(4 ) (5)
a11 + a22 = 0 , a12 + a21 = 0 .
Así, de (1), (2) y (4) se obtiene que

a11 = −a22 = iγ , γ ∈ 
y, de (3) y (5) que
(6 )
a12 (b 2 − a 2 ) = 0 .
Por tanto, hay que analizar por separado los casos en los que a y b son
iguales ó distintos.
Si a ≠ b , entonces, por (6) y (5) a12 = a21 = 0 . Así, el álgebra de Lie k es uno
dimensional y está generada por el endomorfismo B cuya matriz asociada es

i 0 
 .
 0 −i 

Si a = b , entonces, por (5) −a12 = a21 = 0 . Así, el álgebra de Lie k es dos


dimensional y está generada por las matrices del tipo

 iγ a12 
 , γ ∈  , a1 ∈  ;
2
 2
 −a1 −iγ 
es decir, k = su(2) .
Ahora, hay que ver las posibilidades que se tienen para el álgebra de Lie
h ⊂ k . Como R ≠ 0 se sabe que h ≠ (0 ) , por tanto, h será uno ó dos dimensional.
Si a ≠ b , la dim k = 1 y k = B entonces, h = B .
Si a = b , la dim k = 2 y k = su(2) entonces, ó bien la dim h = 2 y h = su (2)
 it u + iv 
ó bien dim h = 1 y h está generada por B =   expresada en la
MANUALES UEX

 −u + iv −it 
base U 1 , U 2 . Si en este último caso se calculan los valores propios de B, se
obtiene que son λ± = ±i t 2 + u 2 + v 2 . Además, si U 1* = αU 1 + β U 2 es el vector
propio asociado al valor propio λ+ entonces, U 2* = − β U 1 + α U 2 es el vector pro­
pio asociado al valor propio λ− (notar que se siguen manteniendo las relaciones
131
TERESA ARIAS-MARCO

(2.37) y (2.38)). En efecto, si se toman α y β de forma que BU 1* = λ+U 1* ; es


decir, que ( B − λ+ I )U 1* = 0 ó equivalentemente que

it λ+α + (u + iv) β = 0 
,
(−u − iv)α + it λ− β = 0 
se aplica el conjugado a este sistema, se tiene en cuenta que λ+ = λ− , se cambia
de signo la segunda ecuación y se arregla la primera, se obtiene que

−(−u + iv) β − it λ−α = 0 


;
− it λ− β + (u + iv)α = 0 

es decir, que ( B − λ− I )U 2* = 0 . Por tanto, U 2* es el vector propio asociado a λ− .


En esta nueva base se puede suponer que αα + ββ = 1 , ya que se obtiene rea-
(
lizando un nuevo cambio de base dado por U **j = 1 αα + ββ U *j , j = 1, 2 , el )
cual sigue satisfaciendo las condiciones (2.37), (2.38) y el hecho de que U **j ,
j = 1, 2 , sean los vectores propios asociados a los valores propios λ+ , λ− . Así,
B en la base U 1* , U 2* , es
 λ+ 0
 ,
0 λ− 

y, así, se concluye que en este caso h está generada por

i 0 
 .
 0 −i 

Por tanto, habrá que distinguir y analizar los dos casos siguientes:
i 0 
C1)  Si dim h = 1 entonces, a ≥ b y h = B =   .
 0 −i 
C2)  Si dim h = 2 entonces, a = b y h = su (2) .
i 0 
C1)  Si dim h = 1 entonces, a ≥ b y h = B =   . En este ca-
 0 −i 
so, usando (2.37) y el apartado c) de la Proposición 2.3.4.1.9 sobre la primera
identidad de Bianchi desarrollada sobre U 1 , U 2 , U j , j = 1, 2 , se obtiene que:
MANUALES UEX

R (U 2 , U j )U 1 + R (U j , U 1 )U 2 = T (U j ,W ) , j = 1, 2 . (2.39)

Como R (U i , U j ) ∈ h = 〈 B〉 , se sabe que R (U i , U j ) = λi j B , λi j ∈  , i, j = 1, 2 .
Si se sustituye esto en (2.39) cuando j = 1 se obtiene que −λ11 BU 2 + λ21 BU 1 = U 2
y cuando j = 2 que λ22 BU 1 − λ12 BU 2 = ±U 1 . Como el endomorfismo B es cono­
132
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

cido, estas se reducen a −iλ11U 2 − iλ21U 1 = ±U 2 y a iλ22U 1 + iλ12U 2 = ±U 1 . Ahora,


como U 1 y U 2 son linealmente independientes se obtiene λ11 = ±i , λ22 = i y
λ21 = λ12 = 0 . Así, se concluye que:

R (U 1 , U 1 ) = ±iB , R (U 2 , U 2 ) = iB , R (U 1 , U 2 ) = R (U 2 ,U 1 ) = 0 ,

BU 1 = iU 1 , BU 2 = −iU 2 . (2.40)

Entonces, para poder realizar las distintas interpretaciones geométricas


habrá que distinguir de nuevo dos casos:
C1A)  Caso elíptico. Cuando se considera el signo inferior en (2.37) y (2.40).
C1B)  Caso hiperbólico. Cuando se considera el signo superior en (2.37) y
(2.40).
Notar, que en ambos casos (2.37), (2.38) y (2.40) definen una s – variedad
algebraica ya que satisfacen las condiciones i) – vi) del Teorema 1.3.2. Además,
si a > b entonces, h = k pero, si a = b entonces, h ≠ k .
Tanto en el caso elíptico como en el hiperbólico se tiene que las correspon­
dientes s – variedades Riemannianas no son localmente simétricas. En efecto,
en el caso elíptico es fácil comprobar que (DU1 R)(U 1 ,U 2 )U 1 ≠ 0 y en el caso
hiperbólico que (DU 2 R)(U 1 ,U 1 )U 1 ≠ 0 .

Realización geométrica de los casos C1A) y C1B).


C1A)  Caso elíptico.
Para construir el espacio homogéneo buscado es necesario calcular el grupo
de Lie G asociado al álgebra de Lie g y el grupo de Lie H asociado al álgebra
de Lie h .
Para ello, considerando sobre (2.37) y (2.40), el cambio de base dado por
Z1 = ( 1 2 ) (U 1 + iU 2 ) y Z 2 = ( 1 2 ) (−U 2 + iU 1 ) , se obtiene que:

T ( Z1 , Z1 ) = T ( Z 2 , Z 2 ) = iW
, R ( Z1 , Z1 ) = − R ( Z 2 , Z 2 ) = −iB ,
2 2
 
T ( Z1 , W ) = −iZ1 , T ( Z 2 , W ) = −iZ 2 , BZ1 = iZ1 , BZ 2 = −iZ 2 ,
T ( Z1 , Z 2 ) = T ( Z1 , Z 2 ) = T ( Z1 , Z 2 ) = R ( Z1 , Z 2 ) = R ( Z1 , Z 2 ) = R ( Z1 , Z 2 ) = 0 .

Si ahora se considera el cambio de base W ′ = ( 1 2 ) (W − B) y B′ = ( 1 2 ) (W + B) ,


MANUALES UEX

se tiene que la tabla de multiplicar asociada a g es

[ Z1 , Z 2 ] = [ Z1 , Z 2 ] = 0 , [ Z1 , Z1 ] = −iW ′ , [ Z 2 , Z 2 ] = −iB′
[ Z1 , W ′] = iZ1 , [ Z1 , B′] = 0 , [ Z 2 , W ′] = 0 , [ Z 2 , B′] = iZ 2 .
133
TERESA ARIAS-MARCO

Si finalmente se considera el cambio de base dado por Z j = ( 1 2 ) ( X ′j + iY j′) ,


j = 1, 2 , donde X ′j , Y j′ ∈ V se obtiene que la tabla de multiplicar asociada a g
es ahora la dada por:

[ X 1′ , Y1′] = W ′ , [ X 1′ , W ′] = −Y1′ , [Y1′, W ′] = X 1′ ,

[ X 2′ , Y2′] = B′ , [ X 2′ , B′] = −Y2′ , [Y2′, B′] = X 2′ (2.41)


donde, el resto de relaciones posibles son cero. Así, se obtiene que

g = ( X 1′ , Y1′, W ′) ⊕ ( X 2′ , Y2′, B′) ≅ so(3) ⊕ so(3)

y que la subálgebra h = B = B′ − W ′ = B′ ⊕ −W ′ .
Ahora, usando la aplicación exponencial se obtiene que el grupo de Lie G
es SO(3) × SO(3) y que H = exp( B′) × exp(−W ′) donde, como
 0 −1 0   Cost − Sent 0 
   
B′ = W ′ =  1 0 0  entonces, exp( B′) = − exp(−W ′) =  Sent Cost 0  .
0 0 0  0 0 1 
  

Según los cambios de base anteriormente realizados, se tiene que las rela­
ciones correspondientes a la métrica toman la forma siguiente:

g ( X ′j , X ′j ) = g (Y j′, Y j′) = (a 2 + b 2 ) 4 , g ( X 1′ , Y2′) = g (Y1′, X 2′ ) = (a 2 − b 2 ) 4 ,


g ( X 1′ , X 2′ ) = g (Y1′, Y2′) = g ( X 1′ , Y1′) = g ( X 2′ , Y2′) = 0 , g (W , W ) = c 2 , (2.42)

donde W = W ′ + B′ .
Así, para calcular ahora la métrica Riemanniana G – invariante sobre el
espacio homogéneo G H , se considera el producto directo GL(3,  ) × GL(3,  )
de todos los pares de matrices no singulares de la forma
 a1 a2 a3   a1 a2 a3 
   
 b1 b2 b3  ×  b1 b
2 b3  ,
c c2 c3   c1 c2 c3 
 1

donde, ai , bi , ci , ai , bi , ci , i = 1, 2, 3 , son variables reales. Los vectores { X 1′ ,


X 2′ , Y1′, Y2′, W ′, B′} de g pueden ser representados, de forma similar a como
MANUALES UEX

se desarrolla el Lema 2.3.3.1.8, por los siguientes campos vectoriales invariantes


sobre GL(3,  ) × GL(3,  ) :

∂ ∂ ∂ ∂ ∂ ∂
X i j = ai − aj + bi − bj + ci − cj ,
∂a j ∂ai ∂b j ∂bi ∂c j ∂ci
134
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

∂ ∂ ∂ ∂ ∂ ∂
X ij = ai − a j + bi − b j + ci − c j ,
∂a j ∂ai 
∂b j 
∂bi ∂c j ∂ci

para los índices (i, j ) = (1, 2), (2, 3), (3, 1) y, donde, X 1′ = X 23 , Y1′ = X 31 , W ′ = X 12 ,
X 2′ = X 23 , Y2′ = X 31 , B′ = X 12 , forman una representación del álgebra de Lie
real g .
Así, a partir de los campos vectoriales X i j , X ij se obtiene el subgrupo de
Lie G = SO(3) × SO(3) de GL(3,  ) × GL(3,  ) y a partir del campo vectorial
X 12 − X 12 el subgrupo de Lie H; es decir, dado el par de álgebras de Lie (g, h) se
ha obtenido su correspondiente variedad homogénea simplemente conexa G H .
Además, a partir de X i j , X ij , campos vectoriales invariantes sobre
GL(3,  ) × GL(3,  ) , se obtiene que sus formas diferenciales duales asociadas
son:

wij′ = ai da j + bi db j + ci dc j y w ij′ = ai da j + bi db j + ci dc j .


Denotando por wij′ y w ij′ para (i, j ) = (1, 2), (2, 3), (3, 1) las correspondientes
formas inducidas sobre G, se tiene exactamente que
w12 (W ′) = w23 ( X 1′ ) = w31 (Y1′) = 1 , w 12 ( B′) = w 23 ( X 2′ ) = w 31 (Y2′) = 1
y que el resto de posibilidades son cero sobre G. Así, usando (2.42) se sabe que:

a2 b2
g= [( w23 + w 31 ) 2 + ( w 23 + w31 ) 2 ] + [( w23 − w 31 ) 2 + ( w 23 − w31 ) 2 ] +
4 4
c2
( w12 + w 12 ) 2
+
4
es G – invariante y semi-definida positiva sobre G. Además, como es Ad ( H )
– invariante se tiene que g induce una métrica Riemanniana G - invariante
sobre el cociente G H , a la cual se denotará de nuevo por g. En efecto, como
usando (2.41) se tiene que

[ B, X 1′ ] = −Y1′ , [ B, Y1′] = X 1′ , [ B, X 2′ ] = Y2′ y [ B, Y2′] = − X 2′


entonces, se comprueba fácilmente que
Ad ( H ) g ( X 1′ , X 1′ ) = g ( Ad ( H ) X 1′ , Ad ( H ) X 1′ ) = g ([ B, X 1′ ],[ B, X 1′ ]) = g ( X 1′ , X 1′ )
MANUALES UEX

y, de manera análoga, que:


Ad ( H ) g (Y1′, Y1′) = g (Y1′, Y1′) , Ad ( H ) g ( X 2′ , X 2′ ) = g ( X 2′ , X 2′ ) ,
Ad ( H ) g (Y2′, Y2′) = g (Y2′, Y2′) , Ad ( H ) g ( X i′, Y j′) = g ( X i′, Y j′) , i, j = 1, 2 ,
Ad ( H ) g ( X 1′ , X 2′ ) = g ( X 1′ , X 2′ ) , Ad ( H ) g (Y1′, Y2′) = g (Y1′, Y2′) .
135
TERESA ARIAS-MARCO

Pero, para comprobar que g es Ad ( H ) -invariante hace falta verificar tam­


bién que, Ad ( H ) g (W , W ) = g (W , W ) . Para ello, se sigue el método desarrollado
en [Go – H, Pág. 82 - 83]. En efecto, como la suma es directa y el producto
es el cartesiano,

Ad ( H )W = Ad ( H )(W ′ + B′) = ( H 1 × H 2 )(W ′ + B′)( H 1 × H 2 ) −1 =


= H 1W ′H 1−1 + H 2 B′H 2 −1 .
Y, como se sabe que
 Cost − Sent 0   Cost Sent 0 
−1   −1  
H1 = H 2 =  Sent Cost 0  , H 2 = H 1 =  − Sent Cost 0 
 0 0 1   0 0 1 
 

y
 0 −1 0 
 
W ′ = B′ =  1 0 0 
0 0 0 
 

entonces, Ad ( H )W = W y, así, Ad ( H ) g (W , W ) = g (W , W ) .
Así, se ha obtenido el tipo 5a) de la lista de clasificación.
Si ahora se considera el automorfismo Φ de GL(3,  ) × GL(3,  ) dado por

 a1 a2 a3   a1 a2 a3   a1 −a2 −a3   a1 −a2 a3 


     
Φ :  b1 b2 b3  ×  b1 b
2 b3  →  −b1 b
2 b3  ×  −b1 b2

−b3  ,
 c3   c1 c3   −c1 c3   c1 c3 
 c1 c2 c2 c2 −c2

se comprueba que Φ 4 = Id . , Φ conserva el subgrupo G = SO(3) × SO(3)


y el subgrupo H. En consecuencia, Φ induce el difeomorfismo Ψ de la
variedad G H en si misma. Además, el conjunto de puntos fijos de Φ
en G se separa en dos componentes una de las cuales es el subgrupo H.
Y, como Φ * ( w23 ) = w 23 , Φ * ( w31 ) = − w 31 , Φ * ( w12 ) = − w 12 , Φ * ( w 23 ) = − w23 ,
Φ * ( w 31 ) = − w31 , y Φ * ( w 12 ) = − w12 , se tiene que Φ * ( g ) = g . Así, se concluye que
Ψ es una simetría de orden 4 de la variedad Riemanniana (G H , g ) en el origen.
C1B)  Caso hiperbólico.
MANUALES UEX

Por un procedimiento similar al del caso C1A) se obtiene que la tabla de


multiplicar asociada a  es la dada por:
[ X 1′ , Y1′] = −W ′ , [ X 1′ , W ′] = −Y1′ , [Y1′, W ′] = X 1′ ,
[ X 2′ , Y2′] = − B′ , [ X 2′ , B′] = −Y2′ , [Y2′, B′] = X 2′
136
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

donde, el resto de relaciones posibles son cero. Así, se obtiene que


g = ( X 1′ , Y1′, W ′) ⊕ ( X 2′ , Y2′, B′) ≅ so(2, 1) ⊕ so(2, 1)
y que la subálgebra h = B = B′ − W ′ = B′ ⊕ −W ′ .
Continuando con el método utilizado en el caso anterior se obtienen los
campos vectoriales invariantes sobre GL(3,  ) × GL(3,  )

∂ ∂ ∂ ∂ ∂ ∂
X 12 = a1 − a2 + b1 − b2 + c1 − c2 ,
∂a2 ∂a1 ∂b2 ∂b1 ∂c2 ∂c1
∂ ∂ ∂ ∂ ∂ ∂
X i j = ai + aj + bi + bj + ci + cj ,
∂a j ∂ai ∂b j ∂bi ∂c j ∂ci
∂ ∂ ∂ ∂ ∂ ∂
X 12 = a1 − a2 + b1 − b2 + c1 − c2 ,
∂a2 ∂a1 
∂b2 
∂b1 ∂c2 ∂c1
∂ ∂ ∂ ∂ ∂ ∂
X ij = ai + a j + bi + b j + ci + c j ,
∂a j ∂ai 
∂b j 
∂bi ∂c j ∂ci

para los índices (i, j ) = (2, 3), (3, 1) y, donde, X 1′ = X 23 , Y1′ = X 31 , W ′ = X 12 ,


X 2′ = X 23 , Y2′ = X 31 , B′ = X 12 , forman una representación del álgebra de Lie g .
Así, a partir de los campos vectoriales X i j , X ij se obtiene el subgrupo de
Lie G = SO(2, 1) × SO(2, 1) de GL(3,  ) × GL(3,  ) y, a partir del campo vectorial
X 12 − X 12 el subgrupo de Lie H, que es el mismo que el del caso elíptico; es
decir, que dado el par de álgebras de Lie (g, h) se ha obtenido que su corres­
pondiente variedad homogénea es G H .
El resto del estudio no varía con respecto al caso anterior.
Así, se ha obtenido el tipo 5b) de la lista de clasificación.
C2)  Si dim h = 2 entonces, a = b y h = su (2) . Si ahora, al igual que en el
Lema 2.3.4.1.12 se considera que

R (U 1 , U 1 ) = iA1 , R (U 1 , U 2 ) = A2 + iA3 , R (U 2 , U 1 ) = − A2 + iA3 ,


R (U 2 , U 2 ) = iA4 (2.43)

1 4
donde, A , , A ∈ su(2) , se tiene que la primera identidad de Bianchi implica

R (U 1 , U 1 )U 2 + R (U 1 ,U 2 )U 1 = T (T (U 2 ,U 1 ),U 1 ) ,
MANUALES UEX

R (U 2 , U 2 )U 1 + R (U 2 , U 1 )U 2 = T (T (U 1 , U 2 ), U 2 )

y, por tanto, que

iA1 (U 2 ) + ( A2 − iA3 )U 1 = ±U 2 y iA4 (U 1 ) − ( A2 + iA3 )(U 2 ) = ±U 1 (2.44)


137
TERESA ARIAS-MARCO

Recordar que aquí los signos (±) provienen de (2.37).


Como A j ∈ su(2) , j = 1, 2, 3, 4 se tiene que su correspondiente representa­
ción matricial es
 it j a j + ib j 
Aj =  j j  , j = 1, 2, 3, 4 .
 −a + ib −it j 

Si ahora se desarrolla (2.44) usando las correspondientes representaciones


matriciales, se obtiene fácilmente que

A4 = − A1 , a1 = t 2 , b1 = t 3 , t 1 + a 2 + b 3 = ±1 y b 2 = a 3 . (2.45)
Recordar que cada endomorfismo A ∈ h = su (2) anula el tensor R . Así, si
 it a + ib 
dado un elemento arbitrario A =   ∈ su(2) se desarrolla la rela-
 −a + ib −it 
ción ( AR )(U 1 ,U 1 ) = 0 y se utiliza (2.43), se tiene que de

A( R (U 1 , U 1 ) Z ) = R ( AU 1 ,U 1 ) Z + R (U 1 , AU 1 ) Z + R (U 1 ,U 1 ) AZ , Z ∈ V  ,
se obtiene i ( A1 o A − A o A1 ) = 2i (bA2 − aA3 ) . Desarrollando esta última expre­
sión, utilizando las representaciones matriciales correspondientes, se tiene
fácilmente que

a (b 3 − t 1 ) + ta1 − bb 2 = 0, b(a 2 − t 1 ) + tb1 − aa 3 = 0. (2.46)


Como a, b y t son variables arbitrarias y linealmente independientes, se
consigue a partir de (2.45) y de (2.46) que

1 1
t 1 = a 2 = b 3 = ± , t 4 =  , a 1 = a 3 = a 4 = b1 = b 2 = b 4 = t 2 = t 3 = 0 .
3 3
Es decir, que

1i 0   0 31  0 1
i
A1 = − A4 = ±  3 1 
, A 2
= ±  1
3
 , A = ± 1
3

 0 − 3 i − 3 0 3i 0
y, por tanto, que
MANUALES UEX

− 1 0
R (U 1 , U 1 ) = − R (U 2 , U 2 ) = ±  3 1  , (2.47)
 0 3

 0 0   0 23 
R (U 1 , U 2 ) = ±  2  , R(U 1 ,U 2 ) = ±  .
− 3 0 0 0
138
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Como, además, se satisface la segunda identidad de Bianchi y la relación


A( R ) = 0 para todo A ∈ su(2) , se tiene que (2.37), (2.38) y (2.47) determinan
una s – variedad algebraica.
Ahora, para poder realizar las distintas interpretaciones geométricas habrá
que distinguir de nuevo dos casos:
C2A)  Caso elíptico. Cuando se considera el signo inferior en (2.37) y (2.47).
C2B)  Caso hiperbólico. Cuando se considera el signo superior en (2.37)
y (2.47).
Como en el caso hiperbólico siempre se tiene que DR ≠ 0 y en el caso
elíptico se tiene salvo cuando a 2 = ( 43 )c 2 en (2.38), las correspondientes s –
variedades Riemannianas no son localmente simétricas.

Realización geométrica de los casos C2A) y C2B).


C2A)  Caso elíptico
Para construir el espacio homogéneo buscado es necesario calcular el grupo
de Lie G asociado al álgebra de Lie g y el grupo de Lie H asociado al álgebra
de Lie h .
Para ello, considerando el cambio de base dado por Aj = −3 A j , j = 1, 2, 3, 4 ,
U i′ = 3U i , i = 1, 2 , se obtiene a partir de (2.37) y (2.47) que las únicas rela­
ciones no nulas son:

T (U 1′ , U 2′ ) = −3W , T (U 1′ , W ′) = U 2′ , T (U 2′ , W ′) = −U 1′ , (2.48)

R (U 1′ , U 1′ ) = − R (U 2′ , U 2′ ) = −iA1 , R (U 1′ , U 2′ ) = − ( A2 + iA3 ) (2.49)


donde,
i 0   0 1 0 i 
A1 =   , A2 =   , A3 =  ,
 0 −i   −1 0   i 0

forman una base de h .


Si finalmente se considera el cambio de base dado por U ′j = ( 1 2 ) ( X j + iY j ) ,
j = 1, 2 , donde X j , Y j ∈ V , se obtiene, desarrollando en (2.48) y (2.49), que
la tabla de multiplicar, asociada al álgebra de Nomizu g = V + h y dada por la
fórmula (1.2), es:
[ X 1 , Y1 ] = − A1 , [ X 1 , X 2 ] = A2 + 3W , [ X 1 , Y2 ] = − A3 , [Y1 , X 2 ] = A3 ,
MANUALES UEX

[Y1 , Y2 ] = A2 − 3W , [ X 2 , Y2 ] = A1 , [ X 1 , W ] = − X 2 , [Y1 , W ] = Y2 , [ X 2 , W ] = X 1 ,
[Y2 , W ] = −Y1 , [W , A1 ] = [W , A2 ] = [W , A3 ] = 0 , (2.50)

[ X 1 , A1 ] = Y1 , [Y1 , A1 ] = − X 1 , [ X 2 , A1 ] = −Y2 , [Y2 , A1 ] = X 2 , [ X 1 , A2 ] = − X 2 ,


139
TERESA ARIAS-MARCO

[Y1 , A2 ] = −Y2 , [ X 2 , A2 ] = X 1 , [Y2 , A2 ] = Y1 , [ X 1 , A3 ] = Y2 , [Y1 , A3 ] = − X 2 ,


[ X 2 , A3 ] = Y1 , [Y2 , A3 ] = − X 1 .

Según los cambios de base anteriormente realizados, se tiene que las rela­
ciones correspondientes a la métrica (2.38) se expresan ahora como:

g ( X j , X j ) = g (Y j , Y j ) = 3a 2 , j = 1, 2 , g (W , W ) = c 2 . (2.51)

Se sabe que h = 〈 A1 , A2 , A3 〉 = su(2) y, si se identifican X 1 , X 2 , Y1 , Y2 , W ,
A1 , A2 y A3 , con una base adecuada del álgebra de Lie su (3) , de la forma
siguiente:
0 i 0   −i 0 0   0 1 0
     
A1 =  i 0 0  , A2 =  0 i 0  , A3 =  −1 0 0  ,
0 0 0   0 0 0  0 0 0
     
 −i 0 0   0 0 −1  0 0 i 
1     
W =  0 −i 0  , X 1 =  0 0 0  X2 = 0 0 0  ,
3  1 0 0   i 0 0
 0 0 2i   v  
0 0 0  0 0 0
   
Y1 =  0 0 i  , Y2 =  0 0 −1  ,
0 i 0  0 1 0 
  

se tiene que la tabla de multiplicar (2.50) es satisfecha. Así, se concluye que el


álgebra de Lie g es isomorfa al álgebra de Lie su(3) .
Por tanto, dado el par de álgebras de Lie (g, h) se ha obtenido que su
correspondiente variedad homogénea es SU (3) SU (2) , la cual es difeomorfa
a la subvariedad S 5 del espacio complejo  3 ( z 1 , z 2 , z 3 ) dada por la relación
z 1 z 1 + z 2 z 2 + z 3 z 3 = 1 ([W], Pág. 125-127). Si se elige el punto o = (0, 0, 1) ∈  3
como el origen de S 5 , se tiene que el grupo G = SU (3) actúa sobre S 5 efec­
tivamente a la izquierda.
A continuación se calcula la métrica Riemanniana G – invariante g sobre S 5 .

Lema 2.3.4.1.20
MANUALES UEX

La base del álgebra de Lie g , ( X 1 , Y1 , X 2 , Y2 ,W , A1 , A2 , A3 ) , se puede repre­


sentar por los campos vectoriales invariantes a izquierda sobre S 5 siguientes:

 ∂ ∂ ∂ ∂   ∂ ∂ ∂ ∂ 
A1* = i  z 1 2 + z 2 1 − z 1 2 − z 2 1  , A2* = i  z 2 2 − z 1 1 − z 2 2 + z 1 1  ,
 ∂z ∂z ∂z ∂z   ∂z ∂z ∂z ∂z 
140
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

∂ ∂ ∂ ∂
A3* = z 2 − z1 2 − z 2 1 + z 1 2 ,
∂z 1 ∂z ∂z ∂z
1  ∂ ∂ ∂ ∂ ∂ ∂ 
W * = i  − z 1 1 − z 2 2 + 2z 3 3 + z 1 1 + z 2 2 − 2z 3 3  ,
3  ∂z ∂z ∂z ∂z ∂z ∂z 
∂ ∂ ∂ ∂
X 1* = z 1 − z3 1 + z 1 3 − z 3 1 ,
∂z 3 ∂z ∂z ∂z
 ∂ ∂ ∂ ∂ 
X 2* = i  z 3 1 + z 1 3 − z 3 1 − z 1 3  ,
 ∂z ∂z ∂z ∂z 
 ∂ ∂ ∂ ∂  ∂ ∂ ∂ ∂
Y1* = i  z 3 2 + z 2 3 − z 3 2 − z 2 3  , Y2* = z 2 3 − z 3 2 + z 2 3 − z 3 2 .
 ∂z ∂z ∂z ∂z  ∂z ∂z ∂z ∂z

Demostración
En efecto, para cada Z ∈ g , se considera su correspondiente transforma­
ción infinitesimal Z * sobre S 5 . Para ello, dado p ∈ S 5 se considera su vector
tangente Z *p := µ p* ( Z e ) donde e ≡ Id . ∈ G y µ p : G → S 5 es la aplicación dada
por g → g ⋅ p .
Para aplicar esto y calcular los campos buscados, se define la aplicación
µ( p , Z ) = µ p o exp e o cZ :  → S 5 dada por t → exp e (tZ ) ⋅ p . Debido a la demostra­
ción desarrollada en la prueba del Lema 2.3.4.1.10 se sabe que Z *p := µ p* ( Z e )
es dtd ( µ( p , Z ) (t )) .
t =0

Para calcular Z * ∈ S 5 , se calcula Z *p para todo p ∈ S 5 mediante la siguiente


aplicación:
µ( p , Z )* :  → S 5
0

t → µ( p , Z )*0 (t ) = d
dt t =0
( µ( p , Z ) (t )) = Z *p .

Ahora, aplicando el anterior desarrollo teórico a cada uno de los elementos


de la base de g , ( X 1 , Y1 , X 2 , Y2 ,W , A1 , A2 , A3 ) , se obtienen los campos buscados.
 0 0 −1 
En efecto, dado X 1 =  0 0 0  ∈ g , se calcula X 1*p para todo p ∈ S 5
como sigue: 1 0 0 
 
MANUALES UEX

 Cost 0 − Sent 

(tX 1 ) n ∞
(tX 1 ) 2k ∞ (tX 1 ) 2k +1  
exp Id . (tX 1 ) = ∑ = I +∑ +∑ = 0 1 0 
n =0 n! k =1 2k ! k =0 ( 2k + 1)!  Sent 0 Cost 
 

y su representación real es
141
TERESA ARIAS-MARCO

 Cost 0 − Sent 0 0 0
 
 0 1 0 0 0 0 
 A − B   Sent 0 Cost 0 0 0 .
exp Id . (tX 1 ) = A + iB =  = 
B A   0 0 0 Cost 0 − Sent 
 0 0 0 0 1 0 
 
 0 0 0 Sent 0 Cost 

Sea p ∈ S 5 , como S 5 ⊂  3 ( z 1 , z 2 , z 3 ) ≅  6 ( x1 , x 2 , x 3 , y 1 , y 2 , y 3 ) donde


z = x j + iy j , j = 1, 2, 3 , se considera que p = ( x01 , x02 , x03 , y01 , y02 , y03 ) ∈ S 5 . Así,
j

se tiene que
 (Cost ) x01 − ( Sent ) x03 
 
 x02 
t
 ( Sent ) x01 + (Cost ) x03 
exp Id . (tX 1 ) ⋅ p =  1 3

 (Cost ) y0 − ( Sent ) y0 
 y02 
 
 ( Sent ) y 1 + (Cost ) y 3 
 0 0 

y, por ello, que


X 1*p = d
dt t =0
( µ( p , X 1 ) (t )) = d
dt t =0
(exp Id . (tX 1 ) ⋅ p t ) = (− x03 , 0, x01 , − y03 , 0, y01 )t 

∂ ∂ ∂ ∂
 − x03 + x01 3 − y03 1 + y01 3
∂x1 p ∂x p ∂y p ∂y p

para todo p ∈ S 5 . Por tanto, la expresión real del campo X 1* es:


∂ ∂ ∂ ∂
X 1* = − x 3 1
+ x1 3 − y 3 1 + y 1 3 .
∂x ∂x ∂y ∂y

Como z j = x j + iy j y z j = x j − iy j , j = 1, 2, 3 , se tiene que x j = 21 ( z j + z j )


e yj = −i
2 ( z j − z j ) , j = 1, 2, 3 , y, como ∂
∂z j
= 1
2 ( ∂
∂x j
− i ∂∂y j ) y ∂
∂z j
= 1
2 ( ∂
∂x j )
+ i ∂∂y j ,
j = 1, 2, 3 , se obtiene que ∂
∂x j
= ∂
∂z j
+ ∂z∂ j y ∂
∂y j
=i ( ∂
∂z j )
− ∂z∂ j , j = 1, 2, 3 . Así, sustitu-
yendo en la expresión real del campo X se obtiene su expresión real expresada *
1
MANUALES UEX

en coordenadas complejas
∂ ∂ ∂ ∂
X 1* = z 1 − z3 1 + z 1 3 − z 3 1 .
∂z 3 ∂z ∂z ∂z

La expresión de los campos restantes se calcula de forma análoga.


142
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Finalmente, si se denota la proyección natural por π : SU (3) → S 5 y, o


denota el origen de S 5 entonces, Z o* = π * ( Z e ) para cada Z ∈ g . Así, en el origen
o = (0, 0, 1) ∈ S 5 , se tiene que:

2 ∂ ∂  ∂ ∂ 
(A ) =(A ) =(A )
*
1 o
*
2 o
*
3 o = 0 , Wo* = i  3 − 3  , (X ) *
1 o = − 1 + 1 ,
3  ∂z ∂z   ∂z ∂z 
 ∂ ∂   ∂ ∂ 
(X )*
2 o = i  1 − 1  , (Y2* ) = −  2 + 2  .
 ∂z ∂z  o
 ∂z ∂z 

Ahora, la correspondiente métrica Riemanniana G – invariante g sobre


S 5 está únicamente determinada por el hecho de que las relaciones métricas
expresadas en (2.51) deben ser satisfechas por los vectores Wo* , ( X *j ) , (Y j* ) ,
o o
j = 1, 2 . Entonces, se puede encontrar g de una manera indirecta. En efecto,
claramente la forma cuadrática

  
g =λ ∑ dz i dz i + µ  ∑ z i dz i   ∑ z j dz j  , λ > 0, λ + µ > 0, (2.52)
i =1, 2 , 3  i =1,2 ,3  j =1,2 ,3 

es una métrica Hermítica SU (3) - invariante sobre  3 . Si se denota también
por g la métrica Riemanniana inducida sobre S 5 (esto puede ser considerado
ya que S 5 ≅ SU ( 3 ) SU ( 2 ) , [W], Pág. 125-127) entonces, se obtiene evaluando en el
origen o = (0, 0, 1) ∈ S 5 que

go = λ ∑
i =1, 2 , 3
dz i dz i + µ dz 3 dz 3 ,

g o ( X , X ) = g o (Y , Y ) = λ , j = 1, 2 , g o (W * , W * ) = ( 49 ) (λ + µ ).
*
j
*
j
*
j
*
j

Por otro lado, al imponer que las relaciones de (2.51) sean satisfechas, se
tiene que λ = 3a 2 y µ = ( 94 ) c 2 − 3a 2 . Entonces, como en el caso de que µ = 0
se tiene la esfera Riemanniana estándar S 5 con curvatura positiva y constante,
se supondrá que a 2 ≠ ( 43 ) c 2 ; es decir que µ ≠ 0 .
Así, se ha obtenido el tipo 6a) de la lista de clasificación.

Claramente, la transformación z 1′ = z 2 , z 2′ = − z 1 , z 3′ = z 3 sobre  3 induce


MANUALES UEX

una simetría de orden 4 en el origen o de la variedad ( S 5 , g ) . Y, en el caso de


que a 2 = ( 43 ) c 2 , µ = 0 se tiene que la s – estructura regular inducida por esta
simetría dada en el origen no es paralela. Además, notar que no existen s –
estructuras no paralelas sobre los espacios S 2 , S 3 y S 4 debido al Teorema 2.5.2
y al Teorema 2.5.4, que serán demostrados más adelante en el Apartado 2.5.
143
TERESA ARIAS-MARCO

C2B)  El caso hiperbólico


Sea { A1 , A2 , A3 , W , X 1 , Y1 , X 2 , Y2 } la base del álgebra de Lie su(3) que satis­
face la tabla de multiplicar (2.50). Si ahora se sustituyen X j por iX j , Y j por
iY j , j = 1, 2 , en (2.50), se obtiene la tabla de multiplicar correspondiente al caso
hiperbólico. Además, identificando X 1 , X 2 , Y1 , Y2 , W , A1 , A2 y A3 , con
una base adecuada del álgebra de Lie su(2, 1) , se tiene que la nueva tabla de
multiplicar es satisfecha. Por tanto, el álgebra de Lie g es isomorfa al álgebra
de Lie su(2, 1) .
Así, dado el par de álgebras de Lie (g, h) se ha obtenido que su corres­
pondiente variedad homogénea es SU (2, 1) SU (2) , la cual es difeomorfa a
la subvariedad M del espacio complejo  3 ( z 1 , z 2 , z 3 ) dada por la relación
z 1 z 1 + z 2 z 2 − z 3 z 3 = −1 . En efecto, como SU (2, 1) se define como el grupo
de las matrices en SL(3,  ) las cuales dejan invariante la forma Hermítica
− z 1 z 1 − z 2 z 2 + z 3 z 3 entonces, procediendo de forma análoga a como en [W]
Pág. 125-127 se desarrolla el difeomorfismo entre S 2n −1 ≅ SU ( n ) SU ( n −1) , se obtiene
el difeomorfismo buscado.
Continuando ahora de la misma forma que en el caso elíptico, se obtiene
el tipo 6b) de la lista de clasificación.

Cuarto Caso de la Proposición 2.3.4.1.8


Se sabe que en este caso existe una base {U 1 , U 2 } de V (i ) y un vector
W ∈ V ( −1) ∩ V tal que
T (U 1 , U 2 ) = µW , T (U 1 , W ) = λU 1 + U 2 , T (U 2 , W ) = λU 2 , λ ≥ 0
g (U 1 , U 1 ) = a 2 , g (U 2 , U 2 ) = b 2 , g (W , W ) = c 2 , g (U 1 , U 2 ) = ν ∈  ,
con el resto de relaciones cero.
Si ahora se realizan, aunque sin cambio en la notación, los tres cambios
de base dados por:

1º.  U 1′ = a1 U 1 , U 2′ = ac1 U 2 , W ′ = 1c W ,
2º.  U 1′′ = b1′ U 1′ , U 2′′ = b1′ U 2′ , W ′′ = W ′ donde, g (U 2′ , U 2′ ) = b′2 ,
3º.  U 1′′′= U 1′′ − (Re α )U 2′′ , U 2′′′ = U 2′′ , W ′′′ = W ′′ donde g (U 1′′, U 2′′) = α ∈  ,
se obtiene que

g (U 1 , U 1 ) = a 2 , g (U 2 , U 2 ) = g (W , W ) = 1 , g (U 1 , U 2 ) = γ i 
, γ 2 < a 2 , (2.53)
MANUALES UEX


donde γ = Im α , g (U 1′′, U 1′′) = a′2 , a 2 = a′2 − (Re α ) 2 , el resto de relaciones posi­
bles relativas a la métrica son nulas y,

T (U 1 , U 2 ) = µW , T (U j , U k ) = 0 , j , k = 1, 2 (2.54)
144
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

T (U 1 , W ) = λU 1 + U 2 , T (U 2 , W ) = λU 2 , λ ≥ 0 .
Notar que las relaciones relativas a T no han sido modificadas.
Ahora se calcula el álgebra de Lie k de todos los endomorfismos reales
A : V  → V  tales que A( S ) = A( g ) = A(T ) = 0 . Para ello, de forma análoga a
como se obtuvieron los resultados en los Lemas 2.3.3.1.4, 2.3.3.1.5 y 2.3.3.1.6
se obtiene que para cualquier A∈ k , de A( S ) = 0 ,

AU i = ∑aU
j =1, 2
i
j
j , AU i = ∑aU
j =1, 2
i
j
j , AW = 0 ,
de A( g ) = 0 ,
( 1) (2)
a 2 (a11 + a11 ) + iγ (a12 − a12 ) = 0, a22 + a22 + iγ (a21 + a21 ) = 0,
(3)
(a11 + a22 )iγ + a12 + a 2 a21 = 0, (2.55)
y, de A(T ) = 0 ,
(4 ) (5) (6 ) (7 )
(a11 + a22 ) µ = 0, (a21 − a21 )λ = 0, (a11 − a11 )λ = a21 , (a22 − a22 )λ = a21 ,
(8 )
(a11 − a22 ) + λ (a12 − a12 ) = 0 (2.56)

Para continuar el estudio se diferenciarán dos casos dependiendo de si
λ >0 ó λ =0.
A)  Si λ > 0 . Entonces se tiene el siguiente lema:

Lema 2.3.4.1.21
De las relaciones que provienen de A(T ) = 0 y de A( g ) = 0 se obtiene

a12 = a21 = a11 = a22 = 0 .


