You are on page 1of 9

scribd

La drogadicción
Vivimos en unaculturade ladroga, desde la mañana cuando tomamos cafeína otefilina, al desayuno, hasta la
noche, en que podemos relajarnos al volver a la casa,con un aperitivo alcohólico, o un inductor del sueño con un
somnífero, recetado porel medico, estamos utilizando diferentes sustancias, que afectan
sobre elSistemaNervioso Central, para enfrentar estas peripecias de la cotidianeidad
Definición de drogadicción.
Es una enfermedad que tiene su origen en elcerebrode un gran numero de sereshumanos, la enfermedad se
caracteriza por su cronicidad o larga duración, suprogresiva y las recaídas.Es el uso indebido de cualquier tipo de
drogas con otros fines y no los iniciales quese han prescrito, cuando existe la prescripción.
¿Que son las drogas?
Son aquellas sustancias cuyo consumo puede producir dependencia, estimulación odepresióndelsistema nerviosocentral,
o que dan como resultado un trastorno en lafuncióndel juicio, del comportamiento o del ánimo de la persona
Tipos de drogas según sus efectos
NarcóticosLa palabra narcótico es un vocablo griego que significa "cosa capaz de adormecer
ysedar".Neurolepticos o Tranquilizantes Mayores:Se trata de sustancias utilizadas para tratar
la depresión, las manías y laspsicosisAnsiolíticos O Tranquilizantes Menores:Habitualmente usados para tratar
lasneurosis, estas drogas constituyen la mitad detodos los psicofármacos consumidos en el mundoAl abandonar su consumo
pueden aparecer episodios depresivos, desasosiego oinsomnio.Somníferos O Barbitúricos:Su uso puede provocar
lesiones en el hígado o en los riñones, producir erupcionescutáneas, dolores articulares, neuralgias, hipotensión,
estreñimiento y tendencia alcolapso circulatorio.Grandes NarcóticosExisten varias sustancias usadas en
anestesia general que merecen estar incluidasen estegrupopor su capacidad de producir sopor y estupefacción,
mayor que la decualquier estupefaciente en sentido estricto..Opio Y Sus Derivados:Los opiáceos se presentan como
polvo para fumar o solución inyectable. Estenarcótico produce un estado de euforia y ensoñación; una sensación de éxtasis
quese acorta rápidamente a causa de la toleranciaAlucinógenasLas drogas conocidas como alucinógenos son
fármacos que provocan alteracionespsíquicas que afectan a la percepción.

Vivimos en una cultura de la droga, desde la mañana cuando tomamos cafeína o tefilina, al
desayuno, hasta la noche, en que podemos relajarnos al volver a la casa, con un aperitivo
alcohólico, o un inductor del sueño con un somnífero, recetado por el medico, estamos
utilizando diferentes sustancias, que afectan sobre el Sistema Nervioso Central, para
enfrentar estas peripecias de la cotidianeidad. Muchos además nos activamos a medida que
trascurre el día, aspirando nicotina.
Aún cuando las drogas han estado presentes en todas las culturas y en todas las épocas, hoy
son más las personas que consumen drogas, hay más cantidad y hay más facilidades para
conseguirlas.
Cuando se realiza una encuesta y se pregunta por los mayores problemas de
la sociedad actual siempre sale nombrado dentro de los 5 primeros lugares el "problema de
drogas". Y cuando se consulta a la gente el porque de este problema siempre se nombra
como un problemas de pobres y marginales. Y hace mucho tiempo que dejo de ser un
problema callejero y de marginales, y esto ocurrió cuando las drogas fueron el mejor
negocio para algunos y la peor desgracia para otros.
El consumo de sustancias es cada vez más permisivo, esto hace creer a las personas "que no
sucede nada si se consume".
La drogadicción y todo lo asociado a hechas es una gran perdida de plata para quienes están
en contra, sobre todo para los estados quienes deben combatirlas desde muchos puntos a la
vez.
Para la realización del presente trabajo nos basamos en
una metodología de investigación bibliográfica, y algunas entrevistas que nos sirvieron para
darnos cuenta cuan grande es este problema. MONOGRAFIAS.COM

¿Qué es la drogadicción?
La drogadicción es una enfermedad crónica progresiva, de origen social y familiar, con
consecuencias individuales y que si no se trata puede ser mortal. Es la adicción, la
dependencia de una droga. A veces se utilizan otras palabras como drogodependencia
que significa dependencia de una droga, o toxicomanía, que quiere decir lo mismo.
La drogadicción implica un vínculo enfermo entre un individuo y la droga.
Drogadicto es una persona que ha perdido su libertad ante la droga. Se ha habituado, se
ha acostumbrado a ella de tal modo que ya, aunque quiera, no puede dejar de consumirla.
No puede prescindir de ella.

