You are on page 1of 8

Autor (es): ING.

JAIME VALENCIA BARCENA


DOCENTE EAP DE INGENIERIA ZOOTECNICA - UNIVERSIDAD ALAS PERUANAS (UAP)

Alimentación de ganado de carne con


pastos cultivados

En el caso de los cercos eléctricos nos van a ayudar a


mantener nuestros pastos en óptimas condiciones y
vamos a lograr convertir en carne nuestra inversión.

Para reflexionar sobre la alimentación con pasturas en las zonas altoandinas, a la ganadería
de carne no se le ha dado la debida importancia en comparación con la ganadería de leche.

Mi experiencia en más de 15 años de haber recorrido las sierras del Perú, me indica que
hemos postergado mucho la ganadería de carne, únicamente los recursos los dejamos para la
ganadería de leche y su preservación. Un concepto válido es: “Los resultados en leche o
carne, dependerán de la genética del animal y de su manejo en general”. El déficit forrajero
existente, sumado a la baja calidad genética del ganado y a las inadecuadas técnicas de
manejo, explican la baja calidad cárnica nacional”.

Si tomamos conciencia de lo que es un manejo adecuado, vamos a lograr mejorar la condición


alimenticia, a parte existe un manejo deficiente de forraje.

El ganado vacuno requiere nutrientes para un adecuado manejo como: agua, energía,
proteínas, vitaminas y minerales. Eso se puede conseguir con un buen manejo de los campos.
Si no valoramos nuestros cultivos no vamos a lograr el correcto engorde de nuestro ganado.

El uso y la producción de pastura se verá reflejado en la producción de leche, carne, lana y


fibra. Para ello debemos tener en buenas condiciones nuestras pasturas, y también debemos
manejar los factores ambientales con los que contamos en las zonas altoandinas como: la luz,
el agua y los nutrientes.

¿Qué tipo de pasto instalar?

Hay que entender cómo actúan los distintos tipos de pasturas. El rendimiento de un tipo de
pastura que se desempeñe bien en la altitud de Cerro de Pasco, va a ser diferente a lo que se
necesita en la sierra de Puno. Nosotros, para lograr un pasto acorde a lo que buscamos,
tenemos que hacer una mezcla de pasturas entre las gramíneas Rye grass, Festuca, Dactylis,
y las leguminosas trébol blanco y trébol rojo.

En ese aspecto y como lo hemos recalcado, al margen de los tipos de pastos con los que
contamos, tenemos que aprender a trabajar con los recursos oriundos de nuestra zona. Por
ejemplo en Puno, se puede complementar tranquilamente los pastos con la alfalfa.

Tipos de pastos

Rye grass inglés

 Este forraje es de mucha utilidad, es perenne (es decir, puede durar más de cinco
años), diploide, tetraploide, de floración tardía, tolera las bajas temperaturas, suelos
ácidos (pH<5.5) y es excelente para el pastoreo. Dentro de estas variedades de
gramíneas, éste es muy útil.
Rye grass híbrido

 Es intermedio (es decir, su tiempo de permanencia no es muy longevo), puede ser


de dos años, son tetraploides, por eso sus semillas son de crecimiento rápido.

Rye grass italiano

 Tiene una diferencia en la durabilidad de dos a tres años (es decir de rotación corta)
y si no tiene un adecuado manejo este pasto desaparace, posee un gran vigor de
crecimiento y gran capacidad de macollado, soporta suelos de textura media a
pesada con buen drenaje y buen contenido de materia orgánica (pH 6 – 7).

Festuca

 Es un pasto híbrido que ha mejorado mucho la productividad, es resistente a


condiciones adversas. Forraje de mejor calidad y palatabilidad que lastradicionales.
Se adapta a sistemas de pastoreo intensivo.