Y, por tanto, k = (0 ) y para cada s – variedad algebraica dada por (2.53),
(2.54), R = 0 .

Demostración
Debido a que λ ≠ 0 de (5) se obtiene que a21 = a21 y, así, igualando (6) y (7)
que a11 − a11 , a22 − a22 ∈  pero como ambos son complejos puros, se concluye
MANUALES UEX

que a11 , a22 ∈  .


Por otra parte, aplicando todo esto en (2), se obtiene que a22 = 0 . Así, de (8)
a ∈  y a11 = 0 y, entonces, de (6) a21 = 0 . Por tanto, a partir de (3), a12 = 0 .
2
1

Así, k = (0 ) y R = 0 .
145
TERESA ARIAS-MARCO

Si, ahora, se desarrolla la primera identidad de Bianchi sobre (U 1 , U 2 , U 2 )


y se usa (2.54), se obtiene que λµ = 0 y, así, que µ = 0 .
Así, (V , g , S , 0, T ) satisfaciendo (2.53) y (2.54) con µ = 0 es una s –
variedad algebraica (fácilmente se comprueba que se satisfacen las condiciones
i) – vi) del Teorema 1.3.2.) con invariantes λ , a, γ .
Además, procediendo de forma análoga al Lema 2.3.2.6 se comprueba que
siempre se tiene ó (DU R)(U 1 ,U 2 )U 1 ≠ 0 ó (DU1 R)(U 1 ,W )U 1 ≠ 0 para U 1 , U 2
elementos fijados de la base de V  y W ∈ V , por ello, DR ≠ 0 y las corres­
1

pondientes s – variedades Riemannianas ( M , g ) no son localmente simétricas.


Considerando que U j = 1 2 ( X j + iY j ) , donde X j , Y j ∈ V , j = 1, 2 , utilizan­
do (2.54) y desarrollando de forma análoga a la hecha en el Lema 2.3.3.1.7, se
obtiene que la tabla de multiplicar del álgebra de Lie g dada por la fórmula
(1.2) y en este caso caracterizada por [ X , Y ] = −T ( X , Y ) , X , Y ∈ V es

[ X 1 , X 2 ] = [Y1 , Y2 ] = [ X i , Y j ] = 0 , i, j = 1, 2 ,
[ X 1 , W ] = −λ X 1 − X 2 , [ X 2 , W ] = −λ X 2 , [Y1 , W ] = λY1 + Y2 , [Y2 , W ] = λY2 .
Además, también se obtiene como en el Lema 2.3.3.1.7 que ahora (2.53)
toma la forma:

g ( X 1 , X 1 ) = g (Y1 , Y1 ) = a 2 , g ( X 2 , X 2 ) = g (Y2 , Y2 ) = g (W , W ) = 1,
g ( X 1 , X 2 ) = g (Y1 , Y2 ) = 0, g (Y1 , X 2 ) = − g ( X 1 , Y2 ) = γ , g ( X 1 , Y1 ) = g ( X 2 , Y2 ) = 0 .
B)  Si λ = 0 . Entonces (2.54) toma la forma

T (U 1 , U 2 ) = µW , T (U j , U k ) = 0 , j , k = 1, 2 (2.57)
T (U 1 , W ) = U 2 , T (U 2 , W ) = 0 .
Si ahora se realizan, aunque sin cambio en la notación, los tres cambios
de base dados por:

1º.  U 1′ = a1 U 1 , U 2′ = ac1 U 2 , W ′ = 1c W ,
2º.  U 1′′ = b1′ U 1′ , U 2′′ = b1′ U 2′ , W ′′ = W ′ donde, g (U 2′ , U 2′ ) = b′2 ,
3º.  U 1′′′= U 1′′ − αU 2′′ , U 2′′′ = U 2′′ , W ′′′ = W ′′ donde g (U 1′′, U 2′′) = α ∈  ,
MANUALES UEX

se obtiene que (2.57) no ha sido modificada y que ahora (2.53) es

g (U 1 , U 1 ) = a 2 , g (U 2 , U 2 ) = g (W , W ) = 1 , g (U 1 , U 2 ) = 0, (2.58)

donde, si g (U 1′′, U 1′′) = a′2 entonces, a 2 = a′2 − αα . Notar, que así se ha conseguido
que γ = 0 en (2.53).
146
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Las relaciones para calcular el álgebra de Lie k , (2.55) y (2.56), se basan


en (2.53) y (2.54). Ahora es preciso calcularlas sobre (2.57) y (2.58) que no
son más que (2.54) con λ = 0 y (2.53) con γ = 0 . Por tanto, (2.55) y (2.56) se
transforman ahora en

( 1 ') ( 2 ') ( 3 ')


(a11 + a11 ) = 0, a22 + a22 = 0, a12 + a 2 a21 = 0,
( 4 ') ( 6 ',7 ') ( 8 ')
(a11 + a22 ) µ = 0, a21 = 0 , a11 − a22 = 0 . (2.59)

Por tanto, siguiendo la demostración del Lema 2.3.4.1.21, se obtiene que
a = 0 = a21 , a11 + a22 = 0 y que a11 , a22 son números complejos puros. Así, el
2
1
álgebra de Lie k está generada por un único endomorfismo B cuya matriz
asociada es

i 0 .
 
 0 −i 

Procediendo de forma análoga al Lema 2.3.2.6 se comprueba que siempre


se tiene (DU R)(U 1 ,U 2 )U 1 ≠ 0 donde, U 1 , U 2 son elementos fijados de la base
de V  , por ello, DR ≠ 0 y las correspondientes s – variedades Riemannianas
1

( M , g ) no son localmente simétricas.

Para continuar el estudio se distinguirán dos subcasos dependiendo de si


R es igual ó distinta de cero.

B1)  R = 0 . Si en este caso se desarrolla la primera identidad de Bianchi


sobre (U 1 , U 2 , U 1 ) y se usa (2.57), se obtiene que µ = 0 . Así, (V , g , S , 0, T )
satisfaciendo (2.57) y (2.58) con µ = 0 es una s – variedad algebraica (fácilmen­
te se comprueba que se satisfacen las condiciones i) – vi) del Teorema 1.3.2.)
donde el parámetro a es el único invariante. Es decir, se obtiene el mismo tipo
de s – variedades algebraicas que en el caso A) pero con λ = γ = 0 .

Realización geométrica de los casos A) y B1)

En primer lugar, notar que debido a que R = 0 , analizar el espacio vectorial


m es equivalente a analizar el álgebra de Lie g .
MANUALES UEX

Se prueba fácilmente que, aunque el centro de g es nulo en el caso A),


no lo es en el caso B1) entonces, no se puede aplicar la representación adjunta
para resolver ambos casos a la vez. Por ello, se considera la foliación dada por
X 1 , Y1 , X 2 , Y2 . Puesto que la foliación es de dimensión 4, se toman
147
TERESA ARIAS-MARCO

0 0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
     
0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0 0
X1 = 0 0 0 0 0 , Y1 =  0 0
 0 0 0 , X2 = 0 0
 0 0 1,
     
0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
0 
0 0 0 0 0 0 
0 0 0 0 0 0 0 0 
  

0 0 0 0 0  w11 w12 w13 w14 0


   
0 0 0 0 0  w21 w22 w23 w24 0
Y2 =  0 0 0 0 0  , W =  w31 w32 w33 w34 0
   
0 0 0 0 1  w41 w42 w43 w44 0
0 0 0 0 0  0 0 0 0 0 
 

donde, wij ∈  , i, j = 1, 2, 3, 4. Ahora, usando la tabla de multiplicar, se calculan


los coeficientes indeterminados y se obtiene

λ 0 0 0 0
 
 0 −λ 0 0 0
.

W= 1 0 λ 0 0
 
 0 −1 0 −λ 0
0 0 0 0 0 

Así,

g = { x′X 1 + y′Y1 + u ′X 2 + v′Y2 + tW : x′, y′, u ′, v′, t ∈ } =

 t λ 0 0 0 x′  
  
0 −t λ 0 0 y′ 
 
=  t 0 tλ 0 u ′  : t , x′, y′, u ′, v′ ∈   .
 0 −t 0 −t λ v′ 
 
 
 0 
 0 0 0 0 
MANUALES UEX

El siguiente paso es calcular el grupo de Lie G asociado a dicha álgebra.


Para ello, se usará la aplicación exponencial exp : g → G como en los casos
anteriores.

Sea A∈ g , entonces
148
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

 et λ 0 0 0 x
 − tλ 
0 e 0 0 y

A  tλ
n
exp( A) = ∑ = te 0 e tλ
0 u ∈G .
n =0 n !  
 0 −te − tλ 0 e − tλ v
 0 0 0 0 0 

Por tanto, el grupo de Lie G es el grupo formado por todas las matrices
de la forma
 etλ 0 0 0 x 
 − tλ  
 0 e 0 0 y 
 
G =  tetλ 0 et λ 0 u  : x, y , u , v, t ∈   .
 0 −te − tλ 0 e − tλ v
 
 
 0 0 0 0 0  

Además, G es difeomorfo al espacio  5 ( x, y, u , v, t ) .


A continuación se calcula la métrica Riemanniana G – invariante g sobre
 5 ( x, y, u, v, t ) . Para ello, de forma análoga al Lema 2.3.2.10 o al Lema
2.3.4.1.10, se puede representar la base del álgebra de Lie g sobre  5 ( x, y, u , v, t ) ,
( X 1 , Y1 , X 2 , Y2 , W ) por los campos vectoriales invariantes a izquierda

 ∂ ∂   ∂ ∂  ∂ ,
X 1 = eλt  + t  , Y1 = e − λt  − t  , X 2 = eλt
 ∂x ∂y   ∂y ∂v  ∂u
∂ y ∂ (2.60)
Y1 = e − λt W = ,
∂v ∂t
los cuales satisfacen (2.53).
Ahora, a partir de (2.60) se tiene que

∂ ∂ ∂ ∂ ∂
= e − λt ( X 1 − tX 2 ) , = eλt (Y1 + tY2 ) , = e − λt X 2 , = eλtY2 , =W,
∂x ∂y ∂u ∂v ∂t

y usando el producto interior g sobre el álgebra de Lie g , resolviendo unas


MANUALES UEX

sencillas ecuaciones, se obtiene que la métrica Riemanniana invariante sobre


G con respecto a las coordenadas x, y, u , v, t , es de la forma:

g = dt 2 + e −2 λt (tdx − du ) 2 + e 2 λt (tdy + dv) 2 + a 2 (e −2 λt dx 2 + e 2 λt dy 2 ) + 2γ (dydu − dxdv)

donde, λ, a y γ son parámetros reales tales que λ ≥ 0, a > 0 y γ2 < a2.


149
TERESA ARIAS-MARCO

Finalmente, se tiene de forma análoga al Lema 2.3.4.1.11 que la simetría


típica so de orden 4 en el punto o ≡ (0, 0, 0, 0, 0 ) de  5 ( x, y, u , v, t ) es la trans­
formación dada por:
x′ = − y , y′ = x , u ′ = −v , v′ = u , t ′ = −t .
Así, se ha obtenido el tipo 7) de la lista de clasificación.
B2)  R ≠ 0 . Es decir, R (U i , U j ) = λi j B para i, j = 1, 2 donde λi j ∈  . Enton­
ces, µ ≠ 0 . En efecto, si se supone que µ = 0 entonces,

T (T (U 1 , U 2 ), U 1 ) = µT (W , U 1 ) = − µU 2 = 0
y, de la primera identidad de Bianchi desarrollada sobre (U 1 , U 2 , U i ) para i = 1, 2
se obtiene que para i = 1 , λ11 = λ21 = 0 y para i = 2 , λ12 = λ22 = 0 , por tanto,
R = 0 , lo cual es la contradicción buscada. Por otra parte, tomando i = j = 1
en el apartado e) de la Proposición 2.3.4.1.9, se obtiene que µ − µ = 0 . Así,
µ ∈ y µ ≠ 0 .
Además, se puede ver fácilmente que cualquier base {U 1* , U 2*} de V (i ) que
conserve las relaciones T (U 1 ,W ) = U 2 , T (U 2 , W ) = 0 sólo puede ser de la forma:

U 1* = aU 1 + bU 2 , U 2* = aU 2 .
Entonces, como el signo de µ no varía en (2.57) al realizar el cambio,
este es un invariante de ( S , g , T ) . Así, para continuar el estudio habrá que
considerar los dos casos siguientes y no equivalentes:

B2A)  Caso elíptico. Cuando µ < 0 .


B2B)  Caso hiperbólico. Cuando µ > 0 .

En lo que sigue se desarrollará el caso elíptico ya que, el caso hiperbólico


se estudia de forma similar.
Entonces se supone que µ = −c 2 < 0 y se remplazan los vectores U 1 y W
por U 1 c y cW . Entonces, en lugar de las relaciones (2.57) y (2.58) se tiene

T (U 1 , U 2 ) = −W , T (U j , U k ) = 0 , j , k = 1, 2 T (U 1 , W ) = U 2 , T (U 2 , W ) = 0 , (2.61)

g (U 1 , U 1 ) = b 2 , g (U 2 , U 2 ) = 1 , g (W , W ) = c 2 , g (U 1 , U 2 ) = 0, (2.62)

donde b = a c .
2 2 2
MANUALES UEX

Desarrollando ahora la primera identidad de Bianchi sobre (U 2 , U 1 , U 1 ) y


(U 1 , U 2 , U 2 ) y, aplicando la Proposición 2.3.4.1.9, se tiene que

R (U 1 , U 1 )U 2 + R (U 1 ,U 2 )U 1 = T (T (U 2 ,U 1 ),U 1 ) = −U 2 ,
R (U 2 , U 2 )U 1 + R (U 2 , U 1 )U 2 = T (T (U 1 , U 2 ), U 2 ) = 0 .
150
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Y, por tanto,

λ11 BU 2 − λ21 BU 1 = −U 2 , λ22 BU 1 − λ12 BU 2 = 0 ,

donde, BU 1 = iU 1 , BU 2 = −iU 2 . En consecuencia, λ11 = −i , λ21 = λ22 = λ12 = 0


y, por tanto, se obtiene que

R (U 1 , U 1 ) = −iB , R (U 2 , U 2 ) = 0 , R (U i , U j ) = 0 , i ≠ j , i, j = 1, 2 . (2.63)

Así, (V , g , S , R , T ) satisfaciendo (2.61), (2.62) y (2.63) es una s – variedad


algebraica (fácilmente se comprueba que se satisfacen las condiciones i) – vi) del
Teorema 1.3.2.) donde b y c son invariantes y h = k (se comprueba viendo que
B ( R ) = 0 ). Además, DR ≠ 0 excepto cuando c 2 = 1 . Por tanto, cuando c 2 ≠ 1
las correspondientes s – variedades Riemannianas no son localmente simétricas.
Considerando que U j = 1 2 ( X j + iY j ) , donde X j , Y j ∈ V , j = 1, 2 , utili-
zando (2.61), (2.63) y desarrollando de forma análoga a la hecha en el Lema
2.3.3.1.7, se obtiene que la tabla de multiplicar del álgebra de Lie g = V + h dada
por la fórmula (1.2) es

[ X 1 , Y1 ] = − B , [ X 1 , X 2 ] = W , [ X 1 , Y2 ] = 0 , [Y1 , X 2 ] = 0 , [Y1 , Y2 ] = −W , [ X 2 , Y2 ] = 0 ,

[ X 1 , W ] = − X 2 , [Y1 , W ] = Y2 , [ X 2 , W ] = 0 , [Y2 , W ] = 0 ,

[ X 1 , B ] = Y1 , [Y1 , B] = − X 1 , [ X 2 , B] = −Y2 , [Y2 , B ] = X 2 , [W , B] = 0 .

Además, también se demuestra, como en el Lema 2.3.3.1.7, que ahora (2.62)


toma la forma:

g ( X 1 , X 1 ) = g (Y1 , Y1 ) = b 2 , g ( X 2 , X 2 ) = g (Y2 , Y2 ) = 1, g (W , W ) = c 2 , (2.64)

g ( X 1 , X 2 ) = g (Y1 , Y2 ) = 0, g (Y1 , X 2 ) = g ( X 1 , Y2 ) = 0 , g ( X 1 , Y1 ) = g ( X 2 , Y2 ) = 0 .

Realización geométrica

Para su desarrollo se considera la foliación dada por X 2 , Y2 y W. Puesto


que esta es de dimensión 3, se toman
MANUALES UEX

0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0
     
0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0
X2 =  , Y2 =  , W = ,
0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1
     
0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 
151
TERESA ARIAS-MARCO

 x11 x12 x13 0  y11 y12 y13 0  b11 b12 b13 0


     
x x22 x23 0 y21 y22 y23 0 b21 b22 b23 0
X 1 =  21 , Y1 =  y B=
 x31 x32 x33 0   y31 y32 y33 0   b31 b32 b33 0
 0 0 0

0   0 0 0

0   0 0 0

0 
  

donde, xij , yij , bij ∈  , i, j = 1, 2, 3. Ahora, usando la tabla de multiplicar, se


calculan los coeficientes indeterminados y se obtiene
0 0 −1 0  0 0 0 0  0 −1 0 0
     
0 0 0 0 0 0 1 0 1 0 0 0 .
X1 =  , Y1 =  y B=
1 0 0 0   0 −1 0 0   0 0 0 0
     
0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 

Así,
 x 
  
 so(3) y 
g =  : x, y , z ∈   .
z
  
 0 0 0 0  
 

El siguiente paso es calcular el grupo de Lie G asociado a dicha álgebra


de Lie. Para ello, se usará la aplicación exponencial exp : g → G . Sea A∈ g ,
entonces
 x′ 
 
SO(3) y′ 
exp( A) =  ∈G .
z′ 
 
 0 0 0 1 

Por tanto, el grupo de Lie G es el formado por todas las matrices de la forma
 x′  
  
 SO(3) y′  
G =  : x ', y ', z ' ∈   .
z′ 
MANUALES UEX

  
 0 0 0 1  
 

Además, como de forma análoga a la desarrollada en el Lema 2.3.4.1.10,


se tiene que
152
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

∂ ∂ ∂ ∂ ∂
X2 = , Y2 = , W = , X 1 = z − x ,
∂x ∂y ∂z ∂x ∂z
∂ ∂ ∂ ∂
Y1 = y −z , y B= y −x ,
∂z ∂y ∂x ∂y
se puede representar g = V + h mediante transformaciones infinitesimales del
espacio Cartesiano  3 ( x, y, z ) . Así, el correspondiente grupo de Lie G , consiste
en todos los movimientos euclídeos de  3 que conservan la orientación (giros
y translaciones) y el subgrupo H , correspondiente a la subálgebra de Lie h ,
está formado por todos los giros alrededor del eje z.
A continuación se calcula la métrica Riemanniana G – invariante g sobre
M. Para ello, se considera el grupo G′ de todas las matrices de la forma

 a1 a2 a3 x
 
 b1 b2 b3 y,
 c1 c2 c3 z
 0 0 0

1 

donde,
 a1 a2 a3 
 
det  b1 b2 b3  ≠ 0 .
c c2 c3 
 1

Entonces, G es isomorfo al subgrupo G de G′ caracterizado por la con­


dición
 a1 a2 a3 
 
 b1 b2 b3  ∈ SO(3)
c c2 c3 
 1

y H es isomorfo al subgrupo de todas las matrices de la forma


 Cost − Sent 0 0
 
Sent Cost 0 0.
exp(tB) = 
 0 0 1 0
MANUALES UEX

 
 0 0 0 1 

Así, de forma análoga a la desarrollada en el Lema 2.3.3.1.8 se obtiene que


el álgebra de Lie g y su subálgebra h pueden ser ahora representadas por los
campos vectoriales G′ -invariantes.
153
TERESA ARIAS-MARCO

 ∂ ∂ ∂   ∂ ∂ ∂ 
X 1 = −  a1 + b1 + c1  +  a3 + b3 + c3 ,
 ∂a3 ∂b3 ∂c3   ∂a1 ∂b1 ∂c1 
∂ ∂ ∂  ∂ ∂ ∂ 
Y1 = a3 + b3 + c3 −  a2 + b2 + c2 ,
∂a2 ∂b2 ∂c2  ∂a3 ∂b3 ∂c3 
∂ ∂ ∂  ∂ ∂ ∂ 
B = a2+ b2 + c2 −  a1 + b1 + c1 ,
∂a1 ∂b1 ∂c1  ∂a2 ∂b2 ∂c2 
∂ ∂ ∂ ∂ ∂ ∂ ∂ ∂ ∂
X 2 = a1 + b1 + c1 , Y2 = a2 + b2 + c2 , W = a3 + b3 + c3 ,
∂x ∂y ∂z ∂x ∂y ∂z ∂x ∂y ∂z

los cuales son tangentes a G a lo largo de G ya que, al satisfacer la anterior


tabla de multiplicar pertenecen a g .
Por otra parte, de forma análoga a como se hizo en la interpretación geomé­
trica del caso B2) del estudio del segundo caso de la Proposición 2.3.4.1.8, se
calculan formas diferenciales lineales sobre G′ , obteniendo que:

w1′ = a3 da2 + b3 db2 + c3 dc2 , w2′ = a3 da1 + b3 db1 + c3 dc1 ,


w3′ = a2 da1 + b2 db1 + c2 dc1 , η1′ = a1dx + b1dy + c1dz ,
η2′ = a2 dx + b2 dy + c2 dz , η3′ = a3 dx + b3 dy + c3 dz .
Así, si se denotan por wi , ηi , i = 1, 2, 3 las correspondientes formas induci­
das sobre G, se tiene que wi , ηi , i = 1, 2, 3 son las formas diferenciales lineales
invariantes sobre G, las cuales son duales a los campos vectoriales X j , Y j , W ,
B de G, j = 1, 2 ; es decir, que

η1 ( X 2 ) = η2 (Y2 ) = η3 (W ) = 1 , w1 (Y1 ) = w2 ( X 1 ) = w3 ( B) = 1 ,
y el resto de combinaciones son cero a lo largo de la variedad G. (Notar, que
las formas wi′ no son invariantes sobre G′ ).
Debido a que la imagen de B se encuentra en la isotropía y a (2.64) se
obtiene, la forma diferencial

g = b 2 (( w1 ) 2 + ( w2 ) 2 ) + (η1 ) 2 + (η2 ) 2 + c 2 (η3 ) 2 ,


la cual es semidefinida positiva, G – invariante y Ad ( H ) - invariante. Por ello,
esta induce una métrica Riemanniana G – invariante g sobre el espacio homo­
MANUALES UEX

géneo G H , la cual satisface las relaciones métricas (2.64).


Si se denota por t (3) el grupo de las translaciones de  3 ( x, y, z ) y por | ×
el producto semidirecto entonces, G = t (3) | × SO(3) . Además, M denota el fibra­
do de la esfera unidad sobre  3 ( x, y, z ) ; es decir, M =  3 ( x, y, z ) × S 2 , donde
S 2 = {[α , β , γ ] ∈  3 : α 2 + β 2 + γ 2 = 1} . En efecto, si se consideran las acciones
154
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

ρ1 : (t (3) | × SO(3)) ×  3 →  3 y ρ 2 : SO(3) × S 2 → S 2


dadas por:
   a1 a2 a3 x 
  
b b2 b3 y
ρ1 (( g , (a, b, c, 1))) = ρ1    1 , (a, b, c, 1)   = g ⋅ (a, b, c, 1)t ,
 c c2 c3 z 
   1   
 0 0 0 1
 
   a1 a2 a3  
 
ρ 2 (( g , (α , β , γ ))) = ρ 2    b1 b2

b3  , (α , β , γ )   = g ⋅ (α , β , γ )t
 c c2 c3  
 1 

entonces, se tiene que ρ : G × M → M dada por

ρ ( g ; p ) = ρ (( g , g ) ;((a, b, c, 1), (α , β , γ ))) = ( g ⋅ (a, b, c, 1)t ; g ⋅ (α , β , γ )t ) =


= ( ρ1 (( g , (a, b, c, 1))); ρ 2 (( g , (α , β , γ )))) = g ⋅ p
es una acción transitiva a la izquierda. Sea po = ((0, 0, 0, 1);(0, 0, 1)) ≅
≅ (0, 0, 0 ; 0, 0, 1) ∈ M . Como fácilmente se prueba que H es el grupo de iso­
tropía en po , se puede aplicar el Teorema 3.62 de [W] y, así, obtener que la
aplicación µ : G H → M dada por

 ) = ρ g ( po ) = ρ ( g , po ) = g ⋅ po = (( x, y, z , 1);(a3 , b3 , c3 )) ≅ ( x, y, z; a3 , b3 , c3 )


µ ( gH
es un difeomorfismo. Además, como g ∈ SO(3) se tiene que
(a3 ) 2 + (b3 ) 2 + (c3 ) 2 = 1 y, así, al poder identificar a3 , b3 , c3 con α , β , γ se
asegura que se está ante el difeomorfismo buscado.
 a1 a2 a3 
Por otra parte, como  b1 b2 b3  ∈ SO(3) se tienen las siguientes propie-
c c c 
 1 2 3 
dades asociadas al grupo G:

(a1 ) 2 + (a2 ) 2 + (a3 ) 2 = 1 , a1b1 + a2b2 + a3b3 = 0 ,


(b1 ) 2 + (b2 ) 2 + (b3 ) 2 = 1 , a1c1 + a2 c2 + a3 c3 = 0 ,
(c1 ) 2 + (c2 ) 2 + (c3 ) 2 = 1 , b1c1 + b2 c2 + b3 c3 = 0
MANUALES UEX

(a1 ) 2 + (b1 ) 2 + (c1 ) 2 = 1 , a1a2 + b1b2 + c1c2 = 0 ,


(a2 ) 2 + (b2 ) 2 + (c2 ) 2 = 1 , a1a3 + b1b3 + c1c3 = 0 ,
155
TERESA ARIAS-MARCO

(a3 ) 2 + (b3 ) 2 + (c3 ) 2 = 1 , a2 a3 + b2b3 + c2 c3 = 0 .


Así, aplicando las seis primeras propiedades del grupo G, fácilmente se
tiene que

(η1 ) 2 + (η2 ) 2 + c 2 (η3 ) 2 = dx 2 + dy 2 + dz 2 + (c 2 − 1)(a3 dx + b3 dy + c3 dz ) 2 .


Si ahora se derivan (a3 ) 2 + (b3 ) 2 + (c3 ) 2 = 1 , a1a3 + b1b3 + c1c3 = 0 ,
a2 a3 + b2b3 + c2 c3 = 0 , se obtiene
( 1) (2)
2a3 da3 + 2b3 db3 + 2c3 dc3 = 0 , a3 da1 + b3 db1 + c3 dc1 = − (a1da3 + b1db3 + c1dc3 ) ,
(3)
a3 da2 + b3 db2 + c3 dc2 = − (a2 da3 + b2 db3 + c2 dc3 )
y, así, se tiene que
( 1)( 2 )( 3 )
( w1 ) 2 + ( w2 ) 2 = (a3 da2 + b3 db2 + c3 dc2 ) 2 + (a3 da1 + b3 db1 + c3 dc1 ) 2 =
( 1)( 2 )( 3 )
= (−a2 da3 − b2 db3 − c2 dc3 ) 2 + (−a1da3 − b1db3 − c1dc3 ) 2 + (a3 da3 + b3 db3 + c3 dc3 ) 2 =
= (da3 ) 2 + (db3 ) 2 + (dc3 ) 2 .
Entonces, la correspondiente métrica Riemanniana sobre M es inducida por
la siguiente forma diferencial cuadrática sobre  6 :

g = dx 2 + dy 2 + dz 2 + b 2 (dα 2 + d β 2 + d γ 2 ) + (c 2 − 1)(α dx + β dy + γ dz ) 2 .
Por tanto, se ha obtenido el tipo 8a) de la lista de clasificación. Notar, que
para c 2 = 1 lo que se tiene es el producto estándar Riemanniano E 3 × S 2 , el
cual es localmente simétrico.
Procediendo en el caso hiperbólico de forma similar al caso elíptico, se
obtiene el tipo 8b) de la lista de clasificación. Pero en este caso, a diferencia
del caso elíptico, no hay ningún espacio que sea localmente simétrico.
Finalmente, en ambos casos se tiene, de forma análoga al Lema 2.3.4.1.11,
que la simetría típica so de orden 4 en el punto (0, 0, 0; 0, 0, 1) ∈ M está
inducida por la siguiente transformación sobre  6 dada por:
x′ = − y , y′ = x , z ′ = − z , α ′ = β , β ′ = −α , γ ′ = γ .

2.3.4.2.  Estudio del sistema de valores propios maximal B.


MANUALES UEX

Sea V un espacio vectorial 5 – dimensional, V  su espacio complexificado y


sea S : V  → V  una transformación lineal real cuyo sistema de valores propios
2πi
es (Θ ,Θ 2 ,Θ 3 ,Θ 4 ,Θ 5 ) donde Θ = e 6 . También se puede decir que el sistema
de valores propios es de la forma (Θ1 ,Θ1 ,Θ 2 ,Θ 2 , −1) donde, Θ1 = Θ 2 , Θ 2 = Θ .
156
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

~
Además, sean g un producto interior sobre V tal que S(g) = g y, T ≠ 0 un
~ ~ ~ ~
tensor de tipo (1,2) tal que T ( X , Y ) = −T (Y , X ) y S (T ) = T . Si se denotan con
~
los mismos símbolos las extensiones lineales de S, g y T al espacio V = V ⊕ ,
se puede encontrar una base de vectores propios de S, (U 1 , U 2 , U 1 , U 2 , W ) en
V  donde, W ∈ V y SU 1 = Θ1U 1 , SU 2 = Θ 2U 2 , S (W ) = −W .
La condición S(g) = g significa que g(SZ, SZ') = g(Z,Z') para cualesquiera
Z, Z ' ∈ V  . Si se aplica, se obtiene, de forma análoga al Lema 2.3.3.1.1:

g (U 1 , U 1 ) = a 2 , g (U 2 , U 2 ) = b 2 , g (W , W ) = c 2 (2.65)

donde, a, b, c ∈  y el resto de relaciones posibles son cero.
Además, aplicando la propiedad de antisimetría T ( X , Y ) = −T (Y , X ) , se
obtiene que T (U j ,U j ) = T (U j ,U j ) = 0 , j = 1, 2 . Y, si se usa la propiedad
~ ~ ~ ~
S (T ) = T , cuyo significado es que T (SZ,SZ') = S(T (Z,Z')) para cualesquiera
Z , Z ' ∈ V  , se obtiene de forma análoga al Lema 2.3.3.1.2:
 ,  ,  ,  (2.66)
   T (U 1 ,U 2 ) = αW T (U 1 ,W ) = βU 2 T (U 2 , W ) = γ U 1 T (U 1 ,U 2 ) = δ U 2
donde, δ ≠ 0 y al menos uno de los parámetros α , β , γ no es cero. En efecto,
si δ = 0 en (2.66) entonces, el sistema reducido de relaciones características
Σ Br asociado al sistema de valores propios maximal B no contiene la relación
Θ1 ⋅Θ 2 = Θ 2 ya que, T ( SU 1 , SU 2 ) = Θ1Θ 2T (U 1 ,U 2 ) = Θ 2T (U 1 ,U 2 ) = ST (U 1 ,U 2 ) ;
es decir, ya que es la relación asociada a T (U 1 ,U 2 ) y, como tomando
Θ1 = Θ 2 = Θ en Σ Br se obtiene Σ A , por la Proposición 1.5.10 se concluye que
realizar el estudio del sistema B cuando δ = 0 es equivalente a realizar el estu­
dio del sistema A, que ya ha sido analizado en el Apartado 2.3.4.1. Si ahora
se supone que α = β = γ = 0 en (2.66) entonces, Σ Br no contiene las relaciones
Θ1 ⋅Θ 2 = −1 , Θ1 ⋅ (−1) = Θ 2 y Θ 2 ⋅ (−1) = Θ1 ; entonces, tomando Θ1 = −1 , Θ 2 = i
en Σ Br , se obtiene Σ D y, así, por la Proposición 1.5.10 se concluye que realizar
el estudio del sistema B cuando α = β = γ = 0 es equivalente a realizar el estudio
del sistema D, que ya ha sido analizado. Notar que, como eliminar una de las
tres relaciones ( Θ1 ⋅Θ 2 = −1 ó Θ1 ⋅ (−1) = Θ 2 ó Θ 2 ⋅ (−1) = Θ1 ) implica eliminar
las tres entonces, suponer que uno de los parámetros ( α ó β ó γ ) es cero
implica que los otros dos también lo son. Por tanto, ha concluido el estudio de
los parámetros de la torsión.
Ahora se calcula el álgebra de Lie k de todos los endomorfismos reales
A : V  → V  tales que A( S ) = A( g ) = A(T ) = 0 . Para ello, de forma análoga a
MANUALES UEX

como se obtuvieron los resultados en los Lemas 2.3.3.1.4, 2.3.3.1.5 y 2.3.3.1.6


se obtiene, para cualquier A∈ k que, de A( S ) = 0 ,

AU i = aiU i , AU i = aiU i , AW = wW ,
de A( g ) = 0 ,
157
TERESA ARIAS-MARCO

( 1)
ai + ai = 0, w = 0,
y, de A(T ) = 0 ,
(2) (3) (4 ) (5)
(a1 + a2 )α = 0, (a1 − a2 ) β = 0, (a2 − a1 )γ = 0, (a1 + a2 − a2 )δ = 0 .
(6 )
En consecuencia, si a (5) se le impone (1), se obtiene (a1 − 2a2 )δ = 0 así,
(7 )
como δ ≠ 0 , a1 − 2a2 = 0 . Por otra parte, como (α , β , γ ) ≠ (0, 0, 0 ) , de (2) ó (3) ó
(8 )
(4) se obtiene que a1 + a2 = 0 . Ahora, de (7) y (8), se tiene que a1 = a2 = 0 , que
junto con w = 0 indica que k = 0 . Por tanto, R = 0 para cualquier s – variedad
algebraica que satisfaga (2.65) y (2.66).
Si se desarrolla la primera identidad de Bianchi sobre (U 1 , U 2 , U 1 ) ,
(U 1 , U 2 , U 2 ) y (U 1 , U 2 , W ) y, se usa (2.66), se sigue (−αβ + δδ )U 2 = 0 , αγ U 1 = 0
y δγ = 0 respectivamente. Así, se obtiene que γ = 0 y αβ = δδ > 0 . Por tanto,
αβ = ρ 2 donde, ρ =| δ | es un número real positivo.
Reemplazando U 2 por β U 2 se obtiene que (2.65) y (2.66) son ahora:

T (U 1 , U 2 ) = αβ W = ρ 2W , T (U 1 , W ) = U 2 , T (U 2 , W ) = γ U 1 ,

T (U 1 , U 2 ) =  δβ  U 2 = ρ eiϕU 2 ,
 β
y

g (U 1 , U 1 ) = a 2 , g (U 2 , U 2 ) = ββ b 2 = b′2 , g (W , W ) = c 2
además, de la última relación relativa a la torsión se sigue que δβ β =| δ |= ρ .
Volviendo a realizar un nuevo cambio de base pero reemplazando ahora U 1
y U 2 por ( 1 ρ ) e − 3 U 1 y ( 1 ρ ) e 3 U 2 respectivamente, se obtiene
iϕ iϕ

T (U 1 , U 2 ) = W , T (U 1 , W ) = U 2 , T (U 2 , W ) = 0 , T (U 1 , U 2 ) = U 2 (2.67)

y

1 1
g (U 1 , U 1 ) = a 2 = a′2 , g (U 2 , U 2 ) = b′2 = b′′2 , g (W , W ) = c 2 .
ρ 2
ρ 2
MANUALES UEX

Por último, reemplazando U 2 y W por ( 1 c ) U 2 y ( 1 c ) W respectivamente,


se obtiene que las relaciones (2.67) permanecen inalteradas y que

1 2 (2.68)
g (U 1 , U 1 ) = a′2 , g (U 2 , U 2 ) = b′′ = b 2 , g (W , W ) = 1 .
c2
158
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Así, (V , g , S , 0, T ) satisfaciendo (2.67) y (2.68) es una s – variedad alge­


braica (fácilmente se comprueba que se satisfacen las condiciones i) – vi) del
Teorema 1.3.2.) y los parámetros a, b son invariantes.
Además, procediendo de forma análoga al Lema 2.3.2.6 se comprueba que

(DU1 R)(U 1 , U 2 )U 1 ≠ 0 para U 1 , U 2 elementos fijados de la base de V y, así,
las correspondientes s – variedades Riemannianas ( M , g ) no son localmente
simétricas.
Así, se tiene que la tabla de multiplicar del álgebra de Lie g es:

[U 1 , U 2 ] = −W , [U 1 , W ] = −U 2 , [U 1 , U 2 ] = −U 2 , [U 2 , W ] = 0, [U i , U i ] = 0, i = 1, 2 .
Considerando ahora que U j = X j + iY j , donde X j , Y j ∈ V , j = 1, 2 , y de­
sarrollando en la tabla anterior, se obtiene que la tabla de multiplicar del álgebra
de Lie g dada por la fórmula (1.2) es:

[ X 1 , X 2 ] = − 21 ( X 2 + W ), [ X 1 , Y2 ] = 21 Y2 , [ X 1 , W ] = − X 2 ,
[Y1 , X 2 ] = − 21 Y2 , [Y1 , Y2 ] = 21 (W − X 2 ), [Y1 , W ] = Y2 ,
[ X 1 , Y1 ] = 0, [ X 2 , Y2 ] = [ X 2 , W ] = [Y2 , W ] = 0 .
Además, también se obtiene (de forma análoga a la hecha en el Lema
2.3.3.1.7) que

g ( X 1 , X 1 ) = g (Y1 , Y1 ) = 21 a 2 , g ( X 2 , X 2 ) = g (Y2 , Y2 ) = 21 b 2 , g (W , W ) = 1
y el resto de relaciones son cero.
Considerando un nuevo cambio dado por X 1′ = X 1 − Y1 3 , Y1′ = X 1 + Y1 3,
X 2′ = 2 X 2 + W , Y2′ = X 2 − 3Y2 − W , W ′ = X 2 + 3Y2 − W , se obtiene que

[ X 1′ , X 2′ ] = − X 2′ , [ X 1′ , Y2′] = 0, [ X 1′ , W ′] = W ′,
[Y1′, X 2′ ] = − X 2′ , [Y1′, Y2′] = Y2′, [Y1′, W ′] = 0,
[ X 1′ , Y1′] = 0, [ X 2′ , Y2′] = [ X 2′ , W ′] = [Y2′, W ′] = 0
y, que

g ( X 1′ , X 1′ ) = g (Y1′, Y1′) = 23 a 2 , g ( X 2′ , X 2′ ) = g (Y2′, Y2′) = g (W ′, W ′) = 2b 2 + 1,

g ( X 1′ , Y1′) = 31 a 2 , g ( X 2′ , Y2′) = g ( X 2′ , W ′) = b 2 − 1, g (Y2′, W ′) = 1 − b 2 (2.69)


MANUALES UEX

donde, el resto de relaciones son cero.

