You are on page 1of 13

Sin contar con el consentimiento previo por escrito del editor, no podrá reproducirse ni fotocopiarse ninguna parte de esta

publicación   © Publicaciones Permanyer 2010
Rev Esp Ortod 2000; 30: 351-363

Factores de riesgo que predisponen
a la reabsorción radicular durante
el tratamiento ortodóncico
TOMÁS SASTRE ALZAMORA*

Tomas S. Alzamora

RESUMEN ABSTRACT

Uno de los aspectos que no debe olvidar el ortodon- Risk factors predisposing to root resorption during
cista a lo largo del tratamiento ortodóncico es la orthodontic treatment
consideración acerca de la aparición de reabsorcio-
An aspect the orthodontist should not forget along
nes radiculares excesivas durante el mismo. Su pre-
the orthodontic treatment is the possibility of exces-
sencia es difícilmente previsible dada la variabilidad
sive root resorption to appear. Its presence is hardly
individual para padecerlas y la existencia de múlti-
predictable, since there is a high individual variabi-
ples factores de distinta índole que puedan condi-
lity in tendency to show it, and the existence of a
cionar el desencadenamiento de las mismas.
number of factors that may increase the potential of
El propósito de este trabajo es el de sintetizar de una suffering this iatrogenic damage.
forma didáctica los aspectos más relevantes de lo
The aim of this paper is to synthesize in a didactic
escrito en la literatura ortodóncica al respecto.
way the most relevant aspects of root resorption
reported in the orthodontic literature.

Palabras clave: Reabsorción radicular (reabsorción Key words: Root resorption (external root resorp-
radicular externa), factores de riesgo, tratamiento tion), risk factors, orthodontic treatment.
ortodóncico.

Dirección para correspondencia: *Ortodoncista de práctica exclusiva
Tomás Sastre Alzamora
Paseo del Borne 14, 1.º
07012 Palma de Mallorca
E-mail:tsastre@sonrie.com

45
Rev Esp Ortod 2000: 30
352

Sin contar con el consentimiento previo por escrito del editor, no podrá reproducirse ni fotocopiarse ninguna parte de esta publicación   © Publicaciones Permanyer 2010
INTRODUCCIÓN RESULTADOS

Las conclusiones de los trabajos estudiados serán
La reabsorción radicular es una complicación del expuestas en el siguiente orden:
tratamiento ortodóncico que recientemente despier-
ta un mayor interés debido a sus implicaciones 1. Anatomía patológica
medicolegales. Su aparición varía mucho entre pa- 2. -Etiología
cientes y entre diferentes dientes de un mismo
paciente. Quizá por ello, y porque es difícil predecir 2a. Factores individuales
su aparición, es por lo que debemos informar antes Genética
de que se produzca dicho problema durante el Sexo
curso del tratamiento a los padres o al adulto que va Edad
a ser tratado. Susceptibilidad individual
Son muchos los trabajos e investigaciones que in- Hábitos
tentan determinar los factores de riesgo que predis- Estructura alveolar y dentoalveolar
ponen a este fenómeno; sin embargo, todavía hoy Factores sistémicos
no disponemos de resultados concluyentes. En par- Factores endocrinos y nutricionales
te, esto es debido a que los estudios realizados en 2b. Factores dentarios y oclusales
esta materia no son comparables en sus conclusio-
nes, ya que utilizan métodos muy variados para su Edad dental
realización. Enfermedad periodontal
Morfología y tamaño dentario
Sin embargo, aspectos relativos al propio individuo, Traumatismos dentales previos
características dentarias y oclusales de los pacien- Dientes endodonciados
tes, y otros factores relacionados con la mecanote- Reabsorciones radiculares previas
rapia del tratamiento ortodóncico, parecen guardar Tipo de diente
una estrecha relación con el tema. Infecciones periapicales
Factores oclusales
Así pues, esta revisión pretende organizar las con-
clusiones más actualizadas en relación con la etiología, 2c. Factores relativos al tratamiento ortodóncico
anatomía patológica, clínica, diagnóstico, preven-
Duración del tratamiento
ción y tratamiento, así como una serie de conside-
Tipo de movimiento
raciones generales del cuadro que nos ocupa.
Intensidad de la fuerza
Amplitud del movimiento
Tipo de aparatología ortodóncica
3. Pronóstico
MATERIAL Y MÉTODOS 4. Prevención y tratamiento
5. Discusión y conclusiones

Para la realización de este artículo ha sido revisada
la bibliografía obtenida por métodos informáticos
ANATOMÍA PATOLÓGICA
consultando la base de datos de MedLine desde el
año 2000 y de forma retrospectiva hasta 1990, dado
el gran número de referencias que han aparecido en Andreasen1 diferencia tres tipos de reabsorción radi-
la búsqueda, y a que hice una primera revisión cular externa. En primer lugar, habla de «reabsor-
sobre este mismo tema en dicho año, de manera ción superficial» como un proceso autolimitado que
que los artículos revisados en aquella ocasión son afecta a pequeñas áreas de la superficie externa de
todos citados en los trabajos que han sido consulta- la raíz, seguido de una reparación espontánea pro-
dos para la elaboración de esta publicación. Asimis- veniente de zonas intactas del ligamento periodon-
mo, han sido estudiados muchos más artículos ante- tal. En segundo lugar, habla de «reabsorción infla-
riores por su interés. matoria», donde las reabsorción alcanza los tubos