Hay varios tipos de drogadictos:


Consumidor ocasional: Tiene contacto con la droga en forma espordica

Abusador de drogas: Es quien consume drogas con mayor frecuencia que el anterior,
frente a distintas circunstancias, en distintos momentos del día, pero que aún puede tolerar
intervalos libres de droga.

Droga dependiente:
En este estadio la persona tiene necesidad imperiosa de tener la droga en el organismo.

Existen dos tipos de dependencia:

Psíquica: es como una dependencia mental. Cuando falta la droga se produce una
sensación de malestar, de insatisfacción.

Física. La dependencia abarca no sólo la mente, sino también el cuerpo. Cuando falta la
droga no sólo se desea, sino que aparece una serie de transtornos físicos, más o menos
intensos.

La juventud y la drogadicción
De todo el mundo llegan datos desalentadores, (año 2003). El Office for National Statistics
de Gran Bretaña indicó que en ese país “el 12% de los alumnos de entre 11 y 15 años
había consumido drogas el pasado año [...]. El cannabis fue, con mucho, la más
utilizada”. Especialmente preocupante es el hecho de que “a más de un tercio de estos
jóvenes (el 35%) les habían ofrecido una o varias clases de droga”.

Un informe respaldado por la Unión Europea revela también que entre la gente joven “es
cada vez más habitual beber hasta emborracharse”. El informe añade que el “alcoholismo
tiene, a corto plazo, consecuencias nefastas, tales como accidentes, violencia y
envenenamiento, así como problemas sociales y del desarrollo”. Un estudio realizado en
Japón señala que “las drogas más utilizadas por los adolescentes del país son los
disolventes orgánicos, que pueden inducir al uso de otras sustancias”.

En vista de lo mencionado, es comprensible la siguiente declaración del secretario general


de las Naciones Unidas, Kofi Annan: “La droga está destruyendo a la sociedad,
fomentando el delito, esparciendo enfermedades como el sida y acabando con nuestros
jóvenes y nuestro futuro”. Con frecuencia, los toxicómanos se ven envueltos en el tráfico
de estupefacientes y en asesinatos. Asimismo, son víctimas de la violencia o tienen
relaciones sexuales de riesgo no planeadas. Un informe del gobierno de Estados Unidos
señaló: “La drogadicción no es solo problema de los pobres, las minorías o los barrios
bajos. [...] Afecta a personas de toda clase social y del país entero. Es un problema de
todos”. TARINGA

ay medicamentos, como la metadona, la buprenorfina y la naltrexona, que se


usan para tratar a personas adictas a las sustancias opioides, mientras que
para los adictos al tabaco existen preparados de nicotina (parches, chicles,
pastillas y vaporizador nasal) además de los medicamentos vareniclina y
bupropión. El disulfiram, el acamprosato y la naltrexona son medicamentos
usados para tratar la dependencia al alcohol, la cual se presenta comúnmente
junto con otras drogadicciones. De hecho, la mayoría de las personas con
adicción severa son consumidores de diversas drogas y requieren tratamiento
para todas las sustancias que abusan. Incluso se ha comprobado que las
personas que tienen problemas con el alcoholismo y el tabaquismo pueden
recibir tratamiento simultáneamente para ambos problemas.

Los medicamentos psicoactivos, como los antidepresivos, los ansiolíticos, los


estabilizadores del estado de ánimo o los antipsicóticos pueden ser críticos para
el éxito del tratamiento cuando los pacientes tienen trastornos mentales
simultáneos, tales como depresión, trastorno de ansiedad (incluyendo el
trastorno de estrés postraumático), trastorno bipolar o esquizofrenia.

Las terapias de la conducta pueden ayudar a motivar a los toxicómanos a


participar en el tratamiento para las drogas, ofrecen estrategias para afrontar el
deseo de consumirlas, enseñan maneras de evitar las drogas y prevenir las
recaídas, y ayudan en el manejo de las recaídas en caso de que éstas ocurran.
Las terapias de la conducta también pueden ayudar a mejorar las destrezas de
comunicación, las relaciones interpersonales y la crianza de hijos, así como la
dinámica familiar.