Realización geométrica
En primer lugar, notar que debido a que R = 0 , analizar el espacio vectorial
m es equivalente a analizar el álgebra de Lie g .
159
TERESA ARIAS-MARCO

Aunque, se prueba fácilmente que el centro de g es nulo, no se aplicará la


representación adjunta. Así, se considera la foliación dada por X 2′ , Y2′ y W ′ .
Puesto que la foliación es de dimensión 3, se toman
0 0 0 1 0 0 0 0 0 0 0 0
     
0 0 0 0 0 0 0 1 0 0 0 0
X2 = 
′ , Y2 = 
′ , W =
′ ,
0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1
 0 
0 0 0   0 
0 0 0   0 
0 0 0 
  
 a11 a12 a13 0  b11 b12 b13 0
   
a a22 a23 0 b b b23 0
X 1′ =  21 e Y1′ =  21 22
 a31 a32 a33 0  b31 b32 b33 0
   
 0 0 0 0 0 0 0 0 

donde, aij , bij ∈  , i, j = 1, 2, 3. Ahora, usando la tabla de multiplicar, se calculan


los coeficientes indeterminados y se obtiene

 −1 0 0 0  −1 0 0 0
   
0 0 0 0 0 1 0 0
X1 = 
′ e Y1′ =  .
0 0 1 0   0 0 0 0
 0 0 0

0   0 0 0

0 
 
Así,
 −(u + v) 0 0 x′  
 ′  
 0 u 0 y 
g =  : u , v, x , y , z ∈   .
′ ′ ′
  0 0 v z ′  
 0 0 0 0 
 

El siguiente paso es calcular el grupo de Lie G asociado a dicha álgebra.


Para ello, se usará la aplicación exponencial exp : g → G .
Sea A∈ g , entonces
 e− (u +v ) 0 0 x′e − (u + v )   e − (u + v ) 0 0 x
   

An  0 eu 0 y′eu   0 eu 0 y
exp( A) = ∑ = = ∈G .
MANUALES UEX

n =0 n !
 0 0 ev z ′ev   0 0 ev z
   
 0 0 0 1   0 0 0 1 

Por tanto, el grupo de Lie G es el grupo formado por todas las matrices
de la forma
160
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

 e − (u + v ) 0 0 x 
 u  
 0 e 0 y 
G =  : u , v, x, y , z ∈   .
 ev z
 0 0
 
 0 0 0 1  
 

Además G es difeomorfo al espacio  5 (u , v, x, y, z ) ya que claramente


 e− (u +v ) 0 0 x
 u 
 0 e 0 y
≅ (u , v, x, y, z ) para todo u, v, x, y, z ∈  .
 0 0 ev z
 
 0 0 0 1 

A continuación, se calcula la métrica G – invariante g sobre  5 (u , v, x, y, z ) .


Para ello, de forma análoga al desarrollo de los Lemas 2.3.2.10 y 2.3.2.11 se
obtiene que X 1′ , Y1′, X 2′ , Y2′, W ′ ∈ g pueden ser identificados respectivamente con
los campos vectoriales invariantes a izquierda sobre G

∂ , ∂ , ∂ ∂ , ∂
X 1′ = Y1′ = X 2′ = e − (u + v ) , Y2′ = eu W ′ = ev .
∂v ∂u ∂x ∂y ∂z
Y, así, a partir de (2.69) se obtiene que el producto interior g sobre V = g
induce la siguiente métrica Riemanniana invariante sobre  5 (u , v, x, y, z ) :

g = 23 a 2 (du 2 + dudv + dv 2 ) + (2b 2 + 1)(e 2 (u + v ) dx 2 + e −2u dy 2 + e −2v dz 2 ) +


+2(b 2 − 1)(ev dxdy + eu dxdz − e − (u + v ) dydz ) .
Finalmente, de forma análoga al Lema 2.3.4.1.11, se tiene que la simetría
típica so de orden 6 en el punto o ≡ (0, 0, 0, 0, 0 ) de  5 (u , v, x, y, z ) es la trans­
formación dada por:
u ′ = v , v′ = −(u + v) , x′ = y , y′ = − z , z ′ = x .
Más tarde, en el Corolario 2.4.3.2 se prueba que no hay simetrías de orden
4 sobre este espacio.
Así, se ha obtenido la lista de clasificación para la dimensión n = 5 .

2.4.  DEMOSTRACIÓN DEL TEOREMA 2.2.1


MANUALES UEX

2.4.1. El Álgebra de las Isometrías

Sea (V , g , S , R , T ) una s – variedad algebraica, g = V + h el álgebra de


Lie estándar definida por (1.2) y M = G H la correspondiente s – variedad
161
TERESA ARIAS-MARCO

Riemanniana simplemente conexa. Identificando V con el espacio tangente


Tp M donde p es el punto inicial de M, se denotará por T ( M ) el grupo de
las isometrías de M, [K-N, Vol. I, Págs. 161, 239] y por T ( M , p ) el grupo de
isotropía de T ( M ) en p , [W, Pág.123]. Finalmente, se denotará por Ĥ el
grupo de isotropía lineal en p, obtenido a partir de la representación lineal α
de T ( M , p ) en V = Tp M . Además, como esta representación lineal es fiel, Ĥ
es isomorfo a T ( M , p ) , [W, Pág.123].
Ahora, considerando el tensor diferencia D y el tensor curvatura Rie­
manniano R sobre V dados por la fórmula del Lema 2.1.2 y por la fórmula del
Lema 1.2.1.9 respectivamente se tienen las proposiciones y teoremas siguientes.

Proposición 2.4.1.1
Ĥ es el grupo de todas las transformaciones lineales de V conservando
los tensores g, R y D n R para n = 1, 2,... Además, el grupo L de todas las
transformaciones lineales de V conservando g, R y T es un subgrupo de Ĥ .

Demostración
Como M es simplemente conexa, completa y analítica, la primera afirma­
ción se sigue de los resultados de [K-N, Capítulo VI] teniendo en cuenta que
D n R = ∇ n R para n = 1, 2,... debido ello al Lema 1.2.1.10. En efecto, aplicando
el Corolario 7.3 y el Teorema 3.6 de dicho capítulo y como la conexión de
Levi-Civita no tiene torsión, se sigue que existe un único isomorfismo afín
f ∈ U ( M ) = T ( M ) , tal que f ( p ) = p .
Ahora, la segunda afirmación se sigue de aplicar la fórmula del Lema 2.1.2
y la fórmula del Lema 1.2.1.9. En efecto, si una transformación P ∈ GL(V )
conserva g y T entonces, también conserva D debido a la fórmula del Lema
2.1.2. Más aún, si P conserva R entonces, también conserva R, D R, D 2 R ,...
debido a la fórmula del Lema 1.2.1.9.

Proposición 2.4.1.2
El álgebra de Lie ĥ de Ĥ está formada por todos los endomorfismos
A ∈ gl (V ) que anulan g, R y D n R para n = 1, 2,... . Además, el álgebra de Lie
l = {B ∈ gl (V ) : B( g ) = B(T ) = B( R ) = 0}
es una subálgebra de ĥ y, en consecuencia, h ⊂ hˆ .
MANUALES UEX

Proposición 2.4.1.3
Si hˆ = l entonces, el álgebra de Lie asociada a T ( M ) es isomorfa al álgebra
de Lie gˆ = V + l (descomposición como subespacios vectoriales) con la multipli­
cación dada por las reglas:
162
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

[ X , Y ] = (−T ( X , Y ), − R ( X , Y )), X , Y ∈ V , [ A, X ] = AX , A∈l, X ∈ V ,


[ A, B ] = AB − BA, A, B ∈l .

Demostración
Por un lado, es inmediato ver que ĝ es efectivamente un álgebra de Lie.
Por otra parte, se denota por Ĝ el grupo de Lie simplemente conexo con
álgebra de Lie ĝ y por Lo el subgrupo conexo de Ĝ determinado por l .
Obsérvese que en realidad, Lo es isomorfo a la componente unidad del grupo
L. Entonces, de forma análoga a la demostración del Teorema 8 de [K.1] ó a la
demostración del Teorema 1.3.17, se puede ver que Gˆ Lo es un espacio homogé­
neo reductivo con una métrica Riemanniana Ĝ - invariante y más aún, que este
espacio homogéneo Riemanniano es isométrico a ( M , g ) . Por tanto, se puede
suponer que Ĝ actúa sobre ( M , g ) a la izquierda y Gˆ ⊂ T ( M ) . Además, como
hˆ = l se obtiene que el subgrupo de isotropía Lo es isomorfo a la componente
de la unidad del grupo Ĥ y, por tanto, que también lo es a la componente de
la unidad del grupo T ( M , p ) ya que α es un isomorfismo. Así, se deduce que
Ĝ es isomorfo a la componente de la unidad del grupo T ( M ) y, por tanto, que
sus álgebras de Lie asociadas son isomorfas.

Proposición 2.4.1.4
Denotando para k = 0, 1,...

hˆ k = { A ∈ gl (V ) : A( g ) = A( R) = A(DR) =  = A(D k R) = 0}
se tiene que si hˆ k = l para algún k entonces, hˆ = l .
La demostración es obvia ya que para cada k fijo se tiene que hˆ k ⊃ hˆ ⊃ l .
Los resultados que se enuncian en los siguientes Teoremas han sido obteni­
dos tras realizar unos cálculos que aunque rutinarios son muy largos y tediosos.
Por este motivo, sus demostraciones no serán completamente desarrolladas.

Teorema 2.4.1.5
Las subálgebras de Lie ĥ y l coinciden en todos los espacios simétricos
generalizados de dimensión 3 y 4 de la lista de la clasificación. Más especí­
ficamente:
MANUALES UEX

1. Para los espacios de dimensión 3 y orden 4 se obtiene que

hˆ 0 = l = (0 ) .
2. Para los espacios de dimensión 4 y orden 3 se obtiene que
163
TERESA ARIAS-MARCO

hˆ 0 ⊃ hˆ 1 = l ≅ so(2) .

Proposición 2.4.1.6
Excepto en ciertos subespacios excepcionales de las correspondientes
variedades parametrizadas donde hˆ 0 ≠ l y hˆ 1 = l , en cada tipo de espacios de
dimensión 5 de la lista de la clasificación, se obtiene que hˆ 0 = l .
Como consecuencia, las subálgebras de Lie ĥ y l siempre coinciden.
Para expresar explícitamente el álgebra de Lie ĥ sobre V se usará la base
canónica de V  , {U 1 , U 1 , U 2 , U 2 , W } ; es decir, la misma base para la cual los
tensores asumían la forma canónica. Así, se tiene que:

Teorema 2.4.1.7
Las subálgebras de las s – variedades algebraicas de dimensión 5 están
dadas explícitamente por:

Tipo 1) hˆ = su (2) ⊕ so(2) ≈ u (2) ya que, dado A∈hˆ se tiene que

AU 1 = ∑aU
j =1, 2
1
j
j + sU 2 , AU 2 = ∑aU
j =1, 2
2
j
j − sU 1 , AW = 0

donde, ( aij ) ∈ su(2) , s ∈  .


Tipo 2)
A)  Si λ1 > λ2 ≥ 0 entonces hˆ = (0 ) .
B)  Si λ1 = λ2 > 0 , β > 0 entonces hˆ = so(2) ya que, dado A∈hˆ
se tiene que

AU 1 = rU 2 , AU 2 = −rU 1 , AW = 0
donde, r ∈  .
C)  Si λ1 = λ2 > 0 , β = 0 entonces hˆ = so(2) ⊕ so(2) ya que, dado A∈hˆ se
tiene que

AU 1 = rU 2 + sU 2 , AU 2 = −rU 1 − sU 1 , AW = 0
donde, r , s ∈  .
Tipo 3) hˆ = so(2) ya que, dado A∈hˆ se tiene que
MANUALES UEX

AU 1 = rU 2 , AU 2 = −rU 1 , AW = 0
donde, r ∈  .
Tipo 4)
A)  Si λ + λ ≠ 0 , ν ≠ 0 entonces hˆ = (0 ) .
164
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

B)  Si λ + λ = 0 , ν = 0 , b′2 ≠ 1 entonces hˆ = so(2) ya que, dado A∈hˆ se


tiene que

AU 1 = irU 1 , AU 2 = −irU 2 , AW = 0
donde, r ∈  .
C)  Si λ + λ ≠ 0 , ν = 0 , b′2 = 1 entonces hˆ = so(2) ⊕ so(2) ya que, dado
A∈hˆ se tiene que

AU 1 = riU 1 + siU 2 , AU 2 = −riU 2 − siU 1 , AW = 0


donde, r , s ∈  .
Tipo 5)
A)  Si a ≠ b entonces hˆ = so(2) ya que, dado A∈hˆ se tiene que

AU 1 = irU 1 , AU 2 = −irU 2 , AW = 0
donde, r ∈  .
B)  Si a = b , entonces hˆ = so(2) ⊕ so(2) ya que, dado A∈hˆ se tiene que

AU 1 = riU 1 + siU 2 , AU 2 = −riU 2 − siU 1 , AW = 0


donde, r , s ∈  .
Tipo 6) El resultado coincide con el del tipo 1).
Tipo 7)
A)  Si λ ≠ 0 entonces hˆ = (0 ) .
B)  Si λ = 0 entonces hˆ = so(2) ya que, dado A∈hˆ se tiene que

AU 1 = irU 1 , AU 2 = −irU 2 , AW = 0
donde, r ∈  .
Tipo 8) hˆ = so(2) ya que, dado A∈hˆ se tiene que

AU 1 = irU 1 , AU 2 = −irU 2 , AW = 0
donde, r ∈  .
Tipo 9) hˆ = (0 ) .

Demostración
MANUALES UEX

Como ya se indicó anteriormente, los cálculos a realizar para la obtención


de los resultados enunciados, aunque metódicos, son largos y tediosos, por ello,
sólo se desarrollará la obtención del tipo 4) B).
Como en este caso R = 0 , se tiene que
165
TERESA ARIAS-MARCO

Prop . 2.4.1.6
hˆ = l = { A ∈ gl (V ) : A( g ) = A(T ) = A( R ) = 0} = { A ∈ gl (V ) : A( g ) = A(T ) = 0} .
Suponiendo que W = U 3 y dado A∈hˆ , para i = 1, 2, 3 , j = 1, 2 se expresa
como

AU i = a1iU 1 + a2i U 2 + a3i U 1 + a4i U 2 + a5i U 3 , AU j = AU j ,


donde, a5i ∈  , aki ∈  , k = 1, 2, 3, 4 .
Ahora, aplicando la condición A( g ) = 0 , de la misma forma que en el
Apartado 2.3, se obtiene que

AU 1 = a11U 1 + a51U 3 , AU 2 = a22U 2 + b 2 a51U 3 , AU 3 = −a51 (U 1 + b 2U 2 + U 1 + U 2 ) .


Y, aplicando la condición A(T ) = 0 , siguiendo también el método usado en
el Apartado 2.3, se concluye que

AU 1 = irU 1 , AU 2 = −irU 2 , AU 3 = AW = 0 .

2.4.2. Irreducibilidad

En lo que sigue, T o ( M ) denotará la componente unidad del grupo de las


isometrías T ( M ) .
A partir del Teorema 3.5 de [K-N, Capítulo VI] y del Teorema 1.4.5 se
obtiene el teorema siguiente.

Teorema 2.4.2.1
Si M = M 0 × M 1 × × M k es la descomposición de De Rham de un espa­
cio simétrico Riemanniano generalizado simplemente conexo M entonces, los
factores de la descomposición de De Rham también son espacios simétricos
generalizados y

To ( M ) ≈ To ( M 0 ) × To ( M 1 ) × × To ( M k ) .

Proposición 2.4.2.2
Los espacios simétricos generalizados de dimensión 3 y orden 4 de la lista
de la clasificación son irreducibles.
MANUALES UEX

Demostración
Debido al Teorema 10 de [K.1] ó al Teorema 2.1.1 se sabe que los espacios
simétricos generalizados de dimensión menor que 3 son todos localmente simé­
tricos. Por tanto, se tiene que cualquier espacio simétrico generalizado reducible
166
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

de dimensión 3 debe ser localmente simétrico y, así, se tiene la contradicción


buscada.

Proposición 2.4.2.3

Los espacios simétricos generalizados de dimensión 4 y orden 3 de la lista


de la clasificación son irreducibles.

Demostración

Sea M (simplemente conexa) un espacio de esta clase tal que M = M 1 × M 2 .


Aplicando el Teorema 2.4.1.5 y la Proposición 2.4.1.3 se obtiene que
dim T o ( M ) = 5 .
Como M no es localmente simétrica, M 1 y M 2 no pueden tener dimen­
sión 2. Así, se supondrá que dim M 1 = 3 y dim M 2 = 1 . Por tanto, M 1 es de
orden 4 y aplicando el Teorema 2.4.1.5 y la Proposición 2.4.1.3 se obtiene que
dim T o ( M 1 ) = 3 .
Por otro lado, como dim T o ( M 2 ) = 1 y debido al Teorema 2.4.2.1 se sabe
que T o ( M ) ≈ T o ( M 1 ) × T o ( M 2 ) , se obtiene que dim T o ( M ) = 4 y así, se sigue
la contradicción buscada.

Proposición 2.4.2.4

Un espacio simétrico generalizado M reducible y simplemente conexo de


dimensión 5 siempre satisface que dim T o ( M ) = 6 ó, equivalentemente, que
hˆ = so(2) .

Demostración

Sea M un espacio de esta clase tal que M = M 1 × M 2 .


Debido al Teorema 2.4.2.1 se sabe que T o ( M ) ≈ T o ( M 1 ) × T o ( M 2 ) .
Si se supone que dim M 1 = 3 y dim M 2 = 2 entonces, el orden de M 1 es
4 y M 2 es un espacio simétrico. Por tanto, como en la demostración anterior
dim T o ( M 1 ) = 3 . Además, usando el Teorema 2.1.1 ó el Teorema 10 de [K.1],
se prueba fácilmente que dim T o ( M 2 ) = 3 .
MANUALES UEX

Si se supone que dim M 1 = 4 y dim M 2 = 1 entonces, el orden de M 1 es 3


y, como en la demostración anterior, dim T o ( M 1 ) = 5 y dim T o ( M 2 ) = 1 .
Además, como el álgebra de Lie ĝ puede poseer una descomposición
gˆ = gˆ 1 ⊕ gˆ 2 , se tiene la proposición siguiente.
167
TERESA ARIAS-MARCO

Proposición 2.4.2.5
Todos los espacios simétricos generalizados de dimensión 5 de la lista de
clasificación son irreducibles.

Demostración
Debido a la Proposición 2.4.2.4 sólo será necesario analizar los tipos 2B),
3), 4B), 5A), 7B) y 8) del Teorema 2.4.1.7.
Siguiendo el desarrollo realizado en el Apartado 2.3 para obtener los dife­
rentes tipos de espacios, se observa fácilmente que
para el tipo 3): gˆ = so(3,  ) ,
para el tipo 5A): gˆ = so(3) ⊕ so(3) ó gˆ = so(2, 1) ⊕ so(2, 1) ,
para el tipo 8): gˆ = so(3) | ⊕ t (3) ó gˆ = so(2, 1) | ⊕ t (3) ( | ⊕ indica suma semi­
directa)
y, que para los tipos 2B), 4B) y 7B), si se calcula el álgebra de Lie ĝ mediante
la Proposición 2.4.1.3, se comprueba que ĝ no posee una descomposición en
suma directa de la forma indicada en la prueba de la Proposición 2.4.2.3.

2.4.3. Los Diferentes Espacios Simétricos Generalizados no son Isométricos

Teorema 2.4.3.1
En dimensión 5, dos espacios simétricos generalizados cualesquiera per­
tenecientes a tipos diferentes de la lista de la clasificación son siempre no
isométricos.

Demostración
Una condición necesaria para que dos espacios M y M ′ de la lista de la
clasificación sean isométricos es que T o ( M ) ≈ T o ( M ′) ó que gˆ ≈ gˆ′ y hˆ ≈ hˆ ′ .
Así, si hˆ ≈ hˆ ′ en la tabla dada en el Teorema 2.4.1.7, necesariamente los
tipos correspondientes no son isométricos. Si en dicha tabla se tiene que hˆ ≈ hˆ ′
entonces, calculando por medio de la Proposición 2.4.1.3 las correspondientes
álgebras ĝ y gˆ′ , se comprueba directamente que gˆ ≈ gˆ′ .

Corolario 2.4.3.2
MANUALES UEX

Los espacios simétricos generalizados de dimensión 5 y del Tipo 9 de la


lista de la clasificación son de orden 6 ya que no pueden ser de orden 4.
Ahora, hay que probar que dos espacios simétricos generalizados pertene­
cientes al mismo tipo pero con diferentes parámetros nunca son isométricos.
Desafortunadamente, probar esto implicaría afrontar unas dificultades técni­
168
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

cas enormes. Por ello, el estudio será limitado a la obtención del resultado
siguiente: “excepto en cada clase canónica, los parámetros son “invariantes
infinitesimales” de la “variedad Riemanniana” ”; es decir, que dos espacios
simétricos generalizados del mismo tipo con parámetros infinitesimales “cerra­
dos” nunca son isométricos. A continuación, se aclarará el significado exacto
de esta afirmación.
Sea T una clase canónica de un espacio simétrico generalizado en par­
ticular. En ésta, la variedad subyacente M es la misma para todos los espacios
de T y se tienen sobre M varias métricas g dependiendo de un cierto número
de parámetros λ1 , , λk . Debido a su construcción, los espacios de la clase T
están en correspondencia inyectiva con ciertas s – variedades algebraicas dadas
sobre el espacio To M y además se puede suponer que todas estas s – varieda­
des algebraicas tienen en común una base canónica {Z1 , , Z n } en el espacio
complexificado de To M .
En lo que sigue, se denota por Diff ( M , o) el conjunto de todos los
difeomorfismos σ : M → M que mantienen fijo el punto o y se elige un ele­
mento ( M , g ) ∈ T .

Definición 2.4.3.3

Se denomina deformación de ( M , g ) a la familia ( M , gt , σ t ) , t ∈ (−ε , ε )


donde, ( M , gt ) ∈ T , σ t ∈ Diff ( M , o) y se satisfacen las condiciones siguientes:

a)  Existen λ1 (t ), , λk (t ) funciones diferenciables tales que para cada t, gt


es la métrica correspondiente a los parámetros λ1 (t ), , λk (t ) y g o = g .
b)  σ o es la identidad y para cada t, σ t es una isometría de ( M , g ) sobre
( M , gt ) .
c)  La aplicación t → σ t*o es un camino diferenciable en GL(To M ) .

Nota 2.4.3.4

Si ht = σ t*o para cada t, se consideran los campos vectoriales


gt , Rt , (∇R)t , , etc sobre la variedad ( M , gt ) y se denotan de la misma for­
ma sus valores en el punto inicial o. Como (∇R)t , (∇ 2 R)t , , etc son iguales
a (DR)t , (D 2 R)t , , etc , debido al Lema 1.2.1.10, y ( M , gt , σ t ) es una defor­
MANUALES UEX

mación, se tiene que ht es un camino diferenciable en GL(To M ) y que

ht ( g ) = gt , ht ( R) = Rt , ht (∇R) = (∇R)t , , etc . (2.70)

Así, se puede enunciar y demostrar el Teorema siguiente.


169
TERESA ARIAS-MARCO

Teorema 2.4.3.5
Para cada clase T del Teorema de clasificación, los correspondientes
parámetros son invariantes infinitesimales de la estructura Riemanniana en el
sentido siguiente: dado un espacio ( M , g ) ∈ T con parámetros iniciales λ1 , , λk
y una deformación ( M , gt , σ t ) , se tiene que las funciones λ1 (t ), , λk (t ) son
constantes.

Demostración
Dada una base canónica {Z1 , , Z n } ∈ To M para cada s – variedad alge­
braica (To M , gt , St , Rt , Tt ) correspondiente a los parámetros λ1 (t ), , λk (t ) ,
se escriben las relaciones que expresan gt , Rt , DRt , en términos de la base
{Z1 , , Z n } . Obsérvese que éstas involucran a los parámetros λ1 (t ), , λk (t ) .
Debido a (2.70) se obtienen estas mismas relaciones si se expresan los ten­
sores gt , Rt , DRt , con respecto a la base {ht−1 Z1 , , ht−1 Z n } .
Derivando ahora estas últimas relaciones, se tienen nuevas fórmulas en
función de los vectores ht−1 Z i , sus derivadas dht−1 Z i dt , los parámetros λi (t ) y
sus derivadas d λi (t ) dt .
Entonces, realizando unos cálculos, metódicos pero extensos, se obtiene para
cada tipo canónico por separado, que las relaciones que expresan g y R con
respecto a {ht−1 Z1 , , ht−1 Z n } y las derivadas de éstas, implican (d λi (t ) dt ) = 0
para i = 1, , k .

2.5.  S – ESTRUCTURAS NO PARALELAS SOBRE ESPACIOS SIMÉTRICOS

A lo largo de este apartado se probará que es cierta la conjetura enunciada


en la Nota de [K.1, Pág. 147].

Definición 2.5.1
Una s – estructura regular {sx } sobre una variedad Riemanniana ( M , g )
se dice paralela si ∇S = 0 y no paralela si ∇S ≠ 0 .
Como se indica en la Nota 1.4.3 y la Nota 1.2.1.2, todo espacio simétrico
Riemanniano ( M , g ) tiene una s – estructura paralela; la dada por las familias
MANUALES UEX

de simetrías geodésicas.
Por otro lado, el Teorema 2.1.3 dice que un espacio ( M , g ) admitiendo una
s – estructura paralela es siempre localmente simétrico.
Todo esto motiva la conjetura enunciada en [K.1] que afirma:
170
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

“Existen s – estructuras no paralelas sobre variedades simétricas Riemannianas”


Para probar que esta conjetura es cierta se debe encontrar algún ejemplo.
Para ello, se irán analizando la obtención de los distintos espacios simétricos
generalizados de dimensión 2, 3, 4 y 5.
A partir del Teorema 2.1.1, la Nota 1.4.3, la Nota 1.2.1.2, el Teorema 1.5.8
y que el único sistema de valores propios maximal para la dimensión 2 es
(−1, −1) , se concluye el teorema siguiente. (El sistema (−1, −1) se ha obtenido
utilizando el método aplicado en la Proposición 2.3.3.1).

Teorema 2.5.2
Los espacios simétricos Riemannianos de dimensión 2 sólo admiten s –
estructuras regulares paralelas.
Así, será necesario buscar ejemplos en las dimensiones 3, 4 y 5. Para ello,
se aplicarán los resultados siguientes.
Como se indica en el Teorema 1.2.3.9 y la Nota 1.2.3.10, cada variedad
simétrica Riemanniana ( M , g ) con una s – estructura no paralela, tiene la
propiedad de que su variedad cubrimiento universal asociada ( M , g ) es simé­
trica y tiene una s – estructura no paralela. Así, se puede limitar el estudio a
los espacios simplemente conexos.
Además, dada ( M , g , {sx }) una s – variedad Riemanniana reducible y sim­
plemente conexa donde, ( M , g ) es simétrico y {sx } no es paralelo; es decir,

( M , g , {sx }) = ( M 1 , g1 , {su1}) × ( M 2 , g 2 , {sv2 }) ,


se tiene que ( M 1 , g1 ) y ( M 2 , g 2 ) son espacios simétricos y al menos una de
las s – estructuras {su1 } , {sv2 } no es paralela. Por tanto, las s – variedades
Riemannianas reducibles y las s – variedades algebraicas reducibles no serán
esenciales en este estudio.

Nota 2.5.3
Existen s – variedades Riemannianas irreducibles que son reducibles como
variedades Riemannianas. Sirva de ejemplo, la variedad E 3 × S 2 (r ) que será
desarrollada en el Teorema 2.5.5.
Así mismo, por el Teorema 1.5.8 se sabe que si un espacio simplemente
conexo ( M , g ) admite una s – estructura no paralela {sx } entonces, también
MANUALES UEX

admite una s – estructura no paralela {s′x } correspondiente a un sistema de


valores propios maximal.
En consecuencia, todos los espacios simétricos esenciales admitiendo s –
estructuras no paralelas surgen de un sistema de valores propios irreducible y
maximal diferente de (−1, , −1) .
171
TERESA ARIAS-MARCO

Así, no se analizarán los casos eliminados en el Apartado 2.3 debido a la


obtención de s – variedades algebraicas reducibles, y sí se revisarán aquellos
en los que la s – variedad Riemanniana correspondiente no es paralela y se
eliminó algún caso por ser localmente simétrico.
Los distintos casos a analizar, aparecen sólo en la dimensión 5 y en conexión
con los tipos 4), 6a) y 8a) de la lista de la clasificación. En particular, son el
caso B2 y el caso C2A cuando µ = 0 correspondientes al estudio del tercer
caso de la Proposición 2.3.4.1.8 y el caso B2A cuando c 2 = 1 correspondiente
al estudio del cuarto caso de la Proposición 2.3.4.1.8. Así, se concluye que:

Teorema 2.5.4
Los espacios simétricos Riemannianos de dimensión 3 y 4 sólo admiten
s – estructuras regulares paralelas.

Teorema 2.5.5
Todos los espacios simétricos Riemannianos simplemente conexos de
dimensión 5 admitiendo s – estructuras regulares no paralelas son E 5 , S 5 (r )
y E 3 × S 2 (r ) . Más específicamente:
a)  Sobre el espacio E 5 se obtienen s – estructuras regulares no paralelas
{sxρ } de orden 4 dependiendo de un parámetro real ρ > 0 , de la forma siguiente:
Si se identifica E 5 con el espacio  2 ( z , w) ×  (t ) se obtiene, como en el
tipo 4 de la lista de la clasificación, una simetría σ o en el punto o = (0, 0; 0 )
dada por las relaciones

z ′ = iw, w′ = iz , t ′ = −t .

Además, si para cada ρ > 0 se considera el grupo de las transformaciones


transitivo y simplemente conexo Gρ dado por las relaciones

z ′ = eiρto z + zo , w′ = e − iρto w + wo , t ′ = t + to ,
se tiene que el conjunto {sxρ : x ∈ E 5 } coincide con el conjunto { g o σ o o g −1 : g ∈ Gρ } .
b)  Sobre el espacio S 5 (r ) se obtiene una s – estructura regular no paralela
{sx } de orden 4, de la forma siguiente:
Si se identifica S 5 (r ) con la subvariedad del espacio euclídeo complejo
MANUALES UEX

 ( z 1 , z 2 , z 3 ) que satisface la relación z 1 z 1 + z 2 z 2 + z 3 z 3 = r 2 se obtiene, como


3

en el tipo 6a de la lista de la clasificación, una simetría σ o en el punto inicial


o = (0, 0, r ) ∈ S 5 (r ) dada por las relaciones

z1 ' = z 2 , z 2 ' = −z 1 , z 3 ' = z 3 .


172
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Además, como S 5 (r ) = SU (3) SU (2) se tiene que el conjunto {sx : x ∈ S 5 (r )}


coincide con el conjunto { g o σ o o g −1 : g ∈ SU (3)} .
c)  Sobre el espacio E 3 × S 2 (r ) se obtiene una s – estructura regular no
paralela {sx } de orden 4, de la forma siguiente:
Se identifica E 3 × S 2 (r ) con el fibrado de las esferas sobre el espacio base
E ( x, y, z ) determinado como el conjunto de los pares (m, t ) , donde m ∈ E 3 y
3

t ∈ Tm ( E 3 ), | t |= r . Se considera el grupo de todos los movimientos euclídeos


en E 3 que conservan la orientación, I e ( E 3 ) , y su primer grupo de prolonga­
ción J 1 ( I e ( E 3 )) actuando sobre el fibrado de las esferas E 3 × S 2 (r ) . Entonces,
identificando de una manera natural el fibrado tangente T ( E 3 ) con el espacio
E 6 ( x, y, z; α , β , γ ) , se puede identificar el espacio E 3 × S 2 (r ) con la subvariedad
de E 6 dada por la relación α 2 + β 2 + γ 2 = r 2 . Finalmente, considerando como
en el tipo 8a de la lista de la clasificación, la transformación sobre E 6 dada
por las relaciones
x′ = − y, y′ = x, z ′ = − z , α ′ = β , β ′ = −α , γ ′ = γ ,
se tiene que la transformación inducida σ o sobre E 3 × S 2 (r ) es una
simetría de orden 4 de esta subvariedad en el punto (0, 0, 0; 0, 0, r ) . Por tan­
to, la s – estructura buscada {sx : x ∈ E 3 × S 2 (r )} coincide con el conjunto
{ g o σ o o g −1 : g ∈ J 1 ( I e ( E 3 ))} .

MANUALES UEX

173
3.  CLASIFICACIÓN DE LOS ESPACIOS HOMOGÉNEOS
NATURALMENTE REDUCTIVOS DE DIMENSIÓN 5

Este capítulo está dedicado al estudio del artículo de O. Kowalski y L.


Vanhecke [K-V.3], cuyas técnicas serán de gran utilidad para el desarrollo de
la clasificación de los espacios de la misma naturaleza en la dimensión 6.

3.1.  INTRODUCCIÓN

Los espacios homogéneos naturalmente reductivos han sido estudiados por


numerosos autores como una generalización natural de los espacios simétricos
Riemannianos. Así, D’Atri y Ziller en [D’A-Z] han desarrollado una teoría
general con muchos ejemplos y, D’Atri y Nickerson han probado que todos los
espacios naturalmente reductivos son espacios cuyas simetrías locales geodési­
cas conservan el volumen (ver [D’A] y [D’A-Ni]).
Otros autores, han dirigido su atención al estudio de la relación existente
entre los espacios naturalmente reductivos y los espacios Riemannianos Con­
mutativos (en el sentido de I. M. Gelfand), que también generalizan los espacios
simétricos. Para estudiar su geometría, estos comenzaron realizando la clasifi­
cación de los espacios naturalmente reductivos en bajas dimensiones. Así, los
espacios naturalmente reductivos de dimensión 3 han sido clasificados por F.
MANUALES UEX

Tricerri y L. Vanhecke en [T-V]. Además, O. Kowalski en [K.4] encontró la


misma clasificación, aunque en un contexto diferente, y además, probó que los
espacios naturalmente reductivos y los espacios conmutativos forman la misma
clase en dimensión 3. Por otra parte, O. Kowalski y L. Vanhecke en [K-V.1] y
[K-V.2] dan la clasificación de los espacios naturalmente reductivos y de los
175
TERESA ARIAS-MARCO

espacios conmutativos en dimensión 4, donde, de nuevo, se ve que ambas clases


vuelven a ser la misma.
En [K-V.3] los autores dan una clasificación (local) de los espacios natu-
ralmente reductivos en dimensión cinco y, además, prueban que todo espacio
naturalmente reductivo de dimensión cinco es un espacio conmutativo en el
sentido de I. M. Gelfand. Este hecho, da una nueva evidencia de que la conje-
tura general “Todo espacio naturalmente reductivo es un espacio de Gelfand”,
es cierta. Sin embargo, el recíproco de esta conjetura no es cierto debido a la
existencia de un grupo de Heisenberg generalizado, el cual es un espacio de
Gelfand de dimensión seis pero no un espacio naturalmente reductivo. ([T-V,
Pág. 104], [Ka])
Para realizar el estudio de [K-V.3] se recordaran primero ciertas defini-
ciones y resultados relativos de espacios reductivos y naturalmente reductivos
y, posteriormente se desarrollará la clasificación. Finalmente, se probará la
conmutatividad de cada uno de los espacios del Teorema de la Clasificación.

3.2.  PRELIMINARES

Sea ( M , g ) una variedad homogénea Riemanniana tal que el grupo de las


isometrías T ( M ) actúa transitivamente sobre M. Como se sabe que el subgru-
po de isotropía de T ( M ) en 0 ∈ M es compacto; entonces, si G ⊂ T ( M ) es
cualquier subgrupo de Lie conexo actuando transitivamente sobre M, se tiene
que el grupo de isotropía H es cerrado en G y, que el grupo adjunto AdG H
tiene clausura compacta en GL(g) . Entonces, si G actúa de manera efectiva
sobre el espacio de clases G H por [P, Pág. 213] g es considerada como una
métrica Riemanniana G – invariante sobre G H .
Como el álgebra de Lie g de G admite un producto interior positivo
AdG ( H ) -invariante se puede considerar la descomposición ortogonal g = m + h ,
donde h es el álgebra de Lie de H y m = (h) ⊥ es su complemento ortogonal en
g . Además, se supondrá que esta descomposición es reductiva; es decir, que
Ad ( H ) m ⊂ m .

Definición 3.2.1
El espacio homogéneo G H satisfaciendo estas condiciones será deno-
MANUALES UEX

minado espacio homogéneo reductivo (con respecto a una descomposición


g = m + h dada).
En general, se puede tener más de una representación del espacio ( M , g )
en la forma M = G H y un espacio de clases fijado G H puede admitir más
de una descomposición reductiva.
176
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Si se denota por ∇  la conexión canónica del espacio homogéneo reductivo


(fijado) ( M , g ) = G H ([K-N], T. II, Pág. 193) entonces, usando la identificación
canónica m ≡ To M vía la proyección π : G → G H , en el origen o ∈ M se tienen
las siguientes fórmulas para los tensores torsión T y curvatura R sobre ∇ :

T ( X , Y )o = −[ X , Y ]m ,   R ( X , Y )o = −ad ([ X , Y ]h ) , (3.1)

donde, X , Y ∈ m . Además, debido a que cualquier campo tensorial G – inva­


 , se tiene que
riante sobre M es paralelo con respecto a la conexión ∇

g =∇
∇  T = ∇
 R = 0 . (3.2)

Sea k ⊂ h la subálgebra generada por todas las proyecciones [ X , Y ]h ,
X , Y ∈ m . Entonces, k puede también ser considerada como el álgebra generada
por todas las transformaciones curvatura R ( X , Y )o sobre el espacio tangente
To M . (En efecto, recordando que la representación lineal de isotropía de H en
To M es fiel, se sabe que k es isomorfo a la restricción del endomorfismo que
va del álgebra ad g (k) al subespacio m ⊂ g . A partir de (3.1) se obtiene el resto
de la demostración.)
Según (3.2), se sabe que A∈ k actúa como una derivación sobre el álgebra
tensorial de m ≡ To M por tanto,

A ⋅ g = A ⋅ T = A ⋅ R = 0 (3.3)
Además, a partir de (3.1), la identidad de Jacobi sobre g y (3.2), se obtienen
las identidades de Bianchi reducidas

S( R ( X , Y ) Z ) = S(T (T ( X , Y ), Z )) (3.4)

S( R (T ( X , Y ), Z )) = 0 (3.5)
donde, X , Y , Z ∈ To M y S denota suma cíclica con respecto a X, Y, Z.
Se denominará álgebra de transvección del espacio homogéneo reductivo
G H ó de la variedad afinmente conexa ( M , ∇  ) , a la subálgebra de Lie gˆ ⊂ g
donde, gˆ = m + k y, grupo de transvección del mismo espacio, al correspon­
diente subgrupo de Lie Ĝ ⊂ G , [K.3, Pág. 37].
Así, se tiene una nueva representación ( M , g ) = Gˆ K , mediante un nuevo
MANUALES UEX

espacio homogéneo reductivo con la misma conexión canónica ∇  y donde, K



es isomorfo al grupo de holonomía restringido de ( M , ∇) en el origen.
Otro hecho a tener en cuenta es que dadas la torsión T y la curvatura R
canónicas, es posible calcular el tensor curvatura Riemanniano R de ( M , g )
en el espacio tangente To M a partir de la fórmula
177
TERESA ARIAS-MARCO

R( X , Y ) = R ( X , Y ) + [DX , DY ] + DT ( X ,Y ) (3.6)



 , entre la derivada covariante Rieman­
donde, DX denota la diferencia, ∇ X − ∇ X
niana y la canónica. Además, D es un campo tensorial (también G – invariante)
el cual puede ser calculado a partir de la fórmula

2g (DY X , Z ) = g (T ( X , Y ), Z ) + g (T ( X , Z ), Y ) + g (T (Y , Z ), X ) (3.7)



(ver, [K.3]). Otro hecho a destacar es que (3.6) y (3.7) tienen la misma forma para
cualquier representación reductiva del espacio homogéneo Riemanniano G H .