46
T. Sastre Alzamora et al.: Factores de riesgo de reabsorción radicular
353

Sin contar con el consentimiento previo por escrito del editor, no podrá reproducirse ni fotocopiarse ninguna parte de esta publicación   © Publicaciones Permanyer 2010
dentinales del tejido pulpar necrótico con una zona adquiere su grosor normal. La remodelación del
infectada invadida de leucocitos y la «reabsorción contorno radicular es seguida por otra similar del hueso,
reparadora o sustitutiva» donde el hueso sustituye al lo que hace que aumente el anclaje dentario sin
material dental afectado, lo que deriva en la anqui- comprometer la función del diente.
losis.
Suárez et al.,8 aquí en España, experimentaron con
2
Según Tronstad la «reabsorción inflamatoria» se incisivos superiores supernumerarios y conoides, y
caracteriza por la presencia de células multinuclea- con incisivos inferiores en niños a los que tras
res en la superficie del cemento dañado y de ella aplicarles una fuerza intrusiva de 75 g durante un
diferencia dos tipos: «reabsorción inflamatoria tran- tiempo medio entre 6 y 21 semanas, evaluaron
sitoria», que aparece cuando el agente causal se directamente las lesiones radiculares que se presen-
presenta con una mínima intensidad y durante un taban tanto en el aspecto cualitativo como cuantita-
corto período de tiempo. El defecto no se detecta tivo en los dientes afectados, ya que la inmensa
radiográficamente y es reparado por un tejido simi- mayoría de trabajos sobre reabsorciones en incisivos
lar al cemento. Sin embargo, cuando el agente estaban basados en análisis radiográficos, lo que
causal se da durante un largo período de tiempo hacía que las cifras presentadas en la literatura
habla de «reabsorción inflamatoria progresiva» y el estuvieran limitadas a las lesiones de localización
resultado es la sustitución de la zona afectada por apical, existiendo poca información de lo que pasa
un tejido similar al hueso, lo que ocasiona la anqui- en otras zonas de la raíz.
losis, que se correspondería con la «reabsorción
En sus resultados, indican que las lagunas apareci-
reparadora o sustitutiva» citada por Andreasen.
das rompen los límites del cemento y se propagan
La reabsorción radicular asociada al tratamiento invadiendo la dentina señalando que, una vez al-
ortodóncico es del tipo «reabsorción superficial» o canzada la misma, se proyectan más en profundidad
«reabsorción inflamatoria transitoria». La «reabsor- que en la superficie, formando verdaderas grutas en
ción reparadora» excepcionalmente aparece con el la raíz. Por otro lado, afirman que se afectan más los
tratamiento ortodóncico5. incisivos superiores que los inferiores.
Según los trabajos de Reitan3,4 las lagunas de reab-
sorción se presentan mayoritariamente en el lado de
presión y rara vez en el de tensión. Por ello se ha ETIOLOGÍA
postulado que las reabsorciones que se presentan
con el tratamiento ortodóncico se dan en las mismas
áreas donde se originan las reabsorciones fisiológi- En un trabajo de revisión como el que nos ocupa
cas. Tras la aplicación de una fuerza, tardan de 10 nos encontramos con una gran variedad de factores
que son ponderados como de posible riesgo para el
a 35 días en aparecer dichas lagunas, pero este
grado de lesión no puede ser detectado radiológica- desarrollo de las reabsorciones radiculares relacio-
mente, especialmente si se dan en las superficies nadas con el tratamiento ortodóncico, y a efectos de
ser lo más instructivo posible, los vamos a clasificar
bucal y lingual del diente.
en tres grandes grupos.
Por su parte, Schwarz75 indica que la fuerza que
produce el tipo de movimiento más favorable no En primer lugar, aquellos relativos al propio indivi-
duo o factores individuales, a continuación en fac-
sobrepasa la presión sanguínea de los capilares, es
decir, de 15-20 mm Hg, lo que supone de 20 a 26 tores dentarios y oclusales, y por último en aquellos
g/cm2 de superficie de diente. Al descender la inten- factores condicionados por el propio tratamiento or-
todóncico.
sidad de la misma por debajo de estos valores
óptimos, las reabsorciones que pudieron haberse
formado cesan. FACTORES INDIVIDUALES

Según apunta Steadman6 y Andreasen1, la repara- 1. Genética
ción de las lagunas aparecidas se dan al cabo de 35
a 70 días después de la aplicación de la fuerza. Las Aunque no está determinado el tipo de transmisión
que se localizan en el cemento son totalmente que sigue, gran cantidad de estudios sugieren la
reparadas y las de la dentina son tapizadas por una existencia de un componente hereditario para pade-
fina capa de cemento determinando una forma irre- cer las reabsorciones radiculares con el tratamiento
gular de la raíz. Tras esto, el ligamento periodontal ortodóncico8.

47
Rev Esp Ortod 2000: 30
354

Sin contar con el consentimiento previo por escrito del editor, no podrá reproducirse ni fotocopiarse ninguna parte de esta publicación   © Publicaciones Permanyer 2010
2. Sexo 4. Susceptibilidad individual

Parece ser que la predisposición para desencadenar Ya Ketcham18 en 1927 citó la existencia de la
reabsorciones radiculares en el curso de la correc- susceptibilidad individual para que se desencade-
ción ortodóncica es mayor en hombres que en nen las reabsorciones en unos individuos más que
mujeres. en otros. Estas afirmaciones fueron posteriormente
respaldadas por otros autores como Steadman6 y
Por un lado, autores como Bishara9 y Harris10 no
Phillips19, en los años 1942 y 1955 respectivamente,
encuentran diferencias significativas entre sexos,
y por Mc Fadden41 más recientemente en 1989.
especialmente entre los 25 y 45 años de edad.
Sin embargo, fue Rygh20, en 1977, quien dio una
Sin embargo, autores como Kjaer11, Dougherty12 y
explicación científica a este fenómeno señalando
Newman8 señalan una mayor incidencia en mujeres
que dicha predisposición vendría definida por facto-
que en hombres.
res metabólicos que condicionarían el equilibrio de
Tan sólo Spurrier13 indica que se dan con más la actividad entre los osteoblastos y los osteoclastos.
frecuencia en hombres en estudios realizados sobre
Autores como Kjaer11, ya en 1995, enunciaron que
dientes vitales, pero destaca que dichas cifras se
esta tendencia individual a las reabsorciones se
igualan entre sexos cuando se valoran en dientes
daba tanto en la dentición temporal como en la
endodonciados.
permanente, y con diferente intensidad en los distin-
tos momentos de la vida, indicando que es impor-
3. Edad tante reconocer dicha susceptibilidad a la hora de
establecer el plan de tratamiento.
No parece haber discusión a la hora de señalar la
edad del paciente como factor de riesgo. Lupi14
5. Hábitos
indica que, además de que se dan con más facilidad
en el adulto que en el adolescente, el fenómeno es Odenrik21 señala que hábitos como morderse las
especialmente significativo en los incisivos. uñas constituyen un factor de riesgo tanto antes
Mirabella15 señala al paciente adulto como factor de como después del tratamiento ortodóncico. Así mismo,
riesgo y dice que en ellos la cantidad de movimien- Butler22, además de estar de acuerdo con Odenrik,
to realizado, el uso de gomas de Clase II, y la amplía al bruxismo y al empuje lingual condicio-
longitud, grosor y forma de las raíces dentarias, son nante de las mordidas abiertas, como parafunciones
factores que potencian todavía más la aparición de especialmente yatrógenas.
las lesiones. Dougherty23 denomina como «pacientes de riesgo» a
16
Harris especifica que la mayor tendencia a sufrir aquellos que presentan hábitos antes del tratamiento
las reabsorciones por parte de los adultos se dan al ya que de esta forma varían las fuerzas oclusales
principio del tratamiento más que durante el curso fisiológicas, aumentando las cargas en el periodonto
del mismo en sí, por lo que resalta que, per se, la con la aparición de lagunas de reabsorción.
corrección ortodóncica no supone un peligro para Por último, Linge24 implica también a las disfuncio-
el adulto, pero que para disminuir el riesgo de nes del labio y de la lengua, como la interposición
lesiones en ellos, hay que tener especial cuidado labial y el empuje lingual, y resalta, además, como
con la mecanoterapia inicial a utilizar. peligrosa la persistencia de la succión del dedo más
Massler y Malone17 señalan que, incluso sin trata- allá de los 7 años de edad.
miento ortodóncico, las reabsorciones aumentan con
la edad, señalando como responsable a los cambios
anatomopatológicos sufridos con los años por el 6. Estructura facial y dentoalveolar
ligamento periodontal, y a la mayor facilidad de
Parece ser que, en ausencia de trauma dentario o
adaptación muscular a los cambios oclusales de los
signos de reabsorción previos al tratamiento orto-
pacientes adolescentes.
dóncico, la estructura facial y dentoalveolar de un
Por último, J.A. Canut escribe en su libro Ortodon- paciente no debe ser tenida en cuenta como factor
cia Clínica, que se da más amenaza de lesiones en de riesgo para la aparición de lagunas radiculares
el adulto que en el niño debido a la lentitud de la con el tratamiento ortodóncico, por lo que se dedu-
reabsorción ósea que retrasa el movimiento dentario. ce de los estudios de Taithongchai25, sin embargo