Dactylis

 Es otro tipo de gramínea que se puede utilizar para la crianza del ganado. Es una
planta perenne altamente resistente a bajas temperaturas, su único inconveniente es
que sus cultivares tradicionales son de baja palatabilidad y digestibilidad, (es decir
menor calidad del forraje debido al grosor de sus hojas y tallos), por ello debe ser
asociado a los tréboles. Los cultivares modernos tienen una nueva morfología y
mejor palatabilidad.

Trébol blanco

 Eleva la producción de carne y de leche, fija nitrógeno en el suelo, soporta un gran


rango de sistemas, se asocia bien con gramíneas, es susceptible al sombreado,
además tiene diferentes tipos de hojas, con diferencias de crecimiento estacional.

Trébol rojo

 Alto valor nutritivo, tiene diploides y tetraploides, además es menos persistente que
el trébol blanco. No tolera pastoreo intenso, también fija nitrógeno y una alta
producción en el verano mientras se instala el trébol blanco.
Digestibilidad de la pastura

También, debemos tener en cuenta en la elaboración de los pastos su calidad, para lograr una
mejor digestibilidad en nuestro ganado. Por ejemplo, hay pasturas que no son agradables para
nuestro ganado porque tienen mayor implicancia en los tallos y no son fáciles de digerir.

Cuando hablamos de la digestibilidad nos referimos a la palatabilidad de las pasturas.

En ese sentido, la lignina es una parte de la planta poco digestible para los rumiantes, ya que
su digestión es muy lenta.

La fibra y la lignina de la planta afecta la velocidad/culminación de la digestión de la celulosa.


La lignificación depende del estado de madurez de la planta.

Estados fenológicos

Si analizamos los estados de crecimiento por los que pasan las gramíneas, veremos que pasan
por diferentes etapas, dentro de ellas encontraremos que hay mayor cantidad de proteínas a
medida que el pasto comienza a semillar, porque todas las reservas que el pasto pueda captar
de la etapa de fotosíntesis transformada en energía química van a ir a las semillas e irán hacia
las flores; por lo tanto, estas no serán totalmente eficientes para nuestro ganado.
Especies de diferente digestibilidad

 Rye grass perenne y festuca son siempre más digestibles comparados al tipo
Dactylis.
 Pastos de floración tardía tienen más alta digestibilidad que pastos de floración
temprana.
 Cuando se presenta una baja digestibilidad, es que el animal come menos. Los
requerimientos del pasto dependen de la edad y la fisiología del animal (tipo de
producción: leche, carne o lana, animal joven en crecimiento o animal maduro y
seco).

Digestibilidad y manejo de pasturas

 El buen manejo de pastos mantiene una alta digestibilidad.


 Además, mantiene pasturas en estado vegetativo (alto valor nutritivo).
 Los intervalos cortos de pastoreo son un sistema de rotación y buen control animal.
 Mantiene leguminosas con pasto tierno.
 Es recomendable usar cercas eléctricas para controlar el tiempo de pastoreo y la
administración al animal.

La fibra y la lignina de la planta afectan al crecimiento del animal; esto depende y es de


acuerdo a la madurez del pasto, pues cada vez que sea mayor el aprovechamiento, esta
alteración será menor. Por esta razón, es recomendable para la producción ganadera evitar
que el pasto floree y que además comience a semillar, para así poder evitar la lignificación.
El momento adecuado de uso del pasto es en la etapa de maduración cuando aún no se ha
desarrollado, para poder aprovechar todas sus bondades nutricionales.

Especies de diferente digestibilidad

Los pastos de acuerdo a su forma de desarrollo tienen dos tipos de floración, la tardía y la
temprana. A nosotros como productores nos interesa que los pastos a utilizar tengan una
floración tardía, para poder aprovecharlos de una mejor manera. Los pastos más digestibles
aumentan el consumo voluntario de kg MS/día e ingeridos son más altos. Estos pastos van a
motivar al animal a comer más, o sea vamos a ganar peso en el animal y por ende tendremos
mayor rentabilidad.