Muchos programas de tratamiento emplean terapias tanto individuales como de


grupo. La terapia de grupo puede brindar refuerzo social y ayudar a fomentar la
abstinencia y un estilo de vida sin drogas. Algunos de los tratamientos
conductuales más establecidos, como el manejo de contingencias y la terapia
cognitiva conductual también se están adaptando para uso con grupos a fin de
mejorar la eficacia y el ahorro de costos. Sin embargo, sobre todo en
adolescentes, puede haber un peligro de efectos iatrogénicos o involuntarios del
tratamiento en grupo; es por ello que los terapeutas capacitados deben estar al
tanto de tales efectos y monitorearlos.
El tratamiento del abuso y la adicción a las drogas se
efectúa en distintos entornos usando una variedad de
enfoques farmacológicos y conductuales.
Puesto que trabajan en distintos aspectos de la adicción, las combinaciones de
terapias de la conducta y medicamentos (cuando los hay) por lo general
parecen ser más eficaces que cualquier enfoque usado por sí solo. NATIONAL
INSTITUTE ON DRUG ABUSE

El problema de la drogadicción en la adolescencia se refiere al abuso de sustancias


ilegales o al uso excesivo de las legales. Este patrón de conducta continua conduce a
problemas o preocupaciones graves: faltar a la escuela, situaciones de peligro, accidentes
automovilísticos, problemas legales, con las relaciones familiares y las amistades.

El adolescente puede presentar “dependencia de drogas”, que se refiere al uso paulatino


de drogas o alcohol, incluso cuando se han desarrollado problemas graves al consumirlos.

La señal más evidente de una dependencia de drogas incluye un aumento de la tolerancia


o una necesidad de tomar cantidades mayores de las sustancias para lograr los efectos
deseados. Se dice que una persona es dependiente cuando se da el “síndrome de
abstinencia”, manifestaciones físicas y emocionales por falta de las mismas, el individuo
percibe la necesidad de consumir cada vez en mayores cantidades para percibir
incrementos de los efectos.

Hay un tercer apartado que debemos tener claro y es la “dependencia química”, que es el
uso compulsivo de sustancias que pueden ser drogas o alcohol, y la incapacidad de dejar
de utilizarlas a pesar de todos los problemas causados por su uso.

Las drogas más frecuentes utilizadas por los adolescentes


La accesibilidad de los jóvenes a las bebidas alcohólicas es cada vez mayor, a pesar de
las prohibiciones impuestas de su venta a menores. La edad media de inicio en el
consumo del alcohol entre los escolares anda entre los 14 y 15 años, las niñas no se
quedan muy atrás, aunque consumen cantidades menores.

Un 80% de las muertes que se dan entre adolescentes se deben a causas violentas y
dentro de ellas las relacionadas con drogas o alcohol representan el 50%. Existe un mayor
porcentaje de suicidio en los adictos a estas sustancias. Además, se consideran los
factores familiares de gran importancia en el inicio y curso clínico de la adicción al alcohol
y otras drogas, ya que hasta un tercio de los niños tienen su primera oferta de consumo de
bebida alcohólica dentro del ambiente familiar.

¿Por qué consumen alcohol los jóvenes?


La creencia más compartida entre los diferentes grupos de adolescentes y jóvenes, tiene
que ver con la asociación, según su opinión, entre el consumo de alcohol y las
“consecuencias positivas” que proporciona. Entre estas destacan, una potenciación de la
actividad psico-física (alegría, euforia, superación de la timidez y retraimiento, mejoría del
estado de ánimo, etc.), posibilidad de diversión e integración dentro del grupo de amigos
donde la mayoría consumen. EL NUEVO DIARIO

1. Curiosidad
Tras numerosas investigaciones se ha llegado a la conclusión de que la
curiosidad es una de las principales causas que originan las conductas de
drogadicción.

Este factor se da sobre todo en la población más joven, lo cuales se inician en


el consumo de drogas influidos por la información recibida del entorno o los
medios de comunicación.

2. Vivencias traumáticas
Aunque no todas las personas que han experimentado una vivencia
traumática o con un alto contenido emocional desarrollen conductas o
hábitos de drogadicción, muchas otras encuentran en las drogas una vía de
escape que les ayuda a sobrellevar ciertas situaciones especialmente
complicadas.
El objetivo de estas conductas es el de olvidar ciertos recuerdos que
torturan la mente de la persona y así, distraer el intelecto para no tener que
enfrentarse a ellos. De esta manera, son muchas las personas que deciden
experimentar con las drogas para conseguir un estado de relajación o
aturdimiento.

 Artículo relacionado: "¿Qué es el trauma y cómo influye en nuestras


vidas?"

3. Alivio del estrés


Este punto está estrechamente relacionado con el anterior. Aquellas personas
cuyo ritmo de vida conlleva una gran presión o estrés, bien a nivel laboral,
familiar o social, pueden llegar a encontrar en las drogas una manera de
relajarse y aliviar estar tensión aunque sea por unos momentos.

No obstante, la propia adicción generará más y más tensión entre un


consumo y otro, por lo que la persona necesitará cada vez más dosis y lo hará
de manera más y más recurrente.