48
T. Sastre Alzamora et al.: Factores de riesgo de reabsorción radicular
355

Sin contar con el consentimiento previo por escrito del editor, no podrá reproducirse ni fotocopiarse ninguna parte de esta publicación   © Publicaciones Permanyer 2010
Horinchi26 precisa que la morfología dentofacial los ápices, desarrollan formas y contornos normales
puede sugerir una predisposición de ciertas perso- de los mismos aun bajo tratamiento ortodóncico.
nas al contacto de las raíces con la cortical ósea, lo Rudolph30 y Rosemberg31 incluso indican que las
que sí podría ser un desencadenante de las lesiones. reabsorciones son menores durante el período en
que los ápices están en desarrollo; ahora bien, de
acuerdo con Hendrix72, algunos dientes podrían
7. Factores sistémicos
verse afectados si son tratados con fuerzas excesivas.
Una de las últimas vías de investigación sobre los Sin embargo, Oppenheim32 señaló que el movimien-
factores predisponentes a la aparición de reabsorcio- to ortodóncico aplicado a un diente en desarrollo
nes radiculares con el tratamiento ortodóncico son produce una deformación de la vaina de Hertwig,
las desarrolladas en 1999 por McNab27, pues señala con la consiguiente alteración en la calcificación
que determinados factores sistémicos, tales como los del ápice, por lo que la deformidad del mismo no
mediadores inflamatorios que se producen en los permitiría al diente desarrollar su máxima longitud.
pacientes asmáticos, afectan al ligamento periodontal
y desarrollan las lesiones de una forma significativa- 2. Enfermedad periodontal
mente mayor que en los pacientes sanos. Además,
precisa que estas reabsorciones así desencadenadas Los dientes que se encuentran afectados periodon-
se dan con más frecuencia en los dientes posteriores talmente muestran una mayor tendencia que los
que en los anteriores, y de ellos los más vulnerables sanos a padecer reabsorciones con el tratamiento
son los primeros molares permanentes superiores. ortodóncico, como indican autores como Barban33,
Bacín34 y Rupp35, entre otros.
8. Factores endocrinos y nutricionales
3. Morfología y tamaño dentario
Parece ser, según se desprende de los trabajos de
Poumpros28, que la administración de tiroxina, debi- Thomgudomporn36 señala que los dientes invagina-
do a sus efectos sobre el metabolismo óseo, se dos, dientes en forma de tubo, dientes de raíces
comporta como un factor protector ante la actividad delgadas y, en general, con cualquier anomalía ana-
osteoclástica. Estos estudios están realizados con tómica son más susceptibles. Kjaer11 cita al taurodon-
ratas, ahora bien, Loberg29 lo experimentó en 3 tismo como una malformación de especial riesgo.
niños a los que les administró dicha hormona du- Son interesantes las investigaciones de Levander37 y
rante un tratamiento ortodóncico en el que se utilizó Goldin38 en las que se resalta que las reabsorciones
una mecánica reconocida como de riesgo, pues se dan en menor extensión en aquellos casos en los
durante el mismo se aplicaron con especial intensi- que el tamaño inicial de las raíces es más corto, ya que
dad el movimiento de intrusión y el torque lingual, los dientes con raíces largas requieren fuerzas más
y no observó en ninguno de los 3 casos signo elevadas para su desplazamiento ortodóncico y son
alguno de reabsorción radicular. Por último, señala sometidos a un movimiento mayor durante la incli-
el autor a Howard Lang como el pionero en prescri- nación y el torque.
bir tiroxina como factor protector ante el potencial
desarrollo de las lesiones radiculares.
4. Traumatismos dentales previos
Por otro lado, se ha discutido si las faltas de calcio y
de vitamina D en las dietas pueden ser factores predis- Los dientes con traumatismos previos al tratamiento
ponentes para la aparición de complicaciones, pero son más susceptibles para desarrollar reabsorciones
parece ser que dichas carencias no son determinantes, durante el mismo. Así lo indican autores como
pues las investigaciones que sugerían tal posibilidad Brin39, que además estima que estas piezas sufren
estaban realizadas con ratas y no con humanos. también una pérdida de la vitalidad pulpar; Malo-
gren40, pues señala que la susceptibilidad es aún
FACTORES DENTARIOS Y OCLUSALES mayor si es que se ha empleado la técnica de Begg
en lugar del arco de canto, y Linge24, el cual
1. Edad dental cuantifica que la pérdida de material dental es en
los dientes con trauma previo de 1,07 mm a diferen-
Estudios basados en radiografías intraorales revelan cia de los que no lo presentan, donde la pérdida es
que los dientes que no tienen totalmente formados sólo de 0,64mm.

49
Rev Esp Ortod 2000: 30
356

Sin contar con el consentimiento previo por escrito del editor, no podrá reproducirse ni fotocopiarse ninguna parte de esta publicación   © Publicaciones Permanyer 2010
Fig. 1. Ortopantomografías inicial y final de un caso y detalle de las mismas para observar las reabsorciones radiculares en los
incisivos superiores.