Si se considera una variedad Riemanniana simplemente conexa ( M , g ) con


una representación reductiva M = G H , g = m + h , se sabe que conociendo sólo
esta última estructura de álgebra de Lie junto con el producto interior g sobre
m , se puede reconstruir la variedad homogénea ( M , g ) de una manera estándar.

Además, también se puede remplazar la estructura de álgebra de Lie


g = m + h por los tensores torsión T y curvatura R dados sobre m por la
fórmula (3.1). Así, (3.4) y (3.5) deben ser satisfechos y (3.3) se tiene para todo
A∈ k donde, k es el álgebra (de holonomía) generada por las transformaciones
curvatura R ( X , Y ) . Inversamente, si T y R son conocidos, se puede reconstruir
el álgebra de transvección, gˆ = m + k , mediante las siguientes fórmulas debidas
a Nomizu [N, Pág. 62]:

[ X , Y ] = (−T ( X , Y ), − R ( X , Y )) ( X , Y ∈ m ), 
 . (3.8)
[ A, X ] = AX ( A ∈ k, X ∈ m ), 
[ A, B ] = AB − BA ( A, B ∈ k). 

Esta última construcción es usada en problemas de clasificación en una


cierta dimensión tales como la clasificación que se desarrolla en este Capí­
tulo. Para aplicarla, se comenzará con la clasificación de ciertas estructuras
abstractas dadas sobre un espacio vectorial ( R , T , g ) , las cuales satisfacen las
condiciones naturales de antisimetría, las identidades de Bianchi (3.4) y (3.5) y,
la condición (3.3) en la cual el álgebra k está generada por las transformaciones
curvatura abstractas. Así, para cualquier estructura fijada, ( R , T , g ) , se aplicará
la construcción (3.8) obteniendo un álgebra de Lie ‘reductiva’, gˆ = m + k , con un
MANUALES UEX

producto interior sobre m . Ahora, construyendo el grupo de Lie simplemente


conexo Ĝ , su subgrupo K y comprobando que éste es un subgrupo cerrado
de Ĝ , (hay que realizar esta comprobación debido a que no puede ser demos­
trada en el caso abstracto), se obtiene un espacio homogéneo reductivo de una
dimensión dada y provisto de una métrica invariante.
178
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Este método junto con varias técnicas y algunos resultados computacionales


de [K.2]15, es el utilizado para obtener la clasificación buscada.
A continuación, se enuncian las propiedades de los espacios que se van a
clasificar.

Definición 3.2.2
Una variedad homogénea Riemanniana ( M , g ) se dice que es naturalmente
reductiva si existe una representación de la forma ( M , g ) = G H , g = m + h ,
satisfaciendo la identidad ([K-N], T. II)

[ X , Y ]m , Z + [ X , Z ]m , Y = 0 (3.9)

donde, X , Y , Z ∈ m y , denota la métrica inducida sobre m .
Si esta última identidad se expresa en términos de la conexión canónica,
se obtiene:
g (T ( X , Y ), Z ) + g (T ( X , Z ), Y ) = 0 (3.10)

donde, X , Y , Z son vectores arbitrarios sobre To M .
Así, cualquier descomposición reductiva g = m + h satisfaciendo (3.9) (ó
cualquier conexión ∇ satisfaciendo (3.10)) se denominará adaptada. Notar,
que la misma variedad homogénea Riemanniana ( M , g ) puede tener más de
una estructura naturalmente reductiva y, así, más de una conexión canónica
adaptada ∇.

Lema 3.2.3
Sea ( M , g ) = G H un espacio naturalmente reductivo y ∇  alguna de sus
conexiones canónicas adaptadas. Entonces, el espacio ( M , g ) es localmente
simétrico si el tensor curvatura R ó el tensor torsión T se anulan.

Demostración
Véase la fórmula (12) de [K-V.1].

Lema 3.2.4
MANUALES UEX

Sea ( M , g ) = G H un espacio naturalmente reductivo simplemente conexo


con una conexión canónica adaptada ∇  . Si se supone que el espacio tangente
To M en el origen admite una descomposición ortogonal To M = V1 ⊕ V2 tal que:

15
  Este artículo ha sido analizado a lo largo de todo el Capítulo 2.
179
TERESA ARIAS-MARCO

π i (T ( X , Y )) = T (π i X , π iY ) ,   i = 1, 2
π i ( R ( X , Y ) Z ) = R (π i X , π iY )π i Z ,   i = 1, 2

donde, X , Y , Z ∈ To M y π 1 , π 2 denotan las proyecciones canónicas. Entonces,


el espacio M se descompone como producto directo

( M , g ) = ( M 1 , g1 ) × ( M 2 , g 2 )

con dim M i = dim Vi , i = 1, 2 y, donde, los factores ( M i , gi ) , i = 1, 2 son de nuevo


naturalmente reductivos.

Demostración

Véanse las Proposiciones 3 y 4 de [K-V.1].


El siguiente lema, es un Teorema muy conocido de álgebra lineal.

Lema 3.2.5

Sea V un espacio vectorial n – dimensional con un producto interior positivo


y sea A : V → V un endomorfismo antisimétrico. Entonces, el rango de A es
un número par 2k ≤ n , hay una base ortonormal de V, { X 1 , , X n } , y existen
λ1 , , λk números reales tales que:

AX 1 = λ1 X 2 , AX 2 = −λ1 X 1 , 
 

 (3.11)
AX 2k −1 = λk X 2k , AX 2k = −λk X 2k −1 , 
AX 2k +1 =  = AX n = 0. 

Así, ± iλ j , j = 1, , k son los valores propios no nulos del endomorfismo


A y U j = X 2 j −1 + iX 2 j , U j = X 2 j −1 − iX 2 j , j = 1, , k son los correspondientes
vectores propios. ( i = −1 denota la unidad compleja).

3.3. ENUNCIADO DE LA CLASIFICACIÓN DE LOS ESPACIOS HOMOGÉNEOS


NATURALMENTE REDUCTIVOS DE DIMENSIÓN 5
MANUALES UEX

Notación 3.3.1

El grupo SL(2,  ) será siempre representado como un subgrupo de SL(3,  ) ;


es decir, como el grupo formado por las matrices de la forma
180
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

a b 0
 
c d 0
0 0 1
 

donde, ad − cb = 1 .

Teorema 3.3.2 (Teorema de la Clasificación)


Una variedad Riemanniana 1 – conexa y naturalmente reductiva de dimen­
sión 5 es simétrica ó descomponible ó localmente isométrica a algún miembro
de los siguientes tipos de familias de espacios:

Tipo I. Las variedades homogéneas fundamentales son

SO(3) × SO(3) SO(3) × SL(2,  ) SL(2,  ) × SL(2,  )


,  , 
SO(2) r SO(2) r SO(2) r

donde, SO(2) r denota el subgrupo de todos los productos de matrices de la


forma
 Cost − Sent 0   Cosrt − Senrt 0 
   
 Sent Cost 0  ×  Senrt Cosrt 0 
 0 0 1   0 0 1 

donde, t ∈  y r es un número racional. Además, sobre cada espacio fundamen­


tal hay una familia de métricas invariantes naturalmente reductivas dependiendo
de los parámetros reales λ , ρ .
Así, cada uno de los 3 subtipos de toda la familia de espacios localmente
no isométricos depende de dos parámetros reales y uno racional.
Tipo II. Las variedades homogéneas fundamentales son

H 3 × SO(3) H × SL(2,  )
(r )
  y  3
SO(2) SO(2)( r )

donde, H 3 denota el grupo de Heisenberg de dimensión 3


MANUALES UEX

1 x y
 
0 1 z 
0 0 1 
 

y SO(2)( r ) denota el subgrupo de todos los productos de matrices de la forma


181
TERESA ARIAS-MARCO

 1 0 t   Cosrt − Senrt 0 
   
 0 1 0  ×  Senrt Cosrt 0 
0 0 1  0 0 1 
  

donde, t ∈  y r es un número racional. Además, sobre cada espacio fundamen­


tal hay una familia de métricas invariantes naturalmente reductivas dependiendo
de dos parámetros reales.

Así, cada uno de los 2 subtipos de toda la familia de espacios localmente


no isométricos depende de dos parámetros reales y uno racional.

Tipo III.  La variedad homogénea fundamental es el grupo de Heisenberg


de dimensión 5; es decir, el grupo formado por las matrices de la forma

1 0 0 x
 
0 1 0 y
.
u v 1 z
 0 0

0 1 

Donde, las métricas naturalmente reductivas e invariantes a izquierda for­


man una familia 2 – paramétrica sobre él.

Más explícitamente, toda la familia puede ser descrita como el espacio


cartesiano  5 ( x, y, z , u, v) con la familia de métricas dada por:

1 1
g= (du 2 + dx 2 ) + (dv 2 + dy 2 ) + (udx + vdy − dz ) 2
ρ λ

donde λ , ρ > 0 son parámetros reales.

Tipo IV.  Las variedades homogéneas fundamentales son

SU (3) SU (2, 1)
  y  .
SU (2) SU (2)

Donde, sobre cada espacio hay una familia de métricas invariantes natu­
MANUALES UEX

ralmente reductivas que dependen de dos parámetros reales.

Además, como un caso especial, se obtienen esferas geodésicas en un


espacio proyectivo complejo  P 3 (λ ) ó en un espacio hiperbólico complejo
 H 3 ( −λ ) , λ > 0 .
182
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

3.4.  DEMOSTRACIÓN DE LA CLASIFICACIÓN

Para el desarrollo de este apartado, primero se clasificarán las estructuras


abstractas ( R , T , g ) naturalmente reductivas (es decir, de forma que se satisfaga
la condición (3.10)) sobre un espacio vectorial V de dimensión 5, obteniendo un
número finito de tipos. Entonces, procediendo sobre cada tipo como se indicó
en el Apartado 3.2, se obtienen las familias de espacios naturalmente reductivos
de la lista enunciada anteriormente.
Puesto que sólo interesa el estudio de los espacios no simétricos, debido
al Lema 3.2.3, se supondrá que T ≠ 0 y que R ≠ 0 . Además, usando el Lema
3.2.4, se irán eliminando los casos descomponibles que vayan apareciendo a lo
largo de la demostración.
Así, sea V un espacio vectorial real de dimensión 5 con un producto interior
positivo g, un tensor torsión T ≠ 0 y un tensor curvatura R ≠ 0 tales que, (3.3),
(3.4), (3.5) y (3.10) son satisfechas.

~ ~
3.4.1. Clasificación de T y Propiedades sobre R

Lema 3.4.1.1
Si { X 1 , , X 5 } es una base ortonormal de V, aplicando la condición (3.10),
se obtiene la siguiente expresión general para el tensor torsión T :

T ( X 1 , X 2 ) = a3 X 3 + a4 X 4 + a5 X 5 

T ( X , X ) =
1 3 − a3 X 2 + b4 X 4 + b5 X 5 

T ( X 1 , X 4 ) = − a4 X 2 − b4 X 3 + c5 X 5 
T ( X 1 , X 5 ) = − a5 X 2 − b5 X 3 − c5 X 4 

T ( X 2 , X 3 ) = a3 X 1 + c4 X 4 + d 5 X 5 
 . (3.12)
T ( X 2 , X 4 ) = a4 X 1 − c4 X 3 + g5 X 5 
T ( X 2 , X 5 ) = a5 X 1 − d5 X 3 − g5 X 4 

T ( X 3 , X 4 ) = b4 X 1 + c4 X 2 + h5 X 5 

T ( X 3 , X 5 ) = b5 X 1 + d 5 X 2 − h5 X 4 

T ( X 4 , X 5 ) = c5 X 1 + g 5 X 2 + h5 X 3 
MANUALES UEX

La demostración está desarrollada en el Apartado B.2 del Anexo B.


Ahora, como R ≠ 0 y cada transformación curvatura R ( X , Y ) : V → V es
antisimétrica, aplicando el Lema 3.2.5 se obtienen las dos posibilidades siguien­
tes (las cuales no son mutuamente excluyentes):
183

TERESA ARIAS-MARCO

(A)  Existe una transformación curvatura R ( X , Y ) de rango 2.


(B)  Existe una transformación curvatura R ( X , Y ) de rango 4.
A continuación, se discuten ambos casos por separado.

Caso A (Rango 2)

En este caso, para una elección adecuada de la base ortonormal se sabe que,
existe una transformación curvatura R ( X , Y ) de la forma A12 donde,

A12 X 1 = X 2 ,  A12 X 2 = − X 1 ,  A12 X 3 = A12 X 4 = A12 X 5 = 0 . (3.13)

Entonces, utilizando (3.3), se sabe que A12 ⋅ T = 0 ; es decir

A12 (T ( X i , X j )) = T ( A12 X i , X j ) + T ( X i , A12 X j ) ,  i, j = 1, , 5 .

Lema 3.4.1.2

Si { X 1 , , X 5 } es una base ortonormal de V, a partir de (3.13) y de la con­


dición A12 ⋅ T = 0 se obtiene que (3.12) es:

T ( X 1 , X 2 ) = a3 X 3 + a4 X 4 + a5 X 5 

T ( X , X ) =
1 3 − a3 X 2 

T ( X 1 , X 4 ) = − a4 X 2 
T ( X , X ) = − a5 X 2 
1 5

T ( X 2 , X 3 ) = a3 X 1 
 . (3.14)
T ( X , X ) = a X
2 4 4 1 
T ( X 2 , X 5 ) = a5 X 1 

T ( X , X ) =
3 4 + h5 X 5 

T ( X 3 , X 5 ) = − h5 X 4 

T ( X , X ) = h5 X 3 
4 5

La demostración está desarrollada en el Apartado B.2 del Anexo B.


MANUALES UEX

Ahora, para estudiar (3.14) se diferenciarán dos subcasos:

(A.1)  Si a3 = a4 = a5 = 0 .
1
(A.2)  Si ρ = (a3 2 + a4 2 + a5 2 ) 2 > 0 .
184
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Subcaso A.1

Sustituyendo el valor de los parámetros en (3.14), para i = 3, 4, 5 se obtiene


que

T ( X 1 , X i ) = T ( X 2 , X i ) = 0 .

Análogamente a como se procedió en el Capítulo 2, se desarrolla la segun­


da identidad de Bianchi (3.5) sobre los tripletes ( X 3 , X 4 , X j ) , ( X 3 , X 5 , X j ) y
( X 4 , X 5 , X j ) , j = 1, 2 y, utilizando (3.14) para i = 3, 4, 5 , se obtiene que

R ( X 1 , X i ) = R ( X 2 , X i ) = 0 . (3.15)

También se desarrolla la primera identidad de Bianchi (3.4), sobre los tri­


pletes ( X i , X j , X 1 ) , ( X i , X j , X 2 ) y ( X 1 , X 2 , X i ) , i, j = 3, 4, 5 y, utilizando (3.14)
y (3.15) se sigue que

R ( X i , X j ) X 1 = R ( X i , X j ) X 2 = R ( X 1 , X 2 ) X i = 0 ,  i, j = 3, 4, 5 . (3.16)

Así, debido a la nueva expresión de (3.14), (3.15) y (3.16) se tiene que las
hipótesis del Lema 3.2.4 son satisfechas y nuestro espacio naturalmente reducti­
vo M se descompone como M 3 × M 2 . En efecto, suponiendo que V1 = X 1 , X 2
y V2 = X 3 , X 4 , X 5 , se comprueban fácilmente las condiciones de descomponi­
bilidad sobre la torsión y la curvatura.

Subcaso A.2

Ahora, se realiza el cambio de base ortonormal dado por

1
X 1′ = X 1 ,  X 2′ = X 2 ,  X 5′ = (a3 X 3 + a4 X 4 + a5 X 5 ) ,
ρ

X 3′ = α X 3 + β X 4 + γ X 5 ,  X 4′ = α ′ X 3 + β ′ X 4 + γ ′ X 5
MANUALES UEX

de forma que los parámetros α , β , γ , α ′, β ′, γ ′ están determinados por la


condición que X 3′ , X 4′ y X 5′ sean ortonormales entre si. Así, sin realizar cam­
bios en la notación con respecto a los elementos de la base, pero denotando el
parámetro h5 por λ , se sigue que ahora (3.14) se expresa:
185
TERESA ARIAS-MARCO

T ( X 1 , X 2 ) = ρ X5 

T ( X , X ) = 0
1 3 

T ( X 1 , X 4 ) = 0 
T ( X , X ) = − ρ X2 
1 5

T ( X 2 , X 3 ) = 0 
 . (3.17)
T ( X , X ) = 0
2 4 
T ( X 2 , X 5 ) = ρ X 1 

T ( X , X ) =
3 4 λ X5 

T ( X 3 , X 5 ) = − λ X4 

T ( X , X ) = λ X3 
4 5

El método utilizado para realizar el cambio de base es el aplicado en el


Capítulo 4. (Ver en el Apartado 4.2 el estudio del Subcaso A.1.2).
Ahora, para finalizar el estudio de este caso basta analizar (3.17) y com­
probar que nuestra transformación curvatura original P = A12 conserva la forma
(3.13) con respecto a la nueva base.
Para analizar (3.17) bastará con ver que ocurre cuando λ es o no nulo. Si se
supone que λ ≠ 0 , se ve fácilmente que la condición de descomponibilidad sobre
la torsión del Lema 3.2.4 no es satisfecha, por tanto, no se puede asegurar que
este caso sea descomponible. Sin embargo, si se supone que λ = 0 , y, de forma
análoga a la realizada en el Caso A.1, se calcula la expresión de la curvatura
utilizando las identidades de Bianchi, se tiene que, tomando V1 = X 1 , X 2 , X 5
y V2 = X 3 , X 4 , las condiciones necesarias para aplicar el Lema 3.2.4 son
satisfechas y, por tanto, este caso es descomponible.
Nuestra transformación curvatura original P = A12 conserva la forma (3.13)
con respecto a la nueva base ya que

A12 X 1′ = A12 X 1 = X 2 = X 2′ ,  A12 X 2′ = A12 X 2 = − X 1 = − X 1′ ,


A12 X 3′ = A12 (α X 3 + β X 4 + γ X 5 ) = α A12 X 3 + β A12 X 4 + γ A12 X 5 = 0 ,
A12 X 4′ = A12 (α ′ X 3 + β ′ X 4 + γ ′ X 5 ) = α ′ A12 X 3 + β ′ A12 X 4 + γ ′ A12 X 5 = 0 ,
1
A12 X 5′ = (a3 A12 X 3 + a4 A12 X 4 + a5 A12 X 5 ) .
MANUALES UEX

Caso B. (Rango 4)
En este caso, se sabe que, para una elección adecuada de la base ortonormal,
existe una transformación curvatura de la forma,
186
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

R ( X , Y ) = α A12 + β A34 ,  αβ ≠ 0

donde A12 está dado por la fórmula (3.13) y A34 por

A34 X 1 = A34 X 2 = 0 ,  A34 X 3 = X 4 ,  A34 X 4 = − X 3 ,  A34 X 5 = 0 . (3.18)

Entonces, de (3.3) se tiene la condición (α A12 + β A34 ) ⋅ T = 0 , que, aplicada


sobre (3.12) de forma análoga al Lema 3.4.1.2 da

α c4 = α b4 = 0, β a3 = β a4 = 0, 
 (3.19)
α d 5 + β c5 = 0, α g 5 − β b5 = 0,  .
α c5 + β d 5 = 0, α b5 − β g 5 = 0, 

Ahora, para continuar el estudio habrá que diferenciar dos subcasos:

(B.1)  Cuando α 2 ≠ β 2 .

(B.2)  Cuando α = β ≠ 0 (notar que el caso α = − β se obtiene al intercam­


biar X 3 con X 4 ).

Subcaso B.1

A partir de (3.19), resolviendo los sistemas se obtiene que a3 = a4 = b4 = b5 = 0


y que c4 = c5 = d 5 = g 5 = 0 . Por tanto, sustituyendo en (3.12) se sigue directa­
mente (3.17) donde, λ , ρ son respectivamente a5 , h5 .

Subcaso B.2

Se considera P = A12 + A34 y, así, los parámetros α , β quedan libres.

Resolviendo los sistemas de (3.19) se tiene que


MANUALES UEX

a3 = a4 = b4 = c4 = 0 ,
   d 5 = −c5 ,   g 5 = b5

y, sustituyendo en (3.12) se sigue


187
TERESA ARIAS-MARCO

T ( X 1 , X 2 ) = a5 X 5 

T ( X , X ) =
1 3 b5 X 5 

T ( X 1 , X 4 ) = c5 X 5 
T ( X 1 , X 5 ) = − a5 X 2 − b5 X 3 − c5 X 4 

T ( X 2 , X 3 ) = − c5 X 5 
 . (3.20)
T ( X 2 , X 4 ) = b5 X 5 
T ( X 2 , X 5 ) = a5 X 1 + c5 X 3 − b5 X 4 


T (X3, X4 ) = h5 X 5 

T ( X 3 , X 5 ) = b5 X 1 − c5 X 2 − h5 X 4 
 
T ( X 4 , X 5 ) = c5 X 1 + b5 X 2 + h5 X 3 

Nota 3.4.1.3
Si α = − β entonces, resolviendo (3.19), sustituyendo lo obtenido en (3.12)
e intercambiando X 3 con X 4 se obtiene (3.20).
Si se observa (3.20), se puede definir F, una transformación antisimétrica del
subespacio V ′ = ( X 1 , , X 4 ) ⊂ V , dada por FX i = T ( X i , X 5 ) , para i = 1, 2, 3, 4 ,
donde, su matriz asociada,

0 −a5 −b5 −c5 


 
 a5 0 c5 −b5 
,
 b5 −c5 0 −h5 
 
 c5 b5 h5 0 
es antisimétrica.
Ahora, para continuar el estudio, se complexifica V ′ y sobre V ′ = V + iV
se consideran

U 1 = X 1 + iX 2 ,  U 2 = X 3 + iX 4 . (3.21)

Así, sobre el subespacio (U 1 , U 2 ) ⊂ V ′ se tiene que F es la transformación


dada por
MANUALES UEX

FU 1 = ia5U 1 − γ U 2 , 
 (3.22)
FU 2 = γ U 1 + ih5U 2 , 

donde γ = b5 + ic5 y los valores propios asociados son
188
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

1 1
µ1 = 21 [i (a5 + h5 ) + (−4γγ − (a5 − h5 ) 2 ) ] = 21 i[(a5 + h5 ) + (4γγ + (a5 − h5 ) 2 ) ],
2 2

1 1
µ2 = 21 [i (a5 + h5 ) − (−4γγ − (a5 − h5 ) 2 ) ] = 21 i[(a5 + h5 ) − (4γγ + (a5 − h5 ) 2 ) ]
2 2

los cuales, al ser imaginarios puros, se denotarán por µ1 = i ρ , µ2 = iλ .

Nota 3.4.1.4
Sobre el subespacio (U 1 , U 2 ) ⊂ V ′ los valores propios serían −i ρ , −iλ .
Se diferencian dos nuevos subcasos para continuar el estudio:

(B.2.1)  Si ρ = λ .
(B.2.2)  Si ρ ≠ λ .

Subcaso B.2.1
Resolviendo la ecuación
1 1
(a5 + h5 ) + (4γγ + (a5 − h5 ) 2 ) 2 = (a5 + h5 ) − (4γγ + (a5 − h5 ) 2 ) 2 ,

se obtiene a5 = h5 y b5 = c5 = 0 . Al sustituir esta expresión en (3.12) se obtiene


directamente (3.17) con λ = ρ .

Subcaso B.2.2
Aquí se pueden considerar

U i* = α iU 1 + βiU 2 tal que | α i |2 + | βi |2 = 1 (3.23)



para i = 1, 2 , como los correspondientes vectores propios complejos de µ1 y
µ2 respectivamente. En efecto, si U i′ = aiU 1 + bU ′ ′
i 2 , tal que F (U i ) = µiU i y
| ai |2 + | bi |2 ≠ 1 , i = 1, 2 , al normalizar se obtiene

1 ai bi
U i* = U i′ = U1 + U 2 = α iU 1 + βiU 2 ,
2 2 2 2
| ai | + | bi | | ai | + | bi | | ai | + | bi |2
2

donde, F (U i* ) = µiU i* y | α i |2 + | βi |2 = 1 para i = 1, 2 . Así, (3.21) se expresa como:


MANUALES UEX

FU 1* = i ρU 1* , FU 2* = iλU 2* . (3.24)

Ahora, suponiendo que

U 1* = X 1* + iX 2* , U 2* = X 3* + iX 4* , (3.25)
189
TERESA ARIAS-MARCO

se verá que { X 1* , , X 4*} es una base ortonormal. Para ello, se necesitará el


lema siguiente:
Lema 3.4.1.5
Si W1 = Y1 + iY2 , W2 = Y3 + iY4 donde, {Y1 , , Y4 } es base de V * y
{W1 , W2 } es base de V * , entonces, {Y1 , , Y4 } es una base ortonormal de V *
si y sólo si se satisface el siguiente sistema de condiciones:

W1 , W1 = W2 , W2 = 2, 

 (3.26)
W1 , W1 = W2 , W2 = W1 , W2 = W1 , W2 = 0.

La demostración está desarrollada en el Apartado B.2 del Anexo B.
Así, { X 1* , , X 4*} es una base ortonormal. En efecto, como se sabe que
{ X 1 , , X 4 } es base ortonormal de V ′ y que U 1 = X 1 + iX 2 , U 2 = X 3 + iX 4 son
elementos de V ′ , aplicando el Lema 3.4.1.5 se tiene que la relación (3.26) es
satisfecha para los vectores U 1 , U 2 . Ahora, debido a (3.23) y desarrollando
unos sencillos cálculos se tiene que {U 1* , U 2*} también satisface (3.26) y, por
tanto, aplicando de nuevo el Lema 3.4.1.5 se obtiene que { X 1* , , X 4*} es una
base ortonormal, como se quiere demostrar.
Además, a partir de (3.25), (3.23) y (3.21) se obtiene que

X 1* = a1 X 1 − b1 X 2 + c1 X 3 − d1 X 4 ,
X 2* = b1 X 1 + a1 X 2 + d1 X 3 + c1 X 4 ,
X 3* = a2 X 1 − b2 X 2 + c2 X 3 − d 2 X 4 ,
X 4* = b2 X 1 + a2 X 2 + d 2 X 3 + c2 X 4 ,

donde α j = a j + ib j , β j = c j + id j , j = 1, 2 en (4.23). Ahora, tomando X 5* = X 5 ,


se tiene que { X i*}i5=1 es una nueva base ortonormal de V.

Lema 3.4.1.6
La expresión de T en la nueva base ortonormal de V, { X i*}i5=1 , es de nuevo
(3.17).

Demostración
MANUALES UEX

Tomando la expresión real de (3.24), dada por:

FX 1* = − ρ X 2* , FX 2* = ρ X 1* , FX 3* = −λ X 4* , FX 4* = λ X 3* ,
se sabe que
190
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

T ( X 1* , X 5* ) = − ρ X 2* 

T ( X * , X * ) = ρ X *
2 5 1 
*
.
T ( X 3* , X 5* ) = − λ X4 
T ( X * , X * ) = λ X 3* 
4 5 

Para calcular el resto de componentes de la torsión se sustituye la expresión de


X i* , i = 1, 2, 3, 4, 5 , como combinaciones reales de los X j , j = 1, 2, 3, 4, 5 , en el
conjunto de relaciones (3.20), obteniendo que T ( X 1* , X 2* ) = SX 5* , T ( X 1* , X 3* ) = TX 5* ,
T ( X 1* , X 4* ) = UX 5* , T ( X 2* , X 3* ) = VX 5* , T ( X 2* , X 4* ) = WX 5* , T ( X 3* , X 4* ) = ZX 5* donde,
S, T, U, V, W, Z ∈  . Ahora, aplicando (3.10) se obtiene que T = U = V = W = 0 ,
S = ρ y Z = λ y, así, que la expresión de T es de nuevo (3.17).
Finalmente, como el operador curvatura P = A12 + A34 satisface que
PU 1 = −iU 1 , PU 2 = −iU 2 ya que,

PU 1 = P ( X 1 + iX 2 ) = X 2 − iX 1 = −i ( X 1 + iX 2 ) = −iU 1 ,
PU 2 = P( X 3 + iX 4 ) = X 4 − iX 3 = −i ( X 3 + iX 4 ) = −iU 2

entonces, también se tiene que PU 1* = −iU 1* , PU 2* = −iU 2* ; en efecto,

PU 1* = P(α 1U 1 + β1U 2 ) = −i (α 1U 1 + β1U 2 ) = −iU 1* ,


PU 2* = P(α 2U 1 + β 2U 2 ) = −i (α 2U 1 + β 2U 2 ) = −iU 2* .

De lo anterior se sigue que PX 1* = X 2* , PX 2* = − X 1* , PX 3* = X 4* , PX 4* = − X 3* ,


PX 5* = 0 ; es decir, que P conserva su forma de actuación con respecto a la
nueva base ortonormal { X i*}i5=1 de V y por tanto, P = A12* + A34 *
.

Nota 3.4.1.7
En lugar de usar el Lema 3.2.5 se ha utilizado este método, un poco más
complicado, para poder asegurar que el operador curvatura conservaba su forma
de actuación con respecto a la nueva base ortonormal { X i*}i5=1 de V.
Ahora, se puede concluir lo siguiente:

Proposición 3.4.1.8
MANUALES UEX

Dados un espacio naturalmente reductivo ( M , g ) = G H de dimensión 5 y


una conexión canónica adaptada ∇  con tensor curvatura R y tensor torsión

T , existe una base ortonormal { X 1 , , X 5 } en V = To M (llamada base adapta­
da) para la cual T adopta la forma (3.17). Más aún, existe una transformación
curvatura
191
TERESA ARIAS-MARCO

R ( X , Y ) : V → V

de la forma P = A12 ó de la forma P = α A12 + β A34 , αβ ≠ 0 , con respecto a


alguna base adaptada.
Además, se tiene que:

Proposición 3.4.1.9
Bajo las hipótesis de la Proposición 3.4.1.8 siempre se satisfacen las siguien­
tes identidades para el tensor curvatura canónico R :

R ( X i , X 5 ) = 0 ,  i = 1, 2, 3, 4 (3.27)

ρ R ( X 2 , X 3 ) + λ R ( X 1 , X 4 ) = 0, 

λ R ( X 2 , X 3 ) + ρ R ( X 1 , X 4 ) = 0, 
 , (3.28)
ρ R ( X 1 , X 3 ) − λ R ( X 2 , X 4 ) = 0, 
λ R ( X 1 , X 3 ) − ρ R ( X 2 , X 4 ) = 0, 

S( R ( X 1 , X 2 ), X 3 ) = λρ X 4 , S( R ( X 1 , X 2 ), X 4 ) = −λρ X 3 , 
 . (3.29)
S( R ( X , X ), X ) = λρ X ,
1 3 4 2 S( R ( X 2 , X 3 ), X 4 ) = −λρ X 1 , 

Demostración
De la 2ª Identidad de Bianchi (3.5) aplicada sucesivamente a (1,2,3), (1,2,4),
(1,3,4), (2,3,4) y usando la fórmula (3.17) se sigue (3.27).
Así mismo, de (3.5) aplicada sucesivamente a (1,3,5), (2,4,5), (2,3,5), (1,4,5)
y usando la fórmula (3.17) se sigue (3.28).
Además, (3.29) es una consecuencia inmediata de aplicar la 1ª Identidad de
Bianchi (3.4) sobre (1,2,3), (1,2,4), (1,3,4), (2,3,4) y usar de nuevo la fórmula
(3.17).

3.4.2. Obtención de las Álgebras de Lie k y de los Espacios M


Naturalmente Reductivos 5-dimensionales.

Dada una base { X 1 , , X 5 } , se introducen los operadores A i j , i, j = 1, 2, 3, 4,


MANUALES UEX

i ≠ j , dados por

A i j X i = X j ,  A i j X j = − X i ,  A i j X k = 0 ,  k = 1, 2, 3, 4, 5, k ≠ i, j (3.30)

los cuales son compatibles con (3.13) y (3.18).
192
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Denotando por k el álgebra de Lie generada por todos los A ∈ End (V ) tales
que A ⋅ g = A ⋅ T = 0 , se tiene que:

Proposición 3.4.2.1
Sea, como en la Proposición 3.4.1.8, una base adaptada { X 1 , , X 5 } . Enton­
ces, si λ ≠ ρ en (3.17), h = ( A12 , A34 ) y, si λ = ρ en (3.17), h = ( A12 , A34 , B, C )
donde, B = A13 + A24 y C = A14 + A32 .
La demostración está desarrollada en el Apartado B.2 del Anexo B.

Proposición 3.4.2.2
La tabla de multiplicar asociada al álgebra de Lie h = ( A12 , A34 , B, C ) es

[ A12 , A34 ] = 0,[ B, C ] = 2( A34 − A12 ), 



[ B, A12 ] = C , [ B, A34 ] = −C ,  (3.31)
[C , A12 ] = − B, [C , A34 ] = B. 

La demostración está desarrollada en el Apartado B.2 del Anexo B.


Ahora, denotando por k el álgebra de Lie generada por todas las transforma­
ciones curvatura R ( X , Y ), X , Y ∈ V , se sabe por (3.3), que k es una subálgebra
de h . Entonces, se tiene el resultado siguiente:

Proposición 3.4.2.3
Bajo las hipótesis de la Proposición 3.4.1.8 existe una base ortonormal
adaptada { X 1 , , X 5 } de V = To M tal que el álgebra k , tiene una de las formas
siguientes:

(A) k = ( A12 ) ó k = (α A12 + β A34 ) donde αβ ≠ 0 ,


(B) k = ( A12 , A34 ) ,
(C) k = ( A34 − A12 , B, C ) ,
(D) k = ( A12 , A34 , B, C ) .
MANUALES UEX

Demostración
Si dim k = 1 , el resultado se sigue de la última parte de la Proposición
3.4.1.8. Así, se ha obtenido (A).
Si dim k > 1 , se considerarán los dos subcasos siguientes:
193
TERESA ARIAS-MARCO

ii)  Cuando λ ≠ ρ en (3.17), suponiendo que A12 ∈ k ó α A12 + β A34 ∈ k , se


elige una base fija adaptada { X 1 , , X 5 } . Entonces, debido a que k es una
subálgebra de h y a la Proposición 3.4.2.1 se sigue (B).
ii)  Cuando λ = ρ en (3.17), suponiendo que A12 ∈ k ó α A12 + β A34 ∈ k y que
k ≠ ( A12 , A34 ) , también se elige una base fija adaptada { X 1 , , X 5 } . Entonces,
debido a que k es una subálgebra de h y a la Proposición 3.4.2.1, existe un
endomorfismo S ∈ k de la forma

S = aA12 + a′A34 + bB + cC

donde, b 2 + c 2 > 0 . Ahora se diferenciarán estos dos nuevos subcasos:


iia) Si A12 ∈ k . Usando la tabla de multiplicar (3.31) se tiene que
[ A12 , S ] = cB − bC ∈ k y que [cB − bC , A12 ] = cC + bB ∈ k y, por tanto, como k
es álgebra de Lie, B, C ∈ k . Además, como por (3.31) también se tiene que
A34 = 21 [ B, C ] + A12 ∈ k , se obtiene (D).
iib) Si P = α A12 + β A34 ∈ k donde, αβ ≠ 0 . Usando la tabla de multiplicar
(3.31) se tiene que [ P, S ] = (α − β )(cB − bC ) ∈ k . Por tanto, si se supone que
α ≠ β , procediendo como en el subcaso anterior, se obtiene sucesivamente
que B, C ∈ k y que A34 − A12 ∈ k y, así, (C) ó (D) (hay que considerar (C) ya
que (D) sólo se tiene en el caso de que α ≠ ± β ). En efecto, como α ≠ β ,
[[ P, S ], P] = (α − β ) 2 (bB + cC ) ∈ k entonces, cB − bC ∈ k , bB + cC ∈ k y, por
tanto, B, C ∈ k . Así, [ B, C ] = 2( A34 − A12 ) ∈ k y se obtiene (C). Ahora, como
αβ ≠ 0 , también se tiene que Λ = α ( A34 − A12 ) ∈ k y Ω = β ( A34 − A12 ) ∈ k y por
tanto, P + Λ ∈ k , Ω − P ∈ k de donde si α ≠ ± β se sigue (D).
Sin embargo, si se supone que α = β , normalizando se puede suponer que
existe un endomorfismo S ∈ k de la forma

S = aA12 + a′A34 + bB + cC

donde, b 2 + c 2 = 1 . Ahora, realizando el cambio de base adaptada dado por

X 1′ = cX 1 + bX 2 ,  X 2′ = −bX 1 + cX 2 ,  X i′ = X i ,  i = 3, 4, 5

se obtiene, con respecto a la nueva base, que P = A12′ + A34


′ y S = aA12
′ + a′A34
′ + C′
′ ′ ′
donde C = A14 + A32 . Además, se puede expresar S como

1 1
MANUALES UEX

S= (a + a′)( A12
′ + A34
′ ) + (a′ − a )( A34
′ − A12
′ ) + C′
2 2

y, así, k contiene un endomorfismo de la forma

′ − A12
Q = CosΦ ( A34 ′ ) + SenΦ C ′
194
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

donde, SenΦ ≠ 0 . En efecto, como P, S ∈ k se tiene que

 ′ 
1 2 (a + a )
1
Q= S− P =
 1 + 41 (a′ − a ) 2 
 1 + 4 ( a′ − a )
1 2

 ′ 
2 (a − a) 1
1
= ′ − A12
( A34 ′ )+ C′  ∈ k
 1 + 1 ( a′ − a ) 2 1 + 41 (a′ − a ) 2 
 4

y, como

1 1
(a + a′)
∈ ]0, 1] , 2
∈ [0, 1[ ,
1 + 41 (a′ − a ) 2 1 + 41 (a′ − a ) 2
  
2 2
   ′ 
1 2 (a + a )
1
  +  = 1,
 1 + 1 ( a′ − a ) 2   1 + 1 ( a′ − a ) 2 
 4   4 

se sabe que existe Φ ∈ ]0, 2π [ tal que

1 1
(a + a′)
= SenΦ ≠ 0 y 2
= CosΦ
1 + 41 (a′ − a ) 2
1 + 41 (a′ − a ) 2
      .

Considerando una nueva base adaptada { X 1* , , X 5*} dada por

iΦ iΦ
X 1* + iX 3* = e 2 ( X 1′ + iX 3′ ) ,  X 2* + iX 4* = e 2 ( X 2′ + iX 4′ ) ,  X 5* = X 5′ .

Es decir, tal que

X 1* = Cos Φ2 X 1′ − Sen Φ2 X 3′ 

X =*
2 Cos X 2′ Φ
2 − Sen X 4′ 
Φ
2
.
* Φ ′
X 3 = Sen 2 X 1 ′
+ Cos 2 X 3
Φ


*
X4 = Sen 2 X 2′
Φ
+ Cos 2 X 4′
Φ

X 5* = X 5′ 
MANUALES UEX

Y, realizando el cambio, se obtiene con respecto a la nueva base que


* * * * *
P = A12 + A34 ∈ k y Q = A34 − A12 ∈ k . Por tanto, como Q + P = 2 A34 ∈k y
* * *
Q − P = −2 A12 ∈ k , se tiene que ( A12 , A34 ) ⊂ k . Realizando ahora el mismo
estudio que en iia) pero en esta nueva base, se obtienen (B), (C) ó (D).
195
TERESA ARIAS-MARCO

Así, ya se puede comenzar con la clasificación de una manera sistemática.


Para ello, se irán analizando por separado cada uno de los casos de la Propo­
sición 3.4.2.3.