 Artículo relacionado: "Tipos de estrés y sus desencadenantes"

4. Mejorar el desempeño
En ciertos ámbitos como los deportivos o académicos, es habitual que algunas
personas recurren al consumo de algún tipo de sustancia estupefaciente
para intentar mejorar su rendimiento.

Lo que estas personas ignoran o piensan que pueden evitar, es que aunque la
droga solamente sea consumida en momentos específicos con algún fin
concreto, son muchas las probabilidades que acabe convirtiéndose en una
adicción.
5. Falta de motivación y objetivos
Son numerosos los casos de drogadicción personas que no encuentran ningún
tipo de motivación en su vida, por lo tanto buscan en las drogas la
experimentación de sensaciones agradables o de euforia.

6. Influencia del contexto familiar


Ciertos estudios establecen que la convivencia en un entorno familiar
inestable, ser hijo de padres drogadictos o los trastornos mentales en padres
son factores que facilitan el consumo de drogas en los más jóvenes.

En un entorno familiar en el que el consumo de drogas es algo habitual e


incluso está normalizado, es común que los hijos desarrollen algún tipo de
adicción y que los padres, por su condición de consumidores, no condenen
estas conductas.

7. Presión o influencias del círculo de amistades


Una de las causas más frecuentes de la drogadicción en adolescentes es la
presión que reciben de su grupo de amistades para iniciar el consumo. En
grupos en los que el consumo es habitual o frecuente, es muy posible que el
menor inicie y mantenga el consumo de drogas con la intención de encajar o
de integrarse en él.

8. Falta de habilidades sociales


Las propiedades de ciertas drogas de abuso facilitan que la persona se sienta
deshinibida y segura. Por lo tanto, aquellas personas de carácter
introvertido o con escasas habilidades sociales tienen más posibilidades de
consumir alguna sustancia en los momentos en los que se tenga que enfrentar
a la interacción social.
9. Imitación por admiración
Sobre todo en edades más tempranas, la influencia de ciertas personas
conocidas o personajes públicos puede conseguir que algunas personas
quieran imitar algunas de sus conductas entre las cuales se encuentra la
experimentación con las drogas.

10. Problemas de sueño


Los problemas de sueño son cada vez más comunes en muchas personas,
asimismo aquellas personas que necesiten descansar correctamente por
cualquier motivo, o que cumplan con su trabajo en horario nocturno y
necesiten dormir por el día, pueden comenzar a consumir fármacos o
compuestos relajantes que les ayuden a dormir.

Sin embargo, si la persona comienza a obstinarse con las horas de sueño y el


cansancio, el consumo repetitivo de estos compuestos o drogas puede llegar a
provocar una adicción seria.

 Artículo relacionado: "Combatir el insomnio: 10 soluciones para dormir


mejor"

11. Prescripción médica


En la mayoría de los casos, cuando pensamos en una adicción, solamente nos
vienen a la mente todo tipo de sustancias ilegales o alcohol. No obstante,
aquellos fármacos prescritos con riesgo de adicción y administrados de
forma errónea, son susceptibles de convertirse en posibles drogas de abuso o,
al menos, generar mucha dependencia.

12. Enfermedades mentales


Existen ciertos trastornos y enfermedades mentales cuya sintomatología puede
instigar a la persona a consumir algún tipo de droga. Bien para aliviar el dolor.
o bien para aliviar el malestar psicológico.

Los trastornos que más frecuentemente se asocian al consumo de drogas son:

 Depresión.
 Ansiedad.
 Trastornos psicóticos: esquizofrenia y trastorno bipolar.
 Trastorno por déficit de atención e hiperactividad.

13. Factores genéticos


A pesar de que no pueda considerarse una causa directa de drogadicción,
existe un extenso debate entre las investigaciones que defienden la existencia
de una predisposición genética a la drogadicción y aquellas otras que
insisten en que esta asociación se debe realmente al aprendizaje.

No obstante, estudios realizados en hermanos gemelos han encontrado


evidencias que apuntan a una fuerte relación entre la relación parcial entre
drogadicción y genética.

14. Mecanismos neuroquímicos


En la mayoría de los casos, el propio mecanismo de placer y recompensa
llevado a cabo por diferentes neurotransmisores implicados en los procesos de
adicción, son los que llevan a la persona a querer volver a experimentar las
sensaciones agradables que sintieron durante el primer consumo.

De esta forma, una persona con un organismo especialmente sensible a la


acción de ciertas sustancias, puede pasar de experimentar con las drogas por
primera vez a desarrollar una adicción que le permita experimentar
repetidamente las mismas sensaciones de placer.