5. Dientes endodonciados res derecho e izquierdo y en menor medida al incisivo
lateral superior izquierdo. En la ortopantomografía
Parece ser que las piezas dentales endodonciadas final se observa la mayor reabsorción sufrida por los
antes del tratamiento ortodóncico presentan una incisivos centrales superiores derecho e izquierdo, así
mayor resistencia ante las reabsorciones que las como por los dos incisivos laterales superiores, como
piezas vitales, lo que parece estar en relación con la consecuencia del tratamiento ortodóncico
mayor densidad y dureza de la dentina de dichos
dientes, tal como indican Remington42 y Spurrier43.
7. Tipo de diente

6. Reabsorciones radiculares previas En orden decreciente, los dientes más afectados por
las complicaciones que nos ocupan son los incisivos
Goldson44 señala que la existencia de reabsorciones laterales superiores, los incisivos centrales superio-
radiculares anteriores al tratamiento ortodóncico se res, los incisivos inferiores, la raíz distal del primer
incrementan del 4 al 70% después del mismo. Otros molar inferior, el segundo premolar inferior, y el
autores, como Massler y Malone17, confirman esta segundo premolar superior19,47,73,74,60.
condición como responsable del empeoramiento de
Así pues, los incisivos superiores son los más sensi-
las lesiones al retirar aparatos.
bles a las reabsorciones radiculares, y esto es debi-
En la figura 1 se ilustra la ortopantomografía inicial de do a la morfología cónica de su raíz, así como a que
un caso en la que se pueden apreciar reabsorciones son los dientes que mayor cantidad de movimiento
radiculares previas al tratamiento ortodóncico, que tienen durante el tratamiento ortodóncico, ya sea
afectan especialmente a los incisivos centrales superio- por motivos oclusales, funcionales o estéticos.

50
T. Sastre Alzamora et al.: Factores de riesgo de reabsorción radicular
357

Sin contar con el consentimiento previo por escrito del editor, no podrá reproducirse ni fotocopiarse ninguna parte de esta publicación   © Publicaciones Permanyer 2010
Fig. 2. Uso de elásticos verticales para el cierre de mordida.

Fig. 3. Reabsorción radicular de los incisivos centrales y laterales superiores como consecuencia del uso de elásticos verticales.

8. Infecciones periapicales –éstos en mayor medida que los centrales– de otro
paciente distinto al de la figura 2, producidas como
Autores como Malmgrem y Kaffe han demostrado consecuencia del uso de dicho tipo de elásticos.
que la existencia de procesos inflamatorios como Autores como Linge24 señalan los casos con gran
los quistes periapicales, facilitan la reabsorción ra- resalte interincisivo como de mayor riesgo para el
dicular con el tratamiento ortodóncico, tanto si desencadenamiento de las reabsorciones radiculares.
éstos se encuentran antes como si aparecen durante
el mismo. Sin embargo, en los trabajos de Kaley45, estudiando
200 pacientes que fueron tratados con arco de canto
9. Factores oclusales se indica que, después de retirar aparatos, los casos
en los que han sido diagnosticadas más reabsorcio-
Kjaer11 y Harris22 han señalado la mordida abierta nes han sido los de Clase III.
como la maloclusión que con más facilidad puede
En contraste con estas investigaciones, Vender Ave46
desencadenar reabsorciones, especialmente de los
no ha encontrado relación entre el tipo de maloclu-
incisivos superiores, y más aún tras el uso de
sión y la aparición de lagunas radiculares.
elásticos verticales para el cierre de la mordida, tal
como se aprecia en la figura 2. La figura 3 demues- Por último, Sharpe47 indica una mayor incidencia en
tra la reabsorción radicular sufrida por el ápice de la aparición de este tipo de complicaciones en los
los incisivos centrales y de los laterales superiores, casos más recidivantes que en los más estables.

51
Rev Esp Ortod 2000: 30
358

Sin contar con el consentimiento previo por escrito del editor, no podrá reproducirse ni fotocopiarse ninguna parte de esta publicación   © Publicaciones Permanyer 2010
Fig. 4. Ortopantomografías inicial y final, y detalle de las mismas, de un caso que estuvo en total siete años en tratamiento
ortodóncico por tres profesionales diferentes (ver texto).

FACTORES RELATIVOS AL TRATAMIENTO de tratamiento activo respectivamente, e indican
ORTODÓNCICO que cada año de tratamiento supone una pérdida de
0,9 mm de raíz.
Por otro lado, Linge24 dice que el factor tiempo está
1. Duración del tratamiento en relación con las reabsorciones, especialmente si
durante el mismo se han utilizado arcos rectangulares.
La mayoría de los estudios indican que la duración
del tratamiento supone un riesgo indiscutible para el En la figura 4 se muestran dos ortopantomografías,
desencadenamiento de las lesiones. Sin embargo, la la de inicio y final de un caso que por diversos
precisión hecha por autores como Levander48 es motivos estuvo en tratamiento con tres profesionales
interesante, pues afirma que las reabsorciones dis- diferentes, sumando al final del mismo 7 años de
minuyen más en aquellos casos de larga duración, corrección ortodóncica activa. Se aprecian en la
en los que se ha producido una pausa del tratamien- radiografía final reabsorciones radiculares generali-
to durante unos meses, que en aquellos en los que zadas, especialmente en todos los incisivos, tanto
dicha pausa no se dio. superiores como inferiores, atribuibles a la larga
duración del tratamiento, además de otras lesiones
Rudolph30 y Goldin49 incluso cuantifican el proble-
apicales inflamatorias.
ma, y señalan que de los pacientes que han sido
sometidos a tratamiento ortodóncico el 40, 70, 80, Sin embargo, hay que citar a Taner50 y a Beck51, pues
y 100% de los mismos han demostrado presentar en sus estudios no han encontrado que la duración
algún grado de lesión después de 1, 2, 3 y 7 años del tratamiento sea un factor de riesgo.