Análisis del Caso A de la Proposición 3.4.2.3

Aquí se tiene que k = ( P) = (α A12 + β A34 ) donde α ≠ 0 . Entonces, denotando


R ( X i , X j ) = aij P , i, j = 1, , 4 y sustituyendo en (3.29) se obtiene que

β a12 = λρ ,  α a13 = α a14 = α a23 = α a24 = 0 ,  α a34 = λρ

y, por tanto, que

R ( X 1 , X 3 ) = R ( X 1 , X 4 ) = R ( X 2 , X 3 ) = R ( X 2 , X 4 ) = 0 (3.32)

R ( X 1 , X 2 ) = uP ,   R ( X 3 , X 4 ) = vP (3.33)

donde, por el Lema 3.2.3, u , v no pueden ser cero simultáneamente. Además,


como β ≠ 0 (ya que si no lo fuera, de la primera relación de (3.29) se obtendría
que λρ = 0 y, por tanto, que el espacio sería descomponible) se puede supo­
ner además de λ > 0 y ρ > 0 , que u = λρ β ≠ 0 , v = λρ α ≠ 0 y P = α A12 + β A34
donde αβ ≠ 0 .

Así, sustituyendo (3.32) y (3.33) en (3.29), se obtiene

u β = vα = λρ > 0 . (3.34)

Además, si

d = λα − ρβ , (3.35)

utilizando (3.34), multiplicando a ambos lados por − ρβ −1 y por λα −1 se obtiene


respectivamente
MANUALES UEX

ρ 2 − uα = − ρβ −1d   y  λ 2 − vβ = λα −1d . (3.36)

Ahora, a partir de (3.1), (3.8), (3.17), (3.27), (3.32) y (3.33) se calcula la tabla
de multiplicar asociada al álgebra de Lie gˆ = V + k obteniendo
196
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

[ X 1 , X 2 ] = − ρ X 5 − uP, [ X 3 , X 4 ] = −λ X 5 − vP, 
[ X 1 , X 3 ] = [ X 1 , X 4 ] = [ X 2 , X 3 ] = [ X 2 , X 4 ] = 0, 
[ X1, X 5 ] = ρ X 2 , [ X 2 , X 5 ] = −ρ X 1, 

[X3, X5] = λ X4, [ X 4 , X 5 ] = −λ X 3 ,  (3.37)
[ P, X 1 ] = α X 2 , [ P, X 2 ] = −α X 1 , 

[ P, X 3 ] = β X 4 , [ P, X 4 ] = − β X 3 , 

[ P , X 5 ] = 0. 

Nota 3.4.2.4
Obsérvese a partir de (3.37) que esta es un álgebra de Lie reductiva; es
decir, que [k, V ] ⊂ V donde, k = ( P) .
Para continuar el análisis de este caso se distinguirán dos nuevos subcasos
dependiendo del valor de d.

Subcaso A.1 (d = 0 )
En este caso, se tiene que (3.36) se reduce a

ρ 2 − uα = 0 y λ 2 − vβ = 0 . (3.38)
Y, además, multiplicando ρ − uα = 0 por v y utilizando (3.34) se sigue que
2

ρ v − λu = 0 . (3.39)
Así, reemplazando el vector X 5 por W = X 5 + u ρ −1 P se define una nueva
descomposición reductiva (observar que no es naturalmente reductiva)

gˆ = ( X 1 , X 2 , X 3 , X 4 , W ) ⊕ ( P ) = Vˆ ⊕ k
ya que, a partir de (3.37) se tiene que

[ P, X 1 ] = α X 2 , [ P, X 2 ] = −α X 1 , 

[ P, X 3 ] = β X 4 , [ P, X 4 ] = − β X 3 , 
[ P , W ] = 0. 

y, que Vˆ es álgebra de Lie con la siguiente tabla de multiplicar:


MANUALES UEX

[ X 1 , X 2 ] = − ρW , [ X 3 , X 4 ] = −λW , 

[ X 1 , X 3 ] = [ X 1 , X 4 ] = [ X 2 , X 3 ] = [ X 2 , X 4 ] = 0,  (3.40)
[ X 1 , W ] = [ X 2 , W ] = [ X 3 , W ] = [ X 4 , W ] = 0. 
197

TERESA ARIAS-MARCO

Ahora, identificando canónicamente Vˆ con To M vía la proyección canónica


π : G → G H se obtiene un producto interior sobre Vˆ con el cual la base es
ortonormal. Así, siguiendo el mismo procedimiento que en el Primer Caso de
la Proposición 2.3.4.1.8, se tiene que el espacio ( M , g ) es un grupo y puede
ser identificado con el grupo de Lie

 1 0 0 x 
  
 0 1 0 y 
G =  : x, y , z , u , v ∈   ,
 u v 1 z  
 0 
0 0 1  

el cual tiene una métrica invariante a izquierda dependiendo de los paráme­


tros λ y ρ . Por tanto, G puede ser identificado con el producto cartesiano
 5 ( x, y, z , u, v) donde cualquiera de las métricas es de la forma
1 1
g= (du 2 + dx 2 ) + (dv 2 + dy 2 ) + (udx + vdy − dz ) 2 .
ρ λ

Así, se ha obtenido el Tipo III del Teorema de la Clasificación.

Nota 3.4.2.5
Obsérvese que si λ = ρ se obtiene, al igual que en el Primer Caso de la
Proposición 2.3.4.1.8 y en [K.3], la familia de los espacios 4 – simétricos de
Tipo 1.

Subcaso A.2 (d ≠ 0 )
Aquí, debido a que el determinante de la matriz del cambio de base
ρ v − λu ≠ 0 , reemplazando X 5 y P por W1 = ρ X 5 + uP y W2 = λ X 5 + vP se
obtiene que { X 1 , X 2 , X 3 , X 4 , W1 , W2 } es una nueva base del álgebra de Lie
gˆ = V ⊕ k .
Así, a partir de (3.37), (3.34), (3.35) y (3.36), se sigue que la tabla de mul­
tiplicar asociada al álgebra de Lie ĝ en la nueva base es

[ X 1 , X 2 ] = −W1 , [ X 1 , W1 ] = ( ρ 2 − uα ) X 2 , [ X 2 , W1 ] = −( ρ 2 − uα ) X 1 , 
 (3.41)
[ X 3 , X 4 ] = −W2 , [ X 3 , W2 ] = (λ 2 − vβ ) X 4 , [ X 4 , W2 ] = −(λ 2 − vβ ) X 3 .
MANUALES UEX

Lema 3.4.2.6
A partir de (3.41) se obtiene que el álgebra de Lie ĝ puede ser identificada
con:
198
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

a)  gˆ ≅ so(3) ⊕ so(3) si ρ 2 − uα > 0 y λ 2 − vβ > 0 ,


b)  gˆ ≅ so(3) ⊕ sl (2,  ) si ( ρ 2 − uα )(λ 2 − vβ ) < 0 ,
c)  gˆ ≅ sl (2,  ) ⊕ sl (2,  ) si ρ 2 − uα < 0 y λ 2 − vβ < 0 .

Demostración

En los tres casos se realizará un cambio de base de forma que los coefi­
cientes de (3.41) sean +1, − 1 y 0 , para poder identificar la tabla obtenida con
alguna de las ya conocidas debido a la Clasificación de las álgebras de Lie de
Cartan. [H.1, Capítulos III, X]
Así, si se supone que ρ 2 − uα > 0 y λ 2 − vβ > 0 y, se realiza el cambio de
base dado por

X 1* = ( ρ 2 − uα ) − 2 X 1 , X 2* = ( ρ 2 − uα ) − 2 X 2 , 
1 1


X 3* = (λ 2 − vβ ) − 2 X 3 , X 4* = (λ 2 − vβ ) − 2 X 4 ,  (3.42)
1 1


W = ( ρ − uα ) W1 ,
1
* 2 −1
W2* = (λ 2 − vβ ) −1W2 , 

se obtiene que (3.41) es ahora

[ X 1* , X 2* ] = −W1* , [ X 1* , W1* ] = X 2* , [ X 2* , W1* ] = − X 1* , 


 (3.43)
[ X 3* , X 4* ] = −W2* , [ X 3* , W2* ] = X 4* , [ X 4* , W2* ] = − X 3* . 

Por otra parte, se sabe que

 0 1 0  0 0 1 0 0 0 
     
so(3) = E1 =  −1 0 0  , E2 =  0 0 0  , E3 =  0 0 1 
     0 −1 0 
 0 0 0  −1 0 0   

y su tabla de multiplicar asociada es

[ E1 , E2 ] = − E3 , [ E1 , E3 ] = E2 , [ E2 , E3 ] = − E1 .
MANUALES UEX

Por tanto, identificando E1 ≡ W1* ≡ W2* , E2 ≡ X 1* ≡ X 3* y E3 ≡ X 2* ≡ X 4* , se


obtiene que en este caso gˆ ≅ so(3) ⊕ so(3) .
En el caso de que ( ρ 2 − uα )(λ 2 − vβ ) < 0 , se supone ρ 2 − uα > 0 y
λ − vβ < 0 (ya que el análisis del caso contrario se desarrollaría de forma
2

análoga) y, realizando el cambio de base dado por


199
TERESA ARIAS-MARCO

X 1* = ( ρ 2 − uα ) − 2 X 1 , X 2* = ( ρ 2 − uα ) − 2 X 2 , 
1 1


X 3* = (−λ 2 + vβ ) − 2 X 3 , X 4* = (−λ 2 + vβ ) − 2 X 4 , 
1 1
(3.44)

W1* = ( ρ 2 − uα ) −1W1 , W2* = (−λ 2 + vβ ) −1W2 , 

se obtiene que (3.41) toma la forma

[ X 1* , X 2* ] = −W1* , [ X 1* , W1* ] = X 2* , [ X 2* , W1* ] = − X 1* , 
 (3.45)
[ X 3* , X 4* ] = −W2* , [ X 3* , W2* ] = − X 4* , [ X 4* , W2* ] = X 3* . 

Como además de lo dicho en el caso anterior sobre el espacio so(3) se
sabe que [H.1, Pág. 519]

 0 1 0 0 0 1 0 0 0 
     
so(2, 1) = E4 =  −1 0 0  , E5 =  0 0 0  , E6 =  0 0 1  ≈ sl (2,  )
 0 0 0 1 0 0 0 1 0 
     

y que su tabla de multiplicar asociada es

[ E4 , E5 ] = − E6 , [ E4 , E6 ] = E5 , [ E5 , E6 ] = E4 ,

identificando E1 ≡ W1* , E2 ≡ X 1* y E3 ≡ X 2* , E4 ≡ W2* , E5 ≡ X 4* y E6 ≡ X 3* se


obtiene que gˆ ≅ so(3) ⊕ sl (2,  ) .
Por último, si ρ 2 − uα < 0 y λ 2 − vβ < 0 , se realiza el cambio de base dado
por

X 1* = (− ρ 2 + uα ) − 2 X 1 , X 2* = (− ρ 2 + uα ) − 2 X 2 , 
1 1


X 3* = (−λ 2 + vβ ) − 2 X 3 , X 4* = (−λ 2 + vβ ) − 2 X 4 , 
1 1
(3.46)

W = (− ρ + uα ) W1 ,
1
* 2 −1
W2* = (−λ 2 + vβ ) −1W2 , 

obteniendo que la expresión de (3.41) es

[ X 1* , X 2* ] = −W1* , [ X 1* , W1* ] = − X 2* , [ X 2* , W1* ] = X 1* , 


 (3.47)
[ X 3* , X 4* ] = −W2* , [ X 3* , W2* ] = − X 4* , [ X 4* , W2* ] = X 3* . 

MANUALES UEX

Así, por lo dicho en el caso anterior sobre el espacio sl (2,  ) , si


se identifica E4 ≡ W1* ≡ W2* , E5 ≡ X 2* ≡ X 4* y E6 ≡ X 1* ≡ X 3* se obtiene que
gˆ ≅ sl (2,  ) ⊕ sl (2,  ) .
Por otra parte, se sabe que la subálgebra de isotropía k está generada por
P. Y, debido a W1 = ρ X 5 + uP y W2 = λ X 5 + vP , se obtiene despejando que
200
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

P = (λu − ρ v) −1 (λW1 − ρW2 ) . (3.48)



Ahora se analiza cada caso del Lema 3.4.2.6.
En el caso a), a partir de (3.48) y como W1 = ρ X 5 + uP , con respecto a la
nueva base (3.42) se tiene que

( ρ 2 − uα ) −1 (λ 2 − vβ ) −1
P = (λu − ρ v) −1 (λW1 − ρW2 ) = (λu − ρ v) −1 (λ W1 − ρ W2 ) =
( ρ 2 − uα ) −1 (λ 2 − vβ ) −1
( 4.34 )
= (λu − ρ v) −1 λ ( ρ 2 − uα )W1 − (λu − ρ v) −1 ρ (λ 2 − vβ )W2 = − αW1* − βW2* ,

1 1
X5 = (W1 − uP ) = (( ρ 2 − uα )W1* − u (−αW1* − βW2* )) = (3.49)
ρ ρ
1 ( 4.34 )
= ( ρ 2W1* + u βW2* )) = ρW1* + λW2* .
ρ

A continuación, se desarrolla la Realización geométrica correspondiente a


este caso a)
Como se sabe que gˆ ≅ so(3) ⊕ so(3) , utilizando la aplicación exponencial
exp : gˆ → Gˆ se obtiene que Gˆ = SO(3) × SO(3) . Para calcular el grupo de Lie K
asociado al álgebra de isotropía k , se sigue la realización geométrica realizada
en el Apartado 2.3.3.1. En este caso, debido a la demostración del Lema 3.4.2.6
y (3.49) se sabe que

k = {tP : t ∈ } = {t (−αW1* − βW2* ) : t ∈  , αβ ≠ 0} =


= {−t (W1* + rW2* ) : t ∈  , r = β α ≠ 0} = {−tE1 − r ⋅ tE1 : t ∈  , r ≠ 0} =

 0 −t 0   0 −r ⋅ t 0  
    
=  t 0 0  +  r ⋅ t 0 0  : t ∈ , r ≠ 0
   0  
 0 0 0   0 0 

y, por tanto, utilizando la aplicación exponencial exp : k → K se obtiene que K


es el subgrupo SO(2) r de todos los productos de matrices de la forma

 Cost − Sent 0   Cos (rt ) − Sen(rt ) 0 


   
 Sent Cost 0  ×  Sen(rt ) Cos (rt ) 0 
MANUALES UEX

 1   0 1 
 0 0 0
donde, t ∈  y r = β α ≠ 0 .
Además, se considerará que r es un número racional ya que en otro caso
el subgrupo K no sería cerrado en Ĝ . En efecto, como fijado r,
201
TERESA ARIAS-MARCO

 Cost − Sent 0   Cos (rt ) − Sen(rt ) 0  


    
1 1
S × S ≅  Sent
r Cost 0  ×  Sen(rt ) Cos (rt ) 0  : t ∈ [0, 2π ]
 1   0 1  
 0 0 0 

se tiene que SO(2) r ≅ S 1 × S r1 es un subespacio del toro para cada r. Por tanto,
se sigue la tesis ya que, cualquier subespacio del toro es cerrado si y sólo si
tiene ángulo racional.
A continuación se calcula la métrica G – invariante g. Para ello, utilizando el
mismo método que en el Lema 2.3.4.1.10 se obtiene que se puede representar la
base del álgebra de Lie ĝ , ( X 1* , X 2* , X 3* , X 4* , W1* , W2* ) sobre  6 ( x j , y j ) , j = 1, 2, 3 ,
por la siguiente base de campos vectoriales invariantes a izquierda:

∂ ∂ ∂ ∂ ∂ ∂
W1* = x1 − x2 ,    X 1* = x2 − x3 ,    X 2* = x3 − x1 ,
∂x2 ∂x1 ∂x3 ∂x2 ∂x1 ∂x3
∂ ∂ ∂ ∂ ∂ ∂
W2* = y1 − y2 ,    X 3* = y2 − y3 ,    X 4* = y3 − y1 .
∂y2 ∂y1 ∂y3 ∂y2 ∂y1 ∂y3

Ahora, a partir de (3.42) y realizando unos sencillos cálculos se sabe que


la nueva base es ortogonal y que

g ( X 1* , X 1* ) = g ( X 2* , X 2* ) = ( ρ 2 − uα ) −1 ,   g ( X 3* , X 3* ) = g ( X 4* , X 4* ) = (λ 2 − vβ ) −1 ,
g (W1* , W1* ) = ( ρ 2 − uα ) −2 ,   g (W2* , W2* ) = (λ 2 − vβ ) −2 .

Entonces, resolviendo unas sencillas ecuaciones como en el capítulo anterior


y, utilizando que a partir de (3.36), (3.35) y tomando r = β α se tiene que

ρ 2 − uα = ρ 2 − ρλ r −1   y  λ 2 − vβ = λ 2 − ρλ r ,

para un r fijado se obtienen las posibles métricas Riemannianas dependiendo


sólo de los parámetros reales ρ , λ .
Además, debido al siguiente lema cuya demostración puede ser consultada
en el Apartado B.2 del Anexo B, se puede concluir que los parámetros r, ρ ,
λ son esenciales; es decir, que todos los espacios localmente isométricos a esta
MANUALES UEX

familia de espacios tienen estos parámetros.

Lema 3.4.2.7
Calculando el tensor de Ricci y las curvaturas seccionales de nuestro
espacio ( M , g ) se obtiene que hay dos raíces de Ricci dobles, 21 ρ 2 − ρλ r −1 y
202
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

1
2 λ 2 − ρλ r , una raíz de Ricci simple, 1
2 (λ 2 + ρ 2 ) y, dos curvaturas seccionales
a distinguir, 41 ρ 2 y 41 λ 2 .
Por tanto, se puede modelizar nuestro espacio ( M , g ) (salvo una isome­
tría local) como un espacio homogéneo M = Gˆ K donde, Gˆ = SO(3) × SO(3) ,
K = SO(2) r , r ∈  y la familia de métricas invariantes naturalmente reductivas,
g, dependen de los parámetros reales λ , ρ .
Realizando de forma análoga el estudio de los casos b) y c) del Lema 3.4.2.6
se obtienen los espacios

SO(3) × SL(2,  ) SL(2,  ) × SL(2,  )


  y 
SO(2) r SO(2) r

donde, r ∈  y la familia de métricas invariantes naturalmente reductivas, g,


dependen de los parámetros reales λ , ρ .
Así, se ha obtenido el Tipo I del Teorema de la Clasificación dada en el
Apartado 3.3 donde, cada uno de los 3 subtipos de toda la familia de espacios
localmente no isométricos depende de dos parámetros reales y uno racional.

Análisis del Caso B de la Proposición 3.4.2.3


Aquí, se tiene que k = ( A12 , A34 ) . Entonces, se denota por
R ( X i , X j ) = aij A12 + bij A34 ,   i, j = 1, , 5
donde, { X 1 , , X 5 } es una base ortonormal adaptada. Como se puede comprobar
fácilmente que A12 y A34 conmutan con R ( X i , X j ) para todo i, j, se pueden
expresar las condiciones A12 ⋅ R = 0 y A34 ⋅ R = 0 de la forma:

R ( A12 X i , X j ) + R ( X i , A12 X j ) = 0 ,
R ( A34 X i , X j ) + R ( X i , A34 X j ) = 0 .

Por tanto, además de (3.27), se obtiene que

R ( X 1 , X 3 ) = R ( X 2 , X 3 ) = R ( X 1 , X 4 ) = R ( X 2 , X 4 ) = 0 . (3.50)

Así, las transformaciones


MANUALES UEX

R ( X 1 , X 2 ) = a12 A12 + b12 A34 ,  R ( X 3 , X 4 ) = a34 A12 + b34 A34 (3.51)



generan k y como dim k = 2 , estas son las únicas transformaciones no nulas y
linealmente independientes.
203
TERESA ARIAS-MARCO

Desarrollando (3.29) y aplicando (3.50), (3.51), se obtiene que b12 = a34 = λρ .


Por tanto, tomando a12 = α y b34 = β , se tiene que

R ( X 1 , X 2 ) = α A12 + λρ A34 ,  R ( X 3 , X 4 ) = λρ A12 + β A34 (3.52)

donde, α , β ∈  y λ 2 ρ 2 ≠ αβ (por ser linealmente independientes).


Así, aplicando (3.17), (3.27), (3.50) y (3.52) sobre (3.8) se tiene que la tabla de
multiplicar asociada al álgebra de Lie gˆ = V ⊕ k = ( X 1 , X 2 , X 3 , X 4 , X 5 ) ⊕ ( A12 , A34 )
es:

[ X 1 , X 2 ] = − ρ X 5 − α A12 − λρ A34 , [ X 3 , X 4 ] = −λ X 5 − λρ A12 − β A34 , 


[ X 1 , X 3 ] = [ X 1 , X 4 ] = [ X 2 , X 3 ] = [ X 2 , X 4 ] = 0, 

[ X 1 , X 5 ] = ρ X 2 , [ X 2 , X 5 ] = − ρ X 1 , [ X 3 , X 5 ] = λ X 4 , [ X 4 , X 5 ] = −λ X 3 , 
 (3.53)
[ A12 , X 1 ] = X 2 , [ A12 , X 2 ] = − X 1 , [ A12 , X 3 ] = [ A12 , X 4 ] = [ A12 , X 5 ] = 0, 
[ A34 , X 1 ] = [ A34 , X 2 ] = 0, [ A34 , X 3 ] = X 4 , [ A34 , X 4 ] = − X 3 , [ A34 , X 5 ] = 0, 

[ A12 , A34 ] = 0. 

Ahora, con el fin de simplificarla, se consideran

W1 = ρ X 5 + α A12 + λρ A34 , 
 (3.54)
W2 = λ X 5 + λρ A12 + β A34 , 


W = 21 ( ρ −1W1 + λ −1W2 ) = X 5 + 21 ( ρ + αρ −1 ) A12 + 21 (λ + βλ −1 ) A34 , 
 (3.55)
A = 21 (λ −1W2 − ρ −1W1 ) = 21 ( ρ − αρ −1 ) A12 + 21 ( βλ −1 − λ ) A34 . 

Por un lado, se obtiene una subálgebra ĝˆ de ĝ generada por los vectores
X 1 , X 2 , X 3 , X 4 , W1 , W2 con la tabla de multiplicar siguiente (calculada a partir
de (3.53) y (3.54)):

[ X 1 , X 2 ] = −W1 , [ X 1 , W1 ] = ( ρ 2 − α ) X 2 , [ X 2 , W1 ] = −( ρ 2 − α ) X 1 , 

[ X 3 , X 4 ] = −W2 , [ X 3 , W2 ] = (λ 2 − β ) X 4 , [ X 4 , W2 ] = −(λ 2 − β ) X 3  (3.56)
y el resto de relaciones nulas, 

y por otro lado se obtiene la descomposición


MANUALES UEX

gˆˆ = Vˆ ⊕ kˆ = ( X 1 , X 2 , X 3 , X 4 , W ) ⊕ ( A) (3.57)

que es reductiva, ya que [kˆ, Vˆ ] ⊂ Vˆ , pero no naturalmente reductiva debido a


que la relación (3.9) no es satisfecha si se toman X = X 1 , Y = X 3 y Z = W .
204
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Además, en concordancia con (3.55), se tiene que { X 1 , X 2 , X 3 , X 4 , W } puede


ser considerada como una base ortonormal de Vˆ .
A continuación, se desarrolla la Realización geométrica asociada a este caso.
Con el objetivo de determinar en este Caso B la variedad Riemanniana
simplemente conexa y naturalmente reductiva ( M , g ) , se tiene en primer lugar
la representación naturalmente reductiva obtenida ( M , g ) = Gˆ K donde Ĝ es
el grupo correspondiente al álgebra de Lie ĝ que actúa sobre ( M , g ) como un
grupo de isometrías.
ˆ
Sean Ĝ y K̂ los subgrupos de Ĝ correspondientes a las subálgebras ĝˆ
ˆ
y k̂ de ĝ respectivamente. Entonces, como Ĝ actúa transitivamente sobre
ˆ
( M , g ) = Gˆ K y K̂ ⊂ K es el subgrupo de isotropía de Ĝ en el origen, se tiene
ˆ ˆ
que K̂ es cerrado en Ĝ y, por tanto, que ( M , g ) = Gˆ Kˆ es una nueva repre­
sentación reductiva (que no es naturalmente reductiva en general).
Así, los espacios buscados ( M , g ) en este Caso B, pueden ser reconstruidos
ˆ
a partir de la descomposición reductiva (3.57) en la forma ( M , g ) = Gˆ Kˆ .
Por otro lado, la descomposición (3.57) proporciona ese tipo de espacio si y
sólo si eligiendo un grupo de Lie simplemente conexo (ó con grupo fundamental
ˆ ˆ
finito) Ĝ de ĝˆ , el correspondiente subgrupo K̂ ⊂ Gˆ es cerrado.
Para obtener ahora los espacios buscados, se divide el estudio en dos sub­
casos.

Subcaso B.1 ((ρ2–α)(λ2–β) ≠ 0 en (3.56))

En este caso, comparando (3.56) con (3.41) se ve que tomando ( ρ 2 − α ) y


(λ − β ) como los parámetros reales, r = (λ 2 − β ) ρλ −1 ( ρ 2 − α ) −1 como el pará­
2

metro racional y siguiendo el método aplicado en el Subcaso A.2, se obtiene


de nuevo el Tipo I del Teorema de la Clasificación.

Nota 3.4.2.8

Se considera que r = (λ 2 − β ) ρλ −1 ( ρ 2 − α ) −1 es el parámetro racional ya que,


MANUALES UEX

en el Subcaso A.2 se tenía que k estaba generado por P = A12 + r A34 y, aquí, a
partir de (3.55) se obtiene que k está generado por A donde:

A = A12 + (λ 2 − β ) ρλ −1 ( ρ 2 − α ) −1 A34 .
205
TERESA ARIAS-MARCO

Subcaso B.2 ((ρ2–α)(λ2–β) = 0 en (3.56))


En este otro caso, se puede suponer que ( ρ 2 − α ) = 0 y (λ 2 − β ) ≠ 0 ya que,
si se analiza el caso contrario se obtiene el mismo resultado y, debido a (3.52),
no se puede suponer que ( ρ 2 − α ) = 0 = (λ 2 − β ) .
Entonces, utilizando los métodos usuales seguidos en el Caso A y en el
Capítulo 2, se obtiene que el álgebra ĝˆ puede ser representada dependiendo del
signo de (λ 2 − β ) por H 3 × SO(3) ó H 3 × SL(2,  ) donde, H 3 denota el grupo
ˆ
de Heisenberg de dimensión 3 y el correspondiente subgrupo K̂ ⊂ Gˆ generado
por el endomorfismo ρW2 − λW1 es el subgrupo SO(2)( r ) de todos los productos
de matrices de la forma

 1 0 t   Cos (rt ) − Sen(rt ) 0 


   
 0 1 0  ×  Sen(rt ) Cos (rt ) 0 
0 0 1  0 0 1 
  

donde, t ∈  y r = ρ λ ≠ 0 .
ˆ
Además, como en el Caso A, se tiene que SO(2)( r )  Kˆ es cerrado en Ĝ
si y sólo si r es un número racional y, que para un r fijado, todas las métricas
admisibles dependen de los parámetros reales ρ y (λ 2 − β ) .
Así, se ha obtenido el Tipo II del Teorema de la Clasificación.

Nota 3.4.2.9
Aunque SO(2)( r ) no es un grupo compacto por si mismo ya que t ∈  , su
representación adjunta si lo es (y, además, isomorfa a SO(2) ).
ˆ
Esto puede ser explicado por el hecho de que Ĝ no actúa efectivamente
ˆ
sobre Gˆ Kˆ aunque si casi – efectivamente ya que, la representación efectiva
tiene la forma
ˆ
Gˆ N
(M , g ) =
Kˆ N

donde, N es un subgrupo discreto de SO(2)( r ) (para t = 2kπ , k ∈  ), [P, Pág.


211].
MANUALES UEX

Análisis del Caso C de la Proposición 3.4.2.3


Aquí, se tiene que k = ( A34 − A12 , B, C ) donde, B = A13 + A24 , C = A14 + A32
y, que λ = ρ . Entonces, realizando el cambio de base dado por X i* = ρ1 X i ,
i = 1, , 5 , se obtiene, sin realizar cambios en la notación, que { X i }i5=1 es una
206
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

base ortogonal con X i = ρ −1 , i = 1, , 5 y, en lugar de (3.17) la siguiente


expresión para el tensor torsión T :

T ( X 1 , X 2 ) = X 5 , T ( X 1 , X 5 ) = − X 2 , T ( X 2 , X 5 ) = X 1 , 

T ( X 1 , X 3 ) = T ( X 1 , X 4 ) = T ( X 2 , X 3 ) = T ( X 2 , X 4 ) = 0,  . (3.58)

T ( X 3 , X 4 ) = X 5 , T ( X 3 , X 5 ) = − X 4 , T ( X 4 , X 5 ) = X 3 

Así, se denotará R ( X i , X j ) = aij ( A12 − A34 ) + bij B + cij C , i, j = 1, , 4 .
Aplicando (3.28) y teniendo en cuenta que λ = ρ , se obtiene que

R ( X 2 , X 4 ) = R ( X 1 , X 3 ),    R ( X 2 , X 3 ) = − R ( X 1 , X 4 ) . (3.59)

Más aún, para cada endomorfismo P de V, para todo X , Y ∈ V P ⋅ R = 0
es equivalente a

[ P, R ( X , Y )] = R ( PX , Y ) + R ( X , PY ) .

Así, la identidad ( A12 − A34 ) ⋅ R = 0 implica

[ A12 − A34 , R ( X 1 , X 2 )] = 0,   [ A12 − A34 , R ( X 3 , X 4 )] = 0

y las identidades B ⋅ R = C ⋅ R = 0 dan

[ B, R ( X 1 , X 3 )] = [C , R ( X 1 , X 4 )] = 0 .

Desarrollando estas últimas identidades utilizando (3.31), se obtiene que

b12 = c12 = 0,   b34 = c34 = 0 ,  a13 = c13 = 0,   a14 = b14 = 0 .

Así,

R ( X 1 , X 2 ) = a12 ( A12 − A34 ), 



R ( X 3 , X 4 ) = a34 ( A12 − A34 ), 
 . (3.60)
R ( X 1 , X 3 ) = b13 B, 

MANUALES UEX

R ( X 1 , X 4 ) = c14 C 

Ahora, utilizando (3.31) como antes y, además, (3.59) y (3.60) para i = 1, , 5
se
obtiene que a12 = c14 a partir de ( B ⋅ R )( X 1 , X 2 ) X i = 0 , que a34 = −c14 a partir
de ( B ⋅ R)( X 3 , X 4 ) X i = 0 y que a12 = b13 a partir de (C ⋅ R )( X 1 , X 2 ) X i = 0 .

207
TERESA ARIAS-MARCO

Además, si se calcula la expresión de (3.29) en la nueva base y, se desarrollan


las identidades obtenidas utilizando (3.60) y las condiciones conocidas sobre
aij , bij , cij , i, j = 1, , 4 , se obtiene que a12 = − 31 .
Por tanto, junto con (3.27) se tiene que la expresión exacta de R es:

R ( X 1 , X 2 ) = − 31 ( A12 − A34 ), R ( X 3 , X 4 ) = 31 ( A12 − A34 ), 



R ( X 1 , X 3 ) = − 31 B = R ( X 2 , X 4 ),  (3.61)
  
R( X 1 , X 4 ) = − 3 C = − R( X 2 , X 3 ).
1


Ahora, utilizando (3.8), (3.58) y (3.61), se calcula la tabla de multiplicar


asociada al álgebra de Lie ˆ
g = V + k obteniendo:


↓, → 
 X1 X2 X3 X4 X5 A B C
X1 0 −X5 − A 1
3
1
3 B 1
3 C X2 X2 −X3 −X4
X2 X 5 + 31 A 0 − 31 C 1
3 B − X1 − X1 − X4 X3
X3 − B1
3
1
3 C 0 −X5 + A X4 1
3 −X4 X1 −X2
X4 − 31 C − 31 B X 5 − 31 A 0 −X3 X3 X2 X1 (3.62)
X5 −X2 X1 −X4 X3 0 0 0 0
A −X2 X1 X4 −X3 0 0 2C −2B
B X3 X4 − X1 −X2 0 −2C 0 2A
C X4 −X3 X2 − X1 0 2B −2 A 0

donde, por simplificar, se denota A34 − A12 por A .


Realizando el cambio de base dado por:

X 1* = − 3X 1 ,  X 2* = 3X 2 ,  Y1* = 3X 3 ,  Y2* = 3X 4 ,  W = X 5 ,
A2 = A ,  A1 = B ,  A3 = C
y, escribiendo X 1 , X 2 , Y1 , Y2 en lugar de X 1* , X 2* , Y1* , Y2* se obtiene la tabla
de multiplicar (2.50) que se encuentra en [K.2, Pág. 42]. Entonces, en este caso
MANUALES UEX

se obtiene la familia de espacios 4 – simétricos del Tipo 6a descrito en [K.2]


ó en [K.3] y, que ha sido desarrollado en el Caso C2A) del estudio del Tercer
Caso de la Proposición 2.3.4.1.8 del Apartado 2.3.4.1. Más específicamente, se
obtiene la variedad subyacente S 5 = SU (3) SU (2) con una familia paramétri­
ca de métricas SU (3) - invariantes. Además, estos espacios son isométricos
208
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

a las esferas geodésicas del espacio proyectivo complejo  P 3 ó a las esferas


geodésicas del espacio hiperbólico complejo  H 3 .
Posteriormente, se verá que esta familia es un caso especial de una clase
de espacios más general, que se denominará Tipo IV en el Teorema de la
Clasificación.

Análisis del Caso D de la Proposición 3.4.2.3


En este caso, se tiene que k = ( A12 , A34 , B, C ) donde, B = A13 + A24 ,
C = A14 + A32 y, que λ = ρ . Entonces, como en el Caso C se tiene una base
ortogonal { X i }i5=1 con X i = ρ −1 , i = 1, , 5 , donde la expresión para el tensor
torsión T es (3.58).
Así, se considerará R ( X i , X j ) = aij A12 + aij′ A34 + bij B + cij C , i, j = 1, , 4 y
como en el caso anterior, se tiene (3.59).
Además, utilizando el mismo método que en el Caso C, respectivamente a
partir de A12 ⋅ R = A34 ⋅ R = 0 se obtiene que

[ A12 , R ( X 1 , X 2 )] = 0   y  [ A34 , R ( X 3 , X 4 )] = 0 ,

desarrollándolas utilizando (3.31), se sigue también respectivamente

b12 = c12 = 0   y  b34 = c34 = 0


es decir, que


′ A34 , R ( X 3 , X 4 ) = a34 A12 + a34
R ( X 1 , X 2 ) = a12 A12 + a12  
′ A34 . (3.63)

A partir de B ⋅ R = C ⋅ R = 0 se tiene

[ B, R ( X 1 , X 2 )] = R ( X 3 , X 2 ) + R ( X 1 , X 4 ) = 2R ( X 1 , X 4 ) ,
[C , R ( X 1 , X 2 )] = −2R ( X 1 , X 3 )

respectivamente y, desarrollándolas también utilizando (3.31) y (3.63) se sigue


que

1 1
R ( X 1 , X 4 ) = (a12 − a12
′ )C , R ( X 1 , X 3 ) = (a12 − a12
′ ) B . (3.64)
MANUALES UEX

2   2

Como a partir de C ⋅ R = 0 también se tiene que

[C , R ( X 1 , X 3 )] = R ( X 1 , X 2 ) − R ( X 3 , X 4 ) ,
209
TERESA ARIAS-MARCO

desarrollando esta fórmula utilizando (3.31),(3.63) y (3.64) se obtiene que


′ = a34 , a34
a12 ′ = a12 .
Así, por ahora, se sabe que

R ( X 1 , X 2 ) = a12 A12 + a12


′ A34 , 


R ( X , X ) = a′ A + a A , 
3 4 12 12 12 34

1 
R ( X 1 , X 3 ) = R ( X 2 , X 4 ) = (a12 − a12
′ ) B,  (3.65)
2 
1 
R ( X 1 , X 4 ) = − R ( X 2 , X 3 ) = (a12 − a12
′ )C.
2 

Además, si se calcula la expresión de (3.29) en la nueva base (es decir, se


supone que λ = ρ = 1 ) y se desarrollan las identidades obtenidas utilizando
(3.65), se obtiene que 2a12
′ − a12 = 1 .
Por tanto, junto con (3.27), se tiene que la expresión exacta de R es:

R ( X 1 , X 2 ) = (1 − 4α ) A12 + (1 − 2α ) A34 , 

R ( X 3 , X 4 ) = (1 − 2α ) A12 + (1 − 4α ) A34 , 
 (3.66)
R ( X 1 , X 3 ) = R ( X 2 , X 4 ) = −α B, 
R ( X 1 , X 4 ) = − R ( X 2 , X 3 ) = −α C 

donde, α ≠ 0 ya que si no lo fuera dim k = 1 .
Reemplazando ahora X 5 por W = X 5 + (1 − 4α ) A12 + (1 − 2α ) A34 y denotando
A34 − A12 por A, utilizando (3.8), (3.58) y (3.66), se calcula la tabla de multiplicar
asociada al álgebra de Lie gˆ = V + k obteniendo:

↓, → 
  X1 X2 X3 X4 W A B C
X1 0 −W αB αC 4α X 2 X2 −X3 −X4
X2 W 0 −α C αB −4α X 1 − X1 − X4 X3
X3 −α B αC 0 −W + 2α A 2α X 4 −X4 X1 −X2
X4 −α C −α B W − 2α A 0 −2α X 3 X3 X2 X1
W −4α X 2 4α X 1 −2α X 4 2α X 3 0 0 2α C −2α B
MANUALES UEX

A −X2 X1 X4 −X3 0 0 2C −2B


B X3 X4 − X1 −X2 −2α C −2C 0 2A
C X4 −X3 X2 − X1 2α B 2B −2 A 0
210
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Finalmente, se realiza el cambio de base dado por:


− 1
X i* = (3 | α |) 2 X i ,  i = 1, , 4 ,   X 5* = (3α ) −1 (W − α A) .

Entonces, si α > 0 , denotando X i* por X i , i = 1, , 5 , se obtiene la tabla


de multiplicar (3.62) del Caso C aunque, en este caso, se tiene una familia dos
paramétrica de métricas invariantes sobre SU (3) SU (2) dependiendo de ρ y
α . Esto coincide con toda la familia de espacios 4 – simétricos del Tipo 6a
descrito en [K.2] ó en [K.3] y, que ha sido desarrollado en el Caso C2A) del
estudio del Tercer Caso de la Proposición 2.3.4.1.8.
Sin embargo, si α < 0 , se obtiene el espacio SU (2, 1) SU (2) con una fami­
lia dos paramétrica de métricas invariantes; es decir, se obtiene la familia de
espacios 4 – simétricos del Tipo 6b descrito en [K.2] ó en [K.3] y que ha sido
desarrollado en el Caso C2B) del estudio del Tercer Caso de la Proposición
2.3.4.1.8.

Nota 3.4.2.10
En este último caso se ha reducido la representación original
M = U (3) U (2) (ó M = U (2, 1) U (2) ) a la representación M = SU (3) SU (2)
(ó M = SU (2, 1) SU (2) ) cambiando la descomposición naturalmente reductiva
dada por (3.58) y (3.66) por una descomposición reductiva (la cual no es natu­
ralmente reductiva en general). Además, observar que sólo cuando α = 31 se
obtiene el mismo resultado que en el Caso C.
Así, se han obtenido las familias correspondientes al Tipo IV del Teorema
de la Clasificación.

