You are on page 1of 5

EXCEPCIÓN DE IMPROCEDENCIA DE ACCIÓN

La excepción de improcedencia de la acción brinda al procesado la posibilidad de


cuestionar la legitimidad o no del ejercicio de la acción en el caso concreto, ya que el
hecho denunciado carece de contenido penal. Es por ello que, la denominación más
apropiada a este medio de defensa técnico es la excepción de “improcedencia de acción”.

DEFINICION.-

Considerando lo establecido en el inciso b) del artículo 6.1 “es aquella que se deduce
cuando el hecho no constituye delito o no es justiciable penalmente”, se puede deducir
que esta excepción se aboca directamente en el principio de Legalidad, es decir que la
comisión de un hecho delictivo al momento de su comisión debe encontrarse sancionada
como tal en la ley penal.
Al respecto, se puede afirmar que esta excepción es la máxima garantía de un Estado de
Derecho, que los ciudadanos únicamente puedan ser sancionados con la pena estatal,
cuando realicen diversos comportamientos contrarios a la ley y puedan describirse como
tipos penales
Asi también la jurisprudencia nacional al respecto prescribe que, “la excepción de
improcedencia de acción es un medio técnico de defensa que otorga al justiciable la
potestad de cuestionar preliminarmente la procedencia de la imputación ejercida en su
contra, cuando el hecho denunciado no constituye delito o no es justiciable penalmente;
ello en virtud a la exigencia del principio de legalidad, conforme lo prevé el artículo 6°,
inciso 1, literal b, del Código Procesal Penal.”1
La excepción de improcedencia de acción, según el autor Arsenio Ore Guardia se define
como: “(…) un medio de defensa técnico que le otorga al procesado la potestad de
cuestionar preliminarmente la procedencia de la imputación ejercida contra su persona,
pues resulta con toda evidencia que la conducta imputada no constituye delito o cuando el
hecho no es justiciable penalmente. Ello, con el fin de evitar conducir arbitrariamente al
procesado a un largo procesado penal hasta la sentencia.”
(…)
En virtud del principio de legalidad, el ejercicio de la acción penal debe cumplir con las
exigencias de previsión y certeza normativa de tal modo que la sanción de determinados
actos ilícitos sea previsible a sus destinatarios; razón por la cual, no puede procesarse ni

1 Sala Penal Permanente Casación N° 581-2015 PIURA


condenarse a nadie, si el hecho imputado no es reconocido como ilícito penal en el
momento en que se atribuye su ejecución”2.

FINALIDAD DEL LA EXCEPCION DE IMPROCEDENCIA DE ACCION


La excepción de naturaleza o de improcedencia de la acción tiene como finalidad evitar la
continuación del ejercicio de la acción penal; debido a que se ha asignado a los hechos
imputados una naturaleza o apreciación delictiva que no tienen en realidad. Ello posibilita
el término del proceso penal en un plazo razonable, evitando la realización de actos
procesales innecesarios, de conformidad a los principios de legalidad, de economía y
celeridad procesal.3

SUPUESTOS DE APLICACIÓN DE LA IMPROCEDENCIA DE ACCION.-

La casación N° 815-2015 PIURA, en los fundamento 8.3 y 8.5 desarrolla lo siguiente en


cuanto a los presupuestos contenidos en inciso b) del artículo 6.1 del Código Procesal
Penal:
“8.3 En cuanto al primer supuesto, referido a cuando el hecho denunciado "no constituye
delito", se tiene que la teoría general del delito parte del derecho penal positivo, conforme
al artículo 11 º del Código Penal de 1991: "Son delitos y faltas las acciones u omisiones
dolosas o culposas penadas por la ley". Dicho concepto formal nada dice sobre los
elementos que debe contener toda conducta sancionada por la ley con una pena. Por lo
que, se recurre a la doctrina penal, a fin de establecer que la teoría jurídica del delito es
una teoría de la atribución de responsabilidad penal, esto es, un instrumento conceptual
que nos permite determinar jurídicamente si determinado hecho tiene la consideración de
delito y merece, en consecuencia, la imposición de una sanción penal. Se trata, entonces,
de una elaboración de la dogmática jurídico-penal, con base en el derecho positivo, por
exigencia explicita del principio de legalidad penal que ha ido evolucionado en el decurso
del tiempo y que permite una aplicación racional de la ley, a través de un sistema
conceptual unitario. Con ello, el ciudadano gana en seguridad jurídica en la medida que
posibilita una jurisprudencia más racional, predecible y unitaria en la interpretación y
aplicación práctica de la ley penal”4.
(…)

2 ORE GUARDIA, Arsenio. Derecho Procesal Peruano Análisis y comentarios al Código Procesal Penal. Tomo
I. Primera Edición. Lima Editorial EL Buho, 2016, p.408-409.
3 ORE GUARDIA, Arsenio. Derecho Procesal Peruano Análisis y comentarios al Código Procesal Penal. Tomo

I. Primera Edición. Lima Editorial EL Búho, 2016, p.409


4 ZUGAL A ESPINAR. José Miguel. Fundamentos de derecho penal. Parte general. Valencia: Tirant lo Blanch,

20 10, p. 20 1. Citado en la Casación N° 581-2015 PIURA


8.5 El segundo supuesto, referido a cuando el hecho denunciado no es justiciable
penalmente, entiende que toda relación jurídica que requiera una intervención y solución
judicial mediante la aplicación del derecho es justiciable, y todo acto delictuoso es
justiciable penalmente. Sobre la base de dicha afirmación, se puede llegar a otro
razonamiento: la conducta merece ser justiciable pero no penalmente; no se requiere de
la intervención del juez penal para su solución, es decir, es justiciable pero en otra vía
distinta a la penal, pues la argumentación se reduce a la ausencia de tipicidad en la
conducta que se ha calificado de delictiva.”