52
T. Sastre Alzamora et al.: Factores de riesgo de reabsorción radicular
359

Sin contar con el consentimiento previo por escrito del editor, no podrá reproducirse ni fotocopiarse ninguna parte de esta publicación   © Publicaciones Permanyer 2010
2. Tipo de movimiento habían sido tratados ortodóncicamente con extrac-
ciones de premolares, vio que la incidencia de
Generalmente, cualquier tipo de movimiento denta- reabsorciones en los incisivos superiores era del
rio puede causar reabsorciones, pero es especial- 75% de los casos, mientras que se daba sólo en el
mente yatrogénico el de intrusión y, sobre todo, si 39% de los casos que fueron tratados sin extraccio-
se aplica conjuntamente con torsión radiculolingual, nes, con lo que señaló que el factor amplitud del
según se deduce de las investigaciones de Parker52. movimiento dentario influía en el desencadenamien-
Ahora bien, los de inclinación y de torsión en to de las mismas, conclusiones igualmente confir-
general son también citados como de especial ries- madas por Sharpe71 y Taner50.
go. Sin embargo, los movimientos en masa son
menos problemáticos y esto es así, a que la carga Por su parte, Morse59 y Hollender60 sostienen que la
aplicada sobre el diente para su desplazamiento se aparición de lagunas en los incisivos superiores
distribuye a lo largo de toda la superficie del mismo depende de la amplitud de la corrección del resalte.
y no sólo en el ápice, como ocurre con los movi-
mientos de inclinación. 5. Tipo de aparatología ortodóncica

Cabe precisar más sobre la intrusión como el factor Aunque ningún determinado tipo de aparatología
de riesgo más crítico, resaltando que Reitan53 consi- ortodóncica está exento de riesgos, sabemos que algunos
dera fundamental el empleo de fuerzas muy débiles de los mismos son más yatrogénicos que otros; así
o discontinuas para disminuir este efecto indesea- pues, el uso de determinados mecanismos para la
ble, especialmente en los adultos. expansión rápida del maxilar han demostrado ser
Por último, Goz54 indica que los movimientos más especialmente productores de reabsorciones en las
conflictivos son los de extrusión y de vaivén. piezas de anclaje, como señala Barber61.
En términos generales, los aparatos fijos son más
3. Intensidad de la fuerza peligrosos que los removibles a causa de la menor
duración de la fuerza ejercida por éstos, según
Según se desprende de las investigaciones de Ba- señala Linge. Sin embargo, Stuteville62 aprecia que
con34, y de las de Harry y Sims55, cuanto mayor es las fuerzas de vaivén propias de dichos aparatos
la intensidad de la fuerza aplicada, mayor es la removibles tienen también su riesgo.
posibilidad de que se den las lesiones.
Así mismo, la utilización de la tracción extraoral, a
Como se ha citado anteriormente, Schwartz señaló juicio de Hill63, es responsable de extensas lesiones
que las fuerzas que superan la presión sanguínea de radiculares en los primeros molares maxilares.
los capilares son capaces de desencadenar la apari-
Por otro lado, Beck51 no ha apreciado diferencias
ción de lagunas de reabsorción, y cita dicha fuerza
significativas entre la técnica de Begg y la de Tweed
de 20 a 26 g/cm2.
en cuanto a la capacidad de éstas para desarrollar
Más recientemente, autores como Owman56 han reabsorciones, sin embargo Malmgren93 ha precisa-
demostrado que tras la aplicación de fuerzas conti- do que si se trata de intruir incisivos superiores,
nuas de 50 g se presentan lesiones en el 93% de los entonces la técnica de Begg es mucho más agresiva
casos, pero que doblando la intensidad de las mis- que el arco de canto.
mas a 100 g o incluso cuadriplicándolas a 200 g, no
Linge24 ha señalado el uso de elásticos intermaxila-
se correspondían dichos aumentos con la gravedad
res de Clase II como factor de riesgo, así como el de
de dichas reabsorciones.
elásticos de Clase III cuando éstos son utilizados
Por último, señalar que es aceptado que las fuerzas como anclaje, en cuyo caso suelen desarrollar más
menos lesivas son las intermitentes y ligeras55,57, en lesiones en la raíz distal del primer molar inferior.
contra de lo que ha sido creencia generalizada
Kaley65 considera a la ortodoncia pre y posquirúrgi-
durante mucho tiempo, de que éstas eran las fuerzas
ca como de riesgo para la aparición de lesiones
continuas.
apicales, pero aprecia que las ventajas de estos
tratamientos sobrepasan los inconvenientes que,
4. Amplitud del movimiento además, difícilmente serían de gran extensión.
Stucky, de la Universidad de California, en determi- Por último, debemos señalar que los tratamientos
naciones hechas en un grupo de pacientes que desarrollados con imanes parece ser disminuyen la

53
Rev Esp Ortod 2000: 30
360

Sin contar con el consentimiento previo por escrito del editor, no podrá reproducirse ni fotocopiarse ninguna parte de esta publicación   © Publicaciones Permanyer 2010
posibilidad de este tipo de complicaciones, puesto pilares de puente sólo cuando la longitud de su raíz
que el aumento de la fuerza que se produce a sobrepasa la longitud de la corona clínica.
medida que se cierran los espacios, estimulan una
Por último, debemos destacar que los dientes afec-
respuesta del tejido más fisiológica.
tados, por extensas que sean sus lesiones, no pier-
den vitalidad ni cambian de color, según indica
Feiglin68 entre otros autores.
PRONÓSTICO

