You are on page 1of 3

Directoras del Pereira

Rossell: “El concurso es una


reafirmación”

11 de septiembre de 2018 | Escribe: Amanda Muñoz en Políticas de salud | Foto: Federico Gutiérrez

Ya formaban parte de los equipos de gestión de los hospitales;


trabajarán para aunar los proyectos que presentaron.

En el piso 7 del Hospital Pediátrico, las flamantes directoras del Centro Hospitalario Pereira Rossell
(CHPR) y de los dos hospitales que integra el centro, el de la Mujer y el Pediátrico, reciben a la
diaria. Se las ve confiadas en sus funciones: las tres integraban equipos de gestión del centro desde
2015. El 1º de setiembre asumieron nuevos roles, luego de haber obtenido el primer puesto en los
concursos que lanzó la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) en junio:
Victoria Lafluf pasó a dirigir el CHPR, Mara Castro volvió a dirigir el Hospital de la Mujer y
Natalia Cristoforone asumió la dirección del Hospital Pediátrico.
¿Qué significa para ellas haber alcanzado estos cargos por concurso? Lafluf reafirmó la importancia
de que el proceso de profesionalización de la gestión de ASSE haya comenzado por el mayor
hospital público. “El proceso nos valida, nos fortalece; uno pasa por un tribunal integrado por
personas con una historia intachable en la medicina del país. La selección se hizo en base a méritos,
antecedentes y a la presentación de un plan. [Se evaluó] de manera objetiva la capacidad, la
experiencia y la formación [que tenemos] para ocupar el lugar”, dijo Lafluf. “Nosotras ya
estábamos en la gestión de este hospital, lo cual es un valor agregado: no venimos de cero, para
nosotras es continuar con lo que habíamos empezado”, expresó Castro, al tiempo que valoró la
fortaleza que significa “haber sido seleccionadas nuevamente para tomar, en los diferentes lugares,
el mando del hospital”. “Es un respaldo más formal y más objetivo para la tarea que venimos
haciendo”, acotó Cristoforone.
Prioridades
El tribunal de concurso, liderado por el profesor emérito Jorge Torres, valoró los méritos y
antecedentes de las concursantes, y evaluó los proyectos de gestión que debieron presentar y
defender. De acuerdo a las bases, el proyecto debía contener un plan operativo anual, en
consonancia con los lineamientos estratégicos de ASSE.
“Tenemos que discutir a la interna cuáles son las diferentes líneas prioritarias y discutir
institucionalmente cómo se van a ir acompañando”, aclaró Lafluf, que, para no generar falsas
expectativas, prefirió no detallar proyectos hasta que no se hayan dado esas discusiones.
Las concursantes presentaron sus proyectos de manera individual pero dijeron que tienen muchos
puntos en común; por ejemplo, Lafluf adelantó que “las líneas de trabajo que se plantearon en los
planes tienen que ver con lo que son las políticas nacionales en salud materno infantil y salud de la
mujer”. Mencionó el énfasis en los niños de hasta cinco años, en las patologías oncológicas de la
mujer, la prevención del embarazo adolescente (incluyendo la disminución del segundo embarazo
adolescente), de la transmisión vertical de VIH y sífilis y de la prematurez. Agregó que “hay
cuestiones más puntuales que hacen a la pediatría, a la ginecoobstetricia y a la neonatología” pero
que todavía tienen que llevarlas al plano operativo.
Cristoforone anunció que tienen el fin de mejorar la calidad de la atención y hacer mejoras edilicias,
porque “este es un edificio muy antiguo con estados de mantenimiento muy distintos y que a veces
desmerece la atención de calidad que se puede hacer”. Además, buscarán mejorar el equipamiento,
“que siempre tiene un uso muy intensivo; este hospital, que es de referencia a nivel nacional, se
merece una renovación al respecto en muchos lugares”.
Lafluf acotó que “ahora estamos en el proceso de unificar por medio de un gran plan para todo el
centro hospitalario para todo el período que nos corresponde”. De acuerdo a las bases, ocuparán los
cargos por dos años y tienen posibilidad de ser reelectas por un año dos veces. “Concebimos al
hospital como una institución hospitalaria entero; las necesidades de la salud de la mujer, de la
madre, de las familias son transversales a todo el centro; cuando una madre consulta en el Hospital
