You are on page 1of 5

CDMX a 06 de Septiembre de 2018

Competencias para el Desarrollo de una IE


• Autoconocimiento.
• Autorregulación.
• Automotivación.
• Habilidades sociales
• Conciencia social.
Claves para el Desarrollo de una IE
1) Percepción emocional;
2) asimilación emocional,
3) comprensión emocional y
4) regulación afectiva.

Brújula de las emociones


 Objetivo: distinguir las distintas emociones que sentimos en
determinados momentos.
 Tiempo necesario: alrededor de media hora.
 Tamaño del grupo: puede hacerse en grupo de tamaño mediano o
bien, de manera individual.
 Lugar: sala o aula amplia en la que cada persona tenga espacio para
trabajar de manera individual.
 Materiales necesarios: folio en el que esté pintada la rosa de los
vientos, algo para escribir.
 Pasos a seguir:
1. Pintamos la alegría al norte y reflexionamos sobre la pregunta: ¿Qué he
logrado?
2. Al sur, reflejamos la respuesta y responderemos ¿Qué he perdido?
3. Entre ambas emociones, situaremos el logro que hemos conseguido, o
bien el fracaso. Es importante hacer una lectura positiva.
4. En el este, pondremos el enfado. Pensaremos qué me ataca o me hace
sentir en una situación de riesgo.
5. En el lado oeste, situamos el miedo. En este punto, reflexionaremos
cuáles son nuestros miedos.
6. Unimos al enfado y al miedo a través de la amenazada y reparamos en
identificar las amenazas que tenemos presentes.
7. En el resto de puntos, podemos situar otras emociones que estén
presentes.
 Discusión: si la actividad se realiza en grupo y existe confianza
suficiente, las personas que lo deseen puede compartir sus emociones
con sus compañeros.
¡Patata!
 Objetivo: recapacitar en la expresión facial de determinadas emociones.
 Tiempo necesario: 30 minutos, aproximadamente.
 Tamaño del grupo: mediano, unas 20 personas.
 Lugar: aula o salón amplio.
 Materiales necesarios: fichas en las que aparezcan escritas
emociones.
 Pasos a seguir:
1. El dinamizador pedirá un voluntario que tendrá que salir a representar la
emoción que aparezca en la ficha que tome.
2. Los compañeros deben adivinar de qué emoción se trata. Entre todos,
pueden caracterizarla e, incluso, acompañarla de la comunicación verbal
y no verbal que la acompaña. Además, pueden contar en qué momento
se sintieron de esa manera.
3. El dinamizador seguirá pidiendo voluntarios para caracterizar las
distintas emociones que aparezcan en las fichas.

Título: "Siempre hay una manera de decir bien las cosas" (ASERTIVIDAD)
Objetivos:
1. Aprender a usar formas correctas de comunicación en cualquier situación.
2. Resolver los conflictos posibles de manera adecuada.
Tiempo estimado: Alrededor de unos cuarenta y cinco minutos.
Desarrollo de la actividad: Se va a trabajar con un grupo de unos venticinco
alumnos/as.
Materiales y recursos: Necesitamos folios, bolígrafos o lápices, y una clase
amplia que nos permita estar de diversas maneras.

Procedimiento:
1. Describe una situación difícil o controvertida tenida con una persona y en la
que hayas reaccionado de forma pasiva.
 Dejamos que los demás nos violen nuestros derechos.
 Evitamos la mirada de quien nos habla.
 Apenas se nos oye cuando hablamos.
 No respetamos nuestras propias necesidades.
 Nuestro objetivo es evitar conflictos por todos los medios.
 Empleamos frases como: "quizás tengas razón" "supongo que
será así" "Me pregunto si podríamos..." "Te importaría mucho..."
Etc...
 Analizamos lo sucedido, los sentimientos, las consecuencias
negativas y positivas. Estudiamos y ensayamos otras posibles
formas de reaccionar que nos parezcan más satisfacctorias.

2. Describe una situación conflictiva o una conversación difícil que se haya


tenido con otra persona y en la que hayas reaccionado de forma agresiva.
 Ofendemos verbalmente (humillamos, amenazamos,
insultamos...).
 Mostramos desprecio por la opinión de los demás.
 Estamos groseros, rencorosos o maliciosos.
 Hacemos gestos hostiles o amenazantes.
 Empleamos frases como: "Esto es lo que pienso, eres estúpido
por pensar de otra forma" "Esto es lo que yo quiero, lo que tu
piensas no es importante" "Harías mejor en ..." "Ándate con
cuidado.." "Debes estar bromeando..." "Si no lo haces..." Etc...
Analizamos lo sucedido, los sentimientos, las consecuencias negativas y positivas.
Estudiamos y ensayamos otras posibles formas de actuación que nos parezcan
bien.
3. Describe una situación conflictiva o una conversación difícil tenida con otra
persona y en la que no se ha reaccionado de forma pasiva ni agresiva, más
bien de forma positiva.
 Decimos como estamos y como nos sentimos.
 No humillamos, desagradamos, manipulamos o fastidiamos a los
demás.
 Tenemos en cuenta los derechos de los demás.
 Empleamos frase como: "Pienso que..." "Siento..." "Quiero.." "Cómo
podemos resolver esto" "Hagamos.." "¿Qué piensas?"
 Hablamos con fluidez y control, seguros, relajados.
 Utilizamos gestos firmes sin vacilación.