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO
La gran mayoría de las reabsorciones radiculares
producidas por el tratamiento ortodóncico no suelen
afectar la supervivencia de los dientes ni su capaci- Es importante, antes de iniciar la corrección orto-
dad funcional. Hoy en día disponemos de poca dóncica, realizar una valoración de los factores de
información sobre el pronóstico a largo plazo de las riesgo que presenta cada caso, con el fin de estar
piezas que han sufrido un marcado acortamiento preparados para la realización de un diagnóstico lo
radicular, si bien es cierto que dichas lesiones nor- más precoz posible y actuar en consecuencia.
malmente no progresan después de retirar aparatos, Por ello, debemos tener en cuenta que la principal
sino que incluso se da en ellas una cierta actividad medida para reducir al máximo la aparición de las
reparadora en el ápice al quedar éste en reposo, reabsorciones o bien para su control durante el
según escribe Brezniak58. tratamiento, en primer lugar es tener un perfecto
En efecto, lo que en realidad ocurre, según Reitan, examen radiológico dentario previo al mismo, en
es que una vez finalizado el movimiento dentario la busca de alguna lesión existente anterior, de anoma-
reabsorción continúa durante una semana. La repa- lías en la anatomía radicular, signos de traumatis-
ración del cemento requiere de 5 a 6 semanas de mos previos, infecciones periapicales, etc.
inactividad. Después de 2 o 3 meses de descanso, Para observar la evolución de las lesiones que
una considerable masa de cemento se deposita en pudieran ser detectadas, de todas las posibles técni-
las raíces reabsorbidas, produciéndose de esta forma cas radiológicas de que disponemos, parece que la
una remodelación de las mismas. más indicada es la radiografía periapical, técnica
Los dientes que han sufrido un grado extenso de del paralelismo, más que la ortopantomografía y la
lesión son dientes que han quedado con un menor telerradiografía lateral de cráneo. La radiografía pa-
soporte periodontal, ya que tienen disminuida la norámica no constituye un medio de elevada preci-
altura de su cresta ósea, la longitud de la raíz sión por la distorsión de la imagen, mientras que la
remanente y la extensión de su ligamento periodon- telerradiografía únicamente permite analizar los ápi-
tal, por ello su pronóstico a largo plazo vendrá ces de los incisivos, pero no de los demás dientes a
definido por la relación corona/raíz de forma que causa de la superposición de las dos hemiarcadas.
cuanto menos favorable sea este cociente, se con- Por otro lado, se recomienda realizar una radiogra-
vierten en piezas más vulnerables en general y en fía de control a los 6 a 9 meses después de haber
especial a los traumatismos de cualquier tipo, como iniciado el tratamiento, pues si se puede apreciar
accidentes, trauma oclusal, etc. algún grado de reabsorción radicular en este mo-
La principal consecuencia clínica de las reabsorcio- mento, se aumentan mucho las posibilidades de que
nes radiculares es la movilidad de los dientes afec- se desarrollen más dichas lesiones al final del mis-
tados, que según Levander y Malmgrem66, y en mo, que si no se aprecia ningún tipo de lesión.
referencia a los incisivos superiores, viene definida Así pues, el mejor tratamiento pasa por una buena
en función de la longitud de la raíz remanente, prevención. De hecho, se han descrito casos en los que
señalando que dicha movilidad empieza a presen- antes de iniciarse el tratamiento han sido diagnosticadas
tarse cuando la longitud de la misma es igual o reabsorciones previas, de forma que la desvitalización
menor de 9 mm, indicando para su control la de dichas piezas ha supuesto reducir notablemente el
ferulización de los mismos con alambres trenzados riesgo de incrementar el desarrollo de las mismas.
y su seguimiento clínico y radiológico con el tiempo.
Como hemos señalado con anterioridad, la evolu-
Sin embargo, resalta Jacobson67 que los dientes con ción más normal después de retirar aparatos, es que
reabsorción radicular pueden ser utilizados como las lesiones que se hayan podido producir inicien un

54
T. Sastre Alzamora et al.: Factores de riesgo de reabsorción radicular
361

Sin contar con el consentimiento previo por escrito del editor, no podrá reproducirse ni fotocopiarse ninguna parte de esta publicación   © Publicaciones Permanyer 2010
proceso de reparación. Sin embargo, en casos de riesgo, a veces dependientes del propio individuo,
grandes reabsorciones donde la relación corona-raíz otras de las características de la dentición y de la
remanente es especialmente desfavorable, y que los oclusión, y otras de la propia mecánica ortodóncica,
dientes afectados puedan estar sujetos a movimien- que pueden sobrepasar estos límites histológicos
tos atípicos y nocivos durante la masticación, la descritos, por lo que debemos tenerlos siempre
progresión de la reabsorción, incluso después de presentes. Sin embargo, es muy difícil predecir la
haber retirado aparatos puede persistir. aparición de reabsorciones ante un determinado
tratamiento, sobre todo porque aunque sepamos
Esta movilidad perniciosa se da especialmente en los
que se dan una serie de circunstancias peligrosas en
dientes anteriores. Por ello, la actitud más correcta a
un determinado caso, siempre existe una suscepti-
tomar, según Andreasen, es la estabilización de las
bilidad individual para desarrollar las lesiones apicales.
piezas afectadas mediante el uso de una férula de
desoclusión. Gholston69, por su parte, propone para Por todo ello, revisando los conceptos expuestos en
estos casos extremos la endodoncia del diente y su este trabajo, es importante resaltar una serie de
tratamiento con hidróxido cálcico, como medio más consideraciones que pueden ayudarnos a tener un
eficaz para inhibir la reabsorción radicular en combi- mejor control del problema descrito y que nos evite,
nación con la citada férula de estabilización y de en la medida de lo posible, la aparición de compli-
desoclusión. Indica el reemplazamiento trimestral del caciones:
hidróxido de calcio durante un año y, tras comprobar
• Iniciar el tratamiento cuanto más jóvenes mejor,
radiológicamente que la reabsorción ha cesado, sus-
ya que los dientes en formación han demostrado
tituye el hidróxido de calcio por gutta-percha.
ser más resistentes al desarrollo de las reabsor-
En esta técnica propuesta por Golston, hay que ciones, y, además, los pacientes niños y adoles-
resaltar una posible consecuencia que se puede centes tienen mayor capacidad de adaptación a
derivar de ella, y es que, cuando los dientes son los cambios oclusales que los adultos.
ferulizados durante unos 7 a 10 días, puede darse la • La susceptibilidad individual cada día parece
anquilosis de los mismos y, además, también refiere tener mayor importancia.
el autor que en el momento de la sustitución del • Hábitos como morderse las uñas, la succión del
hidróxido de calcio por la gutta-percha puede igual- dedo más allá de los 7 años de edad, y parafun-
mente presentarse la misma anquilosis, por lo que ciones como el bruxismo y el empuje lingual
en según qué casos de gran movilidad puede ésta precisan de especial consideración.
resultar beneficiosa. • Realizar anamnesis clínica y médica a los pa-
cientes, pues nuevas investigaciones resaltan la
Así pues, a modo de resumen, podría decirse que la mayor incidencia de reabsorciones radiculares
desvitalización hace a los ápices más resistentes a en los pacientes asmáticos que en pacientes
la aparición de lagunas, y por ello es idónea no sólo sanos.
para el tratamiento de las piezas con reabsorción • Tener especial control en los pacientes adultos
durante o al final de la corrección ortodóncica, sino que presentan enfermedad periodontal, pues se
que parece que puede prevenir, antes del inicio de juntan dos factores de riesgo reconocidos.
cualquier caso a tratar, posteriores acortamientos • Los pacientes con microdoncias, dado el tamaño
de raíces ya afectadas. y morfología de su raíz dental, deben ser consi-
derados como pacientes más vulnerables.
• La existencia de lesiones radiculares previas al
CONCLUSIONES tratamiento ortodóncico, como son los traumatis-
mos y fracturas dentales, reabsorciones radicula-
res o inflamaciones y quistes periapicales, deben
Las reabsorciones radiculares son una complicación
ponernos sobre aviso.
inevitable del tratamiento ortodóncico, ya que la
• Especial control en aquellos incisivos centrales y
presencia de las mismas como tales se da en el
laterales superiores, por ser los dientes que con
100% de los casos tratados, según indica Stuteville;
mayor frecuencia se afectan, a los que se les
sin embargo, no dejan de ser éstos, en la gran
tiene que aplicar un movimiento de intrusión
mayoría de casos, meros cambios anatomopatológi-
amplio, acompañado o no de movimiento de
cos que van ligados al movimiento dentario.
torsión radiculolingual, y tanta más precaución si
A partir de aquí, este trabajo de revisión pretende además se les tiene que desplazar un amplio
resaltar la existencia de una serie de factores de espacio para la corrección de un resalte, ya sea

