You are on page 1of 3

INTRODUCCIÓN

En esta segunda práctica de laboratorio realizaremos el proceso metalúrgico de calcinar
una sustancia mineral y así descomponerla térmicamente (pirólisis) sin cambio de su
estado, lo que conlleva a que no se produzca su reacción química con el aire o el gas de
la atmósfera del reactor. El objetivo del proceso de calcinación es la eliminación de la
materia estéril de naturaleza gaseosa en el mineral, facilitando la posterior reducción o su
asimilación por baños fundidos.

La operación se aplica para la descomposición de un compuesto mediante calor
suministrado por un agente externo, esos compuestos pueden ser carbonatos, sulfatos,
óxidos o sulfuros dobles. Los productos generalmente son óxidos sólidos debido a que
durante la calcinación no existe fusión ni volatilización. También tiene utilidad con otros
fines complementarios de la metalurgia como la coquización de hullas, la grafitización de
antracitas para electrodos, y la destilación de sulfuros, en especial de la pirita, para
recuperar azufre lábil en forma de vapor. La calcinación admite dos formas de ejecución:
caústica, y a muerte;

La calcinación cáustica deriva de la causticidad o afinidad de los óxidos nacientes por
el agua, se realiza a temperaturas próximas a las del equilibrio de descomposición, a
presión ambiental, y con tiempos de residencia en el reactor ajustados a los necesarios.

La calcinación a muerte, se lleva a cabo con temperaturas y tiempos de residencia
superiores. Ambos sistemas afectan de manera diferente a la estructura cristalina del
calcinado que, en el primer caso, queda amorfo o finamente granado y, en el segundo,
gruesamente granado siendo el desarrollo de los cristales tanto mayor cuanto más alta
haya sido la temperatura y el tiempo de exposición al calor.
SEGURIDAD

En los procesos metalúrgicos en donde se maneja altas temperaturas existen varios
peligros: Al tener un ambiente caliente existe una posibilidad de quemarse o de generar
algún incendio alrededor de los hornos y los crisoles.

-De los metales fundidos se desprenden gases.

-Los materiales utilizados en los moldes de arena pueden crear sílice cristalina.

-Los dispositivos de corte, los chorros de arena y el esmerilado crean polvo.

Las actividades requieren que los trabajadores necesitan buenas prácticas de trabajo,
ventilación adecuada y equipos de protección personal (PPE).

Los PPE le protegen contra el ambiente de la fundición. Use zapatos de cuero, guantes y
anteojos con resguardos laterales. Un sombrero con ala le protege contra salpicaduras.
Use protección para los oídos en ambientes ruidosos. Cuando trabaje directamente con
metales fundidos, en el calor o cerca de las llamas, use un casco de seguridad, delantal,
chamarra o capa, chaparreras y polainas de cuero, de tela de fibra de vidrio con
recubrimiento de aluminio, de telas sintéticas o de lana tratada.

Casco de fundición Zapato de seguridad Delantal para
fundición

Guante aluminizado
RECOMENDACIONES

 Ya que los hornos, crisoles y metales en las fundiciones se encuentran a tan altas
temperaturas, tenga cuidado al trabajar.
 No trabaje con equipos o procesos que no conoce.
 Inspeccione los equipos de la fundición con frecuencia para detectar grietas o
indicios de desgaste.
 Nunca meta agua al horno o a los crisoles. Cualquier residuo de agua puede
ocasionar una explosión peligrosa.
 Vierta y funda el metal en áreas que tengan una superficie no combustible, tal
como metal o arena.
 Cualquier metal fundido que se derrame puede desplazarse a grandes distancias,
por lo que hay que mantener las áreas de trabajo libres de obstáculos.
 Se debe tener a la mano un extinguidor Clase D, junto con una pala y arena limpia
y seca para combatir incendios.
 Use equipos que le queden bien y en los que usted haya recibido capacitación
para utilizar.