Analizamos lo sucedido, los sentimientos, las consecuencias negativas y positivas.


Estudiamos y ensayamos otras formas de reaccionar que nos parezcan más
propias.
Comentario: Hacemos un esquema sobre posibles reacciones ante un conflicto:
pasiva, agresiva o asertiva poniendo énfasis en las características mencionadas
durante la actividad para cada una de ellas. Con estas actividades nos
entrenamos para responder a dificultades de autoafirmación sin agredir a nadie.
La asertividad es un comportamiento comunicacional en la que la persona ni
agrede ni se somete a la voluntad de otras personas, sino que exprea sus
convicciones y defiende sus derechos. La asertividad impide que seamos
manipulados por las demás personas en cualquier aspecto además de valorar y
respetar a los otros.

La comunidad de vecinos

Se divide el grupo en varios subgrupos, con cuatro o cinco miembros cada uno. A
cada grupo se le asigna un rol diferente, que se corresponde con los propietarios
del bloque de viviendas; por ejemplo: Una pareja sin niños, una señora mayor con
dos perros, una joven rockera, un ciego y su hija, un pianista, una familia gitana,
cuatro estudiantes universitarios, un abuelo bastante sordo, un vigilante nocturno
que vive solo,...
Deben mantener una primera reunión de toda la comunidad de vecinos, con una
doble finalidad: conocerse y organizar qué vivienda ocupará cada uno, y por otro,
establecer entre todos unas normas (máximo diez) que aseguren el respeto y que
favorezcan una convivencia pacífica y cordial para el buen funcionamiento de la
comunidad.
Se da un tiempo previo para preparar la participación de cada grupo en la reunión
de la comunidad, y eligen su representante en dicha reunión. La reunión de
vecinos se realiza en un lugar separado del grupo, pero frente a éste, participando
un representante de cada vivienda (subgrupo). Mientras ésta se celebre, si el
grupo así lo acuerda, puede cambiar la persona que lo representa en la reunión de
comunidad, cambiando el jugador como se hace en los partidos de fútbol o
baloncesto, para lo cual debe solicitar el cambio al dinamizador y éste autorizarlo
cuando lo estime oportuno. El objetivo es alcanzar el doble acuerdo establecido.

Bote salvavidas
Se les pide a los participantes que se sienten en el medio del salón (diez
personas), dentro de un bote que se ha dibujado con tiza.
Se les explica que encontrándose en un crucero por el Atlántico, les ha
sorprendido una tormenta, de modo que su barco ha sido alcanzado por los rayos
y todos tienen que subirse a un bote salvavidas. Ahí es donde se encuentran
ahora. Pero su principal problema es que el bote tiene comida y espacio suficiente
sólo para nueve personas y hay diez. Una de ellas tiene que sacrificarse para
salvar al resto. La decisión debe tomarla el propio grupo: cada miembro va a
"abogar por su caso", dando razones de porqué debe vivir y luego el grupo va a
decir quién va a abordar el bote. Se les marca un tiempo límite para tomar su
decisión. Al finalizar el tiempo, el bote salvavidas se hundirá si aún hay diez
personas en él. Luego, se induce al grupo a discutir el proceso y los sentimientos
que han surgido durante la actividad. Ya que la experiencia es fuerte, se debe
permitir tener tiempo suficiente para que la tarea se haya cumplido con éxito.
(Hora y media o más). La puesta en común debe permitir una tormenta de ideas,
acerca de los valores que se encuentran implícitos en la situación que acaban de
experimentar. Se les puede plantear las siguientes preguntas: ¿Qué clasificación
de valores hicieron los miembros del grupo?, ¿qué aprendiste acerca de tus
valores desde un punto de vista experimental? A la luz de la experiencia, ¿Cómo
valoras tu propia vida y las de los demás? ¿Cuál es tu valor?

Paisaje de emociones
Divididos en pequeños grupos de 4-5 personas, se elige e interpreta una emoción.
Los miembros del grupo salen frente a los demás, y representan con el cuerpo, en
silencio, su papel en la emoción elegida, conformando entre todos un cuadro
escénico que simboliza esa emoción. Los miembros del grupo van saliendo uno a
uno por orden y van representando cada miembro se integra en el cuadro viviente
para dar forma a un paisaje emocional que refleje la emoción que han elegido.
Una vez finalizado los demás grupos tienen que adivinar de qué emoción se trata.