3.5.  LA CONMUTATIVIDAD

El objetivo de este apartado es probar la conmutatividad de las Familias de


Espacios del Tipo I al IV del Teorema de la Clasificación. Para ello, en primer
lugar se realizará un breve resumen de los conceptos teóricos necesarios acerca
de los espacios conmutativos y se indicará la metodología a seguir.
Para profundizar en la comprensión de la teoría aquí utilizada, en el Anexo
A se han desarrollado algunos conceptos sobre Operadores Diferenciales.
MANUALES UEX

3.5.1. Introducción Teórica

Sea M una variedad diferenciable, se representa por C ∞ ( M ) el álgebra de


las funciones diferenciales sobre M y por G un grupo de Lie actuando efecti­
211
TERESA ARIAS-MARCO

vamente sobre M. Entonces, un operador diferencial D : C ∞ ( M ) → C ∞ ( M ) se


dice invariante con respecto al grupo G (ó G – invariante) si

D( f o Φ g ) = ( Df ) o Φ g

para cualquier f ∈ C ∞ ( M ) y cualquier g ∈ G donde, Φ g denota la acción de


g ∈ G sobre M.
Por el Teorema A.3.2.10 y el Corolario A.3.2.11, se obtiene el resultado
siguiente:

Teorema 3.5.1.1
Sea G H un espacio homogéneo reductivo donde H es conexo y compacto
y G actúa a la izquierda sobre G H . Entonces, el álgebra D(G H ) de todos
los operadores diferenciales G – invariantes sobre G H , tiene un número finito
de generadores.
Sea ahora, ( M , g ) = G H un espacio Riemanniano homogéneo donde
G = T0 ( M ) es el grupo conexo maximal de isometrías sobre ( M , g ) . Enton­
ces, si el álgebra D(G H ) es conmutativa, al espacio ( M , g ) se le denomina
conmutativo (ó espacio de Gelfand).
Por otra parte, debido a un teorema muy conocido de Gelfand se sabe que
cualquier espacio Riemanniano globalmente simétrico es un espacio conmuta­
tivo [Li].
Aunque en principio, mediante un cálculo directo se puede comprobar si un
espacio homogéneo Riemanniano ( M , g ) es conmutativo ó no, frecuentemente,
será conveniente trabajar con un subgrupo Gˆ ⊂ T0 ( M ) el cual actúe transitiva­
mente sobre M y, tomar M = Gˆ Hˆ puesto que, de esta manera, si se consigue
demostrar que el álgebra D(Gˆ Hˆ ) es conmutativa entonces, se tendrá que el
álgebra D(G H ) también lo es.
Para demostrar que el álgebra D(Gˆ Hˆ ) es conmutativa, en primer lugar
es necesario encontrar un conjunto finito de generadores de D(Gˆ Hˆ ) . Para
ello, se considera una descomposición reductiva gˆ = V + hˆ , del álgebra ĝ , una
base { X 1 , , X n } de V y se define la aplicación del correspondiente anillo de
polinomios sobre  en el álgebra envolvente universal de ĝ ,  (gˆ ) ,

λ : [ X 1 , , X n ] →  (gˆ ) ,
MANUALES UEX

de la forma siguiente: dada una secuencia finita Y1 , , Yk , de elementos de


{ X 1 , , X n } se define
1
λ (Y1Y2 Yk ) = ∑ Yσ (1) Yσ ( 2) Yσ ( k ) ∈  (gˆ )
k! σ
212
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

donde, la suma es sobre todas las permutaciones de los índices y la multipli­


cación en el álgebra envolvente,  (gˆ ) , es representada por  . Ahora, usando
la linealidad de λ , se extiende esta definición sobre [ X 1 , , X n ] .
Sea   [ X 1 , , X n ] ⊂ [ X 1 , , X n ] el subanillo consistente en todos los
polinomios AdGˆ ( Hˆ ) - invariantes de [ X 1 , , X n ] y sea {P1 , , Pr } un siste­
ma generador de   [ X 1 , , X n ] . Entonces, se puede probar, como en [H.1],
que siempre existe tal conjunto finito de generadores y que las imágenes,
λ ( P1 ),  , λ ( Pr ) , en  (gˆ ) determinan un sistema generador de D(Gˆ Hˆ ) .
(Véase la Nota 3.5.1.2.)
Ahora, si λ ( P1 ),  , λ ( Pr ) conmutan como elementos del álgebra universal
 (gˆ ) , se habría probado la conmutatividad de D(Gˆ Hˆ ) .
Aunque éste es un criterio un poco especial, será suficiente para probar la
conmutatividad de las familias de espacios del Tipo I al IV del Teorema de
la Clasificación. (Para tener un criterio más general ver la Proposición 2 de
[K–V.2]).

Nota 3.5.1.2
El uso de esta metodología tiene sentido ya que, siguiendo [H.1] y [H.2],
se sabe que
Teorema A.3.2.11 Corolario A.3.2.7 ([ H .1],Pag.108 ,Prop.1.9 )
D(Gˆ Hˆ ) ≈ I ( m ) ⊂ I (gˆ ) ≈ Z (Gˆ ) ⊂ D(Gˆ ) ≈  (gˆ ) .

Además, debido a la Nota A.3.2.2, se puede considerar que S ( m ) es


[ X 1 , , X n ] e I ( m ) es   [ X 1 , , X n ] .

3.5.2. Demostración de la Conmutatividad de las familias de espacios


del Tipo I al IV del Teorema de la Clasificación.

El desarrollo de este apartado será subdividido a su vez en dos. Así, en


primer lugar, se demostrará la conmutatividad de las familias de espacios del
Tipo I al III del Teorema de la Clasificación y después, la de la familia de
espacios de Tipo IV.

Tipos I, II y III
MANUALES UEX

Aquí, el espacio Riemanniano ( M , g ) puede ser representado como


M = G H donde, g = V + h es una descomposición naturalmente reductiva en
la cual V = ( X 1 , , X 5 ) , h = ( A12 , A34 ) . Además, el tensor torsión T está dado
por (3.17) y las únicas transformaciones curvatura no triviales son R ( X 1 , X 2 )
y R ( X 3 , X 4 ) .
213
TERESA ARIAS-MARCO

En primer lugar, con el objetivo de calcular el anillo de los polinomios


Ad ( H ) – invariantes, será necesario conocer Ad ( H ) .

Lema 3.5.2.1

Ad ( H ) , correspondiente al álgebra h , actúa sobre V de la manera siguiente:

X 1′ = CosΦ X 1 − SenΦ X 2 ,   X 3′ = CosΨ X 3 − SenΨ X 4 ,   X 5′ = X 5 ,

X 2′ = SenΦ X 1 + CosΦ X 2 , ′
   X 4 = SenΨ X 3 + CosΨ X 4

donde Φ , Ψ ∈  .

Demostración

Como tanto A12 , A34 como X 1 , X 2 , X 3 , X 4 , X 5 pueden ser considerados


endomorfismos de V, se tiene que g = V + h ⊂ End (V ) y así, al hacer actuar la
exponencial, G ⊂ Aut (V ) . Por tanto, se puede aplicar la Teoría general ([W],
Pág. 114, Fórmula (9)) como se indica a continuación.

Por una parte, por [H.2, Pág. 284] se sabe que AdG (h) sobre V se corres­
ponde con Lh*0 sobre T0 (G H ) y, así, en nuestro caso, se tiene

d d d
Ad B (C ) = {aB (exp tC )}t =0 = {BetC B −1}t =0 = {BetC }t =0 = BC
dt dt dt

donde, B ∈ Aut (V ) , C ∈ End (V ) .

Por otra parte, como la descomposición g = V + h es reductiva para todo


h ∈ H se sigue que AdG (h)V ⊂ V . Además, como h = ( A12 , A34 ) , un elemento
h ∈h se puede expresar de la forma

0 t 0 0 0
 
 −t 0 0 0 0
h= 0 0 0 s 0
 
MANUALES UEX

0 0 −s 0 0
0 0 0 0 0 

donde t , s ∈  . Entonces, haciendo actuar la aplicación exponencial, se obtiene


que los elementos de H son de la forma
214
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

 CosΦ − SenΦ 0 0 0
 
 SenΦ CosΦ 0 0 0
h = exp(h ) =  0 0 CosΨ − SenΨ 0∈ H .
 
 0 0 SenΨ CosΨ 0
 0 0 0 0 1 

Como los elementos de H pertenecen a Aut (V ) , se puede concluir que


AdG (h) ∈ Aut ( End (V )) .
Entonces, si se restringe AdG (h) ∈ Aut ( End (V )) al subespacio generado
por los endomorfismos de V, X 1 , X 2 , X 3 , X 4 , X 5 , también denotado por V,
por ser AdG (h) automorfismo, se sigue que la imagen de los elementos de la
base de V proporciona la base del espacio AdG (h)V y, por tanto, las filas de
la matriz asociada a AdG (h) son las imágenes de los elementos de la base de
V. Así, como

AdG (h) X i = hX i = X i′

para i = 1, , 5 , se tiene que

 X 1′   AdG (h) X 1   X 1   CosΦ X 1 − SenΦ X 2 


 ′      
 X 2   AdG (h) X 2   X 2   SenΦ X 1 + CosΦ X 2 
 X 3′  =  AdG (h) X 3  = h ⋅  X 3  =  CosΨ X 3 − SenΨ X 4 
       
 X 4′   AdG (h) X 4   X 4   SenΨ X 3 + CosΨ X 4 
       
 X 5′   AdG (h) X 5   X5   X5 

donde Φ , Ψ ∈  .
Además, usando la complexificación de V; V  , se puede ver que el subanillo
 [ X 1 , , X n ] de todos los polinomios Ad ( H ) - invariantes en [ X 1 , , X n ]

coincide con el anillo de polinomios [ X 12 + X 22 , X 32 + X 42 , X 5 ] ; es decir,


X 12 + X 22 , X 32 + X 42 y X 5 son los generadores de  .

Las correspondientes λ – imágenes en  (g) son los operadores


X 1  X 1 + X 2  X 2 , X 3  X 3 + X 4  X 4 y X 5 . En efecto,

1 1
λ ( X i2 + X 2j ) = λ ( X i2 ) + λ ( X 2j ) = (Xi Xi + Xi Xi ,) + (X j X j + X j X j ,) =
MANUALES UEX

2! 2!
= Xi Xi + X j X j

para i = 1, 3 , j = 2, 4 .
A continuación, se probará que estos operadores conmutan en  (g) .
215
TERESA ARIAS-MARCO

Todos los corchetes de Lie sobre V, a excepción de [ X 1 , X 2 ] , [ X 3 , X 4 ] (que no


son necesarios), son conocidos y están dados por la fórmula [ X i , X j ] = −T ( X i , X j )
y (3.17). Así, los dos primeros operadores conmutan; es decir, el conmutador

D1 = [ X 1  X 1 + X 2  X 2 , X 3  X 3 + X 4  X 4 ] = 0 .

Para finalizar, se calcula el valor del resto de los conmutadores obteniendo

D2 = [ X 1  X 1 + X 2  X 2 , X 5 ] = X 1  X 1  X 5 − X 5  X 1  X 1 + X 2  X 2  X 5 − X 5  X 2  X 2 =
= X 1 [ X 1 , X 5 ] + [ X 1 , X 5 ] X 1 + X 2 [ X 2 , X 5 ] + [ X 2 , X 5 ] X 2 =
= X 1 ρ X 2 + ρ X 2  X 1 − X 2 ρ X 1 − ρ X 1  X 2 = 0

y, de forma análoga, se prueba que

D3 = [ X 3  X 3 + X 4  X 4 , X 5 ] = 0 .

Tipo IV
Aquí, el espacio Riemanniano ( M , g ) puede ser representado como
M = Gˆ K donde, gˆ = V + k es una descomposición reductiva en la cual
V = ( X 1 , , X 5 ) .
Suponiendo que T y R están dados por (3.58) y (3.61) respectivamente; es
decir, considerando que M = SU (3) SU (2) , se tiene que gˆ = V + k es el álgebra
descrita en (3.62) y k = ( A34 − A12 , A13 + A24 , A14 + A32 ) .
Con el objetivo de calcular el anillo de los polinomios Ad ( K ) - invariantes,
se probará en primer lugar, que el grupo K generado por la subálgebra k actúa
transitivamente sobre la esfera unidad S 3 ⊂ ( X 1 , , X 4 ) ⊂ V . En efecto, como se
tiene la descomposición reductiva so(4 ) = k ⊕ so(3) donde, so(3) = ( A12 , A23 , A31 ) ,
se puede identificar k con el espacio tangente T0 S 3 vía la proyección fibrada

SO(4 )
π : SO(4) → = S3
SO(3)

y, por tanto, el correspondiente subgrupo K ⊂ SO(4 ) actúa sobre S 3 transitiva­


MANUALES UEX

mente. (De hecho, K no es más que el grupo de los cuaterniones unitarios Sp (1) ).
En consecuencia, los únicos polinomios independientes y Ad ( K ) - inva­
riantes en [ X 1 , , X 5 ] y, por tanto, generadores de   [ X 1 , , X 5 ] , son
4

∑(X )
i =1
i
2 y X5 .
216
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Como las correspondientes λ - imágenes en  (gˆ ) son los operadores


4

∑ i  X i X 5 , y los corchetes de Lie sobre V que serán necesarios están dados


X
i =1
por la fórmula [ X i , X 5 ] = −T ( X i , X 5 ) , i = 1, 2, 3, 4 , usando (3.58) se demuestra
fácilmente, que estos operadores conmutan en el álgebra envolvente  (gˆ ) .

Nota 3.5.2.2
El caso hiperbólico, M = SU (2, 1) SU (2) , se desarrolla de forma análoga.

MANUALES UEX

217
4.  CLASIFICACIÓN DE LOS ESPACIOS HOMOGÉNEOS
NATURALMENTE REDUCTIVOS DE DIMENSIÓN 6

En este capítulo, se clasifica la estructura abstracta y naturalmente reductiva


T sobre un espacio vectorial V de dimensión 6 que, según el método general
(ver [AM]), es el primer paso a seguir para demostrar el Teorema de clasifi­
cación buscado.
Así, a lo largo de todo el capítulo se tendrán en cuenta los apartados Intro­
ducción y Preliminares del Capítulo 3.
Por otro lado, como sólo interesa en el estudio de los espacios no simétricos,
debido al Lema 3.2.3, se puede suponer que T ≠ 0 y R ≠ 0 . Además, aplicando
el Lema 3.2.4, se irán eliminando los casos descomponibles que vayan apare­
ciendo a lo largo de la demostración.

~
4.1.  ENUNCIADO DE LA CLASIFICACIÓN DE T

Dados un espacio naturalmente reductivo ( M , g ) = G H de dimensión 6 y


una conexión canónica adaptada ∇  con tensor curvatura R y tensor torsión T ,
existe una base ortonormal { X 1 , , X 6 } en V = To M (llamada base adaptada)
para la cual:
MANUALES UEX

A) Si existe una transformación curvatura R ( X , Y ) : V → V de la forma P = A12


con respecto a alguna base adaptada, entonces, T adopta la forma (4.9).
B) Si existe una transformación curvatura R ( X , Y ) : V → V de la forma
P = α A12 + β A34 , αβ ≠ 0 , con respecto a alguna base adaptada, entonces,
T adopta una y sólo una de las formas (4.9), (4.23), (4.24), (4.25), (4.26).
219
TERESA ARIAS-MARCO

C) Si existe una transformación curvatura R ( X , Y ) : V → V de la forma


P = α A12 + β A34 + γ A56 , αβγ ≠ 0 , con respecto a alguna base adaptada,
entonces, T adopta la forma (4.32).

Donde,

T ( X 1 , X 2 ) = ρ X6  T ( X 1 , X 2 ) = Φ X6 
 
T ( X , X ) = 0
1 3  T ( X , X ) = 0
1 3 
 
T ( X 1 , X 4 ) = 0 T ( X 1 , X 4 ) = ′′5 X 5
T1,4 

T ( X , X ) = 0  
T (X1 , X5 ) = ′′ X 4
− T1,45 
1 5
 
T ( X 1 , X 6 ) = − ρ X2  T ( X 1 , X 6 ) = −Φ X 2 
 
T ( X , X ) = 0
2 3  T ( X 2 , X 3 ) = ′′5 X 5
− T1,4 
 
T ( X 2 , X 4 ) = 0 T ( X 2 , X 4 ) = 0 

 
T ( X , X ) = 0
2 5  T ( X 2 , X 5 ) = ′′5 X 3
+ T1,4 
 
T ( X 2 , X 6 ) = ρ X 1  T ( X 2 , X 6 ) = Φ X 1 
T ( X , X ) = α X 5 +τ X6  T ( X 3 , X 4 ) = µ X6 
3 4
 
T ( X 3 , X 5 ) = −α X4  T ( X 3 , X 5 ) = ′′5 X 2
− T1,4 
 
T ( X , X ) = −τ X 4 
T (X3 , X6 ) = − µ X4 
3 6 
 
T ( X 4 , X 5 ) = α X3 T ( X 4 , X 5 ) = T1,4
′′5 X 1 

 
T ( X , X ) =
4 6 τ X3 T (X4 , X6 ) = µ X3 

T ( X 5 , X 6 ) = 0  T ( X 5 , X 6 ) = 0 

ρ > 0, α > 0, τ > 0 (4.9 ) ′′
T1,4 > 0, Φ > 0, Φ ≠ µ ≠ 0
5
(4.23)

T ( X 1 , X 2 ) = τ ′ X 5 + Φ X 6  T ( X 1 , X 2 ) = Φ X6 
 
T ( X , X ) = 0
1 3  T ( X 1 , X 3 ) = 0 
 
T ( X 1 , X 4 ) = ′′5 X 5
T1,4 
 T (X1 , X4 ) = ′′5 X 5
T1,4 
T ( X 1 , X 5 ) = −τ ′X 2 ′′5 X 4
− T1,4  T ( X , X ) = ′′5 X 4
− T1,4 
 1 5


T (X1 , X6 ) = −Φ X 2 
 T (X1 , X6 ) = −Φ X 2 
 
T ( X 2 , X 3 ) = ′′5 X 5
− T1,4  T ( X 2 , X 3 ) = ′′5 X 5
− T1,4 
  
T ( X 2 , X 4 ) = 0  T ( X 2 , X 4 ) = 0 
 
T ( X 2 , X 5 ) = τ ′ X 1 ′′5 X 3
+ T1,4  T ( X 2 , X 5 ) = ′′5 X 3
T1,4 
  
T (X 2 , X6 ) = Φ X1  T (X 2 , X6 ) = Φ X1 

T (X3 , X4 ) =  
µ X6 T (X3 , X4 ) = Θ ′X 5 + µ X 6 
 
T ( X 3 , X 5 ) = ′′5 X 2
− T1,4  T ( X 3 , X 5 ) = ′′5 X 2
− T1,4 −Θ ′X 4 
 
MANUALES UEX

T ( X 3 , X 6 ) = − µ X4  T ( X 3 , X 6 ) = − µ X4 
 
T ( X 4 , X 5 ) = T1,4
′′5 X 1  T ( X , X ) = T ′′5 X
4 5 1,4 1 + Θ ′ X 3 
T ( X 4 , X 6 ) = µ X3  T ( X , X ) = µ X 
 4 6 3 
T ( X 5 , X 6 ) = 0  T ( X 5 , X 6 ) = 0



′′5 > 0, τ ′ ≠ 0, Φ > 0, Φ ≠ µ ≠ 0
T1,4 (4.24 ) ′′5 > 0, Θ ′ ≠ 0, Φ > 0, Φ ≠ µ ≠ 0 (4.25)
T1,4
220
ESPACIOS S–SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

T ( X 1 , X 2 ) = τ ′X 5 + Φ X 6 
 T ( X 1 , X 2 ) = 0 
T ( X , X ) = 0  
1 3
T ( X , X ) = ρ X6 
 1 3
T ( X 1 , X 4 ) = ′′5 X 5
T1,4 
 T ( X 1 , X 4 ) = ρ X5 
T ( X , X ) = −τ ′X 2 − T ′′ X 4
5 
1 5 1,4
 T ( X 1 , X 5 ) = − ρ X4 
T ( X 1 , X 6 ) = −Φ X 2  
 T ( X 1 , X 6 ) = − ρ X3 
T ( X , X ) = ′′5 X 5
− T1,4  
2 3
 T ( X 2 , X 3 ) = − ρ X5 
T ( X 2 , X 4 ) = 0 

T ( X 2 , X 4 ) = ρ X 6 
T ( X , X ) = τ ′ X ′′5 X 3
+ T1,4  
2 5 1
T ( X 2 , X 5 ) = ρ X3 

T (X 2 , X6 ) = Φ X1 
 T ( X 2 , X 6 ) = − ρ X4 
T ( X , X ) = Θ ′X 5 + µ X6  
3 4
 T ( X 3 , X 4 ) = 0
T ( X 3 , X 5 ) = ′′5 X 2
− T1,4 −Θ ′X 4  
 T ( X 3 , X 5 ) = − ρ X2 
T ( X , X ) = − µ X4  

3 6
 T (X3, X6 ) = ρ X1 
T ( X 4 , X 5 ) = T1,4
′′5 X 1 + Θ ′X 3  
T ( X 4′ , X 5′ ) = ρ X 1 

T(X , X ) = µ X3 
4 6  T ( X 4′ , X 6′ ) = ρ X2 
T ( X 5 , X 6 ) = 0  
 T ( X 5′ , X 6′ ) = 0 
′′5 > 0, τ ′ ≠ 0, Θ ′ ≠ 0, Φ > 0, Φ ≠ µ ≠ 0
T1,4 (4.26 )
ρ >0 (4.32)

~
4.2.  DEMOSTRACIÓN DE LA CLASIFICACIÓN DE T

En efecto, sea V un espacio vectorial real de dimensión 6 con un producto


interior positivo g, un tensor torsión T ≠ 0 y un tensor curvatura R ≠ 0 tales
que, (3.3), (3.4), (3.5) y (3.10) son satisfechas. Entonces, si { X 1 , , X 6 } es una
base ortonormal de V, aplicando la condición (3.10), se obtiene, de forma aná­
loga al Lema 3.4.1.1, la siguiente expresión general para el tensor torsión T :

T ( X 1 , X 2 ) = T1,23 X 3 + T1,24 X 4 + T1,25 X 5 + T1,26


X6 

T ( X , X ) =
1 3
3
− T1,2 X 2 4 5 6
+ T1,3 X 4 + T1,3 X 5 + T1,3 X 6 

T ( X 1 , X 4 ) = − T1,24 X 2 − T1,34 X 3 + T1,45 X 5 + T1,4
6
X6 
T ( X 1 , X 5 ) = − T1,25 X 2 − T1,35 X 3 − T1,45 X 4 6
+ T1,5 X 6 

T ( X1, X6 ) = 6 6 6
− T1,2 X 2 − T1,3 X 3 − T1,4 X 4 − T1,5 X 56 

T ( X 2 , X 3 ) = T1,2 X 1
3
+ T2,3 X 4 + T2,3 X 5 + T2,3 X 6 
4 5 6


T ( X 2 , X 4 ) = T1,24 X 1 4
− T2,3 X3 5
+ T2,4 6
X 5 + T2,4 X6 

T ( X 2 , X 5 ) = T1,25 X 1 5
− T2,3 5
X 3 − T2,4 X4 6
+ T2,5 X6  (4.1)

T ( X 2 , X 6 ) = T1,2
6
X1 6
− T2,3 6
X 3 − T2,4 6
X 4 − T2,5 X5 
T ( X 3 , X 4 ) = T1,34 X 1 + T2,3
4
X2 5
+ T3,4 6
X 5 + T3,4 X6 

MANUALES UEX

T ( X 3 , X 5 ) = T1,35 X 1 + T2,3
5
X2 5
− T3,4 X4 6
+ T3,5 X6 

T ( X 3 , X 6 ) = T1,3
6 6
X 1 + T2,3 X2 6
− T3,4 6
X 4 − T3,5 X5 

T ( X 4 , X 5 ) = T1,45 X 1 + T2,4
5 5
X 2 + T3,4 X3 6
+ T4,5 X6 

T ( X 4 , X 6 ) = T1,4
6 6
X 1 + T2,4 6
X 2 + T3,4 X3 − T4,56
X5 
T ( X 5 , X 6 ) = T1,5
6 6
X 1 + T2,5 6
X 2 + T3,5 6
X 3 + T4,5 X4 

221
TERESA ARIAS-MARCO

Ahora, como R ≠ 0 y cada transformación curvatura R ( X , Y ) : V → V es


antisimétrica, aplicando el Lema 3.2.5 se obtienen las tres posibilidades siguien­
tes (las cuales no son mutuamente excluyentes):

A)  Existe una transformación curvatura R ( X , Y ) de rango 2.


B)  Existe una transformación curvatura R ( X , Y ) de rango 4.
C)  Existe una transformación curvatura R ( X , Y ) de rango 6.

En lo que sigue, se discuten separadamente los tres casos.

4.2.1. Análisis del Caso A (Rango 2)

En este caso, se sabe que, para una elección adecuada de la base ortonormal,
existe una transformación curvatura R ( X , Y ) de la forma A12 , donde

A12 X 1 = X 2 ,  A12 X 2 = − X 1 ,  A12 X 3 = A12 X 4 = A12 X 5 = A12 X 6 = 0 . (4.2)



Entonces, utilizando (3.3), se sabe que A12 ⋅ T = 0 ; es decir,

A12 (T ( X i , X j )) = T ( A12 X i , X j ) + T ( X i , A12 X j ) ,


  i, j = 1, , 6 .
Así, procediendo de forma análoga al Lema 3.4.1.2, se tiene que si
{ X 1 , , X 6 } es una base ortonormal de V, a partir de (4.2) y de la condición
A12 ⋅ T = 0 se obtiene que (4.1) se puede escribir como:

T ( X 1 , X 2 ) = T1,23 X 3 + T1,24 X 4 + T1,25 X 5 + T1,2


6
X6 

T ( X , X ) =
1 3 − T1,23 X 2 

T ( X 1 , X 4 ) = − T1,24 X 2 
T ( X , X ) = − T1,25 X 2 
1 5 

T ( X1, X6 ) = 6
− T1,2 X2 

T ( X 2 , X 3 ) = T1,2 X 1
3


T ( X , X ) = T 4 X
2 4 1,2 1 

T ( X 2 , X 5 ) = T1,25 X 1  . (4.3)

T ( X , X ) = T 6 X
2 6 1,2 1 
T ( X 3 , X 4 ) = 5
+ T3,4 6
X 5 + T3,4 X6 

MANUALES UEX

T ( X , X ) =
3 5
5
− T3,4 X4 6
+ T3,5 X6 

T ( X 3 , X 6 ) = 6
− T3,4 6
X 4 − T3,5 X5 

T ( X , X ) =
4 5 T3,45
X3 6
+ T4,5 X6 

T ( X 4 , X 6 ) = T3,46
X3 6
− T4,5 X5 
T ( X , X ) = T3,56
X 3 + T4,56
X4 
5 6 
222

ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Ahora, para estudiar (4.3) se diferenciarán dos subcasos:

A.1)  Si T1,23 = T1,24 = T1,25 = T1,2


6
=0.
1
A.2)  Si ρ = ((T1,23 ) 2 + (T1,24 ) 2 + (T1,25 ) 2 + (T1,2
6 2 2
) ) >0.

Estudio del Subcaso A.1.

Sustituyendo el valor de estos parámetros en (4.3) para i = 2, , 6 , j = 3, , 6 ,


se obtiene que

T ( X 1 , X i ) = T ( X 2 , X j ) = 0 .

Entonces, aplicando el Lema 3.2.5 a la matriz antisimétrica formada por


T ( X 3 , X 6 ), T ( X 4 , X 6 ) y T ( X 5 , X 6 ) , se sigue que la matriz torsión en la nueva
base ortonormal es

T ( X 1′ , X i′) = T ( X 2′ , X ′j ) = 0, i = 2, , 6 , j = 3, , 6 



T ( X 3′ , X 4′ ) = T3,4
′5 X 5′ + T3,4 ′6 X 6′ 
 
T ( X 3′ , X 5′ ) = −T3,4 ′ X 4′
5

  (4.4)
′ ′ ′ ′  .
6
T ( X 3 , X 6 ) = −T3,4 X 4

T ( X 4′ , X 5′ ) = T3,4
′5 X 3′ 

T ( X 4′ , X 6′ ) = T3,4′ X 3′
6 

T ( X 5′ , X 6′ ) = 0 

Para continuar el estudio de (4.4) se diferenciaran dos nuevos subcasos:


′5 = T3,4
A.1.1)  Si T3,4 ′6 = 0 , al sustituir el valor de estos parámetros en (4.4), se
obtiene que T = 0 . Por tanto, por el Lema 3.2.3, se puede concluir que en este
caso, el espacio naturalmente reductivo asociado es simétrico.
1
′5 ) 2 + (T3,4
A.1.2)  Si ρ = ((T3,4 ′6 ) 2 ) 2 > 0 se busca aplicar un cambio de base
ortonormal de forma que no afecte a la forma de actuación del endomorfismo
A12 . Así, se realiza el cambio de base ortonormal dado por
MANUALES UEX

1
X i* = X i′ , i = 1, 2, 3, 4 , X 6* = ′5 X 5′ + T3,4
(T3,4 ′6 X 6′ ) , X 5* = a5 X 5′ + a6 X 6′
    ρ  

de forma que los parámetros a5 , a6 están determinados por la condición que


{ X 5* , X 6*} sea un conjunto ortonormal. Así, se obtiene que (4.4) es ahora:
223
TERESA ARIAS-MARCO

T ( X 1* , X i* ) = T ( X 2* , X *j ) = 0, i = 2, , 6 , j = 3, , 6 

T ( X 3* , X 4* ) = ρ X 6* 

T ( X 3 , X 5 ) = 0
* *

  . (4.5)
T ( X 3 , X 6 ) = −ρ X 4
* * *

 * * 
T (X4, X5 ) = 0 
T ( X 4* , X 6* ) = ρ X 3* 

T ( X 5* , X 6* ) = 0 

Para calcularla se ha usado (3.10) y el hecho de que { X i*}6i =1 sea una base
ortonormal.
De forma análoga a como se ha procedido en el Capítulo 2, se desarro­
lla la segunda identidad de Bianchi (3.5), sobre los tripletes ( X 3 , X 4 , X j ) ,
( X 3 , X 6 , X j ) y ( X 4 , X 6 , X j ) , j = 1, 2, 5 y, utilizando (4.5) se obtiene que

R ( X j , X 6 ) = R ( X j , X 4 ) = R ( X j , X 3 ) = 0 , j = 1, 2, 5 . (4.6)

Desarrollando también la primera identidad de Bianchi (3.4), sobre los tri­


pletes ( X i , X j , X 1 ) , ( X i , X j , X 2 ) y ( X 1 , X 2 , X i ) , i, j = 3, 4, 5 y, utilizando (4.5)
y (4.6) se sigue que

R ( X i , X j ) X k = R ( X k , X l ) X i = 0 ,  i, j = 1, 2, 5 ,  k , l = 3, 4, 6 . (4.7)

Así, debido a la nueva expresión de (4.5), (4.6) y (4.7) se tiene que las hipó­
tesis del Lema 3.2.4 son satisfechas y, por tanto, que nuestro espacio natural­
mente reductivo M se descompone como M 3 × M 3 . En efecto, suponiendo que
V1 = X 1* , X 2* , X 5* y V2 = X 3* , X 4* , X 6* , se comprueba fácilmente la condición
de descomponibilidad sobre la torsión y la curvatura.

Estudio del Subcaso A.2.


Ahora, se realiza el cambio de base ortonormal, el cual no modifica la
forma de actuación del endomorfismo A12 , dado por

1
MANUALES UEX

X 1′ = X 1 ,  X 2′ = X 2 ,  X 6′ = (T1,23 X 3 + T1,24 X 4 + T1,25 X 5 + T1,2


6
X6 ) ,
ρ
X 3′ = a33 X 3 + a34 X 4 + a35 X 5 + a36 X 6 ,  X 4′ = a43 X 3 + a44 X 4 + a45 X 5 + a46 X 6 ,

X 5′ = a53 X 3 + a54 X 4 + a55 X 5 + a56 X 6


224
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

de forma que los parámetros aij , i = 3, 4, 5, j = 3, 4, 5, 6 están determinados por


la condición que X 3′ , X 4′ , X 5′ y X 6′ sean ortonormales entre si. Así, se sigue que
ahora (4.3) se expresa:
T ( X 1′ , X 2′ ) = ρ X 6′ 

T ( X ′ , X ′ ) = 0
1 3 

T ( X 1′ , X 4′ ) = 0 
T ( X 1′ , X 5′ ) = 0 

T ( X 1′ , X 6′ ) = − ρ X 2′ 

T ( X 2′ , X 3′ ) = 0 

T ( X 2′ , X 4′ ) = 0 
 . (4.8)
T ( X 2′ , X 5′ ) = 0 

T ( X 2′ , X 6′ ) = ρ X 1′ 
T ( X 3′ , X 4′ ) = λ X 5′ + µ X 6′ 

T ( X 3′ , X 5′ ) = − λ X 4′ +ν X 6′ 

T ( X 3′ , X 6′ ) = − µ X 4′ −ν X 5′ 

T ( X 4′ , X 5′ ) = λ X 3′ + η X 6′ 
T ( X 4′ , X 6′ ) = µ X 3′ − η X 5′ 

T ( X 5′ , X 6′ ) = ν X 3′ + η X 4′ 

En efecto, para calcularla se utiliza (3.10) y el hecho de que { X i′ }6i =1 sea
una base ortonormal. Así, la expresión de T ( X 1′ , X i′), T ( X 2′ , X ′j ), i = 2, , 6 ,
j = 3, , 6 se calcula simplemente sustituyendo y teniendo en cuenta que la
base es ortonormal. Para la obtención de T ( X 3′ , X i′), T ( X 4′ , X ′j ), T ( X 5′ , X 6′ ),
i = 4, 5, 6 , j = 5, 6 se tendrá en cuenta que, como { X 3′ , X 4′ , X 5′ , X 6′ } es un
conjunto ortonormal, el sistema de Cramer que forman tiene determinante 1 y,
por tanto, existe la inversa y se puede expresar { X 3 , X 4 , X 5 , X 6 } en función
de { X 3′ , X 4′ , X 5′ , X 6′ } . Así,

T ( X 3′ , X 4′ ) = f 3 X 3 + f 4 X 4 + f 5 X 5 + f 6 X 6 = g 3 X 3′ + g 4 X 4′ + λ X 5′ + µ X 6′ ,
T ( X 3′ , X 5′ ) = g 5 X 3′ + g 6 X 4′ + g 7 X 5′ +ν X 6′ ,
T ( X 3′ , X 6′ ) = g 8 X 3′ + g 9 X 4′ + g 10 X 5′ + g 11 X 6′ ,
MANUALES UEX

T ( X 4′ , X 5′ ) = g 12 X 3′ + g 13 X 4′ + g 14 X 5′ + η X 6′ ,
T ( X 4′ , X 6′ ) = g 15 X 3′ + g 16 X 4′ + g 17 X 5′ + g 18 X 6′ ,
T ( X 5′ , X 6′ ) = g 19 X 3′ + g 20 X 4′ + g 21 X 5′ + g 22 X 6′ ,
225
TERESA ARIAS-MARCO

aplicando ahora (3.10), se obtiene que

g 3 = g 4 = g 5 = g 7 = g 8 = g 11 = g 13 = g 14 = g 16 = g 18 = g 21 = g 22 = 0 ,
g 6 = −λ = − g 12 ,  g 9 = − µ = − g 15 ,  g 10 = −ν = − g 19 ,  g 17 = −η = − g 20 .

Aplicando entonces el Lema 3.2.5 a la matriz antisimétrica formada a partir


de T ( X 3′ , X 6′ ), T ( X 4′ , X 6′ ) y T ( X 5′ , X 6′ ) , realizando el correspondiente cambio
de base ortonormal, el cual conserva la forma de actuación del endomorfismo
A12 , y utilizando (3.10), se obtiene que

T ( X 1* , X 2* ) = ρ X 6* 

T ( X * , X * ) = 0
1 3 

T ( X 1* , X 4* ) = 0 
T ( X * , X * ) = 0 
1 5

T ( X 1* , X 6* ) = − ρ X 2* 

T ( X * , X * ) = 0
2 3 

T ( X 2* , X 4* ) = 0 
 (4.9)
T ( X * , X * ) = 0
2 5 

T ( X 2* , X 6* ) = ρ X 1* 
T ( X * , X * ) = α X 5* + τ X 6* 
3 4

T ( X 3* , X 5* ) = − α X 4* 

T ( X * , X * ) =
3 6 − τ X 4* 

T ( X 4* , X 5* ) = α X 3* 
T ( X * , X * ) = τ X 3* 
4 6

T ( X 5* , X 6* ) = 0 

donde, τ = (ν 2 + µ 2 + η 2 ) 2 y α = α (λ , µ ,ν ,η ) . Ahora, para finalizar el de­
1

sarrollo de este caso, basta realizar el análisis de (4.9). Para ello, como ρ > 0
solamente será necesario ver que ocurre cuando α , τ son ó no nulos. Así, será
preciso distinguir los casos siguientes:
a)  Si τ = 0 y, α = 0 ó α ≠ 0 . Este es un caso descomponible donde
Tp M = ( X 1 , X 2 , X 6 ) ⊕ ( X 3 , X 4 , X 5 ) .
MANUALES UEX

En efecto, usando la segunda identidad de Bianchi (3.5) se obtiene

R ( X u , X i ) = 0 ,  u = 3, 4, 5,   i = 1, 2, 6

y, usando la primera identidad de Bianchi (3.4) se sabe que


226
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

R ( X u , X k ) X i = 0 ,  R ( X i , X j ) X u = 0 ,  u , k = 3, 4, 5, i, j = 1, 2, 6 .

Por tanto, aplicando el Lema 3.2.4 se concluye que el espacio correspon­


diente a este caso es descomponible.

b)  Si τ ≠ 0 y α = 0 , este también es un caso descomponible donde

Tp M = ( X 1 , X 2 , X 3 , X 4 , X 6 ) ⊕ ( X 5 ) .

En efecto, usando la segunda identidad de Bianchi (3.5) se obtiene

R ( X u , X 5 ) = 0 ,  u = 1, 2, 3, 4, 6 .

Y, usando la primera identidad de Bianchi (3.4) se sabe que

R ( X u , X k ) X 5 = 0 ,  u , k = 1, 2, 3, 4, 6 .

Por tanto, aplicando el Lema 3.2.4 se concluye que el espacio correspon­


diente a este caso es descomponible.
Así, se puede suponer que en (4.9), ρ > 0, τ > 0 y α > 0 . En efecto, si
τ < 0 entonces, cambiando de signo X 1* y X 6* se obtendría que τ ′ = −τ > 0 y,
si α < 0 cambiando de signo X 5* se obtendría que α ′ = −α > 0 .

Nota 4.2.1.1
Todos los cambios de base realizados a lo largo de todo el desarrollo del
Caso A, siempre conservan la actuación de la transformación curvatura P = A12 .