de la Mujer estrictamente por un tema suyo, sabemos que tenemos posibilidades de incidir en la
situación de sus hijos, de la familia. Inversamente, cuando estamos en el hospital pediátrico
sabemos que atrás hay una mujer, una familia. Queremos trabajar de una manera unificada en todos
los procesos administrativos, financieros, de infraestructura, de inversión: todo eso está relacionado
con la priorización de los procesos asistenciales que queremos generar; necesariamente se tiene que
unificar y generar un cronograma de implementación”, detalló Lafluf.
Castro destacó la relevancia de la academia -“que ha estado en este hospital desde hace más de 100
años”- y dijo que “es fundamental la transversalización de los procesos”, no sólo a la interna del
hospital, sino hacia el afuera; en ese sentido, remarcó la necesidad de trabajar con el primer nivel de
atención (policlínicas), porque “la vida de las personas no transcurre dentro de este lugar sino en la
comunidad”. Añadió que buena parte de población que se atiende en el CHPR atraviesa situaciones
de alta vulnerabilidad, por lo que también es importante “pensar en el componente social, que tiene
que apoyar, porque no podemos pensar la salud sin lo social”.
¿Cuánto podrán hacer con un presupuesto finito y ya asignado? Las médicas se muestran confiadas
en que podrán trabajar en el escenario planteado. Lafluf anunció que analizarán algunos aspectos de
la gestión y que de ese análisis “puede surgir la reformulación de algunos de los procesos
administrativos internos del hospital”. “Queremos generar procesos eficientes que nos permitan
concretar los objetivos asistenciales y, en la medida en que podamos, focalizar en los principales
aspectos que generan gastos para el hospital”, declaró Lafluf. “Otro de los puntos fuertes del plan
que nos trazamos es el énfasis en la mejora de los procesos administrativos financieros, no porque
sean malos sino porque es ahí donde todavía tenemos mucho margen para seguir trabajando”,
añadió.
Las tres directoras afirmaron que trabajarán con especialistas de diferentes áreas. “El trabajo en
equipo es fundamental, nadie puede dirigir ni resolver esto solo, entonces te apoyás en gente con
distintos perfiles; un perfil más clínico, uno más de gestión, y, en el apoyo de los mandos medios,
acá hay gente muy capacitada”, afirmó Cristoforone. “Hay que poder articular esos saberes porque
realmente es la mejor forma para funcionar”, agregó.
Las doctoras prefirieron no sacarse cartel con la cuestión de género. “Lo valioso no es si somos
mujer u hombre, sino que [la selección del concurso] valoriza lo que hemos hecho y los perfiles que
tenemos para llevar adelante la función. Equipos de mujeres, hombres, tenemos fortalezas en
nuestros encargados de servicio, nuestros jefes, referentes técnicos... la idea es trabajar uniendo las
capacidades de cada lugar, independientemente del género”, remató Lafluf.

Minibiografías
Victoria Lafluf es doctora en Medicina, especialista en Administración de Servicios de Salud
(Facultad de Medicina) y tiene un diploma en Salud Pública. Trabaja en ASSE desde que cursó su
residencia en 2008; fue asistente a la Dirección del Hospital Maciel; fue adjunta y después directora
de Hospitales del Área Metropolitana, fue adjunta a la Gerencia General de ASSE y desde 2015 era
subdirectora del Hospital de la Mujer.
Mara Castro es médica, pediatra, neonatólga y tiene un máster en gestión (Universidad de
Montevideo). Fue coordinadora nacional de lactancia materna por el Ministerio de Salud Pública
(MSP), médica referente de Metas Asistenciales en el MSP, y desde 2015 directora del Hospital de
la Mujer; antes, había trabajado como neonatóloga en el Pereira y como directora del Banco de
Leche.
Natalia Cristoforone es doctora en Medicina, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria,
cursó una maestría en Efectividad Clínica (Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria de la
Universidad de Buenos Aires) e hizo la diplomatura en Gestión de Servicios de Salud (Universidad
de la República). Desde 2012 a 2015 trabajó como adjunta a la dirección del Hospital Español y en
2015 pasó a ser adjunta a la dirección del hospital Pediátrico.