55
Rev Esp Ortod 2000: 30
362

Sin contar con el consentimiento previo por escrito del editor, no podrá reproducirse ni fotocopiarse ninguna parte de esta publicación   © Publicaciones Permanyer 2010
en casos con extracciones de primeros premola- 8. Newman WG. Possible etiological factors in external
res, como sin extracciones. root resorption. Am J Orthod 1975; 67: 522-39.
• Los elásticos verticales anteriores para el cierre 9. Bishara SE. Changes in root length from early to mild-
adulthood: resorption or apposition? Am J Orthod 1999;
de la mordida, así como los elásticos de Clase II,
115 (5): 563-8.
han demostrado ser especialmente yatrogénicos 10. Harris EF. A heritable component for external apical root
con independencia del tipo de maloclusión en resorption in patients treated orthodontically. Am J Or-
que se aplican. *Ser especialmente cuidadosos a thod 1997; 111: 301-9.
la hora de establecer el diagnóstico y plan de 11. Kjaer I. Morphological characteristics of dentitions deve-
tratamiento con el fin de que éste dure lo menos loping excessive root resorption during orthodontic treat-
posible, sin comprometer la calidad del terminado. ment. Eur J Orthod 1995 1: 25-34.
12. Dougherty HL. The effect of mechanical forces upon the
• Está demostrado que las fuerzas óptimas a em-
mandibular buccal segment during orthodontic treat-
plear son las intermitentes y ligeras. ment. Part I. Am J Orthod 1968; 54: 29-49.
• Ser autoexigentes con el terminado de los casos, 13. Spurrier SW. A comparison of apical root resorption
asegurándonos que la oclusión final de los mismos during orthodontic treatment in endodontically treated
está exenta de trauma oclusal y de interferencias and vital teeth. Am J Orthod 1990; 97: 130-4.
o contactos prematuros, pues ambos problemas 14. Lupi JE. Prevalency and severity of apical root resorption
parecen ser causas potencialmente peligrosas and alveolar bone loss in orthodontically treated adults.
Am J Orthod 1996; 109: 28-37.
para la integridad de las raíces.
15. Mirabella AD. Risk factors for apical root resorption of
Por último, cabe señalar que la actitud más lógica a maxillary anterior teeth in adult orthodontic patients. Am
seguir ante la aparición de reabsorciones radiculares J Orthod 1995; 108: 48-55.
16. Harris EF. Loss of root length and crestal bone height
de importancia durante el tratamiento ortodóncico,
before and during treatment in adolescent and adult
sería la reconsideración de los objetivos finales del orthodontic patients. Am J Orthod 1990; 98: 462-9.
mismo, y decidir si terminamos el caso o lo dejamos 17. Massler M, Malone AJ. Root resorption in human perma-
en una solución de compromiso. Si decidimos por nent teeth. Am J Orthod 1954; 40: 619-33.
la segunda opción y paramos el tratamiento, se 18. Ketcham AH. A progress report of an investigation of
recomienda la colocación de una férula de desoclu- apical root resorption of vital permanent teeth. Int J
sión70. Si, a pesar de ello, siguen progresando las Orthod 1929; 15: 310-28.
19. Phillips JR. Apical root resorption under orthodontic
reabsorciones aun después de haber retirado los
therapy. Angle Orthod 1955; 25: 1-22.
aparatos, lo indicado es la desvitalización de las 20. Rygh P. Orthodontic root resorption studied by electron
piezas afectadas. microscopy. Angle Orthod 1977; 47: 1-16.
21. Odenrick L. Nailbiting: frequency and association with
root resorption during orthodontic treatment. Br J Orthod
1985; 12: 78-81.
BIBLIOGRAFÍA 22. Butler ML, Harris EF. Patterns of incisor root resorption
before and after orthodontic correction in cases with
anterior open bites. Am J Orthod 1992; 101: 112-9.
1. Andreasen JO. Review of root resorption system and 23. Dougherty HL. The effect of mechanical forces upon the
models. Aetiology of root resorption and the homeostatic mandibular buccal segments during orthodontic treat-
mechanism of the periodontal ligament. En: Davidovich ment. Part I. Am J Orthod 1968; 54: 29-49.
Z (ed.). Biological mechanisms of tooth eruption and root 24. Linge L. Patient characteristics and treatment variables
resorption. 1988: 293-302. associated with apical root resorption during orthodontic
2. Tronstand L. Root Resorption a multidisciplinary problem treatment. Am J Orthod 1991; 99: 35-43.
in dentistry. En: Davidovich Z (ed.). Biological mechanism 25. Taithongchai R. Facial and dentoalveolar structure and
of tooth and eruption and root resorption. 1988: 293-302 prediction of apical root shortening. Am J Orthod 1996;
3. Reitan K. Effects of force magnitude and direction of 110: 296-302.
tooth movement on different alveolar types. Angle Or- 26. Horiuchi A. Correlation between cortical plate proximity
thod 1964; 34: 244-55. and apical root resorption. 1998; 114: 311-8.
4. Reitan K. Initial tissue behaviour during apical root re- 27. McNab S. External apical root resorption of posterior
sorption. Angle Orthod 1974; 44: 68-82. teeth in asthmatics after orthodontic treatment. Am J
5. Giganti U. La reabsorción radicular ortodóncica: revisión Orthod 1999; 116: 545-51.
de la literatura. Rev Esp Ortod 1997; 27: 83-104 28. Poumpros E. Thyroid function and root resorption. Angle
6. Steadman SR. Resume of the literature on root resorption. Orthod 1994; 64: 389-93.
Angle Orthod 1942; 12 (1): 28-38. 29. Loberg EL. Thyroid administration to reduce root resorp-
7. Suárez Quintanilla. Un estudio experimental de la reab- tion. Angle Orthod 64: 395-9.
sorción radicular ortodóncica en el incisivo humano. Rev 30. Rudolph CE. A comparative study in root resorption in
Esp Ortod 1997; 27: 17-27. permanent teeth. J Am Dent Assoc 1936; 23: 822-6.