4.2.2. Análisis del Caso B (Rango 4)

En este caso, se sabe que, para una elección adecuada de la base ortonormal,
existe una transformación curvatura de la forma,

R ( X , Y ) = α A12 + β A34 ,  αβ ≠ 0

donde A12 está dado por la fórmula (4.2) y A34 por


MANUALES UEX

A34 X 1 = A34 X 2 = 0 ,  A34 X 3 = X 4 ,  A34 X 4 = − X 3 ,  A34 X 5 = A34 X 6 = 0 . (4.9)

Entonces, de (3.3), se tiene la condición (α A12 + β A34 ) ⋅ T = 0 que aplicada


sobre (4.1), de forma análoga al Lema 3.4.1.2, proporciona el valor nulo de los
siguientes coeficientes,
227
TERESA ARIAS-MARCO

T1,23 = T1,24 = T2,3


4 6
= T2,5 = T1,34 = T1,5
6 6
= T4,5 6
= T3,5 = 0 , (4.10)
y los siguientes sistemas homogéneos de condiciones adicionales:

β T1,45 + α T2,35 = 0  β T1,46 + α T2,3


6
= 0 
 ,  ,
α T1,4 + β T2,3 = 0  α T1,4 + β T2,3 = 0 
5 5 6 6

− β T1,3
6
+ α T2,4
6
= 0  − β T1,35 + α T2,4
5
= 0 
 ,   . (4.11)
α T1,3 − β T2,4 = 0  α T1,3 − β T2,4 = 0 
6 6 5 5

Así, aplicando (4.10) sobre (4.1) se sigue que

T ( X 1 , X 2 ) = T1,25 X 5 + T1,2
6
X6 

T ( X , X ) =
1 3
5 6
T1,3 X 5 + T1,3 X 6 

T ( X 1 , X 4 ) = T1,45 X 5 + T1,4
6
X6 
T ( X 1 , X 5 ) = − T1,25 X 2 − T1,35 X 3 − T1,45 X 4 

T ( X 1 , X 6 ) = 6
− T1,2 6
X 2 − T1,3 6
X 3 − T1,4 X4 

T ( X 2 , X 3 ) = 5
T2,3 6
X 5 + T2,3 X6 

T ( X 2 , X 4 ) = 5
T2,4 6
X 5 + T2,4 X6 

T ( X 2 , X 5 ) = T1,25 X 1 5
− T2,3 5
X 3 − T2,4 X4  . (4.12)

T ( X 2 , X 6 ) = T1,2
6
X1 6
− T2,3 6
X 3 − T2,4 X4 
T ( X 3 , X 4 ) = 5
T3,4 6
X 5 + T3,4 X6 

T ( X 3 , X 5 ) = T1,35 X 1 + T2,3
5
X2 5
− T3,4 X4 

T ( X 3 , X 6 ) = T1,3
6 6
X 1 + T2,3 X2 6
− T3,4 X4 

T ( X 4 , X 5 ) = T1,4 X 1 + T2,4 X 2 + T3,4 X 3
5 5 5

 6 6 6 
T ( X 4 , X 6 ) = T1,4 X 1 + T2,4 X 2 + T3,4 X 3 

T (X5 , X6 ) = 0 


Ahora, para poder aplicar (4.11) sobre (4.12) habrá que diferenciar nueva­
MANUALES UEX

mente los casos siguientes:

B.1 Cuando α ≠ ± β .
B.2 Cuando α = β .
B.3 Cuando α = − β .
228
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Caso B.1 ( α ≠ ± β ).

A partir de (4.11) resolviendo los sistemas se obtiene fácilmente que la


única solución posible es la nula. Por tanto, sustituyendo esto en (4.12) se
sigue

T ( X 1 , X 2 ) = T1,25 X 5 + T1,2
6
X6 

T ( X , X ) = 0
1 3 

T ( X 1 , X 4 ) = 0 
T ( X , X ) = − T1,25 X 2 
1 5 
T ( X 1 , X 6 ) = 6
− T1,2 X2 

T ( X , X ) = 0
2 3


T ( X 2 , X 4 ) = 0 

T ( X 2 , X 5 ) = T1,25 X 1  . (4.13)

T ( X , X ) = T 6 X
2 6 1,2 1 
T ( X 3 , X 4 ) = 5
T3,4 6
X 5 + T3,4 X6 

T ( X , X ) = 5
− T3,4 X4 
3 5

T ( X 3 , X 6 ) = 6
− T3,4 X4 

T ( X , X ) =
4 5
5
T3,4 X3 

T ( X 4 , X 6 ) = 6
T3,4 X3 
T ( X , X ) = 0 
5 6 

Para continuar con el estudio de esta matriz se distinguirán los siguientes


subcasos:

B.1.1)  Si se supone que T1,25 = T1,2


6
= 0 . Entonces, se vuelven a distinguir
dos nuevos subcasos:
B.1.1.a)  Cuando se considera que ρ = ((T3,4 5 2 6 2 2 1
) + (T3,4 ) ) > 0 . Entonces,
al igual que en el desarrollo del Subcaso A.1.2, se realiza el cambio de base
MANUALES UEX

ortonormal dado por

1
X i′ = X i ,  i = 1, 2, 3, 4 ,  X 6′ =
5 6
(T3,4 X 5 + T3,4 X 6 ) ,  X 5′ = a5 X 5 + a6 X 6
ρ
229
TERESA ARIAS-MARCO

de forma que los parámetros a5 , a6 están determinados por la condición


que { X 5′ , X 6′ } sea un conjunto ortonormal. Así, se sigue que (4.13) tiene
la misma forma que (4.5). Por tanto, el espacio asociado es descomponible
con

Tp M = ( X 1′ , X 2′ , X 5′ ) ⊕ ( X 3′ , X 4′ , X 6′ ) .

B.1.1.b)  Cuando se considera que T3,4


5 6
= T3,4 = 0 se sigue que, T = 0 y por
el Lema 3.2.3, el espacio asociado es simétrico.

B.1.2)  Si se supone que ρ = ((T1,25 ) 2 + (T1,2


6 2 2 1
) ) > 0 , se realiza el cambio de
base ortonormal dado por

1
X i′ = X i ,  i = 1, 2, 3, 4 ,  X 6′ =
5
(T3,4 6
X 5 + T3,4 X 6 ) ,  X 5′ = a5 X 5 + a6 X 6
ρ

de forma que los parámetros a5 , a6 están determinados por la condición que


{ X 5′ , X 6′ } sea un conjunto ortonormal. Así, se sigue que (4.13) toma la misma
forma que (4.9).

Caso B.2 ( α = β ).

Ahora, se considera que P = A12 + A34 y, así, los parámetros α , β quedan


libres.

Resolviendo los sistemas de (4.11) se obtiene fácilmente que


MANUALES UEX

T1,45 = −T2,3
5 6 6 6 6 5 5
,  T1,4 = −T2,3 ,  T1,3 = T2,4 ,  T1,3 = T2,4

y, sustituyendo en (4.12) se obtiene


230
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

T ( X 1 , X 2 ) = T1,25 X 5 + T1,2
6
X6 

T ( X , X ) =
1 3 T1,35 X 5 + T1,3
6
X6 

T ( X 1 , X 4 ) = T1,45 X 5 + T1,4
6
X6 
T ( X 1 , X 5 ) = − T1,25 X 2 − T1,35 X 3 − T1,45 X 4 

T ( X 1 , X 6 ) = 6
− T1,2 6
X 2 − T1,3 6
X 3 − T1,4 X4 

T ( X 2 , X 3 ) = − T1,45 X 5 − T1,4
6
X6 

T ( X 2 , X 4 ) = T1,35 X 5 + T1,3
6
X6 

T ( X 2 , X 5 ) = T1,25 X 1 + T1,45 X 3 − T1,35 X 4  . (4.13)

T ( X 2 , X 6 ) = T1,2
6
X1 6
+ T1,4 6
X 3 − T1,3 X4 
T ( X 3 , X 4 ) = T3,45 6
X 5 + T3,4 X6 

 5 5
T ( X 3 , X 5 ) = T1,3 X 1 − T1,4 X 2 5
− T3,4 X 4 

T ( X 3 , X 6 ) = T1,3
6 6
X 1 − T1,4 X2 6
− T3,4 X4 

T ( X 4 , X 5 ) = T1,4 X 1 + T1,3 X 2 + T3,4 X 3
5 5 5

 6 6 6 
T ( X 4 , X 6 ) = T1,4 X 1 + T1,3 X 2 + T3,4 X 3 
T ( X 5 , X 6 ) = 0 


Si se observa (4.13), se ve que para i = 1, 2, 3, 4 se pueden extraer dos endo­


morfismos antisimétricos F ( X i ) = T ( X i , X 5 ) y G ( X i ) = T ( X i , X 6 ) .
Ahora, lo que se busca es diagonalizar F y G como indica Lema 3.2.5.
Si fueran simultáneamente diagonalizables, bastaría con realizar un cambio
de base, pero como se prueba fácilmente que no lo son, lo que se hará será
diagonalizar primero F y obtener la nueva forma de (4.13) y, después, se dia­
gonalizará la nueva G.
Evidentemente, al diagonalizar los diversos endomorfismos es necesario que
se siga conservando la actuación de la transformación curvatura P sobre la
nueva base ortonormal { X i*}6i =1 ; es decir, que su expresión en esta nueva base
sea P = A12* + A34
*
. En todo el proceso se seguirá el método usado por Kowalski
y Vanhecke en [K-V.3], desarrollado y ampliado en el siguiente lema, cuya
demostración puede ser consultada en el Apartado B.3 del Anexo B.
MANUALES UEX

Lema 4.2.2.1

Dada la representación real de la matriz asociada a un endomorfismo en la


base ortonormal { X i }i4=1 de V ′ ,
231
TERESA ARIAS-MARCO

0 −a5 −b5 −c5 


 
 a5 0 c5 −b5 
,
 b5 −c5 0 −h5 
 
 c5 b5 h5 0 

existe una nueva base ortonormal { X i*}i4=1 de V ′ de forma que se conserva la


actuación de la transformación curvatura P y la representación real de la matriz
asociada a dicho endomorfismo se expresa ahora como

0 −ρ 0 0 
 
ρ 0 0 0 
0 0 0 −λ 
 
0 0 λ 0 

donde, ρ ≠ 0 y λ ≠ 0 .

Por tanto, para diagonalizar F se considera

 0 −T1,25 −T1,35 −T1,45 


 5 
 T1,2 0 T1,45 −T1,35 
 T1,35 −T1,45 0 5 
−T3,4
 5 
 T1,4 T1,35 5
T3,4 0 

que es la representación real de la matriz asociada al endomorfismo F en la


base ortonormal { X i }i4=1 y, aplicando el Lema 4.2.2.1, se sigue que F en esta
nueva base es

 0 −τ 0 0 
 
τ 0 0 0 
0 0 0 −Θ 
 
0 0 Θ 0 
MANUALES UEX

donde, τ ≠ 0 , Θ ≠ 0 y, la expresión de la transformación curvatura P sobre la


nueva base ortonormal { X i*}i4=1 es P = A12* + A34
*
.

Por tanto, tomando X 5* = X 5 y X 6* = X 6 se tiene que { X i*}6i =1 es la base


ortonormal de V buscada y, que respecto a ella, procediendo de forma análoga
al Lema 3.4.1.6, (4.13) toma la forma
232
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

T ( X 1* , X 2* ) = τ X 5* + T1,2′6 X 6* 

T ( X * , X * ) =
1 3
′6 X 6* 
T1,3

T ( X 1* , X 4* ) = ′6 X 6* 
T1,4
T ( X * , X * ) = − τ X 2* 
1 5 
T ( X 1* , X 6* ) = ′6 X 2* − T1,3
− T1,2 ′6 X 3* − T1,4
′6 X 4* 

T ( X * , X * ) =
2 3
′6 X 6* 
− T1,4

T ( X 2* , X 4* ) = ′6 X 6* 
T1,3

T ( X * , X * ) = τ X *
2 5 1  . (4.14)

T ( X 2* , X 6* ) = T1,2
′6 X 1* ′6 X 3* − T1,3
+ T1,4 ′6 X 4* 
T ( X * , X * ) = ′6 X 6* 
Θ X 5* + T3,4
3 4

T ( X 3* , X 5* ) = − Θ X 4* 

T ( X * , X * ) = T ′6 X * − T ′6 X *
3 6 1,3 1 1,4 2
′6 X 4*
− T3,4 

T ( X 4* , X 5* ) = Θ X 3* 
T ( X * , X * ) = T ′6 X * + T ′6 X * + T ′6 X * 
4 6 1,4 1 1,3 2 3,4 3 
T ( X , X ) = 0
* * 

5 6 

Además, como PX 5* = 0 y PX 6* = 0 en la base { X i*}6i =1 , se sigue conservando


la actuación de la transformación curvatura P.

Nota 4.2.2.2

Es conveniente recordar que, por la demostración del Lema 4.2.2.1, si τ = Θ


entonces (4.13) ya sería de la forma de (4.14) y, por tanto, no habría sido preciso
diagonalizar F.
Ahora se considera el endomorfismo G ( X i* ) = T ( X i* , X 6* ) , i = 1, 2, 3, 4 y
se procederá a diagonalizarlo. Para ello, se considera la representación real
de la matriz asociada al endomorfismo G en la base ortonormal { X i*}i4=1
que es
MANUALES UEX

 0 ′6
−T1,2 ′6
−T1,3 ′6 
−T1,4
 6 

 T1,2 0 ′6
T1,4 ′6 
−T1,3
 T1,3
′6 ′6
−T1,4 0 ′6 
−T3,4
 6 

 T1,4 ′6
T1,3 ′6
T3,4 0 
233
TERESA ARIAS-MARCO

y, aplicando el Lema 4.2.2.1, se obtiene que G en la nueva base ortonormal


{ X i**}i4=1 es

0 −Φ 0 0 
 
Φ 0 0 0 
0 0 0 −µ 
 0 0 µ

0 

donde, Φ ≠ 0 , µ ≠ 0 . Obsérvese que la expresión de la transformación curvatura


P sobre la nueva base ortonormal { X i**}i4=1 es P = A12
** **
+ A34 .

Por tanto, tomando X 5** = X 5* y X 6** = X 6* se tiene que { X i**}6i =1 es la nueva


base ortonormal de V buscada y, que respecto a ella, procediendo de forma
análoga al Lema 3.4.1.6, (4.14) toma la forma

T (X **, X **) =
T ( X 1** , X 2** ) =
T ( X ** , X ** ) =
1 3
**
− µ X4
τ ′ X 5** + Φ X 6** 
′′5 X 5**
T1,3
 

3 6
 
**
T (X1 , X4 ) = **
′′ X 5
T1,4 5 **




T ( X 1** , X 5** ) = − τ ′ X 2** − T1,3′′5 X 3** − T1,4′′5 X 4**

T (X **, X **) = T ′ 5 X ** + T ′ 5 X ** +Θ ′X **
 −Φ X2 
** ** **
T (X1 , X6 ) =



T ( X 2** , X 3** ) = − T1,4′′5 X 5** 

4 5 1,4 1 1,3 2 3

T ( X 2** , X 4** ) = ′′5 X 5**
T1,3 



T ( X 2 , X 5 ) = τ ′ X 1
** ** **
′′ X 3 − T1,3
+ T1,4 5 **
′′ X 4
5 **
 (4.15)

T (X **, X **) =

**
µX
T ( X 2** , X 6** ) = Φ X 1** 
T ( X 3** , X 4** ) =

4 6
T ( X 3** , X 5** ) = T1,3
′′5 X 1** − T1,4
′′5 X 2**
3 − Θ ′ X 4** 
Θ ′ X 5** + µ X 6** 



T ( X 3** , X 6** ) =

− µ X 4** 

T (X **, X **) = 0

T ( X 4 , X 5 ) = T1,4′′ X 1 + T1,3′′ X 2 + Θ ′ X 3
** ** 5 ** 5 ** **




MANUALES UEX

**
T (X4 , X6 ) = **
µ X3 **


 5 6
**
T (X5 , X6 ) = 0 ** 

Además, como PX 5** = 0 y PX 6** = 0 en la base { X i**}6i =1 , se sigue conser­


vando la actuación de la transformación curvatura P.
234
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Nota 4.2.2.3

Si Φ = µ , debido a la demostración del Lema 4.2.2.1, (4.14) ya sería de la


forma de (4.15) y, por tanto, no habría hecho falta diagonalizar G.

Nota 4.2.2.4

En lugar de usar el Lema 3.2.5 se ha utilizado este método, que es un poco


más complicado, para poder asegurar que el operador curvatura P conservaba su
forma de actuación original respecto a la nueva base ortonormal { X i**}6i =1 de V.

En el Apartado B.3 del Anexo B se prueba el siguiente lema.

Lema 4.2.2.5

Si Φ ≠ µ y se supone que los parámetros correspondientes a la diagonali­


zación de G, d1* = d 2* = 0 (para entender la naturaleza de estos parámetros ver
la demostración del Lema 4.2.2.1) entonces, analizando los elementos de (4.15)
′′5 = 0 . Si además τ = Θ entonces, también se tiene que T1,4
se sigue que T1,3 ′′5 = 0 ,
τ′ =τ ≠ 0 y Θ′ =Θ ≠ 0 .

Así, debido al Lema 4.2.2.5, para continuar el estudio se distinguirán los


casos siguientes:

B.2.1)  Cuando τ = Θ y Φ = µ .

B.2.2)  Cuando τ = Θ y Φ ≠ µ .

B.2.3)  Cuando τ ≠ Θ y Φ = µ .

B.2.4)  Cuando τ ≠ Θ y Φ ≠ µ .

Caso B.2.1 ( τ = Θ y Φ = µ ).

En este caso, debido a la Nota 4.2.2.2 y la Nota 4.2.2.3, (4.13) ya sería de


la forma:
MANUALES UEX

T ( X 1 , X 2 ) = τ X5 + Φ X6 

T ( X , X ) = 0
1 3 

T ( X 1 , X 4 ) = 0 
235
TERESA ARIAS-MARCO

T ( X 1 , X 5 ) = −τ X2 

T ( X , X ) =
1 6 −Φ X2 

T ( X 2 , X 3 ) = 0 
T ( X , X ) = 0 
2 4

T ( X 2 , X 5 ) = τ X 1 

T ( X , X ) = Φ X  .
2 6 1
 (4.16)
T ( X 3 , X 4 ) = τ X5 + Φ X6 
T ( X , X ) = −τ X4 
3 5 
T ( X 3 , X 6 ) = −Φ X4 

T ( X , X ) =
4 5 τ X3 

T ( X 4 , X 6 ) = Φ X3 
T ( X , X ) = 0 
5 6 

Ahora, como Φ ≠ 0 , τ ≠ 0 se define ρ = (τ 2 + Φ 2 ) 2 > 0 y entonces, al igual


1

que en el desarrollo del Subcaso A.1.2, se realiza el cambio de base ortonormal


dado por

1
X i′ = X i ,  i = 1, 2, 3, 4 ,  X 6′ = (τ X 5 + Φ X 6 ) ,  X 5′ = a5 X 5 + a6 X 6
ρ

de forma que los parámetros a5 , a6 son determinados por la condición que


{ X 5′ , X 6′ } sea un conjunto ortonormal. Así, se obtiene que (4.16) tiene la
misma forma que la expresión de la torsión asociada al Caso b) del Estudio
de (4.9) aunque con un sólo parámetro ρ . Por tanto, el espacio asociado se
descompone de la forma

Tp M = ( X 1′ , X 2′ , X 3′ , X 4′ , X 6′ ) ⊕ ( X 5′ ) .

Caso B.2.2 ( τ = Θ y Φ ≠ µ )
MANUALES UEX

Como τ = Θ , aplicando la Nota 4.2.2.2 se tiene que (4.13) ya es de la forma


de (4.14) y, ahora, como Φ ≠ µ se aplica el análisis desarrollado anteriormente
para el endomorfismo G, suponiendo que α 1* , β1* , α 2* , β 2* se toman de forma
que
236
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

| α 1* |2 + | β1* |2 = 1 ,  β1* ∈  (d1* = 0 ) ,  | α 2* |2 + | β 2* |2 = 1 ,  β 2* ∈  (d 2* = 0 ) .

′′5 = 0 , T1,4
Por tanto, aplicando el Lema 4.2.2.5 se tiene que T1,3 ′′5 = 0 , τ ′ = τ ≠ 0 ,
Θ ′ = Θ ≠ 0 y, así, (4.15) es

T ( X 1* , X 2* ) = τ X 5* + Φ X 6* 

T ( X * , X * ) = 0
1 3 

T ( X 1* , X 4* ) = 0 
T ( X * , X * ) = − τ X 2* 
1 5

T ( X 1* , X 6* ) = − Φ X 2* 

T ( X * , X * ) = 0
2 3 

T ( X 2* , X 4* ) = 0 
 .
T ( X * , X * ) = τ X *
2 5 1  (4.17)

T ( X 2* , X 6* ) = Φ X 1* 
* 
T ( X * , X * ) = τ X5 + µ X6
*
3 4

T ( X 3* , X 5* ) = −τ X4*


T ( X * , X * ) =
3 6 − µ X4
*


T ( X 4* , X 5* ) = τ X 3* 
T ( X * , X * ) = µ X 3* 
4 6

T ( X 5* , X 6* ) = 0 

Ahora, como Φ ≠ 0 , τ ≠ 0 se define ρ = (τ 2 + Φ 2 ) 2 > 0 y entonces, proce­


1

diendo como en el desarrollo del Subcaso A.1.2, se realiza el cambio de base


ortonormal dado por

1
X i′ = X i* ,  i = 1, 2, 3, 4 ,  X 6′ = (τ X 5* + Φ X 6* ) ,  X 5′ = a5 X 5* + a6 X 6*
ρ
MANUALES UEX

de forma que los parámetros a5 , a6 están determinados por la condición que


{ X 5′ , X 6′ } sea un conjunto ortonormal. Así, (4.17) en esta nueva base ortonor­
mal es
237
TERESA ARIAS-MARCO

T ( X 1 ,TX (5X) 1′=, X 2′ ) = − τ X 2 ρ X 6′ 


 ′ ′ 
T ( X ,TX( X) 1=, X 3 ) = 0− Φ X
1 6 2 
T ( X 1′ , X 4′ ) = 0 
T ( X 2 , X 3 ) = 0 
T ( X 1′ , X 5′ ) = 0
T ( X 2 ,TX(4X)1′=, X06′ ) = 
− ρ X 2′ 
T ( X 2 ,TX(5X) 2′=, Xτ 3X′ )1 = 0 
 
T ( X 2 ,TX(6X)2′=, XΦ4′X) 1= 0  .
 ′ ′  (4.18)
T(X , X ) = 0
T ( X 3 , X 4 ) 2= 5 τ X 5 + Φ X 6 
T ( X 2′ , X 6′ ) = ρ X 1′ 

T ( X 3 ,TX (5X) ′=, X ′ ) = − τ X 4 AX ′ + BX ′  
3 4 5 6

T ( X 3 ,TX (6X) 3′=, X 5′ ) = − Φ− XAX4 4′ 


 
T ( X 4 ,TX(5X) 3′=, X 6′ ) = τ X 3 − BX 4′ 
T ( X 4′ , X 5′ ) = AX 3′ 
T ( X 4 , X 6 ) = Φ X3 
T ( X 4′ , X 6′ ) = BX 3′
T ( X 5 ,TX (6X) ′=, X0 ′ ) = 0 

5 6

En el transcurso del cálculo de la matriz torsión (4.18) se obtuvo que


A = ( τ ρ )(Φ − µ ) ≠ 0 ; así, tanto ρ como A son no nulos. Ahora, para terminar
el análisis de la torsión en este subcaso basta distinguir los dos casos siguientes
que dependen del valor del parámetro B:
•   Si B = 0 entonces (4.18) tiene la misma forma que la expresión de la
torsión asociada al Caso c) del Estudio de (4.9). Por tanto, el espacio asociado
se descompone de la forma

Tp M = ( X 1′ , X 2′ , X 6′ ) ⊕ ( X 3′ , X 4′ , X 5′ ) .

•   Si B ≠ 0 entonces (4.18) es del tipo de (4.9) y, como se vio en el Estudio


de (4.9), se puede suponer que ρ > 0 , A > 0 y B > 0 .
MANUALES UEX

Caso B.2.3 ( τ ≠ Θ y Φ = µ ).

El estudio de este caso es análogo al del Caso B.2.2 teniendo en cuenta que
el estudio general se desarrolla sobre el endomorfismo F. Además, el resultado
que se obtiene es exactamente el mismo que en dicho caso.
238
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Caso B.2.4 ( τ ≠ Θ y Φ ≠ µ )

Aquí, se considerará que los parámetros correspondientes a la diagonali­


zación de G son nulos; es decir, d1* = d 2* = 0 . (Para entender la naturaleza de
estos parámetros ver la demostración del Lema 4.2.2.1.)

′′5 = 0 , Φ ≠ 0 y µ ≠ 0
Así, debido al Lema 4.2.2.5, se puede asegurar que T1,3
en (4.15). Y, por tanto, para continuar con el estudio se diferenciarán los sub­
casos siguientes:

′′5 = 0 , Θ ′ = 0 y τ ′ = 0 .
B.2.4.a)  Cuando T1,4

′′5 = 0 , Θ ′ = 0 y τ ′ ≠ 0 .
B.2.4.b)  Cuando T1,4

′′5 = 0 , Θ ′ ≠ 0 y τ ′ = 0 .
B.2.4.c)  Cuando T1,4

′′5 = 0 , Θ ′ ≠ 0 y τ ′ ≠ 0 .
B.2.4.d)  Cuando T1,4

′′5 ≠ 0 , Θ ′ = 0 y τ ′ = 0 .
B.2.4.e)  Cuando T1,4

′′5 = 0 , Θ ′ ≠ 0 y τ ′ ≠ 0 .
B.2.4.f)  Cuando T1,4

′′5 ≠ 0 , Θ ′ = 0 y τ ′ ≠ 0 .
B.2.4.g)  Cuando T1,4

′′5 ≠ 0 , Θ ′ ≠ 0 y τ ′ = 0 .
B.2.4.h)  Cuando T1,4

′′5 ≠ 0 , Θ ′ ≠ 0 y τ ′ ≠ 0 .
B.2.4.i)  Cuando T1,4

′′5 = 0 , Θ ′ = 0 y τ ′ = 0 )
Subcaso B.2.4.a ( T1,4

Se obtiene que (4.15) tiene la misma forma que la expresión de la torsión


asociada al Caso b) del Estudio de (4.9). Por tanto, el espacio asociado se des­
compone de la forma

Tp M = ( X 1** , X 2** , X 3** , X 4** , X 6** ) ⊕ ( X 5** )


.
MANUALES UEX

′′5 = 0 , Θ ′ = 0 y τ ′ ≠ 0 )
Subcaso B.2.4.b ( T1,4

En este caso, se tiene que (4.15) es


239
TERESA ARIAS-MARCO

T ( X 1** , X 2** ) = τ ′ X 5** + Φ X 6** 



T ( X ** , X ** ) = 0
1 3 

T ( X 1** , X 4** ) = 0 
T ( X ** , X ** ) = − τ ′ X 2** 
1 5

T ( X 1** , X 6** ) = − Φ X 2** 

T ( X ** , X ** ) = 0
2 3 

T ( X 2** , X 4** ) = 0 

T ( X ** , X ** ) = τ ′ X **
2 5 1  . (4.19)

T ( X 2** , X 6** ) = Φ X 1** 
T ( X ** , X ** ) = µ X 6** 
3 4

T ( X 3** , X 5** ) = 0 

T ( X 3** , X 6** ) = − µ X 4** 

T ( X ** , X ** ) = 0
4 5 
T ( X 4** , X 6** ) = µ X 3** 

T ( X ** , X ** ) = 0
5 6 

Ahora, como Φ ≠ 0 , τ ′ ≠ 0 se define ρ = (τ ′2 + Φ 2 ) 2 > 0 y entonces, al


1

igual que en el desarrollo del Subcaso A.1.2, se realiza el cambio de base


ortonormal dado por
1
MANUALES UEX

X i′ = X i** ,  i = 1, 2, 3, 4 ,  X 6′ = (τ ′ X 5** + Φ X 6** ) ,  X 5′ = a5 X 5** + a6 X 6**


ρ

de forma que los parámetros a5 , a6 están determinados por la condición que


{ X 5′ , X 6′ } sea un conjunto ortonormal. Así, se obtiene que (4.19) en esta nueva
base ortonormal es
240
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

T ( X 1′ , X 2′ ) = ρ X 6′ 

T ( X ′ , X ′ ) = 0
1 3 

T ( X 1′ , X 4′ ) = 0 
 ′
T (X1, X5 ) = 0′ 

T ( X 1′ , X 6′ ) = − ρ X 2′ 

T ( X 2′ , X 3′ ) = 0 
 
T ( X 2′ , X 4′ ) = 0 

T ( X 2′ , X 5′ ) = 0  . (4.20)

T ( X 2′ , X 6′ ) = ρ X 1′ 
T ( X 3′ , X 4′ ) = AX 5′ + BX 6′ 

T ( X 3′ , X 5′ ) = − AX 4′ 

T ( X 3′ , X 6′ ) = − BX 4′ 
 
T ( X 4′ , X 5′ ) = AX 3′ 
 ′
T (X4 , X6 ) = ′ BX 3′ 

T ( X 5′ , X 6′ ) = 0 

Durante el cálculo de la matriz torsión (4.20) se sigue que A = −(τ ′ ρ ) µ ≠ 0 y


B = (Φ ρ ) µ ≠ 0 ; por tanto, (4.20) es del tipo de (4.9) y, como se vio en el Estudio
de (4.9), se puede suponer que ρ > 0 , A > 0 y B > 0 .

′′5 = 0 , Θ ′ ≠ 0 y τ ′ = 0 )
Subcaso B.2.4.c ( T1,4

Es inmediato ver que (4.15) es directamente del tipo de (4.9).

′′5 = 0 , Θ ′ ≠ 0 y τ ′ ≠ 0 )
Subcaso B.2.4.d ( T1,4

En este caso, se tiene que (4.15) toma la forma

T ( X 1** , X 2** ) = τ ′ X 5** + Φ X 6** 



T ( X ** , X ** ) = 0
MANUALES UEX

1 3 

T ( X 1** , X 4** ) = 0 
T ( X ** , X ** ) = − τ ′ X 2** 
1 5

T ( X 1** , X 6** ) = − Φ X 2** 

241
TERESA ARIAS-MARCO

T ( X 2** , X 3** ) = 0 

T ( X ** , X ** ) = 0
2 4 

T ( X 2** , X 5** ) = τ ′ X 1** 
T ( X ** , X ** ) = Φ X ** 
2 6 1

T ( X 3** , X 4** ) = Θ ′ X 5 + µ X 6 
** **

 . (4.21)
T ( X ** , X ** ) =
3 5 − Θ ′ X 4** 
T ( X 3** , X 6** ) = − µ X 4** 

T ( X ** , X ** ) = Θ ′ X 3** 
4 5

T ( X 4** , X 6** ) = µ X 3** 

T ( X ** , X ** ) = 0 
5 6

donde, como Φ ≠ 0 , τ ′ ≠ 0 se define ρ = (τ ′2 + Φ 2 ) 2 > 0 y procediendo de


1

manera análoga a la del desarrollo del Subcaso A.1.2, se realiza el cambio de


base ortonormal dado por
1
X i′ = X i** ,  i = 1, 2, 3, 4 ,  X 6′ = (τ ′ X 5** + Φ X 6** ) ,  X 5′ = a5 X 5** + a6 X 6**
ρ
de forma que los parámetros a5 , a6 están determinados por la condición que
{ X 5′ , X 6′ } sea un conjunto ortonormal. Ahora, (4.21) en esta nueva base orto­
normal es
T ( X 1′ , X 2′ ) = ρ X 6′ 

T ( X ′ , X ′ ) = 0
1 3 

T ( X 1′ , X 4′ ) = 0 
T ( X 1′ , X 5′ ) = 0 


T ( X 1′ , X 6′ ) = − ρ X 2′ 
 
T ( X 2′ , X 3′ ) = 0 
 
T ( X 2′ , X 4′ ) = 0 
 . (4.22)
T ( X 2′ , X 5′ ) = 0 
 ′ ′ ′ 
T (X 2 , X6 ) = X1 ρ 
T ( X 3′ , X 4′ ) = AX 5′ + BX 6′ 

T ( X 3′ , X 5′ ) = − AX 4′ 
MANUALES UEX



T ( X 3′ , X 6′ ) = − BX 4′ 

T ( X 4′ , X 5′ ) = AX 3′ 
T ( X 4′ , X 6′ ) = BX 3′ 

T ( X 5′ , X 6′ ) = 0 

242
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Así, (4.22) es del tipo de (4.9) y, como se vio en el Estudio de (4.9), se


puede suponer que ρ > 0 , A > 0 y B > 0 .

′′5 ≠ 0 , Θ ′ = 0 y τ ′ = 0 ).
Subcaso B.2.4.e ( T1,4

Ahora (4.15) es de la forma

T ( X 1** , X 2** ) = Φ X 6** 



T ( X ** , X ** ) = 0
1 3 

T ( X 1** , X 4** ) = ′′5 X 5**
T1,4 
T ( X ** , X ** ) = ′′5 X 4**
− T1,4 
1 5

T ( X 1** , X 6** ) = − Φ X 2** 

T ( X ** , X ** ) =
2 3
′′5 X 5**
− T1,4 

T ( X 2** , X 4** ) = 0 

T ( X ** , X ** ) =
2 5 + T1′′,45 X 3**  (4.23)

T ( X 2** , X 6** ) = Φ X 1** 
T ( X ** , X ** ) = µ X 6** 
3 4

T ( X 3** , X 5** ) = ′′5 X 2**
− T1,4 

T ( X ** , X ** ) =
3 6 − µ X 4** 

T ( X 4** , X 5** ) = T1,4
′′5 X 1** 
T ( X 4** , X 6** ) = µ X 3** 

T ( X ** , X ** ) = 0
5 6


′′5 ≠ 0 y 0 ≠ µ ≠ Φ ≠ 0 . Además, se puede suponer que T1,4


donde, T1,4 ′′5 > 0 , ya
que si no lo fuera, cambiando de signo X 5 si lo sería y que Φ > 0 ya que si
**

no lo fuera, cambiando de signo X 6** se obtendría (obsérvese que al hacer este


último cambio de base ortonormal también cambiaría el signo de µ ).
MANUALES UEX

′′5 = 0 , Θ ′ ≠ 0 y τ ′ ≠ 0 )
Subcaso B.2.4.f ( T1,4

Ahora (4.15) es
243
TERESA ARIAS-MARCO

T ( X 1**T,(X **
X21 ,)X=5 ) = −τ X2 τ ′ X 5** + Φ X 6** 
T ( X ** , X ** ) = 0 
T ( X3**1 , X 6 ) =
1
−Φ X2 
 **
T (X1 , X4 ) = T1,4 ′′5 X 5**

 T ( X **, X ) = 0
2 3 ′ ′′ 
**
T (X1 , X5 ) = −τ X2 ** 5
− T1,4 X 4**

T ( X 1**T,(XX6**2 ,)X=4 ) = 0 − Φ X 2** 



T ( X 2**T,(XX3**,)X= ) = τ X − T1,4′′5 X 5** 
2 5 1

T ( X 2 , X 4 ) = 0
** **

T ( X 2 , X 6 ) = Φ X 1 
T ( X 2** , X 5** ) = τ ′ X 1** + T1,4′′5 X 3**   (4.24)
T ( X , X ) =
T ( X 2** , X 6**3 ) =4Φ X 1**
τ X 5 + Φ X6  
 
T ( X 3**T,(XX4**3 ,)X=5 ) = −τ X4 µ X 6**  

T ( X 3**T,(XX5**,)X= ) =
3 6
− T1,4′′5 X 2** −Φ X4 
T ( X 3**, X 6** ) = − µ X 4** 
T ( X 4 , X 5 ) = τ X 3

T ( X 4** , X 5** ) = T1,4′′5 X 1** 
T  ( X**, X ) = Φ X 
T ( X 4 , X 64 ) =6 µ X3 3 
** **

 
T ( X 5**T,(XX6**5 ,)X=6 0) = 0  

′′5 ≠ 0 , τ ′ ≠ 0 y 0 ≠ µ ≠ Φ ≠ 0 . Además, se puede suponer que T1,4


donde, T1,4 ′′5 > 0
**
ya que si no lo fuera, cambiando de signo X 5 , si lo sería (obsérvese que al hacer
este cambio de base ortonormal también cambiaría el signo de τ ′ ) y que Φ > 0
ya que si no lo fuera, cambiando de signo X 6** se obtendría (obsérvese que al
hacer este último cambio de base ortonormal también cambiaría el signo de µ ).
MANUALES UEX

′′5 ≠ 0 , Θ ′ = 0 y τ ′ ≠ 0 )
Subcaso B.2.4.g ( T1,4

Ahora (4.15) es
244
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

T ( X 1**T,X **
( X2 1), =X 5 ) = −τ X2 Φ X 6** 

T ( X ** , X ** ) = 0 
T ( X3**1 , X 6 ) =
1
−Φ X2 
 **
T (X1 , X4 ) = ′′5 X 5**
T1,4
 ** , X ) = 0 
 **T ( X 
T (X1 , X5 ) = 2 3 ′′5
− T1,4 X 4 **

 ( X** , X ) = 0
T ( X 1**T, X ) = − Φ X ** 

6 2 4 2

T ( X 2**T,X( X3 2 , X 5 ) = τ X 1
**
) = − T ′′
1,4
5
X **
5 

T ( X 2**T,X **
( X4 2), =X 06 ) = Φ X 1 
 (4.25)
T ( X 2 ,X 5 ) =
** **
′′ X 3
T1,45 **

T (X3, X4 ) = τ X 5 + Φ X 6 
T ( X 2** , X 6** ) = Φ X 1**
T ( X , X ) =
T ( X 3** , X 4**3) = 5
− τ X 4 Θ ′ X ** + µ X ** 
5 6

T ( X 3**T,X( X5**3), =X 6 ) = − T1,4′′5 X 2** − Φ′ XX4**4
−Θ 

T ( X 3 T,X
** **
) =
( X6 4 , X 5 ) = −
τ X3 4 µ X **


 ′′ X + Θ ′X 3 
** ** 5 ** **
T ( X 4 ,X 5 ) = T1,4
T ( X**4 , X 6 ) = 1 Φ X3 
T ( X 4 , X 6 ) =
**
µ X3 **


 ** , X ) = 0
**T ( X  
T (X5 , X6 ) = 0 5 6

′′5 ≠ 0 , Θ ′ ≠ 0 y 0 ≠ µ ≠ Φ ≠ 0 . Además, se puede suponer que T1,4


donde, T1,4 ′′5 > 0
**
ya que si no lo fuera, cambiando de signo X 5 si lo sería (obsérvese que al hacer
este cambio de base ortonormal también cambiaría el signo de Θ ′ ) y que Φ > 0
ya que si no lo fuera, cambiando de signo X 6** se obtendría (obsérvese que al
hacer este último cambio de base ortonormal también cambiaría el signo de µ ).
MANUALES UEX

′′5 ≠ 0 , Θ ′ ≠ 0 y τ ′ = 0 )
Subcaso B.2.4.h ( T1,4

Ahora (4.15) es
245
TERESA ARIAS-MARCO

T ( X 1** , X 2** ) = τ ′ X 5** + Φ X 6** 



T ( X ** , X ** ) = 0
1 3 
 ** **
′′ X 5
5 ** 
T (X1 , X4 ) = T1,4 
T ( X 1** , X 5** ) = − τ ′ X 2** ′′5 X 4**
− T1,4 

T ( X 1** , X 6** ) = − Φ X 2** 

T ( X 2** , X 3** ) = ′′5 X 5**
− T1,4 

T ( X 2 , X 4 ) = 0
** **

 
T ( X 2 , X 5 ) = τ ′X 1
** ** **
′′ X 3
+ T1,45 **
 (4.26)

T (X 2 , X6 ) = Φ X1
** ** **

 ** 
**
T (X3 , X4 ) = **

Θ X5 + µ X6
**

 **
T (X3 , X5 ) = **
′′ X 2
− T1,4 5 **
−Θ ′X 4 **


T ( X 3 , X 6 ) =
** **
− µ X4 **

 
** **
T ( X 4 , X 5 ) = T1,4 ′′ X 1
5 **
+ Θ ′X 3 **

T ( X 4** , X 6** ) = µ X 3** 

T ( X 5** , X 6** ) = 0 

donde, T1,4 ′′5 ≠ 0 , τ ′ ≠ 0 , Θ ′ ≠ 0 y 0 ≠ µ ≠ Φ ≠ 0 . Además, se puede suponer que


′′ > 0 ya que si no lo fuera entonces, cambiando de signo X 5** si lo sería
T1,4 5

(obsérvese que al hacer este cambio de base ortonormal también cambiaría el


signo de τ ′ y de Θ ′ ) y que Φ > 0 ya que si no lo fuera, cambiando de signo
X 6** se obtendría (obsérvese que al hacer este último cambio de base ortonormal
también cambiaría el signo de µ ).