Un buen manejo de nuestros pastos cultivados hará que se mantenga alta la digestibilidad en
nuestras pasturas, por tanto el rendimiento productivo será mayor. Mantener una pastura en
estado vegetativo es mucho mejor que mantener una pastura en estado reproductivo, porque
toda la energía que pueda captar del medioambiente se trasladará hacia las flores, haciendo
el pasto no digestible.

Nivel de energía en los pastos

El nivel de energía es un parámetro a considerar dentro de la calidad de los alimentos. La


podemos encontrar en una gran variedad de pasturas, por ejemplo en las leguminosas
(también, llamados alimentos completos) como en la variedad de tréboles y alfalfa, con las
cuales nuestro ganado puede cubrir sus requerimientos de energía, siempre y cuando sepamos
realizar un buen manejo de este alimento. Las proteínas no limitan la performance del animal
cuando usan leguminosas para la aplicación de nitrógeno.

No existen restricciones, si estamos en un campo múltiple vamos a asociarlos, por tanto no


serán un limitante. La calidad de la pastura también podrá ser medida por el volumen de las
hojas de ésta, cuando un pasto presenta mayor número de hojas será mejor, porque las hojas
representan el camino de la fotosínteisis (cambio de energía luminosa por energía química)
y este cambio debe ser aprovechado por nuestro ganado, tanto vacuno como de engorde.
Producción de máxima energía metabolizable de los pastos

Una vez instalada cualquier tipo de pastura, vamos a poder ver al mes el rendimiento de la
pastura en el consumo de nuestros animales. Tenemos que tener en cuenta que esta primera
foliación de pastos al ser consumida demorará nuevamente un lapso más largo en reflorecer,
y se corre el riesgo que nuestras pasturas puedan desaparecer. Otro factor importante que
puede afectar el manejo del ganado de carne es la calidad de pastoreo, la carga animal y horas
de rotación.

La carga animal es lo que se indica como el peso que puede soportar un área para poder
brindar sus recursos de manera óptima, es decir el peso del ganado que los pastos están
preparados para resistir, sin causar el deterioro del suelo de los pastos y el agua. Este factor
es muy importante.

Sistema extensivo con manejo de cercos eléctricos

Un paso muy importante hacia la excelencia productiva es respaldada por los sistemas de
seguridad. En el caso de los cercos eléctricos, estos nos van a ayudar a mantener nuestros
pastos en óptimas condiciones y vamos a lograr convertir en carne nuestra inversión.

Hoy en día, casi todos los productores -por pequeños que sean- invierten en cercos eléctricos,
pues es un factor muy importante y una gran herramienta para lograr nuestros objetivos en
ganadería.

La generación de electricidad puede darse desde casi cualquier fuente de energía. Como si
ella misma, la energía, nos recordara que no se crea ni se destruye, cada día se aplican más
alternativas de generación de electricidad a partir de fuentes como el excremento de vaca o
la radiación del Sol.

Un inventor mexicano, Daniel Bouchbinder Aurum, ha desarrollado biodigestores para


proveer a casas rurales de escasos recursos de fuentes de energía. Elaboró por primera vez
un biodigestor a pequeña escala, y económico, que produce electricidad a partir de desechos
orgánicos. Anteriormente, sólo grandes las empresas se hacían de estos aparatos para generar
electricidad.

Su invento alberga contenedores herméticos que descomponen algunos desechos orgánicos,


como el estiércol o residuos de vegetales, a partir de cuatro bacterias anaerobias que generan
gas metano que después es convertido en energía eléctrica. Además de que es la primera vez
que se elaboran biodigestores al alcance de personas de escasos recursos, se abre la
oportunidad para que los hogares puedan acceder a este tipo de prototipos.

El inventor mexicano, miembro de la Red de Talentos Mexicanos en el Exterior también está


generando hornos de leña que ahorran hasta 60% de esta materia en los hogares rurales, para
que estos espacios estén menos contaminados y sean más saludables. Hasta hoy, sus
biodigestores han sido instalados en pequeños hogares rurales de Quetzaltenango,
Guatemala.