56
T. Sastre Alzamora et al.: Factores de riesgo de reabsorción radicular
363

Sin contar con el consentimiento previo por escrito del editor, no podrá reproducirse ni fotocopiarse ninguna parte de esta publicación   © Publicaciones Permanyer 2010
31. Rosemberg HN. An evaluation of the incidence and 53. Reitan K. Principi e reaccioni biomacaniche. Concetti e
amount of apical root resorption and dilaceration occur- tecniche correnti di ortodonzia. Roma: Universo 1974: I.
ring in orthodontically treated teeth, having incompletely 60-167.
formed roots at the beginning of Begg treatment. Am J 54. Goz G. Apical root resorption during orthodontic treat-
Orthod 1972; 61: 524-5. ment. Fortschr Kieferorthop 1989; 50: 196-206.
32. Oppenheim A. Human tissue response to orthodontic 55. Harry MR, Sims MR. Root resorption in bicuspid intru-
intervention of short and long duration. Am J Orthod sion: a scanning electromicroscopic study. Angle Orthod
1942; 28: 263-301. 1982; 52: 235-58.
33. Rates of root resorption in orthodontically moved, perio- 56. Orthodontic tooth movement and root resorption with
dontically affected and healthy teeth. Dtsch Zahnarztl Z special reference to force magnitude and duration. A
1990; 45: 176-8. clinical and histological investigation in adolescents. Swed
34. Bacon W. The question of root resorption. Is the risk of Dent J 1995; 105: (supl.) 1-45.
root resorption related to the typology of the face? 57. Stenvik A. Pulp and dentin reactions to experimental
Orthodon Fr 1989; 60 Pt. 2: 559-73. tooth intrusion. Am J Orthod 1970; 57: 370-85.
35. Rupp R. Root resorption related to orthodontics and other 58. Brezniak N. Root resorption after orthodontic treatment.
factors: a review of the literature. J Gen Orthod; 6: 25-9. Am J Orthod 1993; 62-6.
36. Thomgudomporn. Anomalus dental morphology and root 59. Morse PH. Resorption of upper incisors following ortho-
resorption during orthodontic treatment: a pilot study. dontic treatment. Trans study orthodontic 1970-1; 57:
Aus Orthod J 1998; 15: 162-7. 49-63.
37. Levander E, Malmgren O. Evaluation of the risk of root 60. Hollender L. Root resorption, marginal bone support and
resorption during orthodontic treatment: a study of upper clinical crown length in orthodontically treated patients.
incisors. Eur J Orthod 1988; 10: 30-8. Eur J Orthod 1980; 2: 197-205.
38. Goldin B. Labial Root torque: effect on the maxilla and 61. Barber G. Rapid maxillary expansion and external root
incisor root apex. Am J Orthod 1989; 95: 208-19. resorption in man. Am J Orthod 1981; 6: 630-52.
39. Brin I. The influence of orthodontic treatment on pre- 62. Stuteville OH. Injuries of the teeth and supporting struc-
viously traumatized permanent incisors. Eur J Orthod tures caused by various orthodontic appliances, and
1991; 13: 372-7. methods to prevent this injuries. J Am Dent Asso 1937;
40. Malmgrem O. Root resorption after orthodontic treat- 14: 1494-507.
ment of traumatized teeth. Am J Orthod 1982; 82: 487-91. 63. Hill FJ. Iatrogenic root resorption of upper first perma-
41. Mac Fadden WM. A study of the relationship between nent molar associted with orthodontic treatment. Br J
incisor intrusion and root shortening. Am J Orthod 1989; Orthod 1987; 14: 109-13.
96: 390-6. 64. Malmgrem O. Root resorption after orthodontic treat-
42. Remington DN. Long term evaluation of root resorption ment of traumated teeth. Am J Orthod 1982; 82: 487-91.
occurring during orthodontic treatment. Am J Orthod 65. Kaley J. Factors related of root resorption in edgewise
1989; 96: 43-6. practice. Angle Orthod 1991; 61: 125-32.
43. Spurrier SW. A comparison of apical root resorption 66. Levander E, Malmgrem O. Long term of maxillary incisor
during orthodontic treatment in endodontically treated with severe apical root resorption. Eur Journal Orthod 22
and vital teeth. Am J Orthod 1990; 97: 130-4. 2000; 22: 85-92.
44. Goldson L. Root resorption during Begg treatment. A 67. Jacobson O. Clinical significance of root resorption. Am
longitudinal roentgenologic study. Am J Orthod 1975; J Orthod 1952; 38: 687-96.
68: 55-66. 68. Feiglin R. Root resorption. Aus Dent J 1986; 31: 12-22
45. Kaley J. Factors related to root resorption in edgewise 69. Gholston L. An endo-orthodontic technique for aesthetic
practice. Angle Orthod 1991; 61: 125-32. stabilisation of externally resorbed teeth. Am J Orthod
46. Vonder Ahe G. Postretention status of maxillary incisors 1983; 83: 423-40.
with root and resorption. Angle Orthod 1973; 43: 247-55. 70. Copeland S. Root resorption in maxillary central incisors,
47. Sharpe W. Orthodontic relapse, apical root resorption, and following active orthodontic treatment. Am J Orthod
crestal alveolar bone levels. Am J Orthod 1987; 91; 252-8. 1986; 89: 51-5.
48. Evaluation of root resorption in relation to two orthodon- 71. Sharpe W. Recidiva ortodontica, riassorbamento apicale
tic treatment regimes. A clinical experimental study. Eur radicolare e livelli ossei della cresta alveolare. Am J
J Orthod 1994; 223-3. Orthod 1989; 1: 54-61.
49. Goldin B. Labial root torque: effect on the maxilla and 72. Hendrix I. A radiographic study of posterior apical root
incisor root apex. Am J Orthod 1989; 95: 209-19. resorption in orthodontic patients. Am J Orthod 1994;
50. Taner T. Evaluation of apical root resorption following 105: 345-9.
extraction therapy in subjects with class I and class II 73. Reitan K. Biomechanical principles and reactions: Ortho-
malocclusions. Eur J Orthod 1999; 21: 491-6. dontics current principles and techniques. St Louis: CV
51. Beck BW. Apical root resorption in orthodontically trea- Mosby 1985: 101-92.
ted subjects: analysis of edgewise and light wire mecha- 74. Sjolien T, Zachrisson BU. Periodontal bone support and
nics. Am J Orthod 1994; 105: 350-61. tooth length in orthodontically treated and untreated
52. Parker RJ. Directions of orthodontic tooth movements persons. Am J Orthod 1973; 64. 28-37.
associated with external apical root resorption of the 75. Schwarz AM. Tissue changes incidental to tooth move-
maxillary central incisor. Am J Orthod 1998; 677-83. ment. Int J Orthod 1932; 18: 331-52.

57