EFECTOS
El auto que declara fundada la excepción de naturaleza o de improcedencia de la acción
dispondrá el archivo definitivo del proceso, declarando el sobreseimiento y causando
efectos de cosa juzgada material. Si el encausado se encuentra sujeto a medidas reales o
personales, dichas medidas cesaran inmediatamente.
Asi mismo, tendrá un efecto extensivo a los demás imputados, siempre que estos se
encuentren en la misma situación jurídica de aquel que dedujo la excepción y que se
encuentra inmerso en la causal invocada.

EN QUE CASOS SE PUEDE PLANTEAR LA EXCEPCION DE


IMPROCEDENCIA DE LA ACCION
Cuando el imputado es privado de un bien jurídico de tanta relevancia como es la libertad
personal y sus derechos conexos, donde los Órganos persecutorios que se sustentan en
el principio de legalidad penal no deben proceder de una forma muy superficial o literal al
momento de interpretar las conductas, puesto que los fenómenos delictivos se desarrollan
y perpetran de diferentes circunstancias concretas y a veces bajo estados psicológico
anormales
La excepción se dirige únicamente al hecho supuestamente delictivo, en tanto no existir
convergencia entre la conducta y el tipo penal, el Juez deberá declarar sobreseído las
causas y no seguir con una persecución penal inútil. Son ejemplos de ocasiones en la
cuales se puede plantear esta excepción en los siguientes casos:
a) La Legítima Defensa.- Es el pilar de las justificaciones que encuentra su sustento
legitimador en la protección de los derechos fundamentales y el ordenamiento
jurídico. Por lo tanto prevalece ante el injusto penal, el derecho que tiene todo
ciudadano de salvaguardar el bien jurídico más preciado que es la Libertad.
b) El Estado de Necesidad Justificante.- Proceden cuando entran en conflictos bienes
jurídicos que ostentan un valor jurídico diferenciado tanto social como jurídico
donde va a primar el principio de interés prevalente, en esta figura se procede a
vulnerar el bien jurídico de orden menor en aras de salvaguardar el bien de mayor
prevalencia valorativa. Existiendo una acción dúplex: de lesión y de defensa. Algo
muy importante en esta causa: donde el estado de necesidad justificante se aplica
cuando la vida, el cuerpo y la salud se encuentran en peligro de ser lesionados por
una acción injustificada y no mediando deber de garantía alguna.
c) En el Consentimiento.- En este sentido, los bienes que son lesionados siendo
comportamientos típicos pero siendo con consentimiento del sujeto pasivo el
hecho pasa a ser justificado, respetando el ordenamiento jurídico las decisiones de
los sujetos ofendidos como individuos auto responsable.
d) El obrar bajo el ejercicio de un oficio.- Con el objeto de garantizar el
funcionamiento óptimo del derecho penal se procede a engarzar sus fines con las
diversas ramas de la política jurídica del Estado. Lo que se justifica con una de
ellas no puede ser objeto de prohibición por el derecho punitivo.
Asimismo el ejercicio legítimo de determinados cargos permite realizar en algunas
veces imputaciones antijuriosas pero en función de su cargo solo así estas son
permitidas y justificadas.
e) La Obediencia Debida.- Se da en determinadas instituciones del Estado
donde existen subordinados que van a cumplir las órdenes que emanan del
superior inmediato (castrenses y Policiales),estas instituciones se rigen bajo los
principios de verticalidad y jerarquía, donde los subordinados están obligados a
cumplir determinadas órdenes a pesar de contenido antijurídico, en estos casos el
subordinado creyendo que ha recibido una orden legitima y finalmente comete la
acción u omisión típica. Siendo un caso de autoría mediata, pues el superior es
quien domina el curso del acontecer típico
f) Casos de ausencia de acción en sentido jurídico-penal.- Bajo esta comprensión
normativa se subsume la fuerza física irresistible, la fuerza física puede provenir
de un tercero o de las fuerzas naturales.
En esta hipótesis conductual existe ausencia de acción en sentido jurídico –penal
y que para que un comportamiento humano ingrese este dentro del sistema penal
esto debe provenir de un mínimo de actividad consiente. Sólo pueden ser
abarcadas como acciones típicas aquellas conductas conocidas por el agente que
pudo controlarlas o evitarlas, para que no lesionen o pongan en peligro los bienes
jurídicos.
En este caso el tercero que impulsa la fuerza física utiliza al tercero-instrumento
(carente de voluntad) con el objeto de lesionar un determinado bien
jurídico entonces este se convierte en un verdadero autor inmediato.