You are on page 1of 4

2) Señor, líbrame de los malvados;

protégeme de los violentos,


2 (3) de los que traman el mal

y a todas horas provocan peleas.


3 (4) Su lengua es aguda, como de serpiente;

sus palabras son como veneno de víbora.


4 (5) Señor, protégeme del poder de los malvados,

protégeme de los violentos,


de los que hacen planes para que yo caiga.
Esos orgullosos me han puesto una trampa;
5 (6)

me han tendido red y lazos;


me han puesto trampas junto al camino.
6 (7) Le he dicho al Señor: «Tú eres mi Dios;

¡escucha, pues, mi grito suplicante!


7 (8) Señor, Señor, mi Salvador poderoso,

tú proteges mi cabeza en el combate.»


8-9 (9-10) Señor, no concedas al malvado sus deseos;

no dejes que sus planes sigan adelante.


Los que me rodean levantan la cabeza;
¡que caiga sobre ellos la maldición que lanzan!
10 (11) Que caigan sobre ellos carbones encendidos;

que los echen en pozos, de donde no salgan más.


11 (12) Que no permanezca en la tierra el deslenguado;

que el mal persiga al violento y lo destruya.


12 (13) Yo sé que el Señor hace justicia al pobre

y defiende el derecho del afligido.


13 (14) Los

hombres honrados alabarán tu nombre;


¡los hombres rectos vivirán en tu presencia!

Reza la siguiente oración de protección contra brujería al menos 7


noches seguidas antes de dormir y obtendrás protección absoluta.
"Espíritu del Señor, Espíritu de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, Santísima
Trinidad, Virgen Inmaculada, ángeles, arcángeles y santos del paraíso,
descended sobre mí. Fúndeme, Señor, modélame, lléname de ti, utilízame.
Expulsa de mi todas las fuerzas del mal, aniquílalas, destrúyelas, para que
yo pueda estar bien y hacer el bien.

Expulsa de mí los maleficios, las brujerías, la magia negra, las misas negras,
los hechizos, las ataduras, las maldiciones y el mal de ojo; la infestación
diabólica y la obsesión diabólica; todo lo que es mal, pecado, envidia, celos
y perfidia; la enfermedad física, psíquica, moral, espiritual y diabólica.

Quema todos estos males en el infierno, para que nunca más me toquen a
mí ni a ninguna otra criatura en el mundo.

Ordeno y mando con la fuerza de Dios omnipotente, en nombre de


Jesucristo Salvador, por intermedio de la virgen Inmaculada, a todos los
espíritus inmundos, a todas las presencias que me molestan, que me
abandonen inmediatamente, que me abandonen definitivamente y que se
vayan al infierno eterno, encadenados por San Miguel arcángel, por san
Gabriel, por san Rafael, por nuestros ángeles custodios, aplastados bajo el
talón de la Virgen Santísima Inmaculada."

Oración contra el mal de ojo y envidia


El mal de ojo es conocido como un maleficio que se concreta a partir de
la mirada. A veces se hace con intención y en otras ocasiones puede
producirse accidentalmente.

Los niños y los ancianos son las personas más vulnerables a este tipo de
energía. Los síntomas de mal de ojo son semejantes a los descritos en el
principio del artículo, aunque en niños pequeños a veces se lo suele
confundir con otros problemas.
Con la siguiente oración de protección contra el mal, aprenderás a curar
el mal de ojo a ti mismo y a las personas que tú quieras.
Jesús dulce nombre de Jesús, donde Jesús se nombró todo el mal se quitó,
donde Jesús se ha nombrado todo el mal se ha quitado.
Santa Ana parió a maría, nuestra señora santa Isabel y san juan bautista,
así como estas palabras son santas y verdaderas, permíteme señor quitar
mal quebranto y espanto que en el cuerpo de (y nombras a la persona) se
encuentre.
Oración contra brujería
Además del mal de ojo, existen otro tipo de maleficios (conjuros
específicos o envidia por ejemplo) que pueden afectar tu energía.

Es por ello que si deseas estar protegido contra cualquier tipo de fuerza
negativa, es imprescindible que aprendas una oración para alejar el mal
que evitará que te transformes en un fácil receptor de las malas
vibraciones.

Se trata de una oración católica, dirigida a la Virgen María, madre


protectora de los más débiles y puedes profesarla cada vez que salgas de
tu hogar, para salir completamente protegido.
"Ven Virgen Pura y Bendita! Ven! Virgen María Madre mía. Guerrera
Poderosa contra Satanás y los espíritus inmundos que me desean atacar y
vencer.
Guerrera de oración, guerrera apoyada por la Corte de Ángeles celestiales,
guerrera sostenida por el Espíritu de Dios. Por la Santísima Trinidad elevada
a la victoria contra el mal.

Ven Virgen Pura y Bendita!, Poderosa Madre del Universo, ven y guerrea
junto a mi, que me siento débil y frágil.
Apoyo mío! Virgen Reina del Cielo, mira que me atacan, me persiguen y me
sobresaltan las cosas de este mundo. Protégeme de mí mismo, de mis
tendencias al pecado, a caer por las insidias del maligno.

¡Guerrea conmigo! Poderosa Virgen Inmaculada, Virgen Pura y Bendita.


Colócate en cada esquina de mi casa, de mi trabajo, de mis lugares de
estudio o descanso, donde me encuentre, protégeme, sé tu mi fuerte, mi
muralla y refugio. Vela por mi alma y mi cuerpo, acúname y rodéame con
tu Santo Rosario poderoso y vencedor. Amén"

725 codigo sagrado


ORACION

Oh. Dios que con inefable providencia

te dignas enviar a tus santos angeles para

nuestra guarda, accede a nuestros ruegos y

haz que seamos siempre defendidos por su proteccion

Señor, que nos confías a tus Angeles para que

nos guarden en todos nuestros caminos, concede

propicio que por interseción de tu glorioso Arcangel

San Uriel nos veamos libres de los peligros presentes

y asegurados contra toda adversidad.

Glorioso Arcángel San Uriel, poderoso en fortaleza

imploro tu continua custodia para alcanzar la victoria

sobre todo mal espiritual o temporal. Protector mío

concédeme la gracia que te solicito (se pide la gracia

deseada) si es conveniente para el bien de mi alma,

acompañame y guía todos mis pasos hasta alcanzar

la vida eterna. Amén.