Nota 4.2.2.6

Todos los cambios de base realizados a lo largo de todo el desarrollo del


Caso B.2, siempre conservan la actuación de la transformación curvatura
P = A12 + A34 .
MANUALES UEX

Caso B.3 ( α = − β ).

Este caso ya ha sido analizado en el Caso B.2 debido a que, resolviendo


(4.11), sustituyendo lo obtenido en (4.12) e intercambiando X 3 con X 4 , se
obtiene (4.13).
246
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

4.2.3. Análisis del Caso C (Rango 6)

Ahora, se sabe que para una elección adecuada de la base ortonormal, existe
una transformación curvatura de la forma,

R ( X , Y ) = α A12 + β A34 + γ A56 ,  αβγ ≠ 0

donde A12 y A34 están dados por las fórmulas (4.2) y (4.9) respectivamente y
A56 por

A56 X 1 = A56 X 2 = A56 X 3 = A56 X 4 = 0 ,  A56 X 5 = X 6 ,  A56 X 6 = − X 5 . (4.27)


De acuerdo con (3.3), se tiene la condición (α A12 + β A34 + γ A56 ) ⋅ T = 0 que


aplicada sobre (4.1) de forma análoga al Lema 3.4.1.2, se obtiene

T1,23 = T1,24 = T1,25 = T1,2


6 4
= T2,3 6
= T2,5 = T1,34 = T1,5
6 5
= T3,4 6
= T3,4 6
= T4,5 6
= T3,5 = 0 (4.28)

y los siguientes sistemas homogéneos de condiciones adicionales:

γ T1,36 + β T1,45 + α T2,35 = 0 β T1,46 + α T2,3


6
− γ T1,35 = 0
 
α T1,45 + β T2,35 − γ T2,4
6
=0 γ T2,3
6
+ α T1,35 − β T2,4
5
=0
 ( A) ,  ( B) (4.29)
− β T1,3
6
− γ T1,45 + α T2,4
6
= 0 α T1,46 + β T2,3
6
+ γ T2,4
5
= 0
 
α T1,36 + γ T2,3
5
− β T2,4
6
= 0 γ T1,46 − β T1,35 + α T2,4
5
= 0

donde, det A = det B = (α − β − γ )(α + β − γ )(α − β + γ )(α + β + γ ) .

Así, aplicando (4.28) sobre (4.1) se sigue que

T ( X 1 , X 2 ) = 0 

T ( X , X ) = 5
T1,3 6
X 5 + T1,3 X6 
MANUALES UEX

1 3

T ( X 1 , X 4 ) = 5
T1,4 6
X 5 + T1,4 X6 

T ( X , X ) =
1 5
5
− T1,3 5
X 3 − T1,4 X4 
T ( X 1 , X 6 ) = 6 6
− T1,3 X 3 − T1,4 X 4 

247
TERESA ARIAS-MARCO

T ( X 2 , X 3 ) = 5
T2,3 6
X 5 + T2,3 X6 

T ( X , X ) =
2 4
5
T2,4 6
X 5 + T2,4 X6 

T ( X 2 , X 5 ) = 5
− T2,3 5
X 3 − T2,4 X4 

T ( X 2 , X6 ) = 6 6
− T2,3 X 3 − T2,4 X 4 

T ( X 3 , X 4 ) = 0 
 . (4.30)
T ( X 3 , X 5 ) = T1,35 X 1 + T2,3
5
X2 
 6 6 
T ( X 3 , X 6 ) = T1,3 X 1 + T2,3 X 2 
 5 5
T ( X 4 , X 5 ) = T1,4 X 1 + T2,4 X 2 

T ( X 4 , X 6 ) = T1,4
6 6
X 1 + T2,4 X2 

T ( X 5 , X 6 ) = 0 

Ahora, para poder aplicar (4.29) a (4.12) habrá que diferenciar los casos
siguientes:

C.1)  Cuando det A ≠ 0 se obtiene que la única solución de los sistemas A y


B es la solución trivial; por tanto, T = 0 y aplicando el Lema 3.2.3, se concluye
que el espacio asociado es simétrico.

C.2)  Si det A = 0 , será necesario analizar las diferentes posibilidades de


obtener que el determinante sea cero. Así, se distinguirán los casos siguientes:

C.2.1)  Si α = β + γ .

C.2.2)  Si α = −( β + γ ) .

C.2.3)  Si α = β − γ .

C.2.4)  Si α = −( β − γ ) .
MANUALES UEX

Caso C.2.1 ( α = β + γ ).

A partir de (4.29), resolviendo los sistemas se obtiene fácilmente que


6
T1,3 = T1,45 = T2,4
6 5
= −T2,3 6
y que −T1,4 6
= T2,3 = T1,35 = T2,4
5
. Así, sustituyendo en (4.30),
se sigue
248
ESPACIOS S – SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

T ( X 1 , XT2()X= ,0X ) = −τ X2  
1 5 
T ( X , X ) =  
5 6
T X + T X
1
T ( X 1 , X 6 ) =
3
−Φ X2 2,4 5 2,4 6
 
T ( X 1 , X 4 ) = 6
T2,4 5
X 5 − T2,4 X6  
T ( X , X ) = 0
T ( X 1 , X 5 ) =2 3 5
− T2,4 6
X 3 − T2,4 X4
 


T ( X 1 , XT6()X=2 , X 4 ) = 0 6
− T2,4 5
X 3 + T2,4 X4  
 
T ( X 2 , XT3()X=2 , X 5 ) = τ X 1 6
− T2,4 5
X 5 + T2,4 X 6  
T ( X 2 , X4 ) = 5
T2,4 6
X 5 + T2,4 X6  
T (X 2 , X6 ) = Φ X1   . (4.31)
T ( X 2 , X 5 ) =  
6 5
T2,4 X 3 − T2,4 X4
T( X , X ) = τ X + Φ X6 
T ( X 2 , X 6 ) =3 4 5
− T2,4 6
X 3 − T2,4 X4 5
 
 −τ X4
T ( X 3 , XT4()X=3 ,0X 5 ) = 
 
  
T ( X 3 , XT5()X=3 , XT62,4) =
 5 6
X 1 − T2,4 X 2 −Φ X4 
  
T ( X 3 , XT6()X= , XT2,4) =
6 5
X 1 + T2,4 X 2 τ X  
4 5 3
 6
T ( X 4 , X5 ) = T2,4 X 1 + T2,4 X 2 5  
T ( X 4 , X 65 ) = Φ X 
T ( X 4 , X 6 ) = −T2,4 X 1 + T2,4 6
X2
3
 
T ( X , X ) = 0  
T ( X 5 , X 6 ) =5 0 6  

Para continuar con el estudio de esta matriz, se debe de realizar un cam­
bio de base ortonormal de forma que se conserve la actuación del operador
P = α A12 + β A34 + γ A56 , αβγ ≠ 0 . Por ello, sólo se pueden realizar cambios de
base que entremezclen X 5 con X 6 , X 3 con X 4 y X 1 con X 2 . Por ello, se
distinguirán los casos:
C.2.1.a)  Si se supone que T2,4 5 6
= T2,4 = 0 , entonces, T = 0 y por el Lema
3.2.3, el espacio asociado es simétrico.
C.2.1.b)  Si se supone que ρ = ((T2,4 5 2 6 2 12
) + (T2,4 ) ) > 0 , se realiza el cambio
de base ortonormal (obsérvese que sólo entremezcla X 5 con X 6 ) dado por
1
X i′ = X i ,  i = 1, 2, 3, 4 ,  X 6′ =
5
(T2,4 6
X 5 + T2,4 X 6 ) ,  X 5′ = a5 X 5 + a6 X 6
ρ

de forma que los parámetros a5 , a6 están determinados por la condición que


MANUALES UEX

{ X 5′ , X 6′ } sea un conjunto ortonormal y P( X 5′ ) = γ X 6′ , P( X 6′ ) = −γ X 5′ . Así,


resolviendo el sistema, se sigue que a5 = T26,4 ρ , a6 = −T25,4 ρ y realizando el
cambio de base ortonormal utilizando (3.10), se sigue que (4.31) en esta nueva
base toma la forma
249
TERESA ARIAS-MARCO

T ( X T1, (XX51′), =X 2′ ) = 0 − τ X 2 

T ( X ′ , X ′ ) = ρ X 6′  
T ( X , X 1) = 3
1 6 −Φ X2 
T ( X 1′ , X 4′ ) = ρ X 5′ 
T ( X T2,(XX3′), =X 0′ ) = − ρ X ′ 
1 5 4

T ( X T2,(XX41′), X= 60′ ) = − ρ X 3′ 

T ( X T,(XX 2′), =Xτ3′ )X= − ρ X 5′ 
2 5 1


T ( X ′ , X 4′ ) = ρ X 6′  
T ( X 2, X 62) = Φ X1
T ( X 2′ , X 5′ ) = ρ X 3′   . (4.32)
T ( XT3,(XX42′), X= 6′ ) = − ρ X 4′ τ X 5 + Φ X6 


T ( XT3,(XX53′), X= 4′ ) = 0 −τ X4 
T ( XT,(XX 3′), X= 5′ ) = − ρ X 2′  
3 6 −Φ X4 
T ( X 3′ , X 6′ ) = ρ X 1′ 
T ( X 4, X 5 ) = τ X3 
′ ′
T (X4 , X5 ) = ρ X1 ′

T ( XT4,(XX6′), X= ′ ) = ρ X ′ Φ X3 
4 6 2


T ( XT5,(XX65′), X= 6′0) = 0  

Caso C.2.2 ( α = −( β + γ ) )
Este caso está incluido en el anterior ya que, si se resuelve (4.29), se sustituye
lo obtenido en (4.30) y se intercambia X 1 con X 2 se obtiene (4.31).

Caso C.2.3 ( α = β − γ )
Este caso también está incluido en el Caso C.2.1 ya que, si se resuelve
(4.29), se sustituye lo obtenido en (4.30) y se intercambia X 5 con X 6 también
se obtiene (4.31).

Caso C.2.4 ( α = −( β − γ ) )
Este último caso también está incluido en el Caso C.2.1 ya que, si también
se resuelve (4.29), se sustituye lo obtenido en (4.30) y se intercambia X 3 con
X 4 , se obtiene (4.31).
MANUALES UEX

250
ANEXO A. 
OPERADORES DIFERENCIALES INVARIANTES

Para el desarrollo de este apartado se sigue [H.2, Pág. 233-287].

A.1.  FUNCIONES DIFERENCIALES SOBRE  n

En primer lugar, es necesario establecer la notación. Así, sea x = ( x1 , , xn ) ∈  n


tal que | x |= ( x12 +  + xn2 ) 2 . Si V ⊂  n es un subespacio abierto, se denota por  (V )
1

el espacio de las funciones diferenciables valuadas complejas sobre V y por  (V ) el


espacio de las funciones en  (V ) con soporte compacto y contenido en V.

Nota A.1.1

Aunque el principal interés es el estudio del espacio  (V ) , será más conveniente


trabajar con el espacio  (V ) puesto que, si U ⊂ V ⊂  n entonces,  (U ) ⊂  (V ).
Además, si ∂ i denota ∂ ∂xi y α = (α 1 , , α n ) es una n – tupla de enteros α i ≥ 0,
se consideran las notaciones de multi-índice siguientes:

Dα = ∂α1 1  ∂αn n ,   xα = x1α1  xnα n ,   | α |= α 1 +  + α n ,   α ! = α 1 !α n !


MANUALES UEX

y, si α ≤ β , donde β = ( β 1 , , β n ) es otra n – tupla de enteros positivos tal que β j ≤ α j


para todo j, se consideran

α  α!
α − β = (α 1 − β 1 , ,α n − β n ) ,  = .
β
     β !(α − β )!
251
TERESA ARIAS-MARCO

Y, así, se tiene que la regla de Leibniz generalizada para la diferenciabilidad del


producto de dos funciones f y g es:

α 
Dα ( fg ) = ∑   ( Dν f )( D µ g ).
µ ν α ν
(A.1)
+ =  

Definición A.1.2

Sea V ⊂  n un subespacio abierto. Se dice que un operador diferencial sobre V


es una aplicación lineal D :  (V ) →  (V ) de forma que para cada conjunto abierto
relativamente compacto U ⊂ V tal que U ⊂ V , existe una familia finita de funciones
aα ∈  (V ) donde α = (α 1 , , α n ) , α i ∈  + , tal que

DΦ = ∑ aα DαΦ ,
α (A.2)

para todo Φ ∈  (U ) .
Debido a esta definición, un operador diferencial D sobre V satisface para todo
Ψ ∈  (V ) que

sop ( DΨ ) ⊂ sop(Ψ ), (A.3)

Así, D puede ser extendido a un operador lineal (también denotado por D ) de


 (V ) en  (V ) mediante

( Df )( x) = ( DΦ )( x) (A.4)

dónde x ∈ V , f ∈  (V ) son arbitrarios y, Φ es cualquier función en  (V ) que coincide


con f en un entorno de x.
Por tanto, se obtiene el resultado siguiente cuya demostración puede ser consultada
en [H.2, Pág.236].

Teorema A.1.3

D :  (V ) →  (V ) es un operador diferencial si y sólo si D es una aplicación lineal


satisfaciendo la condición (A.3).
MANUALES UEX

A.2.  OPERADORES DIFERENCIALES SOBRE VARIEDADES

Sea M una variedad diferenciable. Entonces, motivados por el Teorema A.1.3 se


tiene:
252
ESPACIOS S–SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Definición A.2.1

Un operador diferencial sobre M, es una aplicación lineal D : Cc∞ ( M ) → Cc∞ ( M )


tal que:

sop ( Df ) ⊂ sop( f ),

para todo f ∈ Cc∞ ( M ).


Si (U ,Φ ) es un sistema coordenado local sobre M, la aplicación

DΦ : F → ( D( F o Φ )) o Φ −1 , (A.5)

donde F ∈ Cc∞ (Φ (U )) , satisface la propiedad (A.3). Así, usando (A.2) se obtiene para
cada conjunto abierto relativamente compacto W ⊂ U con W ⊂ U , una familia finita
de funciones aα ∈ C ∞ (W ) donde α = (α 1 , , α n ) , α i ∈  + , tal que

Df = ∑ aα ( Dα ( f o Φ −1 )) o Φ , (A.6)
α

donde f ∈ Cc∞ (W ) .
Así, análogamente a (A.4), se puede extender la definición de operador diferencial
sobre C ∞ ( M ) .
Siguiendo la notación de Schwartz, se considera que

 ( M ) = Cc∞ ( M ),     ( M ) = C ∞ ( M ),

y, si K ⊂ M es cualquier subespacio compacto, K ( M ) denota el conjunto de las


funciones en  ( M ) con soporte en K.
En adelante, se supondrá que M tiene una base numerable de abiertos y se seguirá la
notación siguiente. Se denota por E(M) el conjunto de todos los operadores diferenciales
sobre M y si f ∈  ( M ) y D ∈ E ( M ) , el valor de Df en p denotado por ( Df )( p ) , a veces,
será denotado por ( D p ( f ( p )). Además, la composición de dos operadores diferenciales D1
y D2 será denotada por D1 o D2 . Y, si M y N son variedades diferenciales y, Φ : M → N
es una aplicación diferenciable, se denota por dΦ p a la diferencial de Φ en p ∈ M ,
MANUALES UEX

la cual aplica Tp M en TΦ ( p ) N .

Notación A.2.2

Si Φ : M → N es un difeomorfismo, f ∈  ( N ) , g ∈  ( N ) y D ∈ E ( M ) , se con­
sidera
253
TERESA ARIAS-MARCO

−1 −1

g Φ = g o Φ ,    DΦ ( g ) = ( D( g Φ ))Φ . (A.7)

Entonces, g Φ ∈  ( M ) y DΦ es un operador diferencial sobre N denominado la


−1

imagen de D por Φ .

Definición A.2.3
Si Φ es un difeomorfismo de M en si mismo, se dirá que D es invariante por Φ
si y sólo si DΦ = D ; es decir, si y sólo si para todo g ∈  ( M ) se tiene que

Dg = ( D( g o Φ )) o Φ −1 .

A.3. OPERADORES DIFERENCIALES INVARIANTES SOBRE GRUPOS DE LIE


Y ESPACIOS HOMOGÉNEOS

A.3.1. Introducción

Sea M una variedad diferenciable y Φ : M → M un difeomorfismo de M sobre si


misma. Se considerará, como en el apartado anterior que

f Φ = f o Φ −1 ,

para f ∈  ( M ) y, que si D es un operador diferencial sobre M, DΦ se define mediante

f ∈  ( M ).
−1
DΦ : f → ( Df Φ )Φ = ( D( f o Φ )) o Φ −1 ,   

Además, por la Definición A.2.1, se sabe que DΦ es otro operador diferencial.


En este apartado, al operador D se le dirá invariante bajo Φ si DΦ = D ; es decir,
D( f o Φ ) = ( Df ) o Φ para todo f ∈  ( M ). Además, esta notación está justificada ya que
−1
DΦ f Φ = ( D( f Φ )Φ )Φ = ( D( f Φ o Φ )) o Φ −1 =
= ( D( f o Φ −1 o Φ )) o Φ −1 = ( D( f )) o Φ −1 = ( Df )Φ .

Para aplicar las ventajas del concepto de invariancia, seguidamente se estudiará la


invariancia de los operadores diferenciales bajo un grupo transitivo de difeomorfismos.
MANUALES UEX

Definición A.3.1.1

Sea G un grupo de Lie, H ⊂ G un subgrupo cerrado de este y G H la variedad


de las clases a izquierda, gH ( g ∈ G ) . Se define D(G H ) como el álgebra de todos los
operadores diferenciales sobre G H los cuales son invariantes a izquierda; es decir,
254
ESPACIOS S–SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

aquellos operadores diferenciales que son invariantes bajo todas las transformaciones
τ ( g ) : xH → gxH de G H en si mismo.

Notación A.3.1.2

Se denotará por D(G ) el álgebra D(G {e}) .

Definición A.3.1.3

Sea L un grupo localmente compacto, V un espacio vectorial topológico y Aut (V )


el grupo de los homomorfismos de V en si mismo. Una representación π de L sobre
V es un homomorfismo π : L → Aut (V ) tal que la aplicación, (l , v) → π (l )v de L × V
en V, es continua.
Además, se dice que π es irreducible si {0} y V son los únicos subespacios
cerrados de V invariantes bajo π ( L) .

A.3.2. El Álgebra D(G/H)

Ahora, dado el espacio de las clases G H , el objetivo es describir los operadores


en D(G H ) . Para ello, primero se considera el caso H = {e} .

Definición A.3.2.1
Si V es un espacio vectorial de dimensión finita sobre  , el álgebra simétrica
S(V) sobre V es definida como el álgebra de las funciones polinomiales sobre V *
valuadas complejas. Así, si X 1 , , X n es una base de V, S(V) puede ser identificada
con el álgebra (conmutativa) de los polinomios

∑a
(k )
k1kn X 1k1  X nkn .

Sea g el álgebra de Lie de G y exp : g → G la aplicación exponencial que aplica


la recta  X que pasa por 0 en g sobre el subgrupo uniparamétrico t → exp tX de G.
Si X ∈ g , se denota por X el campo vectorial sobre G dado por

 )( g ) = X ( f o L )(e) =  d f ( g exp tX )  ,
( Xf (A.8)
g
 dt t =0
MANUALES UEX

donde, f ∈  (G ), g ∈ G y Lg denota la translación a izquierda de G en si mismo,


x → gx. Así denotado, X es un operador diferencial sobre G y, si h ∈ G , entonces

( X Lh f )( g ) = (( X ( f o Lh )) o Lh−1 )( g ) = ( X ( f o Lh ))(h −1 g ) =
255
TERESA ARIAS-MARCO

d  d   )( g )
=  ( f o Lh )(h −1 g exp tX )  =  f ( g exp tX )  = ( Xf ;
 dt t =0  dt t =0

es decir, X Lh = X y, por tanto, X ∈ D(G ) . Más aún, el corchete sobre g está definido
como

[
X , Y ] = X o Y − Y o X = XY
  − YX
,

donde X , Y ∈ g .
El siguiente resultado, el cual relaciona S (g) y D(G ) , muestra en particular que
D(G ) está generado por X ( X ∈ g) .

Nota A.3.2.2
Con excepción de los escalares, que ahora se consideran complejos, este resultado
hace que D(G ) coincida con el álgebra ya introducida, e igual denotada, en el Capítulo
II, § 1, No. 4 de [H.1].

Teorema A.3.2.3

Sea G cualquier grupo de Lie con álgebra g y S (g) el álgebra simétrica sobre g .
Entonces, existe una única biyección lineal

λ : S (g) → D(G )

tal que λ ( X m ) = X m ( X ∈ g, m ∈  + ). Además, si X 1 , , X n es cualquier base de g


y P ∈ S (g), entonces

(λ ( P) f )( g ) = { P(∂ 1 , , ∂ n ) f ( g exp(t1 X 1 +  + tn X n ))}t =0 , (A.9)


donde f ∈  (G ), ∂ i = y t = (t1 , , tn ).
∂ti
Demostración

Fijada una base X 1 , , X n de g , la aplicación

g exp(t1 X 1 +  + tn X n ) → (t1 , , tn )
MANUALES UEX

es un sistema de coordenadas sobre un entorno de g en G. Así, (A.9) define un operador


diferencial λ ( P) sobre G.

Evidentemente, λ ( P) es invariante a la izquierda ( (λ ( P)) Lh = λ ( P) ) y, por (A.8)


λ ( X ) = X , i = 1, , n , así, por linealidad λ ( X ) = X para X ∈ g . También,
256 i i
ESPACIOS S–SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

 )( g ) =  d ( Xf
( X 2 f )( g ) = X ( Xf  )( g exp tX )  =
 dt t =0
d d    d2 
=   f ( g exp tX exp sX )   =  2 f ( g exp zX )  = (λ ( X 2 ) f )( g ),
 dt  ds  s = 0 t = 0  dz  z = s + t =0

n
donde, si X = ∑ xi X i , se obtiene que
i =1

∑ x x (λ ( X X
i, j
i j i j ) f )( g ) = (λ ( X 2 ) f )( g ).

De forma análoga, para X ∈ g, m ∈  + se tiene que

λ ( X m ) = X m . (A.10)

Para un m ∈  + fijo, las potencias X m ( X ∈ g) generan el subespacio S m ( g) ⊂ S (g)


de los polinomios homogéneos de grado m. Así, (A.10) muestra que la definición de λ
no depende de la base elegida.

Seguidamente se prueba la inyectividad de λ . Suponiendo que λ ( P) = 0 con P ≠ 0 ,


sea aX 1m1  X nmn , el mayor término en P y sea f una función diferenciable sobre un
entorno de e en G tal que:
f (exp(t1 X 1 +  + tn X n )) = t1m1 tnmn

para un t pequeño. Entonces, (λ ( P) f )(e) ≠ 0 contradice el hecho que λ ( P) = 0.

Ahora, se prueba que λ es suprayectiva. En efecto, λ aplica S (g) sobre D(G ) .


De hecho, si u ∈ D(G ) , usando (A.6) existe un polinomio P tal que

(uf )(e) = { P(∂ 1 , , ∂ n ) f exp(t1 X 1 +  + tn X n )}t =0 = (λ ( P) f )( g ).

Entonces, debido a la invariancia a la izquierda de u, se tiene que la igualdad


anterior se satisface para todo g ∈ G . Así, u = λ ( P).

Definición A.3.2.4
MANUALES UEX

A la aplicación λ se la denomina simetrización.

Proposición A.3.2.5

Si Y1 , , Yp ∈ g , entonces
257
TERESA ARIAS-MARCO

1
λ (Y1 , , Yp ) = ∑ Yσ (1) Yσ ( p )
p ! σ ∈S p
(A.11)


donde S p denota el grupo simétrico de p letras.

Demostración

Este resultado se obtiene aplicando (A.10) sobre (t1Y1 +  + t pYp ) p , usando la con­
mutatividad de S (V ) y, entonces, igualando los coeficientes asociados a t1  t p .

A continuación, se resaltan algunos hechos correspondientes a la representación


adjunta de G, Ad ó AdG y a la representación adjunta de g , ad ó ad g .

Recordar que, si g ∈ G , la aplicación x → gxg −1 es un automorfismo de G y el


correspondiente automorfismo en g es denotado por Ad ( g ) . Además, en [W, Pág.114]
se demuestra que

exp Ad ( g ) X = g exp Xg −1 , (A.12)



para X ∈ g, g ∈ G, siendo la aplicación g → Ad ( g ) una representación de G sobre g,,
la cual induce una representación de g sobre g denotada por ad (Capítulo II, §5,
[H.1]). Así, por definición

Ad (exp X ) = e ad X , (A.13)


donde, X ∈ g y si A es una transformación lineal, e A denota ∑ (1 n !) A
n =0
n
. De (A.12) y
(A.13), se deduce que para X , Y ∈ g , ([W, Pág.115]),

ad X (Y ) = [ X , Y ] . (A.14)

Ahora, estas operaciones pueden ser extendidas sobre operadores diferenciales. Para
ello, se calculará (
Ad ( g ) X ) denotando respectivamente las translaciones a izquierda
y a derecha por

Lg : x → gx y Rg : x → xg .
   

Así, para f ∈  (G ) se tiene


MANUALES UEX

d 
[(
Ad ( g ) X ) f ]( x) =  f ( x exp(tAd ( g ) X ))  =
 dt t =0
d  d R   Rg ) Rg −1 ( x)
 Rg )( xg ) = ( Xf
=  f ( xg exp(tX ) g −1 )  =  f g ( xg exp tX )  = ( Xf
 dt t =0  dt t =0
258
ESPACIOS S–SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

y, por tanto,
R −1
(
Ad ( g ) X ) = X g .

Finalmente, para D ∈ D(G ) se define


R
Ad ( g ) D = D g −1
. (A.15)

Así definido, Ad ( g ) es un automorfismo de D(G ) .
Puesto que

(   − YX
ad ( X )(Y )) = XY ,

para D ∈ D(G ) se define


 − DX ,
(ad X )( D) = XD (A.16)

entonces, ad X es una derivación del álgebra D(G ) . En efecto:

(ad X )( D1 D2 ) = X ( D1 D2 ) − ( D1 D2 ) X = ( X D1 ) D2 − ( D1 X ) D2 + D1 ( X D2 ) − D1 ( D2 X ) =
= ((ad X )( D1 )) D2 + D1 ((ad X )( D2 )).

Asimismo, como por (A.15), (ad X ) n ( D) es un operador diferencial de orden menor


o igual que el orden de D para D ∈ D(G ) se define

1
e ad X ( D) = ∑ (ad X ) n ( D), (A.17)
n =0 n !

ya que no hay problemas de convergencia puesto que todos los términos de la serie
(A.16) pertenecen a un espacio vectorial finito dimensional.
Usando la fórmula de Leibniz (A.1), se obtiene la siguiente propiedad:

1 ∞
1 n!
e ad X ( D1 D2 ) = ∑ (ad X ) n ( D1 D2 ) = ∑ ∑ (ad X )i ( D1 )(ad X ) j ( D2 ) =
n =0 n ! n =0 n ! 0 ≤i , j ≤ n i! j!
i+ j =n

(ad X )i ( D1 ) (ad X ) j ( D2 )
= ∑
0 ≤i , j ≤∞ i! j!
= e ad X ( D1 ) e ad X ( D2 ).
MANUALES UEX

Así, Ad (exp X ) y e ad X son automorfismos de D(G ) los cuales coinciden sobre g ,


por tanto, debido al Teorema A.3.2.3, estos coinciden sobre todo D(G ) . Consecuente­
mente, para D ∈ D(G ),

Ad (exp X ) D = e ad X ( D). (A.18)


259
TERESA ARIAS-MARCO

Lema A.3.2.6

Sean X ∈ g y D ∈ D(G ) . Entonces,

 = DX si y sólo si D Rexp tX = D


XD

para todo t ∈  .

Demostración
Haciendo uso de (A.15)-(A.18), se sigue que

1 R ( A.15 )
1 ( A.18 )
1
lim ( D exp( − tX ) − D) = lim ( Ad (exp tX ) D − D) = lim (e ad (tX ) ( D) − D) =
t →0 t t →0 t t →0 t

( A.17 )
1 ∞ 1  1 ∞
1 
= lim  ∑ ad (tX ) n ( D) − D  = lim  t ad ( X )( D) + ∑ t n ad ( X ) n ( D)  =
t →0 t
 n =0 n !  t →0 t  n=2 n ! 
( A.16 )
 − DX .
= ad ( X )( D) = XD

Así, si D
Rexp tX  = DX .
= D entonces, XD
 = DX entonces, ad ( X )( D) = 0 y, en consecuencia,
Por otro lado, si XD
( A.15 ) ( A.18 ) ( A.17 ) ∞
1
∑ n ! ad (tX ) ( D) =
Rexp( − tX )
D = Ad (exp tX )( D) = e ad (tX ) ( D) == n

n =0

1 n
= D+∑ t ad ( X ) n −1 (ad ( X )( D)) = D.
n =1 n !

Corolario A.3.2.7

Si se supone que G es conexo, se denota por Z (G ) el centro de D(G ) y por


I (g) ⊂ S (g) el conjunto de los polinomios Ad (G ) -invariantes, entonces se tiene que

λ ( I (g)) = Z (G ) (A.19)

Más aún, Z (G ) es el conjunto de los operadores diferenciales invariantes a la


derecha de D(G ) ; es decir, que es el conjunto de los operadores diferenciales bi -
invariantes sobre G.

Demostración
MANUALES UEX

Puesto que G es conexo, si se aplica el Lema A.3.2.5 se obtiene que

Z (G ) = {D ∈ D(G ) :[ D, X ] = 0 para todo X que genere D (G )} =


Rg
= {D ∈ D(G ) : D = D para todo g ∈ G} =
Rg Lg
= {D ∈ D(G ) : D = D, D = D para todo g ∈ G} .
260
ESPACIOS S–SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

Así, Z (G ) es el conjunto de los operadores diferenciales bi – invariantes sobre G.


R −1
Como 
Ad ( g ) X = X g =16 Ad ( g ) X , se tiene para todo P ∈ S (g) que

λ ( Ad ( g ) P) = Ad ( g )λ ( P),

Entonces, si P ∈ I (g) se sigue que Ad ( g ) P = P y que λ ( P) = Ad ( g )λ ( P), por tanto,


λ ( P) es bi – invariante, λ ( P) ∈ Z (G ) y así, se satisface (A.18).
Seguidamente, se realiza el estudio del álgebra de operadores D(G H ) .
Sea G un grupo de Lie conexo y H ⊂ G un subgrupo cerrado. Sean g ⊃ h sus
respectivas álgebras de Lie y m el subespacio complementario, g = m ⊕ h . Sean
( X 1 , , X r ) y ( X r +1 , , X n ) bases de m y h respectivamente y, π : G → G H la pro­
yección natural. Entonces, si g ∈ G , la aplicación

( x1 , , xr ) → π ( g exp( x1 X 1 +  + xr X r )) (A.20)

es un difeomorfismo de un entorno de 0 en m sobre un entorno de π ( g ) en G H y,


la aplicación inversa de (A.20) es un sistema de coordenadas local alrededor de π ( g ) ,
el cual hace que G H sea variedad. ([H.2], Capítulo II, Apartado 4)
Además, se sabe que h es el núcleo de la diferencial de la aplicación π ,
π * : g → To (G H ) donde o = {H } ∈ G H , que la translación τ ( g ) , que aplica xH en
gxH , satisface π o Lg = τ ( g ) o π y, que como π o Rh = π ,

AdG ( g ) X = Rg −1 * o Lg * ( X ).

Por tanto, se tiene que


π * o AdG (h) X = τ (h)*o o π * ( X ),    X ∈ g .
Así, bajo el isomorfismo

g h  To (G H ) (A.21)

la transformación lineal AdG (h) de g h se corresponde con la transformación lineal


τ (h)*o de To (G H ) .
El espacio G H se dice reductivo si el subespacio m ⊂ g puede ser elegido de
MANUALES UEX

forma que

g = m ⊕ h   y  AdG (h) m ⊂ m   para todo  h ∈ H .

16
  Como X ∈ D(G ) es invariante a izquierda.
261
TERESA ARIAS-MARCO

Si H es compacto (ó si solamente AdG (h) es compacto), entonces G H es reductivo.


De hecho, g tendrá una forma cuadrática invariante definida positiva bajo AdG (h) y
se podrá tomar por m el complemento ortogonal de h en g . [P, Pág.220]

Sea DH (G ) = {D ∈ D(G ) : D Rh = D para todo h ∈ H } y f una función sobre G H


entonces, se denota el levantamiento de f por f = f o π .
Así, se tiene una descripción de D(G H ) mediante álgebras de Lie, cuando G H
es reductivo.

Teorema A.3.2.8

Si G H es reductivo, entonces la aplicación µ : u → Du , dónde

(
Du f ) = uf ,    f ∈  (G H ) ,

es un homomorfismo de DH (G ) sobre D(G H ). Como su núcleo es

DH (G ) ∩ D(G )h ,

se obtiene el siguiente isomorfismo

DH (G ) ( DH (G ) ∩ D(G )h) ≅ D(G H ).

Demostración

Sea u ∈ DH (G ) y f ∈  (G H ) . Entonces, uf es invariante a la derecha bajo H.


En efecto, por [W, Pág.258, Ej.23], se sabe que uf es invariante a la derecha bajo H si
y sólo si uf o Rh = uf , para todo h ∈ H . Como u ∈ DH (G ) , u Rh = u y, así

u Rh ( f ) = uf , u ( f o Rh ) o Rh−1 = uf , u ( f o Rh ) = uf o Rh


y, como por otra parte

u ( f o Rh ) = u ( f o π o Rh ) = u ( f o π ) = uf ,

se obtiene lo buscado.

Así, f1 = uf y f1 = Du f pertenecen a  (G H ) , donde Du es la aplicación f → f1 .


MANUALES UEX

Como sop ( f1 ) ⊂ sop( f ), Du es un operador diferencial. Además, es G – invariante


ya que:

τ (g)  −1 −1 −1
Du f = ( Du f τ ( g ) )τ ( g ) = ( Du f τ ( g ) ) o τ ( g ) −1 o π = ( Du f τ ( g ) ) o π o Lg −1 =
262
ESPACIOS S–SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

( )
Lg Lg
 −1  −1
= ( Du f τ ( g ) ) = u ( f τ ( g ) ) = (u ( f o τ ( g ) o π )) o Lg −1 =

==(u(u(f 
L f ,
( f o π o Lg )) o Lg −1 = u ( f o Lg ) o Lg −1 = u g ( f ) = uf = Du

así, Duτ ( g ) = Du y por tanto, Du ∈ D(G H ). También, u → Du es un homomorfis­


f = (u ⋅ v) f = u (vf ) = u (
mo; en efecto, como D  
u ⋅v Dv f ) = Du ( Dv f ) = Du Dv ( f ) entonces

Du⋅v = Du ⋅ Dv .
La aplicación es suprayectiva ya que, dado E ∈ D(G H ) , existe un polinomio P
tal que

  ∂ ∂  
( Ef )(o) =  P  , ,  f (π (exp( x1 X 1 +  + xr X r )))  (o). (A.22)
  ∂x1 ∂xr  

Debido a la G – invariancia,
−1 −1
( Ef )( g ⋅ o) = (( Ef ) o τ ( g ))(o) = E τ ( g ) ( f o τ ( g ))(o) = E ( f τ ( g ) )(o) =
  ∂ ∂  τ ( g −1 ) 
= P  , , f (π (exp( x1 X 1 +  + xr X r )))  (o) =
  1∂x ∂xr  
  ∂ ∂  
17
= P  , ,  f ( g ⋅ exp( x1 X 1 +  + xr X r )) 
∂x
  1 ∂xr   xi =0
.

En particular, si se toma g = h ∈ H , entonces

  ∂ ∂  
( Ef )(o) =  P  , ,  f (h ⋅ exp( x1 X 1 +  + xr X r ))  =
  ∂x1 ∂xr   xi =0
  ∂ ∂  
−1 
= P  , ,  f (π (h ⋅ exp( x1 X 1 +  + xr X r ) ⋅ h )  =
∂x
  1 ∂xr   xi =0
  ∂
( A.12 )
∂  
= P  , ,  f (exp Ad (h)( x1 X 1 +  + xr X r ))  . (A.23)
  ∂x1 ∂xr   xi =0

Por tanto, P es Ad ( H ) - invariante; en efecto, como


( A.22 ) ( A.23 )
( Ef )(o) = λ ( P )( f )(o)   y  ( Ef )(o) = λ ( Ad (h) P )( f )(o)
MANUALES UEX

entonces, λ ( P) = λ ( Ad (h) P) y P = Ad (h) P ya que λ es inyectiva.

 π = f  τ ( g )  π = f  π  Lg = f  Lg .
−1
17
f τ (g )

263
TERESA ARIAS-MARCO

Si u = λ ( P) ∈ D(G ) , entonces
( A.15 )
R
u h−1
= Ad (h) u = Ad (h) λ ( P) = λ ( Ad (h) P) = λ ( P) = u ,

así, u ∈ DH (G ). También,

  ∂ ∂  
(uf )( g ) = (λ ( P) f )( g ) =  P  , ,  f ( g ⋅ exp( x1 X 1 +  + xr X r ))  =
  ∂x1 ∂xr   xi =0
 ( g ) = ( Ef o π )( g ) = ( Ef )( g ⋅ o)
= Ef .

f = uf = Ef
Así, Du = E ya que D . Por tanto, la aplicación es suprayectiva.
u

Ahora se demostrará que Du = 0 si y sólo si u ∈ DH (G ) ∩ D(G )h . Para ello serán


necesarios el lema y el corolario siguientes.

En notación, para cada d ≥ 0 se considera D d (G ) = λ (∑ S e (g)) .


e≤ d

Lema A.3.2.9
D(G ) = D(G )h ⊕ λ ( S ( m )).

Más aún, si D ∈ D d (G ) y se descompone D = D1 + D2 , entonces D1 , D2 ∈ D d (G ).

Demostración

Como λ ( S (g)) = D(G ) , dado P ∈ S (g) se demuestra por inducción que existe
Q ∈ S ( m ) de grado menor o igual que el grado de P tal que λ ( P − Q) ∈ D(G )h .
En efecto, si el grado de P es 1, P es un campo. Por tanto, la afirmación es cierta
ya que los campos se descomponen en parte vertical y parte horizontal.
Ahora se supone que la afirmación es cierta para los P ∈ S (g) de grado menor que
d y se prueba para un P de grado d.

En términos de las bases X 1 , , X r de m y X r +1 , , X n de h se supone que


P = X 1e1  X nen .

Si er +1 +  + en = 0 , se tiene Q = P .

Si er +1 +  + en > 0 , λ ( P) es una combinación lineal en términos de X α1  X α d ,


MANUALES UEX

donde X αi ∈h para algún i. Entonces, si a λ ( P) se le restan los términos de grado d


donde algún X αi ∈h (es decir, los elementos de D(G )h ), como er +1 +  + en > 0 se
obtiene que todos los términos de grado d se cancelan y así, se tiene un elemento de
D d −1 (G ) ; por tanto,
264
ESPACIOS S–SIMÉTRICOS Y ESPACIOS NATURALMENTE REDUCTIVOS EN DIMENSIONES BAJAS

λ ( P) − D ∈ D(G )h para algún D ∈ D d −1 (G ).

Aplicando la hipótesis de inducción a D, se sigue que existe Q ∈ S ( m ) de grado


menor o igual que d − 1 tal que λ (Q) − D ∈ D(G )h ; así,

λ ( P) − D − λ (Q) + D = λ ( P − Q) ∈ D(G )h

y se obtiene la descomposición buscada.

Ahora se probará que la suma es directa. Para ello, sea P ∈ S ( m ) distinto de 0. Por
(A.11) λ ( P) ∉ D(G )h y, por otro lado, existe una función fˆ ( x1 , , xr ) tal que

  ∂ ∂  ˆ
 P 